Issuu on Google+

CRÍTICA DE LA PELÍCULA El ciudadano Kane, es una de las pocas películas que ha venido a revolucionar el orden  lineal cinematográfico.   Ya que basándose en el   enigma del argumento,   descubrir el  significado   de   la   última   palabra   que   pronuncio   el   protagonista   al   morir;   la   historia   va  tomando diferentes rumbos tanto con los personajes como con el la trama. La   combinación   de   la   intriga,   el   misterio   y    el   contexto   real     agitado   por   los   sucesos  actuales, provocan una ficción que cala en la mente de los espectadores, haciéndolos  parte de la película y dándoles la oportunidad de no solo ser espectadores, sino de tener  el poder de conocer lo que pasará o lo que pasó con la incógnita a descubrir por los  personajes. Como   decía   Eduardo   Torres   Dulce,   “El   rompecabezas   más   grande   de   la   historia”,   el  ciudadano Kane muestra su parte más esencial, La estructura del Relato, siendo uno de  los   rasgos   más   formales   y   sobresalientes   de   toda   la   producción.   Su   clara   estructura  Circular, caracterizada por el inicio y el final  que están directamente relacionados tanto en  la forma como en el fondo, es decir  el regreso al punto de partida.  La cámara se acerca a una mansión y los espectadores son los únicos testigos de cómo  Kane   dice   su   última   palabra:   Rosebud,   asimismo   al   final   los   espectadores   serán   los  únicos que conozcan el significado de la palabra y se volverán a alejar de la mansión. Haciendo con esto que el público  después de haber adquirido otro conocimiento a partir  del desarrollo de los hechos, construya una impresión esencialmente distinta de la misma  situación; Percibiendo de esta forma la doble capacidad de mostrarse de la imagen, dicho  recurso les permite entrar en un constante juego,  ubicándolos desde los personajes  o  junto a ellos. Y   aquí   es   cuando   observamos   como   el   Prólogo   y   Epílogo   poseen   una   relación  interdependiente, ya que el primero muestra lo que será la trama, cautiva al espectador y  lo   lleva   de   la   mano   en   toda   la   historia,   hasta   concluir   con   el   epílogo,   que   es   la  consecuencia   de   la   acción   principal   y   depende   de   ella   para   dar   el   desenlace   de   la  película; el cual solo es visible y sabedor el público y no los personajes (Elipsis).


Para  respaldar   mejor   la  estructura de  la   película,   tenemos que  destacar   los  dos  hilos  argumentales: La trama principal (la búsqueda del significado  de Rosebud)  y la trama  secundaria (la vida de un personaje carismático y soñador que embrutecido por el dinero  y el poder se convierte en un ser inhumano, déspota y patético).   La primera, no es más  que una excusa para que se desarrolle la trama secundaría, la que realmente interesa al  autor y al espectador, es lo que Hichcock llamaba un McGuffin. La búsqueda del misterio  tiene un desarrollo lineal, la vida de Kane tiene un desarrollo fragmentado y subjetivo,  construido a base de flashbacks, aquellas personas que conocieron al poderoso magnate  nos   van   explicando   cómo   fue   su   experiencia.   Y   aunque   dichas   línea   son   bien  diferenciadas, las dos nos llevan al mismo punto de inicio y fin, por lo que sin una no  podría  desarrollarse  la otra,  esto  es  lo  importante y particular   de la  estructura que  se  plantea, como dos historias aparentemente distintas son necesarias para complementar y  entender el circulo en que se basa el argumento.


Ciudadano Kane