Page 351

Memorias de Antofagasta Pienso que tal vez puedo advertirte sobre el peligro que encierra la cotidianidad y evitar que te desvanezcas dentro del caos que es esta ciudad aftosa con sus calles malolientes mientras cierras la puerta de un odioso edificio donde la muerte vuelve cada noche para encender la luz de tu oficina Si pudiera te diría que más importante que sobrevivir es amar pero es inútil que te libere de tus pensamientos sobre “cómo triunfar en la vida” ...yo creo que nos vamos todos y todas al demonio se agotaron en taquilla las entradas al cielo mi amor, y sólo me queda el triste resplandor de tus pupilas esos ojos cansados de mirar hacia atrás y devolverse el olor de tu piel el sabor de tu ingle, perfecta, como un Apocalipsis... Si este domingo no fuese tan nefasto, yo no recordaría el derrumbe de un siglo que comenzó con guerras y palabras tiránicas... y abriría una ventana, una minúscula rendija para contemplarte retorciéndote como un gato de Algalia, sobre la alfombra húmeda No tendría entonces que pensar en esos trenes, que no llegamos a alcanzar para siempre, que nos dejaron sin explicación alguna llevándose como único equipaje un maletín de dudas en las tardes de lluvia y de nostalgia...

Antología 4to FMP 2007  
Antología 4to FMP 2007  
Advertisement