Issuu on Google+

37 A単o 6


CONTENIDO

Ed.37

Retrópolis .......................................... pg. 14 La batalla del barrio Policarpa

La movida en Bogotá

Agenda ...................................... pg.16 Resonancia ............................... pg.20

¿Qué está leyendo?............. pg. 23 Recomiendo-No recomiendo ....pg. 24 Por Javier Fonseca, Isabel Salazar y Simón Posada

Arrollados por otra ola verde ............. pg. 26 Por Adolfo Zableh

Retrato Hablado ....... pg. 28

Alberto Salcedo Ramos: perfil de un cronista Por Rubén Darío Higuera

Tres gritos de desahogo femenino ... pg. 37

5 donjuanes chibchas Decálogo para matar la pasión ¿Qué quieren los tipos?

Cartel Sonoro

La iglesia del metal ............. pg. 46 En Vitrina (discos) ............... pg. 52

Me arrepiento de ....................... pg. 54 Por Nicolás Vallejo

Drag Kings ..................................... pg. 56 El capitan del hackeo ............... pg. 64

cartelurbano.com


4

/

5

Staff DIRECTOR Jorge Pinzón Salas

jpinzon@cartelurbano.com

DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Brayan Luna bluna@cartelurbano.com

Diego Castañeda

diego@cartelurbano.com

REDACCIÓN Paula Ricciulli

paular@cartelurbano.com

Rubén Darío Higuera

rhiguera@cartelurbano.com

Jacob Lote

jlote@cartelurbano.com

Sebastián Narváez

snarvaez@cartelurbano.com

PORTADA Carolina Fuenmayor ILUSTRADORES Diego Ayerbe Javier Piragauta Angélica Delvalle Pedro Covo FOTOGRAFÍA Mauro Raigoza Carlos Basto “Spoon” Hugo Rubiano CORRECCIÓN DE TEXTOS Elkin Rivera Ilustración: Diego Ayerbe

GERENTE GENERAL José Luis Sarralde Molina jlsarralde@cartelurbano.com

GERENTE COMERCIAL Andrés Medellín Torres

andresm@cartelurbano.com

DIRECTOR DE ESTRATEGIA Y GESTIÓN CULTURAL Juan David Arenas jarenas@cartelurbano.com

MERCADEO Y WEBMASTER Esteban Triana

esteban@cartelurbano.com

PRODUCCIÓN Y SOCIAL MEDIA Lina María Trujillo

linatrujillo@cartelurbano.com

PUBLICIDAD David Roa

davidr@cartelurbano.com

Jenny Torres

jtorres@cartelurbano.com

Revista es una publicación de Cartel Media S.A.S CASA CARTEL URBANO Cra. 8A No. 42 - 25 Tel: 2883779

DIRECTORA ADMINISTRATIVA Ofelia Lozano

ofelia@cartelurbano.com

DISTRIBUCIÓN Jenny Torres

suscripciones@cartelurbano.com

IMPRESIÓN Printer Colombiana S.A.

cartelurbano.com


Rubén Darío Higuera Prófugo de las universidades, ha cursado estudios de literatura, música y periodismo. Duerme con la luz prendida para enfrentar mejor las pesadillas. Ingresó hace poco a la nómina de Cartel Urbano y escribió para este número un perfil sobre un maestro del periodismo narrativo.

Carolina Cuervo Navia Actriz desde los cinco años. Estudió literatura en la Universidad de los Andes. En 2009 publicó el libro de cuentos Nueve maneras de morir. Dirige la revista Aceitedeperro y cursa actualmente la maestría en Escrituras Creativas de la Universidad Nacional.

Nicolás Vallejo Cano Creció en el límite sur de Cedritos, junto a tres hermanos y dos padres odontólogos que se turnaban para sacarle las muelas. Fue solista del coro parroquial de su colegio. Hoy es el editor de la revista Shock y profesor de la Universidad Javeriana.

Vicky De Hoyos Contrario a lo que muchos creen, y temen, su apellido no es de casada. Viajar, escribir y hacer yoga es lo que más le gusta. Por debajo de la tierra es su primera novela. Asegura ser demasiado rebelde como para adaptarse al sistema.

María Ximena Pineda Lara Su vida virtual es más interesante que su vida real. No puede comer nada después de las seis de la tarde a causa de su colon irritable. Es libretista y quiere darles a sus futuros hijos un pasaporte digno, por lo que su reto es enredarse con un extranjero antes que con un chibcha.

Santiago Valenzuela Estudia periodismo y antropología. Ha pasado hasta tres horas hablando con gatos porque cree que ellos entienden la música de una manera especial. Aunque ya no es metalero, se metió en el mundo del metal cristiano para escribir la crónica que publicamos en esta edición.

cartelurbano.com


en @cartelurbano DanneRoyce Daniel Vargas Ayer cogí la edición 36 de @cartelurbano en el Mambo y me fui leyéndola en el Transmi... ¡Muy buena!

PetFella Pet Fella @cartelurbano es de mis revistas favoritas. Y son muy pocas. ¿Y cuál es la tuya?

Cristomsk Cristo R. Bernal Antes de dormir, una buena lectura de @cartelurbano edición 36. Se ve genial y el contenido debe estar mejor.

TioChalex Alexander Arévalo @cartelurbano es una de las razones por las que miro al mundo con cierta psicodelia.

LdyDiaz LadyDi @cartelurbano Qué buenos reportajes y qué buena manera de ver las cosas... Muy buena lectura... Seguiré leyéndolos.

Sergiojournal Sergio Peñaranda Todos creen que los periodistas de @cartelurbano son hipsters que un día decidieron montar una publicación “independiente” y “alternativa”…

@fabioartic fabio @cartelurbano Los amo :) No he conseguido la ultima edición… Pero la tendré. @KJuandy Juan David Agudelo C. @cartelurbano los felicito por su excelente contenido. Fueron mi compañía esta noche fría, la hicieron muy amena. @AlexandraSE Alexandra Salazar Leyendo de arriba abajo @cartelurbano, no he podido trabajar. @slaudicina salvatore Laudicina Desde Buenaventura, le mando un #ff a @cartelurbano por su innovadora propuesta editorial.

Borisrestrepo Boris Restrepo RT @alejomoralesmor A mí me gustaba más cuando @cartelurbano hablaba más de rap y de arte y no de modas de hipsters y fiestitas de carevergas. lvaro_caste Álvaro Castellanos Aunque oigas @radionica y leas @cartelurbano, sigues siendo del montón... c93c Camila Castro Recomiendo relajarse un rato leyendo @cartelurbano. Sus artículos siempre se ganan más que mi interés.


ENTRE 3 Y 4

JÓVENES

Alquilar un revólver para una “vuelta breve”

de las

VEINTE


¿Cuánto

tardan en degradarse estos productos 11.

?

1. Lata de cerveza: 10 años.

En una década usted ya ha consumido decenas, cientos o miles de latas. Así que haga cuentas.

2. Esfero: 500 a 1.000 años.

El tiempo que tarda en degradarse un bolígrafo depende del tipo de plástico en el que está elaborado y del número de veces que éste se ha reciclado con anterioridad.

3. Revista: 2 a 7 meses.

Una revista como la que tiene en las manos tarda en editarse algo más de un mes, se imprime en tres días y se puede leer con calma en el transcurso de una semana.

4. Botella plástica: entre 100 y 1.000 años.

Por lo regular, estos envases están hechos de tereftalato de polietileno (PET), un material duro de degradar porque los microorganismos no disponen de suficientes armas para atacarlos.

5. Tapa plástica: 1.000 años.

Ese adminículo escurridizo que se pierde con tanta facilidad, está hecho de polipropileno (PP), el plástico más común en la fabricación de las tapas de gaseosa.

6. Colilla de cigarrillo: de 1 a 2 años.

Contiene toxinas como plomo, arsénico y cadmio, sustancias que pueden infiltrarse en el suelo y en las aguas subterráneas. La contaminación ambiental que producen las colillas es mayor de lo que muchos imaginamos.

7. Pila: 1.000 años.

Sus componentes son altamente contaminantes. La mayoría contiene mercurio, pero también las hay con zinc, cromo, arsénico, plomo o cadmio.

cartelurbano.com

Tal vez usted no tenga idea del tiempo que demoran en descomponerse algunos de los elementos que utiliza a diario y que, en muchos casos, no terminan en la caneca de la basura ni en la bolsa de reciclaje, sino desechados a la intemperie.


10 / 11

8. Encendedor: 100 años.

10. Caja de pizza: 5 años.

La vida útil de un encendedor es de dos a cuatro meses, aproximadamente. De ahí en adelante es basura que más de una generación tendrá que soportar.

Cuando el cartón corrugado con el que están hechas estas cajas se ensucia de aceite y queso, éstas dif ícilmente se pueden reciclar.

9. Pitillo: 1.000 años.

11. Icopor: más de 1.000 años.

Este pedazo de plástico que sirve para tomarse un jugo o una gaseosa tarda un minuto en fabricarse, se utiliza durante menos de una hora y, aparte de ser un utensilio innecesario, genera serios inconvenientes ambientales a causa del tiempo en que tarda su descomposición.

Para producir icopor, o poliestireno expandido, se emplean recursos naturales no renovables, puesto que es un plástico derivado del petróleo.

Foto: Mauro Raigoza

cartelurbano.com


Hace 75 años, Converse bautizó una línea de calzado de alto rendimiento con el nombre de un campeón mundial de bádminton que revolucionó ese deporte: Jack Purcell. Luego de haber colonizado los campos deportivos, los tennis de esta línea se convirtieron en los preferidos de los diseñadores de modas para sus pasarelas y de los actores y productores de Hollywood, en especial de la súper estrella James Deen, que en los años cincuenta era un embajador de la marca del parche de la estrella en el lateral.

Estos son los zapatos perfectos para quienes quieren verse elegantes sin perder la informalidad. Hay de cuero, lona y gamuza en diversos colores. Aunque en Colombia el nombre Jack Purcell no es tan conocido como en Estados Unidos, en las Tiendas Concepto de Converse, en Bogotá y Medellín, esta línea premium se está agotando con facilidad.


Como un homenaje al deportista que inspiró el diseño de este calzado, Converse recreará próximamente el ambiente de la casa de aquél sonriente jugador de bádminton en una gran fiesta en Bogotá.

En la nueva Tienda Concepto que Converse abrirá en Pereira, también se podrá encontrar la línea Jack Purcell..


Retrópolis

Foto: Archivo El Espectador

La batalla del Policarpa. En 1961, varias familias hicieron la primera avanzada de una invasión que tardaría algunos años en tomar forma en la calle primera con carrera décima. Allá llegaron los soñadores que pusieron la piedra fundamental del Policarpa Salavarrieta, barrio de héroes, heroínas y sobrevivientes. Un par de años después, y ante una fallida toma de terrenos en el barrio Country Sur por parte de 250 familias, el Policarpa se convirtió en escenario de complicidades entre aquellos que soñaban con tener casa propia. El viernes 8 de abril de 1966, los nuevos habitantes del Policarpa decidieron internarse en los laberintos del barrio para tomarse los viejos rincones de su geografía y oponer resistencia. Cada familia ocupó entonces un lugar estratégico para el enfrentamiento con la policía, que llegó con su parafernalia de cascos, bolillos y armas, e intentó desmantelar las paredes endebles de las casuchas de tela asfáltica que se estremecieron al paso del pelotón. Más tarde, el viento sacudió las empolvadas calles; la tormenta de gases lacrimógenos y el humo, producto de los incendios, desaparecieron, y entre las ruinas quedó el cuerpo de Luis Vega, que yacía sin vida enredado entre los hilos de su propia sangre. Los guerreros derrotados lo levantaron y él se convirtió en el símbolo del enfrentamiento, el trofeo de una victoria pírrica para la institucionalidad de entonces, pues la historia demuestra que el barrio se mantuvo. El enfrentamiento les dio la mayoría de edad a esas calles que ahora son, en su conjunto, uno de los escenarios más dignos que, en lo referente a unidad popular, le quedan a una ciudad que asiste con frecuencia al repetitivo derrumbamiento de sus recuerdos. Por Federico Zapata (director del documental Un puñado de polvo, que cuenta la historia del barrio Policarpa Salavarrieta).

cartelurbano.com


La movida en Bogotá

Del 19 al 27 de julio

MULTIPLICIDAD INSTANTÁNEA

Esta es la primera exposición que inaugura el Colectivo df16 (diseño y fotografía). El objetivo de la muestra es dar a conocer el trabajo de nueve talentosos fotógrafos de diferentes universidades de Bogotá. Lugar: Casa Sinfín / Calle 99 # 11B-20 + info: 610 5010 / 636 2830 Entrada gratuita

Hasta el 30 de julio

OPTICAL POWER

Cuestionar la sociedad de consumo con imágenes extraídas de revistas y libros de moda, o de fotografías de estudio, es el objetivo de la exposición de Barbarita Cardozo, diseñadora de modas de The Art Institute of Dallas. Lugar: Galería Nueveochenta: Calle 70 # 9-80 + info: 346 6987 / 347 6071 Entrada gratuita

1º de agosto

CONCIERTO DE DISTURBED


La banda de metal alternativo, liderada por David Draiman, estará por primera vez en Bogotá. Disturbed se dio a conocer en el 2000 con la canción Stupify, de su primer álbum The Sickness. Con 15 años de trayectoria y cinco álbumes, este cuarteto de Chicago ha logrado permanecer en la escena del nu metal mundial. Lugar: Palacio de los deportes Hora: 6:30 p.m. Precio de la boletería: $119.000 / $159.000

cartelurbano.com


16 17 5 de agosto

19 de agosto

Regresa a Bogotá este sexteto venezolano de funk tropical, bossa nova y pachanga calentona. Not So Comercial es el título de su nuevo álbum, producido por su propio sello discográfico, Gozadera Records. Lugar: Teatro Metro / Calle 34 # 13-28 Hora: 8:00 p.m. Precio de la boletería: $60.000 / $80.000 + info: tuboleta.com

Russ Davies, más conocido en la escena alternativa como Cinnamon Chasers, es un productor londinense de nu disco y electro indie. Davies, quien ha viajado por todo el mundo durante los últimos cuatro años con su sonido híbrido, se presentará en Bogotá. Lugar: Salón Continental / Calle 16 # 4-03 Hora: 9:00 p.m. Precio de la boletería: $30.000 / $40.000 / $50.000 + info: 313 0621 / 704 2495

6 de agosto

19 de agosto

AMIGOS INVISIBLES EN CONCIERTO

THE ROBOT PARTY

No se pierda el ataque sonoro de Lucca dj Set, Gunshots By Computer, La French Toast, Dey Dey y los visuales de VJ Knho. Lugar: La Villa / Cra. 14A # 83-56 Hora: 9:00 p.m. Precio de la boletería: $10.000 / $15.000 + info: 310 628 2384

CINNAMON CHASERS EN VIVO

CUMBIA CON CELSO PIÑA

Han pasado más de tres décadas desde que el compositor mexicano Celso Piña tocaba en serenatas con sus tres hermanos y escuchaba a Aníbal Velásquez y a Lisandro Meza. Conocido como “el rebelde del acordeón”, Piña es un maestro de la cumbia y los sonidos tropicales de México. Lugar: Teatro Metro / Calle 34 # 13-28 Hora: 8:00 p.m. + info: tuboleta.com


La movida en Bogotá

20 de agosto

CANSERBERO EN BOGOTÁ

Este cantante de hip hop venezolano, autoproclamado El Guardián y Protector de un Mundo Incomprendido, presentará en la capital sus “líricas directas y de matices profundos”, como él denomina sus composiciones. Compartirá tarima con Pet Fella, Jay M Vee, Yoky Barrios & Cap y DJ Blow Magic. Lugar: Teatro Metro / Calle 34 # 13-28 Hora: 8:00 p.m. Precio de la boletería: $25.000 / $30.000 + info: 704 2495

Hasta el 22 de agosto

BEUYS: EL ENSEÑAR COMO ARTE

En esta exposición, en la que se documentan diferentes técnicas y medios empleados por el artista alemán Joseph Beuys como profesor de arte durante el periodo de posguerra en Alemania, se reúnen cerca de cien obras del artista y de seis de sus más destacados alumnos. Lugar: Casa Republicana / Calle 11 # 4-14 + info: 343 1212 Entrada gratuita

se a Programa la n diario co tos en e v E n sección ano.com cartelurb

10 de septiembre

WARPAINT EN VIVO

Pop, art rock, shoegaze y algo de folk conforman la especialidad de esta banda femenina de Los Ángeles (California), formada en el 2004. Este cuarteto estará por primera vez en Bogotá y presentará The fool, su disco producido por John Frusciante (exguitarrista de los Red Hot). Lugar: Teatro ECCI / Calle 17 # 4-64 Hora: 8:00 p.m. Precio de la boletería: $65.000 / $125.000 + info: tuboleta.com 11 de septiembre

cartelurbano.com


RED HOT CHILLIPEPPERS

El décimo álbum de esta superbanda, titulado I´m with you, saldrá al mercado el 29 de agosto, fecha en que comienza la extensa gira mundial que llevará a los RHCP por varios países, entre ellos Colombia. Lugar: Parque Simón Bolívar Hora: 6:00 p.m. Precio de la Boleteria: $120.000 / $165.000 / $300.000 + info: tuboleta.com

CONVOCATORIAS SONIDOS POR BOGOTÁ El Instituto Distrital de las Artes (Idartes) invita a artistas residentes en la capital a participar en el XIV Concurso de Composición Ciudad de Bogotá. Jazz, hip hop, salsa, rock y sonidos regionales son las categorías en las que pueden postularse los compositores individuales o colectivos presentando temas inéditos. Entrega de propuestas hasta el 29 de agosto en Idartes / Calle 8 # 8-52 + info: 3795750 DISEÑE PARA PAUL MCCARTNEY Quien ha sido considerado “el mejor compositor del milenio” convoca a diseñadores de todo el mundo a presentar una pieza artística inspirada en sus álbumes McCartney y McCartney II. La propuesta ganadora se expondrá en la página web de Paul McCartney y a través de sus canales de social media. Entrega de propuestas hasta el 6 de septiembre + info: talenthouse.com/paulmccartney.com 



Resonancia En las tablas

Seven Eleven llega a Bogotá >>

Escrita y dirigida por el mexicano Iván Olivares, Seven Eleven, obra de teatro del colectivo Quinta Picota, ganadora del Taller del Royal Court de Londres, se exhibirá en Bogotá del 21 de julio al 21 de agosto en la sede centro del teatro Libre. Esta pieza es una mirada crítica al deseo de los latinos por llegar al primer mundo. Aborda el tema de la violencia urbana con mucha ironía y humor, con la historia de un secuestro, un asesinato y el rapto de un niño. Su título hace referencia a la cadena de supermercados del mismo nombre, con presencia en varias ciudades latinoamericanas.

www.quintapicota.wordpress.com

>>

No problemo, amigo en el Iberoamericano de Teatro

Jaime Espinal (Medellín, 1980), se encuentra en negociaciones con directivos del Festival Ibearoamericano de Teatro de Bogotá para que la obra de teatro No problemo, amigo, escrita y protagonizada por él, forme parte de la programación de este importante evento en el 2012. La obra fue gano el Premio Hispanoamericano de Dramaturgia del Banco Interamericano de Desarrollo, por el que compitieron 170 propuestas de 17 países con el lema “Hispanos en USA, but sin estereotipos”. No problemo, amigo narra la historia de Jorge Rave, un oficinista común y corriente, que de noche se transforma en un superhéroe latino, mezcla de Supermán y el Chapulín Colorado. Según Espinal, quien acaba de cerrar una temporada de presentaciones de su obra en un teatro de Nueva York, “hay ciertos comportamientos de la comunidad latina que son estereotipados por los estadounidenses, como los trabajos en limpieza o construcción. Lo que hacemos en esta obra es darle la vuelta y burlarnos de los gringos con sus películas de acción y el American Way of Life”.

cartelurbano.com


20 / 21

La primera editorial web de Colombia

Hace unos años era casi impensable que cualquier persona pudiera publicar libros por iniciativa propia, sin necesidad de contar con el respaldo de una editorial. En Colombia ahora es posible gracias a autoreseditores.com, una página web que permite a los usuarios ordenar el libro que deseen y a los escritores publicar sus textos inéditos. Desde su creación, en noviembre del 2010, se han registrado 300 personas y se han publicado 100 títulos. Felipe Szarruk, músico y creador de Radio Subterránica, es uno de los autores que han publicado en esta editorial virtual. El monólogo de un psicópata y Cómo

mercadear un producto musical de manera independiente son los dos libros que ha lanzado gracias a autoreseditores.com. ¿Por qué decidió publicar su libro a través de esta página web? Las editoriales manejan unos círculos muy cerrados y difícilmente les dan la oportunidad a personas nuevas de mostrar su trabajo. Había visto un modelo similar en una página de Estados Unidos, así que cuando lo vi en Colombia, me pareció una buena manera de publicar. ¿Cuál cree que es la principal ventaja de publicar textos independientemente, vía internet? Tener total libertad para hacer lo que se me dé la gana, sin necesidad de pensar en que debo cambiar lo que hago para volverlo “más comercial”. Usted ya cuenta con experiencia en proyectos en internet. ¿Cuál cree que es el papel que cumple internet en la difusión cultural? Pienso que lo más importante que trajo internet fue que le quitó la importancia a la industria y elevó al artista a su máxima potencia, pues le dio total libertad sobre la difusión de su obra.


Foto: cortesía Laboratorios Black Velvet

Entrevista a Carlos Moreno, director de la película Todos tus muertos

¿Dónde acomodar a tanto muerto? Acaba de estrenarse la desgarradora historia de una masacre, pero esta vez contada de manera distinta. El experimento es del mismo realizador de Perro come perro. ¿No cree que contar historias de violencia, narcotráfico o desigualdad social se ha convertido en un lugar común en el cine colombiano? Creo que nuestra sociedad, tras un largo gobierno basado en el manejo de una imagen, se ha comido el cuento de que todo lo que hable de Colombia debería parecer un spot publicitario de turismo, y lo opuesto es apátrida. En Colombia tenemos que producir todo tipo de cine, lo cual hablará bien de nuestra salud mental y de nuestro respeto y tolerancia. ¿Por qué narrar una masacre con guiños macondianos? El propósito siempre fue poner en escena nuestra indignación frente a la indolencia que vivimos como sociedad. No encontramos una mejor manera de hablar de

cartelurbano.com

las contradicciones y del absurdo que haciendo uso del humor negro y de la sátira. Es una estrategia para sobrevivir a esta locura. Entre Perro come perro y Todos tus muertos, ¿cuál largometraje resultó más complejo en su realización? Creo que cada proyecto tenía algo específico que me retaba como realizador. No son comparables en ese sentido, pero en Todos tus muertos pretendíamos tener más libertades y posibilidades de experimentar. A Perro come perro llegamos milimétricamente preparados, con mucho método, disciplina y casi con terror escénico. De las últimas películas nacionales, ¿cuáles le han gustado? El vuelco del cangrejo la subrayo con insistencia como una gran película que mira hacia el bello litoral pacífico, al que históricamente le hemos dado la espalda. Y vienen cintas estupendas como El Páramo y Saluda al diablo de mi parte.


¿QUÉ ESTÁ LEYENDO? >> Isabella Portilla (periodista) Ampliación del campo de batalla, de Michel Houellebecq (Anagrama, 2002)

La prosa de este autor francés es tan sádica y sexual que atrapa hasta a la más inculta estrella porno. Houellebecq cuenta la historia de un treintañero dedicado a la venta de software, quien se hunde en un profundo nihilismo tras la separación de su pareja, y desde entonces tiene que lidiar con una condición existencialmente disminuida. La descripción escrupulosa del consumo y el corporativismo enriquece visiones y conceptos posmodernistas.

22 / 23

>> Chucky García (periodista y libretista) Años de indulgencia , de Fernando Vallejo (Alfaguara, 1989)

Novela sin muertos (a diferencia de La Virgen de los sicarios y El don de la vida), en la que Vallejo repasa la lista de difuntos conocidos y se despacha contra la Colombia de los godos, los liberales y los salesianos. Desde Nueva York, a donde llega a rodar su “gran película” sobre el país, “la que Colombia no me deja hacer por no verse, asesinada, en el espejo”, Vallejo da misa sobre una ciudad infestada de ratas e inmigrantes.

>> Paola Gaviria, “Powerpaola” (artista e ilustradora) Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, de Haruki Murakami (Tusquets, 2008) Es la historia de un hombre al que, desde que deja su empleo, le empiezan a suceder cosas absurdas en su vida cotidiana. Me encantan las historias sencillas, en las que el lenguaje hace que las situaciones comunes y corrientes de un ser humano se vuelvan sorprendentes. En los pequeños detalles y momentos de la vida está la belleza, y eso sí que lo saben contar bien los japoneses.

Bitácora Puntagraphic

Si eres fanático de tomar apuntes o dibujar, te presentamos las mejores bitácoras de Puntagraphic. Para que te expreses como quieras. Llévalas a cualquier lado. Punto de ventacartelurbano.com directo: Cra. 17 No. 48-83 tel: 2870038 jean@jeanzapata.com"


recomiendo No recomiendo

>>

Javier Fonseca Cantante de Alerta Kamarada

Coger taxi en la calle, dar papaya con los celulares, comer sánduches radiactivos en las esquinas ni creer en las promociones de las pollerías con sus precios bajos y pollos crecidos a punta de hormonas. No recomiendo dormirse en los buses ni sentarse en el piso de los articulados de Transmilenio. No es nada recomendable seguir partidos políticos “voltiarepas” ni políticos con doble moral, de los cuales ya conocemos su estilo de obrar para su beneficio personal, haciendo crecer sus empresas familiares. Tampoco recomiendo comprar música ni películas piratas. 

Recomiendo

cartelurbano.com

Simón Posada Tamayo Autor de Días de porno y Las barbies también sueñan con muertos

Recomiendo

>>

Estar informado sobre los derechos que tenemos frente a una requisa o al requerimiento que tanto la Policía como el Ejército Nacional le hacen a la gente en la calle. Muchas veces violan nuestros derechos por desconocer el justo procedimiento que estas autoridades realizan en espacios públicos, entradas a espectáculos y conciertos, y también en muchas ocasiones somos víctimas de su abuso de poder, hasta el punto de que nos agreden verbal o físicamente. Existen instituciones como la Defensoría del Pueblo y la Personería, donde podemos hacer valer nuestros derechos como ciudadanos y protegernos frente a los abusos. También hay forma de identificar a quienes cometen estos abusos e irregularidades. ¡Alerta!

Hipermar Sea Food (calle 69 # 17-60 y Centro Comercial Autopista Norte 184, locales 30-31). Es un lugar organizado, con personal calificado y, además, limpio. Allá he encontrado Alaskan King Crabs, unos cangrejitos deliciosos que probé en


24 / 25

no recomiendo

No recomiendo

Comprar iPhone 4G en Tigo. A pesar de que está a muy buen precio ($650.000 el de 16 GB en un plan mensual mínimo de $98.000), la función de usarlo como módem o de emitir internet vía bluetooth está inhabilitada en este operador. El problema es que ya muchas personas han comprado el equipo sin conocer esta restricción, y sufren pérdida de señal y otras desgracias. Además, el servicio al cliente es criminal: en la línea de atención dicen una cosa completamente diferente de la de los centros de servicio. Un vendedor, incluso, hablaba de “iPad” “Apple”, “iPod” y “iPhone” como si todo fuera lo mismo.

>>

Suecia por primera vez y que siempre quise volver a encontrar; un salmón noruego genial; langostinos de todos los tamaños a muy buen precio, y un kilo de mejillones deliciosos por $15.000. Además, preparan unos rollos de sushi muy frescos y baratos, ah, y un ceviche tan rico como el del malecón de Riohacha.

Isabel Salazar Periodista de La W Radio

Recomiendo

Dedicarle un sábado o un domingo al maestro uruguayo Jorge Drexler. El mejor plan es tener impresas las letras de las canciones y cantarlas tipo karaoke en la intimidad del hogar: sólo el reproductor musical, Drexler y usted. Seguro se va a conmover con la sensibilidad de sus letras y a emocionar con la suavidad de su voz. Apuesto a que encontrará frases que le van a servir como dogmas de vida. Lo recomiendo únicamente si lo que quiere es sentir, porque si hay algo que sabe hacer este ganador del Premio Oscar de la Academia, además de la otorrinolaringología, que es su profesión, es llegar directo al corazón.

No recomiendo

Rematar. Una ley de la vida debería ser “no remataré”. Gócese la fiesta con intensidad, pero cuando se acabe váyase para su casa. ¡No dé lora! Todos los errores –con sus posteriores cargos de conciencia– se deben a cosas que pasan en el dichoso remate por esos tragos de más, esos besos de más y todo lo demás. Agradezca la famosa Ley Zanahoria y deje para el otro día. Bien decía mi abuelo que de los excesos no queda sino el cansancio.

cartelurbano.com


ARROLLADOS POR OTRA

OLA VERDE Por Adolfo Zableh Durán

L

a cifra es escalofriante: 30,6 gigatoneladas de dióxido de carbono se emitieron en todo el mundo el año pasado. Uno oye que hay rondando por ahí 30,6 gigatoneladas de lo que sea y no sabe hacia dónde empezar a correr. Si son gigatoneladas de CO2, además, lo primero que viene a la cabeza es ponerse al menos un pañuelo en la cara. Piensa uno en la nube más negra que haya visto salir de una chimenea y ni se acerca al tamaño del desastre. No sabemos qué tan pesada es una gigatonelada ni los males que puede causar el CO2, pero lo intuimos. Según internet (nunca hay que confiar en él), una giga es mil millones y el dióxido de carbono es un gas que es el principal causante del calentamiento global. Es decir, las noticias no son buenas. Cada vez hay más productos en el mercado con una hojita verde pegada en algún lado; cada vez vemos más comerciales en televisión donde una cálida voz en off aconseja cuidar el planeta, mientras la imagen muestra a un anciano ayudando a un niño a plantar un árbol… Pendejadas así. Sin ir muy lejos, mi televisor tiene una opción llamada “ahorro de energía”, identificada en el control remoto con un botón verde, pero todo

cartelurbano.com

es mentira: un LCD como el que tengo puede consumir cuatro veces más energía que otro televisor, y en consecuencia emitir cuatro veces más CO2. Eso sin incluir el plomo, el arsénico y toda la chatarra electrónica que trae un aparato de esos en su interior. Nunca he estado a favor del reciclaje, no le veo el punto a que una persona se tome el trabajo de separar orgánicos de inorgánicos mientras grandes empresas acaban con el agua y los recursos. Gracias a la prensa, por ejemplo, nos hemos enterado de que la minería en Colombia es un negocio que va en alza y que las licencias se otorgan como quien canta números en un bingo. Abrimos el periódico, nos enteramos de que se necesitan mil litros de agua para obtener un gramo de oro y no quedan ganas ni de separar una lata de CocaCola de una cáscara de banano. Y resulta que, desglosadas, el 44% de las emisiones de CO2 provienen del carbón, el 36% del petróleo y el 20% del gas natural. Piensa uno entonces en la factura que llega mensualmente a la casa con una mariposa impresa en la hoja y la compañía de gas que la emite queda en ridículo. No deja de ser extraño, entonces, que mientras más gente diga estar comprometida con el bienestar del planeta, más contaminado esté. Esto significa o que somos unos incapaces para mantener la casa en orden, o que alguien nos está mintiendo y que la llamada conciencia ecológica es sólo una estrategia de mercadeo para aumentar las ventas y llenar los requisitos de ciertos protocolos internacionales. Un día nos vamos a despertar para descubrir que la llamada ola verde es una falsa esperanza, un eslogan sin fondo incapaz de salvar a alguien. Y que conste que al decir “ola verde” podría estar hablando de política, pero no, estoy hablando del medio ambiente, que por muy condenado que esté tiene más posibilidades de salvarse.


26 / 27

Ilustración: Javier Piragauta

Gracias a la prensa nos enteramos de que la minería en Colombia es un negocio que va en alza y que las licencias se otorgan como quien canta números en un bingo. Nos enteramos de que se necesitan mil litros de agua para obtener un gramo de oro y no quedan ganas ni de separar una lata de Coca-Cola de una cáscara de banano

cartelurbano.com


Retrato hablado

Alberto Salcedo Ramos: perfil de un cronista

reserva y u n poco de t risteza. –Mis padres se separaron cuando yo tenía cuatro años y mi madre nunca buscó a otro hombre. Mi madre –dice enfático– no se caracterizaba por su sentido del humor. Su vida me parece triste. Sin embargo, ella siempre fue generosa, muy amorosa, y a sus dos hijos, Rosario y yo, nos llenó siempre de confianza. La relación con su padre siempre ha sido difícil, casi inexistente. –Alguna vez nos volvimos a encontrar, pero las cosas no funcionaron. El papel de mi padre lo desempeñó mi abuelo, en Arenal.

***

E

Por Rubén Darío Higuera l hombre que camina a mi lado observa con interés a las mujeres que pasan cerca, y mientras posa en ellas sus ojos miopes, hace un gesto de negación con la cabeza y otro de aprobación con los labios. Ante el paso de una universitaria, se detiene y me dice: –Esa mujer tiene unos ojos como para chuparle las tetas… Las mujeres son un lío, pero sin ellas no hay ni mierda. A l berto Salcedo Ramos nació en Ba r ra nq u i l la el 21 de mayo de 19 6 3. Cua ndo ha bla de s u s pad r e s, L e d ia Ramos Qu i roz y A nd rés Salcedo, locutor y period ista deportivo, lo hace con

cartelurbano.com

–¡Tú, no ella! –le recriminaba su amiga Zenia Brieva en un salón de clases del colegio Mauricio Nelson Visbal, en San Estanislao (Bolívar), un pequeño pueblo del Caribe colombiano más conocido como Arenal–. Tienes que enamorarla tú, ella no te va a enamorar nunca… Si no haces nada, la pierdes. Y la perdía. En silencio, la veía marcharse. Con mofa amorosa, Zenia pronunciaba aquellas palabras, ignorando que aquel joven de dieciséis años, que participaba en obras de teatro y fumaba a escondidas, no tomaría la iniciativa de ceder al amor juvenil, a las caricias compartidas a hurtadillas en La Oxidá, un callejón oscuro por el que desfilaban, excitados, los jóvenes de aquel pueblo donde se crió y creció Alberto Salcedo Ramos. Zenia Brieva, consciente de la soledad del futuro periodista, insistía, le hacía se-


28 / 29

Sus crónicas de Pambelé, Diomedes Díaz, Rocky Valdez, sus cinco libros y sus premios dan cuenta de la lucidez de su pluma. Especializado en cautivar lectores, este hijo del Caribe es considerado uno de los mejores cronistas de Colombia y Latinoamérica.

ñas con los ojos que él desatendía, presa de los nervios y la timidez, dos cosas que lo llevaron a orinarse en la cama y en los pantalones hasta los 14 años. Tras una risotada, Zenia me dice: –Se está desquitando. Lo que no hizo de joven lo está haciendo ahora. Yo siempre le digo que su vida sentimental la tiene desordenada. Él, cada vez que viene a Arenal, me habla de mujeres; por eso yo le digo que se ha vuelto pichaloca… “Caramba, Alberto, te has vuelto pichaloca…”, y él se ríe, le encanta que le diga así. Atrás quedaron La Oxidá y sus mujeres. Ya con 17 años, el muchacho estaba listo para abandonar el pueblo que lo vio crecer e irse a Barranquilla para iniciar su carrera universitaria.

***

Barrigón y enorme, con paso acelerado, Salcedo Ramos llega a un café de Chapinero media hora después de la hora acordada. Lleva un blazer café, un pantalón de dril del mismo color y una camisa amarillo mostaza por fuera del pantalón. Mientras toma asiento, observa los libros que están sobre la mesa y me pregunta emocionado: –¿Te gustó el libro, hermano? Fue un trabajo largo, pero ha sido bueno el resultado. Habla con celeridad y mueve de igual manera hombros y brazos, al tiempo que comenta: –Paciencia y resistencia, palabras claves para este oficio. Hay que crear una disciplina frente al rechazo, no darse por vencido. Mira de nuevo los libros que él bien

conoce, porque los ha trabajado durante largos periodos de esfuerzo e insomnio. Señala La eterna parranda, una antología de sus crónicas publicada recientemente por la editorial Aguilar, y agrega: –Un buen editor es el mejor amigo del escritor, y no lo contrario, como creen los arrogantes. “Métete al rancho, pisa los callos, no dejes que ladre echado como los perros viejos”, le dije a Camilo Jiménez cuando le pedí que fuera el editor del libro. Lento con la escritura, Salcedo Ramos puede exasperar a cualquier editor impaciente, con problemas gástricos, de los que ponen una fecha de entrega y carecen de un plan B, ya que es posible que se demore más de la cuenta con una historia, pues siempre está puliendo, quitando o agregando palabras. –Alberto puede pasar un día entero, de la mañana a la noche, dedicado a un párrafo –me dice Camilo Jiménez, ex editor de la revista El Malpensante–. Lo he visto puliendo una frase durante dos horas y media, porque parece que no escribiera sino que compusiera, y aquí viene otra de las condiciones que debe tener el editor de Alberto: oído musical. Hay que editarlo en voz alta, porque el oído capta matices que el ojo no.

***

En 1985, con 22 años, se graduó como periodista en la Universidad Autónoma del Caribe. No tenía empleo, pero sí un matrimonio con María Bernarda Castillo, a quien conoció a los 15 años, y una hija recién nacida, Oriana, razones más que suficientes para sentirse obligado a buscar un trabajo estable.

cartelurbano.com


Retrato hablado Fue hasta las oficinas de El Calamarí, un semanario en ese entonces nuevo en Cartagena, donde su director, José María Martínez Aparicio, lo había citado. Alberto preguntaba por el hombre y, tras horas de espera, la respuesta siempre era la misma: “ Hoy no pue de at enderlo, venga después”. Ingenuo, el periodista recién graduado repitió el viaje hasta El Calamarí cinco, seis veces, sin éxito alguno. –¿Usted es el muchacho que me está esperando aun cuando yo he dicho que no podía atenderlo? –le inquirió en cierta ocasión el director al salir de su oficina. –No he querido incomodarlo, sólo que no tengo plata para los buses y pues… Usted sabrá que he venido varias veces y no hemos podido hablar… La respuesta de Martínez se escuchó ofensiva, fría, sin otro propósito que el de herir: –Si usted es un muerto de hambre, no es problema mío; váyase y déjeme en paz. Paciencia. Resistencia. Ese mismo año, entró a trabajar en el periódico El Universal de Cartagena como reportero, y más tarde lo nombraron jefe de redacción. En 1992 dejó la ciudad amurallada para irse a Bogotá a trabajar en el noticiero Grand Prix, y un año después tomó las riendas del noticiero Mundo 3, del que fue presentador y director.

***

Amable y risueño, se retira para pedir otro café. Al volver, un grupo de mujeres jóvenes se sienta alrededor de la mesa que está más próxima a nosotros. El cronista las mira de reojo y detiene su mirada en el culo de una de ellas. –¡Ay, las mujeres! Uno se mete en todos los líos por ellas. Apoyando los codos sobre la mesa, retoma el tema inicial: –La palabra diversión no encaja en mi oficio –me explica. Hace una pausa larga y bebe de su

cartelurbano.com

Estoy tan cansado de las clases que quisiera retirarme. Algunos estudiantes me quitan las ganas de café oscuro. Abre y cierra la mano izquierda con velocidad, como si luchara con un insecto invisible del que lleva un buen rato tratando de deshacerse. –La diversión no encaja por la sencilla razón de que lo que hago me cuesta trabajo. Tienes que alejarte de lo que quieres durante largos periodos de tiempo, ausentarte de los amigos... Sin pausas, pero medido en sus palabras, menciona lo que él cree imprescindible para la escritura y a los autores que lo tienen. Borges: precisión narrativa; Talese: belleza discreta; Dostoievski: penetración psicológica, y Rulfo… su adorado Juan Rulfo. –Ese escritor me vuelve loco porque tiene el arte del maestro y no deja ver la gota de sudor que hay detrás del oficio. Su prosa está macerada por el trabajo en una


30 / 31 forma tan perfecta que logra una sensación de naturalidad que es engañosa. Paciencia. Resistencia.

***

El apartamento del cronista, ubicado en el primer piso de un edificio aledaño a la Universidad Javeriana, la misma en la que imparte clases de periodismo, es de una sola habitación. Desde la puerta de entrada veo cajas con algunas de las cosas que se llevará en los próximos días, cuando se mude de vivienda. Sobre la mesa del comedor hay exámenes corregidos con observaciones que el profesor Salcedo Ramos les hace a sus estudiantes. Mayo llega a su fin y, con él, la jornada académica. El cronista se prepara para unos días de vacaciones. Sirve café y bosteza. Me hace una serie de preguntas que ponen al descubierto su condición de periodista: –¿Cuántos años tienes, hermanazo? ¿Tienes novia? ¿Con quién vives? Sus bostezos se repiten a lo largo de la conversación y no es difícil darse cuenta de que para él sería mejor estar solo. Sin embargo, no frunce el ceño ni deja de hablar con el buen humor que acostumbra tener cuando hay gente a su lado. Se acomoda las

pa ra q ue te haga preg u nt as. El “hola” que escucho al otro lado del teléfono es interrumpido por Alberto, que continúa: –Mira, hermano, cuando yo la conocí le noté cierto temblor en la voz que me hizo saber que ese huevito quería sal. Aplaude fuerte y se carcajea. –La prioridad de Alberto es el trabajo. Si vives con él, es fácil sentirse ignorada –me asegurará Laura horas después en su apartamento–. A veces parece que no tuviera planes de construir nada. Por eso ya no vivimos juntos, porque cada vez que él se ponía a escribir, para no hacer ruido y no incomodarlo, me tocaba irme a leer o a dormir temprano. A la hora de escribir crónicas y perfiles, Salcedo Ramos tiene un ritual que nunca, por nada, deja de cumplir: bebe café en exceso y enciende tres veladoras aromatizadas ubicadas al lado izquierdo de su computador. Y, desde luego, el silencio es fundamental. Si alguno de los tres componentes hace falta, no hay escritura y su ánimo se estropea.

***

Su calidad periodística ha trascendido fronteras. No sólo lo atestiguan los

escribir. No joda, es que no hay nada más dramático que leer un texto mal escrito porque después no te dan ganas de escribir nada. ¡Esa vaina es muy hijueputa! gafas y me confiesa: –Estoy tan cansado de las clases que quisiera retirarme. Algunos estudiantes me quitan las ganas de escribir. No joda, es que no hay nada más dramático que leer un texto mal escrito porque después no te dan ganas de escribir nada. ¡Esa vaina es muy hijueputa! Le suena el celular. Es Laura, su novia, 20 años menor que él. Habla con ella en voz alta, casi gritando: – Hol a , m i a mor, e s q ue me e st á n ent rev i st a ndo; s a l úd a lo, h á bl a l e

premios recibidos, entre ellos el Rey de España y el Simón Bolívar, que le han otorgado en cuatro ocasiones, sino también importantes voces del llamado periodismo literario. La destacada cronista argentina Leila Guerriero me comenta: –Alberto tiene lo que en Argentina llamamos calle. No es un periodista de escritorio. Sale, hurga, busca, camina,

cartelurbano.com


Retrato hablado conversa, escucha, y todo lo hace con una momento de escribir, toma café sin dejar capacidad infinita de comprender, y no de de mirar la pantalla del monitor. Más que juzgar, la miseria humana. un cuaderno, su libreta de apuntes es la En 2006, cuando dictaban un taller de grabadora de voz en la que registra sus periodismo en Caracas (Venezuela), Leiobservaciones y hace comentarios precila y Alberto se conocieron. Fue amistad a sos de cosas que va descubriendo a lo larprimera vista. go de su investigación. –Era un hombre de una sencillez que –Ahí están los detalles, las cosas que le permitía, con igual elegancia, citar a ves y que, para la mayoría, parecen no imBorges o contar un chiste que rozaba lo portar –me aclara–. Han llegado a pregunprocaz, para deleite de sus alumnos, que tarme si yo me invento las cosas, ya que no lo rodeaban a todas horas en tropel, en creen en algunos detalles que describo. enjambre, en cardumen, vencidos, dobleCanta la primera estrofa de 19 días y gados, enamorados de su forma de ense500 noches, de Joaquín Sabina, simulando ñar. Yo nunca estudié periodismo, pero la voz ronca del cantautor español. Luego, si alguna vez lo hiciera, enfatiza en la forma en quisiera tener a Alberto que un buen cronista como profesor –concludebe obrar al momento Debemos entrar ye Guerriero. de hacer sus pesquisas: –Debemos entrar por la puertecita de *** por la puertecita de los los detalles y no por detalles y no por la puerMediados de junio. El cronista está malhuta grande, con un aviso la puerta grande, m o r a d o. M e mu e s t r a del medio en el que tracon un aviso del los folios que lleva bajo bajas y con 20 fotógrael brazo y que forman fos. Contar la historia medio en el que parte del Concurso de desde el lado que nadie trabajas y con 20 Cuento y Novela de la espera: cuánto calzaba el Cá ma ra de Comerc io asesino, con qué pañuelo fotógrafos. Contar de Medellín, del que es se sonaba... la historia desde jurado. –Llevo quince días *** el lado que nadie leyendo y apenas he claEmpieza el mes de espera: cuánto sificado a uno. ¡Mieeerjulio y en pocos días el da, no he podido desautor de la recopilación calzaba el asesino, cansar ni un solo día! de crónicas De un homA medida que habre obligado a levantarcon qué pañuelo se blamos, modifica su huse con el pie derecho, y sonaba… mor, cuenta chistes que, de otros cuatro libros, en su mayoría, prefiere se irá de viaje sin haber vulgares, impúdicos, y disfrutado del descanso me pide que le cuente que esperaba, para emalguno. prender una nueva hazaña de rigor periodístico que lo mantendrá *** despierto y agitado –neurasténico– duEl nuevo apartamento del cronista rante un buen tiempo. Arremeterá con futiene dos habitaciones, una de ellas aderia en su escritura, como un boxeador en cuada como estudio y lugar de trabajo, el cuadrilátero, para construir una nueva con una biblioteca ordenada por autores y historia que, con seguridad, mostrará la géneros; dos computadores, uno portátil desnudez de Colombia a partir de sus pery otro de escritorio en el que están todos sonajes, sus rasgos, su colorido. los archivos de sus escritos organizados Al despedirnos, resuenan como un rigurosamente. Mientras me muestra eco las palabras: fotografías que le han servido de apoyo Paciencia. para recrear escenarios y atmósferas al Resistencia.

cartelurbano.com


32 / 33

cartelurbano.com


RO

NO

SO

cartelurbano.com


52 53

cartelurbano.com


cartelurbano.com


36 / 37

Ilustraciones: Angélica Delvalle (Lip)

¿Quién entiende a las mujeres? Esta pregunta plantea un conflicto de géneros que seguramente no se va a resolver jamás. Pero si nuestros lectores hombres pretenden conocer lo que ellas piensan honestamente sobre los machos que habitan a su alrededor, aquí están estos textos en los que tres jóvenes autoras nos dan su visión sobre los donjuanes patéticos, las manías que pulverizan las relaciones y la gran duda en torno a las intenciones del sexo masculino. Tríptico de desencantos y consejos para no llegar a viejo solitario y amargado. cartelurbano.com


Una mujer desencantada de las mañas seductoras de algunos hombres traza estos cinco perfiles en clave de caricatura. Por María Ximena Pineda Lara

Luego de reflexionar sobre las dinámicas de interacción social del macho descendiente del chibcha o muisca, decidí pasar al ámbito taxonómico para clasificar a ciertos especímenes que habitan el altiplano. Debo ser franca: no ha sido fácil definir los rasgos de estas bestias. Sin embargo, he aquí un intento, quizá vago e incompleto, de retratar a estos paquetes chilenos del amor.

cartelurbano.com

E

ste donjuán espeluznante anda con una guitarra interpretando a las patadas canciones de rock en español. Tiene unas ínfulas de rockstar que almizcla con un hedor trasnochado, una barba de varios días, unos ojos lagañosos y unas ojeras grandes, porque aún cree que un look de hippie mugriento es sexy. El Cerati chapineruno sólo fuma peche. Se


38 / 39

precia de saber de vinos, aunque su paladar sólo se foguea con Moscato Passito. Se cree poeta maldito, pero todos sabemos que en realidad es poeta malito. Grita a los cuatro vientos que ama la literatura y que es un lector consumado, hasta que un garrafal horror de ortografía lo delata; entonces ya nadie le cree que leyó siquiera Opio en las nubes. Escasamente sabe escribir. Ha comprado, vendido o sembrado, de manera hidropónica, y gracias a una página de internet que consultó, una marihuana con la que dice haber trabado a su perro o a su gato. Por lo general tiene gato, porque se identifica más con su personalidad independiente y nocturna. Hace gala de su lado femenino que, según él, está bastante desarrollado, pero en realidad es puro cuento para acercarse más a las viejas. Anda sin un peso en el bolsillo y vive a expensas de sus amigos “gomelos”, a quienes critica todo el tiempo por oír vallenato y reguetón. Tiene su propio club de fans que le alimenta el ego de James Bond chibcha. En suma, el Cerati de Chapinero es un adolescente atrapado en un cuerpo de yonqui cascado de la 19 con décima.

E

s un tipo por lo regular corpulento pero con estatura de dama, a quien todo le parece maricón. Se jacta de

producir más testosterona que los demás de su misma especie. Cuando toma aguardiente se vuelve un hombre de Cromañón, y en su cotidianidad actúa como un Australopithecus. Se le llena la jeta diciendo que las veces que le ha pegado a una mujer han sido únicamente para corregirla. Es un tipo maleducado y mal vestido. Su prenda favorita es la cachucha y se las da de hombre de mundo. Siempre ha querido correr en el autódromo pero no ha tenido el presupuesto para hacerlo, y a causa de esta frustración cada vez que se gana tres pesos los invierte en engallar el carro. Es feliz comiendo donde la mamita, que a punta de sus platos criollos preferidos le alimenta una panza de cervecero que ya ha empezado a crecer. Cuando está con sus amigos se lo pasa pataneando y haciendo insinuaciones grotescas sobre quién lo tiene más grande y quién es el más gay de todos. Es, en resumen, un diamante en bruto que al pulirse seguramente se volvería una locota.

E

ste bobalicón con habladito yuppie es generalmente rolo. Cuando usa palabras en inglés las pronuncia con un horrible acento gringo que aprendió viendo Friends. Tiene una fijación con

cartelurbano.com


las guayaberas blancas desde que lo invitaron a un matrimonio play en Cartagena. En unos años, este mequetrefe estará más preparado que un yogur. Apenas se gradúe de ingeniería industrial o economía, se irá a hacer un MBA en cualquier chuzo de garaje del extranjero. Le encanta la Fórmula Uno y se pone pesadísimo cuando habla de carros, que le gustan tanto como las tetas grandes y bien operadas. A los quince nadie le ganaba en Súper Nintendo. A los veinte era buen mozo, lucía greña larga y camiseta de la selección, y se veía sexy. Ha asistido a conciertos de U2, pero la ha pasado más rico viendo cantar a Fonseca en El Sitio. Tiene suscripción a la revista Dinero y siempre está al tanto de las subidas y bajadas del dólar. El único espacio en el que se culturiza es en un trancón, porque aprovecha para sintonizar noticias en la radio. Cuando le piden plata para una vaca en una fiesta, es usual que saque el mismo billete de veinte dólares arrugado y con tono culo de cachaco diga: “Huy, marica, présteme ahí que no tengo sino dólares, güevón”. Y, efectivamente, el que le presta siempre es un güevón. Se ufana de ir con frecuencia a Miami, pero no cuenta que se queda en un sleeping junto a la cama de una tía abuela que vive en un condominio en Boca Ratón. Por fortuna, este mequetrefe rápidamente pela el cobre y nos deja claro que un clásico Santa Fe - Millonarios es mucho mejor partido que él.

Es un cantante frustrado que se desfoga en cuanta fogata o chimenea se arma en casa de amigos. Ha montado un repertorio en guitarra para levantarse loquitas que le piden a gritos canciones de Silvio Rodríguez y Pablo Milanés.

cartelurbano.com

D

e entrada, este chibcha huele a gas lacrimógeno de la Nacho. Antes fue un joven de bufanda como Rocinante fue rocín. Antes, porque ahora ha cambiado la bufanda por la jata, que es un trapo iraní que venden en los puestos de artesanías y que, a su juicio, le otorga cierto carácter intelectual y militante. Se conoce cuanto cafetín existe entre la avenida Jiménez y la 26. Desde que Uribe dejó la presidencia se aburre en las discusiones de borrachera, porque ya no sabe a quién echarle la culpa de todo y le parece muy amateur, e incluso muy chavista, irse lanza en ristre contra el Establishment de Mickey Mouse. Es un cantante frustrado que se desfoga en cuanta fogata o chimenea se arma en casa de amigos. Ha montado un repertorio en guitarra para levantarse loquitas que le piden a gritos canciones de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Mercedes Sosa y Víctor Jara. Le gusta el ron con Coca-Cola y cuan-


40 / 41

do se pone seductor le da por fumar puro, ocasiones en las que se ha levantado a varias activistas que no creen en la depilación con cera. Cuando le preguntan por su libro preferido siempre habla de Las venas abiertas de América Latina, y recita algún poema de Los versos del Capitán, de la época política de Neruda. Sobre la música electrónica prefiere no hablar. Todavía no supera los zapatos de gamuza, a pesar de que su hermana, una chica Andrés Carne de Res, lo obligó a comprarse unos Vans para su cumpleaños porque le daba oso presentárselo a sus amigos con esa pinta de teatrero. Terminó con su última conquista porque quiso llevarlo a Armando Records e intentó lavarle la bufanda, perdón, la jata.

E

s un mequetrefe del porte de Pirry. De hecho, Pirry es su ídolo. Hace de todo: rafting, surf, buceo, escalada, bungee, parapente. Todo lo que le dispare esa adrenalina que lo hace ser un tipo único, cool, bacán. Hace dos años, cuando

Hace todo aquello que le dispare esa adrenalina que lo hace ser un tipo único, cool, bacán: rafting, surf, buceo, escalada, bungee, parapente.

volvió de un viaje por Suramérica en bus, alquiló una casita en Suesca para quedarse cuando va a escalar. Le gustan la Nueva Era, el yoga, el budismo, la marihuana, el reguetón. Y es vegano. Quiere enamorarse de una “nenita” que arranque con él para Calcuta a hacer una inmersión yogui con los maestros kundalinis. Dice con profunda convicción que su religión es la montaña. De un tiempo para acá, se ha sentido más atraído por la política, quizás desde que vio Diarios de motocicleta y se enteró de quién era el Che Guevara. Cuando está borracho, habla del conflicto palestino-israelí sin tener ni la más remota idea de qué es Cisjordania. Le gusta tomar pola y jartar chicha en el Chorro de Quevedo, porque la chicha es la bebida de nuestros indígenas. Cuando está prendido se goza un vallenato bien arrastrado, pero después le da oso y se empieza a “rayar”. En el jardín de su casa en Suesca espera cultivar todo lo necesario para alimentarse. Su sueño es convertir su hogar en un lugar autosostenible, para invitar a sus amigos a hacer ceremonias de temascal, fumar marihuana y mezclar, porque su sueño frustrado es ser DJ.

cartelurbano.com


Por Carolina Cuervo Navia

¿Usa sus dedos de palillo? ¿Es egocéntrico? ¿Ha revisado su ortografía últimamente? ¿Le gusta colarse en la fila y hacerse el vivo? La autora sugiere estas diez cosas que pueden acabar con la pasión que un hombre le inspire a una mujer.

La mala ortografía.

Que le escriban a uno cosas como “¿Bamos a salir hoy a vailar?”, “¡Eres ermozaaaa!” o “¡¡¡Me exsitas!!!!”, baja la pasión y acaba cualquier tipo de atracción que se pueda tener por alguien. ¡Que aprenda a escribir y luego hablamos!

Sin humor. Grave. Alguien que no es capaz de reírse de sí mismo, que no tiene algo de irónico y todo se lo toma de manera literal puede llegar a ser una persona muy aburrida. El humor es sinónimo de inteligencia y es quizás la mejor arma para encender la pasión.

El que no da pero sí pide. ¿Hay algo menos apasionante que alguien que, aunque tenga, se haga el loco a la hora de pagar la cuenta o que pague exclusivamente lo que se comió?, ¿que le pida a uno que use poca crema dental al cepillarse porque tiene que durarle el mes?, ¿que ofrezca té y utilice una sola bolsita para las dos tazas? Si es tacaño con la plata, tenga por seguro que es tacaño con todo.

cartelurbano.com


42 / 43

La flor del trabajo. Una relación con un inepto o perezoso, aquel sin ningún tipo de interés, que no se inmuta y no tiene una pasión, se baña a las tres de la tarde, no hace nada durante todo el día –ni siquiera lava la loza– y sólo llama para ver en qué anda uno y qué va a hacer, desencadena una terrible falta de admiración. El cerdo. Que esté bien ves-

tido y huela bien, pero que en el restaurante mastique con la boca abierta y emita el asqueroso “chasquido”, que no se limpie bien la boca con la servilleta y que use el dedo de palillo, lo lleva a uno a pensar, después de meterse debajo de la mesa de la vergüenza, que si así es comiendo…

El que no la gana, la empata. Ese que quiere sa-

car ventaja de todo, que siempre tiene un atajo y cree que se las sabe todas, que se mete con el carro para adelantar por donde no debe, arma un trancón descomunal, no le da paso a nadie, soborna al policía de tránsito, al portero y luego se cuela en la fila del cine… ese definitivamente mata la pasión.

La metamorfosis. ¿Por qué

después de la conquista, cuando ya tenemos todo seguro, nos echamos a perder, nos descuidamos, no volvemos a hacer ejercicio, no nos arreglamos para salir, andamos en piyama, sudadera, chanclas, nos dedicamos a comer y a echar barriga? Como si el que está con uno ya no importara, no mereciera respeto. Como si por el hecho de quererse haya que aguantarse esa metamorfosis: las carnes fofas, la celulitis, el mal aliento, los eructos, los pedos, la pecueca... Es como si el artículo saliera dañado y la garantía estuviera vencida. Recuerden todo lo que les costó al comienzo. Después no se quejen si su pareja empieza a mirar mercancía en mejor estado.

La lengua viperina.

Mi madre salió una vez con un médico aparentemente maravilloso, pero huyó despavorida luego de que éste le contara una intimidad sobre una de sus pacientes, a quien acababan de saludar en un café. Ver cómo ese hombre, sin respetar su pacto de confidencialidad, era capaz de dejarla al descubierto, de denigrarla, de chismosear sin el menor asomo de vergüenza, la hizo pensar en que si hoy había sido esa mujer, mañana podría ser ella la paciente. Y mejor no, muchas gracias. Así, la pasión se acabó antes de que pudiera empezar.

Coctel bomba. Ingredientes:

a) Patea puertas y tiene un genio más negro que la noche. b) Es pesimista, ave de mal agüero. c) Es envidioso y resentido; piensa cómo “hacerle el quiebre” al colega para barrer con él. d) No asume sus errores con humildad y no agacha la cabeza ni porque vaya a entrar a un túnel. ¡Cuidado! Si su pareja tiene dos o más de estos ingredientes, lo más seguro es que en cualquier momento explote. ¡Deje que se vaya por donde vino!

Ni tanto que queme el santo ni tan poco que no lo alumbre. La

pasión puede acabarse cuando uno, en vez de un novio, se levanta un rival. ¡Esto no es una competencia! No se trata de quién lo hace mejor o peor, de quién gana más o de quién es más guapo. ¿Tener que luchar contra el ego del otro? ¡No faltaba más! Pero que tampoco salga “insegurito”. Ese bulto que termina uno echándose al hombro, que toca empujar para sacarlo del hueco en el que está, es un matapasiones que jamás se va a arriesgar a nada divertido.

cartelurbano.com


C

on mis amigas y algunos amigos, siempre llegamos a la misma pregunta: “¿Qué quieren los tipos?”. Si uno les demuestra mucho, se asustan y huyen, o se sienten tan seguros que te hacen lo que quieren: desplantes, desapariciones repentinas y hasta cachos. Pero si no les demuestras nada, se van con otra, ¿o se interesan más? Cómo extraño mis primeros noviazgos, cuando ambos éramos tan inocentes que no vivíamos pendientes de las actitudes desgastantes. No había nada premeditado, todo fluía con naturalidad. Sólo queríamos agradar al otro. No había nada calculado. Ahora sólo importa saber si el tipo tiene un trabajo estable y gana bien. Y en el caso de ellos, la decisión es más sencilla e instintiva: la que cuenta es la que está más buena. Un amigo me decía hace poco que hay mujeres tan aburridas que sólo provocan un té de boldo un martes por la tarde, y otras que sólo inspiran sexo. Pero eso sí, siempre se casan con las que ven recatadas, juiciosas y de buenas costumbres. Una amiga opinaba que no vale la pena ser recatada si finalmente nos van a poner los cuernos con la primera que les inspire perversiones. Es que los hombres son la especie más inconforme y rara de todas en el reino animal. Quizás ya nos ven tan independientes que están asustados y no saben qué hacer. En estos tiempos de poligamia secuencial, parece que lo free es la mejor salida. Ellos ya cocinan y arreglan el apartamento por su cuenta, no quieren compromisos, pero sí sexo y compañía provisional. Las mujeres, por nuestra parte, no queremos dejarnos ganar, pagamos nuestras cuentas y nos mantenemos solas. ¿Dónde queda entonces el papel masculino? Parece que nosotras mismas remplazamos a aquel proveedor y protector. ¡Dejémonos de ridiculeces! En el fondo, todos queremos amor, compañerismo

cartelurbano.com

Por Victoria De Hoyos y comprensión. ¿O no la pasaban mejor nuestras abuelas en la casa, cocinando, pendientes de los niños y en tardes de té con amigas? Yo estaría feliz si el tipo me dijera: “Mi amor, quédate en la casa escribiendo o cuidando a los niños. Yo trabajo y traigo todo”. Qué mamera cumplir horarios de asalariada que no nos hacen ricas, pero sí más estresadas y gordas. Ser al mismo tiempo superejecutiva, ama de casa, buena esposa y madre… ¡esa sí es demasiada carga! Relajémonos todos. Nosotras dejemos de preguntarnos: “¿Lo llamo o no lo llamo?, ¿le contesto o no el teléfono?, ¿corro

Cómo extraño mis primeros noviazgos, cuando ambos éramos tan inocentes que no vivíamos pendientes de las actitudes desgastantes. No había nada premeditado. Sólo queríamos agradar al otro. No había nada calculado

siempre que quiere verme o me muestro distante?”. Déjese invitar, dígale que lo extraña, que lo desea y lo piensa, cocínele, sedúzcalo. Puede que ahora a muchos no les preocupe estar solos: la juventud nos hace sentir invencibles y eternos. Así que decida si quiere ser una mujer maravilla, con óptimas finanzas, pero sola y aburrida como un champiñón, o si prefiere sobresalir en su carrera, pero tener una linda familia y no llegar a vieja amargada.


44 45

La amistosa furia pogo Redacción Cartel Urbano

Muy seguramente ha sido testigo o participante de un pogo en algún concierto de metal, punk o ska en el Simón Bolívar, en la Media Torta o en un concierto underground. ¿Cómo surgió este ritual de manotazos, codazos y patadas?

S

i debemos atribuirle la invención del pogo a alguien o a algún suceso específico, lo más conveniente es hablar de los Sex Pistols y de su bajista Sid Vicious, figura icónica del punk. Bien dijo Malcolm McLaren, manager de la banda: “Si Rotten es la voz del punk, Vicious es la actitud”. Tenía razón. Johnny Rotten, vocalista de la mítica agrupación, era y sigue siendo el estandarte del género, pero sólo un hombre como Sid Vicious, que encarnaba como nadie el estilo y la vida punk, pudo ser el precursor o inventor del pogo. Cuenta la historia que durante un concierto que daba la banda inglesa a finales de los setenta, Vicious, hastiado de no poder ver lo que pasaba entre el público, ya que no había tarima y se encontraba al

mismo nivel de sus seguidores, inició una batalla personal a punta de saltos y empujones que contagió a los espectadores. Mientras más pogueadores se congreguen en torno a este salvaje ritual, mejor resultará la faena. Haciendo gala de puñetazos, brincos, empujones y codazos, quienes poguean se provocan unos a otros para liberar de manera frenética toda la energía posible. Hoy, el pogo forma parte esencial del heavy metal, el hardcore, el trash metal, el crust, el ska, y, obviamente, del punk. La fiesta del pogo no conoce el pudor, y mientras la música suena, estridente y distorsionada, quienes poguean se rozan entre sí, amistosamente, con resuellos agrestes y movimientos fuertes.

cartelurbano.com


RO

NO

SO

La iglesia del metal

cartelurbano.com


46 47

Por Santiago Valenzuela Fotografía: Carlos Basto “Spoon”

Feligreses mechudos de pantalones rotos y camisetas negras se dan cita en Pantokrator, un templo cristiano que recibe metaleros de diferentes puntos cardinales de Bogotá. Esta es la historia de una comunidad que, valiéndose de los acordes más pesados del rock, busca redimir a sus devotos de la violencia, el satanismo y la drogadicción.

cartelurbano.com


RO

NO

SO

L

a avenida Las Torres, en Bosa, está rodeada de ruidosos locales comerciales. Los andenes son caminos fangosos. En un edificio de fachada blanca funciona la iglesia cristiana Pantokrator. Dos bancas de madera alargadas, unas 40 sillas de plástico, una guitarra Jackson, un bajo azul y la batería que toca el pastor de la iglesia forman parte del escenario. El lugar está lleno. Son las seis de la tarde. La banda les da la bienvenida a los feligreses con la canción Masacre a la violencia. La interpretación está acompañada de un juego de luces y un videobeam en el que se proyectan fragmentos de la Biblia. A la entrada, sentado en una silla alta,

cartelurbano.com

Pantokrator comenzó labores en el 2004 con menos de 20 miembros. Hoy cuenta con a l rededor de 80 el diácono recibe a los devotos. Un grupo de niños corre hacia la Chiquikrator, la guardería de la iglesia, donde se ven coches con bebés por todas partes. Aunque llegan jóvenes vestidos de manera corriente, ajenos a la estética metalera, y ocho señoras que sobrepasan los 50 años asisten a la misa de hoy, la mayoría de los feligreses son mechudos con bluyi-


48 49 nes rotos, con buzos que exhiben el logo estampado de Pantokrator o con chaquetas negras y camisetas de grupos de metal cristiano, como Mortification o Stryper. Algunas mujeres se aplican delineador de ojos de una manera que las hace lucir como vampiros, o traen la cara pintada con corpsepaint, un maquillaje utilizado por las bandas de black metal para intensificar su lado malévolo. Lo único que los

feligreses. Además de los vecinos, acuden personas de Kennedy, Fontibón, Suba y Ciudad Roma, entre otras zonas de Bogotá. diferencia de los metaleros tradicionales es la Biblia que llevan en la mano. Esta comunidad, que comenzó labores en el 2004 con menos de 20 personas, tiene actualmente alrededor de 80 miembros. Además de los vecinos, acuden feligreses de Kennedy, Fontibón, Suba y Ciudad Roma, entre otras zonas de Bogotá. El pastor metalero Cristian González, de 27 años, pelo largo y enredado, camiseta y pantalón negros y botas

punteras, es el líder espiritual de Pantokrator. Desde los 14 años, González desarrolla actividades religiosas. Explica que su misión consiste en ayudar a sus semejantes, ya sea como payaso para divertir niños, algo que hizo en la iglesia Manantial de Vida Eterna antes de ser pastor, o como asistente en la Personería de la localidad de Bosa. Hace menos de un año se graduó de la Escuela de Teología y Misiones del Sur. Despreciados y Desechados, una comunidad religiosa fundada en Chile en 1997, fue la iglesia en la cual se inspiró González para crear Pantokrator. Al igual que la iglesia chilena, Pantokrator intenta rescatar a los jóvenes de la violencia, del satanismo o la drogadicción. “Jesucristo demostró que cuando estuvo en la tierra podía acercarse a las prostitutas, a los fariseos, a cualquier tipo de persona, sin discriminar”, dice el pastor. Al final de Masacre a la violencia, un bebé trata de dormir en los brazos de su madre. Una mujer se levanta de su silla y se acerca al micrófono. “Me golpeé un tobillo esta semana, pero con la ayuda

cartelurbano.com


RO

NO

SO

El movimiento de metal cristiano viene abriéndose camino en Colombia desde hace una década, con agrupaciones como Soteria, Surmount Darkness y Exégesis. del Señor hoy estoy muy bien”, cuenta. Un mechudo sentado en la parte de atrás le grita: “Entonces ya puede poguear”. Todos ríen. Cuando el pastor invitado comienza a dar su sermón, los asistentes abren su cuaderno y alistan su esfero para anotar algunas frases del orador.

***

En la década de los ochenta, las bandas de rock cristiano no eran admitidas en los templos del Señor. En 1984, Bob Beeman, un pastor de Tennessee (Estados Unidos), decidió experimentar con dos elementos contrapuestos: el metal y el cristianismo. Beeman se apartó de las opiniones radicales de algunos pastores y formó

cartelurbano.com


50 51

Sanctuary-The Rock and Roll Refuge, una iglesia establecida en San Diego (California) para roqueros y metaleros. Aquel lugar sagrado fue el nido de Torniquet, Deliverance y Vengeance & Mortal, los primeros grupos en tocar en un recinto religioso canciones con solos de guitarra inspirados en Dave Mustaine. Para 1990, Sanctuary ya tenía 26 parroquias regadas por todo Estados Unidos, pero, ocho años después todas sus iglesias cerraron. Actualmente, Sanctuary es un ministerio internacional donde se enseña el cristianismo a través de internet. Su emisora online tiene 150.000 usuarios. El movimiento de metal cristiano viene abriéndose camino en Colombia desde hace una década, con agrupaciones como Soteria, Surmount Darkness y Exégesis. Formada en el 2003, Exégesis se ha presentado en Rock al Parque y en conciertos junto a las bandas cristianas más reconocidas a nivel mundial. Tocó en el Cornerstone Festival en junio de 2010, el evento más grande de música cristiana en Estados Unidos. En la carrera séptima con calle 106 está ubicado el estudio Exégesis. En un cuarto de dos metros de ancho por tres de largo, cuatro músicos se acomodan para empezar a cabecear al ritmo de música distorsionada y agresiva. Juan Carlos Garzón, el vocalista, termina su lírica en tono gutural: Morarás bajo su sombra. Del mal él te librará, y del pecado que habías cometido, él te dará libertad, ¡libertaaaad! “La iglesia cristiana nos rechazaba, nos insultaba”, comenta Garzón. “Por eso decidimos no perder el tiempo tratando de cambiarle la forma de pensar a un pastor q ue l leva 30 años haciendo lo m ismo y q ue cuando le l lega algo d iferente no lo acepta”. En cuanto a la Pantokrator, el líder de

Exégesis es enfático: “No nos gustan las iglesias sectorizadas, es decir, las iglesias de costeños pa’ costeños, de metaleros pa’ metaleros. Nosotros somos de la vieja escuela, de la iglesia de todo el mundo, donde se comparte por igual con el roquero o con el cristiano de vieja guardia”. Linda Niño estudia ciencia política en la Universidad de los Andes y escucha black metal desde hace cuatro años. Según ella, el unblack metal de Exégesis “es una forma de adoctrinamiento, un modelo de propaganda del cristianismo”. Como respuesta al black metal, género agresivo nacido en los países escandinavos a mediados de los años ochenta y enfocado en atacar a la Iglesia, hacia 1992 apareció el unblack metal. Utilizando la indumentaria clásica del black metal (caras pintadas, botas negras, vestidos fúnebres, anillos vistosos, pelo largo y martillos), la banda Antestor, pionera del unblack, empezó a cantar (o a gritar, mejor) letras a favor de Jesucristo.

***

El pastor González llora junto a su predicadora invitada, una profesora de literatura bíblica. La mujer, de pelo corto y gris, le pide a Dios que venga a salvar a los fieles de Pantokrator. Todos se arrodillan ante ella para que les toque la cabeza. En el suelo, los metaleros se dan golpes de pecho mientras lloran con los ojos cerrados. La esposa del pastor canta mientras los fieles se abrazan unos a otros. Algunos miran al techo y levantan las manos para recibir una ofrenda invisible. Un metalero se suena después de llorar. Las voces de los niños en la guardería es lo único que se escucha cuando se termina la misa, a las ocho de la noche. Al final de la liturgia, los feligreses forman una fila para entregarle, uno por uno, su donación, u ofrenda en efectivo, al pastor.

cartelurbano.com


RO

NO

SO

en vitrina discos Por Luisa Piñeros lizjoin@yahoo.com

Mexicolombía Fusión Project

La Mojarra Eléctrica

Escalera y Pa´ Palenke

Poder para la gente

Discos Intolerancia 2011

Independiente 2011

>>

>> Después de cinco años de cocinar a fuego lento esta tercera producción, la propuesta musical de La Mojarra Eléctrica se ha decantado en un sonido renovado, evolucionado y poderosamente sabroso, en el que participan la timba, el ritmo antillano, los aires del currulao y la champeta. Con la bendición desde el más allá de la recientemente fallecida Dolores Salinas, cantadora de Las Alegres Ambulancias, este disco es un homenaje a San Basilio de Palenque y a la música colombiana, bastante bien representada por estos doce músicos que nos entregan una colección de canciones que van más allá de lo anecdótico para transmitir un mensaje que denuncia el ansia de poder, que aboga por la libertad y que celebra la capacidad de transformación de la música para equilibrar el caos. Tres canciones imperdibles: Kitate la Venda, La www.lamojarraelectrica.com

cartelurbano.com

El presente trabajo discográfico es el resultado de la Residencia Artística Colombia-México que el Ministerio de Cultura de Colombia y el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) de México le otorgaron al artista Carlos Cuevas. Esta experiencia le dio la posibilidad al exteclista y fundador de la banda mexicana Los de Abajo de entrelazar dos pueblos por medio de su música. Desde el 2009, año en el que llegó a Colombia, Cuevas se dedicó a caminar, grabadora en mano, por Santa Marta, Barranquilla, Montería, San Pelayo, Sincelejo, Puerto Escondido, entre otros lugares. Aterrizó luego en Bogotá para unir la cumbia, el son jarocho, la gaita, el bambuco, el mapalé y el son istmeño en esta producción en la que se recogen tradición y memoria. Conéctese con La llorona, Tres clarinetes y Calle Soledad. www.myspace.com/mexicolombia_proyecto.com


52 53

Mucho Indio

Buscando el futuro en el pasado

La frase “mucho indio” ha sido considerada durante mucho tiempo una expresión utilizada para insultar. Un calificativo ofensivo para muchos, pero sagrado y valioso para el guitarrista y productor musical Teto Ocampo, quien se conecta en este proyecto con taitas y chamanes para encontrar una nueva y desconocida forma de unificar la música urbana con el misticismo propio de los rituales indígenas. En este interesante colectivo, integrado por trece artistas, se combina la investigación con la recuperación de sonidos ancestrales, reivindicando la importancia de reconocernos como una sociedad descendiente de indígenas y heredera de un poderoso legado espiritual. Este primer disco de Mucho Indio es un interesante documento sonoro en el que se da cuenta de un admirable trabajo de campo realizado entre La Guajira, la Sierra Nevada, las montañas del Cauca y Bogotá. A Ocampo lo acompaña una tribu musical compuesta por Pedro Acosta, Carlos Rengifo, Pits Piñacué y Gilber Martínez, entre otros. Con Mucho Indio estamos frente a un gran proyecto que involucra percusiones, flautas autóctonas, acordeón, voces, programaciones, bajo, guitarra y un estupendo mensaje para conectarse con lo sagrado por medio de un inolvidable viaje que busca el pasado en el futuro.

>>

Con la influencia de la electrónica que se respira en las noches de Berlín, y de la nostalgia gaucha, Federico Aubele concibió su cuarto disco en Alemania, durante su estadía obligada tras la crisis financiera en Argentina. Como una catarsis para liberarse de épocas difíciles que marcaron su camino, Berlín 13 es una semblanza autobiográfica hecha canciones, abrazadas éstas por suaves atmósferas en down tempo, sutiles bandoneones, sensuales voces que cantan en inglés y español, y la inclusión del número 13 para nombrar el disco, relacionándolo con el misticismo del tarot y su símbolo de muerte. Buen concepto para un disco que en 14 tracks visita la soledad, el miedo, el amor y la resurrección. Recomendadas: Ojalá, In your name y 13. www.myspace.com/aubele

Federico Aubele Berlín 13 ESL Music 2011

cartelurbano.com


cartelurbano.com Ilustraci贸n: Pedro Covo


Me de ...h

54 / 55

Por Nicolás Vallejo Cano

aber dejado el fútbol No tener las güevas para sentarme a hacer lo que siempre he querido hacer: literatura No decirles a mis padres más seguido que los quiero, que los amo, que gracias Haber cantado en inglés con una banda (¿por qué cantar en inglés en Colombia, y más cuando afuera ni te oyen?) Haber votado por Samuel Moreno Me arrepiento de no haber ido nunca a Villa de Leyva ni a un concierto de las 1280 Almas De haber botado, en el 2000, mi colección de CD, pensando que el “futuro era digital”, cuando no De no haberle hablado a Iggy Pop cuando me lo encontré, solo, en un restaurante de Miami y lo tuve 20 minutos a mi lado De haberme tomado la foto de la cédula con el pelo decolorado o de no haberme comido un ácido, unito nada más, antes de dejar las drogas para siempre hace ocho años Me arrepiento de haber cambiado la buseta por el taxi De haberle regalado tantas horas de mi vida a una agencia de publicidad De haber dejado escapar a Dios luego de haberlo encontrado De haberte dejado ir, quizás, y a veces también de ser tan del nortecito de Bogotá De tanto verbo conjugado en primera persona del singular De haber usado, alguna vez, un arete de yin y yang De saberme, completicas, canciones como Hay algo que te quiero decir, de Alejandro Lerner; Castillo azul, de Ricardo Montaner, o Mi historia entre tus dedos, de Gian Luca Griniani De cantarlas todo el día, a toda hora, incluso sin darme cuenta, en contra de mi voluntad Me arrepiento de algunas noches, especialmente por las mañanas De salir de casa sin tender la cama De no llevar un diario De algunos abusos gastronómicos que me envían al retrete de inmediato, o cuando me excedo en antojitos varios, tipo Lecherita o combo de hamburguesa con papas (agrandado, claro está), y es que últimamente luzco una barriguita de manatí que, de no tener cuidado, podría devenir en un problema serio de obesidad (y de eso sí que me arrepentiría) A propósito, me arrepiento de haber pagado un semestre de gimnasio y haber ido apenas una o dos semanas Me arrepiento de no usar seda dental Me arrepiento de arrepentirme, de esa moral cristiana inescapable que, a veces, te hace preguntarte si deberías o no arrepentirte por acariciarte de más una mañana en la ducha antes de ir al trabajo Me arrepiento también de no haber podido vencer el pudor, en general Me arrepiento, definitivamente, de no haber ido a ese toque de Aterciopelados, Soda Stereo e Illya Kuryaki en 1997 (en cambio, fui a una fiesta de 15 donde bailé Proyecto Uno hasta el amanecer usando la corbata de balaca. Aunque de eso sí no me arrepiento).

cartelurbano.com


drag kings

Ellas ofrecen la versión opuesta del tradicional show de hombres vestidos de mujer (drag queens). Las mujeres que imitan a los hombres permiten descubrir una mirada poco conocida sobre el género y la sexualidad. Estos tres retratos invitan a entender su mundo.

cartelurbano.com

Por Paula Ricciulli Fotografía: Mauro Raigoza

TRANSFORMISMO

CON PANTALONES


P

arece que el mundo no acepta géneros intermedios: o femenino o masculino. Cada uno de los roles que desempeñamos a diario está relacionado con una etiqueta: hombre o mujer. Pero ¿qué tal si pudiéramos meternos en los zapatos del otro sexo por algunas horas? Eso es lo que hacen los transformistas. Si las drag queens se convierten en mujeres, los drag kings se sumergen en el universo masculino, donde asumen actitudes y comportamientos propios de los hombres. Al igual que con sus contrapartes más conocidas, los drag kings personifican a celebridades y hacen lip-sync (doblaje) de sus canciones. En Estados Unidos, no son pocos los drag kings que imitan a Elvis Presley, Michael Jackson o Justin Timberlake. En Colombia, Chayanne, Ricky Martin, Emanuel y Vicente Fernández son algunos de los íconos latinos más imitados. Aunque existen diferencias, dependiendo del personaje que se quiera interpretar y de las características físicas de la mujer, el proceso de transformación incluye, por lo general, los mismos pasos: fajarse los senos (algunas lo hacen con cinta de enmascarar, otras con telas especiales para que no sobresalgan), y pegarse una barba postiza o pintarse bigote o patillas. Para simular el “paquete”, algunos drags se rellenan las partes bajas con vibradores, medias o incluso frutas.

Después del vestuario y el maquillaje, viene el reto de transformarse en un verdadero hombre: asumir comportamientos y ademanes típicamente masculinos, desde rascarse en ocasiones la entrepierna, hasta caracterizar la incapacidad de los hombres de hacer varias cosas al mismo tiempo. Aunque poco conocido en Colombia, el drag king tiene historia. Si bien 1972 fue el año en el que se usó el término por primera vez, sus antecedentes se remontan a la ópera y al teatro del siglo XVIII. A finales del XIX y comienzos del XX, actricescantantes como Anne Hindle, Vesta Tiley, Gladys Bentley y Ella Shields se hicieron famosas por sus interpretaciones masculinas en Estados Unidos e Inglaterra. La actriz alemana Marlene Dietrich, una de las divas más reconocidas del cine, causó polémica en los años treinta por sus múltiples apariciones vestida de hombre. Desde mediados de los noventa, los drag kings empezaron a ganar cierta popularidad gracias a personajes como Murray Hill, comediante que se autoproclama “el hombre de mediana edad más trabajador del entretenimiento”, y Leigh Crow, reconocida por su personificación de Elvis con el nombre artístico Elvis Herselvis. En el mundo de los drag kings también es frecuente que la atención no esté centrada en una sola persona, sino que haya varios persona-

jes en escena. Los colectivos All The Kings Men (Boston), Switch ´N Play (Nueva York), Between us Boys (Salem) y Kings of Rome (Italia) son los más destacados en el ámbito internacional. Pero mientras las drag queens no dejan de ganar espacio en la cultura pop, los drag kings se mantienen en el underground, y es poca la gente que sabe de la existencia de esta modalidad de transformismo. En Colombia, sus presentaciones se han llevado a cabo en colegios, en eventos privados y de vez en cuando en fiestas de lesbianas, pues en la mayoría de bares gay de Bogotá, según algunos drags, no se comprende del todo de qué se tratan estos espectáculos. En el libro Masculinidad femenina, Judith Halberstam explica que las miradas de la masculinidad desde lo femenino han pasado inadvertidas a lo largo de la historia, en buena medida porque los hombres prefieren que la masculinidad se mantenga intacta a que se vea “contaminada” por otras maneras de “ser hombre”. Por eso, que una mujer asuma el papel de un hombre es algo prohibido, un acto transgresor con un claro mensaje político sobre la identidad sexual. A conti nuación, t res drag k ings d ispuestos a romper con los estereotipos de género y a dejar a más de u no preg u ntándose: “¿Este es u n man o u na v ieja?”.

cartelurbano.com


cartelurbano.com


Antoine

“Me gusta ser macho alfa dominante por unas horas”

L

a primera vez que Judy Monroy se transformó en hombre temblaba de los nervios. Hizo su barba con el material de unas pantuflas en forma de gorila. - Sudaba tanto que se me cayó en medio del show, pero no me importó, hice como si nada y seguí. Judy, que en el escenario recibe el nombre de Antoine Toulouse - Lautrec, ha intentado llevar sus presentaciones a bares y discotecas gay, pero dice que la mayoría de los dueños de establecimientos LGBT no entienden su propuesta. - Muchos de los que van a las presentaciones creen que soy un hombre doblando una canción de hombre y piensan: “Qué pendejada”. Pero cuando me quito la barba y la faja de los senos, la gente dice: “Ah, es que era una vieja”, y comprenden de qué se trata. Por eso sus presentaciones se limitan a espacios donde el show se pone en

contexto, como festivales LGBT o talleres y eventos en barrios o colegios, los que realiza a través de Yakojumo, una organización que aboga por los derechos de las mujeres lesbianas, intersexuales, transgeneristas y bisexuales (LIBT). Aunque en el fondo siempre supo que era lesbiana, esta mamá de dos hijos de diez y quince años no asumió su condición sino hasta hace apenas diez años, cuando conoció a Yazmín, su actual pareja y con quien fundó Yakojumo. Ocasionalmente, Yazmín hace shows drag con el nombre de Marco Mantobani. - A veces me he transformado para obras de teatro y otras actividades. Me gusta, pero no se me da tan fácil la parte masculina –comenta Yasmín, que más que transformarse prefiere ayudar a Judy con el vestuario y el maquillaje para sus presentaciones. Cuando Judy va a la pe-

luquería, pide que le guarden el pelo para luego cortarlo y, con él, diseñar su barba. Yasmín es la encargada de cortarlo finamente para pegárselo después sobre una línea de colbón que se dibuja en la cara con un pincel delgado, según el personaje que vaya a interpretar, ya que varía de acuerdo con el lugar en el que se presente. En barrios populares personifica a un mariachi, pero en estratos más altos se inclina por Ricky Martin, aunque uno de sus favoritos es el cantante mexicano Emanuel. Para Judy, el transformismo es una manera de desafiar las convenciones de género. - No todo lo que sea azul es de hombre ni todo lo rosadito es de mujer. Me gusta ser macho alfa dominante por un par de horas. Me encanta confundir a la gente, que me vean caminando y se pregunten si soy hombre o mujer.

cartelurbano.com


Simón

“Soy un hombre transbisexual”

A

Nikita Dupuis (Simón en el escenario) le parece aburrido no tener compañía en la tarima, razón por la cual le gusta interactuar con el público durante sus shows. Con frecuencia se acerca a los asistentes, coquetea con ellos o los invita a bailar con ella. - Hacer drag king para mí es algo casi masturbatorio, así que busco que la gente se erotice conmigo. Lo doy todo en el escenario, me la gozo. Para esta bogotana, el drag king es la oportunidad de hacer una parodia a la masculinidad y mostrar cómo cuerpos no masculinos pueden asumirla y apropiarse de ella. Ni k ita nació como mujer biológ ica, pero ahora es u n hom bre transgénero. Desde hace u n año toma hormonas mascu l i nas, pero no cada 21 d ías, como lo hace la mayoría de t rans, si no bi mestral mente, lo q ue le ha perm itido desarrol lar ciertos rasgos de hom bre (como la voz más g ruesa y vel lo facial), y conservar características femen i nas ( los senos, por ejemplo).

cartelurbano.com

- Mi apuesta consiste en ser un personaje andrógino, que no cuadra entre ninguno de los dos géneros. Esa ambigüedad sexual se refleja en sus shows, en los que termina arrancándose la camiseta, dejando al descubierto su pecho fajado. - A h í , ademá s, hago u na decla rac ión pol ít ica. L a faja t a m bién forma pa r t e de m i c uer po ma sc u l i no, como u na espec ie de c y borg. Empezó imitando a Chayanne porque quería interpretar a un artista que bailara. Observando los videos del puertorriqueño, se aprendió los pasos de Provócame. También ha personificado a Bono, cantando Desire. - Me gusta escoger personajes muy sensuales. Nikita, o Simón, se ha presentado en algunas fiestas organizadas por colectivos de lesbianas, aunque confiesa que “las lesbianas estrato seis me odian”, refiriéndose a un show en Theatron en el que el público no se mostró receptivo a su propuesta. Prefiere actuar en espacios populares, puesto que es

allí finalmente donde están las construcciones de masculinidad de la sociedad colombiana. Hace poco se vistió de mariachi en una presentación en la plaza de San Victorino, a la que asistieron habitantes de la calle y prostitutas. A los 28 años, este comunicador social de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, con experiencia en danza y teatro, coordina el grupo Entre Tránsitos, que reúne a hombres transgeneristas. Trabaja en el Instituto Distrital de Participación de Acción Comunal, en la gerencia de mujer y género, y es vicepresidente de la emisora online Radio Diversia, dirigida a la comunidad LGBTI, donde conduce dos programas: Alterarte, con análisis político de actualidad, y Crucetas Night, un espacio irreverente donde se burla del prototipo de lesbiana glamorosa, típica en programas como The L World. - La lesbia na machorra, con pelos en las a x ilas, q ue i nv ita a su nov i a a ve r f ú t b ol y t om a r c e r ve z a , t a m bié n e x i st e , p e r o nu nc a l a ve mo s e n t e le v i s ión .


cartelurbano.com


cartelurbano.com


Serguéi Ltda. “Tengo una identidad dislocada”

C

ruzar a partir del arte las fronteras tanto masculinas como femeninas es el objetivo de Andrea Barragán, de 26 años. Con el transformismo, esta artista visual de la Javeriana busca confundir al espectador, al mezclar en su aspecto elementos de hombre y de mujer. Serguéi Ltda. es el nombre de su personaje. Por medio de carteles, videos y otras técnicas, atraviesa los límites que distinguen a hombres y mujeres. Ironiza y parodia el machismo, usando frases como “Dicen que el hombre no es hombre mientras no oiga su nombre de labios de una mujer”, que imprime en calendarios con su foto, al mejor estilo de los que se encuentran frecuentemente en las panaderías o talleres de mecánica con mujeres voluptuosas y semidesnudas. Las pinzas, que la mayoría de las mujeres usa para remover el vello facial, Andrea las emplea para pegarse, una por una, a manera de barba, lentejuelas en la cara. Todo su proceso de transformación está documenta-

do, paso a paso, en su obra Como Serguéi Ltda., una mezcla entre cómic e instructivo que se burla tanto de los hombres como de las mujeres. A diferencia de muchos drag kings, Serguéi Ltda. rara vez imita a celebridades. Su interés es crear un ser en el que convivan ambos sexos. El transformismo también le permite romper con la definición de identidad como “ser sólo uno”, pues en ella habitan muchos personajes. De ahí que asegure tener una “identidad dislocada”. - Yo, por ejemplo, tengo la voz gruesa, el pelo corto, uso ropa relativamente ancha, no me pongo tacones ni falda, y utilizo un solo arete. Soy mujer biológica, pero con frecuencia en la calle se refieren a mí como hombre. En una tienda me pueden preguntar, por ejemplo: “¿Quiere llevar algo más, señor?”. Aunque nací como mujer, no me siento identificada con lo que se le ha impuesto al género: la presión y el afán por casarse, parir un hijo o tener relaciones sexuales con un hombre.

Como drag king busca sentar una posición política y artística. En sus videos -performances y esporádicas presentaciones en bares gay, disponibles en Youtubedobla canciones interpretadas por mujeres, particularmente de Chavela Vargas (cantante lesbiana de música popular), mientras está personificada como un hombre. La ambigüedad también se manifiesta en las canciones que escoge, como Cuéntale a ella, de Helenita Vargas, o Escándalo, de Javier Solís. En el contexto gay, esta última canción lleva implícito un mensaje sobre el amor entre homosexuales. Es un escándalo dicen y hasta me maldicen por darte mi amor, no hagas caso de la gente, sigue la corriente y quiéreme más, con eso tengo bastante, vamos adelante sin ver qué dirán. Andrea es feminista y activista. Su sexualidad ambigua ha ocasionado que en la calle le griten cosas como “¡Le falta la antena!”. Pero no la necesita. Identificarse con cualquiera de los dos sexos es el último de sus intereses.

cartelurbano.com


Pasó por Bogotá Antes de que llegaran los computadores e internet, John Draper (Captain Crunch) ya hackeaba líneas telefónicas en Estados Unidos. Estuvo en Bogotá, donde compartió su experiencia en la pasada edición de la Campus Party.

Ilustración: Pedro Covo

cartelurbano.com


64 / 65

El capitan del hackeo uscado por el FBI y arrestado varias veces, John Draper es ante todo un nerd. Y una leyenda en el mundo de la computación y el hackeo. Sobre sus épocas de hacker telefónico, en las que se las arreglaba para hacer llamadas gratis a larga distancia, un lujo que pocos podían darse varias décadas atrás, dijo en una entrevista en 1995: “No tenía ninguna intención de estafar a las compañías telefónicas o robar sus servicios. Lo que me interesaba era saber cómo funcionaba el sistema y ver qué códigos podía usar”. Empezó a mediados de los años sesenta en la Fuerza Aérea de Estados Unidos, pero en 1970 se metió de lleno en el mundo del phreaking (interceptación y manipulación de líneas telefónicas), cuando su amigo Denny Teresi le mostró cómo se podía comunicar gratis imitando los tonos que usaban las compañías telefónicas para indicar que la línea estaba lista para una llamada. Para lograr la frecuencia que usaba AT&T, una de las empresas de telefonía más grandes de Estados Unidos, modificó un silbato de juguete que encontró en una caja de cereal Cap’n Crunch. De ahí el seudónimo que lo identifica en el mundo de la tecnología. Desarrolló la idea del silbato para crear una de las primeras Blue Boxes (cajas azules), instrumentos que reproducen los tonos de las consolas de marcado telefónico. Sólo por escuchar un mensaje grabado en otro idioma, los phreaks hacían llamadas a todo el mundo. En una ocasión, Draper, en compañía de su amigo Steve Wozniak (cofundador de Apple), llamó al Vaticano y estuvo alrededor de media hora esperando en la línea a alguien que hablara inglés, para que finalmente le dijeran que el sumo pontífice no podía atenderlos en el momento. También es famosa la leyenda según la cual un amigo de Draper llamó a la Casa Blanca y logró comunicarse con alguien “que sonaba parecido

a Richard Nixon” para decirle que se les había acabado el papel higiénico. Pero la diversión se interrumpió en octubre de 1971, cuando la revista Esquire reveló en un artículo todos los secretos del phreaking. Semanas después, arrestaron a Draper por fraude telefónico. Lo que el gobierno estadounidense no sabía era que el Capitán Crunch era más peligroso dentro de la cárcel. “Me pusieron en contacto con el tipo de personas a las que menos debe dárseles información sobre hackeo: los prisioneros. Al encarcelarme, crearon cientos de Captain Crunches”. Por eso, no es seguidor de los llamados “Anonymous”, pues considera que “han llamado mucho la atención y un verdadero hacker debe pasar inadvertido”. Una vez que cumplió su sentencia, y la tecnología de la Blue Box quedó obsoleta, Draper se dedicó a la programación. Estuvo en Apple, donde en 1979, cuatro años antes de la primera versión de Microsoft Word, creó Easy Writer, el primer programa procesador de texto. Trabajó en diversas compañías de software por casi 30 años, hasta que se retiró en 2010 para dedicarse a escribir sus memorias. En 2009, al Captain Crunch le diagnosticaron el síndrome de compresión nerviosa, una condición que puso en riesgo el movimiento de sus manos y brazos. La única solución era una cirugía de US$10.000, que pagaron sus innumerables fanáticos a través de la web savingcapitaincrunch.com. Ahora Draper está al frente de proyectos ambientales. “Al planeta le queda poco tiempo, a menos que hagamos algo”, dijo en su intervención en la edición bogotana de la Campus Party. Por eso está dedicado a usar tecnologías obsoletas que generen fuentes alternativas de energía. Asegura que nunca ha sido hackeado y que hace mucho tiempo que no hackea. Seguramente no le hace falta, a juzgar por lo que dice de él su amigo Steve Wozniak: “John es la persona más feliz que he conocido”.

cartelurbano.com


@cartelurbano

CULTURA EMERGENTE



Edición 37