Page 371

Miedo abierto en el patio No dejes que vaya a otro mundo, y cruce las telarañas y me llene de ellas y los muertos me halen de las manos y me digan: ¡Si! Cásate conmigo. Déjame más bien del otro lado con luz en las mejillas de asombros que mire la ventana del cuarto pintándome los ojos de negro Dime que bailemos un tango que descanse tu cabello rubio con el mío azabache Paséame en el columpio del patio por donde las lagartijas suben a dejar sus huevos Paséame fuerte Llégame al cielo Que los muertos no me alcancen.

Antología 4to FMP 2007  
Advertisement