Issuu on Google+

CARMEN JULIA AGUILAR 16.899.359


El satélite  VENESAT-1  (Simón  Bolívar) es  el  primer  satélite  artificial propiedad  del  Estado  venezolano lanzado  desde  China el  día  29  de  octubre de 2008. 

Es  administrado  por  el  Ministerio  del  Poder  Popular  para  la  Ciencia  y  Tecnología  a  través  de  la  Agencia  Bolivariana  para  Actividades  Espaciales  (ABAE)  de  Venezuela  para  el  uso  pacífico  del  espacio  exterior.  Se  encuentra  ubicado  a  una  altura  de  35.784,04  km de  la  superficie  de  la  Tierra  en  la  orbita  geoestacionaria de Clarke.


Con  el  proyecto  Venesat-1,  también  conocido  como  Satélite  Simón Bolívar, Venezuela incursiona por primera vez de forma  activa  en  la  tecnología  satelital,  y  lo  hace  como  política  pública con fines pacíficos, al servicio de los venezolanos y de  América Latina.

El  Simón  Bolívar,  llamado  así  en  honor  del  prócer independentista, será uno de los cerca  de  3  mil  satélites  geoestacionarios  que  orbitan  alrededor  de  la  tierra,  esto  quiere  decir  que  donde  se  coloque,  en  relación  al  ecuador, él se moverá con la tierra.

El  proyecto  es  impulsado  y  coordinado  por  el  Ministerio  de  Ciencia  y  Tecnología  y  contempla  cubrir  todas  aquellas  necesidades  nacionales  que  tienen  que  ver  con  telefonía,  transmisión  de  información,  acceso  y  transmisión  de  mensajes  por  Internet,  entre otros.


El gobierno venezolano dirige todos sus esfuerzos a crear una plataforma tecnológica sin precedentes en la historia venezolana, con el objetivo primordial de lograr, en nuestro país, la tan ansiada independencia tecnológica que redundará, entre otros beneficios, en la seguridad de la nación. Más que comprar un satélite Venezuela se encuentra en un proceso de apropiación tecnológica, de allí la incorporación de jóvenes venezolanos en entrenamiento formal y en capacitación técnica en calidad de operadores, tanto de satélites como de tele puertos. Venezuela construirá la soberanía tecnológica del país, a través de la transferencia de conocimiento que, dicho sea de paso, permitió a 90 venezolanos viajar a China para formarse durante la propia fabricación del Satélite Simón Bolívar y adquirir lo necesario para fabricar y crear nuestra propia tecnología satelital en un futuro cercano. Con los años, nuestro país podrá producir tecnología satelital lo que nos enrumbaría a estar entre las naciones con alto nivel tecno científico. Según palabras de Nuris Orihuela, Ministra del Poder Popular para Ciencia y Tecnología y presidenta del Centro Espacial Venezolano "dentro de unos años podríamos poseer nuestro propio cosmódromo, y dar asesoría tecnológica a otros pueblos". "Nuestra presencia tecnológica se va a hacer más importante con los años y estamos trabajando arduamente en este gran proyecto", afirmó Orihuela. Del grupo de jóvenes que viajaron, 15 cursaron doctorados, 15 maestrías en diversas áreas aeroespaciales vinculadas a la fabricación de la tecnología satelital y las 60 restantes se capacitaron para el control de órbita y manejo de tráfico satelital desde tierra. Esto significa la creación de una escuela tecnológica nacional, es aprovechar para bien la tecnología que se nos presenta y no dejar ir esta gran oportunidad. La bandera de Venezuela estará en el espacio y ciudadanos de este país participaron en la fabricación del satélite. Serán también venezolanos quienes manejarán el satélite desde tierra.


BENEFICIOS PARA LOS VENEZOLANOS En una primera fase, la puesta en órbita del satélite será, por una parte un gran paso hacia la soberanía  del  país  en  las  telecomunicaciones,  puesto  que  nos  dará  una  seguridad  absoluta  en  el  tráfico  de  las  comunicaciones que el Estado requiere. Colocando el satélite venezolano en el espacio ultraterrestre de la nación, ningún país podrá  tener  control  sobre  la  información  y  las  comunicaciones  expresadas  bien  sea  en  imágenes,  voz o en datos que sean transmitidos entre las instituciones del Estado, entre las misiones o  entre Venezuela y otro país en función de los intereses del pueblo soberano. El nuevo satélite, proporcionará la posibilidad de ampliar la transmisión de canales de radio y televisión, a  24 canales tanto de uno como de otro, con fines educativos y culturales con alcance regional.

Dará el necesario soporte de conectividad de acceso a internet a los Info centros y a  los Centros Bolivarianos de Información y Telemática en zonas sin cobertura por las  redes  convencionales  de  telecomunicación,  permitiendo  llegar  a  las  zonas  rurales  más apartadas de Venezuela. Otro  de  los  beneficios  que  traerá  la  puesta  en  funcionamiento  del  Satélite  Simón  Bolívar  es  la  consolidación de programas sociales vinculados a la educación y a la medicina.


Por todo lo anteriormente expuesto, es importante señalar que en cuanto  a la cobertura, la adquisición del satélite no sólo beneficiará a Venezuela,  sino  que  gracias  a  su  amplio  espectro,  permitirá  que  otros  países  adquieran conexión.

El satélite transmitirá en bandas C (radio y televisión), KU (transmisión de  datos  e  Internet  de  alta  velocidad)  y  KA  (televisión  digital),  aunque  inicialmente se empleará para el tránsito de datos.

En todo caso, el satélite es una herramienta de integración regional muy importante que  permitirá la incorporación de programas en la región. Este proyecto es el más grande en  la  historia  venezolana.  La  tecnología  china  marcará  el  futuro  de  las  telecomunicaciones  patrias  con  un  soporte  y  aprendizaje  para  los  jóvenes  venezolanos.  Un  proyecto  integrador para beneficio de la humanidad.



SATELITE SIMON BOLIVAR