Issuu on Google+

La Salud y la Confianza Inversionista Segunda Parte

¿Solución a la crisis financiera? La   emergencia   social   se   ha   justificado   por   el   surgimiento   de   una   serie   de   hechos  sobrevinientes que, como se ha demostrado con suficiencia, son estructurales y se han  acumulado a lo largo de los años, desde la expedición de la Ley 100 en 1993.  Argumenta el Gobierno Nacional que el crecimiento desbordado de las tutelas y de los  servicios por fuera del POS, para los que supuestamente la Ley no había previsto fuente  alguna, pusieron en jaque al Sistema.  Las   cifras  desvirtúan  esta afirmación.  Un documento  elaborado  por Jaime Ramírez 1  muestra, basado en cifras oficiales, que el monto de las tutelas y recobros representa  apenas   el   5,4%   de   los   recursos   totales   del   sistema;   el   12,7%   de   los   del   régimen  contributivo; y el 2% del subsidiado.  Además, la mayor parte de las tutelas corresponde al régimen contributivo y a eventos  cubiertos   por   el   POS.   Las   EPS   descubrieron   en   las   tutelas   y   los   recobros   un   gran  negocio, por el cual niegan los servicios a los pacientes, a la espera de pasarle la cuenta  de cobro al Fosyga.  La   crisis   estructural,   como   se   ha   reiterado   una   y   otra   vez,   obedece   a   que   los  presupuestos   básicos   de   sostenibilidad   del   Sistema,   previstos   en   la   Ley   100,   no   se  cumplieron:   altos   niveles   de   empleo,   lo   cual   suponía   que   el   régimen   contributivo  representaría el 70% y el subsidiado el 30%; crecimiento económico del 5%, etc.,. En  consecuencia, la crisis financiera tiene origen precisamente en el núcleo ordenador del  Sistema: el aseguramiento que se encuentra atado al contrato laboral o a la capacidad de  pago de las personas.  Por otra parte, el Gobierno Nacional ha incumplido los compromisos previstos en la  Ley para financiar el régimen subsidiado. Recordemos que éste tiene como fuentes las  transferencias de la Nación a los Municipios, el aporte solidario de los cotizantes del  régimen contributivo, y los recursos del presupuesto de la Nación, “el pari passu”, que  debían corresponder, en principio, al mismo monto de los del contributivo.  Respecto a este último compromiso, el  Gobierno Nacional  acumuló una deuda con el  Sistema   de   más   de   $7   billones   de   pesos,   entre   1998   y   2008.  En   cuanto   a   las  transferencias,  la salud dejó de recibir $3,5 billones (pesos constantes de 2007) entre  2002 y 2009,  como efecto de las reformas introducidas por los actos legislativos de  2001 y 2007, que desligaron su crecimiento respecto de los ingresos corrientes de la  Nación, para atarlo a la inflación.   Al   mismo   tiempo   que   se   desfinanciaba   el   régimen   subsidiado   (por   más   de   $10  billones), el Gobierno Nacional promovió la ampliación significativa de la afiliación al  mismo. Actualmente hay 17 millones de personas en el régimen contributivo (pero sólo  cotizan 8 millones), y más de 23,6 millones en el subsidiado.  Con   las   medidas   tributarias   adoptadas,   por  lo   demás   regresivas,   el   Sistema   recibirá  recursos adicionales por $800 mil millones. Frente a la magnitud del problema, esta  1

 Ramírez Moreno Jaime, La emergencia social el salud:de las contingencias regulatorias a la desilusión ciudadana, Universidad  Javeriana


La Salud y la Confianza Inversionista Segunda Parte

cifra genera muchas inquietudes. ¿Por qué una reforma tan a fondo, con la excusa de  resolver un problema financiero, si su impacto en este campo es relativamente mínimo?


Salud y confianza inversionista II- Solución financiera