Issuu on Google+

La fisiología Funcionalmente todas las articulaciones sinoviales El cuerpo humano es una estructura de más de 200 huesos y un centenar de articulaciones. Gracias a la colaboración entre huesos y musculo, el cuerpo humano mantiene su postura, puede realizar múltiples acciones. Ejemplo. La cabeza esta constituida por el cráneo y la cara. Es una sucesión compleja de huesos que protegen el encéfalo y a otros órganos del sistema nervioso central. También da protección a los órganos de los sentidos, a excepción del tacto que se encuentra repartido por toda la superficie de la piel Los huesos del cuerpo humano se hallan distribuidos a) en la columna vertebral 26 b) en el cráneo 8 c) en la cara 14 d) en el oído 8 e) en el tórax 25 f)

en los miembros superiores 64

g) en los miembros inferiores 62 Total de huesos 208

L OS LIGAMENTOS EN LA ARTICULACIÓN ESTERNOCLAVICULAR Los ligamentos que le dan fuerza a esta articulación son: Ligamento esternoclavicular anterior Ligamento costo clavicular Ligamento interclavicular Ligamento esternoclavicular posterior A NATOMÍA DE LA ARTICULACIÓN ESTERNOCLAVICULAR


Las piezas que entran en su formación son el extremo esternal de la clavícula, la parte superior y lateral del manubrio del esternón y el cartílago de la primera costilla La articulación esternoclavicular tiene un disco articular (fibro-cartílago) que define dos cavidades sinoviales: La cavidad sinovial clavicular y la cavidad sinovial esternal, siendo la primera un poco más amplia que la segunda. ARTICULACIÓN ESTER NOCOSTAL

Articulación artrodial entre el cartílago de cada costilla verdadera y el esternón, con excepción de la articulación de la primera costilla, en la cual el cartílago está unido directamente al esternón formando una sincondrosis. ARTICULACIONES SACRO-COXAL O SACRO-ILÍACA La articulación entre el hueso sacro y los dos huesos ilíacos se conoce con el nombre de Articulación Sacro ilíaca, que supone la unión de la pelvis con la columna vertebral. Está rodeada por ligamentos muy potentes que pueden lesionarse después de sufrir traumatismos graves.

Los trastornos más frecuentes son los episodios inflamatorios denominados sacroileítis que puede deberse a infecciones (brucelosis) o aparecer en el curso de otras enfermedades sistemáticas (espondilitis anquilosante). También se producen luxaciones y subluxaciones por golpes o traumatismos muy graves, como los debidos a accidentes con motos o caídas de gran altura, acompañadas en ocasiones de fracturas de otros huesos de la pelvis y cadera.


Fisiologia