Page 1


P.02

editorial

En esta situación de crisis que condiciona totalmente las relaciones sociales en general y las de género en particular, se cae la máscara de los gobiernos progresistas (los conservadores hacen lo mismo sin disimulo) y los recortes del presupuesto social marcan el rumbo de nuestras vidas. Somos más pobres que hace un año. No vamos a detenernos en la subida de la luz, del transporte o del IVA, la privatización de la sanidad, de las Cajas de Ahorros, los desahucios cuando no podemos pagar la hipoteca o los cinco millones de personas paradas. Son espadas de Damocles sobradamente conocidas en los barrios populares. Sabemos quién paga la crisis. Nosotras, las trabajadoras, nuestros compañeros y nuestras hijas e hijos. Denunciamos ahora las consecuencias específicas de tales agresiones para las mujeres, como consecuencia de la estructura patriarcal de la sociedad. Y denunciamos también la impostura del gobierno en el terreno del feminismo, su bandera progresista durante varios años, porque las primeras medidas tomadas para paliar el

déficit son antifeministas (además de ser antisocialistas). Congelar la ley de dependencia y retirar el cheque-baby es un ataque a los derechos de las mujeres, porque nosotras asumimos las tareas de cuidados de las personas dependientes. Así es el patriarcado. Cuando congelan las pensiones, son las viudas las que se colocan en la primera línea al borde del precipicio (con su 45 por ciento de la pensión en lugar de la totalidad que sí mantienen los viudos). Cosas del capitalismo. Cosas del patriarcado. Somos las más pobres porque ganamos un treinta y pico por ciento menos que nuestros compañeros. Y la reforma laboral aumentará la eventualidad y la precariedad, reducirá los salarios, abaratará los despidos, aumentará la edad de jubilación y debilitará la negociación colectiva, medidas todas ellas más gravosas para las mujeres porque tenemos los contratos más precarios, poca organización sindical, la mayor temporalidad y la mayoría de los contratos a tiempo parcial. Así es como nos obligan a conciliar la vida laboral y familiar.


P.03

La violencia patriarcal es inmune a las leyes del gobierno y sus Juzgados especiales, que además de no servir al objetivo perseguido, perjudican la imagen de la mujer. Ahora nos acusan además de mentiras y denuncias falsas. Y no es baladí mirar con terror al individuo que duerme a tu lado, morir de una paliza, sufrir humillaciones diariamente, y tenerte que ocultar, avergonzada, como si no merecieses el respeto y la culpa fuese de la víctima. Así lo viven las mujeres, al dictado de la ideología patriarcal. Y esto no se puede tolerar. Nosotras, las trabajadoras, sabemos que la crisis nos castiga por partida doble, por ser trabajadoras y por ser mujeres en un sistema capitalista y patriarcal. Y sabemos también que la solución no puede venir de los gobiernos, que están ahí precisamente para defender los intereses de la banca y el capital. La solución es organizar la sociedad de forma socialista, para que el bienestar colectivo sea la prioridad política. De nosotras mismas depende revertir esta situación. Ninguna injusticia des-

aparece de la Historia sin que la parte oprimida proteste, luche, se organice, denuncie, tome la determinación de negarse a soportar ni un minuto más esa situación. Sabemos que para llegar al socialismo necesitamos luchar de forma organizada como clase trabajadora. Y para que ese socialismo no sea patriarcal, es imprescindible que las propias mujeres expresen y defiendan sus intereses específicos consecuencia del sistema patriarcal. La huelga general es el primer paso en un camino que se hace al andar. Si dejamos que sea el capitalismo el que dirija la sociedad, avanzamos vertiginosamente hacia la barbarie, las crisis periódicas, la pobreza, miseria y desigualdad social, el colapso ecológico, guerras imperialista, hambrunas y sequías, mujeres apalizadas, agresiones sexuales, doble jornada laboral, no llegar a fin de mes, parados y paradas de larga duración, los bancos llevándose el piso… Pero podemos elegir el otro camino: el del socialismo antipatriarcal.


P.04

El sketch mas sexista de la TV POR

Resulta prácticamente imposible estar frente al televisor, leer una revista (y me refiero a las de contenido supuestamente cultural) u hojear el periódico de la mañana sin encontrarnos con el torrente de artículos, anuncios y demás espacios formativos e informativos de fondo insultantemente machista. Su uso es tan habitual por los diferentes medios de comunicación que nos inundan cada día con sus mensajes, que han logrado naturalizar el discurso de la desigualdad. Multitud de imágenes nos recuerdan nuestra inferioridad en el ámbito público, y nuestra sumisión (sexual, en el trabajo doméstico, en la toma de decisiones…) en el privado, cuando no nos ningunean, invisibilizadas por un lenguaje machista que silencia nuestra existencia y participación en la historia como seres inteligentes y combativos. Más graves son los cada vez más numerosos anuncios que realizan, con todo conocimiento de causas, apología de la violencia patriarcal mientras el gobierno de turno que los sustenta nos habla de políticas de igualdad. Los medios de comunicación de masas, como legítimos representantes

ROSA

que son (entre otros, claro) del aparato ideológico del Estado, transmiten fielmente los valores de la ideología patriarcal, cumpliendo a las mil maravillas su misión adoctrinadora, y así a través de programas, concursos, publicidad, retransmisiones deportivas (sobre todo masculinas)... “educan a la sociedad” sobre los roles que deben cumplir por un lado las mujeres, y por el otro los hombres, empleando la más alta tecnología del condicionamiento social. En estas condiciones siempre es muy duro romper los falsos roles de género, tales como trabajo de hombres y mujeres, juegos de niños y de niñas, mientras el bombardeo mediático en este sentido se sucede a diario. Frente a anuncios tan sumamente denigrantes y violentos para la imagen e integridad de la mujer, las empresas anunciadoras, que sostienen también a estos predicadores, deberían sufrir fuertes sanciones económicas para lograr la eliminación de toda publicidad sexista abierta o encubierta y sentar unas mínimas bases para un cambio de conciencia respecto a la discriminación que sufrimos las mujeres por el simple hecho de serlo.


P.05

A

L DENUNCIA

D A D I C I L B U P

A T S I X E S


P.06

Estamos hartas!

Estamos hartas!

Estamos hartas! Estamos hartas!

Estamos hartas!

os Estam s! harta


P.07

Estoy harta de encontrarme en muchas tiendas la talla 34, cuando no la 32... P LORENA

Estoy harta de las revistas de moda en que las mujeres son todas “perfectas”, y de los anuncios publicitarios donde parecemos cosas en lugar de personas. ISABEL

Estoy harta de que las jóvenes se menosprecien a sí mismas, de que intenten emular a las famosas y de que se pasen la vida imitando la belleza plastificada de las revistas “femeninas”.

Estoy harta del yugo patriarcal, de que te llamen puta, zorra o guarra cuando no haces lo que el primer mediocre reaccionario, reprimido o hasta progre que pasa por la calle o por el bar espera de ti, como si tuviera derecho a decidir sin mi consentimiento. YOLI

Estoy harta de la división sexual del trabajo, de que a las mujeres nos resulte mucho más complicado encontrar un trabajo que no sea de cuidados o asistencia, o de cajera, y de que te exijan un canon físico determinado en los trabajos cara al público. MONTSE

PAULA

Estoy harta de que nunca nos nombren en discursos, panfletos, comunicados y charlas. Y de que la “Real Academia” (patriarcal, monárquica y súpercarca) imponga el género masculino como portavoz de los dos géneros. Si te incomodan las @ y las X, utiliza términos neutros, que en el lenguaje castellano también existen. LIDIA

Estoy harta de tener las peores condiciones laborales y de que me paguen menos por el mismo trabajo. Y estoy muy harta de que los medios de comunicación colaboren, ridiculizando a los hombres que ganan menos que sus parejas. CLARA

Y tú… ¿de qué estás harta? Cuéntanos tus experiencias machistas de todos los días boletinfeminista@yahoo.es


P.08

Retrato de una trabajadora

Alejandra trabaja para una empresa de limpieza. Vive a unos cuantos kilómetros de la gran ciudad y cada día invierte seis horas en el transporte porque tiene jornada partida. Cobra 800 euros al mes y tiene las muñecas deformadas, como casi todas sus compañeras tras unos cuantos años en la limpieza. Llega a casa sobre las once de la noche y sólo desea cenar y dar un paseo con sus tres perros. Es una mujer optimista y vital, todo un carácter. La dureza de la vida no parece minar su energía…

¿Cómo describirías tu trabajo? Es un trabajo duro y poco reconocido. La gente considera a la señora de la limpieza como lo más bajo de la sociedad. Creen que estás ahí porque no vales para nada. Hay mucho machismo. Los hombres manejan las máquinas de pulido de suelo, por ejemplo, son conductores, cristaleros, encargados... Y las mujeres tenemos los puestos no especializados y peor pagados. Yo creo que las mujeres podemos manejar esas máquinas perfectamente, no es tan difícil, pero en la empresa todo el mundo actúa como si fuese normal esa diferencia.


de la limpieza

P.09 PPOR

¿Es una contrata de limpieza? Sí. Somos 90 trabajadores y trabajadoras, pero apenas nos conocemos porque no existe un espacio compartido. Cada trabajadora limpia una oficina o nave distinta. No hay sindicatos. Aplican el convenio y si tienes un problema lo discutes directamente con el jefe. Las inmigrantes tienen los peores contratos, de sustitución o fin de obra, y, con la crisis, las están despidiendo, debiendo el resto asumir el trabajo que hacían. ¿Cuánto tiempo llevas en la limpieza? Desde los 19 años. Soy madre soltera, me quedé embarazada a los 18 y tuve que ponerme a trabajar para sacar a mi hijo adelante. ¿Tuviste problemas por ser madre soltera? Claro, hace 28 años se consideraba una vergüenza. En el barrio tuve que soportar los cuchicheos de las vecinas. Mi padre puso el grito en el cielo, y eso que era comunista, pero muy machista. No comprendía su actitud, como si fuese un crimen quedarse embarazada. Aprendí a ocultar en el trabajo que era madre soltera, porque te consideraban conflictiva y problemática si lo descubrían. Pero tuve todo el apoyo de mi madre, eso me ayudó a salir adelante. ¿Cómo era tu barrio y tu familia? Nací en Vallekas, vivíamos en una casa con pocas comodidades. Somos

MILA

cinco hermanos y hermanas. Mi padre trabajaba como carpintero y mi madre en la limpieza. Así que no sobraba el dinero. Teníamos sólo ropa de quita y pon, que mi madre colgaba a secar en la cocina de carbón, y un traje bonito para los domingos. Pero guardo un bonito recuerdo de la infancia. ¿Tu padre era comunista? Sí, del PCE. Mi madre también era roja, aunque no militante. Mis abuelos fueron asesinados por el fascismo y sus familias vinieron a Madrid para empezar de nuevo, huyendo de la represión. Uno era anarquista, catalán. El otro socialista y andaluz. ¿Te consideras feminista? Sí, porque no soy más débil ni más tonta ni más incapacitada para trabajar que cualquier hombre. En el trabajo te preguntan si tienes novio, si estás casada, te gastan bromas machistas y tienes que reír la gracia. Si te quejas, te consideran problemática y dicen que no sabes “estar entre hombres”. ¿Cómo ves la huelga general? Yo haré huelga, por supuesto. Pero en mi trabajo es difícil porque la gente tiene miedo de perder el empleo. Las ETTs se extienden y empeoran las condiciones laborales. Hay malestar, porque ven que ellos siguen viviendo igual y nosotros cada vez peor. Yo creo que debemos defendernos. Por lo menos que se vea que estamos todos a una, que es lo que más les jode.


P.010

El ideal de la belleza y la industria de la imagen:

Por que tantas jovenes se someten a operaciones de aumento de pecho POR

SHAILA

La ideología patriarcal favorece el arraigo de los valores culturales capitalistas en la psicología colectiva, la cultura tiene un carácter histórico que evoluciona y cambia en función de las inquietudes y necesidades de la sociedad, o para ser más exactas, del sistema de dominación hegemónico. En esta línea, el poder de la cultura sobre las conductas, comportamientos y pensamientos humanos está infravalorado respecto a su importancia como herramienta de condicionamiento y dominación, y aunque en estas líneas no vamos a centrarnos abstractamente en el concepto de cultura, sí vamos a detenernos en los elementos patriarcales que se desprenden de ella asociados a la belleza y a lo que estéticamente es esperable de una mujer, además de qué finalidad cumplen esos valores

estéticos en la sociedad capitalista. Como se desprende de lo anteriormente citado, los cánones de belleza también han evolucionado históricamente, haciéndose cada vez más dependientes del capitalismo y por lo tanto de la industria que se erige en torno al culto a la imagen. En el comunismo primitivo, los cánones de belleza tenían funciones adaptativas de conservación de la especie, por lo tanto estaban asociados a la voluptuosidad de las regiones del cuerpo relacionadas con la fertilidad, como los senos y las caderas, el arte es un buen ejemplo de estas expresiones estéticas, las esculturas de la Venus de Willendorf, o la Venus de Lausell con más de 22.000 años de antigüedad muestran con claridad las formas femeninas más perfectas de ese periodo histórico,


P.011

que son cualitativamente diferentes a lo que entendemos hoy en día por una mujer hermosa. Pero ¿de qué ha dependido que los cánones modernos se alejen tanto de nuestras necesidades evolutivas? La aparición de la propiedad privada y la construcción del capitalismo, hasta la llegada de su fase superior, nos han envuelto en una espiral de satisfacción de necesidades sugeridas, como es el culto a la perfección de nuestra imagen o la eterna carrera de las mujeres por alcanzar una meta inviable, enfermiza pero tremendamente rentable para la industria de la estética. No conformarse jamás con nuestra naturaleza y querer retrasar todos los rasgos que nos hacen humanas a través de cremas, dietas e intervenciones quirúrgicas ha generado en el 2009 una facturación superior a los 7.400 millones de euros, convirtiendo al Estado Español en el quinto productor de cosmética a nivel Europeo y en el cuarto país del mundo donde más intervenciones quirúrgicas se practican. Las mujeres jóvenes y las adolescentes son las más vulnerables a las exigencias estéticas de la sociedad capitalista, la presión social y mediática por no adaptarte a una figura o morfología concretas son devastadoras, provocando trastornos alimenticios graves, e importantes problemas de autoestima que repercuten de manera llamativa en la construcción de la personalidad; ceder a los interese sexuales del sexo masculino, como no usar preservativo, poniendo en peligro tu salud, someterse a edades tempranas a intervenciones quirúrgicas como el aumento de pecho, una liposucción o rinoplastia,

dejarse exhibir en fiestas como premio, como ocurrió en una discoteca para menores de granada, donde se subastaban literalmente a las chicas, relegar tus inquietudes personales para sentir la aceptación ajena, asumir valores anacrónicos y ocultar tu identidad sexual por miedo al rechazo, (porque las mujeres lesbianas siguen sufriendo más discriminación que los varones homosexuales), son pequeñas pinceladas de los trastornos y complejidades del desarrollo madurativo de las adolescentes.

“Las mujeres jovenes y

las adolescentes son las mas vulnerables a las exigencias esteticas de la sociedad capitalista, ...” En este escenario, la industria estética, otro tentáculo más del capitalismo contemporáneo, se aprovecha de la coyuntura dando una respuesta a través del consumo a todas las insatisfacciones generadas por el capitalismo. El factor psicológico es determinante en esta transacción de Cosmética por Autoestima, los seres alienados e inseguros son sometidos a un bombardeo publicitario que agudiza sus imperfecciones, pero a las que da respuesta sólo a través del consumo. Por eso la firmeza, la autoestima y la inteligencia son los valores aliados de la combatividad y la resistencia.


P.012

Las trece rosas: recuperando la memoria y la dig

nidad

PPOR

INÉS

5 de agosto de 1939, se produce en el Cementerio del Este un fusilamiento de 56 personas, 13 de ellas mujeres, y de las cuales 7 menores de edad. Primero fueron los hombres y después ellas, las 13 mujeres que habían salido de las Ventas, más conocidas como las Trece Rosas. Blanca Brisac, Martina Barroso, Carmen Barrero, Pilar Bueno, Elena Gil, Virtudes González, Avelina García, Joaquina López, Julia Conesa, Victoria Muñoz, Ana López, Luisa Rodríguez y Dionisia Manzanero. Ninguna de las fusiladas superaba los 30 años, la mayoría de ellas pertenecían a la JSU y fueron detenidas entre los meses de mayo y junio de 1939. Fueron condenadas a pena de muerte por “adhesión a la rebelión”. La sentencia de las Trece Rosas fue aprobada el 3 de agosto por la Audiencia de la Guerra, pero constaba que la ejecución debería permanecer en suspenso hasta que se recibiera

el enterado de Franco. La ejecución se produjo el 5 de agosto sin recibir el enterado del generalísimo. Fueron llevadas al Cementerio Este, donde se producirían los fusilamientos. Las Trece Rosas fueron asesinadas a las 8 de la mañana, después de haber fusilado a los varones. En la primera descarga sobrevive Blanca Brisac, que entre gritos de auxilio es rematada por los franquistas en una segunda descarga. En realidad deberían haber sido 14 las fusiladas aquel 5 de agosto, pero por un “error burocrático”, Antonia Torres Llera no fue fusilada en esta fecha, junto a sus 13 compañeras, sino un 19 de febrero de 1940. El pasado 5 de agosto se cumplieron 71 años de estos hechos, aquellas trece mujeres deben estar presentes en nuestra lucha, como resistencia al franquismo y por la lucha contra el fascismo y por el socialismo. Forman parte de la construcción y recuperación de nuestra Historia.


P.013

Como pagamos las crisis capitalistas las mujeres trabajadoras? PER

En la presente legislatura el gobierno ZP está teniendo serios problemas para disfrazar sus políticas neoliberales. Nuestro “querido” presidente “socialista” se atrevió por fin a anunciar en mayo de este año 2010 el conocido “Plan de ajuste”, el cual fue aprobado por el Congreso de los Diputados el día 20 de mayo como Real Decretoley “por el que se adoptan medidas extraordinarias para la reducción del déficit público”(1). Básicamente conocido por la famosa reducción salarial del 5% anual del funcionariado público, este paquete de medidas supone un retroceso respecto a la legislatura anterior en materia de inversión social del presupuesto público. El “Plan de ajuste”, tan felicitado por ciertos economistas liberales e incluso por Obama (aunque más por animar a Zapatero a seguir la lógica capitalista que por su satisfacción), incluye las nombradas medidas en 6 capítulos, de los cuales 2 afectan mayoritariamente

GLORIA

a las mujeres trabajadoras en su papel de sustentadoras de los cuidados a las personas. Así, el gobierno ZP se ha visto obligado a eliminar la “cortina de humo” de los cuidados sociales de la que tanto se había vanagloriado en la anterior legislatura, suprimiendo la prestación única o “cheque-bebé” y las deducciones fiscales por nacimiento o adopción, además de reducir las condiciones de las pensiones por dependencia. Pero tranquilo, señor Zapatero, no tenga miedo de mostrar su verdadero rostro. Que nosotras no nos vendemos tan fácilmente conformándonos con un simple cheque o un descuento fiscal. Nosotras aspiramos a la socialización del cuidado de nuestras hijas e hijos y de las personas mayores, a la transformación radical de la sociedad, en la que la producción económica responda a las necesidades sociales y no a la inversa. Y para ello no le necesitamos, lo conseguiremos luchando.

(1) http://www.congreso.es/constitucion/ficheros/leyes_espa/rdl_008_2010.pdf


P.014

Por la emancipacion de la mujer: Tomemos la calle! PPOR

En el sistema capitalista todo es un producto que se compra y se vende. Así como las trabajadoras y los trabajadores somos un producto que tenemos que vender nuestra fuerza de trabajo a quien nos la compra, las mujeres somos un producto más, un producto que tenemos que vender al mejor postor y gustar constantemente para que alguien nos compre, y esto seguirá siendo así mientras el capitalismo y el patriarcado sigan existiendo. La mujer producto en la sociedad actual, la más demandada, es aquélla que se oferta siempre servil, un producto reproductivo, que oferta cuidados y que se muestra atractiva según las demandas actuales. Esta demanda se hace visible de diferentes maneras, y por diferentes medios. Las mujeres en el capitalismo patriarcal, en este sistema que tanta supuesta libertad nos da, tenemos que seguir una serie de normas para ser una buena oferta. Se nos impone, por ejemplo, una forma de vestir y un aspecto que nos hace apetecibles a los hombres, que nos infantiliza (en el caso de la depilación, por ejemplo) o que nos erotiza (por ejemplo, mediante el maquillaje).

JUDITH

Mediante todos los medios, las mujeres seguimos recibiendo una educación sexual, ligada al sistema patriarcal y a las enseñanzas religiosas, que nos convierte en meros productos reproductivos y nos hacen seguir las apetencias sexuales del hombre y seguir sus reglas. Se nos vende una sexualidad estándar y heterocentrada, que rige la “normalidad” según las normas establecidas, que impiden nuestro disfrute sexual y que nos culpa de cualquier problema que pueda surgir en una relación sexual. Esto conduce a que muchas mujeres tengan problemas de índole sexual, que no disfruten de su sexualidad o se sientan culpables disfrutando de ella, que estén expuestas a Enfermedades de Transmisión Sexual o a embarazos no deseados. En la supuesta incorporación de la mujer al mundo laboral también se dan problemas relacionados con el producto que estamos destinadas a ser. A la hora de estudiar una carrera, o buscar un trabajo, existen profesiones “para mujeres” que no son sino un reflejo del sistema patriarcal y lo que la mujer simboliza en él. Por otra parte, existe dificultades laborales, acoso sexual en el trabajo, condicio-


P.015

nes inferiores para una mujer según su situación sentimental, si tiene hijos o quiere tenerlos (preguntas que se realizan a las mujeres en sus entrevistas laborales), dificultades en la conciliación de su vida familiar y laboral, o exposición a ser despedidas si se quedan embarazadas. Además, todas estas situaciones se frivolizan y normalizan en los medios de comunicación, películas o series de televisión. Esta es la situación de la mujer en la actual sociedad, una situación implantada desde la infancia, a través de las cocinitas, los carritos de bebé, y que se reproduce en la adolescencia y la juventud, donde un tortazo por parte del novio es normal, donde una minifalda te convierte en una fresca y si no te dejas acosar por un borracho te convierte en una estrecha. Las mujeres queremos dejar de ser un producto. Queremos que la calle y la noche sean nuestras, tener libertad para decidir sobre nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestras relaciones sentimentales y familiares. Lucharemos por un feminismo de clase, por la destrucción del sistema capitalista y patriarcal.


P.016

Cuentos feministas: "Los 3 cerditos” PPOR

MARICHARCOS

s Érase una vez, unos niños llamado su a o Juan y Simón que vivían junt una padre, el señor de La Cerda, en de más de enorme y maravillosa casa de rtos ocho habitaciones, tres cua a (y baño, piscina cubierta, descubiert sala una de esto sin exagerar), además jes, rua car de masajes, de tatuajes, de En mil metros de jardín y helipuerto. La de ora la casa también vivía la señ Cerda. deTodas las mañanas a la hora de La de or señ el y ón sayunar, Juan, Sim o iend pid pre siem o Cerda bajaban com y exigiendo, a, la -¡Mamá, mamá, venga, date pris s tarde leche, las tostadas! Que llegamo al colegio. café, -¡Mujer, mujer, apúrate, venga el que llego tarde al trabajo! Cuando todos se habían marcha el ogía rec da do, la señora de La Cer la ría bar os, vas desayuno, fregaba los aba par pre a, dor cocina, ponía una lava s la comida y se iba a trabajar, pue necevida de a para mantener esa form . dos los sitaban el salario de

A la hora de la merienda, Juan y aban Simón y el señor de La Cerda lleg como siempre protestando: las -¡Mamá, mamá, venga los zumos, os sad can galletas! que estamos muy de tanto estudiar. -¡Mujer, mujer, venga, apúrate la muy merienda de las seis! que estoy . ajar cansado de tanto trab s Después de la merienda y mientra el ellos descansaban tumbados en de ora señ la ón, visi tele la sofá viendo la aba freg tos, pla los ogía la Cerda rec ba cocina, tendía la lavadora, plancha un así Y ín. jard el aba reg y las camisas de día tras otro, hasta que llegó uno n aro lleg ndo cua , que el esos días en La de or Señ el y ón Sim y n a casa Jua pre, no Cerda refunfuñando como siem caron encontraron a su madre. La bus ihab o och las por a, cas por toda la la o, bañ de rtos cua tres taciones, los sala la a, iert cub des a, iert piscina cub jes, de masajes, la de tatuajes, car rua rpue heli el y ina pisc de ros los mil met to, sólo cuando llegaron al enorme vieron salón en lo alto de la chimenea una nota que decía:


P.017

ca la nevera estaba vacía; claro nun as las tod a; nad do pra antes habían com es ant ca nun ias; suc “ME VOY PORQUE SOIS camisas estaban e ñirs gru a ron eza INAGUANTABLES emp y habían lavado, se que ta has rse, ada á.” enf Mam entre ellos y a trozo tiraron al suelo en busca de un comicar a zan man una de pollo roído, su Ellos se rieron comentando que sy one par lam con s ana da, y entre sáb la madre era muy graciosa, pero a pea n aro enz com s ado calcetines sud de La hora de cenar, y como la señora ento y learse. Fue en ese preciso mom que n Cerda no había vuelto, tuviero abrió se rta pue una ndo no en otro cua y hohacerse la cena, tardaron horas ió. rec apa re mad la tuvieron y la silueta de ras, les quedó hor rible pero no la hora A -¡Mamá, mamá, vuelve por favor! más remedio que comérsela. sus da La señora de la Cerda los mira, de desayunar la señora de La Cer o que uelt n rev ero el ojos recorren lentamente aún no había regresado y tuvi ería as libr hor la n ra, aro salón, el sillón de piel neg preparar su desayuno. Tard a, n bod ero la de tuvi con trampantojo, el jarrón y les quedó hor rible pero no eabr vos cier el famoso cuadro de los más remedio que comérselo. un sin y ión iente vando y con determinac Al día siguiente y a la noche sigu io y iensigu días adiós cier ra la puerta muy despac más del día siguiente de . pre siem o es- decide marcharse para tes, la señora de La Cerda tampoc glárarre de n aro tuvo en casa. Ellos trat a cas la nto pro selas solos, pero muy ron fue se y era parecía una cochiqu haciendo más y más gruñones. er un Una noche cuando fueron a cog ca nun s ello ios; suc ban plato todos esta ieron antes habían fregado, cuando abr

Segun un cuento de Anthony Browne


P.018

Noticias del mundo Noticias del mundo Noticias del mundo

Mujeres del ALBA Es un programa de radio que informa sobre los avances de las mujeres venezolanas y los proyectos del Ministerio del Poder Popular para la Mujer y la Igualdad de Género, sobre créditos agrícolas, planificación de proyectos comunitarios y ayuda legal y psicosocial a las mujeres. Se gestionan a través del Banco de la mujer (BanMujer), Misión Madres del Barrio y el Instituto Nacional de la Mujer (InaMujer). Ellas dicen que la revolución también tiene rostro de mujer.

La Marcha Mundial de las mujeres

.Bajo el eslogan “Mujeres en marcha hasta que todas seamos libres”, la marcha mundial de las mujeres (MMM) recorre 51 países desde el pasado 8 de marzo y termina en la República Democrática del Congo el mes de octubre. Aglutina más de 6.000 asociaciones feministas de todo el mundo. Actúa contra el capitalismo global, a quien responsabiliza del crecimiento de las desigualdades sociales y estructurales que padecen millones de mujeres, y contra las violaciones y muertes que conlleva la militarización imperialista del planeta.


Noticias del mundo Noticias del mundo Noticias del mundo

P.019

I

La Federacion de Mujeres Cubanas cumple 50 anos La FMC nació en 1960, un año después del triunfo revolucionario. Perseguía elevar el nivel cultural, técnico, político e ideológico de las mujeres (históricamente postradas) y su incorporación al trabajo asalariado y a todas las esferas de la vida. En la actualidad cuenta con cuatro millones de mujeres federadas y combate por lograr la promoción femenina a los cargos de alta responsabilidad. Revisa las leyes para evitar el sesgo de género. Vigila el contenido sexista en los medios de comunicación y organiza cursos de capacitación política. Como dijera Fidel Castro, las mujeres son una revolución dentro de otra revolución.

Mujeres y pueblos de las Americas contra la militarizacion LOLA J. PPOR

La militarización de los territorios pone en riesgo la soberanía de los pueblos, tiene raíces viejas y una relación directa con el despojo, la explotación de recursos naturales, las violaciones de derechos humanos y la imposición de un modelo económico. continúa en la contraportada>>>


P.020

Mujeres y pueblos de las Americas contra la militarizacion >> Como instrumentos de intervención militar las bases de EUA sirven de control político, social y suponen una amenaza a los procesos antiimperialista y de emancipación. Para las mujeres, además, dicha militarización tiene efectos diferenciados y la existencia de bases militares es sinónimo de aumento de la prostitución, representan esclavitud sexual y otros tipos de violencia como los feminicidios. Ese ha sido uno de los ejes de análisis del 1º Encuentro Internacional de Mujeres y Pueblos de las Américas contra la Militarización que, bajo los lemas “ Mi cuerpo es mi casa, mi casa es mi territorio. No entrego las llaves” y “Que callen las armas para que hablen las mujeres y los pueblos “, se ha celebrado en Colombia entre los días 16 y 23 del pasado mes de Agosto. Con dicho encuentro se pretendió lograr una movilización por la vida, la autonomía, la reivindicación de la soberanía del propio cuerpo y de los territorios y un llamado a levantar las voces contra las bases militares de EE.UU. en Colombia, en América Latina y el Caribe, finalizándose con una declaración donde,

junto con otros pronunciamientos, se acoge el 10 de diciembre como día de lucha continental contra las bases militares extranjeras. También en el encuentro y auspiciado por la organización Mujeres contra la Guerra y por la Paz, organización colombiana nacida en 1996, se analizaron los estragos de la guerra sobre las mujeres, quienes reciben el impacto directo de la violencia, la pobreza, la exclusión y discriminación, la explotación y la violación a su libertad sexual. La heterogeneidad del evento, donde participaron más de 2000 mujeres y 80 organizaciones se ha dejado notar en la Marcha por la Memoria, celebrada en Barrancabermeja, en la vigilia por la vida del día 23 y en los saludos al encuentro. Algunas apreciaciones sobre el conflicto en Colombia, el propio carácter de la actividad y las numerosa referencias a elementos idealizados de culturas ancestrales ponen de manifiesto la convivencia en este tipo de encuentros de distintas corrientes feministas, donde a día de hoy el feminismo socialista está en amplia desventaja.

BOLETIN FEMINISTA Editan: Partido Comunista de los Pueblos de España | www.pcpe.es Colectivos de Jóvenes Comunistas | www.cjc.es boletinfem inis ta@ yahoo.es

boletin feminista  
boletin feminista  

2º boletin feminista editado por el area de la mujer de nuestro partido

Advertisement