Issuu on Google+

EL DESARROLLO Y LA NECESIDAD Edición 1 ♦ Febrero 2017 ♦ Medellín, Colombia

El desarrollo tiene que ver más con las personas que con los objetos

Laura Gaviria - David Osorio - Catherine Rincón Universidad de Antioquia


• Primera edición: Medellín, 2017.

• Autores: Laura Gaviria Tapias David Osorio Espinosa Catherine Rincón Maya

Gestión humana para ingenieros Facultad de Ingeniería Universidad de Antioquia

Medellín, 2017


CONTENIDOS

04 06 07 11 13 15


4

RESEÑA Manfred Max Neef “La economía está para servir a las personas … y no las personas para servir a la economía” Economista, ambientalista y político chileno, nacido en Valparaíso, el 26 de Octubre de 1932. Hijo de alemanes, su padre fue economista y su madre contaba con estudios humanistas y musicales.

Max Neef hizo carrera como empleado en la empresa Shell, en 1957 renuncia y decide estudiar los problemas de los países en desarrollo. Trabajó para organizaciones de la ONU y en diversas universidades de EE.UU. y América Latina. Desarrolló tesis que denominó «economía descalza» y «economía a escala humana», cuyos criterios definió ya en los años 80 en una matriz que abarca diez necesidades humanas básicas. En los años 90 formuló con la hipótesis del «umbral» la idea de que a partir de determinado punto del desarrollo económico, la calidad de vida comienza a disminuir. Luego de renunciar a Shell en el 57, inicia como docente en Berkeley California en 1961. Premiado en 1983 con el Nobel Alternativo, funda en Santiago de Chile el (hoy desaparecido) Centro de Alternativas de Desarrollo (CEPAUR), con el objetivo de poner en práctica sus ideas sobre un «desarrollo a escala humana» y desde entonces se multiplican los premios internacionales. En 1993 es candidato independiente para la Presidencia de su país.


5

RESEÑA

Martín Hopenhayn “Nada mejor que haber pasado ya lo peor. Nada peor que haber pasado ya lo mejor” Nació en Nueva York en 1955, vivió en Caracas, Buenos Aires y París. Graduado del Master en Filosofía en la Universidad de París VIII en 1979, bajo la dirección del filósofo francés Gilles Deleuze.

Desde 1983 hasta la fecha publica artículos y libros de ensayo, sobre todo en países de América Latina, en temas vinculados con la crítica cultural y la educación; los impactos de la globalización en la cultura, la educación y el trabajo; el debate modernidad-postmodernidad; los cambios en paradigmas del desarrollo en América Latina; y los cambios socioculturales de la juventud latinoamericana. Fue director de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en donde se desempeñó como investigador desde 1989.

Antonio Elizalde “El ser humano es por lógica un ser conformado por pocas necesidades, por lo que estas son pocas y constantes a lo largo de la historia humana” Licenciado en sociología Universidad Católica de Chile, DEA Universidad de Valencia, Rector Emérito de la Universidad Bolivariana de Chile (institución de la cual fue su rector durante once años, desde 1996 a 2007), desarrolló tareas gubernamentales bajo los gobiernos de Frei Montalva y Allende. Ha trabajado como consultor para UNICEF, PNUD, CEPAL e ILPES, fue director adjunto del Centro de Alternativas de Desarrollo (CEPAUR), autor de: Desarrollo Humano y Ética para la Sustentabilidad; Utopía y cordura. Avizorando el inicio de una nueva historia; y Navegar en la incertidumbre. El desafío de seguir siendo humano en un mundo sin certezas. Coautor de: Desarrollo a Escala Humana; Sociedad Civil y Cultura Democrática; El Resignificado del Desarrollo; y El Poder de la Fragilidad. Editor de los libros colectivos: Las Nuevas Utopías de la Diversidad; Ampliando el Arcoíris: Nuevos Paradigmas en Educación, Política y Desarrollo; y El Azul del Arcoíris.

Martin Hopenhayn

Antonio Elizalde


6

EDITORIAL

Gestionando lo humano Se ha creído por mucho tiempo que las necesidades son infinitas, cambiantes de una cultura a otra y diferentes en cada periodo histórico, sin embargo el autor expone que “Primero: Las necesidades humanas fundamentales son finitas, pocas y clasificables. Y segundo: Las necesidades humanas fundamentales son las mismas en todas las culturas y en todos los períodos históricos; lo que cambia, a través del tiempo y de las culturas, es la manera o los medios utilizados para la satisfacción de las necesidades”. Esas necesidades se categorizan en necesidades existenciales como la necesidad del ser, tener, hacer y estar, y necesidades axiológicas: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, participación, ocio, identidad y libertad. Los satisfactores de estas necesidades pueden ser: alimento, educación, sistema de salud, entre otros. Una necesidad puede requerir de múltiples satisfactores y si solo uno de ellos no es aplicado a la necesidad, entonces esta se convertirá en una necesidad insatisfecha, y como consecuencia según Max Neef se puede generar pobreza o pobrezas como él lo expresa. El autor expone que puede haber múltiples pobrezas debido a que existen múltiples necesidades, y que lo grave del asunto es que las pobrezas traen consigo patologías que afectan a la sociedad en general. Max Neef, resalta el hecho de que a raíz de la confusión entre necesidades y satisfactores, se han atacado las problemáticas en forma particular, sin analizar todos los aspectos que una problemática conlleva, por lo cual, cuando se “resuelve” el problema, a futuro este proceso se habrá perdido, dado que como menciona el dicho “una sola golondrina no hace verano”, es decir, que con analizar sólo un aspecto de una problemática no se logrará resolver a fondo ésta. Con el fin de satisfacer las necesidades que plantea el autor y no los satisfactores, se propone una respuesta a esta problemática, la humanización y transdisciplinariedad responsable. Tal como se ha dicho, el autor identifica la falta de una teoría de las necesidades para el desarrollo. Es planteado entonces el reto de crear una taxonomía humana de necesidades que se utilicen como instrumento de política y de acción. “Las necesidades humanas fundamentales pueden comenzar a realizarse desde el comienzo y durante todo el proceso de desarrollo; o sea, que la realización de las necesidades no sea la meta, sino el motor del desarrollo mismo. Ello se logra en la medida en que la estrategia de desarrollo sea capaz de estimular permanentemente la generación de satisfactores sinérgicos”


7

ARTÍCULO CENTRAL

Hablando de necesidades . . . En un mundo globalizado, en el que el sistema capitalista rige la economía actual, y el dinero, es la relación básica de la producción, el consumo se ha vuelto una parte fundamental de los seres humanos, llegando a tal punto de creer que consumir es sinónimo de felicidad. Por lo que esta sociedad del consumo ha provocado significativos cambios culturales y sociales, que han dado lugar al desconocimiento entre las necesidades, los satisfactores y los bienes económicos. Como menciona Elizalde et. al. (2006), “La modernidad ha pretendido transformar al ser humano en ‘un manojo de necesidades’…” (). Esto también ha traído consigo una falta de conciencia que no permite a las personas determinar realmente sus necesidades. Max Neef et. al., en libro desarrollo a escala humana define “las necesidades como un sistema en que las mismas se interrelacionan e interactúan. Así como también las simultaneidades, complementariedades y compensaciones (trade-offs) son características de la dinámica del proceso de satisfacción de las necesidades”. Éstas son finitas, pocas y clasificables. Los satisfactores son las “formas del ser, tener, hacer y estar que se relacionan con estructuras” (1993), esto se puede expresar como las formas como se expresa una necesidad. Y los bienes económicos son la materialización de los satisfactores, el medio por el cual es satisfecha esa necesidad, éstos se modifican constantemente, se diversifican de acuerdo a cada tipo de cultura y además se diversifican de acuerdo al estrato socioeconómico.

Sin embargo, el hecho de no reconocer la diferencia entre estos conceptos, también se asocia a como los sistemas, ya sean económicos, políticos o sociales han adoptado o determinado las diferentes formas para la satisfacción de las necesidades humanas fundamentales, por lo cual, Max Neef expresa que “lo que está culturalmente determinado no son las necesidades, si no los satisfactores”. Para dar un ejemplo sobre la diferenciación entre estos conceptos, se presenta en la Tabla 1 algunos de los satisfactores de las necesidades existenciales y axiológicas, teniendo en cuenta que las necesidades siempre han sido las mismas. De la Tabla 1 se quiere resaltar la necesidad existencial del tener, y la necesidad axiológica de subsistencia, la cual es alimentación, la cual siempre ha sido de vital importancia en la vida de los seres humanos. Y se tomará la alimentación como ejemplo, dado que actualmente, se le da más importancia a unos aspectos que a las necesidades mismas; en una charla Max Neef mencionó que “nunca hay suficiente para los que no tienen nada y siempre hay suficiente para los que tienen todo” y lo relacionó con el sistema económico actual. En el cual se destaca que el objetivo principal de la economía es servir a las personas como lo dice Max Neef, y actualmente muchos somos esclavos de la economía, muchos no viven sino que sobreviven en un mundo que puede suplir las necesidades de todos y cada uno de sus habitantes.


8

ARTÍCULO CENTRAL Tabla 1. Matriz de necesidades y satisfactores. Fuente: Max Neef et. al. (1993) Necesidades existenciales ------------------Necesidades axiológicas Subsistencia

Protección

Afecto

Ser

1 2/ / Salud física, Alimentació n salud mental 6/ 5/ sistemas Cuidad de o, adapta seguros, bilidad ahorro 10 9/ / Autoestima, Amistade solidaridad, s, parejas, respeto familia

13/ Conciencia Entendimiento crítica, receptividad

Participación

Tener

17/ Adaptabilid ad

Hacer

Estar

3/ Alimentar, procrear

4/ Entorno vital

8/ 7/ Cooperar, Contorno prevenir planificar social 11/ 12/ Hacer el amor, Privacidad, acariciar, expresar hogar emociones

14/ Literatura, maestros, método

15/ Investigar, estudiar

18/ Derechos, obligaciones

19/ Afiliarse, cooperar, proponer,

Un ejemplo de ello es que en el 2015, “unas 795 millones de personas pasaron hambre en el mundo. La mayoría viven en países en desarrollo, en total 779,9 millones, y los otros 14,7 millones restantes residen en los denominados en el informe "países desarrollados"” (El diario, 2015). Además, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el hambre mata más personas al año que el SIDA, la malaria y la tuberculosis juntas. En la Figura 1 se muestra un mapa con índices del hambre en el 2015 en cada país del mundo, en el que sobresale África y el sur de Asia. Lo que se observa en la figura 1, es sólo una de las estadísticas sobre el tema, lo que se sustenta al respecto es que la población está aumentando, y los recursos no son suficientes para satisfacer la gran demanda de alimento

vital,

16/ Ámbitos de interacción normativa, escuelas 20/ Ámbitos de interacción participativa

que existe hoy en día. Sin embargo, el PMA asegura que “uno de los mitos más comunes acerca del hambre es que no hay suficiente alimentos en el mundo. De hecho, los hay. El hambre muchas veces es una cuestión de acceso” (PMA, 2011). Es decir, que actualmente se cuentan con los recursos suficientes de alimento para satisfacer las personas de manera sana y productiva, sólo que no se han destinado las fuerzas económicas, sociales y políticas para ejecutarlo. Olivier de Schutter, afirma que los objetivos del milenio son un auténtico fiasco. Hoy en día, “La hambruna no es sólo una cuestión de que tengamos que producir más, sino de que esos productos estén bien repartidos y de que la gente tenga la capacidad adquisitiva para comprar los alimentos.


9

ARTÍCULO CENTRAL

Figura 1. Mapa mundial de los índices de hambre en 2015. Fuente: DW (2015) Además, los ciudadanos de los países desarrollados tendrían que replantearse que ingieren demasiadas calorías.” (Público, 2011). Para esto, también se requiere de la capacidad de ser más eficiente, sostenibles y justos en la manera de producir y distribuir dichos alimentos. Así mismo, la ONU afirma que “1.200 millones de personas en el mundo viven con 1,25 dólares o menos al día y casi 1.500 millones de personas de 91 países en desarrollo están al borde de la pobreza” (AFP, 2014). Cuando las personas no tienen la posibilidad de adquirir los alimentos, se genera una necesidad insatisfecha, la cual dada su intensidad y duración, puede causar patologías. Sin embargo, en la actualidad, los seres humanos le estamos sirviendo a la economía y a los avances tecnológicos, y debería ser al contrario, la economía y los avances deben estar al servicio de nosotros. En muchos países en desarrollo, la incursión de la telefonía celular se expande a un ritmo más rápido que el de los servicios sanitarios. En Tanzania, por ejemplo, la mitad de los ciudadanos del país tienen

Teléfonos celulares, pero solamente el 24% utiliza instalaciones mejoradas de servicios sanitarios (Davis, 2011). Con esto se asegura que las personas se limitaron a definir necesidad a todo aquel producto o servicio que podían tener y las necesidades se convirtieron en algo material, lo que conlleva a definir que las necesidades sólo son satisfechas si se tiene dinero o herramientas tecnológicas que están de moda. Los servicios sanitarios son de gran importancia para las personas, dado que les brindan salud y bienestar. Sin embargo, cada día más de 4,000 niños mueren por enfermedades relacionadas con los servicios sanitarios y a mitad de las camas de hospital en el mundo en desarrollo están ocupadas por personas cuyas dolencias pueden deberse a escasos servicios sanitarios (Davis, 2011). Estos problemas de alimentación, pobreza y malas condiciones de servicios sanitarios, han llevado a generar patologías que no han podido ser resueltas.


10

ARTÍCULO CENTRAL El “problema” es que cada disciplina involucrada en alguno de estos aspectos, ha tratado de resolver sus problemas de manera diferente y aislada de las demás. Esto ha producido una fragmentación de la sociedad que no nos permite analizar las patologías colectivas desde varias disciplinas o enfoques para plantear soluciones. Por lo que se propone que para que se produzca un verdadero cambio y desarrollo, es necesario que todos los actores e involucrados sean capaces de manejar el enfoque de las necesidades, orientando apropiadamente cada una de sus acciones para repartir los recursos que se tienen adecuadamente. Esto se puede denominar como transdisciplinariedad, que es de vital importancia en el mundo de hoy en día para resolver las patologías que estamos viviendo, este enfoque permitirá integrar varios conocimientos para crear políticas que generen soluciones llenas de sinergia.

Sabemos mucho pero comprendemos poco, nos hemos denominado como seres humanos evolucionados pero destructores, algunos paradigmas que se han creado son los de consumir nos hace felices, debemos volver a reflexionar sobre esto y determinar desde varias disciplinas lo que está sucediendo en el mundo a través de nuestras acciones. El desarrollo implicará un avance en el proceso de humanizarnos, que nos permita tener voluntad de apertura intelectual y seamos

capaces de resolver las patologías colectivas que estamos sufriendo, ya que si sólo cambian algunos no tiene sentido sanarse para luego volver a un ambiente enfermo…

Referencias AFP. (2014). Hay más de 2.200 millones de personas pobres en el mundo. El Tiempo. http://www.eltiempo.com/ Davis, J. (2011). Más de 2.600 millones de personas no tienen acceso a un inodoro. CCEspañol. http://cnnespanol.cnn.com/

El diario. (2015). Cinco datos del último informe de la ONU sobre el hambre en el mundo. Desalambre, derechos humanos. Madrid, España. http://www.eldiario.es/ Elizalde, A., Vilar, M. y Martínez, F. (2006). Una revisión crítica del debate sobre las necesidades humanas desde el enfoque centrado en la persona. POLIS, revista Latinoamericana. Vol. 15: Persona y otredad.

Max Neef, M., Elizalde, A., Hopenhayn, M. (1993). Desarrollo a escala humana. Nordan-Comunidad. Montevideo, Uruguay. Programa Mundial de Alimentos. (2011). 11 mitos sobre el hambre mundial. http://es.wfp.org/ Público. (2011). Hay comida suficiente para terminar con la hambruna. Internacional. Barcelona, España. http://www.publico.es/


11

COMENTARIOS Laura Gaviria: Si nos detenemos por un momento, paramos de pensar en nuestra vida rutinaria y observamos el mundo, la sociedad actual y todos sus problemas, podemos intuir sistémicamente que todos los problemas están relacionados entre sí, no vivimos en un mundo aislado o lineal donde una acción sólo afectará algo en particular, si nos detenemos a pensar en causas y efectos, siempre todo estará conectado y es por eso que la transdisciplinariedad es importante, observar el mundo como un todo y cambiar la visión actual, transformar los paradigmas y cada vez que una decisión se toma, pensar en las consecuencias de esa decisión y las consecuencias de las consecuencias. Max Neef plantea apoyado en varias disciplinas como la psicología, economía y sociología que la forma para resolver los problemas del mundo es inicialmente satisfacer todas y cada una de las necesidades humanas, teniendo en cuenta que los satisfactores no necesariamente son bienes económicos, borrando de nuestras mentes que el crecimiento económico es un buen indicador para medir el avance social. Este planteamiento es muy acertado y puede comprobarse fácilmente observando la realidad, todos y cada uno de las necesidades insatisfechas representan una bomba de tiempo para nuestra sociedad actual.

David Osorio: Los gobiernos <<por lo general>> plantean dentro de sus planes de desarrollo estrategias para llegar a satisfacer las necesidades de sus comunidades. Max Neef ha planteado en sus teorías que conceptualmente es un poco errónea la concepción que se tiene sobre la satisfacción de las necesidades básicas humanas. Resalto un fragmento del escrito donde se evidencia que el hecho de brindarle vivienda a alguien no necesariamente cumple con una necesidad, sino que más bien se otorga un satisfactor, la verdadera necesidad humana es la protección. Y a pesar de que la vivienda aporte a esa necesidad se requiere de otros complementos para que esta se satisfaga en su totalidad. Este es caso en el que más pienso, pero me surgen muchos más. Con el paso del tiempo, me queda muy claro que las necesidades humanas no cambian, son finitas. Los satisfactores son los que varían de acuerdo a la cultura, a los avances en tecnología, educación, salud… a un número de variables que apuntan a la satisfacción de una o varias de las necesidades básicas humanas. Considero que de la misma forma como los satisfactores van cambiando, así mismo las teorías sobre la satisfacción de las necesidades se deberán actualizar. No sé hasta qué punto las herramientas que presenta Max Neef en su escrito sean las más acertadas, pero sí me gustaría imaginar que las personas que son elegidas para que trabajen en pos de sus comunidades se empapen de estos temas, que empiecen a entender que la sociedad sufre más que problemas, problemáticas. Que se salgan un poco que lo que ya está establecido, de las teorías de satisfacción de necesidades convencionales, que dejen de ver el precio que recibirán por sus “proyectos de satisfacción” y visualice el valor que tiene realizar de la manera adecuada sus labores. De mucho agrado el texto de Manfred Max Neef, de manera personal comparto muchos de sus planteamientos y concluyó que para generar un cambio en la actualidad, se debe analizar y reestructurar las metodologías de antaño.


12

COMENTARIOS Catherine Rincón: En algunas situaciones es importante reconocer que la fragmentación de la realidad es necesaria para identificar problemáticas puntuales. Sin embargo, en la sociedad actual, en la que los problemas son colectivos y tienen que ver con varias áreas del conocimiento, se requiere de la integración de varios saberes para resolver estas problemáticas. No obstante, los modelos que aún se siguen aplicando en colegios y universidades por ejemplo, no fortalecen este aspecto, dado que mantienen la misma estructura, lo cual no permite que el conocimiento avance a la sabiduría, no se integran diversos personajes para la resolución de problemas reales, lo que trae consigo problemas aún mayores, porque no se aceptan las consecuencias que pueden traer algunos actos, simplemente porque no competen a nuestra disciplina. Es aún más peor cuando observamos que nos hemos vuelto dependientes a la tecnología que nosotros mismos hemos desarrollado; no tener un celular hoy en día se considera inaceptable para la sociedad., porque la era del consumismo no lo permite, ya se debe es comprar y tirar, entre más se consuma creemos que somos más felices, el lema es: vivir es consumir. Las necesidades humanas siempre han sido las mismas, los satisfactores y los bienes económicos son los que han cambiado, y esto es lo que ha generado los cambios culturales. Cambios culturales que si no se enfocan a nuevos lemas en los que la sociedad y las personas sean más importantes que los avances tecnológicos, estaremos esclavizados por éstos, deseando siempre lo que no tenemos, aún así teniendo todo. Como decía Anwar El-sadat: “La mayoría de las personas buscan lo que no tienen y están esclavizadas por las mismas cosas que desean adquirir”


13

ENTRETENIMIENTO SUDOKU

Figura 2. Pasatiempo, Sudoku. Fuente: VITASALUD (S.F.)

Aventuras de MAFALDA

Figura 3. Pasa tiempo, Aventuras de Mafalda. Fuente: QUINO, Revista Esfinge (2014)


14

ENTRETENIMIENTO Sopa de letras M

R

D

S

U

B

I

E

S

D

E

R

C

H

O

S

H

U

P

A

I

S

E

R

O

D

I

B

I

H

N

I

C

O

N

S

E

N

S

I

R

I

G

E

M

E

N

A

N

S

O

L

I

C

E

R

T

U

E

S

U

N

E

G

O

C

I

H

E

R

M

A

N

D

A

D

U

O

U

O

V

E

J

E

H

S

A

H

R

A

E

R

H

B

H

V

K

J

D

C

A

R

U

T

L

U

C

U

G

Z

A

S

F

Z

X

C

V

G

E

I

N

J

S

O

I

B

M

M

I

A

N

B

F

W

R

Y

U

O

P

E

I

I

T

R

B

S

U

A

C

O

K

Z

E

R

F

Y

T

E

S

D

L

A

I

P

E

I

O

N

O

D

E

S

A

R

R

O

L

L

O

D

P

A

Z

A

R

S

L

I

S

A

R

N

H

R

C

Z

A

W

Q

C

I

N

I

N

T

T

I

D

O

D

P

L

J

M

S

O

R

D

S

A

C

A

A

T

A

I

B

A

M

I

H

I

U

E

A

R

E

N

E

M

S

D

E

A

D

R

R

D

E

S

I

N

E

R

G

I

C

O

R

U

I

C

O

L

O

M

E

C

F

E

J

D

Z

D

S

R

O

I

A

U

D

E

S

O

R

R

O

L

L

C

O

E

D

I

T

A

T

C

L

N

S

O

S

T

E

N

I

B

L

E

L

T

E

C

V

Z

A

N

U

D

N

I

N

G

U

N

A

D

E

N

I

O

G

I

T

F

R

A

G

O

A

N

T

I

G

U

E

D

A

O

B

S

A

N

W

R

L

C

N

L

R

A

O

T

V

A

F

S

I

T

A

S

O

D

U

E

S

P

I

A

T

S

E

R

O

T

C

A

F

S

I

T

A

S

O

D

U

E

S

P

Figura 4. Pasa tiempo, Sopa de letras. Fuente: ElaboraciĂłn propia (2017)

Desarrollo Necesidad Satisfactores Sostenible Humanidad Proteger

Subsistir Cultura Transdisciplina Inhibidores Pseudo-satisfactores Singulares SinĂŠrgicos


REFERENCIAS

Edgar Morin. (16 de Febrero de 2017). Edgar Morin. Obtenido de Edgar Morin: http://www.edgarmorin.org/que-estransdisciplinariedad.html Ecología Política. (11 de Junio de 2013). Ecología Política. Obtenido de http://www.ecologiapolitica.info/?p=748 Max-Neef, M. (1993). DESARROLLO A ESCALA HUMANA. Barcelona: lcaria Editorial, S.A. Max Neef, M. (2013). Max-Neef. Obtenido de http://www.max-neef.cl/

Real Academia Española. (16 de Febrero de 2017). Real Academia Española. Obtenido de http://dle.rae.es


El desarrollo y la necesidad