Page 95

ausente. El cabello, su cabello, apelmazado y lacio, envolvía su cabeza de forma que no permitía ver con claridad el rostro blanquecino, de palidez enfermiza. Era pelirrojo, tan vivo como las alas de una mariposa, tan brillante que destacaba del mundo y capaz de transformar lo gris en arco iris. No reparó en mí, lo cual debo admitir que no me entristeció. Y es que hay cosas que se disfrutan más desde la admiración y el secreto, donde la realidad no permite destrozar los sueños ni las palabras derrocar una imagen idílica. Sus pasos fueron mis pasos, sus labios dueños de mis palabras, sus ojos mi ventana al mundo. Una ventana desde la que se percibían multitud de colores distintos, teñidos por el verde y el rojo anaranjado de sus pupilas y su pelo. Cada mañana, a partir de entonces, bajaba a la calle con la pretensión de asomarme por el tragaluz de su mirada, escondido tras el anonimato, vestido de admiración, ataviado con los sueños de quien no espera más que soñar. Su andar, intermitente y vacilante, la llevaba cada día a ningún sitio, en busca de alguien como yo, inocente, vulnerable, incluso apetitoso. Un amor imposible y siempre efímero. Por esa razón la admiraba desde la distancia. Podría asomarme durante una eternidad a través de la ventana de sus ojos, pero jamás abrirla sin ser devorado. Porque tras sus bisagras me encontraría con el muerto andante en quien se había convertido antes de conocerla. Bombi Charmer. Madrid. España.

95

Profile for Carmen Membrilla Olea

Gealittera nº7 ventanas  

Revista digital y literaria codirigida y coeditada por la poeta argentina Cecilia Ortiz, desde Argentina y por Carmen Membrilla Olea desde E...

Gealittera nº7 ventanas  

Revista digital y literaria codirigida y coeditada por la poeta argentina Cecilia Ortiz, desde Argentina y por Carmen Membrilla Olea desde E...

Advertisement