Issuu on Google+

SUEテ前 ESPACIAL CESAR VELASCO RUIZ CEIP GUADIANA 5ツコD


SUEÑO ESPACIAL Un día en Estados Unidos, se estaba preparando el despegue de un cohete espacial. Mientras entrevistaban al astronauta, sin que nadie se diera cuenta, un chaval de 18 años, muy, muy despistado. Entro en el cohete, y empezó a tocar todos los botones y palancas de distintos colores; le dio al botón de arranque, empezando a sonar los motores. Pedro, que así se llama el protagonista de nuestro cuento, se puso muy nervioso y tiró de la palanca de despegue. La nave salió disparada de la atmósfera y empezó a dar vueltas por toda la galaxia, Pedro no sabía qué hacer, nervioso miró por una ventana del cohete, y notó que se le terminaba el combustible, cada vez más nervioso con ganas de llorar, vio por esa ventana un planeta enano, con forma de tablero de ajedrez. Como pudo, consiguió estrellar la nave en un planeta que él acababa de descubrir. Abrió la puerta de la nave, y asomó la cabeza para ver si podía respirar.  Menos mal por lo menos puedo respirar. ¿Habrá vida en este planeta?. No llevaba provisiones, y se moría de hambre, sed y mucho miedo. Empezó a buscar agua y comida. Andaba por este planeta desértico, y muerto de miedo volvió a pensar si habría alguien más en este planeta al que bautizó con el nombre de Ajedrez por la forma que vio desde la nave. Seguía andando, cuando noto agua en sus pies, miró al suelo y vio un arroyo, y al lado unos árboles con frutas, comió y bebió hasta llenarse. Se quedó dormido como un tronco, al despertarse vio que estaba rodeado de extraterrestres, que lo llevaron a su ciudad, una ciudad


muy bonita, grande, con casas y edificios de color lila, las calles verdes por donde circulaban unos coches que no tocaban la calzada. Entró en una casa grande y lujosa donde vivía el Gobernador de la ciudad. Lo trataban como a un Príncipe dándole todo lo que se le antojaba. Le enseñaron su planeta el cual no tenia nombre, y Pedro les propuso que se llamara el planeta Ajedrez, todos sus habitantes estuvieron conformes con el nombre... Pedro se despertó con el ruido del despertador, y se dio cuenta que todo era un sueño, y pensó.  Ojalá este sueño se haga alguna vez realidad. (Continuará…)


César sueño espacial