Issuu on Google+

Adolelescentes

Embarazo adolescente: 3,7% de las j贸venes entre 13 y 19 a帽os es madre o espera un hijo


¿Que es la Sexualidad en los Adolecente

 La sexualidad en la adolescencia comienza con los cambios que se producen a nivel físico, hormonal y psicológico, esto sucede en las niñas a partir de aproximadamente los 11 años con la llegada de la primera menstruación y en los varones generalmente alrededor de los 13 años. La sexualidad no comienza repentinamente cuando se llega a la adolescencia sino que está presente desde el nacimiento, existe sexualidad en la infancia, los niños responden a estímulos tales como el contacto físico y el roce de la piel de los genitales.




Riesgos que pueden existir:

Las tempranas relaciones sexuales de los jóvenes, están favorecidas por las condiciones actuales de vida, uno de los riesgos de este estilo de vida es el embarazo en la adolescencia, que es todo aquel que se presenta en menores de 19 años y que generalmente se da por no utilizar métodos anticonceptivos. Tenemos que tener en cuenta que una vida sexual activa llevada a cabo con irresponsabilidad no sólo causa embarazos no deseados, sino que también puede ser causa del contagio de alguna Infección de Transmisión Sexual (ITS), por eso es muy importante que el adolescente este bien informado acerca de la sexualidad y de cómo ejércela correctamente.


Isabel, buena chica, buena estudiante, dieciséis años y en primero de bachillerato, estaba embarazada. El ginecólogo se lo había confirmado esa misma mañana, caminaba con el rostro pálido a la salida de la clínica. Berta su amiga le acompañó a casa. _¿Crees en los espíritus? Le preguntó Berta al hilo de una película de miedo que había visto. _Si, creo que sí, las personas aparte del cuerpo tenemos espíritu. Contestó Isa con convencimiento. _¿Y cuando morimos el espíritu sigue viviendo? _Yo creo que sí, tiene sentido. Dijo Isa aún con gesto pensativo. _Sí - afirmó Berta- yo también lo creo. Quizás en ese momento Isabel no cayó en la cuenta, pero todavía un año después se acordaba de ese breve comentario, que apenas llegó a ser una conversación. La pregunta era entonces. ¿Cuándo llega el espíritu a las personas? ¿en el momento en que nacen? ¿o al instante en el que son concebidas?. Le resultaba absurdo creer que teniendo todos los hombres un espíritu, éste no nos acompañe desde el primer día que somos concebidos por nuestros padres. Por otra parte esta idea le asustaba, le ponía contra la espada y la pared. Entonces… ¿ya era madre?. Seguramente su hijo no tuviese todavía una apariencia desarrollada, pero sí un espíritu y un destino. La idea de que en cierto modo, ya era madre, le hizo abandonar la intención de abortar. Pero no le quitó ni un ápice del miedo que sentía, de la inquietud, o del profundo malestar al sentirse desafortunada ante el abismo que suponía la incertidumbre del futuro. Había un rosario sobre la mesa del estudio, todavía en su caja, el abuelo se lo había regalado hacía apenas dos meses, por la confirmación. Se acercó y lo abrió, lo tomó con sus manos y se fijó en la figura de Jesús, que aunque pequeño, estaba realizado con gran detalle. Visto de cerca, su rostro miraba al cielo en expresión de dolor. Isa no tenía costumbre de rezar, iba alguna vez a misa, pero la verdad, cada vez menos. Nunca se hubiera puesto a rezar el rosario, incluso hubiera sentido mucha vergüenza si sus amigas y amigos le hubieran visto. Pero conocía las oraciones, y por alguna razón extraña comenzó a orar, en silencio, con los ojos cerrados, mientras afuera lo que antes era una llovizna, ahora era una tormenta intensa. Se abstrajo tanto en la oración como nunca antes lo había hecho, y sintió desaparecer el sonido de la lluvia al fondo, rebosando cada vez más su espíritu de una sensación agradable de paz. _¡Clunc! El sonido de las llaves y de la puerta, acompañado por el saludo de su madre le hizo abrir los

ojos. Al incorporarse no solo había dejado de llover sino que hacía sol, un sol que visto desde detrás de una ventana aislante del frío, cualquiera hubiera dicho que se trataba del mes de agosto. Al levantarse miró por la ventana a la calle, dos niños se columpiaban y correteaban por el parque, mientras su madre les vigilaba a la vez que sostenía en sus brazos a un bebé. Isabel sonrió, caminó hasta la cocina y le dijo a su madre.


Método anticonceptivo o método contraceptivo es aquel que impide o reduce significativamente las posibilidades de una fecundación o un embarazo en las relaciones sexuales. Los métodos anticonceptivos contribuyen decisivamente en la toma de decisiones sobre el control de la natalidad (número de hijos que se desean tener), la prevención de embarazos, así como la disminución del número de embarazos no deseados y embarazos en adolescentes.


Sopas de Letras


¿No crees que vamos muy rápido? —Oye, ¿no crees que vamos muy rápido? —No seas exagerada, nomás te agarré la pierna. —Sí pero a 200 km/h, ¡FRENA, PENDEJO!

Un bohemio en la iglesia Un padre que daba la misa dice: Hermanos míos, en este pueblo se ha perdido la fe. Y un borrachito desde el fondo grita: ¡Nadie sale de aquí hasta que se encuentre!

El borracho y la flecha Un borracho que iba conduciendo una moto choca con una señal de tránsito. Después llega un policía y le pregunta: ¿Señor, no vio usted la flecha? El borracho responde: Ni al indio que me la tiró


Iglesia Católica

La fornicación, o las relaciones sexuales entre personas no casadas, es un grave desorden moral. Dice el Catecismo de la Iglesia católica: “La fornicación es gravemente contraria a la dignidad de las personas y de la sexualidad humana, naturalmente ordenada al bien de los esposos, así como a la generación y educación de los hijos. Además, es un escándalo grave, cuando hay de por medio corrupción de menores”

Iglesia Evangélica Uno de los pecados que más daño emocional, espiritual y físico hace al hombre como a la mujer es la práctica de la Fornicación y el adulterio. Donde sus efectos se ven posteriormente manifestados, afecta las emociones produciendo culpabilidad. Toda actividad sexual desordenado fuera del marco matrimonial es considerado pecado por Dios . El sexo es sano y puro y santo exclusivamente dentro del matrimonio.



Adolelescentes