Page 16

Cada uno que pasaba se lo repetía. Cuando pasaron todos, el mago se fue a buscar al rey. Pasó por un callejón, y se encontró con una mujer que le parecía familiar. Se abrió una puerta y allí estaba el rey, que le contó que aquella mujer era la reina de quejas de Disneyland, a quien se quejaron cuando los empleados querían separar al rey y a su cerdo. Ella también había huido de su reino porque estaban todos locos. De repente apareció un hombre muy misterioso, que le gritó en el oído a la reina y se fue corriendo. Por suerte, se tropezó con una piedra y pudieron alcanzarle. Se lo llevaron a casa de la reina, porque con tanto ajetreo, aún no habían encontrado el hotel. Una vez en casa de la reina, interrogaron al malhechor. El rey se puso furioso y le dijo: ¡Cantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! El malhechor se puso a cantar: Lalalalala… Y el rey se puso a bailar al ritmo de la música. (En realidad no quería que cantara de decir la verdad) El mago le dijo que le contara por qué le gritaba al oído a la gente. ÉL le contó que se aburría mucho y no tenía otra cosa que hacer. No le gustaba nada, solo le divertía gritar en el oído a la gente. El cerdo se puso a dar vueltas alrededor de la habitación, y la reina, como se aburría se puso a perseguir al cerdo. El malhechor se echó a reír, se levantó y se puso a perseguir a la reina. El rey, se puso a perseguir al malhechor y el mago, al ver que se divertían fue a perseguir al rey, pero vio que el cerdo iba a por él y se puso delante. Finalmente se hizo un círculo y chocaron con una pared. La reina se dio cuenta de que el malhechor había desaparecido antes de que chocaran. Salieron a la calle y vieron a toda la ciudad y al malhechor persiguiéndose y el rey y el mago, que venían de un reino en el que

Profile for carmen teacher

El caballero de la armadura oxidada  

Historia escrita por Oscar J.

El caballero de la armadura oxidada  

Historia escrita por Oscar J.

Advertisement