Page 31

político-militar, y no militar-política. Las implicaciones frente a la legitimidad de las actuaciones del Estado, están enmarcadas por la ausencia de políticas militares y verdaderas estrategias contrainsurgentes. En conclusión, el marco de posibilidades de aplicación de lucha legalmente considerada contra el terrorismo, aceptando la existencia de un conflicto armado, abre no sólo un abanico finito, más amplio, de variables de arrinconamiento político, militar y diplomático, de organizaciones que en las actuales condiciones han puesto a trabajar a sus frentes internacionales como nunca antes, sobre todo evidenciando la pérdida de imagen frente a la comunidad internacional, en donde sin embargo siguen teniendo aliados incomprensiblemente.

4. ¿frente a la agresión terrorista se deben preservar los ddhh y dih?

Esta pregunta de sencillez aparente, en verdad nos tiene envueltos hoy por hoy, en un galimatías del estamos saliendo en verdad mal librados. Los últimos hechos, bajo investigación, relacionados con las actuaciones militares, policiales y judiciales en contra de los agentes subversores de la seguridad, así lo indican. Lo primero que siempre hay que tener en cuenta, es que por ningún motivo y bajo ninguna consideración o argumento, podemos aceptar que al terrorismo se le combata con terrorismo. Nuestra más importante arma contra los grupos al margen de la ley es precisamente la legalidad de las actuaciones, la que de paso va a generar confianza, legitimidad y un halito de transparencia que va a producir efectos a nivel nacional y sobre todo a nivel de la comunidad internacional.

Sandra revista conflicto derechos  

conflicto armado y los derechos humanos

Sandra revista conflicto derechos  

conflicto armado y los derechos humanos

Advertisement