Page 297

Una Aguja en el Corazón Ella no me dice nunca que me quiere, solo la veo sonreírme, acercándose, tomando tequila conmigo, quitarse la ropa ante mí con toda naturalidad, mordisqueando mi pecho como un gran reptil. Solo la veo mirarme como lo hacen los criminales, darse la vuelta y luego contonearse, dejándome exánime, con la estela brillante de su negra cabellera. No sé si me ama, aunque se cuelga a mi cuello y brazos de manera constante; arrebatos que no dejan de sorprenderme, de indicarme que algo le ocurre conmigo. Me pregunto si ella iría al río y allá, con tierra, lavaría mi ropa con sus manos. Si me permitiría realizar en su cuerpo desnudo el ritual, los conjuros que hace la gente ociosa. Probarla de todas las formas posibles, hasta llevarla a ese placer y dolor que desmaya, que vence. Partirle el alma para hacerla mi esclava, mía. Y al fin poderle escuchar allá abajo, en el fondo del hueco de mi corazón, que sí está conmigo.

Antología 4to FMP 2007  
Antología 4to FMP 2007  
Advertisement