Page 1

Carolina Larrea

SERENDIPIA desde el silencio de la fibra SERENDIPIA


Serendipia nos habla d nos abre las puertas a tejer es en sĂ­ mismo la c que una fibra tan simp estos distintos tratamie La mano de la mujer te la fibra que saca a reluc Este proyecto muestra ligados principalmente sintonĂ­a con el movimi Serendipia une las arte pieza hĂ­brida de extrem visuales y en la que de culturas y la humanida


Exposición Carolina Larrea Fundación Bosque Nativo Puerto Varas, Chile Marzo 2020

de aquellos descubrimientos valiosos e inesperados a través del trabajo meditativo en el arte, y que nuevos conocimientos, reflexiones y formas de mirar nuestro entorno. Por una parte, el acto de creación de nuevos mundos; por otra, el papel en diferentes estados nos muestra esa versatilidad, ple como la del árbol de la morera nos puede dar, revelando íntegramente su belleza a través de entos, y que le otorga una voz q en el silencio, es capaz de comunicar su propio lenguaje. ejedora, detrás de su anonimato, se muestra de una manera serena en su oficio; es el silencio de cir su naturaleza, al transformar pacientemente una planta en papel, hilo, tejido y en obra de arte. a los efectos que tiene el trabajo del tejido a telar, ganchillo, frivolité, palillos y cestería, oficios e a la mujer, que se nos tornan repetitivos y que por lo mismo resultan en una integración y iento del cuerpo. esanías textiles de Japón y Latinoamérica, mezclando técnicas y materiales para traducirlos en una ma delicadeza y paciencia, que desde su tradición utilitaria, es trasladada al campo de las artes escubrimos un nuevo mundo de posibilidades ignoradas del papel, y su rol en el desarrollo de las ad.

Textos: Michael Wright-Morgado y Amanda Lagos Arrián Fotografía: Patricia Ivonne Novoa Cortes (PINC) Diseño: Josefina Olivos


SER

Hallazgo valioso, que se produce de manera casual, mientras se bus

destino. Pero no aquel del devenir o del arribar, sino mรกs bien, e

partir del acierto. Tejiendo entonces, urdiendo como una diosa Shiv capaz de contar historias.


RENDIPIA ÂĄpara un Eureka!

scaba otra cosa... palabra irrevocablemente unida al azar, como un

en este caso, el de despegar...Y en varias posibles direcciones, a

va o aquella que espera en Ă?taca, siempre con un hilo conductor. Ese


LO MICRO Y LO MACRO: Sobre éste (nuevo soporte), o en su redor o amalgamados y desde su tejido más microscópico, Carolina instala otra directriz o subtexto: su propia narrativa que viene de la fotografía primigenia y de arquetipos clásicos. Además, de un derrotero particular que revisita su propio periplo de búsqueda personal y profesional, por lugares como la India, Corea,Japón o México. Ahí nos permite seguir su huella, para cada tanto,perdernos en una incógnita que pende de unas partículas en suspensión y en expansión continua ... ¡Tejiendo y “Constelando” ... de la Serendipia al Eureka! ...


LA FIBRA Larrea entonces, crea desde una cebolla o un bambú un soporte o material artístico persé, desde donde compone y armoniza, maniobrando con destreza los extremos de estos hilos, trenzando una obra que parece de fácil degustación, por su belleza inherente, pero en extremo intrincada, aunque parezca creada tan sutilmente como un nenúfar apareciendo desde el barro y abriéndose al cielo. “Nenúfar en flor. Por el curso del arroyo. Planea una sombra”. Kotori. Paciencia oriental se requiere aquí, para un arte meditativo que nos hace estar al tanto de nuestra propia fragilidad. Manos a la obra como ancestralmente, para instalar un estado onírico y grácil, suspendido en un tiempo otro. Aquel en el cual se coluden dos artes en equilibrio precario. La elaboración del papel en sí, para posteriormente ser trenzado, tejido e intervenido. Un soporte al fin, para otras etapas, a veces, apenas necesarias, desde su estado más puro, el “supuesto” artesanado despega hacia el arte.


De lo que emana y emula la obra de Carolina Larrea: PENDER DE UN HILO: Canta el Poeta: “Andando por el camino, me encontré al aire. Me detuve y le dije con respeto, me alegro de que, por una vez, dejes tu transparencia, así hablaremos”. Pablo Neruda. Extracto de “Oda al aire”.

Veo aquí, una suerte de suspensión aérea, de captura momentánea. Así como pendiendo de hilos, lazos y fibra, imágenes emanan de su obra. Un trabajo artístico, sincrónico, que aparece naturalmente y sin esfuerzo aparente. Pero, que esta aseveración no nos lleve a engaño. Esta ingravidez no se condice con la elaboración misma del papel, que como materia prima para el arte y siendo un arte en sí mismo, conlleva un arduo trabajo físico,meditabundo y metódico. Su resultado es una trama minúscula,un patrón o una red capaz de soportar el velamen de un barco. Esa dicotomía también es la que emula.


Hilar por dentro. Torcerme hasta llegar a ser un fina línea de fibras. Transformar el vellón, la flor del algodón, el papel. Todos son hilos que me habitan. De los cuales he ido construyendo mi casa, mi refugio y mi excusa. Mis manos están hechas de navetas. Mis pies de agujas que se cruzan , saltan y regresan. Coreografía de un patrón que se repite una y otra vez.

Un derecho, un revés, un derecho, un revés. Así hasta el final del último punto y vuelta… Un revés, un derecho, un revés, y un derecho.

Me dejo ir por el movimiento inconsciente de las manos. Que ya forma parte de mi andar y sin pensar, tu derecho y mi revés. Damos vuelta, y donde estás tú yo también quiero estar. Un derecho y un revés, un derecho y un revés…era así?


Tejido Trama Hilo que conduce. La espera se alarga hasta ser una forma de vida.

Tejiendo tiempo, tejiendo la palabra, palabra tejida. Tiempo tejid Tejiendo hilos, imĂĄgenes. Tejiendo el hilo de tu pelo, el hilo de la de espera. La espera del pelo, del hilo. Del sueĂąo y del tiempo.


Una vista esperando. Una vida de espera. Una espera de vida.

do, anudado, hilado, esperanzado. PenĂŠlope teje para crear mundos. espera. Haciendo del pelo, el pelo de PenĂŠlope tejido. En el tiempo


Dame una razón para no creer que estas manos deben ser libres. Que estos dedos ágiles se agiten, al son de las ideas que tejen lo que la imaginación dicta. Tejer se ha vuelto parte de mi naturaleza. Besa mi mano que este guante cubre. Hecho de reveses y derechos. Anudado de manera rítmica, en un derecho y un revés. Ahora deja un espacio y vuelve a empezar. 1der. 1 rev. 1 der y 1rev.Cada punto que también marca el ritmo de mi mundo, que llena cada rincón de este tejido, y que deja entrever pequeños huecos. Belleza sutil que aún así desborda y desteje. Suavidad y cuidado que no en vano necesita la mano de una artista, para preservar y transmitir, todo lo que de ella puede emerger, a modo de invento que surge de la comunión de la cabeza y el corazón. Es así que cada latido asoma una posible idea o tal vez, la trama de un mundo imaginado. Y entonces los dedos que parecen cobrar vida propia y que de ellos brota un canal de creación de objetos, formas, colores y texturas; y todo aquello que envuelve nuestros sentidos. Los despierta, anuncia, provoca y evoca. Es por todo eso que estas manos de permanecer libres siempre.


Tr

am

Ch

a

in

i

Fi

br

a

P

ko

Ne


Koyori

i

mch

Joo

l pe

Pa

Sh

if

u Wa

e

br

im

d Ur

sh

i

Boro

o

it

i-

m Ka


Mis Credenciales

Doctora en Artes, Producción e Investigación y Máster en Producción Artística de la Universidad Politécnica de Valencia, España. Licenciada en Artes en la especialidad de Grabado, de la Escuela de Arte de la P. Universidad Católica de Chile; estudié papel tradicional japonés y europeo con Timothy Barrett en The University of Iowa Center for the Book, y la técnica del shifu me fue mostrada por la maestra Hiroko Karuno en su casa de Kioto en Japón. Soy Vice- Presidenta de IAPMA (International Association of Paper Makers and Paper Artists) y Miembro de la mesa internacional de asesores de la revista Hand Papermaking. Artista visual y Profesora Asociada de la Escuela de Arte de la UC. Aquí enseño en las áreas de la Fotografía y el Grabado, el papel hecho a mano y los libros de artista. Mi foco de investigación está basada en la filosofía propia del hacer como camino de autoconocimiento y meditación activa. La relación del cuerpo, el arte y la naturaleza. He participado en diferentes exposiciones en Chile y en diferentes países como Filipinas, Australia, Estados Unidos, Brasil, España, Corea, India, Alemania, Bulgaria, Francia, Bélgica, China, Austria, y Canadá, así como también en congresos, seminarios y charlas relacionados a la práctica del arte, el libro de artista y el papel hecho a mano.

De las técnicas, el material y otras hierbas

Hace varios años que me dedico a la creación y educación en papel hecho a mano, y he sido testigo como este campo ha ido creciendo, aunque lentamente, en las prácticas artísticas. Sin embargo, poco se sabe más allá de un papel reciclado, mezclado con algunas plantas. Poco se sabe de la versatilidad del papel, cuando utilizamos la fibra y el proceso correcto para transformarla no sólo en una hoja de papel, sino que ampliar sus posibilidades funcionales y expresivas. Desde mis investigaciones en la historia del papel japonés y coreano, el papel ha sido y sigue siendo usado en muchas áreas del textil, en el que se ve transformado en cuerda, tela, canasto y ropa, y su firmeza se combina armónicamente con su levedad. He estado trabajando algunos años en el telar y perfeccionando lo más posible en la técnica de hilar en papel (kami ito o koyori en japonés), lo que me permite experimentar en estas obras, el tratamiento del amasado (joomchi en coreano) y todas las técnicas textiles que aquí se presentan. Cada una toma un buen tiempo en ser realizada al ser un oficio completamente artesanal, de la mano de una habilidad entrenada. Desde mi experiencia y forma de ver, Serendipia es un proyecto que muestra la labor del tejedor, y destaca la belleza que hay detrás de este oficio. En cada pieza que fui haciendo, podía ver en mis manos, las manos de mi abuela y las de mi madre, quienes me enseñaron a tejer desde pequeña, y también sus dolores en mis propias manos, formando parte de este clan de tejedoras, que veo también entre mi comunidad, ya sea de artistas o no. Cada vez que veo en las ferias de artesanía, mujeres tejiendo, a palillos, sentadas en el telar, preparando lana, siento esa empatía por el trabajo con la fibra, por crear esas redes resistentes, que nos abrigan y nos visten. A través del oficio y arte del papel, que llevo trabajando e investigando hace más de 20 años, en un momento de crisis de fines del 2015, en el que sólo quería tejer, dormir y hacer yoga, surge el tejido en papel, surge el descubrimiento fabuloso, intentando sobrellevar una depresión. Surge la serendipia y un nuevo mundo se abrió para mí. Este momento vivido, fue tomando forma y consistencia al pasar de los años, estableciendo relaciones y tendiendo puentes con cada aspecto arriba mencionado, fue sanador también, y pacientemente fui desarrollando obras en las diferentes técnicas textiles que iba experimentando en el papel, pero que antes ya había trabajado en sus materiales tradicionales, como lana, hilo, etc. Hoy he conformado un cuerpo de obra que está lista para ser exhibida, en el que dos aspectos que eran desconocidos entre sí, se han unido y cobran un sentido profundo y honesto. Traspasan el sentido utilitario que la artesanía tiene como primer fin, y son llevados al lenguaje del arte contemporáneo, a la experimentación e hibridación de técnicas propias de las artes visuales.

Profile for Carolina Larrea

Serendipia, desde el silencio de la fibra  

Advertisement