Issuu on Google+

LAS NUEVAS REALIDADES ORGANIZACIONALES Y LAS RESPUESTAS GERECIALES. En la actualidad las organizaciones pasan por procesos acelerados de cambio, sobre todo las dedicadas a la venta de productos electrónicos y a la implementación de software para el procesamiento de la información. Teniendo como reto la aplicación de técnicas basadas en la innovación de los productos, en la creación de nuevas líneas de producción que ofrezcan un componente adicional al servicio esperado y a la evaluación del mercado al cual se dirigen los procesos de la empresa. Por su parte, la gerencia tiene que estar a la par de estos cambios en el mercado, ya que el mismo proceso de globalización hace que los bienes y servicios requeridos pronto serán obsoletos, rutinarios y poco atractivo para los consumidores. Los procesos gerenciales tienen que aplicar mecanismos que le permitan la realimentación y fortalecimiento del sistema:

El esquema anterior, nos da una idea del proceso de la Gerencia dentro de las organizaciones con sus diferentes etapas: Planear es lo primero que se le exige a un gerente con el fin de crear estratégicas que permita guiar las acciones para el logro de objetivos. Organizar, pensar y cuantificar el recurso necesario, ya sea material, humano, físico y financiero. Dirigir, es el proceso de liderizar las actividades con el fin de motivar a los trabajadores hacia el logro de objetivos. Controlar, en esta etapa se hace necesario que el gerente monitoree los resultados de acuerdo a los estándares planificados y esto a su vez nos lleva nuevamente a Planear con el fin de corregir, evaluar y tomar nuevas medidas en el proceso de Dirección. Como se puede observar, los cambios organizacionales movilizan todos los componentes de la estructura en pro del desarrollo de la empresa, pero desde el punto de vista externo, estas organizaciones tienen que afrontar una serie de problemas limitan ese desarrollo, es por esto que surgen en la época post moderna estructuras diferentes que vienen a


beneficiar los procesos operativos de estas empresas, tales como la búsqueda de nuevos estilos en los gerentes que dirigirán los procesos con criterios de innovación, creatividad y comunicación, manejo del entorno. Las demandas del entorno requieren el desarrollo de un estilo de líder más de habilitador – empoderador, capacitador - facilitador tipo líder – coach, que sea capaz de crear equipos de trabajo alineados y comprometidos con la visión organizacional, y que contribuya al desarrollo del potencial de las personas, a través de la facilitación de la autogestión, la autonomía, la autoconfianza, el autoaprendizaje, el autodesarrollo y asunción de la responsabilidad de cada uno de los integrantes del equipo de trabajo. Se hace necesario, entonces, la participación activa y protagónica de todos los miembros de la organización para la gestión efectiva. Para este fin se precisa contar con trabajadores responsables y comprometidos; con capacidad de autogestión y autonomía para la resolución de problemas y la toma de decisiones efectivas. El cambio en las personas es un aspecto decisivo para el éxito de cualquier proceso planificado de cambio organizacional. Cualquier proceso de cambio organizacional debería comenzar por una invitación a las personas a participar de él, más que por un imperativo para involucrarse o excluirse del mismo. El Coaching, es el arte de facilitar el crecimiento de las personas aplicando una metodología estructurada y eficaz. Otra herramienta organizacional empleada para el fortalecimiento de las empresas pero a menor costo es el Outsourcing o la tercerización, que no es más que el proceso en el cual una organización identifica una porción de su proceso de negocio que podría ser desempeñada más eficientemente o más efectivamente por otra corporación, la cual es contratada para desarrollar esa porción de negocio. Desde el punto de vista de la motivación del trabajador, surge la técnica del Empowerment, esta herramienta se refiere al hecho de delegar poder y autoridad a los subordinados y de conferirles el sentimiento de que son dueños de su propio trabajo. El Benchmarking, es un proceso sistemático y continuo para evaluar comparativamente los productos, servicios y procesos de trabajo en organizaciones mediante la comparación. En conclusión las nuevas organizaciones tienen un reto que es afrontar el futuro, con cambios constantes tanto en las estructuras como en los paradigmas para enfrentar las nuevas tecnologías, demandas y conocimientos empresariales.


Las nuevas realidades organizacionales y las respuestas gereciales