Issuu on Google+


LEER O NO LEER... ESA ES LA CUESTIÓN

EL PAPEL Y LOS SOPORTES DIGITALES PUEDEN TENER SUS VENTAJAS Y DESVENTAJAS. SIN EMBARGO, LA LECTURA ES UNA CONSTANTE EN EL APRENDIZAJE Y EL OCIO DE LOS SERES HUMANOS A LO LARGO DE TODA LA HISTORIA.


LA IMPRENTA FUE LA PRIMER GRAN REVOLUCIÓN DE LA LECTURA, PORQUE CAMBIÓ EL FORMATO DEL SOPORTE Y PORQUE LA HIZO MÁS ACCESIBLE.

MIRANDO CON UNA PERSPECTIVA HISTORICA LOS SOPORTES DIGITALES, PODRÍAMOS DECIR LO MISMO... O NO?


La lectura es una actividad que marca el aprendizaje de las personas. Permite informarse y acceder a nuevos universos de conocimiento desarrollando el intelecto, la imaginaci贸n y la creatividad. Tal vez la discusi贸n no deber铆a orientarse hacia el soporte, sino a la actividad de la lectura como tal.


SIN EMBARGO, MUCHAS VECES LA DISCUSIÓN SE DA EN TÉRMINOS EXCLUYENTES HACIA ALGUNO DE LOS DOS FORMATOS, HACIENDO ÉNFASIS EN LAS DESVENTAJAS EN LUGAR DE lAS OPORTUNIDADES DE CADA UNO.


En el caso de las noticias el formato digital permite un seguimiento actualizado de la información. Con las producciones académicas como investigaciones, artículos, monografías, entre otros, el soporte digital se convierte en una forma accesible espacial y económicamente de acceder al conocimiento. Por otro lado, el papel tiene un gran sentido de personalización ya que puede marcarse, escribirse, y además intervienen con la vista otros sentidos como el tacto y el olfato. Lo asocio más por eso a las novelas, cuentos, obras teatrales y otras producciones literarias artísticas, aunque es válido para cualquier tipo de lectura.


Es importante considerar ambos formatos porque resultan cada uno de ellos conveniente y útil en diferentes situaciones y de acuerdo con las preferencias de cada persona. El surgimiento de nuevos soportes para la lectura no tiene por qué intentar anular la existencia de los anteriores. Por el contrario, debería enriquecer las posibilidades para que todos puedan acceder a los libros. Tal vez la lectura digital es un paso más hacia la democratización del patrimonio académico, literario, artístico y humano que hay en los libros.


Leer o no leer... Esa es la cuestión