Page 2

Ensayo a la memoria.

Cada que puedo conocer a una persona nonagenaria o incluso centenaria me causa gran curiosidad saber un poco de la gran sabiduría y experiencia que pueden cargar a lo largo de casi un siglo de vida. La Medicina te da la posibilidad de conocer un sinnúmero de personas con características particulares y de todas las edades. Habiéndome encontrado en mi rotación de Geriatría, yo, siendo un estudiante del cuarto año de la carrera, puedo contar una breve narración de una paciente en particular que ha llamado mi atención, y no es porque sea un caso raro o excepcional, a veces el morbo médico nos lleva a ver a los pacientes como simples casos clínicos, como diagnósticos, como el paciente cono el “Síndrome X o Y” y olvidamos el contexto bajo el cual se desarrolla una enfermedad y como es que los pacientes y familiares viven con ello. Me encontraba en el consultorio, pero no estaba solo, estaban presentes mis compañeros de rotación y el médico geriatra que le atendería, ya antes el doctor nos había anunciado que tendríamos a una paciente peculiar, aún no sabíamos porqué. De pronto tocan a la puerta del consultorio, ya había llegado la paciente, pero no venía sola evidentemente, venía acompañada de uno de sus hijos. Así fue como conocí a doña Eulalia. Desde que entró saludó amablemente, venía en silla de ruedas y su hijo le ayudaba a moverse, su vestimenta era por demás llamativa, no porque fuese colorida ni porque tuviese una combinación inapropiada, si no por su elegancia. Portaba un traje sastre impecable al que añadía en conjunto un extraordinario saco color verde pistache que denotaba aún más su gusto inmejorable por la indumentaria; parecía que iba más a una cena de negocios que a una consulta médica. El geriatra comenzó por preguntar su edad, ella rápidamente y sin dudar respondió: “98 años doctor”. Todo parecía bien hasta ahí, pero los problemas empezaron al preguntar su fecha de nacimiento, en la cuál tuvo que hacer varios intentos para poder llegar a la correcta. Por lo general, respondía todo de manera clara y rápida, aunque tenía ciertos episodios en los que olvidaba algunos detalles o repetía una idea que ya había mencionado algunos momentos antes. Mientras el geriatra apuntaba cosas importantes en la computadora y hacía algunos trámites administrativos que forman parte de la triste pero real burocratización de la Medicina, tuve y tuvimos la oportunidad de preguntar algunos detalles de sus enfermedades y por ende adentrar un poco en su vida. Como seguramente ya han podido notar, no era la primera vez que acudía con el médico que le atendía, le había visitado por primera vez tres años atrás después de una cirugía por fractura de cadera derecha, común en este tipo de pacientes que por lo general cuentan con múltiples comorbilidades y síndromes geriátricos asociados a la edad, además contaba como una hipertensión refractaria a tratamiento diagnosticada 8 años atrás, por lo que fue referida al geriatra para que este le hiciera una mejor

Profile for Caro Salazar

Medicina Digerible Para Estudiantes de Medicina, desde la perspectiva de la narrativa  

Se hablará acerca de la importancia de la narrativa médica desde la perspectiva de los estudiantes de medicina

Medicina Digerible Para Estudiantes de Medicina, desde la perspectiva de la narrativa  

Se hablará acerca de la importancia de la narrativa médica desde la perspectiva de los estudiantes de medicina

Advertisement