Page 1


Juan Rodríguez, fue un poeta, que a sus 95 años, nos deleitaba con su carismática presencia y sus maravillosos poemas. Este libro, es un pequeño homenaje a ese gran amigo, al que todos admirábamos Rafael

17 de Abril 2014


Noche y día en mi retiro, me lo paso suspirando, tan solo por el delirio con que te vengo adorando. Doce horas marca el reloj te diré como las paso. Desde la una hasta las doce les voy a dar un repaso. A la una un suspiro para el que sabe querer A las dos no hallo consuelo y a las tres no se que hacer, porque es tan grande el desvelo apartado de tu querer. A las cuatro vi la suerte los rigores de mi amor me llevan casi a la muerte. A las cinco ya es dolor. A las seis quisiera verte y como no puede ser aumenta más mi tristeza. A las siete el padecer. A las ocho mi ilusión renace para morir después, no puedo con tanta amargura A las nueve resistir y si esta pena me dura será imposible vivir A las diez vuelvo otra vez a tenerte más presente, te tengo bella mujer constantemente en mi mente. A las once mi ilusión me hace repetir enojos, lágrimas del corazón que entonces vierten mis ojos. A las doce hemos llegado con más o menos fortuna me vuelvo de el otro lado y otra vez tengo la una. He mencionado doce horas en este triste relato pero me doy cuenta ahora que horas son veinticuatro.


ESCUDO DE SANTA ELENA

Yo nací en un pueblo blanco de la guapa,

Me buscaron un trabajo ,que aunque yo desconocía

de la guapa Andalucia, que se llama

Una fábrica había ,en el barrio del Buen Pastor

Santa Elena y es mi orgullo y mi alegria.

Que aun existe todavía, con el nombre de Mercedes.

Allí pasé mi niñez que recuerdo todavia, que alegre más de una vez por sus calles yo querria.

De momento me adapté al trabajo que allí había con mi pasión al trabajo y un poquito que estudié a oposiciones que hubo para oficial me presenté.

De muy joven todavía empecé yo a trabajar

De los siete que aprobamos el número uno saqué

en una panadería para aprender el oficio

Con el tiempo y la experiència, otra vez volví a

que tanta ilusión me hacía.

ascender

Tuve suerte de tenir un maestro tan sincero

Salí de produción y en planificación me enchufé

De apellido era Rivilla y de profesión panadero.

Allí estuve con los planos, hasta que me jubilé

Al terminar mi Trabajo hiciera frio o calor

Con una digna pensión que jamás nunca soñé.

a la campiña salía con mi carro y mi caballo

Hoy soy el más feliz del mundo, con mis hijos

y por aquellos cortijos el pan tierno repartía

y mi mujer

que aquellos trabajadores tanto me lo agradecian.

Que aunque la llamamos Isa,. su nombre es Isabel.

Mi Madre Pepa Granados era hija de Asunción mujer muy inteligente como esposa era ejemplar como Madre mucho más. Fue madre de cinco hijos que con muchas fatiguitas A los cinco nos crió y a todos cinco tetita nos dio. Nos dejo ó muy bien casados y muy bien situados Que como todos los padres era toda su ilusión. Yo era el mayor de los nietos y el mejor mozo del pueblo Según mi abuela decia. ¿Tenia razon mi abuela? ¿Los otros como serian? Por cosillas de la vida, Yo me vine a Barcelona Con ilusión y alegria ,que muy bien la conocía. Allí me encontré con amigos, que de la mili tenía,


Con buenos días a todos

Todos en buena armonía

que nos conserves la salud

yo os quiero saludar

Aquí amigos y parientes

y tú nos la has concedido.

a todos los aquí presentes

Unidos como en familia.

Y ya para terminar

y a los que no están igual.

Todos recordarán

pedimos desde el calvario

Aquí a los pies de la Virgen

Cuando viviamos en el pueblo

salud para todo el pueblo

celebraremos la fiesta

Hoy te damos las grácias

y que nos veamos otro año.

como en años anteriores

Por los favores que nos has hecho.

A ti Virgen de las angustias

siempre estaremos con ella.

Cuantas veces te hemos csacado

yo te ofrezco este cuadro

Al alejarnos del pueblo

a la calle en procesión

para que tú lo conserves

para casi todo un año

para pedir que lloviera

a los pies de tu regazo.

ella se queda contenta

démosle las gracias a Dios.

esperando a que volvamos.

Hacíamos la novena

Nos conoce desde siempre

rezabamos el rorario

nacimos en este ambiente

y antes de los nueve días

pero al pasar el tiempo

el cuerpo estaba mojado.

sabe que todo es diferente.

Tambien recordamos todos

Gracias para ti Señora

cuando subiamos el calvario

Antes habia mucha emción

y mirando alos cuatro vientos

Se daba vuelta a las campanas

bendeciamos los campos.

Y salía la procesión

¡Oh Virgen de las Angustias

Unos llevaban la Virgen

tú que tan bueno has sido

otro llevaba la cruz

que nos regabas los campos

y el pendón y el estandarte

para que cogieramos el trigo.

llevaba la juventud.

Muchas grácias señora

Cuando llega la Semana Santa

fue justo lo que te pedimos

las insignias no se pueden sacar

para que no pasaran hambre

como no han quedado jóvenes

y criáramos a nuestros hijos.

sacamos la cruz y nada más.

Las ofrendas que donamos

Ya acabada la fiesta

las damos con la intención

El pueblo queda solitario

que cuidemos de la iglesia

Y nos quedamos aquí

porque es la casa de Dios.

Solos los jubilados.

Grácias a ti Virgencita

Vamos a celebrar la Fiesta

por las veces que te hemos pedido


Voy a decir para ustedes con cariño y humildad una corta poesia basada en la realidad. Recuerdo siendo pequeño igual que todos ustedes teniamos gran respeto sin tener tantos placeres. Entonces era sagrado contestar a los mayores que con mucha educación cumpliamos los menores. Fuimos muy poco al colegio hay que decir la verdad pero sí nos enseñaron a tener que respetar. Ahora estudian muchos años tienen que tener cultura pero tocante al respeto no hay ninguna asignatura. Y deberian de tenerla sépanlo los profesores que bién merece un suspenso quien contesta a los mayores. Los hijos deben ser hijos aun sobrados de potencia los padres deben ser padres por muchos años que tengan. No hay cosa para los padres que cause mayor placer que les respeten sus hijos por muy crecidos que esten. Se encuentran entusiasmados llenos de felicidad

pero si ven lo contrario lloran en su soledad. Se muestran acobardados constantemente sufriendo pidiendo con ansiedad que les llame el Padre Eterno. Y es triste y doloroso y más que nada inhumano el no encontrar un cariño al llegar a ser anciano. Los nietos a los abuelos los quieren cuando son niños pero según van creciendo se va mermando el cariño. Si el abuelo les reprende le contestan enfadados tú ya no entiendes ni papa porque estás muy anticuado. A muchos seres les pasa todo lo que estoy diciendo que Dios se lo tenga en cuenta lo mucho que estan sufriendo.


Yo me llamo Juan Rodríguez

Yo los pudiera pasar

Viva nuestra Cataluña

y socio diez mil catorce

siempre dudé que pudiera

yo catalán no lo soy

del Casal de San Andrés

tener tal felicidad

pero acepto todas sus leyes

el que todo el mundo conoce

cuando ya mayor lo fuera

aquí lo demuestro hoy

Día 21 de abril

Yo te saludo Sant Jordi

A nuestra administración

el veintitrés conmemoramos

En nombre de este Casal

permiso Yo pediría

por ser sábado dicho día

Pues en haciéndolo en tu nombre

para poder decir algo

nuestra fiesta adelantamos

complacido quedarás

de cuando veinte años tenía

Refiriéndome a San Jordi En estas fiesta de abril

Yo quiero hacer resaltar

Era el año treinta y cuatro

es nuestra gran tradición

que así se llama el Presidente

y al servicio Yo marchaba

cada año repartir

de nuestra Generalitat

enamorado de mi esposa

Rosas y libros de amor

Yo completamente estaba Gracias Sr. Presidente

Cuando yo joven era

Nuestro Casal se mantiene

Hace sesenta y dos años

nunca Yo pude pensar

de la financiación

que la mili yo cumplía

que cuando anciano lo fuera

que de la Generalitat se obtiene

y al llegar a aquel cuartel

me ofrecieran un Casal por muy modesto que fuera

a mi esposa le escribía San Jordi Yo a ti te pido que me regales una Rosa

Aunque hace tanto tiempo

Con mis necesidades cubiertas

también un bonito libro

lo recuerdo todavía

una pensión limitada

y no te pido otra cosa

pues no me olvido un momento

pero aunque esta sea modesta a mí no me falta de nada debemos tenerlo en cuenta Donde mis ratos de ocio

lo que en la carta decía.


Angel

Bordar

Estrellitas

Libro de poesias  

Juan Rodríguez, fue un poeta, que a sus 95 años, nos deleitaba con su carismática presencia y sus maravillosos poemas.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you