Page 290

La Colina de los Osarios I Estas cayenas rememoran su vestido violeta y los jazmines perfuman mi recuerdo Aquí. Es aquí Cuando llegaste el horizonte era ocre y ese osario una simple colina erguida frente a dos promontorios habitados por leprosos Hoy me detengo. Profiero las oraciones olvidadas Miro mis manos. Ya no son aquellas que tocaban las hostias y se aferraban a las cuerdas del campanario para anunciar la misa No. Estas manos han conocido nuevas tersuras fueron más allá de las islas del rosario Estas manos ya no son tan inocentes Aquí me anclo para echar por la borda el agua que me hunde II No logro alzarme sobre mi sombra El sol canceló sus azotes Te miro en las aguas de tu florero seco Reclinada Y ausculto dentro de ti Y yo, nieto inquieto Qué oigo Qué recuerdo Mi camisa blanca mi pantalón kaki mis alpargatas mi catecismo y unas ganas inmensas de zambullirme en el mar y los mangos diluyendo su azúcar en mi lengua

Antología 4to FMP 2007  
Advertisement