Page 1


La historia que os voy a relatar se ha mantenido doce años en absoluto secreto. Quizá toda esta cortina de humo que es La Crisis impida que esta revelación llegue a la gente. Quizá al leer estas líneas yo ya esté muerto. Da igual, el pueblo debe saber LA VERDAD. Pongámonos en situación. Abril del dos mil. El equipo de producción de Los Simpson se traslada a Florida para la filmación del episodio “Mata al cocodrilo y corre” perteneciente a la undécima temporada. Muchos de vosotros os acordaréis del episodio. Aquél del cocodrilo, el concierto de Kid Rock, la caravana, la cárcel, LA RISA. Sobre el papel, era un episodio muy ambicioso; con un gran despliegue técnico, multitud de localizaciones y la aparición de diversas celebridades. En total, el episodio contó con un presupuesto de tres millones de dólares americanos, el más abultado en la historia de la serie .

Perdone, ¿tiene fuego?


Todo marchaba según lo previsto, quedaban algunas escenas por rodar, pero ninguna importante. El equipo se estaba tomando unas Duffs muy fresquitas, carcajeaban y lo pasaban guay; como de costumbre. Nada parecía presagiar lo que aquella noche sucedería en torno a la figura de Homer Simpson.

Lo de que en sudamérica lo llamaran Homero siempre me pareció muy risas

Para aquel entonces, nuestro homie ya era un afamado personaje en América. Era un gordo alcohólico con mucho ego y aires de grandeza, caprichoso y engreído: un héroe. Durante aquella noche, la última noche del rodaje en la soleada Florida, H.S., borracho nivel Boris Yeltsin; tuvo una violenta discusión con Al Jean, unos de los productores de la serie. A. J. reprochaba a H.S. que la mitad del presupuesto se había perdido en cerveza y camperos de pollo a su nombre, lo que había llevado a recurrir a Kid Rock como único “guest star” en lugar del amplio elenco de estrellas contratadas inicialmente 2 .


Este tipo de discusiones eran frecuentes entre ambos debido a las reiteradas extravagancias y exigencias de guión de última hora por parte del actor. Por otro lado, H.S. no se hablaba desde la segunda temporada con la actriz que interpreta a Maggie, a causa de la adicción a las drogas de ésta última. Debido a esta serie de factores, H.S. había amenazado con dejar la serie en numerosas ocasiones con la intención protagonizar su propio spin off de la serie titulado “El Show de Homer y amigos”; algo que nunca llegó a cumplir tras las continuas mejoras de contrato ofrecidas por la FOX. Pero la de aquella noche de abril, no fue una discusión cualquiera. Al acabar, H.S. decidió que lo dejaba. Esta vez de verdad.Cogió el dinero que quedaba para la producción del episodio –los royalties de Kid Rock- y emprendió un viaje sin rumbo en la auto-caravana usada en el episodio. Después de gastarse casi todo el dinero -549,80$en priva y pastillas, acudió a un travesti vietnamita de una gasolinera quien accedió a darle un bote de pastillas de Aero Red Ultra. Menudo mejunje psicotrópico.

Hola, uapo. Chupa-chupa 5$


Para estas líneas ya habrá más de dos listos atando cabos. Yo me fui de Erasmus y sé que el título dice que H.S. está muerto y claro: alcohol + pastillacas + estado alterado post discusión = muerte a lo rock star. Todo encaja. Cuánto listo. Os olvidáis de lo más básico, H.S. es un jodido dibujito animado, no puede morir de sobredosis, ES UN PUTO CARTOON! Pero bueno, algo sí que habéis acertado: H.S. está muerto, aunque no fue así como murió, no. La muerte le tenía preparada una jugarreta más mezquina. Continúo, con los sentidos y capacidades mermados, H.S. alquiló una habitación en un motel de carretera llamado “La Sonrisa del Conejo”. Un bote de 40 pastillas, unos cuantos tetabricks de vino y televisión por cable componían todos los ingredientes necesarios para una velada inolvidable.

Teta-Brick. Mátenme.


Echaban un gran combate en el canal 45, el vino estaba ligeramente picado, tal y como a él le gustaba; y los Aero Red … joder con los Aero Reds. No había cojones de abrir el bote. Tras intentarlo de mil maneras, probó a abrirlo con la boca. Siempre tuvo una gran boca, una de ésas, ya sabéis. Mordió y mordió, tiró y tiró, chupó y chupó; y al fin el tapón cedió. Fue necesaria tanta ansia y fuerza que el tapón acabó alojándose en la garganta y finalmente causó la muerte de H.S. Vaya escenita más almodovariana, H.S. vestido de comunión (¿?) tirado sequísimo en una alfombra de un motel de mala muerte.

A la mañana siguiente, Hans Topo, uno de los pocos amigos que le quedaban a H.S. dentro del equipo de la serie; descubrió el cuerpo sin vida en aquella habitación quince de La Sonrisa del Conejo. H.T. llamó a la FOX, todavía entre llantos y freps . La noticia sentó fatal en la cúpula de la compañía y ordenaron que no se filtrara nada de lo ocurrido a la prensa.


¿Qué iban a hacer ahora que la estrella de su serie más exitosa había pasado a peor vida? Prescindir de Los Simpson era algo que ni se planteaban, pero ¿cómo iba a encajar la audiencia la muerte de H.S? ¿Había sido suicidio? ¿Cómo iban a pagar a Kid Rock? Demasiadas preguntas sin respuestas. La desorientación se había generalizado, pero algo tenían claro: todo aquello no podía salir a la luz. No podían arriesgarse a que los fans de la serie se suicidaran en tropel al escuchar la noticia. Algo había que hacer. Algo gordo. Tras muchas reuniones entre el equipo de la serie y los servicios de inteligencia de El Pentágono, se acordó que la única opción posible era continuar la serie como hasta ahora, y además, H.S. seguiría en la serie. ¿Cómo?

Tras los atentados del 11S El Pentágono de los USA pasó a ser un hexágono regular. Miradlo en Google


La jugada consistía en que un doble de H.S. supliera al verdadero H.S. ¿Alocado, imposible? Quizá, pero había cosas que corrían a favor: el del cocodrilo fue el último episodio en rodarse de la temporada, tenían tiempo entre temporada y temporada. Además, contaban con el dinero de El Pentágono. Tiempo y dinero. Puta Madre. El plan empezó a tomar forma cuando la FOX organizó un concurso de parecidos razonables. Matt LaGrande fue el ganador en la categoría “Homer”, se le parecía un huevo, aunque era negro. Se le propuso cambiar de identidad, de vida y pasar a ser el “Nuevo Homer” . Una vida de fama, dinero, mujeres y poder le esperaba. Obviamente, Matt aceptó el trato: ¿quién, en su sano juicio, no querría ser H.S.?

La nariz del “nuevo homer”

Si os fijáis bien en la nariz del “nuevo homer”, veréis una curiosa diferencia

La nariz de Pipi Estrada un viernes cualquiera


Así pues, durante el parón entre la undécima y duodécima temporada, el antes conocido como Sr. LaGrande, se sometió a un total de quince operaciones de estética y entrenó día y noche para hablar y actuar como el H.S. original. Todo fue a pedir de boca y en los plazos marcados y al inicio de la grabación de la nueva temporada, las diferencias entre los dos Homers eran casi inapreciables.

Encuentra las 7 diferencias. La del tatuaje del Burguer King no cuenta.

original

fake

Ya en el proceso de grabación, reinaba un ambiente muy positivo, todo parecía ir igual que antes , pero el rodaje empezó y pronto se torcieron las cosas. No había suficiente presupuesto. La FOX tuvo que pagar a cada trabajador de la serie importantes sumas de divisas para que no contaran nada de lo ocurrido. Las costosas operaciones de cirugía del nuevo H.S. habían agotado todo el dinero de El Pentágono, y todavía quedaban unas cuantas. A estos gastos había que añadir grandes cantidades de pintura blanca y amarilla. Como ya sabéis, Matt LaGrande era negro, por lo que había que pintarlo al principio de cada capítulo: primero una capa blanca y posteriormente una amarilla.


En nuestro país, a partir de la duodécima temporada, se dijo que el actor de doblaje que doblaba a H.S. había fallecido. Otra mentira más. No se sabe cómo, el equipo de Antena 3 se enteró de todo lo ocurrido y hubo que untarlo. La cosa es que Carlos Revilla, el actor que doblaba a H.S., se negó a formar parte de la farsa que habían tramado y no aceptó el dinero. Como consecuencia, tuvo que cambiar de identidad y de vida. Hoy día vive anónimamente en la localidad malagueña de Torre del Mar, municipio que también sirve de refugio a otros famosos que fingieron su muerte y a Tejero.

Tarse quieto!


Los escasos presupuestos y sobre todo la falta de los gags del propio H.S., propiciaron el inicio del declive de la serie que a partir de ese momento perdió gracia y frescura. Aún así, hoy en día sigue manteniendo un nivel medio y de ella viven muchas familias americanas, ¿por cuánto tiempo? Eso no lo sabemos. Lo que ahora sí sabemos, a partir de este relato, es la historia que se esconde detrás de la expresión “los capítulos de Los Simpson con la voz nueva son una mierda”. De nada.

A la memoria de Leslie Nielsen


Homer Simpson really is dead  

Homer Simpson really is dead

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you