Issuu on Google+

FACULTAD DE INGENIERÍA ECONÓMICA Y CIENCIAS SOCIALES

PINACOTECA-UNI. Julia Codesido. Velas, óleo de 1931.

AÑO II NÚMERO 2 SETIEMBRE 2007

Revista

DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES

Alfredo Erquizio Espinal Jaime E. Luyo Kuong

REVISTA IECOS-FIECS-UNI

Alejandro C. Vera-Vassallo David Aranaga Manrique Carlos A. Abanto Valle César Cetraro Cardó

IECOS

UNI

Año II Nº 2 SETIEMBRE 2007


FACULTAD DE INGENIERÍA ECONÓMICA Y CIENCIAS SOCIALES

AÑO II Nº 2 SETIEMBRE 2007

Índice Editorial

i

Crecimiento económico de China: fuentes y prospectiva Alfredo Erquizio Espinal

1

Notas sobre la nueva economía del crecimiento Jaime E. Luyo Kuong

13

Competitividad, mercado y Estado Alejandro C. Vera Vassallo

37

El Estado participativo, moderno y descentralizado David Aranaga Manrique

57

Modelaje de la volatilidad en el mercado peruano de acciones Carlos A. Abanto Valle

68

Estudios de base Huancavelica: diagnóstico para una estrategia César Cetraro Cardó

81

Addenda Fondo Concursable de Investigación IECOS 2007

129

Instrucciones para colaboradores

131


Julia Manuela Codesido Estenós (1892-1979) La obra plástica de Julia Codesido puede dividirse en tres etapas: la primera que va de 1919 hasta 1924, años de su formación académica en la Escuela Nacional de Bellas Artes dirigida por Daniel Hernández. Sus primeros trabajos tienen una marcada tendencia naturalista, pero se vislumbra el estilo propio que irá desarrollando a lo largo de su carrera. La estética de Sabogal influye en su estilo y ya para 1925 marca el inicio de una etapa indigenista. Su temática es indígena y mestiza, sus colores son vivos, su trazo es fuerte para remarcar las facciones indígenas. A esta etapa pertenecen: Morena limeña y Las tapadas, así como los grabados, en donde se constata la marcada influencia de Sabogal. Sin embargo, a propósito de su presentación en la Galería de Exposiciones del Palacio de Bellas Artes de México (en 1935) su pintura recibe la influencia de la pintura mural mexicana. Esta influencia mexicana, a la que se suma una europea, señalan un camino propio en su obra artística que asimila y reelabora estas tendencias dando como resultado una pintura con características propias. Es una tercera etapa, que va desde 1945 hasta el final de sus días.

REVISTA DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS Y SOCIALES (IECOS-FIECS-UNI) Nº 4, SETIEMBRE 2007. Año 2 Nº 2. RECTOR UNI: Ing. Roberto Morales Morales. DECANO FIECS: (a.i.) Lic. Darío Navarro Carrasco. DIRECTOR IECOS: Ing. Javier Sicchar Valdez. CONSEJO EDITORIAL: Dr. Alejandro C. Vera Vassallo, Mg. César Cetraro Cardó, Mg. Edith Aranda Dioses e Ing. Javier Sicchar Valdez. EDITOR: Prof. Álvaro Montaño Freire. CORRECCIÓN Y DIAGRAMACIÓN: Sr. Nilton Zelada Minaya. PRODUCCIÓN E IMPRESIÓN: Diagramaciones e Impresiones FABET, correo:fabianamensajes@yahoo.com, móvil: 9630-7721. Dirección: Av. Túpac Amaru 210, Lima - Perú. Teléfonos: 481-1070 anexo 335 y 382-6032. Páginas web: www.uni.edu.pe y www.iecosuni.com Imagen de portada, cortesía de la Dirección de Cultura UNI.


Editorial La actual dirección del IECOS ha asumido el compromiso de priorizar los esfuerzos de la Facultad en el campo de la investigación para hacernos capaces de responder al reto contemporáneo de crear conocimientos en el más alto nivel académico. Es un planteamiento que ya señalamos en el número anterior, y una manera de retomar acciones tan importantes como las que ejecutó el GIECOS en los años 70 del siglo pasado, cuando logró recaudar importantes recursos de la cooperación internacional y producir toda una visión sobre el Perú y sus principales problemas, presentando propuestas de solución. Por esos motivos el plan de trabajo del IECOS está enfocado con el criterio principal de orientar selectivamente el uso de nuestros recursos. Hemos dado un primer paso al crear un fondo concursable para investigación, del cual damos amplia noticia en este número, pues ya tenemos proyectos de investigación premiados. Y como quiera que el concurso nos ha permitido detectar ciertas limitaciones en la presentación de propuestas adecuadamente sistematizadas, hemos aprobado la organización de actividades de capacitación en metodología de la investigación a fin de que mayor cantidad de docentes tenga a su alcance los instrumentos actualizados para participar con éxito en estas convocatorias. Por otro lado, el IECOS tiene en proyecto realizar, de manera sistemática y de ser posible trimestralmente, encuestas de investigación sobre empleo,

i


tema crítico del desarrollo nacional. Otra iniciativa es remodelar el local IECOS con el objetivo de ofrecer más facilidades a quienes realizan tareas de investigación en calidad de investigadores de planta o de beneficiarios del fondo concursable; brindaremos a ellos mejores espacios y el equipamiento necesario que les permita realizar un trabajo más reposado y productivo. El liderazgo se caracteriza en la actualidad por ofrecer a todos oportunidades para presentar sus propuestas y demostrar sus capacidades, otorgando el primer lugar a quien realmente le corresponda en mérito a sus aportes. Como pueden percibir nuestros lectores, obras como el fondo concursable o la remodelación del local llevan en sí la idea de superar la práctica arcaica de gastar sin priorizar. Lo afirmado no implica que se dejará de apoyar las consultorías –actividades de servicios muy necesarias para el país–, por el contrario, los recursos generados por ellas deberán servir a los esfuerzos de investigación. Es obvio que la investigación no es la única actividad que debe cumplir la universidad, pues ésta tiene la función fundamental de la formación profesional, así como la misión de proyectarse hacia la sociedad. Pero el eje diferenciador entre las instituciones que viven en el siglo 21 y las que se quedaron en el pasado estará sin duda marcado por la capacidad o imposibilidad de crear nuevos conocimientos mediante la investigación. Con respecto a nuestra revista, el número 4 continúa mostrando que la preocupación más destacada de nuestros profesores es el desarrollo. A diferencia de otros ámbitos ganados por el paradigma del consumismo ilimitado que prevalece en el planeta, nuestros catedráticos están pensando siempre en cómo ayudar a los peruanos a salir de la pobreza y, en general, qué hacer desde la teoría económica para aliviar los sufrimientos de la humanidad. Alfredo Erquizio, distinguido egresado de nuestra Facultad que se desempeña actualmente en México, nos acerca a China y su asombroso crecimiento, el cual exige explicaciones y sobre todo miradas de largo plazo para anticipar lo que representará este coloso asiático durante las próximas décadas. Jaime Luyo, ex docente de la UNI, acaba de culminar su Doctorado en Economía y se desenvuelve actualmente en otras casas de estudio; él discute la función de la tecnología en la posibilidad y necesidad de un crecimiento endógeno. Alejandro C. Vera Vassallo, gracias a su experiencia de funcionario internacional de la CEPAL aborda las difíciles relaciones entre los actores del mercado y la función del Estado cuando se quiere verdaderamente acceder a la competitividad. David Aranaga, quien ha venido produciendo constantemente artículos y libros sobre el trabajo, la industrialización y la moderniza-

ii


ción, discute esta vez las nuevas funciones del Estado. Carlos Abanto nos envía desde Brasil una valiosa aproximación estadística sobre el tema del mercado de valores y una aplicación precisa al caso peruano. Finalmente, tenemos un documento que es por sí mismo una sección dedicada a los estudios económicos de base. Se trata del segundo trabajo que publicamos de César Cetraro sobre la realidad de las regiones, esta vez el análisis es sobre Huancavelica y el meollo del asunto sigue siendo, como en la anterior discusión sobre Apurimac, la urgencia de salir del asistencialismo para pensar seriamente en el desarrollo de los más pobres. Cerramos la revista con unas orientaciones para la redacción de los ensayos que nos ofrezcan en el futuro nuestros colaboradores y una reseña de la magnifica pintora indigenista Julia Codesido, una de cuyas obras, Velas, engalana nuestra portada.

JAVIER SICCHAR VALDEZ El Director

iii


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

Crecimiento económico de China: fuentes y prospectiva Alfredo Erquizio Espinal*

Resumen China se ha convertido en el milagro del siglo XXI. En la competencia mundial por mercados aparece como ganador en varias ramas y es ya el principal proveedor de Estados Unidos de América. Resulta interesante rastrear en la literatura especializada las causas o fuentes del espectacular crecimiento chino y lo que dicen los estudios prospectivos al respecto. Este artículo sintetiza información reciente para situar en perspectiva histórica el proceso chino; efectúa un sencillo ejercicio prospectivo y examina su viabilidad aludiendo al papel de las reformas económicas, el cambio estructural, el efecto catching up y el dividendo demográfico, que los expertos señalan como las principales fuentes del crecimiento chino actual y que también deberán jugar un papel en su futuro. Palabras clave: crecimiento económico, prospectiva económica, economía china, sistemas económicos comparados.




Erquizio: Crecimiento económico de China

La gran transformación de China en perspectiva histórica Janos Kornai1 es el principal estudioso de las economías socialistas y postsocialistas. En este artículo usamos algunos de sus textos recientes para poner en perspectiva el caso chino de transformación histórica. China, paulatinamente, se está transformando en una sociedad capitalista, como también sucede en Europa del Este y en los países que antes integraron la antigua URSS. Pero, a diferencia de éstos, lo

hace gradualmente, con el liderazgo del Partido Comunista y sin que se hayan dado las reformas democráticas que caracterizaron la transformación de los países antes mencionados. El cuadro 1 ilustra la dimensión de lo que antes fuera denominado el sistema socialista y el lugar de China en él, como país más poblado, segundo en extensión territorial, más rezagado respecto al líder mundial en Producto Bruto Interno (PIB) por persona y con la mayor participación del empleo agrícola en su estructura económica.

Cuadro 1 El sistema socialista en 1986

País

Año de toma del poder por el Partido Comunista

Población 1986 Millones de habitantes

Área

% Población mundial

Miles de km2

% Área mundial

PIBPC* de 1985 EE.UU.: = 100

% de empleo agrícola respecto del total 1985

URSS

1917

281,1

5,71

22402

16,51

50,0

19

Checoslovaquia

1948

15,5

0,30

128

0,08

59,2

12

Hungría

1948

10,6

0,22

93

0,07

46,0

20

Polonia

1948

37,5

0,76

313

0,23

39,2

30

China

1949

1054,0

21,42

9561

7,05

19,5

Alemania del Este

1949

16,6

0,34

108

0,08

1692,6

34,4

41654

30,7

26 países socialistas Total mundial

4920

100,0 135680

74 10

100,0

Fuente: elaboración propia con base en Kornai, Janos (1992: 6 y 7). * Producto Interno Bruto per cápita.

Según Kornai, la transición postsocialista es de una escala colosal y por ende la de China sólo es comparable a 1

la del paso de la Edad Media a la Modernidad. En el cuadro 2 se compara dichas transiciones con otras de me-

Una síntesis de sus aportes en Erquizio (1991 y 1992).




IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 nor escala, como el caso chileno con Pinochet y la reconstrucción alemana, y se resalta su carácter sistémico, su naturaleza democrática, la extensión

de los cambios a los diversos planos de la vida social, el papel de la violencia, la acción de fuerzas externas y la rapidez de sus formas.

Cuadro 2 La gran transformación China en perspectiva comparada Casos Características

Europa central

URSS

Chile: restauración pinochetista

China después de Mao

Alemania Occid. luego de la II Guerra Mundial

Europa: de la Edad Media a la Modernidad

¿Hacia el capitalismo?

No

¿Hacia la democracia?

No

No

Sí, con retrocesos

¿Cambios paralelos en todas las esferas?

No

No

Sí, con retrocesos

¿Sin violencia?

No

No

No

No

¿Sin ocupación militar extranjera?

No

No

No muy largo lapso

¿Réplica?

Fuente: Kornai, Janos (2005: 37).

La gran transformación china es, pues, un fenómeno gradual, circunscrito al campo económico y en ese sentido orientado hacia el capitalismo. Aunque no es democrática se produce sin violencia; y su origen no es el resultado de la ocupación militar extranjera. Desde el punto de vista económico, el caso chino destaca por su éxito hasta ahora imbatible, lo que al parecer está asociado a la gradualidad de su cambio sistémico. Al respecto, el cuadro 3 compara el crecimiento chino con los países antes socialistas y Estados Unidos, y subra-

ya el extraordinario incremento del PIB por persona en China, sin la mediación de las denominadas transformational reccesion (Kornai, 1993), que caracterizaron a los países de Europa del Este entre los años 1990 y 1994, como consecuencia de la rapidez con que se dieron las reformas económicas. El gradualismo es uno de los secretos del éxito que caracteriza la evolución del sistema económico chino desde los años setenta del siglo XX. Según Woo (2003: 2 y 3), existen dos escuelas que, de distinta manera, explican esta transformación: la experimentalista y la de la convergencia. 


Erquizio: Crecimiento económico de China Cuadro 3 Tasa de crecimiento del PIB por persona, 1950-2003 País

República Checa

1950

1960

1970

1980-1989

1990-1994

3,9

2,4

2,1

1,7

-3,3

1995-2003

1,4

Eslovaquia

4,1

Hungría

4,0

3,3

2,3

1,5

-3,7

3,8

Polonia

2,8

3,3

2,7

1,0

-1,3

4,5

China

4,0

0,7

3,8

5,8

6,3

5,4

EE.UU

2,3

3,0

2,2

2,1

0,9

2,1

Fuente: elaboración propia con datos para Checoslovaquia, Hungría y Polonia de Kornai (2005), salvo 1990-1994, y datos de China y Estados Unidos correspondientes a Maddison (2003).

Cuadro 4 La transformación china según las escuelas “experimentalista” y de la “convergencia” Características de la transición china

Escuela Experimentalista

Escuela de la Convergencia

Velocidad de las reformas

Secuencial. Ensayo y error

Razones para el gradualismo (incrementalismo)

Por experimentación eco- Compromiso político e inclinación nómica ideológica hacia la propiedad estatal

Fuentes del rápido crecimiento

Un círculo virtuoso aún no Existencia de excedente de trabacomprendido jo en la agricultura; patrón de exportaciones intensivas en trabajo como en el caso del este de Asia

Resultado en las empresas de propiedad estatal

Hay sustanciales mejoras Progreso técnico insuficiente. de la eficiencia productiva Sobrecompensaciones salariales y sobreinversión en el sector de empresas estatales que debilitan la situación fiscal

Interpretación de las empresas municipales

Adaptación a las condicio- Continuación de las restricciones nes chinas a la propiedad privada.

Dirección futura de las reformas

Los cambios reflejan la evolución de las condiciones materiales y las lecciones de los continuos experimentos

Fuente: Woo (2003: 41)



Rápida y comprensiva liberalización de la agricultura y del comercio internacional en las provincias costeras; lenta desregulación de las empresas estatales y del comercio internacional en las provincias del interior

Las políticas deben empujar a China a ser una economía de mercado normal con características similares a las del este de Asia.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Del cuadro 4, se puede concluir que lo esencial de la propuesta de cada escuela es:

Prospectiva del crecimiento económico de China

- Experimentalista: atribuye el crecimiento a la naturaleza evolutiva, experimental y gradual de las reformas, que han permitido el surgimiento de un mecanismo de crecimiento no capitalista.

¿Cuál es el porvenir del crecimiento chino? En seguida se hace un sencillo ejercicio prospectivo extrapolando a 2060 la tasa de crecimiento, y luego se examina su viabilidad haciendo alusión a las principales fuentes de ésta.

- Convergencia: sostiene que las instituciones han convergido a las formas de las economías de mercado y es su excedente de trabajadores la causa mayor de su crecimiento. El gradualismo es resultado de la falta de consenso de la dirección de las reformas.

Extrapolando su crecimiento a 2060, si los PIB de Estados Unidos y China crecen como en el pasado reciente (1978-2000) a 3,2 y 7,4%, respectivamente, en el 2015 China superará a Estados Unidos. Ello se observa en el siguiente gráfico:

Gráfico 1 PIB en millones de dólares a precios de 1990

Fuente: elaboración propia con datos de Madisson (2003).




Erquizio: Crecimiento económico de China Gráfico 2 PIB por persona en dólares a precios de 1990

Fuente: elaboración propia con datos de Madisson (2003).

Aunque sencilla, la extrapolación efectuada se encuentra en línea con otras que, con datos y procedimientos distintos, sintetiza Holtz (2005:25) y están basadas en datos del Penn

World Table (PWT) y en estadísticas chinas; extrapolaciones que utilizan varios criterios para valorar el PIB chino y compararlo con el de Estados Unidos. Véase el cuadro 5.

Cuadro 5 Primer año en el que China excederá al PIB y al PIBPC de EE.UU. Nº

Base de datos Año base

Tasa de crecimiento promedio

¿Ajuste de precios? ¿Ajuste de la tasa de cambio?

PIB

PIBPC

Todo el país

Todo el país

1

PWT* (2000)

PWT (19782000)

Factor implícito de ajuste de precios para China

2015

2052

2

PWT* (2000)

Nacional (1978-2000)

Factor implícito de ajuste de precios para China 4,321928

2012

2039

3

Nacional (2000)

Nacional (1978-2000)

PWT año 2000 factor implícito de ajuste de precios para China

2013

2039



Costa

6 provincias

2026

2023


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 4

Nacional (2000)

Nacional (1978-2000)

PWT año 2000 factor implícito de ajuste de precios para China

2013

5

Nacional (2000)

China: 8% EE.UU.: 3%

PWT año 2000 factor implícito de ajuste de precios para China

2016

6

Nacional (2000)

China: 7% EE.UU.: 3%

PWT año 2000 factor implícito de ajuste de precios para China

2020

7

Nacional (2000)

Nacional (78)

Precio EE.UU. = 3 veces precios de China

2019

2045

2030

2027

8

Nacional (2000)

Nacional (78)

Ajuste de precios en 2002 con reducción lineal a 1 en 2032

2038

2064

2045

2041

9

Nacional (2000)

Nacional (78)

2038

2064

2045

2041

10 Nacional (2000)

Nacional (78)

Tasa de cambio se aprecia a 3% cada año

2026

2044

2033

2030

11 Nacional (2000)

Nacional (78)

Apreciación del tipo de cambio de 3% anual; factor de ajuste de precios para China: 2

2019

2036

2026

2024

¿Puede el PIB por persona crecer a una tasa de seis por ciento anual, tal como lo supone el ejercicio de prospectiva realizado? Para responder es necesario descomponer el crecimiento así:

pación depende principalmente de factores demográficos, pero ¿qué determina la tasa de crecimiento de la productividad? Siguiendo a Holtz (2005) se pueden considerar los siguientes factores:

- PIBPC = (PIB/empleo) * (empleo/ población)

- Efecto de las reformas económicas: ¿agotados?, ¿aún en curso?, ¿por ampliarse con nuevas reformas?

- PIBPC = productividad * tasa de participación Expresado en tasas de crecimiento: Tasa de crecimiento del PIBPC = tasa de crecimiento de la productividad + tasa de crecimiento de la tasa de participación. El cambio en la tasa de partici-

- Efecto de cambio estructural en el empleo de ramas de baja productividad a ramas de alta productividad (traslado de la agricultura hacia la industria). - Efecto de catching-up por el que los países seguidores pueden copiar y adaptar tecnologías del líder y, simultáneamente, su productividad crece a tasas altas. 


Erquizio: Crecimiento económico de China Para medir la contribución de los efectos de las reformas estructurales, por lo general se hacen ejercicios del crecimiento, en los que se usa la función de producción y se procede así: • Yt = A f(Kt,Ht) • PIB = Tecnología, f (Capital físico, Capital humano) • Ht = q Lt • Capital humano = Índice de calidad educativa * trabajo

y el grado de utilización del factor Capital no lo son. • Por ello dicho aporte se calcula como un residuo así: tcA = tcPIB observado – [a tcK + (1–a) tcH] • Además de la eficiencia técnica en la combinación de los factores, tcA puede ser interpretado entonces como resultado de la eficiencia del factor Trabajo y de la tasa en que se utiliza el factor capital.

• tcPIB = tcA + atcK + (1–a)tcH

En ese sentido, Martins (2005:69) sintetiza los estudios de Chow (2002) y de Heytens y Zegregs (2003) que utilizan versiones de la metodología antes resumida para establecer la contribución del capital, así como el trabajo y la productividad total de los factores de crecimiento. Ellos revelan que en el lapso 1990-1998 la economía china creció 9% anual, el crecimiento del capital contribuyó con 6,4%, el crecimiento del empleo con 0,5% y la productividad total de los factores con 2,6%, mientras que ésta, a su vez, es explicada con 0,6% por el impacto de las reformas económicas y en 2,1% por el traslado de los trabajadores agrícolas a la ciudad y por tanto a empleos de más alta productividad.

• Mientras que las tasas de crecimiento de los factores Capital y Trabajo son observables, así como la participación del capital en la generación del ingreso, la tecnología, la eficiencia del factor Trabajo

Puesto que las reformas realizadas hasta ahora han sido graduales, cabe esperar su intensificación en el futuro y con ello su contribución al crecimiento del PIB en el orden de 1% y más.

• A una primera aproximación puede ser que dinámicamente sea cierto: tcPIB = tcA + tcK + tcH, pero así se presupone que la contribución del capital físico y el capital humano al crecimiento del PIB es la misma, lo que no puede ser cierto en general, pues dependerá de las características de cada economía en particular. • Una forma de ponderar la contribución de ambos factores es utilizar el parámetro a o la proporción del PIB o ingreso generado que le toca al capital físico en la economía y (1–a) que es lo que toca al capital humano.




IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Cuadro 6 Factores de crecimiento del PIB de China (en porcentajes del PIB) Concepto

Chow (2002)

Heytens y Zebregs (2003)

1952-1998

1952-1978

Crecimiento observado

7,3

5,8

9,3

5,4

9,1

9,5

Crecimiento potencial

7,2

5,5

9,5

4,9

9,3

9,5

Acumulación de capital

5,1

4,6

5,8

4,8

5,7

6,4

Crecimiento de la fuerza de trabajo

0,9

0,9

1,0

0,7

1,0

0,5

Crecimiento de la productividad total de los factores

1,2

0,0

2,7

-0,5

2,5

2,6

Concepto

1971-1978

1979-1998 1971-1978 1978-1989

1979-1989 1985-1989 1990-1994

1990-1998

1995-1998

Crecimiento de la productividad total de los factores

-0,5

2,8

2,1

2,8

2,3

Reformas económicas

0,4

0,9

0,8

0,8

0,4

Éxodo agrícola

2,3

2,0

1,5

2,2

2,1

Tendencia exógena

-3,3

0,2

0,2

0,2

0,2

Fuente: Martins (2005:69).

Si se examina información de Holtz (2005:26), en 1978 la productividad del trabajo en la industria era cuatro veces mayor que la agrícola y en el 2002 era casi veinte veces mayor, por lo que el proceso de traslado de trabajadores hacia la industria es una fuente adicional de incremento del PIB que aumentará en el futuro. La proporción del empleo agrícola en China pasó de 70% en 1980 a 55% en el 2001, mientras que en otros países asiáticos que fueron los milagros del crecimiento en el siglo XX, como Japón y Corea, esa proporción fue en el 2001 del orden de diez por ciento. Cabe esperar entonces una contribución del éxodo agrícola al

crecimiento del PIB de 2,5% y más en los próximos veinte años. Mientras la productividad del trabajo chino es todavía un décimo de la del país líder, Estados Unidos, otros países como Japón ya lo alcanzaron (catching-up) y no podrán crecer más por copiar al líder, en tanto que otros como Corea están a la mitad del camino. En cambio, China todavía tiene un amplio margen de crecimiento en este aspecto y podrá intensificarlo en los próximos años. Como se vio, cabe esperar que en el futuro el crecimiento de la productividad china se verifique como conse


Erquizio: Crecimiento económico de China cuencia de los efectos de las reformas económicas aún inconclusas, del traslado del campo a la ciudad de sus trabajadores y del efecto de catching-up. El único factor en contra en la ecuación es la tasa de crecimiento de la tasa de participación:Tasa de crecimiento del PIBPC = tasa de crecimiento de la productividad + tasa de crecimiento de la tasa de participación.

Entre 1982 y el 2000 China disfrutó del dividendo demográfico, puesto que su tasa de participación creció a 1,28% anual como resultado de la incorporación masiva de la fuerza de trabajo joven a la producción. Por el contrario, en el periodo 2013-2050 la contribución de este sector será negativa y del orden de -0,45%, como puede observarse en el cuadro 7.

Cuadro 7 Tasa promedio de crecimiento anual de la tasa de participación (%) Países

China

Periodos 1982-2000

2000-2013

1,28

2013-2050

1982-2050

0,28

-0,45

0,15

Taiwán

1,07

0,01

-0,60

-0,04

Japón

-0,18

-0,24

-0,60

-0,42

Estados Unidos

0,44

-0,46

-0,04

0,01

Francia

0,40

-0,41

-0,17

-0,06

Fuente: Wang y Mason (2005).

Conclusiones El proceso de transformación económica en China es de escala colosal y sólo comparable al tránsito de la Edad Media a la Modernidad. En comparación con otros países socialistas, que en su proceso de transición hacia el capitalismo pasaron por profundos lapsos recesivos, el crecimiento chino es espectacular y se ha convertido ya en un actor fundamental del mercado mundial, inclusive ha desplazado a México como proveedor de Estados Unidos. Para el futuro se espera que la economía china siga creciendo a al10

tas tasas: siete a ocho por ciento de crecimiento anual de su PIB, lo cual parece viable, pues el gradualismo de sus reformas económicas aún ha dejado margen para que la contribución de éstas al crecimiento se verifique de manera más importante en el futuro. China es todavía un país de alto empleo en la agricultura y el traslado de ésta a la industria, resultado de su modernización, le da un amplio margen para el incremento de la productividad de su fuerza de trabajo. Asimismo, en la medida que está lejano del líder mundial en productividad, Estados Unidos, tiene una ventana de oportunidad para copiarlo y asegurar por esa vía el llamado


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 efecto de catching up que explicó el éxito de los milagros económicos del siglo XX: Japón y Corea. Aunque el ejercicio de prospectiva aquí realizado justifica el por qué de la emergencia de China como primera potencia mundial a mediados de este

siglo, el análisis no está exento de los riesgos de conflictos bélicos en el marco de la lucha por la hegemonía mundial, ni de los riesgos políticos y sociales, de la ausencia de democracia y elevada presión sobre los trabajadores, que es también típica el proceso chino actual.

Bibliografía CHOW, G. C. (2002). China: Economic Transformation. Malden (Massachussets), Blackwell Publishers. ERQUIZIO, Alfredo. (1991). “La crítica del socialismo centralmente planificado: el aporte de Janos Kornai”. En Investigación Económica Nº 195, enero-marzo, pp. 87-123. Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). _______________. (1992). “Acerca de la Teoría Económica del Socialismo y del Postsocialismo”. En Economía Informa Nº 211, octubre, pp. 9-19. Facultad de Economía de la UNAM. HEYTENS, P y H. ZEGREGS (2003). “How Fast Can China Grow”. En W. Tseng y M. Rodlauer (eds.) China: Competing in the Global Economy. Washington, International Monetary Fund. HOLTZ CARSTENS, A. (2005) China’s Economic Growth 1978-2025: What we know today about China’s Economic Growth Tomorrow. Hong Kong, Center on China’s Transnational Relations Working Paper, num. 8, Hong Kong University of Science and Technology. KORNAI, J. (1992) The socialist System. The political economy of Communism. New Jersey, Princeton University Press. _________ (1993) “Transformational Recession: A general phenomenon examined through the example of Hungary’s Development”. En: Economie Appliquée, 46 (2), pp. 181-227.

11


Erquizio: Crecimiento económico de China __________. (2005) The great transformation of central Eastern Europe: success and Disappointment, Presidential Address. Marrakech, Morocco, I. E. A 14 World Congress. MADDISON, A. (2003). The world economy: historical statistics. París, OECD, Development Centre Studies. MARTINS, C. (2005) “A economia chinesa e a sua integracçäo na economia mundial”. En Boletín Económico, Banco de Portugal. WANG, F. y M. ANDREW. (2005) Demographic Dividend and Prospects for Economic Development in China. United Nations Expert Group Meeting on Social and Economic implications o Changing Population Age Structures. WOO WING, T. (2003) The Experimentalist-Convergence Debate on interpreting China’s Economic Growth: A cross-country perspective, Conference Succeesses and Failures in Real Convergence. National Bank of Poland.

* Doctor en Economía por la UNAM. Investigador Nacional Nivel I (SNI), Profesor Titular C, Departamento de Economía, Universidad de Sonora, e-mail:oerquiz@guaymas.iscn.mx.

12


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

Notas sobre la nueva economía del crecimiento Jaime E. Luyo Kuong*

Resumen En el presente trabajo hacemos un breve repaso de la Teoría del Crecimiento Económico Endógeno (TCE), a partir del análisis del aporte precursor de Paul Romer y de otros importantes investigadores que han continuado el desarrollo de esta nueva corriente de pensamiento que superó el estancamiento que padecía la Teoría del Crecimiento Económico e hizo posible que adquiera nueva importancia a partir de la década pasada. Palabras Clave: Crecimiento Económico Endógeno, Modelos de Innovación Horizontal y Vertical, Capital Humano, Tecnología, Crecimiento Balanceado, Desborde del Conocimiento, Creación Destructiva, Learning by doing.

13


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento

Introducción La macroeconomía moderna ha venido evolucionando desde sus inicios con los aportes de John Maynard Keynes al estudio de la Gran Depresión de la tercera década del siglo XX, aunque no han sido pocas las controversias en torno al modelo keynesiano y las políticas por adoptarse para la economía real. Las disputas intelectuales entre los economistas clásicos y keynesianos se han centrado fundamentalmente en el comportamiento de la economía a corto plazo y en la política fiscal; pero resulta de gran importancia y trascendencia, para el desarrollo económico, el estudio de las tendencias o tasas de crecimiento económico a largo plazo y las políticas que las afectarían. Según el nuevo enfoque de la Teoría del Crecimiento Económico, el modelado de la economía debe seguir un análisis dinámico para describir su comportamiento en el largo plazo, en lugar de la tradicional investigación con modelos estáticos de equilibrio general. Se puede considerar que este nuevo enfoque fue iniciado por Robert M. Solow y Trevor W. Swan con sus trabajos publicados en 1956, donde introducen el denominado modelo “neoclásico” de la economía. Posteriormente, este modelo fue ampliado para introducir el comportamiento óptimo intertemporal de los consumidores, con lo que se establece el nexo entre la macroeconomía y la microeconomía, que también se tratará a continuación. 14

Sin embargo, el modelo neoclásico, al mantener como supuesto básico los rendimientos decrecientes a escala de cada uno de los factores, hizo evidente que el crecimiento a largo plazo no era sustentable con la sola acumulación de capital y que la introducción del progreso tecnológico, como variable exógena, era la fuerza impulsora requerida para conseguirlo. En la década de 1960 la actividad de la corriente neoclásica decayó por falta de una mayor correspondencia entre la teoría, la evidencia empírica y la utilidad práctica, ello hasta la publicación del trabajo de Paul Romer Increasing Returns and Long-Run Growth en 1986, que modeló el crecimiento con tasas positivas a largo plazo con la endogenización de la variable tecnológica, reflejando mejor la realidad económica. A partir de la década de 1990 se produce un incremento notable de la actividad de investigación en la TCE. En la literatura científica se originan diversas manifestaciones de lo que se entiende por progreso tecnológico, como: nuevo conocimiento, variable tecnológica, nuevas ideas, innovación, invención, descubrimiento, cambio técnico, entre otros. El conjunto de todas las investigaciones realizadas se podría agrupar –siguiendo un criterio básico– dentro de dos enfoques o corrientes de investigación: el horizontal y el vertical, puesto que generalmente otros enfoques resultan ser equivalentes o una combinación de los mencionados (MARE, David: 2004).


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 En primer lugar estudiaremos el enfoque horizontal, que considera la tecnología como un aumento de nuevas variedades y número de productos o bienes de capital disponibles como factores de producción; es decir de “innovación” horizontal. Con este propósito analizaremos el artículo “Endogenous Technological Change”, que publicó Paul Romer en 1989; texto que supera –según el autor– algunas limitaciones del modelo endógeno original de 1986. Luego revisaremos el enfoque de modelización endógena, que considera el progreso tecnológico como una mejora de la calidad de los productos existentes y emplea modelos de “escalera de calidad” a la manera de la “destrucción creativa” de Schumpeter; es decir, a diferencia del anterior enfoque, éste sería de “innovación vertical”. El artículo representativo de esta tendencia es “A Model of Growth Through Creative Destruction”, que publicaron Philippe Aghion y Peter Howitt en 1990. Para completar esta presentación hacemos una breve referencia de artículos publicados en los últimos años que tratan acerca del crecimiento endógeno y abordan sus diversos aspectos como el efecto de escala y la eficiencia energética en el cambio climático. Finalmente, hacemos comentarios sobre el desarrollo producido en la TCE en el año 2006, incluyendo comprobaciones empíricas para los países en vías de desarrollo, donde se enfatizan explicaciones para el caso del Perú, que

destacan las habilidades y destrezas del trabajador peruano. Por otro lado, presentamos una breve exposición de los desarrollos matemáticos no explicados o no incluidos en los artículos de investigación analizados. Las posibles interrogantes que podrían surgir en este resumen, donde destacaremos lo esencial de las contribuciones de Paul Romer, de P. Aghion y P. Howitt, serán absueltas –seguramente– cuando se publique la versión completa de la monografía.

I. Un modelo de innovación horizontal En 1989 Paul Romer publica un artículo que se convierte en la contribución científica necesaria para relacionar el crecimiento con la investigación y el desarrollo (I+D), o con la innovación o tecnología a nivel endógeno. Siguiendo la visión de cambio tecnológico de Solow, Romer establece tres premisas: primera, el cambio tecnológico es el núcleo del crecimiento económico; segunda, este cambio surge de las acciones e iniciativas de personas que responden a los incentivos del mercado; y tercera, y fundamental, una vez pagado el costo de creación de un nuevo conocimiento tecnológico, éste puede usarse en forma repetida y simultánea por diferentes personas sin costo adicional, característica denominada “norival”(JONES, Ch.: 2004) e inherente 15


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento a la tecnología. Adicionalmente, esta tercera premisa genera, inexorablemente, no-convexidades (ROMER, Paul: 1990; STOFT, Steven y Paul ROMER: 2002) que impiden lograr el equilibrio descentralizado. La tecnología, al ser un bien no-rival que se utiliza como factor productivo, causa que la función total de producción no satisfaga además la condición de homogeneidad de grado uno o crecimiento constante a escala; lo que genera comportamientos monopólicos en las empresas que compran licencias para producir nuevos bienes durables. Estos problemas son superados en el modelo, como explicamos a continuación.

Descripción del modelo Se consideran cuatro entradas básicas: el capital físico K, trabajo L, capital humano H y tecnología A. Aquí se separa el componente rival del conocimiento (H) del componente no-rival (A), que además puede crecer ilimitadamente. Las variables agregadas L y H son fijas. El modelo de la economía tiene tres sectores. El sector de investigación, que emplea capital humano y el stock existente de conocimiento para producir nuevo conocimiento; este nuevo producto de investigación es usado por el sector intermedio conjuntamente con el capital para la producción de bienes durables que serán usados por el sector de bienes finales, que incorpora además trabajo y capital humano para la producción final. El 16

sector intermedio compra al sector de investigación las licencias (patentes) para el uso del nuevo conocimiento en forma monopólica. Además, hay que considerar el efecto de “desborde del conocimiento” (knowledge spillover), y que con el incremento de licencias más empresas entran al mercado, con lo que se produce la eliminación de los rendimientos decrecientes. La función de producción tiene la forma Cobb-Douglas con retornos constantes a escala. a b ∞

Y(H1,L,X) = H1 L

∫0 x(i)1–a–bdi

(1.1)

donde: x(i): número de bienes de producción durables indexados, 0 < i < ∞ H1 = H – H2: capital humano en el sector de bienes finales H2: Stock de capital humano dedicado al sector de investigación además,

∫0 x(i)di < ∞

en el instante t, para i >A(t); x(i) = 0 El aporte esencial en la formulación del modelo está referido al proceso de acumulación de los nuevos conocimientos, es decir el crecimiento de A(t). Se considera que la parte del capital humano agregado que es asignado a la investigación H2, multiplicado por el stock de conocimiento A (que es no-rival) y la productividad por unidad de tiempo d, es igual al incremento por unidad de tiempo del stock de conocimiento; es decir:


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

dA(t) • = A = δ.H2A dt

(1.2)

En relación con la ecuación (1.2) el autor señala que cuanto más se dedique capital humano a la actividad de investigación, mayor será la tasa de producción de conocimiento; además, que mientras mayor sea el stock de conocimiento más alta será la productividad de un ingeniero que trabaja en el sector de investigación. Sin embargo, precisa que el ingeniero de hoy y aquel que trabajó cien años atrás tienen el mismo capital humano, y que la mayor productividad del actual solo se debe a que hace uso del stock de conocimiento acumulados y la gran cantidad de problemas de diseño resueltos a lo largo de los últimos cien años. Romer consideró que existe exclusividad del uso (o derecho de propiedad) de un nuevo conocimiento (new design), cuando es utilizado para la producción de nuevos bienes durables (new producer durables); pero estos derechos no son extensivos al sector de investigación. Este concepto resalta los roles productivo y de crecimiento del stock de conocimientos, de la tecnología, que son inmanentes en forma indirecta (A(t) es el rango de x(i) ) en la ecuación (1.1) y directa en la ecuación (1.2). Estas ecuaciones expresan además no-convexidades evidentes (ROMER, Paul: 1990; STOFT, Steven y Paul ROMER: 2002) que el autor resuelve cuando considera que la ecua-

ción de producción final está sustentada en un equilibrio descentralizado de competencia monopolística; mientras que la ecuación que representa la producción de nuevo conocimiento logra su equilibrio a través de la competencia con los efectos externos del desborde del conocimiento (dado que una vez creado el nuevo conocimiento se difunde por toda la economía sin que el inventor pueda evitarlo). Son, entonces, el spillover y la fijación de su precio de manera monopolista, las características básicas para internalizar la tecnología en un modelo de crecimiento.

Solución para un equilibrio de crecimiento balanceado. Resultados La solución del modelo para un equilibrio de crecimiento balanceado es orientada por el modelo de Solow considerando que A(t) crece a una tasa exponencial constante. Observando la ecuación (1.2), A(t) crece a una tasa constante si el capital humano dedicado a la investigación se mantiene constante, pero condicionado a que el precio del nuevo bien durable sea fijo. A lo largo de la trayectoria de crecimiento balanceado y en condiciones de equilibrio los salarios del capital humano deben ser iguales en cada sector. Además, como L, H1, x (nivel de equilibrio de los bienes durables) son fijos, el capital K debe crecer a la misma tasa que A(t) y en conjunto también Y. La tasa de crecimiento balanceado de la tecnología es: 17


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento

• α A dH – rΛ g= = ; Λ= (1–α–b)(α+b) A Λs + 1 (1.3)

y los parámetros de las preferencias s, r, deben además satisfacer la condición:

(1–σ)δH α Λ+1 < ρ ; Λ= (1–α–b)(α+b) la expresión (1.3) tiene resultados interesantes como que: • la tasa de crecimiento no depende del tamaño de la fuerza laboral L; • g es independiente de h, la tasa de cantidad de unidades de capital requerido por cantidad de bienes durables; es decir, la variación de acumulación de capital físico no afecta el largo plazo; • el crecimiento se acelera por la reducción de la elasticidad de la utilidad marginal con respecto al consumo o de la tasa de descuento, s o de r, que predispone a sustituir el consumo presente por el consumo futuro; • Y, K y C, crecen a la misma tasa de la tecnología. En este modelo la relación A/K es determinada endógenamente, a diferencia de los modelos previos donde era fijada. En consecuencia, la ligazón de A y K producía un aumento de la tasa de crecimiento si se aumentaba el stock de capital. 18

La solución para el precio de la tecnología producida resulta de: a+b T' PA = a d

d.sH + Λr sΛ + 1

a–1

.Lbha+b-1

y número de bienes durables

1 1– a – b x= h .PA. a + b estos resultados indican que: • si bien h y L no afectan la tasa de crecimiento, un aumento de L o una disminución de h, causan un aumento de PA; • lo anterior induce al productor de bienes durables a desplazar su inversión de A hacia K, aumentando x̃ y el ratio K/A que no afectará al crecimiento a largo plazo; • una forma de compensar estos efectos sería a través de subsidios al empleo en investigación financiados con impuestos, lo que tendría el mismo efecto de aumentar d en la ecuación (1.2); que en el largo plazo producirá un aumento de la tasa de crecimiento y una caída de PA y reducción de x̃ y K/A. Romer también obtiene la tasa de crecimiento como solución dentro del contexto de un problema de planificación social. Da como resultado que la tasa de crecimiento es:

α δH – ρθ g*= θσ + (1–θ) ; θ = α + b < 1


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 comparando con la expresión anterior de g, ecuación (1.3); se observa que: • g* es mayor que g obtenida en el equilibrio descentralizado; • el óptimo social dedica mayor capital humano a la investigación y menos a la producción de bienes finales. El capital humano dedicado a la investigación viene expresado por:

H– r Λ d H2= Λs + 1 ; H2> 0 también, g = dH2, y nos transmite que: • cuando la magnitud del capital humano es muy reducida, esta se refleja en una tasa muy baja de crecimiento que puede producir una recesión de la economía. Una medida inclinada a sacrificar el consumo corriente (reducir r) no sería una compensación suficiente; • este resultado explica el porqué existen diferencias en las tasas de crecimiento per cápita entre los países; • más que el volumen del capital, lo determinante para el crecimiento es la fracción de este capital dedicado a la investigación; • el comercio e integración de las economías debe tener en cuenta

no tanto el tamaño de la población o densidad sino la magnitud de su capital humano.

Comentarios • El autor realiza un trabajo meritorio. Introduce nuevas ideas sobre el crecimiento económico y también rectifica y ordena conceptos de autores anteriores que intentaron endogenizar el cambio tecnológico. • El modelo toma en consideración la visión de Solow de equilibrio de crecimiento balanceado cuando la tecnología crece a una tasa constante. Sin embargo, el autor empleó un procedimiento diferenciado de análisis y desarrollo de modelo, y pone énfasis en aspectos microeconómicos. • El mayor aporte de Romer es demostrar que el cambio y crecimiento tecnológico es producido por iniciativa de los individuos dedicados a la investigación. Es decir, la tecnología es una variable endógena. • Se ha resaltado previamente importantes resultados de este modelo. Sin embargo, estos se han logrado partiendo de algunos supuestos como el asumir que la población total es constante y que están dados los factores agregados del trabajo y el stock total de capital humano. No obstante, no incluye el factor de obsolescencia del capital y todo el crecimiento de K está orientado a la producción de nuevos bienes que 19


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento en el equilibrio alcanzan el mismo nivel. Asume también que el salario en el sector investigación es igual al del sector de producción final para el capital humano. • Una importante concesión en el modelo es la introducción de un precio monopolístico para los nuevos bienes durables. • Investigaciones posteriores deberán tomar en cuenta la flexibilización de algunos supuestos de Romer, como el crecimiento de la población o el efecto de intercambio en una economía abierta.

II. Modelos de innovación vertical Una corriente alternativa de modelos de crecimiento endógeno basados en el progreso tecnológico, considera el mejoramiento de la calidad de los productos existentes y la formación de escaleras de calidad dentro de un enfoque shumpeteriano, que sostiene que este mejoramiento tiende a hacer obsoleta la generación previa del producto, destruyendo así los beneficios de las empresas con viejas ideas. El modelo que tratamos en el apartado anterior considera que la innovación adopta la forma de una nueva variedad de productos (innovación horizontal); en cambio, el modelo que presentamos a continuación puede denominarse de innovación vertical (MARE, David: 2004) y tiene su origen en el ya citado trabajo de 20

Philippe Aghion y Peter Howitt, quienes desarrollan un modelo dentro del espíritu del modelo de Romer (1989). Sin embargo, realizan dos cambios fundamentales: introducen el concepto de obsolescencia de la innovación, que podría detener el crecimiento en los modelos horizontales, y sostienen que el proceso de crecimiento es más bien discontinuo, donde la distribución de los descubrimientos trascendentales son considerados endógenos y aleatorios.

El modelo básico En este modelo el proceso económico es similar al de Romer y se estructura en tres niveles: el de investigación, el intermedio de producción de bienes de capital durables y el de producción de bienes finales. Se consideran como objetos transables: la tierra, el trabajo, los bienes de consumo y un continuum de bienes intermedios. Se incluye también un continuum de individuos que viven infinitamente a través de generaciones en un total N, cada uno dotado con una unidad de flujo de trabajo y con preferencias aditivas intertemporales idénticas definidas para el consumo a lo largo de la vida; la tasa de preferencias en el tiempo es constante r > 0. Se asume que hay una provisión fija H de tierra. Los autores se abstienen de considerar la acumulación de capital en la formulación, cuando se observa que la función de producción de bienes de


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

(2.1)

i [0,I] F' (xt) > 0, F'' (xt) < 0 c(i): parámetro que indica el coste unitario de producir un bien de consumo usando el bien intermedio i, dados los precios de los factores. Además, se asume que el bien intermedio i es producido solo utilizando trabajo, o sea:

x(i) = L(i)

(2.2)

L(i): flujo de trabajo usado en el sector intermedio. El trabajo también es empleado en el sector de investigación que produce una secuencia aleatoria de innovaciones; siendo l.n la tasa Poisson de surgimiento de innovaciones en la economía en cualquier instante, donde n es el flujo corriente de trabajo en investigación y l es un parámetro constante dado por la metodología de investigación. En el nivel intermedio, el monopolista tiene como objetivo maximizar el valor presente de beneficios dentro de un intervalo de tiempo, cuya longitud

En el modelo no se considera que el actual propietario de una patente no sea amenazado por otro que tiene una patente anterior, puesto que no implementa regularmente descubrimientos extraordinarios. Además, sólo se acepta que una innovación drástica podrá ser implementada generalmente por una empresa nueva que entra en el mercado. Los autores introducen la noción de innovación como la invención de una nueva línea de bienes intermedios (no necesariamente revolucionaria, más bien similar a la generación anterior) que produce una reducción del parámetro de costos por un factor y, es decir:

ct (i) = Ct = C0g t

(2.4)

i [0,I] , t = 0,1... ∩

I

y = ∫0 F [x(i)] / c(i).di

es aleatoria; por lo que deberá maximizar el flujo cada instante.

g

consumo está compuesta por tierra, que es constante, y de bienes intermedios, x(i), con retornos constantes de escala.

(0,1)

Ct es igual para todo i, Co = valor inicial histórico. En el proceso de investigación, no se considera el desborde del conocimiento (spillovers) dentro de un determinado intervalo t. Una empresa de investigación emplea un flujo de trabajo z, que es independiente del empleado por otras firmas, es decir: nt = nt – z. Mediante la aplicación de la ecuación de Bellman en tiempo discreto (INTRILIGATOR, Michael: 1971; CERDA TENA, Emilio: 2001) para op21


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento timizar los beneficios de una empresa de I & D por una nueva innovación en el periodo t; el valor esperado de la patente en el periodo t para una libre entrada a investigación,Vt, tiene la expresión:

Vt =

∏t r + l.nt

(2.5)

∏t = flujo constante de beneficios en el intervalo de longitud distribuida exponencialmente (l.nt) El término l.nt, toma en cuenta el efecto de “creación destructiva”. Cuanta más investigación se realiza en el periodo, más se reduce la valorización de la patente y disminuye su tiempo de posesión por el monopolista. Además, la expresión (2.4) nos dice que el parámetro de costo unitario ct se reduce en la fracción g por cada innovación producida y con la misma probabilidad l.nt, por lo cual el productor de una innovación captura parte de las ventas de la actual innovación sin compensar a su innovador; es decir, se produce un spillover intertemporal.

Pronóstico de equilibrio Considerando que el proceso es discreto en el tiempo y aleatorio, los autores definen un “pronóstico perfecto de equilibrio” que se traduce en un número finito de trayectorias asintóticas. La trayectoria de equilibrio estable con crecimiento positivo estima que la 22

economía tiene un crecimiento balanceado en el sentido que la asignación del empleo entre la manufactura de bienes intermedios (x*) y la investigación (n* = N – x*) permanece fijo, por lo que el crecimiento será positivo si x* < N; cuando x* = N el crecimiento es cero. Cuando el empleo en manufactura oscila entre dos valores diferentes con cada innovación exitosa, se produce la trayectoria de “dos ciclos reales”. Un alto empleo en intervalos impares eleva la recompensa a la investigación durante intervalos pares, pero se reduce el empleo en éstos. Por otro lado, un bajo empleo en intervalos pares eleva el empleo en intervalos impares. La trayectoria de “trampa de no-conocimiento” se presenta cuando la perspectiva de bajo empleo en el sector de manufactura en periodos pares va a producir una depresión en el incentivo para la investigación en periodos impares, por lo que la investigación se detiene. Esta situación puede producirse incluso cuando existe un crecimiento balanceado positivo. En el caso de una función especial Cobb-Douglas, la condición necesaria y suficiente para lograr un crecimiento positivo de la economía es:

g<

l. l – a. N r a

(2.5)

o alternativamente, si r, g, N, l son dados:


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

a < a* =

l.N g.r + l.N < 1

(2.6)

Además, la magnitud de a permite tener una medida del poder de mercado del monopolista. Si a ≥ a* es monopolio débil, ya que los beneficios (1–a) se reducen y se desincentiva la investigación para la siguiente innovación; se corta también la secuencia de creación destructiva y –según (2.5)– el crecimiento positivo. Si se observa la relación (2.5) y (2.6), la trampa de no-crecimiento siempre se podrá producir cuando la tasa de interés r es suficientemente pequeña, y como acabamos de mencionar, al reducirse los beneficios del monopolista se paraliza el crecimiento positivo. En este estado es más probable que se produzca esta situación de no-crecimiento. Para que exista una trayectoria de dos ciclos reales se debe cumplir que la tasa de interés sea suficientemente pequeña y que la elasticidad de la demanda de los bienes intermedios esté suficientemente cercana a uno. O sea cuando: r ó r/l pequeño, y h =

1 ≈1 1–a

Tasa de crecimiento promedio Las variaciones que aparecen en el modelo como impulsos (shocks) de tecnología dependen de los mismos factores económicos que determinan

la tasa de crecimiento promedio de la economía (AGR). Asimismo, al endogenizar el cambio técnico también se endogeniza la AGR y la variabilidad de la tasa de crecimiento (VGR). Los autores parten de la condición de crecimiento balanceado positivo, consideran que el comportamiento del logaritmo neperiano de la función de producción (en tiempo real) es aleatorio (TEMPLE, J.: 1999) y además que el proceso estocástico es discreto en el tiempo real. En función de estas premisas establecen que:

AGR = –l.n*.lng

(2.7)

VGR = l.n*.(lng)2

(2.8)

n* : empleo en investigación en equilibrio estable Considerando (2.5) y (2.6) estos resultados indican que un aumento del monopolio, de la velocidad y la magnitud de introducción de innovaciones y el tamaño de la población laboral, repercutirán en un incremento de la AGR; y que, por el contrario, una mayor tasa de interés la reducirá. Esto igualmente se reflejará en la VGR. En el modelo se introduce adicionalmente una segunda fuente de crecimiento económico, llamada “aprendizaje en la práctica” (learning by doing). Durante el proceso de manufactura, en el nivel intermedio de la industria –en el intervalo entre dos 23


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento innovaciones sucesivas– se puede mejorar la calidad de los bienes durables. El efecto de este mejoramiento se traduce en el parámetro de costo unitario e(t), en el instante t, se asume entonces que su tasa de crecimiento es:

• c = –g.x c x: trabajo asignado a la manufactura.

g>0 Lo que significa que se genera un incremento de la productividad en el sector de bienes de consumo a una tasa g.x entre dos innovaciones. Asimismo, se considera que tanto en el nivel intermedio de la economía como en el de investigación existe un completo spillover; y dado que la producción es la actividad que crea aprendizaje externo, las economías privadas crecen muy rápido. La tasa de crecimiento promedio y su variabilidad de incluir esta segunda fuente, son:

AGR = g(N – n*) – l.n*. lng VGR = l.n*.(lng)2

(2.9) (2.10)

Observando (2.9) vemos que tiene un componente determinístico debido a la segunda fuente y uno aleatorio debido al proceso de innovación igual a (2.7). También se ve que la VGR se mantiene igual, ya que la fuente adicional es determinística. 24

Un incremento de la velocidad de aprendizaje en la práctica g aumenta la AGR. Y según los autores también induce un aumento en el nivel de actividad de investigación (n*), que cuando es muy alto en un inicio, de producirse un incremento adicional se afectará negativamente al aprendizaje, ocasionando demasiada actividad de investigación. De lo anterior, se puede afirmar que el aprendizaje inducido por el spillover aumenta el nivel de investigación en una economía descentralizada, elevando el valor presente de las ventas de una innovación exitosa, pero no beneficia al trabajo en el sector manufacturero; lo que explica una mayor inversión en investigación en este estado de la economía. En una economía centralizada, con un planificador social, éste más bien responderá a un crecimiento de g, colocando más trabajadores en el sector manufacturero y menos en el de investigación. Cuando se relaja la condición de utilidad constante y se considera que la función de utilidad tiene una utilidad marginal constante, s > 0; y se mantiene la tasa de preferencia intertemporal constante, r > 0; los consumidores entonces tendrían un consumo alisado a través del tiempo que afecta el estado de equilibrio sólo en ciertos aspectos. Los parámetros AGR, VGR y n* serán afectados sólo cuando se produce un incremento de la magnitud de las innovaciones (decremento de g) que produce un


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 aumento de la investigación y consecuentemente de AGR y VGR, cuando s < 1; mientras que este incremento producirá el efecto contrario cuando s > 1.

no son considerados o son en todo caso externos a las decisiones económicas de acumulación de conocimiento. En el modelo se “endogeniza” este comportamiento.

Si la elasticidad de sustitución intertemporal,1/s, es cercana a cero repercutirá en una gran reducción de la investigación (n* pequeña), que consecuentemente reducirá también el AGR y VGR.

• Se considera necesario y positivo el comportamiento monopolístico a nivel intermedio de la economía para el crecimiento. Se da una forma de estimar el grado de poder de mercado.

Comentarios

• La introducción del efecto de aprendizaje en la práctica es positivo para aumentar el crecimiento económico, ya que induce también a una mayor actividad de investigación cuya intensidad puede revertir negativamente en el nivel del aprendizaje.

El desarrollo del modelo de innovación vertical que hemos tratado nos permite decir que: • Amplía y modifica el modelo de Romer analizado en el apartado 1. Entre los aportes se destacan: la introducción del efecto de obsolescencia de la innovación tecnológica y la fuente adicional del aprendizaje en la práctica; así como el comportamiento aleatorio del surgimiento de las innovaciones a lo largo del tiempo, que consecuentemente afectan el comportamiento real del crecimiento económico. • Se halla una expresión para la tasa de crecimiento promedio de la economía y su variabilidad, considerando el comportamiento real del producto nacional bruto (GNP) cuya tendencia de crecimiento tiene un notorio componente aleatorio; el cual, a criterio de los autores, se debe a shocks tecnológicos, que en los modelos previos de crecimiento

• Se determina además de la condición de equilibrio estable de crecimiento positivo o cero, la denominada condición de “trampa de no-crecimiento” en que la economía se paraliza en un tiempo finito ya que la inversión en investigación no es rentable y se detiene toda actividad. También se identifica la trayectoria de “dos ciclos reales” cuando el nivel del empleo en manufactura tiene una variación temporal cíclica. • El modelo no incluye el capital físico o humano ni el cambio de magnitud de la población, y por tanto no permite un análisis del efecto de escala. No considera tampoco un análisis del intercambio entre eco25


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento nomías y la posible intervención de las instituciones.

III. Eliminación del efecto de escala La predicción dada por el efecto de escala, que sostiene que el crecimiento económico depende del tamaño de la población del número de investigadores no está corroborada empíricamente (TEMPLE, J.: 199; JONES, C.: 1995). Los modelos de crecimiento endógeno desarrollados a partir del modelo de Romer muestran el efecto de escala, por lo que la atención de la investigación se ha centrado en el desarrollo de un modelo que elimine este efecto. En esta sección presentamos los aspectos esenciales del trabajo publicado por Maria-Joao Ribeiro Thompson (2003) que, tomando como referencia el modelo de Romer, desarrolla un modelo que integra la investigación y desarrollo (I & D) y el capital humano, y logra eliminar el efecto de escala, demostrando más bien que el crecimiento depende del ratio de número de trabajadores de bienes finales al número de investigadores, y que el progreso tecnológico depende de la tasa de crecimiento del capital humano y no del número de investigadores.

Descripción del modelo La estructura de preferencias adoptada es la de una optimización 26

estándar, con utilidad descontada y elasticidad constante, con consumidores homogéneos que viven infinitamente a través de generaciones, sujeta a una restricción presupuestal. Resulta la conocida ecuación de Euler:

• C 1 gC = C = s (r – r)

(3.1)

Donde: C: consumo gC: tasa de crecimiento del consumo r : tasa de interés constante, r : tasa de descuento en el tiempo 1/s: elasticidad de sustitución del consumo en dos periodos De manera similar al modelo de Romer, la autora considera el lado de la producción conformado por tres sectores: de bienes finales, de bienes de capital (intermedio) y de I & D. La función de producción final Yt considera el trabajo en bienes finales Ly, el número de bienes de capital durables At, cada uno producido en una cantidad x(i), los cuales tienen efecto aditivo separado en la producción. Su expresión es: At

Yt= (uthtLy)

1–α

∫xt(i)adi

0

(3.2)

el trabajo efectivo en el sector de bienes finales: f

L = ut.ht.Ly Y


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 ht: nivel del capital humano; ut : tiempo dedicado al trabajo

0 < ht < ∞ 1– ut: tiempo dedicado a la acumulación de ht

At el capital físico es: Kt = ∫xt(i)di 0

(3.3)

La población total, L , es constante,

L = LY + LA

(3.4)

LA: número de investigadores Se observa que la formulación de Y tiene un tratamiento similar que en el modelo de Romer, pero con énfasis en el capital humano. El sector de investigación y desarrollo se tiene la función de producción de diseños, a la cual se le da una expresión particular:

At = e(ut.ht.LA) ; 0 ≤ e ≤ 1

(3.5)

At = 0; t < 0 Se puede ver que A es considerada como una variable de flujo y se asume que la productividad de las investigaciones es independiente del número de diseños. No se consideran externalidades positivas en I & D a lo largo del tiempo; además se considera que no hay descubrimientos antes del tiempo cero.

Observando la ecuación (3.5), en la senda de crecimiento sostenido, A crecerá a la misma tasa que la población de capital humano, ya que LA se asume constante al igual que u, que se mantendrá constante en este estado. Por lo tanto:

• • A h = = gA = gh A h

(3.5a)

Incidiendo en el tratamiento del capital humano, la autora, tomando la propuesta de R. E. Lucas (1988), define la acumulación de capital humano como:

• ht = htg (1–ut)

(3.6)

g: eficiencia Vemos que en la trayectoria de crecimiento sostenido, para que gh sea constante, ut debe ser constante. Lo que significa que los trabajadores calificados dedican un tiempo fijo para aprender (no se considera el conocimiento adquirido en la práctica, learning by doing). Ribeiro, considera también el comportamiento monopolístico del productor de bienes de capital durables estableciendo un diferencial sobre el costo marginal del capital, rt, al determinar el precio monopólico como:

r Rt(i) = at ; a < 1

(3.7)

27


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento Aplicando la condición de cero beneficios al valor presente, obtiene una expresión para el costo de inversión inicial, PAt, (precio de las patentes).

PAt = rPAt– pt

(3.8)

(

R(i) = R = R; x(i) = x = x

1

(3.9)

Igualando la remuneración al trabajo en bienes finales al del sector investigación, en el estado de equilibrio se tiene:

1– a

PAt = ε (u.ht.LY)–a.At.xat

(3.10)

de (3.8) se halla, en el equilibrio, que PA crece a una tasa:

x=

gPA= – a.gh+ gA+ a.gx= gA= gh (3.11) gh = gx

porque;

Además de (3.8) y (3.7), se halla la tasa de crecimiento de h:

gh = r – a

28

LY LA

(3.13)

s > 1/2

resulta que la función de demanda: 2 xt = (uhtLy) α r

)

2 L g= 2s – 1 a LY –r A

En el equilibrio,

1–α

De modo semejante al enfoque de Romer, el comportamiento monopolístico del productor de bienes de capital y la condición de beneficios cero al valor presente implica que la tasa de crecimiento balanceada de la economía finalmente es:

(3.12)

Si se aplican subsidios a la I & D a través de de una tasa de impuestos s (3.7), queda modificada de la siguiente manera:

(

)

2 L g= 2s – 1 (1+s)a LY – r A

(3.14)

Para el caso de dos economías idénticas (L1 = L2 = L*, A1 = A2 = A*) y asumiendo que el único intercambio es de bienes de capital, Ribeiro demuestra que la tasa de la economía abierta gT, resulta:

(

)

2 L gT= 2s – 1 2a LY – r A

(3.15)

Ribeiro hace un reconocimiento al iniciador del modelado de crecimiento basado en I & D sin escala, C. Jones (1999), quien modificó la expresión de Romer (cc. 1.2) de acumulación de conocimientos, obteniendo que la tasa de crecimiento de la tecnología es:

l.g gY= 1– fL

(3.16)


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 gL:tasa de crecimiento de la población

0 < l ≤ 1,

f<1

co el capital humano, determinado endógenamente dentro de una competencia monopolística.

Sin embargo, señala que en este caso el motor de la economía es la tasa de crecimiento de la población que es además exógena, hecho que es desvirtuado por la evidencia empírica; por lo que considera que es un modelo semiendógeno; a diferencia de (3.7) que es endógeno y el motor de la economía es la acumulación de capital humano.

• El progreso tecnológico no depende del número de investigadores sino de la tasa de acumulación de capital humano, y la tasa de crecimiento per cápita de la economía depende del ratio del número de trabajadores en bienes finales al número de investigadores. El incremento sólo de investigadores tendría más bien efecto negativo en el crecimiento.

Comentarios

• Cuando el ratio Ly / LA es muy bajo se podría producir una recesión que el sacrificio del consumo presente (r más pequeño) no podría compensar.

• El modelo de Ribeiro representa un avance respecto a modelos previos, ya que elimina el efecto de escala en el crecimiento equilibrado de la economía. • Presenta también posibilidades para el uso en políticas económicas, como en la aplicación de subsidios a la investigación. • Cuando hay intercambio comercial en una economía abierta, la tasa de crecimiento gT es mayor que en una economía cerrada. • A diferencia del modelo de Romer, en este modelo no se tiene el efecto de desborde del conocimiento (spillover), es decir no hay externalidades del stock de diseños. • Este modelo tiene como fuerza impulsora del conocimiento económi-

IV. Cambio tecnológico endógeno en modelos de cambio climático global En los modelos de largo plazo, como los modelos económicos de política medioambiental, generalmente se trata la tecnología como exógena. David Popp (2003) introduce el efecto de innovación inducida en el sector energía. El autor toma como base los modelos DICE (Dynamic Integrated Model of Climate and The Economy) (NORDHAUS, William: 2004) y RICE (Integrated Model of Climate and The Economy) (NORDHAUS, William: 2004 y Joseph BOYER: 1999) y lo modifica introduciendo 29


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento el efecto tecnológico en su modelo ENTICE (Endogenous Technological Change).

ción entre el stock de conocimiento y la eficiencia energética, y formula la siguiente expresión:

En el enfoque de la formulación del modelo, en lugar de considerar la orientación bottom-up que se centra en la especificación detallada de los sistemas de energía y que no incluye una descripción macroeconómica más completa, más bien adopta la top-down que vincula mejor la política medioambiental y la performance macroeconómica.

HE,t = h(RE,t) + (1–dH)HE,t-1

El modelo DICE es un modelo de crecimiento dinámico de la economía global que vincula la actividad económica, las emisiones de carbono y el clima; y el RICE es una extensión del DICE que divide el mundo en trece regiones. El modelo ENTICE toma elementos de estos dos modelos previos; del RICE considera las fuentes de energía del carbono como entrada en la función de producción tipo CobbDouglas, compuesta de la fuente proveniente del conocimiento más la de fluidos fósiles; y también del DICE, el enfoque global en lugar del regional. Estas consideraciones son adoptadas para tener mejor posibilidad de medir el cambio tecnológico global.

Formulación del modelo La contribución de Popp está en la introducción del cambio tecnológico inducido. Primero, establece la rela30

(6.1)

Donde: h E,t: el stock de conocimiento, en tiempo t h(RE,t): frontera de posibilidad de invención RE,t: investigación y desarrollo (R & D) en energía dH: tasa de posibilidad de decaimiento del conocimiento Esta expresión indica que el stock de conocimiento se va acumulando con base al que existió previamente y que además se va depreciando. La relación h(RE,t) de acuerdo a la información empírica indica que existen retornos decrecientes en la investigación en energía y que, debido a su especialización, el incremento de nuevos inventos se hace más difícil, lo que repercute en la ampliación de la frontera de conocimientos a lo largo del tiempo. En consecuencia, introduce la relación: b

f

h(RE,t) = aRE,t .HE,t 0 < a, b, f <1 que satisface; 2

∂h ∂h >0 , 2 < 0 ∂R ∂R

(6.2)


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Observando las ecuaciones (6.1) y (6.2) resultan prácticamente equivalentes a la ecuación (1.2) de Romer, cuando f = 1 (investigación a nivel macro); para el caso de investigación en áreas más específicas f < 1. Popp incorpora este resultado en la expresión del total de demanda de energía para la producción, conformada por un componente resultante del uso de combustibles fósiles y por otro componente que incorpora los avances tecnológicos que sustituyen y reducen el uso de combustibles fósiles.

Comentarios Entre los resultados relevantes obtenidos por Popp se tiene que: • La omisión de la innovación inducida en el modelo DICE produce una sobreestimación de los costos de cumplimiento de las políticas de reducción del carbono. • Los que diseñan las políticas que incorporan la tecnología para curar el cambio climático, deben dirigirse a los innovadores explicándoles que la eficiencia en la investigación en energía será rentable. • Las ganancias en bienestar a través de la tecnología serán básicamente en la reducción de costos de la estrategia de cambio climático y no en la reducción de la temperatura global, ya que los objetivos del Protocolo de Kyoto están orientados más a evitar el aumento con relación a los niveles de 1990.

V. Comentarios finales Al concluir este breve recorrido por la Teoría del Crecimiento Económico Endógeno cabe señalar que hemos partido de la contribución hecha por estudiosos fundamentales en la literatura científica como Paul M. Romer, Philippe Aghion y Peter Howitt; además, se ha revisado artículos adicionales que permiten tener una percepción del avance, perspectiva y limitaciones de este relativamente nuevo campo de estudio en la teoría económica. • La preocupación por identificar el factor o factores determinantes del crecimiento económico a largo plazo ha centrado la atención de los investigadores en los últimos cincuenta años, desarrollándose los modelos neoclásicos exógenos, luego los de crecimiento endógeno y sus consecuentes ampliaciones y modificaciones, siempre con el propósito de lograr la corroboración empírica. • Al cumplirse los quince años del artículo seminal de P. Romer (1986), connotados economistas emitieron sus comentarios autorizados. El profesor Sala i Martin (2002) destaca que antes de 1986 la investigación en la economía del crecimiento estaba relegada por la mayor atención dedicada por los investigadores a los ciclos económicos y a las expectativas racionales, lo que se reflejaba además en los libros de texto donde el tema del crecimiento económico tenía sólo un rol marginal. B. Bernanke (2001) recomienda 31


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento emplear en investigaciones futuras variantes de modelos de crecimiento endógeno para proporcionar una descripción más completa de la información cruzada entre países. Similarmente, el profesor Mark Rogers (2002) destaca que estos modelos han ampliado su ámbito al comercio internacional y flujo del conocimiento, pero que también deben ser una guía de la acción política. • Existen también opiniones discrepantes, además de la emitida por Paul Evans que resulta contradictoria al observarse que su modelo sugiere que un aumento de la innovación repercute en un mayor crecimiento, sin embargo recomienda no subsidiar ésta. Podemos mencionar también al profesor Stephen L. Parente (2001) quien sostiene que después del tiempo transcurrido (quince años del artículo de P. Romer), la Teoría de Crecimiento Endógeno todavía no ha sido útil para la compresión de por qué algunos países son pobres en relación con los EE.UU. ya que ésta es la principal cuestión para los economistas en la actualidad. • Peter Howitt (2002) publica un artículo donde comenta que las comparaciones cruzadas del PBI per cápita entre países no tienen un buen comportamiento para probar los modelos de crecimiento, y explica más bien que la convergencia se produce sólo en un selecto grupo de países a través del mecanismo de la transferencia tecnológica, debido 32

a que la tasa de crecimiento de la productividad es igual al producto de la frecuencia por la magnitud de las innovaciones, y que este producto tenderá a un valor internacional común. Su modelo explica además que los países que no tienen suficiente I & D se estancarán cada vez más a lo largo del tiempo. En una posterior publicación con Philippe Aghion (2004) sustenta la versatilidad de su modelo para analizar los factores determinantes del crecimiento a largo plazo y la convergencia. También cabe destacar la nueva demostración –con mayor precisión– del Teorema del Crecimiento Balanceado por el Profesor Charles I. Jones (nov. 2005). • Recientemente, en mayo del 2006, coincidiendo con los veinte años del inicio de la TCE, los profesores Philippe Aghion, Diego Comin y Peter Howitt han publicado un trabajo que en mi opinión significa un importante avance, ya que da respuesta a observaciones previas, como las de B. Bemanke y S. Parente, ya mencionadas, y responde en gran parte al llamado “acertijo de Lucas” (Lucas puzzle) cuya pregunta es, por qué en países pobres, donde el capital es escaso y por lo tanto la productividad marginal del capital debe ser alta, no se atraen inversiones que los harían converger hacia aquellos países o regiones de avanzada. Los autores desarrollan un modelo de crecimiento endógeno que relaciona el ahorro local y el creci-


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 miento económico en una economía abierta con inversión interna y externa. La idea central consiste en que el progreso tecnológico en países relativamente pobres requiere generalmente una conjunción de inversión externa y de esfuerzo de emprendimiento local, siendo que este último no puede ser fácilmente observado. El modelo predice que los países que están cerca de la frontera tecnológica no necesitan atraer inversión externa para emprender proyectos de innovación, y por lo tanto el ahorro interno no es determinante para el crecimiento; mientras que en los países relativamente pobres, con atraso tecnológico, el ahorro interno es importante para la innovación y el consecuente crecimiento, ya que permite que la banca local cofinancie proyectos atrayendo la inversión externa. Las predicciones del modelo son comprobadas empíricamente con una muestra de 118 países, dentro del periodo 1960-2000, lo que demuestra que el retraso en el ahorro interno está notablemente vinculado con el crecimiento de la productividad en los países pobres, pero no en los ricos. Este efecto se produce enteramente a través del Factor Total de Productividad (Total Factor of Productivity,TFP) en lugar de la acumulación de capital. Además, el ahorro interno está asociado significativamente con altos niveles de inversión externa directa e importación de equipamiento, cuyo efecto en el crecimiento económico es

notoriamente mayor en los países pobres que en los ricos. El modelo explica también que el contraste entre el alto crecimiento alcanzado por el Este asiático y el bajo y lento de Latinoamérica está en que la tasa de ahorro privado promedio de los primeros, en el periodo 1960-2000, fue de 25%, mientras en los segundos del 14 por ciento. • También Juan S. Blyde y Eduardo Fernández-Arias, en junio del 2006, empleando una función de producción Cobb-Douglas dentro del enfoque de Solow para una muestra de 73 países (20 de América Latina, 20 de países desarrollados y cinco del este asiático), desagregando las habilidades del capital humano y combinando la productividad del capital físico y capital humano (TFP), demuestran que la causa del lento y menor crecimiento de América Latina ha sido el bajo desempeño del TFP y no de los otros factores de acumulación en las últimas cuatro décadas. En particular, el Perú ha tenido el peor desempeño del grupo estudiado en TFP, pero el mejor en habilidades y destreza de los trabajadores, lo cual también muestra el error de la tradicional política de desarrollo económico y social de todos los gobiernos durante el siglo XX y que continúa en el presente, especialmente con respecto al desarrollo en ciencia y tecnología, y al sector laboral y social. • Finalmente, además de los comentarios que hemos realizado al término 33


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento de cada artículo revisado, podemos decir que la tendencia de la investigación en este campo se orientará más hacia aspectos microeconómicos, incorporando los cambios que se van produciendo en la economía

real, así como la influencia de las instituciones y otros factores en la eficiencia del sistema económico, a fin de obtener modelos que orienten las políticas económicas en forma más específica y útil.

Bibliografía ACEMOGLU, D., et al. (2004). Vertical Integration and Technology: Theory and Evidence, NBER, Working Papers 10997. AGHION, Phillippe y Peter HOWITT. (1992). “A Model Growth Trough Creative Destruction”, NBER Working Paper Series, Jan. 1990. En: Econometrica, Vol. 60. ______________________________. (2004). Growth with Quality-Improving Innovations: An Integrated Framework, Handbook of Economic Growth. AGHION, Philippe, et al. (2005) Academic Freedom, Private-Sector Focus, and the Process of Innovation, NBER, Working Paper N° 11542. AGHION, Philippe, Diego COMIN y Peter HOWITT. (2006). When does Domestic Saving Matter for Economic Growth? NBER Working Paper 12275, Cambridge, MA, USA. ATHANS, M. y P. FALB. (1996). Optimal Control. McGraw Hill. BERNANKE, Ben S. y Refect S. GÜRKAYNAK. (2001). Is Growth Exogenous? Taking Mankiw, Romer, and Will Seriously. Princeton University. BLYDE, Juan S. y Eduardo FERNÁNDEZ-ARIAS. (2006). Why Does Latin America Grow Slowly? Inter-American Development Bank. CERDA TENA, Emilio. (2001). Optimización Dinámica. Practice Hall, España. EVANS, George, Seppo HUNKAPONHSA y P. ROMER. (1998) Growth Cycles, NBER, July 1996. En: American Economic Review, Vol. 88, N° 3, June. EVANS, Paul. (2000). Are Innovation-Based Endogenous Growth Model Useful? Ohio State University, Department of Economics. 34


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 HOWITT, Peter. (2002). “The Research Agenda: Peter Howitt on Schumpterian Growth Theory”. En: Economic Dynamics Newsletter, Vol. 3, April. INTRILIGATOR, Michael D. (1971). Mathematical Optimization and Economic Theory. Practice Hall. JONES, C. (1995). R & D Based Models of Economic Growth. Journal of Political Economy. JONES, Ch. (1999). Growth: With or Without Scale Effects. AEA Papers and Proceedings. __________. (2004). Growth and Ideas. U.C. Berkeley and NBER. 2004. JONES, Ch. y D. SCRIMEGEOUR. (2005). The Steady-State Growth Theorem: Understanding Uzawa (1961). U.C. Berkeley and NBER. KIRK, D. (1970). Optimal Control Theory. Practice Hall Networks Series. LUCAS, R. E. (1988). On The Mechanics of Economic Development. Journal of Monetary Economics. LUYO, J. E. (1999). “Estabilidad Dinámica de los Mercados Eléctricos”. En: Revista de la Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima. MARÉ, David. (2004). What Do Endogenous Growth Models Contribute? Motu Working Papers 04-04. NORDHAUS, William. (2003). “Rolling the DICE: An Optimal Transition Path for Controlling Greenhouse Gases”. En: Resources and Energy Economies, Vol. 15. NORDHAUS, William y Joseph BOYER. (1999). Requiem for Kyoto: An Economic Analysis of the Kyoto Protocol. The Energy Journal. O’NEILL, Richard (2002) et al. Efficient Market-Clearing Prices in Markets with Nonconvexities, Harvard Electricity Policy Group. PARENTE, Stephen L. (2001). The Failure of Endogenous Growth. University of Illinois at Urbana-Champaign, Department of Economy, Knowledge Technology & Policy, Vol. XIII. 35


Luyo: Notas sobre la nueva economía del crecimiento POPP, David. (2003). ENTICE, Endogenous Technological Change in the DICE Model of Global Warming. NBER Working Papers Series, June. RIBEIRO THOMPSON, M. (2003). A Nonscale Growth Model with R & D and Human Capital Accumulation. NIPE, Univ. de Minho, Portugal. RIVERA-BATIZ, L. y P. ROMER. (1990). Economic Integration and Endogenous Growth. NBER Working Papers. ___________________________. (1991). “International Trade with Endogenous Technological Change”, NBER Working Papers, Jan. 1991. En: European Economic Review. Vol. 35, N° 4. ROGERS, Mark. (2002). A Survey of Economic Growth, Economic Record. ROMER, David. (2002). Macroeconomía Avanzada, McGraw Hill, España. ROMER, Paul. (2000). Should the Government Subsidize Supply or Demand. The Market for Scientist and Engineers? NBER Working Papers 7723. _____________. (1990). “Endogenous Technological Change”, NBER Working Paper 1989. En: Journal of Political Economy. _____________. (1990). Are Nonconvexities Important for Understanding Growth? NBER Working Papers. SALA i MARTIN, Xavier. (2002). 15 Years of New Growth Economics: What Have We Learn? Central Bank of Chile Working Papers, N° 172. STOFT, Steven y Paul M. ROMER. (2002). Power System Economics, Wiley, Interscience, USA. TEMPLE, J. (1999). The New Growth Evidence, Journal of Economic Literature. VARIAN, H. (1992). Microeconomic Analysis, W.W. Norton & Co.

* Graduado con “Distinción Unánime” UNI. Doctorando en Economía UNMSM. Master of Science in Systems and Control, USA. Postgrado en Energy Systems Design for Sustainable Development, ICTP, Italy; en Control Systems en Duke University, USA. Ex Jefe de la Oficina Central de Planificación, Director de Sección de Postgrado y Director de Escuela UNI. Past Decano y Jefe de Departamento Académico, UNMSM.

36


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

Competitividad, mercado y Estado Alejandro C. Vera-Vassallo*

Resumen El planeamiento del desarrollo ha de proponerse el dinamismo económico con desarrollo institucional, equidad social con formación de capital humano y competitividad internacional basada en el progreso técnico. El principio que se debe seguir es “tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario”, de manera que en ocasiones la intervención del Estado es imprescindible para el desempeño competitivo en el mercado. Palabras clave: Competitividad, neoliberalismo, intervención del Estado, capital humano, progreso técnico, estrategia de desarrollo.

37


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado Si existe una palabra que se pronuncia en cuanta reunión, foro o seminario en que se trata el desarrollo económico y social de un país, en esta era de la globalización, esa es “competitividad”. A la palabra competitividad se le atribuyen diferentes alcances conceptuales o definiciones discutibles, y a veces ininteligibles y desprovistas de algún grado de consistencia con las medidas o políticas que se llevan a cabo para su consecución o realización. El punto de partida de cualquier discusión sobre el tema, especialmente si ese se da en el marco de un proceso de planeamiento del desarrollo, tiene que ser una definición o precisión conceptual que necesariamente debe estar directamente ligada a la formulación de las políticas necesarias para generar un desempeño competitivo de la economía a la cual nos estamos refiriendo. Considero de la mayor importancia ordenar los debates al respecto, en los cuales debe participar la sociedad peruana como un todo, haciendo las siguientes precisiones:

1. Transnacionalización de la actividad económica e intensificación de la competencia internacional En primer lugar, hay que señalar que el proceso de globalización de 1

la economía mundial ha significado una acentuada tendencia a la transnacionalización de las actividades económicas desde el momento en que los avances tecnológicos que adquieren una particular aceleración en los años 70 y 80, principalmente de las tecnologías de información, permiten organizar la producción a escala internacional, por encima de nuestras fronteras. Se inicia un proceso de formación de redes de unidades productivas con diferentes localizaciones geográficas, a lo largo de las cadenas de valor agregado1, con estrategias corporativas cada vez más complejas que se denominan sistemas integrados de producción internacional, los cuales se dan principalmente en las actividades industriales con mayor contenido tecnológico. El actor protagónico de este proceso es la empresa transnacional (ET) que organiza la producción bajo nuevos criterios de organización industrial y vincula diferentes unidades productivas que desarrollan actividades de diversos sectores en diferentes países, con capitales de diferentes orígenes. Cuando decimos ET no nos estamos refiriendo solamente a General Motors, General Electric, Siemmens o Phillips; nos referimos también a ET peruanas como la cadena de restaurantes “El Otro Sitio”, que tiene subsidiarias en Santiago de Chile y otros países, y asimismo, a “sistemas corporativos transnacionales” donde

Cadenas de actividades productivas que van desde la extracción de la materia prima (producción primaria) hasta el producto transformado por la elaboración secundaria (incorporación de valor agregado y conocimientos o valor agregado intelectual). Proceso en el cual se demandan servicios al productor o exportador de diferente tipo (producción terciaria).

38


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 participan empresas matrices y filiales, extranjeras y nacionales. Esa organización internacional de la producción necesita también mercados donde la liberalización o eliminación de trabas al comercio internacional se hayan minimizado. Ello nos lleva a afirmar –por simplicidad expositiva y por extensión– que la globalización de la economía internacional ha presionado por la liberalización comercial y financiera en el mundo, y ha traído como consecuencia la desregulación de las economías desarrolladas y en desarrollo del mundo entero; situación que a su vez ha generado, como consecuencia obvia, una intensificación de la competencia entre productos de diversas marcas y orígenes. Desregulación2 e intensificación de la competencia que junto con la tendencia a la homogenización de los patrones de consumo que generan las telecomunicaciones, han dado lugar a una clara tendencia a la formación de un mercado global único.

2. Competitividad internacional basada en la incorporación de progreso técnico

Existe el reconocimiento progresivo y consensual de que la capacidad de competir en los mercados internacionales está basada principalmente en el talento, a nivel nacional y empresarial, para incorporar y difundir progreso técnico en el sistema productivo de bienes y servicios. En este campo del progreso técnico cabe destacar que las tecnologías de información tienen un poderoso impacto horizontal que incide sobre todo el aparato productivo de bienes y servicios en los ámbitos del diseño, la producción, la distribución y la comercialización. Lo anterior permite acortar el ciclo tecnológico (el plazo entre el diseño y la producción) y, consecuentemente, hace posible responder de una manera mucho más rápida y flexible que en el pasado a las nuevas demandas reales o inducidas. Este impacto de la globalización alude a dos conceptos sumamente importantes en materia de desarrollo productivo internacionalmente competitivo3. El primero se refiere al “capital humano”, el único capaz de albergar y desarrollar el talento requerido. El segundo se refiere a

Ausencia de barreras tributarias o arancelarias, de restricciones cuantitativas, administrativas o de cualquier otro tipo, etcétera. 3 Obsérvese que al hablar de un desarrollo productivo internacionalmente competitivo (es decir, al hablar de competitividad internacional) no se trata de minimizar costos y precios alterando los precios básicos de la economía (por ejemplo, reducción inconsecuente de salarios o la alteración irracional de la tasa de cambio) sino que se trata de fomentar la formación de capital humano e incorporar conocimientos tecnológicos al proceso productivo. De lo que se trata no es de crear círculos viciosos que conduzcan a la perennización del cholo barato pero analfabeto que no contribuye a la carrera por el mejoramiento y la eficiencia tecnológica, que es la carrera por la competitividad. Es decir, la vía auténtica hacia la competitividad es la que se basa en formación de capital humano y la incorporación de progreso técnico, a diferencia de la vía de las distorsiones salariales o cambiarias que es la vía falsa o espúrea que tanto escuchamos en los programas de la radio y TV. 2

39


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado la “tecnología” que no es otra cosa que los conocimientos productivos capaces de elevar la productividad que no solo habrá de permitir una mejor remuneración a todos los factores productivos, especialmente la mano de obra, sino que permitirá vender a menores precios y superar, o por lo menos igualar, los patrones de calidad; es decir, elevar la competitividad internacional de empresas y economías nacionales. Y no olvidemos que cuando hablamos de “capital humano” nos referimos a sus componentes esenciales: educación y capacitación, salud, vivienda, seguridad social, seguridad alimentaria y, esencialmente, cultura. Cultura entendida como formas de conocimiento y comportamiento social que privilegien una sociedad basada en la confianza y en la cooperación. Esto representa un enorme desafío tecnológico y cultural para América Latina y el Caribe. Las empresas de la región deberán procesar el correspondiente cambio tecnológico ya sea mediante generación endógena, a través de la I&D, o captación exógena, tanto por la vía de las importaciones de bienes de capital (tecnología incorporada), de la recepción de IED (equity technology) o a través de contratos interempresariales de transferencia de tecnología en operaciones de compra-venta (inversión extranjera cuasi-accionaria - IEC) o de capitalización de los conocimientos tecnológicos (una modalidad de IED aceptada en algunos países). De esta manera la transferencia de 40

tecnología constituye una de las modalidades más importantes de contribución de las ET al desarrollo de los países latinoamericanos y caribeños.

3. Capacidad social de absorción y el nuevo paradigma organizacional Se ha observado que el crecimiento de la productividad no es una función directa del incremento de recursos destinados a la Investigación y Desarrollo (I&D o R&D en inglés). Existe la creciente convicción de que “la capacidad social de absorción del progreso técnico” está directamente ligada a la introducción de cambios organizacionales de importancia significativa a nivel de las empresas, de las instituciones públicas y privadas, así como de las políticas gubernamentales concurrentes a tal fin. Un nuevo clima cultural está incubándose en la sociedad mundial. Nelson y Rosemberg (1993) lo denominan “tecnonacionalismo”, que expresa la firme creencia de que las capacidades tecnológicas de las empresas de un país son la variable crucial de su desempeño competitivo y que esas capacidades son en esencia nacionales y pueden ser desarrolladas a través de acciones nacionales. En este clima, ha adquirido particular relevancia el desarrollo de los sistemas nacionales de innovación


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 (SNI)4 cuya finalidad es reforzar las capacidades individuales y nacionales de negociación, asimilación, aprendizaje e innovación tecnológica. El SNI se puede definir como el conjunto de agentes económicos, de políticas y de instituciones que influyen en la introducción y difusión del progreso técnico en la economía (Dahlman, 1994). Puesto que en la mayoría de países en desarrollo la tecnología es básicamente importada, el SNI en un sentido amplio incluye las normas de tratamiento a la inversión extranjera y a los derechos de propiedad intelectual así como las regulaciones de diversa índole sobre la importación de bienes de capital. En general, estos SNI incluyen el conjunto de políticas que ordenan y catalizan el proceso de absorción y difusión del progreso técnico; políticas cuyo eficaz diseño, en el marco de una política de desarrollo productivo, es de importancia crucial. El SNI también incluye la red de agentes e instituciones públicas y privadas que apoyan o emprenden directamente actividades científicas y tecnológicas, incluyendo la I&D, la difusión tecnológica y la creación de capital humano. La eficiencia de los diversos elementos de esta red y su interacción dinámica con la actividad

4

productiva o empresarial es también de la mayor importancia para alcanzar un desarrollo competitivo. Finalmente, los SNI son directamente influidos por el clima general de política económica y el régimen de incentivos, ya que estos determinan en gran medida cuánto esfuerzo, o lo que es lo mismo cuánta inversión es destinada a reducir costos, mejorar calidad y proveer un creciente rango de bienes y servicios competitivos nacional e internacionalmente como resultado de los nuevos desarrollos tecnológicos. El éxito de cualquier SNI no depende sólo de la capacidad de cada uno de sus elementos constitutivos sino también de la forma en que interactúan en conjunto (Alcorta y Peres, 1996). En el plano empresarial, los nuevos métodos de gestión y modalidades organizacionales de las firmas son las características fundamentales de una mayor flexibilidad y calidad de la producción. Estas nuevas formas organizacionales tienen relación con conceptos actualmente muy difundidos tales como “justo a tiempo” (just in time inventory), “cero defecto” (zero defect), “calidad total” (total quality control), “reingeniería” (reengineering). Las nuevas modalidades

Véase Richard Nelson, National Innovation Systems donde se describe el desarrollo institucional, principalmente de los países del Asia Oriental, que permite entender cómo se produce el desarrollo de economías internacionalmente competitivas a través de la incorporación de progreso técnico. En suma, se describe cómo los países emergentes del sudeste asiático, en su búsqueda de la competitividad, logran una suerte de desarrollo institucional que en las colonias anglosajonas de América se dio espontáneamente por un efecto de migración cultural explicable pero que, en los “cuatro tigres” del Asia en desarrollo, se generó por un esfuerzo deliberado de crear un tejido institucional imprescindible para cualquier desempeño, nacional e internacionalmente, competitivo.

41


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado que asume la organización industrial apuntan a disminuir los costos y elevar la calidad como base del fortalecimiento competitivo.

4. Erosión de las ventajas comparativas de los países de la región La creciente relevancia del diseño, unida a la automatización de la producción, distribución y comercialización, están erosionando progresivamente la presunta ventaja comparativa basada en la mano de obra barata. Los factores competitivos más importantes son ahora, y lo serán aún más en el futuro, la calidad, la rapidez y la confiabilidad de la entrega y sobre todo la capacidad de diversificación de la amplia gama de bienes y servicios requeridos por los consumidores; principalmente la demanda dinámica de los países industrializados y de las economías de reciente industrialización. El paso que está teniendo lugar en el escenario económico mundial de la producción metal-mecánica a la producción informatizada requiere cada vez con mayor urgencia el cholo educado, capacitado, capaz y competente en todos los ámbitos de la estructura productiva y en todo el proceso económico en general. En el plano de los recursos naturales, en los que la región es relativamente pródiga, se observa cada vez con más nitidez la existencia de un 42

proceso amplio de ahorro de dichos recursos en el proceso productivo. Esto se ha visto estimulado y favorecido por la intensificación de la competencia, la cada vez más estrecha integración entre diseño y producción, la automatización del control del proceso productivo para elevar la eficiencia en el uso de las materias primas y la introducción de nuevos materiales sintéticos.

5. Elementos centrales de una estrategia de desarrollo competitivo Sobre la base de los criterios expuestos en los párrafos precedentes podemos intentar definir los elementos centrales de una estrategia de desarrollo orientada a lograr el dinamismo económico con desarrollo institucional, una equidad social con formación de capital humano y una competitividad internacional basada en la incorporación de progreso técnico. Estos conceptos no solamente constituyen los puntos importantes de un círculo virtuoso del desarrollo económico y social sino que, sobretodo, son elementos esenciales de política de desarrollo que se reclaman simultáneamente. Los elementos centrales de esa estrategia de desarrollo son competitividad y progreso técnico. La competitividad puede definirse a través de dos nociones complementarias: a nivel de la economía en su conjunto y a nivel de un producto (bien o servicio) específico.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

i.- Competitividad a nivel de la economía en su conjunto:

definiciones suponen la “incorporación de progreso técnico”.

Se dice que una economía es competitiva si, en un marco general de equilibrio macroeconómico, tiene la capacidad de incrementar (o al menos mantener) su participación en los mercados internacionales y simultáneamente lograr una elevación de los niveles de bienestar de su población.

Progreso técnico es la capacidad de imitar, adaptar y desarrollar procesos de producción de bienes y servicios antes inexistentes en una economía como la nuestra (es decir, el automóvil con inyección computarizada es un bien que no existía en la época de los autos con carburador). En otras palabras, el progreso técnico es el tránsito hacia nuevas funciones de producción y supone diferentes fases de un proceso que se conoce como el ciclo básico del desarrollo competitivo: 1) aprendizaje industrial y tecnológico, 2) innovación tecnológica y 3) elevación de la competitividad internacional. Estas fases, que son indesligables de un planeamiento del desarrollo nacional y regional, están íntimamente ligadas a un desarrollo institucional del cual ni siquiera se habla en el Perú y que supone, entre otras cosas, el fomento y desarrollo de los denominados sistemas nacionales de innovación a los cuales ya nos referimos.

ii- Competitividad a nivel de un bien o servicio (producto): Un producto es competitivo si consigue mantener o sostener los patrones de eficiencia vigentes en el resto del mundo, en cuanto a utilización de recursos y calidad del producto ofrecido. Ambas definiciones se implican la una a la otra, por lo menos en el mediano plazo: en un contexto de salarios reales crecientes (elevación del nivel de vida) sólo es posible aumentar la participación en el mercado internacional siempre que la “utilización de los recursos” para producir un bien determinado, a un nivel de calidad similar al patrón internacional, se haga incorporando progreso técnico (usando la mejor tecnología o sea la mejor práctica tecnológica). Ambas

5

La competitividad es función directa del progreso técnico y supone contrastar o comparar las “prácticas tecnológicas” (PT) de nuestro país con la mejor PT del mercado internacional en condiciones comparables de dotación de recursos.5

Existe un proyecto de asistencia técnica y financiera del BID que tiene como objetivo fomentar la formación y desarrollo de los sistemas nacionales de innovación, pero el mismo tropieza con problemas que se ubican en la actual estructura del Estado. Funciones y responsabilidades tan importantes como esa deben ubicarse en el Ministerio de la Producción o al más alto nivel de la estructura administrativa, junto con el planeamiento del desarrollo.

43


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado En general, en esta “incorporación de progreso técnico” que caracteriza el desarrollo productivo competitivo en esta era de globalización, han jugado un papel determinante: i) la intensificación de la competencia internacional. ii) el propio desarrollo y creciente difusión de las tecnologías de información (microelectrónica, computación y telecomunicaciones). Es decir, una inserción internacional exitosa (entendida como opuesta o contraria a una inserción asimétrica que pone énfasis en la exportación de productos de escaso dinamismo en el comercio mundial, tales como los productos primarios) es aquella vinculada a: - la utilización eficiente de los recursos en el proceso productivo, - la capacidad de emprender actividades que requieren un valor agregado intelectual cada vez mayor (léase: proceso deliberado de industrialización). La política de desarrollo nacional que debe servir de marco de referencia fundamental a las políticas de desarrollo regionales tiene que actuar en un contexto de equilibrios macroeconómicos. Ello quiere decir que la definición de competitividad se formula en un contexto en que las señales macroeconómicas o régimen de incentivos macroeconómicos (tipo 44

de cambio, tasa de interés, aranceles, salarios reales) permitan mantener un grado razonable de equilibrio interno y externo en el largo plazo. Es decir, se descarta la competitividad espuria (o transitoria) basada en: - políticas cambiarias irreales o insostenibles (sobrevaluación o subvaluación de la moneda nacional); - distorsiones del proceso de ahorro e inversión por un costo del dinero (tasa de interés) irreal o insostenible al desalentar la reestructuración (inversión) competitiva; - una política de salarios reales bajos que limita o desvirtúa el proceso de formación de capital humano y nos lleva en una dirección equivocada en la búsqueda del desarrollo productivo internacionalmente competitivo, el mismo que debe poner énfasis en el desarrollo institucional al que hemos aludido anteriormente. La generación y adopción de progreso técnico (generación endógena y captación exógena) así como el efecto resultante: el incremento de la competitividad internacional, constituyen procesos de carácter sistémico, en el sentido de que el desempeño tecnológico de las economías depende de la presencia de un conjunto de sinergias y externalidades de diverso tipo, más que de las reacciones maximizadoras de las empresas individuales como reacción a los cambios en el sistema de precios. Por ejemplo,


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 ningún precio específico o ninguna luz roja nos alertará sobre la urgencia de construir un puerto para poder exportar competitivamente, pero el carácter sistémico de la competitividad nos hará entender su necesidad. El desarrollo de un proceso signado por el binomio progreso técnicocompetitividad está influido por un conjunto de factores, muchos de los cuales no se reflejan en el sistema de precios, factores que no tienen expresión tangible en las señales del mercado. Por esta razón, la adopción de precios correctos, o sea la eliminación de las distorsiones en el sistema de precios, es una condición necesaria para el progreso técnico y para la innovación tecnológica. Pero esa “eliminación de distorsiones de precios” resulta insuficiente si se considera que ella conduce únicamente a un mejor aprovechamiento de las ventajas comparativas estáticas pero no supera el rezago tecnológico acumulado ni supone la realización del esfuerzo requerido para desarrollar ventajas comparativas dinámicas (ventajas competitivas).

6. Bases de un planeamiento democrático concertado a nivel nacional y regional, para lograr una economía internacionalmente competitiva Un planeamiento democrático concertado significa la búsqueda de consensos y el aprovechamiento de las

sinergias del sector privado y sector público, considerándose necesaria la participación de los diferentes poderes del Estado (Congreso y Gobierno Central), del sector privado y de la denominada sociedad civil (productores, gremios, colegios profesionales, universidades y otras entidades académicas, entre otros). Sin embargo, la existencia de objetivos que apuntan al incremento de la competitividad internacional de la economía nacional exigiría que se mencione y de alguna forma se incluya a todas aquellas instituciones y organizaciones que pertenezcan o llegarán a pertenecer a ese tejido institucional (inexistente o no organizado en el país) que se conoce actualmente en la esfera internacional como Sistemas Nacionales de Innovación (SNI). Estos SNI son el conjunto de entidades e instituciones encargas de propiciar la incorporación de “progreso técnico” en la estructura productiva de bienes y servicios del país en conjunto o de la región a que nos referimos. Obviamente, tendría que pensarse en el adecuado canal de representatividad y los requisitos de esta última. En este caso, estaríamos refiriéndonos a los “sistemas nacionales de innovación” mayormente vinculados a la producción de los sectores y regiones específicas que se está considerando, incluyendo los diferentes agentes económicos nacionales y extranjeros, organizaciones de naturaleza privada y pública, tales como empresas productoras de bienes y servicios, organismos de investigación y desarrollo, entidades de extensión industrial, universidades 45


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado y otros centros académicos de formación de capital humano, centros de información tecnológica, entre otros.

Las limitaciones del enfoque neoliberal Cabe señalar la necesidad de conceptualizar de una manera específica lo que es una política de desarrollo formulada, aplicada y ejecutada por un Gobierno en el marco de un planeamiento del desarrollo concertado y participativo. Al respecto: 1) Una política de desarrollo sectorial o regional surge en el contexto de una administración del Estado que tiene diversas perspectivas y responsabilidades sectoriales y temáticas, la mayoría de las cuales se interrelacionan y por lo tanto exigen un marco teórico conceptual que le confiera unidad y armonía al conjunto de políticas sectoriales de desarrollo que se confunden o integran en la política nacional de desarrollo y se expresan en las políticas de desarrollo regionales. 2) Ese marco teórico conceptual debe definir el estilo o lo que se ha dado en llamar el “modelo de política de desarrollo”, el mismo que surge de la generalización de las hipótesis sobre el comportamiento del sistema en lo económico, social y políti6

co basado en los diversos cuerpos teóricos existentes. Sin embargo, el punto de partida de esta definición es el que se refiere a la naturaleza de las ciencias sociales. Las ciencias sociales tienen una característica distintiva por la intrínseca e inevitable subjetividad del “objeto” y del “sujeto” de dichas ciencias sociales que en ambos casos es el hombre o la sociedad humana. Mientras que las leyes resultantes en las ciencias naturales tienen validez universal6, las afirmaciones, conclusiones, tesis, postulados, leyes, etc., en el campo de las ciencias sociales están condicionadas por las coordenadas de tiempo y espacio donde se realizan las observaciones de base. En otras palabras, las políticas económicas y sociales no tienen validez universal o lo que es lo mismo, lo que es bueno y recomendable para un país no lo es necesariamente así para otro. Por ejemplo, el precio de la papa para un país que tenga un buen sistema de evacuación de la producción (infraestructura que conecte los centros de oferta y demanda) y además un buen sistema de información agropecuaria (información sobre volumen de producción, calidad y oportunidad por valle y precios en el origen), puede tener un mercado regional o nacional (entendido como

La gravedad, entendida como la fuerza de atracción de los cuerpos que se expresa en la aceleración de cualquier objeto en caída libre, tiene prácticamente el mismo valor en cualquier punto del planeta Tierra. Mientras que la mayor producción de carne de cerdo o vacuno puede ser la solución del déficit de proteínas animales en el Perú, no lo es de ninguna manera en Israel, para el primer caso, ni en algunos sectores de la India, para el segundo.

46


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 un mecanismo social) desprovisto de rigideces estructurales o de otra naturaleza que le permitirían funcionar en régimen de competencia perfecta7. Por lo tanto, dicho mercado podría ser un mecanismo adecuado de asignación de recursos para la inversión a través del sistema de precios. Caso al que se acerca Chile que tiene un sistema semanal de información proporcionada por el sector privado y una red de conexiones viales en una realidad geográfica que le permiten una buena evacuación de la producción agropecuaria. Sin embargo, en el caso del Perú, donde los productores de Andahuaylas deben vender la papa a diez centavos de sol por kilogramo cuando dicho producto se vende en Lima a un precio que oscila entre uno y dos soles por el mismo kilogramo (depende de la época), el mercado está insuficientemente desarrollado y adolecería de una clara incapacidad para asignar recursos para la inversión en forma adecuada. El ex ministro de Agricultura, señor Quimper, le propuso al ex ministro de Economía y Finanzas, señor Boloña, que si el modelo de política de desarrollo se iba a basar en los designios del “mercado libre”, entonces, en forma consistente, tenía que liberar los recursos presupuestales para desarrollar, dentro del más

7

claro ejemplo de “subsidiaridad del Estado”, un sistema de información semanal de volúmenes producidos, calidades, oportunidades y precios de origen por cada valle del país. La propuesta fue rechazada por el ex ministro del MEF, en funciones estrictamente de Hacienda Pública y sin considerar las funciones y responsabilidades correspondientes del Ministerio de Economía en materia de política de desarrollo económico y social. Hay dos conclusiones que emergen de las consideraciones teóricoconceptuales precedentes: Primero, que hay que sustentar ese marco orientador arriba mencionado en un principio basado en el análisis estructural que, en materia de asignación de recursos para la inversión, se sintetiza en “tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario”; y Segundo, la intervención directa del Estado a veces constituye el primer paso, en ocasiones transitorio, pero imprescindible para el desarrollo de los mercados y el funcionamiento de los mismos en régimen de competencia perfecta, lo que obviamente tiene que ver con el papel del Estado en el desarrollo.

Para que un mercado funcione en régimen de competencia perfecta debe reunir ciertos requisitos tales como: i) libre acceso para aquellos que quieran integrarse al mercado como parte de la oferta o la demanda, ii) homogeneidad y diferenciación del producto (no se puede hablar del mercado de los tubérculos sino del mercado de la papa blanca o de la papa amarilla o del camote, etc.), iii) plena y oportuna información de todos los sectores que conforman la oferta y demanda.

47


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado En el ejemplo mencionado de la papa, no hay ningún indicador de mercado, ni ningún precio específico, en el caso del Perú, que estimule o interese al sector privado a invertir en infraestructura para la evacuación de la producción de los valles serranos o para invertir y desarrollar un sistema de información como el comentado para la producción agropecuaria. En este caso, es absurdo e inconveniente basar exclusivamente la política de desarrollo, global, sectorial o regional, en los indicadores de mercado libre y de restringir al Estado a mantenerse al margen de una necesaria acción promotora y de una urgente intervención directa para propiciar los equilibrios económicos y sociales y el correspondiente desarrollo espacial y sectorial. En este contexto, la afirmación de que “no debe tenerse ningún temor de basarse en los indicadores del mercado” adquiere entonces el carácter de una aseveración de mucho riesgo si comprendemos las limitaciones de los mercados de bienes y puede asumir las características de una afirmación dogmática, que por no pertenecer a la esfera de la religión sino del pensamiento científico, puede frustrar las posibilidades del sistema capitalista y democrático de constituirse en el sistema económico y social compatible con el desarrollo de “sociedades 8

abiertas”8 y ajenas a cualquier forma de autoritarismo. Este juicio sobre las limitaciones del mercado para reemplazar al planeamiento es aún más contundente cuando podemos señalar que los mercados de factores productivos (capital, mano de obra, tecnología) son teóricamente incapaces de funcionar en régimen de competencia perfecta por causas que tienen que ver con el requisito de la “plena información” que deberían tener los integrantes de la oferta y la demanda. Para muestra un botón: si un agente económico (oferta) vende una patente o conocimiento tecnológico (para producir un bien determinado) a una empresa concreta (demanda), esta última no sabe cuanto le costó producir esa tecnología al vendedor y tampoco puede dominar dicho conocimiento productivo antes de comprarlo. Es decir, la empresa demanda una caja negra y cerrada que para saber qué contiene primero debe comprar. Esta es una asimetría total en materia de la necesaria información plena que debe existir a nivel de la oferta y la demanda, entre vendedor y comprador de tecnología, la misma que sólo puede ser subsanada parcialmente a través de la existencia de “centros de información tecnológica”, de naturaleza privada o pública, sobre los precios de referencia proporcionados por la

Como denomina Karl Popper a las sociedades sin verdades oficiales y capaces de albergar y procesar diferentes interpretaciones de la realidad y diversas soluciones democráticas a los problemas económicos y sociales existentes en un país concreto.

48


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 investigación de casos semejantes9. Entonces, repetimos, en materia de mercado sólo podemos adscribir racionalmente al principio de “tanto mercado como sea posible, tanto Estado como sea necesario”, en ese orden y con esa concepción central de que el desarrollo debe basarse en un sector privado, en el cual debe recaer la principal responsabilidad en materia de desarrollo dando, eso sí particular importancia al aprovechamiento de las sinergias de la cooperación del sector público y el sector privado. Esta posición discrepante con el dogmatismo de mercado y en favor del enfoque neoestructural no debe confundirse de ninguna manera con el desconocimiento de que todas las economías de este planeta, con la desaparición de las economías de planificación centralizada (o su ingreso a un proceso de transición, como el caso de China), son economías de mercado en donde las diferencias que se observan entre los países están en los grados de intervención del Estado. Lo que no existe en ninguna parte son las economías de mercado libre10, concepción que sólo se mantiene a nivel de supuestos teóricos que no se

condicen con la realidad. Por ejemplo, el grado de intervención del Estado en la economía norteamericana es mayor que el que ha tenido y tiene en Argentina o Perú, con diversas razones y explicaciones. Y finalmente, en materia del papel del Estado en los países desarrollados, cabe señalar que los subsidios expresados en términos de “costo neto gubernamental” de los países de la OCDE han sido muy significativos en el interés de apoyar al sector manufacturero de los estados miembros llegando al 2,5% del Valor Agregado Industrial del conjunto de dichos países, sin incluir los cuantiosos recursos entregados por los sistemas oficiales de defensa que son de naturaleza secreta11. Adicionalmente, el monto de los recursos destinados a subsidiar la producción de alimentos de origen agropecuario en los mismos países de la OCDE es del orden de los mil millones de dólares estadounidenses diarios introduciendo serias distorsiones en el funcionamiento de los mismos. En conclusión, por estas razones los mercados internacionales subsidiados tampoco permiten

Una investigación de la antigua Junta del Acuerdo de Cartagena reveló que los precios de las mismas patentes adquiridas por los países andinos variaban en proporciones de 1 a 20, dependiendo de la fuente del conocimiento, o de la capacidad de negociación en el marco de la asimetría existente o del circunstancial acceso a la información del caso. 10 Véase World Bank (1993). The East Asian Miracle, Economic Growth and Public Policy, Oxford University Press, en donde dicho organismo internacional acepta, por primera vez, que la intervenciones selectivas del Estado son uno de los factores explicativos del éxito de los países del Asia Oriental y no las prácticas neoliberales, donde los “cuatro tigres” representan los únicos países que alcanzaron, a partir de mediados del siglo pasado, la categoría de “economías de reciente industrialización”. Importante punto de inflexión en el pensamiento económico de dicho organismo. 11 Ver A. Vera-Vassallo (1995). “La importancia de la tecnología en el desarrollo de América Latina y el Caribe”. En Apuntes No. 36, Lima, Revista de la Universidad del Pacífico. 9

49


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado el funcionamiento de los mismos en régimen de competencia perfecta y, salvo que se acepte la permanencia de esa injusticia que afecta a los países en desarrollo como un fenómeno permanente e inmodificable, los mercados internacionales serán también incapaces de orientar con señales de precios la correcta asignación de recursos para la inversión. Tampoco debe confundirse el señalamiento de las limitaciones del enfoque neoliberal con el populismo, emparentado con la negación de la imperiosa necesidad del manejo cuidadoso de la política macroeconómica, especialmente en los aspectos fiscales y monetarios, prerrequisito del desarrollo económico y social. La necesidad de reclamar la existencia de un Estado líder y promotor del desarrollo12 tampoco significa negar la tendencia universal a conferirle mayores responsabilidades al sector privado en el desarrollo de la economía mundial y de las economías subdesarrolladas en particular. Este planteamiento es esencial en materia de concepción del “modelo de desarrollo”, el mismo que debe preceder a la formulación de las políticas de desarrollo, global, sectorial o regional y debe ser comprendido cabalmente cuando se alienta el

propósito de construir una economía competitiva, a nivel nacional e internacional. Debemos destacar en este campo que la competitividad es un concepto sistémico, es decir que dicha eficiencia productiva no depende única y aisladamente de una unidad o empresa productora determinada sino de una red de relaciones de ésta (o mejor, de cada unidad productiva) con su entorno económico, social e institucional. Entorno en el que la eficiencia o competitividad de las empresas abastecedoras de insumos y de bienes de capital, los servicios para la producción, la infraestructura física necesaria para el transporte de la producción (carreteras, puentes) o para la exportación (puertos y aeropuertos), entre otros, influyen en forma decisiva en la competitividad de la empresa determinada a la que nos referimos. Pero muchos de esos elementos del entorno mencionado y de los requerimientos de economías externas a la empresa en cuestión no se reflejan necesariamente en el sistema de precios. De esta manera es imposible que las señales del mercado estimulen la inversión privada para el logro de las características y elementos integrantes de ese entorno; es decir, por ejemplo, un ferrocarril que vaya de Bayovar hasta el valle del Huallaga habilitaría enormes superficies de tierra para

Alice H. Amsden, Phd del London School of Economics y funcionaria del Banco Mundial, señala en su libro Corea, una experiencia exitosa de Industrialización Tardía (Editorial Norma) que no existe en la historia universal experiencia de desarrollo industrial que no haya estado acompañada de la presencia de un Estado líder y promotor del desarrollo. 13 La competitividad (sistémica) de las empresas productivas hace posible, por simple agregación, una economía internacionalmente competitiva. 12

50


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 la producción agropecuaria y el desarrollo agroindustrial derivado, también propiciaría y facilitaría un cambio en el ordenamiento territorial del norte del Perú y un nuevo “zoneamiento agroecológico” de la producción primaria y secundaria. La construcción de dicha infraestructura no podría ser hecha por la aparición de señales de mercado incentivadoras de la inversión privada, pero sí puede ser concebida en el marco de un ordenamiento territorial adecuado. Podría ser construida por el Estado con el apoyo de la cooperación externa (creando el mercado y desarrollando la región) para luego ser vendida al sector privado en el momento propicio. Se trataría de una intervención directa del Estado donde el mercado ni siquiera está operando y por tanto no puede ser mecanismo de asignación de recursos para la inversión y el desarrollo. Además, se daría paso a una privatización asociada a una política de desarrollo productivo y de desarrollo económico y social, y no una privatización que sólo represente la venta de las “joyas de la abuela” para dedicar los recursos resultantes en proporción sustantiva a ser volatilizados a través de gasto público corriente, lo que significaría una pérdida patrimonial para el país14. 14

Agroindustria, competitividad y desarrollo regional Una política de desarrollo agropecuario, en este mundo globalizado, no puede desligarse del propósito de alcanzar un desempeño internacionalmente competitivo de la economía nacional, lo que necesariamente significa la búsqueda de una inserción lo más simétrica posible en los mercados mundiales. Es decir, es de importancia esencial para el desarrollo nacional la producción y exportación de productos con alto valor agregado (VA), especialmente VA intelectual, el mismo que es directamente proporcional al dinamismo que alcanzan las exportaciones en el comercio internacional. No podemos seguir –basando nuestra inserción en la economía internacional– en una relación totalmente asimétrica, que significa exportación de materias primas e importación de bienes manufacturados de tal forma que, como ha sido reiteradamente demostrado, la relación de precios del intercambio evoluciona desfavorablemente para nosotros, lo que nos ocasiona una pérdida persistente y sistemática en el ingreso nacional que, en el caso del agro, afecta principalmente el área rural por la relación desfavorable de los precios de la ciudad y el campo. Por

Una discusión más amplia del tema debería involucrar, entre muchos otros, los siguientes: i) ¿cómo es que la única forma de atraer capital extranjero es privatizando y qué pasa cuando las posibilidades de privatizar se terminan? y ii) ¿por qué se pone tanta expectativa en el capital extranjero para lograr el desarrollo del país? En realidad, las cuentas nacionales señalan que el mayor esfuerzo, y el más importante para incrementar la capacidad productiva y por ende el desarrollo nacional, está hecho por la inversión nacional.

51


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado otro lado, una inserción internacional asimétrica significa vincularse con la economía internacional a través de los productos de menor dinamismo en el mercado de los países más desarrollados. En otras palabras, los conocimientos teóricos y las verificaciones empíricas ponen en claro que el dinamismo de las exportaciones en el comercio mundial es función de su contenido tecnológico, de tal forma que a mayor sofisticación tecnológica se comprueba un mayor dinamismo en el crecimiento de la demanda y de los precios y, por tanto, mayor capacidad de arrastre de la economía internacional sobre la economía nacional exportadora. Cualquier ciudadano puede entender esto comparando nuestras compras de kivi, salmón o uvas chilenas con nuestras necesidades de compra de automóvil, televisor, videograbadora o computadora procedentes, por ejemplo, de Corea del Sur, un país de reciente industrialización. No podemos ignorar que somos un país rico en recursos naturales, muchos de los cuales son de origen agrícola, pesquero, minero. Pero hay que desterrar una idea que llegó a circular en algunas esferas del pensamiento económico, de que “los recursos naturales son una maldición”. Por el contrario, es imprescindible

entender que si bien no tenemos un ministro encargado de la política de desarrollo y especialmente del desarrollo productivo15, es posible y es de urgente necesidad poner en marcha un estilo de desarrollo que suponga la aplicación de cuerpos teóricos de actualidad para llegar al diseño de un “modelo de desarrollo productivo” que debe inspirarse en la urgente necesidad de lograr una transformación productiva con equidad social. Existen numerosas fuentes que podrían sacarnos del simplismo actual, sin más sustento que el de la fábula bien contada, de que “el mercado lo arregla todo”. Entre esas fuentes de conocimiento están: - la teoría de la industrialización tardía de la que nos habla Alice H. Amsden, por ejemplo, y sus exitosas aplicaciones en los “cuatro tigres o dragones” del Asia Oriental; - las recientes formulaciones de CEPAL, desde fines del siglo pasado, con la denominada TPE, que en Chile se denomina oficialmente por el gobierno como política de “Crecimiento económico con equidad social” adoptada desde 1994; - la aún más conocida variante denominada “teoría de los clusters “ que no es otra cosa que el “desarrollo a partir del complejo empresarial en torno a un recurso natural” y que

Recientemente se ha creado el Ministerio de la Producción en lo que podría denominarse como remedo de Reforma del Estado. 16 Cluster es una palabra inglesa que significa costra. 15

52


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 parte del reconocimiento de la experiencia de países con abundantes recursos naturales que han llegado al desarrollo económico y social como Canadá, Finlandia, el propio Estados Unidos de América. En todos los casos se trata de países que no se quedaron en la explotación primaria ni semiindustrial sino que avanzaron decididamente hacia el desarrollo de un complejo empresarial (cluster) aprovechando los eslabonamientos hacia adelante, hacia atrás y hacia los lados de la explotación primaria, de tal manera de construir un complejo empresarial multisectorial en donde se ubican, en términos generales, empresas que producen: Hacia atrás: producción industrial de insumos especializados y bienes de capital, centros académicos de enseñanza universitaria o de capacitación intermedia, centros de información tecnológica, empresas de servicios al productor y al exportador (centros de consultoría y asistencia técnica, centros de I&D, empresas financieras, telecomunicaciones, computación, etc.); Hacia adelante: producción de manufacturas de la materia prima con creciente incorporación de valor agregado al producto natural eje del cluster y a los sucesivos productos derivados; Hacia los lados: empresas de generación de energía eléctrica, procesos de automatización, empresas de contabilidad y auditoría, comercialización, logística, industrias ambientales, etc.

En términos generales, la nueva política o modelo de desarrollo productivo se basa en un criterio central que es el carácter sistémico del progreso técnico y la competitividad internacional. Es decir, que estos procesos productivos, con incorporación de progreso técnico y elevación de la competitividad internacional, dependen de la presencia de un conjunto de sinergias y externalidades que se ubican en el entorno de las empresas, las mismas que no son otra cosa que indispensables obras de infraestructura física (carreteras, puentes, puertos), eficientes empresas productoras de insumos, bienes de capital y otros componentes de la producción final de las empresas; eficientes servicios financieros y de otra naturaleza, entre otras empresas productoras de bienes y servicios, todo ello proporcionado por una combinación de entidades privadas y públicas. En otras palabras, dichos procesos de desarrollo productivo están influidos por un conjunto de factores, muchos de los cuales no se reflejan en el sistema de precios, no tienen expresión tangible en las señales del mercado. Señales de mercado que, siendo muy importantes, no constituyen los únicos elementos de juicio para tomar una decisión en materia de inversión y de desarrollo económico y social. Otra razón para pensar en la necesidad y conveniencia de un sistema de planeamiento estratégico. Razón adicional para comprender la afirmación de Alice H. Amsden, Phd del London School of Economics y ex funcionaria del Banco Mundial, 53


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado cuando en su obra citada menciona que no existe un sólo caso, incluidos los actuales países industrializados, de desarrollo nacional sin una participación decidida de los respectivos estados nacionales. Sobre todo cuando muchos de los bienes ofertados en el mercado nacional no operan en régimen de competencia perfecta y los países de la OCDE subsidian sus producciones alimenticias de origen agropecuario en un monto mayor a los 1,000 millones de dólares diarios distorsionando así los mercados internacionales. Argumentos suficientes para reafirmar la necesidad de tener “tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario” y desterrar la idea de la subsidiaridad de ninguno de los principales agentes del desarrollo nacional. Lo que urge desarrollar es una política racional de máximo aprovechamiento de las sinergias de la cooperación del sector público y el sector privado. El Perú es un país inmensamente rico en recursos naturales y tiene mil oportunidades para aplicar la “teoría de los clusters” en donde se fusionen el desarrollo de la industria de transformación con las inmensas posibilidades del desarrollo regional y dentro de éste del desarrollo rural, ámbito en el cual se ubican los recursos a los que nos referimos. Existe infinidad de ejemplos de lo que podría ser la aplicación masiva

17

Irlanda acaba de patentar la chicha de jora.

54

de esta teoría. Entre los ejemplos se puede citar: el cluster del chocolate, donde sólo debemos considerar que en el norte y en el sur hay producción de cacao, hay producción de leche y de azúcar (especialmente en el norte). Suiza no tiene ni cacao ni caña de azúcar. La pregunta que cabe hacerse es: ¿qué tienen los suizos que no tengamos nosotros? La respuesta es que tienen el conocimiento productivo: la tecnología. Esa es nuestra meta para fabricar chocolates de la calidad del Toblerone y los Hershey y a menor precio, a precios competitivos. La teoría de los clusters tiene infinitas posibilidades de aplicación en el Perú en el caso de los minerales y productos pesqueros, además de las innumerables aplicaciones posibles con base en la producción agropecuaria donde existen incontables casos de plantas edulcorantes, medicinales, revigorizantes, antiinflamatorias, tintes, entre otras; además del café, cacao, caña de azúcar, lúcuma. Hay que ver el caso de Chile que produce Capuccino y chocolates –que nosotros importamos– sin tener ni café ni cacao. Asimismo, el vecino del sur está perfeccionando el germoplasma de su lúcuma (pequeña y descarnada) con el aporte gratuito de la lúcuma peruana, como ya lo ha hecho antes con la chirimoya a la cual ahora llama “chilimoya”, nombre con el cual la ha patentado. Se repite el caso del pisco17.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Es urgente crear esquemas ingeniosos de “desarrollo institucional” con sistemas nacionales de innovación y

un activo papel promotor del Estado, sin subsidiaridades debilitadoras y disociadoras del esfuerzo nacional.

Bibliografía ABUGATTAS, Luis. (1999). Estabilización macroeconómica, reforma estructural y comportamiento industrial: la experiencia peruana. Santiago de Chile, CEPAL, Serie reformas económicas. BONIFAZ, José Luis y Michael MRTIMORE. (1998). Perú: un cananalisis de su competitividad internacional. Santiago de Chile, CEPAL Serie Desarrollo Productivo No. 51. COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICAL LATINA (CEPAL). (1990). Elementos para el diseño de políticas industriales y tecnológicas en America Latina, Santiago de Chile, Cuadernos de la CEPAL No. 63, LC/G. 1565-P. _____ (1995). Políticas para mejorar la inserción en la economía mundial, LC/G.1800/Rev.1-P. _____ (1990). Transformacion productiva con equidad social, LC/G. 1601 (SES. 23/4). FRENCH-DAVIS, Ricardo. (1999). Macroeconomía, comercio y finanzas para reformar las reformas en América Latina. Santiago de Chile, Mc Graw Hill. KATZ, Jorge. (1999). Reformas estructurales y comportamiento tecnológico: reflexiones en torno a las fuentes y naturaleza del cambio tecnológico en América Latina en los años noventa. Santiago de Chile, CEPAL, Serie Reformas Económicas 13. KURAMOTO, Juana R. (2000) Las aglomeraciones productivas alrededor de la minería: el caso de la Minera Yanacocha. Santiago de Chile, CEPAL, Serie Desarrollo Productivo 67. RAMOS, Joseph. (1996). Politica industrial y competitividad en economias abiertas, Santiago de Chile, CEPAL Serie Desarrollo Productivo No. 34. _______________. (1998) Una estrategia de desarrollo a partir de los complejos productivos (clusters) en torno a los recursos naturales, LCR. 1743/Rev. 1. 55


Vera-Vassallo: Competitividad, mercado y Estado SEMINARIO, Bruno y Arlette BELTRÁN. (1998). Crecimiento económico en el Perú: 1896 - 1995, Nuevas evidencias estadísticas. Lima, Universidad del Pacífico. SOROS, George. (1997). The Capitalist Threat, The Atlantic Monthly. TORRES ZORRILLA, Jorge. (2000). Una estrategia de desarrollo basada en recursos naturales: análisis cluster del complejo minero de cobre de la Southern Perú. Santiago de Chile, CEPAL, Serie Desarrollo Productivo 70. UNITED NATIONS. (1991). ESCAP, Industrial restructuring in Asia and the Pacific. Bangkok, ST/ESCAP/960. VERA-VASSALLO, Alejandro. (1995). “La importancia de la tecnología en el desarrollo de América Latina y el Caribe”. En: Apuntes No. 36, Revista de la Universidad del Pacífico, Lima. _________________________. (1995). “Tecnología, competitividad internacional y desarrollo productivo en América Latina y el Caribe: Algunas comparaciones con el Asia en desarrollo”. En: Revista de Economía No. 35 - 36 de la Pontificia Universidad Católica, Lima. _________________________. (1996). Foreign investment and competitive development in Latin America and the Caribbean. Santiago de Chile, CEPAL REVIEW 60. WORLD BANK. (1993).The East Asian Miracle - Economic Growth and Public Policy. Oxford University Press.

* Alejandro C. Vera-Vassallo es ingeniero por la Universidad Nacional de Ingeniería, y PhD candidate y MPA por Harvard University.

56


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

El Estado participativo, moderno y descentralizado en un mundo globalizado David Aranaga Manrique*

Resumen Este artículo es un intento de responder a la pregunta más importante de nuestro tiempo: ¿cómo deberíamos participar en este mundo globalizado, si el actual modelo de crecimiento primario-exportador sólo está beneficiando coyunturalmente al Perú por los precios en alza del mercado internacional? Se postula que el Estado apoye a los agentes económicos a enfrentar de manera competitiva y eficiente el proceso de globalización. Palabras clave: Estado participativo, moderno y descentralizado, desarrollo nacional-regional, globalización.

57


Aranaga: El Estado participativo, moderno y descentralizado

1. Antecedentes Han transcurrido 17 años desde que se puso en práctica un nuevo proceso de política económica acompañado de «reformas estructurales», con base en las propuestas sugeridas en el llamado «Consenso de Washington». De alguna manera, los resultados obtenidos al seguir el «modelo de crecimiento hacia afuera primario-exportador» en el campo económico han sido positivos. Pero en cuanto a la reforma del Estado, ésta sólo se ha dirigido a «modernizar» determinados organismos estatales con el fin de administrar adecuadamente la política económica, privatizar las empresas públicas y reducirle de tamaño. En los campos social y regional esta política económica ha sido nefasta, al intensificarse los grandes problemas sociales y, sobretodo, mantenerse la desigualdad regional por la fuerte concentración y centralización del poder económico y administrativo-político en Lima Metropolitana, heredada desde la colonia. Como consecuencia, un segmento mayoritario de la población sigue postrado en la pobreza, excluido socialmente, y lo que es más preocupante, sigue ampliándose la brecha de la desigual distribución de los ingresos. Desde agosto de 1990 hasta nuestros días, los tres últimos gobiernos elegidos bajo una «Democracia Representativa» han seguido la es58

trategia de la economía de mercado y la liberalización del comercio exterior, y han venido aceptando que al Estado se le recorte en su tamaño, funciones y capacidad, situación reafirmada en la Carta Constitutiva promulgada en 1993. Las «reformas» emprendidas hasta la fecha sólo buscan «modernizarlo» en el marco de los siguientes soportes teóricos minimalistas: primero, reducir su tamaño y funciones, despidiendo un gran número de personal y privatizando las empresas públicas, para convertirlo en un Estado Subsidiario; segundo, «modernizar» ministerios y organismos autónomos especiales para mantener el control y la administración de la política económica neoliberal vigente, en especial las políticas ortodoxas, monetaria y fiscal; tercero, continuar con la política económica centralista, que ha asumido un carácter fiscalista y antiinflacionario, ha estabilizado la economía y tiende a estimular el ritmo de crecimiento económico, manteniendo el «Modelo de Crecimiento hacia Afuera, primario-exportador»; cuarto, intensificar la «reforma» del Estado con una visión modernista y descentralizada, dando cumplimiento a una política fiscal austera, reduciendo o fusionando los organismos públicos descentralizados (reunificando y reduciendo de 82 a 25 los programas sociales). Todo ello acompañado de un conjunto de medidas de política de descentralización y programas como el «shock de inversiones»; y por último, aplicando medidas para simplificar el sistema administrativo


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 con el fin que se formalicen o legalicen más del 70% de empresas que actualmente operan en la informalidad, evitar la corrupción en las compras e inversiones estatales y lograr una atención eficiente al ciudadano.

2. La concepción del Estado moderno En el proceso de globalización mundial, el Estado va reuniendo ciertas características dinámicas que lo convierten en un sistema complejo, dentro de su principio de integridad, es decir, el Estado viene asumiendo un comportamiento múltiple. En el momento histórico actual, el Perú necesita de un Estado proactivo, eficiente y propulsor del desarrollo en todos los espacios subnacionales. Para tales propósitos, el Estado, en primer lugar, debe convertirse en un ente moderno, planificador, regulador y promotor del sistema productivo nacional, que ha de conducir las fuerzas endógenas en el escenario de la economía de mercado, mecanismo fundamental del proceso de globalización mundial. En segundo lugar, ha de constituirse en un ente descentralizado, factor impulsor y conductor de un nuevo proceso de cambio del desarrollo nacional-regional. Y, en tercer lugar, debe de convertirse en un ente participativo, capaz de dialogar, concertar y coordinar con los otros agentes sociales para enfrentar con éxito y competitividad el proceso de mundialización, a la par de superar

los problemas sociales y de desarrollo que aquejan a las regiones o espacios subnacionales. Para conseguir estos objetivos urge llevar a cabo una reforma o una reestructuración total, teniendo en consideración tres elementos fundamentales. Empecemos indagando algunos conceptos importantes que nos lleven a tales propósitos. Tomamos un primer concepto de prestigiosos autores que afirman que el Estado es un organismo social instituido para servir al interés general de la sociedad y el bienestar común. Sánchez Carlessi (1993: 9) añade a su vez «… es como, un instrumento de desarrollo y cambio social». Ambas ideas nos permiten avanzar hacia una nueva teoría del Estado moderno que busca integrar a la sociedad, contrario al enfoque conceptual y teórico del estado «subsidiario» que se pretende deba mantenerse bajo el principio «minimalista». Un segundo concepto lo tomamos de F. Fukuyama (2005:15): «Los Estados y su capacidad para proporcionar orden, seguridad, leyes y derechos de propiedad fueron lo que hizo posible el crecimiento del mundo económico moderno». Igualmente, añade que «la labor de la política moderna ha consistido en domar el poder del Estado, orientar su actividad hacia propósitos considerados legítimos por las personas a las que sirve y regular el ejercicio del poder con el Estado de derecho». Este concepto 59


Aranaga: El Estado participativo, moderno y descentralizado moderno del Estado nos deriva hacia dos planteamientos teóricos: su papel de asignador de recursos en virtud de los principios de intercambio y de conmutatividad; y sus funciones de planificar, concertar y coordinar el desarrollo. Un tercer concepto lo tomamos del presidente Alan García (1992:27), quien afirma que para definir integralmente al Estado y no caer en un totalitarismo «debemos considerarlo como una institución con un carácter doble y ambivalente, de un lado, el Estado como hecho político en movimiento, pues expresa los conflictos sociales; de otro lado, como organización, es un sistema de reglas y funciones y es por tanto, estático». Seguidamente afirma que: «cuando se toma sólo uno de estos dos elementos que definen al Estado, se pervierte totalitariamente su concepto». Finalmente, el autor de este ensayo señala en su último libro (2007a) que el Estado tiene actualmente la misión de afrontar con capacidad competitiva los desafíos que se presentan en el proceso de globalización de la economía mundial; debe constituirse en el factor impulsor y conductor de nuestra sociedad para que planifique y promueva el desarrollo mediante la puesta en marcha de políticas y estrategias económicas, sociales, institucionales, regionales y ambientales, dirigidas a superar las deficiencias estructurales y las desigualdades regionales, los distorsionamientos de los precios y tarifas, y las fallas e 60

imperfecciones del mercado nacional. Debe ser además un Estado participativo y descentralizado que coordine con los agentes sociales y políticos, y les exija solidaridad y responsabilidad social para superar la «crisis del desarrollo» y se reduzca la exclusión social.

3. Acciones que debe realizar el Gobierno para modernizar el Estado

a) Organizarlo a partir de una nueva Constitución Política que norme las condiciones para una actuación moderna, sistémica, descentralizada, eficiente y eficaz. b) Reestructurarlo para que opere de manera planificada y eficiente, tanto en el sector económico como en lo socio-demográfico, jurídico-institucional, educativo y medio ambiental. En el campo económico ha de poner en marcha un nuevo modelo de desarrollo industrial «desde adentro hacia afuera» (Aranaga, 2007b) que transforme de manera sistémica, integral, descentralizada y competitiva, el sistema productivo. En el campo social debe intervenir para mejorar la calidad de vida de los segmentos mayoritarios de la población y reducir así la exclusión social. c) Convertirlo en una institución eficiente, eficaz, austera, responsable y transparente en los servicios que brinda a la sociedad como un todo y al ciudadano en particular.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 d) El Estado debe ser organizado siguiendo una visión prospectiva, para que impulse un nuevo proceso de cambio de desarrollo nacionalregional y se convierta en un sistema dinámico, complejo, moderno, abierto e integral. e) El gobierno debe reorganizar el Estado con el fin de evitar la manifestación indebida de los grupos de poder a través de los distintos regímenes de facto, democráticos, civiles y militares. f) Se tiene que legislar considerando la existencia de tres tipos de economía: la formal, la informal y la que practican las comunidades campesinas y nativas; grandes grupos sociales que vienen actuando históricamente al margen de sus políticas y que son víctimas de la exclusión social, la fuerte desnutrición y los altos niveles de pobreza.

4. La participación democrático-social Es importante señalar que nuestra democracia representativa es débil, producto de una insuficiente institucionalidad. En realidad, el Estado, la sociedad civil, los partidos políticos y las empresas en su condición de agentes sociales y políticos adoptan un comportamiento «individualista» 1

que dificulta la gobernabilidad1. En la práctica ignoran al sector no integrado o marginado que tiene sus propias formas de organización del poder, de administración de justicia y su propio gobierno, como puede observarse en las comunidades campesinas de la sierra y nativas o indígenas de la selva. El Perú aún no se ha fortalecido ni consolidado como una verdadera democracia representativa, por lo que la ciudadanía se siente defraudada y descontenta con los representantes que viene eligiendo en los tres niveles de gobierno, ya que una vez elegidos trabajan a sus espaldas e incumplen sus promesas electorales. Por tanto, se debe establecer una adecuada democracia participativa donde los ciudadanos controlen los recursos asignados al Estado y garanticen la transparencia de sus decisiones políticas, sociales, económicas e institucionales. Se requiere de una democracia participativa que promueva una mayor intervención ciudadana en la «cosa pública». Para los sectores mayoritarios de la población la democracia es un asunto ajeno; para el peruano «común y corriente» la salud y la educación siguen siendo servicios inexistentes o deficientes, solamente gratuitos en teoría; la infraestructura pública se desarrolla lentamente, las

La gobernabilidad implica el cumplimiento de seis propósitos: voz y rendición de cuentas, calidad regulatoria, Estado de derecho, control de la corrupción, estabilidad política y ausencia de violencia y, finalmente, la eficiencia del Estado. En: Punto y Equilibrio (2005). Revista de la Universidad del Pacífico, año 14, número 89, pág. 50.

61


Aranaga: El Estado participativo, moderno y descentralizado tarifas de luz y agua son altas para estos sectores y tienden a incrementarse. Peor aún, la seguridad frente a la criminalidad tiene que ser asumida por cada ciudadano. La situación se agrava en el área rural, puesto que el campesino que conserva su cultura, valores, idioma, idiosincrasia y costumbres ancestrales, sigue relegado y, entre otras muchas carencias, se siente indefenso frente a los elevados precios de los insumos para producir y de los bienes industriales de consumo que provienen de los sectores urbanos o son importados.

5. El proceso de desarrollo nacional-regional Nuestro país necesita en el momento histórico actual que el gobierno dé el primer paso para propiciar un nuevo proceso de cambio y de transformación de manera planificada, como es el desarrollo nacionalregional, integrando las actividades humanas y económicas de las distintas regiones en la búsqueda de su propio desarrollo, pero supeditado a los objetivos nacionales. Se necesita entonces de un nuevo proceso de cambio, para ello requerimos de la participación protagónica del Estado y una gran estrategia: la industrialización competitiva. Hacen falta procesos de descentralización y regionalización a fin de revertir la concentración y centralización que consolidan las fuerzas del poder en Lima Metropolitana como 62

centro dominante y polarizante, además de mantener las desigualdades regionales. Para conducir el desarrollo nacional-regional el nuevo Estado peruano deberá reunir las siguientes características: - Ser un Estado moderno y descentralizado para romper con la hipertrofia centralista del poder que va en desmedro de los poderes regionales y locales. El problema del Estado no es de tamaño sino de capacidad para proporcionar orden, seguridad y leyes; para aplicar nuevas modalidades de gestión administrativa en los gobiernos regionales y municipales; para prestar servicios con eficiencia y eficacia y se simplifiquen los procedimientos administrativos, se reduzcan los trámites engorrosos y se anulen sus costos. Es decir, que brinden calidad en los servicios que presta de manera descentralizada. - Ser un Estado social que enfrente la extrema pobreza, la delincuencia y la corrupción que impera en sus tres poderes. Y no sólo tiene que enfrentar la situación de extrema pobreza, sino también el atraso y estancamiento de muchas regiones, provincias y distritos, provocados por el mantenimiento del «Modelo de crecimiento hacia afuera, primario-exportador». - Es imperioso que sea planificador y concertador. Que por un lado re-


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 suelva los fallos y distorsiones de la economía de mercado, y que por otro marque las pautas del nuevo desarrollo nacional-regional. Las distorsiones del mercado y el neoliberalismo no son los causantes de todos los males de esta sociedad, pero han acelerado el proceso de «crisis de desarrollo» al restringir las posibilidades de una eficiente participación del Estado en la economía. - Ser un Estado soberano en el proceso de globalización para actuar dentro del marco de las fuerzas impulsoras internacionales de la competitividad: la industrialización competitiva, el desarrollo tecnológico mundial, la transnacionalización de las economías, los movimientos financieros y la capitalización de los recursos humanos calificados. Pero debe mantener su legitimidad para lograr un mayor poder de negociación en los tratados de libre comercio y los convenios bilaterales. - Ser en un instrumento de ordenación y vigilancia del pacto o contrato social, capaz de distribuir con justicia y eficiencia, generar oportunidades de empleo e inversiones, y promover las exportaciones con mayor valor agregado. - Por último, debe ser un Estado fortalecedor de la institucionalidad y la democracia, que legitime a los gobiernos, y haga respetar al Perú como Estado-Nación, soberano e independiente.

6. Grandes decisiones en un mundo globalizado Se requiere de una intervención moderna del Estado en el desarrollo a través de una doble estrategia: una participación eficiente y competitiva en el proceso de globalización mundial y un desarrollo «desde adentro hacia afuera» con una visión prospectiva de nuestra sociedad en el largo plazo. Es el momento de las grandes decisiones, por consiguiente: a) Es necesario tener un conocimiento profundo del proceso de globalización mundial, a fin de que el actual gobierno y los siguientes se conduzcan, estratégicamente, hacia un nuevo proceso de desarrollo nacional-regional. b) Es pertinente efectuar modificaciones en la Constitución Política de 1993, en función de una nueva imagen-objetivo de nuestra sociedad en el largo plazo y para redefinir el nuevo rol protagónico que se desea del Estado. Será pertinente restaurar algunas normas de la Constitución de 1979, a fin de garantizar una participación activa de los trabajadores y del Estado. c) Es clave que se vuelva a planificar el desarrollo de la sociedad, pero ahora con un Estado participativo, moderno y descentralizado, ca63


Aranaga: El Estado participativo, moderno y descentralizado paz de encaminar a los agentes sociales por un nuevo proceso de desarrollo nacional-regional. En este nuevo escenario el Estado tiene que cumplir funciones más dinámicas como planificar, legislar, administrar justicia, concertar y proveer de servicios al ciudadano; así como ser un ente regulador y fiscalizador. d) Es fundamental reestructurar estratégicamente al Estado, a fin de que asuma gradualmente nuevas funciones dinámicas, sobre todo teniendo en consideración las tendencias del proceso de globalización. Ello será factible si se reorganizan los tres poderes con nuevas leyes orgánicas, estatutos y reglamentos; se rediseñan los ministerios, consejos nacionales y regionales y comisiones especiales; se reducen los organismos públicos descentralizados, los organismos reguladores y los organismos estatales especializados; y se fortalecen su capacidad de gestión en los tres niveles de gobierno: nacional, regional y local, con personal muy calificado. e) Es urgente legitimar al gobierno con un Estado que a través de su nuevo rol participativo, coordine, dialogue y concerte con los agentes sociales y políticos, en el marco de un proceso democrático, participativo y social. Debemos ser concientes de que en el proceso de globalización mundial ha surgido la presencia gravitante 64

de grandes fuerzas dinámicas que se desplazan de manera convergente hacia las distintas sociedades, y que las invaden de manera asimétrica y discriminatoria. Tales fuerzas son: el entorno competitivo cambiante, la creciente integración de los mercados mundiales, el proceso de industrialización automatizada, la transnacionalización corporativa empresarial, el desarrollo científico y tecnológico acelerado, la interacción polivalente de los recursos humanos calificados, el fortalecimiento del sistema financiero internacional, así como el intensivo y diversificado flujo de las actividades comerciales y de servicios.

A manera de conclusiones El Estado debe constituirse en un ente participativo, moderno y descentralizado, capaz de impulsar con visión de futuro el desarrollo de nuestra sociedad. En las condiciones actuales de la economía de mercado y en el proceso de globalización de la economía mundial, sólo con un Estado participativo, moderno y descentralizado se podrá reencaminar a nuestra sociedad por la senda de un nuevo proceso de desarrollo nacional-regional; se podrá transformar el sistema productivo de manera sostenible y con equidad para hacer frente de manera estratégica y competitiva al mercado internacional; así como propender al fortalecimiento de una democracia participativa.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 También se requiere de la participación de un Estado moderno, que asuma un nuevo rol protagónico constitucionalmente, con el propósito de aplicar una nueva estrategia de desarrollo descentralizada para encaminar al país por la senda de la industrialización en el actual proceso de globalización de la economía mundial.

Por último, cabe recomendar al gobierno actual tomar la decisión urgente de llevar a cabo su reforma o reestructuración total, diseñando e implementando las acciones pertinentes para lograr un Estado participativo moderno y descentralizado, capaz de impulsar el desarrollo de nuestra sociedad.

Bibliografía ACUERDO NACIONAL. Políticas de Estado. (2002). Lima: Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y Movimiento Manuela Ramos. AGENDA PERU. Perú: Agenda y estrategia para el siglo 21. Lima: Revista Caretas. ARANAGA MANRIQUE, David. (2007b). La industrialización competitiva: una nueva estrategia para enfrentar el proceso de globalización mundial. Lima, Universidad Nacional de Ingeniería. ________________________. (2007a). Reestructuracion estratégica del Estado: modernización y descentralización en un mundo globalizado. Lima, Universidad Nacional de Ingeniería. _________________________. (2006). La industrialización competitiva: nueva estrategia de desarrollo para enfrentar el proceso de globalización mundial. Lima, manuscrito. _________________________. (2003). El trabajador peruano: problemas y soluciones. Lima, Universidad Nacional de Ingeniería-IGI. _________________________. (1998). Deterioro y escasa retribución al factor trabajo en el Perú: 1990-1997. Lima, Universidad Nacional de Ingeniería-IGI. _________________________. (1990). Reestructuracion y recoversion industrial: nueva estrategia para el desarrollo nacional. Lima, Editorial San Marcos. BANCO MUNDIAL. (1997). El Estado en un mundo de transformación. Informe sobre el Desarrollo Mundial. Washington, Banco Mundial. 65


Aranaga: El Estado participativo, moderno y descentralizado CONFEDERACIÓN NACIONAL DE INSTITUCIONES EMPRESARIALES DEL PERÚ. (2005). «¿Por qué reformar el Estado?». En: Presencia Nº 148, Lima. FUKUYAMA, Francis. (2005). La construcción del Estado. Buenos Aires, Ediciones BSA. GARCÍA PÉREZ, Alan. (2003). Modernidad y política en el siglo XXI: Globalización con justicia social. Lima, Editorial Matices. __________________. (1992). El nuevo totalitarismo: poder sin contrapeso. 3a. edición, Lima. GONZALES DE OLARTE, Efraín. (2000). Neocentrallismo y neoliberalismo en el Perú. Lima, Instituto de Estudios Peruanos. ___________________________. (1998). «Neoliberalismo y el péndulo de largo plazo». En: Neoliberalismo y Desarrollo Humano. Lima, Instituto de Ética y Desarrollo. INSTITUTO PERUANO DE ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS. (2005). Retos de Gobierno. Documentos para la XLIII Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE-2005). Lima, IPAE. KARL-HANS, Hartwig. (1991). «El rol del Estado en la economía social de mercado». En: Economía social de mercado: alternativas para el desarrollo peruano. Lima: Universidad del Pacífico. SAGASTI, Francisco. (2004). Planeamiento estratégico, reforma del Estado y desarrollo en el Perú. Lima, Agenda Perú. SAKAKIBARA, Eiseke. (1998) «Globalización en medio de la diversidad». En: El Desarrollo Económico y Social en los umbrales del siglo XXI. Washington, Banco Interamericano de Desarrollo. SALAS SALAS. (1997). «Transformación del Estado ante el reto de la modernidad, la calidad total y la competitividad». En: Calidad total y competitividad. Lima, Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) - Junta del Acuerdo de Cartagena (JUNAC) - CIENES. SÁNCHEZ CARLESSI, Ricardo. (1993). La Constitución sometida a referéndum y el desarrollo económico del Perú. Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. 66


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 STIGLIST, Joseph. (2002). El malestar en la globalización. España, Taurus Pensamiento. VILLARÁN, Fernando. (2006b). Reforma y Modernización del Estado. Lima, Seguimiento, Análisis y Evaluación para el Desarrollo (SASE) – Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES). __________________. (2006a). «Reforma del Estado: 2006-2011». En: Economía y Sociedad. Nº 59 Lima.

* Doctor en Economía con estudios de postgrado en la Escolatina de la Universidad de Chile y de Planificación del Desarrollo en la especialidad de Planificación Regional en ESAP. Profesor principal e investigador en la FIECS-UNI.

67


Modelaje de la Volatilidad en el mercado peruano de acciones Carlos A. Abanto Valle*

Resumen Este artículo comienza con una introducción a la literatura de los modelos de volatilidad que varían en el tiempo y aborda, de manera sucinta, la implementación Bayesiana de la clase de modelos ARCH/ GARCH/EGARCH. Asimismo, se presenta una aplicación usando la serie de retornos del Índice de Retornos de la Bolsa de Valores de Lima (IBVL) y, finalmente, se comparan diferentes especificaciones de la clase de modelos GARCH/EGARCH usando el criterio DIC. Palabras clave: Heterocedasticidad, GARCH, EGARCH, algoritmo de Gibbs, algoritmo de Metropolis-Hastings, criterio DIC.

68


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

1. Modelos GARCH La popularidad de los modelos ARCH (Autoregressive Condicional Heteroscedastic) introducidos por Engle (1982) y de los modelos GARCH (Generalized ARCH) ha experimentado un gran crecimiento en la literatura financiera por su capacidad

yt = ht

(1)

t

p

q

ht = a0 + ∑ aiyt–i + ∑ bjht–j 2

i=1

2

2

j=1

(2)

donde: ∩

son variables iid con E( ) = 0 V ( t)= 2 1: ht es la varianza incondicional del proceso {yt} en t; p y q son enteros tal que p > 0 y q ≥ 0, a0 > 0, ai ≥ 0, i = 1,…, p; y bj ≥ 0, j = 1,…, q. ∩

La clase de los modelos ARCH/ GARCH/EGARCH es usada frecuentemente en la literatura financiera moderna como una alternativa para modelar la volatilidad de los retornos de forma que varíe en el tiempo. En los modelos ARCH/GARCH introducidos por Engle (1982) y Bollerslev (1986), la volatilidad es expresada como una función determinística de los cuadrados de los retornos y de la propia volatilidad desfasadas. Esta clase de modelos experimentó un crecimiento extraordinario en los aspectos teóricos y en las aplicaciones debido a la sencillez de su implementación y por sus propiedades empíricas (ver Bollerslev, Chow y Kroner, 1992; y Bollerslev, Engle y Nelson, 1994, para una revisión más amplia).

El modelo GARCH(p,q) propuesto por Bollerslev (1986) puede ser representado por la siguiente formulación:

Estas restricciones garantizan la positividad de la varianza. Para asegurar que el proceso de covarianza p q estacionario se tiene que: ∑i=1 ai + ∑j =1 bj < 1; para mayores detalles ver por ejemplo Bollerslev (1986). Asumiendo que t ~N(0,1), en donde N(m,s2) denota a la distribución normal con media m y varianza s2 respectivamente, la función de verosimilitud es dada por: ∩

La volatilidad es una característica fundamental de los mercados financieros modernos, cuya medida y previsión es de vital importancia para los accionistas o para los corredores de acciones, quienes generalmente tienen que tomar decisiones dependientes de medidas de volatilidad y riesgo de los negocios.

de recuperar los hechos estilizados presentes en las series de retornos, como por ejemplo el agrupamiento de volatilidad. Esto quiere decir que días con grandes movimientos serán seguidos por días con las mismas características y viceversa. Una revisión exhaustiva de la literatura puede encontrarse en Bollerslev et. al. (1992) y Bollerslev et. al. (1994).

Introducción

69


Abanto: Modelaje de la Volatilidad en el mercado peruano de acciones T

-1

l(y| a0 ,ai ,...,ap , b1 ,...,bq ,h02) ∞ ∏ (h2t ) exp (– t=1

Otras extensiones de los modelos GARCH han sido propuestas en la literatura especializada, por ejemplo, usando la distribución tStudent-t con n grados de libertad

l(y| a0, ai,...,ap, b1,..., bq, n, h02) ∞

T

t =1

t =1

Γ(

2

– (n + 1)/2 yt2 2) (n – 2)ht

t–i

[Γ(1/n) Γ(3/n)]

|)] + ∑ bjlog(h q

2

)

t–j

j=1

1/2

2

70

t–i

=

yt – i ht – i

Los modelos EGARCH permiten describir efectos asimétricos presentes en las series de retornos. Como ha puntualizado Nelson (1991), si ji > 0, el desvío de | t-1|1 en relación con su valor esperado

1

(5)

causa que ht, la varianza condicional de Yt, sea mayor que en otro caso. El parámetro a i permite que este efecto sea asimétrico: si ai = 0, t-i positivo tendrá el mismo efecto que si t-i negativo. Pero si –1 < ai < 0, un valor positivo de t-i hará que el incremento en las volatilidades futuras sea menor que si t-i negativo. Finalmente, si ai < –1, t-i positivo reducirá las volatilidades futuras mientras que un valor negativo producirá el efecto contrario. ∩

t–i

Γ (2/n)

(4)

| hy |=

t

E

n+1 ) 2

2 1/2

y y y log(h ) = a0 + ∑ [ai t – i + ji( t – i –E t – i h h h i=1 t–i t–i t–i para la varianza condicional de {yt}, tal que h2t > 0, para todo t, y

(3)

(1991) con la finalidad de evitar imponer restricciones en ai y bj, entonces:

| | |

p

)

{ Γ ( n ) [(n – 2)h ] }

∏ T

2 t

2ht2

para tratar con las colas pesadas de la distribución de yt (Bollerslev, 1987; Baillie y Bollerslev, 1989). Entonces, la función de verosimilitud es dada por

∏ (1 + El modelo EGARCH (Exponential GARCH) fue introducido por Nelson

yt2


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

La clave para los métodos MCMC es crear una cadena de Harkov cuya distribución estacionaria sea p(q|YT) y rodar la cadena suficientemente de modo tal que las muestras sean de la distribución estacionaria. Una vez que el algoritmo ha sido implementado, debe ser iterado hasta que la convergencia sea alcanzada. Los algoritmos MCMC más usados son el de Gibbs y el de MetropolisHastings. Una descripción más amplia de los mismos puede ser encontrada en Gamerman y Lopes (2006). Para una revisión de los criterios de convergencia, véase por ejemplo Cowles y Carlin (1996). El modelo GARCH (1,1) es la especificación GARCH más usada en la literatura y se obtiene a partir de (1) y (2) con p = q = 1 (6)

yt = ht 2

t

2

2

ht = a0 + a1yt–1 + b1ht–1Eqg12

(7)

Para efectos de ilustración será considerado el modelo EGARCH(1,1) con errores normales (EGARCH(1,1)N), el cual puede ser obtenido de (5) con p = q = 1. Así, el modelo EGARCH(1,1)-N es especificado por yt = ht

(8)

El análisis Bayesiano de modelos complejos y de grandes dimensiones generalmente implica que la distribución posterior no es analíticamente cerrada y es necesario utilizar métodos por computadora para evaluarla. Esta es la razón de la aplicación de métodos MCMC en el cálculo de integrales complejas.

Para realizar comparaciones entre los modelos usaremos dos especificaciones: el modelo GARCH(1,1)-N que denotará al modelo GARCH(1,1) con errores normales y el modelo GARCH(1,1)-t con los errores asumiendo la distribución t-Student. Estas especificaciones se obtienen de (6) asumiendo que t ~ N(0,1) y (n–2) / n ~t , respectivamente. t n

2. Estimación Bayesiana de los Modelos GARCH y EGARCH

t

2 log(ht2 )= a0+b1log(ht–1 )+a1

yt-1 yt-1 2 – + ht-1 ht-1 P

| |√

(9)

la distribución posterior de los parámetros de los modelos GARCH(1,1)N, GARCH(1,1)-t y EGARCH(1,1)-N puede ser expresada de forma general como: T

p (q| YT) ∞ [∏ p(yt|ht)]p(q)

(10)

t=1

donde p(q) es la distribución a priori. Para realizar los cálculos de una cadena de Harkov usando el algoritmo de Metropolis-Hastings para producir una secuencia de valores cuya distribución límite sea p(q |YT). El núcleo de la distribución posterior 71


Abanto: Modelaje de la Volatilidad en el mercado peruano de acciones es dado por (10). La moda del logaritmo de (10) es obtenida fácilmente usando rutinas numéricas disponibles en el software Ox. Sea q y la matriz Hessiana por H. Sea q(.|qj-1) es la distribución normal multivariada con media q y matriz de varianza dada por la inversa de la matriz Hessiana evaluada en q. Sea z un candidato, el cual es aceptado con probabilidad a(q j-1,z) donde p(z|Y )q)(g )|z , 1 { q(q } |Y )q (z|q )

a(qj-1,z) = min

j–1

t

j–1

t

j–1

Si la propuesta es aceptada, se tiene que qj = z. Por el contrario, si la propuesta es rechazada, entonces la cadena no se mueve y qj = qj-1. El algoritmo de Metropolis-Hastings es bastante simple y puede resumirse en los siguientes pasos: 1. Indicio: Asignar valores iniciales q(0),j = 0 2. Para j ≥ 1, extraer un candidato z ~ q(z│qj-1) 3. Muestrear u ~ (0,1), si u ≤ a(qj-1,z), hacer q j = z en otro caso qj = qj-1 4. j = j +1 y retornar a 2 hasta alcanzar convergencia.

3. Aplicación El Índice General de la Bolsa de Valores de Lima (IGBVL) refleja la tendencia promedio de las cotizaciones de las principales acciones 72

inscritas en Bolsa, en función de una cartera seleccionada, que actualmente representa a las 35 acciones más negociadas del mercado. Su cálculo considera las variaciones de precios y los dividendos o acciones liberadas repartidas, así como la suscripción de acciones. Tiene como fecha base 30 de diciembre de 1991 = 100. La fórmula de cálculo del Índice General de la Bolsa de Valores de Lima, que se usa también para el cálculo de los demás índices, es la siguiente: El Índice General de la Bolsa de Valores de Lima (IGBVL) refleja la tendencia promedio de las cotizaciones de las principales acciones inscritas en Bolsa, en función de una cartera seleccionada, que actualmente representa a las 35 acciones más negociadas del mercado. Su cálculo considera las variaciones de precios y los dividendos o acciones liberadas repartidas, así como la suscripción de acciones. Tiene como fecha base 30 de diciembre de 1991 = 100. La fórmula de cálculo del Índice General de la Bolsa de Valores de Lima, que se usa también para el cálculo de los demás índices, es la siguiente: 35

∑ IGBVLt=

i=1

Pit – Wt – Ci Pio 3

i=1

5Wi

x 100

(11)


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 donde: Pit: Precio de la acción “i” en el día “t”. Pio: Precio de la acción “i” en la fecha base. Wi: Peso de la acción “i” dentro de la cartera. Este peso se determina según el monto efectivo negociado, la frecuencia y el número de operaciones que registra el valor. Ci: Corrector acumulado por entrega de acciones liberadas, dividendos en efectivo y derechos de suscripción. Con la finalidad de mantener constantemente actualizada la cartera del IGBVL, se ha estimado conveniente la realización de una revisión semestral, habiéndose definido el 2 de enero y el

1 de julio como fechas para la entrada en vigencia de la cartera actualizada. Sin embargo, si las circunstancias del mercado así lo determinan, las carteras pueden permanecer invariables, lo que será comunicado oportunamente al mercado. Para ilustrar la aplicación de los modelos presentados en las secciones anteriores previas, se usará la serie del Índice General de la Bolsa de Valores de Lima para el periodo comprendido entre el 3 de enero de 1997 y el 2 de enero de 2007. Resultado en 2568 observaciones. En lo que sigue usaremos los retornos compuestos corregidos por la media que son calculados a partir de yt =100x[log(xt / xt–1) – 1

T

∑log(xt / xt–1)] T t= 1

(12)

Figura 1 Conjunto de datos retornos diarios del IGBVL

Izquierda: serie de retornos, centro: histograma de los retornos y su correspondiente densidad estimada y la aproximación normal, derecha: función de autocorrelación de los cuadrados de los retornos.

donde xt representa el valor del IGBVL en el día t. 73


Abanto: Modelaje de la Volatilidad en el mercado peruano de acciones La Figura 1 presenta la serie histórica de los retornos del IGBVL, la cual sugiere la presencia de grupos de volatilidad: días con movimientos grandes son seguidos por días con las mismas características. Esto es confirmado por las funciones de autocorrelación de los retornos al cuadrado y el test de Jarque-Bera (ver cuadro 1). Esto sugiere que los retornos al cuadrado pueden seguir un ARMA(1,1), ya que el AR(1) no

puede combinar la persistencia en los choques con correlación baja. La Figura 1 también muestra el histograma de los retornos del IGBVL y el ajuste de la densidad estimada por métodos no paramétricos y la correspondiente densidad normal, sugiriendo una distribución leptocúrtica. Este hecho es confirmado con el coeficiente de curtosis 8,00, lo cual sugiere que la distribución normal podría no ser la más adecuada.

Cuadro 1 Estadísticas resumen de los retornos del IGBVL Media

Mediana

Curtosis

Asimetría

Dev. Est.

Jarque-Bera

0,00

-0,07

8,00

-0,12

1,07

2684 (0,00)

La distribución a priori para los parámetros en el modelo GARCH(1,1) fue establecida como sigue: p(a0) = a0-1, p(a1,b1) = 2/(a1≥0; b1≥0; a1+b1 <1) donde I(.) denota la función indicadora. La restricción de que a1 y b1 es equivalente a que el proceso sea covarianza estaciorio. Considérese l= log(h20) como parámetro desconocido con priori l ~ N (l0,100) donde l0=log(ΣTt=1(yt – y2/T). En el caso de la distribución t-Student distribution, n (n >2) grado de libertad es un parámetro a ser estimado y se usa la priori p(n) = (n–2) –1 como Vrontos, Dellaportas y Politis (2000). Las prioris del modelo EGARCH(1,1)-N fueron asumidas de la siguiente forma: a 0 ˜N(a 0,s 2a0), b 1 2 ˜N(b1,s2b), a ˜N(a1,s2a1), y 1 ˜N(y1, sy1 ). Los hiperparámetros son escogidos centrados en la estimativa de 74

máxima verosimilitud y las varianzas multiplicadas por 100. De esta forma tales prioris son prácticamente no informativas por que su rango efectivo es mucho mayor que el rango de la distribución posterior resultante. Considérese l = log(h20 ) y la priori l ˜N (l0,100), donde cl0 fue la misma que en el caso GARCH(1,1). Para los modelos GARCH/EGARCH considerados se tomó en cuenta una cadena de 12000 iteraciones. Las primeras 5000 fueron descartadas y las restantes 7000 usadas para hacer inferencias. En el cuadro 2 se presenta la muestra MCMC basada en las 7000 iteraciones. Aun cuando los resultados obtenidos indican la presencia de una alta persistencia en la serie de retornos diarios del IGBVL, el coeficiente de persistencia, a1 + b1 de los modelos GARCH(1,1) – N y


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 GARCH(1,1)-t, está en la región de estacionalidad. Sin embargo el intervalo confidencial del 95% indica que

existe la posibilidad de la no presencia del efecto de asimetría para el modelo EGARCH(1,1)-N.

Cuadro 2 Resultados de la estimación de parámetros para los modelos GARCH/EGARCH Modelo Parámetro

a0 a1 b1 Persistencia h0

GARCH(1,1)-N

GARCH(1,1)-t

EGARCH(1,1)-N

0,109

0,065

0,014

(0,089; 0,151)

(0,035; 0,094)

(0,002; 0,024)

0,231

0,158

-0,011

(0,182; 0,280)

(0,110; 0,207)

(-0,033; 0,011)

0,671

0,791

0,910

(0,612; 0,729)

(0,730; 0,851)

(0,887; 0,932)

0,902

0,948

0,910

0,867; 0,936

(0,915; 0,982)

(0,887; 0,932) 3,651

1,034

1,033

(1,008; 1,062)

(1,011; 1,054)

n

-

4,918

j1

-

-

(4,011; 5,818)

0,373

-

(0,323; 0,424)

Se reporta la media posterior y entre paréntesis aparece el intervalo de credibilidad del 95%.

La figura 2 presenta las estimativas de la volatilidad en el tiempo comparada con el valor absoluto de los retornos. Se puede apreciar que

existen ligeras diferencias entre las tres especificaciones consideradas, especialmente en los retornos de mayor absoluto.

75


Abanto: Modelaje de la Volatilidad en el mercado peruano de acciones Cuadro 3 Conjunto de retornos del IGBVL Modelo

DIC

D

PD

Garch(1,1)-N

6994,00

6990,99

3,12

Garch(1,1)-t

6771,57

6766,33

5,23

EGARCH(1,1)-N

6997,40

6993,80

3,58

Resultados del DIC para comparación de modelos.

La comparación de las tres especificaciones condicionada indica que el modelo GARCH(1,1)-t usando el criterio DIC (ver Meyer y Yu, 2000, para una revisión) es el modelo para los retornos del IGBVL analizado, pudiendo acomodar valores altos de yt.

de manera simple los parámetros de los modelos GARCH/EGARCH.

Conclusiones

Este artículo tiene ciertas contribuciones, pero otras aún son posibles. Por ejemplo, podrían considerarse distribuciones normales o t-Student asimétricas para los errores en (1).

Este artículo revisa avances en los métodos Bayesianos computarizados intensivamente que permiten estimar

La comparación de diferentes especificaciones fue implementada con el criterio DIC, el cual es fácilmente calculado de las salidas de la muestra de MCMC.

Bibliografía BAILLIE, R. T y T. BOLLERSLEV. (1989). “The message in daily exchange rates: a conditional variance-tale”. En Journal of Business and Economic Statistics, 7, 297-305. BOLLERSLEV, T. (1986). “Generalized autoregressive conditional heteroskedasticy”. En Journal of Econometrics, 31, 307-327. ________________ (1987). “A Conditionally Heteroskestic time series model for speculative prices and rate of return”. En The Review and Economics and Statistics, 31, 301-327. BOLLERSLEV, T., R. CHOW y K. KRONER. (1992). “ARCH modelling in finance: a review of the theory and empirical evidence”. En Journal of Econometrics, 52, 5-59. 76


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 BOLLERSLEV, T., R. ENGLE y D. NELSON. (1994). “ARCH models”. En R. F. Engle y D. L. McFadden (eds.). The Handbook of Econometrics Vol. IV (pp. 2961-3038). North-Holland: Elsevier Science Publishers B.V. COWLES, M. K. y B. P. CARLIN. (1996). “Markov Chain Monte Carlo convergenge diagnostics: a comparative review”. En Journal of the American Statistical Associtaion, 91, 883-904. ENGLE, R. (1982). “Autoregressive conditional heteroscedasticity with estimates of the variance of United Kingdom inflation”. En Econometrica, 50, 987-1007. GAMERMAN, D. y H. F. LOPES. (2006). Markov Chain Monte Carlo: stochastic simulation for Bayesian inference. New York: Chapman & Hall, 2a. ed. MEYER, R. y J. YU. (2000). “BUGS for Bayesian stochastic volatility models”. The Econometric Journal, 45, 239-265. NELSON, D. (1991). “Conditional heteroscedasticity in asset returns: a new approach”. En Econometrica, 59, 347-370. VRONTOS, I. D., P. DELLAPORTAS y D.N. POLITIS. (2000). “Full Bayesian inference for GARCH and EGARCH models”. En Journal of Business and Economic Statistics, 18, 187-198.

* Instituto de Matemáticas, Universidade Federal do Rio de Janeiro, Brazil. E-mail: cabantovalle@im.ufrj.br

77


78


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

Estudios de base

79


80


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

Huancavelica, diagnóstico para una estrategia César Cetraro Cardó*

Resumen La economía y la sociedad regional se desarrollan sobre un territorio difícil y asentado en diversos pisos ecológicos. A pesar del olvido de las políticas públicas, la población sobre ese territorio crece, expande sus actividades productivas y se provee paulatinamente de servicios. Persiste allí el corazón de una nación que se empecina en su progreso y bienestar. Palabras clave: Altoandina, suni o jalca, economía regional, infraestructura, condiciones de vida, desarrollo regional.

81


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia

I. Geografía Enclavada en la sierra central del Perú, Huancavelica se caracteriza por contar con un relieve fuertemente disectado por procesos de levantamiento andino, asociados a la acción erosiva y modeladora del agua. El imponente relieve y el vértigo de las aguas convierten al territorio del departamento en uno de los de más difícil acceso. Así, en un territorio muy accidentado se alternan valles, por cuyos fondos corren ríos que llevan agua todo el año, y quebradas secas que funcionan como huaycos en épocas de lluvias, con altas mesetas o punas y relieves que emergen a mayor altura y son conocidos con el nombre de cordilleras. Dos grandes cadenas de montañas, la Occidental Andina y la Central Andina, atraviesan el territorio y definen tres grandes conjuntos; las cadenas de montañas andinas localizadas al centro y norte, la puna altoandina situada entre ellas y, finalmente, al sureste la vertiente occidental andina. Lo accidentado del territorio se nota con claridad al norte y al noreste, zona donde el río Mantaro y sus afluentes han modelado un relieve de cañones y valles estrechos. Igualmente al sureste y suroeste la topografía es muy abrupta. 1 2

Entre los relieves anotados, en la parte central y sur del territorio, extensas mesetas o punas andinas tienen una morfología sin accidentes de mayor importancia. En cambio, en el sector oeste y parte del sur predominan las quebradas secas, donde la aridez de las vertientes andinas se muestra como un fenómeno predominante.1 Para Alberto Tauro del Pino2, el territorio se halla dividido en dos vertientes por la cumbre de la cadena Occidental, entre la cordillera de Turpicota y el paso de Huincho (a 4 412 msnm): la del Pacífico y la del Atlántico. En la primera se encuentran los ríos Pisco, Chincha, Ica y Grande; punto culminante de esta cumbre es el nevado de Chonta, al pie del cual se hallan la naciente del río Pampas y las lagunas de Choclococha y Orcococha. Del nevado de Chonta se desprenden dos ramales: uno al noreste, conocido con el nombre de cordillera de Alto Pongo, que separa las cuencas del Ichu y del Surcubamba, afluente y subafluente del Mantaro; y el otro al este llamado ramal de Cangallo, que penetra en el departamento de Ayacucho. Esta conformación da lugar a distintos climas: cálido en las márgenes del Mantaro, templado entre 2 500 y

Instituto Geográfico Nacional. (1989). Atlas del Perú. Lima, IGN, pp. 250 y 344. Alberto Tauro del Pino. Enciclopedia Ilustrada del Perú. (2001). 3a. edición. Lima, PEISA, tomo VIII, pág. 1205.

82


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 3 500 metros sobre el nivel del mar, frío en las punas y glacial en las cordilleras. La principal característica hidrográfica del departamento es la presencia de más de una veintena de lagos y lagunas, localizadas principalmente en las provincias de Huaytará y Castrovirreyna. La mayor de ellas es la de Choclococha (4 650 msnm) que cuenta con una capacidad de 138 millones de metros cúbicos. Desde

1959, parte de las aguas de esta laguna son derivadas hacia la vertiente del Pacífico en los meses de estiaje, en un recorrido de 43 kilómetros de canales y 9 kilómetros de túneles que atraviesan la cordillera para llevarlas hasta la laguna de Pariona, desde donde desembocan al río Ica. Otras lagunas importantes son Pacocha (12 millones m3) y San Francisco (5 millones de m3). Este sistema de lagunas da origen al río Pampas, que pertenece a la vertiente oriental3.

Foto 1.1 Laguna de Choclococha

El suelo está drenado por ríos del sistema hidrográfico del Amazonas, destacan el río Mantaro al norte y el río Pampas con sus afluentes Cangallo y 3

Jatun Mayo en la zona central. El río Mantaro, con 724 kilómetros de recorrido que lo convierten en el

Atlas Departamental del Perú. (2003). Lima, PEISA, tomo X, pág. 118.

83


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia séptimo más largo del país, acoge a lo largo de su curso a una densa población que aprovecha tanto sus aguas como el valle que en ciertos tramos forma. Este río penetra en Huancavelica desde el departamento de Junín y en un curso encajonado, entre meseta y cordillera, de aproximadamente 90 km, atraviesa el territorio desde el noroeste hacia el sureste, y recibe los aportes de los ríos Vilca, Ichu y Urubamba; luego de cambiar bruscamente su rumbo, al romper sobre la Cordillera Oriental, hasta en dos oportunidades (primero de sureste al noroeste) se adentra hacia la selva por el noreste hasta su afluencia con el río Apurímac, donde atraviesa nuevamente el territorio de Junín e ingresa en Ayacucho. En el norte de Huancavelica el río Mantaro describe dos curvas: la primera rodea la llamada península de Tayacaja, que es un segmento de la cadena Central, y la segunda, al chocar con los contrafuertes de donde se desprende esta península. Un túnel de 16 km en la primera curva y otro de 36 en la segunda, permiten aprovechar caídas de 300 y 1 000 metros para accionar poderosas turbinas hidroeléctricas de la central que es la cabeza del Sistema Interconectado Nacional. De otro lado, el drenaje de agua hacia el Pacífico se efectúa principalmente por ríos de escaso caudal y por un gran número de quebradas que sólo llevan agua en la estación de lluvias. 84

Salta a la vista la contaminación del agua por los relaves de la Mina San Genaro, como en el caso de la laguna de Orcococha que no tiene vida acuática; mientras que la laguna de Choclococha (Foto 1.1) está parcialmente contaminada. El río Mantaro también ha sido contaminado por los relaves de la fundición de la Oroya. El río Ichu en Huancavelica y Sicra-Opamayo en Lircay (Angaraes) son polucionados con residuos urbanos (basura, plásticos, desagües, vestimientos mineros). El uso de detergente para lavado de vestimentas en el río Ichu, Disparate en Huancavelica y otras zonas poluciona el agua y restringe la vida acuática. La desnudez de los suelos por la falta de forestación y cobertura vegetal incrementa la escorrentía con la consecuente erosión, arrastre de elementos nutritivos del suelo y pérdida del agua en los cauces y el mar. La tala indiscriminada de bosques naturales en el pasado ha desnudado las tierras; el departamento requiere de un programa intensivo de forestación y reforestación. Sobre este espacio, difícil y complejo, situado en el denominado “trapecio andino” se asienta y desarrolla la vida humana. Así, las capitales distritales están ubicadas desde los 1 905 msnm (caso de San Juan, al oeste de la provincia de Castrovirreyna) hasta los 4 475 msnm (caso de Santa Ana, en la misma provincia, que limita con Huancavelica).


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 1.1 Distribución porcentual de la población según altura (msnm)

El mayor asentamiento humano se registra en el piso altitudinal Quechua (entre 2 300 y 3 500 msnm), donde se concentra el 63,1% de la población4. A diferencia de otros departamentos, el 32,1 % de la población de Huancavelica vive y trabaja en la región Suni o Jalca, tal y como se mostró en el gráfico anterior. Allí se desenvuelve la vida de alrededor de 150 000 huancavelicanos en quebradas estrechas que abren cañones muy profundos y erosionan rocas, de suerte tal que desde el fondo de las quebradas, a orillas del río, el horizonte se cierra en pequeños anfiteatros amurallados e inundables. A decir de Pulgar Vidal: “….flota en la Suni el recuerdo de los que pasaron, dejando muros

poderosos para aprovechar lotes exiguos. Ahí está el ejemplo de lo que alguna vez, otra vez, hará el hombre en el Perú: Construir la patria aún en las regiones menos favorecidas. ¿Por qué los antiguos peruanos eligieron las peñolerías de la Suni? Porque la patria se quiere para siempre y, en la Suni, el esfuerzo de una primavera rinde frutos seculares”5. Visión de país distinta a la ocasional mirada estatal distraída e ignorante que, de cuando en cuando, propone que la gente de las alturas abandone la región Suni y ocupe tierras más bajas para que puedan ser atendidos (¿?) por las políticas públicas, tal y como reciente –e infelizmente– lo propusiese el Presidente de la República.

Por ejemplo, el 89% de la población del departamento de Apurímac vive en esa región o zona de vida caracterizada por la altura. 5 Pulgar Vidal, Javier. (1996). Geografía del Perú. 10a edición. Bogotá, PEISA, pág. 112. 4

85


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Por su geografía, es muy difícil acceder a su territorio. Desde Lima se puede llegar a través de la carretera Lima-Huancayo-Huancavelica de 457 km. Otra alternativa es recorrer el tra-

mo Lima-Huancayo de 300 km, que sí es asfaltado, y allí ir a Huancavelica por vía férrea, trayecto aproximado de cinco horas. A continuación se muestra el siguiente diagrama:

Gráfico 1.2 Acceso a la capital de Huancavelica

Otra ruta para ir desde Lima es por la ruta Lima-Pisco-Huancavelica, yendo por la Carretera Panamericana Sur hasta el km 231, en donde se toma la variante que va por el puente Huamalí, que es una carretera afirmada de 268 km. Gran parte de este recorrido se hace por la vía Los Libertadores hasta Ru-

6

michaca, recorriendo una carretera asfaltada, de allí en adelante se marcha por una carretera afirmada que une Castrovirreyna y Huancavelica6. El territorio, de difícil acceso y asentado en pisos ecológicos distintos, caracteriza a un departamento

http://www.regionhuancavelica.gob.pe/DirceturHvca/RutaAcceso.htm

86


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 cuya superficie es de 2 213 147 hectáreas. Huancavelica es más extenso que Moquegua, Tacna, Lambayeque, Tumbes, Apurímac e Ica, y por extensión ocupa el décimo octavo lugar entre los 24 departamentos del Perú. Según estudios de la ONERN7, sobre la capacidad de uso de los suelos huancavelicanos, tenemos que sólo un 3,5% de la extensión total lo constituyen tierras aptas para cultivos (en limpio y permanentes).

Departamentos como Junín, Ica y Ayacucho, con mercados cercanos, tienen más suelos con vocación cultivable que ascienden a 372, 165 y 143 mil hectáreas, respectivamente; mientras que Huancavelica sólo cuenta con 73 mil para tal fin. Los cultivos especializados parecen ser el destino de la producción agrícola exportable que puede ser planeada desde Huancavelica. De allí la importancia del piso altitudinal Suni para los cultivos de mashua, quinua, cañihua, achita, tarhui, haba, oca y olluco.

Tabla 1.1. Superficie y porcentaje de tierras según su capacidad de mayor uso HUANCAVELICA

Capacidad de Uso Cultivo en limpio Cultivo permanente Pastos Producción forestal

Hectáreas (a) 70 000

%

Hectáreas (b)

3,32

4 896 671

RELACIONES

% 3,81

Posición

(a)/(b) %

19º

1,43

3 000

0,14

2 711 805

2,11

23º

0,12

555 000

26,33

17 915 904

13,94

14º

3,10

105 000

4,98

48 696 816

37,89

17º

0,22

Protección

1 374 896

65,23

54 300 356

42,25

21º

2,53

Total

2 213 147 100,00 128 521 552 100,00

18º

1,72

A nivel del país, la mejor posición relativa (14º) la ocupa la extensión de pastos, es decir de tierras que sin ser aptas para albergar cultivos son a la vez importantes para el desarrollo de la ganadería. Sin embargo, a pesar de su importancia estas casi 555 mil hectáreas representan tan sólo el 21% de la extensión de pastos que tiene Puno y 49% de la de Ayacucho. Con esto queremos precisar que una 7

PERU

futura estrategia de desarrollo para la ganadería comercial, no tendría que considerar solamente el difícil acceso al territorio, sino también la poca presencia de pastos, recurso que sí se encuentra en mayor extensión en otros trece departamentos del Perú. Poco más del 65% del territorio lo constituyen suelos de protección

OFICINA NACIONAL DE EVALUACIÓN DE RECURSOS NATURALES (ONERN). (1982). Clasificacion de Tierras del Perú. Lima, ONERN.

87


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia que pueden tener valor para la producción minera, energética, turística y para la vida silvestre.

II. División política administrativa En el año de 1569 el Perú se dividió en corregimientos. Fue precisamente en esa época cuando adquirió una forma determinada de demarcación territorial, toda vez que los corregidores ejercían su jurisdicción en política y económica sobre los pueblos bajo su cargo. Los corregimientos eran, por ende, divisiones políticas y económicas. En el año 1569 Huancavelica pertenecía al Obispado de Huamanga, con los partidos de Angaraes y Castrovirreyna. El 21 de agosto de 1593, cuando era corregidor Álvaro de Salas Valdez, Huancavelica se separó del Corregimiento de Huamanga. En 1784 se crearon las Intendencias con el objeto de organizar adecuadamente el Virreynato del Perú; se creó entonces la Intendencia de Huancavelica, formada por los partidos de Angaraes, Castrovirreyna, Cercado y Tayacaja, esta última había sido separada de Huanta y adjudicada a Huancavelica. Posteriormente, en el Reglamento sobre las Elecciones de Diputados al Congreso Constituyente dado por el Supremo Delegado el 26 de abril de 1822, aparece Huancavelica como uno de los 11 departamentos que conformaban el Perú. 88

La Constitución sancionada el 12 de noviembre de 1823 determinó la demarcación de la división territorial de la Republica, y disponía en su artículo séptimo que ésta se comprendería de departamentos, las cuales constarían a su vez de provincias y éstas de distritos formados por parroquias. En virtud de esta norma siguieron subsistiendo los departamentos que ya existían, los partidos pasaron a ser provincias y las parroquias formaron por lo común los distritos. Dentro de este contexto histórico Huancavelica continuo existiendo como una unidad político–administrativa de departamento y en la actualidad está conformado por siete provincias y 94 distritos. La última provincia creada fue la de Churcampa por Ley N° 24056 del 6 de enero de 1985; y el último distrito creado es el de Ascensión mediante Ley N° 27284 del 2 de junio del 2000 en la provincia de Huancavelica. De los 94 distritos, 25 se crearon en el siglo XIX, 40 entre 1900 y 1954, los 29 restantes han sido creados en los últimos 50 años. En cuanto a límites provinciales y distritales, sólo el 28,0% de las provincias los tiene definidos, es el caso de las provincias de Churcampa y Huaytará; mientras que sólo el 4,0% de los distritos tiene límites definidos, son los casos de Salcahuasi y Tintay Puncu en Tayacaja, Ascensión en Huancavelica y Ccochaccasa en Angaraes.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 2.1 Mapa politico administrativo de Huancavelica

8

Informe de Desarrollo Humano Perú-2005.(2005). Lima, PNUD PERU.

89


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Tabla 2.1 Provincias y distritos Nº en el

Provincia y Distrito

Mapa

90

Nº en el

Provincia y Distrito

Mapa

HUANCAVELICA

9

Mollepampa

1

Huancavelica

10

San Juan

2

Acobambilla

11

Santa Ana

3

Acoria

12

Tantara

4

Conaca

13

Ticrapo

5

Cuenca

6

Huachocolpa

1

Churcampa

7

Huayllahuara

2

Anco

8

Izcuchaca

3

Chinchihuasi

9

Laria

4

El Carmen

10

Manta

5

La Merced

11

Mariscal Cáceres

6

Lacrota

12

Moya

7

Paucarbamba

13

Nuevo Occoro

8

San Miguel de Mayocc

14

Palca

9

San Pedro de Coris

15

Pilchaca

10

Pachamarca

16

Vilca

17

Yauli

1

Huaytará

18

Ascensión

2

Ayavi

19

Huando

3

Córdova

ACOBAMBA

4

Huayacundo Arama

1

Acobamba

5

Laramarca

2

Andabamba

6

Ocoyo

3

Anta

7

Pilpichaca

4

Caja

8

Querco

5

Marcas

9

Quito Arma

6

Paucará

10

San Antonio de Cusicancha

7

Pomacocha

11

San Francisco de Sangayaico

8

Rosario

12

San Isidro

CHURCAMPA

HUAYTARA

ANGARAES

13

Santiago de Chocorvos

1

Lircay

14

Santiago de Quirahuara

2

Anchonga

15

Santo Domingo de Capillas

3

Callanmarca

16

Tambo


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 TAYACAJA

4

Ccochaccasa

5

Chincho

1

Pampas

6

Congalla

2

Acostambo

7

Huanca-Huanca

3

Acraquia

8

Huayllay Grande

4

Ahuaycha

9

Julcamarca

5

Colcabamba

10

San Antonio de Antaparco

6

Daniel Hernández

11

Santo Tomás de Pata

7

Huachocolpa

12

Secclla

9

Huaribamba

CASTROVIRREYNA

10

Ñahuimpuquio

1

Castrovirreyna

11

Pazos

2

Arma

13

Quishuar

3

Aurahua

14

Salcabamba

4

Capillas

15

Salcahuasi

5

Chupamarca

16

San Marcos de Rocchac

6

Cocas

17

Surcubamba

7

Huachos

18

Tintay Puncu

8

Huamatambo

III. Aspectos relevantes de infraestructura fisica a) Vialidad En lo que respecta a carreteras se puede señalar que hay tres vías importantes al interior de Huancavelica: i) Una longitudinal de Acostambo a Izcuchaca, La Mejorada (o Mariscal Cáceres), Anco y Puente Alcomachay, que por uno y otro extremo comunican con Huancayo y Ayacucho; ramales de Acostambo a Pampas y Colcabamba y de Pampas a Huancayo. ii) Otra longitudinal de Izcuchaca a

Huancavelica y Lircay en dirección a Ayacucho. iii) Una transversal de Huancavelica a Paso Chonta (4 853 msnm), Castrovirreyna, Ticrapo y Pámpano, en dirección a Pisco; y ramales desde Paso Chonta a Pilpichaca y de Pámpano a Huaytará. En febrero del año 2005, una nota periodística, que aludió incluso a la ausencia de una autoridad administrativa, dio cuenta del estado de los caminos huancavelicanos: “El colmo del descuido y olvido por parte de Provias. Todas las carreteras de orden nacional ubicadas dentro del departamento 91


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia de Huancavelica se encuentran totalmente deterioradas e intransitables y pese al reclamo de autoridades y transportistas, los funcionarios de esta institución encargada del mantenimiento, se estarían negando a rehabilitarlas, aduciendo no contar con presupuesto para este rubro durante el año 2005. El presidente regional de Huancavelica, Salvador Espinoza Huarocc, dijo que es competencia de Provias Nacional –con sede en Ayacucho– asumir el mantenimiento de las carreteras regionales, “un ejemplo de ello es la ruta Huancavelica, Santa Inés, Pámpano, Ica, que está completamente malograda y pone en peligro la vida de cientos de pasajeros que diariamente van hacia la costa. Igualmente, la carretera Izcuchaca - La Mejorada - Mayocc - Ayacucho, hace muchos meses que no recibe ningún tipo de mantenimiento, pues en algunos tramos hay derrumbes y está llena de huecos que Provias no se encarga de limpiar, mucho menos de rehabilitar. Frente a ello, el presidente regional ha dispuesto, pese a que la Ley lo prohíbe ya que las carreteras de orden nacional le competen a Provias Nacional, asumir los costos de combustible para los trabajos de mantenimiento de ambas carreteras con el apoyo de la Dirección Regional de Transportes y Comunicaciones”. 9 9 http://sembrar.galeon.com/productos1138953.html.

92

Dada esta situación de los caminos es lícito preguntarse sobre la eficacia de planes como el de “tolerancia cero” para impedir o limitar los innumerables accidentes carreteros. ¿Cuántos de esos accidentes donde se pierde vidas y recursos de los más pobres del país se explican por la comentada ausencia de mantenimiento de las vías y cuántos por la circulación de ómnibus viejos o inadecuados para el transporte de personas? ¿O es una mortal mezcla de ambas razones, propiciada por políticas estatales de abandono secular a regiones interiores del Perú? Hacia 1995 el departamento contaba con 3 342 kilómetros de carreteras, de los cuales alrededor del 52,4% eran de trochas (1 750 km), el 24,6% de caminos sin afirmar y el restante 23,0% correspondían a carreteras afirmadas; es decir, hacia 1995 no se presentaba superficie asfaltada de carreteras en todo el departamento. A fines del 2003 la red vial, por todo tipo de superficie de rodadura, llega a 3 633 kilómetros 206 de los cuales (5,68%) son de carreteras asfaltadas. Sin embargo, el ritmo de crecimiento de la construcción vial ha llevado a que la densidad de carreteras, expresada en kilómetros por cada 10 000 habitantes, haya descendido de 84,2 a 80,6 con lo cual se muestra que, en promedio, la incomunicación de las personas ha aumentado.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 3.1 Mapa carretero de Huancavelica

De acuerdo con FONCODES10, esto genera que tan sólo 35 capitales, de un total de 93 consideradas en el documento citado, tengan una via accesible y que el acceso a la 10

mayoría de ellos sea calificado como difícil (40) o muy difícil (18). A un 77% de las capitales distritales se arriba o por carretera afirmada o por camino carrozable, y llama la atención la falta

FONCODES. Mapa de la Pobreza 2000.

93


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia de carreteras asfaltadas hasta la capital de cualquier distrito. Por ello y, como reclamación secular, se plantea el asfaltado de las carreteras:  Huancavelica-Lircay-JulcamarcaAyacucho, Huancavelica-Izcuchaca-Huancayo.  Izcuchaca, Anco, Mayocc, Huanta.

 Huancayo, Pampas, Churcampa, Huanta11 . Todo es urgente pero debe integrarse en un Plan Vial que comprenda la construcción de carreteras interprovinciales, la mejora de caminos rurales y la construcción o rehabilitación de carreteras vecinales, pues no es aceptable la lamentable pérdida experimentada en los últimos ocho años.

Gráfico 3.2 Huancavelica: número de distritos según vía de acceso a su capital

Cabe añadir que las distancias suelen ser medidas en términos de tiempo, por ello cuanto peor es la calidad de las rutas, mayor será el tiempo invertido en recorrerlas, lo cual se convierte a su vez en costo de oportunidad y éste en dinero. Desde luego, las posibilidades de hacer negocios son también menores, lo cual afecta la competitividad. 11

Casos singulares son los de distritos que no tienen comunicación con la capital de su misma provincia, tal como puede verse en el Gráfico 3.1. Los casos más saltantes son los seis distritos de la parte alta de la cuenca del Río Grande y los distritos de la parte alta de la cuenca del río Ica en la provincia de Huaytará, ya que no tienen vías de comunicación directa

Consejo de Coordinación Regional-Mesa de Concertación de Lucha contra la pobreza: “Huancavelica: Plan de Desarrollo Departamental Concertado 2003-2011”

94


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 con la ciudad de Huaytará. Esta misma situación ocurre con los siete distritos de la parte norte de la provincia de Castrovirreyna, con los seis del sur de la provincia de Angaraes y con los cinco distritos de la parte norte de la provincia de Huancavelica. La pérdida de integración física y la imposibilidad de comunicación vial de distritos con su capital son muestras de un abandono secular que, entre otras cosas, trae consigo el riesgo de una fractura de la unidad departamental, así como la inviabilidad de un espacio geográfico. Mención aparte merece la situación del ferrocarril, que fue diseñado originalmente para llegar hasta Castrovirreyna y Ayacucho. Se le llama el ‘Tren Macho’ porque “parte cuando quiere y llega cuando puede”. Es uno de los dos únicos ferrocarriles que son todavía de propiedad del Estado, tiene 148 km de longitud y una trocha de 0,914 metros. Fue empezado en 1908 y entregado al tráfico en el año 1926. Se llegó a construir algunos kilómetros de vía rumbo a Castrovirreyna y Ayacucho pero luego fueron abandonados. El tren transporta 30 000 pasajeros y alrededor de 3 000 toneladas de carga al mes, va de Huancayo a Izcuchaca, La Mejorada (o Mariscal Cáceres), Acoria y Huancavelica. Hace aproximadamente seis horas entre Huancayo y Huancavelica; en cambio el servicio de autovagones sólo para pasajeros cubre la distancia en tres horas.

El ferrocarril Huancayo-Huancavelica se encuentra en situación de emergencia y al borde del colapso debido al mal estado de la vía. El tren debe reducir la velocidad cada vez y esto hace que su recorrido se prolongue seis horas más. Sólo en el 2004 se produjeron 68 descarrilamientos, de los cuales el 83% se originó por el mal estado de la vía férrea y del material rodante tractivo, que no se ha renovado desde 1926. Actualmente se desarrollan estudios básicos que servirán para determinar los costos definitivos de la rehabilitación del ferrocarril Huancayo-Huancavelica. Asimismo, se encuentra en etapa final la obtención de un financiamiento hasta por US$ 18 millones de dólares, gestionado por el Gobierno peruano, a través del Ministerio de Economía, ante el Gobierno de España. El tradicional ‘Tren Macho’ brinda servicio a 124 comunidades y beneficia a 175 mil habitantes en extrema pobreza. Marcha por una vía férrea de 128 kilómetros que se ha convertido en el único medio de comunicación e interconexión entre estas comunidades. Por lo tanto, la necesidad de rehabilitar la infraestructura ferroviaria y el material rodante es de primordial importancia para recuperar las condiciones de seguridad y regularidad en el transporte, así como para reducir el tiempo de recorrido, con lo que se abriría la posibilidad de movilizar 600 mil pasajeros y 50 mil toneladas por año. 95


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Tanto el ensanchamiento de la vía férrea Huancavelica – Huancayo, como la modernización del servicio de trenes con locomotoras, coches y vagones de carga deberían ser planteados como ejes del proyecto. De otro lado existe la necesidad de un estudio de factibilidad para construcción del tramo ferroviario: Pisco-Huancavelica-Ayacucho- Andahuaylas- Apurímac-Cusco.

b) Corredores económicos Los principales corredores económicos12 de la Región Huancavelica están determinados por los siguientes ejes viales y mercados: a. Corredor económico que comprende el eje de la vía Los Libertadores, que interconecta los mercados de Ayacucho, Huaytará, Ica y Lima. b. Corredor económico que comprende el eje vial y los mercados de Huancavelica, Lircay, Julcamarca y Ayacucho.

e. Corredor económico que comprende el eje vial y los mercados de Huancavelica, Castrovirreyna, Ica y Lima. f. Corredor económico que comprende el eje Vial y los mercados de Lima, Ica, Huaytará, Huancavelica, Izcuchaca y Huancayo. g. Corredor económico que comprende el eje Vial y los mercados de Salcabamba, Quishuar, Huaribamba, Pasos y Huancayo. h. Corredor económico que comprende el eje Vial y los mercados de Huancavelica, Acobamba, Churcampa y Sivias (Huanta-Ayacucho). i. Corredor económico que comprende el eje Vial y los mercados de Tintay Puncu, Huachocolpa, Surcubamba, Salcahuasi, San Marcos de Rocchac y Huancayo.

c) La Central Hidroeléctrica del Mantaro13

c. Corredor económico que comprende el eje vial y los mercados de Izcuchaca, Mantacra, Mayocc, Huanta y Ayacucho.

La idea original de Santiago Antúnez de Mayolo al observar el curso encajonado del río en una pronunciada pendiente de más de 1 000 metros de diferencia de altura fue una central que podría generar 750 000 kw13 .

d. Corredor económico que comprende el eje vial y los mercados de Huancayo, Pampas, Colcabamba, Churcampa y Ayacucho.

La Central Hidroeléctrica del Mantaro comenzó su actividad en 1973 con una generación de 114 000 kw.

CONACS-HUANCAVELICA. Plan Estratégico de Huancavelica. (2003). Huancavelica. La más grande que existía en el Perú era la del Cañón del Pato, en Ancash, que producía 100 000 kw al aprovechar la caída de 500 metros del río Santa a lo largo de un cañón de 10 kilómetros.

12 13

96


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 En la actualidad ha llegado a superar los 798 000 kw. Para completar la tarea que realizaba la central del Mantaro se levanta la de Restitución, la cual coge las aguas que aquella deja caer luego de la generación de

energía y produce una cantidad adicional de 200 000 kw. Esto convierte al departamento de Huancavelica en el principal abastecedor de energía eléctrica del país, con cerca del 50% de la producción nacional14.

Foto 3.1 Central Hidroeléctrica del Mantaro

El impacto ambiental del Complejo Hidroeléctrico del Mantaro se manifiesta en los problemas de la Presa de Tablachaca, dada la posibilidad de un derrumbe del cerro contiguo; así 14

como en el exceso de residuos sólidos que se vierten en el río Mantaro, que proceden principalmente de los centros urbanos de los distritos del departamento de Junín.

“Atlas Departamental del Perú” tomo X, página 120. Primera edición. PEISA. Lima, 2003.

97


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia

LA POBLACION a. Aspectos generales Como señalamos, la superficie de Huancavelica es el 1,72% del territorio nacional, lo que le ubica en el puesto

18º en un ranking de departamentos más extensos. En cuanto a población, el Censo de 2005 establece que Huancavelica tiene 447 054 habitantes, con lo que este departamento se ubica en el lugar 16º, ya que alberga al 1,75% de la población nacional15 .

Cuadro 4.1 Poblacion censada

1940

1961

1972

1981

1993

2005

Huancavelica

58 553

73 927

84 452

83 643

107 055

136 975

Acobamba

29 533

36 504

36 918

37 721

42 096

62 868

Angaraes

29 657

36 144

38 644

42 399

43 060

51 931

Castrovirreyna

42 793

54 417

54 912

26 919

19 738

20 018

Churcampa

38 852

41 130

42 755

Huaytará

24 848

23 319

28 129

Tayacaja Total

84 059

101 825

116 703

92 415

108 764

104 378

244 595

302 817

331 629

346 797

385 162

447 054

En el periodo 1981-1993 la población creció a un ritmo de 3 200 nuevos habitantes por año, de ellos 3 000 (el 95%) eran de las áreas rurales de las provincias de Huancavelica, Tayacaja Acobamba y Churcampa. En el periodo 19932005 el crecimiento promedio de la población fue de 5 158 habitantes por año. En el ámbito provincial, el Censo del 2005 muestra que Acobamba presenta la mayor tasa de crecimiento de la población (3,40% al año) a pesar de su nula relación con

15

la agroexportación de la costa de Ica y de sus poblados ubicados por encima de los 3 400 metros sobre el nivel del mar. Desde 1993 se observa que las provincias de Huancavelica, Tayacaja Acobamba y Churcampa concentran más del 75% de la población del departamento. La modernidad capitalista a la que permanentemente se alude como producto de la actividad agroexportadora de la costa colindante a Huancavelica ha sido incapaz de generar asentamientos de ciudades importantes en las provincias cercanas de Huaytará y Castrovirreyna.

En el año de 1940 la población de Huancavelica era 3,48% de la población peruana.

98


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 4.1 Huancavelica: porcentaje de la población según grupo de provincias y años

En cambio, la zona altoandina, con mayor ligazón a Junín, presenta provincias que hacia el 2005 albergaban en su conjunto a más del 77% de la población regional, mientras que en 1961 representaban a casi el 70%. En tanto, Castrovirreyna y Huaytará pierden importancia demográfica debido al pequeño crecimiento absoluto de su población. Tal como se muestra en el Cuadro 4.1

Entre los 15 distritos más densamente poblados, del total de 94 que existen, tenemos cuatro distritos de la provincia de Huancavelica y cinco de la provincia de Acobamba (que en total tiene ocho). Sin embargo, la densidad poblacional de éstos es menor a la de distritos de otra región como Ocobamba (Chincheros-Apurímac) que tiene 226,2 habitantes por km2, o de Abancay con 163,1.

La mayor densidad poblacional se presenta en la provincia de Acobamba (69,02 habitantes por kilómetro cuadrado), en razón de que se ubica en el recorrido del Mantaro. En cambio es menor en Huaytará (4,36) y Castrovirreyna (5,02), dos provincias que en conjunto representan poco más del 47% de la extensión territorial pero sólo albergan a 10,7% de la población total.

Además, si establecemos una suerte de ranking descendente según extensión territorial, observamos que salvo los casos de Huancavelica y Yauli, el resto de distritos no son de los más extensos, antes bien se encuentran en el tercio inferior de extensión territorial distrital. Esto nos lleva a pensar en la dificultad existente para identificar posibles espacios para el desarrollo de mercados. 99


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Cuadro 4.2 Distritos con mayor densidad poblacional 2005 Distrito

Provincia

Población

Ubicación según extensión

Densidad (Hab/km2)

Paucara

Acobamba

26 018

29 ª

115,3

Pampas

Tayacaja

12 326

61ª

113,0

Anchonga

Angaraes

7 282

76ª

100,6

Izcuchaca

Huancavelica

1 144

93ª

93,8

Daniel Hernández

Tayacaja

9 659

62ª

90,3

Acobamba

Acobamba

10 157

55ª

82,6

Mariscal Cáceres

Huancavelica

462

94ª

82,1

Yauli

Huancavelica

25 142

19ª

78,6

Pomacocha

Acobamba

3 965

81ª

73,9

Huancavelica

Huancavelica

37 184

10ª

72,3

Anta

Acobamba

6 466

67ª

70,8

Rosario

Acobamba

6 791

65ª

70,0

Ahuaycha

Tayacaja

5 939

68ª

65,3

Locroja

Churcampa

4 930

74ª

64,2

Paucarbamba

Churcampa

5 947

64ª

58,6

En los 15 distritos señalados (16% del total), se concentra más de un tercio (36,5%) de la población del departamento a pesar de que en su conjunto representan tan sólo el 9,0% de la superficie territorial. En todos esos espacios citados, incluyendo a Acoria, se debería buscar las posibilidades de crecimiento de pequeños y medianos espacios urbanos, si algunas condiciones como la integración física (vial, telefónica, eléctrica) pudieran darse junto al desarrollo de mercados de trabajo y de servicios urbanos. Si esas condiciones de integración no ocurren y si esos mercados no aparecen no

100

es descabellado pensar que por un largo plazo, el paisaje de Huancavelica será de un predominio rural con ausencia de núcleo urbanos importantes y articuladores de producción y comercio interior. Por otro lado, la población del departamento está compuesta básicamente por niños hasta 14 años (el 45,77% de la población total) y por jóvenes entre 15 y 24 años (16,34%), lo cual indica que existe una importante presión sobre el sistema educativo, tanto en cobertura como en calidad de servicios que este sistema puede ofrecer.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico N 4.2 Población según rango de edades: 1993 y 2005

En el ámbito rural, durante el año censal de 1993 la población fue de 284 740 habitantes y representaba el 73,9% de la población total; las provincias de Churcampa y Tayacaja eran las que mayor proporción de población rural tenían con 85,9% y 82,1%, respectivamente, en tanto que en la provincia de Huancavelica, la más urbana de todas, la población rural alcanzaba el 59,2%. Se estima que para el año 2005 la población rural representaba el 72% de la población regional total. En el periodo intercensal 19811993, el crecimiento de la población rural superó largamente al de la población urbana, a pesar de la vio-

lencia política que se vivió en ese momento. Un hecho distintivo de lo ocurrido en otros departamentos del trapecio andino. El quiebre de la tendencia que puede observarse en el siguiente gráfico confirma lo difícil que es en el medio el establecimiento de núcleos urbanos. Sin embargo, como se observa en el gráfico 4.2, la importancia demográfica de la población mayor de 15 años crece con respecto a 1993, y esto lleva a pensar que pese a la dificultad del medio para retener a la población existe ya una importante fuerza de atracción que proviene de núcleos o pequeñas ciudades interiores.

101


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Gráfico 4.2 Tasas anuales de crecimiento de población urbana y rural según periodos

Este comportamiento diverso muestra que desde las ciudades del departamento se migra a ciudades de otros departamentos (Huancayo, Lima e Ica) y que la población del campo huancavelicano se desplaza hacia pequeños núcleos urbanos interiores, como ocurrió entre 1940 y 1981. El desplazamiento que ocurre en el último periodo desde Huaytará o Castrovirreyna hacia otras zonas interiores, Tayacaja y Huancavelica principalmente, es inferior al que sucede desde esas zonas hacia otros departamentos. En el periodo 1988-1993 alrededor de 42 000 personas nacidas en Huancavelica se establecieron en Lima Metropolitana (el 56,5% de ellos), Huancayo (32,8%), Ica (6,2%) y en otras provincias del país. Se estima que en todo el periodo inter102

censal 1981-1993, 70 000 habitantes (18% de la población) emigraron definitivamente. Las provincias que han mostrado una tasa negativa de crecimiento demográfico (Huaytará y Castrovirreyna) han “contribuido” con casi 8 000 personas (18,5% de la población de esas provincias) a ese flujo. Nuevamente, la equiparidad en el porcentaje de 18% entre el total regional y Huaytará más Castrovirreyna muestra que la agroexportación de Ica no propicia movimientos distintos de la población próxima a ella. Alrededor de un 80% de los emigrantes dejó el departamento desde las provincias más pobladas. La violencia política fue un factor de primer orden en la toma de esta decisión, pero ésta indudablemente fue favorecida por la extrema dificultad para desenvolverse en la vida cotidiana.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 De haberse mantenido la situación como entre 1976 y 1981, la emigración desde el departamento debió alcanzar a 21 000 personas (no a 42 0000) y la inmigración hacia Huancavelica debió comprometer a 13 500 (no a 8 000); esos son los costos de la violencia y de las condiciones de vida en general: más gente se va, menos gente llega y en el territorio interior hay espacios en que la población desciende a pesar de que son más los que nacen que los que fallecen. Estos aspectos muestran ya un cúmulo de contradicciones en la sociedad regional que se

expresan en la pérdida absoluta de fuerza de trabajo, de infraestructura y, por lo tanto, de potencialidades para realizar un mayor valor de producción y de acumulación de riqueza. Viendo el aspecto de género, en el campo la población femenina es ligeramente superior (51,22%) a la masculina, lo que sucede también en el ámbito urbano. Esto refuerza la hipótesis que estábamos discutiendo, y se puede añadir que en su mayoría la emigración es de población masculina.

Gráfico 4.3 Población y tasas de crecimiento según años: 1940-2005

Considerando el largo periodo de 1940-2005, la población de Huancavelica habría crecido a una media anual de 0,93% (en el país esa tasa fue de 2,21%), y la población se ha multiplicado por 1,82 mientras que en el conjunto del país la

población se ha multiplicado por 4. Estas disparidades con el resto del país llevan a afirmaciones sobre la realidad demográfica del Perú en el sentido de que “la nueva configuración demográfica que conocemos hoy día ya no es serrana sino predo103


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia minantemente costeña y sobre todo capitalina”16. Entre 1940 y 1972 la tasa anual promedio de crecimiento de la población del departamento bordeó el 0,9%, pero las migraciones, que sangran demográficamente al espacio, propiciaron una caída en la tasa al 0,5%, para retomar posteriormente sus niveles anteriores. Se ha estimado que en los últimos años la población ha venido aumentando al 1,3% anual. Si extrapolamos esta última tasa, con todo lo complicado que este ejercicio puede ser en cuanto a confiabilidad de la proyección, hacia el año 2021 la población huancavelicana ascendería a casi 600 mil habitantes.

b. Condiciones para el desenvolvimiento de la población En el Perú, el departamento es recordado generalmente por la pobreza que asola a sus habitantes que se expresan en indicadores17 como:  28 médicos por 425 000 habitantes; es decir hay 1,0 médicos para cada 15 000 habitantes.  107 niños por cada 1 000 nacidos mueren antes de un año de edad.

 72% de niños que estudian primaria padecen desnutrición crónica, lo que inevitablemente ocasiona daños físicos y mentales irreparables.  48% de las mujeres y 35% de hombres son analfabetos.  52% de hogares viven en pobreza y 41% en extrema pobreza.  Se produce 18% de inasistencia escolar.  30% de viviendas precarias.  88% de viviendas sin agua y 95% sin desagüe, 81% sin fluido eléctrico.  85% de familias campesinas cuya actividad agropecuaria genera insuficiente ingresos. Normalmente, el tema de los indicadores sociales ha sido tratado para estimar y comparar la situación de pobreza de la población del departamento, así como para tratar de delinear programas públicos y proyectos de ONG`s vinculados al tema. A pesar de que las cifras reseñadas son singularmente explicativas por sí mismas18, es necesario detenerse en algunos aspectos que pueden ayudar a comprender o ampliar las cifras de la referencia.

PNUD-PERU. Informe sobre el Desarrollo Humano. Perú 2005; página 60. CONACS-HUANCAVELICA. (2003). Plan Estratégico de Huancavelica. 18 En el citado informe del PNUD, Huancavelica aparece como el último departamento del país en lo que respecta al índice de desarrollo humano (IDH). Indicadores como la esperanza de vida al nacer y el ingreso familiar per cápita hacen que Huancavelica ocupe esta triste posición. 16 17

104


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

b.1) El empleo Hacia 1993, la población económicamente activa (PEA) mayor de 15 años en el departamento ascendía a 103 724 personas. Es decir, casi la mitad de la población (49,66%) de esa edad se encontraba trabajando o buscando trabajo. Si definimos una tasa de dependencia como la relación de población

que no es PEA entre la que sí lo es, obtenemos que esta tasa para el departamento en su conjunto asciende a 2,71 lo que quiere decir que cada miembro de la PEA sustenta con su trabajo a 2,71 personas más. Esta es una tasa elevada en relación con otras localidades del país y comparable con lo que ocurre, por ejemplo, en Andahuaylas o Abancay, tal como lo apreciamos, por ámbito provincial, en el siguiente cuadro:

Cuadro 4.3 Tasa de dependencia según provincias PROVINCIA

TASA DE ACTIVIDAD

OTRAS PROVINCIAS DEL PAÍS

TASA DE ACTIVIDAD

Huancavelica

3,38

Lima

1,64

Acobamba

2,42

Arequipa

1,97

Angaraes

3,09

Cusco

1,99

Castrovirreyna

2,38

Chiclayo

2,25

Churcampa

2,49

Cajamarca

2,62

Huaytará

1,76

Abancay

2,87

Tayacaja

2,58

Andahuaylas

3,17

Departamento

2,71

Intuitivamente podemos señalar que cuanta más alta sea la tasa de actividad, mayor será la productividad requerida por persona ocupada para sostener a las que no son parte de la PEA. Si esa productividad mayor no ocurre, las condiciones de vida del conjunto de la población residente donde la tasa es mayor, serán peores que en aquellas zonas donde se muestra una tasa menor. 19

Lo señalado en el párrafo precedente es independiente de la situación de empleo, en donde podemos anotar que el departamento muestra una tasa de desempleo (3,64%) muy inferior a la del promedio nacional. Sin embargo, en la provincia de Huancavelica el desempleo alcanza el 7,80% y además un 17,49% de la PEA ocupada estaba en la categoría de “no especificada”19, es decir, no

En Tayacaja ese porcentaje llega al 11,09% de la PEA ocupada.

105


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia puede identificarse el sector de actividad (agrícola, minero, servicios, etc.) donde labora, por lo que la tasa provincial de desempleo debe ser mayor al porcentaje señalado ya que esa bolsa de 17,49% debe estar compuesta por trabajadores eventuales que esporádicamente desempeñan cualquier labor o “chamba”. El desempleo en la provincia es un problema que debe ser tomado en cuenta20. Las provincias de menor tasa de desempleo son aquellas con mayor proporción de población rural como Churcampa (1,82%), Acobamba (1,83%) y Huaytará (1,83%). Existe una relación positiva entre desarrollo urbano y desempleo; se sabe además que en un escenario con mayoría de población rural, tasas de actividad bajas (como la de Huaytará) y tasas de desempleo bajas configuran ya un escenario que carece de un mercado de trabajo. El número total de desempleados en el ámbito departamental ascendía a 3 771 personas, de ellas 2 834 buscaban trabajo por primera vez, es decir, la PEA se expandía a 2,73% por año, tasa superior al crecimiento de la población que en el periodo intercensal 1981-1993 crecía a 0,90% anual. Esta diferencia a favor de la tasa de crecimiento de la PEA 21, implica tres cosas: que el sistema

20 21

educativo departamental no retiene a la población joven de 15 a 24 años, que mujeres mayores de 25 años se están incorporando al mercado de trabajo, o una combinación de ambos factores. En cualquiera de las tres alternativas, la diferencia señalada indica la existencia de una presión importante de nueva fuerza de trabajo sobre una base productiva que si no ofrece los puestos necesarios termina generando desempleo o expulsando personas del territorio, aunque normalmente ocurren las dos cosas, lo que obviamente afecta el promedio de calidad de vida. Esta situación es notoria en la provincia de Huancavelica y, en segundo término, en Tayacaja. Según la categoría de ocupación, la PEA nos mostraba que la mitad de los trabajadores son independientes; los trabajadores dependientes (empleados y obreros) son una cuarta parte del total; en tanto que el porcentaje de trabajadores familiares no remunerados alcanza al 17,2%. Los trabajadores independientes son mayoría absoluta en todas las provincias salvo en Huancavelica y Tayacaja, lo cual constituye un indicador del alto significado que tiene la pequeña producción campesina como base receptiva de empleo y muestra, una vez más, el incipiente desarrollo del mercado de trabajo.

Distritos como Moya, Vilca y Acoria mostraban un desempleo abierto o declarado superior al 15%. Durante los últimos años, salvo el caso del departamento de Ucayali, la tasa de crecimiento de la PEA supera a la tasa de crecimiento de la población en todo el país.

106


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 4.4 PEA según categoría

Una estrategia razonable de empleo debe pretender el crecimiento de la participación de los trabajadores dependientes a costa de la disminución de la participación de la categoría de los trabajadores familiares no remunerados y de los trabajadores independientes. Si en este caso concreto planeamos que el total de trabajadores familiares no remunerados debe desaparecer; que a la mitad de los que labora actualmente en una actividad no especificada debe de ubicársele en una actividad conocida; y que se debe reducir en un tercio el número de trabajadores independientes, y si a esos números le añadimos el número de desempleados existentes vemos que es necesario generar alrededor de 45 000 puestos de trabajo en el departamento. En términos financieros, si esos empleos se generan en la agricul-

tura ello demandaría un esfuerzo de inversión de 180 a 200 millones de dólares americanos, pero si se requiere que las actividades se desarrollen en un nuevo entorno de productividad mayor, las cifras estimadas también crecerán. ¿Quién realiza esa inversión requerida para enfrentar el problema del empleo y la productividad?, ¿a partir de qué expectativas materiales o tangibles?, y ¿en qué plazos? Estas y muchas otras son preguntas que cualquier estrategia de desarrollo territorial debe resolver. Ampliando lo señalado, observamos que en la provincia de Huancavelica concurren las más altas tasas de trabajadores familiares no remunerados y los mencionados “no especificados”, que en el cuadro siguiente los hemos agrupado en la columna de “resto de categorías”. 107


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Cuadro 4.4 PEA según categoria de ocupacion por provincias: 1993 (en porcentajes) Trabajadores Dependientes

Trabajadores Independientes

Trabajadores Familiares No Remunerados

Resto de Categorías

Huancavelica

30,0

37,3

19,5

13,2

Acobamba

18,0

61,5

15,6

4,9

Angaraes

23,3

53,2

15,5

7,9

Castrovirreyna

26,0

56,9

11,8

5,4

Churcampa

25,1

53,2

15,7

6,0

Huaytara

19,8

57,1

19,0

4,2

Tayacaja

24,5

49,7

17,7

8,0

El hecho que esta provincia muestre las mayores tasas en los dos aspectos mencionados confirma el problema de desempleo que allí existe. Pero además, la predominancia de los trabajadores independientes sobre los dependientes en el ámbito provincial muestra que sobre el territorio del departamento no se ha erigido con claridad un centro administrativo burocrático, por lo cual las tensiones de segregación o separación territorial deben ser importantes 22, situación que se acrecienta por las ausencias de vías terrestres interiores y las condiciones generales de vida. De la PEA ocupada (99 953 trabajadores), laboraban en el sector agropecuario 67 236 (67,27% del total)23 y en el de servicios 15 409 (15,42%); actividades como construcción, mine-

ría e industria manufacturera llegan a emplear, en conjunto, a poco más del 6% de la fuerza de trabajo. En realidad, la tercera actividad en importancia ocupacional es el género “no especificado” (11 038 trabajadores, dos tercios de los cuales están ubicados en las provincias de Huancavelica y Tayacaja), que al mantener la pequeña propiedad agraria se ubica como una mano de obra eventual dispuesta a emplearse en la minería, la construcción o los servicios. El sólo hecho de que en el departamento donde se genera el 50% de la electricidad del país, la PEA ocupada en la actividad “suministro de electricidad, gas y agua” ascienda a sólo 120 personas –que representan el 0,12% de la PEA ocupada departamental– muestra lo extraña que es esa

No debe olvidarse que en la anterior configuración territorial, los pobladores de Tayacaja decidieron no integrar su provincia a la antigua Región Los Libertadores Wari, que integraba al resto de provincias huancavelicanas. 23 Huancavelica, Apurímac, Ayacucho y Amazonas son los departamentos cuya PEA agropecuaria bordea los dos tercios de la PEA total. 22

108


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 4.5 PEA ocupada por actividad

generación de electricidad para la vida de Huancavelica: no emplea mano de obra, no genera una demanda interior por bienes y servicios, no proporciona ingresos24 ni calidad de vida. Aunque la actividad energética está localizada allí, y es muy importante para el país, es dramáticamente ajena a Huancavelica. La información sobre la importancia del empleo agropecuario lo muestra también el III Censo Nacional Agropecuario realizado un año después del IX Censo de Población y IV de Vivienda. El III CENAGRO señala que existen 84 371 personas naturales que en promedio administran predios de 4,61 hectáreas. Que en el conjunto del departamento y en todas las provincias, salvo Tayacaja, 24

el número de personas naturales con predios agrícolas sea superior al número de trabajadores empleados (más propietarios que trabajadores) demuestra, en primer lugar, la ausencia de empresas y mercados de trabajo rurales y señala, en segundo lugar, cómo un importante sector de pobladores urbanos se mantiene estrechamente unido a la vida del campo. El 27,79% del total de productores agropecuarios individuales admitía que durante el año deja de trabajar en su unidad agropecuaria para emplearse de manera temporal en predios agropecuarios lejanos o en otras actividades (comercio y construcción principalmente) como medios para conseguir otros ingresos. Cuando casi 8 000 campesinos huancavelicanos arriban temporalmente a

Para el año 2003, el valor de la venta de electricidad en el país se estimó en 1 400 millones de nuevos soles y por concepto de “Canon Hidroenergético”, a las municipalidades del departamento se les transfirió la increíble suma de 14,9 millones.

109


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia la cosecha costeña en Ica, Chincha o Pisco generan el espejismo de pleno empleo en esos parajes de la costa y ocultan la realidad de insuficiencia de ingresos y empleo en Huancavelica. La ocupación en el sector agropecuario sólo era menor al promedio departamental en la provincia de Huancavelica (casi 45% de su PEA es agropecuaria), en cambio supera

el 70% de la PEA en las provincias de Acobamba, Huaytará, Tayacaja y Churcampa. De otra parte, en la misma provincia de Huancavelica se registra el mayor porcentaje de la PEA en el sector servicios (casi 27%), mientras que en Acobamba, Huaytará, y Churcampa esta PEA bordea el 10%. El peso del empleo por actividad económica, al interior de cada provincia se aprecia en el siguiente gráfico:

Gráfico 4.6 Distribución de la PEA por actividad económica según provincias

Si como dijimos, cada persona ocupada sustenta con su trabajo a casi otras tres y si la PEA agropecuaria es de 67 236 personas, significa que 182 210 habitantes de Huancavelica (47,31% de la población total) se sustentan casi exclusivamente de los rendimientos del sector agropecuario. Pero dado que hay poco más de 17 mil personas que teniendo predios 110

agropecuarios, no tienen esta propiedad como única fuente de ingresos, en realidad existe un 12,05% adicional de la población que también vive de los rendimientos del campo. La otra actividad que concentra a la segunda proporción de la población ocupada son los servicios y generan empleo para 15 409 perso-


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 nas (sólo 23% de la PEA ocupada en el sector agropecuario); del total de trabajadores en los servicios el 40% está en Huancavelica y el 23% en Tayacaja. De ellos, el 73% lo constituyen trabajadores del comercio minorista, profesores y empleados del servicio de enseñanza y personal de la administración pública, policía, defensa nacional y seguridad social. Asimismo, es poco significativa la PEA ocupada en los servicios de hoteles y restaurantes (601 personas) y en la venta y reparación de vehículos a motor (188 personas) lo cual expresa el escaso desarrollo de estas actividades.

b.2) Educación En lo referente a indicadores sobre la problemática educativa, entre 1981 y 1993 se registra un notorio crecimiento del porcentaje de población entre 5 y 19 años de edad que asiste a centros de enseñanza, y una perceptible disminución del porcentaje de población analfabeta de 15 años y más. Esto se refuerza entre 1993 y 2005. En cambio, las variaciones en el porcentaje de la población mayor de 15 años cuyo grado de instrucción es menor a la primaria completa se registra recién el último periodo tal como se muestra a continuación:

Cuadro 4.5 Comparacion de indicadores educativos por año censal (en porcentajes) Población de 5 a 19 años que asiste a centros de enseñanza

Población analfabeta de 15 años y más

Población de 15 años y más sin primaria completa

1981

1993

2005

1981

1993

2005

1981

1993

2005

65,0

75,2

84,2

40,9

30,1

17,9

61,6

57,3

33,8

Acobamba

48,3

67,0

80,8

55,8

40,4

26,2

77,8

72,9

49,0

Angaraes

52,4

66,4

84,1

53,5

45,1

29,0

77,8

74,6

51,7

Castroirreyna

61,5

27,3

59,0

Huancavelica

75,6

88,4

21,3

14,2

57,7

33,3

Churcampa

69,7

83,9

38,4

28,3

69,3

51,3

Huaytará

70,2

85,3

23,1

15,5

62,9

35,6

Tayacaja

51,2

70,0

82,8

46,4

34,8

23,1

67,2

67,5

44,8

Región

56,3

71,0

83,5

44,0

34,1

22,1

67,0

65,4

42,1

El ritmo de los cambios permite comentar algunos hechos: i) La reducción de la población analfabeta en casi 22 puntos porcentuales, entre 1981 y el 2005, ha permitido que, en números absolutos, disminuyan las personas en

esa condición; si a principios de la década del 80, habían alrededor de 82 000 huancavelicanos mayores de 15 años que no sabían leer ni escribir, esa cifra baja después a 58 518 personas que, siendo un número alto, marca una tendencia clara de disminución paulatina; 111


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia ii) la disminución del porcentaje de población con primaria incompleta o menos hizo posible que en términos absolutos esa población haya disminuido en casi 25 000 personas. Este es uno de los problemas centrales para la administración del sistema educativo pues constituye una presión constante para el rápido crecimiento del analfabetismo funcional;

iii) la población con educación superior universitaria crece en poco menos de 8 000 personas durante el periodo 1993-2005 o, lo que es lo mismo, a razón de 666 personas por año, con lo cual se está mostrando que la universidad se convierte en uno de los elementos explicativos del crecimiento de población mayor de 15 años en la región.

Cuadro 4.6 Población de 15 años y más con educación superior universitaria

1981

2005

Huancavelica

3,7

4,2

9,3

Acobamba

1,2

1,8

3,0

Angaraes

1,7

2,0

4,1

Castroirreyna

2,7

2,8

3,8

2,7

2,0

Churcampa Huaytará

2,0

4,4

Tayacaja

2,3

1,9

2,9

Región

2,5

2,7

5,1

El Cuadro 4.5, permite observar también el ritmo de los cambios en las provincias. Así tenemos que en todos los indicadores la mejora más significativa ha ocurrido en Acobamba; incluso esta es la única provincia en donde, entre 1981 y 1993, el porcentaje de población infantil ocupada disminuyó. El caso de Tayacaja es interesante ya que si bien muestra una notoria mejora en los dos primeros indicadores, es a su vez la única provincia donde, entre 1981 y 1993, se registra un crecimiento en el porcentaje de la población con primaria 112

1993

incompleta y una disminución de la población con educación superior universitaria. Si Tayacaja era una de las plataformas de emigración de huancavelicanos hacia otros departamentos, sabemos por estos indicadores que la población que sale es la que cuenta con mayores grados o niveles de instrucción. De otro lado, en 1993, 136 603 personas de 15 y más años de edad, tenían un grado de instrucción de primaria incompleta o menos y había una PEA ocupada de 99 953 perso-


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 nas en ese mismo rango de edad. Esta es una combinación perniciosa para el desarrollo de cualquier sociedad por el nulo o escaso nivel de instrucción de la No PEA (mujeres

básicamente) y una PEA que en el caso concreto muestra que poco más del 70% de ella se encuentra en la situación comentada, tal como podemos ver a continuación:

Gráfico 4.7 PEA ocupada según nivel de instrucción

A lo que finalmente nos lleva el gráfico anterior es a una idea sobre las condiciones de productividad en que se desenvuelve la economía de la región y, por consiguiente, a las posibilidades de crecimiento de los mercados locales y/o regionales. ¿Qué hacer para que la población mayor de 15 años alcance niveles de instrucción superiores a la “primaria” o a “ningún nivel”? Esa es otra de las preguntas que cualquier estrategia de desarrollo debe resolver en Huancavelica para propender a la consecución de mayores tasas de productividad promedio por trabajador, de mejores ingresos por trabajo y de mayor desarrollo del mercado

interior. Si el sistema educativo es incapaz de captar al 70% de la PEA ocupada que cuenta con los bajos niveles de instrucción mencionados; la propia existencia de un sistema que no incluye sino que excluye está en cuestión. La instrucción se imparte en 1 392 locales (1 188 de primaria y 204 de secundaria). El proceso de matrícula da un promedio de 76 niños y jóvenes por local escolar, es decir, pequeñas escuelas, normalmente con una infraestructura inadecuada y carente de servicios, que no son espacios físicos para que puedan desarrollarse habilidades y capacidades. 113


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Foto 4.1 Centro educativo en el distrito de Moya

b.3) Infraestructura y activos tangibles de las familias

autoconstrucción y de asentamiento de la población se han reforzado.

El Censo de 1993 informa que en el departamento existían 89 435 hogares o familias y 87 619 unidades de vivienda (el 74,34% de ellas en el ámbito rural) con ocupantes presentes. En cambio, en el año 2005 las unidades de vivienda alcanzaban a 101 759. Es decir, al construirse 1 178 viviendas por año se ha mantenido el promedio de 4,4 habitantes por unidad de vivienda.

El Mapa de Necesidades Básicas Insatisfechas que el INEI construyó a partir de los datos censales de 1993 señaló que 100 950 personas vivían en condiciones de hacinamiento, esto es en viviendas con una sola habitación en donde se realizan todas las actividades del hogar. Dado el promedio departamental de personas por familia, esto representaría poco más de 23 000 familias en esa situación, y si este fuera el déficit de unidades de vivienda a ese año, considerando que 12 años después de obtenidas estas cifras, la población ha crecido en el equivalente a casi 15 000 familias promedio en el departamento25, es evidente la presión por la existencia de un marcado déficit de unidades de vivienda.

De ese total de unidades de vivienda, en 1993 el 83,56% tenía como material predominante de las paredes adobe o tapia y el 11,60% piedra con barro. En el 2005 el 87,03% de viviendas contaba con paredes de adobe, es decir las condiciones materiales de 25

La población entre 1993 y el 2005 ha aumentado en casi de 62 000 personas.

114


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Si hoy se estableciese un programa de construcción de viviendas para sectores de población que en situaciones normales no van a acceder a los programas urbano-tradicionales, éste debería tener como meta la construcción, rehabilitación y/o ampliación de 40 000 unidades de vivienda y para que la mejora en la situación relativa se perciba, el ritmo de construcción debería de cubrir el crecimiento vegetativo de la población (equivalente a 1 500 unidades de vivienda por año), además de un modesto intento de cubrir cada año un 10% del déficit acumulado. Ejecutarlo demandaría

un importante ritmo de construcción, rehabilitación y ampliación de 5 500 unidades de vivienda por año y esto requiere ser desarrollado dentro de una estrategia que impulse la actividad económica de la construcción. La situación señalada no ignora una mejora producida en las condiciones generales de las viviendas, y por tanto de la propiedad o activos de la población. Como se muestra en el siguiente cuadro de dotación de servicios a las viviendas, los déficits departamentales se han reducido en promedio pero aún son importantes en magnitud.

Cuadro 4.6 Condiciones de la vivienda 1981-2005

% de viviendas sin agua potable por red de tubería, pilón o pozo

% de viviendas sin desagüe por red de tubería, pozo negro o ciego

% de viviendas sin alumbrado eléctrico

1981

1993

2005

1981

1993

2005

1981

1993

2005

Huancavelica

64,1

51,4

33,7

90,7

87,0

60,9

81,7

70,7

33,9

Acobamba

77,8

61,5

43,0

97,9

89,8

70,4

97,4

92,2

54,2

Angaraes

71,7

67,3

58,6

96,4

92,2

70,7

98,0

86,0

48,8

Castrovirreyna

73,9

74,0

57,6

96,3

92,7

78,4

81,6

84,6

63,8

Churcampa

74,0

47,2

87,4

72,3

84,5

41,0

Huaytará

69,8

54,6

95,7

85,1

94,0

64,5

Tayacaja

90,7

70,5

39,5

95,6

85,8

61,8

97,0

76,8

41,0

Departamento

77,4

64,8

43,4

94,8

88,6

67,4

90,8

80,6

44,6

De lo mostrado, en los últimos 24 años es relevante la incapacidad estatal para dotar de servicios básicos a la población. Esta incapacidad es más notoria si consideramos que en el caso de los que sí cuentan con servicios, no se está contando como requisitos el contar

con 24 horas diarias de servicio, ni la calidad del agua o de la letrina o pozo séptico con que cuenta la vivienda. En el caso de las provincias, Huaytará y Castrovirreyna deberían ser objeto privilegiado de atención por 115


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia parte las políticas pues allí la mayoría absoluta de viviendas no cuenta con ninguno de los tres servicios esenciales a los que nos estamos refiriendo. En términos generales, las cifras provinciales registran mejoras significativas en Tayacaja y Huancavelica y en menor medida en Acobamba y Angaraes, a pesar de que las carencias son llamativas en todas las provincias. La importancia relativa de la población rural hace necesario referirse en este acápite a la tierra. Las unidades agropecuarias de Huancavelica detentan o tienen derecho sobre el 59,04% de la extensión territorial total; entre esas unidades, existen 500 comunidades campesinas con derecho sobre 901 160 hectáreas (casi el 69% de la extensión que manejan todas las unidades) pero, como ya señalamos, lo característico es la presencia de 84 371 personas naturales que representan al 97,22% de las unidades agropecuarias; si a estos últimos les sumamos 1 632 sociedades de hecho, tenemos que en la práctica existen 86 003 productores individuales que detentan la propiedad sobre poco más de 398 000 hectáreas. Una estrategia para el desarrollo de mercados al interior debe responder a las interrogantes: ¿cómo hacer para que la propiedad de la tierra se convierta en un activo más que en un medio de autosubsistencia?, ¿cómo volver productiva esta propiedad y, por lo tanto, cómo convertir a sus frutos y a ella misma en mercancía? 116

La respuesta gira en torno a crecimientos en la productividad del trabajo a un conjunto de elementos como son: i) habilidades y capacidades para producir, que existen pero básicamente para seguir produciendo lo mismo. El 65% dice que escoge el tipo de siembra en razón de que siembra el mismo cultivo siempre y solamente el 16,9%% lo hace guiado por el precio de mercado, porque son cultivos de poco gasto o porque tiene el mercado asegurado; ii) grados o niveles de instrucción alcanzados por esos productores, que como vimos son escasos y en el campo se agravan, pues el 78,9% de esos productores se encuentra con primaria o menos; iii) dotación de medios físicos como maquinaria y equipo, el 94,5% usa sólo energía humana o animal para trabajar, es decir, labora sin recurrir a maquinaria o equipo agrícola alguno; iv) conocimiento e información de mercado, el 6,6% de ellos va con su producción al mercado con fines de venta; v) acceso al mercado de capitales y de crédito, el 7,3% recuerda haber recibido crédito alguna vez. Se ha mencionado cinco aspectos básicos para enfrentar el problema de cómo hacer crecer la productividad


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 en el campo y las cifras porcentuales señaladas nos indican que ella debe ser una de las más bajas del país y a esas tasas de productividad la propiedad de la tierra dista mucho de representar un activo para los productores propietarios.

V. ECONOMIA a. Actividades De acuerdo a las cifras del III CENAGRO en la agricultura de Huancavelica se cultivaban alrededor de 134 780 hectáreas26; 112 000 en cultivos transitorios y 12 500 en cultivos permanentes, que incluyen 11 600 hectáreas de alfalfa. Con respecto a

la Tabla 1.1, que mostramos en las primeras páginas, estas cifras presentan bien un sobredimensionamiento del Censo en cuanto al uso de los suelos, en lo que a cultivos transitorios respecta, o bien que el año censal se estaban cultivando suelos no aptos para la producción agrícola, como por ejemplo suelos aptos para pastos, que en cambio muestran una escasa ocupación. Observando cómo en los últimos años la superficie cosechada con cultivos transitorios es ligeramente superior a las 70 000 hectáreas se concluye no sólo que el CENAGRO ha incurrido en un exceso, sino que hay incapacidad de ganar hectáreas nuevas para la producción ante la falta de inversión importante.

Gráfico N° 5.1 Cultivos según participación en el valor de producción agrícola (participación anual promedio 1997-2007)

26

En el país ese año la extensión agrícola con cultivos se estimaba en 3 millones y 277 mil hectáreas, con lo cual Huancavelica contribuye con el 4%.

117


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia En términos de PBI se estima en 221 millones de soles lo producido por la agricultura huancavelicana durante el año 2005. Al interior de la región destacan por su importancia los cultivos de papa, alfalfa, maíz amiláceo y arveja, cuatro cultivos que en realidad explican más del 76% del valor de la producción agrícola de la región, según lo mostrado en el gráfico anterior. El 68,4% de la extensión con cultivos transitorios se trabaja en Tayacaja, Acobamba y Huancavelica, en tanto que en las provincias de Churcampa y Castrovirreyna se localiza, en conjunto, el 11,4% de la superficie con esos cultivos. Huaytará, en cambio, se caracteriza por que concentra al 76,6% de la superficie cultivada con alfalfa. Los diversos suelos huancavelicanos muestran, sin embargo, una mayor riqueza en las tierras más altas y esto constituye un elemento central para explicar la presencia de la población en esas zonas. Respecto del país, son significativas las extensiones cultivadas en 1994. Se cultivaba 33 260 hectáreas de papa, el 10,8% del total nacional; cebada, con 20 633 hectáreas cultivadas tenía el 16,4% de la producción; haba, con 8 205 hectáreas, el 14,6% del total peruano; arveja con 6 177 hectáreas representaba el 19,1% del país; se destinaba 941 hectáreas para la tuna, un 15,4% del total nacional, y 819 hectáreas de mashua que representaban el 32,6% de lo cultivado en todo el país. 118

En lo que respecta a los cultivos permanentes, como árboles frutales y cultivos industriales, que exigen mayor inversión, estos son poco significativos, puesto que las mayores extensiones cultivadas como el melocotonero, el naranjo y el palto muestran alrededor de 12 hectáreas por cada uno. Es cierto que en el conjunto del departamento existen poco más de 753 hectáreas de frutales bajo la categoría de “vergel frutícola”, es decir, sembrados sin ninguna previsión de explotación comercial, en cualquier orden e indistintamente mezclados en las parcelas con otros cultivos. Es obvio que de los 86 125 productores que cuentan con superficie agrícola, la mayoría de ellos trabaja sobre esos cultivos. Así tenemos que 45 763 (el 53,1%) cultivan papa, son 33 202 (38,6%) los que cultivan maíz amiláceo y 31 801 (36,9% del total) trabajan con cebada; 20 252 (23,5%) cultivan haba, 16 547 (19,2%) trigo y 12 570 (14,6%) arveja. Las condiciones de trabajo de estos productores se agravan por la carencia de infraestructura de riego, tal como se puede apreciar en el gráfico 5.2, en donde resalta el caso de la provincia de Acobamba, que concentraba el 20,9% de la superficie con cultivos transitorios y donde tan sólo el 1,1% de su superficie cultivada está bajo riego. Problemas como la calidad del suelo o la excesiva parcelación de


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 5.2 Superficie cultivada con riego y bajo secano en cultivos transitorios según provincias

éste, que son aludidos constantemente para explicar las bajas rentabilidades de la agricultura altoandina o lo no sostenible –según la lógica de rentabilidad capitalista– del minifundio serrano, hacen olvidar normalmente las carencias de infraestructura de transporte para los productos y de riego para la explotación que, en realidad, están en la base de los problemas mencionados. A pesar de ello hay que distinguir la persistencia, la terquedad de la población en su afincamiento y crecimiento sobre este territorio, alto con respecto al nivel del mar. En este lugar se encuentra el corazón de la Nación, que a pesar de la segregación de que es objeto por parte de las políticas estatales sobrevive y crece.

Durante los últimos años se siguen mostrando las contracciones profundas en el valor de la producción de los principales cultivos huancavelicanos, como se muestra en el gráfico 5.3. Dadas las fluctuaciones de producción, señaladas las carencias de infraestructura básica de soporte para ésta y mostradas las características generales de vivienda y salud, cabe señalar además que hacia el año 2005 se cultivaban 0,18 hectáreas por habitante. Es indudable que se configura una situación general de carencia y marginación con respecto a la sociedad oficial, sin embargo, ¿no está también allí el germen, el fermento, de una sociedad distinta, que, como dijimos, no sólo sobrevive sino que crece? 119


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Gráfico 5.3 Valor de la producción de principales cultivos

El Gráfico 5.4 nos mostrará el notorio incremento de las tenencias de cuyes, aves y ovinos que se registra en el ámbito regional, y que va en favor de la hipótesis del crecimiento de un tipo particular de sociedad, que encuentra en esas especies parte importante de la ingesta calórica y proteica, pero que además, por su carácter comercial, permiten la generación de excedentes. En los tres casos mencionados el número de cabezas por habitante de la región crece respecto al año 1994.

presentaba niveles de productividad bastante bajos debido a la mortalidad de las crías, a la alta tasa de consanguinidad, al escaso control sanitario y al nulo o rudimentario manejo de pastos. Problemas que sólo pueden ser resueltos con una significativa inversión que el escaso excedente comercial no hace posible, ya que la mayor parte de la producción local de lana es clasificada como de cuarta y quinta categoría en la industria textil y por ello los criadores reciben el precio más bajo del mercado.

En cambio, desciende visiblemente el número de cabezas de alpaca. En el año 2000 el Atlas del Departamento de Huancavelica27 daba cuenta que la crianza de estos auquénidos

El gráfico 5.4 también muestra el descenso del número de cabezas de ganado vacuno, no tan severo como el caso de la alpaca, pero coherente con una situación general del Perú en

27

Rubina, Alberto y José Barreda. (2000). Atlas del Departamento de Huancavelica. Lima, Centro de Estudios y Promoción del Desarrollo (DESCO). Pág. 122.

120


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Gráfico 5.4 Número de cabezas según tipo de ganado 1994 y 2005

donde el consumo per cápita anual de carne de vacuno ha disminuido por la sustitución que hace la carne de ave, pollos básicamente, que ha encontado su crecimiento en las periferias urbanas. La Dirección Regional Agraria de Huancavelica estima en 3,19 kilogramos por año el consumo per cápita de carne de vacuno28 mientras que el promedio nacional está en 4 kilogramos al año. De otro lado, los petitorios o denuncios mineros en la región han alcanzado, en los últimos años, el millón de hectáreas –el 45% de la superficie territorial total– extensión que en sí es una fuente de conflicto con las “unidades agropecuarias”, que poseen casi el 59% de la extensión regional, sobre 28

todo tierras de protección en posesión de comunidades campesinas que el CENAGRO de 1994 registraba en número de quinientos. Desde la mina colonial de Santa Bárbara, tristemente célebre por el exterminio de indios mitayos, la zona se presenta en el imaginario colectivo como una región minera. Esta actividad, luego de una severa crisis ocurrida desde fines de los años 80, muestra señales de recuperación en el 2005 con un PBI de 144 millones de soles, el15,4% de todo el PBI regional; pero en 1978 llegó a representar poco más del 28% de la producción huancavelicana. Estos valores, así como la tendencia mostrada en el siguiente gráfico, no deben ignorar que:

Dirección Regional Agraria de Huancavelica. (2006). Compendio Estadístico Agrario 1996-2005. Huancavelica, pág. 22.

121


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia “la minería en general requiere insumos y tecnologías que no son generados por los agentes económicos de las zonas que circundan

las unidades de operación. En consecuencia, el nivel de integración de las minas a las economías locales ha sido sumamente débil”.29

Gráfico 5.5 PBI Minero 1970-2005

Ese escaso nivel de integración se expresa también en el bajo nivel de empleo directo generado pues, entre empleados y obreros, se calcula que son 3 000 las personas que laboran en esta actividad. Es decir, en el año 2005 tan sólo el 2,4% de la PEA regional proyectada trabajaba en esta actividad y es una cifra similar a la del censo de 1993.

representa el 8% de la producción nacional. La producción de cobre se realiza en la mina Cobriza, adquirida en el año 2000 por la empresa norteamericana Doe Run, pero es indudable que el liderazgo empresarial es de la Compañía Buenaventura, el principal productor afincado en Huancavelica, que extrae plata, oro, plomo y zinc.

En cuanto a la actividad minera regional, comparten la producción de plata las compañías Buenaventura, Castrovirreyna y Corporación Minera Castrovirreyna. La producción local

Esta situación puede cambiar, pues en los petitorios mineros antes señalados se encuentran en fase de exploración alrededor de 50 empresas o compañías mineras.

29

Rubina, Alberto y Barreda José. Ibidem, pág. 142.

122


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

b. Producto Bruto Interno (PBI) El concepto de PBI, definido en la contabilidad nacional como el total de bienes y servicios finales producidos por una economía durante un período dado, nos acerca al concepto del tamaño que tiene una economía determinada y que su desenvolvimiento en el tiempo muestra periodos de auge así como de depresión económica. El departamento de Huancavelica ha contribuido en todo el periodo 1970-2005 con el 0,84% anual al PBI nacional. Esta participación ha venido cayendo desde 1999, cuando otras regiones dan un mayor dinamismo a nuestra economía, y por el hecho de que durante tres años consecutivos (2000-2002) la economía departamental se contrajo y perdió su relativa presencia. Siete departamentos aportan a la economía nacional con menos del

1%, y Huancavelica ocupa el lugar 19º en lo que a contribución se refiere. Recordando lo señalado anteriormente, Huancavelica tiene el 1,72% de la superficie del país y su población es 1,75% del total de la población, pero económicamente hablando su participación es de sólo 0,84%. Aquí hay una relación de no correspondencia entre los tamaños físicos y demográficos con el tamaño económico. A fines del año 2005 el valor monetario de lo producido al interior del departamento se estima en 950 millones de nuevos soles anuales. Con esta cifra la economía de Huancavelica ocupa el 21º lugar en el país, siendo sólo más grande que las economías de Madre de Dios, Tumbes y Apurímac.

1. El crecimiento del Producto

Gráfico 5.6 PBI 1970-2005 (millones de Nuevos Soles de 1994)

123


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia De acuerdo a lo que se observa en el gráfico –y tomando etapas largas del ciclo económico para obviar los bruscos cambios de corto plazo– vemos que la economía departamental ha tenido cuatro fases o etapas bien delineadas: i) una fase larga, entre 1970-1980, de suave expansión donde el producto crece a una tasa media anual de 2,60%; ii) este crecimiento fue revertido en una segunda fase de contracción, 1980-1990, donde la emigración y la violencia contribuyeron decididamente a una caída promedio de -1,92% por año, con notorias oscilaciones de corto plazo; iii) una tercera fase, 1990-1999, donde a partir de un gran impulso inicial, el producto se expande a razón de 3,59% por año; y iv) la etapa reciente, 1999-2005, es de estancamiento, pues la producción

ha crecido sólo 0,23% por año en comparación al resto del país que ha alcanzado una tasa casi veinte veces mayor. El resultado de la combinación de esas cuatro fases genera un PBI de final de periodo (2005) tan sólo 1,48 veces mayor que al inicio (1970). Sabiendo que en el 2005, hechos como la pavimentación de toda la carretera hasta Huancayo y el precio de los minerales contribuyeron al crecimiento de la construcción y de la minería que explican la recuperación respecto a la franca caída que hasta el año 2003 observaba la economía regional. Considerando este contexto y que Huancavelica representa una economía pequeña, es el crecimiento en las actividades de los servicios públicos, como educación, salud y administración general, y la construcción de infraestructura pública lo que ha impedido un deterioro absoluto en el largo plazo.

Tabla 5.1 Tasa de crecimiento promedio anual del PBI por periodos y sectores PERIODO

TOTAL

AGROPECUARIO

MINERÍA

CONSTRUCCION

SERVICIOS

1970-1975

1,4%

3,8%

1975-1980

3,8%

0,3%

3,1%

7,8%

3,8%

6,6%

33,7%

2,2%

1980-1985

-0,8%

-5,5%

-0,4%

1,3%

0,6%

1985-1990

-3,1%

-0,5%

-9,1%

2,7%

-2,6%

1990-1995

6,5%

11,7%

3,2%

14,0%

3,5%

1995-2000

-1,3%

4,5%

-7,7%

-19,7%

0,8%

2000-2005

1,7%

-5,4%

9,9%

19,3%

1,1%

124


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 Las tasas de crecimiento mostradas en la Tabla 5.1 han hecho que en el largo plazo la composición del PBI regional varíe. Así, mientras en 1970 la actividad primaria (agricultura y minería básicamente), representaba el 52,1% del PBI total, en el 2005 tan sólo llegaba al 38,4%. Mientras tanto, en el mismo lapso, la participación de los sectores terciarios crecía del 46,2% al 55,6%. Es la agricultura regional la que pierde más: 10,5 puntos en el PBI de Huancavelica.

La manufactura o actividad industrial es prácticamente inexistente en el campo de las actividades secundarias, pues llega apenas a los dos millones de PBI manufacturero por año. En ese sentido, el esfuerzo desplegado en la construcción de infraestructura explica por qué el PBI de actividades secundarias es notoriamente más bajo que los PBI de las actividades primarias y terciarias. Esto puede apreciarse mejor en el gráfico siguiente:

Gráfico 5.7 PBI por grandes sectores económicos (1970-2005)

De otro lado, ese aparentemente suave y bajo movimiento económico de largo plazo no ignora que la economía regional se ve sometida a ascensos pronunciados y bruscas caídas en periodos de corto plazo. Es decir, las cifras de largo plazo ocultanla presencia de dramáticas oscilaciones que hacen más vulnerable la economía, pues en cada movimiento aparecen

(y desaparecen) actividades, establecimientos, puestos de trabajo y, sobre todo, se hacen escasas las posibilidades de plantear y discutir estrategias alternativas. Una economía regional o nacional no debería, como en el caso del gráfico, deprimirse en -14,7% o crecer, sin sostener la tasa, a 15,3% al año, tal como se muestra a continuación. 125


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Gráfico 5.8 Huancavelica 1970-2005: Variación del PBI con respecto al año anterior

El desenvolvimiento debe ser suave, en lo posible alrededor de una misma tasa, alta o baja; pero la curva no debe mostrar pendientes pronunciadas, solamente así se pueden ordenar en el tiempo las actividades productivas y las demandas de consumo de las familias, y de inversión de los productores y empresas. En una situación como la graficada, ¿qué tipo de inversión puede planearse? Si ésta se diera sería con seguridad una obligada por demandas sociales (inversión pública finalmente), o una realizada pensando en un mercado exterior al de la región. En cualquiera de los casos no sería por requerimientos de un mercado interno que en esas oscilaciones bruscas de corto plazo ni siquiera puede pensarse. ¿Cómo hacer más estable el corto 126

plazo? Es otra pregunta para ser resuelta por una estrategia distinta, puesto que allí comienza a definirse las posibilidades de crecimiento de mercado.

2. Indicadores per cápita Entre el año 1970 y el 2005, la producción anual ha crecido en 1,1.%, y en el mismo periodo la población lo ha hecho en 0,9%. Esta diferencia hace propicia una leve mejora en el PBI per cápita regional que se estima en 2 125 nuevos soles para el 2005. El PBI per cápita del Perú para el mismo año es de 5 454 nuevos soles, es decir –y no hay otro modo de entenderlo– el vivir en Huancavelica es castigado con una probabilidad de consumo promedio inferior al consumo promedio peruano.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 El PBI per cápita expresa a cuánto en promedio puede aspirar un poblador del departamento. La cifra es nada halagüeña, pues son S/. 2 125 por año o lo que es lo mismo, 177 nuevos soles por mes. También se puede considerar que si en el promedio departamental cada hogar o familia del es de 4,54 miembros, lo que tiene en promedio cada familia para cubrir

sus necesidades son 804 nuevos soles al mes. Y si dos miembros por familia ya trabajan, la esperanza individual de ingresos por trabajo llega a 402 nuevos soles mensuales, cifra menor al discutido salario mínimo de las ciudades. De cualquiera de esas formas puede ser entendido el PBI per cápita cuya evolución se muestra en el gráfico siguiente:

Gráfico 5.9 PBI per cápita 1970-2005

Que la familia promedio de Huancavelica disponga de S/. 26,43 al día para consumir en alimentos, vestido, calzado, transporte, energía, etc.; o que cada poblador disponga de S/. 5,82 diarios para sus gastos, está determinado por el tamaño del PBI regional. Y el hecho que el PBI per cápita sea casi el mismo de 1970 lo marca el estancamiento de la agricul-

tura huancavelicana, ya comentado. Ese deterioro de la agricultura permite que el ingreso rural, la división del PBI agropecuario entre la población rural, se haya deteriorado, como se muestra en el siguiente gráfico, y dé un nuevo indicador per cápita de 686 nuevos soles en el año 2005, que en Huancavelica involucra a poco más de 320 mil personas. 127


Cetraro: Huancavelica, diagnóstico para una estrategia Gráfico 5.10 Ingreso rural per cápita anual 1970-2005

El promedio de ingreso por habitante rural es un tercio del promedio del ingreso regional, mientras que el consumo proyectado es de S/ 1,88 al día, incluyendo en el PBI una estimación de la producción para autoconsumo, lo que ubica a los pobladores rurales huancavelicanos en el centro de la pobreza extrema del país. País que ha ubicado en esa situación a los indios del Perú frente a los cuales la República sólo muestra

* Profesor de la Universidad Nacional de Ingeniería.

128

programas sociales como alternativa a su condición. Esa población de S/. 1,88 por día se mantiene y crece en su territorio; desarrolla actividades productivas y comerciales; impulsa la forja de infraestructura básica; se dota de servicios modernos básicos y recrea expresiones culturales y artísticas a pesar de la lacerante situación de pobreza. Sólo espera gobernar las políticas.


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

a d n

Fondo Concursable de Investigación IECOS 2007

e d d

A

Con proyecto “La educación y los ingresos laborales en el Perú”

Eduardo Quiróz Vera y José Espinoza Suárez ganan concurso IECOS 2007

LA CONVOCATORIA El viernes 6 de julio el Director del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IECOS), lanzó la convocatoria a investigaciones concursables IECOS 2007, a nivel de proyectos medianos y breves, dirigida a docentes nombrados de la Facultad de Ingeniería Económica y Ciencias Sociales (FIECS).

“La educación y los ingresos laborales en el Perú”, proyecto bajo la jefatura del Lic. Eduardo Quiróz Vera, fue el ganador del concurso de investigaciones 2007 convocado por el IECOS. El fallo del Jurado Evaluador, que tuvo que examinar las propuestas de cinco seleccionados, se dio a conocer el 5 de agosto. Al cierre de la convocatoria del concurso, el miércoles 25 de julio, se había admitido la participación de cinco proyectos de investigación, los mismos que cumplían con los requerimientos establecidos por el Reglamento de Investigación IECOS, que 129


Fondo Concursable de Investigación IECOS 2007 fue aprobado por el Consejo de Facultad el pasado 26 de junio. Además de las exigencias reglamentarias, las propuestas presentadas cumplían con los requisitos de originalidad y valor agregado propuestos desde el inicio de la convocatoria. El jurado evaluador estuvo integrado por el director del IECOS, un representante del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), institución de prestigio nacional, y un docente de la FIECS de reconocida trayectoria en el campo de la investigación. Este Jurado guió su calificación siguiendo criterios establecidos por el reglamento del concurso, como son: calidad académica, pertinencia y relevancia, e indicaciones del proyecto. Sobre la base de estos tres criterios se ponderaron los puntajes de tal manera que por calidad se asignaba un tope de 50 puntos, por pertinencia 30 y por incidencia 10. También se consideró dentro de la calificación el currículum vitae de los investigadores, que tuvo un peso máximo de 10 puntos. El Proyecto Mediano “La educación y los ingresos laborales en el Perú” mereció un promedio de 65 puntos. En el jurado hubo consenso y opiniones muy favorables con respecto al proyecto ganador, que presentaron los licenciados Eduardo Quiroz y José Espinoza, y que serán apoyados por la alumna asistente Rocío Joo Arakawa; se resaltó, por ejemplo, la vigencia y pertinencia del tema, la revisión de una bibliografía actualizada y la claridad de la metodología a seguir. Además, para los Proyectos Breves de Investigación ha calificado como ganador el proyecto del Ing. José Saavedra Pacheco: “Estudio prospectivo de la Facultad de Ingeniería Económica y Ciencias Sociales: un enfoque estadístico”. El investigador tendrá también un asistente alumno de apoyo. El Concurso de Investigación pretendió financiar tres proyectos medianos y tres proyectos breves, sin embargo alcanzaron a calificar sólo un trabajo para los medianos y uno para los breves. Por esa razón, el IECOS, en coordinación con el Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES), realizará un curso de capacitación sobre metodología de investigación dirigido a los docentes FIECS, el mismo que desarrollará y fortalecerá las capacidades de los docentes que se inclinan por la investigación académica.

130


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007

a d n

e d d

A

Instrucciones para la presentación de ensayos de colaboradores

Con el objetivo de facilitar la presentación de los artículos de futuros colaboradores, y permitir su mejor evaluación por parte del Consejo Editorial, presentamos las siguientes orientaciones: FORMATO DE TEXTOS Y PÁRRAFOS - Tipo de letra: Arial de 10 puntos, normal. - Interlineado: 1,5 líneas - Títulos y subtítulos: Pueden distar dos espacios - Párrafos: Espacio doble entre cada uno de ellos - Nombre del autor: En minúsculas y negritas - Título: En mayúsculas y puede ser a un renglón - Subtítulos: En minúsculas y en negrita - Citas textuales: Se presentan entre comillas si tienen menos de cinco líneas y con sangría en párrafo aparte en caso contrario. Luego se indica entre paréntesis el apellido del autor seguido de una coma, el año de la edición citada en la bibliografía y después de dos puntos la o las páginas donde se encuentra el texto. Ejemplo: El mundo contemporáneo no es frío, técnico y administrativo. Antes bien “es cada vez más reencantado”. (TOURAINE, 1995:206). Si se cita enseguida al mismo autor, libro y página, basta colocar (Ídem). Si se cita enseguida al mismo autor y obra pero en otra página se indica (Ibidem: 208). - Bibliografía: La presentación de la bibliografía se hace conforme a las convenciones que se ejemplifican a continuación:

Libro de un solo autor RAMIREZ, Ricardo (2007). El fenómeno sociocomunicativo. Lima, Editorial Estudiantil. 131


Instrucciones para colaboradores

Libro de dos autores FERNÁNDEZ, José [y] Joaquín PÉREZ (1998). Breve estudio del fútbol peruano. Lima: Sport editorial

Libro de más de dos autores MARTINEZ Vigil, Eladio (1985). et al. Los vaivenes de las frágiles democracias latinoamericanas. Buenos Aires, Centro de Altos Estudios Políticos.

Libro de un editor o compilador ESPADA Vargas, Camilo, comp. (1997). Doce poetas jóvenes peruanos. Lima, Editorial El Verso libre.

En el caso de capítulos y artículos académicos o periodísticos se seguirá los siguientes modelos:

Capítulo de libro BERNEDO Paz, Felipe (1996). “La expiación de los nuevos políticos”, en Ramiro Domínguez – Blanca Valenzuela (eds). El Perú y el largo derrotero de sus caudillos. Lima, Editorial de Arena, pp. 190-224.

Artículo de revista académica MALDONADO, Félix (2000). “Nuevos enfoques administrativos”. En Revista Aplicada de Administración, Lima, 30 de marzo, pp. 25-42. Artículo de prensa PALOMINO Meza, Artemio (1999). “El falso discurso de la integración”. En El Satélite, Lima, 25 de octubre, p. 16.

Damos algunos alcances para consignar sitios web

Sin autor Los males endémicos de la sierra peruana (2001). Asociación de Médicos Peruanos. En http://www.amp.org.pe, extraído el 15 de febrero de 2001.

Con autor ESPINAR, Carlos (2001) “Ladislado Espinar el combatiente”, Espinar y su huella en la Guerra con Chile. En <http://www.espinar.cusco.org.pe, extraído el 27 de abril.

Asimismo, recordamos que la bibliografía debe presentarse en orden alfabético y, de haber otro texto del mismo autor, en orden cronológico. La información brindada en el texto y notas tiene que estar en la bibliografía. 132


IECOS Año II. Nº 2. Setiembre 2007 ESTRUCTURA - Título - Nombre del autor o autora con una referencia personal de no más de tres líneas - Resumen (Presentación del tema en cinco líneas) - Palabras clave - Contenido (Puede subidivirse en una o varias secciones, subtítulos y/o notas a pie de página) - Bibliografía PRESENTACIÓN Y EXTENSIÓN Se regirá por las siguientes indicaciones: - Papel: Bond A4 - Extensión total: No deberá ser menor de 10 páginas ni mayor de 25. - Programa: Word para Windows XP - Envío: Original impreso, acompañado de un diskette o cd-rom y dirigido al IECOS RECOMENDACIONES FINALES - Se recomienda oraciones y frases cortas, y párrafos no muy extensos. - Se sugiere limitar las notas a las estrictamente necesarias y restringir el número de cuadros y gráficos al indispensable, evitando su redundancia con el texto. - La bibliografía no debe extenderse innecesariamente. Se solicita consignar con exactitud, en cada caso toda la información necesaria (nombre del o los autores, título y subtítulo cuando corresponda (en negrita o subrayado), editor, ciudad, mes y año de publicación y si se trata de una serie, indicar el título y el número del volumen o la parte correspondiente, etc.) El Comité Editorial de la Revista se reserva el derecho de encargar la revisión y corrección de estilo que requieran los artículos, incluyendo los títulos de éstos.

133


iecos