Issuu on Google+

-LA MÚSICA EN LA ANTIGUA ROMA:

-La influencia de Grecia en Roma: La influencia de Grecia sobre Roma fue muy fuerte. Por influencia griega, los romanos abandonaron sus celebraciones musicales primitivas (cantos rítmicos para acompañar el trabajo, cantos rituales, religiosos, mágicos...) y las sustituyeron por la principal forma de espectáculo griega: El teatro, con su unión de música, poesía y danza. Primero, realizaron representaciones teatrales en latín basándose en esquemas y argumentos del repertorio griego. Pero más adelante, el argumento de las obras teatrales griegas empezó a tratarse con gran libertad, no se respetaba la integridad de los textos, en los que se efectuaban cortes, sustituciones de pasajes enteros con otros tomados de distintas obras... A esta técnica se le denomina contaminatio, que consiste en introducir en la trama de una obra de teatro escenas enteras extraídas de otras obras diferentes. El primer autor de esta nueva corriente de teatro romano fue Livio Andrónico. Otra diferencia fundamental respecto al teatro griego consiste en que no se puede afirmar con certeza que la tragedia romana tuviera cantos corales, sobre todo teniendo en cuenta que la orchestra, que era la parte reservada al coro en el teatro griego, en el teatro romano era ocupada por los asientos de los espectadores más notables.

Orchestra

Orchestra

1


-Comienzos del Imperio romano: En el siglo II a.C. (año 146), los romanos conquistan Grecia. Los vencedores abrieron sus puertas a la cultura de los vencidos: de Grecia llegaron en gran número los literatos, los artistas, los actores, los músicos... que hallaron en Roma condiciones favorables para proseguir sus actividades. Tampoco en la elaboración de la teoría musical los romanos adoptaron posiciones originales, sino que se atuvieron a las teorías de los griegos: El análisis de las relaciones entre las leyes de la armonía y las que rigen el equilibrio del alma y del universo, las consideraciones sobre los efectos de la música sobre la educación y los sentimientos de las personas... Aunque la música era materia fundamental de estudio para los jóvenes de las clases más elevadas y los maestros y artistas griegos fueron muy apreciados, la música era considerada como un lujo y apenas tenía reconocimiento. Los ricos tenían esclavos músicos que tocaban música “de ambiente” (de fondo). Sin embargo, había algunos intérpretes que por su virtuosismo eran más reconocidos, como Menecrates. Este gusto por el virtuosismo de los intérpretes provocó la aparición de nuevos tipos de espectáculo, diferentes del teatro, como el mimo y la pantomima. El mimo consistía en una farsa burlesca y ocupaba en escena a un actor, quien a través de la palabra, el gesto y la danza acompañada de la tibia, interpretaba un hecho de la vida cotidiana o un argumento mitológico visto en tono de parodia. La pantomima consistía en la realización mímico-coreográfica de escenas de argumento mitológico o histórico por parte de danzarines, mientras que el acompañamiento musical era confiado al coro y a una orquesta formada de tibias, cítaras e instrumentos de percusión. Por otro lado, en ésta época eran frecuentes los conciertos multitudinarios, en los cuales se exhibían imponentes masas corales e instrumentales. A veces se empleaba algún instrumento especial, como una cítara “grande como un carro”, según las crónicas de la época.

-La Roma Imperial: En la época imperial llegaron a Roma en gran número cantantes, danzarines e instrumentistas procedentes, además de Grecia, de otras partes del imperio: de Egipto, de Siria, de España (las bailarinas de Cádiz, famosas por sus danzas lascivas). Éste fenómeno determinó la formación de un ambiente musical muy complejo. Una reacción a esta “impureza” de la cultura grecorromana se puede ver en los intentos de algunos emperadores (Nerón, Vespasiano, Adriano) de dar de nuevo importancia a los géneros provenientes de la antigua Grecia, como el canto acompañado por la lira. 2


Pero el público siguió prefiriendo los espectáculos grandiosos, con músicos y bailarines de distintas zonas del imperio. Finalmente, los emperadores decidieron que les era más favorable dar al pueblo lo que pedía y se organizaron conciertos espectaculares, como el que organizó el emperador Carino en el siglo III d.C.: un concierto con cien ejecutantes de trompeta, cien de trompa y doscientos de tibia. -Los instrumentos: Fuentes de estudio: La mayoría del material que poseemos para estudiar cómo era la música en la antigua Roma se refiere a los instrumentos. No se ha conservado ningún tipo de notación musical ni ningún fragmento de partitura que pudiera ayudarnos a reconstruir la música de los antiguos romanos. Sin embargo, nos han llegado numerosas representaciones de instrumentos musicales. Estas representaciones, junto con los tratados teóricos y las descripciones hechas por escritores de la época, nos han facilitado la identificación y reconstrucción de un gran número de los instrumentos usados por los antiguos romanos. La posibilidad de reconstruir y estudiar éstos instrumentos ha provocado trabajos de reconstrucción del lenguaje musical en la antigua Roma: Es un hecho que cada instrumento tiene sus propias características en cuanto a dimensiones, digitación, técnica, embocadura y material… Cada instrumento musical tiene un modo de expresión que es el más natural para él, esto nos lleva a un tipo de sonoridad, a ciertas notas y escalas que, combinadas con el estudio de los textos clásicos y con el análisis de la música tradicional que se ha conservado entre las gentes de la parte central y sur de Italia, pueden permitir “aventurar” ciertas hipótesis musicales sobre la sonoridad de la música en la Roma clásica. -Principales instrumentos: Instrumentos de viento:

Syrinx (siringa): Su invención está atribuida al dios Pan, por lo que también recibe el nombre de “flauta de Pan”. Generalmente está hecha con una hilera de cañas cortadas en escala de modo de cada una hace un sonido diferente. En la antigua Roma también se construía éste tipo de flautas con materiales más resistentes, como barro, madera, marfil y metal.

3


Fistulae (flauta): Considerada por los romanos como un instrumento mágico, capaz de calmar el espíritu y de inspirar el alma. Se utilizaban en procesiones religiosas y en funerales. Las había de diferentes longitudes y afinaciones.

Tibiae (aulòs): Instrumento de viento construido en madera, marfil o metal. Los había tanto de lengüeta simple como de lengüeta doble de caña. En la interpretación, se soplaban simultáneamente dos tibiae. Era el instrumento más popular del mundo romano y de le utilizaba en todo tipo de circunstancias.

Cornu (corno): En general, el cuerno tenía una función muy específica: servía para realizar llamadas pastorales o militares, transmitía mensajes... a veces se usaba en rituales. Presenta dos formas básicas: Curva: Cuerno; Espiral: Caracola.

Tuba: Era una especie de trompeta recta que se ensanchaba al final. Se construía generalmente en bronce y medía alrededor de 1’5 m. Tenía una boquilla independiente fabricada de metal, hueso, marfil o madera. Su sonido era muy fuerte y poderoso. Se la utilizaba principalmente en el ejército y en el circo.

4


Bucina: Era una trompeta curva (tenía la forma de la letra “G”). Se construía generalmente en bronce y medía alrededor de 3 m. Podía producir distintos sonidos variando la presión del aire sobre la boquilla. Se la utilizaba principalmente en el ejército y en el circo.

Iynx (rhombo o zumbador): Consiste en una tabla en forma de pez atada a una cuerda que se hace girar en el aire para conseguir una especie de zumbido. Se usaba en el culto a los dioses (especialmente en el culto a Venus)

-Instrumentos de cuerda:

Lira: Instrumento de cuerda punteada que usa un caparazón de tortuga como caja de resonancia, con dos brazos hechos de cuerno y un travesaño donde se sujetan las cuerdas.

Cithara: Especie de lira grande y perfeccionada. Era de madera. Había muchos tamaños, formas y variedades.

Sambuca (arpa arqueada): Tipo de arpa arqueada. La caja de resonancia de madera estaba cubierta de piel de ciervo endurecida, lo que le daba un timbre especial.

5


Cordae Obliquae (arpa angular): Tipo de arpa angular, en el que la caja de resonancia y la consola formaban un ángulo fijo.

Pandura (laúd): Instrumento de cuerda punteada. Solían tener tres cuerdas.

-Instrumentos de percusión:

Tympanum (pandero): Solían medir de 30 a 50 cm. Se tocaban generalmente con las manos.

Cymbalum (crótalos): Pequeños platillos fabricados en bronce, solían medir entre 4 y 8 cm. Se tocaban con otros instrumentos, a veces los tocaba un bailarín. También había instrumentos de éste tipo pero de mayor tamaño (20-30 cm) asociados a ritos para alejar a los malos espíritus. Crotala (tablillas en entrechoque): Solían fabricarse en maderas duras. Se sujetaban dos tablillas en una mano y se entrechocaban. Son un antepasado lejano de nuestras tejoletas y castañuelas.

6


Sistrum (sistro): Es un tipo de sonajero. Consiste en un par de varillas o una pequeña horca que sostiene unas cuerdas atravesadas por arandelas de diversos materiales.

Scabillum: Sonajas que se colocaban en los tobillos. Se utilizaba en las danzas de culto a los dioses Baco y Cibeles. Cornu rasum: Un cuerno estriado que es raspado con un palo. Estaba asociado con la diosa de la fortuna (el “cuerno de la abundancia”)

-El Cristianismo Primitivo: En éste ambiente cultural del imperio romano, tan variado y complejo, se formó –en los siglos I y II- el primer núcleo de cristianismo. Los primeros fieles que formaron la Iglesia de Roma eran hebreos, y en consecuencia, la música cristiana primitiva estaba muy influida por la salmodia hebrea. En la constitución del canto cristiano se apreció también la influencia de la música grecoromana: El himno cristiano más antiguo que conocemos está en griego, y aún conservamos elementos de la liturgia en ésta lengua (Kyrie) Pero la contraposición ideológica entre cristianos y paganos, que llevó a la represión violenta de las persecuciones y que obligó a la Iglesia durante casi tres siglos a crecer en la clandestinidad, condicionó también la música de culto, imponiéndole el adoptar formas autónomas que la diferenciasen de la música profana. En el 313, Constantino concedió a los cristianos la libertad de culto, y más tarde Teodosio hizo del cristianismo la religión oficial del Estado. El canto litúrgico se adecuó a las nuevas condiciones de apertura hacia grupos cada vez más numerosos de fieles: para satisfacer la exigencia de una participación coral en el rito, se establecieron tres tipos básicos de canto: -Salmodia solística: Cantos realizados por el solista (oficiante de la ceremonia) -Canto responsorial: En el que el pueblo respondía con una breve secuencia final a la melodía del solista. -Canto antifonal: Cantado por todos los fieles divididos en dos semicoros. Estos modos de ejecución vocal constituyeron los puntos de partida para la evolución posterior de las formas musicales en la Edad Media. 7


Tema 03: La música en antigua Roma