Issuu on Google+

15

Cumple Educal 35 años

Voltea la Filey hacia China Lan Lan y Fang Fang, dos destacadas escritoras de China, estarán en la Feria Internacional de la Lectura Yucatán 2017, pues será el país invitado. También participará el escritor Bai Ye, en este evento, que se realizará del 11 al 19 de marzo; Campeche será el estado invitado. Lourdes Zambrano

secretaría de cultura

La red de librerías Educal festeja su 35 aniversario ofreciendo 35 por ciento de descuento en su oferta editorial, del 17 al 19 de febrero, anunció su director, Gerardo Jaramillo, quien presumió crecimiento y consolidación de este proyecto. Staff

Preservan tradición textil Para fortalecer la preservación y transmisión de técnicas en textiles oaxaqueños, el Fonca y la Fundación Alfredo Harp Helú relanzan la Convocatoria de Apoyo a la Creación de Textiles en Oaxaca. Staff

reforma.com /filey

@reformacultura

Carlos Pellicer, poeta tabasqueño, murió un día como hoy, hace 40 años; escribió en 1956 Práctica de vuelo.

cultura@reforma.com

jueves 16 / feb. / 2017 / Tel. 5628 7376

La Casa del Ahuizote alista biblioteca sobre el Partido Liberal Mexicano

Cobijan al magonismo Además de libros, el espacio, llamado Punto Rojo, albergará materiales históricos

z Juan Meliá fue nombrado titular del Fonca.

Dejará Rosas el Fonca

Erika P. Bucio

Francisco MoralEs V.

z La Casa del Ahuizote se ubica en Colombia 42, en el Centro Histórico.

z El acervo magonista incluye donaciones de autores que regalaron sus obras.

z Diego Flores Magón, bisnieto de Enrique Flores Magón, es el director de Punto Rojo.

de una pasión libertaria, de Salvador Hernández Padilla, y El arroyo, de Elisée Reclus. Han contribuido no solamente autores al regalar sus obras y estudiantes que han dejado sus tesis sino también los descendientes de los compañeros de los hermanos Flores Magón, como Samuel Kaplan, Jesús Martínez Carrión

y Andrés A. Sánchez, quienes han donado materiales. Se prevé que la apertura de la biblioteca al público se realice en el otoño de 2017, aunque los primeros materiales estarían disponibles a partir del próximo verano. Exhibirá joyas del acervo, como los libros de Enrique Flores Magín con su número

de recluso, “12,839”, en la prisión federal de Leavenworth, y apuntes para circularlos entre sus compañeros encarcelados; primeras colecciones de textos de Ricardo Flores Magón, editados por grupos de militantes, y publicaciones de prensas anarquistas sudamericanas y estadounidenses. Así como un facsímil

de Liberales ilustres mexicanos, que es un proyecto editorial de Daniel Cabrera, fundador de El Hijo del Ahuizote. Diego Flores Magón ha tocado puertas en la Cámara de Diputados y la Asamblea Legislativa buscando apoyo financiero. No desespera. Confía en que la biblioteca abrirá.

Unidos) ha sido revisitada múltiples veces por diferentes dramaturgos, cineastas y aun series televisivas. Inclusive eso que pudiéramos llamar el “factor Trump” ha obligado a reflexiones teóricas y estéticas que parecerían superar lo tratado durante la última década. Y, sin embargo, El cruce de Alejandro Román sigue fresco, vivo, entrañable y terrible. Tan vivo como para que teatreros muy jóvenes, que parecerían vacunados por la violencia machacona de los juegos cibernéticos, se conmuevan y se lancen al montaje. Hay, por lo tanto, espacios y latidos, dentro de El cruce, donde las generaciones coinciden, más allá de la anécdota que, por conocida, pudiera resultar

inclusive aburrida. Creo que no es difícil señalar ese espacio. Ese preciso punto de encuentro está en la respiración de la obra o, dicho de otra manera, en su contraparte: la asfixia. Alejandro Román somete a un ejercicio de respiración y asfixia que supera, por mucho, cualquier recurso al melodrama o al efectismo, tan comunes al tratar anécdotas semejantes. Y en eso se basa su vigencia, independientemente de la actualidad de sus temas o el modo de enmarcarse en la técnica dramatúrgica. Al renunciar a las acotaciones podría parecerse a la narraturgia que estuvo tan de moda hace muy poco. Pero va más allá: asfixia sin

piedad y sin simulaciones. Al prescindir de acotaciones, obliga al viaje interior, a prescindir de cualquier tipo de efectismo para llevarlo a escena. La realidad de quienes hoy se encuentran en ese mundo de frontera es tan brutal por sí misma y la encontramos cotidianamente en televisión, diarios o redes sociales que cualquier efecto se volvería caricatura. Quien pretenda llevar a escena esa verdad, así tenga apenas 18 años, debe haber sido literalmente raptado por ella y, con ella, haberse sacralizado. Es la ventaja del teatro sobre otros medios: la sacralidad. El cruce es producto de un espléndido escritor, auténtico artista que no

Pánico Escénico José Ramón EnRíquEz

enriquezjoseramon@gmail.com

El cruce y la asfixia Alejandro Román obtuvo por El cruce el Premio Nacional de Dramaturgia Óscar Liera 2008. Alejado de los grupos de presión que suelen proliferar en el mundo teatral (no sólo el mexicano ni sólo en estas épocas), ha obtenido, por la calidad de su pluma y la profundidad entrañable de su compromiso con los más

Héctor García

En el cubo de la escalera de la Casa del Ahuizote, único lugar consagrado a la historia del Partido Liberal Mexicano (PLM), está escrito en letras rojas: “Punto Rojo. Aquí estará la Biblioteca del Ahuizote”. En este edificio de Colombia 42, en el Centro Histórico, se ubicó la imprenta de El Hijo del Ahuizote. Y es aquí donde nace esta biblioteca que toma el nombre de la columna de Práxedis G. Guerrero en el periódico Regeneración, vocero del partido, donde publicaba sus poemas revolucionarios en prosa. Este espacio, que aun necesita estantes donde colocar sus primeros ejemplares, estará especializado en el PLM. “El nombre (Punto Rojo) obedece también a una estrategia de crear puntos de difusión revolucionaria, de la causa, de las ideas, del programa del partido”, responde el director del recinto, Diego Flores Magón, bisnieto de Enrique Flores Magón (1877-1954), hermano menor de Ricardo y Jesús. Formados en el anarquismo, los Flores Magón enarbolaron la bandera antitiránica y, a través de Regeneración, periódico fundado en 1900, y El Hijo del Ahuizote, fueron férreos opositores del régimen de Porfirio Díaz, quien ordenó su encarcelamiento y forzó su exilio. Desde Estados Unidos, siguieron con Regeneración y proclamaron el programa del partido. El acervo semilla han sido los papeles de Enrique Flores Magón, quien emprendió el regreso a México en 1923, con más de 10 mil documentos y 700 fotografías. Incluye la colección más completa de Regeneración. La biblioteca empezó de un modo espontáneo a partir de donaciones. Figuran, por ejemplo, Magonismo, Historia

desprotegidos, una larga cantidad de reconocimientos. Entre otros, y quizás lo más importante, el continuar llamando la atención a jóvenes que apuestan por su teatro. En ocho años, la anécdota de El cruce (los horrores de quienes se juegan la vida para entrar desde México hasta los Estados

El gestor cultural Juan Meliá ha sido designado como nuevo titular del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), por lo que dejará su puesto como Coordinador Nacional de Teatro del INBA. Moisés Rosas, quien dejará la titularidad del Fonca el próximo 28 de febrero, ocupará el cargo de Subsecretario de Cultura de Puebla, tras aceptar la invitación del Gobernador de la entidad, José Antonio Gali. Meliá, quien llegó a la Coordinación Nacional de Teatro en 2009, ha realizado la mayor parte de su carrera como gestor cultural en Guanajuato, donde fue, entre otros puestos, director general del Instituto de Cultura León (2005 a 2009) y director de Difusión Cultural de la Universidad de del Estado de Guanajuato (2002 a 2004). Asimismo, Meliá fungió como presidente del Comité Intergubernamental de IBERESCENA por cuatro años, ya como coordinador de Teatro del INBA. La designación, a cargo de la titular de la Secretaría de Cultura, María Cristina García Cepeda, fue anunciada la durante la noche de ayer mediante un comunicado de prensa.

hace periodismo ni gesticula para llamar la atención, y es en su profunda verdad donde todos podemos coincidir independientemente de la edad y del paso del tiempo (crucial en lo anecdótico). Mientras no se traicione esa verdad de artista que raptó en su momento a Alejandro Román, y con la ascética renuncia a cualquier tono de melodrama o efectismo escénico, director y actores, artistas, podrán encontrar a ese público que espera El cruce no sólo para conmoverlo, sino para electrizarlo, asfixiarlo, sin importar que haya películas en cartelera con ese mismo tema y telenovelas en transmisión y, sobre todo, las tragedias captadas en vivo y a todo color por los noticieros.


La Casa del Ahuizote alista biblioteca sobre el Partido Liberal Mexicano