Page 1

Carpaccio Magazine [Illustrati on | p h o t o g r a p h y | a r t s]

# 18


Carpaccio Magazine Issue #18: ERROR “It is a privilege of the real genius, and especially of the genius who opens a way, to commit unpunishedly great mistakes”* atembooks.com atembooks.com Get a copy of atembooks.com atembooks.com this issue here: atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com WE SEND IT atembooks.com atembooks.com TO EVERYWHERE atembooks.com atembooks.com IN THE WORLD atembooks.com atembooks.com

4€

atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com atembooks.com

* Voltaire

Es privilegio del verdadero genio, y sobre todo del genio que abre un camino, cometer impunemente grandes faltas / És privilegi del veritable geni, i sobretot del geni que obre un camí, cometre impunement grans faltes


http://www.contempopranea.com/


: s r ito

edMaria Cerezo nuevaprimavera.com Emma Llensa florssalvatges.net

Photo: Emma Llensa 4 Carpacciomagazine


Front cover: photography: Hazel Fitzpatric

Back cover: photography: Petter Buhagen

Collaborators: (thanks to): Andrés Mauricio Rojas Rojas, Carla Fernández Andrade, Carlos Maraver Gutiérrez, Cecilia Colombara, Daria Hlazatova, David Lerones, Elena Gallotta, Emir Šehanović, Francisco Anaya Garnica, Hazel Fitzpatrick, Ingri Haraldsen, Isa Zappe, Jessica Polar, Johan Dahlroth, Katie Hoffman, Laura Klat, Leonardo Mathias, Lia Cunha, Marlies Plank, Marta Pujades Ordines, Maxwell Runko, Megan Leonard, Mireia bota, Morgan Kendall, Patricia Rahde, Petter Buhagen, Sandra Eichinger, Suzi Kemp, Valerie Pensworth (& Manuel López Gila + Salvador Rico Pérez). ISSN: 2013-4517

All artwork shown on Carpaccio Magazine is copyrighted and protected material and may not be reproduced, adapted or altered w/o the consent of the original artist(s). Carpacciomagazine 5


Isa Zappe 17, Berlin, Germany flickr.com/soapqueen

6 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 7


Laura Klatt

Rosario, Argentina flickr.com/lauricenseslunaticus 8 Carpacciomagazine


Marlies Plank

29, Vienna marliesplank.com Carpacciomagazine 9


10 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 11


Carla Fernรกndez Andrader

26, Madrid, Spain flickr.com/pinklight_neon

12 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 13


Patricia Rahde 22, Porto Alegre/ Brasil flickr.com/patriciarahde

14 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 15


Valerie Pensworth Valerie Pensworth grew up in the suburbs just outside Atlanta, Ga. She attended Georgia State University where she pursued Psychology. The complexities of people and how they form identity always intrigued her, but something in that field lacked her complete attention. She was often found making collages with found objects which caught the eye of some friends who told her to pursue art. 16 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 17


18 Carpacciomagazine


Towards the end of her of college years, she started taking art classes. For the first time she was ambitious about projects and put all of her energy into her assignments. She couldn’t fathom spending any more time in college, so she ended up with a BA Psychology and a minor in Studio Arts. However, her new found passion has reinforced and changed her intentions in a career. She now wants to focus everything on her art and the transformations that evolve as she continues to produce work. P.S. She’s just trying to figure it out, like the rest of us.

valeriepensworth.com Carpacciomagazine 19


Francisco Anaya Garnica

24, Mรกlaga, Spain flickr.com/27074539@N02 20 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 21


Ingri Haraldsen

22 Carpacciomagazine


26, Oslo, Norway Ingriharaldsen.com Carpacciomagazine 23


24 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 25


Lia Cunha Brazil flickr.com/liavac 26 Carpacciomagazine


“T’es Mon Chez Moi”

Carpacciomagazine 27


Mireia Bota 40, Casavells/Corçà , Girona mireiablocaire.blogspot.com

28 Carpacciomagazine


Leonardo Mathias 23, S達o Paulo - Brasil flickr.com/leonardomathias

Carpacciomagazine 29


30 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 31


32 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 33


Elena Gallotta Italian/Dublin, Ireland elenagallotta.com

34 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 35


Petter Buhagen 27, Oslo, Norway petterbuhagen.com

36 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 37


Jessica Polar Tenerife / Berlin jessicapolar.net

38 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 39


40 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 41


42 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 43


Emir Šehanović 29, Bosnia & Herzegovina flickr.com/aortinja

44 Carpacciomagazine


Carlos Maraver GutiĂŠrrez

30, Manresa, Barcelona elnenvudu.blogspot.com Carpacciomagazine 45


David Lerones 27, Pontevedra/Ireland leronesblog.blogspot.com

46 Carpacciomagazine


Marta Pujades Ordines 20, Palma/Barcelona flickr.com/tessitura

Carpacciomagazine 47


Megan Leonard 18, Michigan, USA flickr.com/MeganLeonard

48 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 49


Megan Leonard

50 Carpacciomagazine


Johan Dรถden Dahlrotht 31, Stockholm /Sweden dahlroth.blogspot.com

Carpacciomagazine 51


Johan Dรถden Dahlrotht

52 Carpacciomagazine


Sandra Eichinger 22, Slovakia flickr.com/_shazza_

Carpacciomagazine 53


Maxwell Runko 16, Virginia, USA flickr.com/heeykiddo

54 Carpacciomagazine


Hazel Fitzpatrick 28, Dublin, Ireland flickr.com/hazelinephotography

Carpacciomagazine 55


Morgan Kendallt 27, Atlanta, GA USA mkendall.etsy.com

56 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 57


Daria Hlazatova 24, Ukraine dariasgallery.blogspot.com

58 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 59


Katie Hoffman Denver, Colorado katiehoffman.com

60 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 61


Suzi Kemp 22, Brighton, UK suzikemp.com

62 Carpacciomagazine


AndrĂŠs Mauricio Rojas 26, BogotĂĄ, Colombia flickr.com/senor_real

Carpacciomagazine 63


Cecilia Colombara 25, Buenos Aires, Argentina ceciliacolombara.com

64 Carpacciomagazine


Carpacciomagazine 65


66 Carpacciomagazine


Cr贸nicas por Salvador Rico P茅rez y Manuel L贸pez Gila Ilustraciones por Mar铆a Cerezo Carpacciomagazine 67


Texto

Salvador Rico Pérez

Año 1996. Mientras los jóvenes enloquecían con unas chicas picantes y unos chicos que venían de la calle de atrás y el resto de la humanidad llamaba hasta la saciedad a ‘Macarena‘, en Alburquerque (no confundir con su casi homónimo estadounidense), un pequeño y acogedor pueblo pacense de menos de 6000 habitantes se preguntaba qué era aquello llamado Contempopranea que se iba a realizar en la localidad.

68 Carpacciomagazine


Ha llovido mucho desde entonces. Y, 15 años después, al Contempopranea, conocido ya de sobra por los alburquerqueños y por todo aquél que se apode ‘indie’, le tocaba celebrar su aniversario, me niego a entonar aquello de ‘15 años tiene mi amor’ que tan bien viene al pelo, con lo mejor del pop nacional y algo del internacional. Donde hubo fiesta de bienvenida, ahora hay un día más de conciertos. Y, donde hubo tierra, ahora hay césped sobre el que poder dormitar ¡Hasta un ‘hilo musical’ ambientando todo el pueblo de espíritu pop! Todo listo para los 3000 elitistas, venidos de cualquier punto del país, que tenían el privilegio de asistir a tal evento. ‘Sha-la-la’ por aquí y ‘subhi-dubhi’ por allá y la alegría marcaba el inicio del festival con Capitán Sunrise, terceros clasificados en el concurso nacional de maquetas y uno de los pocos que se atrevieron a ser amables en la zona VIP (todo sea dicho), que bien orgullosos alardeaban de que sus madres los habían podido escuchar a través de Radio 3. No obstante, ésta no sería la última vez que su música sonaría durante el festival. Su pegadizo ‘papara-

parapa’ de “La merienda” fue el seleccionado como la sintonía para anunciar a cada uno de los grupos que pasarían por el escenario. VIP (todo sea dicho), que bien orgullosos alardeaban de que sus madres los habían podido escuchar a través de Radio 3. No obstante, ésta no sería la última vez que su música sonaría durante el festival. Su pegadizo ‘paparaparapa’ de “La merienda” fue el seleccionado como la sintonía para anunciar a cada uno de los grupos que pasarían por el escenario. Poco después, el espíritu hippie, el colorido, las cintas en el pelo y todo tipo de instrumentos capaz de ser tocado: violín, piano, ukelele, acústica, bajo, flautas, xilófono, palo de agua…, asaltaban el escenario. O, dicho de otro modo, Hola a todo el mundo (HATEM para los amantes de las siglas y de las abreviaturas, que no será mi caso), uno de los grupos nacionales que más curiosidad suscitan en nuestras fronteras, consiguieron conquistar a la muchedumbre que se lo agradeció tarareando ‘A movement between these two’. a pesar de los pequeños problemas de coordinación que hubo entre tanto cachivache (como se dice, cosas del directo). Carpacciomagazine 69


Momento para empezar a animarse y comprobar si es efectivo el nuevo producto que evita la sacudida de polvo al saltar ¿Los encargados? Dos grupos conocidos de sobra en La Ladera: Sidonie y Maga. Saldada ya la deuda de ese mal concierto hace dos contempopraneas, Sidonie mostraron su simpatía innata (lo que para algunos significa “embriaguez”) con sus poses canallescas a las que nos tienen acostumbrados. Ron en mano, salidas a escena en calzoncillos con bengalas, brindis y hasta equilibrismo encima de la batería por parte de Axel que demostró cuál sería su profesión de no ser músico, ofrecieron diversión a las masas para no parar de saltar y hasta algún momento para bailar pegados. Pero todo no es tan bonito como lo pintan y, aunque se pueden perdonar los problemas del sonido o el listado del set list puesto que lo que se quería era bailar, hace mucho daño oír como se destroza ‘You can’t 70 Carpacciomagazine


always get what you want’ de los Stones o ver cómo intentan demostrar que “Riders on the storm” de los Doors es un tema perfecto para el sexo. Maga, y el cuarto componente a los teclados, se dejaron querer e hicieron que el público se desviviese con ojos cerrados y brazos al aire con los temas de ‘A la hora del sol’ y los inolvidables ‘Agosto esquimal’ y ‘Diecinueve’. Un poco de decepción supuso el concierto de Klaus & Kinski, a los que el horario no les acompañaba (actuaron bien pasadas las 4 de la mañana). Su eclecticismo, adorado por unos y odiado por otros, se mostró tímido al principio, aunque logró mantener el tipo hacia el final con algún guiño a Los Punsetes.

Segundo día,

y por sorpresa aparecía una nueva figura, aunque su nombre no estaba en el cartel y su música no encajaba en el festival, Leonardo Dantés entraba por la puerta de ‘La Ermita‘, uno de los míticos bares de la localidad, entre aplausos y silbidos para amenizar la comida a unos y los cubatas vespertinos a otros. Un

miniconcierto especial que, aunque apenas superó los tres temas, ‘Baile del pañuelo’ incluido, pocos de los presentes vamos a olvidar. Horas más tarde y, algo más temprano que el día anterior, La Familia del Árbol y Anni B. Sweet (apodada cariñosamente por un servidor como ‘Anita la Dulce’) pusieron la banda sonora tranquila al bonito atardecer visto desde La Ladera hasta que ‘los del hijo de la Joaquína’, como se denominaba en el anuncio de una conocida cerveza en su localidad natal, Second, caldeaban el ambiente de groupies, mezclando sus temas en español e inglés que servían de introducción a las dos apuestas internacionales del festival: The Primitives, acusados de ser una “Onehit wonder” por culpa de su popular su single ‘Crash’, gustaron tanto a los nostálgicos como a los que descubrían por primera vez que ciertos clásicos que se habían oído hasta la saciedad pertenecían a la banda; y, The pains of being pure at heart, jóvenes neoyorkinos revelación del año que con regalo de temas inéditos, su castellano simpático y su buen hacer demostraron que el aburrimiento estaba prohibido.

Carpacciomagazine 71


Y tras las estrellas internacionales, vuelta al producto español y de calidad. La Habitación Roja, grupo coetáneo del festival, daba un repaso a todos sus singles, por suerte y bendición de los presentes, incluyendo “Nunca ganaremos el mundial”, himno que ahora aluden a la selección catalana. Dorian con sus letras melódicas y sentimentales que se esconden en las melodías electrónicas, es una apuesta segura para no dejar de bailar y dejar ese buen sabor en la boca, haciendo olvidar la ausencia de Joe Crepúsculo.

Sábado.

Último día de festival. Y, aún así todavía hay recién llegados que buscan su hueco entre las terceras filas en el camping y alargan las colas en el baño del camping en busca de un poco de agua fría. Tachenko demostraban que con un gran disco, sólo se puede hacer un gran concierto. Los maños fueron los encargados de soplar las velas, junto con el director del festival, Agustín Fuentes, y el entrañable Julio Ruiz, para felicitar el aniversario al festival, entonar el cumpleaños feliz y, como no, discursitos deseando una próspera y larga vida. 72 Carpacciomagazine


Llegaba el momento de los grandes esperados por todos: Los Planetas y Love of Lesbian. Los granadinos promocionaron de cabo a rabo “Una ópera egipcia” con una puesta en escena oscura y un sonido mejor que nunca (tanto que apenas parecía un concierto suyo) que disgustó o encantó (para gustos, colores) a la muchachada que esperaba ansiosa los grandes clásicos del grupo con los que poder moverse. Corazones a mil, cuerdas vocales que no dan para más, saltos incesantes y pelos como escarpias durante los poco más de 50 minutos que Love of Lesbian, omnipresentes por toda la geografía española, estuvieron en escenario. Ya no son sólo ‘todos los raros’ los que acuden a sus conciertos, ni la divertida espontaneidad la que los caracteriza en directo. Todo comienza a ser mecánico ya y a pecar de exceso. Los movimientos de Santi Balmes son ya reiterativos. Incluso la coreografía de ‘Algunas plantas’, más que conocida por los asistentes. ¿La solución? Un descanso para sacar un nuevo disco, pero eso sí, que esté a la altura del aclamado ‘1999’, por favor. Carpacciomagazine 73


El adiós venía de la mano de Delorean y Los Punsetes. Si bien el orden de los factores parecía alterar el producto, pues no parecía la mejor opción a las horas marcadas, resultó ser una grata elección. Los primeros, con su electrónica impidieron que existieran los ademanes de bostezos y se borraran los síntomas de descanso, mientras que Los Punsetes demostraron que lo suyo no es un concierto vulgar y común. Desde aquí, un servidor se proclama seguidor acérrimo del grupo. Las peculiares e irónicas letras acompañadas de guitarras distorsionadas hicieron moverse a todos los contempopráneos ante el estupor de ver a Ariadna hierática delante de ellos. Entre canción y canción, las voces de la muchedumbre se desgañitaban con el lema “mué-ve-te Ariadna, mué-ve-te” a grito pelao, pero sin éxito ninguno.

74 Carpacciomagazine


Las noches, antes de que los primeros rayos del sol acompañaran a los viandantes a su camino de regreso a la tienda fueron los dj’s In Between, Chicos Malos Jukebox, beneficiarios de la caída de cartel de Joe Crepúsculo, y Salsa de carne, respectivamente, que dejaron satisfecho al personal, a quien poco importaba lo que sonara mientras se pudiera bailar, con clásicos y les demostraron que bien se conocen los temas de las actuales divas del mainstream como Lady Gaga o Kate Perry. Y así, despertares calurosos en tiendas de campaña, aperitivos en las terrazas de los bares de la plaza del pueblo, tardes refrescantes en la piscina con guitarras y noches cuesta arriba y cuesta abajo por La Ladera esperan hasta el año que viene.

Carpacciomagazine 75


Texto

Manuel

otrosc omoyo

.http://otroscomoyo.livejournal.com livejournal.com 76 Carpacciomagazine

Supongo que nos lo ha visto en la cara. Estamos ya en el tercer día, apenas recién levantados a la hora de la sobremesa, estirados en el césped de la zona de acampada tratando de recuperar fuerzas, decidiendo si nos ponemos en pie para cruzar el pueblo hasta el escenario del festival o bien si nos quedamos aquí tumbados a la sombra hasta el fin de los tiempos. Y entonces ha llegado nuestro vecino de camping (que se nos presentó mientras se instalaba a nuestro lado hace dos días) y nos lo ve en la cara y, sin decir nada, saca de su tienda de campaña una nevera portátil y nos ofrece unas cervezas heladas. Así, espontáneamente, sin conocernos apenas, nos extiende las latas y comenta “se os ve que os hacen falta”.


López Gila

Ayer conocimos a otro pequeño grupo de gente que había traído consigo provisiones suficientes como para alimentar y apagar la sed de todo el festival y, de hecho, eso es justo lo que han estado haciendo hasta ahora. En otra ocasión, ya por la noche, pude oír gritos en la parte más alejada del campamento. Creía que sería testigo tal vez de la primera (y, con toda probabilidad, única) bronca del festival, pero sólo eran dos grupos de gente desafiándose a cantar canciones típicas de sus respectivas tierras natales, y preguntándose entre ellos qué tenían en sus neveras para ponerlo todo en común porque, ya se sabe, la unión hace la fiesta. O algo así. Podría seguir, pero creo que ya se entiende lo que quiero decir. Lo que pasa es que estos días estamos en el Contempopránea (o tal vez deberíamos decir su nombre completo como aparece en todos los medios: Extremadura Contempopránea Cruzcampo; al parecer hoy en día si eres un festival de música tienes que llevar un apellido con alcohol) y, todavía tenemos por delante unos cuantos conciertos, el posterior viaje eterno de vuelta a casa, los días de letargo postvacacional, la recuperación de nuestros oídos saturados de decibelios y unas pocas resacas que dormir y olvidar; pero ya estamos convencidos de que el esfuerzo habrá valido la pena. En cualquier caso, creo que esto va a ser, probablemente, una declaración de amor al festival. Y tanto. Carpacciomagazine 77


A lo largo de la tarde del segundo día, la gran sensación de la zona de acampada resulta ser la mascota de uno de los asistentes al Contempopránea. “Se llama Panceta”, nos dice el dueño, mientras pasea a su cerdo con una correa como si se tratara de un caniche cualquiera. Parece agobiado, el dueño, quiero decir, por la súbita fama que le envuelve, y pone cara de “fotos no” mientras se le acerca más gente (aunque, sinceramente, creo que si te llevas un cerdo a un camping, ya deberías vértelas venir). No muy lejos de ahí, enarbolada en lo alto de su tienda de campaña, ondea al viento 78 Carpacciomagazine

extremeño una bandera estampada con la silueta negra del animal, señalando así su hogar para los tres días que dura el festival. Ante semejante estampa, uno no puede evitar que unas cuantas referencias orwellianas inunden su cabeza, pero las preocupaciones desaparecen en cuanto te sirves la siguiente copa o, en su defecto, en cuanto el corro de la tienda de campaña de al lado, guitarra en mano, comienza a tocar la siguiente canción, continuando una titánica tarea que consiste en fusilar los repertorios comple-


tos de todos y cada uno de los cabezas de cartel, para regocijo de propios y extraños. Mientras nuevas voces, afónicas de la fiesta de la noche anterior, se unen a corear los temas, Panceta olisquea con prisas el suelo en busca de algo que echarse al gaznate, nervioso tal vez ante el olor que llega desde unos metros más abajo, donde un grupo de asistentes prepara una barbacoa bajo la sombra que proyecta (y atención, esto es venir preparados y lo demás son tonterías) el toldo que han montado al

lado de la autocaravana en la que han conducido hasta aquí. Llega de una vez la hora de ponernos en marcha hacia los conciertos y eso supone atravesar el pueblo, para la alegría de los supermercados y bares que no dudan en abrir las horas extras más agradecidas del año, cajas registradoras a ritmo de pop independiente durante tres días. Pero, en nuestro caso, el primer destino es esa suerte de tierra prometida que descubrimos nuestra primera noche aquí: Carpacciomagazine 79


la Ermita, el bar del que todavía no tenemos claro si está decorado como una Iglesia o, sencillamente, lo fue en otro tiempo. Vale, no dejará de ser un bar de pueblo (y, todo sea dicho, un bar de pueblo con precios para el pueblo) pero tomarse un roncola al lado de un altar es toda una experiencia que, ya puestos, le da un nuevo sentido a la expresión “parroquianos”. Apuramos el último trago y, dudando si santiguarnos o no, nos despedimos de Sara, nuestra camarera favorita (¡preguntad por ella si vais!) para, ahora sí, irnos al recinto del festival: aunque puede que no lo parezca, al final estamos aquí por la música. Y es que cuando se habla de cualquiera de los festivales musicales de verano más conocidos, siempre acaban surgiendo los tópicos a presión, a borbotones, como si aquello fuese una botella de gaseosa recién agitada llena de lugares comunes. Y el festival que nos ocupa tampoco se libra: si buscas las palabras que más veces se han dicho y escrito sobre el Contempopránea, con toda probabilidad estas 80 Carpacciomagazine


serán “un marco incomparable”. El festival se sitúa en un marco incomparable, los fans y asistentes disfrutan de un marco incomparable y, en las entrevistas, a todos los artistas se les llena la boca hablando sobre lo que disfrutan tocando en un marco tan incomparable. Y bien, ¿lo es?

El Contempopránea cumplía este verano su decimoquinta edición y para celebrar una fecha tan ilustre ha pegado el estirón pasando de los habituales dos a tres días de festival. Ahora toca mirar a la próxima edición, y sin saber si se mantendrá el nuevo formato de jueves-viernes-sábado o se volverá a los clásicos dos días, lo que las malas lenguas comentan es A tu derecha, si levantas la vista, puedes ver el ahora la ubicación, y hablan un año más de que un Castillo de Luna, con su muralla iluminada por una festival que crece en reputación pero no en entradas buena colección de focos amarillos, recortándose a la venta (que están estancadas en la cifra de cuacontra el cielo nocturno en lo que ya es una de las tro mil por decisión de la propia organización, que estampas más características y reconocibles del habla de mantener la imagen de festival pequeño, y festival. A tu izquierda, también en lo alto, lo que de poder gestionar el volumen de asistentes) debería brilla es la luna, esta vez la de verdad, a sólo dos días abandonar el pueblo que le vio nacer y marcharse de estar llena del todo, lo cual, por cierto, es una a una ciudad grande que pueda recibir más gente, bendición cuando tienes que encontrar tu tienda de pero esto parece, crucemos los dedos, un cambio campaña entre otras doscientas iguales a las tantas poco probable. A estas alturas, Contempopránea de la madrugada (y ese horizonte que ves ya son y Alburquerque son uno solo. Pregúntale a quientierras portuguesas, ahí queda eso). Por último, lo quiera que haya acudido a cualquiera de las quince que ves a tu alrededor son tres mil personas con el ediciones y te lo confirmará. ¿Y entonces? Pues creo corazón en la garganta saltando como si no hubiera que el mayor problema que le veo a todo esto no es un mañana o, en caso de haberlo, como si fuese a achacable al festival en sí mismo, sino que, en realiterminar con una noche igual que la de hoy. Vaya, dad, es problema mío: el hecho de vivir, el resto del pues sí, esto parece un marco incomparable. año, tan lejos de Alburquerque. Carpacciomagazine 81


82 Carpacciomagazine


weareh


hungry. flickr.com/groups/carpacciomagazine flickr.com/groups/carpacciomagazine flickr.com/groups/carpacciomagazine

twitter.com/carpacc twitter.com/carpacc


Petter Buhagen

#18: ERROR  

“It is a privilege of the real genius, and especially of the genius who opens a way, to commit unpunishedly great mistakes" THANKS TO: Andr...