Page 1


Coordinador  del proyecto editorial:    Carlos Roverssi Rojas  Viceministro de Relaciones Exteriores y Culto     

Recopiladores:   Arnoldo Brenes Castro  Melvin Sáenz Violley  Narshi Solano Quesada  Ronald Obaldía González  Sergio Ugalde Godínez   

Corrección de estilo y diseño:  Maricruz Núñez Sandoval   

Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto:  informacion@rree.go.cr 


ÍNDICE      

PALABRAS DE LA SRA. LAURA CHINCHILLA, PRESIDENTA DE COSTA RICA:  CELEBRACIÓN DE LA PROCLAMA DE LA NEUTRALIDAD 

7

MENSAJE PRONUNCIADO POR LA PRESIDENTA DE LA REPÚBLICA, SRA. LAURA  CHINCHILLA: EN OCASIÓN DE LA ASAMBLEA GENERAL DEL SECRETARIADO  EPISCOPAL DE AMÉRICA CENTRAL (SEDAC)  

10

INTRODUCCIÓN

13

NUESTRA CAUSA, LA DE TODOS, DR. RENÉ CASTRO SALAZAR,   MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO ……………………………………………………  13 

RESUMEN EJECUTIVO ………………………………………………………………………………………………  16

ANTECEDENTES DE LA OCUPACIÓN MILITAR NICARAGÜENSE   Y DAÑO AMBIENTAL EN EL SECTOR DE FINCA ARAGÓN,   ISLA PORTILLO‐ISLA CALERO ……………………………………………………………………………………  21

l.   GEOGRAFÍA 

30

DOCUMENTO DEL INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL ………………………………………….  30

ll.  RECUENTO HISTÓRICO  •

34

LA FIJACIÓN DEL LÍMITE EN LA DESEMBOCADURA DEL SAN JUAN …………………………  34 El tratado Cañas‐Jerez ……………………….…………………………………………………………….… 34 El Laudo Cleveland ……………………….…………………………………………………………………….…  37 Los Laudos Alexander ……………………….……………………………………………………….……….…  38 Las sentencias de la Corte de Justicia Centroamericana y  la Corte Internacional de Justicia ……………………….…………………………………………….……. 41 

LA NAVEGACIÓN EN EL RÍO COLORADO ……………………………………………..……………………… 42 El río Colorado: referencias históricas ……………………….…………………………………………… 42 La destrucción de la Isla Concepción……………………….………………………………………….. 43 Intentos nicaragüenses por obstruir el Colorado ……………………….………………………. 44 Pretensiones de Nicaragua para ubicar la frontera  en el Colorado o el Taure ……………………….…………………………………………….…………….  45  Nuevos intentos por rehabilitar el cauce del San Juan ……………………….………………. 46 Las acusaciones de Nicaragua ……………………….………………………..……………………….… 47 Las actuales pretensiones de Nicaragua sobre el Colorado ……………………….……….  49


lll. IMPACTO DEL DRAGADO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE

50

Del dragado a la tala y la excavación.  Freddy Pacheco, PhD ……………………………………….………………………………………….………  50   

Dragado del Río San Juan: grave riesgo de daño    ambiental para el Delta binacional que debe detenerse.   Dr. Allan Astorga ………………….………………………………………………………………….……………  51 

lV. DENUNCIAS Y PRONUNCIAMIENTOS  •

53

DENUNCIAS ……………………………………………………………………………………………………………… 53 Del MINAET ante la Secretaria de la Convención RAMSAR ………………………….……… 53 International Court of Justice ……………………………………………………………….…….……… 57

PRONUNCIAMIENTOS ……………………………………………………………………………………………… 61 CP/RES. 978 (1777/10). Situación en la zona limítrofe de  Costa Rica y Nicaragua ……………………………………………………………………………………….  61  CP/RES. 979 (1780/10). Convocatoria de la reunión de    consulta de Ministros de Relaciones Exteriores para conocer     de la “situación en la zona limítrofe de Costa Rica y Nicaragua” ………………………… 62 

V. ARTÍCULOS DE OPINION PUBLICADOS EN LA PRENSA COSTARRICENSE 

63

Una represa en el río San Juan, Dr. Freddy Pacheco …………………………………………… 63 En la serenidad está nuestra fuerza, Editorial ……………………….……………………………  64 La carambola (fallida) de Ortega, José Meléndez ………………………………….……………  66 En el San Juan hay tiburones, Arnoldo Mora ……………………………………………………… 69

VI.  DISCURSOS Y CORRESPONDENCIA OFICIAL •

71

DISCURSOS ………………………………………………………………………………………………………………  71 Intervención del señor Ministro de Relaciones Exteriores  de la República de Costa Rica, Dr. René Castro Salazar,   en la sesión del Consejo Permanente de la OEA …………………………………………………  71  

Intervención del Embajador Enrique Castillo,   Representante Permanente de Costa Rica, en la   78  sesión del Consejo Permanente de la OEA ………………………………………………………….  

Palabras de la Presidenta de Costa Rica,   Sra. Laura Chinchilla Miranda: Conmemoración   85  de la Abolición del Ejército en Costa Rica ……………………………………………………………  

Intervención del señor Ministro de Relaciones Exteriores de la   República de Costa Rica, Dr. René Castro Salazar, en la Reunión   de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores en la OEA ………………………….… 88 


CORRESPONDENCIA ………………………………………………………………………………………………… 92  DM‐637‐09 (27/08/2009) …………………………………………………………………………………… 92   

DM‐AM‐156‐10 (12/07/2010) …………………………………………………………………………….  94   

DM‐412‐10 (21/10/2010) …………………………………………………………………………………..  95   

DM‐429‐10 (01/11/2010) …………………………………………………………………………………..  96   

DM‐430‐10 (01/11/2010) …………………………………………………………………………………..  98   

DM‐453‐10 (14/11/2010) …………………………………………………………………………………..  99   

DM‐478‐10 (Nov/2010) ……………………………………………………………………………………..  100   

DM‐488‐10 (29/11/2010) …………………………………………………………………………………..  101 

VII.  ANEXOS ………………………………………………………………………………………………………..…………… 102  Anexo #1: Las posibles intenciones de Nicaragua ………………………………………………. 102   

Anexo #2: Inclusión del “Humedal Caribe Noroeste”   en la lista de humedales de importancia Internacional   de la convención RAMSAR …………………………………………………………………………………  111   

Anexo #3: Grave riesgo de daños ambientales   irreversibles por el trasvase del Rio San Juan     en la Isla Calero, Caribe Norte, Costa Rica ……………………………………………..…………… 114   

Anexo #4: Información Básica del estado actual del   Humedal Caribe Noreste de Costa Rica. Humedal   de importancia internacional Sitio RAMSAR ………………………………………………………  147 


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

San José, 17 noviembre de 2010   

Palabras de la Sra. Laura Chinchilla, Presidenta de Costa Rica  Celebración de la Proclama de la Neutralidad      Señoras y señores:    Me es muy grato saludar a todos ustedes y de modo muy especial al señor ex Presidente  de la República don Luis Alberto Monge, durante cuyo gobierno se emitió la proclama que  estableció  la  neutralidad  perpetua,  activa  y  no  armada  de  Costa  Rica.  También  quiero  expresar mi vivo agradecimiento al Instituto  Costarricense de la Neutralidad y la Paz y a  su  Director  don  Luis  Garita,  por  la  amable  invitación que me dirigieran para estar aquí  esta  noche  y  compartir  este  significativo  aniversario.    Veintisiete  años  de  la  proclama  de  neutralidad activa, perpetua y no armada de  Costa Rica son, cronológicamente hablando,  buena parte de la existencia de una persona  joven.  Hay  por  consiguiente  un  porcentaje  considerable de costarricenses cuya vida ha  transcurrido,  desde  su  nacimiento,  en  un  país oficialmente neutral. Como ocurre con otro porcentaje aún mayor de habitantes de  esta querida tierra, que nacimos y hemos vivido toda nuestra vida en un país sin ejército.     Hago estas referencias porque a veces nos habituamos tanto a ciertos modos de vida, que  ni siquiera se nos ocurre pensar que las cosas podrían ser de otra manera. Y no damos a lo  que tenemos el valor de tesoro inapreciable, sino que lo vemos como algo rutinario, que  es así porque sí. Nos olvidamos de que ese diario vivir en paz, tranquilidad y libertad es  producto  de  una  larga  cadena  de  esfuerzos  históricos.  Pasamos  por  alto  que  nuestras  venturas  de  hoy  son  resultado  de  las  ilusiones,  los  empeños  y  los  sacrificios  de  generaciones anteriores.     Este  aniversario,  entonces,  debe  ser  motivo  de  honda  reflexión.  La  proclamación  de  la  neutralidad  costarricense  en  1983  no  fue  una  ocurrencia  coyuntural,  ni  la  decisión  antojadiza de un gobierno. Fue una respuesta de largo alcance ante desafíos del presente  y del porvenir sustentada en la arraigada vocación costarricense por la paz y la civilidad.  Una  respuesta  efectiva  y  realista,  cimentada  en  nuestro  rechazo  rotundo  por  las 

7 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

soluciones bélicas  y  nuestro  anhelo  de  que  cualesquiera  conflictos  que  surjan  entre  las  naciones se resuelvan siempre por la vía del diálogo, de la negociación y del Derecho.     Y aunque la proclama tuvo sus adversarios, la misma llegó para quedarse, por la sencilla  razón de que mucho antes, reitero, ya el espíritu de neutralidad se había enraizado en el  alma de la ciudadanía costarricense.    En este sentido, lo proclamado en 1983 fue consecuencia y culminación casi natural de las  históricas decisiones de la abolición del ejército como institución permanente en 1948 y  de su consagración en 1949 en la Constitución Política, por una Asamblea cuyo más joven  integrante era precisamente don Luis Alberto Monge Álvarez. Que con el mismo espíritu  joven  de  1949  reafirmó  en  1983  la  fe  de  Costa  Rica  en  el  Derecho  y  tomó  la  decisión  histórica  de  convertir  a  la  neutralidad  en  una  de  las  columnas  vertebrales  de  nuestra  política  exterior.  Por  eso  hoy,  una  vez  más,  nos  complace  rendir  homenaje  a  don  Luis  Alberto y a quienes colaboraron con él en la realización de ese designio.    Costa Rica, civilista y neutral, es fruto fecundo de voluntades firmes como las que también  han forjado y desarrollado el movimiento cooperativista costarricense, cuyo recinto sirve  de sede a esta celebración. Y creo que el lugar ha sido especialmente afortunado, como  coincidente  con  uno  de  los  perfiles  de  la  neutralidad  costarricense.  Caracterizada  la  neutralidad  de  Costa  Rica  como  perpetua,  activa  y  no  armada,  elementos  que  no  es  necesario  desarrollar  aquí,  quisiera  sin  embargo  llamar  la  atención  sobre  otra  característica  que  ha  tenido,  a  lo  largo  de  estos  veintisiete  años:  una  neutralidad  cooperativa, en el sentido de que, sin separarse de ella, Costa Rica ha sido en reiteradas  oportunidades, promotora de esfuerzos de paz, de mediación, de búsqueda de soluciones  negociadas. Tanto en el ámbito centroamericano como en otras regiones del hemisferio,  Costa Rica, manteniéndose fiel a su neutralidad, ha cooperado activamente en empeños  para  abrir  o  dinamizar  canales  de  comunicación  y  restablecer  la  armonía.  Principios  básicos del cooperativismo se han proyectado a nuestra acción internacional al propiciar  soluciones  caracterizadas  por  la  ayuda  mutua,  la  responsabilidad,  la  democracia,  la  equidad, y la solidaridad.     En  estos  momentos  en  que  Costa  Rica  sufre  la  presencia  de  tropas  extranjeras  en  una  porción  de su  territorio,  y  que  hemos  debido  hacer  uso  de  los  mecanismos  del  Derecho  Internacional para defender nuestra soberanía, se ponen otra vez de relieve esos grandes  hitos históricos de nuestra democracia, como la abolición del ejército y la proclama de la  neutralidad. Hemos pedido y pedimos la solidaridad de la comunidad interamericana, de  la  comunidad  internacional,  porque  no  somos,  reitero,  gestores  de  conflictos  bélicos  ni  tomamos partido en ellos. Creemos en el poder de la razón y no en la razón del poder.     Y  por  eso  también  creemos  que  siempre,  lo  recalco,  siempre,  es  posible  llegar  a  una  solución  pacífica,  racional  y  negociada  de  cualquier  diferendo.  Porque  sensatez  y  prudencia  no  deben  confundirse  con  debilidad.  Porque  nuestra  cordura  y  paciencia  no  deben  ceder  nunca  ante  quienes  procuran  sembrar  la  discordia  entre  hermanos,  8 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

exacerbar los ánimos y atizar provocaciones. En la situación que enfrentamos, Costa Rica  mantiene  su  mano  fraternalmente  abierta  para  que  Nicaragua  la  estreche,  y  las  autoridades  nicaragüenses  saben  que,  en  cuanto  despejen  de  tropas  el  territorio  costarricense, podremos sentarnos a conversar, a negociar y a buscar medios de acercar  nuestros caminos, en vez de alejarlos.     Porque, aunque tenemos derecho a sentir indignación frente a quienes sin ningún tipo de  justificación nos agreden, guardo la esperanza que habremos de ser capaces de resolver  las discrepancias entre ambas naciones por la vía del derecho y de la razón.     Aún tenemos la oportunidad de demostrarle a las Américas y al mundo que nuestros dos  países son capaces de resolver sus discrepancias de manera fraternal.  Que el Derecho y  no la amenaza y la imposición son las herramientas de nuestra acción internacional. Que  los gobiernos de Costa Rica y Nicaragua no se dejan llevar por extremismos y fanatismos,  sino  que  ambos  tienen  como  objetivo  que  sus  pueblos  vivan  y  convivan  en  paz,  construyendo para recíproco beneficio el presente compartido y ese futuro que también  habrán de compartir costarricenses y nicaragüenses.      Porque  ante  la  lucha  contra  enemigos  comunes  como  la  pobreza,  el  subdesarrollo,  la  violencia y el narcotráfico, ni Costa Rica ni Nicaragua pueden estar enfrentados, sino dar la  batalla  juntas.  Como  juntas  están  por  designio  de  la  geografía.  Por  imperativo  de  la  historia. Y por la reunión de sangres y de afectos que une a muchísimos de sus hombres y  mujeres en hogares tico‐nicas, con hijos e hijas amantes de sus dos patrias y de sus dos  banderas, hechas una sola en el corazón.    Muchas gracias,    

9 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Mensaje pronunciado por la Presidenta de la República, Laura Chinchilla,  en ocasión de la Asamblea General del Secretariado Episcopal de América  Central (SEDAC)      Excelentísimos y Reverendísimos señores arzobispos y obispos de Centroamérica,  Señores sacerdotes, religiosas y religiosos,  Señoras y señores:        Me  es  muy  grato  saludarles  con  todo  respeto y agradecer la invitación que se me formuló  para  dirigirles  unas  palabras  en  esta  reunión  anual  de los obispos de Centroamérica. Deseo, en primer  término,  a  la  vez  que  reiterar  mis  sentimientos  de  respeto  y  aprecio  a  los  señores  integrantes  de  la  conferencia episcopal de Costa Rica, dar una cordial  bienvenida a esta tierra a todos sus hermanos en el  episcopado  que  han  venido  de  otros  países  centroamericanos.  Espero  que  sus  deliberaciones  resulten  no  solamente  de  gran  valor  para  la  labor  de  la  Iglesia  Católica  en  tierras  centroamericanas, sino que además contribuya a estrechar los lazos de amistad y afecto  entre ustedes. El acercamiento entre quienes llevan sobre sí la grave responsabilidad del  episcopado  es  de  gran  importancia  para  promover  también  los  lazos  de  amistad  y  cooperación entre las comunidades de fieles que cada uno tiene a su cargo.       Se  celebra  esta  reunión  en  la  diócesis  de  Alajuela  en  momentos  en  que  infortunadamente existe un alejamiento entre los caminos de los gobiernos de Costa Rica  y Nicaragua, por los acontecimientos que todos ustedes bien conocen. Al respecto, quiero  agradecer  a  los  señores  obispos  de  Nicaragua  que,  a  pesar  de  esa  situación,  hayan  decidido  venir  aquí  y  participar  en  esta  jornada.  Y  me  han  llenado  de  esperanza  las  palabras  del  Excelentísimo  y  Reverendísimo  señor  Arzobispo  de  Managua,  monseñor  Brenes, en su predicación dominical: “espero que Dios ilumine a las autoridades para que  esto  se  solucione  lo  más  pronto  posible,  porque  somos  naciones  hermanas  y  nuestros  gobernantes tienen que buscar los canales adecuados.”      Aunque  debido  a  los  desencuentros  ocurridos  se  hayan  puesto  en  marcha  gestiones en órganos internacionales como la Organización de los Estados Americanos y la  Corte Internacional de Justicia, Costa Rica sigue considerando que es posible poner fin a  esta situación, mediante el diálogo y la negociación, si el gobierno nicaragüense retira las  tropas  que  tiene  en  suelo  costarricense.  Quiero  reiterar  aquí,  ante  tan  autorizados  testigos,  lo  que  ya  hemos  dicho  en  numerosas  oportunidades,  y  pedir  a  los  señores  obispos de Nicaragua que directamente lo transmitan al pueblo nicaragüense: Costa Rica  10 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

no tiene ninguna aspiración sobre el río San Juan, al que siempre hemos reconocido como  exclusivamente nicaragüense, de acuerdo con lo establecido en el Cañas‐Jerez. Y así como  respetamos  esa  soberanía  nicaragüense  sobre  las  aguas  del  río,  le  pedimos  a  Nicaragua  que respete la soberanía de Costa Rica sobre las tierras situadas en su margen derecha, tal  y como lo señala el mismo tratado.       Pero  más  que  el  río  o  sus  márgenes,  lo  importante  es  tener  presente  lo  que  destacó  monseñor  Brenes:  somos  naciones  hermanas.  La  geografía,  la  historia,  los  vínculos  económicos  y  las  familias,  con  raíces  en  ambos  lados  del  San  Juan,  han  creado  entre  Costa  Rica  y  Nicaragua  un  lazo  indisoluble  que  nos  debería  conducir  siempre  a  la  fraternidad,  a  la  solidaridad,  al  entendimiento.  Por  ello  quiero  reiterarles  a  los  miles  de  nicaragüenses  residentes  en  Costa  Rica,  que  pueden  continuar  viviendo  en  paz  y  trabajando tranquilamente en esta tierra. Que somos hermanos en Cristo.       Comprendemos  muy  bien  que  las  decisiones  de  los  gobernantes  en  materia  de  política exterior no tienen por qué afectar a las personas ajenas a ellas y que solo están  tratando  de  ganarse  honradamente  el  sustento  y  tratando  de  construir  un  futuro  de  bienestar  para  sus  familias.  Yo  confío  que  con  ese  mismo  espíritu  se  esté  mirando  en  Nicaragua a los costarricenses que viven allá. Pero creo que, en ambos países, los pastores  de  todos  los  credos  religiosos,  y  muy  especialmente  los  de  la  Iglesia  Católica  por  ser  numéricamente  mayoritaria,  pueden  brindar  una  contribución  invaluable,  tanto  orando  por la paz y la tranquilidad como exhortando a sus comunidades a no dejarse llevar por  voces de extremismo y xenofobia.       Nuestros  países,  como  las  demás  naciones  hermanas  de  Centroamérica,  tienen  graves  problemas  y  están  enfrentando  además  nuevos  desafíos,  como  los  efectos  del  cambio climático, que se encuentra también entre los temas de este encuentro. En lugar  de empeorar las cosas, creo que debemos ir a la búsqueda conjunta de soluciones. Es una  responsabilidad  de  todas  las  personas  que  vivimos  en  Centroamérica  y  la  amamos.  Podemos superar las dificultades si actuamos con espíritu fraternal y con respeto mutuo, y  pensando no solo en nosotros sino también en la niñez y la juventud de Centroamérica, y  en su derecho a vivir en una tierra con paz y desarrollo.    Excelentísimos y Reverendísimos señores arzobispos y obispos,  Señoras y señores:    Cuando llegaba a su  ocaso, entre resplandores, la vida terrenal de San Francisco,  hubo una disputa en Asís entre el alcalde y el obispo, que llegó a alcanzar dimensiones de  escándalo y conmocionó a los habitantes de la localidad, que se dividieron en bandos. El  santo se propuso entonces convertirse en embajador de la paz y agregó a su Himno a Dios  por  el  sol  y  las  criaturas  una  nueva  estrofa,  que  empezaba  diciendo:  “Alabado  seas,  mi  Señor,  por  los  que  perdonan  por  tu  amor…”  Sus  compañeros  franciscanos  empezaron  a  cantar  la  estrofa,  contagiaron  al  pueblo  de  Asís  y,  en  un  conmovedor  acto  público,  el  alcalde  y  el  obispo  se  pidieron  recíprocamente  perdón  y  se  dieron  un  abrazo.  Y  así,  con  11 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

esta sencillas  frases,  Francisco  de  Asís  logró  restablecer  la  concordia  entre  sus  coterráneos.     Hoy,  casi  ochocientos  años  después,  esa  estrofa  sigue  siendo  profundamente  inspiradora, y nos llama a la reflexión sobre la importancia de perdonarse, de olvidar los  resentimientos y de vivir en paz. Como lo indica una de las admoniciones del mismo San  Francisco al comentar las bienaventuranzas: “Son verdaderamente pacíficos aquellos que,  en  medio  de  todas  cosas  que  padecen  en  esta  vida,  conservan,  por  el  amor  de  nuestro  Señor Jesucristo, la paz interior y exterior.”      Muchas gracias.     

12 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

INTRODUCCIÓN  

Nuestra causa, la de todos

La causa del respeto al Derecho Internacional y a las instancias multilaterales como instrumentos de paz y soberanía, ha recibido un importante impulso en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA). Su impacto inmediato: es respaldar a Costa Rica en su inquebrantable lucha pacífica contra la agresión y la violación a nuestro territorio y soberanía por parte de fuerzas militares nicaragüenses. Pero su trascendencia rebasa el ámbito de este grave problema y se proyecta, con esperanza, hacia todo el hemisferio. Sin embargo, para que este impulso se convierta en realidad sobre el terreno, aún existe un importante escollo que superar: la intransigencia del Gobierno de Nicaragua a retirar sus tropas del territorio costarricense. Por esto, la siguiente prueba para el Derecho Internacional será lograr el retiro de las Votación en  tropas invasoras. De lo el Consejo  Permanente  contrario, la esperanza de la OEA  que se ha abierto podrá convertirse en un fracaso de muy serias consecuencias para el sistema interamericano y para el principio de soberanía de los Estados del hemisferio.

13 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Resolución. La esperanza surge de la resolución aprobada el viernes 12 de noviembre, al filo de la medianoche, por el Consejo Permanente de la OEA, por 22 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones. Su texto “acoge y hace suyas” las recomendaciones del secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en torno al conflicto. El hecho que lo generó es la presencia, desde finales de octubre, de fuerzas militares nicaragüenses en una parte de la Isla Portillo-Isla Calero, indiscutido territorio costarricense, junto a la frontera común. Costa Rica, como país soberano, no puede aceptar bajo ningún concepto esa ocupación militar. Frente al conflicto, recomendaciones:

el

Secretario

General

planteó

cuatro

1. Reactivar las reuniones bilaterales entre Costa Rica y Nicaragua. 2. Concluir el proceso de demarcación de la frontera entre ambos países. 3. Evitar la presencia de fuerzas militares o de seguridad “en el área donde su presencia podría generar tensión”. 4. Reforzar los mecanismos de cooperación para combatir el crimen organizado. Desafío a la OEA. Sin embargo, en un claro desafío a la OEA, a los países que apoyaron la resolución y al Derecho Internacional, el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha dicho que no acatará lo que establece la resolución. En un largo discurso pronunciado el sábado 13 de noviembre en Managua, cargado de frases insultantes contra Costa Rica y otros países, Ortega afirmó textualmente: “Nosotros por principio no nos estamos retirando de ningún sitio en territorio fronterizo con Costa Rica”. Es decir, además de desacatar la resolución, insiste en negar lo que los propios mapas oficiales de Nicaragua reconocen: que la isla Calero es costarricense. Su embajador en la OEA, Denis Moncada, fue aún más allá al declarar, según lo cita El Nuevo Diario, de Nicaragua, en su edición del 14 de noviembre: “Nosotros consideramos que esta resolución no tiene ninguna validez”. 14 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Es decir, la peculiar interpretación del Gobierno nicaragüense sobre el Derecho Internacional es que solo tiene legitimidad lo que lo beneficia, y que, por tanto, se debe tolerar la ocupación armada de territorio de otro país. De aquí la importancia de la etapa que se abre ahora, tras el logro obtenido en la OEA por Costa Rica y la legalidad internacional. Es indispensable que el Embajador de Nicaragua ante  Gobierno nicaragüense abandone su la OEA, Denis Moncada  agresividad y su retórica de confrontación e irrespeto, y que acate lo que sus compromisos multilaterales y un elemental sentido de corrección, lo obligan a hacer. Nuestro país no cejará en su esfuerzo por lograrlo, como no cejará en rechazar la violación a su soberanía e integridad territorial. Esta causa que estamos impulsando, con el Derecho Internacional en una mano y con nuestra adhesión a los mecanismos multilaterales en la otra, es, en el fondo, la causa de todos los latinoamericanos.    

René Castro Salazar  Ministro de Relaciones Exteriores y Culto 

15 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

RESUMEN EJECUTIVO  

Ante el anuncio del inicio de un dragado en el río San Juan, el Gobierno de la Presidenta  Laura Chinchilla Miranda elevó al Gobierno de Nicaragua una nota diplomática a mediados  del 2010, en la cual solicitó a dicho Gobierno, que se informara a Costa Rica sobre dichas  obras, conforme con lo dictado por la sentencia de la Corte de la Haya del 13 de julio del  2009, la cual  dice literalmente:      “Nicaragua  puede  ejecutar  los  trabajos  de  mejora  que  estime  convenientes,  siempre  y  cuando dichos trabajos no afecten gravemente la navegación en los afluentes del San Juan  que pertenecen a Costa Rica”.     O sea,  que sin discutir la soberanía sobre el río y su derecho de hacer lo que consideren  conveniente  a  sus  intereses,  Nicaragua  no  puede  acometer  acciones  que  afecten  el  territorio  costarricense,  en  especial  los  efectos  negativos  que  la  obra  como  tal,  supone  sobre  los  humedales,  que  conforman  la  mayor  parte  del  territorio  costarricense  de  Isla  Portillos ‐ Isla Calero,  así como en  el delta Colorado‐San Juan.    Desde  que  se  conoció  que  Nicaragua  había  iniciado  en  octubre  del  año  en  curso  la  operación  del  dragado  de  30  kilómetros  sobre  el  río  fronterizo,  sin  aportar  a  Costa  Rica  informaciones convincentes en cuanto que las obras garantizarían la prevención de  daños  ambientales;  el  Gobierno  costarricense  comenzó  a  prepararse  para  adoptar  acciones  firmes  frente  a  tales  decisiones  unilaterales  que  lesionan  la  dignidad  y  la  soberanía  nacional.    Semanas  después  las  máximas  autoridades  del  gobierno  costarricense  corroboraron  que,  violentando  estas  disposiciones,  las  personas  encargadas  del  dragado  estaban  utilizando  territorio  costarricense  para  botar  el  sedimento  del  dragado.  Ante  la  insistencia  de  nuestras  Autoridades,  se  retiraron  hacia  su  territorio  en  forma pacífica y voluntaria.    A  finales  de  octubre  y  ante  el  asombro  nacional,  el  Ejército  por  órdenes  de  sus  más  altas  autoridades,  invadió  el  territorio  costarricense.  En  una  clara  violación  a  la  soberanía  nacional,  inmediatamente  empiezan a degradar la Isla Portillo‐Isla Calero y sus alrededores, territorios reconocidos  por sus mismos mapas como posesiones de Costa Rica.    16 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Dado que  tropas  de  las  fuerzas  armadas  de  ese  país  cruzaron  ilegalmente  la  frontera,    fue  reconocido  que  su  propósito  consistía  talar  de  forma  indiscriminada  parte  del  bosque  primario,  depositar  considerables  volúmenes  de  sedimentos  muy  cerca  del  borde  de  la  ribera  Obras margen izquierda Río San Juan, Nicaragua norte  del  río  San  Juan,  la  que  define  con  exactitud  la  frontera  natural  de  nuestra  nación.  Además  que  dichos  sedimentos  continúan  siendo  depositados  en  la  Isla  Portillos  ‐  Isla  Calero,  que  están  declaradas como reserva natural, protegida por la Convención Ramsar.        Costa  Rica  es  una  nación  sin  ejército  que  confía  en  el  derecho  internacional  y  sus  instituciones fundamentales, razón por la cual exige que Nicaragua retire de inmediato sus  tropas del territorio cuya presencia es calificada como una grave agresión. Al tiempo que  arrastra la fuerte destrucción de una protegida riqueza natural y una biodiversidad únicas,  que  el  dragado,  ciertamente,    improvisado  y  desprovisto  de  estudios  ambientales  rigurosos,  la  está  afectando  sin  límites,  tal  como  se  pone  en  evidencia  en  las  reseñas  e  imágenes contenidas en esta compilación de informaciones.   

  La intransigencia del Gobierno de Nicaragua se pone de relieve en su irrespeto a  la última  resolución del Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) ‐  CP/RES.  978  (1777/10)  “SITUACIÓN  EN  LA  ZONA  LIMÍTROFE  DE  COSTA  RICA  Y  NICARAGUA” ‐  aprobada en la sesión celebrada el 12 de noviembre de 2010;  que además  17 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

de interpretar  los  intereses  nacionales,  el  mismo  texto  resolutivo  exige    la  salida  de  las  tropas invasoras del suelo nacional.    

 

Consejo Permanente de la OEA

Dicho texto entre sus mandatos expresa:      “1.  Acoger  y  hacer  suyas  las  recomendaciones  del  Secretario  General  contenidas  en  el  “Informe  del  Secretario  General  de  la  OEA  sobre  su  visita  a  Costa  Rica  y  Nicaragua”  (CP/doc.4521/10)  presentado  el  9  de  noviembre  de  2010,  a  fin  de  que  los  Gobiernos  de  Costa Rica y Nicaragua adopten los acuerdos propuestos en el mismo, a saber:    • Realizar la VIII Reunión de la Comisión Binacional para tratar con carácter urgente  aspectos  de  la  agenda  bilateral  en  el  más  breve  plazo,  a  más  tardar,  en  la  fecha  originalmente acordada, con el acompañamiento de la OEA.     •  Retomar  de  inmediato  las  conversaciones  sobre  aspectos  relacionados  con  la  demarcación de la línea fronteriza realizados hasta la fecha, conforme a los tratados  y laudos existentes.     • Con el fin de generar un clima propicio para el diálogo entre ambas naciones, evitar  la presencia de fuerzas armadas o de seguridad en el área donde su presencia podría  generar tensión.    • Instruir a las autoridades pertinentes para que revisen y refuercen los mecanismos  de  cooperación  entre  ambas  naciones  para  prevenir,  controlar  y  enfrentar  el  narcotráfico, el crimen organizado y el tráfico de armas en el cordón fronterizo.    2. Invitar a las partes a iniciar los procesos a que se refiere el párrafo anterior de manera  simultánea y sin dilación.   

18 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

3. Solicitar  al  Secretario  General  que  continúe  ejerciendo  sus  buenos  oficios  a  fin  de  facilitar el diálogo entre las partes y que mantenga informado al Consejo Permanente al  respecto.”    Costa  Rica,  en  cumplimiento  del  mandato  del  sistema  hemisférico,  de  modo  unilateral,  retiró su policía a 30 kilómetros al sur de la zona de tensión, demostrando la buena fe que  tiene  en  buscar  una  solución  bilateral.  Asimismo,  convocó  para  el  27  de  noviembre  del  año  en  curso  a  la  reunión  binacional  con  Nicaragua,  pactada  desde  hace  varios  meses,  pero  condicionando  su  celebración  al  acatamiento  de  lo  dispuesto  por  los  22  países miembros de la OEA en la resolución  en  cita;  que  dicho  sea  de  paso  solo  rechazaron Venezuela y Nicaragua.    

  Nicaragua  se  ha  pronunciado  en  contra  de  retirar  sus  fuerzas  armadas  y  civiles  de  la  zona.  Continúa  no  solo  con  la  destrucción  del hábitat en el humedal, sino que además  manipula la discusión de los límites fronterizos: su máxima excusa para negar la invasión.  En su lugar amenaza con elevar esta controversia a la Corte de la Haya, desviando así la  verdad de los hechos una vez más.    En  vista  de  la  reiterada  negativa  de  Nicaragua  de  alcanzar  con  Costa  Rica  una  racional  solución,  la  Presidenta  Laura  Chinchilla  ha  procedido  a  demandar  al  gobierno  nicaragüense  ante   la  Corte  Internacional  de  Justicia de La Haya, así como  ante  la  Oficina  de  los  Conferencia de Prensa / 18 de noviembre de 2010  Humedales  sobre  la  Anuncio de la presentación del caso ante la CIJ de La Haya Convención Ramsar.  Todo lo  anterior,    con  el  propósito  de  dirimir  en  esas  instancias  las  ilegítimas  decisiones  del  Presidente nicaragüense Daniel Ortega, de apropiarse de la Isla Portillo‐Isla Calero por la  19 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

vía militar,  así  como  poner  fin  a  la  irresponsable  destrucción  del  medio  ambiente,  resultante  del  dragado  y  de  la  construcción  de  un  canal  artificial  en  territorio  costarricense.       En  aras  de  la  transparencia  democrática,  la  efectividad  de  las  acciones  diplomáticas  llevadas a cabo por Costa Rica se ilustran con hechos verdaderos en este reporte especial,  con el propósito de dar a conocer a la ciudadanía acerca del  compromiso irrenunciable de  su Gobierno en la defensa de la soberanía nacional.     En  el  alto  espíritu  de  civilidad,  la  voz  de  la  Presidenta  Laura  Chinchilla  resonará  en  las  organizaciones  globales  y  regionales,  para  que  se  apliquen  las  normas  y  los  instrumentos  del  derecho  internacional,  en  el  sentido  de  responder  con  claridad  y  precisión  a  los  justos  reclamos  y  preocupaciones  de  un  pueblo  pacífico  y  democrático,  tradicionalmente  En  una  marcha  realizada  en  San  José,  más  de  cuatro  mil  niños  y  niñas  respetuoso  de  la  legalidad  costarricenses le dijeron al mundo: ¡queremos vivir en paz! internacional,  que  nunca  ha  dado motivos para ser objeto de una agresión por parte del Gobierno de Nicaragua, cuya  conducta es incompatible con los principios y normas de buena vecindad que mantienen  entre sí los Estados.        Costa  Rica  se  ha  ganado  el  derecho  de  vivir  en  paz,  por  sus  credenciales  democráticas,  porque  su  pueblo  solidario,  que  rechaza  la  violencia,  se  ha  identificado  con  las  causas  nobles de la sociedad internacional.      Lo  expuesto  en  este  conjunto  de  documentos  es  una  prueba  fehaciente  de  ello,  en  el  entendido de que la verdad, la  justicia y la razón están del lado del Pueblo y el Gobierno  de Costa Rica; por lo que ni siquiera la agresión armada de Nicaragua contra la soberanía  nacional, habrá de ser capaz de alterar la sana convivencia con los pueblos hermanos, ya  que esto es un valor arraigado en  nuestra razón de ser.           

20 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

ANTECEDENTES DE LA OCUPACIÓN MILITAR  NICARAGÜENSE Y DAÑO AMBIENTAL EN EL SECTOR  DE FINCA ARAGÓN, ISLA PORTILLO-ISLA CALERO   

Ante  un  primer  anuncio  de  que  Nicaragua  iba  a  iniciar  labores  de  dragado  en  el  río  San  Juan, el 26 de enero de 2006 el entonces Canciller, Roberto Tovar, mediante nota DM‐37‐ 06  de  26  de  enero  de  2006  le  solicita  a  su  homólogo  Norman  Caldera  “la  información  técnica  correspondiente  a  la  realización  de  tales  obras,  en  particular  el  efecto  que  el  dragado tendría en el nivel de las aguas sobre el río Colorado de Costa Rica”. Esta nota fue  respondida por medio de la nota MRE/DM‐JI/262/02/06 de 17 de febrero de 2006 suscrita  por Norman Caldera Cardenal. En esta nota se dice lo siguiente:    “…Mas,  en aras  de  las buenas relaciones  que mantienen nuestros  pueblos  y  Gobiernos  y  sin perjuicio alguno de lo indicado en el párrafo anterior, tengo el honor de comunicar, ex  gratia, a Vuestra Excelencia, que… se están llevando a cabo, en el Municipio de San Juan  de Nicaragua, obras de beneficio social de mejora e infraestructura, a fin de asegurar la  comunicación  e  intercambio  de  artículos  de  comercio  entre  los  pobladores  de  las  comunidades ubicadas en la zona, así como con el resto del territorio nacional….”    Las  anunciadas  obras  de  dragado  no  se  iniciaron.  Sin  embargo,  el  diario  La  Prensa  de  Nicaragua,  del  día  25  de  agosto  de  2009,  publicó  declaraciones  del  señor  Virgilio  Silva,  Gerente de la Empresa Portuaria  Nacional de Nicaragua, indicando  que ese país pretendía desviar al  río  San  Juan  1,700  metros  cúbicos  por  segundo  del  caudal  que  actualmente  tiene  el  río  Colorado,  río  enteramente  costarricense,  que  bordea  la  mencionada Isla Calero. Idénticas  declaraciones a la Agencia AP se  le  atribuyeron  entonces  a  Edén  Pastora,  responsable  del  proyecto de dragado.     Las  anteriores  manifestaciones  hicieron  que  el  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  y  Culto  de  Costa  Rica,  Bruno  Stagno,  enviara a su colega de Nicaragua,  don  Samuel  Santos,  la  nota  DM‐ 21 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

637‐09 de 27 de agosto de 2009, en la que recordaba que de conformidad con el Derecho  Internacional y los instrumentos pertinentes, en especial el Laudo Cleveland de 1888 y la  sentencia de la Corte Internacional de Justicia de 13 de julio de 2009, Nicaragua no puede  realizar obras de mejora en el río San Juan que causen perjuicio a territorio costarricense  o afecten los derechos de navegación de Costa Rica en el río. En la nota se le solicitaban  además a Nicaragua los estudios que demostraran que el proyectado dragado no afectaría  a Costa Rica. Nicaragua se abstuvo de responder a esta comunicación.     Cuando  en  julio  de  2010  se  produce  un  nuevo  anuncio  de  que  la  obra  de  dragado  comenzaría  en  el  futuro  cercano,  el  Ministro  interino  de  Relaciones  Exteriores  costarricense, Carlos Roverssi, remitió al Canciller de Nicaragua la nota DM‐AM‐156‐10 de  12 de julio de 2010. En ella se reiteraba la necesidad de que Nicaragua presentara a Costa  Rica  los  estudios  para  demostrar  que  las  obras  previstas  no  tendrían  impacto  sobre  territorio  costarricense.  Esta  nota  tampoco  recibió  respuesta,  aunque  el  Canciller  nicaragüense, don Samuel Santos, en una conversación sostenida en Managua, el 21 julio  de  2010,  con  el  Canciller  René  Castro,  dio  garantías  verbales  de  que  el  dragado  no  afectaría territorio costarricense.    

El diario La Prensa de Nicaragua el 28 de octubre de 2010 publicó el diseño del dragado que se suponía se iba a realizar  

22 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

En el mes de octubre de 2010, el Gobierno de Costa Rica recibió reportes de que el señor  Edén Pastora, responsable del dragado del río San Juan, y militares nicaragüenses, estaban  incursionando en ese territorio costarricense.      

23 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

No cabe duda de que la zona en cuestión es territorio de Costa Rica. Esto se comprueba  mediante la cartografía oficial elaborada por el Instituto Geográfico Nacional de Costa Rica  y  el  Instituto  Nicaragüense  de  Estudios  Territoriales,  específicamente  con  las  hojas  cartográficas 3448 I, ambas actualizadas al año 1988 y con escala 1:50.000.    

Mapa oficial de Costa Rica Mapa oficial de Nicaragua   El  sector  de  Finca  Aragón  en  Isla  Portillos‐Isla  Calero  se  encuentra  precisamente  en  la  región  fronteriza,  y  allí,  los  tratados  y  laudos  han  definido  que  el  río  San  Juan  es  de  exclusiva  soberanía  nicaragüense  y  que  los  territorios  que  en  la  región  se  encuentren  al  sur  y  al  este  de  ese  río  pertenecen  a  Costa  Rica.  Dada  la  ubicación  de  ese  territorio,  precisamente en la margen derecha del río, es indubitable que pertenece a Costa Rica.     Como consecuencia de las aludidas denuncias, el Ministerio de Seguridad Pública de Costa  Rica,  en  coordinación  con  la  Cancillería,  organizó  un  sobrevuelo  de  la  zona  el  día  20  de  octubre. Se logró documentar mediante fotografías y video, que la draga nicaragüense se  encontraba  anclada  sobre  el  río  San  Juan,  en  el  sector  cercano  al  Caño  Sucio,  a  algunos  metros de distancia de la margen costarricense del río en la zona de la Finca Aragón. En la  draga se observaron a militares nicaragüenses. Asimismo, se documentó que de la draga  partía una tubería de varios metros de largo, por medio de la cual se estaba depositando  sedimento  en  la  Finca  Aragón,  es  decir,  en  territorio  de  Costa  Rica,  sin  que  se  hubiera  pedido ni menos obtenido autorización de las autoridades costarricenses para tal acción.   24 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

En otras  palabras,  Nicaragua,  además  de  realizar  en  el  río  labores  de  dragado  sin  haber  requerido el consentimiento de Costa Rica, que era necesario según el Laudo Cleveland de  1888, había utilizado el territorio costarricense como vertedero de desechos de las labores  de dragado.  

  Ante tales violaciones a la soberanía de Costa Rica, el Gobierno de Costa Rica decidió, el  21 de octubre, presentar una nota de protesta al Gobierno de Nicaragua, y ordenar que  funcionarios  de  la  Fuerza  Pública  y  de  los  Ministerios  de  Relaciones  Exteriores  y  de  Ambiente  se  trasladaran  cuanto  antes  a  la  zona  con  el  propósito  de  dimensionar  los  hechos.    El  propio  21  de  octubre  se  llamó  al  Embajador  de  Nicaragua en Costa Rica, señor Harold Rivas, para que  se  presentara  en  la  Cancillería,  donde  se  le  hizo  entrega de la nota de protesta. Acto seguido se llevó a  cabo  una  conferencia  de  prensa  en  la  que  se  expuso  lo ocurrido.    Conferencia  de  prensa  donde  se  dio  a  El  22  de  octubre,  funcionarios  de  la  Fuerza  Pública  conocer  la  nota  protesta  enviada  a  costarricense,  Nicaragua verificaron  en  la  zona  que  la  tubería que  estaba depositando  el  sedimento ya había  sido retirada y se encontraba  sobre  el  agua  del  río  San  Juan,  aunque  la  draga  permanecía  anclada  en  el  mismo  lugar,  a  unos  metros  de  distancia  de  la  margen  costarricense  del  río.  Dentro  de  la  draga  se  observaban  efectivos  del  ejército  de  Nicaragua.  También  se  observó que se había abierto una trocha de unos 700 metros la cual apunta en dirección a  Laguna Los Portillos, y que otra zona, de aproximadamente unas dos hectáreas, había sido  25 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

totalmente talada.  Esta  zona  se  encuentra  en  línea  directa  entre  el  Río  San  Juan,  con  la  Laguna Los Portillos, en territorio de Costa Rica.    Esa  misma  mañana,  funcionarios  de  la  Fiscalía  costarricense  y  de  los  Ministerios  de  Relaciones Exteriores, Seguridad y Ambiente, verificaron que, en efecto, se había cubierto  con  sedimento,  proveniente  de  la  draga,  un  área  de  unos  2.500  metros  cuadrados  de  territorio  costarricense,  lo  cual  constituye  un  delito  ecológico  por  tratarse  de  una  zona  protegida. También observaron claramente los numerosos árboles cortados en el área de  aproximadamente dos hectáreas.   

  Aunque la Fuerza Pública y los funcionarios de los Ministerios mencionados se retiraron de  la zona, el Ministerio de Seguridad Pública costarricense mantuvo sobrevuelos regulares, a  fin de darle seguimiento a los hechos. La draga se mantuvo anclada hasta que, el 23  de  octubre,  fue  retirada  mediante  un  remolque,  y  trasladada  a  una  zona  ubicada  en  la  margen izquierda del río San Juan, en territorio  de Nicaragua.     El día 25 de octubre miembros de la Fuerza  Pública  costarricense  y  funcionarios  del  Ministerio  del  Ambiente,  efectuaron  otra  visita  al  lugar  de  los  hechos,  con  el  fin  de  determinar  pericialmente  la  verdadera  extensión  del  daño  ambiental.  Se  observó  26 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

que la bandera de Costa Rica seguía en su lugar en la Finca Aragón, en el sitio donde había  sido  colocada  por  la  Fuerza  Pública  costarricense.    A raíz del daño ambiental verificado se abrió  en Costa Rica una causa  penal en la Fiscalía  Adjunta de Guápiles (Expediente 10‐004110‐ 485  PE)  por  delito  de  infracción  a  la  Ley  Forestal  y  un  expediente  en  el  Tribunal  Ambiental Administrativo (Expediente 46310‐ 01).    Sorpresivamente,  el  27  de  octubre  se  presentó  en  la  Cancillería  de  Costa  Rica  la  nota  MRE/DVM/AJST/660/10/10  firmada  por  Manuel  Coronel  Kautz,  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  por  la  Ley  de   Nicaragua.  En  esta  nota  Nicaragua  rechazó  las  afirmaciones  contenidas  en  la  protesta  formulada  por  Costa  Rica,  por  considerar  que  las  actividades de limpieza en el río  San Juan se habían realizado en  territorio  nicaragüense.  Pero,  sorpresivamente, el gobierno de  Nicaragua  protestó  por  lo  que  llamó “reiteradas violaciones de  tropas  de  las  fuerzas  armadas  costarricenses  a  territorio  nicaragüense” y exigió que tales  “hechos”,  valgan  las  comillas,  no volvieran a repetirse.     Dejando aparte el hecho de que  Costa  Rica,  como  lo  sabe  muy  bien  Nicaragua,  carece  de  fuerzas  armadas,  ahora  resulta  que la presencia de autoridades  policiales  costarricenses  en  suelo  indubitablemente  costarricense  incomoda  de  tal  modo  al  país  vecino  que  lo  considera  motivo  de  protesta.  Como  si  lo  anterior  no  fuera  suficiente,  la  nota  del  27  de 

Nicaragua justificó su invasión amparados en un

mapa de google que esta empresa luego reconoció como equivocado

27 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

octubre anunció que Nicaragua continuaría las labores de limpieza en el río.     El mismo 27 de octubre, la Fuerza Pública de Costa Rica realizó un sobrevuelo en la zona, y  observó  que  la  draga,  trasladada  a  la  margen  izquierda  del  río  San  Juan,  se  encontraba  operando de nuevo. Cerca de ella se advirtió otra zona talada en territorio nicaragüense,  en forma de canal, lo cual parece dirigirse a eliminar el meandro en el cauce actual del río  San Juan. Con ello se busca que, el curso del agua continúe en línea recta a través de la  trocha ilegalmente abierta en suelo costarricense en Finca Aragón, con el objeto de unirlo  con la Laguna Los Portillos a través de territorio costarricense. De esta manera Nicaragua  podría lograr que el río San Juan desembocara directamente en la Laguna Los Portillos por  medio de un canal artificial.     En la tarde del 31 de octubre, durante un nuevo sobrevuelo en la zona de la Finca Aragón,  se  observó  que  la  bandera  de  Nicaragua  había  sido  colocada  en  un  lugar  cercano  a  una  vivienda ubicada en la Finca Aragón, en territorio costarricense. Asimismo, se observaron  a distancia presuntos campamentos instalados sobre el depósito de sedimento colocado  días atrás en ese territorio costarricense por la tubería proveniente de la draga.     El  1°  de  noviembre,  las  autoridades  policiales  costarricenses  efectuaron  otro  sobrevuelo  con el fin de verificar con mayor precisión la situación. Se logró comprobar que, en efecto,  en la Finca Aragón, en nuestra Isla Portillos, se colocó la bandera nicaragüense. Asimismo,  en el lugar donde se había depositado el sedimento se observaron claramente al menos 

tres campamentos habilitados. En otro punto de la Finca Aragón se obtuvieron fotografías  de miembros del Ejército de Nicaragua, algunos de ellos incluso apuntando con sus armas  de  fuego  hacia  la  aeronave  costarricense.  De  esta  forma  se  constata,  sin  lugar  a  dudas,  que el Ejército de Nicaragua no sólo izó la bandera de ese país en suelo costarricense, sino  que además tomó el control militar de la zona.  28 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Ante tan preocupante y clara violación de la soberanía y la integridad territorial de Costa  Rica,  el  mismo  día  1°  de  noviembre,  en  horas  de  la  tarde,  se  entregó  al  Embajador  de  Nicaragua la nota DM‐429‐10 de esa misma fecha, para responder los alegatos contenidos  en  la  nota  suscrita  por  el  Viceministro  Manuel  Coronel,  y  también  se  le  entregó  la  nota  DM‐430‐10  de  esa  misma  fecha  mediante  la  cual  Costa  Rica  protestó  por  la  invasión  armada a territorio costarricense y solicitó el retiro inmediato de las tropas nicaragüenses  de su territorio. No obstante, ante la gravedad de la situación, Nicaragua no ha contestado  aún  a  esta  comunicación,  ni  ha  retirado  a  sus  soldados  del  territorio  costarricense,  ni  menos ha interrumpido sus obras en el río, o en el territorio nacional de Costa Rica  .   

29 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

l.   GEOGRAFÍA     

• DOCUMENTO DEL INSTITUTO GEOGRÁFICO NACIONAL    

El sector  más  extremo  al  noreste  del  territorio  continental  costarricense,  cuya  forma  semeja  una  forma  triangular,  es  definido  por  los  puntos  geográficos  principales:  desembocadura del río San Juan, proximidades del poblado de Colorado y la confluencia  de dicho río con el río San Juan , de manera generalizada se la ha denominado como Isla  Calero.     Con  mayor  precisión  y  claridad  geográfica,  el  territorio  antes  indicado  está  conformado  por las Islas Portillos e Isla Calero y  corresponde a la zona de influencia de las operaciones  de dragado que realiza el Gobierno de Nicaragua.     Isla Portillos se localiza en el sector norte del territorio antes referido.     Isla  Portillos  e  Isla  Calero,  son  parte  del  Refugio  de  Vida  Silvestre  Corredor  Fronterizo  y  Refugio de Vida Silvestre Barra del Colorado, bajo administración del MINAET (Ministerio  de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones).      Isla Portillos, tiene las siguientes colindancias:    • Norte: río San Juan – Laguna Los Portillos.  • Sur: río Taura.  • Este: Mar Caribe.  • Oeste: río San Juan.    Descripción:  inicia  en  el  sito  correspondiente  a  Mojón  I,  continuando  por  la  margen  derecha  de  Laguna  Los  Portillos  y  río  San  Juan,  hasta  llegar  a  la  confluencia  con  el  río  Taura,  se  continúa  por  este  último  hasta  colindar  con  el  mar  Caribe,  en  el  BM  2  aproximado, se continúa ahora por la línea de la costa, hasta el sitio de Mojón I, que es el  punto de inicio de la presente descripción.   

Extensión: 16.8 kilómetros cuadrados.         

30 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

MAPA PRESENTADO POR COSTA RICA ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA POR EL DIFERENCDO DE LIBRE NAVEGACIÓN EN EL RÍO SAN JUAN (MEMORIAL OF COSTA RICA, VOLUME 1, 29 AUGUST 2006)

 

 

31 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Isla Calero, tiene las siguientes colindancias:  • Norte: río Taura y Mar Caribe.  • Sur: río Colorado y el Caño Bravo.  • Este: laguna de Atrás y laguna Agua Dulce.  • Oeste: río San Juan.     Descripción:  inicia  en  la  colindancia  del  río  Taura,  con  el  mar  Caribe,  en  el  BM  2  aproximado,  para continuar por este río, hasta llegar a la confluencia con el río San Juan,  se  continúa  ahora  por  el  río  San  Juan,  hasta  llegar  a  la  confluencia  con  el  río  Colorado,  siguiendo ahora por este último, hasta llegar a la confluencia con el Caño Bravo, luego se  sigue por este Caño hasta la desembocadura del río Colorado, se continúa por este último  río,  hasta  llegar  a  interceptar  un  río,  que  va  en  dirección  norte  y  que  conecta  con  la  Laguna de Atrás, se continúa por esta Laguna de Atrás, para proseguir luego por la Laguna  Agua Dulce, siempre en dirección norte, hasta salir al mar Caribe, finalmente se continúa  por la línea de la costa, al noroeste, hasta llegar a la desembocadura del río Taura, que es  el último punto de inicio de la presente descripción.     Extensión: 151.6 kilómetros cuadrados.       NOTAS:  1. Como dato importante de referencia, el sitio  denominado como Finca Aragón se  localiza específicamente en Isla Portillos.    2. Isla Calero fue bautizada con ese nombre en honor al capitán Alonso Calero, quien  junto con el capitán Diego Machuca de Suazo fueron los exploradores de la cuenca  del río San Juan por allá en el año 1539.                                   

32 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

MAPA PRESENTADO POR NICARAGUA ANTE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA POR EL DIFERENCDO DE LIBRE NAVEGACIÓN EN EL RÍO SAN JUAN (COUNTER-MEMORIAL OF THE REPUBLIC OF NICARAGUA, VOLUME 1, 29 MAY 2007)

 

  

       

33 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

ll.  RECUENTO HISTÓRICO     

• LA FIJACIÓN DEL LÍMITE EN LA DESEMBOCADURA DEL SAN JUAN.     

El tratado Cañas‐Jerez   

Costa Rica  y  Nicaragua  se  independizaron  simultáneamente  de  la  Monarquía  Española,  en  1821,  y  pocos  años  después  se  incorporaron  a  la  Federación  Centroamericana,  de  la  que  ambas  se  separaron  en  1838  para  convertirse  en  países  soberanos  e  independientes.  La  plena  soberanía  conllevó  la  necesidad  de  fijar  con  claridad  la  frontera  entre  ambos  Estados,  tarea  que  no  fue  fácil  debido  entre  otras  cosas  a  la  imprecisión  de  los  documentos  coloniales  que  podían  servir  de  base  para  la  delimitación,  las  pretensiones de cada parte, la topografía de la región fronteriza y la importancia  estratégica del río San Juan y el  lago  de  Nicaragua  como  posible  ruta  de  un  canal  interoceánico 1 .    Después  de  varios  convenios  de límites o de arbitraje que no  se  ratificaron,  Costa  Rica  y  Nicaragua suscribieron el 15 de  abril de 1858 el tratado Cañas‐ Jerez,  que  fue  rápidamente  aprobado  por  ambos  países  y  cuyas  ratificaciones  se  canjearon en el mismo mes de  abril de 1858.     José  María  Cañas  Escamilla  y  Máximo  Jerez  Tellería  (Costa  Rica  y  Nicaragua  respectivamente)  firmaron  el  Tratado de límites Cañas ‐ Jerez  el 15 de abril de 1858. 

1

Sobre la historia de los límites entre Costa Rica y Nicaragua hay abundante bibliografía en ambos países, cuyos historiadores, a veces con apasionamiento, han procurado defender las tesis sostenidas por su respectivo país en las controversias fronterizas. Entre los textos ajenos a ambos que tratan el tema cabe mencionar la detallada obra de IRELAND, Gordon, Boundaries, possessions and conflicts in Central America and the Caribbean, Cambridge, Harvard University Press, 1ª. ed., 1941.

34 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

El tratado Cañas‐Jerez establece en su artículo 2º dice:    

   “La  línea  divisoria  de  las  dos  Repúblicas,  partiendo  del  mar  del  Norte,  comenzará  en  la  extremidad  de  Punta  de  Castilla  en  la  desembocadura  del  río  San  Juan  de  Nicaragua,  y  continuará marcándose con la margen derecha del expresado río, hasta un punto distante  del Castillo Viejo tres millas inglesas, medidas desde las fortificaciones exteriores de dicho  Castillo hasta el indicado punto.   De allí partirá una curva, cuyo centro serán dichas obras, y distará de él tres millas inglesas  en toda su progresión, terminando en un punto que deberá distar dos millas de la ribera  del  río  aguas  arriba  del  Castillo.  De  allí  continuará  en  dirección  al  río  de  Sapoá,  que  desagua en el Lago de Nicaragua, siguiendo un curso  que  diste  siempre  dos  millas de la margen derecha del río de San Juan con  sus  circunvoluciones hasta su origen en el Lago, y de la  margen  derecha  del  propio  Lago  hasta  el  expresado río de Sapoá, en donde terminará esta  línea paralela a dichas riberas. Del punto en que  ella  coincida  con  el  río  de  Sapoá,  el  que  por  lo  dicho, debe distar dos millas del Lago, se tirará  una  recta  astronómica  hasta  el  punto  céntrico  de  la  Bahía  de  Salinas,  en  el  mar  del  Sur,  donde quedará terminada la demarcación del  territorio  de  las  dos  Repúblicas  contratantes.”    El artículo 3º dispuso que los gobiernos de Costa Rica  y  Nicaragua  nombraran  comisionados  para  hacer  las  Artículo  #3  del  Tratado  de  Límites  Artículo #2 del Tratado de Límites Cañas‐Jerez firmado en 1858  

Cañas‐Jerez firmado en 1858  

35 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

medidas necesarias y en el artículo 6º estableció que, si bien a Nicaragua le corresponde el  dominio y sumo imperio sobre las aguas del río San Juan, Costa Rica tiene “… en dichas aguas  los  derechos  perpetuos  de  libre  navegación,  desde  la  expresada  desembocadura  hasta  tres  millas inglesas antes de llegar al Castillo Viejo, con objetos de comercio, ya sea con Nicaragua  o  al  interior  de  Costa  Rica  por  los  ríos  de  San  Carlos  o  Sarapiquí,  o  cualquiera  otra  vía  procedente  de  la  parte  que  en  la  ribera  del  San  Juan  se  establece  corresponder  a  esta  República…”    Con el canje de ratificaciones del tratado Cañas‐Jerez quedó clara y definitivamente fijada la  frontera entre Costa Rica y Nicaragua, que en su extremo oriental debía comenzar, según ese  convenio, “…en la extremidad de Punta de Castilla en la desembocadura del río San Juan de  Nicaragua,  y  continuará  marcándose  con  la  margen  derecha  del  expresado  río…”.  No  hay,  por consiguiente, duda alguna de a qué país pertenecen las tierras ribereñas del río San Juan  en esa parte de la frontera: las que se encuentran en la margen derecha del río pertenecen  indubitablemente a Costa Rica, y las situadas en la margen izquierda, así como todo el cauce  del San Juan, pertenecen a Nicaragua.    En  los  años  inmediatamente  posteriores  a  la  ratificación  del  tratado,  hubo  acciones  de  Nicaragua  destinadas  a  efectuar  obras  en  el  río  San  Juan  y  obstruir  el  río  Colorado,  que  es  enteramente  costarricense.  Debido  a  las  protestas  de  Costa  Rica,  Nicaragua  detuvo  las  obras  y  reconoció  claramente  los  derechos  costarricenses.    La  exigencia  de  que  se  respeten  los  Mapa  publicado  en  1861,  en  Alemania.  Con  base  en  datos  de  derechos costarricenses, en el siglo XIX  campo  anteriores  a  1859,  después  de  la  firma  del  tratado  de  o en la actualidad, no quiere decir que  límites Cañas‐Jerez de 1858. Costa  Rica  haya  pretendido  ni  pretenda en lo más mínimo poner en duda la soberanía de Nicaragua sobre todo el curso del  río  San  Juan  o  los  territorios  situados  en  su  margen  izquierda.  Contrariamente  a  lo  que  afirman una y otra vez autoridades nicaragüenses, desde la firma del tratado Cañas‐Jerez, en  1858, hasta la actualidad, Costa Rica jamás ha pretendido disputar a Nicaragua su exclusiva  soberanía sobre el río San Juan, sino que solamente ha exigido respeto para los derechos de  navegación que tiene en su curso inferior y para que Nicaragua respete la integridad del río,  sin efectuar obras que puedan afectar los derechos o la soberanía de Costa Rica.    

      36 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

El Laudo Cleveland   

En el  decenio  de  1870  las  autoridades  nicaragüenses  comenzaron a formular una serie de dudas sobre la validez del  tratado Cañas‐Jerez, por cuanto su ratificación por Nicaragua la  había  efectuado  una  asamblea  constituyente  y  no  un  cuerpo  legislativo ordinario. Después de varios intentos por resolver el  problema bilateralmente, Costa Rica y Nicaragua acordaron en  1886  someterlo  al  arbitraje  del  Presidente  de  los  Estados  Unidos  de  América,  quien  no  solo  debería  determinar  la  cuestión  de  la  validez  del  tratado  de  límites,  sino  además  resolver  los  problemas  de  interpretación  de  su  texto  que  le  planteasen las partes, en el caso de que lo declarase válido.    El 22 de marzo de 1888, el Presidente de los Estados Unidos,  Grover  Cleveland,  confirmó  la  validez  del  tratado  Cañas‐Jerez  Grover  Cleveland,  Presidente  de  en  un  laudo  arbitral  en  el  que  además  resolvió  una  serie  de  los  Estados  Unidos  de  América  puntos  de  dudosa  interpretación  que  sobre  su  texto  había  en  dos  ocasiones  (1885–1889  y  1893–1897)  planteado Nicaragua.     Al  resolver  en  el  punto  1  de  su  aparte  Tercero,  la  primera  de  las  cuestiones  de  dudosa  interpretación  planteadas  por  Nicaragua  quedó  resuelta:  el  laudo  Cleveland  confirmó  la  frontera fijada en el tratado Cañas Jerez, es decir, la línea que comienza en Punta Castilla en  el mar Caribe, en la desembocadura del río San Juan:    “La Línea divisoria entre las  Repúblicas de Nicaragua y Costa Rica, por el lado del Atlántico,  comienza en la extremidad  de Punta de Castilla, en la boca del río San Juan de Nicaragua,  como existían la una y la otra el quince de Abril de 1858. La propiedad del acrecimiento que  haya tenido dicha Punta de Castilla debe gobernarse por las leyes aplicables a ese objeto.”    De la validez del tratado y del texto del laudo se desprende claramente que no existe una  disputa fronteriza entre Costa Rica y Nicaragua. Al confirmar Punta Castilla como punto de  partida  del límite, el  Laudo Cleveland mantuvo entonces la misma situación establecida en  1858:  en  el  curso  inferior  del  San  Juan,  los  territorios  que  se  encuentran  en  la  margen  derecha  del  río  pertenecen  indudablemente  a  Costa  Rica,  y  los  situados  en  la  margen  izquierda, así como todo el cauce del San Juan, pertenecen indudablemente a Nicaragua.                

37 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Los Laudos Alexander   

La demarcación  material  de  la  frontera  originó  nuevas  discrepancias  entre  ambos  países,  entre  otras  cosas  porque  las  comisiones  de  deslinde  nombradas  al  efecto  no  lograron  ponerse de acuerdo sobre la ubicación exacta de los puntos extremos de los que debía partir  el límite. Para tratar de llegar a un arreglo, se firmó, el 23 de diciembre de 1890, el tratado  Castro‐Guerra, que no fue ratificado, y finalmente, el  27  de  marzo  de  1896,  la  convención  Pacheco‐Matus  (también  llamada  Pacheco‐Coronel),  que  sí  fue  aprobada  por  ambos  países.   En  esta  convención,  se  dispuso que un ingeniero, designado por el Presidente  de  los  Estados  Unidos  de  América,  resolvería  como  árbitro,  de  modo  inapelable,  las  discrepancias  de  las  comisiones  de  deslinde  nombradas  por  Costa  Rica  y  Nicaragua. Para estos efectos, el Presidente Cleveland  nombró,  el  17  de  febrero  de  1897,  al  ingeniero  Edward Porter Alexander.     Al  iniciarse  los  trabajos  de  demarcación  en  la  desembocadura  del  río  San  Juan,  el  primer  desacuerdo  surgió  en  torno  a  la  ubicación  exacta  de  Punta  Castilla,  el  punto  mencionado  en  el  tratado  Cañas‐Jerez  como  inicio  del  límite.  Nicaragua  pretendía  que  la  demarcación  se  iniciara  en  la  ACTAS  ALEXANDER:  Acta  X  de  02  de  marzo  de  llamada  boca  del  Taura,  mientras  que  Costa  Rica  1898. Tomo I, página 33  ubicaba  el  punto  extremo  en  el  paraje  denominado  Punta Arenas. El ingeniero Alexander descartó ambos criterios y dictó, el 30 de setiembre de  1897,  en  San  Juan  del  Norte,  un  laudo  arbitral  que  figura  en  el  anexo  8  y  cuya  parte  final  dispone:    “El lugar exacto, que fue la extremidad de la tierra firme (Headland) de Punta de Castilla el  15 de abril de 1858, ha sido hace mucho tiempo cubierto por el mar Caribe, y no hay en los  mapas  antiguos  conformidad  suficiente  en  cuanto  a  la  línea  de  la  orilla  del  mar,  que  permita decir con alguna certeza la distancia exacta o dirección de él respecto al extremo  de la tierra firme actual (Headland). Estaba por allí en dirección Noreste y probablemente  entre seiscientos y mil seiscientos (1,600) pies de distancia, pero no puede ser ahora fijado  con certeza. En tales circunstancias se cumplen mejor las disposiciones del Tratado y del  Laudo  del  Presidente  Cleveland,  adoptando  lo  que  es  realmente  el  extremo  de  la  tierra  firme (Headland) de hoy, o sea la extremidad Noreste de lo que parece ser la tierra firme  en el lado oriental de la margen de Harbor Head.    

38 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

De conformidad con esto, he hecho personal inspección de este terreno, y declaro que la  línea  inicial  de  la  frontera,  corre  como  sigue,  a  saber:  Su  dirección  será  recta  Noreste  y  Sureste  a  través  del  banco  de  arena  desde  el  Mar  Caribe  hasta  tocar  en  las  aguas  de  la  Laguna  de  Harbor  Head.  Ella  pasará  en  su  punto  más  próximo  distante  300  pies,  trescientos pies, del lado Noroeste de la cabaña que actualmente se halla en esa vecindad.  Al llegar a las aguas de la Laguna Harbor Head la línea divisoria dará vuelta a la izquierda  o sea hacia el Sureste y continuará marcándose con la orilla del agua alrededor del Harbor  hasta llegar al río propio por el primer caño que encuentre. Subiendo este caño, y subiendo  el río propio la línea continuará ascendiendo como está dispuesto en el Tratado.”     En  el  mapa  preparado  entonces  queda  perfectamente  clara  la  ubicación  de  la  línea  fronteriza, primero atravesando el banco de  arena existente allí y después bordeando la  bahía  o  laguna  denominada  Harbor  Head.  El  mapa  también  indica  las  pretensiones  de  Costa Rica y de Nicaragua, que fueron descartadas por el árbitro.   

Del mapa queda perfectamente claro que el territorio hoy conocido como Isla  Portillo‐Isla  Calero,  al  sur  de  la  laguna  o  bahía  llamada  en  1897  Harbor  Head  (también  conocida  hoy  como  Laguna  Los  Portillos),  y    en  la  margen  derecha  del  río  San  Juan,  le  pertenece  exclusivamente  a  Costa  Rica  y  en  ese  territorio  Nicaragua  no  tiene  absolutamente  ningún  derecho.   

39 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nicaragua alega que una parte de la isla Calero pertenece a su territorio. Con tal fin, ha  indicado que dicho territorio se integró por accesión a Costa Rica, pues en 1858 existía un  canal en dicho lugar. Esto carece de fundamento, y la mejor demostración de ello está en  los laudos Alexander. Al emitirse esos fallos arbitrales se trataba de determinar el límite  de ambos países tal y como fue establecido en 1858.     En  el  primer  laudo  Alexander,  del  30  de  setiembre  de  1897,  compuesto  por  los  argumentos del árbitro y el mapa de la zona, no  se describe un canal con esas características en  la  zona,  ni  se  realiza  mención  alguna  de  su  existencia.  Resulta  extraño  que  Alexander,  quien  realizó  una  cuidadosa  inspección  en  el  lugar,  no  tomase  en  cuenta  dicha  situación  al  elaborar  y  aprobar  el  mapa,  aunque  incluyera  otros  accidentes  geográficos  de  menor  importancia  que  ese  hipotético  canal.  La  explicación  de  esta  omisión  es  muy  simple:  el  canal no existía.  Plano histórico de 1897 de la Comisión Demarcatoria    En su laudo número 3, emitido el 22  de  marzo  de  1898,  el  ingeniero  Alexander  confirmó  una  vez  más  la  soberanía  costarricense  sobre  las  tierras situadas en la margen derecha  del  San  Juan,  al  decir  que  (el  subrayado no es del original):    “… para la inteligencia clara de toda  la materia y también en conformidad  con  los  principios  enunciados  en  mi  primer  Laudo,  que,  en  la  interpretación práctica de Tratado de  Mapa histórico de 1898 de sector Punta Castilla  1858,  el  río  San  Juan  debe  ser  Elaborado por la marina de Estados Unidos de América considerado  como  un  río  navegable,  yo  por  consiguiente  declaro  ser  la  exacta  línea  de  división  entre  la  jurisdicción  de  los  dos  países, el borde de las aguas sobre la margen derecha, cuando el río se halla en su estado  ordinario, navegable por las embarcaciones y botes de uso general.     En este estado toda porción de las aguas del río está en jurisdicción de Nicaragua. Toda  porción de la tierra de la margen derecha está en jurisdicción de Costa Rica. La medida y  localización hecha ahora por las partes en el campo día por día, determina puntos sobre  esta línea a convenientes intervalos, pero la línea divisoria entre estos puntos no corre por  línea  recta,  sino  por  el  borde  de  las  aguas  en  el  estado  navegable  como  arriba  se  dijo,  40 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

marcando así una línea curva de irregularidades innumerables que son de pequeño valor y  que exigirían un gran gasto para trazarse minuciosamente.”  2    Los trabajos de deslinde concluyeron oficialmente en Managua el 24 de julio de 1900, con la  firma del acta final de las comisiones.    

Las sentencias  de  la  Corte  de  Justicia  Centroamericana  y  la  Corte  Internacional de Justicia   

Debido a que Nicaragua había suscrito, sin consultar a Costa Rica, una convención canalera  con los Estados Unidos, en la que se afectaban los derechos costarricenses de navegación en  el  San  Juan,  Costa  Rica  demandó  a  Nicaragua  en  la  Corte  de  Justicia  Centroamericana,  establecida por un tratado suscrito en Washington en 1907. El 30 de setiembre de 1916 la  Corte  falló  a  favor  de  Costa  Rica  y  consideró  que  tenía  voto  decisivo  con  respecto  a  la  concesión  canalera,  la  cual  Nicaragua  no  podía  haber  válidamente  concluido  sin  tomar  en  cuenta los derechos costarricenses.  La Corte destacó que el dominio de Nicaragua en el San  Juan no es absoluto ni ilimitado, y que los derechos de Costa Rica en ese río “se confunden en  su desarrollo, según el sentir de los tratadistas, con las facultades soberanas del imperium.” 3    Sin  embargo,  la  sentencia  de  la  Corte  de  Justicia  Centroamericana  no  se  refirió  a  asuntos  limítrofes,  dado  que  la  frontera  estaba  perfectamente  clara  y  definida,  y  ni  Costa  Rica  ni  Nicaragua pretendían su alteración o dudaban de su interpretación.    En 2005, Costa Rica demandó a Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia, debido a  una  serie  de  disputas  entre  ambos  países  con  respecto  a  los  alcances  de  los  derechos  de  navegación en el río San Juan. Ni Costa Rica ni Nicaragua plantearon ante la Corte de La Haya  ninguna  pretensión  de  carácter  territorial,  ni  ninguna  de  las  dos  adujo  que  se  hubieran  interpretado  erróneamente  las  líneas  de  demarcación.  Si  hubiera  habido  una  disputa  territorial,  por  mínima  que  fuera,  lo  lógico  y  lo  natural  hubiera  sido  incluirla  en  el  litigio  mencionado, pero ninguno de los dos países litigantes lo hizo, por la sencilla razón de que en  2005 no existía disputa territorial alguna. Ambas partes aceptaban y reconocían, sin sombra  de  duda,  que  la  frontera  estaba  perfectamente  delimitada  por  el  tratado  Cañas‐Jerez,  el  laudo Cleveland y los laudos Alexander: a Nicaragua le corresponde la soberanía del cauce  del San Juan y el territorio ubicado en  su margen izquierda, y a Costa Rica el de  su margen  derecha, desde el Caribe hasta el punto indicado por el convenio de límites. Por consiguiente,  la  sentencia  de  la  Corte,  emitida  en  2009,  no  hizo  referencia  a  cuestiones  de  soberanía  territoriales, porque las partes no las incluyeron en sus alegatos y réplicas.    Si  Nicaragua  hubiera  considerado,  por  alguna  razón,  que  le  pertenecía  algún  territorio  ubicado en la margen derecha del río San Juan, como el de la isla Portillos o cualquier otro,  2

El texto de los laudos Alexander puede consultarse en RODRÍGUEZ SERRANO, Felipe, Los derechos de Costa Rica y Nicaragua en el río San Juan, San José, Lehmann Editores, 1ª. ed., 1983. 3 La sentencia de la Corte de Justicia Centroamericana en el caso figura en la revista Anales de la Corte de Justicia Centroamericana, San José, 1916.

41 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

¿no hubiera  sido  lo  lógico  haber  formulado  el  reclamo  entonces,  para  que  la  Corte  Internacional  de  Justicia  determinara  a  quien  correspondía  la  soberanía  del  territorio  supuestamente en disputa? Lo cierto es que desde que, en 1897, el primer Laudo Alexander,  con claridad meridiana, trazó de modo preciso e indubitable la demarcación, Nicaragua lo dio  por bueno y perfecto y nunca hasta ahora formuló reclamo alguno sobre el particular, ni ante  la Corte Internacional de Justicia ni ante ninguna otra instancia.    Solamente hasta ahora, en noviembre de 2010, después de ciento cincuenta y dos años de la  firma del tratado Cañas‐Jerez, y cuando ya se llevaban ciento trece años de pacífico y puntual  acatamiento por ambos países de la línea precisada por el árbitro Alexander, Nicaragua ha  pasado por alto estos instrumentos jurídicos internacionales vinculantes y obligatorios para  ocupar  militarmente,  por  sí  y  ante  sí,  una  porción  de  territorio  indudablemente  costarricense, ubicada en el extremo del la isla Portillo‐isla Calero, en la margen derecha del  río San Juan.        

• LA NAVEGACIÓN EN EL RÍO COLORADO   

El río Colorado: referencias históricas     

Desde la firma y canje del tratado de límites  en  1858  Costa  Rica  nunca  ha  pretendido  disputar la exclusiva soberanía de Nicaragua  en  el  río  San  Juan.  Por  más  que  los  gobernantes  de  Nicaragua  han  atribuido  una y otra vez a Costa Rica la pretensión de  apoderarse  del  río,  nunca  han  podido  citar  en  su  apoyo  una  sola  manifestación  oficial  costarricense  a  ese  respecto,  ni  verbal  ni  escrita,  por  la  simple  razón  de  que  no  han  Río Colorado de Costa Rica existido. Costa Rica, como lo repitió hasta el  cansancio  en  la  Corte  Internacional  de  Justicia,  no  ha  pretendido  nunca  ni  pretende  ahora  poner en duda la soberanía nicaragüense en todo el río San Juan.     Todo lo contrario ocurre con respecto al río Colorado, entera y exclusivamente costarricense,  con  respecto  al  cual  las  autoridades  de  Nicaragua  sí  han  formulado  reiteradamente  pretensiones, a pesar de que ningún instrumento jurídico internacional vigente les sirva de  fundamento.    Al acercarse al Caribe, el río San Juan se divide en una serie de brazos. Uno de ellos es el San  Juan propiamente dicho, que desagua en la bahía de su nombre, al oeste del antiguo puerto  42 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

de San Juan del Norte y al este de Punta Castilla. Como la margen derecha del San Juan es el  límite entre Costa Rica y Nicaragua, los cursos de agua que salen del San Juan y se internan  en  territorio  costarricense,  como  el  Colorado,  son  enteramente  costarricenses,  y  así  lo  dispuso el tratado Cañas Jerez en 1858, al fijar Punta Castilla como punto extremo del límite,  en  lugar  de  la  desembocadura  de  alguno  de  esos  otros  brazos  situada  más  al  sur  sobre  la  costa caribeña.    Desde  fecha  remota,  una  buena  parte  de  las  aguas  del  San  Juan  desaguan  por  el  río  Colorado.    Ya  en  1745,  el  Gobernador  de  Nicaragua,  Don  José  Antonio  Lacayo  de  Briones,  indicaba a la Corona española que de los brazos del San Juan, “el Colorado es el más copioso  de  agua  y  de  mejor  barra,  que  pueden  entrar  por  él  balandras  y  barcos  grandes”.  Obviamente en 1745 los habitantes de la  Provincia de Costa Rica ni siquiera vislumbraban la  posibilidad de la independencia y de la firma del Cañas‐Jerez, ni podrían haber pensado en  trabajar  por  desviar  el  río,  cuando  ni  siquiera  se  contaba  con  un  sendero  para  llegar  a  sus  riberas.  El  historiador  nicaragüense,  Alejandro  Bolaños  Geyer,  en  su  libro  San  Juan  de  Nicaragua  dice  que  “Cuando  España  enseguida  conquista  y  coloniza  Costa  Rica,  ésta  no  mantiene ningún nexo con el Lago de Nicaragua ni con el río San Juan…” 4     

La destrucción de la Isla Concepción   

El caudal  que  recibe  el  Colorado  del  San  Juan  aumentó  considerablemente  a  partir  de  1858, debido a un hecho en el que Costa Rica no tuvo ninguna participación. Según refiere  el mismo historiador nicaragüense, Bolaños Geyer, en su libro Campana rota, camalotes,  tumbas  y  olvido 5 ,  en  la  bifurcación  del  San  Juan  y  el  Colorado  existía  una  pequeña  isla,  conocida  como  el  nombre  de  Concepción.  Con  propósitos  de  explotación  maderera,  un  británico llamado John Leefe deforestó completamente la isla.     Durante la estación lluviosa de ese mismo año, una crecida del río San Juan desmoronó la  isla  y  se  la  llevó  hacia  el  mar  en  pedazos,  que  los  vecinos  de  San  Juan  del  Norte  vieron  pasar. Al desintegrarse la Isla Concepción, el agua quedó sin obstáculos para entrar en el  río  Colorado,  y  este  empezó  a  recibir  mucho  mayor  caudal  que  en  años  anteriores,  mientras que menguaba el curso final del río San Juan.     En  la  misma  obra,  Bolaños  indica  que  “Al  desintegrarse  la  isla  frente  a  la  bifurcación,  el  90% de las aguas se desvía ya por el cauce del Colorado. Al entrar el verano en noviembre  de 1858 y bajar el río, la débil corriente que llega a la bahía deposita en ella toda su arena  y ciega el puerto, anegándolo en 1859… la ruina de San Juan de Nicaragua aumenta los  costos  en  los  proyectos  de  construcción  del  canal  y  a  finales  del  Siglo  XIX  contribuye  a  inclinar la balanza en favor de Panamá…. en nuestra reciente contienda fratricida, allá por 

4

BOLAÑOS GEYER, Alejandro, San Juan de Nicaragua, Managua, 1ª. ed., 1998, p. 12.

5

BOLAÑOS GEYER, Alejandro, Campana rota, camalotes, tumbas y olvido, Masaya, 1ª. ed., 1999, pp. 55 y ss.

43 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

1985, nuestro  propio  ejército  nicaragüense  (entonces  llamado  sandinista)  bombardeó  y  arrasó hasta la última vivienda de la población.”  6     

Intentos nicaragüenses por obstruir el Colorado   

En muchas  oportunidades,  después  de  la  firma  del  Cañas‐Jerez,  Nicaragua,  o  empresas  que  operaban  en  su  territorio  por  concesiones  nicaragüenses,  pretendieron  obstruir  el  nacimiento del río Colorado para rehabilitar la boca de San Juan del Norte.     En diciembre de 1859, cuando el tratado Cañas‐Jerez de 1858 aún no había cumplido dos  años de estar en vigencia, el Canciller de Nicaragua, don Pedro Zeledón Mora, expresó en  una nota a su colega de Costa Rica, don Jesús Jiménez Zamora, que el puerto de San Juan  del Norte se hallaba casi inutilizado “por la arena que las avenidas del río acumulan desde  que sus aguas se han desviado en abundancia por el río Colorado”. 7    El  15  de  julio  de  1863,  el  Canciller  de  Costa  Rica,  don  Julián  Volio,  se  dirigió  al  Canciller  Zeledón para expresarle que había tenido noticias de que la empresa que explotaba la vía  del  tránsito  se  disponía  a  obstruir  el  Colorado.  El  21  de  julio,  Zeledón  advirtió  a  esa  compañía  que  no  debía  cerrar  la  boca  del  Colorado  ni  ejecutar  ninguna  otra  obra  semejante, y advirtió del hecho al gobierno de Costa Rica. Obviamente, si así actuaba el  Canciller de Nicaragua con respecto a una empresa autorizada por su Gobierno, hubiese  actuado incluso con mayor energía para reclamar por una supuesta acción de Costa Rica  para desviar el San Juan hacia el Colorado, de haber existido.    Ante nuevos intentos para cerrar el Colorado, el 26 de junio de 1866, el Canciller Volio se  dirigió al Gobierno de Nicaragua para reiterar su nota de 15 de julio de 1863. Nicaragua  reiteró  que  respetaría  siempre  los  derechos  reclamados  y  se  cuidaría  que  los  intereses  costarricenses no sufrieran menoscabo.    A  mediados  de  1868,  Costa  Rica  y  Nicaragua  firmaron  la  convención  Volio‐Zelaya,  mediante la cual se acordaba efectuar un reconocimiento de las bocas del San Juan y el  colorado a fin de determinar la posible ubicación de un puerto, “haciendo que el todo o  parte de las aguas de los dos ríos en que se divide el alto San Juan tome un solo cauce”.     En los tratados Esquivel‐Rivas, de 21 de diciembre de 1868, y Jiménez‐Montealegre, de 21  de  junio  de  1869,  ninguno  de  los  cuales  fue  ratificado,  el  Gobierno  de  Costa  Rica  “...  concede al de Nicaragua las aguas del río Colorado a fin de que desviándolas de su curso  actual,  en  todo  o  en  parte,  y  echándolas  sobre  el  río  San  Juan  pueda  obtener  el  restablecimiento  o  mejora  del  puerto  de  San  Juan  de  Nicaragua”  (Art  1º  de  ambos  6

Ibid., pp. 17-18. El texto de la nota se reproduce en PÉREZ ZELEDÓN, Informe sobre la cuestión de validez del tratado de límites de Costa Rica y Nicaragua y puntos accesorios sometidos al arbitraje del señor Presidente de los Estados Unidos de América, Washington, D. C., Gibson Bros., 1ª. ed., 1887, p. 217. 7

44 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

tratados). Nótese  que  se  dice  concede,  es  decir,  que  no  se  trataba  de  que  Costa  Rica  “dejase de desviar” el río, lo cual ni estaba haciendo ni lo alegó Nicaragua.  8    En 1877 y 1882 hubo roces entre ambos países por nuevos intentos de parte de Nicaragua  para  obstruir  unilateralmente  la  boca  del  Colorado.  En  ningún  momento  Nicaragua  pretendió que Costa Rica hubiese hecho o estuviese haciendo algo para desviar el río.     En 1883 se firmó el tratado Zambrana‐Álvarez y, en 1884, otro, el Castro‐Navas, mediante  los cuales se modificaba la frontera de 1858 para que el Colorado se convirtiese en límite,  pero ninguno de estos convenios fue ratificado. En el tratado Soto‐Carazo de 26 de julio  de 1887 se acordó que para hacer navegable el San Juan en el trayecto entre el océano y  el nacimiento del Colorado se tomasen las aguas de éste, pero aunque Costa Rica aprobó  el convenio, las Cámaras de Nicaragua lo rechazaron 9 .     

Pretensiones de Nicaragua para ubicar la frontera en el Colorado o el Taure   

En el  litigio  (1887‐1888)  ante  el  árbitro  Stephen  Grover  Cleveland,  Presidente  de  los  Estados Unidos de América, Nicaragua no hizo ninguna referencia a supuestos intentos de  Costa Rica para llevar las aguas del San Juan al Colorado, a pesar de que en sus alegatos se  refirió reiteradamente a este río e incluso inquirió del árbitro si podía considerarse como  frontera. En el punto 7 de su artículo 3°, el Laudo rechazó de modo rotundo y enfático esa  posibilidad, al señalar:    “El  brazo  del  río  San  Juan  conocido  con  el  nombre  de  río Colorado  no debe  considerarse  como límite entre las Repúblicas de Costa Rica y Nicaragua en ninguna parte de su curso.  (En el original: “The branch of the River San Juan known as the Colorado River must not be  considered as the boundary between the Republics of Costa Rica and Nicaragua in any part  of its course.”)    Al iniciarse los trabajos de demarcación en 1897, y ante la duda de la ubicación exacta de  Punta  Castilla,  Nicaragua  pretendió,  como  ya  se  indicó,  que  el  punto  de  partida  de  la  frontera  debía  estar  en  la  boca  del  río  Taura  o  Taure,  curso  de  agua  que  divide  la  isla  Portillo y la isla Calero. En esa oportunidad, como ya se indicó, el árbitro Alexander fijó el  inicio de la frontera en un punto mucho más al norte de lo que pretendía Nicaragua, con  lo cual se confirmó que el Taure era un río enteramente costarricense.     Obviamente,  de  acuerdo  con  el  Laudo  Alexander,  el  Taure  fue  considerado  como  costarricense  y  no  se  reconoció  a  Nicaragua  ningún  derecho  en  él,  menos  aún  podría  alegar  Nicaragua  derecho  alguno  sobre  el  Colorado,  ubicado  mucho  más  al  sur.  Específicamente,  en  el  primer  Laudo  Alexander,  emitido  el  30  de  setiembre  de  1897,  el  8

El texto de estos tratados figura en la Colección de los tratados internacionales celebrados por la República de Costa Rica, San José, Tipografía Nacional, 1ª. ed., 1892-1893, 2 vols. 9 Ibid.

45 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

ingeniero arbitrador dijo expresamente que la línea divisoria, es decir, la margen derecha  del San Juan, no podía seguir por el Colorado o el Taura, “… porque ninguno de ellos es vía  comercial  de  comunicación,  puesto  que  ni  el  uno  ni  el  otro  tiene  un  puerto  en  su  desembocadura…  tiene  que  seguir  por  el  ramal  restante,  o  sea  el  llamado  Bajo  de  San  Juan;  pasar  por  su  puerto  y  concluir  en  el  mar…  El  término  natural  de  esa  línea  es  la  extremidad derecha de tierra, en la boca del puerto.”    Todos los mapas oficiales, tanto de Costa Rica como de Nicaragua, posteriores a los laudos  Alexander, confirman sin lugar a dudas que el río Colorado es enteramente costarricense.     

Nuevos intentos por rehabilitar el cauce del San Juan   

En la  declaración  de  Brimont,  suscrita  por  los  Presidentes  de  Costa  Rica,  Don  Cleto  González Víquez, y de Nicaragua, Don José Santos Zelaya López, el 10 de enero de 1908, se  expresó el propósito de rehabilitar para la navegación la boca principal del San Juan, sin  perjudicar el caudal de aguas del río Colorado y sus derivados meridionales 10 .     El tratado Anderson‐Irías de 2 de abril de 1908, que no llegó a ser ratificado, precisó los  medios  para  ello,  diciendo  que  Nicaragua  ejecutaría  las  obras  y  sufragaría  el  80%  de  los  gastos y Costa Rica el resto 11 . Si la obstrucción de la boca del San Juan se hubiese debido a  acciones de Costa Rica, obviamente Nicaragua no habría aceptado costear el 80% de las  obras.     Lo cierto es que ni una sola vez entre 1858 y 1908 Nicaragua protestó ante Costa Rica en  relación con supuestos intentos para desviar el San Juan hacia el Colorado, sino más bien  fue  Costa  Rica  la  que  se  opuso  a  la  obstrucción  del  Colorado  cuando  se  quiso  hacerlo  unilateralmente.     Nótese que todas las veces en que Nicaragua aspiró a obtener el consentimiento de Costa  Rica para realizar obras en el río a fin de rehabilitar la boca del San Juan, Costa Rica estuvo  dispuesta  a  que  ello  ocurriera  e  incluso  en  el  tratado  Anderson‐Irías  de  1908  aceptó  costear  el  20%  de  esas  obras.  Semejante  política  no  parece  concordar  con  la  gratuita  afirmación de que hubiese sido Costa Rica la responsable de obstruir deliberadamente el  río San Juan para llevar sus aguas al Colorado.    En la sentencia de la Corte de Justicia Centroamericana de 30 de setiembre de 1916, este  tribunal dejó claro que el tratado Bryan‐Chamorro, suscrito entre Nicaragua y los EEUU en  1914,  con  el  propósito  de  construir  un  canal  en  el  río  San  Juan,  había  olvidado  los  derechos de Costa Rica:     10

El texto de la Declaración de Brimont figura en Memoria de Relaciones Exteriores, Justicia, Gracia, Culto y Beneficencia, San Jose, Tipografía Nacional, 1ª. ed., 1908, pp. 66-67. 11 Colección de leyes y decretos. Año 1908. Primer semestre, San José, Tipografía Nacional, s. f. e., pp. 210-216.

46 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

“… desde  luego  que  la  realización  de  esa  obra  por  esa  ruta,  implica  necesariamente  la  ocupación  de  la  ribera  costarricense  o  las  consiguientes  inundaciones  de  su  territorio  así  como el uso de los afluentes costarricenses, etc. y en el caso de que por efecto del canal se  desvíen las aguas del río San Juan resultaría nugatorio el derecho de Costa Rica a navegar  por dicho río y sus afluentes sobre lo cual Costa Rica tiene el conjunto de derechos que se  han especificado.”12    Nótese  nuevamente  cómo  la  que  pretensión  de  afectar  el  curso  del  río  derivaba  nuevamente  de  Nicaragua,  no  de  Costa  Rica.  La  Corte  concluyó  que  el  Bryan‐Chamorro  violaba los derechos reconocidos a Costa Rica por el Cañas‐Jerez y el Laudo Cleveland.    En  el  tratado  Zúñiga‐Cordero  de  1940,  que  derivó  de  una  propuesta  nicaragüense,  nuevamente se consagró el consentimiento de Costa Rica para que se realizasen obras de  canalización en el San Juan y se rehabilitase la bahía de San Juan del Norte. Este convenio  fue  ratificado  y  canjeado,  pero  nunca  se  llevó  a  efecto  y  en  1945  caducó.  Un  acuerdo  bilateral  suscrito  en  1969  para  estudiar  ese  convenio  y  concretar  una  iniciativa  de  Nicaragua para canalizar el San Juan y abrirlo al tráfico naviero no dio resultados. En 1974  los dos países firmaron el convenio Román‐López, dirigido a la realización de un estudio de  prefactibilidad a fin de determinar las perspectivas del aprovechamiento hidroeléctrico y  de  navegación  del  río  San  Juan,  pero  aunque  se  constituyó  un  comité  binacional  para  analizar la posibilidad de construir una represa en el San Juan, con un sistema de esclusas  que permitiese la navegación, nunca se tomó la decisión de iniciar las obras.     

Las acusaciones de Nicaragua   

En el decenio 1980‐1990 hubo múltiples roces entre Nicaragua y Costa Rica por las trabas  que  constantemente  puso  la  primera  a  la  libre  navegación  de  la  segunda  en  el  río  San  Juan.  Ni  una  sola  vez,  a  pesar  de  la  agresividad  diplomática  del  Gobierno  sandinista,  Nicaragua  acusó  a  Costa  Rica  de  estar  “desviando”  el  río  hacia  el  Colorado.  Más  bien  fue  Nicaragua la que obstruyó todavía más la boca del San Juan  del  Norte,  mediante  el  recurso  ocasional  de  hundir  embarcaciones  en  el  río,  para  evitar  acciones  de  los  grupos  armados antisandinistas.      En una de sus reiteradas referencias a la cuestión del río San  Juan  en  1998,  el  Presidente  de  Nicaragua,  Arnoldo  Alemán  Lacayo,  expresó  que  la  desembocadura  del  río  San  Juan  se  Arnoldo Alemán   había  visto  obstruida  como  consecuencia  de  acciones  de  Presidente de Nicaragua     Costa Rica.   (1997‐2002)    12 La sentencia de la Corte de Justicia Centroamericana en el caso figura en la revista Anales de la Corte de Justicia Centroamericana, San José, 1916.

47 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Ahora, en  noviembre  de  2010,  las  autoridades  de  Nicaragua  repiten  esa  gratuita  afirmación  e  incluso  fijan  1948  como  año  de  los  supuestos  trabajos  costarricenses  que  aumentaron  el  caudal  del  Colorado  y  perjudicaron  el  del  San  Juan.  No  citan  pruebas  ni  precisan fechas por la razón, una vez más, de que no existen.    Cabe recordar que, justo en 1948, hubo una grave disputa entre Costa Rica y Nicaragua, y  Costa  Rica  invocó  con  éxito  el  Tratado  Interamericano  de  Asistencia  Recíproca  (TIAR),  debido  a  la  participación  nicaragüense  en  una  invasión  a  territorio  costarricense.  Nicaragua, sin embargo, no se refirió entonces, ni una sola vez, a esas hipotéticas obras o  acciones  costarricenses.  ¿No  hubiera  sido  lógico  que  en  1948  Nicaragua  invocara  o  al  menos  mencionara  en  su  defensa  en  la  OEA  esas  supuestas  acciones  perjudiciales  de  Costa  Rica?  Curiosamente  no  lo  hizo,  sin  duda  porque  no  podía  prever  que  sus  gobernantes las inventarían sesenta y dos años después.     El  21  de  febrero  de  1949,  Costa  Rica  y  Nicaragua  firmaron  en  Washington  el  Pacto  de  Amistad Esquivel‐Sevilla, mediante el cual se comprometían a resolver pacíficamente sus  diferencias. Este tratado, que entró en vigencia el 20 de junio de ese año, no hizo tampoco  ninguna  alusión  a  esos  hipotéticos  trabajos  de  Costa  Rica,  ni  para  prohibirlos  ni  para  autorizarlos,  como  hubiera  sido  lo  normal  en  caso  de  que  hubieran  existido  y  hubieran  originado fricciones.     Nicaragua  tampoco  se  quejó  de  esas  supuestas  obras,  ni  se  refirió  siquiera  a  ellas  en  su  litigio con Costa Rica en la Corte Internacional de Justicia de 2005 a 2009, a pesar de que  hubiera  sido  lógico  que  la  parte  nicaragüense  las  mencionara  y  las  demostrara  documentalmente como medio de hacer ver que Costa Rica se había conducido de modo  supuestamente irregular. Pero tampoco entonces Nicaragua hizo la más mínima mención  a esas inexistentes actividades costarricenses, simplemente porque nunca habían ocurrido  y en consecuencia tampoco le era posible a Nicaragua probarlas.     Lo cierto es que, de 1858, en que se firmó el tratado Cañas‐Jerez, no ha habido jamás ni  una sola nota de Nicaragua en la que se queje de que Costa Rica se encuentre realizando  en el río Colorado obras de dragado u otras que puedan afectar el caudal del río San Juan.  Y no se ha quejado porque esas  hipotéticas obras costarricenses jamás se han realizado,  por más que Nicaragua las invente con efecto retroactivo en 1998 o en 2010.  

              48 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Las actuales pretensiones de Nicaragua sobre el Colorado   

Nicaragua pretende  ahora  que  se  le  reconozcan  derechos de libre navegación en el río Colorado,  del  mismo  modo  que  Costa  Rica  los  tiene  en  el  curso  inferior  del  río  San  Juan,  y  por  boca  del  Presidente Ortega ha anunciado  su propósito  de  exigirlo  así  en  la  Corte  Internacional  de  Justicia.  Lo  que  no  mencionó,  porque  no  existe,  es  el  fundamento jurídico de tal pretensión.     Si Costa Rica tiene derechos de navegación en el  El  Presidente  de  Nicaragua,  Daniel  Ortega,  curso  inferior  del  río  San  Juan  es  porque  se  los  pretende  libre  navegación  por  el  río  Colorado  reconoce  el  tratado  Cañas‐Jerez  de  1858  y  se  los  que se encuentra en territorio costarricense.   confirman  otros  instrumentos  jurídicos  posteriores,  como  el  Laudo  Cleveland,  los  laudos  Alexander,  la  sentencia  de  la  Corte  de  Justicia Centroamericana en 1916 y la de la Corte Internacional de Justicia en 2009.     Nicaragua, por el contrario, no tiene a su haber ni un solo documento jurídico vigente que  le otorgue derechos de algún tipo en el río Colorado, sobre cuyo cauce entero Costa Rica  tiene la soberanía absoluta y exclusiva.         

49 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

lll. IMPACTO DEL DRAGADO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE   

Del dragado a la tala y la excavación   

Freddy Pacheco, PhD  Biólogo 

Así como  no  podemos  hablar  de  “conflicto  limítrofe”  sino  más  bien de la ocupación del territorio nacional por parte de soldados  de  un  Estado  extranjero,  la  preocupación  original  sobre  el  impacto  ambiental  que  pudiere  tener  el  proyecto  de  dragar  (limpiar de sedimentos el cauce del río San Juan) ha dado lugar a  un  proyecto  altamente  destructivo  que  conlleva  la  tala  de  una  vasta  área  (de  alrededor  de  15  hectáreas)  para  dar  paso  a  la  excavación de un canal artificial que supuestamente serviría para  desviar,  por  ese  territorio  costarricense,  la  mayor  parte  del  caudal del río hasta la ribera de la laguna salobre de Los Portillos. 

Excavación que se haría en territorio perteneciente a la provincia de  Limón,  donde  se  encuentra  el  Área  de  Conservación  Tortuguero,  de  suma  importancia  para la protección de la rica biodiversidad presente en el Parque Nacional Tortuguero, el  Refugio  de  Vida  Silvestre  Barra  del  Colorado,  el  Corredor  Fronterizo,  los  Acuíferos  Guácimo  Pococí,  la  Zona  Protectora  Tortuguero  y  el  Refugio  Privado  de  Vida  Silvestre  Archie Carr. Zonas en que predominan  los ecosistemas de humedal, también protegidos  por  convenios  internacionales,  en  vista  de  su  importancia  como  áreas  de  alta  productividad primaria y que, ante las amenazas inherentes al cambio climático, juegan un  papel trascendental en la mitigación de emisiones de gases de efecto invernadero.      No menos importante es el papel de ecosistemas protectores del agua, de reguladores del  ciclo hidrológico y mitigadores de procesos erosivos, por lo que aunque es reconocida  la  conservación  de  la  diversidad  biológica,  en  la  que  destacan  las  aves  migratorias,  son  invaluables los beneficios ambientales de ese conjunto de áreas silvestres.    Si  a  lo  anterior  le  agregamos  el  potencial  turístico  que  encierra  la  belleza  escénica  del  lugar,  incluyendo  la  muy  valorada  actividad  de  pesca  marina  deportiva,  hemos  de  tener  conciencia de que estamos ante un área costarricense a la que, si se le presta la atención  debida, podría ser asiento de un proceso de progreso sostenible hasta ahora subvalorado.     Por ello, aunque es de primordial importancia recuperar el respeto a nuestra soberanía en  todo  territorio  ubicado  más  allá  de  la  margen  derecha  del  río  San  Juan,  según  lo  establecido en el Tratado de Límites Cañas – Jerez de 1858, y los laudos que se dieron a  fines  del  siglo  XIX  que  lo  validaron,  Costa  Rica  ha  de  elevar  su  voz  hacia  la  comunidad  internacional para que se conozca la magnitud del daño ambiental que fuerzas extranjeras  están provocando en esa pequeña, pero importante, parte del planeta.       50 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Dragado del  Río  San  Juan:  grave  riesgo  de  daño  ambiental  para  el  Delta  binacional que debe detenerse  Dr. Allan Astorga G.   Sedimentólogo y Geólogo Ambiental, Profesor UCR    Pese a no disponer del plan detallado de la operación técnica conducente al dragado del Río San   Juan (y que nuestras autoridades solicitaron en su momento a las de Nicaragua, antes de que el  Canciller  recibiera  "seguridades  verbales",  el  pasado  26  de  agosto),  que  parte  de  las  claras  intenciones mostradas por Nicaragua, de abrir un canal de aproximadamente 1 Km de longitud, a  la altura de Aragón, en la Isla Calero, para desviar las aguas del río hacia la Laguna Los Potrerillos,  es  posible  establecer  un  modelado  sedimentológico  y  las  consecuencias  ambientales  que  semejante obra podría acarrear.    Presumiendo que junto a la obra indicada se realice dragado en el Río San Juan, para “recuperar”  parcialmente  el  caudal  que,  actualmente  pasa  al  Río  Colorado;  con  la  apertura  del  canal,  el  principal efecto sedimentológico será el proceso de erosión que se dará en las márgenes del canal,  debido al acortamiento neto del cauce en menos de 40% del recorrido actual.     El segundo efecto ambiental de alta significación es que se cambiará radicalmente el sistema de  equilibrio de sedimentación – erosión de la Laguna Los Potrerillos, provocando una sedimentación  en la boca de salida del canal a la Laguna y un rápido avance de la misma hacia la Barra de Punta  Castilla.  Con  esto,  en  poco  tiempo  esta  barra  se  “rompería”  y  se  abriría  un  canal  de  desembocadura de la Laguna Los Potrerillos hacia el Mar Caribe.    Aparte de las severas consecuencias ambientales que traerían los factores antes indicados, con la  salida  de  sedimento  hacia  el  mar  Caribe,  sin  el  mecanismo  de  amortiguamiento  y  equilibrio  ambiental que representa el sistema parálico actual del delta Colorado – San Juan, con lagunas y  barras; se iniciaría una significativa e importante cadena de impactos ambientales que provocarían  importantes daños en el litoral Caribe norte de Costa Rica.    Ruptura del equilibrio ambiental: por condiciones naturales, y por tratarse de un sistema deltaico,  el  equilibrio  natural  de  sedimentación  y  erosión  en  la  desembocadura  del  Río  San  Juan,  está  amortiguado por el desarrollo de una serie de canales fluviales, lagunas y barras de sedimentación.  De esta manera, la gran mayoría del sedimento que acarrea el río, año con año, queda atrapado  en esta área parálica del delta, haciendo que solo una pequeña cantidad del sedimento pase hacia  el  mar.  Con  la  construcción  del  canal,  la  situación  cambiaría  dramáticamente,  dado  que  se  invertiría,  haciendo  que  poco  sedimento  quede  atrapado  en  el  sistema  parálico  del  delta,  y  que  más bien, la gran mayoría del mismo pase hacia el mar.    La primera gran consecuencia de que gran parte del sedimento pase al mar, es el desarrollo de una  pluma de sedimentación que las corrientes costeras movilizarán de forma paralela a la costa.  Esto  provocará que se rompa el equilibrio ambiental de las costas caribeñas del norte de Costa Rica y  con  una  extensión  variable,  según  sea  la  carga  de  sedimento  liberada  y  la  intensidad  de  las  corrientes costeras.     Recordemos  que  los  arrecifes  coralinos  del  Caribe  ya  están  en  serio  riesgo  debido  a  la  contaminación  por  sedimento  que  proviene  de  los  ríos.  Lo  que  sí  está  claro  es  que,   con  esta 

51 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

operación de dragado, se alterarán aún más los ecosistemas costeros, con consecuencias severas  para la flora y fauna, y también se alteraría la calidad ambiental de las playas de la zona. Incluso,  es  posible  que  se  afectaran  los  sitios  de  anidación  de  tortugas  en  el  área  de  Tortuguero  y  los  humedales  de  la  Zona  Norte,  santuario  mundial  de  varias  especies  y  declarados  sitios  RAMSAR.  Cabe destacar que la sola presunción de que estos impactos se pudieran dar, debería obligar a que  se  realicen  análisis  más  detallados  para  lograr  una  mejor  cuantificación  de  estos  impactos  ambientales.    Por  otro  lado,  la  disminución  artificial  del  aporte  fluvial  y  de  sedimentos  al  sistema  parálico  del  Delta  Colorado  –  San  Juan,  tendrá  severas  repercusiones  a  los  ecosistemas  de  ambos  países.  Al  romperse  el  equilibrio,  se  iniciarían  cadenas  de  impacto  de  alcance  irreversible,  con  erosión  de  barras  costeras,  sedimentación  en  canales  y  graves  consecuencias  para  la  flora  y  fauna  de  los  humedales del sistema parálico, los cuales, corresponden con áreas silvestres protegidas.    Impactos de gran magnitud: como puede verse, los impactos ambientales que se van a producir  serán  de  gran  magnitud,  los  que,  por  su  naturaleza  son  de  tipo  transfronterizo.  Como  tales,  deberían ser objeto de un detallado y profundo análisis y evaluación de impacto ambiental, dado  que una vez ejecutada las obras se producirán consecuencias irreversibles que afectarán no solo  los ecosistemas del Delta, sino también a las comunidades humanas de ambos países que habitan  y subsisten en el mismo.    Ante esta situación, se hace indispensable dar la voz de alerta a las autoridades de ambos países y  también  a  los  organismos  internacionales,  a  fin  de  que  las  obras  planeadas  se  detengan,  hasta  tanto no se realice una efectiva y completa evaluación de impacto ambiental transfronterizo y se  establezca  la  viabilidad  o  no  de  la  obra  de  dragado  y  las  condiciones  técnicas  en  las  que  podría  ejecutarse.  No  hacer  esto,  no  solo  traería  las  consecuencias  políticas  y  sociales  que  ya  se  están  acarreando,  sino  que  tendría  muy  severos  efectos  ambientales  negativos  e  irreversibles  que  dañarían el Delta que pertenece a ambos países.    Considerando todo lo anterior, se hace urgente que las organizaciones ambientales y sociales de  ambos  países  tomen  acciones  para  que  se  detengan  las  obras  y  que  se  realicen  los  estudios  ambientales  necesarios  para  que  se  establezcan  alternativas  viables  de  desarrollo  para  las  comunidades  del  Delta,  bajo  la  premisa  de  mantener  su  condición  de  equilibrio  y  sostenibilidad  ambiental.  Estamos  hablando  de  una  zona  que  constituye  un  verdadero  refugio  mundial  para  especies en vías de extinción.    Instamos  nuevamente  a  ambos  Estados  y  a  entidades  ambientales  a  que  se  realice  un  EIA 13   transfronterizo,  tal  como  lo  reconocen  las  legislaciones  de  Costa  Rica  y  de  Nicaragua  para  proyectos  susceptibles  de  provocar  daños  transfronterizos.  Estamos  seguros  de  que  centros  de  investigación  científica  de  ambos  lados  y  centros  universitarios  podrían  coadyuvar,  de  manera  conjunta, a este esfuerzo binacional de valoración de posibles daños a esta frágil zona.    

13

Estudio de Impacto Ambiental

52 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

lV. DENUNCIAS Y PRONUNCIAMIENTOS    

• DENUNCIAS    MINAET ante Secretaria de la Convención RAMSAR    

MINISTERIO DE AMBIENTE, ENERGÍA Y TELECOMUNICACIONES  SISTEMA NACIONAL DE ÁREAS DE CONSERVACIÓN SECRETARÍA EJECUTIVA   

15 de noviembre de 2010  SINAC – SE – 1695    Señora  María Rivera  Consejera Principal para las Américas  Secretaría Convención Ramsar    Asunto: Urgencia de Misión de Asesoramiento Humedal Caribe Noreste.    Estimada señora:  Con instrucciones de la Presidencia de la República, el Ministerio de Ambiente, Energía y  Telecomunicaciones    y  en  mi  calidad  de  Autoridad  Administrativa  de  la  Convención  Relativa  de los  Humedales  de  Importancia  Internacional  especialmente  como  Hábitat  de  Aves Acuáticas, la cual fue adoptada por Costa Rica mediante la Ley No.7224 del 9 de abril  de  1991,  y  en  estricto  cumplimiento  del  artículo  3.2  de  la  Convención,  me  permito  solicitarle  con  carácter  de  urgencia  una  misión  de  asesoramiento  fundamentado  en  lo  siguiente:    1. Designación  de  sitio.  De  conformidad  con  los  mecanismos  previstos  por  la  Convención,  el  día  15  de  marzo  de  1996,  Costa  Rica  solicitó  a  la  Oficina  de  la  Convención sobre Humedales la inclusión del Humedal Caribe Noreste en la  Lista  de Humedales de Importancia Internacional, solicitud que fue aprobada por dicha  oficina en fecha 20 de marzo de 1996, bajo el registro número 6CR006.  Dicho sitio  incluye  el  Parque  Nacional  Tortuguero  (23.903  hectáreas),  el  Refugio  de  Vida  Silvestre  Barra  del  Colorado  (40.314,1  hectáreas)  y  Refugio  Fronterizo  (11.091,7  hectáreas),  se  extiende  tanto  en  el  área  marina  como  en  la  parte  continental,  y  además forma parte del Corredor Biológico Mesoamericano.  2. Cambio de condiciones del Humedal Caribe Noreste. Informo a las autoridades de  la  Convención,  que  el  día  22  de  octubre  del  2010,  el  encargado  de  Control  y  Vigilancia  del  Refugio  Nacional  de  Vida  Silvestre  Barra  del  Colorado  realizó  un  patrullaje conjunto  con  un  oficial  del  Servicio  Nacional  de  Guardacostas  de  Barra  del Colorado, en la zona noreste del Humedal que limita con el río San Juan.      53 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Como resultado del Patrullaje, los funcionarios encontraron evidencias de:    • La existencia de un dragado por parte del gobierno de Nicaragua, sobre el cauce del  Río San Juan propiamente en el sector oeste de Laguna Portillos.   • Que  los  sedimentos  procedentes  del  proceso  de  dragado  fueron  depositados  dentro  del territorio del Humedal.   • Tala  raza  y  eliminación  de  sotobosque.  Todas  estas  acciones  afectaron  el  bosque  primario ubicado en el sector Aragón de la Isla Continental Calero, del Humedal Caribe  Noreste de Costa Rica, con una tala en un área de 1.67 hectáreas (197 árboles) y una  corta de sotobosque en 4.8 hectáreas, para un total de 5.75 hectáreas.     Presencia militar nicaragüense dentro del territorio del humedal.     Estos cambios tienen el objetivo aparente, de preparar el terreno para construir un canal  artificial, que permita unir un cuerpo de agua dulce con un cuerpo de agua salada entre el  sector  de  Aragón  del  río  San  Juan,  con  Laguna  Portillos  y  el  mar  Caribe,  alterando  por  tanto la funcionalidad de las barras en el control de los caudales de los sedimentos que  actualmente  arrastra  el  río  y  provocando  una  ruptura  del  equilibrio  del  humedal.  Se  adjunta el respectivo informe de campo.        3. A  la  vez  le  informo,  que  en  la  actualidad,  el  ente  técnico  especializado  para  determinar si ha habido mayor afectación al humedal, más allá del presentado en  los  informes  adjuntos,  no  ha  tenido  acceso  a  la  zona  por  aspectos  de  seguridad  nacional, debido a la presencia de militares nicaragüenses, que han imposibilitado  tomar medidas correctivas. Se tienen evidencias de que las talas, apertura de canal  continua con daños irreversibles al humedal y al cambio de la dinámica hídrica del  río,  por  lo  cual  urge  que  la  Secretaría  atienda  con  celeridad  y  con  carácter  de  urgencia nuestra solicitud.     4. URGENCIA.    Solicitud  de  misión  de  Asesoramiento.  De  conformidad  con  la  recomendación  4.7  de  la  Conferencia  de  las  Partes  de  1990  y  en  virtud  de  los  hechos  descritos  en  el  punto  dos  anterior,  se  solicita  a  la  Secretaría  de  la  Convención,  la  conformación  y  el  envío  de  una  misión  de  asesoramiento  técnico  para  evaluar  los  daños  actuales  ocasionadas  al  Humedal  Caribe  Noreste  y  las  posibles afectaciones al Humedal y a las áreas silvestres protegidas aledañas.     Por  la  prioridad  del  caso,  nos  hemos  puesto  en  contacto  con  Organizaciones  No  Gubernamentales,  que  nos  han  manifestado  su  interés  de  apoyar  financieramente  la  misión.   Le saludan,     Marco Vinicio Araya Barrantes, MBA                     Guiselle Méndez Vega  Autoridad Administrativa                                          Directora Ejecutiva  Convención Ramsar                                                   SINAC  54 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

DENUNCIA DEL GOBIERNO DE COSTA RICA ENVIADA A LA CONVENCIÓN RAMSAR  ANTE EL DAÑO AMBIENTAL OCASIONADO AL HUMEDAL CARIBE NORESTE     

El Patrullaje  realizado  el  22  de  octubre  de  2010  por  el  vigilante  del  Refugio  de  Vida  Silvestre Barra del Colorado demostró:    1. Sedimentos depositados dentro del humedal, procedentes del dragado realizado por el  gobierno de Nicaragua.  2. Una tala raza y eliminación de sotobosque, que afecta el bosque primario en un área de  5.75 hectáreas (197 árboles talados), que altera el equilibrio del humedal.  3.  La  posible  construcción  de  un  Canal  artificial  entre  el  río  San  Juan  de  Nicaragua,  con  Laguna los Portillos y El Mar Caribe, atenta contra el ecosistema de toda esta área.      Humedal  Caribe  Noreste,  incorporado  en  la  lista  de  la  Convención  sobre  Humedales,  conocida como RAMSAR, el 20 de marzo de 1996     

   

55 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Sobrevuelo el día 20 de octubre de 2010 

Sobrevuelo el día 25 de octubre de 2010 

 

56 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia       No. 2010/38                                                                      19 November 2010           Costa Rica institutes proceedings against Nicaragua and requests the Court to indicate  provisional measures    THE HAGUE, 19 November 2010. In the late afternoon of 18 November 2010, the Republic  of Costa Rica instituted proceedings against the Republic of Nicaragua with regard to an  alleged "incursion into, occupation of and use by Nicaragua’s Army of Costa Rican territory  as well as breaches of Nicaragua’s obligations towards Costa Rica" under a number of  international treaties and conventions.     In its Application, Costa Rica claims that     "[b]y sending contingents of its armed forces to Costa Rican territory and  establishing military camps therein, Nicaragua is not only acting in outright breach  of the established boundary regime between the two states, but also of the core  founding principles of the United Nations, namely the principle of territorial  integrity and the prohibition of the threat or use of force against any State in  accordance with article 2 (4) of the Charter; also endorsed between the parties in  Articles 1, 19 and 29 of the Charter of the Organization of American States."     Costa Rica charges Nicaragua with having occupied, in two separate incidents, the  territory of Costa Rica in connection with the construction of a canal across Costa Rican  territory from the San Juan River to Laguna los Portillos (also known as Harbor Head  Lagoon), and certain related works of dredging on the San Juan River.     Costa Rica states that the     "ongoing and planned dredging and the construction of the canal will seriously  affect the flow of water to the Colorado River of Costa Rica, and will cause further  damage to Costa Rican territory, including the wetlands and national wildlife  protected areas located in the region."     The Applicant claims that Nicaragua rejected all calls for withdrawal of its armed forces  from the occupied territory and all means of negotiation. Costa Rica states further that  Nicaragua intends not to comply with the Resolution of 12 November 2010 of the  57 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Permanent Council of the Organisation of American States calling, in particular, for the  withdrawal of Nicaraguan armed forces from the border region, by requesting the  avoidance of the presence of military or security forces in the area where their existence  might rouse tension, in order to create a favourable climate for dialogue between the two  nations. ‐ 2 –     Costa Rica accordingly     "requests the Court to adjudge and declare that Nicaragua is in breach of its  international obligations . . . as regards the incursion into and occupation of Costa  Rican territory, the serious damage inflicted to its protected rainforests and wetlands,  and the damage intended to the Colorado River, wetlands and protected ecosystems,  as well as the dredging and canalization activities being carried out by Nicaragua on  the San Juan River. In particular the Court is requested to adjudge and declare that, by  its conduct, Nicaragua has breached:     a) the territory of the Republic of Costa Rica, as agreed and delimited by the 1858  Treaty of Limits, the Cleveland Award and the first and second Alexander  Awards;   b) the fundamental principles of territorial integrity and the prohibition of use of  force under the Charter of the United Nations and the Charter of the  Organization of American States;   c) The obligation imposed upon Nicaragua by Article IX of the 1858 Treaty of  Limits not to use the San Juan River to carry out hostile acts;   d) The obligation not to damage Costa Rican territory;   e) the obligation not to artificially channel the San Juan River away from its  natural watercourse without the consent of Costa Rica;   f) The obligation not to prohibit the navigation on the San Juan River by Costa  Rican nationals;   g) the obligation not to dredge the San Juan River if this causes damage to Costa  Rican territory (including the Colorado River), in accordance with the 1888  Cleveland Award;   h) The obligations under the Ramsar Convention on Wetlands;   i) the obligation not to aggravate and extend the dispute by adopting measures  against Costa Rica, including the expansion of the invaded and occupied Costa  Rican territory or by adopting any further measure or carrying out any further  actions that would infringe Costa Rica’s territorial integrity under international  law."     The Court is also requested to determine the reparation which must be made by  Nicaragua, in particular in relation to any measures of the kind referred in the paragraph  above.    

58 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

As the basis for the jurisdiction of the Court, the Applicant invokes Article 36, paragraph 1,  of the Statute of the Court by virtue of the operation of Article XXXI of the American  Treaty on Pacific Settlement of 30 April 1948 ("Pact of Bogotá"), as well as the declarations  of acceptance made by Costa Rica on 20 February 1973 and by Nicaragua on 24  September 1929 (modified on 23 October 2001), pursuant to Article 36, paragraph 2, of  the Statute of the Court. ‐ 3 –     Costa Rica, also on 18 November 2010, filed a Request for the indication of provisional  measures. The Request recalls that the "object of provisional measures pursuant to Article  41 of the Court’s Statute is to preserve the respective rights of the parties pending the  Court’s decision on the merits". It specifies that     "Costa Rica’s rights which are subject of the dispute and of this request for  provisional measures are its right to sovereignty, to territorial integrity and to non‐ interference with its rights over the San Juan River, its lands, its environmentally  protected areas, as well as the integrity and flow of the Colorado River."     Costa Rica also indicates in its Request that the protection of its rights is of real urgency. It  points out that     "Nicaraguan armed forces continue to be present on Isla Portillos in breach of Costa  Rica’s sovereign rights. Nicaragua is continuing to damage the territory of Costa  Rica, posing a serious threat to its internationally protected wetlands and forests. It  also continues dredging activities on the San Juan River, with the risk of further  damaging Costa Rican territory, including the Colorado River".     Costa Rica further contends that "[t]he ongoing presence of Nicaraguan armed forces on  Costa Rica’s territory is contributing to a political situation of extreme hostility and  tension", and that "[t]he threat of armed conflict will overshadow the proceedings before  the Court". It adds that "Nicaragua cannot be permitted to continue to deviate the San  Juan River through Costa Rica’s territory in this manner, so as to impose on Costa Rica and  the Court a fait accompli". Costa Rica concludes in its Request that     "[t]here is a real risk that without a grant of provisional measures, action  prejudicial to the rights of Costa Rica will continue and may significantly alter the  factual situation on the ground before the Court has the opportunity to render its  final decision".     Costa Rica accordingly     "requests the Court as a matter of urgency to order the following provisional  measures so as to rectify the presently ongoing breach of Costa Rica’s territorial  integrity and to prevent further irreparable harm to Costa Rica’s territory, pending  its determination of this case on the merits:   59 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

1. The immediate and unconditional withdrawal of all Nicaraguan troops from  the unlawfully invaded and occupied Costa Rican territories;   2. The immediate cessation of the construction of a canal across Costa Rican  territory;   3. The immediate cessation of the felling of trees, removal of vegetation and  soil from Costa Rican territory, including its wetlands and forests;   4. The immediate cessation of the dumping of sediment in Costa Rican  territory; ‐ 4 ‐   5. the suspension of Nicaragua’s ongoing dredging programme, aimed at the  occupation, flooding and damage of Costa Rican territory, as well as at the  serious damage to and impairment of the navigation of the Colorado River,  giving full effect to the Cleveland Award and pending the determination of  the merits of this dispute;   6. That Nicaragua shall refrain from any other action which might prejudice  the rights of Costa Rica, or which may aggravate or extend the dispute  before the Court".    ___________   The full text of the Application and Request will be available shortly on the Court’s website (www.icj‐cij.org). 

60 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

• PRONUNCIAMIENTOS

CP/RES.  978  (1777/10).  Situación  en  la  zona  limítrofe  de  Costa  Rica  y  Nicaragua  (Aprobada en la sesión celebrada el 12 de noviembre de 2010)   

EL CONSEJO PERMANENTE DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS  AMERICANOS,    RECORDANDO el firme compromiso de Costa Rica y Nicaragua con  la paz de la región;    RECONOCIENDO la necesidad de generar medidas de fomento de la confianza que  favorezcan las negociaciones bilaterales para superar las diferencias;    HABIENDO  ESCUCHADO  Y  ANALIZADO  el  informe  del  Secretario  General  sobre  el  desarrollo y resultado de su visita a Costa Rica y Nicaragua en torno a  la situación en la  zona limítrofe de ambos países (CP/doc.4521/10) ; y     HABIENDO ESCUCHADO las declaraciones de los representantes de Costa Rica y Nicaragua  y reconociendo su disposición al diálogo,    RESUELVE:  1.  Acoger  y  hacer  suyas  las  recomendaciones  del  Secretario  General  contenidas  en  el  “Informe  del  Secretario  General  de  la  OEA  sobre  su  visita  a  Costa  Rica  y  Nicaragua”  (CP/doc.4521/10) presentado el 9 de noviembre de 2010, a fin de que los Gobiernos de  Costa Rica y Nicaragua adopten los acuerdos propuestos en el mismo, a saber:    •  Realizar  la  VIII  Reunión  de  la  Comisión  Binacional  para  tratar  con  carácter  urgente  aspectos  de  la  agenda  bilateral  en  el  más  breve  plazo,  a  más  tardar,  en  la  fecha  originalmente acordada, con el acompañamiento de la OEA.     •  Retomar  de  inmediato  las  conversaciones  sobre  aspectos  relacionados  con  la  demarcación  de  la  línea  fronteriza  realizados  hasta  la  fecha,  conforme  a  los  tratados  y  laudos existentes.    • Con el fin de generar un clima propicio para el diálogo entre ambas naciones, evitar la  presencia  de  fuerzas  armadas  o  de  seguridad  en  el  área  donde  su  presencia  podría  generar tensión.    • Instruir a  las autoridades pertinentes para que revisen y refuercen los mecanismos de  cooperación entre ambas naciones para prevenir, controlar y enfrentar el narcotráfico, el  crimen organizado y el tráfico de armas en el cordón fronterizo.  61 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

2. Invitar a las partes a iniciar los procesos a que se refiere el párrafo anterior de manera  simultánea y sin dilación.    3.  Solicitar  al  Secretario  General  que  continúe  ejerciendo  sus  buenos  oficios  a  fin  de  facilitar el diálogo entre las partes y que mantenga informado al Consejo Permanente al  respecto. 

CP/RES. 979 (1780/10). Convocatoria de la reunión de consulta de Ministros  de Relaciones Exteriores para conocer de la “situación en la zona limítrofe  de Costa Rica y Nicaragua”  (Aprobada en la sesión celebrada el 18 de noviembre de 2010)   

EL CONSEJO  PERMANENTE  DE  LA  ORGANIZACIÓN  DE  LOS  ESTADOS  AMERICANOS,    DESTACANDO que la Carta de la Organización de los Estados Americanos (OEA) determina  entre  sus  propósitos  esenciales  afianzar  la  paz  y  seguridad  hemisféricas  y  prevenir  las  posibles causas de dificultades y asegurar la solución pacífica de controversias que surjan  entre los Estados Miembros de la Organización;    CONSIDERANDO  la  solicitud  presentada  por  Costa  Rica  al  Consejo  Permanente  para  convocar a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores  en el marco de  la Carta de la OEA;    TOMANDO  EN  CUENTA  el  “Informe  del  Secretario  General  de  la  OEA  sobre  su  visita  a  Costa Rica y Nicaragua” (CP/doc.4521/10), presentado ante el Consejo Permanente el 9 de  noviembre de 2010;    RECORDANDO  la  resolución  CP/RES.  978  (1777/10)  sobre  la  “Situación  en  la  Zona  Limítrofe de Costa Rica y Nicaragua”, aprobada el 12 de noviembre de 2010;    HABIENDO ESCUCHADO el informe del Secretario General sobre la implementación de la  resolución antes mencionada; y    RECONOCIENDO  NUEVAMENTE  la  disposición  al  diálogo  de  Costa  Rica  y  Nicaragua,    RESUELVE:  Convocar a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores en la sede de  la Organización de los  Estados Americanos en la  ciudad de Washington, D.C., a las 11:00  horas del día martes, 7 de diciembre de 2010, para:    1. Escuchar el informe que en esa fecha presente el Secretario General y considerar  la situación en la zona limítrofe de Costa Rica y Nicaragua; y  2. Acordar las medidas que convenga adoptar.  62 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

V. ARTÍCULOS DE OPINIÓN PUBLICADOS EN LA PRENSA  COSTARRICENSE     

12 DE OCTUBRE DE 2010  

UNA REPRESA EN EL RÍO SAN JUAN  Dr. Freddy Pacheco  Catedrático UNA     Cual  si  se  tratare  de  una  quebrada  intermitente,  de  esas  que  solo  aparecen  en  épocas  lluviosas, o un río del interior sin importancia ambiental y geopolítica, de los que a veces  se dispone sin tomar en cuenta especiales consideraciones de carácter social o ecológica,  las  autoridades  diplomáticas  costarricenses  guardaron  silencio  y  demostraron  extraño  inmovilismo  ante  la  noticia  de  que  Nicaragua  tenía  en  proyecto  la  construcción  de  una  represa en el cauce del río San Juan.      Ahora,  un  año  y  medio  después  de  esa  información,  el  gobierno  del  presidente  Daniel  Ortega  ha  anunciado  que  planea  tener  terminado  en  cuatro  años  el  llamado  Proyecto  Hidroeléctrico Brito con una inversión de $600 millones, que “contempla la construcción  de una presa sobre el río San Juan antes del Castillo llamada Presa San Isidro y otra sobre  el río Brito llamada Miramar, usando como embalse de regulación el lago de Nicaragua”.          Represa  de  400  METROS  DE  CRESTA    y  10  metros  de  altura  que  al  impedir  el  curso  del  agua  proveniente  del  lago  de  Nicaragua  hacia  el  mar  Caribe,  derivaría  unos  500  metros  cúbicos por segundo de caudal HACIA EL OCÉANO PACÍFICO a través del istmo de Rivas.  Proyecto que, según el alcalde de El Castillo, no encaja con el desarrollo turístico, y que  por  encima  de  las  “cosas  bonitas”  que  dicen  los  empresarios,  como  la  construcción  de  escaleras  para  que  pasen  los  peces  y  el  traslado  de  los  barcos  de  un  lado  a  otro  de  la  presa, al final ellos, los habitantes, van a ser las víctimas.     Según  el  gobierno  del  presidente  Ortega,  la  producción  energética  será  de  250  MW,  permitirá  además  el  desarrollo  del  riego  en  un  área  de  12.000  hectáreas  y  mejorará  la  navegación  en  parte  del  río  San  Juan  y  el  lago  de  Nicaragua,  para  lo  cual  ya  se  está  trabajando con la empresa brasileña Andrade Gutiérrez.      Ante la licencia otorgada por el Ministerio de Energía y Minas (MEM) al consorcio privado  para  la  realización  de  los  estudios  de  factibilidad,  algunos  ciudadanos  nicaragüenses  63 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

cuestionan que los cálculos del caudal se realizaron hace 35 años, antes de que se diera la  alta  tasa  de  deforestación  de  77.000  hectáreas  de  bosque  por  año  que  sufre  Nicaragua,  que  ha  modificado  sustancialmente  el  régimen  hídrico.  Además  de  que,  río  abajo  de  la  represa,  “el  hilo  de  agua”  remanente  solo  podría  recuperar  su  caudal  útil  unos  30  kilómetros río abajo… “hasta recibir las aguas de los grandes ríos costarricenses Sarapiquí  y San Carlos”.  www.redlar.org/noticias/2010/9/27/Noticias/Cientifico‐advierte‐sobre‐letalidad‐del‐ megaproyecto‐hidroelectrico‐Brito/     Aunque  la  mayor  preocupación  del  gobierno  nicaragüense  parece  dirigida  hacia  la  constitución  de  una  sociedad  de  inversionistas,  donde  el  Estado  sólo  tendría  un  10%  de  participación, no se pueden obviar los aspectos ambientales como aquellos impactos que  eventualmente podrían darse sobre las riberas del río San Juan. Por ejemplo, el impacto  ambiental que tendría ese tapón de concreto sobre el flujo del río San Juan en su camino  hacia la desembocadura  en el mar Caribe.      Y  como  la  delimitación  de  buena  parte  de  Costa  Rica  con  Nicaragua,  está  señalada  por  puntos  ubicados  a  lo  largo  de  la  margen  derecha  del  río,  le  recordamos  a  nuestras  autoridades que es un asunto que compete a ambos Estados, por  lo que esperamos una  gestión oportuna y firme de nuestro gobierno… antes de que sea aún más tarde.     

  EDITORIAL /  3 DE NOVIEMBRE DE 2010   

EN LA SERENIDAD ESTÁ NUESTRA FUERZA   

Cuando nuestra soberanía sobre el territorio invadido por Nicaragua sea restituida por la  vía del derecho, mayor será la gloria de Costa Rica.    En  este  difícil  momento,  recordar  los  valores  de  nuestra  nacionalidad  es  recordar  los  pilares sobre los cuales debemos edificar la respuesta a la crisis    “Costa  Rica  no  tiene  Ejército  y  no  va  a  resolver  esto  a  balazos”,  dijo  el  ministro  de  Seguridad  Pública,  José  María  Tijerino,  en  alusión  a  la  nueva  crisis  fronteriza  con  Nicaragua.  En  consecuencia,  nuestra  Fuerza  Pública  permanece  en  Barra  del  Colorado,  lejos del área donde se podría dar un enfrentamiento innecesario. “Confiamos en las vías  del derecho internacional”, había dicho Tijerino momentos antes.    Las  palabras  del  Ministro  recogen  el  sentir  nacional  y  enfatizan  el  compromiso  costarricense con la civilizada resolución de los conflictos. Recordar esa convicción es hoy  64 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

más necesario  que  nunca,  porque  a  todos  nos  asalta  la  inevitable  indignación  por  la  incursión armada nicaragüense en territorio nacional.    En  este  difícil  momento,  recordar  los  más  altos  valores  de  nuestra  nacionalidad  es  recordar  los  pilares  sobre  los  cuales  debemos  edificar  la  respuesta  a  la  crisis.  En  la  serenidad  está  nuestra  fuerza.  La  actuación  del  Gobierno  ha  sido  consecuente  con  esos  valores,  pero  no  es  el  único  protagonista.  La  serenidad  también  debe  caracterizar  la  cobertura  de  la  prensa  y  la  actitud  ciudadana  frente  a  Nicaragua  y  a  los  muchísimos  nacionales de ese país que conviven con nosotros, quienes además son merecedores de  afecto y buena voluntad.    Costa Rica debe estar orgullosa de la actitud asumida hasta ahora. El arbitrario proceder  del Gobierno de Daniel Ortega no ha logrado alterar la pacífica y armoniosa convivencia  con los inmigrantes nicaragüenses. No existe un solo incidente que lamentar. La prensa ha  informado con detalle, pero sin asumir irresponsables poses patrioteras. El Gobierno, por  su parte, emprendió la firme defensa de la soberanía nacional por los medios adecuados.  Al mismo tiempo, enfatiza a Nicaragua y a su pueblo el propósito de no repeler la agresión  con violencia. Lo importante es el resultado final del conflicto y no la transitoria ocupación  nicaragüense de la deshabitada Isla Calero. Cuando la soberanía costarricense sobre ese  territorio  sea  restituida  por  la  vía  del  derecho,  mayor  será  la  gloria  de  Costa  Rica  y  más  digno su ejemplo para la comunidad internacional.    El  Canciller  René  Castro  está  hoy  en  Washington,  donde  solicita  la  intervención  de  la  Organización  de  Estados  Americanos  para  constatar  la  presencia  de  las  tropas  nicaragüenses,  con  lo  cual  quedaría  establecido  el  punto  de  referencia  a  partir  del  cual  emprender las acciones legales necesarias. Nicaragua se había adelantado con la denuncia  de la incursión hecha por nuestros guardias civiles para constatar los daños ambientales  infligidos  a  nuestro  territorio  por  las  obras  de  dragado  a  cargo  del  exguerrillero  Edén  Pastora.     Ninguna razón lleva el Gobierno del país norteño porque es absurdo acusar a Costa Rica  de  invadir  su  propio  territorio,  y  la  pertenencia  de  la  isla  a  nuestro  país  está  bien  documentada  en  la  cartografía  archivada  en  ambas  cancillerías.  También  se  desprende,  con toda claridad, de arbitrajes anteriores.    La prensa nicaragüense, es importante señalarlo, también ha reaccionado con serenidad y  se abstiene de publicaciones incendiarias, aptas para despertar pasiones inconvenientes.  Es imposible decir lo mismo del Gobierno del comandante Ortega, tan afín a las soluciones  armadas, en especial ahora que enfrenta una nueva ronda electoral en el marco de serios  conflictos internos.     La violencia hoy dirigida contra Costa Rica en otras oportunidades ha hecho blanco en los  propios nicaragüenses, cuya voluntad es irrespetada mediante la violación de las urnas y, 

65 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

cuando ha sido necesario, mediante el despliegue de turbas fanáticas y otros medios de  intimidación.     Es bueno, en este momento tan delicado, que ambos pueblos lo recuerden, identifiquen  las verdaderas fuentes del conflicto y se hermanen en la lucha por la democracia.     

    9 DE NOVIEMBRE DE 2010  

La carambola (fallida) de Ortega  COLUMNA DE JOSE MELENDEZ   

SAN JOSÉ, Costa Rica ‐ ¿Cuál es el objetivo del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, de  pretender  involucrar  a  terceros  países,  como  Colombia  y  Estados  Unidos,  en  el  lío  fronterizo  entre  Costa Rica y  Nicaragua?  El  2 de  noviembre, en  medio  del  agravamiento  del  problema  bilateral,  Ortega  acusó  a  Colombia  de  fomentar  los  intereses  “expansionistas” costarricenses de ampliar sus dominios y de adueñarse del limítrofe río  San Juan, cuya soberanía nicaragüense es reconocida por San José  y aseguró que Bogotá  impulsó tratados de delimitación marítima con Costa Rica y Honduras para irle restando  territorio a Nicaragua.    ¿Qué  busca  Ortega,  que  Venezuela  reaccione  y  se  ponga  abierta  y  decididamente  a  su  lado,  con  todo  su  poder  bélico?  ¿Es  consciente  el  presidente  nicaragüense  de  que  la  situación es muy sensible y que lo peor que puede ocurrir es que factores extrarregionales  se  inserten  en  un  pleito  que,  sin  la  menor  duda,  es  estrictamente  bilateral  aunque  de  inquietud internacional?    Sin  embargo,  es  notable  destacar  que  mientras  Ortega  se  instalaba  ante  micrófonos  y  cámaras de televisión en Managua, acompañado de generales del Ejército y comisionados  de  la  Policía  de  Nicaragua,  para  desplegar  su  ataque  contra  Costa  Rica  y  Colombia,  en  Caracas ocurría un hecho de notable distensión política. Ese mismo día, los presidentes de  Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, se sentaron a dialogar en la  capital venezolana y, pese a todas sus profundas diferencias, abrieron una nueva etapa en  sus relaciones bilaterales, para conducirlas en paz y reglas de cooperación.    A  diferencia  de  épocas recientes, en  las  que  Chávez  recurrió  a  la estridencia, es  notable  que  el  gobernante  venezolano  haya  optado  por  el  silencio  (hasta  ahora)  en  torno  a  la  situación,  pese  a  las  amenazas  expansionistas  de  Bogotá  y  San  José  denunciadas  por  Ortega.    66 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Con este  escenario  diplomático,  poner  a  pelear  a  Colombia  como  uno  de  los  principales  aliados de Costa Rica en América Latina y a Venezuela que es el más importante y clave  socio  latinoamericano  de  Nicaragua  por  un  grave  disgusto  en  una  frontera  en  Centroamérica, no tiene cabida en las actuales condiciones geopolíticas. Es decir, ni Santos  y  ni  Chávez,  que  ya  acumulan  suficientes  barullos  internos,  parecen  dispuestos  en  estos  momentos a lanzarse a una aventura bélica y arrastrar a sus países a un diferendo en el  que, cuestiones coyunturales aparte, nada tienen que hacer.    El  sábado  6  de  noviembre,  la  presidenta  de  Costa  Rica,  Laura  Chinchilla,  recibió  en  San  José al secretario general de la Organización de Estados Americanos, José Miguel Insulza,  quien  despliega  una  tarea  diplomática  para  buscar  un  arreglo.  Ese  día,  le  pedí  a  la  presidenta  su  criterio  sobre  la  acusación  de  Ortega  de  que  el  origen  de  la  actual  turbulencia  San  José‐Managua  es  que  Colombia  está  alimentando  los  intereses  expansionistas de Costa Rica en el San Juan.    “No  es  justo  meter  a  otras  naciones”,  me  dijo  Chinchilla,  porque  es  un  caso  “solo  entre  Nicaragua  y  Costa  Rica”.  La  gobernante  reveló  que  en  los  últimos  días  conversó  con  presidentes  latinoamericanos,  para  explicarles  la  posición  costarricense  y  porque  Costa  Rica  está  esperando  que  el  sistema  interamericano  funcione  (o  no  le  falle).  “No  es  apropiado meter a otras naciones”, recalcó.    No  obstante,  Ortega  mantuvo  su  discurso  y  lo  reiteró  ese  mismo  día  por  la  noche,  al  recibir en Managua a Insulza. Ortega le dijo que le preocupa que Costa Rica “esté tratando  de  escalar  las  diferencias  entre  las  dos  naciones,  provocando  que  puedan  interferir  terceros  países”,  informó  La  Voz  del  Sandinismo,  medio  cibernético  del  aparato  de  propaganda  del  Frente  Sandinista  de  Liberación  Nacional,  el  partido  de  gobierno  en  Nicaragua.    En  un  despacho  periodístico  desde  Managua,  la  Agencia  Francesa  de  Prensa  (AFP)  comunicó  en  la  tarde  del  7  de  noviembre  que  el  FSLN  “ha  informado  a  través  de  sus  medios  de  comunicación  a  sus  bases,  el  temor  de  que  Estados  Unidos  aproveche  el  conflicto para asentar una base militar en Costa Rica, cerca de la frontera con Nicaragua”.  Más  allá  del  lanzamiento  de  una  noticia,  sin  preocuparse  por  confirmarla  o,  al  menos,  contrastarla  con  la  otra  parte,  lo  que  es  evidente  es  que  Ortega  y  su  prensa  afín  siguen  empeñados en atribuir un rango geopolítico a un asunto de demarcación de una frontera.    En este panorama, es válido repasar hechos y antecedentes:    ++ El 21 de octubre pasado, Costa Rica denunció que tropas de Nicaragua que dragan el  San  Juan,  invadieron  Isla  Calero,  en  el  sector  nororiental  de  territorio  costarricense,  agredieron  a  pobladores,  lanzaron  los  residuos  de  su  trabajo  a  este  país,  talaron  unos  2.500 metros cuadrados de terrenos y árboles y causaron un daño ambiental. Costa Rica,  que  eliminó  su  ejército  desde  1948,  movilizó  fuerzas  policiales  a  la  zona.  Poco  después,  Managua  negó  los  hechos,  respondió  que  fueron  “tropas  de  las  fuerzas  armadas”  67 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

costarricenses las que ingresaron a Nicaragua y recalcó que sus soldados se encontraban  en suelo nicaragüense.    La operación dragado es financiada en parte por Chávez y su Alternativa Bolivariana para  las  Américas  (ALBA),  que  en  los  últimos  años  se  consolidó  como  la  principal  expresión  política y económica del bloque anti–Washington integrado por Cuba, Venezuela, Bolivia,  Ecuador, Nicaragua, Dominica, San Vicente y las Granadinas y Antigua y Barbuda.    El  dragado  es  dirigido  por  Edén  Pastora,  el  famoso  “Comandante  Cero”  de  la  guerrilla  sandinista que así como sirvió a los intereses de Cuba y la Unión Soviética a finales de la  década de 1970, como figura del FSLN en su lucha contra la dictadura somocista, también  se  puso  a  las  órdenes  de  la  Agencia  Central  de  Inteligencia  (CIA)  y  de  la  administración  Reagan para  combatir después, en el  decenio de 1980 y desde sus bases en Costa Rica, a  Ortega  y  sus  demás  ex‐compañeros  de  armas,  con  los  que  se  reconcilió  en  los  últimos  años.    ++  El  primero  de  noviembre,  Costa  Rica  denunció  que  ese  día  probó,  mediante  un  reconocimiento aéreo y con fotografías y filmaciones, que el Ejército de Nicaragua volvió a  violar  suelo  costarricense,  al  incursionar  de  nuevo  a  Isla  Calero,  instalar  una  base  e  izar  una  bandera  nicaragüense.  San  José  demandó  el  inmediato  regreso  de  las  tropas  a  Nicaragua  y  reafirmó  su  apego  a  la  solución  pacífica  del  pleito,  pero  alertó  que  los  soldados nicaragüenses están en actitud hostil.    ++ El 2 de noviembre, Ortega involucró a Colombia en la pugna y anunció que llevaría la  pelea a la Corte Internacional de Justicia de La Haya (CIJ), sin importar lo que puede definir  la  OEA.  El  gobernante  también  aludió  a  la  disputa  marítima  y  territorial  entre  Bogotá  y  Managua que desde 2001 se dirime en la CIJ y en el que recientemente Costa Rica pidió  intervenir como Estado “no parte” y Honduras como “parte”. Por lo demás, el mandatario  desconoció todas las acusaciones costarricenses y replicó que sus soldados nunca violaron  suelo de Costa Rica y que están en tierras de Nicaragua.    ++ El 3 de noviembre, Costa Rica denunció la crisis en sesión especial de la OEA y pidió el  envío  de  una  comitiva  del  organismo  interamericano  a  la  frontera.  Nicaragua  desmintió  que  sus  tropas  hubieran  invadido  Costa  Rica,  ratificó  que  sus  soldados  permanecen  en  suelo nicaragüense, se negó a ordenar el retiro de los efectivos militares de Isla Calero y  rechazó el envío de la misión. La OEA decidió enviar a Insulza al frente de una delegación  del  organismo  interamericano  a  conversar  con  los  dos  gobiernos,  para  promover  un  acuerdo pacífico.    ++  Insulza  arribó  la  noche  del  5  de  noviembre  a  San  José  y  al  día  siguiente  viajó  a  Managua, tras dialogar con el gobierno costarricense. El 7 en la mañana, acompañado de  autoridades  nicaragüenses,  sobrevoló  el  sector  de  Isla  Calero  y  por  la  tarde  viajó  de  Managua  a  San  José.  El  8  en  la  mañana,  en  compañía  de  autoridades  costarricenses, 

68 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

sobrevoló la Isla. El secretario general se ha negado a emitir juicios previos, ya que este  martes 9 deberá entregar un informe al Consejo Permanente de la OEA, en Washington.    La realidad es que la vía diplomática avanza, a la espera de que Insulza rinda cuentas. Pero  mientras tanto, falló la estrategia de Ortega, que buscaba que su bola roja golpeara a la  blanca  y  a  la  amarilla  en  un  solo  lance  del  juego  (o  a  Bogotá  y  a  Caracas)  para  lograr  carambola.  La  frontera  Costa  Rica  ‐Nicaragua  sufre  de  un  profundo  retraso  socioeconómico y ya es hora de que las disputas sean por progreso y desarrollo y no por  un despliegue de tropas, con su dosis de matonismo e irrespeto.         

  19 DE NOVIEMBRE DE 2010  

En el San Juan hay tiburones   Por Arnoldo Mora.    

Hace algunas semanas tuve una impactante experiencia. Fui invitado por la Cancillería de  Brasil a participar en la V Conferencia sobre POLITICA EXTERIOR Y EXTRANJERA DE BRASIL  EN EL MUNDO QUE VIENE, como se denominaba este importante evento, organizado por  el Instituto de Investigaciones de Itamaraty.     Por  desgracia,  a  mi  regreso  (¿aviones?¿aeropuertos?)  contraje  una  infección  que  me  afectó seriamente los pulmones. Dichosamente he podido recuperarme y paulatinamente  he  ido  volviendo  a  mis  quehaceres  cotidianos.  Pensaba  volcar  sobre  el  papel  algunas  reflexiones  en  torno  a  lo  vivido  en  ese  encuentro  en  Río  y  mis  impresiones  sobre  el  ambiente  político  brasileño,  pero  la  sorpresiva  y  desgraciada  crisis,  causada  por  las  amenazantes  provocaciones  del  tándem  Ortega‐Pastora,  me  obligan,  como  a  todos  los  costarricenses, a dirigir con angustia la mirada hacia el río San Juan donde, contrariamente  a  lo  que  opinaba  nuestro  gran  novelista  Fabián  Dobles,  se  mueven  amenazantes  tiburones. Brasil quedará para más tarde.    Los conflictos con Nicaragua, cualquiera sea el gobierno de turno, tanto allá como aquí, no  son  nuevos.  Tengo  la  impresión  de  que  en  Managua  nunca  se  ha  aceptado  la  manera  como se solucionó, desde el punto de vista del derecho internacional, el litigio en torno a  los límites entre ambos países. La reacción de un lado y de otro ha sido frecuentemente  discordante  y  no  pocas  veces,  como  es  el  caso  actual,  provocador  y  brutal  de  parte  de  nuestros vecinos.    

69 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Políticamente Nicaragua siempre ha estado dividida. Por esta razón, sus gobiernos buscan  una causa más que los una como nación. Por eso se recurre al litigio fronterizo (no solo  con Costa Rica, sino con otros vecinos como Colombia) como pretexto patriotero.     Costa Rica se ha convertido en un problema interno de Nicaragua. La táctica de Costa Rica  de ignorar esa realidad no ha dado resultados. Hoy estamos en el ojo de la tormenta. La  confrontación  entre  fuerzas  socio‐políticas  irreconciliables  al  interior  de  su  propio  país  (Nicaragua),  ha  generado  un  vacío  de  poder  que  las  invasiones  yanquis  han  tratado  de  llenar,  con  el  agravante  de  que  Nicaragua  no  ha  podido  consolidarse  como  Estado  nacional.     En  contraste,  Costa  Rica  forjó  el  Estado  nacional  en  el  siglo  pasado,  alfabetizó  con  los  liberales  al  pueblo,  con  la  Generación  del  Olimpo  creó  el  Estado  de  Derecho  y  con  los  reformadores de los 40 construyó el Estado social y democrático. Ahora la lucha por darle  una dimensión ecológica y lanzarse a la revolución científico‐tecnológica que nos abra al  siglo XXI. Por eso, frente a este conflicto, Costa Rica debe ser fiel a sus mejores valores y  firme  en  sus  legítimas  reivindicaciones  territoriales  dentro  del  marco  del  derecho  internacional. Debemos apoyar al gobierno constitucional de la República. Pero más allá  de eso, debemos pensar, como ha hecho Brasil, en convertir nuestra política exterior en  una política de Estado.     Todo  lo  anterior,  lo  he  dicho  como  ciudadano  costarricense.  Pero  como  persona  individual, no puedo ocultar la profunda indignación que me causa la infamia que el actual  gobierno nicaragüense le ha inferido a nuestro pueblo. Mi familia y yo, nos entregamos a  la solidaridad durante las décadas de los setenta y ochenta con todos los pueblos, tanto  del Cono Sur como de la región centroamericana. Lo hicimos corriendo riesgos personales  pero  sin  cálculo  alguno.  Hoy  sentimos  que  la  mano  que  extendimos  solo  recibe  como  respuesta  gestos  de  arrogancia  henchidos  de  violencia.  Pero  confío  en  que  el  pueblo  costarricense  dará  una  muestra  más  de  civismo  y  entereza.  Como  en  1856,  debemos  convertir  este  desafío  en  un  peldaño  que  nos  haga  mejorar  en  nuestros  valores  democráticos con el apoyo de la comunidad internacional.                              

70 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

VI.  DISCURSOS Y CORRESPONDENCIA OFICIAL     

• DISCURSOS  

Intervención del señor Ministro de Relaciones Exteriores de la República de  Costa Rica, Dr. René Castro Salazar, en la sesión del Consejo Permanente de  la Organización de los Estados Americanos, solicitada por Costa Rica para  exponer sobre la situación con la República de Nicaragua en la zona  limítrofe del Río San Juan.      Washington, 3 de Noviembre de 2010      Señor Presidente,  Señoras  y  señores  integrantes  del  Consejo  Permanente  de  la  Organización  de  Estado  Americanos  Señor Secretario General de la Organización José Miguel Insulza  Señor Secretario General Adjunto Embajador Albert Ramdin  Señoras y señores embajadores y representantes de los países observadores  Señoras y señores representantes alternos,  Amigas y amigos,    En primer lugar agradezco al señor Presidente del Consejo su diligencia en la convocatoria  a  esta  sesión  extraordinaria  solicitada  por  Costa  Rica,  y a  todos  ustedes  su  presencia  en  este  recinto,  para  exponer  ante  ustedes  los  preocupantes  hechos  que  han  motivado  nuestra petición.    El  1°  de  diciembre  de  1948,  hace  62  años,  mi  país  abolió  el  ejército.  Esta  decisión,  conocida  por  la  comunidad  internacional,  constituyó  un  acto  de  fe  en  el  Derecho  de  Gentes  y  en  la  recién  constituida  Organización  de  los  Estados  Americanos,  ya  que  la  defensa  de  la  soberanía  e  integridad  territorial  de  Costa  Rica  quedó  confiada  a  los  mecanismos  jurídicos  del  sistema  interamericano.  Desde  entonces,  nuestra  seguridad  depende  de  esta  organización  y  de  los  estados  que  la  integran,  ya  que  Costa  Rica  solo  cuenta con una pequeña fuerza de policía civilista, con limitada capacidad defensiva y sin  capacidad ofensiva alguna, integrada por funcionarios públicos cuyo objetivo es brindar la  seguridad  a  los  ciudadanos  y  mantener  el  orden  público,  y  con  un  armamento  muy  modesto.    La  carencia  de  ejército,  y  la  confianza  en  los  mecanismos  de  solución  pacífica  de  controversias, reafirman la voluntad permanente de Costa Rica de mantener relaciones de  71 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

amistad y cooperación con todas las naciones y muy especialmente con las del hemisferio.  Sin embargo, en varias oportunidades, comenzando precisamente en diciembre de 1948,  a  los  pocos  días  de  la  supresión  del  ejército,  Costa  Rica  ha  debido  recurrir  al  Sistema  Interamericano  para  solicitar  su  protección  y  su  defensa,  cuando  ha  visto  afectadas  su  soberanía  y  su  integridad  territorial.    Y  los  hechos  que  motivan  la  reunión  de  hoy  se  refieren, lamentablemente, a una de esas situaciones.    Desde el comienzo de la administración de la Presidenta Laura Chinchilla, en mayo de este  año,  Costa  Rica  ha  querido  caracterizar  sus  relaciones  con  la  hermana  República  de  Nicaragua  por  un  espíritu  de  buena  vecindad,  cordialidad  y  de  cooperación,  y  ha  formulado  reiteradas  manifestaciones  de  buena  voluntad  hacia  ese  país.  No  obstante,  configurando una situación que los costarricenses lamentamos profundamente, acciones  recientes de las autoridades de Nicaragua han afectado gradualmente nuestra soberanía  territorial  y  nuestros  recursos  naturales.  Estos  hechos  han  tenido  lugar  en  suelo  costarricense, al sur del río San Juan, en un territorio costarricense denominado isla Calero  y específicamente en el sector de ésta conocido como finca Aragón.    Antes  de  exponer  los  hechos  en  cuestión,  deseo  hacer  énfasis  en  que  Costa  Rica  no  pretende  en  ningún  sentido  alterar  la  demarcación  fronteriza  entre  ambos  países,  ni  adueñarse  de  ninguna  porción  del  cauce  del  río  San  Juan,  al  que  los  instrumentos  internacionales  vigentes  entre  ambos  países  reconocen  como  de  exclusiva  soberanía  de  Nicaragua.  Pero  este  reconocimiento  no  significa,  ni  puede  significar,  que  Costa  Rica  permita que su territorio al sur y al este de dicho río sea objeto de incursiones por parte  de  las  fuerzas  armadas  de  Nicaragua,  en  clara  violación  a  esos  instrumentos  jurídicos.  Tampoco aceptaremos alteraciones unilaterales y artificiales de la frontera.    La  zona  donde  han  sucedido  y  lamentablemente  siguen  sucediendo  los  hechos  que  denuncio, está compuesta por bosques húmedos, que constituyen una reserva natural.  La  isla  Calero,  que  tiene  una  extensión  de  151  kilómetros  cuadrados,  es  un  humedal  protegido  internacionalmente.  Zona  ecológicamente    muy  rica  por  su  interacción  con  el  río  y  la  zona  marítimo‐costera,  constituye  además  parte  del  corredor  biológico  de  Mesoamérica,  y  se  encuentra  protegida  por  convenciones  internacionales  sobre  medio  ambiente.  Hago  esta  referencia  porque  los  hechos  que  motivan  mi  presentación  han  afectado no solamente la soberanía de Costa Rica en el plano jurídico y político, sino que  representan  además  una  violación  de  las  convenciones    internacionales  en  materia  ambiental que protegen áreas naturales, recursos biológicos y humedales internacionales.      Abrigo  la  esperanza  de  que  mi  exposición  permita  a  todos  los  presentes  comprender  la  gravedad de la situación y la necesidad de tomar las medidas para proteger la integridad  territorial  y  el  ejercicio  de  la  soberanía  en  territorio  costarricense,  así  como  para  evitar  que  la  continuación  de  estos  hechos  siga  constituyendo  un  peligro  para  la  paz  y  la  seguridad  internacional.  Pero  antes  de  proceder  a  la  presentación  de  los  hechos  concretos, quisiera formular un fraternal llamado a Nicaragua para que sus autoridades se  apeguen a los instrumentos internacionales vigentes  en materia limítrofe, a la Carta de la  72 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

OEA y la normativa del sistema interamericano en su conjunto y al Derecho Internacional  ambiental, para poder superar la situación que hoy enfrentamos. Costa Rica y Nicaragua  son dos países hermanados no solamente por la geografía sino también por la historia, las  raíces  culturales  comunes  y  una  serie  de  desafíos  igualmente  comunes  que  demandan  nuestra cooperación fraternal y solidaria. Invitamos a nuestros hermanos nicaragüenses a  que juntos procuremos dar contenido efectivo a la fraternidad que anima la convivencia  de nuestros pueblos, tan íntima y entrelazadamente vinculados en familia común.    Cronológicamente,  la  relación  circunstanciada  de  los  hechos  que  motivan  esta  reunión  puede exponerse como sigue:    1°.‐  En  el  diario  La  Prensa  de  Nicaragua  del  día  25  de  agosto  de  2009  se  publicaron  declaraciones  del  señor  Virgilio  Silva,  Gerente  de  la  Empresa  Portuaria  Nacional  de  Nicaragua, indicando que ese país pretendía desviar al río San Juan 1,700 metros cúbicos  por  segundo  del  caudal  que  actualmente  tiene  el  río  Colorado,  río  enteramente  costarricense, que bordea la mencionada isla Calero. Idénticas declaraciones a la Agencia  AP se le atribuyeron entonces a Edén Pastora, responsable del proyecto de dragado.       2°.‐  Las  anteriores  manifestaciones  hicieron  que  el  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  y  Culto de Costa Rica, Bruno Stagno, enviara a su colega de Nicaragua don Samuel Santos la  nota DM‐637‐09 de 27 de agosto de 2009, en la que recordaba que de conformidad con el  Derecho Internacional y los instrumentos pertinentes, en especial el Laudo Cleveland de  1888 y la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de 13 de julio de 2009, Nicaragua  no  puede  realizar  obras  de  mejora  en  el  río  San  Juan  que  causen  perjuicio  a  territorio  costarricense o afecten los derechos de navegación de Costa Rica en el río. En la nota se le  solicitaron además a Nicaragua los estudios que demostraran que el proyectado dragado  no afectaría a Costa Rica. Nicaragua se abstuvo de responder a esta comunicación.     3°.‐  Hace  tan  solo  unos  meses,  ante  un  nuevo  anuncio  de  que  la  obra  de  dragado  comenzaría  en  el  futuro  cercano,  el  Ministro  interino  de  Relaciones  Exteriores  costarricense Carlos Roverssi, remitió al Canciller de Nicaragua la nota DM‐AM‐156‐10 de  12 de julio de 2010. En ella se reiteraba la necesidad de que Nicaragua presentara a Costa  Rica  los  estudios  para  demostrar  que  las  obras  previstas  no  tendrían  impacto  sobre  territorio  costarricense.  Esta  nota  tampoco  recibió  respuesta,  aunque  el  Canciller  nicaragüense don Samuel Santos, en una conversación que tuvimos en Managua, me dio  garantías  verbales,  en  mi  calidad  de  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  y  Culto  de  Costa  Rica, de que el dragado no afectaría territorio costarricense. Y fue como consecuencia de  esa entrevista que el pasado 8 de setiembre, en una comparecencia en una comisión de la  Asamblea Legislativa de Costa Rica, con base en el principio de buena fe expresé que no  había  motivos  para  dudar  de  la  palabra  del  Canciller  de  Nicaragua.  También  en  esa  oportunidad  mencioné  que  Costa  Rica  seguiría  con  sus  actividades  de  monitoreo  del  proyecto para evitar posibles impactos negativos en el lado costarricense de la cuenca.    73 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

4°.‐ En el mes de octubre de 2010, miembros de una familia de apellido Reyes, poseedora  de derechos de explotación sobre una zona conocida como Finca Aragón, Isla Portillos‐Isla  Calero,  y  otros  vecinos  de  la  comarca,  denunciaron  a  las  autoridades  costarricense  preocupantes acciones efectuadas allí, en suelo costarricenses, por el señor Edén Pastora,  responsable  del  dragado  del  río  San  Juan,  y  militares  nicaragüenses.  La  familia  Reyes  denunció  que  con  el  pretexto  de  las  obras  de  dragado,  el  señor  Pastora  y  militares  nicaragüenses  ingresaron  en  la  finca  Aragón,  los  sacaron  a  ellos  y  detuvieron  a  algunos  trabajadores.  Un  educador  costarricense  que  trabaja  en  la  vecindad,  remitió  el  18  de  octubre una nota a la Presidenta de la República, en la que expuso hechos similares.     5.‐  No  cabe  duda  de  que  la  zona  en  cuestión  es  territorio  de  Costa  Rica.  Esto  se  comprueba mediante la cartografía oficial elaborada por el Instituto Geográfico Nacional  de Costa Rica y el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, específicamente con las  hojas cartográficas 3448 I, ambas actualizadas al año 1988 y con escala 1:50.000. La isla  Calero se encuentra precisamente en la región fronteriza, y allí, los tratados y laudos han  definido que el río San Juan es de exclusiva soberanía nicaragüense y que los territorios  que en la región se encuentren al sur y al este de ese río pertenecen a Costa Rica. Dada la  ubicación de la isla Calero, precisamente en la margen derecha del río, es indubitable que  pertenece a Costa Rica, y que Nicaragua no podría pretender derechos de soberanía sobre  ella sin  desconocer el tratado de límites vigente entre ambos países y sus instrumentos  complementarios.    6.‐  Como  consecuencia  de  las  aludidas  denuncias,  el  Ministerio  de  Seguridad  Pública  de  Costa  Rica,  en  coordinación  con  la  Cancillería  a  mi  cargo,  organizó  un  sobrevuelo  de  la  zona el día 20 de octubre. Se logró documentar mediante fotografías y video, que la draga  nicaragüense  se  encuentra  anclada  sobre  el  río  San  Juan,  en  el  sector  cercano  al  Caño  Sucio, a algunos metros de distancia de la margen costarricense del río en la zona de la  Finca Aragón. En la draga se observaron militares nicaragüenses. Asimismo, se documentó  que  de  la  draga  parte  una  tubería  de  varios  metros  de  largo,  por  medio  de  la  cual  se  estaba depositando sedimento en la Finca Aragón, es decir, en territorio de Costa Rica, sin  que se hubiera pedido ni menos obtenido autorización de las  autoridades costarricenses  para  tal  acción.    En  otras  palabras,  Nicaragua,  además  de  realizar  en  el  río  labores  de  dragado sin haber requerido el consentimiento de Costa Rica, que era necesario según el  Laudo  Cleveland  de  1888,  ha  utilizado  el  territorio  costarricense  como  vertedero  de  desechos, como basurero de las labores de dragado.     7.‐ Ante tales violaciones a la soberanía de Costa Rica, el Gobierno de Costa Rica decidió el  21 de octubre presentar una nota  de protesta al Gobierno de Nicaragua, y ordenar que  funcionarios  de  la  Fuerza  Pública  y  de  los  Ministerios  de  Relaciones  Exteriores  y  de  Ambiente  se  trasladaran  cuanto  antes  a  la  zona  con  el  propósito  de  dimensionar  los  hechos.   

74 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

8.‐ El  propio  21  de  octubre  se  llamó  al  Embajador  de  Nicaragua  en  Costa  Rica  a  la  Cancillería y  se  le  hizo  entrega  de la  nota  de  protesta.  Acto  seguido  se  llevó  a  cabo  una  conferencia de prensa donde se expuso lo ocurrido.    9‐. El 22 de octubre funcionarios de la Fuerza Pública costarricense verificaron en la zona  que  la  tubería  que  estaba  depositando  el  sedimento  ya  había  sido  retirada  y  se  encontraba  sobre  el  agua  del  río  San  Juan,  aunque  la  draga  permanecía  anclada  en  el  mismo lugar, a unos metros de distancia de la margen costarricense del río. Dentro de la  draga  se  observaban  efectivos  del  ejército  de  Nicaragua.    También  se  observó  que  se  había  abierto  una  trocha  de  unos  700  metros  que  apunta en  dirección de  la  Laguna  Los  Portillos, y que otra zona de aproximadamente unas dos hectáreas había sido totalmente  talada. Esta zona se encuentra en línea directa con la Laguna Los Portillos.    10.‐  Esa  misma  mañana,  funcionarios  de  la  Fiscalía  costarricense  y  de  los  Ministerios  de  Relaciones Exteriores, Seguridad y Ambiente verificaron  que en efecto se había cubierto  con  sedimento  proveniente  de  la  draga  un  área  de  unos  2.500  metros  cuadrados  de  territorio  costarricense,  lo  cual  constituiría  un  delito  ecológico  al  tratarse  de  una  zona  protegida. También observaron claramente los numerosos árboles cortados en el área de  aproximadamente  dos  hectáreas  que  se  encuentra  en  línea  directa  con  la  Laguna  Los  Portillos.    11.‐  Aunque  la  Fuerza  Pública  y  los  funcionarios  de  los  Ministerios  mencionados  se  retiraron  de  la  zona,  el  Ministerio  de  Seguridad  Pública  costarricense  mantuvo  sobrevuelos  regulares,  a  fin  de  darle  seguimiento  a  los  hechos.  La  draga  se  mantuvo  anclada hasta que el 23 de octubre fue retirada mediante un remolque, y trasladada a una  zona ubicada en la margen izquierda del río San Juan, en territorio de Nicaragua.     12.‐ El día 25 de octubre miembros de la Fuerza Pública costarricense y funcionarios del  Ministerio  del  Ambiente  efectuaron  otra  visita  a  la  isla  Calero,  con  el  fin  de  determinar  pericialmente  la  verdadera  extensión  del  daño  ambiental  y  su  costo.  Se  observó  que  la  bandera de Costa Rica seguía en su lugar en la Finca Aragón, en el sitio donde había sido  colocada por la Fuerza Pública costarricense.    13.‐ A raíz del daño ambiental verificado se abrieron en Costa Rica una causa penal en la  Fiscalía Adjunta de Guápiles (Expediente 10‐004110‐485 PE) por delito de infracción a la  Ley Forestal y un expediente en el Tribunal Ambiental Administrativo (Expediente 46310‐ 01)    14.‐ Sorpresivamente, el 27 de octubre se presentó a la Cancillería de Costa Rica la nota  MRE/DVM/AJST/660/10/10  firmada  por  Manuel  Coronel  Kautz,  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  por  la  Ley  de  Nicaragua.  En  esta  nota  Nicaragua  rechazó  las  afirmaciones  contenidas en la protesta formulada por Costa Rica, por considerar que las actividades de  limpieza en el río San Juan se habían realizado en territorio nicaragüense. Pero además,  sorpresivamente,  el    gobierno  de  Nicaragua  protestó  por  lo  que  llamó  “reiteradas  75 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

violaciones de  tropas  de  las  fuerzas  armadas  costarricenses  a  territorio  nicaragüense”  y  exigió que tales “hechos”, valgan las comillas, no volvieran a repetirse. Dejando aparte el  hecho de que Costa Rica, como lo sabe muy bien Nicaragua, carece de fuerzas armadas,  ahora  resulta  que  la  presencia  de  autoridades  policiales  costarricenses  en  suelo  indubitablemente  costarricense  incomoda  de  tal  modo  al  país  vecino  que  lo  considera  motivo  de  protesta.  Como  si  lo  anterior  no  fuera  suficiente,  la  nota  del  27  de  octubre  anunció  que  Nicaragua  continuaría  las  labores  de  limpieza  en  el  río  y  resguardando  “los  límites y soberanía de Nicaragua.”     15.‐  El  mismo  27  de  octubre  la  Fuerza  Pública  de  Costa  Rica  realizó  un  sobrevuelo  en  la  zona,  y  observó  que  la  draga  trasladada  a  la  margen  izquierda  del  río  San  Juan  se  encontraba  operando  de  nuevo.  Cerca  de  ella  se  advirtió  otra  zona  talada  en  territorio  nicaragüense, en forma de canal, lo cual parece dirigirse a eliminar el meandro en el cauce  actual del río San Juan, pues de lograrse esto el río seguiría su cauce en línea directa. Si  esto se diera, el curso del agua continuaría en línea recta a través de la trocha ilegalmente  abierta  en  suelo  costarricense  en  Finca  Aragón,  posteriormente  por  el  área  de  dos  hectáreas  de  árboles  que  fueron  cortados  también  ilegalmente  en  dicha  finca,  y  eventualmente  llegaría  en  línea  directa  a  la  Laguna  Los  Portillos.  De  esta  manera  Nicaragua  estaría  buscando  lograr  que  el  río  San  Juan  desembocara  directamente  en  la  Laguna  Los  Portillos  por  medio  de  un  canal  artificial.  Esto  significaría  cercenarle  a  Costa  Rica  una  extensión  de  su  territorio,  concretamente  el  sector  noroeste  de  la  Isla  Portillo.  Como es lógico, esto sería absolutamente inaceptable para Costa Rica y representaría una  violación flagrante a los convenios de límites vigentes.    16.‐  En  la  tarde  del  31  de  octubre,  durante  un  nuevo  sobrevuelo  en  la  zona  de  la  Finca  Aragón, se observó que la bandera de Nicaragua había sido colocada en un lugar cercano  de  una  vivienda  ubicada  en  la  Finca  Aragón,  en  territorio  costarricense.  Asimismo,  se  observaron  a  distancia  presuntos  campamentos  instalados  sobre  el  depósito  de  sedimento  colocado  días  atrás  en ese  territorio  costarricense  por  la  tubería  proveniente  de la draga.     17.  Anteayer,  1°  de  noviembre,  las  autoridades  policiales  costarricenses  efectuaron  otro  sobrevuelo  con  el  fin  de  verificar  con  mayor  precisión  la  situación.  Se  logró  comprobar  que,  en  efecto,  en  la  Finca  Aragón,  en  nuestra  isla  Calero,  se  colocó  la  bandera  nicaragüense.  Asimismo,  en  el  lugar  donde  se  había  depositado  el  sedimento  se  observaron claramente al menos tres campamentos habilitados. En otro punto de la Finca  Aragón se obtuvieron fotografías de miembros del Ejército de Nicaragua, algunos de ellos  incluso apuntando con sus armas de fuego hacia la aeronave costarricense. De esta forma  se constata sin lugar a dudas que el Ejército de Nicaragua no solo izó la bandera de ese  país en suelo costarricense, sino que además tomóó el control militar de la zona.    18.‐  Ante  tan  preocupante  y  clara  violación  de  la  soberanía  y  la  integridad  territorial  de  Costa Rica, el mismo día de anteayer 1° de noviembre, en horas de la tarde, se entregó  al  Embajador  de  Nicaragua  la  nota  DM‐429‐10  de  esa  misma  fecha  para  responder  los  76 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

alegatos contenidos en la nota suscrita por el Viceministro Manuel Coronel, y también se  le  entrega  la  nota  DM‐430‐10  de  esa  misma  fecha  mediante  la  cual  Costa  Rica  protestó  por la invasión armada a territorio costarricense y solicitó el retiro inmediato de las tropas  nicaragüenses de su territorio. No  obstante la gravedad de la situación, Nicaragua no ha  contestado  aún  a  esta  comunicación,  ni  ha  retirado  a  sus  soldados  del  territorio  costarricense, ni menos ha interrumpido sus obras en el río.    Señor Presidente,  Señoras y señores:    Costa Rica ha procurado mantener la calma y la moderación que en circunstancias como la  que  vivimos  debe  caracterizar  la  acción  de  los  países  que  se  apegan  al  Derecho  Internacional y confían en él. Apelamos a que Nicaragua dé testimonio de que la anima el  mismo  espíritu  y  que  conjuntamente  hagamos  un  esfuerzo  para  evitar  que  nuestros  caminos  se  alejen,  y  más  bien  construyamos  cordial  y  fraternalmente  caminos  de  entendimiento  y  de  cooperación.  Por  otra  parte,  a  esta  organización  le  queremos  hacer  ver la necesidad de investigar de modo cuidadoso los hechos expuestos, a fin de que sean  los  propios  mecanismos  jurídicos  existentes  en  el  Sistema  Interamericano  y  no  solo  el  dicho  de  uno  u  otro  país  los  que  comprueben  la  veracidad  de  lo  que  ha  ocurrido.  Simultáneamente  solicitamos  que  la  OEA  intervenga  para  que  el  Gobierno  de  Nicaragua  retire sus tropas de suelo costarricense. Por ello, en nombre del Gobierno de Costa Rica  solicito  respetuosa  y  fraternalmente  que  se  constituya  una  comisión  que  se  traslade  al  lugar de los hechos e investigue allí lo sucedido.       Como hace 62 años, Costa Rica reitera hoy su confianza de que gracias a que existe  un    Sistema  Interamericano  operativo  y  de  acción  oportuna,  es  posible  que  en  nuestro  hemisferio haya países que vivan sin fuerzas armadas, y cuyas relaciones de vecindad se  desarrollen  en  un  espíritu  de  armonía  y  entendimiento  fraternal.    Los  costarricenses  demandamos, señoras y señores, que la OEA se comporte a la altura de las circunstancias  y  que  este  Consejo  Permanente  confirme  que  nuestra  decisión  de  entonces  fue  acertada  y  que  el  presente  de  las  Américas,  como  su  futuro,  tienen  como  cimiento  y  como  simiente  el  Derecho  Internacional  y  la  vocación  de  paz  inherente  a  los  seres  humanos. Esta es una oportunidad para que  la  Organización  de  los  Estados  Americanos  demuestre que sigue teniendo vigencia.    Muchas gracias     

77 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Intervención de Embajador Enrique Castillo, Representante Permanente de  Costa Rica, en la sesión del Consejo Permanente de la Organización de los  Estados Americanos, solicitada por Costa Rica para exponer sobre la  situación con la República de Nicaragua en la zona   limítrofe del río San Juan.      Washington, 12 de noviembre de 2010      Señor Presidente,  Señoras  y  señores  integrantes  del  Consejo  Permanente  de  la  Organización  de  Estado  Americanos  Señor Secretario General de la Organización José Miguel Insulza  Señor Secretario General Adjunto Embajador Albert Ramdin  Señoras y señores embajadores y representantes de los países observadores  Señoras y señores representantes alternos,  Amigas y amigos,      Agradezco  al  señor  Presidente  del  Consejo  la  convocatoria  a  esta  sesión  extraordinaria  solicitada por Costa Rica, y a todos ustedes su presencia hoy aquí.  Igualmente doy el más  sincero agradecimiento al señor Secretario General por su valioso informe presentado el  pasado  martes  9  de  noviembre,  así  como  por  su  inquebrantable  compromiso  de  lograr  una salida diplomática, pacífica y justa a esta situación, como corresponde a las naciones  civilizadas que actúan con buena fe.     En la sesión del pasado martes, Costa Rica hizo ver que, si bien abrigábamos la esperanza  de  que,  tal  como  lo  habían  conversado  nuestros  presidentes,  existía  de  parte  de  ambos  países  un  compromiso  de  acatar  las  recomendaciones  del  señor  Secretario  General,  Nicaragua claramente las ha despreciado.     En  sus  intervenciones  del  pasado  martes,  el  Representante  Permanente  de  Nicaragua  aprovechó este foro para continuar su estrategia de generar confusión sobre una situación  que es absolutamente clara: no es un problema de definición de límites, es una violación a  la  integridad  territorial  costarricense.  Debido  a  ello,  señor  Presidente,  Costa  Rica  se  ve  forzada una vez más a referirse a algunos aspectos de este asunto que es vital que queden  absolutamente claros.     1. Costa  Rica ha  presentado  ante  este  Consejo  pruebas  contundentes  e irrefutables  sobre la ocupación ilegal de tropas nicaragüenses a un sector de nuestro territorio  conocido como Isla Calero en el Caribe Norte de Costa Rica.     78 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

2. Asimismo, se  han  presentado  pruebas  de  las  acciones  de  tala  de  bosque  y  de  depósito  de  sedimento  que  Nicaragua  hizo  en  ese  territorio  costarricense,  con  absoluto desprecio por sus obligaciones legales y ambientales.      3. Es  devastador  el  daño  ambiental  a  una  porción  del  Humedal  Caribe  Noreste,  incluido desde el 20 de mayo de 1996 por Costa Rica en la lista de Humedales de  Importancia Internacional de la Convención de Ramsar. Tal como lo establece esta  Convención  de  1971,  los  humedales  cumplen  una  función  ecológica  fundamental  como  reguladores  de  los  regímenes  hidrológicos  y  como  hábitat  de  una  fauna  y  flora  características,  especialmente  de  aves  acuáticas.  Este  daño,  deplorablemente,  continúa,  como  también  continúa  la  violación  a  nuestra  soberanía e integridad territorial mientras nos encontramos en esta sala.     Nicaragua  ha  intentado  justificar  la  violación  a  la  integridad  territorial  costarricense  de  diferentes y contradictorias formas. Ha procurado generar la percepción de que se trata  de una disputa fronteriza; de que existe duda sobre el trazado de la frontera, e incluso se  quiso atribuir esta supuesta duda a la falta de amojonamiento en la zona. La intención de  estas argucias es clara: presentar la situación como una disputa jurídica que como tal no  debería  ser  conocida  por  la  Organización  de  los  Estados  Americanos,  sino  por  la  Corte  Internacional  de  Justicia.  De  esta  forma  Nicaragua  pretende  no  solo  violar  nuestra  soberanía  territorial,  sino  burlar  el  Sistema  Interamericano,  burlar  la  OEA  y  burlar  sus  mecanismos.     Como  parte  de  esa  estrategia,  el  miércoles  3  de  noviembre  el  Embajador  Moncada  presentó  unas  coordenadas  de  la  supuesta  ubicación  de  sus  tropas  y  de  la  draga.  Al  verificar las coordenadas de los campamentos militares, resulta que no corresponden con  la ubicación de la Finca Aragón, en Isla Calero, en territorio de Costa Rica, sino a una zona  más  al  oeste,  pasada  la  margen  izquierda  del  río  San  Juan  y,  por  lo  tanto,  en  efecto  en  territorio  nicaragüense.  Las  coordenadas  verdaderas  donde  se  encuentran  las  tropas  nicaragüenses en suelo costarricense son: Latitud 10º55’01’’ norte y Longitud 83º40’45’’,  que corresponde al campamento instalado en la zona donde se depositó el sedimento, y  en  otra  área  todavía  más  al  este  con  posición  Latitud  10º55’22.95’’  norte  y  Longitud  83º40’48.15’’.     Las coordenadas de la draga corresponden al sitio en el río San Juan donde se encontraba  anclada  a  unos  metros  de  la  margen  derecha  del  río.  En  el  tanto  que  las  aguas  del  río  pertenecen a Nicaragua, en efecto la draga estaba en territorio nicaragüense, y eso nunca  se  ha  puesto  en  duda  por  Costa  Rica.  Sin  embargo,  surge  la  pregunta:  ¿si  Nicaragua  reclama como suyo ese sector de la Isla Calero, por qué da entonces coordenadas que se  encuentran  alejadas  de  ese  sector  de  territorio  costarricense  para  ubicar  a  sus  tropas?  ¿Será que en el fondo Nicaragua se está cuidando de no reconocer formalmente que ha  ocupado militarmente a Costa Rica?   

79 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

A estas  alturas  existe  claridad  sobre  la  verdadera  situación  y  sobre  las  verdaderas  intenciones  de  Nicaragua.  Insisto,  no  se  trata  de  una  disputa  fronteriza.  Nunca  antes  Nicaragua había manifestado dudas sobre la ubicación de la frontera en toda la Isla Calero,  que  corresponde  a  la  margen  derecha  del  río  San  Juan.  Repito,  nunca  antes  del  31  de  octubre  pasado  Nicaragua  le  había  expresado  dudas  a  Costa  Rica  sobre  la  propiedad  de  esa tierra, la cual, consistentemente, había reconocido como costarricense.    Puntualizo, no se trata de un problema de falta de amojonamiento. Los instrumentos que  definen los límites entre ambos países establecen muy claramente que la frontera en ese  sector está constituida por la margen derecha del río San Juan. Así lo  dice el tratado de  Límites de 1858, y los Laudos Alexander. En particular lo establece el Laudo Alexander Nº  1 de 30 de setiembre de 1897 al establecer la frontera en este sector. Esto se demuestra  con  el  croquis  adjunto  a  este  Laudo,  del  cual  tenemos  copias  tanto  Costa  Rica  como  Nicaragua y el país árbitro. Ahí se aprecia claramente que el sector norte de la Isla Calero,  y  específicamente  la  zona  hoy  tomada  militarmente  por  Nicaragua  le  pertenece  a  Costa  Rica.  Hemos  también  mostrado  el  croquis  contenido  en  el  Acta  Nº  10  de  la  Comisión  Alexander, de fecha 2 de marzo de 1898, en el cual incluso se muestra la Finca Aragón. En  todos  ellos  se  observa  cómo  el  límite  arranca  en  Punta  Castilla  y  de  ahí  bordea  por  la  margen  derecha  de  la  laguna  de  Harbor  Head,  como  se  llamaba  entonces  a  la  actual  Laguna Los Portillos.     Nicaragua  ha  pretendido  falsear  la  historia  alegando  que  antes  existía  un  caño  que  conectaba la Laguna de Harbor Head o Los Portillos con el río San Juan, justo en el área  donde Edén Pastora, por encomienda del Gobierno de Nicaragua, está ahora abriendo el  canal  artificial  en  territorio  costarricense.  Tal  argumento  es  absolutamente  falso.  En  ninguno  de  estos  mapas  históricos,  ni  en  ningún  otro,  aparece  ese  supuesto  caño.  La  frontera corre exactamente por donde la muestran los mapas históricos producidos por la  Comisión  Alexander  y  en  una  zona  mucho  más  al  norte  y  en  dirección  hacia  la  desembocadura del río San Juan en el Mar Caribe y con rumbo paralelo a la costa.     La clara intención de la ocupación militar es tomar control de la zona para desviar el curso  del  río  San  Juan  de  manera  que  ahora  desemboque  directamente  en  la  Laguna  Los  Portillos y así evitarle a Nicaragua tener que dragar los tres kilómetros adicionales hasta su  desembocadura natural en el Caribe. No es lo mismo limpiar el cauce del río San Juan que  desviarlo.  Repudiamos  que  Nicaragua  intente  canalizar  el  río  San  Juan  por  nuevos  recorridos, violando  la  soberanía  territorial costarricense y  despojándola  de  una  porción  de su territorio. Me pregunto cómo reaccionarían los demás países aquí representados si  esta situación se estuviera dando en sus territorios.     Pretender  enfocar  la  solución  a  esta  disputa  como  la  necesidad  de  amojonar  la  zona  es  simplemente  una  cortina  de  humo,  que  deliberadamente  ignora  la  realidad  sobre  la  frontera que ha existido en los últimos 113 años. Costa Rica no tiene problema en retomar  el proceso de densificación de hitos fronterizos iniciado en 1994 sobre la porción terrestre  de la frontera donde eso corresponde, que es entre los Mojones 2 y 20. Entre el Mojón 2 y  80 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

1, que  es  el  de  Punta  Castilla  o  mojón  inicial,  el  límite  natural  es  el  río  San  Juan.  Es  precisamente  por  esto  que  en  la  presentación  del  Embajador  Moncada,  al  enseñar  el  resultado  del  proceso  de  densificación  de  hitos  fronterizos  iniciado  en  1994,  se  aprecia  claramente  que  estas  tareas  se  llevaron  a  cabo  entre  los  mojones  2  y  20,  comenzando  precisamente por el 2. ¿Por qué no se incluyó el trayecto entre el Mojón 1 y 2? Porque en  todo este trayecto de unos 75 kilómetros el río es la frontera natural y sobre eso siempre  ha  habido  claridad  absoluta.    Nuevamente,  Costa  Rica  no  tiene  problema  en  retomar  el  proceso de densificación de hitos fronterizos donde eso corresponde, pero por favor que  no se distorsione la realidad ni se use esto como pretexto para desviar la atención de la  ocupación ilegal que sufre nuestro país.     La  cartografía  oficial  de  ambos  países  y  de  terceras  partes  es  clara  y  absolutamente  concordante: no hay duda que el sector norte de la Isla Calero ocupado a partir del 30 de  octubre por fuerzas armadas nicaragüenses le pertenece a Costa Rica. Más aún, los mapas  que Costa Rica y Nicaragua le presentaron a la propia Corte Internacional de Justicia con  ocasión  del  caso  Disputa  sobre  Derechos  de  Navegación  y  Conexos  en  el  río  San  Juan,  resuelto  mediante  la  sentencia  del  13  de  julio  de  2009  tan  frecuentemente  citada  por  Nicaragua, reflejan este mismo trazo fronterizo, y claramente ubican la zona hoy invadida  por  Nicaragua  dentro  del  territorio  de  Costa  Rica.  Costa  Rica  quisiera  ver  con  qué  cara  Nicaragua pretende presentarse en el futuro ante la Corte Internacional de Justicia, para  argüir que el mapa que ella misma había presentado estaba supuestamente equivocado.     Nos  ha  dicho  el  Representante  Permanente  de  Nicaragua,  citando  un  acta  de  la  comparencia del Canciller René Castro ante la Comisión de Ambiente de nuestra Asamblea  Legislativa,  que  el  señor  Canciller  había  manifestado  que  esta  obra  de  dragado  no  conllevaría  mayor  perjuicio  ambiental.  Una  declaración  en  este  sentido  partía  de  dos  premisas: primero, que las garantías verbales dadas por el propio Canciller de Nicaragua  eran serias, y que, tal como el Canciller nicaragüense había dicho, la obra de dragado se  haría enteramente en territorio nicaragüense y bajo estándares de protección ambiental  aceptados internacionalmente. En ningún momento siquiera se contempló la posibilidad  de que Nicaragua pretendiera desviar el curso del río a través de territorio de Costa Rica.     Nuevamente, se trata de un escenario muy distinto, que no se puede confundir: no es lo  mismo limpiar el cauce del río San Juan que desviarlo, para luego apoderarse del territorio  costarricense.    La última excusa usada por Nicaragua para justificar su presencia en suelo costarricense  fue la lucha contra el narcotráfico, y de paso acusa a Costa Rica de no cooperar en estas  tareas. Si esto es cierto, mucho agradecería al Represente Permanente de Nicaragua que  explique  por  qué  el  pasado  12  de  agosto  de  2010    el  propio  Presidente  de  Nicaragua  condecoró al Comisionado Martín Arias, Director del Servicio Nacional de Guardacostas de  Costa Rica, con la Medalla de Honor al Mérito en Primer Grado, “Por la amistad, confianza,  hermandad,  cooperación  y  coordinación  operativa  en  la  lucha  contra  el  narcotráfico  internacional”.   81 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nicaragua no tiene autoridad alguna para darnos lecciones de combate al narcotráfico, al  que dedicamos ingentes recursos y esfuerzos dentro de un marco de absoluto respeto a la  institucionalidad local y a nuestros compromisos internacionales.      Señor Presidente:      La  intransigente  negativa  al  retiro  de  tropas  del  territorio  costarricense  por  parte  de  Nicaragua ha hecho que Costa Rica deba tomar el camino de la diplomacia y del derecho  internacional,  y  como  uno  de  sus  componentes,  haya  acudido  a  los  mecanismos  americanos  como  un  primer  paso  en  la  defensa  de  su  soberanía  e  integridad  territorial.  Durante todo este proceso Costa Rica ha actuado de buena fe, como le consta a los demás  estados miembros de la OEA. Pero esta actitud costarricense no ha sido correspondida por  Nicaragua. Y todo tiene un límite.    Por  lo  tanto,  hoy  Costa  Rica  viene  a  recordar  el  reto  y  las  obligaciones  que  el  Sistema  Interamericano  tiene,  en  el  marco  de  sus  deberes  de  conformidad  con  la  Carta  de  la  Organización de los Estados Americanos. Esto demanda dar una salida pacífica pero justa,  rápida  y  sin  ambigüedades,  a  las  acciones  emprendidas  por  Nicaragua,  al  ocupar  con  destrucción, parte del territorio soberano de otro estado americano.      Estas obligaciones del Sistema no nacen como un deseo de Costa Rica, sino que tienen su  origen  en  el  consenso  logrado  hace  62  años,  de  dotar  al  continente  de  un  mecanismo  dinámico  y  efectivo  en  la  defensa  de  los  intereses,  de  los  valores,  de  la  soberanía  y  del  territorio de los Estados Americanos.    El  artículo  primero  de  la  Carta  de  la  Organización  de  los  Estados  Americanos,  que  establece la naturaleza y objeto de esta organización, define con precisión cuáles son las  obligaciones que los estados miembros asumimos.  Cito el primer párrafo del artículo 1:      Artículo 1    “Los Estados americanos consagran en esta Carta la organización internacional que han  desarrollado  para  lograr  un  orden  de  paz  y  de  justicia,  fomentar  su  solidaridad,  robustecer  su  colaboración  y  defender  su  soberanía,  su  integridad  territorial  y  su  independencia.  Dentro  de  las  Naciones  Unidas,  la  Organización  de  los  Estados  Americanos constituye un organismo regional.”  Fin de la cita.    La  misma  carta  de  la  OEA  también  determina  que  la  paz  y  seguridad  hemisféricas  son  propósitos esenciales de la Organización de los Estados Americanos y que esta tiene plena 

82 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

competencia para conocer de los hechos y acontecimientos que pongan en riesgo dichos  propósitos.    Asimismo,  entre  los  principios  constitutivos  de  la  OEA,  la  Carta  subraya  el  respeto  a  la  personalidad,  soberanía  e  independencia  de  los  Estados  y  el  fiel  cumplimiento  de  las  obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes de derecho internacional como  elementos  fundacionales  del  orden  internacional.  También  consagra  la  buena  fe  y  el  respeto  al  derecho  internacional  como  normas  de  conducta  de  los  Estados  en  sus  relaciones recíprocas.    En  particular,  el  artículo  21  de  la  Carta  enfatiza  que  "El  territorio  de  un  Estado  es  inviolable, no puede ser objeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza tomadas  por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera que fuere el motivo, aun de manera  temporal" y a la vez subraya que “No se reconocerán las adquisiciones territoriales o las  ventajas especiales que se obtengan por la fuerza o por cualquier otro medio de coacción”.     En el inciso g) del artículo 3, los Estados Americanos condenan la guerra de agresión, y en  el  inciso  h  de  ese  mismo  artículo  aceptan  el  principio  según  el  cual  “La  agresión  a  un  Estado americano constituye una agresión a todos los Estados americanos”.    El  artículo  28  de  la  Carta  establece  además  que  "Toda  agresión  de  un  Estado  contra  la  integridad  o  la  inviolabilidad  del  territorio  o  contra  su  soberanía  o  la  independencia  política  de  un  Estado  americano,  será  considerada  como  un  acto  de  agresión  contra  los  demás  Estados  americanos”.  En  su  artículo  29  ratifica  los  principios  de  solidaridad  continental  y  legítima  defensa  colectiva  cuando  “la  inviolabilidad  o  la  integridad  del  territorio o la soberanía o la independencia política de cualquier Estado americano fueren  afectadas por un ataque armado o por una agresión que no sea ataque armado, o por un  conflicto  extracontinental  o  por  un  conflicto  entre  dos  o  más  Estados  americanos  o  por  cualquier otro hecho o situación que pueda poner en peligro la paz de América”.     Por  todo  lo  anterior,  no  hay  ninguna  duda  de  que  el  compromiso  del  sistema  interamericano es dar contenido cierto y significativo a las obligaciones así asumidas por  todos  los  estados  miembros.  Esas  obligaciones  entrañan  tomar  posición  y  defender  con  toda  energía  a  una  nación  hermana  cuando  ésta  haya  sido  objeto  de  la  violación  a  su  soberanía  y  a  su  integridad  territorial,  particularmente  cuando  ha  mediado,  como  en  el  caso que nos reúne hoy, el uso de las fuerzas militares.    La  caracterización  que  hace  Nicaragua  para  disfrazar  de  conflicto  territorial  lo  que  evidentemente  constituye  una  violación  suya  a  la  soberanía  e  integridad  territorial  de  Costa  Rica,  no  debe  impregnar  reserva  alguna  sobre  la  naturaleza  y  la  gravedad  de  sus  acciones. Los hechos que nos reúnen hoy constituyen, simple y claramente, una ocupación  militar con daño territorial de un estado a otro y no pueden verse de otra manera.    

83 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Así las  cosas,  y  de  conformidad  con  el  derecho  internacional,  solo  hay  un  camino:  Nicaragua debe desocupar de forma inmediata y sin condiciones, el territorio tomado por  sus tropas.   Repito, para la resolución de lo que nos ha traído hoy a este foro, y bajo el  derecho internacional y los principios que guían a la OEA, solo hay un camino: Nicaragua  debe desocupar de forma inmediata y sin condiciones, el territorio tomado por sus tropas.      Si Nicaragua no desea tomar el camino de la paz, la buena fe y el derecho internacional  por sí misma, entonces incumbe a todos los países del Sistema, al unísono de los objetivos  de  la  Carta  de  la  OEA  –objetivos  que  repican  en  las  paredes  de  este  recinto—  repudiar  esas  acciones  y  exigirle  desocupar,  sin  condiciones,  el  territorio  tomado  por  sus  tropas.   Esa  es  la  responsabilidad  que  nos  impone  la  Carta;  esa  es  la  responsabilidad  que  como  naciones  democráticas  y  civilizadas  nos  impone  el  derecho  internacional.    Costa  Rica  no  espera nada menos del Sistema Interamericano y de todos los estados que lo integran.    En  consecuencia,  vistos  los  hechos,  y  recordadas  las  obligaciones  que  la  Carta  de  la  Organización  de  los  Estados  Americanos  le  impone  a  todos  los  países  parte,  que  se  han  comprometido respetarla y hacerla valer, Costa Rica, con respeto pero con la vehemencia  de un Estado pacífico y desarmado que ha visto mancillada su soberanía y su territorio, y  con  la  urgencia  que  la  gravedad  de  las  acciones  demanda,  solicita  a  todos  los  estados  miembros  y  a  este  Consejo  pedir  a  la  República  de  Nicaragua  el  retiro  inmediato  y  sin  condiciones  del  territorio  ocupado  por  sus  tropas.  Para  ello,  solicito  que  el  proyecto  de  Resolución  Rev.2  denominado  “Convocatoria  de  la  Reunión  de  Consulta  de  Ministros  de  Relaciones  Exteriores”  presentado  la  semana  anterior  por  Costa  Rica  y  circulado  por  la  Secretaría sea puesto a discusión y sometido a votación de inmediato.     Los  ojos  del  mundo,  y  especialmente  de  América,  están  puestos  sobre  la  OEA.  Confiamos  que  los  estados  aquí  representados  sabrán  mostrar  su  verdadero  compromiso  con  los  altos  valores que inspiraron la creación de la  Organización.     Muchas gracias.     

          84 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Palabras de la Presidenta de Costa Rica Laura Chinchilla Miranda, Conmemoración de la Abolición del Ejército en Costa Rica  1 de diciembre de 2010  Queridas amigas y amigos:  En la Historia Universal existe un día que todavía no se estudia en las escuelas del mundo, porque  fue  un  día  precursor  y  visionario  que  estaba  demasiado  adelante  de  su  propia  época.   El  1ro  de  diciembre de 1948, José Figueres Ferrer, llegado al poder por la fuerza de las armas, abolió de un  golpe el Ejército en Costa Rica. Con el gesto insólito, de un mazazo, aplastó los últimos vestigios de  una civilización de guerra.  Ese  día,  este  pequeño  país  le  dio  una  de  las  mayores  lecciones  de  cultura  y  civilidad  al  género  humano.  En esa hora, Costa Rica mostró con hechos “que no hay caminos para la paz, porque la  paz es el camino”, como decía Ghandi.  Hoy  conmemoramos  ese  día,  que  hizo  realidad  las  palabras  de  nuestro  himno  nacional:  con  un  gesto de paz conquistaron los hijos de Costa Rica, “labriegos sencillos, eterno  prestigio, estima y  honor.”   Mucho  se  ha  hablado  y  escrito  sobre  los  impactos  que  ha  tenido  la  abolición  del  ejército  en  nuestro  desarrollo  nacional.   Logramos  transitar  los  momentos  políticos  más  convulsos  de  una  América Latina desangrada por las asonadas militares y por la sistemática violación a los derechos  humanos, preservando nuestra democracia y nuestro estado de derecho.  En medio de una región  agobiada por la exclusión social, logramos avanzar en nuestro desarrollo humano hasta colocarnos  en los niveles más altos de Latinoamérica.  A pesar de haber nacido como una de las naciones más  pequeñas  y  pobres  de  la  región,  nos  convertimos  en  el  único  país  centroamericano  con  crecimiento  económico  prácticamente  sostenido  hasta  el  día  de  hoy  y  con  ingresos  per  cápita  mayores que todos nuestros hermanos centroamericanos.  Si  me  preguntaran  cuál  ha  sido  la  diferencia  que  nos  ha  permitido  convertirnos  en  lo  que  hoy  somos,  les  diría  que  el  desarme,  la  apuesta  permanente  por  la  paz,  la  abolición  de  la  tentación  autoritaria,   que  nos  ha  llevado  a  tener  como  único  ejército  pacífico  el  de  nuestro  Estado  de  Derecho cimentado en la educación y el amor a la libertad.  No tener ejército ha creado una ética cívica incomparable. Nuestro imaginario colectivo tiene un  ideario  de  conquistas  diferentes.   Aquí  soñamos,  con  combatir  la  ignorancia,  con  derrotar  las  enfermedades, con acumular victorias en nombre  de un desarrollo sostenible.  Es justo reconocer que no fue esa una decisión sencilla, ni exenta de peligros, todo lo contrario,  fue  una  decisión  valiente  como  muy  pocas  en  el  mundo,  porque  a  partir  de  ese  momento   nos  obligaba a responder a la violencia con el derecho, y a la agresión con la razón.  Los  acontecimientos  de  los  últimos  días  han  puesto  a  prueba  nuestras  más  profundas  convicciones.  En medio de la justa indignación que sentimos por nuestro territorio, militarmente  ocupado y por nuestra naturaleza, irreversiblemente ultrajada, debemos demostrarle al mundo y a  nosotros mismos de qué estamos hechos. 

85 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Escucho el grito ahogado de cientos de miles de costarricense que hoy claman exigiendo respeto y  comparto sus horas de angustiosa espera ante el ansiado momento de recuperar nuestro derecho  a vivir en paz.  Sin  embargo,   debo  decirle  a  Costa  Rica  que  no  serán  los  desplantes  y  caprichos  de  dirigentes  políticos de otros confines lo que nos descarrilará de una tradición casi sagrada para nuestro país.    No  serán  sus  reiteradas  provocaciones  las  que  nos  arrastrarán  a  los  escenarios  de  violencia  y  agresión a que están acostumbrados. No serán ellos quienes escudados en el poder de las armas,  vengan  a  decirnos  en  qué  consiste  ser  valientes.  A  ellos,  hoy  me  permito  recordarles  una  cosa:  sólo  los  cobardes  son  valientes  con  los  indefensos.  Debemos,  sin  embargo,  extraer  una  importante  lección  de  esta  difícil  coyuntura  por  la  que  estamos  transitado:  un  país  desarmado  no  debe  ser  sinónimo  de  un  país  territorialmente  indefenso.  Al  declarar  oficialmente  disuelto  el  ejército,  la  Junta  Fundadora  de  la  Segunda  Repúbica  consideró  “suficiente  para  la  seguridad  de  nuestro  país  la  existencia  de  un  buen  cuerpo  de  policía.”.  La  ausencia  de  un  ejército,  no  debe  implicar  ausencia  de  protección  civil  de  nuestros  recursos  y  de  nuestro  territorio.  Debemos  intensificar  el  fortalecimiento  de  las  capacidades  de  nuestra  fuerza  pública,  sometida  hoy  y  siempre  a  la  enorme  responsabilidad  de  salvaguardar  la  inmensa  extensión  y  las  difíciles  condiciones  geográficas  de  nuestras  fronteras,  con  recursos  escasísimos  y  capacidades  disminuidas.  Por  ello,  seguiré  abogando,  sin  descanso,  por  la  necesidad  de  contar  con  recursos  frescos  que  vengan  a  financiar  una  policía  civilista  y  profesional,  debidamente  equipada  y  entrenada.  Mientras  tanto  y  a  partir  de  los  escasos  recursos  con  que  hoy  nos  toca  trabajar,  hemos  intensificado algunas acciones policiales:  he instruido al Ministro de Seguridad Pública para que se  refuerce el cordón policial fronterizo a lo largo de la frontera norte, sin afectar en absoluto nuestro  cumplimiento  de  la  resolución  aprobada  por  la  OEA  sobre  la  zona  de  Isla  Portillo  en  Isla  Calero;  especial  atención  recibirán  los  puestos  ubicados  en  la  boca  del  Río  Colorado  y  en  las  desembocaduras de los ríos San Carlos y Sarapiquí, así como el patrullaje en la  Barra del Colorado  y en los Canales de Tortuguero.  También, le he solicitado acelerar el proceso de conformación de  la  Policía  de  Fronteras  mediante  jornadas  de  entrenamiento  especial  que  estarán  recibiendo  un  grupo  de  oficiales  de  la  Fuerza  Pública.  Finalmente,  apelando  al  profundo  sentido  cívico  y  de  servicio  de  nuestra  población,  fortaleceremos  el  programa  de  Reservistas  de  la  Fuerza  Pública,  llamando a más costarricenses a prestar  su servicio en ella para reforzar su trabajo de asistencia a  la población civil.  Acorde con nuestra vocación y nuestra convicción, seguiremos esperando las resoluciones de los  organismos  internacionales  en  torno  al  territorio  que  hoy  se  encuentra  ocupado.  Pero  no 

86 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

permitiremos, escúchennos  bien,  no  permitiremos  mayores  violaciones  a  nuestra  integridad  territorial.  Los  acontecimientos  de  estos  días,   han  puesto  también  a  prueba  la  madurez  del  ordenamiento  jurídico internacional y nos llaman a reflexionar sobre la importancia de nuestra diplomacia y de  nuestra  acción  global  y  regional.   Hemos  pedido  la  intervención  y  solidaridad  de  la  comunidad  interamericana, de la comunidad internacional, porque no somos, reitero, no somos gestores de  conflictos bélicos ni tomamos partido en ellos. Creemos en el poder de la razón y no en la razón  del poder; nos anima la vocación de Atenas, no la de Esparta.  Aunque  a  ratos  nos  sintamos  agobiados  por  la  parsimonia  propia  del  derecho  internacional,  tenemos  que  admitir  que  venimos  avanzando.   Hasta  ahora  nos  ha  favorecido  la  iniciativa  y  el  sentido de oportunidad con que hemos actuado, hasta ahora la fuerza de nuestra convicción y los  argumentos esgrimidos, nos han dado  la razón.  Es cierto, los resultados sobre el terreno no han  llegado  con  la  velocidad  con  que  dispara  un  cañón,  o  con  la  contundencia  con  que  aniquila  un  fusil.  Pero son resultados que tarde o temprano nos darán la razón, sin haber claudicado un ápice  en la defensa de nuestros principios y de nuestros valores.  La  pacífica  y  civilizada  herencia  de  nuestro  pueblo  seguirá  prevaleciendo.  Al  final  del  día,  triunfaremos, triunfaremos y escribiremos una página gloriosa más de nuestra historia de respeto  y de civismo.  Una historia que, para ser heroica, no necesitará sangre derramada.  Una historia de  un país que ha sabido ser consecuente y que le recordará la mundo las palabras que hace 62 años  pronunciara  Don Pepe en  este mismo lugar “¡Oh, América! –dijo don Pepe ese día‐ Otros pueblos,  hijos  tuyos,  te  ofrendan  sus  grandezas.  ¡La  pequeña  Costa  Rica  desea  ofrecerte  siempre,  como  ahora, junto con su corazón, su amor a la civilidad y a la democracia!  ¡Muchas gracias! 

87 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Intervención del señor Ministro de Relaciones Exteriores de la República de  Costa Rica, Dr. René Castro Salazar, en la Reunión de Consulta de Ministros  de Relaciones Exteriores en la OEA    Washington, 6 de Diciembre de 2010 

Las democracias desarmadas de Centroamérica y el Caribe    Señor Presidente,  Señoras Ministras y Señores Ministros de Relaciones Exteriores de las Américas,  Señoras Delegadas Especiales y Señores Delegados Especiales,  Señoras Embajadoras y Señores Embajadores de los Estados Miembros de la Organización,  Señor Secretario General y Señor Secretario General Adjunto,  Señoras Embajadoras y Señores Embajadores, Representantes Permanentes de los Estados  Observadores,  Señoras y Señores Representantes de los Órganos, Organismos y Entidades del Sistema  Interamericano    Excelentísimas señoras y Excelentísimos señores      Me  es  grato  saludar  a  todos  ustedes  y  agradecer,  en  nombre  del  Gobierno  de  Costa  Rica,  la  presencia en este recinto de tan distinguidas delegaciones. Agradecemos también a la Secretaría  General por la diligencia con que ha organizado esta reunión.     Brevemente  quisiera  recordar  a  ustedes  los  motivos  por  los  que  Costa  Rica  ha  pedido  la  convocatoria de esta reunión. Hasta hace unas pocas semanas, no había ningún motivo de tensión  entre Costa Rica y Nicaragua, y menos por cuestiones limítrofes, ya que la frontera entre ambos  países está perfectamente delimitada por el Tratado Cañas‐Jerez de 1858 y los posteriores laudos  Cleveland y los laudos Alexander.  Inicialmente Nicaragua anunció obras de dragado en el río San  Juan, que es enteramente nicaragüense, lo cual no pone en duda Costa Rica, que si es soberana de  la margen derecha del río en su curso inferior. Como Ministro de Relaciones Exteriores, consideré  que no había motivo para que Costa Rica se opusiera a tales trabajos, para los cuales se  hicieron  los  EIA,  y  cuyo  resumen  se  publicó  en  el  diario  nicaragüense  La  Prensa  el  28  de  Octubre  del  presente año,  y también con base en las garantías que personalmente me dio el señor Ministro de  Relaciones Exteriores de Nicaragua, de que las obras no perjudicarían en ningún sentido a Costa  Rica. Lamento que mi colega nicaragüense no esté hoy aquí para que explique a todos ustedes por  qué procedió con absoluta falta de respeto a su palabra y a su honor.    Las obras de dragado comenzaron arrojando a la margen costarricense los desechos y sedimentos,  porque siempre es más fácil tirarle la basura al vecino que dejarla en casa. Pero no contenta con  eso,  Nicaragua  ocupó  militarmente  una  sección  de  la  isla  Portillos‐isla  Calero,  territorio  indiscutiblemente costarricense, como lo demuestra el hecho de que está en la margen derecha  del  San  Juan  y  como  lo  muestran  clarísimamente  todos  los  mapas  nicaragüenses,  repito  nicaragüenses,  incluyendo  los  elaborados  por  el  propio  Instituto  Nicaragüense  de  Estudios  Territoriales y los mapas presentados por Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia en un 

88 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

juicio con Costa Rica que fue resuelto apenas el año anterior, en 2009. Pero como si todo eso no  fuera  suficiente,  Nicaragua  ha  procedido  a  efectuar  una  obra  de  destrucción  ambiental  masiva,  destruyendo el humedal y la fauna y flora de la isla mencionada, para abrir un caño artificial a su  gusto  en  territorio  costarricense.  Un  caño  pequeño  por  ahora,  pero  destinado,  según  lo  han  declarado  oficialmente  autoridades  nicaragüenses,  a  ser  un  canal  de  verdad.  Y  con  ello,  lógicamente, alterar la frontera, desviar el río y cercenar nuestro territorio. Como si fuera poco, el  señor  Presidente  de  Nicaragua  –no  ningún  subalterno  exaltado  sin  autorización‐  hasta  ha  externado  pretensiones  de  navegación  sobre  el  río  Colorado,  un  río  entera  y  exclusivamente  costarricense,  que  según  uno  de  los  instrumentos  limítrofes,  el  Laudo  Cleveland,  no  debe  considerarse como límite en ninguna parte de su curso.    Ni Costa Rica, ni ningún Estado soberano puede admitir semejantes hechos, y por ello mi país, que  carece de ejército, ha pedido al Sistema Interamericano que resguarde su soberanía ultrajada por  Nicaragua.    En  su  campaña  de  desprestigio  contra  Costa  Rica,  Nicaragua  asegura  que  tenemos  un  poderoso  ejército.  El  hecho  de  que  Nicaragua  haya  ocupado  y  siga  ocupando  impunemente  territorio  costarricense  demuestra  la  falsedad  de  tal  afirmación.  Pero  aunque  Costa  Rica  tuviera  fuerzas  armadas,  seguiríamos  opinando  que  para  solucionar  discrepancias  entre  los  Estados  deben  prevalecer los medios jurídicos y no la fuerza bruta y la agresión.    Cuando Costa Rica trajo este asunto por primera vez a la consideración del Consejo Permanente  de la OEA, hace poco más de un mes, se dispuso que el señor Secretario General visitara los dos  países  y  formulara  recomendaciones,  lo  cual  hizo  de  modo  rápido  y  oportuno.  Agradecimos  al  señor Secretario General que asumiera esa tarea con responsabilidad y celeridad, y le reiteramos  hoy nuestra gratitud. Las recomendaciones que formuló después de la visita, sencillas y prácticas,  fueron  adoptadas  por  el  Consejo  Permanente  el  12  de  noviembre.  Costa  Rica  expresó  su  disposición a cumplir con todas ellas, y de este modo dejar abierto el camino para encontrar una  solución  negociada  y  fraternal  del  problema.  Costa  Rica,  legítima  soberana  del  territorio,  está  dispuesta a acatar la recomendación de que se despeje de personal armado la zona en cuestión y  ya  ha  pedido  que  se  le  precise  el  ámbito  correspondiente.  Sin  embargo,  Nicaragua,  que  es  la  ocupante  ilegal,  se  ha  negado  sistemáticamente  a  cumplir  con  la  recomendación,  rechaza  la  resolución  del  12  de  noviembre  y  desconoce  la  competencia  de  la  OEA  para  intervenir  en  este  caso.  Se  ha  negado  además  a  participar  en  la  reunión  binacional,  que  era  una  de  las  recomendaciones;  de  manera  sistemática  y  oficial  notificó  que  no    se  sometía  a  este  procedimiento  de  solución  pacífica  de  controversias,  incluso  amenazó  con  retirarse  de  esta  organización.    Reitero,  aquí  estamos    ante  una  ocupación  militar  ilegítima  de  territorio  ajeno.  Ha  dicho  el  gobierno de Nicaragua que se trata de una zona de menos de 3 kilómetros cuadrados, y que no ha  habido  víctimas  ¿Desde  cuándo  las  violaciones  a  los  tratados  de  fronteras  y  a  las  normas  del  Derecho  Internacional  son  impunes  si  solamente  afectan  a  un  pequeño  territorio?  ¿Podría  entonces borrarse violentamente del mapa a estados como Mónaco o el Vaticano por el hecho de  tener menos de tres kilómetros de superficie? Y el argumento de que no ha habido víctimas es aún  peor,  si  se  quiere:  ¿Cuántas  se  requieren  para  que  una  ocupación  militar  extranjera  merezca  atención? ¿Cuántos muertos exige el Sistema Interamericano para entrar en acción? También se  afirmado de que Isla Portillo‐Isla Calero es un pantano, un bosque donde no hay un pueblo ni nada  por el estilo. Cabe preguntar otra vez, ¿Cuánta población debe haber en un territorio para que se 

89 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

respete la soberanía del país dueño? ¿O es que estamos ante una nueva doctrina internacional de  que las regiones sin concentración urbana son res nullius?    Aparte  de  esto,  sorprende  y  lastima  oír  ese  tipo  de  comentarios  justo  cuando  la  comunidad  internacional  se  reúne  en  Cancún  para  examinar  los  desafíos  de  los  desastres  ecológicos  y  el  cambio  climático.  Mientras  el  mundo  se  esfuerza  por  combatir    el  cambio  climático,  el  gobierno  nicaragüense  destruye  sin  compasión  un  bosque  natural  y  un  humedal  internacionalmente  protegido. Destruir bosques y humedales aumenta el riesgo y la vulnerabilidad de las poblaciones  más pobres, incluyendo las comunidades aledañas de afro‐descendientes e indígenas de esta zona  caribeña tan expuesta a huracanes, inundaciones y otros eventos climáticos extremos.     Costa Rica  reiteró una y otra vez su disposición de llegar a una solución pacífica y negociada del  diferendo. La Presidenta Laura Chinchilla y otras autoridades de la República reiteraron, nacional e  internacionalmente, que estamos dispuestos al diálogo con Nicaragua y a cumplir con las demás  recomendaciones del Consejo Permanente.  Dimos espacios para la negociación, para las gestiones  del Secretario General y de países hermanos, que generosamente aspiran a contribuir para que se  restablezca la armonía entre Costa Rica y Nicaragua. Costa Rica solo pide que Nicaragua retire sus  tropas  y  los  civiles  a  cargo  de  este  dañino  proyecto  de  la  isla  ocupada,  para  que  iniciemos  el  diálogo.     Ante la insólita actitud de Nicaragua, como ya ha dicho nuestro representante permanente ante la  OEA,  el  Embajador  Castillo:  “Costa  Rica  ha  acudido  a    la  Corte  Internacional  de  Justicia.  Pero  mi  país  no  ha  retirado  su  reclamo  de  la  OEA.  Mi  país  mantiene  su  reclamo  aquí,  porque  la  OEA  es  competente  para  conocer  de  una  agresión  y  una  invasión  como  la  sufrida,  bajo  los    principios  y  propósitos  consagrados  en  su  carta  constitutiva  y  otros  instrumentos.  No  son  solamente  los  derechos o intereses costarricenses los que se deciden aquí”.     Si  ante  una  agresión  a  una  democracia  desarmada,  los  miembros  de  esta  Organización,  y  la  Organización  como  tal  no  se  levantan  a  defender  los  principios  de  soberanía  y  de  inviolabilidad  territorial  que  poseen  un  carácter  fundacional,  ¿Qué  sentido  tienen  entonces  los  instrumentos  interamericanos de solución pacífica de controversias y de defensa colectiva?    Mientras  esta  discusión  continúa,  como  vimos  en  las  fotografías  del  5  de  diciembre  del  2010,  Nicaragua  mantiene  ocupados  ilegalmente  esos  tres  kilómetros  cuadrados  de  territorio  ajeno  y  avanza rápidamente en su intento de desviar un río limítrofe y alterar para siempre la morfología  de la zona, lo que se convertiría en un daño irreversible e irreparable. Si aquí no se toma ninguna  decisión,  si  es ta  Organización  decide  mirar  para  otro  lado,  está  invitando  a  todos  los  Estados  miembros a que invadan a su gusto a los países vecinos y que hagan lo que gusten, porque en las  Américas  la  única  ley  que  prevalecerá  de  hoy  en  adelante  será  la  del  más  fuerte.  ¿Es  este  el  mensaje que quieren las delegaciones aquí presentes enviarle al hemisferio y al mundo? ¿Que hoy  la OEA ha enviado el Derecho Internacional al cesto de los papeles inútiles y ha retomado la idea  de que es admisible efectuar anexiones territoriales mediante la agresión y la fuerza bruta?    El  mensaje  para  países  como  Costa  Rica,  Panamá,  Haití,  y  los  otros  5  países  caribeños  que  no  tenemos ejército, es que tenemos que volver a armarnos y gastar un promedio 2.7% del PIB anual  en armas y equipo bélico. De la fuerza bruta y de las guerras entre países hermanos pensamos que  veníamos saliendo ¿Vamos a volver a ella?     

90 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Lo que  está  en  juego  son  esos  principios.    El  mundo  no  se  va  a  acabar  porque  Nicaragua  siga  ocupando territorio costarricense, mutilando nuestro país.  El mundo no se va a acabar por eso.   Eso  puede  perdurar,  y  la  estrategia  que  sigue  Nicaragua  hoy,  de  dejar  que  la  comunidad   internacional  se  queje  pero  la  ocupación  se  mantenga,  puede  llevar  al  resultado  de  consolidar  cínicamente  la  anexión  de  hecho  de  territorio  ajeno,  ante  la  indiferencia  del  hemisferio.  Pero  lo  que no va a sobrevivir es el Sistema Interamericano si se permite que se consolide esa agresión.        Aquí  hay  un  país  desarmado  que  ha  sido  agredido,  que  ha  sido  ofendido,  que  ha  hecho  concesiones,  que  ha  cumplido  las  recomendaciones  del  Consejo  Permanente,  y  un  país  que  ha  agredido al otro haciendo uso de su fuerza militar y que se niega a acatar las recomendaciones,  que desconoce la competencia de la OEA y su autoridad, y que se niega a buscar vías pacíficas.    Es muy peligroso reducir el Derecho Internacional a la categoría de sugerencia. A la humanidad ya  le pasó una vez. Aunque los preceptos jurídicos internacionales estaban claros, aunque se estaban  violando los principios, en el decenio de 1930 la Sociedad de las Naciones se desentendió de los  problemas. Las grandes potencias democráticas consideraron que no valía la pena tomarse fatigas  por  países  pequeños  como  Checoslovaquia  o  lejanos  como  Etiopía.  Cerraron  los  ojos  ante  las  agresiones,  toleraron  impávidos  el  atropello  de  los  débiles,  archivaron  el  Derecho  y  hasta  proclamaron que habían logrado la paz para su tiempo.   Las palabras expresadas por el Emperador etíope Haile Selassie ante la Liga de las Naciones en  1936 en su intento desesperado de buscar ayuda ante las agresiones de la Italia fascista, son hoy  tan válidas como en aquel momento:   “Se trata de la seguridad colectiva: se trata de  la propia existencia de la Liga de las Naciones.  Se trata de la confianza que cada Estado  deposita en los tratados internacionales. Se  trata del valor de las promesas hechas a los  Estados pequeños de que su integridad y su  independencia serán respetadas y  aseguradas. Se trata del principio de igualdad  de los Estados por una parte, o por otra la  obligación que se le impondría a un Estado  pequeño a aceptar las cadenas del vasallaje.  En una palabra, es la moralidad internacional  la que está en juego. ¿Es que las firmas que  constan en un tratado valen sólo en la medida  que los Estados signatarios tienen un interés  directo e inmediato en el asunto?”    Muchas gracias 

    91 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

• CORRESPONDENCIA   Carta  dirigida  al  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  de  la  República  de  Nicaragua, Samuel Santos (Agosto 2009). 

 

27 de agosto de 2009    DM‐637‐09 

  Excelentísimo señor  Samuel Santos López  Ministro de Relaciones Exteriores  República de Nicaragua    Excelencia,  Me es grato saludar a Vuestra Excelencia en ocasión de referirme al anuncio realizado por  autoridades nicaragüenses sobre el dragado del Río San Juan.  Como  Costa  Rica  ha  expresado  con  anterioridad,  reconocemos  que  Nicaragua  puede  realizar  mejoras  en  el  cauce  del  río  San  Juan  a  fin  de  mantener  la  navegación  sobre  éste  fluida,  siempre y cuando ello no dañe el territorio de Costa Rica.  Sin  embargo,  han  causado  preocupación  declaraciones  atribuidas  al  Gerente  de  la  Empresa Portuaria Nacional, señor Virgilio Silva, en el diario La Prensa de Nicaragua del día 25 de  Agosto de 2009, según las cuales Nicaragua pretende desviar 1,700 metros cúbicos por segundo  del  caudal  que  actualmente  tiene  el  río  Colorado  costarricense.    Idénticas  declaraciones  a  la  Agencia  AP  se  le  atribuyen  a  Edén  Pastora,  responsable  del  proyecto  de  dragado,  quien  además  indicó públicamente que ese caudal del río San Juan “se perdió luego de que Costa Rica desvió el  caudal hacia el río Colorado de su propiedad entre 1945 y 1950”.   Como Vuestra Excelencia sabe, además del hecho de que históricamente no es cierto que  Costa Rica haya desviado hacia el río Colorado el caudal del río San Juan o que se hayan realizado  labores  de  dragado  en  dicho  río,  la  realización  de  obras  en  el  río  San  Juan  no  puede  dañar  el  territorio  costarricense,  incluyendo  la  reducción  del  nivel  de  las  aguas  de  sus  ríos.  Esto  está  claramente  establecido  en  el  artículo  3,  inciso  6  del  Laudo  Cleveland  de  1888,  cuyos  términos  fueron ratificados por la Corte Internacional de Justicia en su reciente sentencia de 13 de julio de  2009.  Dicho inciso 6, en su original en inglés, establece:   “6. The Republic of Costa Rica can not prevent the Republic of Nicaragua from executing at  her own expense and within her own  territory such works of improvement, provided such  works of improvement do not result in the occupation or flooding or damage of Costa Rica  territory…” (el subrayado no es del original).  Es evidente que las declaraciones públicas de los mencionados funcionarios, que indican  que Nicaragua pretende desviar 1,700 metros por segundo del caudal que actualmente tiene el río  Colorado, constituyen prueba incuestionable de que se le quiere causar un daño grave al territorio  de Costa Rica.  Independientemente de cuantos metros por segundo se intenten desviar, cualquier  desvío de aguas  que haga la República de Nicaragua en perjuicio del nivel actual que tiene el río  Colorado  es  violatorio  tanto  de  lo  dispuesto  por  el  Laudo  Cleveland  de  1888,  como  del  Derecho  Internacional en general.     

92 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

De manera adicional al anuncio del desvío de las aguas del río Colorado, a la República de  Costa  Rica  le  preocupa  el  impacto  ambiental  que  las  obras  de  dragado  del  río  San  Juan  puedan  tener en las lagunas, ríos, pantanos herbáceos, bosques inundados, bosques en pequeñas colinas y  en general sobre los numerosos humedales costarricenses que se encuentran en la zona. Tales es  el  caso  de  los  refugios  de  vida  silvestre  Laguna  Maquenque,  Barra  del  Colorado  y  Corredor  Fronterizo y del Parque Nacional Tortuguero. Me permito recordar a Vuestra Excelencia que por su  diversidad  biológica,  este  ecosistema  de  humedal  ha  recibido  la  mención  internacional  de  humedal  de  importancia  internacional  a  través  de  la  Convención  RAMSAR,  declaración  que  se  oficializó el 20 de marzo de 1996 y es conocido como el Humedal Ramsar Caribe noreste, el cual  además es parte del Corredor Mesoamericano (SICA‐CCAD), al formar en conjunto con la Reserva  Biológica  Indio  Maíz  en  Nicaragua  un  corredor  biológico  binacional.  Asimismo,  el  daño  también  podría alcanzar a la bahía de San Juan del Norte, co‐propiedad del Estado costarricense según lo  dispuesto por el artículo 4 del Tratado de Límites de 1858.  Por consiguiente, el perjuicio que se generaría como resultado de un trabajo de dragado  en el río San Juan es grave y nefasto. Fue precisamente por esta misma preocupación que Costa  Rica  solicitó  a  Nicaragua,  el  26  de  enero  de  2006,  la  información  técnica  respectiva  sobre  los  trabajos de dragado en el río San Juan. Más de tres años después, Nicaragua no ha remitido esa  información.  En estas circunstancias, Costa Rica le hace ver al Gobierno de Nicaragua que antes de la  realización  de  cualquier  obra  de  dragado,  deben  realizarse  estudios  de  impacto  ambiental  que  determinen  que  las  obras  no  dañarán  los  humedales,  ríos  y  zonas  boscosas  de  Costa  Rica,  ni  la  bahía de San Juan del Norte. Tales estudios también deben determinar que  no habrá afectación  sobre el caudal actual del río Colorado, o sobre cualquier otro río costarricense.  Por  lo  tanto,  en  primer  lugar  Costa  Rica  exige  que  la  República  de  Nicaragua  detenga  inmediatamente cualquier y todo proyecto de dragado del río San Juan que pudiera tener el efecto  de  causar  daño  al  territorio  de  Costa  Rica  y  a  la  bahía  de  San  Juan  del  Norte.  Asimismo,  se  le  solicita  a  la  República  de  Nicaragua  que  le  proporcione  al  Gobierno  de  Costa  Rica  los  estudios  técnicos  que  demuestren  que  los  trabajos  de  dragado  que  la  República  de  Nicaragua  procura  realizar en el río San Juan no dañarán territorio costarricense, incluyendo la bahía de San Juan del  Norte, ni afectarán el nivel de aguas de los ríos nacionales que se alimentan del río San Juan, en  especial del río Colorado.   Ruego aceptar, Excelencia, las seguridades de mi mayor consideración y estima.        Bruno Stagno Ugarte  Ministro de Relaciones Exteriores y Culto 

              93 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Carta dirigida  al  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  de  la  República  de  Nicaragua, Samuel Santos (Julio 2010). 

12 de julio de 2010  DM‐AM‐156‐10 

  Excelentísimo señor  Samuel Santos López  Ministro de Relaciones Exteriores  República de Nicaragua    Excelencia,  Me  es  grato  saludar  a  Vuestra  Excelencia  en  ocasión  de  referirme  al  reciente  anuncio  realizado por autoridades nicaragüenses sobre el dragado del Río San Juan.  En  el  mejor  espíritu  de  hermandad  y  buena  vecindad,  Costa  Rica  ha  solicitado  con  anterioridad  al  Gobierno  Nicaragüense  que  suspenda  cualquier  trabajo  de  dragado  del  Río  San  Juan hasta tanto se verifique que estos trabajos no dañarán territorio costarricense.  Nuevamente reiteramos a su Ilustrado Gobierno que la realización de trabajos de dragado  en el Río San Juan por parte de la República de Nicaragua, sin los estudios de impacto necesarios  que  concluyan  que  no  se  afectará  el  flujo  de  aguas  actuales  del  Río  Colorado  costarricense,  así  como que no se afectará los humedales y cualquier franja de terreno de la margen derecha del Río  San  Juan  que  corresponda  a  la  República  de  Costa  Rica,  constituyen  una  violación  de  las  obligaciones  internacionales  de  Nicaragua  en  virtud  de  los  instrumentos  internacionales  aplicables.  Por  lo  tanto,  Costa  Rica  pide  que  la  República  de  Nicaragua  detenga  inmediatamente  cualquier  y  todo  proyecto  de  dragado  del  río  San  Juan,  hasta  que  pueda  establecerse  científicamente que los trabajos de dragado que la República de Nicaragua procura realizar en el  río  San  Juan  no  dañarán  territorio  costarricense,  ni  afectarán  el  nivel  de  aguas  de  los  ríos  nacionales que se alimentan del río San Juan, y en especial del río Colorado, o se afecte territorio,  incluyendo humedales costarricenses o la Bahía de San Juan del Norte. La República de  Nicaragua  esta en la obligación bajo el Derecho Internacional de suspender el inicio de cualquier trabajo de  dragado  hasta  que  los  estudios  pertinentes  se  hayan  concluido  y  se  verifique  plenamente,  a  satisfacción de Costa Rica, que no existirán las afectaciones indicadas.  Ruego aceptar, Excelencia, las seguridades de mi mayor consideración y estima.        Carlos Alberto Roverssi Rojas  Ministro de Relaciones Exteriores y Culto a.i. 

   

94 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nota de protesta por el depósito de sedimentos en territorio costarricense,  enviada al Ministro de Relaciones Exteriores de la República de Nicaragua,  Samuel Santos (Octubre 2010). 

  21 de octubre de 2010  DM‐412‐10    Excelentísimo señor  Samuel Santos López  Ministro de Relaciones Exteriores  República de Nicaragua    Excelentísimo señor Ministro:  Me  permito  saludar  a  Su  Excelencia  con  ocasión  de  hacer  de  su  conocimiento  que  a  raíz  de  denuncias presentadas por habitantes de la zona de Finca Aragón, Isla Calero, Provincia de Limón,  el Gobierno de Costa Rica ha podido constatar que ligado a las labores de dragado que se están  realizando  en  una  posición  ubicada  contiguo  a  la  ribera  costarricense  en  el  río  San  Juan,  el  sedimento está siendo expulsado y depositado en suelo costarricense a través de una tubería que  ingresa al interior de dicha finca.   El  gobierno  de  Costa  Rica  cuenta  con  la  prueba  que  respalda  esta  afirmación.  Estos  hechos  constituyen una violación inaceptable de la soberanía costarricense.  Más aún, según las denuncias, aparentemente el señor Edén Pastora Gómez en compañía de otras  personas,  ha  incursionado  en  la  Finca  Aragón  e  incluso  han  realizado  acciones  en  contra  de  los  habitantes de la zona y sus posesiones.   En  virtud  de  lo  anterior,  el  Gobierno  de  Costa  Rica  presenta  su  más  enérgica  protesta  ante  el  Gobierno de Nicaragua por los hechos antes descritos, y demanda el cese inmediato de cualquier  acción  o  actividad  que  afecte  territorio  costarricense  o  sus  habitantes,  que  lesione  la  soberanía  nacional o que cause daños ecológicos a su territorio.   Reciba Excelencia,  las muestras de mi consideración.        Marta Núñez Madriz  Ministra a.i. de Relaciones Exteriores y Culto  

              95 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nota de  respuesta  enviada  al  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  de  la  República de Nicaragua, Samuel Santos (Noviembre 2010).    1 de noviembre de 2010     DM‐429‐10 

              Excelentísimo señor  Samuel Santos López  Ministro de Relaciones Exteriores  República de Nicaragua    Excelentísimo señor Ministro:  Me permito saludar a Vuestra Excelencia con ocasión de referirme a la nota MRE/DVM/AJST/660/10/10 de  26  de  octubre  de  2010,  suscrita  por  el  Viceministro  Manuel  Coronel  Kauts,  mediante  la  cual  el  Ilustrado  Gobierno  de  Nicaragua  da  respuesta  a  la  protesta  hecha  por  Costa  Rica  por  las  acciones  realizadas  por  el  señor Edén Pastora Gómez en la zona de Finca Aragón, Isla Calero, Provincia de Limón. Tal como lo denunció  Costa  Rica  en  la  nota  DM‐412‐10  de  21  de  octubre  del  corriente,  estas  acciones,  ligadas  al  proyecto  de  dragado  del  río  San  Juan,  resultaron  en  violación  a  la  soberanía  territorial  y  daño  ambiental  en  suelo  costarricense, todo lo cual ha sido debidamente documentado con la prueba respectiva.   En  relación  con  el  contenido  de  la  nota  MRE/DVM/AJST/660/10/10,  me  permito  recordar  a  Vuestra  Excelencia que de conformidad con el Tratado de Límites de 15 de abril de 1858, el Laudo Arbitral del señor  Grover Cleveland, Presidente de los Estados Unidos de América, de 22 de marzo de 1888, y la Convención  Matus – Pacheco del 27 de marzo de 1896, la línea divisoria entre las Repúblicas de Costa Rica y Nicaragua  fue  trazada  y  amojonada  en  el  periodo    1897  –  1900  por  las  Comisiones  de  Costa  Rica  y  Nicaragua,  con  asistencia  del señor Ingeniero Arbitro General E. P. Alexander, nombrado por el Presidente de los Estados  Unidos de América de conformidad con dicha Convención.   En concordancia con los instrumentos antes referidos, los trabajos de demarcación y amojonamiento de la  línea  fronteriza  iniciaron  en  la  costa  Atlántica  (Caribe)  en  Punta  Castilla  a  partir  del  Mojón  I,  siguiendo  la  línea  fronteriza  la  margen  derecha  de  la  Laguna  Harbor  Head  (actualmente  la  Laguna  Portillos)  hasta  el  primer caño que se encontraba allí en aquel tiempo y que fluía con rumbo hacia la desembocadura del río  San  Juan  en  el  Mar  Caribe,  continuando  luego  por  la  margen  derecha  del  río  San  Juan  hasta  el  Mojón  II,  distante  tres  millas  inglesas  de  las  fortificaciones  exteriores  del  Castillo  Viejo.  Luego  la  línea  divisoria  continúa por una sucesión de líneas colineales a partir del Mojón II al Mojón XX localizado en Bahía Salinas.   Como estoy seguro Vuestra Excelencia sabe, la demarcación y amojonamiento de la línea fronteriza entre las  Repúblicas  de  Costa  Rica  y  Nicaragua  esta  descrita  literalmente  e  ilustrada  gráficamente  por  medio  de  cuadros de las operaciones geodésicas y planos a lo largo de 27 Actas firmadas por las Comisiones de Limites  d e  Nicaragua  y  Costa  Rica  y  el  señor  Arbitro  General  E.  P.  Alexander  y  5  Laudos  firmados  del  General  Alexander, documentos históricos denominados comúnmente como las Actas Alexander.   En el Acta XXVII  del 24 de julio de 1900 se finalizan los actos y se dan por concluidas todas las operaciones  que comenzaron  en mayo de 1897 sobre el demarcado de la línea divisoria entre ambas Repúblicas, acordándose lo siguiente:   “1°  La  línea  divisoria  entre  Nicaragua  y  Costa  Rica,  queda  definitivamente  demarcada  desde  el  punto  de  partida en el Atlántico, en Punta Castilla, en el lugar designado en el Laudo N° 1, y continúa marcándose con  la  margen  derecha  de  la  costa  de  Harbor  Head,  sigue  con  la  margen  derecha  del  primer  caño  que  se  encuentra  allí,  y  continúa  con  la  del  río  San  Juan,  hasta  el  punto  distante  tres  millas  inglesas  de  las  fortificaciones exteriores del Castillo Viejo: todo esto conforme las operaciones geodésicas y planos que se  ven  en  las  actas  correspondientes:  Continua  después  alrededor  del  Castillo,  como  se  demarcó  en  la  respectiva acta; y sigue paralela al río y lago con la distancia calculada y representada también en las actas.   Llega al punto del Río de Sapoá, que va a dos millas distante del lago, y sigue la línea Astronómica, hasta la  costa  de  la  Bahía  de  Salinas,  en  dirección  al  punto  céntrico  de  la  misma,  con  la  demarcación  matemática  consignada en el Plano.‐  Consta esta demarcación  de tres ejemplares, compuestos de dos tomos cada uno,  escritos  dos  ejemplares  en  Castellano  y  uno  en  Ingles;  firmados  y  sellados  con  arreglo  al  Tratado  Matus  Pacheco, que serán entregados los ejemplares en Castellano, uno a cada uno de los Gobiernos de dichas dos 

96 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua    Repúblicas, y el tercero escrito en inglés, será entregado al Señor Arbitro al Gobierno de los Estados Unidos  de  Norte  América.    Con  esta  demarcación  quedan  concluidas  todas  las  cuestiones,  que  por  limites  indefinidos han tenido hasta hoy entre sí, las Repúblicas de Nicaragua y Costa Rica.”     En  el  caso  específico  de  sector  de  interés  actual:  Punta  Castilla‐Desembocadura  del  Río  San  Juan‐Finca  Aragón, la demarcación de la línea divisoria entre las Repúblicas de Costa Rica y Nicaragua, representada en  la cartografía oficial escala 1:50.000 de ambos países es absolutamente correspondiente con la descripción  literal  con  apoyo  en  cuadros  y  planos  contenidos  en  las  Actas  Alexander.        Lo  anterior  se  comprueba  fácilmente  mediante  la  Hoja  topográfica  Punta  Castilla  3448  I,  Edición  2‐IGNCR  de  1988,    escala  1:50.000  elaborada  por el Instituto Geográfico Nacional de Costa Rica; y la hoja topográfica San Juan del Norte, 3448  I,  actualización  de  1988,  escala  1:50.000  elaborada  por  el  Instituto  Nicaragüense  de  Estudios  Territoriales  (INETER).   Por  tanto,  Excelencia,  no  cabe  la  más  mínima  duda  de  que  las  acciones  denunciadas  por  Costa  Rica  en  la  nota DM‐412‐10 de 21 de octubre del corriente, denuncia que es respaldada por las pruebas fotográficas y  audiovisuales  en  poder  de  mi  país,  ocurrieron  en  territorio  costarricense.  Es  claro  en  particular  que  no  se  trata de un problema originado en falta de amojonamiento o falta de claridad sobre la línea fronteriza en  ese sector, puesto que la cartografía oficial de ambos países, así como los instrumentos que rigen el tema— en particular las Actas Alexander—no permiten lugar para error.   Ligado  a  lo  anterior,  Costa  Rica  rechaza  categóricamente  la  afirmación  contenida  en  la  nota  MRE/DVM/AJST/660/10/10 de 26 de octubre de 2010 que hace mención a “reiteradas violaciones de tropas  de  las  fuerzas  armadas  costarricenses  a  territorio  nicaragüense”.  Esto  por  cuanto,  en  primer  lugar,  Costa  Rica abolió sus fuerzas armadas desde la promulgación de su Constitución Política de 1949, tal y como es  bien conocido por toda la comunidad internacional y, en segundo lugar, porque las acciones que la Fuerza  Pública costarricense ha llevado a cabo en la zona se han realizado enteramente en territorio nacional.   Por otra parte, y en consideración del tema que nos ocupa, me permito recordar a Vuestra Excelencia que la  realización de obras en el río San Juan no puede dañar el territorio costarricense, incluyendo la reducción  del nivel de las aguas de sus ríos, o afectar la propia navegación costarricense en el río San Juan. Esto está  claramente  establecido  en  el  artículo  3,  inciso  6  del  Lau do  Cleveland  de  1888,  cuyos  términos  fueron  ratificados  por  la  Corte  Internacional  de  Justicia  en  su  reciente  sentencia  de  13  de  julio  de  2009.    Dicho  inciso 6 establece lo siguiente:   “6.  La  República  de  Costa  Rica  no  puede  impedir  a  la  República  de  Nicaragua  la  ejecución,  a  sus  propias  expensas y dentro de su propio territorio, de tales obras de mejora; con tal que dichas obras de mejora no  resulten  en  la  ocupación  o  inundación  o  daño  de  territorio  costarricense  o  en  la  destrucción  o  serio  deterioro de la navegación de dicho río, o de cualquiera de sus brazos en cualquier punto donde Costa Rica  tenga derecho de navegar en el mismo. (…)”   Dada  esta  situación,  el  Gobierno  de  Costa  Rica  estima  que  en  aras  del  mantenimiento  de  las  buenas  relaciones  de  vecindad  a  las  que  aspiran  dos  naciones  hermanas  ligadas  por  la  geografía  y  la  historia,  y  comprometidas con el diálogo, la buena fe y el apego al Derecho Internacional, el tema del dragado del río  San Juan debe ser incluido como tema de agenda durante la próxima reunión binacional, mecanismo que  precisamente  fue  creado  para  discutir  asuntos  que  sean  del  mayor  interés  para  ambos  países,  como  claramente éste lo es, la cual Costa Rica propone se realice el día 27 de noviembre del corriente en la ciudad  de Liberia. Otros temas de relevancia también podrán ser considerados para ser incluidos en la agenda.   Ahora bien, el Gobierno de Costa Rica estima necesario que dichos trabajos de dragado sean suspendidos  como muestra de buena fe y compromiso por parte del Gobierno de Nicaragua con la celebración exitosa  del mecanismo binacional.    Reciba, Excelencia,  las muestras de mi distinguida consideración.      René Castro Salazar 

97 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nota de  protesta  por  la  invasión  del  territorio  costarricense,  enviada  al  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  de  la  República  de  Nicaragua,  Samuel  Santos (Noviembre 2010).     

1 de noviembre de 2010     DM‐430‐10 

Excelentísimo señor  Samuel Santos López  Ministro de Relaciones Exteriores  República de Nicaragua      Excelentísimo señor Ministro:  Me  permito  saludar  a  Vuestra  Excelencia  con  ocasión  de  hacer  de  su  conocimiento  que  el  Gobierno  de  Costa  Rica  ha  verificado  que  efectivos  del  Ejército  de  Nicaragua  han  ingresado  a  territorio  de  la  República  de  Costa  Rica,  específicamente  en  el  sector  de  la  Finca  Aragón,  Isla  Calero, Provincia de Limón. Es en este sitio donde precisamente se llevaron a cabo las acciones por  parte  del  señor  Edén  Pastora  que  resultaron  en  la  violación  de  la  soberanía  territorial  y  daño  ambiental, tal como fue denunciado en la nota DM‐412‐10 de 21 de octubre del corriente, suscrita  por la señora Viceministra Marta Núñez Madriz.   Según  la  información  de  la  que  se  dispone,  la  bandera  de  Costa  Rica  que  se  encontraba  en  esa  zona  fue  removida  y  en  su  lugar  se  ha  colocado  una  bandera  de  la  República  de  Nicaragua.  Asimismo,  se  ha  verificado  que  miembros  del  Ejército  de  Nicaragua  se  han  instalado  en  la  zona  antes descrita.  Para el gobierno de Costa Rica estas acciones constituyen una inaceptable violación a su integridad  territorial y soberanía, y son absolutamente indefendibles por parte de Nicaragua.   Por lo anterior, el Gobierno de Costa Rica, a la vez que eleva ante el Gobierno de Nicaragua la más  enérgica  protesta  por  estos  hechos,  demanda  el  retiro  inmediato  de  miembros  de  las  fuerzas  armadas de Nicaragua del territorio soberano de Costa Rica, así como cualquier otro funcionario  del Gobierno de Nicaragua. De no cumplirse esto, el Gobierno de Costa Rica hará uso de todas los  recursos  que  el  derecho  internacional  provee  para  resolver  este  tipo  de  situaciones  y  lograr  la  protección adecuada de su territorio.  Desde  luego  que  la  celebración  de  la  reunión  binacional  propuesta  para  el  27  de  noviembre  del  corriente  queda  sujeta  al  retiro  inmediato  de  las  fuerzas  armadas  nicaragüenses  del  territorio  soberano de Costa Rica.  Reciba, Excelencia,  las muestras de mi distinguida consideración.      René Castro Salazar               

98 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nota de  respuesta  enviada  al  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  de  la  República de Nicaragua, Samuel Santos (Noviembre 2010).      San José, 14 de noviembre de 2010        DM‐453‐10 

            Excelentísimo señor:     El  Gobierno  de  Costa  Rica  ha  recibido  con  indignación,  las  declaraciones  formuladas  ayer  por  el  señor  Presidente de Nicaragua, comandante Daniel Ortega Saavedra, atribuyendo a las autoridades costarricenses  conexiones con el narcotráfico y anunciando además acciones destinadas a cuestionar la soberanía de Costa  Rica en el río Colorado.   Aunque  el  Gobierno  de  Costa  Rica  ha  procurado  mantener  relaciones  correctas  con  el  de  Nicaragua,  considera inadmisibles las manifestaciones del Presidente Ortega y las rechaza de modo enfático y rotundo  por faltar completamente a la verdad.   Comprendo, señor Ministro, que el ánimo del señor Presidente Ortega se haya visto afectado por la reciente  decisión de la Organización de los Estados Americanos, que entre otras cosas ha pedido “evitar la presencia  de fuerzas armadas o de seguridad en el área donde su presencia podría generar tensión”.  Pero nada de eso  autoriza  a  que  un  gobernante  se  lance  al  escenario  periodístico  internacional  a  lanzar  insultos  y  cargos  infundados  contra  autoridades  de  países  como  Costa  Rica,  con  las  que  más  bien  ha  habido  una  estrecha  coordinación    para  combatir  el  narcotráfico.  En  efecto,  como  no  lo  ignora  el  señor  Presidente  Ortega,  en  reiteradas y recientes oportunidades funcionarios de ambos países han efectuado acciones conjuntas contra  el  tráfico  de  drogas  en  la  zona  fronteriza  e  incluso  las  autoridades  de  Nicaragua  han  condecorado  a  funcionarios costarricenses por esa labor. Por ello nos resulta a la vez indignante y doloroso que ahora el  Presidente  Ortega  afirme  que  “los  narcotraficantes  dirigen  la  política  exterior  costarricense”.  Esta  y  otras  expresiones difamatorias, sin aportar el más mínimo elemento de prueba ‐por la sencilla razón de que no  existe‐,  imponen  al  Gobierno  de  Costa  Rica  el  deber  de  protestar  indignadamente  ante  el  Gobierno  de  Nicaragua y pedir las explicaciones del caso.  Por otra parte, el señor Presidente Ortega anuncia que Nicaragua pedirá en la Corte Internacional de Justicia  que  se  le  conceda  derecho  de  libre  navegación  en  el  Colorado,  río  enteramente  costarricense,  por lo  que  dicha petición no tiene asidero jurídico.  Es necesario recordar al Gobierno de Nicaragua que el Presidente  Cleveland, actuando como árbitro, a consecuencia de una pregunta de Nicaragua, enfática y expresamente  señaló  en  su  laudo  de  1888  que  el  río  Colorado  era  un  río  enteramente  costarricense.    Por  consiguiente,  Costa Rica rechaza desde ahora, en forma enfática esa pretensión nicaragüense.   Le  reitero,  señor  Ministro,  que  el  Gobierno  de  Costa  Rica  aspira  a  mantener  relaciones  correctas  con  Nicaragua  y  a  que  resolvamos  nuestras  diferencias  de  modo  fraternal,  en  las  instancias  correspondientes  bilaterales o multilaterales, con un espíritu de respeto y con el ánimo de cooperar para beneficio de ambos  pueblos.  Lamentablemente, declaraciones injuriosas como las proferidas por el señor Presidente Ortega no  contribuyen en modo alguno al acercamiento y al entendimiento entre nuestros países y gobiernos, y me  obligan a reiterar la enérgica protesta del Gobierno de Costa Rica.  Nada de lo anterior me impide renovar al señor Ministro el testimonio de mi consideración.    René Castro Salazar  Ministro 

Señor Samuel Santos  Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua  Ciudad.‐ 

99 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Nota verbal enviada al Ministerio de Relaciones Exteriores de la República  de Nicaragua (Noviembre 2010).    MINISTERIO DE RELACIONES EXTERIORES Y CULTO  DM‐478‐10     El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica saluda muy atentamente al Honorable Ministerio  de Relaciones Exteriores del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua, en  ocasión de dar respuesta a su nota MRE/DVMS/VLJ/0679/11/2010 de 24 de noviembre, en la que expresa la  voluntad de su Gobierno de participar en la programada reunión binacional con Costa Rica.     El Gobierno de Costa Rica recibe con profunda satisfacción este anuncio, ya que ha insistido en la necesidad  del  diálogo  y  la  negociación  con  Nicaragua  como  medios  para  resolver  la  difícil  situación  hoy  existente.  Como  lo  han  manifestado  la  señora  Presidenta  Laura  Chinchilla  y  otros  funcionarios  del  Gobierno  de  la  República, Costa Rica está en la mejor disposición de que se celebre este encuentro según lo programado,  una vez que Nicaragua retire las tropas que ha emplazado en territorio costarricense, en un sector de la Isla  Portillos‐Isla Calero, en la margen derecha del río San Juan, en violación a lo dispuesto por el tratado Cañas‐ Jerez,  el  Laudo  Cleveland  y  los  laudos  Alexander,  que  delimitan  de  modo  preciso  la  frontera  entre  ambos  países.     Al respecto, el Gobierno de Costa Rica está solicitando en esta misma fecha a la Organización de los Estados  Americanos, en la persona de su  Secretario General don José Miguel Insulza, informe que, de conformidad  con lo resuelto por el Consejo Permanente de esa organización, el Gobierno de Nicaragua ha despejado de  tropas  el  lugar  mencionado  y  que  está  dispuesto  a  cumplir  con  los  otros  tres  elementos  contenidos  en  el  acuerdo del Consejo. En cuanto se reciba el referido informe, esta Cancillería procederá a tomar contacto  con el Honorable Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la  República de Nicaragua, para lo que corresponda con respecto a la programación del encuentro binacional.     Por otra parte, en relación con el contenido nota MRE/DVMS/VLJ/0679/11/2010, el Ministerio de Relaciones  Exteriores y Culto de Costa Rica se permite aclarar que la situación existente entre ambos países no es una  controversia  limítrofe,  sino  una  violación  a  la  integridad  territorial  costarricense  con  ocupación  ilegal  por  parte  de  sus  fuerzas  armadas  y  serio  daño  ambiental.  Asimismo,  el  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores  y  Culto  de  Costa  Rica  le  recuerda  al  Honorable  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores  del  Gobierno  de  Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua que los términos de la sentencia emitida por  la  Corte  Internacional  de  Justicia  de  13  de  julio  de  2009  no  están  siendo  plenamente  cumplidos  por  Nicaragua.     Tal como se expuso en la nota DM‐AM‐816‐09 de 20 de noviembre de 2009, el Decreto de Nicaragua Nº 79‐ 2009 constituye una clara violación al contenido de dicha sentencia. Asimismo, existen reportes de que la  libre navegación de Costa Rica en el río San Juan, cuyos alcances fueron precisados en ese fallo, tampoco  está siendo respetada.     El  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores  y  Culto  de  Costa  Rica  reitera  al  Honorable  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores del Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional de la República de Nicaragua las seguridades de  su distinguida consideración.    AL  HONORABLE  MINISTERIO DE RELACIONES  EXTERIORES  DE LA REPÚBLICA DE  NICARAGUA  MANAGUA 

100 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Carta dirigida  al  Ministro  de  Relaciones  Exteriores  de  la  República  de  Nicaragua, Samuel Santos (Noviembre 2010). 

San José, 29 de noviembre de 2010   

DM‐488‐10

Excelencia:    Tengo el honor de dirigirme a Vuestra Excelencia en ocasión de referirme a la  programación de una audiencia, por parte de la Corte Internacional de Justicia, para escuchar a las  partes en relación con la solicitud de medidas provisionales hecha por Costa Rica el pasado 18 de  noviembre de 2010.    Al respecto, Costa Rica recuerda a la República de Nicaragua que el principio fundamental  de la buena fe exige que una vez que la Corte Internacional de Justicia ha acogido una solicitud de  medidas provisionales para su estudio, las partes suspenden toda acción en el terreno relacionada  con el objeto de las medidas, a fin de evitar la agravación de la situación y dar oportunidad a la  Corte de escuchar a las partes y decidir sobre el mérito de las medidas solicitadas, y con ello evitar  que la decisión de la Corte no sea obstruida por una situación de hecho consumado.     En  consecuencia,  y  en  vista  que  se  ha  verificado  que  la  República  de  Nicaragua  sigue  ocupando territorio costarricense, así como se ha confirmado que continúa destruyendo delicadas  zonas  de  humedales  nacionales,  debidamente  registradas  y  reconocidas  a  nivel  internacional,  y  considerando que el 19 de noviembre de 2010 la Corte Internacional de Justicia fijó las fechas del  11  al  13  de  enero  de  2011  para  escuchar  a  las  partes  en  relación  a  la  solicitud  de  medidas  provisionales hecha por mi país, Costa Rica hace un llamado a Nicaragua para que suspenda toda  obra en el territorio costarricense ocupado por Nicaragua, como en cualquier otro territorio y cuyo  efecto pudiere provocar un daño al ambiente por las acciones que Nicaragua realiza en la zona.    Esta solicitud se hace a fin de dar un espacio a la Corte Internacional de Justicia, sobre la  base de la buena fe y de conformidad con el derecho internacional, para que ésta pueda tener la  oportunidad de decidir las medidas necesarias sin que se encuentre ante una situación de hecho  consumado que haga más difícil el restablecimiento de la legalidad.    Aprovecho la oportunidad para reiterarle las seguridades de mi consideración.                  Carlos Roverssi Rojas                     Ministro a. i.    Excelentísimo Señor  Samuel Santos  Ministro de Relaciones Exteriores  República de Nicaragua 

101 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

VIII.  ANEXOS     

                   

Anexo #1   Las posibles intenciones de Nicaragua   

102 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Managua, 27 de septiembre, 2010

Estudio ambiental avala dragado •

Nicaragua dice que Costa Rica invadió

Por Wilder Pérez y Josué Bravo El dragado del río San Juan es como una operación dolorosa pero necesaria. Al menos así lo indica el estudio de impacto ambiental, realizado por varias instituciones estatales, a fin de causar los menores daños en la zona. Dicho estudio todavía es “un secreto de Estado” para el Gobierno de Nicaragua, pero a pesar de todo LA PRENSA tuvo acceso al mismo. Cuando uno le echa un vistazo a los recuadros que indican la intensidad de los daños, identificados en rojo los peores y azul los mínimos, se observa que durante el dragado casi todos los valores están “colorados”, pero cambian al final del proceso.

103 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua    En las conclusiones del mismo se indica que el impacto ambiental en la zona del dragado “se considera de gran intensidad, compensable, produce un efecto puntual, su permanencia es en el tiempo es temporal, su manifestación es inmediata, la restauración trae beneficios al medio Respuesta a Costa rica ambiente”. Según los análisis, la draga removerá aproximadamente un millón de metros cúbicos de arena, que será depositada en 21 sitios despalados en la ribera norte del río San Juan, en áreas que juntas suman casi medio millón de manzanas de tierra. La ruta del dragado será de 42.0 kilómetros desde Punta Petaca hasta San Juan de Nicaragua, sin embargo hay sitios que no será necesario tocar, por lo que el área de intervención real aparentemente será menor. La idea es formar un canal con una profundidad de dos metros, con 30 metros de ancho en la parte superior y un fondo de 20 metros de ancho. Con esto se cumplirían los objetivos de aumentar la profundidad, el caudal y la libre circulación de animales acuáticos de la zona, como el manatí, el tiburón y el pez sierra, especies llamativas que fueron perjudicadas hace 60 años, cuando la salida de este cuerpo de agua fue obstruida en beneficio del río Colorado, de Costa Rica. A pesar del nerviosismo que el dragado ha provocado en Costa Rica, el estudio indica que, a lo sumo, el mayor impacto que sufriría el país del sur es la reducción del caudal del río Colorado, que sería mínima. “No perjudica de manera sustancial el caudal del río Colorado, ya que únicamente tomaremos un cinco por ciento del caudal total para que fluya, garantizando la navegación del río San Juan de manera permanente”, indica.

Nicaragua aseguró que más bien ha sido Costa Rica el país que ha violado su territorio con la incursión a suelo nicaragüense de tropas de las fuerzas armadas costarricenses y exige que estos hechos no se repitan. Tal afirmación es parte de la respuesta que ayer miércoles Nicaragua entregó en la Cancillería costarricense, en la que además propone “se retomen a lo inmediato las acciones de densificación y señalamiento de los hitos fronterizos (amojonamiento), conforme a los derechos establecidos en el tratado de límites Jerez-Cañas y sus instrumentos laudo Cleveland y laudos Alexander”. La nota está firmada por el canciller por ley de Nicaragua, Manuel Coronel Kautz, y fue entregada por el embajador Harold Rivas al también canciller por la ley de Costa Rica, Carlos Roverssi. En la nota Nicaragua rechaza los argumentos de la protesta de Costa Rica de la semana pasada, en la que asegura que la labores del dragado en río San Juan afectaban su territorio porque “el sedimento está siendo expulsado y depositado en suelo costarricense a través de una tubería que ingresa al interior de dicha finca (Aragón)”. Según la nota de ayer, las labores realizadas por Nicaragua en su frontera sur son de limpieza de su río San Juan y lucha contra el narcotráfico. “Al respecto, el Gobierno de Nicaragua rechaza categóricamente las afirmaciones contenidas en dicha nota diplomática (la enviada por Costa Rica la semana pasada), ya que todas las actividades dirigidas a la lucha contra el narcotráfico, así como la limpieza del río San Juan, se han realizado en territorio nicaragüense”, añade la nota. “El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional por este medio expresa su más enérgica protesta por las reiteradas violaciones de tropas de las fuerzas armadas costarricenses a territorio nicaragüense. El Gobierno de Nicaragua exige que hechos como este no vuelvan a repetirse”, añade. Como elementos adicionales para demostrar violaciones a su territorio, Nicaragua recordó que en días pasados incursionaron a territorio nicaragüense dos oficiales armados del Organismo de Investigación Judicial, quienes fueron detenidos durante actividades de vigilancia fronteriza y devueltos a las autoridades costarricenses.

Pese a esto, la semana pasada el finquero Marco Reyes, un joven de unos 23 años que posee doble nacionalidad, denunció que Edén Pastora, quien dirige las labores de dragado en el río San Juan, incursionó violentamente a Finca Aragón en compañía de oficiales del Ejército. Costa Rica, que no ha podido verificar la incursión militar, afirma que hubo daños ambientales en la mencionada finca, la cual reclaman como que está dentro de su territorio ambos países.

104 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

“AFECTACIÓN A COSTA RICA SERÍA INDEMNIZADA”, DICE

Ortega revive opción de Canal por Nicaragua * “Laudo Cleveland lo permite”, agrega   RAMÓN H. POTOSME

END - 22:29 - 19/11/2010 El Presidente de la República Daniel Ortega, recordó el Laudo Cleveland donde establece que Nicaragua podrá construir sobre el Río San Juan un canal interoceánico, aun cuando ello afectara el territorio costarricense, país que sólo tendría derecho a indemnización. “El presidente Cleveland tuvo el cuidado de establecer en el Laudo que, haciendo obras para un eventual canal, Nicaragua podía afectar territorio costarricense que luego tendría que ser indemnizado, por eso en la sentencia de la Corte Internacional de Justicia del año 2009, queda claro que Nicaragua puede dragar, limpiar el río, puede realizar obras y cuando estas obras afecten territorio costarricense, Nicaragua está obligada a indemnizar a Cota Rica”, explicó Ortega. Credenciales de Irán Ortega insistió en aclarar este punto del Laudo Cleveland, pues según él, en el debate sobre el derecho de Nicaragua sobre el Río San Juan, medios internacionales ha dicho que detrás hay interés de construir un canal interoceánico con el apoyo de Venezuela e Irán. El mandatario hizo el comentario cuando aceptaba las cartas credenciales del embajador de Irán en Nicaragua. El Presidente aseguró que los esfuerzos por construir un canal son antiguos y quienes más avanzaron en ese sentido fueron los Estados Unidos.

Ortega señaló que Nicaragua se reserva el derecho de la construcción del canal, pues existe preocupación de los países europeos por la limitación del canal de Panamá, aún con sus ampliaciones. En ese sentido, dijo que la ruta de un posible canal pudiese ser usando todo el río, pasando por el lago Cocibolca y el istmo de Rivas para unir el mar caribe con el Océano Pacifico. Pese a ello, asegura que siempre han tenido mucho cuidado sobre los riesgos ambientales que pudiera acarrear la construcción del canal sobre el gran lago. Se acreditaron 6 embajadores Ortega, en un acto en la Casa de los Pueblos, recibió las credenciales de embajadores de seis países: Juan José Figueroa, de El Salvador; Hernán Mena Taboada, de Chile; Eduardo Martínez Borbonet, de Cuba; Morteza Khalaj, de Irán; Jiro Shibasaki, de Japón, y Soon Tae Kim, de Korea.

105 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Managua, 29 de septiembre, 2010 Opinión

Brito: ¿secar el río San Juan por 250 megavatios? Por: Pedro J. Chamorro B.

El proyecto de generar 250 megavatios en un embalse en las aguas del Lago de Nicaragua en Brito suena atractivo y ha sido acariciado por años para cambiar nuestra matriz energética y no seguir siendo dependientes de los combustibles fósiles para generar electricidad. No obstante, este proyecto necesariamente conlleva el sacrificio del río San Juan, ya que se tendría que levantar sobre el río una muralla de retención de 10 metros de altura por 400 metros de ancho de cerca de la desembocadura del río Sábalos, esto para evitar que la mayor parte del caudal del río fluya hacia el Atlántico. Por el lado del Pacífico, el proyecto contempla hacer un canal de aducción o trasvase de 17 kilómetros, para llevar las aguas hasta una represa cerca de Brito, donde se generaría la electricidad y luego las aguas del Cocibolca descargarían en grandes volúmenes en el Pacífico, cerca de las costas de San Juan del Sur. Quiero sumar mi voz a la de muchos ecologistas y ambientalistas, como el doctor Jaime Incer Barquero, el doctor Salvador Montenegro y el licenciado Kamilo Lara, que han señalado los enormes costos ambientales que dicho proyecto implicaría para la biodiversidad en una zona, que no sólo tiene un potencial turístico invaluable, sino que tiene una historia ligada con todo lo que ha sido Nicaragua desde su fundación. Nuestro río San Juan prácticamente desaparecería en su caudal, debajo de dicha presa que incluso ya tienen nombre “San Isidro”, los raudales serían obstáculos insuperables y el río dejaría de ser la principal vía de comunicación de toda una región que no cuenta con carreteras más que una selva bellísima en la Reserva Indio Maíz. De nada serviría el esfuerzo que este Gobierno está haciendo por dragar el río San Juan del Delta hacia el Mar Caribe, porque ese brazo de agua prácticamente desaparecería si río arriba se bloquea el caudal del río para desviarlo hacia el Pacífico a fin de generar los 250 megavatios.

106 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Ni hablar de los daños al medio ambiente en el Pacífico, con el descargue de 500 metros cúbicos por segundo de agua dulce en un ecosistema frágil, indudablemente tendría resultados calamitosos, todo ello cerca de las playas más cotizadas de Nicaragua: San Juan del Sur. Y en el Lago de Nicaragua ya no podríamos gozar de las especies marinas que a lo largo de los siglos han sorteado sus aguas para encontrar un hábitat natural, como lo son el sábalo real, el pez sierra, el tiburón, el róbalo y el roncador. Ningún proyecto vale la pena por nuestro río San Juan de nuestro Lago Cocibolca, ni que venga con el visto bueno del Kremlin, Washington o de Brasilia. Si el agua del Lago de Nicaragua va a ser usada para algo más valioso que generar energía de exportación, va a ser para colmar la sed de los centroamericanos. Todo lo que como nación hemos hecho, la lucha contra los piratas, el Castillo de la Concepción y lo que hemos soñado, perdería valor si le ponemos un tapón al río San Juan y cortamos su cauce natural hacia el Mar Caribe para generar 250 megavatios de energía. Si este proyecto va en serio, desde ya deberían de retirar la draga que se acaba de introducir al río San Juan por la barra del río Indio, porque todo lo que hará esta draga no tendrá ningún beneficio a mediano plazo. El megaproyecto se tragaría no sólo la draga, sino que también el río y todo lo que ello implica, la biodiversidad. Si por la mina de Las Crucitas, en Costa Rica, ha habido tanta oposición porque contaminaría el río, poco importará cuando el caudal del río San Juan haya sido reducido a la mínima expresión. En un análisis serio costo-beneficio, no tengo la menor duda de que este megaproyecto resultaría aplazado. Por lo que necesariamente habría que preguntarse, si los megacostos son tan evidentes, ante los ojos de cualquier persona con sentido común, ¿a quiénes benefician los beneficios? ¿Quiénes están detrás de este proyecto?

El autor es diputado a la Asamblea Nacional. Ver en la versión impresa las páginas: 11 A

107 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

El megaproyecto Brito: negocio de fondo de los políticos nicas Los daños ambientales del mega-proyecto Brito deben ser el motivo de nuestra lucha GUILLERMO QUIRÓS ÁLVAREZ OCEANÓGRAFO FÍSICO oceano@ice.co.cr 16/11/2010

La actual disputa por la isla Calero es solo el inicio del problema de fondo. El gobierno sandinista y sus socios venezolanos, con fondos del BCIE, pretenden desviar el 90% de las aguas del río San Juan hacia la vertiente del Pacífico, convirtiendo a su paso el lago Cocibolca en una enorme represa hidroeléctrica, que proporcionará 1,130 gigavatios (GW) de potencia anual. Ese es el gran negocio oculto, que, a espaldas del propio ordenamiento legal nica, pretenden imponer a fuerza de mentiras y fuego. La actual disputa por la isla Calero es solo el inicio del problema de fondo. El gobierno sandinista y sus socios venezolanos, con fondos del BCIE, pretenden desviar el 90% de las aguas del río San Juan hacia la vertiente del Pacífico, convirtiendo a su paso el lago Cocibolca en una enorme represa hidroeléctrica, que proporcionará 1,130 gigavatios (GW) de potencia anual. Ese es el gran negocio oculto, que, a espaldas del propio ordenamiento legal nica, pretenden imponer a fuerza de mentiras y fuego. Días atrás, el columnista Daniel Flores de El Nuevo Diario de Nicaragua, voz oficial del gobierno sandinista, denunció públicamente la falta de licitaciones y la génesis espuria venezolana del capital de trabajo, con respecto a la ejecución apresurada del proyecto hidroeléctrico Brito, que planea utilizar las aguas del río San Juan. Y como dentro de ese marco Pastora y sus secuaces del Ejército han invadido Costa Rica, me di a la tarea de conseguir copia oficial del proyecto, el cual, para mi sorpresa, involucra daños y perjuicios ambientales de enorme magnitud para nuestro país y que nuestro pueblo y Gobierno deben conocer. Después de la lectura del documento oficial de la empresa consultora contratada por el gobierno sandinista Andrade-Gutiérrez (publicado en Nicaragua, junio 2010), se deriva que el dragado del actual cauce del río San Juan frente a la isla Calero, constituye tan solo una distracción política temporal, vinculada al miniproyecto que aprovechará el caudal ecológico que dejarán al río San Juan hacia su desembocadura caribeña. 108 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Esfuerzo desesperado. Y como bien analiza el Dr. Astorga el pasado domingo: http://www.nacion.com/2010-11-14/Opinion/Foro/Opinion2588598.aspx, la agresión actual es un esfuerzo desesperado por darle vigencia a la apropiación indebida de la esquina noreste de nuestro territorio, única alternativa hidrológica que permitiría la estabilidad de una represa hidroeléctrica frente a isla Calero, que, de construirse del lado nica, frente a San Juan del Norte, terminarían por ahogar en sedimento pocos años después las corrientes marinas que circulan de norte hacia el sur. Por eso, sus asesores en hidráulica –obviamente extranjeros–, les han recomendado como única solución construir la represa en isla Calero – justo donde deforestaron–, para proteger sus intereses al abrigo de la laguna Los Portillos, en territorio tico. El gran proyecto planea construir una represa a la altura de El Castillo, a 57 km al este del desaguadero del Lago, sobre el cauce del río, la cual devuelve el 90% del caudal que proviene de ríos costarricenses, equivalentes a un caudal de 400 m³/s, los cuales constituyen hoy el grueso de las aguas que nutren los humedales asociados al Parque Nacional de Fauna Silvestre Barra del Colorado. Por ello, al ejecutarse el proyecto Brito se secarían totalmente los humedales del Caribe Norte de Costa Rica y se inundarán, por otro lado, las llanuras de Los Guatusos, en cuya planicie se encuentran poblados como Los Chiles, Santa Elena y el humedal Medio Queso. Todo ello constituiría una alteración ambiental en nuestro territorio que no debemos permitir.

109 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

Una represa menor. Este proyecto requiere de una inversión preliminar nada despreciable de US$1.152.059,28. Hasta hoy ha sido impulsado por la Secretaría de Integración Centroamericana y financiado en diversos momentos por el BID y el BCIE, como consta en el documento citado. Incluye la generación de electricidad en una represa ubicada al sur de Rivas (río Brito), del orden de 250 megavatios (MW) de potencia, lo cual se obtiene al elevar el nivel del lago de Nicaragua hasta 33 metros sobre el nivel del mar, cuya consecuencia es la inundación de los territorios ubicados al sur del Lago y al sur de los primeros 57 km aguas abajo del río San Juan; todo en territorio costarricense. Pero, además, el proyecto incluye aprovechar el caudal ecológico que quedaría en el río, a través de una represa menor de 2,8 megavatios en el Caribe, con un embalse de 8 m de altura sobre el nivel del mar, ubicado en isla Calero, motivo de disputa actual. Los daños ambientales que ocasionaría este megaproyecto debieran constituir el motivo de fondo para reorientar nuestra lucha en organismos internacionales, pues percibo que carecemos de una visión integral del problema. Sobra manifestar nuestro decidido apoyo técnico a los esfuerzos de las autoridades nacionales para profundizar en las consecuencias aludidas y defender nuestros legítimos intereses patrios.

110 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

 

            Anexo #2  Inclusión del “Humedal Caribe Noroeste” en  la lista de humedales de importancia  Internacional de la convención RAMSAR                    111 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

112 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

113 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

             

Anexo #3  Grave riesgo de daños ambientales  irreversibles por el trasvase del Río San Juan  en la Isla Calero, Caribe Norte, Costa Rica 

                114 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

115 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

116 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

117 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

118 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

119 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

120 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

121 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

122 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

123 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

124 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

125 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

126 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

127 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

128 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

129 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

130 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

131 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

132 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

133 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

134 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

135 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

136 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

137 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

138 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

139 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

140 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

141 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

142 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

143 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

144 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

145 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

146 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

           

Anexo #4  Información Básica del estado actual del  Humedal Caribe Noreste de Costa Rica.  Humedal de importancia internacional Sitio  RAMSAR                    147 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

148 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

149 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

150 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

151 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

152 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

153 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Incursión, ocupación, uso y daño del territorio costarricense por parte de Nicaragua   

154 Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto


Libro "La Verdad de Costa Rica"  

Libro realizado por la Cancilleria y la UNIRE que compila todo lo acontecido en el conflicto limitrofe con Nicaragua en la Isla Calero

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you