Page 1

#2 25/10/2013

1

Ilustraci贸n por Felipe Leiton


El destino hacia la educación literaria

¿Qué estoy leyendo? Mecanismos para lectores activos de metaficción. - “The wrong book” por Nicholas Bland. - “Chigüiro y el lápiz” por Ivar Da Coll Cape, nane, nene, nú: me perturbas tú. - “Sadako y las mil grullas de papel” por Eleanor Coerr/Ronald Himler. - “El gato negro” por Edgar Allan Poe Y la puerta se abrió a la lectura enfermiza. - “Coraline” por Neil Gaiman - “La historia sin fin” por Michael Ende/Roswitha Quadflieg

P. 4 ¡Revisa los nuevos tráileres! - “¿Yo y mi gato?” por Satoshi Kitamura - “La cosa perdida” por Shuan Tan - “El increíble niño comelibros” por Oliver Jeffers

P.14

P.5 Sueños tangibles en tu velador - “Nocturno” por Isol

P.15

P.8 Intertextualidad con Superhéroes: Es possible. -“Kingdom Come” por Mark Waid/Alex Ross

P.16

P.11

2


Índice

Un cuento para Artemis Fowl - “Artemis Fowl” por Eoin Colfer Radioteatro de Cadavercita Roja - “Cadavercita Roja” por Juan Puig Siguiengo los pasos de Gabriel Martínez - “El modelo de Pickman” por Gilberto Villarroel/Gabriel Aiquel y Christian Luco

P.17 P.18

P.19

3


Editorial

El destino hacia la educación literaria. Libros Perturbadores, dos puntos, dícese de los libros que causan “una sensación de inestabilidad en el lector”. (Hanán, 2009, p.3) Este podría ser el enfoque de enseñanza de este tipo de libros, o el de la llamada lectura digital. Quién sabe qué otros conceptos que han surgido en el subsistema LIJ han sido enseñados de esta forma. Considerando a Munita (2010), el enfoque llamado “enseñanza de la literatura”, previamente ejemplificado, gobierna nuestras aulas y asesina al disfrute literario. Es por esto que, Ananké en su segundo número, ha decidido no solo contemplar temas como los libros perturbadores, la multimodalidad, la construcción de mundos fantásticos en la LIJ y otros temas, sino también abordar algunos elementos para su enseñanza dentro de la escuela. Recordemos que Ananké, una entidad griega que hace referencia al destino inevitable y en el número anterior, ya dijimos que este está vivo dentro de los libros de literatura infantil y juvenil, pues los autores son los amos y señores del relato, quienes controlan el tiempo y las acciones de los personajes, logrando cautivarnos con sus historias. Sin embargo, queremos reformular la idea de destino para este segundo número. Ananké es inevitable, como el asesino del disfrute lector si es que continuamos en el mismo camino de no fomentar el disfrute

de la literatura en la escuela. Por lo mismo, queremos replantearte a ti, lector de Ananké, si no quieres darle una vuelta al destino, de torcerle la mano a esta entidad que puede estarnos llevando a un mal camino. Por eso, es que presentamos en este número, tres artículos que abordan los temas de la metaficción, la perturbación y los mundos fantásticos, para ayudar a generar al disfrute lector. Nuestras críticas, dirigidas a cómics y libros álbumes, dan nuevas ideas sobre cómo recomendar estos géneros discursivos en la escuela (o quizás fuera de ella, tú puedes escoger). Las propuestas pedagógicas tienen incorporado el elemento de una generación de comunidad de lectores, si es que necesitas con urgencia un aire renovador en tu sala de clases: abordamos la multimodalidad, los contextos de desarrollo de la literatura digital (Unsworth, 2006) y, por sobre todo, la educación literaria. Finalmente, echa un vistazo a nuestros tráilers, para incentivar a tus conocidos a la lectura de libros álbumes. Como dice Bodoc (2006): “Me gusta recordar que la literatura es un arte. Me gusta recordar que la literatura infantil y juvenil también lo es” (p. 245), si logramos recordar que la literatura es un arte, entonces, podremos disfrutar de ella y evitar este destino que parece ineludible.

4


Artículos

¿Qué estoy leyendo? Mecanismos para lectores activos de metafición. La metaficción, tal como la definen Cabrera y Ow (2012), es un recurso literario que de manera “autoconsciente y sistemáticamente dirige la atención sobre su estatus de artefacto [al libro]” (p. 14), es decir, quiebra los modelos mentales del lector, al poner en la palestra al libro como objeto, mediante mecanismos metaficcionales (como la puesta en abismo, los personajes dibujan el mundo narrado, el relato especular, entre otros). Ejemplos de esta práctica dentro de la LIJ sería el álbum “Chigüiro y el lápiz” de Ivar Da Coll, quien narra la historia de un chigüiro (un roedor procedente de América Latina), quien encuentra un lápiz y así comienza a dibujar objetos que terminan volviéndose parte del mundo del álbum, pues Chigüiro controla los objetos, los manipula y utiliza a su destajo. Así, el mecanismo metaficcional encontrado en Chigüiro, es el llamado “personaje dibuja el mundo narrado”. Otro ejemplo de metaficción en la LIJ es el e-book “The Wrong Book” creado por Nicholas Bland, donde se narra la historia de Nicholas Ickle, un niño de unos 5 a 6 años, quien intenta presentar su libro, siendo interrumpido por elefantes, piratas, monstruos y otros personajes varios. Llama la atención que Nicholas Ickle siempre presenta “su libro” y hace referencias

explícitas a elementos que conforman los libros, como por ejemplo los personajes y las temáticas que abordan los libros. Así, en este e-book, la variante metaficcional presente es la llamada “metalepsis”, donde las fronteras entre los niveles que conforman el libro (desde el mundo narrado, pasando por el mundo del narrador, el mundo del autor y el mundo del lector) se desdibujan y los entes que habitan en un nivel u otro, saltan a niveles que no les corresponden. (Cabrera & Ow, 2010). Los relatos metaficcionales requieren de un lector que sea activo, que cuestione sus modelos mentales previos al verse enfrentado a estas variantes. Por lo mismo, el principal cuestionamiento es ¿qué medios poseen los libros anteriormente citados para lograr que el lector sea activo? Decodificación de la imagen. En el caso de “Chigüiro y el lápiz”, Da Coll (2008) utiliza solo imágenes para contar el relato del roedor antes mencionado. Como se puede observar en la imagen 1, Chigüiro dibuja una bicicleta, la que se termina convirtiendo en una de verdad. Si bien, según Arispe (2002), los niños tienen mayor tendencia a leer una imagen que los adultos, no necesariamente se cuestionarán lo

5


leído en la imagen, es decir, la conciencia de que Chigüiro dibuje elementos del mundo narrado puede ser naturalizado, si es que no se posee el concepto de metaficción para analizar la imagen. Imagen 1 6 Imagen 2 Rol del lector en la metaficción. Un lector de libros álbumes es de por sí activo, según Shulevitz (2005), pues el proceso de doble codificación implica prestar mayor atención tanto al código verbal como al escrito.

En el caso del e-book “The Wrong Book”, al estar en un formato digitalizado, el lector tiene una mayor interacción con la imagen, como es el caso de la imagen 2, donde el lector puede tocar a los personajes presentes en la pantalla y estos se moverán. Sin embargo, esta es una característica propia de los e-books, por lo que no necesariamente se puede hablar de que “The Wrong Book” esté destinado a lectores preparados para cuestionar su modelo de libro.

También, cuando se habla de metaficción, el rol del lector es activo. Pues este está constantemente buscando las sorpresas que tiene preparadas el autor del texto. Sin embargo, su rol aún mantiene un dejo de pasividad, si es que el lector no posee el conocimiento de qué es la metaficción. Por lo mismo, aunque un lector inexperto se enfrente a la ilustración de Chigüiro, con la bicicleta ya creada (ver imagen 3), no necesariamente logrará cuestionarse el efecto de ese mecanismo en la historia.


sobre las convenciones literarias. Imagen 3

Asimismo, con “The Wrong Book”, aunque se hagan menciones explícitas a que es un libro, como por ejemplo “This is not a book about elephants, monsters, pirates, queens, rats or puppets. ¡You are all in the wrong book!” (Bland, 2009, p. 26). El texto está dado directamente en la imagen y no es el lector quien puede participar dentro de la metaficción, sino quien la percibe. Por lo tanto, si bien los mecanismos de metaficción requieren de un lector activo, bien pueden involucrar mucho más al lector para que sea más explícito el cuestionamiento hacia la idea de libro como objeto. Mecanismos para lectores activos. Se ha mencionado ya que la metaficción posee distintos mecanismos para generar su objetivo: cuestionar al libro como objeto, logrando que el lector sea activo al enfrentarse a sus concepciones previas

En los dos ejemplos citados en el presente artículo, “The Wrong Book” logra ser metaficcional al presentar el recurso de la metalepsis y “Chigüiro y el lápiz” posee la variante metaficcional personaje crea el mundo narrado. Sin embargo, el lector continúa teniendo un grado de pasividad al no verse involucrado realmente en el proceso de reflexión sobre las convenciones literarias. Obviamente no toda la LIJ metaficcional presenta este dilema, aun así, es preferible abordar nuevas formas de lograr que el lector sea pasivo en algún grado.

7


Artículos

Cape, nane, nene, nú: me perturbas tú. La perturbación, según Hanán (2009), es un “fenómeno de recepción, ya que se activa en función de ciertos contenidos que están en el texto y experiencias que están en la psique del lector” (p. 6), así, los llamados libros perturbadores son aquellos que al ser leídos, producen sensaciones de desestabilidad en el lector, pues algo en su estructura mental se quiebra al leer uno de estos libros, ya sea por su temática, sus ilustraciones y un sinnúmero de otros métodos. Sin embargo, al ser la perturbación un fenómeno de recepción, todo depende de la reacción del lector frente al libro para clasificarlo como un libro perturbador o no. Así, la asignación de la etiqueta “perturbador” a cada libro que el lector se encuentre con temáticas similares puede ser completamente subjetiva. Por lo tanto, ¿realmente existen los libros perturbadores? Hanán (2009) ya afirmó que seguir el debate sobre la definición de libro perturbador no llevará a ningún sitio. Pero entonces, se llega a la siguiente pregunta ¿cómo catalogar a los libros perturbadores? El propio Hanán (2009) no se detiene en la pregunta anterior, sino en mecanismos que pueden hacer que un libro sea perturbador, haciendo hincapié en estos como es el uso de temáticas perturbadoras, entre las cuales se encuentra la muerte. Este tema en un público infantil puede llegar a ser perturbador, debido a que los niños no contemplan la posibilidad de que su vida

tenga término. Un ejemplo de ello, sería la novela infantil de Eleanor Coerr, ilustrada por Ronald Himler “Sadako y las mil grullas de papel”. La novela trata sobre una niña japonesa llamada Sadako, quien era bebé cuando Estados Unidos lanzó la bomba nuclear sobre Hiroshima. Este evento, luego de pasado unos años, ha marcado el presente de Sadako, quien a sus 14 años recibe la noticia de que contrajo la “enfermedad de la bomba atómica” (leucemia). Así, cuando su mejor amiga Chizuku se entera del pronóstico de Sadako, le comenta la leyenda de las mil grullas de papel: si Sadako logra hacer mil grullas de papel, se podrá sanar de su enfermedad. Esta esperanza mantiene alegre a Sadako, hasta su muerte. Otro ejemplo de la temática de la muerte, es el cuento de Edgar Allan Poe El gato negro”, el cual habla sobre un hombre que adora a los animales, incluido a un gato negro que adoptan junto con su mujer y lo llaman Plutón. Pero, producto de las frustraciones, el hombre comienza a perder su buen carácter y se dedica a beber alcohol, a maltratar a su mujer y especialmente a los animales que tenía a su cuidado, entre ellos, Plutón. Primero, le revienta un ojo y luego lo termina ahorcando. Sin embargo, esa misma noche, su casa acaba incendiándose y él pierde todos bienes. Ahora solo, a excepción de su mujer, vive en una casa arrendada, hasta que llega a su vida un nuevo gato negro, casi idéntico a Pluton, excepto por solo un detalle que lo diferencia de Plutón: su collar blanco de

8


pelo. El hombre, quien no puede soportar al nuevo gato, decide matarlo. Sin embargo, por un mal cálculo, termina asesinando a su esposa, de un hachazo, a sangre fría. Y todo sería perfecto, pero el verdadero objetivo del crimen, desapareció junto con el cadáver de su esposa. Si bien, según Hidalgo (2012), quien refuerza la idea que la temática de la muerte en la LIJ es perturbadora, los libros anteriormente expuestos pueden no ser tan perturbadores, a pesar de abordar dicho tema. Entonces, ¿qué perturbadores?

los

puede

hacer

Temática explícita de la muerte. Tanto “El gato negro” como “Sadako y las mil grullas de papel” hacen una referencia explícita a la muerte. En el cuento de Poe, se hace mención a un asesinato, tanto de animales, tanto del gato: “una mañana, a sangre fría, ceñí un nudo corredizo en torno a su cuello y lo ahorqué colgándolo de la rama de un árbol” (Poe, 1997, p. 10), como de una persona: ”liberé mi brazo, y sin pensarlo ni un segundo, le hundí el hacha en el cráneo. Mi esposa cayó muerta instantáneamente, sin exhalar ni un gemido” (Poe, 1997, p.15) siendo el culpable de estos crímenes, el protagonista, que narra todo desde su propia perspectiva. En cambio, en la novela de Coerr, la muerte vestida de enfermedad no solo acosa a Sadako: “la vida se le iba del cuerpo, pero el contacto con la grulla le infundió valor (…) Sadako suspiró y sus ojos se cerraron para siempre.” (Coerr, 1996, p. 77), sino que también a otro niño: “Un día Kenji no apareció en el patio. Esa misma noche, ya tarde, Sadako oyó el ruido de las ruedas

de una cama por el pasillo. Al poco rato entró Yasunaga para decirle que Kenji había muerto” (p. 53). La temática de la muerte, como ha dicho ya Hidalgo (2012), es una temática perturbadora, pues a los nueve años, los niños entienden que la muerte es un proceso por el que todos los seres humanos pasan, incluidos ellos mismos. Así, tanto el asesinato, como la muerte por enfermedad son elementos que la LIJ ha utilizado para perturbar a sus destinatarios. Uso de elementos perturbadores.

periféricos

Si bien, ambos géneros discursivos, mencionan la temática de la muerte, también poseen elementos periféricos que sacan a la luz temas extraños: por ejemplo, Poe (1997), menciona que el gato del protagonista posee un solo ojo, debido a que es el propio protagonista quien le arranca un glóbulo ocular al animal: “del bolsillo de mi chaleco saqué un cortaplumas, lo abrí, atrapé al pobre animal por la garganta y, deliberadamente, le vacié un ojo” (p. 9). Este elemento no es nuevo en Poe, quien ya había utilizado este recurso en su famoso cuento “El corazón delator”, donde el protagonista de la historia asesina a un anciano, pues el ojo de vidrio de este, lo perturba. Coerr (1996), si bien, su temática habla de la enfermedad que padece una preadolescente, también hace referencia a la soledad de los enfermos terminales, quizás algo suavizado, pero tomarse como un avance: “(…) Sadako se quedó un largo rato pensando. Trataba de imaginarse cómo se sentiría uno enfermo y sin familia. Kenji tenía, sin lugar a dudas, mucho valor” (p. 52). Esta situación se explica por Bajtín

9


(1982), quien menciona que la esfera comunicativa plantea necesidades comunicativas que deben ser abordadas por los géneros discursivos. Así, el desahucio de los niños enfermos y solos, puede ser un mecanismo de denuncia en la LIJ, tal como ocurre en Sadako, pues todo comienza con el lanzamiento de la bomba atómica a Hiroshima, siendo que Sadako apenas era una bebé o que Kenji todavía no nacía, según la historia. ¿Me perturbo o me perturbas? Como se ha planteado, los llamados libros perturbadores son libros etiquetados por el lector, al leer libros que lo desestabilizan al tocar temáticas a las que no está acostumbrado, utiliza ilustraciones que quiebran esquemas, entre otros mecanismos. Entre las temáticas utilizadas, Hidalgo (2012) destaca a “la muerte” como un tema perturbador en la LIJ. Ejemplos hay múltiples, pero “Sadako y las mil grullas de papel” de Eleanor Coerr y “El gato negro” de Edgar Allan Poe pueden ejemplificar perfectamente lo anteriormente expuesto, no solo por abordar a la muerte desde diferentes aristas: uno aborda el padecimiento de una enfermedad terminal y otro trata el tema del asesinato de animales y personas. Sin embargo, no es sólo la muerte lo que hace que estos dos textos puedan recibir la etiqueta de “libro perturbador”, sino que es el abordaje de la muerte de manera explícita y el uso de elementos periféricos perturbadores. Aun así, al ser la perturbación un fenómeno de recepción, una siguiente pregunta es: ¿Es el libro el que logra

perturbar con sus mecanismos perturbadores o es el lector el que se perturba al notar los mecanismos perturbadores del libro? Dependiendo de la arista que se aborde, tanto “Sadako” como “El gato negro” logrará perturbar a unos lectores y no perturbar a otros. A pesar de que sea un fenómeno de recepción, como menciona Bajtín (1982), ningún enunciado es neutro y, por lo mismo, la perturbación no será un mero proceso de recepción como lo dice Hanán (2009).

10


Artículos

Y la puerta se abrió a la lectura enfermiza. Si bien, Lluch (2003) no utiliza la nomenclatura de mundo fantástico, si puede inferirse su definición: el mundo fantástico es una mezcla de dos mundos posibles: el ficcional verosímil, el que hace referencia a que las reglas del mundo narrado son parecidas a las reglase del mundo real; y el ficcional no verosímil¸ donde las reglas del mundo narrado no coinciden con las reglas del mundo real ni otros parecidos a este. Así, como menciona Sotomayor (2006), una forma de lo fantástico es “la irrupción de un elemento extraordinario en un mundo común” (p. 57), donde en un mundo ordinario, ya sea por la introducción de un personaje, de un objeto u otro elemento, lo extraño irrumpe en el relato. Ejemplo de esta forma de lo fantástico, sería la novela juvenil “Coraline” de Neil Gaiman, la cual habla de Coraline Jones, una niña que al mudarse de casa, encuentra una puerta cerrada con llave. Cuando su madre abre dicha puerta, descubre que esta da a una pared de ladrillos. Pero cuando Coraline la vuelve a abrir, descubre un nuevo mundo: donde tiene otra mamá, otro papá y otros vecinos. El otro mundo es genial, según Coraline, pero la única condición para pertenecer es coserse botones en los ojos. Coraline, lo piensa, pero ¿qué tiene que ver su otra madre con la desaparición de los verdaderos padres de Coraline? ¿Y qué hará ella para volver a ver a sus verdaderos padres?; Otro ejemplo de esta forma de lo fantástico, es la novela juvenil “La historia interminable” de Michael Ende, la cual trata de un niño llamado Bastián Bux, quien por casualidad llega a una tienda de libros y descubre el libro “La

historia interminable”. Bastián, al ser aficionado a la lectura, se emociona al encontrar un libro cuya historia nunca podrá acabar. Así, decide llevarse el libro y leerlo. En él, conoce la historia del reino Fantasía, el cual se encuentra en peligro, pues paulatinamente elementos de Fantasía comienzan a desaparecer y no dejar rastro. Bastián, al seguir adentrándose en la historia, llega a un punto en donde él termina involucrado en la historia interminable, pues es absorbido por el libro para ayudar a Fantasía del terrible mal que la aqueja. Ambos libros no solo tienen en común el poseer mundos fantásticos en su trama, sino también, que al mundo fantástico se acceda por una “puerta”, que en el caso de Coraline es literalmente una puerta y en el de “La historia interminable”, este umbral pasa a ser el propio libro de “la historia interminable”, creando un juego metaficcional en el proceso. Además, ambos libros están pensados para ser leídos por un lector que tenga entre 13 a 14 años, los cuales, según Colomer (2005), aprecian los libros de manera más fácil, como por ejemplo “proyectarse identificativamente con los personajes o suspender el aliento arrastrado por la intriga” (p. 92) Así, al identificarse con personajes, los lectores más jóvenes pueden caer en lo que Bajtín llama “la comprensión enfermiza del libro”, la cual habla de un lector que confunde la realidad literaria con su propia realidad. Así, el lector cree que podrá encontrar elementos del libro en su propia realidad, sin cuestionarse dicha creencia, Por lo mismo, una problemática que se

11


puede dar es que la lectura de mundos fantásticos puede caer en una lectura enfermiza por parte de los lectores, al poseer una forma de irrupción de un elemento extraordinario en un mundo común. El mundo anterior a la puerta. Antes de la irrupción del elemento extraordinario, el mundo narrado corresponde al mundo ficcional verosímil, en el cual se dan ciertos patrones que ayudan a la identificación y, por lo mismo, a la comprensión enfermiza. -El mundo ficcional verosímil: el mundo previo a la puerta, como anteriormente se ha expuesto, plantea reglas relativamente parecidas a las del mundo narrado. En el caso de “Coraline” esto puede verse en: “El edificio era muy antiguo: tenía un desván debajo del tejado, un sótano al que se accedía desde la planta baja y un jardín cubierto de vegetación lleno de viejos árboles de gran tamaño” (Gaiman, 2010, p. 15). También, por el lado de “La historia interminable” se puede ver el siguiente mundo antes de que Bastián entre a Fantasía: “Fuera hacía una mañana fría y gris de noviembre, y llovía a cántaros. Las gotas chorreaban por el cristal y sobre las adornadas letras. Lo único que podía verse por la puerta era una pared manchada de lluvia” (Ende, 2011, p. 7) Según Lluch (2003), es el propio lector quien establecerá el tipo de mundo en la narración, así, al reconocer el mundo ficcional verosímil, el lector puede sentirse relativamente cómodo con lo que puede llegar a pasar, al sentirse identificado con las situaciones cotidianas (para él) que viven los personajes -El

protagonista

desamparado

en

el

mundo: Ya sea por el matonaje escolar o más conocido como bullying, como en el caso de la novela de Ende (2011), donde Bastián debe soportar apodos y empujones e incluso lo “metieron en un cacharro de basura y ataron a la tapa” (Ende, 2011, p. 10), como el abandono por parte de los padres, en el caso de “Coraline” donde la protagonista: “Mira, aquí tienes una hoja y un lápiz. Cuenta todas las puertas y ventanas. Apunta qué cosas hay de color azul. Organiza una expedición para descubrir el termo de agua caliente. Y déjame trabajar en paz.” (Gaiman, 2010, p. 19). En ambos casos, el lector preadolescente estará dispuesto a identificarse con los personajes al notar situaciones parecidas a lo vivido en su mundo real. La puerta que se abre. La existencia de mundos paralelos, según Hanán (2009) es tomado como un mecanismo de perturbación. Por lo mismo, al enfrentarse a un libro que posea dos mundos paralelos, como “Coraline” o “La historia interminable”, el lector se verá expuesto a este mecanismo y, por lo mismo, sus esquemas mentales se verán afectados por la lectura de ambos libros. En la novela de Gaiman, por ejemplo, la conexión entre ambos mundos paralelos se hace a través de una puerta: “Luego puso una mano sobre el pomo de la puerta, lo giró y la puerta se abrió por fin” (Gaiman, 2010, p. 36). Por el contrario, en el caso de la novela de Ende (2011), la apertura entre ambos mundos se realiza por el libro homónimo: “Comenzó a soplar un viento tempestuoso que surgió de las páginas del libro que Bastián tenía sobre las rodillas” (Ende, 2011, p. 190)

12


Por lo tanto, la desestabilización del lector a través de los mundos paralelos influye en la comprensión del lector y, por lo mismo, las imágenes mentales que queden en el lector influyen en su comprensión llevándolo ya a la comprensión enfermiza de la lectura. ¿Una puerta que se cierra? La comprensión enfermiza, definida por Bajtín, habla de un lector que no sabe diferenciar entre la realidad ficcional y su propia realidad, confundiéndolas y superposicionando estas dos realidades en un ámbito de cuestión permanente al creer que elementos de la ficción se pueden encontrar en la realidad del lector. Por lo mismo, que los libros con mundos fantásticos, los cuales no sólo poseen dos tipos de mundos posibles configurados, como sin el mundo ficcional verosímil y no verosímil, como los personajes desamparados, pueden llegar a lograr una comprensión enfermiza del libro si es que no son mediados previa, durante o después de su lectura. Si bien, la literatura fantástica tiene alta cabida en la LIJ y un amplio repertorio de lectores, ¿Se debe prohibir la literatura fantástica en las escuelas? Realmente no, pero sí es necesario revisar previamente ¿qué tan preparados se encuentran los lectores juveniles ante un libro de fantasía?, si es que su tendencia a poseer una comprensión enfermiza los aleja del goce lector.

13


T rรกilers

ยกRevisa nuestros nuevos trรกileres!

14


Críticas

Sueños tangibles en tu velador “Nocturno” de Isol, no es un libro álbum común. Traído al mercado por la editorial Fondo de Cultura Económica, este álbum presenta 12 recetas de sueños a su destinatario, que él deberá alimentar para poder soñarlos. Es una manera tangible de volver doce sueños realidad una o más noches.

También, es necesario reconocer el elegante uso del lenguaje utilizado por Isol al usar una analogía sobre las polillas, a quienes les encanta acercarse a la luz, como los sueños. Isol menciona en la contraportada: “El sueño es como las polillas y adora acercarse a la luz cuando nadie lo ve”.

Si bien, el álbum no está destinado a un público en particular de manera explícita (en ningún lugar lleva la etiqueta “A partir de X años”), se puede considerar este libro álbum para primeros lectores, a quienes Isol les hace un guiño hacia el disfrute lector, con algo tan común como un “espanta cucos” literario. Ciertamente es un ejemplo de lo que Bajtín (1982) llama enunciados que responden a una necesidad comunicativa, en este caso, el miedo a la oscuridad que presentan los niños entre 3 a 5 años.

Isol recibió un premio por este libro álbum: “Mejor Libro Álbum” en el 2012, por lo mismo, es necesario reconocerlo como un gran exponente del género dedicado hacia los primeros lectores, quienes verán en este una necesidad de revivir siempre los sueños mostrados.

Ejemplo de esto, serían las ilustraciones, que poseen un afecto minimalista, las cuales ayudan a que el niño se sienta identificado con los protagonistas de los sueños (Maturana, 2013). Además, los sueños como entidad son etéreos y variados, pero Isol los representa con su uso de vectores, contraste de colores (verde fluorescente, negro y blanco), los cuales generan una imagen potente al receptor, quien se entusiasma al notar distintos sueños en un mismo álbum. Además, la doble codificación, característica esencial en un álbum, según Shulevitz (2005), se logra con creces, de manera casi concreta, al “alimenta” el sueño con luz.

Con todo esto y más, Isol nuevamente sorprende por su sencillez de temáticas, sus ilustraciones minimalistas pero bien presentadas, que generan una doble codificación explícita, en la que los primeros lectores sentirán ganas de soñar.

15


Críticas

Intertextualidad con Superhéroes: Es posible. La lectura de “Kingdom Come: Extraño Visitante” de Mark Waid y Alex Ross, traído por Editorial Norma, llama la atención por la intertextualidad presente en su trama, realizada de manera no forzada, que atrapa al lector y lo deja con ganas de más. “Kingdom Come” es un cómic para lectores a partir de los 11 a 12 años, pues sus ilustraciones con un afecto genérico (Maturana, 2013), pueden no llamar la atención de niños de menor edad. Su trama confirma el rango etario al que está destinado, pues habla sobre un Apocalipsis donde los superhéroes de DC (tales como Superman, Batman, Wonder Woman, Flash, Green Lantern, entre otros) deben volver a sus andanzas antes que sea el fin del mundo. Así, el fuerte del cómic es precisamente la trama, contada desde un Sacerdote que, por parte de un amigo, recibe señales del Apocalipsis y es contactado por un sujeto encapuchado con poderes especiales, quien lo guía hacia lo que sería el fin del mundo: hijos de héroes y villanos que se reparten Estados Unidos a destajo, mientras los superhéroes quedan renegados a un segundo espacio, destronados de su reino. Cabe destacar la fuerte conexión intertextual del cómic, lo que lleva a

que el lector al que está destinado debe ser un lector asiduo de cómics pertenecientes a DC. Pues las referencias más obvias son posibles de encontrarse en la lectura inmediata del cómic, pero quien no haya leído antes las historietas de DC, no podrá encontrar las demás referencias interextuales presentes. Es por esto que este exponente del género, si bien es recomendable, puede ser para lectores asiduos de cómics, más de quienes se están integrando a este mundo.

16


PropuestaPedagógica

Un cuento para Artemis Fowl Género discursivo Título Autor Curso Objetivo de Aprendizaje

Objetivo de la actividad

Actividad Hipertextual

Novela de saga juvenil Artemis Fowl Eoin Colfer 6to básico OA 14: Escribir creativamente narraciones (relatos de experiencias personales, noticias, cuentos, etc.) que: - incluyan descripciones y diálogo (si es pertinente) que desarrollen la trama, los personajes y el ambiente. Escribir un cuento utilizando los personajes de la novela leída, junto con personajes de un cuento clásico. Actividad de Creación de Comunidad de Lectores Una vez creados los cuentos (de la actividad hipertextual), el profesor comunicará que todo el curso debe crear un blog para subir sus cuentos, donde deben incluir un resumen de la novela “Artemis Fowl” y del cuento “Rupelstiiltskin”, junto con links que lleven a los textos originales. El blog debe ser promocionado al colegio, para que los integrantes de la comunidad puedan acceder a los cuentos creados por el curso y puedan dejar sus comentarios.

Luego de leer la saga, el mediador preguntará por cómo son los personajes fantásticos de la novela, para luego preguntar dónde los enanos, duendes y hadas han sido utilizados como personajes de cuentos. El mediador luego, presentará el cuento tradicional de los hermanos Grimm “Rumpelstiltskin”. El profesor leerá el cuento y luego les dirá a los estudiantes que a partir de dos escenas que les haya gustado de la novela “Artemis Fowl” y del cuento “Rupelstiltskin”, deberán crear individualmente un cuento utilizando personajes de ambos géneros discursivos que más les hallan gustado. Fundamentación Teórica Según Munita (2010), uno de los componentes de la educación literaria es la escritura creativa, la cual incentiva el placer literario y el desarrollo de A partir de Unsworth (2006), uno de los contextos de desarrollo de la lectura digital es el contexto de creación, el cual permite a los fans de diferentes libros realizar creaciones a partir de sus lecturas y comentarlos con otros lectores de dicho libro. Así, la creación de un blog permite crear un contexto de desarrollo de la lectura digital en el mismo colegio.

17


Radioteatro de Cadavercita Roja

PropuestaPedagógica

Género discursivo Título Autor Curso Objetivo de Aprendizaje

E-book Cadavercita Roja Juan Arturo Puig Ontiveross 3ro Básico OA 30: Caracterizar distintos personajes para desarrollar su lenguaje y autoestima, y aprender a trabajar en equipo. Objetivo de la actividad Realizar un radioteatro sobre el e-book leído Actividad de Creación de Comunidad de Actividad Hipertextual Lectores A partir del e-book leído, el mediador A partir del guión del radioteatro realizado, preguntará si los niños conocen el cuento los grupos de estudiantes deberán grabar clásico “Caperucita Roja”, el cual será leído su actuación en un casette o CD de audio, por el profesor. Luego, para fomentar la para luego presentárselos a sus comparación entre ambos textos, el compañeros de cursos más pequeños. profesor pedirá a los estudiantes que se junten en grupos de 5 a 6 personas y construyan el diálogo de un radio teatro, donde los personajes que más les haya gustado del e-book y del cuento clásico compartan una escena. Fundamentación Teórica Desde la educación literaria (Munita, 2010), se espera que los estudiantes no solo desarrollen el gusto por la literatura, sino que desarrollen habilidades propias para mejorar su comprensión de literatura. Así, la creación de un radioteatro, no sólo permite volver al e-book “Cadavercita Roja”, sino también permite generar un diálogo intertextual con el cuento clásico “Caperucita Roja”. También, desde Garzón, Jiménez y Seda (2008), el radioteatro, al estar re-escrito como guión de teatro, puede ser considerado una alternativa al método “Teatro de Lectores”.

18


Siguiendo los pasos de Gabriel Martínez

PropuestaPedagógica

Género discursivo Título Autor

Novela Gráfica El modelo de Pickman Gilberto Villarroel, Gabriel Aiquel y Christian Luco Curso 6to básico Objetivo de Aprendizaje OA 15: Escribir artículos informativos para comunicar información sobre un tema: - agregando las fuentes utilizadas Objetivo de la actividad Escribir una crónica acerca de la investigación realizada por Gabriel Martínez en la novela gráfica “El modelo de Pickman” Actividad de Creación de Comunidad de Actividad Intertextual Lectores Luego de leída la novela gráfica, el Luego de leída la novela gráfica, los profesor les comenta a los estudiantes que estudiantes individualmente deberán crear la novela gráfica leída está basada en un una crónica policial acerca de la novela, cuento homónimo del escritor H.P. involucrando aspectos que ellos Lovecraft. Se los lee y les comunica a los encuentren relevantes dentro de la novela niños que deben reunirse en parejas y gráfica y justificando su elección. Estas redactar una crónica policial con crónicas, después se publicarán en el semejanzas y diferencias de ambos diario escolar del colegio, con el fin de crímenes abordados en la novela gráfica y fomentar la lectura de la novela gráfica a en el cuento de Lovecraft. los demás miembros de la comunidad. Fundamentación Teórica Según el enfoque de la educación literaria (Munita, 2010), la escritura creativa forma parte de esta orientación, pues permite al estudiante volver al texto, utilizar partes de la obra que le llamaron la atención y logra transmitir un goce estético por la obra escogida. Así, la redacción de la crónica policial, permite no solo una pertinencia entre la temática de la novela gráfica “El modelo de Pickman”, sino que también logra el desarrollo de habilidades para el disfrute lector, como es el escribir. Además, según Tobelem (1981), el escribir requiere una consigna, es decir, una fórmula que propicia la producción de un texto, pero siempre esta posee un punto de partida y un punto de llegada. Por lo mismo, si bien la novela gráfica inicia la escritura de la crónica policial, también la crónica policial propicia la lectura de “El modelo de Pickman”, no sólo de la novela gráfica, sino también del cuento de Lovecraft.

19


Bibliografía.

Arizpe, E. & Morag, S. (2002). ¿Cómo se lee una imagen? El desarrollo de la capacidad visual y la lectura mediante libros ilustrados. Lectura y vida. Bajtín, M. (1982-1993). El problema de los géneros discursivos. En Estética de la creación verbal (pp. 248- 292) Siglo Veintiuno Editores. Bland, N. (2009). The wrong book [Versión de Scholastic Australia] Bodoc, L. (2010). La literatura como discurso artístico. En Actas del CILELIJ. Actas y memorias. Segunda Parte (pp. 244-246). Santiago, Chile: Fundación SM. Cabrera, R. & Ow, M. (2010). Metaficción. Cultura LIJ, 9, 14-18. Colomer, T. (2005) El progreso del lector. En Andar entre libros. La lectura literaria en la escuela. (pp. 65–98). México D.F.: Fondo de cultura económica. Da Coll, I. (2008). Chigüiro y el lápiz. Chile: Tajamar Editores. Ende, M. (2011). La historia interminable. (11va ed.). Santiago, Chile: Alfaguara. Gaiman, N. (2010). Coraline. (5ta ed.) Barcelona, España: Salamandra. Hanán, F. (2009). Libros perturbadores una categoría a la sombra. Barataria, 4, 2-10. Isol. (2011). Nocturno. Distrito Federal, México: Fondo de cultura económica. Jeffers, O. 2006). El increíble niño comelibros. México: Fondo de cultura económica Kitamura, S. (2000). ¿Yo y mi gato? México: Fondo de cultura económica. Lluch, G. (2003).Tercera fase: ¿Cómo leemos un relato? En Cómo analizamos relatos infantiles y juveniles (pp. 59-98). Bogotá, Colombia: Norma. Maturana, C. (2013). Doble codificación: Leyendo el texto verbal y el visual. Munita, F. (2010). ¿Por qué la literatura infantil y por qué la escuela? En Literatura Infantil y Educación: un diálogo posible (pp.19–52). s.l.: Kultrún.

20


Shulevitz, U. (2005). ¿Qué es un libro álbum? En Parapara Clave (Eds.), El libro álbum. Invención y evolución de un género para niños (pp.8-13). Caracas, Venezuela: Banco del Libro. Sotomayor, M. (2006). Fantasía y humor para adolescentes. En Sotomayor, M. & Moreno, M. (2006), Personajes y temáticas en la literatura juvenil. (pp. 53-73). Recuperado de: http://books.google.cl/books?id=xHaC9SmtsR4C&printsec=frontcover&dq=mundos +fant%C3%A1sticos+literatura+infantil+y+juvenil&hl=es419&sa=X&ei=35lsUp7hBbXJ4AODzYCQAw&ved=0CFwQ6AEwCQ#v=onepage& q&f=false Tan, S. (2005). La cosa perdida. (2da ed.). España: C&C Offset Printing Tobelem, M. (1981). Metodología. Teoría y práctica de un taller de escritura (pp. 13-24). Barcelona, España: Altalena. Unsworth, L. (2006). Children’s literature and literacy in the electronic age. En E-literature for children, Enhancing digital literacy learning (pp. 1-12). Nueva York, EE.UU.: Routledge. Villarroel, G., Aiquel, G. & Luco, C. (2008). El modelo de Pickman. Chile: Midia. Waid, M. & Ross, A. (2003). Kingdom Come: Extraño Visitante. Barcelona, España: Norma.

21


22

©Ananké. Ilustración contraportada realizada por Catherine Araya. Curso Literatura para niños. Pontificia Universidad Católica de Chile

Ananké 2  

Revista Literaria #2 Literatura Para Niños (EDU0322-1) Catherine Araya

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you