Issuu on Google+

Portada suplemento 2010:Layout 1

9/1/10

4:23 PM

Page 1

• Litiasis biliar complicada: tratamiento endoscópico • Esófago de Barrett: consideraciones diagnósticas • Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica • Diagnóstico endoscópico de endometriosis rectal • Resúmenes de presentaciones orales

http://www.endoscopia.org.mx ISSN-0188-9893


Comité editorial

Revista Oficial de la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal, Sociedad Paraguaya de Gastroenterología y Endoscopia Digestiva, Sociedad Uruguaya de Endoscopia Digestiva y de la Sociedad Interamericana de Endoscopia Digestiva

Editores Dr. y M. en C. José Guillermo de la Mora Levy Instituto Nacional de Cancerología México D.F. Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán Hospital General de México México D.F.

Editor Asociado Dr. Sergio Zepeda Gómez Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” México, D.F.

Editores Fundadores . Dr. Antonio De la Torre Bravo Dr. Manuel Marañón Sepúlveda

Dr. Víctor García Guerrero Hospital General de México México, D.F. Dr. Alfredo Güitrón Cantú Torreón, Coahuila Dr. Ricardo Henaine Bretón San Luis Potosí, San Luis Potosí Dra. Angélica Hernández Guerrero Instituto Nacional de Cancerología, México, D.F. Dr. Jesús Herrera Esquivel Hospital General “Dr. Manuel Gea González”, México, D.F. Dr. Aurelio López Colombo Puebla, Puebla Dr. Miguel Morales Arámbula Guadalajara, Jalisco Dr. Mauro Eduardo Ramírez Solís Instituto Nacional de Cancerología México, D.F Dr. José María Remes Troche Universidad de Veracruz, Veracruz Dra. Ileana Pangtay Tampico, Tamaulipas

Consejo Editorial Comité Editorial Nacional

Metodología y Estadística

Dr. Juan Miguel Abdo Francis Hospital General de México México, D.F. Dr. Rafael Barreto Zúñiga Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” México, D.F. Dr. Edgardo Díaz Cervantes Zacatecas, Zacatecas Dr. Efrén Gallardo Angulo Culiacán, Sinaloa

Dr. y M. en C. Juan Carlos López Alvarenga Unidad de Medicina Experimental/UNAM, México, D.F. Dra. Beatriz Barranco Fragoso Centro Médico Nacional “20 de Noviembre”, ISSSTE, México, D.F.

Patología Dra. Alma Penélope Romero Lagarza Hospital Ángeles Lomas México, D.F.

Radiología Dr. Reginaldo Alcántara Hospital Ángeles Pedregal México, D.F.

Comité Editorial Internacional Dr. Everson Artifón São Paulo, Brasil Dr. Carmelo Blasco Asunción, Paraguay Dr. Osvaldo Díaz-Canel La Habana, Cuba Dr. Eduardo Fenocchi Montevideo, Uruguay Dr. Marc Giovannini Marsella, Francia Dr. Fauze Maluf São Paulo, Brasil Dr. Jorge Orillac Pérez Panamá, Panamá Dr. Carlos Robles Medranda Guayaquil, Ecuador Dr. Todd Baron Rochester, Estados Unidos Dr. Luis Caro Buenos Aires, Argentina Dr. Fabián Emura Bogotá, Colombia Dr. Andrés Gelrud Pittsburgh, Estados Unidos Dr. Jorge Landaeta Caracas, Venezuela Dr. Miguel Muñoz Navas Pamplona, España Dr. Isaac Raijman Houston, Estados Unidos Dr. Roque Sáenz Santiago, Chile


Comité Editorial Uruguay

Comités de la SIED

Editor

Educación

Dr. Eduardo Fenocchi

Dr. Roque Sáenz (Chile) Presidente Dr. David Carr-Locke (EEUU) Dr. Juan Miguel Abdo (México) Dr. Asadur Tchekmedyian (Uruguay)

Consejo editorial Dr. Álvaro Piazze Dra. Adriana Sismondi Dra. Elena Trucco

Científico

Comité Editorial Paraguay Consejo editorial Dr. Juan Bautista Wasmosy Dr. Hugo Macchi Salim Dr. Carolina Miranda Ojeda Dr. Jesús Ortiz Villalba

Dr. Glaciomar Machado (Brasil)) Presidente Dr. Carlos Macías (Argentina) Dr. Irving Waxman (EEUU) Dr. Hebert Burgos (Costa Rica) Dr. Artur Parada (Brasil)

Terminología Dr. Guido Villa-Gómez (Bolivia) Presidente Dr. Daniel Taullard (Uruguay) Dr. Jesús Ortiz (Paraguay) Dr. Alberto Baptista (Venezuela)

Publicación Dr. Ángel Mario Zárate (México) Presidente Dr. Manuel Paniagua (Cuba) Dr. Alejandro Bussalleu (Perú) Dr. Hannah Lukashock (Ecuador)

Mesa directiva

AMEG

SPGED

SUED

SIED

Presidente Dr. Felipe Zamarripa Dorsey

Presidente Dr. Néstor Gill Petta

Presidente Dr. Carlos Boccardo

Presidente Dr. Carlos Robles-Jara Portoviejo, Ecuador

Vicepresidente Dr. José L. González Thompson

Vice-presidente Dr. Rodolfo Petersen

Secretario Dr. Asadur Tchekmedylan

Secretario Dr. Jiroyoshi Muneta Kishigami

Secretario general Dr. Gustavo Campos

Tesorero Dr. Javier Vinageras Barroso

Tesorero Dr. Enrique Basili

Tesorera Dra. Claudia Méndez

Presidente electo Dr. Jorge Roberto Orillac Pérez Panamá, Panamá Secretario general Dr. Carlos Robles-Medranda Guayaquil, Ecuador Tesorero Dr. Manuel Ignacio Alcívar Bravo Portoviejo, Ecuador Vicepresidentes de zona Dr. Andrés Gelrud (América del Norte) Dr. Edgar Izquierdo (Centroamérica) Dr. Fabián Emura (Sudamérica)

Endoscopia, revista trimestral, Volumen 22, Núm. 1, Enero-Marzo 2010. Editores Responsables: Doctores Ángel Mario Zárate Guzmán (zaguz04@prodigy.net.mx) y José Guillermo de la Mora Levy (guillermodelamora@yahoo.com). Número de Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2010-021614574900-102. Número de Certificado de Licitud de Título y Contenido: 14761. Domicilio de la Publicación: Calle Pasadena Número 17, Colonia del Valle, Delegación Benito Juárez, C.P. 03100, México D.F. Compañía Editorial: Comarketing Editorial, S.A. de C.V., Carretera Picacho Ajusco Número 130. Interior 801, Colonia Jardines en la Montaña, C.P. 14210, Delegación Tlalpan, México, D.F. Tel: 5630 5511, Fax: 5630 9856. Distribuidor Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal, A.C., Calle Pasadena Número 17, Colonia del Valle, Delegación Benito Juárez, C.P. 03100, México D.F. El contenido de los artículos contenidos en la presente publicación es responsabilidad directa de sus autores y no necesariamente refleja el punto de vista de los editores. Los Derechos Autorales de los trabajos científicos son propiedad exclusiva de la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal, A.C., por lo que, para cualquier tipo de reproducción total o parcial por cualquier medio impreso, electrónico o cualquier otro, se requerirá de autorización escrita de los editores. Impreso en México/Printed in México © 2010. Indizada: CONACYT-CENIDS-BIREME-LILACS-CICH, UNAM-BIBLIOMEX SALUD ARTEMISA. Comarketing Editorial, S.A. de C.V. Cuidado de la edición: Fernándo Arreola Coria y Arturo Díaz García. Diseño: Mónica Guadarrama Lara. Ventas: Consuelo Morales y Hada Luz Nápoles.


Contenido

Content

Editorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1

Editorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .1

Temas selectos Estado del arte Litiasis biliar complicada: tratamiento endoscópico Dr. Bruno da Costa Martins, Dr. Fauze Maluf-Filho, Dr. José Humberto Giordano-Nappi, Dr. Paulo Sakai. . . . . . . . . . . . . . 3

Selected subjets State of art Endoscopic treatment of complex bile-duct stones Bruno da Costa Martins, MD, Fauze Maluf-Filho, MD, José Humberto Giordano-Nappi, MD, Paulo Sakai, MD . . . . . . . . 3

Patología Esófago de Barrett: consideraciones diagnósticas y avances recientes Dr. Vishal S Chandan, Dr. Tsung-Teh Wu. . . . . . . . . . . . . . . . . . 8

Pathology Barrett’s esophagus: diagnostic considerations and recent advances Vishal S Chandan, MD, Tsung-Teh Wu, MD . . . . . . . . . . . . . . . 8

Artículo original Abordaje diagnóstico por tomografía computada del engrosamiento de la pared colónica y su correlación endoscópica en pacientes del Hospital Ángeles del Pedregal Dr. GA Motta Ramírez, Dr. JD Ruiz Arteaga, Dr. CB González Sánchez. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

Original articles Endoscopic findings in patients with thickenned large bowel wall by computed tomography at the Hospital Angeles Pedregal Motta Ramírez GA, MD, Ruiz Arteaga JD, MD, González Sánchez CB, MD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .14

Reporte de caso 1 Diagnóstico endoscópico de endometriosis rectal. Presentación de un caso Dr. José María Remes-Troche, Dra. Amyra Ali Azamar-Jacome . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 2 Presentación atípica de un pólipo serrato Dr. Luis Caro, Dr. Leandro Manzotti, Dr. Enzo Domenicchini . . 30

Case report 1 Rectal endometriosis diagnosed by colonoscopy. A case report José María Remes-Troche, MD, Amyra Ali Azamar-Jacome, MD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .26 2 Atypical presentation of a serrated polyp Luis Caro, MD, Leandro Manzotti, MD, Enzo Domenicchini, MD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .30

XXXVIII Reunión Nacional de la AMEG Mensaje del Presidente de la AMEG. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 Mesa Directiva 2009-2010 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 Profesores invitados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34 Programa de actividades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 Trabajos aceptados para presentación durante la XXXVIII Reunión Nacional de Endoscopia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50 Presentaciones orales Esófago 1 Incidencia de complicaciones en la ligadura de várices esofágicas en el Hospital Regional 1° de Octubre, ISSSTE Autor: Dr. Alejandro Jiménez Cárdenas. Coautores: Dres. Torices EE, Domínguez CL, Ávila JE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61 2 Estudio sobre senescencia celular en la mucosa esofágica de pacientes con reflujo gastroesofágico Autor: Dr. Edwin Ornelas Escobedo. Coautores: Dres. Valdés R, Corral A, García V, De Giau L, Kershenobich D, Aguirre J, Ramírez Y, Schmulson M, García de León M . . . . . . . . . . . . . . 61

3 Hallazgos manométricos en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico y su asociación con el índice de masa corporal Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Martínez C, Suárez E. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62 4 Hallazgos endoscópicos e histológicos en pacientes con sospecha clínica de esofagitis eosinofílica en el Hospital General de México Autor: Dra. Leslye Asela Lujano Nicolás. Coautores: Dres. Valdés R, Corral A, De Giau L, Zárate A, García V, Espino H, Aguirre J, Serralde A. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62 5 Alteraciones en la depuración de ácido e intrabolo identificadas por impedancia multicanal intraluminal/pH en pacientes con hernia hiatal y enfermedad por reflujo gastroesofágico Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Suárez E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63


Contenido

6 Electroincisión con IT-Knife-2 como tratamiento primario de las estenosis posquirúrgicas Autor: Dra. Mónica del Rocío Reyes Bastidas. Coautores: Dres. Alonso J, Sobrino S, Hernández A, López J . . . . . . . . . . . . . . . 63 7 Aportación de los nuevos equipos y métodos convencionales endoscópicos para el diagnóstico de esófago de Barrett Autor: Dr. Edgar Joel Millán Marín. Coautores: Dres. Waller L, Segura E, Espinosa P, Reyes M, Rivera R, León C . . . . . . . . . . 64 8 Experiencia en el manejo de estenosis péptica en el Hospital General de Zona Número 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social en 3 años 3 meses Autor: Dr. Juan Roberto Aldama Hernández. Coautores: Dres. García F, González M, Rivera C . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64 9 Prevalencia del esófago de Barrett en biopsias esofágicas, en pacientes con ERGE, en HGR 196 del IMSS Autor: Dr. José Luis Ramírez Galicia. Coautores: Dres. Velasco Islas J, Ávila Rivera J, Enf. Hernández Macías E, Enf. Pallares B . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 10 Utilidad del P16 y P53 en el diagnóstico de displasia en pacientes con esófago de Barrett Autor: Dra. Norma Edith Mar Villegas. Coautores: Dres. López RC, Sánchez BJ, Rivera TS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65 11 Expresión de biomarcadores tumorales en la secuencia metaplasia-displasia-adenocarcinoma Autor: Dra. Norma Edith Mar Villegas. Coautores: Dres. López RC, Sánchez BJ, Rivera TS, Guzmán DN, Martínez SG, González CD . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 12 Correlación endoscópica e histológica en el diagnóstico de esófago de Barrett Autor:Dra. Nohemí Elena Alcázar González. Coautores: Dres. Alcázar N, Lara V, Rodríguez X, Dávalos C, Virgen C, Santiago E, Andrade V . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66 13 Manifestaciones extraesofágicas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en la edad pediátrica Autor: Dra. Graciela Torres Mendoza. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67

15 Hallazgos endoscópicos en pacientes con hemorragia de tubo digestivo alto enviados al servicio de endoscopia del Hospital General Regional 220 del IMSS Autor: Dra. Araceli Hinojosa Ruiz. Coautores: Dres. Vázquez A, Aguilar R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68 16 Relación de gastritis crónica folicular con Helicobacter pylori en el Hospital Juárez de México Autor: Dr. José Santamaría Aguirre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69 17 Relación de la sensibilidad y especificidad de la prueba rápida de ureasa en gel para detectar Helicobacter pylori en un Hospital General con los reportes histológicos con dos tinciones Autor: Dr. Ángel Alejandro Arroyo Aguilar . . . . . . . . . . . . . . . . 69 18 Imagen de banda estrecha (NBI) para valorar el patrón de la mucosa gástrica en pacientes con gastritis crónica Autor: Dr. Diego César Díaz Gutiérrez. Coautores: Dres. Manrique MA, Chávez MA, Pérez VE, Álvarez CR, Pérez CT, García MA, Juárez VE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 19 Detección de patología gástrica maligna y premaligna empleando luz convencional, NBI y cromoscopia Autor: Dr. Alfredo Canto Cervera. Coautores: Dres. Cruz M, Gutiérrez A, Govea O, Martínez O . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70 20 Sensibilidad y especificidad de imagen en banda estrecha (NIB) en metaplasia intestinal gástrica Autor: Dra. Flavia Hilario Castañeda. Coautores: Dres. Cruz M, Gutiérrez R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 21 Histacrilatos en várices gástricas Autor: Dr. Cándido León Rojas. Coautores: Dres. León RC, Waller G, Reyes LC, Aguilar MG, Segura GE, Espinosa RP, Rivera PR, Millán ME . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71 Intestino delgado 22 Enteroscopia monobalón experiencia inicial en la unidad de endoscopia del servico de gastroenterología del Hospital General de México OD Autor: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán. Coautores: Dres. Corral A, García V, De Giau L, Cruz A, Ornelas E, Lujano L . . . . . . . . . 72

Estómago 14 Prevalencia de infección por Helicobacter pylori en pacientes con peso normal, sobrepeso y obesidad Autor: Dr. Armando Ángel Altamirano García. Coautores: Dres. Trujillo BOE, Hernández RW, Torres RD, Méndez DR, Maroun CM, Baltazar MP, Ramírez MP . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68

23 Impacto de la cápsula endoscópica en el síndrome de nevo azul Autor: Dr. José Luis Beristain Hernández. Coautores:Dres. Dionicio AAR, Torres OM, Crisanto CBA, González AA, Rojano RME, López GS, Moreno PM. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72


Contenido 24 Experiencia con el uso de la cápsula endoscópica "Mirocam" en el Centro Médico Dalinde de la ciudad de México Autor: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán. Coautores: Dres. García V, Alfaro L, Corral A, Membrillo A . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

33 Lesiones planas de colon. Frecuencia y características descriptivas endoscópicas en población mexicana Autor: Dr. Jorge Eduardo Muñoz Méndez. Coautores: Dres. Barreto R, Torres D, Elizondo J, Zepeda S . . . . . . . . . . . . . . . . . 77

25 Eficacia diagnóstica de la cápsula endoscópica en hemorragia de origen oscuro Autor: Dr. José Ricardo Rivera Pérez. Coautores: Dres. Waller GL, Reyes AM, Segura GE, Espinosa RP, Millán ME, León RC . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

34 Rendimiento diagnóstico e impacto en el manejo de la maniobra de retroflexión a nivel rectal durante la colonoscopia Autor: Dr. Félix Ignacio Téllez Ávila. Coautores: Dres. Barreto ZR, López Arce AG, Barahona GJ, Camacho EJ, Ramírez LM, Zepeda GS, Elizondo RJ, Valdovinos AF. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78

Colon y recto

Vías biliares y páncreas

26 Evaluación endoscópica de la terapia biológica de la enfermedad inflamatoria intestinal Autor: Dra. Fabiola Trejo Vázquez. Coautores: Dres. Vargas de la Llata RG, Vera BLR, Flores CDV, Carbajal EE, Salazar RJ . . . . . 74

35 Resultados de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) en coledocolitiasis Autor: Dr. Carlos Alonso. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79

27 Hallazgos endoscópicos en estudios colonoscópicos realizados en el HR 1° de Octubre del ISSSTE Autor: Dr. Aben Ishaq Rosas Quiróz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74 28 Prevalencia de pólipos colónicos diagnosticados por colonoscopia: características endoscópicas e histológicas Autor: Dr. Waldo Hernández Pacheco. Coautores: Dres. Trujillo OE, Altamirano GAA, Torres RD, Méndez MR, Maroun MR, Gómez G . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 29 Uso y abuso de la colonoscopia en la consulta de gastroenterología Autor: Dra. Rocío Rubio Gutiérrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 30 Prevalencia de colitis microscópica en pacientes con diarrea crónica del Hospital Juárez de México, SSA Autor: Dr. Eumir Israel Juárez Valdés. Coautores: Dres. Antonio M, Chávez M, Pérez E, Pérez T, Álvarez R, García A, Díaz D, Alejo O, Bellacetin O, Santamaría R . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

36 Niveles séricos de amilasa a las 2 h como indicador temprano de pancreatitis poscolangiopancreatografía retrógrada endoscópica Autor: Dra. Paola Figueroa Barojas. Coautores: Dres. De la Mora G, Sobrino S, Hernández A, Alonso O . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79 37 Comparación de tres técnicas de precorte inicial para la canulación selectiva de la vía biliar Autor: Dra. Mónica del Rocío Reyes Bastidas. Coautores: Dres. Alonso J, De La Mora J, Sobrino S, Ramírez M, Hernández A, López J . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80 38 Comparación de precorte inicial vs. precorte tardío para la canulación selectiva de la vía biliar Autor: Dra. Sara Aquino Pérez. Coautores: Dres. De la Mora JG, Alonso JO, Hernández A, Ramírez Solís ME . . . . . . . . . . . . . . . 80 39 Canulación selectiva de la vía biliar mediante precorte inmediato vs. abordaje sistematizado Autor: Dra. Paola Figueroa Barojas. Coautores: Dres. De la Mora G, Alonso O, Hernández A, Ramírez M, Sobrino S. . . . . . . . . . 81

31 Diagnóstico por endoscopia de la patología infecciosa oportunista Autor: Dr. Alan Roberto García Marín. Coautores: Dres. Manrique MA, Chávez García MA, Álvarez Castelló R, Pérez Valle E, Pérez Corona T . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

40 Tratamiento endoscópico de coledocolitiasis Autor: Dra. Cynthia Guadalupe Virgen Michel. Coautores: Dres. Dávalos C, Rodríguez X, Santiago E, García J, Andrade V, Alcázar N, Lara V . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81

32 Prevalencia y factores de riesgo de adenomas y pólipos serratos resecados durante colonoscopia en el Hospital Central Militar Autor: Dra. Martha Santiago Torres. Coautores: Dres. Reyes A, Rodríguez C, Almazán F, Bentura E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77

41 Impacto del equipo radiológico en la fluoroscopia y dosis de radiación en colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) Autor: Dr. Miguel Ángel Montesinos Ramírez. Coautores: Dres. Espino H, Borja M, Gama T, Salazar M. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82


Contenido

Ultrasonido endoscópico 42 Utilidad del seguimiento endosonográfico en el manejo de las lesiones submucosas del tubo digestivo Autor: Dr. Bismarck Antonio Castillo Lugo . . . . . . . . . . . . . . . . 83 43 Interpretación patológica inmediata de las muestras obtenidas por punción con aguja fina guiada por ecoendoscopia. Evaluación de su rendimiento diagnóstico y utilidad Autor: Dr. Juan Carlos Salceda Otero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83 44 Visualización del plexo celiaco mediante ultrasonido endoscópico Autor: Dr. Mario Peláez Luna. Coautores: Dres. Farca A, Borbolla JP, Herrera A, Salceda JC, Baquera J. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84 45 Utilidad del ultrasonido endoscópico convencional, para evaluar la erradicación de várices gástricas tratadas con cianocrilato en el servicio de endoscopia del Hospital Juárez de México Autor: Dr. Óscar Bellacetin Figueroa. Coautores: Dres. Manrique MA, Chávez M, Pérez T, Álvarez R, Pérez E, Alejo O, Juárez E, García A, Díaz D, Santamaría J . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84 46 Experiencia con ultrasonido intraductal en la evaluación del paciente con ictericia obstructiva en un centro de tercer nivel Autor: Dr. Jorge Cerecedo Rodríguez. Coautores: Dres. De la Mora G, Hernández A, Figueroa P . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 47 Utilidad diagnóstica del ultrasonido endoscópico con biopsia por aspiración (BAAF) en lesiones úlcero-infiltrantes o infiltrativo-difusas sospechosas de cáncer gástrico Autor: Dra. Verónica Leonor Villagrán Villegas. Coautores: Dres. Sobrino S, Sánchez del Monte JC, De la Mora JG, Hernández A, Cerecedo J, Ramírez Ramírez M . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85 Misceláneos 48 Experiencia a 5 años en la aplicación de hemoclips en el sangrado activo de tubo digestivo alto de origen no variceal en el Hospital Juárez de México, SSA Autor: Dr. Omar Alejo Téllez. Coautores: Dres. Antonio M, Chávez M, Pérez T, Álvarez R, Pérez E, Juárez E, García A, Díaz D, Bellacetin O, Santamaría J . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86 49 Prevalencia de lesiones ocupacionales en endoscopia gastrointestinal Autor: Dr. Omar Edel Trujillo Benavides. Coautores: Dres. Hidalgo A, Baltazar P . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86

a6

50 Habilidad endoscópica asociada a videojuegos Autor: Dr. Alejandro Cruz Zárate. Coautores: Dres. HernándezCendejas A, Sosa-Méndez Z, Figueroa-Barojas P, PérezGonzález FA, García-Arrona LR, Franco-Santoyo J . . . . . . . . . 87 51 Tumores carcinoides del tracto gastrointestinal Autor: Dr. Jesús Alberto Camacho Escobedo. Coautores: Dres. Téllez AF, Cervera M, Elizondo J, Barreto R, Ramírez M, Valdovinos F, Zepeda S . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87 52 Valoración del engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal por tomografía axial computada como indicación para realizar panendoscopia en el servicio de endoscopia del Hospital Central Militar Autor: Dr. Francisco Eduardo Almazán Urbina. . . . . . . . . . . . . 88 53 Uso de la realidad virtual para disminuir el dolor ansiedad en pacientes sometidos a panendoscopia en el servicio de endoscopia del Hospital General Fernando Quiroz Gutiérrez Autor: Dr. Danny Iván Cruz del Carmen. Coautores: Dres. Cruz D, Pérez F . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88 54 Urticaria y rosácea como manifestación de la infección por Helicobacter pylori en el Hospital General de Zona 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social Autor: Dr. Arturo Lemus Hernández. Coautores: Dres. García F, Morales I, Aldama J. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89 Carteles 55 Síndrome de Peutz Jeghers como causa de ictericia obstructiva. Reporte de caso Autor: Dra. Celia Ludivina López Rodríguez. Coautores: Dres. López HP, Vázquez FE, Sánchez BJ, Mar Villegas NE . . . . . . . 90 56 Utilidad del balón intragástrico BIB en el manejo del sobrepeso y obesidad. Reporte preliminar Autor: Dr. Alberto Casillas Romo. Coautores: Dres. Rodríguez N, Acevedo E, Martínez L, De Leija M, González K, Agundiz M, Garza L . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90 57 Lesión de Dieulafoy. Presentación de dos casos Autor: Dr. José Daniel Martínez Quintana. Coautores: Dres. Franco NR, Moreno AME. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91 58 Frecuencia de ligadura de várices esofágicas durante el periodo del 26 de julio de 2008 al 31 de mayo de 2010; realizados en el Hospital General ISSSTE Acapulco Autor: Dr. Agustín Rafael Flores Jiménez . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91


Contenido 59 Experiencia de la correlación de los patrones endoscópicos de Kudo con el diagnóstico histopatológico de los pólipos de colon en el Hospital Español de México Autor: Dr. Gerardo Alfonso Morales Fuentes. Coautores: Dres. Vinageras J, Suárez E, García A, Zárate A, Angulo D, Herrera E, Cerda C, Martínez D . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92 60 Experiencia de 95 tratamientos con argón plasma en lesiones vasculares de tubo digestivo proximal Autor: Dr. Gerardo Blanco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92 61 Tratamiento combinado en estenosis benigna de la vía biliar. Reporte de un caso Autor: Dr. Erick Rainier Pérez Fonseca. Coautores: Dres. Cruz C, Gutiérrez R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 62 Manejo de las estenosis completas posquirúrgicas con técnica de Rendezvous Autor: Dr. Francisco Eduardo Durón Sibaja. Coautores: Dres. Ramírez M, Hernández A, Alonso J, De la Mora J . . . . . . . . . . 93 63 Experiencia en ligadura de várices esofágicas como prófilaxis secundaria, en hemorragia de origen variceal, para pacientes con hipertensión portal del Hospital General Regional 220, IMSS. Reporte preliminar Autor: Dra. Araceli Hinojosa Ruiz . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 64 Quiste de colédoco de tamaño "gigante" Autor: Dr. Héctor Martín Fonseca López. Coautores: Dres. Fonseca H, Arroniz C, Preciado J, Turrado M, Barraza U, Hoyos A . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94 65 Importancia del control endoscópico en manga gástrica Autor: Dr. Carlos Javier Mata Quintero. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 66 Estenosis rectal por infiltración de cáncer prostático en etapa avanzada: reporte de un caso Autor: Dr. Sergio Enrique Cázares Rodríguez. Coautores: Dres. Zamorano OY, Catarino DA, Martínez GC . . . . . . . . . . . . . . . . . 95 67 Drenaje endoscópico de pseudoquiste pancreático, experiencia en el servicio de endoscopia en el Centro Médico ISSEMYM, Metepec, Estado de México Autor: Dr. Alfarabi Rojas Sánchez. Coautores: Dres. Rosales HA, González HS, Miranda CRM, Sánchez FG, Delgado AL . . . . . 96 68 Correlación de reporte histopatológico y prueba rápida para Helicobacter pylori en población pediátrica Autor: Dr. Levy Arias Cortés. Coautores: Dres. Cruz M, Gutiérrez R, Govea O, Cuenca I. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

69 Esofagitis eosinofílica del adulto: revisión y presentación de un caso Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Suárez E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 70 Prevalencia de Helicobacter pylori negativo en pacientes con úlcera péptica Autor: Dr. Paulo Roberto Rojas Macuil . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97 71 Manejo endoscópico de perforación duodenal de origen péptico mediante colocación de prótesis metálica autoexpandible cubierta Autor: Dr. Salvador Razo. Coautores: Dres. Farca A, Lozoya D, Peláez M, Salceda JC, González E. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 72 Reporte de caso. Manejo del tumor sólido pseudopapilar del páncreas Autor: Dr. Bismarck Antonio Castillo Lug. Coautores: Dres. Castillo B, Membrillo A, Blancas J, Paz V . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98 73 Rol de la endoscopia en los pacientes manejados con banda gástrica ajustable en el Hospital Central Sur PEMEX Autor: Dr. José Fernando Rosendo Andreu Chavarría. Coautores: Dres. Mata QCJ, Valencia RJMA, Soto SJC. . . . . . . 99 74 Incidencia de ampulomas diagnosticados por CPRE en CMI Autor:Dra. Lucía Yunuen Delgado Ayala. Coautores: Dres. Rosales A, Rojas A . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99 75 Compresión extrínseca de la pared gástrica con sintomatología ácido-péptica. Presentación de un caso Autor: Dr. Javier Bonifaz Calvo Ibarrola. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 76 Eficacia de tratamiento endoscópico con cianoacrilato en lactante con várices fúndicas por hipertensión portal prehepática Autor: Dra. Ada Ruth Dionicio Avendaño. Coautores: Dres. Alonso O, Herrera J, Moreno M, Dionicio A . . . . . . . . . . . . . . . 100 77 Divertículo esofágico como complicación tardía de funduplicatura complicada en paciente pediátrico: reporte de un caso Autor: Dra. Iris Arleth Cuenca Martínez. Coautores: Dres. Cruz PC, Arias CL, Gutiérrez AR, Govea GO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101 78 Esofagitis eosinofílica Autor: Dr. Jesús Manuel Sobarzo Olea. Coautor: Dr. Garza A . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

a7


Contenido

79 Tumor gástrico estromal Autor: Dr. Javier Medina Suárez. Coautores: Dres. Cruz P, Gutiérrez R, Govea O, Castillejos H, Cuenca I, Arias L, Pérez E . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102

82 Escleroterapia en várice duodenal: reporte de caso y revisión de la literatura Autor: Dr. Hugo Castillejos Varela. Coautores: Dres. Cruz C, Gutiérrez R, Govea O. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103

80 Valor de la endosocopia convencional e imagen de banda estrecha (NBI) para detección de esófago de Barrett y su correlación con histopatología Autor: Dr. Javier Medina Suárez. Coautores: Dres. Cruz C, Gutiérrez R, Govea O, Castillejos H, Cuenca I, Arias L, Pérez E. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 102

83 Incidencia de asma bronquial secundario a reflujo gastroesofágico medido con pH-metría y manometría Autor: Dr. Hugo Castillejos Varela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 Talleres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105 Instrucciones para los autores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114

81 Manejo endoscópico de perforación esofágica secundaria a dilatación hidrostática mediante hemoclips Autor: Dr. Jorge García Leiva. Coautor: Dr. Carmona Sánchez R. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103

a8


a10


Editorial El miedo a escribir Uno de los principales problemas que tenemos en Medicina y en cualquier rama de la Ciencia, es el poder organizar nuestro trabajo cotidiano y poder llegar a difundirlo en una revista científica, es la manera de comunicar nuestra experiencia a los colegas para beneficio de ellos y, en última instancia, de nuestros pacientes. El arte de la escritura es un don: no todos lo tienen, pero es como cualquier actividad en nuestra vida, por ejemplo, nadar; ninguno de nosotros nacemos sabiendo nadar, por lo que entre más rápido se inicie su aprendizaje, más fácil será adquirir la habilidad y menor el riesgo de morir ahogados. Algunos se quedarán en el nivel más elemental, mientras que otros seguirán desarrollando esta habilidad y quizá podrán llegar a ser hasta campeones olímpicos. Así es el arte de escribir. Nadie nace sabiendo leer y menos aún escribir, pero es un arte que se va desarrollando de manera paulatina. Si no lo practicamos y ensayamos, simplemente estaremos fuera de condición y sólo lo usaremos para lo más esencial, que es la comunicación básica. El inconveniente de este enfoque es que en el ámbito de la Ciencia, la comunicación de las experiencias a través de los trabajos escritos es una parte fundamental: "Si no está escrito para que otros lo conozcan, lo puedan comprobar y reproducir, no existe". Los latinoamericanos nos caracterizamos (con notables excepciones), por una gran apatía para escribir y comunicar nuestras experiencias. Existen muchas razones probables por las que esto ocurre; quizá dentro de nuestra formación académica, los planes de estudio se enfoquen más al aspecto asistencial que a la investigación. Sin discusión, publicar requiere de planeación, esfuerzo, tiempo, dedicación y, cada vez más, de conocimientos de metodología y estadística. Además, el estímulo y la asesoría de gente con mayor experiencia que oriente este camino, es fundamental. Quizá la ausencia de un beneficio perceptible (al menos a corto plazo) sea otra razón para apartarse de esta actividad, sobre todo en los jóvenes.

Es por eso que Endoscopia nació hace 20 años, no con la idea de cumplir un requisito más, sino con la idea primordial de difundir el conocimiento y experiencia a partir de nuestra asociación, es decir, de nosotros, sus miembros. En este tiempo la revista ha sufrido una transformación importante en contenidos e imagen; esto se ha logrado con el trabajo de todos en conjunto. La indexación internacional de la revista es una meta añeja. Entre los requisitos, es necesaria la publicación ininterrumpida, con la cual cumple Endoscopia. Sin embargo, el requisito más importante, es que los artículos originales publicados hayan sido sometidos a un rigoroso proceso de revisión por pares ("peer review"), lo cual (al menos en teoría) garantiza un cierto nivel de calidad. Puede sorprender a muchos lectores, pero el grupo de revisores que determina si una publicación debe o no estar indexada en el Index Medicus no son expertos en el tema de la misma; es más, algunos ni siquiera son médicos. No necesariamente entienden los temas, pero siempre se toman en cuenta los dos puntos anteriores. Como autores de un trabajo original, a menudo nos sentimos ofendidos o insultados si se hacen sugerencias a nuestros trabajos; sin embargo, esta es la única manera de asegurar la calidad y veracidad de los trabajos que finalmente se publican. En muchos casos, este proceso es la causa directa de que un sinnúmero de autores decepcionados opten por otra revista con menos rigor científico o incluso en que la información se pierda y nunca se publique. De esta manera se genera un círculo vicioso en el que la revista no atrae posibles autores por no encontrarse indexada, impide que exista material suficiente para publicar (y menos enviar a revisión), e influye eventualmente en la calidad de los artículos. En este punto, es importante recalcar que la solución a este problema es la participación de todos. La revista es de todos y no de los editores en turno. Es común que en la época de residente, se busquen revisiones sobre temas diversos y que rara vez se consulten publicaciones nacionales. En números pasados hemos contado con revisiones por expertos de nivel

1


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

mundial que cotidianamente aparecen en revistas con alto impacto. Así, en números pasados, el Dr. Fauze Maluf (del grupo que describió este procedimiento a nivel mundial) describe de manera detallada el tratamiento endoscópico del divertículo de Zenker; el Dr. Todd Baron, de la Clínica Mayo, escribe una detallada y práctica revisión sobre prótesis del tubo digestivo, y en el número pasado, contamos con la colaboración del Dr. Marc Giovannini, uno de los pioneros del ultrasonido endoscópico en el mundo. Hemos tratado de involucrar más a los colegas de otros países latinoamericanos para hacer efectivo el hecho de que Endoscopia es en realidad la publicación oficial de la Sociedad Interamericana de Endoscopia Digestiva (SIED). Y se preguntarán, ¿por qué ahora la editorial es más extensa? Esto se debe a que tienen en sus manos el último número en el que participa con nosotros Comarketing Editorial, y no es que sea por un mal trabajo, al contrario: ellos han contribuido a los últimos cambios y mejoras que la revista ha presentado; han sufrido con nosotros durante los últimos cinco años la constante lucha por sacar "casi" a tiempo la publicación; han aguantado lo inaguantable, siempre con el profesionalismo y la calidad que caracterizan a esta empresa. Queremos agradecer infinitamente a todo el equipo que participó en el proyecto de la revista, a Elvira Reyes,

2

Arturo Díaz, Fernando Arreola, Marilola Morales, Tania MacKinney, Mónica Guadarrama, Consuelo Morales, a Héctor Matamoros, a Hada Luz Nápoles y en especial a Marco Ferlini por todo su apoyo para con nosotros. ¡Muchísimas gracias! Entonces, ¿por qué el cambio? Nuestra revista llamó la atención de la Editorial Elsevier, quien nos propuso un plan de trabajo para alcanzar los objetivos de difusión e indexación de la revista, ya que se podrá llevar a cabo el trabajo editorial en una forma más ordenada y cumplir con la revisión por parte de los pares, con un comité editorial más activo e influyente. Esa es la razón principal del cambio. Es indudable su experiencia adquirida a través de los años en el manejo de revistas científicas y queremos dar ese paso junto con ellos. Por eso les proponemos que en el próximo suplemento de 2011 cambiemos el título de la editorial y le pongamos "El placer de escribir" e inundemos las páginas de Endoscopia, con lo cual nos facilitarán el trabajo editorial y podremos llegar a cumplir esta meta tan anhelada.

Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán Dr. José Guillermo de la Mora Levy Editores


TEMAS SELECTOS

Dr. Bruno da Costa Martins, Dr. Fauze Maluf-Filho, Dr. José Humberto Giordano-Nappi, Dr. Paulo Sakai Servicio de Endoscopia Gastrointestinal del Departamento de Gastroenterología de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo-FMUSP, São Paulo, Brasil Correspondencia: Dr. Fauze Maluf-Filho. E-mail: fauze.maluf@terra.com.br

Introducción La colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) se ha convertido en el método de elección para el abordaje de la coledocolitiasis en nuestro medio, en vista de su baja morbilidad y el desarrollo de accesorios especiales que hicieron posible seguir mejorando el método. En esta revisión se abordará el papel de la CPRE enfocando los cálculos biliares complicados teniendo en cuenta la colangitis, el síndrome de Mirizzi y el cálculo o lito gigante.

Colangitis La colangitis aguda se caracteriza por dolor abdominal, ictericia y fiebre, como consecuencia de la estasis y la proliferación de bacterias en las vías biliares. Alrededor de 80% de los pacientes responden bien al tratamiento conservador con antibióticos y medidas de soporte clínico; sin embargo, en cerca de 15 a 20% de los casos, los pacientes presentan signos y síntomas que indican la falla del tratamiento conservador y requieren descompresión biliar urgente. Las indicaciones para descompresión de urgencia incluyen: • Dolor abdominal persistente. • Hipotensión, a pesar de la reposición volémica adecuada. • Fiebre mayor de 39 oC.

Estado del arte

Litiasis biliar complicada: tratamiento endoscópico

• Confusión mental. • Inmunodeficiencia (trasplantados, uso de corticoide). El drenaje biliar puede ser realizado por CPRE, cirugía o por vía percutánea. El drenaje endoscópico actualmente es el método de elección, puesto que presenta mor talidad y morbilidad significativamente menor comparada a la intervención quirúrgica (4.7 y 10% vs. 10 y 50%, respectivamente).1-3 El abordaje endoscópico en los casos de colangitis aguda se asemejan a las realizadas en condiciones electivas, debiéndose tener en cuenta algunos cuidados técnicos. Antes de la inyección del medio de contraste aspirar el contenido biliar con intención de disminuir la presión intraductal a fin de evitar bacteriemia y absceso hepático. La cantidad de contraste a ser utilizada debe ser apenas lo suficiente para delinear el factor obstructivo. Se debe obtener la limpieza completa de la vía biliar, con papilotomía amplia para remover los cálculos. En los casos donde no es posible el retiro completa de los cálculos, es necesario colocar una prótesis plástica o drenaje nasobiliar para garantizar el drenaje efectivo. En pacientes graves, con inestabilidad hemodinámica o coagulopatía, el procedimiento debe ser direccionado hacia la descompresión de la vía biliar, a través de la inserción de un drenaje nasobiliar o prótesis endoscópica, evitándose la papilotomía e postergando para un segundo tiempo el abordaje del factor obstructivo. El drenaje nasobiliar (DNB) permite la descompresión de la vía biliar y la monitorización continua del drenaje, además de pemitir el lavado, aunque es incómodo y susceptible a la extracción accidental. A su vez, el drenaje interno mediante la colocación de prótesis o stents plásticos presenta menor riesgo de desplazamiento; sin embargo, no permite el lavado de la vía biliar. Lee y col.4

3


Da Costa Martins B y cols.

realizaron un estudio prospectivo y aleatorizado comparando esas dos modalidades de terapéutica. El grupo en el que se utilizó prótesis presentó mayor índice de mortalidad, aunque estadísticamente no significativo (tal vez relacionado con la locación de pacientes más graves en este grupo). En contraste, el grupo DNB presentó mayor índice de retirada accidental del drenaje, exigiendo reintervenciones. Los autores concluyen que las técnicas son igualmente eficaces en el tratamiento de pacientes con colangitis aguda.

Síndrome de Mirizzi El síndrome de Mirizzi es una complicación de la colelitiasis definida por la obstrucción del ducto hepático común por cálculos impactados en el cístico o en el infundíbulo de la vesícula. Su incidencia varía entre 0.7 a 1.8% de todas las colecistectomías5,6 y en gran parte de las veces no es diagnosticado en el preoperatorio, lo que lleva a un aumento de la morbilidad y riesgo significativo de lesión del árbol biliar, particularmente por laparoscopia. El síndrome de Mirizzi también se caracteriza por presentar dolor abdominal, ictericia y fiebre, como consecuencia de la estasis y la proliferación de bacterias en las vías biliares. Originalmente, el síndrome de Mirizzi fue clasificado en dos tipos: • Tipo I: compresión extrínseca del conducto hepático común por cálculo impactado en el ducto cístico o en el infundíbulo. • Tipo II: erosión del cálculo en el conducto hepático común, produciendo fístula colecisto-coledociana. Posteriormente, la tipo II pasó a ser dividida tomando en cuenta la extensión de la fístula: • Tipo I: compresión extrínseca del conducto hepático común. • Tipo II: fístula que compromete menos de 1/3 de la circunferencia del árbol biliar. • Tipo III: fístula que compromete entre 1/3 y 2/3 de la circunferencia del árbol biliar.

4

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

• Tipo IV: fístula colecisto-biliar que compromete totalmente el conducto hepático común. El tratamiento del síndrome de Mirizzi es preferencialmente quirúrgico, ya que permite la extracción del factor causal (vesícula biliar y cálculo impactado), así como el manejo de la vía biliar en los casos de lesión de la misma. La terapia endoscópica para el síndrome de Mirizzi debe ser utilizada como medida temporal antes de la cirugía, o de manera definitiva en los pacientes sin condiciones quirúrgicas, en quienes pueden realizarse abordajes endoscópicos sucesivos con la finalidad de extraer el cálculo.7,8 El éxito de la terapia endoscópica es más probable en pacientes con síndrome de Mirizzi tipo II sin cálculos residuales en la vesícula biliar.9 La experiencia con litotricia electrohidráulica para el tratamiento del síndrome de Mirizzi fue descrita en un estudio con 14 pacientes que presentaban alto riesgo quirúrgico. Doce pacientes eran portadores de cálculo único, y la resolución completa fue posible en una única sesión. Dos pacientes presentaban múltiples cálculos, siendo necesaria terapia complementaria en una sesión más. Después del procedimiento, se observó fuga del medio de contraste por el conducto cístico en un paciente, siendo tratada conservadoramente con éxito. No se observó mortalidad relacionada en el estudio.7

Cálculo gigante Alrededor de 85 a 90% de los cálculos están sujetos a extracción por la técnica endoscópica habitual, es decir, la esfinterotomía seguida por la extracción con balón extractor o con cesta de Dormia. Sin embargo, los cálculos mayores de 15 mm (cálculos gigantes) se asocian con menor índice de éxito de extracción primaria, incluso después de papilotomía amplia. Así, nuevas técnicas fueron desarrolladas con el fin de reducir el tamaño del cálculo, lo que permite la extracción endoscópica mediante la técnica convencional. Entre ellos se destacan la litotricia mecánica, la litotricia intracorpórea (electrohidráulica o con láser) y la litotricia extracorpórea por ondas de choque.


Litiasis biliar complicada: tratamiento endoscópico

Litotricia mecánica La litotricia mecánica es la primera opción terapéutica en los cálculos gigantes, siendo también la más accesible y comúnmente empleada. Después de ser capturado el cálculo, la cesta de Dormia es desconectada de su mango y el eje de metal es recubierto por una camisa de metal resistente y sujetado a un sistema de poleas (litotritor) que ejercen una fuerza axial presionando la camisa metálica contra la camisa de metal, hasta fragmentarlo. La tasa de éxito con estas técnicas pueden llegar a 90% en los cálculos no extraídos de manera convencional, aunque de 20 a 30% de los pacientes requieren más de una sesión para la extracción completa.10,11 En algunas situaciones, la captura del cálculo con la cesta es limitada, especialmente teniendo en cuenta su tamaño (mayor de 25 mm) o su ubicación, lo que hace necesario utilizar otras técnicas para obtener la litotricia. Litotricia electrohidráulica La litotricia electrohidráulica (LEH) consiste en la liberación de chispas eléctricas por electrodos situados en el extremo de un catéter flexible, causando la expansión repentina del medio líquido adyacente, lo cual crea ondas de presión que dan lugar a la fragmentación de los cálculos.12 El contacto directo de la sonda con la pared del conducto biliar puede conducir a la perforación, por lo que la técnica más segura para llevar a cabo este procedimiento es la visualización directa del cálculo y la sonda con un colangioscopio, que es un endoscopio de pequeño calibre, el cual es insertado a través del canal de trabajo del duodenoscopio con canal de 4.2 mm, formando el conjunto denominado de Mother/Baby scope. En una serie de 94 pacientes con cálculos no removibles por los métodos convencionales, el índice de fragmentación de los mismos mediante el uso de la terapia electrohidráulica fue de 96% (89 pacientes) y la limpieza total de la vía biliar fue de 90% (85 pacientes).13 A pesar de existir la posibilidad de acceso a la vía biliar con diversas posibilidades terapéuticas, el sistema Mother/Baby scope presenta algunas desventajas, como

la necesidad de dos endoscopistas muy bien integrados, limitación de movimientos (dos direcciones) y especialmente su extrema fragilidad. Recientemente se desarrolló un nuevo sistema óptico para el acceso a la vía biliar llamada Spy-glass (Boston Scientific). Este sistema consiste en un catéter de acceso de 10Fr (Spy Scope) que cuenta con cuatro canales de trabajo y la punta flexible en cuatro direcciones. La fibra óptica de la sonda (Spy-Glass) se introduce por uno de los canales de trabajo, permitiendo la captura de imágenes y el sistema puede ser manipulado por un operador. Utilizando este dispositivo, Chen y Pleskow abordaron cinco pacientes con coledocolitiasis, cuatro de los cuales se habían sometido a litotricia mecánica sin éxito y uno tenía múltiples cálculos intrahepáticos. La limpieza completa de la vía biliar fue posible en todos los casos. Dos pacientes requirieron repetir el procedimiento de aplicación de TEH dirigida a través del Spy-Glass y un paciente necesitó una nueva CPRE.14

Litotricia láser El inicio de la terapia con láser es la generación de ondas de choque de alta energía capaces de fragmentar el cálculo. Los sistemas de primera generación (Nd: YAG) eran ineficaces en este sentido, ya que producía perforaciones en los cálculos (drilling) en lugar de fragmentarlos, además del alto riesgo de perforar la pared de la vía biliar debido a las altas temperaturas alcanzadas.15 En contraste, los sistemas de impulsos de láser son capaces de generar ondas de choque muy potente (10 billones W) por sólo una fracción de segundo, reduciendo el riesgo de lesión térmica y haciéndose más eficaz en la fragmentación de los cálculos.16 En la actualidad, un nuevo sistema óptico para la detección de tejido y cálculos acoplado a la sonda láser promueve la inmediata interrupción de las ondas de choque bajo la sospecha de contacto con el tejido de la vía biliar. Este sistema permite el uso seguro de la sonda láser en el interior del catéter de colangiografía, lo que permite realizar el procedimiento bajo control radioscópico, sin la necesidad de un colangioscopio.

5


Da Costa Martins B y cols.

La mayor experiencia con el uso del láser es europea. En una serie de 60 pacientes con cálculos impactados gigante o refractarios al tratamiento con litotricia, la limpieza total de la vía biliar fue posible en 52 pacientes (87%). Cinco pacientes presentaron complicaciones (hemobilia, pancreatitis y colangitis), todos ellos tratados de forma conservadora.17

Litotricia extracorpórea La litotricia extracorpórea por ondas de choque es una alternativa en pacientes con cálculos en el conducto biliar que no pudieron ser retirados endoscópicamente. Está indicada en los cálculos gigantes de la vía biliar principal, cálculos impactados, cálculos inaccesibles a la cesta de Dormia, cesta de Dormia impactada y cálculos intrahepáticos de difícil abordaje. La seguridad y la eficacia del método se relacionan directamente con la precisión de los disparos de las ondas de choque en los cálculos. Son necesarias un promedio de dos sesiones con un intervalo mínimo de un día para obtener la fragmentación parcial del cálculo, de donde el paciente es remitido a la CPRE para el retiro de sus fragmentos. La tasa de éxito alcanza 85-90% y las complicaciones como la colangitis, pancreatitis y colecistitis son poco frecuentes (alrededor de 1%).18,19 El hecho de que los cálculos no sean radioopacos genera la principal desventaja del método, a saber, la necesidad de mantener un drenaje nasobiliar para realizar un colangiograma y también para ubicar los cálculos. Aunque hay sistemas de litotricia extracorpórea guiada por ecografía, la mayoría de los sistemas están adaptados para su uso en cálculos renales asociados a fluoroscopia. Se recomienda antibióticos profilácticos e irrigación continua de la vía biliar a través del drenaje nasobiliar o de Kehr entre las sesiones de litotricia, hasta la limpieza total de las vías biliares. Referencias bibliográficas Lai EC, Mok FP, Tan ES et al. Endoscopic biliary drainage for severe acute cholangitis. N Engl J Med 1992; 326: 1582-1586.

1

6 6

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Chijiiwa K, Kozaki N, Naito T, Kameoka N, Tanaka M. Treatment of choice for choledocholithiasis in patients with acute obstructive suppurative cholangitis and liver cirrhosis. Am J Surg 1995; 170: 356-360. 3 Leese T, Neoptolemos JP, Baker AR, Carr-Locke DL. Management of acute cholangitis and the impact of endoscopic sphincterotomy. Br J Surg 1986; 73: 988-992. 4 Lee DW, Chan AC, Lam YH et al. Biliary decompression by nasobiliary catheter or biliary stent in acute suppurative cholangitis: a prospective randomized trial. Gastrointest Endosc 2002; 56: 361-365. 5 Mishra MC, Vashishtha S, Tandon R. Biliobiliary fistula: preoperative diagnosis and management implications. Surgery 1990; 108: 835-839. 6 Beltran MA, Csendes A, Cruces KS. The relationship of Mirizzi syndrome and cholecystoenteric fistula: validation of a modified classification. World J Surg 2008; 32: 2237-2243. 7 Binmoeller KF, Thonke F, Soehendra N. Endoscopic treatment of Mirizzi's syndrome. Gastrointest Endosc 1993; 39: 532-536. 8 England RE, Martin DF. Endoscopic management of Mirizzi's syndrome. Gut 1997; 40: 272-276. 9 Tsuyuguchi T, Saisho H, Ishihara T, Yamaguchi T, Onuma EK. Long-term follow-up after treatment of Mirizzi syndrome by peroral cholangioscopy. Gastrointest Endosc 2000; 52: 639644. 10 Shaw MJ, Mackie RD, Moore JP et al. Results of a multicenter trial using a mechanical lithotripter for the treatment of large bile duct stones. Am J Gastroenterol 1993; 88: 730-733. 11 Chang WH, Chu CH, Wang TE, Chen MJ, Lin CC. Outcome of simple use of mechanical lithotripsy of difficult common bile duct stones. World J Gastroenterol 2005; 11: 593-596. 12 Sakai P, Ishioka S, Maluf-Filho F. Tratado de Endoscopia Digestiva Diagnóstica e Terapêutica: Vias Biliares e Pâncreas. Atheneu 2005. 13 Arya N, Nelles SE, Haber GB, Kim YI, Kortan PK. Electrohydraulic lithotripsy in 111 patients: a safe and effective therapy for difficult bile duct stones. Am J Gastroenterol 2004; 99: 23302334. 14 Chen YK, Pleskow DK. SpyGlass single-operator peroral cholangiopancreatoscopy system for the diagnosis and therapy of bile-duct disorders: a clinical feasibility study (with video). Gastrointest Endosc 2007; 65: 832-841. 15 Sliney D, Trokel S. Medical lasers and their safe use: Springer Verlag, New York; 1993. 16 Blomley MJ, Nicholson DA, Bartal G et al. Holmium-YAG laser for gall stone fragmentation: an endoscopic tool. Gut 1995; 36: 442-445. 2


Litiasis biliar complicada: tratamiento endosc贸pico

Hochberger J, Bayer J, May A et al. Laser lithotripsy of difficult bile duct stones: results in 60 patients using a rhodamine 6G dye laser with optical stone tissue detection system. Gut 1998; 43: 823-829. 18 Sauerbruch T, Holl J, Sackmann M, Paumgartner G. Fragmentation of bile duct stones by extracorporeal shock-wave lithotripsy: a five-year experience. Hepatology 1992; 15: 208-214. 19 Sackmann M, Holl J, Sauter GH et al. Extracorporeal shock wave lithotripsy for clearance of bile duct stones resistant to endoscopic extraction. Gastrointest Endosc 2001; 53: 27-32. 17

7


TEMAS SELECTOS

Patología

Barrett’s esophagus: diagnostic considerations and recent advances Vishal S Chandan, MD, Tsung-Teh Wu, MD, Ph.D. Mayo Clinic, Rochester, MN, USA Address for correspondence: Division of Anatomic Pathology, Hilton 11, Mayo Clinic, 200 First Street SW, Rochester, MN 55905, Rochester, MN. E-mail: Chandan.Vishal@mayo.edu

Nota del editor En este número contamos con el privilegio de que dos expertos patólogos, maestros de la Clínica Mayo y especialistas en patología gastrointestinal y en especial en esófago de Barrett, aceptaran amablemente nuestra invitación para brindarnos una revisión actualizada sobre el esófago de Barrett. Desde nuestro punto de vista como patólogos, han surgido algunos avances recientes que tienen repercusión directa sobre el diagnóstico, y potencialmente sobre los tratamientos endoscópicos nuevos y el pronóstico de los pacientes con esta patología. Los autores enfatizan, por ejemplo, la necesidad de la comunicación entre el patólogo y el endoscopista, ya que puede existir en forma normal metaplasia intestinal en el cardias; asimismo, nos hablan de las células pseudocaliciformes (pseudogoblet cells), que pueden llevar a un diagnóstico equivocado y sobre la controversia en la necesidad de que estas células estén realmente presentes o no (controversia que se ha renovado recientemente en el mundo de la patología). También comentan sobre los criterios estrictos por patología para diagnosticar displasia y algunos puntos importantes, como la presencia de duplicación de la capa muscular de la mucosa y de nuevos tipos de displasia, que son especialmente relevantes en el manejo de estos pacientes, en especial ahora con el uso de métodos como la mucosectomía endoscópica. En fin, los autores nos ofrecen un texto con información actualizada

8 8

que debe ser del provecho de todo endoscopista (y patólogo) que la lea. Dra. Alma Penélope Romero Lagarza Médico especialista en Anatomía Patológica y Citopatología Editora, Sección Patología E-mail: www.patologiayendoscopia.com

Introduction Barrett’s esophagus (BE) is a preneoplastic condition characterized by metaplastic conversion of normal squamous esophageal epithelium to columnar epithelium predominantly due to chronic gastro-esophageal reflux disease.1,2 The American College of Gastroenterology currently defines BE as columnar mucosa in the tubular esophagus with intestinal metaplasia (goblet cell metaplasia) confirmed on histology.3 This presence of intestinal metaplasia (IM) in defining BE is based on results showing that most esophageal adenocarcinomas arise in the setting of intestinal metaplasia.4,5 The requirement of IM as a necessary criteria for diagnosis of BE is although not universally accepted as the chances of detecting goblet cells in mucosal biopsies is proportional to the length of BE, number of biopsies obtained and location of the biopsies.6,7 The British Society of Gastroenterology has excluded the need for IM from the diagnosis of BE.8

Significance of intestinal metaplasia at gastro-esophageal junction The presence of IM within the gastric cardia does not indicate BE as it has been shown that IM can be present in the gastroesophageal junction of up to one third of


Barrett’s esophagus: diagnostic considerations and recent advances

patients without clear endoscopic evidence of BE.9,10 Correlation with the endoscopic findings is required in determining whether IM identified histologically represents BE or IM of gastric cardia. Differentiating goblet cells from distended mucinous columnar (pseudogoblet) cells can be sometimes challenging on biopsy material. “True” goblet cells have a rounded shape with slightly blue-tinged cytoplasm and an eccentrically located nucleus. “Pseudo” goblet cells usually stain less intensely than true goblet cells and may contain a hazy, ground glass cytoplasmic appearance. In addition, true goblet cells are usually present as single cells in a background of columnar epithelium in BE. Whereas, pseudogoblet cells are typically present as linear contiguous stretches of cells without intervening columnar cells (figure 1). Mucin histochemistry has also been suggested to be helpful in differentiating true goblet cells from pseudogoblet cells.11,12 Goblet cells contain acid mucin that stains intensely blue with Alcian blue at 2.5 pH while pseudogoblet cells usually stain less intensely with the same stain. Similarly Alcian blue/periodic acid-Schiff (PAS) stain

and High Iron Diamine-Alcian Blue may also be helpful. With Alcian blue stain it is also important to remember that columnar epithelium in gastric cardia and esophageal submucosal glands and their corresponding ducts can also stain intensely blue as well and these should not be misinterpreted as true goblet cells. The esophageal submucosal glands have a lobular configuration similar to minor salivary glands and are located in the deep submucosa rather than within the surface. However, in most cases intestinal metaplasia can be easily identified on routine hematoxylin-eosin (H&E) stained section and special stains are not recommended for histologic diagnosis.13

Figure 1. Pseudogoblet cells (arrow) may contain a hazy, ground glass cytoplasmic appearance and are typically present as linear contiguous stretches of cells without intervening columnar cells. (H&E, original magnification x 200).

Figure 2. High grade dysplasia in a case of Barrett’s characterized by large hyperchromatic cells and loss of nuclear polarity within the surface epithelium. (H&E, original magnification x 200).

Dysplasia and adenocarcinoma in the setting of Barrett’s esophagus Adenocarcinoma develops in BE through a sequence of changes which begin with IM and progress through different grades of dysplasia to adenocarcinoma.14 Dysplasia in BE is classified as negative, indefinite or positive (low or high grade) [figure 2].15 This grading is based on both cytologic and architectural abnormalities.

9


Chandan VS y col.

The World Health Organization (WHO) has recommended replacing the term dysplasia with intraepithelial neoplasia, but this has not gained widespread acceptance. Nondysplastic BE can also have some morphological abnormalities such as crypt distortion, atrophy, increased mitosis, hyperchromicity and nucleomegaly specially in the presence of acute inflammation. Hence, it is generally recommended not to render a diagnosis of dysplasia in the presence of acute inflammation or ulceration unless there is accompanying loss of surface maturation. Surface maturation is one of the most important feature in diagnosing BE associated dysplasia. The diagnosis of dysplasia in the presence of surface maturation should be made with extreme caution. A recent study by Lomo et al16 described 15 patients with dysplasia limited to the crypt base and surface maturation. The dysplastic epithelium within the crypts showed molecular alterations similar to conventional dysplastic epithelium. These findings provide further support to the theory that dysplasia begins in the crypt bases and progresses to involve the full length of the crypts and surface epithelium. From a practical point of view, basal crypt dysplasia is rare and should not be diagnosed in biopsies showing acute inflammation and/or ulceration. Such cases should be considered indefinite for dysplasia. Intra and inter-observer variability in grading of BE associated dysplasia is a long standing issue.15 The highest variability is seen at the lower and higher ends of the spectrum, i.e. in defining indefinite dysplasia and low grade dysplasia and in differentiating high grade dysplasia from intramucosal carcinoma. Hence, the American College of Gastroenterology and American Gastroenterology Association strongly recommend that all potential dysplasia should be confirmed by at least one experienced GI pathologist before the start of treatment.13,3 There is a tendency to over diagnose high grade dysplasia. One study of 485 patients, showed that almost 40% of patients who were diagnosed with high grade dysplasia by a general pathologist were downgraded to a lower grade (11% no dysplasia, 12% indefi-

10

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

nite, 16% low grade dysplasia) by three experienced GI pathologists.17 The overall risk of cancer in patients with BE without dysplasia is approximately 2%.18 The risk of progression from low grade to high grade dysplasia or adenocarcinoma ranges from 2% to 80%.19-22 This wide range is partly due to poor reproducibility in the diagnosis of low grade dysplasia. Some of it may also be due to differences in outcomes depending on whether dysplasia was detected at initial screening endoscopy or during the first 12 months of surveillance (prevalent dysplasia) versus if dysplasia was detected during the course of endoscopic surveillance (incident dysplasia) as these would be presumably less advanced in terms of its natural history. The natural history of low grade dysplasia is more controversial with several retrospective older studies showing an overall low risk (2 to 12%) of progression to cancer. However, a recent study suggested that when the diagnosis of low grade dysplasia was agreed on by 2 GI pathologists, 41% of patients progressed to high grade dysplasia or adenocarcinoma.23 In another study, when 3 GI pathologists agreed on the diagnosis of low grade dysplasia, adenocarcinomas were detected in 3 of 15 (20%) patients at 15, 39 and 65 months, while 4 others had high grade dysplasia (27%) diagnosed at a median of 9 months.24 In patients with high grade dysplasia the risk for adenocarcinoma ranges from 16 to 59%.25,26 The presence of extensive high grade dysplasia (more than 5 crypts in any biopsy or high grade dysplasia in more than one biopsy sample at a time) and high grade dysplasia associated with endoscopically identifiable lesion such as mass lesion or ulcer is more likely to show adenocarcinoma on subsequent biopsy or resection specimen.

Duplication of muscularis mucosae and role of endoscopic mucosal resection in Barrett’s esophagus Duplication of muscularis mucosae in the setting of BE was first reported by Kato et al from Japan.27 A subsequent paper also from Japan28 found that the deeper of


Barrett’s esophagus: diagnostic considerations and recent advances

the 2 layers of muscularis mucosae was continuous with the normal esophageal muscularis mucosae and the inner layer was the duplication. The outer layer tends to be much thicker than the inner layer and it can be confused with the muscularis propria (figure 3). Endoscopic mucosal resection (EMR) specimens in BE can have duplication of the muscularis mucosae. For accurate staging purposes, pathologists need to be aware of this when they are reading EMR specimens so as to not confuse the muscularis propria with the duplicated muscularis mucosae.29 EMR specimens may contain carcinoma with superficial invasion between the duplicated layers of muscularis mucosa and misinterpretation of carcinoma invading into the duplicated muscularis mucosa as invading into the submucosa may lead to inappropriate staging of the tumor. Adenocarcinomas limited to the lamina propria rarely metastasize whereas invasion in to the muscularis mucosa or deeper is associated with angiolymphatic invasion. Abraham et al30 found a 17% rate of angiolymphatic invasion and 10% rate of lymph node metastases in their patients with invasion into duplicated MM suggesting that these tumors can behave aggressively despite their technically intramucosal location.

Figure 3. Duplication of the muscularis mucosa (MM) beneath an area of BE with dysplasia. The inner/duplicated MM (arrowhead) is thinner in comparison to the original MM (arrow) (H&E, original magnification x 200).

Foveolar type dysplasia in Barrett dysplasia Some cases of BE dysplasia appear to have non-intestinal type of dysplasia and this pattern of dysplasia was initially reported by Schmidt et al31 as type 2 pattern of dysplasia. Recently gastric foveolar type dysplasia pathway to neoplastic development has been suggested in BE.32,33 Brown et al32 examined 41 esophagogastrectomy specimens with gastric dysplasia with and without associated invasive adenoarcinoma and found foveolar type dysplasia (figure 4) in 46% cases which was more common than adenomatous type or hybrid type (both about 27%) dysplasia. The authors also suggested that foveolar type dysplasia may represent an aggressive pattern with more frequent progression to invasive disease. A new grading system for foveolar type dysplasia in BE has also been proposed depending on the nu-

Figure 4. Low-grade foveolar-type dysplasia in Barrett’s esophagus characterized by a monomorphic appearance with uncrowned glands and uniform monolayered non-stratified nuclei. (H&E, original magnification x 200). clear size and nuclear pleomorphism, as the distinguishing criteria of loss of nuclear polarity that helps to separate low and high grade intestinal dysplasia cannot be used for gastric foveolar type dysplasia.33 The

11


Chandan VS y col.

natural history of foveolar type dysplasia in BE remains unclear and more studies will be essential to better determine the clinical significance of this type of dysplasia in setting of BE.

Conclusion BE is a preneoplastic metaplastic condition which has received wide attention in the recent years due to rising incidence of adenocarcinomas in the lower esophagus and gastro-esophageal junction. The presence of goblet cells is necessary for the diagnosis of BE, however, this is not universally accepted. The grading of BE associated dysplasia can have intra and interobserver variability and the highest variability is seen at the lower and higher ends of the spectrum. It is important to be aware of the phenomenon of muscularis mucosa duplication to prevent erroneous staging of carcinoma with important treatment implications. The newly proposed gastric metaplasia —foveolar dysplasia— adenocarcinoma pathway in BE needs future longitudinal cohort studies to better understand its significance and rate of progression.

References Haggitt RC. Barrett's esophagus, dysplasia and adenocarcinoma. Hum Pathol 1994; 25: 982-993. 2 Hassal E. Barrett's esophagus: New definitions and approaches in children. J Pediatr Gastroenterol Nut 1993; 16: 345-364. 3 Sampliner RE. Updated guidelines for the diagnosis, surveillance and therapy of Barrett's esophagus. Am J Gastroenterol 2002; 97: 1888-1895. 4 Smith RR, Hamilton SR, Boitnott JK, Rogers EL. The spectrum of carcinoma arising in Barrett's esophagus. A clinicopathologic study of 26 patients. Am J Surg Pathol 1984; 8: 563-573. 5 Paraf F, Fléjou JF, Pignon JP, Fékété F, Potet F. Surgical pathology of adenocarcinoma arising in Barrett's esophagus. Analysis of 67 cases. Am J Surg Pathol 1995; 19: 183-191. 6 Sharma P, McElhinney C, Topalovski M, et al. Detection of cardia intestinal metaplasia: Do the biopsy number and location matter? Am J Gastroenterol 2004; 99: 2424-2428. 7 Oberg S, Johansson J, Wenner J, et al. Endoscopic surveillance of columnar-lined esophagus: Frequency of intestinal metaplasia detection and impact of antireflux surgery. Ann Surg 2001; 234: 619-626. 1

12

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Playford RJ. New British Society of Gastroenterology (BSG) guidelines for the diagnosis and management of Barrett's oesophagus. Gut 2006; 55: 442. 9 Wright TA, Gray MR, Morris AI, Gilmore IT, Ellis A, Smart HL, Myskow M, Nash J, Donnelly RJ, Kingsnorth AN. Cost effectiveness of detecting Barrett's cancer. Gut 1996; 39: 574-579. 10 Spechler SJ, Goyal RK. The columnar-lined esophagus, intestinal metaplasia, and Norman Barrett. Gastroenterology 1996; 110: 614-621. 11 Jass JR. Mucin histochemistry of the columnar epithelium of the oesophagus: a retrospective study. J Clin Pathol 1981; 34: 866-870. 12 Haggitt RC. Barrett's esophagus, dysplasia, and adenocarcinoma. Hum Pathol 1994; 25: 982-993. 13 Sharma P, McQuaid K, Dent J, Fennerty MB, Sampliner R, Spechler S, Cameron A, Corley D, Falk G, Goldblum J, Hunter J, Jankowski J, Lundell L, Reid B, Shaheen NJ, Sonnenberg A, Wang K, Weinstein W, AGA Chicago Workshop. A critical review of the diagnosis and management of Barrett's esophagus: the AGA Chicago Workshop. Gastroenterology 2004; 127: 310-330. 14 Souza RF, Morales CP, Spechler SJ. A conceptual approach to understanding the molecular mechanisms of cancer development in Barrett's oesophagus. Aliment Pharmacol Ther 2001; 15: 1087-1100. 15 Reid BJ, Haggitt RC, Rubin CE, et al. Observer variation in the diagnosis of dysplasia in Barrett's esophagus. Hum Pathol 1988; 19: 166-178. 16 Lomo LC, Blount PL, Sanchez CA, et al. Crypt dysplasia with surface maturation: A clinical, pathologic, and molecular study of a Barrett's esophagus cohort. Am J Surg Pathol 2006; 30: 423-435. 17 Kerkhof M, Van Dekken H, Steyerberg EW, et al. Grading of dysplasia in Barrett's oesophagus: Substantial interobserver variation between general and gastrointestinal pathologists. Histopathology 2007; 50: 920-927. 18 Weston AP, Sharma P, Mathur S, Banerjee S, Jafri AK, Cherian R, McGregor D, Hassanein RS, Hall M. Risk stratification of Barrett's esophagus: updated prospective multivariate analysis. Am J Gastroenterol 2004; 99: 1657-1666. 19 Buttar NS, Wang KK, Sebo TJ, et al. Extent of high-grade dysplasia in Barrett's esophagus correlates with risk of adenocarcinoma. Gastroenterology 2001; 120: 1630-1639. 20 Schnell TG, Sontag SJ, Chejfec G, et al. Long-term nonsurgical management of Barrett's esophagus with high-grade dysplasia. Gastroenterology 2001; 120: 1607-1619. 21 Miros M, Kerlin P, Walker N. Only patients with dysplasia progress to adenocarcinoma in Barrett's oesophagus. Gut 1991; 32: 1441-1446. 8


Barrett’s esophagus: diagnostic considerations and recent advances

Robertson CS, Mayberry JF, Nicholson DA, et al. Value of endoscopic surveillance in the detection of neoplastic change in Barrett's oesophagus. Br J Surg 1988; 75: 760-763. 23 Skacel M, Petras RE, Gramlich TL, Sigel JE, Richter JE, Goldblum JR. The diagnosis of low-grade dysplasia in Barrett's esophagus and its implications for disease progression. Am J Gastroenterol 2000; 95: 3383-3387. 24 Montgomery E, Goldblum JR, Greenson JK, Haber MM, Lamps LW, Lauwers GY, Lazenby AJ, Lewin DN, Robert ME, Washington K, Zahurak ML, Hart J. Dysplasia as a predictive marker for invasive carcinoma in Barrett esophagus: a followup study based on 138 cases from a diagnostic variability study. Hum Pathol 2001; 32: 379-388. 25 Reid BJ, Levine DS, Longton G, Blount PL, Rabinovitch PS. Predictors of progression to cancer in Barrett's esophagus: baseline histology and flow cytometry identify low- and highrisk patient subsets. Am J Gastroenterol 2000; 95: 1669-1676. 26 Schnell TG, Sontag SJ, Chejfec G, Aranha G, Metz A, O'Connell S, Seidel UJ, Sonnenberg A. Long-term nonsurgical management of Barrett's esophagus with high-grade dysplasia. Gastroenterology 2001; 120: 1607-1619. 27 Kato H, Iizuka T, Watanabe H. Double adenocarcinoma in 22

Barrett's esophagus. Jpn J Clin Oncol 1981; 11 (4): 523-530. 28 Takubo K, Sasajima K, Yamashita K, Tanaka Y, Fujita K. Double muscularis mucosae in Barrett's esophagus. Hum Pathol 1991; 22 (11): 1158-1161. 29 Lewis, J T, Wang KK, Abraham SC. Muscularis mucosae duplication and the muscle-fibrous anomaly in endoscopic mucosal resections for Barrett esophagus: implications for staging of adenocarcinoma. Am J Surg Pathol 2008; 32 (4): 566-571. 30 Abraham SC, Krasinskas AM, Correa AM, Hofstetter WL, Ajani JA, Swisher SG, Wu TT. Duplication of the muscularis mucosae in Barrett esophagus: an underrecognized feature and its implication for staging of adenocarcinoma. Am J Surg Pathol 2007; 31 (11): 1719-1725. 31 Schmidt HG, Riddell RH, Walther B, Skinner DB, Riemann JF. Dysplasia in Barrett's esophagus. J Cancer Res Clin Oncol 1985; 110: 145-152. 32 Brown IS, Whiteman DC, Lauwers GY. Foveolar type dysplasia in Barrett esophagus. Mod Pathol 2010; 23: 834-843. 33 Mahajan D, Bennett AE, Liu X, Bena J, Bronner MP. Grading of gastric foveolar-type dysplasia in Barrett's esophagus. Mod Pathol 2010; 23: 1-11.

13


ARTÍCULO ORIGINAL

Abordaje diagnóstico por tomografía computada del engrosamiento de la pared colónica y su correlación endoscópica en pacientes del Hospital Ángeles del Pedregal

Dr. GA Motta Ramírez1,2, JD Dr. Ruiz Arteaga1, CB Dr. González Sánchez3 1 Médicos Radiólogos del Departamento de Radiología e Imagen; 2 Profesor Titular del Posgrado en Imagen Seccional del Hospital Ángeles del Pedregal; 3 Médico Gastroenterólogo Endoscopista. Hospital Ángeles del Pedregal

Endoscopia 2010; 22 (Suplemento 1): 14-25.

Resumen Antecedentes. La patología inflamatoria aguda del colon es motivo frecuente de consulta. El diagnóstico del tipo de colitis se basa en la clínica y en los hallazgos microbiológicos, colonoscópicos e histopatológicos. La tomografía computada (TC) puede detectar el engrosamiento y cambios de atenuación de la pared colónica, así como identificar o excluir complicaciones potencialmente letales de las diferentes patologías colónicas. Objetivos. Determinar las etiologías más frecuentes causantes de engrosamiento de la pared colónica en la población de estudio. Correlacionar los hallazgos tomográficos con los datos clínicos, microbiológicos y colonoscópicos. Material y métodos. Estudio observacional, retrospectivo y transversal. Se incluyeron pacientes con engrosamiento de la pared del colon por TC y que tuvieran diagnóstico final (establecido por colonoscopia, histopatología, coprocultivo y/o coproparasitoscópicos, entre otros). Se excluyeron pacientes con diverticulitis, apendicitis, apendagitis epiploica y cáncer colorrectal.

14

Se evaluó la indicación, la presencia de anomalías intrínsecas de la pared tales como: grado, simetría y longitud del engrosamiento, patrón de atenuación pre y posmedio de contraste IV, así como patrón en empedrado, áreas estenóticas, fístulas o abscesos y anomalías extrínsecas pericolónicas como: estriado hiperdenso de la grasa mesentérica, proliferación fibrograsa, tortuosidad e ingurgitación de los vasos mesentéricos (signo del cepillo) y la presencia de adenomegalias. Resultados. Se incluyeron 42 pacientes, 28 femeninos y 14 masculinos, edad promedio de 56.9 ± 17.1 años. A 12 pacientes (30.8%) se les realizó colonoscopia. A 18 pacientes (46.2%) se les realizó coprocultivo; en nueve pacientes se solicitó determinación de toxina de C. difficile y en seis pacientes se solicitó estudio coproparasitoscópico. La etiología final fue: colitis infecciosa en 25 pacientes (59.5 %), CUCI en ocho (19.05%), Crohn en tres (7.14%), Colitis isquémica en tres (7.14%), colitis posradiación, neutropénica y autoinmune en un paciente (2.39%) cada una. Conclusiones. La etiología más frecuente en nuestro medio para el engrosamiento colónico fue la colitis infecciosa. Las características tomográficas más frecuentemente observadas en la patología colónica incluyen engrosamiento leve y segmentario de la pared colónica con patrón de atenuación en halo acuoso y alteraciones de la grasa pericolónica con escasa ascitis. Palabras clave. Engrosamiento mural del colon, diagnóstico tomográfico, colitis aguda, colonoscopia.


Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica

Abstract Background. Acute inflammatory conditions of the large bowel are a frequent cause of consultation. The diagnosis of a specific colitis is based on the clinical presentation and the results of lab tests, colonoscopy and histopathology. Computed Tomography (CT) can identify mural thickening and atenuation features of the wall, as well as detect or exclude potential life-threatening complications of the various colonic conditions. Objectives. To determine the most frequent etiologies causing mural thickening of the colon in the study population and correlate the CT images with the clinical, laboratory and colonoscopic findings Material and methods. Observational, retrospective and transversal study. Patients with mural thickening of the colon diagnosed by CT and a final diagnosis (established by colonoscopy, histopathology, fecal culture and/or coproparasitoscopic exam), were included. Patients with diverticulitis, apendicitis, epiploic apendagitis or colorectal cancer, were excluded. The indication for CT as well as the presence of the following intrinsic abnormalities: grade, symmetry, length of the thickened wall, atenuation pattern before and after IV contrast, cobblestone pattern, stenotic segments, fistuale and abscesses were evaluated; the presence of extrinsic abnormalities such as: hyperdense striae of the mesenteric fat, fatty proliferation, tortuosity and dilation of mesenteric vessels and the presence of lympadenopathy, were also sought. Results. 42 patients were included, 28 female & 14 male, with an average age of 56.9±17.1 years. Colonoscopy was performed in 12 patients (30.8%). Fecal culture was done in 18 (46.2%). C. difficile toxin was determined in 9 and coproparasitoscopic exam was done in 6 patients. The final etiology was: infectious colitis in 25 (59.5%), UC in 8 (19.05%), Crohn’s in 3 (7.14%), ischemic colitis in 3 (7.14%), post-radiation, neutropenic & autoimmune colitis in 1 patient (2.39%), each. Conclusions. The most frequent etiology for mural thickening of the colon was infectious colitis.The most frequent CT finding was minimal mural thickening for

short segments with an hypodense halo and slight abnormalities of the pericolonic fat with minimal ascitis. Key words. Mural thickening of the colon, CT diagnosis, acute colitis, colonoscopy.

Introducción La patología inflamatoria del colon es motivo frecuente de consulta en las unidades de atención médica. De acuerdo con cifras reportadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social en el año 2007, 70 millones de mexicanos padecen colitis,19 lo que condiciona que en la actualidad sea cada vez más frecuente la utilización de la tomografía computada (TC) en la evaluación de los pacientes que acuden por dolor abdominal inespecífico o en los que se sospecha colitis. En muchos casos el diagnóstico definitivo del tipo de colitis está basado en los datos clínicos y en los hallazgos microbiológicos, colonoscópicos e histopatológicos. La TC representa una herramienta útil para reducir las posibilidades diagnósticas, debido a su capacidad para identificar el engrosamiento, las anormalidades morfológicas y los cambios de atenuación de la pared colónica posteriores a la administración endovenosa del medio de contraste, así como para identificar o excluir complicaciones potencialmente letales de las diferentes patologías colónicas.4 Esta capacidad obliga al radiólogo a que una vez que haya identificado la anormalidad en la pared colónica realice un abordaje sistemático de la misma para determinar su causa específica más probable. Las características tomográficas que se deben analizar en la pared colónica anormal se pueden dividir en: intrínsecas o extrínsecas. Las anomalías intrínsecas o propias de la pared a evaluar son el grado, la simetría y extensión del engrosamiento, el patrón de atenuación antes y después de la administración endovenosa de medio de contraste (cuadro 1) y alteraciones morfológicas tales como patrón en empedrado, áreas estenóticas, fístulas o abscesos. Las anomalías extrínsecas o perientéricas a evaluar son el estriado hiperdenso de la grasa mesentérica, la proliferación fibrograsa, la tortuosidad e

15


Motta Ramírez GA y cols.

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Blanco

Gris Reforzamiento parietal homogéneo intenso (flecha) ≥ a la opacificación venosa: por vasodilatación o por daño de los vasos intramurales con paso del MC al espacio intersticial.

Signo del halo acuoso (o signo de la diana)

Engrosamiento de la pared intestinal (flecha blanca) con realce limitado y atenuación homogénea comparable a la del músculo (cabeza de flecha). Es el patrón menos específico (benigno vs. maligno) y debe ser evaluado en conjunto con el resto de las alteraciones.

Signo del halo graso Signo de la diana tricapa. La submucosa tiene atenuación negativa de grasa (cabeza de flecha), aunque menor que la de la grasa pericolónica. El recambio graso de la submucosa implica cambios reparativos. En CUCI o EC del colon.

Hay reforzamiento estratificado de la pared intestinal engrosada con hiperdensidad de las capas interna y externa (flecha blanca) e hipodensidad de la capa media por edema (cabeza de flecha) Diagnósticos diferenciales: EIII, colitis infecciosa o por radiación.

Negro Equivalente a neumatosis: Gas intra (flecha blanca) o extramural y en vasos que irrigan la pared intestinal en isquemia. Daño a la mucosa con entrada de aire a la pared por trauma o yatrogenia.

Estos patrones de atenuación, excepto el negro, propuestos por Wittenberg et al4 requieren la administración intravenosa de medio de contraste, y aunque su determinación en ocasiones puede ser complicada resulta útil hacerla puesto que permite reducir considerablemente las posibilidades diagnósticas.

Cuadro 1. Patrones de atenuación de la pared colónica4 ingurgitación de los vasos mesentéricos (signo del cepillo) y la presencia de adenomegalias.4,5,11 En la presente revisión señalamos las características por TC a evaluar ante el hallazgo de pared colónica engrosada y determinaremos cuáles fueron las patologías colónicas que observamos con mayor prevalencia en el Hospital Ángeles del Pedregal.

Objetivos • Determinar las etiologías más frecuentes causantes de engrosamiento de la pared colónica en la población de estudio.

16

• Correlacionar los hallazgos tomográficos con los datos clínicos y resultados microbiológicos y colonoscópicos en la población de estudio.

Material y métodos Estudio observacional, retrospectivo, de corte transversal (agosto de 2006 a abril de 2010) cuyo universo incluyó pacientes del Hospital Ángeles del Pedregal (HAP), a quienes por diversas causas se les realizó estudio de TC abdominopélvica y en el que se demostró engrosamiento de la pared del colon. En los criterios de inclusión se consideró a los pacientes


Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica

con expediente clínico que permitiera obtener el diagnóstico final del paciente considerando, además de la TC, otros métodos de diagnóstico auxiliares, tales como colonoscopia, histopatología, coprocultivo, coproparasitoscópicos, entres otros. Se excluyeron a los pacientes sin expediente clínico, o en los que éste fuera insuficiente o inespecífico con respecto al diagnóstico final. También excluimos a los pacientes con engrosamiento de la pared colónica secundario a diverticulitis, apendicitis, apendagitis epiploica y cáncer colorrectal. Por tratarse de una investigación sin riesgo, no se solicitó firmar consentimiento informado por parte de los pacientes. Parámetros de los estudios tomográficos Los estudios se realizaron con equipo multicorte (Somatom Definition 64, Siemens Medical Solutions) con kV y más automáticos (Care Dose 4D), colimación de 3 mm y pitch de 1, desde las bases pulmonares hasta

el perineo para incluir la totalidad del tracto intestinal. En consideración de las diferentes indicaciones clínicas y la falla renal subyacente entre la población estudiada, el número de pacientes que recibió medio de contraste (MC) por vías intravenosa (IV), oral y rectal fue variable. La administración del medio de contraste por las diferentes vías se apegó a los protocolos establecidos en nuestra institución y en los pacientes que recibieron medio de contraste por vía intravenosa se realizó estudio multifásico (tabla 1). De los datos clínicos y paraclínicos Con apoyo del Departamento de Archivo Clínico del HAP, se revisaron los expedientes de los pacientes y se recabaron parámetros clínicos (tales como edad, sexo, fecha de ingreso y egreso, sintomatología, diagnósticos referidos por los médicos al ingreso y que motivaron la solicitud del estudio tomográfico, así como la evolución de los pacientes), también valoramos el abordaje diagnóstico con otros medios diferentes a la TC, tales como

Tabla 1. Protocolos de administración de medio de contraste del Hospital Ángeles del Pedregal Cantidad

Vía

Medio de contraste (MC)

Intravenosa*

Ioversol (Optiray 320; Mallinrockdt) De 80 a 100 mL de MC con arrastre de 30 mL de solución

(v. braquial con catéter ≥ a 18 G)

salina al 5% administrados con CT inyector Stellant (MedRad industries) a 250 psi y flujo de 3 mL/s.

Oral

Ioversol (Optiray 320: Mallinrockdt) 50 mL del MC diluido en 1,450 mL de agua y tomado continuamente durante una hora antes del estudio, los últimos 100 mL se toman una vez colocado el paciente sobre la mesa de exploración.

Rectal

Iodotalamato de meglumina

50 mL del MC diluido en 1,450 mL de solución salina al

(Conray; Mallinrockdt)

5%, administrados por bolsa de enema con el paciente sobre la mesa de exploración.

* Previa valoración de valores de creatinina sérica y firma de consentimiento informado

Protocolo de estudio tomográfico de abdomen multifásico Fases

Retardo

Simple

Sin sentido

Arterial

Automático con "bolus tracking". 20 a 30 segundos en forma manual

Venosa

60 a 80 segundos

Excreción

7 a 10 minutos

17


Motta Ramírez GA y cols.

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

colonoscopia, biopsia, coprocultivo, coproparasitoscópico, identificación de toxinas contra C. difficile, etc. Para fines estadísticos se clasificaron en cinco categorías los diagnósticos de ingreso y la sintomatología que motivó la solicitud de la TC (tabla 2). De los hallazgos tomográficos Los estudios tomográficos se consideraron positivos en presencia de engrosamiento de la pared colónica > de 0.4 cm, posteriormente se valoró su patrón de atenuación (en los cinco patrones descritos en el cuadro 1), el grado y extensión del engrosamiento parietal, la presencia de alteraciones perientéricas tales como ascitis, hipervascularidad de la vasa recta y estriado pericolónico, así como hallazgos extraintestinales. La información obtenida se plasmó en tablas de Excel 2008. Para las variables del estudio se utilizó estadística descriptiva mediante medidas de tendencia central pertinentes.

Resultados Se incluyeron 42 pacientes que cumplían los parámetros de inclusión. De la muestra incluida, 28 estudios correspondían a pacientes femeninos (66.6%) y 14 a masculinos (33.4%). La edad promedio de la población estudiada fue de 56.9 años, con una desviación estándar de ± 17.1 años. Con respecto a la categoría clínica que motivó el estudio de TC en los pacientes: 21 fueron solicitados por infección enteral (50%), 16 por dolor abdominal inespecífico (38%), dos por obstrucción intestinal (4.76%) [no se solicitaron estudios con sospecha clínica de isquemia intestinal] y tres por sospecha de enfermedad extracolónica (7.14%) [miomatosis, pancreatitis y pielonefritis] (gráfica 1). En cuanto al tipo de estudio de TC solicitado: dos fueron realizados sin medio de contraste (4.76%); dos con administración de MC por vía rectal únicamente (4.76%); 18 con administración IV de MC únicamente (42.85%); 14 con administración de MC por vía IV y oral,

Tabla 2. Categorías clínicas 1. Datos de infección grastrointestinal

Diarrea con moco y sangre, fiebre, hipotensión y leucocitosis

2. Dolor abdominal inespecífic

Dolor abdominal tipo cólico, espasmos intestinales, náusea y vómito, sangrado gastrointestinal

3. Datos de obstrucción intestinal

Dolor y distensión abdominal, vómito, ausencia de emisión de gases o heces

4. Enfermedad vascular intestinal

Probable isquemia intestinal

5. Misceláneos

Cualquier otro diagnóstico no incluido en las otras categorías

0

7.20%

4.80% 50%

1. Infección 2. Dolor abdominal 3. Obstrucción intestinal 4 Isquemia intestinal 5. Otros

38%

Gráfica 1. Categorías clínicas

18


Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica

Número de estudios

respectivamente (33.3%), y seis con administración de MC por vía IV y rectal únicamente (14.3%) [gráfica 2]. La etiología de la patología colónica encontrada en la población estudiada fue la siguiente: 25 pacientes (59.5%) con colitis infecciosa, ocho (19.05%) tuvieron CUCI, tres (7.14%) enfermedad de Crohn, tres (7.14%) colitis isquémica; colitis posradiación, neutropénica y autoinmune, un paciente (2.39%), respectivamente. Con respecto a los estudios se encontraron los siguientes hallazgos tomográficos (tabla 3). 20 18 16 14 12 10 8 6 4 2 0

En el abordaje diagnóstico de los pacientes incluidos a 12 pacientes (30.8%) se les realizó colonoscopia. Cinco casos de colitis pseudomembranosa (CPM) fueron diagnosticados con base en su aspecto endoscópico, de los cuales tres fueron corroborados por análisis de toxina de C. difficile; en los otros dos casos hubo resultado falso-negativo para la presencia de toxina de C. difficile, ya que fueron corroborados por biopsia. Dos casos de CUCI fueron diagnosticados con base en su aspecto endoscópico y corroborados por estudio

18 14

6 2

2

Sin MC: 4.76%

Vía rectal: 4.76%

Vía IV: 42.85%

Vía IV + oral: 33.3%

Vía IV + rectal: 14.3%

Gráfica 2. Tipo de estudios tomográficos Tabla 3. Hallazgos tomográficos 1. Patrones de atenuación Negro

Halo acuoso

Halo graso

Blanco

Gris

Indeterminable

2 (4.76%)

26 (61.9%)

1 (2.39%)

1 (2.39%)

9 (21.4%)

3 (%)

2. Grado de engrosamiento Leve

Moderado

Severo

26 (61.9%)

16 (38.1%)

0

3. Extensión del engrosamiento Focal

Segmentario

Difuso

6 (14.3%)

29 (69%)

7 (16.7%)

4. Alteración de la grasa pericolónica

5. Líquido libre intraabdominal

Presente

Ausente

Presente

Ausente

35 (83.3%)

7 (16.7%)

33 (78.6%)

9 (21.4%)

19


Motta Ramírez GA y cols.

histopatológico. En dos casos de colitis infecciosa y uno de colitis isquémica el reporte endoscópico era descriptivo y no se refería a un diagnóstico específico o éste era erróneo. A 18 pacientes (46.2%) se les realizó coprocultivo: siete fueron positivos para Salmonella, tres para E. coli, dos para Shigella y seis presentaron biota normal. En nueve pacientes se solicitó determinación de toxina de C. difficile en muestras de heces fecales, hubo tres resultados positivos, dos falsos-negativos y cuatro negativos. En seis pacientes se solicitó estudio coproparasitoscópico seriado, dos pacientes resultaron positivos para E. hystolitica y cuatro estudios fueron negativos. Treinta y ocho pacientes (90.48%) evolucionaron satisfactoriamente y fueron dados de alta por mejoría. Cuatro pacientes fallecieron (9.52%): 1) mujer de 57 años, portadora de IRC, con diarrea sin moco ni sangre de dos semanas de evolución, murió a los siete días posteriores al ingreso por septicemia y colitis fulminante por C. difficile. Su estudio de TC fue con MC por vía rectal únicamente. 2) Paciente de la figura 6b, fallece a los 18 días posteriores a su ingreso por choque séptico. 3) Mujer de 74 años, con múltiples comorbilidades (IRC, DMII, HTA), que acude por dolor abdominal severo en

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

fosa ilíaca izquierda, diarrea acuosa, melena y síndrome febril, murió un día después de su ingreso. Su estudio de TC se realizó únicamente en fase simple. 4) Paciente de la figura 1 murió un día después de su estudio.

Discusión Hemos observado que, a pesar del amplio acervo bibliográfico referente a los protocolos de estudio de TC para el estudio de las diferentes patologías, aún existe desconocimiento en cuanto al protocolo más eficaz a solicitar en el paciente con colitis o sospecha de la misma. En la presente revisión encontramos que más de 90% de los pacientes tenían datos clínicos que permitían referir la enfermedad al colon (categorías clínicas 1 a 4); sin embargo, sólo 15% de los estudios fueron solicitados con atención especial a dicho órgano, es decir, con administración por vía rectal del medio de contraste. En tres pacientes, todos del sexo femenino, no fue posible determinar el patrón de atenuación de la pared engrosada debido a que no se administró medio de contraste por vía endovenosa, dos por IRC, las cuales finalmente fallecieron (los casos 1 y 3 referidos al final de los resultados) y a la paciente restante por elevación aguda de azoados.

Figura 1. Colitis por CMV en paciente con SIDA ♂, de 35 años, acude por datos de abdomen agudo, con diarrea acuosa de 15 días de evolución y pérdida de peso de 10 kg en tres meses. Imagen axial (a) y coronal (b) de TC demuestra engrosamiento moderado del íleon terminal y de todo el colon con patrón de halo acuoso (flechas blancas), estriado hiperdenso de la grasa perientérica (flecha hueca), neumoperitoneo (cabeza de flecha), fusión de los polos renales inferiores (asterisco) y hepatoesplenomegalia.

20


Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica

En nuestra revisión de la literatura encontramos dos artículos escritos en español en los que se reporta la prevalencia de patología colónica. El estudio de Cervantes Solís et al con 24 pacientes con estudios de TC y colonoscopia hallaron que la patología más frecuente causante de engrosamiento colónico por TC en un hospital mexicano de tercer nivel fue el adenocarcinoma colónico en ocho pacientes (patología excluida en nuestro estudio) y la siguiente fue la colitis isquémica en dos pacientes.20 En el estudio de Otero-Regino et al revisaron 2,244 resultados de colonoscopia de un hospital colombiano, de estos estudios 49 reportaron colitis, 30% fue de origen isquémico, 20% fue infecciosa, 18% fue por CUCI, 18% por status posradioterapia y 14% por otras causas.13 En esta revisión las causas más frecuentes fueron la colitis infecciosa en casi 60%, seguido de CUCI en 19%, enfermedad de Crohn en 7% y el resto de las patologías representaron un poco más de 21%, lo que difiere de los estudios previamente referidos. Consideramos que estas diferencias son atribuibles a la disparidad en los criterios de inclusión, al método diagnóstico empleado para el diagnóstico de la patología colónica y a la idiosincrasia de las instituciones en que se llevaron a cabo los estudios. En los 25 pacientes con colitis infecciosas nueve de

ellos (36%) tuvieron infección por C. difficile (colitis pseudomembranosa), seis de ellos fueron diagnosticados con base en su aspecto colonoscópico y tres por análisis de toxina de C. difficile. La mitad de estos pacientes tenían el antecedente de uso ambulatorio de antibióticos de amplio espectro por enfermedades diversas. Los hallazgos por TC más frecuentes en estos pacientes incluyeron: engrosamiento leve a moderado y difuso de la pared colónica, con patrón de halo acuoso, estriado de la grasa mesentérica y escasa cantidad de líquido libre, lo que está de acuerdo con la bibliografía consultada.1,2,10,16 Tal como se señala en el trabajo de Kawamoto et al2 el signo del acordeón (que representa atrapamiento de medio de contraste enteral entre pliegues haustrales severamente engrosados) es altamente sugestivo de CPM; sin embargo, es el menos frecuente de observar puesto que representa estadio avanzado de la infección y en nuestra casuística se presentó únicamente en dos pacientes (figura 2 a-c). En los pacientes restantes el patógeno específico causante de la colitis fue determinado por pruebas microbiológicas y los hallazgos tomográficos, tal y como se refieren en la bibliografía, fueron inespecíficos1,3,6,7,14 e incluyeron engrosamiento leve y segmentario de la pared colónica, con patrones de atenuación gris y de halo acuoso,

Figura 2. Colitis pseudomembranosa (a-c) ♀, 57 años, con diarrea acuosa de ocho días de evolución y antecedente de autoadministración IM de múltiples dosis de cefalosporina por faringoamigdalitis. La TC com MC oral e IV demuestra engrosamiento difuso de las paredes del colon, signo de acordeón y patrón de halo acuoso (flechas blancas). Por colonoscopia se observan las placas amarillentas características involucrando la circunferencia de la pared.

21


Motta Ramírez GA y cols.

niveles hidroaéreos y grados variables de inflamación pericolonica. En el caso del paciente de la figura 3, sin embargo, la presencia de un hallazgo extracolónico (absceso hepático) nos permitió establecer con exactitud el patógeno específico causante del engrosamiento de la pared colónica. La enfermedad inflamatoria intestinal idiopática (EIII) se divide en dos subtipos: la colitis ulcerativa crónica inespecífica (CUCI) y la enfermedad de Crohn (EC), ambas de etiología aún no claramente dilucidada que comparten manifestaciones clínicas similares, tales como dolor abdominal cólico, tenesmo y grados variables de hematoquezia, por lo que, en ocasiones, los pacientes son tratados por hemorroides antes de que se sospeche la EIII.6 A pesar de que existe una considerable similitud entre los hallazgos tomográficos en estas patologías, existen algunos signos distintivos que permiten diferenciarlas.6,8,9,11,12,18 En la presente revisión se encontraron 11 casos en total (26.4%), ocho de CUCI y tres de enfermedad de Crohn. En seis de los pacientes con CUCI había segmentos estenóticos con engrosamiento leve de la pared colónica, predominantemente en recto y sigmoides, inflamación de la grasa perientérica, ingur-

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

gitación y tortuosidad de los vasos mesentéricos y patrón de halo acuoso (figura 4). En el caso de los pacientes con enfermedad de Crohn, en un paciente femenino se observó engrosamiento segmentario desde el ciego hasta el colon descendente con patrón de halo graso (figura 5 a-b). En los otros dos casos el engrosamiento de la pared estaba confinado al colon derecho. Los casos de colitis isquémica no fueron sospechados clínicamente ni por colonoscopia y fueron los hallazgos tomográficos del patrón negro (neumatosis intestinal) y el patrón blanco (sugestivo de hematoma intramural) que permitieron su diagnóstico (figura 6). El tracto enteral, y especialmente el colon, se ve afectado por una gran variedad de patologías, las cuales tienen presentación clínica similar y mayor incidencia en la etapa senil, lo que aunado a factores tales como el continuo incremento en la expectativa de vida y de la demanda de estudios tomográficos, así como una creciente confianza de los médicos en la TC para el diagnóstico de enfermedades gastrointestinales conlleva a que éstas sean cada vez más frecuentemente observadas por este método de imagen (figuras 7 y 8).

Figura 3. Colitis infecciosa (a) ♀ de 40 años con cólico abdominal y diarrea acuosa por S. enteritidis. La TC con MC IV muestra engrosamiento de la pared cercal con signo de halo acuoso (cabezas de flecha) y niveles hidroaéreos (flechas). (b) ♂ de 62 años, con dolor en hipogastrio y sospecha clínica de colecistitis. Por TC con MC oral e IV observamos absceso hepático de 2 cm (recuadro) e intencionadamente demostramos engrosamiento de la pared con patrón de halo acuoso en ciego por E. histolytica (flechas huecas).

22


Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica

Figura 4. CUCI (a) ♀, 67 años, con sospecha clínica de fisura anal por diarrea inicialmente acuosa y posteriormente sanguinolenta. La TC con MC IV demuestra engrosamiento de las paredes del rectosigmoides con patrón de atenuación de halo acuoso (cabeza de flecha) y dilatación y tortuosidad de los vasos perientéricos (flechas). La colonoscopia reportó mucosa friable de aspecto granular, úlceras cubiertas por fibrina y pequeños pólipos.

Figura 5. Enfermedad de Crohn (EC) ♀, 45 años, que acude por dolor abdominal cólico y rectorragia. Imagen axial (a) y coronal (b) de TC con MC oral e IV con engrosamiento parietal leve y difuso (desde ciego a sigmoides) con patrón de halo graso (recuadro) y dilatación y tortuosidad de los vasos perientéricos (flechas blancas).

Figura 6. Colitis isquémica (a-b) ♀, 54 años, con antecedente de cirugía reciente, dolor abdominal, febrícula y evacuaciones con trazas de sangre. Por TC se observa engrosamiento leve de las paredes del rectosigmoides con patrón de atenuación gris (flechas huecas). Por colonoscopia se describe a la mucosa sigmoidea pálida y edematosa con ampollas azul oscuro a negras y se concluye enteritis probablemente maligna. La paciente fue sometida a colectomía parcial con evolución satisfactoria y egreso a los ocho días posteriores a la cirugía. La biopsia reportó infarto de la mucosa.

23


Motta Ramírez GA y cols.

Conclusiones La colitis infecciosa fue la patología con mayor incidencia en nuestro grupo de estudio. Las características tomográficas más frecuentemente observadas en la patología colónica incluyen engrosamiento leve y segmentario de la pared colonica con

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

patrón de atenuación en halo acuoso y alteraciones de la grasa pericolónica con escasa ascitis. Para el diagnóstico de patología colonica por TC recomendamos la realización del estudio multifásico con administración de medio de contraste por vía intravenosa y rectal.

Figura 7. (a) Colitis posradación. ♂, 39 años, con sarcoma granulocítico que tres días después de radioterapia presenta diarrea y sangrado rectal. La TC con MC IV en fase venosa muestra engrosamiento de la pared rectosigmoidea (flechas blancas) con patrón de atenuación gris y cambios inflamatorios en la grasa pericolónica (cabezas de flecha). (b) Colitis neutropénica. ♂, 69 años, con leucemia mielogénica que dos días después de la quimioterapia presenta diarrea acuosa, dolor abdominal, síndrome febril y neutropenia severa. La TC con MC oral e IV demuestra engrosamiento moderado de las paredes del colon ascendente, transverso y ciego con patrón de atenuación gris (flechas huecas), inflamación de la grasa pericolónica y líquido libre (no mostrado).

Figura 8. Colitis autoinmune por lupus eritematoso sistémico (a-b) ♀, 37 años, se presenta con fiebre, diarrea, dolor abdominal, poliartralgias, mialgias y rash cutáneo. La TC con MC IV en fase arterial muestra engrosamiento moderado de la pared intestinal con patrón de halo acuoso en duodeno, colon descendente, sigmoides y recto (flechas blancas), y patrón de atenuación blanco en asas de yeyuno (flechas huecas). Hay ascitis.

24


Abordaje diagnóstico del engrosamiento de la pared colónica

Referencias bibliográficas Horton KM, Corl FM, Fishman EK. CT Evaluation of the Colon: Inflammatory disease. Radiographics 2000; 200: 399-418. 2 Kawamoto S, Horton KM, Fishman EK. Pseudomembranous Colitis: Spectrum of imaging findings with clinic and pathologic correlation. Radiographics 1999; 19: 887-897. 3 Papaconstantinou HT, Scott-Thomas J. Bacterial colitis. Clin Colon Rectal Surg 2007; 20: 18-27. 4 Wittenberg J, Harisinghani MG, Jhaveri K, et al. Algorithmic Approach to CT Diagnosis of the Abnormal Bowel Wall. Radiographics 2002; 22: 1093-1109. 5 Macari M, Balthazar EJ. CT of Bowel Wall Thickening: Significance and Pitfalls of Interpretation. AJR Am J Roentgenol 2001; 176: 1105-1116. 6 Thoeni RF, Cello JP. CT imaging of colitis. Radiology 2006; 240: 623-638. 7 Alavi KA. Amebiasis. Clin Colon Rectal Surg 2007; 20: 33-37. 8 Gore RM, Balthazar EJ, Ghahremani GG, Miller FH. CT Features of Ulcerative Colitis and Crohn’s Disease. AJR Am J Roentgenol 1996; 167: 3-15. 9 Thompson WH, Jaffe T. CT of Crohn’s Disease: Detection and Activity. Contemp Diagn Radiol 2010; 33: 1-6. 10 Trudel JL. Clostridium difficile colitis. Clin Colon Rectal Surg 2007; 20: 13-17. 11 Minordi LM, Vecchiolo A, Guidi L, et al. CT findings and clinical activity in Crohn´s disease. Clin Imaging 2009; 192: 417-423. 12 Horsthuis K, Stokkers PCF, Stoker J. Detection of inflammato1

ry bowel disease: diagnostic performance of cross-sectional imaging modalities. Abdom Imaging 2008; 33: 407-416. 13 Otero Regino W, González A, Gómez Zulueta M. Prevalencia de diferentes tipos de colitis en personas adultas mayores. Rev Col Gastroenterol 2009; 24: 272-278. 14 Miller FH, Ma JJ, Scholz FJ. Imaging Features of Enterohemorrhagic Escherichia coli colitis. AJR Am J Roentgenol 2001; 177: 619-623. 15 Kirkpatrick IDC, Greenberg HM. Gastrointestinal complications in the neutropenic patient: Characterization and differentiation with abdominal CT. Radiology 2003; 226: 668-674. 16 Ash L, Baker ME, O’Malley CM, et al. Colonic Abnormalities on CT in adult hospitalized patients with Clostridium difficile colitis: Prevalence and significance of findings. AJR Am J Roentgenol 2006; 186: 1393-1400. 17 Sun MY, Maykel JA. Ischemic colitis. Clin Colon Rectal Surg 2007; 20: 5-12. 18 Furukawa A, Saotome T, Yamasaki M, et al. Cross-sectional imaging in Crohn disease. Radiographics 2004; 24: 689-702. 19 http://www.imss.gob.mx/NR/rdonlyres/659C677E-5EBF407F-A0FA-615FA6F9747C/0.pdf 20 Cervantes Solís C, Jiménez González A, Zamora Nava LE, Torre Delgadillo A. Engrosamiento colónico y de íleon terminal documentado por tomografía computarizada y su correlación con hallazgos colonoscópicos en un hospital de tercer nivel. Rev Gastroenterol Mex 2010; 75: 158-164.

25


REPORTE DE CASO

Diagnóstico endoscópico de endometriosis rectal. Presentación de un caso Dr. José María Remes-Troche1,2, Dra. Amyra Ali Azamar-Jacome2 1 Investigador Titular de Tiempo Completo, Laboratorio de Fisiología Digestiva y Motilidad Gastrointestinal. Instituto de Investigaciones Médico-Biológicas, Universidad Veracruzana, Veracruz, Veracruz. Sistema Nacional de Investigadores Nivel I; 2 Facultad de Medicina, Miguel Alemán Valdés, Veracruz, Veracruz. Correspondencia: Dr. José María Remes-Troche. Laboratorio de Fisiología Digestiva y Motilidad Gastrointestinal. Instituto de Investigaciones Médico-Biológicas, Universidad Veracruzana, Veracruz, Veracruz. Iturbide S/N, Colonia Flores Magón, C.P. 91400, Veracruz, Veracruz. Tel.: (229) 922 3292. Fax: (229) 202 1231. E-mail: joremes@uv.mx, jose.remes.troche@gmail.com

Presentación del caso Mujer de 35 años de edad, sin antecedentes heredofamiliares ni personales patológicos relevantes. Inició menarca a los 14 años, con ciclos irregulares que se presentaban cada 20-35 días acompañados de dismenorrea hasta la edad de 28 años, cuando se embaraza, teniendo producto único sin mayor complicación. Desde entonces refiere que los ciclos menstruales se regularizaron. Sin embargo, desde los 30 años nota la presencia ocasional de metrorragia y rectorragia en relación con sus ciclos menstruales, además de dismenorrea. En los últimos dos años se agrega además: astenia, adinamia, palidez moderada de tegumentos y ocasionalmente taquicardia. Acude a consulta con gineco-obstetra, quién realiza exploración ginecológica y ultrasonido con diagnóstico probable de endometriosis. Se refiere a consulta de gastroenterología para descartar la posibilidad de endometriosis rectal. A la exploración física sólo se encontró discreta palidez de tegumentos y los exámenes de laboratorio revelaron la presencia de Hgb de 9.7 mg /dL, VGM 78 fL, además de prueba de sangre oculta en

26 26

heces positiva +++. Se comenta la necesidad de realizar endoscopia previo a su ciclo menstrual y durante el ciclo, ante la sospecha de endometriosis. El día 21 del ciclo menstrual se realiza colonoscopia, que demostró la presencia de algunas zonas discretamente inflamadas con puntilleo y sin hemorragia en el recto (figura 1A), una lesión protruyente en la submucosa del recto (figura 1B) y algo de inflamación que se extiende hasta 10 cm de la margen anal (figura 1C). Se tomaron biopsias de dicha zona (figura 1D) y el resto del estudio se reportó como normal. Las biopsias tomadas en esta ocasión reportaron cambios inflamatorios inespecíficos. Durante el segundo día del ciclo menstrual (día 29) se repitió la colonoscopia, que en esta ocasión demostró puntilleo hemorrágico evidente en la región rectal (figura 1E, 1G) y una imagen hematoquística (figura 1F) sugerente de endometriosis; nuevamente se tomaron biopsias (figura 1H). El reporte de patología mostró la presencia de un componente hemorrágico a nivel de las biopsias colónicas, corroborando el diagnóstico de endometriosis rectal. Se refiere a la paciente con ginecología, quién inició manejo con bloqueadores hormonales.

Discusión Este caso ilustra la utilidad de realizar colonoscopia antes y después del ciclo menstrual ante la sospecha de endometriosis rectal. La obtención y comparación de las imágenes endoscópicas en estos dos periodos permiten corroborar el diagnóstico, ya que el diagnóstico histopatológico es difícil debido a que raramente se observa afectación de la mucosa; incluso en presencia de ésta, es difícil apreciar una imagen característica. Adicionalmente, los depósitos endometriósicos inducen cambios secundarios en la mucosa que mimetizan los


Diagnóstico endoscópico de endometriosis rectal

Figura 1. Estudio colonoscópico durante la semana tres, previa al ciclo menstrual (A-D) y durante el segundo día del ciclo menstrual (E-H). Las imágenes A y C corresponden al recto, en el cual se aprecian zonas de inflamación inespecífica sin evidencia de sangrado. La imagen B corresponde a una compresión extrínseca (pbe. endometrioma). Las imágenes E y G fueron obtenidas durante el ciclo menstrual y se aprecia la presencia de sangrado en capa fino. La imagen F corresponde a un hematoquiste de la zona descrita previamente en la imagen B. La imagen H incluso demuestra la presencia de salida de un material color achocolatado, característica del sangrado endometrial. hallazgos de otras enfermedades intestinales más comunes y con frecuencia se clasifican como colitis inespecíficas. La endometriosis se define como la presencia de estroma y glándulas endometriales fuera de la cavidad uterina y su musculatura.1 Fue descrita por primera vez dentro del tejido apendicular por Rokitansky en 1860, pero fue Sampson, en 1921, quien le acuñó el término y su definición actual. La endometriosis afecta a 10-15% de las mujeres premenopáusicas y alcanza una prevalencia de hasta 50% en mujeres con infertilidad.2 Es uno de los trastornos ginecológicos no tumorales más frecuentes, cuya mayor incidencia se presenta entre los 27 y 35 años.3 Los implantes endometriósicos pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo, pero se localizan habitualmente en los órganos pélvicos: ovarios, trompas de Falopio y rectosigmoides.

Se han propuesto varias teorías para tratar de explicar la presencia de tejido endometrial fuera de la cavidad uterina. En primer lugar, la teoría de la migración retrógrada postulada por Sampson,4 ofrece la explicación fisiopatológica más lógica y la más aceptada. Otras teorías postulan un proceso de transformación metaplásica de las células mesoteliales pluripotenciales,5 y algunos autores incluso la asocian con la presencia de un déficit inmunitario local y/o general que impide la eliminación del tejido ectópico.6 Por último, la implantación directa durante maniobras quirúrgicas explica la presencia de tejido endometrial en las cicatrices.7 La endometriosis intestinal es una enfermedad poco frecuente, pero la más común de las endometriosis extragenitales. Se presenta en 3-37%8-10 de las pacientes con endometriosis, siendo la localización rectosigmoidea la más frecuente, con 75-90%,3,10 seguida de íleon,

27


Remes-Troche JM y col.

apéndice y ciego.11 El término se utiliza cuando el tejido endometrial invade la pared intestinal penetrando al menos hasta el tejido adiposo subseroso o hasta el plexo subseroso; es raro que alcance la capa mucosa. Típicamente se localiza en el borde antimesentérico intestinal, donde se observa como pequeños nódulos pigmentados sobre el peritoneo o bien como lesiones mayores que infiltran hasta la capa muscular disminuyendo la luz del intestino. Al microscopio, se visualiza la invasión del tejido endometrial sobre la pared intestinal y en la capa muscular; los nódulos se rodean de una zona de músculo liso hiperplásico y fibrosis, la cual es responsable del adelgazamiento y estenosis mural. El dolor abdominal tipo cólico es el síntoma de presentación más frecuente, que puede estar acompañado de diarrea sanguinolenta o constipación, tenesmo, hematoquezia y/o distensión abdominal. La triada clásica que incluye dismenorrea, infertilidad y dispareunia puede estar presente cuando existe afectación genital concomitante. Debe considerarse como diagnóstico diferencial de patologías como intestino irritable, enfermedad inflamatoria, diverticulitis y neoplasias en mujeres en edad fértil y particularmente en aquellas que presentan síntomas ginecológicos o historia de infertilidad. En el protocolo de estudio, la imagenología es de vital importancia. Los estudios imagenológicos que pueden ser de utilidad en su diagnóstico son la ultrasonografía transvaginal (UT), el ultrasonido endoscópico transrectal (USER), el enema baritado con doble contraste (EBDC), la tomografía computada multicorte con enteroclisis (TCME), la resonancia magnética nuclear (RMN) y la colonoscopia. Existe un gran número de estudios que han evaluado el valor diagnóstico de cada uno de éstos;13 la mayoría coincide en que no existe un método ideal, por lo que la elección del método a utilizar estará dada por las características clínicas de cada paciente, que sugerirá la posible localización y grado de compromiso intestinal. Ante la sospecha de afección colorrectal, la prueba principal para su estudio será sin duda la colonoscopia, como en este caso. La TCME y el EBDC son útiles para

28

Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

demostrar características de extraluminalidad, longitud y grado de estenosis. Otros autores consideran la RMN como el método de mayor sensibilidad que permite valorar la afectación locorregional.13 A pesar de ello, aún no se ha determinado un estándar de oro y el diagnóstico definitivo se establece únicamente con el estudio histopatológico de la pieza. Su tratamiento es aún discutido y se elegirá dependiendo de la edad y deseo de paridad de la paciente, así como de la severidad del cuadro y complicaciones asociadas. Las opciones de manejo incluyen cirugía, manipulación hormonal y recientemente ha sido propuesto el tratamiento laparoscópico. Algunos autores defienden el tratamiento quirúrgico como de elección, principalmente cuando existen síntomas de obstrucción o sangrado, o si el diagnóstico de malignidad no puede ser excluido.14 En pacientes en edad fértil, la resección del segmento de intestino involucrado, seguida de tratamiento hormonal por un periodo de seis meses, es suficiente para evitar recidivas. En mujeres jóvenes que no desean embarazarse o en quienes la cirugía está contraindicada, debe emplearse el tratamiento médico, que logra su objetivo en 50% de los casos. Los medicamentos generalmente utilizados son el danazol, progestinas a dosis altas y análogos de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH), estos últimos se utilizan en la gran mayoría de los casos.15 En mujeres próximas al climaterio con lesiones endometriósicas no muy extensas, se puede optar por esperar a que la menopausia resuelva el cuadro. Es importante el diagnóstico precoz, no sólo por el aumento de la morbilidad, sino también por la descripción de casos de transformación maligna de la endometriosis.

Referencias bibliográficas Alberto Bianchi A, Pulido L, Espína F, et al. Endometriosis intestinal. Estado actual. Cir Esp 2007; 81: 170-176. 2 Ruis Tovar J, Piña H, Lobo M, et al. Endometriosis intestinal. Rev Esp Enferm Dig 2007; 99: 732-733. 3 Olive DL, Schwartz LB. Endometriosis. N Engl J Med 1993; 328: 1759-1769. 4 Sampson JA. Peritoneal endometriosis due to menstrual 1


Diagn贸stico endosc贸pico de endometriosis rectal

dissemination of endometrial tissue into the peritoneal cavity. Am J Obstet Gynecol 1927; 14: 422-693. 5 Vinatier D, Orazi G, Cosson M, Dufour P. Theories of endometriosis. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol 2001; 96: 21-34. 6 Ulukus M, Arici A. Immunology of endometriosis. Minerva Ginecol 2005; 57: 237-248. 7 Bottino G, Marinello M, Menna C, et al. Endometriosis of the lower abdominal wall. Report of two cases secondary to cesarean section. Minerva Gynecol 1990; 42: 283-285. 8 Bergquist A. Different types of extragenital endometriosis, a review. Gynecol Endocrinol 1993; 7: 207-221. 9 Weed JC, Ray JE. Endometriosis of the bowel. Obstet Gynecol 1987; 69: 727-730. 10 Douglas C, Rotimi O. Extragenital endometriosis-a clinicopathological review of a Glasgow hospital experience with case illustrations. Journal of Obstetrics and Gynaecology 2004; 24: 804-808.

Biscaldi E, Ferrero S, Remorgida V, Rollandi GA. Bowel endometriosis: CT-enteroclysis. Abdom Imaging 2007; 32: 441-450. 12 Lin YH, Kuo LJ, Chuang AY, Cheng TI, Hung CF. Extrapelvic Endometriosis Complicated with Colonic Obstruction. J Chin Med Assoc 2006; 9: 47-50. 13 Remorgida V, Ferrero S, Fulcheri E, Ragni N, Martin DC. Bowel endometriosis: presentation, diagnosis and treatment. Obstetrical and gynecological survey 2007; 62: 461-470. 14 Brouwer R, Woods RJ. Rectal endometriosis: results of radical excision and review of published work. ANZ J. Surg 2007; 77: 562-571. 15 Mahutte NG, Arici A. Medical Management of Endometriosis-Associated Pain. Obstet Gynecol Clin North Am 2003; 30: 133-150. 11

29


REPORTE DE CASO

Presentación atípica de un pólipo serrato Dr. Luis Caro*, Dr. Leandro Manzotti**, Dr. Enzo Domenicchini*** * Director General; **Gastroenterólogo, Gedyt (Gastroenterología Diagnóstica y Terapéutica); ***Jefe de Patología Quirúrgica, Instituto Alexander Fleming Correspondencia: Dr. Luis Caro. Instituto Alexander Fleming. Azcuénaga 1275 (C1115AAI) CA de BsAs, Buenos Aires, Argentina. Tel.: +54 11-5288-6100. E-mail: luiscaro@gedyt.com.ar

Presentación del caso Paciente masculino de 54 años, que acude a consulta por dolor abdominal inespecífico; en los exámenes complementarios iniciales (laboratorio de rutina, ecografía abdominal) no presenta hallazgos anormales. Se realiza videocolonoscopia en la que se objetiva enfermedad diverticular, pólipos sésiles en sigmoides y a nivel de ángulo hepático se observa una lesión plana en carpeta ligeramente elevada, mamelonada y ulcerada de aproximadamente 5 cm de diámetro (figura 1). Esta lesión abarca 2 ½ haustras, por lo cual no es factible realizar mucosectomía. Anatomía patológica reporta: pólipo aserrado con displasia de bajo grado. La tomografía helicoidal de abdomen y pelvis, con y sin contraste, no demuestra imágenes anormales. Se realiza colectomía segmentaria y anastomosis primaria. Anatomía patológica reportó: lesión aserrada con displasia de bajo grado que compromete mucosa sin afectar la muscular de la mucosa (figura 2).

Figura 1. Aspecto colonoscópico, sugerente de malignidad

Discusión En la práctica endoscópica habitual es común encontrar lesiones polipoideas y lesiones planas, la gran mayoría de éstas corresponden a lesiones benignas. Algunos hallazgos macroscópicos pueden sugerirnos malignidad, entre ellos la ulceración de la mucosa, la friabilidad, la induración al tacto con el instrumental y la falta de elevación con la inyección submucosa.

3030

Figura 2. Características histológicas: en A y D se observa el clásico aspecto “aserrado” de estos pólipos


Presentación atípica de un pólipo serrato

Se presenta este caso por tratarse de una lesión que morfológicamente impresiona como maligna y, sin embargo, el hallazgo histopatológico de la pieza quirúrgica demuestra una lesión benigna (pólipo serrado con displasia de bajo grado). La decisión de realizar una intervención mayor (colectomía) fue basada en el potencial de malignidad de los pólipos serrados y las características macroscópicas. Durante décadas la mayor parte de los carcinomas colorrectales tenían su origen en lesiones polipoideas precancerosas. Principalmente eran dos tipos de pólipos colorrectales: pólipos hiperplásicos y adenomas. De éstos, sólo el adenoma se lo consideraba con un potencial maligno, ya que los pólipos hiperplásicos eran considerados fundamentalmente benignos sin potencial maligno. La secuencia adenoma-carcinoma sigue una línea secuencial con diversas alteraciones genéticas, involucrando particularmente oncogenes (vgr: k-ras) y genes supresores tumorales (vgr: APC y P53).1,2 En los últimos años se demostró una vía alternativa de carcinogénesis colorrectal (“vía serrada”) que involucra a los pólipos hiperplásicos y lesiones relacionadas.3 El descubrimiento de la existencia de alteraciones en los genes reparadores en los genes de apareamiento, expresado como inestabilidad microsatelital adquirida, puede explicar este nuevo mecanismo de inestabilidad genética y carcinogénesis como vía alternativa a las dos previamente conocidas (síndrome de Lynch, inestabilidad microsatelital hereditaria).4

La “vía serrada” introduce al pólipo serrato o “aserrado”, considerado tradicionalmente como proceso enteramente desvinculado a la carcinogénesis, en uno de los caminos que conducen al cáncer colorrectal.5 Las características morfológicas de la vía serrada en la carcinogénesis colorrectal incluyen lesiones con rasgos muy semejantes a los conocidos pólipos hiperplásicos rectocolónicos pero con mayor tamaño, arquitectura diferente, mayor proliferación y predilección por el colon proximal.6

Referencias bibliográficas 1 Weitz J, Koch M, Debus J, Höhler T, Galle PR, Büchler MW. Colorectal cancer. Lancet 2005; 365: 153-165. 2 Smith D, Ballal M, Hodder R, Selvachandran SN, et al. The adenoma carcinoma sequence: an indoctrinated model for tumorigenesis, but is it always a clinical reality? Colorectal Dis 2006; 8: 296-301. 3 Kudo S, Kashida H, Tamura T, Kogure E, et al. Colonoscopic diagnosis and management of nonpolypoid early colorectal cancer. World J Surg 2000; 24: 1081-1090. 4 Harvey NT, Ruszkiewicz A. Serrated neoplasia of the colorectum. World J Gastroenterol 2007; 13: 3792-3798. 5 Suehiro Y, Hinoda Y. Genetic and epigenetic changes in aberrant crypt foci and serrated polyps. Cancer Sci 2008; 99: 10711076. 6 Mäkinen MJ. Colorectal serrated adenocarcinoma. Histopathology 2007; 50: 131-150.

31


Mensaje del Presidente de la AMEG

Estimados Socios y Colegas: Bienvenidos a Puerto Vallarta, a nuestra XXXVIII Reunión Nacional. La mesa directiva que honro en presidir, ha trabajado para presentarles un programa académico que esperemos cumpla con sus expectativas. Contaremos con la presencia de líderes de opinión mundial en el campo de la endoscopia digestiva, que sin duda trabajarán en forma armoniosa con nuestros profesores nacionales. El curso de posgrado será transmitido desde el Hospital Juárez de México y presentará casos cotidianos y retos endoscópicos con cerca de 40 casos en vivo. Nos complace organizar el III Encuentro Latinoamericano de Intestino Delgado, y es por eso que México y la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal (AMEG) abren sus brazos a todos los médicos endoscopistas de los países hermanos que nos acompañarán. Nuestro XXXVIII Congreso Nacional lleva el nombre del Dr. José Ramírez Degollado, primer presidente y fundador de nuestra asociación, con lo cual le rendimos tributo a uno de los médicos forjadores de lo que es ahora la AMEG. En este congreso se presentarán sesiones interactivas, simposios y conferencias magistrales, que pondrán a México a la vanguardia ante los ojos del continente como un país líder en el campo de la endoscopia digestiva. Por primera vez, la Fundación AMEG organizará una serie de talleres teórico-prácticos como respuesta a la demanda de muchos de nuestros socios. Todo esto a celebrarse en el nuevo Centro Internacional de Convenciones de Puerto Vallarta y en el marco de nuestro XL Aniversario. Celebremos juntos este aniversario de nuestra asociación, la cual se presenta de cara al futuro como una asociación fuerte, madura y vigorosa, con expectativas inimaginables. Disfruta Puerto Vallarta en la celebración de nuestro Bicentenario de Independencia, esperamos que este evento sea memorable. ¡Gracias por su presencia y apoyo! Dr. Felipe Zamarripa Dorsey Presidente

32


Mesa Directiva 2009-2010 Presidente Dr. Felipe Zamarripa Dorsey Vicepresidente Dr. José L. González Thompson Secretario General Dr. Jiroyoshi Muneta Kishigami Tesorero Dr. Javier Vinageras Barroso Protesorero Dr. Omar Edel Trujillo Benavides Director del Centro de Enseñanza AMEG Dr. Ángel A. Reyes Dorantes Secretario de Relaciones Internacionales Dr. Sergio Zepeda Gómez Secretaria de Actividades Académicas Dra. María del Consuelo Piña García Consejo Técnico Consultivo Dr. Aurelio López Colombo Dra. Angélica Hernández Guerrero Dr. Reyes Betancourt Linares Dr. Pedro Brito Lugo

33


Profesores invitados Internacionales Dr. Alberto Baptista Venezuela

Dr. Marc Giovannini Francia

Dr. Everson Artifón Brasil

Dr. Patrick Okolo Estados Unidos

Dr. Norman Marcon Canadá

Dr. Toshiro Toyonaga Japón

Dr. Herbert Burgos Costa Rica

Nacionales

34

Dr. Gabriel Alfaro Fattel

Dr. Antonio de la Torre Bravo

Dr. Enrique Paredes Cruz

Dr. Juan Octavio Alonso Lárraga

Dr. Efrén Gallardo Angulo

Dr. Víctor Manuel Paz Flores

Dr. Rafael Álvarez Castelló

Dr. Santiago Gallo Reynoso

Dr. Miguel Ángel Ramírez Luna

Dr. Hugo Barrera Torres

Dr. Carlos González de Cosío

Dr. Sergio Solana Sentíes

Dr. Rafael Barreto Zúñiga

Corredor

Dr. Edgardo Suárez Morán

Dr. Fernando Bernal Sahagún

Dr. José Luis González Thompson

Dr. Omar Edel Trujillo Benavides

Dr. Reyes Betancourt Linares

Dra. María Elena López Acosta

Dr. Francisco Valdovinos Andraca

Dr. Juan Manuel Blancas Valencia

Dr. Aurelio López Colombo

Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán

Dr. Pedro Brito Lugo

Dr. Alejandro Llano Gutiérrez

Dr. Felipe Zamarripa Dorsey

Dr. Jose Guillermo de la Mora

Dra. Clara Luz Martínez García

Dr. Sergio Zepeda Gómez

Levy

Dr. Miguel Morales Arámbula


Programa de actividades

XXXVIII Reunión Nacional de Endoscopia Gastrointestinal 11-16 de septiembre

Curso de Posgrado “Endoscopia Contemporánea con Filosofía de Calidad” 11-12 de septiembre

Director Dr. Martín Antonio Manrique

Transmisión vía satélite del Hospital Juárez de México al Centro Internacional de Convenciones, Puerto Vallarta, Jalisco

Sede Centro Internacional de Convenciones Puerto Vallarta, Jalisco

35


Programa de actividades

Programa Curso de Posgrado “Endoscopia Contemporánea con Filosofía de Calidad” 11-12 de septiembre

Dr. Juan Octavio Alonso Lárraga Dr. Rafael Barreto Zúñiga 10:30-11:00

Receso. Inauguración Expo comercial

11:00-11:15

Módulo II Conferencia “Disección endoscópica de la submucosa. Utilidad y evidencias” Dr. Juan Manuel Blancas Valencia

11:15-12:30

Procedimientos en vivo Coordinador: Dr. José Luis González Thompson • Tratamiento de várices esofágicas y gástricas • Polipectomía gástrica • Tratamiento endoscópico de estenosis pilórica • Colocación y retiro de balón intragástrico • Gastrostomía endoscópica • Dilatación de estenosis por acalasia • Endoscopia en pacientes con cirugía bariátrica. Aplicaciones • Uso de hemoclips y argón plasma

12:30-13:00

Mesa de discusión interactiva (Ciudad de México-Puerto Vallarta) Profesores: Dr. Sergio Solana Sentíes Dr. Miguel Morales Arámbula Dr. Edgardo Suárez Morán

Sábado 11 de septiembre 7:15-8:15

Inscripciones

8:15-8:30

Inauguración Dr. Felipe Zamarripa Dorsey Presidente de la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal Módulo I Coordinador general en Puerto Vallarta Dr. Efrén Gallardo Angulo

8:30-8:45

Conferencia “Tratamiento endoscópico del divertículo de Zenker” Herramientas actuales Dr. Santiago Gallo Reynoso

8:45-10:00

Procedimientos en vivo Coordinador: Dr. Pedro Brito Lugo • Prótesis expandible en cáncer de esófago • Radiofrecuencia en esófago de Barrett • ESD y mucosectomía en lesiones del tracto digestivo • Magnificación y cromoendoscopia digital. Aplicaciones • Tratamiento del divertículo de Zenker • Dilatación de estenosis por cáustico • Manejo endoscópico de fístula traqueo-esofágica • USE y punción guiada transesofágica para lesión mediastinal

13:00-13:20

Receso. Visita a Expo comercial

13:20-13:35

Módulo III Conferencia “Manejo endoscópico de las complicaciones en cirugía bariátrica” Dr. Carlos González de Cosío Corredor

13:35-14:35 10:00-10:30

36

Mesa de discusión interactiva (Ciudad de México-Puerto Vallarta) Profesores: Dr. Aurelio López Colombo

Procedimientos en vivo Coordinador: Dr. Francisco Valdovinos Andraca


Programa de actividades

• Enteroscopia espiral, mono y doble balón • Cápsula endoscópica • Terapia fotodinámica en colangiocarcinoma 14:35-15:00

Mesa de discusión interactiva (Ciudad de México-Puerto Vallarta) Profesores: Dr. Sergio Zepeda Gómez Dr. Víctor Manuel Paz Flores Dr. Rafael Álvarez Castelló

10:30-10:45

Módulo V Conferencia “Ultrasonido endoscópico: utilidad en el diagnóstico y terapéutica de lesiones pancreáticas” Dr. José Guillermo de la Mora Levy

10:45-12:00

Procedimientos en vivo Coordinador: Dr. Fernando Bernal Sahagún • CPRE en estenosis benigna de la vía biliar • CPRE en estenosis maligna de la vía biliar • Prótesis expandible en cáncer de páncreas • Drenaje biliar transgástrico guiado por USE • Drenaje de pseudoquiste de páncreas

12:00-12:30

Mesa de discusión interactiva (Ciudad de México-Puerto Vallarta) Profesores: Dra. Clara Luz Martínez García Dr. Juan Manuel Blancas Valencia Dr. Reyes Betancourt Linares

Domingo 12 de septiembre 8:00-8:15

8:15-9:30

Módulo IV Conferencia “Drenaje de pseudoquistes pancreáticos guiado por USE vs. drenaje convencional endoscópico” Dr. Miguel Ángel Ramírez Luna Procedimientos en vivo Coordinador: Dr. Luis Gabriel Alfaro Fattel • USE y BAAF en lesiones submucosas • Ampulectomía • Colangioscopia y pancreatoscopia, uso de Spy-Glass • CPRE y litotripsia mecánica en coledocolitiasis • Endoscopia terapéutica en el paciente pediátrico • Ultrasonido intraductal en lesiones de páncreas • CPRE en litiasis residual

12:30-13:00

Módulo VI Receso. Visita a Expo comercial

13:00-13:15

Conferencia “Uso, limitaciones y complicaciones de prótesis colónicas” Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán

13:15-14:15 9:30-10:00

10:00-10:30

Mesa de discusión interactiva (Ciudad de México-Puerto Vallarta) Profesores: Dr. José Guillermo de la Mora Levy Dr. Enrique Paredes Cruz Dr. Hugo Barrera Torres Receso. Visita a Expo comercial

Procedimientos en vivo Coordinador: Dr. Juan Miguel Abdo Francis • Tratamiento de proctitis post-radioterapia • Endomicroscopia confocal en enfermedad inflamatoria intestinal • Colocación de prótesis expandible en colon • Dilatación hidroneumática • CPRE en pancreatitis crónica

37


Programa de actividades

14:15-14:45

14:45

38

Mesa de discusión interactiva (Ciudad de México-Puerto Vallarta) Profesores: Dr. Omar Edel Trujillo Benavides Dr. Alejandro Llano Gutiérrez Dra. María Elena López Acosta Clausura del Curso de Posgrado Dr. Felipe Zamarripa Dorsey Presidente de la AMEG Dr. Martín Antonio Manrique Director del Curso


Profesores invitados Internacionales Dr. Everson Artifón Brasil

Dr. Marc Giovannini Francia

Dr. Norman Marcon Canadá

Dr. Alberto Baptista Venezuela

Dr. Ernest Kuipers Holanda

Dr. Patrick Okolo Estados Unidos

Dr. Herbert Burgos Costa Rica

Dr. Gregory Haber Estados Unidos

Dr. Toshiro Toyonaga Japón

Nacionales Dr. Juan Miguel Abdo Francis Ciudad de México

Dr. Guillermo Barrios Ochoa Chihuahua

Dr. Louis De Giau Triulzi Ciudad de México

Dra. María Elena Aguilar Zamora Tamaulipas

Dr. Héctor Bermúdez Ruiz Ciudad de México

Dr. José Guillermo de la Mora Levy Ciudad de México

Dr. Enrique Aguirre López Ciudad de México

Dr. Fernando Bernal Sahagún Ciudad de México

Dr. Antonio de la Torre Bravo Ciudad de México

Dr. Juan Carlos Ahumada Tarin Sonora

Dr. Reyes Betancourt Linares Guerrero

Dr. Javier Elizondo Rivera Ciudad de México

Dr. Luis Gabriel Alfaro Fattel Ciudad de México

Dr. Juan Manuel Blancas Valencia Ciudad de México

Dr. Héctor Espino Cortés Ciudad de México

Dr. Juan Octavio Alonso Lárraga Ciudad de México

Dr. Gerardo Blanco Rodríguez Ciudad de México

Dr. Alberto Farca Belsaguy Ciudad de México

Dr. Rafael Álvarez Castelló Ciudad de México

Dr. Francisco Bosques Padilla Nuevo León

Dr. Efrén Gallardo Angulo Sinaloa

Dr. Roberto Anaya Jalisco

Dr. Pedro Brito Lugo Ciudad de México

Dr. Diego García Compeán Nuevo León

Dr. Martín Antonio Manrique Ciudad de México

Dr. Alberto Casillas Romo Nuevo León

Dr. Gustavo Gasca Tapia Michoacán

Dr. Arturo Ballesteros Amozurrutia Ciudad de México

Dra. Marlene Chaurand Lara Yucatán

Dr. Carlos González de Cosío Ciudad de México

Dr. Hugo Barrera Torres Jalisco

Dr. Miguel Ángel Chávez García Ciudad de México

Dr. Guillermo U. González Hernández Puebla

Dr. Rafael Barreto Zúñiga Ciudad de México

Dr. Adalberto Corral Medina Ciudad de México

Dr. José Luis González Silva Coahuila

39


Profesores invitados

40

Dr. José Luis González Thompson San Luis Potosí

Dr. Miguel Morales Arámbula Jalisco

Dr. Sergio Solana Sentíes San Luis Potosí

Dra. Ligia Grau Cobos Tabasco

Dra. Issamarie Nigl Navarrete Ciudad de México

Dr. Edgardo Suárez Morán Ciudad de México

Dr. Leopoldo Gutiérrez Rodríguez Ciudad de México

Dra. Alejandra Noble Lugo Ciudad de México

Dr. Óscar Teramoto Matsubara Ciudad de México

Dr. Armando Hernández Cendejas Ciudad de México

Dr. Antonio Orozco Gamiz Jalisco

Dr. Eduardo Torices Escalante Ciudad de México

Dra. Angélica Hernández Guerrero Ciudad de México

Dra. Ileana Pangtay Chio Tamaulipas

Dr. Ernesto Torres Durazo Ciudad de México

Dr. José de Jesús Herrera Esquivel Ciudad de México

Dr. Enrique Paredes Cruz Sinaloa

Dr. Omar Edel Trujillo Benavides Ciudad de México

Dr. Armando Joya Murguía Jalisco

Dr. Víctor Manuel Paz Flores Ciudad de México

Dra. Rosario Valdés Lías Ciudad de México

Dr. Alejandro Llano Gutiérrez Ciudad de México

Dr. Luis F. Peniche Gallareta Yucatán

Dr. Francisco Valdovinos Andraca Ciudad de México

Dra. María Elena López Acosta Ciudad de México

Dr. Teófilo Pérez Corona Ciudad de México

Dr. Jorge Arturo Vázquez Reta Ciudad de México

Dr. Aurelio López Colombo Puebla

Dra. María del Consuelo Piña García Ciudad de México

Lic. Víctor Verdejo Ciudad de México

Dr. Javier López Gutiérrez Ciudad de México

Dr. Israel Podolsky Rapoport Ciudad de México

Dr. Javier Vinageras Barroso Ciudad de México

Dra. Clara Luz Martínez García Ciudad de México

Dr. Miguel Ángel Ramírez Luna Ciudad de México

Dr. Hironori Yamamoto Ciudad de México

Dr. Clovis Maroun Marún Ciudad de México

Dr. Mauro Eduardo Ramírez Solís Ciudad de México

Dr. Felipe Zamarripa Dorsey Ciudad de México

Dr. Alejandro Membrillo Romero Ciudad de México

Dr. José María Remes Troche Veracruz

Dr. Jordán Zamora Godínez Hidalgo

Dr. Eduardo Mendoza Fuerte Nuevo León

Dr. Ángel Andrés Reyes Dorantes Ciudad de México

Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán Ciudad de México

Dr. Andrés Mendoza Sánchez Guanajuato

Dra. Penélope Romero Lagarza Ciudad de México

Dr. Sergio Zepeda Gómez Ciudad de México

Dr. Carlos Mitrani Boyle Ciudad de México

Dra. Consuelo Ruelas Vargas Ciudad de México


Programa de actividades

Congreso “Dr. José Ramírez Degollado” 13-16 de septiembre

Directores Dra. María Elena López Acosta Dr. Francisco Valdovinos Andraca

Sede Centro Internacional de Convenciones Puerto Vallarta, Jalisco

41


Programa de actividades

7:00-9:00 9:00-9:30

9:30-10:50

11:40-12:40

Lunes 13 de septiembre

11:40-12:00

Disección submucosa endoscópica Dr. Toshiro Toyonaga

Simposium Clínico. Nuevas Tecnologías Moderador: Dr. Juan Manuel Blancas Valencia

12:00-12:20

Utilidad del FICE en la detección de neoplasias digestivas Dr. Herbert Burgos

12:20-12:40

Utilidad del USE en la estadificación de neoplasias bilio-pancreáticas Dr. Miguel Ángel Ramírez Luna

Presentación de trabajos Módulo I. Esófago Caso clínico Mesa de debate Coordinador: Dr. Mario Arturo Ballesteros Amozurrutia Profesores: Dr. Guillermo Barrios Ochoa Dr. Alejandro Llano Gutiérrez Dr. Carlos Mitrani Boyle Dr. Edgardo Suárez Morán Simposium Clínico. Lesiones Premalignas Moderador: Dr. Antonio de la Torre Bravo

9:30-9:50

Seguimiento endoscópico de lesiones premalignas Dr. José María Remes Troche

9:50-10:10

Ablación para esófago de Barrett sin displasia y displasia de alto grado Dr. Efrén Gallardo Angulo

10:10-10:30

42 42

Programa Congreso “Dr. José Ramírez Degollado” 13-16 de septiembre

Terapéutica en lesiones premalignas (displasia, acalasia y cáncer de esófago temprano) Dr. Miguel Morales Arámbula

10:30-10:50

Endomicroscopia confocal intraductal Dr. Marc Giovannini

10:50-11:00

Inauguración

11:00-11:10

Entrega de la medalla AMEG

11:10-11:40

Receso. Visita a Expo comercial

Módulo II. Estómago Moderador: Dr. Pedro Brito Lugo 12:40-13:10

Caso Clínico. Metaplasia Intestinal no Asociada a Helicobacter pylori Mesa de debate Coordinador: Dr. Clovis Maroun Marún Participantes:Dr. Gustavo Gasca Tapia Dr. José Luis González Silva Dra. Ligia Grau Cobos Dr. Andrés Mendoza Sánchez

13:10-13:25

Recomendaciones actuales para la vigilancia endoscópica Dr. Héctor Bermúdez Ruiz

13:25-13:40

Patología microscópica. Visión del patólogo Dra. Penélope Romero Lagarza

13:40-14:00

Helicobacter pylori, a más de 25 años de su descubrimiento. ¿Todo Helicobacter pylori hay que erradicarlo? Dr. Francisco Bosques Padilla

14:00-14:30

Conferencia magistral “Metaplasia intestinal gástrica” Dr. Ernest Kuipers


Programa de actividades

14:30-15:00

Conferencia magistral “Tratamiento local del cáncer gástrico temprano, ¿cuándo y cómo?” Dr. Toshiro Toyonaga

11:30-11:50

Prótesis esofágicas Dr. Alberto Farca Belsaguy

11:50-12:10

Endoprótesis para obstrucción gástrica y duodenal Dr. Ernesto Torres Durazo

12:10-12:30

Endoprótesis colónica Dr. Patrick Okolo

Martes 14 de septiembre 7:00-9:00

Presentación de trabajos Módulo III. Avances en Hemorragia Digestiva Moderador: Dr. Aurelio López Colombo

9:00-9:30

Caso Clínico. Hemorragia Digestiva Alta Mesa de debate Coordinador: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán Participantes:Dra. Marlene Chaurand Lara Dr. Miguel Ángel Chávez García Dra. María Elena López Acosta Dr. Luis Fernando Peniche Gallareta

9:30-9:50

Avances terapéuticos en hemorragia no variceal Dr. Norman Marcon

9:50-10:20

Conferencia magistral “Manejo de la hemorragia gastrointestinal basado en la evidencia” Dr. Patrick Okolo

10:20-11:00

11:00-11:30 11:30-12:30

Caso Clínico. Hemorragia Digestiva Baja. (Pólipo colónico de difícil manejo) Mesa de debate Coordinador: Dr. Antonio Orozco Gamiz Participantes:Dr. Norman Marcon Dr. Miguel Morales Arámbula Dr. Jordán Zamora Godínez Receso Simposium Clínico. Endoprótesis luminales Moderador: Dr. Juan Miguel Abdo Francis

12:30-13:30

Nuevos Horizontes del Ultrasonido Endoscópico Moderador: Dr. José Guillermo de la Mora Levy

12:30-12:50

USE guiada para terapia oncológica Dr. Alejandro Membrillo Romero

12:50-13:10

Paliación del cáncer de páncreas, cuando CPRE o USE guiado Dr. Everson Artifón

13:10-13:30

Aplicaciones del USE fuera del Tubo Digestivo Dr. Teófilo Pérez Corona

13:30-14:00

Caso Clínico y Debate (Lesión Pancreática) Moderador: Dr. Miguel Ángel Ramírez Luna Participantes:Dr. Everson Artifón Dr. Alejandro Membrillo Romero Dr. Teófilo Pérez Corona

Miércoles 15 de septiembre (Salón 3 y 7) 7:00-9:00 9:00-9:30

Presentación de trabajos Módulo IV. Enfermedades biliopancreáticas Caso Clínico Mesa de debate Coordinador: Dr. Hugo Barrera Torres Participantes: Dr. Juan Manuel Blancas Valencia Dr. Alberto Farca Belsaguy Dr. Gregory Haber Dra. Rosario Valdés Lías

43


Programa de actividades

9:30-10:30

9:30-10:00

10:00-10:30

10:30-11:15

Simposium Clínico Moderador: Dr. Hugo Barrera Torres Canulación biliar difícil: ¿Qué hacer? Dr. Everson Artifón

Sesión Especial. Modalidades en Imagen Moderadora: Dra. Ligia Grau Cobos Imagen avanzada del Barrett (FICE, NBI, Cromoendoscopia) Implicaciones para sobrevida y ablación Dr. Rafael Barreto Zúñiga

10:45-11:00

Cápsula de colon, costo/beneficio Dra. Clara Luz Martínez García

11:00-11:15

Endomicroscopia confocal Dr. Alberto Baptista

11:15-11:45

Receso

11:45-12:15

Caso Clínico (Ictericia en estudio) Mesa de debate Coordinador: Dr. Luis Gabriel Alfaro Fattel Participantes:Dr. Alberto Casillas Romo Dra. Marlene Chaurand Lara Dr. Armando Hernández Cendejas Dra. Rosario Valdés Lías Dr. Juan Carlos Ahumada Tarín

12:15-12:30

44

Manejo quirúrgico de las estenosis postquirúrgicas Dr. Roberto Anaya Prado

12:45-13:00

Manejo endoscópico de la colangitis esclerosante Dr. Israel Podolsky Rapoport

CPRE en situaciones especiales Dr. Gregory Haber

10:30-10:45

12:15-13:00

12:30-12:45

Simposium Clínico (AMCG y AMEG) La siempre problemática Estenosis Biliar Moderador: Dr. Efrén Gallardo Angulo Manejo endoscópico de las estenosis postquirúrgicas Dr. Everson Artifón

13:00-14:00

Módulo V. Colon Simposium Clínico Moderador: Dr. Fernando Bernal Sahagún

13:00-13:20

Preparación colónica… ¿debemos cambiar? Dr. Óscar Teramoto Matsubara

13:20-13:40

Más colonoscopias… ¿más cánceres de colon? Dr. Javier Vinageras Barroso

13:40-14:00

Avances en terapéutica endoscópica del colon Dr. Norman Marcon

14:00-14:30

Caso Clínico (Volvulus del Sigmoides) Coordinador: Dr. Reyes Betancourt Linares Participantes: Dr. Alberto Casillas Romo Dr. Guillermo Ulises González Hernández

9:00-11:00

Módulo VI. Endoscopia en Pediatría (Salón 8) Simposium Clínico Moderador: Dr. Gerardo Blanco Rodríguez

9:00-9:20

Endoscopia alta en pediatría, principales indicaciones Dr. Enrique Aguirre López

9:20-9:40

Colonoscopia en pediatría, ¿cuándo realizarla? Dra. Consuelo Ruelas Vargas


Programa de actividades

9:40-10:00

10:00-11:20

Endoscopia terapéutica en edad pediátrica Dr. Gerardo Blanco Rodríguez Módulo VII Simposium Clínico (AMEG, AMCE y AMCG) Endoscopia y Obesidad Moderador: Dr. Carlos González de Cosío Corredor

13:40-14:00

Centros de entrenamiento en México Fundación AMEG

16:30

Asamblea de la AMEG (Hotel Casa Magna Marriott, salón Vallarta I y II)

Jueves 16 de septiembre (Hotel Casa Magna Marriott, salones Vallarta I y II)

10:00-10:20

Balones intragástricos, ¿sirven? Dr. José de Jesús Herrera Esquivel

10:20-10:40

Cuándo operar y qué técnica usar Dr. Armando Joya Munguía

10:30-10:50

Manejo Endoscópico de Banda Gástrica migrada Dr. Miguel Morales Arámbula

Por qué apoyar a la industria farmacéutica Lic. Víctor Verdejo

10:50-11:10

“AMEG… 40 años, qué nos depara el futuro” Dr. Antonio de la Torre Bravo

11:10-11:30

Receso

11:30-11:45

Entrega de los premios AMEG a los trabajos de investigación

11:45-12:00

Bienvenida a los nuevos asociados

12:00-12:10

Entrega de reconocimientos y agradecimientos

12:10-12:20

Toma de protesta de la nueva mesa directiva

12:20-12:30

Rifa del automóvil AMEG (socios activos)

12:30

Clausura

10:40-11:00

11:00-11:20

El futuro de la endoscopia bariátrica Dr. Alberto Casillas Romo

11:20-12:00

Receso

12:00-14:00

Simposium Clínico Módulo VII. Endoscopia de Cara al Futuro Moderador: Dr. Javier Elizondo Rivera

12:00-12:20

NOTES Dr. Leopoldo Gutiérrez Rodríguez

12.20-12:40

Cápsula del futuro Dra. Ileana Pangtay Chio

12:40-13:00

Spy-Glass Dr. Patrick Okolo

13:00-13:20

De la fibra al microscopio Dr. Alberto Baptista

13:20-13:40

El futuro de la endoscopia en México Dr. Francisco Valdovinos Andraca

9:00-10:30

Presentación de los mejores trabajos de investigación Coordinador: Dr. Adalberto Corral Medina

45


Profesores invitados Internacionales Dra. Carla Díaz Venezuela

Dr. Norman Marcon Canadá

Dr. José Sanseverino Brasil

Dr. Fernando Fluxa Chile

Dra. Belem Mendoza Colombia

Dr. Carlos Waldbaum Argentina

Dra. María Teresa Galiano Colombia

Dr. Patrick Okolo Estados Unidos

Dr. Hironori Yamamoto Japón

Dr. Juan Manuel Herrerías España

Dr. John Ospina Colombia

Dr. Jorge Landaeta Venezuela

Dra. Adriana Ribeiro Brasil

Nacionales Dr. Rafael Barreto

Dr. Víctor Manuel Paz

Dr. Diego García

Dr. Kazuo Yamamoto

Dr. Francisco Huerta Iga

Dr. Felipe Zamarripa

Dra. Clara Luz Martínez

Dr. Sergio Zepeda

Dra. Ileana Pangtay

46


Programa de actividades

III Curso Latinoamericano de Intestino Delgado IV Encuentro Latinoamericano de Enteroscopia con Bal贸n V Encuentro Latinoamericano de C谩psula Endosc贸pica 13 y 14 de septiembre de 2010

Directores Mar铆a Teresa Galiano Juan Manuel Blancas

Sede Centro Internacional de Convenciones Puerto Vallarta, Jalisco

47


Programa de actividades

Programa

11:15-11:45

Lunes 13 de septiembre

9:00-9:15

9:15-9:30

El desarrollo de la enteroscopia de doble balón Dr. Hironori Yamamoto

9:30-9:45

Desarrollo de los otros sistemas de enteroscopia Dr. Patrick Okolo

9:45-10:00

10:00-10:15

48

Sesión I Cápsula endoscópica y enteroscopia: Historia y Futuros desarrollos Coordinadora:Dra. María Teresa Galindo Desarrollo de la cápsula de intestino delgado Dr. Juan Manuel Herrerías

Las nuevas cápsulas endoscópicas Dr. Juan Manuel Herrerías Sesión II Aspectos técnicos Limitaciones de la cápsula endoscópica y soluciones disponibles Dr. Juan Manuel Herrerías

10:15-10:30

Enteroscopia; seguridad y tolerancia Dr. Víctor Manuel Paz

10:30-10:45

¿Cómo seleccionamos la vía de abordaje? Dr. John Ospina

10:45-11:00

11:00-11:15

11:45-11:55

11:55-12:15

Receso Sesión III Impacto en hemorragia de tubo digestivo de intestino medio La controversia Dr. Diego García Debate Caso clínico Moderador: Dr. Diego García Participantes: Dr. Juan Manuel Herrerías Dr. Norman Marcon Dr. Patrick Okolo

12:15-12:50

La evidencia

12:15-12:30

Cápsula Dr. Juan Manuel Blancas

12:30-12:50

Enteroscopia Dr. Norman Marcon

12:50-13:05

Sesión IV Utilidad en Diarrea Crónica Coordinadora: Dra. Belem Mendoza Criterios para definir diarrea crónica y/o síndrome de malabsorción intestinal Dr. Víctor Manuel Paz

13:05-13:20

Utilidad de la cápsula endoscópica en la diarrea crónica Dr. Carlos Waldbaum

¿Cómo aprendemos a realizar la enteroscopia? Dr. Fernando Fluxa

13:20-13:35

Utilidad de la enteroscopia en la diarrea crónica Dra. María Teresa Galiano

Inauguración Dr. Felipe Zamarripa Dorsey Presidente de la AMEG Dra. María Teresa Galiano Dr. Juan Manuel Blancas Coordinadores del Curso

13:35-14:00

Presentación y discusión de caso clínico Coordinador: Dr. Víctor Manuel Paz


Programa de actividades

Martes 14 de septiembre

8:00-8:20

8:20-8:40

8:40-9:00

9:00-9:20

9:20-9:40

Sesión V Tumores del intestino delgado: diagnóstico y tratamiento Coordinador: Francisco Huerta Iga Diagnóstico y tratamiento de los pólipos de intestino delgado Dra. Adriana Ribeiro Diagnóstico y tratamiento de los tumores malignos Dr. John Ospina Diagnóstico y tratamiento de los tumores estromales Dr. Rafael Barreto Sesión VI ¿Puede la cápsula endoscópica y la enteroscopia cambiar el manejo de la enfermedad inflamatoria intestinal? Coordinadora: Clara Luz Martínez Evaluación inicial y seguimiento del enfermo con Ell, ¿cápsula o enteroscopia? Dr. John Ospina

10:20-10:40

Enteroscopia en población pediátrica Dra. Carla Díaz

10:40-11:00

CPRE en bypass gástrico Dr. Gregory Haber

11:00-11:20

Utilidad de la enteroscopia en hemorragia aguda Dr. Hironori Yamamoto

11:20-12:00

Receso

12:00-12:20

12:20-12:40

Cápsula endoscópica Dra. María Teresa Galiano

12:40-13:00

Enteroscopia en espiral Dra. Ileana Pangtay

13:00-13:30

Novedades en el tratamiento médico de la Ell Dr. Kazuo Yamamoto 13:30-13:50

9:40-10:00

10:00-10:20

Implicaciones terapéuticas y resultados del tratamiento endoscópico en la Ell Dr. Hironori Yamamoto Sesión VII Papel de la cápsula y la enteroscopia en situaciones especiales Coordinador: Juan Manuel Blancas Cápsula endoscópica en población pediátrica Dr. Juan Manuel Herrerías

Sesión VIII Experiencia Latinoamericana Coordinador: Felipe Zamarripa Enteroscopia Dr. Jorge Landaeta

13:50-14:00

Caso clínico Coordinador: Dr. Sergio Zepeda Participantes:Dr. Hironori Yamamoto Dr. José Sanseverino Dr. Juan Manuel Blancas Conferencia magistral Impacto de la enteroscopia Dr. Hironori Yamamoto Clausura Dr. Felipe Zamarripa Presidente de la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal

49


Programa de actividades

Trabajos aceptados para presentaci贸n durante la XXXVIII Reuni贸n Nacional de Endoscopia

5050


Programa de actividades

Lunes 13 de septiembre (Salón Quimixto I) Trabajos de ingreso Presidente: Secretaria: 7:00-7:15

7:15-7:30

7:30-7:45

7:45-8:00

8:00-8:15

Lesiones planas de colon. Frecuencia y características descriptivas endoscópicas en población mexicana Autor: Dr. Jorge Eduardo Muñoz Méndez Coautores: Drs. Barreto R, Torres D, Elizondo J, Zepeda S Trabajo de ingreso

8:15-8:30

Realización de la sensibilidad y especificidad de la prueba rápida de ureasa en gel para detectar Helicobacter pylori en un hospital general con los reportes histológicos con dos tinciones Autor: Dr. Ángel Alejandro Arroyo Aguilar Trabajo de ingreso

8:30-8:45

Rendimiento diagnóstico e impacto en el manejo de la maniobra de retroflexión a nivel rectal durante la colonoscopia Autor: Dr. Félix Ignacio Téllez Ávila Coautores: Drs. Barreto ZR, López Arce AG, Barahona GJ, Camacho EJ, Ramírez LM, Zepeda GS, Elizondo RJ, Valdovinos AF Trabajo de ingreso

8:45-9:00

Imagen de banda estrecha (NBI) para valorar el patrón de la mucosa gástrica en pacientes con gastritis crónica Autor: Dr. Diego César Díaz Gutiérrez Coautores: Drs. Manrique MA, Chávez GMA, Pérez VE, Álvarez CR, Pérez CT, García MA, Juárez VE Trabajo de ingreso

Dr. Antonio de la Torre Bravo Dra. Ma. del Consuelo Piña García Diagnóstico por endoscopia de la patología infecciosa oportunista Autor: Dr. Roberto García Marín Coautores: Drs. Antonio MM, Chávez GMA, Álvarez CR, Pérez VE, Pérez CT Trabajo de ingreso Estudio sobre senescencia celular en la mucosa esofágica de pacientes con reflujo gastroesofágico Autor: Dr. Edwin Ornelas Escobedo Coautores: Drs. Valdés R, Corral A, García V, De Giau L, Kershenobich D, Aguirre J, Ramírez Y, Schmulson M, García DLM Trabajo de ingreso Tumores carcinoides del tracto gastrointestinal Autor: Dr. Jesús Alberto Camacho Escobedo Coautores: Drs. Téllez AF, Cervera M, Elizondo J, Barreto R, Ramírez M, Valdovinos F, Zepeda S Trabajo de ingreso Hallazgos endoscópicos e histológicos en pacientes con sospecha clínica de esofagitis eosinofílica en el Hospital General de México Autor: Dra. Leslye Asela Lujano Nicolás Coautores: Drs. Valdéz R, Corral A, De Giau L, Zárate A, García V, Espino H, Aguirre J, Serralde A Trabajo de ingreso

51


Programa de actividades

Lunes 13 de septiembre (Salón Quimixto II) Trabajos de ingreso Presidente: Secretaria: 7:00-7:15

7:15-7:30

7:30-7:45

7:45-8:00

5252

8:00-8:15

Sensibilidad y especificidad de imagen en banda estrecha (NBI) en metaplasia intestinal gástrica Autor: Dra. Flavio Hilario Castañeda Coautores: Drs. Cruz M, Gutiérrez R Trabajo de ingreso

8:15-8:30

Hallazgos endoscópicos en estudios colonoscópicos realizados en el HR "1º de Octubre" del ISSSTE Autor: Dr. Aben Isaac Rosas Quiroz Trabajo de ingreso

8:30-8:45

Histacrilatos en várices gástricas Autor: Dr. Cándido León Rojas Coautores: Drs. León RC, Waller GLA, Reyes AMG, Segura GE, Espinosa RP, Rivera PR, Millán ME Trabajo de ingreso

8:45-9:00

Manifestaciones extraesofágicas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en la edad pediátrica Autor: Dra. Graciela Torres Mendoza Trabajo de ingreso

Dr. Efrén Gallardo Angulo Dra. Ma. Elena Aguilar Zamora Visualización del plexo celíaco mediante ultrasonido endoscópico Autor: Dr. Mario Peláez Luna Coautores: Drs. Farca A, Borbolla AJP, Herrera LA, Salceda JC, Baquera HJ Trabajo de ingreso Aportación de los nuevos equipos y métodos convencionales endoscópicos para el diagnóstico de esófago de Barrett Autor: Dr. Edgar Joel Millán Marín Coautores: Drs. Waller L, Segura E, Espinosa P, Reyes M, Rivera R, León C Trabajo de ingreso Uso de la realidad virtual para disminuir el dolor ansiedad en pacientes sometidos a panendoscopia en el Servicio de Endoscopia del Hospital General "Fernando Quiroz Gutiérrez" Autor: Dr. Danny Iván Cruz del Carmen Coautor: Dr. Pérez F Trabajo de ingreso Detección de patología gástrica maligna y premaligna empleando luz convencional. NBI y cromoscopia Autor: Dr. Alfredo Canto Cervera Coautores: Drs. Cruz M, Gutiérrez A, Govea O, Martínez O Trabajo de ingreso

Lunes 13 de septiembre (Salón Quimixto III) Trabajos de ingreso y libres para concurso Presidente: Secretaria: 7:00-7:15

Dr. Adalberto Corral Medina Dr. Reyes Betancourt Linares Interpretación patológica inmediata de las muestras obtenidas por punción con aguja fina guiada por ecoendoscopia. Evaluación de su rendimiento diagnóstico y utilidad Autor. Dr. Juan Carlos Salceda Otero Trabajo de ingreso


Programa de actividades

7:15-7:30

Comparación de precorte inicial vs. precorte tardío para la canulación selectiva de la vía biliar Autor: Dra. Sara Aquino Pérez Coautores: Drs. De la Mora LJG, Alonso LJO, Hernández GA, Ramírez SME Trabajo de ingreso

8:30-8:45

Hallazgos manométricos en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico y su asociación con el índice de masa corporal Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco Coautores: Drs. Borbolla J, Mendoza F, Martínez C, Suárez E Trabajo libre

7:30-7:45

Canulación selectiva de la vía biliar mediante precorte inmediato vs. abordaje sistematizado Autor: Dra. Paola Figueroa Barajas Coautores: Drs. De la Mora LJG, Hernández GA, Ramírez SME, Sobrino CS Trabajo de ingreso

8:45-9:00

Comparación de tres técnicas de precorte inicial para la canulación selectiva de la vía biliar Autor: Dra. Mónica del Rocío Reyes Bastidas Coautores: Drs. Alonso LJO, De la Mora LJG, Sobrino CS, Ramírez M, Hernández GA, López J Trabajo libre

7:45-8:00

Electroincisión con IT-KNIFE-2 como tratamiento primario de las estenosis posquirúrgicas Autor: Dra. Mónica del Rocío Reyes Bastidas Coautores: Drs. Alonso LJO, Sobrino CS, Hernández GA, López J Trabajo de ingreso

8:00-8:15

Utilidad del seguimiento endosonográfico en el manejo de las lesiones submucosas del tubo digestivo Dr. Bismarck Antonio Castillo Lugo Trabajo libre

8:15-8:30

Niveles séricos de amilasa a las 2 horas como indicador temprano de pancreatitis postcolangiopancreatografía retrógrada endoscópica Autor: Dra. Paola Figueroa Barajas Coautores: Drs. De la Mora LJG, Sobrino CS, Hernández GA, Alonso LJO Trabajo libre

Martes 14 de septiembre (Salón Quimixto I) Trabajos de ingreso y libres Presidente: Secretaria:

Dr. Hugo Barrera Torres Dr. Enrique Paredes Cruz

7:00-7:15

Urticaria y rosácea como manifestación de la infección por Helicobacter pylori en el Hospital General de Zona 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social Autor: Dr. Arturo Lemus Hernández Coautores: Drs. García F, Morales I, Aldama J Trabajo de ingreso

7:15-7:30

Prevalencia y factores de riesgo de adenomas y pólipos serratos resecados durante colonoscopia en el Hospital Central Militar Autor: Dra. Martha Santiago Torres Coautores: Drs. Reyes DA, Rodríguez C, Almazán UFE, Bentura E Trabajo de ingreso

53


Programa de actividades

7:30-7:45

Valoración del engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal por tomografía axial computada como indicación para realizar panendoscopia en el Servicio de Endoscopia del Hospital Central Militar Autor: Dr. Francisco Eduardo Almazán Urbina Trabajo de ingreso

7:45-8:00

Experiencia con el uso de cápsula endoscópica “Mirocam” en el Centro Médico Dalinde de la Ciudad de México Autor: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán Coautores: Drs. García V, Alfaro FLG, Corral MA, Membrillo RA Trabajo libre

8:00-8:15

8:15-8:30

8:30-8:45

54

Prevalencia de infección por Helicobacter pylori en pacientes con peso normal, sobrepeso y obesidad Autor: Dr. Armando Ángel Altamirano García Coautores: Drs. Trujillo BOE, Hernández RW, Torres RD, Méndez DR, Maroun MC, Baltazar MP, Ramírez MP Trabajo libre Prevalencia de pólipos colónicos diagnosticados por colonoscopia: características endoscópicas e histológicas Autor: Dr. Waldo Hernández Pacheco Coautores: Drs. Trujillo BOE, Altamirano GAA, Torres RD, Méndez MR, Maroun MC, Gómez G Trabajo libre Uso y abuso de la colonoscopia en la consulta de gastroenterología Autor: Dra. Rocío Rubio Gutiérrez Trabajo libre

8:45-9:00

Prevalencia de colitis microscópica en pacientes con diarrea crónica del Hospital Juárez de México, SSA Autor: Dr. Eumir Israel Juárez Valdés Coautores: Drs. Antonio M, Chávez M, Pérez E, Pérez T, Álvarez R, García A, Díaz D, Alejo O, Bellacetin O, Santamaría R Trabajo libre

Martes 14 de septiembre (Salón Quimixto II) Trabajos libres Presidente: Secretaria:

Dr. Juan Miguel Abdo Francis Dr. Óscar Teramoto Matsubara

7:00-7:15

Habilidad endoscópica asociada a videojuegos Autor: Dr. Alejandro Cruz Zárate Coautores: Drs. Hernández CA, Sosa MZ, Figueroa BP, Pérez GFA, García ALR, Franco SJ Trabajo libre

7:15-7:30

Relación de gastritis crónica folicular con Helicobacter pylori en el Hospital Juárez de México Autor: Dr. José Santamaría Aguirre Trabajo libre

7:30-7:45

Enteroscopia mono-balón experiencia inicial en la Unidad de Endoscopia del Servicio de Gastroenterología del Hospital General de México Autor: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán Coautores: Drs. Corral MA, García V, De Giau L, Cruz A, Ornelas E, Lujano L Trabajo libre


Programa de actividades

7:45-8:00

8:00-8:15

Experiencia a 5 años en la aplicación de hemoclips en el sangrado activo de tubo digestivo alto de origen no variceal en el Hospital Juárez de México, SSA Autor: Dr. Omar Alejo Téllez Coautores: Drs. Antonio M, Chávez M, Pérez T, Álvarez R, Pérez E, Juárez E, García A, Díaz D, Bellacetin O, Santamaría J Trabajo libre Utilidad del ultrasonido endoscópico convencional, para evaluar la erradicación de várices gástricas tratadas con cianocrilato en el Servicio de Endoscopia del Hospital Juárez de México Autor: Dr. Óscar Bellacetin Figueroa Coautores: Drs. Antonio M, Chávez M, Pérez T, Álvarez R, Pérez E, Alejo O, Juárez E, García A, Díaz D, Santamaría J Trabajo libre

8:15-8:30

Experiencia en el manejo de estenosis péptica en el Hospital General de zona Número 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social en 3 años 3 meses Autor: Dr. Juan Roberto Aldama Hernández Coautores: Drs. García F, González M, Rivera C Trabajo libre

8:30-8:45

Impacto de la cápsula endoscópica en el síndrome de nevo azul Autor: Dr. José Luis Beristáin Hernández Coautores: Drs. Dionicio AAR, Torres OM, Crisanto CBA, González AA, Rojano RME, López GS, Moreno PM Trabajo libre

8:45-9:00

Prevalencia del esófago de Barrett en biopsias esofágicas, en pacientes con ERGE, en HGR 196 del IMSS Autor: Dr. José Luis Ramírez Galicia Trabajo libre

Martes 14 de septiembre (Salón Quimixto III) Trabajos de concurso Presidente: Secretaria:

Dr. Adalberto Corral Medina Dr. Reyes Betancourt Linares

7:00-7:15

Experiencia con ultrasonido intraductal en la evaluación del paciente con ictericia obstructiva en un Centro de Tercer Nivel Autor: Dr. Jorge Cerecedo Rodríguez Coautores: Drs. De la Mora LJG, Hernández GA, Figueroa P Trabajo libre

7:15-7:30

Utilidad diagnóstica del ultrasonido endoscópico con biopsia por aspiración (BAAF) en lesiones úlcero-infiltrantes o infiltrativo-difusas sospechosas de cáncer gástrico Autor: Dra. Verónica Leonor Villagrán Villegas Coautores: Drs. De la Mora LJG, Sánchez DMJC, Hernández GA, Cerecedo RJ, Ramírez RM Trabajo libre

7:30-7:45

Utilidad del P16 y P53 en el diagnóstico de displasia en pacientes con esófago de Barrett Autor: Dra. Norma Edith Mar Villegas Coautores: Drs. López RC, Sánchez BJ, Rivera TS Trabajo libre

55


Programa de actividades

7:45-8:00

Expresión de biomarcadores tumorales en la secuencia metaplasiadisplasia-adenocarcinoma Autor: Dra. Norma Edith Mar Villegas Coautores: Drs. López RC, Sánchez BJ, Rivera TS, Guzmán DN, Martínez SG, González CD Trabajo libre

7:15-7:30

Cambios clínicos y endoscópicos en enfermedad inflamatoria intestinal, con terapia biológica Autor: Dra. Fabiola Trejo Vázquez Coautores: Drs. Vargas DRG, Vera BLR, Flores CDV, Carbajal EE, Salazar RJ Trabajo libre

8:00-8:15

Alteraciones en la depuración de ácido e intrabolo identificadas por impedancia multicanal intraluminal/pH en pacientes con hernia hiatal y enfermedad por reflujo gastroesofágico Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco Coautores: Drs. Borbolla J, Mendoza F, Suárez E Trabajo libre

7:30-7:45

Prevalencia de lesiones ocupaciones en endoscopia gastrointestinal Autor: Dr. Omar Edel Trujillo Benavides Coautores: Drs. Hidalgo A, Baltazar MP Trabajo libre

7:45-8:00

Correlación endoscópica e histológica en el diagnóstico de esófago de Barrett Autor: Dra. Noemí Elena Alcázar González Coautores: Drs. Lara V, Rodríguez X, Dávalos C, Virgen C, Santiago E, Andrade V Trabajo libre

8:00-8:15

Tratamiento endoscópico de colédocolitiasis Autor: Dra. Cynthia Guadalupe Virgen Michel Coautores: Drs. Dávalos C, Rodríguez X, Santiago E, García J, Andrade V, Alcázar N, Lara V Trabajo libre

8:15-8:30

Impacto del equipo radiológico en la fluoroscopia y dosis de radiación en colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) Autor: Dr. Miguel Ángel Montesinos Ramírez Coautores: Drs. Espino H, Borja M, Gama T, Salazar M Trabajo libre

8:15-8:30

Eficacia diagnóstica de la cápsula endoscópica en sangrado de origen oscuro Autor: Dr. José Ricardo Rivera Pérez Coautores: Drs. Waller GLA, Reyes AGM, Segura GE, Espinosa RP, Millán EJ, León RC Trabajo de ingreso

Miércoles 15 de septiembre (Salón Quimixto I) Trabajos libres Presidente: Secretaria: 7:00-7:15

56

Dr. Aurelio López Colombo Dr. Louis Francois de Giau Triulzi Resultados de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) en colédocolitiasis Autor: Dr. Carlos Alonso Trabajo libre


Programa de actividades

8:30-8:45

Manejo endoscópico de perforación esofágica secundaria a dilatación hidrostática mediante hemoclips Autor: Dr. Jorge García Leyva Coautores: Drs. Carmona SR Presentación en video

Lunes 13 de septiembre (Foyer Salones Quimixto) Presentación de trabajos en cartel

11:15-11:20

Manejo de las estenosis completas postquirúrgicas con técnica de Rendezvous Autor: Dr. Francisco Eduardo Durón Sobaja Coautores: Drs. Ramírez M, Hernández A, Alonso J, De la Mora J (Mampara 4)

11:20-11:25

Divertículo esofágico como complicación tardía de fuduplicatura complicada en paciente pediátrico: reporte de un caso Autor: Dra. Iris Arleth Cuenca Martínez Coautores: Drs. Cruz PC, Arias CL, Gutiérrez AR, Govea GO (Mampara 5)

Revisor: Dr. Clovis Maroun Marún 11:00-11:05

11:05-11:10

11:10-11:15

Incidencia de complicaciones en la ligadura de várices esofágicas en el Hospital Regional "1º de Octubre" ISSSTE Autor: Dr. Alejandro Jiménez Cárdenas Coautores: Drs. Torices EE, Domínguez CL, Ávila JE (Mampara 1) Frecuencia de ligadura de várices esofágicas durante el periodo del 26 de julio de 2008 al 31 de mayo de 2010; realizados en el Hospital General ISSSTE Acapulco Autor: Dr. Agustín Rafael Flores Jiménez (Mampara 2) Experiencia en ligadura de várices esofágicas como prófilaxis secundaria, en hemorragia de origen variceal, para pacientes con hipertensión portal del Hospital General Regional 220 IMSS. Reporte preliminar Autor: Dra. Araceli Hinojosa Ruiz (Mampara 3)

Revisor: Dr. Edgardo Suárez Morán 11:00-11:05

Esofagitis eosinofílica Autor: Dr. Jesús Manuel Sobarzo Oléa Coautor: Dr. Garza A (Mampara 6)

11:05-11:10

Esofagitis eosinofílica del adulto: revisión y presentación de un caso Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco Coautores: Drs. Borbolla J, Mendoza F, Suárez E (Mampara 7)

11:10-11:15

Valor de la endoscopia convencional e imagen de banda estrecha (NBI) para detección de esófago de Barrett y su correlación con histopatología Autor: Dr. Javier Medina Suárez Coautores: Drs. Cruz C, Gutiérrez R, Govea O, Castillejos H, Cuenca I, Arias L, Pérez E (Mampara 8)

57


Programa de actividades

11:15-11:20

Incidencia de asma bronquial secundario a reflujo gastroesofágico medido con pH-metría y manometría Autor: Dr. Hugo Castillejos Varela (Mampara 9)

11:20-11:25

Estenosis benigna de vía biliar, tratamiento combinado con dilatación percutánea y prótesis biliar por CPRE. Reporte de un caso Dr. Erick Rainier Pérez Fonseca Coautores: Drs. Cruz C, Gutiérrez R (Mampara 10)

11:45-11:50

Correlación de reporte histopatológico y prueba rápida para Helicobacter pylori en población pediátrica Autor: Dr. Levy Arias Cortes Coautores: Drs. Cruz M, Gutiérrez R, Govea O, Cuenca I (Mampara 4)

11:50-11:55

Prevalencia de Helicobacter pylori negativo en pacientes con úlcera péptica Autor: Dr. Paulo Roberto Rojas Macuil (Mampara 5)

Martes 14 de septiembre Revisor: Dr. Eduardo Mendoza Fuerte

58

11:30-11:35

Utilidad del balón intragástrico BIB en el manejo del sobrepeso y obesidad. Reporte preliminar Autor: Dr. Alberto Casillas Romo Coautores: Drs. Rodríguez N, Acevedo E, Martínez L, Leija M Lic. en Nutrición: González K, Agundiz M, Garza L (Mampara 1)

11:35-11:40

Lesión de Dieulafoy: presentación de dos casos Autor: Dr. José Daniel Martínez Quintana Coautores: Drs. Franco NR, Moreno AME (Mampara 2)

11:40-11:45

Importancia del control endoscópico en manga gástrica Autor: Dr. Carlos Javier Mata Quintero (Mampara 3)

Revisor: Dr. Jordán Zamora Godínez 11:30-11:35

Rol de la endoscopia en los pacientes manejados con banda gástrica ajustable en el Hospital Central Sur PEMEX Autor: Dr. José Fernando Rosendo Andreu Chavarría Coautores: Drs. Mata QCJ, Valencia RJMA, Soto SJC (Mampara 6)

11:35-11:40

Compresión extrínseca de la pared gástrica con sintomatología ácido péptica. Presentación de un caso Autor: Dr. Javier Bonifaz Calvo Ibarrola (Mampara 7)

11:40-11:45

Eficacia de tratamiento endoscópico con cianoacrilato en lactante con várices fúndicas por hipertensión portal pre hepática Autor: Dra. Ada Ruth Dionisio Avendaño Coautores: Drs. Alonso O, Herrera J, Moreno M, Dionisio A (Mampara 8)


Programa de actividades

11:45-11:50

Escleroterapia en várice duodenal: reporte de caso y revisión de la literatura Autor: Dr. Hugo Castillejos Varela Coautores: Drs. Cruz C, Gutiérrez R, Govea O (Mampara 9)

11:50-11:55

Tumor gástrico estromal Autor: Dr. Javier Medina Suárez Coautores: Drs. Cruz P, Gutiérrez R, Govea O, Castillejos H, Cuenca I, Arias L, Pérez E (Mampara 10)

11:30-11:35

Hallazgos endoscópicos en pacientes con hemorragia de tubo digestivo alto enviados al Servicio de Endoscopia del Hospital General Regional 220 del IMSS Autor: Dra. Araceli Hinojosa Ruiz Coautores: Drs. Vázquez A, Aguilar R (Mampara 4)

11:35-11:40

Estenosis rectal por infiltración de cáncer prostático en etapa avanzada: reporte de un caso Autor: Dr. Sergio Enrique Cazares Rodríguez Coautores: Drs. Zamorano OY, Catarino DA, Martínez GC (Mampara 5)

Miércoles 15 de septiembre Revisor: Dr. Sergio Zepeda Gómez 11:15-11:20

11:20-11:25

11:25-11:30

Síndrome de Peutz Jeghers como causa de ictericia obstructiva. Reporte de caso Autor: Dra. Celia Ludivina López Rodríguez Coautores: Drs. López HP, Vázquez FE, Sánchez BJ, Mar Villegas (Mampara 1) Experiencia de la correlación de los patrones endoscópicos de Kudo con el diagnóstico histopatológico de los pólipos de colon en el Hospital Español de México Autor: Dr. Gerardo Alfonso Morales Fuentes Coautores: Drs. Vinageras J, Suárez E, García A, Zárate A, Angulo D, Herrera E, Cerda C, Martínez D (Mampara 2) Experiencia de 95 tratamientos con argón plasma en lesiones vasculares de tubo digestivo proximal Autor: Dr. Gerardo Blanco (Mampara 3)

Revisor: Dr. Héctor Espino Cortes 11:15-11:20

Quiste de colédoco de tamaño “gigante” Autor: Dr. Héctor Martín Fonseca López Coautores: Drs. Arroniz C, Preciado J, Turrado M, Barraza U, Hoyos A (Mampara 6)

11:20-11:25

Drenaje endoscópico de pseudoquiste pancreático, experiencia en el Servicio de Endoscopia en el Centro Médico ISSEMyM, Metepec, Estado de México Autor: Dra. Alfarabi Rojas Sánchez Coautores: Drs. Rosales HA, González HS, Miranda CRM, Sánchez FG, Rojas SA, Delgado AL (Mampara 7)

11:25-11:30

Manejo endoscópico de perforación duodenal de origen péptico mediante colocación de prótesis metálica autoexpandible cubierta Autor: Dr. Salvador Razo Coautores: Drs. Farca A, Lozoya D, Peláez M, Salceda JC, González E (Mampara 8)

59


Programa de actividades

60

11:30-11:35

Reporte de caso. Manejo del tumor sólido pseudopapilar del páncreas Autor: Dr. Bismarck Antonio Castillo Lugo Coautores: Drs. Membrillo A, Blancas J, Paz V (Mampara 9)

11:35-11:40

Incidencia de ampulomas diagnosticados por CPRE en CMI Autor: Dra. Lucía Yunuen Delgado Ayala Coautores: Drs. Rosales A, Rojas A (Mampara 10)


Presentaciones orales Esófago Incidencia de complicaciones en la ligadura de várices esofágicas en el Hospital Regional 1° de Octubre, ISSSTE 1 Autor: Dr. Alejandro Jiménez Cárdenas. Coautores: Dres. Torices EE, Domínguez CL, Ávila JE.

Resumen Introducción. La ligadura endoscópica de várices de esófago es una técnica desarrollada por Stiegmann y cols. en 1986 para el tratamiento de las várices sangrantes de esófago, que ha demostrado ser tan efectiva como la esclerosis endoscópica, con menor incidencia de complicaciones. Diversos estudios han mostrado que la ligadura endoscópica de várices es una alternativa promisoria a la escleroterapia. La hemorragia digestiva por várices esofagogástricas se produce en pacientes con cirrosis hepática o con hipertensión portal extrahepática, como resultado del incremento de la presión portal, entre otros factores. Objetivo. Evaluar la incidencia de las complicaciones y de sus posibilidades terapéuticas en un grupo de pacientes con ligadura de várices esofágicas en año y medio en un hospital de segundo nivel. Identificar factores relacionados con la recurrencia, la aparición del resangrado y la mortalidad durante el periodo de seguimiento. Material. El estudio se realizó con una revisión de un año y medio, abarcando de enero de 2009 a junio de 2010, de los pacientes que acudieron al servicio de endoscopia del Hospital Regional 1º de Octubre del ISSSTE. Fueron un total de 183 pacientes, 93 hombres y 90 mujeres. La edad varió de 41 a 87 años, siendo el rango: de 40 a 50 años = 21 pacientes, de 51 a 60 = 48

pacientes, de 61 a 70 = 66 pacientes, y de 71 a 87 años = 48 pacientes. Los principales diagnósticos fueron hepatitis B: 82 pacientes (44.8%); hepatitis C: 55 (30.2%); hepatopatía alcohólica: 34 (18.5%); otras: 12 (6.5%). Se utilizó la clasificación de Dagradi para estadificar las várices, observando con grado I = 57 Pac, grado II = 45 Pac, grado III = 36 Pac, grado IV = 45 Pac. Del total se realizó ligadura de várices esofágicas a 81 pacientes (grados III-IV de Dagradi), utilizando en promedio de 3-4 ligas por paciente en una sola sesión con seguimiento de éstos a seis semanas. Métodos. Análisis descriptivo, longitudinal, de tipo observacional. Resultados. El procedimiento fue tolerado muy bien por todos los pacientes. La cantidad promedio de ligas utilizadas fue de 4 por paciente. Sangrado durante el procedimiento de forma importante se presentó en seis de los casos (7.4%), siendo necesario la colocación de sonda de balones y transfundirlos; uno de los pacientes resangró (1.2%). Ninguno de los pacientes presentó las complicaciones tardías como estenosis. Ningún paciente falleció como consecuencia de la ligadura de várices. Conclusiones. El uso de la ligadura en el tratamiento de las várices de esófago fue inicialmente descrito por Stiegmann y cols. en 1986; han venido apareciendo en la literatura gran número de estudios en los que se discute, además de los resultados favorables prolongando la vida de estos pacientes. Nuestra casuística coincide con la literatura en cuanto a lo benigno del procedimiento, lo controlable de las complicaciones y la mortalidad relativamente baja.

Estudio sobre senescencia celular en la mucosa esofágica de pacientes con reflujo gastroesofágico 2 Autor: Dr. Edwin Ornelas Escobedo. Coautores: Dres. Valdés R, Corral A, García V, De Giau L, Kershenobich D, Aguirre J, Ramírez Y, Schmulson M, García de León M.

Resumen Introducción. La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es el resultado de la exposición continua de la mucosa esofágica al contenido gastroduodenal. La displasia es actualmente el único marcador que puede ser usado para delimitar una población de pacientes con alto riesgo de desarrollo de cáncer. De forma paralela a la secuencia de metaplasia-displasiaadenocarcinoma, existe una serie de anormalidades genéticas en las células. La senescencia celular consiste en pérdida irreversible de la capacidad de dividirse, y se alcanza después de que las células hayan proliferado en exceso o bajo estímulos anormalmente potentes. El mecanismo de senescencia celular es antagónicamente pleiotrópico, ya que promueve la supervivencia temprana limitando el desarrollo del cáncer, pero restringiendo la longevidad al acumularse las células senescentes disfuncionales. La detección histoquímica de la actividad de la β-galactosidasa a pH 6.0, la cual se deriva del aumento del contenido lisosomal de las células senescentes; es considerada un marcador de senescencia celular. La senescencia celular es controlada por varios genes supresores, fundamentalmente por p53 y pRb. En las células senescentes, la proteína pRb existe sólo en su forma activa, inhibiendo el crecimiento celular, por la expresión de p21 y p16. Objetivo. Establecer la presencia de senescencia celular en la mucosa esofágica de sujetos con síntomas de ERGE. Material. Se incluyeron 70 pacientes, de los cuales 61 cumplieron con los criterios de selección, y 38 controles para toma de biopsia de mucosa

esofágica (tercio distal) y antro gástrico, que acudieron a la unidad de Endoscopia del Hospital General de México, diagnosticados clínicamente con ERGE, en el periodo comprendido de mayo de 2009 a mayo de 2010. Métodos. Criterios de inclusión: pacientes con diagnóstico sintomático de ERGE, obtener calificación > 4 en el cuestionario de Carlsson-Dent, edad de 18 a 59 años, aceptar el consentimiento informado. Criterios de exclusión: tener alteración esofágica concomitante (quemadura, várices, etc.), diagnóstico de cáncer en otros sitios del tubo digestivo, consumo de antiácidos, inhibidores H2, inhibidores de la bomba de protones, en los últimos cinco y siete días, respectivamente. Criterios de eliminación: problemas con las biopsias. Resultados. Pacientes (61): hombres 24%, mujeres 76%; edad promedio 42 años (20-59); índice de masa corporal (IMC) promedio: 27.4 (18.1-27.4); Carlsson-Dent promedio: 10 (4 -16); evolución de ERGE promedio: 4.5 años (0.5-22); hallazgo endoscópico esofagitis: 24%; hernia hiatal: 93%; Pb Barrett: 6.5%. Histopatología esófago normal: 37.7%; esofagitis: 62%; Helicobacter pylori (Hp) positivos: 31%; SA-β galactosidasa positivos: 14.7%; p16 positivos: 21.7%; p21 positivos: 14.7%; p53 positivos: 13.1%. Controles (38): hombres 57%, mujeres 42%; edad promedio: 42 años (21-58): IMC promedio: 26.56% (19.1-38.1); hallazgo endoscópico gastritis crónica antral: 34%; hernia hiatal: 34%. Histopatología esófago normal: 71%; esofagitis: 28.9%; Hp positivos: 47.7%, negativos: 52%; SA-β galactosidasa positivos: 0%; p16 positivos: 23%; p21 positivos: 28.9%; p53 positivos: 36.8%. Conclusiones. Los resultados obtenidos nos demuestran poca sensibilidad de los marcadores de senescencia (p16, p21, y p53). La SA-β galactosidasa nos demuestra una mayor sensibilidad que los anteriores. Sin embargo, estos resultados podrían modificarse al aumentar el tamaño de la muestra.

61


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Hallazgos manométricos en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico y su asociación con el índice de masa corporal 3 Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Martínez C, Suárez E.

Resumen Introducción. Aproximadamente 60% de la población presenta manifestaciones clínicas de reflujo gastroesofágico, como lo es la pirosis y regurgitación; la frecuencia y la severidad de los síntomas puede condicionar complicaciones como estenosis, esófago de Barrett; y es una de las principales causas de consulta del gastroenterólogo. La asociación positiva del índice de masa corporal (IMC) y manifestaciones de reflujo gastroesofágico patológico puede ser significativa, ya que en el paciente con IMC > 25 kg/m2, las manifestaciones de reflujo pueden ser exacerbadas, incluso condicionar la presencia de manifestaciones extraesofágicas, ya que el aumento de la presión intraabdominal también es una condicionante de relajación incompleta y disminución de la presión del esfínter esofágico inferior. Objetivo. Determinar la relación del índice de masa corporal en los pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico y los principales hallazgos manométricos. Material. Estudio retrospectivo, transversal, descriptivo, de dos centros hospitalarios, con una población total de estudio de 84 pacientes, se realizó manometría esofágica con cáteter de tipo estado sólido S-C, del mes de

marzo a junio de 2010. Criterios de inclusión: pacientes con manifestaciones de reflujo gastroesofágico, rango de edad de 17 a 65 años, sin enfermedades concomitantes. Criterios de exclusión: funduplicados, trastornos motores primarios y secundarios del esófago. Métodos. En la evaluación inicial del paciente se realizó antropometría para el cálculo de índice de masa corporal (peso dividido en talla al cuadrado), así como cuestionario de severidad de síntomas de reflujo gastroesofágico y revisión de reporte de endoscopia gastrointestinal alta. Resultados. Características demográficas: número % v = p población total 87 100% hallazgos manométricos presión reposo EEI mm hg obesos 15 0.03 no obesos; 17.8 relajación del EEI obesos 71% no obesos 93 % 0.05 segmento abdominal intratorácico obesos 1.6 1.34 no obesos 1.9 1.6 v = p p = 0.2 p = 0.2 Conclusiones. Se encontró relación significativa positiva entre los síntomas de reflujo gastroesofágico y las determinaciones > 25 kg/m2 del índice de masa corporal, con hallazgos manométricos de dentro de parámetros normales, en lo que respecta a la presión de reposo del EEI y amplitud del segmento distal del cuerpo esofágico; sin embargo, en la relajación del EEI, la relajación incompleta fue el parámetro que se asoció significativamente con el aumento del índice de masa corporal, se observó diferencia estadísticamente significativa.

Hallazgos endoscópicos e histológicos en pacientes con sospecha clínica de esofagitis eosinofílica en el Hospital General de México 4 Autor: Dra. Leslye Asela Lujano Nicolás. Coautores: Dres. Valdés R, Corral A, De Giau L, Zárate A, García V, Espino H, Aguirre J, Serralde A.

Resumen Introducción. La esofagitis eosinofílica (EE) es una enfermedad que se caracteriza por la infiltración de eosinófilos en la mucosa esofágica. Se describió por primera vez en 1978 y desde entonces se ha reconocido cada vez más en el mundo desarrollado, con múltiples series de casos reportados en Estados Unidos, Europa y Australia durante la década pasada. Si existen zonas geográficas en las que no se produce la enfermedad es desconocido, tal afirmación podría ayudar a proporcionar una pista sobre su causa. Objetivo. Describir los hallazgos endoscópicos e histológicos en pacientes con sospecha clínica de esofagitis eosinofílica, enviados al Servicio de Endoscopia del Hospital General de México. Material. Se realizó un estudio observacional, transversal y descriptivo. Se incluyeron pacientes enviados al Servicio de Endoscopia del Hospital General de México, de julio de 2009 a mayo de 2010 de ambos géneros y mayores de 18 años, con sospecha clínica de EE, es decir, aquellos referidos por sintomatología de disfagia, impactación alimentaria, así como enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) resistente a tratamiento médico. Se excluyeron pacientes que durante la endoscopia evidenciaran otras causas mecánicas de disfagia. Métodos. A los pacientes seleccionados se les realizó estudio de endoscopia, se describieron los hallazgos endoscópicos de esófago, y se tomaron biopsias de esófago que fueron analizadas por un patólogo experto del mismo Hospital. Se recolectaron datos demográficos: edad, género, enfermedades atópicas o antecedentes familiares de las mismas (alergias, asma y rinoconjuntivitis). Se utilizaron medidas de tendencia central y dispersión para las variables cuantitativas; las frecuencias fueron expresadas en términos de proporción y anotadas entre paréntesis. Resultados. Se incluyeron 33 pacientes, 22 mujeres (66.6%) y 11 hombres

62

(33%). El principal motivo de envío fue disfagia en 29 pacientes (88%). El promedio de edad fue de 46 años. El 72% de ellos no presentaban enfermedades atópicas, el resto tenían rinitis, alergias medicamentosas y asma. Endoscópicamente ocho pacientes (24.2%) tenían mucosa esofágica normal, 12 (36.3%) tuvieron “traquealización esofágica” y dos de ellos además presentaron mucosa en “papel crepé” y surcos esofágicos longitudinales. Otros hallazgos fueron placas blanquecinas y en menor número nodularidad de la mucosa esofágica y surcos longitudinales de manera aislada. Las biopsias revelaron datos histológicos sugerentes de ERGE en 25 pacientes (75%), el resto reportó mucosa esofágica sin alteraciones. En ningún paciente se observaron eosinófilos en el epitelio esofágico. Conclusiones. De los 33 pacientes incluidos en nuestro estudio, 87% cursaban con disfagia y 75% tuvieron hallazgos endoscópicos muy sugerentes de EE; sin embargo, sorprendentemente a pesar de la alta sospecha clínica y endoscópica de EE, en ningún paciente se encontraron eosinófilos en el estudio histopatológico. Histológicamente hasta en 75% de los pacientes se reportaron datos compatibles con ERGE. Podemos demostrar que el diagnóstico diferencial más importante para la EE es la ERGE, ya que en 75% de los pacientes se encontraron datos histológicos compatibles con ERGE a pesar de que la sintomatología y los datos endoscópicos no nos guiaran a esta enfermedad. Debemos tomar en cuenta que cuando iniciamos el protocolo de estudio de un paciente con disfagia, no hay que olvidar que puede estar cursando con ERGE y no únicamente tener en mente otras patologías más complejas. Podemos concluir que la EE continúa siendo una enfermedad muy rara, y hasta la fecha no encontrada en nuestro medio; sin embargo, debemos tomar en cuenta que no se busca intencionadamente de forma rutinaria y aunque en nuestro estudio sí lo hicimos, el número de pacientes incluidos fue pequeño, por lo que deberá de incrementarse el número de pacientes estudiados, antes de asegurar que no existe la enfermedad en nuestro medio.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Alteraciones en la depuración de ácido e intrabolo identificadas por impedancia multicanal intraluminal/pH en pacientes con hernia hiatal y enfermedad por reflujo gastroesofágico 5 Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Suárez E.

Resumen Introducción. La hernia hiatal por deslizamiento se ha asociado a un incremento en la sintomatología de reflujo gastroesofágico patológico, condicionado por una deficiencia en los mecanismos defensa de depuración esofágica. La impedancia esofágica multicanal constituye una de las más recientes herramientas diagnósticas aplicadas a la evaluación de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Esta técnica se basa en la monitorización continua de la conductividad eléctrica en un medio, en este caso el esófago, a través de electrodos situados en la longitud de una sonda, y en los cambios que un elemento como el bolo alimentario puede producir en dicha variable. De esta técnica se derivan nuevas perspectivas en la exploración de la función esofágica y de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, hasta ahora sólo cuantificable de forma indirecta por las fluctuaciones generadas por los cambios en el pH del reflujo ácido. La depuración de ácido e intrabolo se encuentra prolongada en este tipo de pacientes con esta entidad, por lo que se asocia a un mayor índice de síntomas. Objetivo. Determinar la depuración de ácido e intrabolo en pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico y hernia hiatal mediante impedancia multicanal intraluminal/pH-metría.

Material. Se realizó estudio prospectivo, longitudinal, en el laboratorio de fisiología gastrointestinal del Hospital Español de México. Métodos. Se revisaron 34 impedancias multicanal intraluminal/pH-metría en pacientes con reflujo gastroesofágico, se determinó la depuración de ácido e intrabolo, puntuación de De Meester, índice de síntomas y probabilidad de síntomas. Resultados. Características demográficas % dpb seg; edad: 17-81 años; género masculino: 2 5.88%; femenino: 32 94.11%; total: 34 100%; hernia hiatal: 24 70.58%; 12.86±3.7; reflujo ácido: 11 45.83%; reflujo no ácido: 4 16.66%; De Meester (+): 12; índice síntoma: 20 83.33%; probabilidad de síntoma: 15 62.50%; ausencia de hh: 8 23.52%; 13.46±6.2; is 7 87.50%; pas 6 75.00%; valor de p = 0.72. Conclusiones. Los pacientes con reflujo gastroesofágico y hernia hiatal presentan una tendencia de incremento o aumento de síntomas, mismo que se confirma por presentar tanto índice de síntoma como probabilidad de síntoma positivo determinado mediante pH impedancia. Por otra parte, no se encontró retraso en la depuración y transporte intrabolo, secundario a la presencia de la hernia hiatal. Obteniéndose un valor de p no significativa; sin embargo, el tamaño de la población limita los resultados del estudio, ya que la tendencia no es concluyente e hipotetizamos que aumentar la muestra de estudio generaría una p significativa.

Electroincisión con IT-Knife-2 como tratamiento primario de las estenosis posquirúrgicas 6 Autor: Dra. Mónica del Rocío Reyes Bastidas. Coautores: Dres. Alonso J, Sobrino S, Hernández A, López J.

Resumen Introducción. La estenosis posquirúrgica es una complicación frecuente (5-55%) de disfagia que puede ser refractaria en 22%. Ningún método de dilatación endoscópica (mecánicos o balón hidrostático) ha resultado ser superior a otro. Debido a que el número de dilataciones (2-9 sesiones/ paciente) es muy variable para mejorar la disfagia, se ha propuesto a la electroincisión como un método alternativo con mayor efectividad. Objetivo. Evaluar la utilidad de la electroincisión con IT-Knife-2 como tratamiento primario en el alivio de la disfagia benigna secundaria a estenosis de anastomosis posquirúrgica. Material. Estudio cuasi-experimental y longitudinal de agosto de 2009 a junio de 2010. Se incluyeron sujetos mayores de 18 años, ambos géneros, disfagia por estenosis de la anastomosis posquirúrgica, vírgenes a tratamiento endoscópico y consentimiento informado por escrito. Se excluyeron pacientes con cáncer digestivo, coagulopatías, insuficiencia respiratoria o cardiaca graves. Se analizaron edad, sexo, índice de masa corporal, etapa clínica del cáncer, ECOG, Karnofsky, indicación, tipo de cirugía y complicaciones, manejo con quimioterapia y/o radioterapia (tipo, número total de ciclos), tipo de disfagia antes y después del procedimiento endoscópico y su tiempo de evolución, número de cortes realizados, diámetro de la estenosis pre y posendoscopia, tipo de estenosis. Realizamos mediciones basales y 15

días después del procedimiento evaluando la disfagia por medio de la escala de gradación de Atkinson y cambios endoscópicos. Métodos. Empleamos un gastroscopio Olympus GIF 1T140, cuchillo de corte (IT-Knife-2) y electrocauterio (ERBE IC 200) con energía de corte de 70-100 watts y coagulación de 25 watts. Realizamos tres o más cortes radiados en la estenosis hasta permitir el paso del gastroscopio. Se empleó estadística descriptiva con medidas de tendencia central (promedio y desviación estándar) reportando frecuencias, porcentajes y gráficas. Se calculó la t de student para variables numéricas con valor para significancia estadística de 0.05. Resultados. Fueron ocho pacientes con estenosis posquirúrgica, tres hombres (37.5%) y cinco mujeres (62.5%) con edad media de 57 años ± 14.2 (4182 años). La mayoría de los pacientes estaban en etapa clínica IV (n = 6) con ECOG de 1-3 y Karnofsky entre 40-90. Al momento del diagnóstico endoscópico los pacientes se encontraban con disfagia grado II y III con un tiempo de evolución entre 1-14 meses (mediana 6 ± 4.8). La estenosis en todos los casos fue de corta longitud y con diámetro < 5 mm y fueron tratados en una sola sesión con 3.5 cortes radiados promedio. A los 15 días, ningún paciente mostró disfagia (p = 0.0013) y el diámetro de la anastomosis fue > 9.5 mm y sin evidencia de estenosis (p = 0.0001). Ninguno de nuestros pacientes presentó complicaciones después del corte. Conclusiones. La electroincisión con IT-Knife-2 es efectiva como tratamiento primario para el alivio de la disfagia benigna secundaria a la estenosis de anastomosis posquirúrgica.

63


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Aportación de los nuevos equipos y métodos convencionales endoscópicos para el diagnóstico de esófago de Barrett 7 Autor: Dr. Edgar Joel Millán Marín. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Martínez C, Suárez E.

Resumen Introducción. Los programas de detección y vigilancia del esófago de Barrett (EB) surgieron como una conducta lógica con la historia natural de la enfermedad; sin embargo, los resultados finales han generado controversia y han hecho dudar de su eficacia. La consecuencia histológica más grave del EB es el adenocarcinoma esofágico. El sistema NBI estrecha la longitud de onda de la luz emitida, los endoscopios magnifican la imagen pero aún el diagnóstico es anatomopatológico. Objetivo. Conocer la utilidad del uso de endoscopia con NBI sola y el uso de NBI con amplificación y el uso del ácido acético para el diagnóstico de EB en la población del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE. Criterios de inclusión: se incluyeron pacientes del ISSSTE, mayores de 18 años, con síntomas clínicos de ERGE y de ambos sexos. Criterios de exclusión: pacientes que no aceptaron el procedimiento. Material. Expediente electrónico, endoscopio Olympus GIF Q 180 serie 2800443, aspersor, ácido acético, pinza de biopsia, estudio anatomopatológico. Métodos. Las endoscopias fueron revisadas por dos investigadores; a 28 pacientes se les realizó con NBI y a los otros 28 NBI más la administración de 20 cc de ácido acético sobre las áreas de sospecha de metaplasia; al

momento del estudio el investigador emitía un diagnóstico de positividad o negatividad del estudio con relación a los hallazgos endoscópicos, posteriormente se realizó la toma de biopsias sobre las lesiones antes identificadas para así determinar la concordancia de los resultados. Resultados. En dicho estudio se incluyeron 56 pacientes, en el periodo de julio de 2009 a junio de 2010, con edad promedio de 51.3 ± 52.1 años con un intervalo de 18-82 años, 39 mujeres y 17 hombres, se diagnosticó EB a 17 del total de los pacientes, corroborados por patología, ocho fueron hombres y nueve mujeres, de los 17 pacientes positivos con EB, dos se diagnosticaron con NBI exclusivamente, 11 fueron positivos con NBI y ácido acético, en cuatro no se pensó en EB, pero el estudio histopatológico corroboró la presencia de metaplasia. De los 17 positivos, 13 tenían displasia de bajo grado y sólo cuatro con displasia de alto grado. Es importante hace notar que en los meses iniciales los resultados en ambos grupos fueron esporádicos, pero al concluir la investigación el número de pacientes diagnosticados fue mayor, lo que resalta una curva de aprendizaje. La sensibilidad fue de 66% y especificidad fue de 71%, el VPP 90% y el VPN fue de 66%, prevalencia de 0.82%. Conclusiones. Los resultados demuestran que la prevalencia de la enfermedad se encuentra dentro de los rangos publicados en la literatura, existe mayor especificidad al momento del diagnóstico, el costo del procedimiento es bajo comparándolo con otras técnicas, existe una curva de aprendizaje en los investigadores.

Experiencia en el manejo de estenosis péptica en el Hospital General de Zona Número 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social en 3 años 3 meses 8 Autor: Dr. Juan Roberto Aldama Hernández. Coautores: Dres. García F, González M, Rivera C.

Resumen Introducción. La estenosis péptica origina en el paciente serios problemas para alimentarse, ocasionándole principalmente disfagia, con la consecuente baja de peso, desnutrición, por lo que el paciente aunque tenga hambre, no puede comer ya que presenta distención abdominal, plenitud posprandial, dolor, náusea, vómito, y existe el riesgo de broncoaspiración. Se han demostrado excelentes resultados con las dilataciones, esto le evita al paciente intervenciones quirúrgicas, disminuyen costos y los riesgos operatorios, sobre todo en individuos longevos, los cuales además de su edad se agregan otras patologías de base que pueden empobrecer el pronóstico. Objetivo. El objetivo del estudio es demostrar que las dilataciones neumáticas en este tipo de patología benigna tiene un excelente pronóstico, y cambian radicalmente la calidad de vida del paciente, y que responden adecuadamente desde la primera sesión, le permiten al paciente comer, ganar peso nuevamente y una reincorporación a sus actividades normales. Material. El estudio se realizó en el HGZ 197 del IMSS, desde el 16 de febrero de 2007 hasta el 30 de mayo de 2010, se realizaron en este periodo un total de 3,645 panendoscopias, de donde se consideraron 29 pacientes con estenosis pépticas, de las cuales 15 son mujeres (51.72%) y 14 hombres (48.27%), con una edad promedio de 59.24 años. Se incluyeron a los pacientes con estenosis péptica de esófago, píloro, duodeno y gastro-yeyunoanastomosis; se excluyeron a los pacientes con estenosis por quemaduras, posoperados de funduplicatura, trastornos motores como la acalasia y estenosis por cáncer. Métodos. La técnica de dilatación consistió en que el paciente acuda con un ayuno de por lo menos 12 h, o dieta líquida el día previo al estudio, ya que suelen tener grandes cantidades de alimentos sólidos y de varios días. Se

64

aplicó anestésico tópico oral con xylocaína en aerosol, se canalizó al paciente, se aplicó sedación con midazolam. Se colocó al paciente en decúbito lateral izquierdo de la manera convencional, se realizó primero endoscopia para valorar si el esófago o estómago se encontraba libre de alimentos para evitar el riesgo de broncoaspiración, se utilizó el porcentaje de estenosis para clasificar la obstrucción; se utilizó globo de 20 mm, se insufló progresivamente 2 atmósferas hasta 3.5 atmósferas, por dos periodos de 3 min, regulado con un manómetro convencional, con una frecuencia de cada 2 semanas, en las primeras citas luego espaciándose cada 2 meses, hasta el alta. Resultados. De los 29 pacientes el rango de edad fue de los 16 a los 90 años, de los cuales 14 correspondieron a estenosis pilórica (48.27%), nueve a estenosis esofágica (31.03%), tres a estenosis duodenal (10.34%) y tres de gastro-yeyuno anastomosis (10.34%), dos de los cuales fueron por cirugía bariátrica. Todos obtuvieron resultados positivos desde la primera sesión, ya que le permitió a los pacientes empezar a comer mejor, disminuyó la disfagia, y se consideró curado al paciente cuando se observó en la endoscopia un diámetro cercano al normal y que permitiera el paso libremente del endoscopio y desaparecieran los síntomas digestivos. Conclusiones. Las estenosis pépticas aún se siguen presentando, aunque han disminuido en comparación al pasado, sobre todo por el uso de los medicamentos del tipo de inhibidores de la bomba de protones a altas dosis, y continúa existiendo una asociación importante con Helicobacter pylori en cerca de 33.3%, por lo que en todo paciente que se encuentre con datos de estenosis es recomendable realizar la dilatación. Ya sea neumática o con la que cuente en su unidad hospitalaria, y debe acompañarse de altas dosis de derivados del omeprazol, toma de biopsia, sobre todo para descartar patología maligna, y de ser necesario terapia de erradicación para Helicobacter pylori. La dilatación idealmente debe de ser gradual, y se considera al paciente curado cuando después de un periodo de 6 meses sin dilatación continúa con un diámetro adecuado para la alimentación.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Prevalencia del esófago de Barrett en biopsias esofágicas, en pacientes con ERGE, en HGR 196 del IMSS 9 Autor: Dr. José Luis Ramírez Galicia. Coautores: Dres. Velasco Islas J, Ávila Rivera J, Enf. Hernández Macías E, Enf. Pallares B.

Resumen Introducción. La ERGE se describe como cualquier trastorno sintomático o alteraciones histopatológicas como consecuencia de episodios de contenido gastroesofágico, siendo igual en hombres que en mujeres. Se considera que un signo estándar para el diagnóstico de la ERGE es la esofagitis y como consecuencia grave de la ERGE se encuentra la metaplasia intestinal o esófago de Barrett. Objetivo. Determinar la prevalencia de esófago de Barrett en biopsias esofágicas obtenidas durante el procedimiento panendoscópico, en pacientes con ERGE en el HGR 196 del IMSS.

Material. Estudio retrospectivo, con análisis de frecuencia del programa SSPS, se incluyó a todos los pacientes referidos al servicio de endoscopia del HGR 196 del IMSS, para ser sometidos a panendoscopia durante un periodo entre el 1 de julio de 2009 al 30 de abril de 2010. Métodos. Se revisaron todos los reportes obtenidos y archivados en el servicio durante este periodo. El total de pacientes atendidos incluidos para su análisis fue de 76 durante este periodo. Resultados. Motivo de referencia por ERGE. Los resultados de los principales diagnósticos fueron: esofagitis: 51 pacientes; esófago de Barrett: 14; úlceras en esófago: 6; esofagitis infecciosa: 2; Ca de esófago: 2. Conclusiones. Es importante detectar de manera temprana en la ERGE y esófago de Barrett, ya que es importante disminuir la incidencia de complicaciones asociadas a ésta como el esófago de Barrett.

Utilidad del P16 y P53 en el diagnóstico de displasia en pacientes con esófago de Barrett 10 Autor: Dra. Norma Edith Mar Villegas. Coautores: Dres. López RC, Sánchez BJ, Rivera TS.

Resumen Introducción. La importancia del esófago de Barrett (EB) radica en que tiene potencial maligno para el desarrollo de adenocarcinoma esofágico en la secuencia metaplasia-displasia-adenocarcinoma. Objetivo. Determinar la utilidad del P16 y P53 en el diagnóstico de displasia en pacientes con esófago de Barrett. Material. Tipo de estudio: transversal, descriptivo, observacional y prospectivo. Tipo de prueba: diagnóstica. Población de estudio: todo paciente adulto con diagnóstico de esófago de Barrett corroborado endoscópica e histológicamente. Tamaño de muestra: se calculó el tamaño de muestra con base en las tablas de Velazco R, con una sensibilidad esperada de 0.85 y una variabilidad de 0.07, siendo un total de 70 pacientes con esófago de Barrett. El estándar de oro es el estudio histológico. La evaluación histológica fue efectuada por dos patólogos cegados y expertos en esófago de Barrett, quienes en evaluación independiente definieron si el EB tenía o no displasia y si era de alto o bajo grado. Posteriormente se identificaron por inmunohistoquímica P16 y P53. Se determinó la variabilidad intraobservador con un índice de Kappa de 0.7 (correlación buena) y una variabilidad interobservador con índice de Kappa de 1 (excelente correlación). Métodos. Plan de análisis estadístico: se realizó estadística descriptiva de las variables clínicas y epidemiológicas de la población estudiada. Se calcularon los valores de sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y negativo, prevalencia de la displasia, las razones de verosimilitud y la probabilidad pre y posprueba para cada biomarcador (P16 y P53), comparando los pacientes con EB con o sin displasia y así determinar cuál de ellos tiene mayor utilidad para el diagnóstico de displasia. El análisis fue realizado en el Software SPSS vs.16 Chicago, Illinois. Resultados. Se enviaron para realización de inmunohistoquímica y determinación de los biomarcadores tumorales P16 y P53 un total de 48

pacientes; 38 (79.2%) correspondían a pacientes con esófago de Barrett sin displasia (EBSD) y 10 (20.8%) con displasia (EBCD); de estos, nueve tienen neoplasia intraepitelial de bajo grado y uno de alto grado. Del total de la muestra, 34 (70.8%) pacientes correspondían al sexo masculino, y 14 (29.2%) al sexo femenino, con una media de edad de 59.75 años (DE ± 16.35), un promedio de peso de 70.40 kg (DE ± 14.9), su índice de masa corporal (IMC) fue de 25.31 kg/m2 (DE ± 4.65). El tiempo de la evolución de la ERGE fue en promedio 9.65 años (DE ± 5.29), 13 (27%) de 48 pacientes mostraron un índice tabáquico > 10 paquetes por año. La ingesta de alcohol > 70 g/sem se presentó en 26 (54%) de ellos, el resto correspondió a una ingesta de alcohol < 70 g/sem. El consumo de antioxidantes fue referido por 19 pacientes (39.53%) y de calcio en ocho (16.6%). La presencia de hernia hiatal se observó en 30 (62.5 %). De los pacientes con EB, 15 (31.25%) presentaban segmento corto y 33 (68.75%) segmento largo; la captación del azul de metileno en los pacientes con EB fue homogénea en 42 pacientes y heterogénea en seis. Se corroboró por histología la presencia de neoplasia intraepitelial en 10 pacientes, nueve fueron catalogados de bajo grado y uno de alto grado. A la magnificación, 45 pacientes mostraron patrón velloso a la magnificación y el resto patrón cerebroide. Al comparar los resultados de los pacientes con y sin displasia no se observó diferencia entre las variables. Se obtuvo para ambos marcadores una prevalencia de displasia de 20% y una probabilidad preprueba de 44%. P16 Ss 30%, Esp 73%, VPP 23%, VPN 80%, RVP 1.1 RVN 0.95, la probabilidad posprueba de 0.748 P53 Ss 50%, Esp 52%, VPP 20%, VPN 80%, RVP 0.62 RVN 0.96, la probabilidad posprueba de 0.85. Conclusiones. Con base en los datos obtenidos podemos sugerir que los biomarcadores P16 y P53 para el diagnóstico de displasia por el momento no son útiles; sin embargo, es necesario ampliar el número de muestra para poder determinar con mayor seguridad la eficacia diagnóstica de estos biomarcadores tumorales para la detección de displasia en pacientes con esófago de Barrett.

65


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Expresión de biomarcadores tumorales en la secuencia metaplasia-displasia-adenocarcinoma 11 Autor: Dra. Norma Edith Mar Villegas. Coautores: Dres. López RC, Sánchez BJ, Rivera TS, Guzmán DN, Martínez SG, González CD.

Resumen Introducción. El fenómeno de adenocarcinogénesis implica una secuencia de alteraciones genéticas que promueve el crecimiento celular con la acumulación de mutaciones que activan protooncogenes y que deteriora la función de los genes supresores tumorales, por lo que muchos investigadores han tratado de estudiar algunos biomarcadores implicados en el desarrollo del mismo, entre ellos están P16, ciclina D1, P53, Her-2Neu, COX2, Ki67, annexina A1, c erb-b2 con la finalidad de estandarizar y mejorar la eficacia de los programas de seguimiento; sin embargo, no han sido de todo reproducibles. Objetivo. Determinar la frecuencia de expresión de los biomarcadores tumorales en la secuencia metaplasia-displasia-adenocarcinoma. Material. Tipo de estudio: transversal, descriptivo, observacional y prospectivo. Población de estudio: pacientes adultos con enfermedad por reflujo gastroesofágico complicado con esófago de Barrett y adenocarcinoma esofágico. Métodos. Análisis estadístico: se realizó estadística descriptiva de las variables clínicas y epidemiológicas de la población estudiada, estableciéndose las medidas de tendencia central y de dispersión. Resultados. Fueron remitidos a prueba de inmunohistoquímica un total de 65 pacientes: 12 con esofagitis péptica, 48 con esófago de Barrett y cinco con adenocarcinoma esofágico. Del total de la muestra, 44 (67.7%) pacientes correspondían al sexo masculino, y 21 (32.3%) al sexo femenino, con una media de edad de 59.95 años (DE ± 15.5), con un promedio de peso de 69.70 kg (DE ± 14.50), su índice de masa corporal (IMC) fue de 25.28 kg/m2

(DE ± 4.7). El tiempo de la evolución de la ERGE fue de 10.18 años (DE ± 5.79), 19 (29.2%) de 65 pacientes mostraron un índice tabáquico > 10 paquetes por año. La ingesta de alcohol > 70 g/sem se presentó en 35 (53.8%) de ellos, el resto correspondió a una ingesta < 70 g/sem. El consumo de antioxidantes fue referido por 21 pacientes (32.3%) y de calcio por nueve (13.8%). La presencia de hernia hiatal se observó en 37 (56.9 %). De los pacientes con EB, 18 presentaban segmento corto y 30 segmento largo; la captación del azul de metileno en los pacientes con EB fue homogénea en 42 pacientes y heterogénea en seis. Se corroboró por histología la presencia de displasia (neoplasia intraepitelial) en 10 pacientes, nueve fueron catalogados de bajo grado y uno de alto grado. A la magnificación, 45 pacientes mostraron patrón velloso y el resto patrón cerebroide. La expresión de los biomarcadores tumorales en la secuencia metaplasia displasia y adenocarcinoma, incluyendo un cuarto grupo de estudio, pacientes con esofagitis péptica. En ella se detalla la frecuencia con la que se expresa cada uno de los biomarcadores con su respectivo valor de P, llamando nuestra atención en los dos últimos grupos, los pacientes con neoplasia intraepitelial de alto grado expresaron en 100% todos los biomarcadores estudiados y en el grupo de adenocarcinoma se expresaron en 80% Ki67 y COX 2 y en 100% el P53, no habiendo diferencia significativa entre los grupos. Es de hacerse notar el aumento progresivo de los biomarcadores en los diferentes estadios de la carcinogénesis. Conclusiones. La determinación de los biomarcadores tumorales amerita continuar en estudio para determinar su potencial en la detección de cambios genéticos en pacientes con esófago de Barrett antes de desarrollar displasia y predecir a los grupos de alto riesgo para estratificarlos y nombrar nuevas conductas de seguimiento y detección oportuna.

Correlación endoscópica e histológica en el diagnóstico de esófago de Barrett 12 Autor: Dra. Nohemí Elena Alcázar González. Coautores: Dres. Alcázar N, Lara V, Rodríguez X, Dávalos C, Virgen C, Santiago E, Andrade V.

Resumen Introducción. El esófago de Barrett (EB) es la sustitución del epitelio escamoso del esófago por epitelio columnar, con presencia de metaplasia intestinal. Se reconoce como una complicación de la enfermedad por reflujo de larga evolución y como una condición patológica premaligna, ya que predispone al desarrollo de adenocarcinoma de esófago. Se ha clasificado como corto o largo, si la longitud de epitelio metaplásico localizado proximalmente a la unión esofagogástrica es inferior o superior a 3 cm. El diagnóstico es mediante imagen endoscópica, confirmada por reporte histológico con metaplasia intestinal. Se desconoce la precisión diagnóstica entre la imagen endoscópica y su confirmación histológica, considerada en la actualidad como el estándar de oro. Objetivo. Evaluar la exactitud diagnóstica de EB entre estudio endoscópico y reporte histológico. Material. Se revisaron los reportes endoscópicos de los estudios de esófago-gastro-duodenoscopia realizados entre enero de 2005 y mayo de 2010 del departamento de Endoscopias del IMSS, CMNO, HE. Métodos. Se incluyeron aquellos pacientes con reporte endoscópico de EB a quienes se les tomaron biopsias endoscópicas. Posteriormente se recabaron los reportes histológicos de cada uno de los casos y se realizó el análisis de los datos. Resultados. Se encontraron 250 casos reportados con el diagnóstico de Barrett endoscópico (BE); 32 fueron excluidos por no contarse con el reporte histológico, incluyéndose un total de 218 casos (edad promedio de 54 años), 127 del sexo masculino (58.2%) y 91 del sexo femenino (41.8%). Los

66

diagnósticos de envío más frecuentes fueron ERGE (45.4%) y HTDA (16%). De los casos incluidos, 149 fueron clasificados como BE de segmento corto (68.3%) y 69 como BE de segmento largo (31.7%). Dentro de los diagnósticos concomitantes, los más frecuentes fueron hernia hiatal (55.9%) y gastritis de aspecto crónico (71.5%). Del total de pacientes incluidos, sólo 76 casos (34.86%) fueron confirmados histológicamente. De los casos de Barrett histológico (BH), se registraron 55 del sexo masculino (72.4%) y 21 del sexo femenino (27.6%), con un promedio de edad de 53 años. De los diagnósticos de envío, los más frecuentes fueron ERGE (40.8%) y HTDA (18.4%). Dentro del BE de segmento corto, fueron confirmados 28.2% de los casos, y del BE de segmento largo se confirmaron histopatológicamente 49.3%. De los 142 casos en los que no se corroboró el diagnóstico de EB, 63 fueron reportados como esofagitis crónica moderada, 32 como esofagitis crónica leve, 26 como esofagitis crónica severa, 17 con carditis, dos con mucosa esofágica normal y dos con necrosis. Conclusiones. Al igual que lo reportado en la literatura mundial, el EB predomina en el sexo masculino, con una relación 2.6:1, siendo la edad de presentación más frecuente en adultos jóvenes (53 años). Existe una pobre correlación entre los hallazgos endoscópicos y la confirmación histológica de EB, debido a la sobreestimación endoscópica de las irregularidades de la unión esofagogástrica; influye también la técnica inadecuada de la toma de biopsia, la presencia de proceso inflamatorio de la mucosa esofágica, ya que la mayoría de los casos no confirmatorios fueron reportados como esofagitis crónica de leve a severa; y por último, la falta de patólogos expertos en la evaluación de esta patología. Esto nos lleva a la necesidad de actualizar criterios diagnósticos, emplear otras técnicas que mejoren la apreciación endoscópica para el diagnóstico y la toma de biopsias, y contar con patólogos especializados en la interpretación de Barrett.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Manifestaciones extraesofágicas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico en la edad pediátrica 13 Autor: Dra. Graciela Torres Mendoza.

Resumen Introducción. La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) está frecuentemente presente en infantes, aunque es usualmente normal o fisiológico, resolviendo en el segundo año de vida. La ERGE que ocurre en niños mayores de 1.5 a 2 años es considerada patológica. En el pasado no había una fuerte asociación entre el reflujo gastroesofágico con los síntomas respiratorios superiores en niños; sin embargo, en la actualidad la identificación y el tratamiento de reflujo gastroesofágico podrían mejorar la respuesta de las enfermedades respiratorias en la edad pediátrica. Se ha reportado que la frecuencia de sinusitis, laringitis, asma, neumonía, bronquiectasias es de dos a seis veces mayor en niños con ERGE que en niños control. El estudio de ERGE en la edad pediátrica se ha basado en estudios, como la serie esofagogastroduodenal reportándose una sensibilidad de 85% y especificidad de 25%; debido a la falta de cooperación de los niños para este estudio, no representa un estudio ideal en esta población. La gamagrafía gastroesofágica es una prueba con sensibilidad y especificidad media, teniendo en cuenta que un resultado negativo no excluye la posibilidad de padecer ERGE. La pH-metría de 24 h representa el estudio estándar, pero no es un recurso disponible en la mayor parte de los centros hospitalarios, por tanto, la alternativa real y accesible para el estudio de ERGE en la edad pediátrica podría ser la endoscopia, que permite un diagnóstico definitivo, mediante toma de biopsia y con ello establecer una línea de tratamiento en función a los hallazgos. Objetivo. Determinar la frecuencia de síntomas extraesofágicos en la ERGE en la población pediátrica del Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos,

que fueron enviados para realizar endoscopia alta y su correlación con el estudio endoscópico. Material. Se analizaron los casos que se presentaron de enero a noviembre de 2006 en el Servicio de Endoscopia del Hospital López Mateos. Métodos. Se recopiló la información por la revisión de expedientes clínicos y resultados endoscópicos, recopilando información demográfica, sintomatología, resultados endoscópicos e histopatológicos. Se revisaron variables de dispersión, tendencia central y frecuencia. Resultados. Se recopilaron 68 casos, 50% fueron del género masculino, con edad promedio de 9.59 años (desviación estándar 4.5). No se encontró diferencia significativa de la edad por género. La presentación más frecuente fue asma con 41.8%. La rinofaringitis fue de 23.9%, laringitis 9%, tos seca nocturna 11.95%, disfagia, hipo y vómito fueron infrecuentes. En 41.8% de los estudios no se reportó ninguna alteración endoscópica, pero la biopsia esofágica demostró esofagitis en 82.1%, en 47.8% se reportó hernia hiatal y la biopsia demostró esofagitis en 75%. En 10.4% se encontró hernia hiatal y esofagitis macroscópica y la biopsia demostró esofagitis en 85.7% de los casos. Conclusiones. El asma fue la manifestación clínica que predominó en los síntomas extraesofágicos estudiados en la población pediátrica estudiada. Ninguna manifestación extraesofágica presentó un hallazgo endoscópico característico; sin embargo, una endoscopia negativa se presentó en 41.8% de los casos y está se asoció con esofagitis en 82.1% de los casos. En la práctica pediátrica, la ERGE es una patología asociada a síntomas extraesofágicos en forma importante y es significativo considerar que en esta población puede ser frecuente encontrar una endoscopia negativa, por lo que la toma de biopsia es trascendente en el estudio de ERGE.

67


Estómago Prevalencia de infección por Helicobacter pylori en pacientes con peso normal, sobrepeso y obesidad 14 Autor: Dr. Armando Ángel Altamirano García. Coautores: Dres. Trujillo BOE, Hernández RW, Torres RD, Méndez DR, Maroun CM, Baltazar MP, Ramírez MP.

Resumen Introducción. La relación entre obesidad y la infección por Helicobacter pylori (Hp) es controvertida. De acuerdo con algunos estudios, el riesgo de infección no se incrementa en personas jóvenes con sobrepeso y la seropositividad para Hp o el estado de anticuerpos CagA no se asoció con el índice de masa corporal (IMC) o niveles de leptina en ayuno. Por otra parte, un estudio indicó una relación inversa entre obesidad mórbida y seropositividad para Hp, lo que llevó a la hipótesis en un estudio de Taiwán de que la ausencia de infección por Hp durante la infancia puede aumentar el riesgo de desarrollar obesidad mórbida. En contraste otros estudios encontraron que la obesidad y/o la elevación de IMC puede estar asociado con el incremento en la incidencia de la colonización de Hp, probablemente como resultado de la reducción de la motilidad gástrica. En México no se conoce la prevalencia de Hp en pacientes obesos. Objetivo. Determinar la prevalencia de infección por Hp en pacientes adultos con peso normal, sobrepeso y obesidad. Material. Se evaluaron los reportes endoscópicos de pacientes referidos al servicio de endoscopia digestiva de la UMAE Hospital de Especialidades "Dr. Antonio Fraga Mouret", CMN La Raza, del IMSS, entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2009, de pacientes adultos, con toma de biopsias gástricas durante el estudio, con determinación de peso y talla. Se excluyeron pacientes con reporte de hemorragia activa, con antecedentes de antrectomía, estudio endoscópico incompleto, diagnóstico de cáncer y reporte de muestra insuficiente para estudio histopatológico. Se registraron los diag-

nósticos de envío, el diagnóstico endoscópico principal, se revisaron los reportes histopatológicos de las biopsias con énfasis en la presencia de flora bacilar compatible con Hp. Métodos. Se calculó el IMC, mediante el cual se organizó a los pacientes de acuerdo con la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en: peso normal = 18.50 a 24.99; preobeso grado 1 = 25.00 a 27.49; preobeso grado 2 = 27.50 a 29.99; obesidad grado 1 = 30.00 a 32.49; obesidad grado 2 = 32.5 a 34.99; obesidad grado 3 = 35.00 a 37.49; obesidad 4 = 37.5 a 39.99; obesidad grado 5 = igual o mayor a 40. Para el análisis estadístico se utilizó estadística descriptiva, las diferencias entre los valores fueron comparadas con las pruebas chi cuadrada y t de student, el valor de P menor de 0.05 fue considerado estadísticamente significativo. Resultados. Se incluyeron 321 pacientes, 126 hombres (39.2%) y 195 mujeres (60.7%). Los diagnósticos de envío más frecuentes fueron: dispepsia (24.3%), enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) [21.2%], hemorragia de aparato digesto alto (17.4%). Los diagnósticos endoscópicos más frecuentes fueron gastropatía no erosiva (32.1%), gastropatía erosiva (21.8%), úlcera péptica (20.6%). La prevalencia de Hp fue de 50.2%. La prevalencia fue mayor en el sexo femenino (51.3% vs. 48.4%), diferencia no significativa (P = 0.648). Se encontró que 57% de la población examinada tenía obesidad o sobrepeso, 68 (21.18%) en preobesidad grado 1, 52 (16.19%) preobesidad grado 2, 63 (19.6%) pacientes fueron obesos, de los cuales dos tuvieron obesidad grado 5, y ambos fueron positivos para Hp. No hubo diferencia significativa en la prevalencia de HP entre pacientes obesos, con sobrepeso y con peso normal. Conclusiones. La prevalencia de infección por Hp es similar entre pacientes obesos, preobesos y con peso normal.

Hallazgos endoscópicos en pacientes con hemorragia de tubo digestivo alto enviados al servicio de endoscopia del Hospital General Regional 220 del IMSS 15 Autor: Dra. Araceli Hinojosa Ruiz. Coautores: Dres. Vázquez A, Aguilar R.

Resumen Introducción. La hemorragia de tubo digestivo alto (HTDA) es una urgencia endoscópica asociada con una alta morbimortalidad y elevados costos de salud. El sangrado por úlcera péptica es la causa principal de HTDA no variceal. La mortalidad actual por HTDA oscila de 7-10%. El estudio endoscópico es el método diagnóstico y terapéutico de elección, para determinar el sitio y la causa de HTDA en un rango de 90-95% de los casos. Objetivo. Investigar las principales causas de HTDA no variceal y si dicha frecuencia se correlaciona con las causas reportadas en la literatura internacional. Material. A todos los pacientes incluidos se les realizó estudio endoscópico con técnica convencional con equipo de fibroendoscopia Pentax FG29V. Para el análisis de los datos se utilizó el programa SPSS V16.0. Métodos. Estudio retrospectivo, observacional. Comprendió el periodo de febrero a mayo de 2010. Fueron incluidos todos los pacientes enviados al servicio de endoscopia del Hospital General Regional 220 del IMSS en Toluca, Estado de México, con cuadro clínico de HTDA y síndrome anémico secundario. Fueron excluidos aquellos pacientes con hallazgos endoscópicos de HTDA de origen variceal. Resultados. Se realizaron un total de 260 estudios endoscópicos, de los cuales 135 (52%) correspondieron a HTDA. La edad promedio de los pacientes incluidos fue de 60 años, 53% del género masculino (71) y 47% del

68

género femenino (64). Los hallazgos endoscópicos reportados fueron los siguientes: úlcera gástrica Forrest III en 23 casos (17%), úlceras gástricas Forrest IIA, IB, IIB y IIC, con un caso respectivamente, lo que representa 3%; úlcera duodenal Forrest III en 15 casos (11%), úlceras duodenales Forrest IB y IIB, con un caso respectivamente, lo que representa 1.5%; gastropatía erosiva antral 26 casos (19%), duodenitis erosiva en 16 casos (12%), gastropatía varioliforme 10 (7.5%), gastropatía erosiva en fondo en seis casos (4.4%), úlcera esofágica en cuatro pacientes (3%); neoplasia gástrica Borrman III, desgarro de Mallory-Weiss, pólipos duodenales y angiodisplasia gástrica en tres casos, respectivamente, lo que corresponde a 8.8%; esofagitis por sonda nasogástrica, dos casos (1.5%); neoplasia gástrica Borrman IV, neoplasia esofágica, úlcera de Cameron, GIST gástrico, GAVE y angiodisplasia duodenal en un caso (4.5%). Cabe mencionar que se reportaron siete estudios endoscópicos (5%), sin evidencia de sitio de hemorragia. Conclusiones. La literatura internacional ha reportado como las causas más frecuentes de HTDA a la enfermedad ulcerosa péptica en 35-50% de los casos, erosiones gastroduodenales (8-15%), esofagitis (5-15%), desgarro de Mallory-Weiss (15%), malformaciones vasculares (5%) y el resto de las causas menos fecuentes. Este estudio demostró que la principal causa de hemorragia de tubo digestivo no variceal es la úlcera péptica, con 32.5% de los casos, seguido de gastropatía y duodenitis erosivas, como las dos causas principales de HTDA. El resto de las causas se presentaron en un porcentaje similar a lo ya reportado en la literatura.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Relación de gastritis crónica folicular con Helicobacter pylori en el Hospital Juárez de México 16 Autor: Dr. José Santamaría Aguirre.

Resumen Introducción. La gastritis crónica folicular, llamada por otros autores hiperplasia nodular, modularidad antral, antritis nodular, gastritis micronodular, hiperplasia gástrica linfoide y gastritis linfofolicular, se caracteriza por una fuerte reacción inflamatoria que determina un denso infiltrado de células mononucleares, principalmente monocitos y la formación de agregados y/o folículos linfoides con centro germinal. Inicialmente se diagnosticó en niños y se consideró exclusiva de este grupo y fuertemente relacionada a la infección por Helicobacter pylori. Su diagnóstico y la historia natural de la gastritis crónica folicular en los adultos ha sido escasamente informada; estudios recientes sugieren que la gastritis crónica folicular puede aumentar el riesgo de desarrollar neoplasias gástricas, como los linfomas de tipo MALT de bajo grado. Su desarrollo es multifactorial, quizá relacionado con la virulencia de la cepa bacteriana infectante, con la edad a la que se adquiera la infección y la duración de ésta; la edad y el género del paciente y su respuesta inmune a nivel local y sistémico. Objetivo. Determinar la relación de los hallazgos endoscópicos de gastritis crónica folicular y Helicobacter pylori. Material. Estudio observacional, retrospectivo y analítico. Criterios de inclusión: diagnóstico de gastritis crónica folicular, patrón folicular (nodular, foveolar o empedrado) en fondo, cuerpo o antro gástrico, toma de biopsia. Criterios de exclusión: aquellos que no tengan diagnóstico de gastritis crónica folicular, ni patrón folicular en fondo, cuerpo o antro gástrico.

Métodos. Se revisaron los reportes endoscópicos de 2007 a 2009 con diagnóstico de gastritis crónica folicular y/o descripción endoscópica de patrón folicular (nodular, foveolar o empedrado) en fondo, cuerpo o antro gástrico y de toma de biopsia para corroborar si existe Helicobacter pylori. Resultados. Se revisaron 167 reportes endoscópicos de 2007-2009, en relación con gastritis crónica folicular, de los cuales 113 (67.66%) corresponden al sexo femenino y 54 (32.33%) al masculino, la edad mayor corresponde a 100 años y la menor a 12 años. Los diagnósticos endoscópicos fueron: gastritis crónica folicular, 138 (82.63%); gastritis crónica, 27 (16.16%); gastritis erosiva, 2 (1.19%). La localización más frecuente del patrón macroscópico folicular fue: antro gástrico, 152 (91%); cuerpo, 12 (7.1%); fondo, 1.79 (1.7%). En 68.2% (114) de los casos se detectó Helicobacter pylori en relación con gastritis crónica folicular y en 31.7% (53) no se encontró la bacteria. Conclusiones. Helicobacter pylori es un bacilo gran negativo, curvo, con forma de espiral, con cuatro a seis flagelos, móvil, microaerofílico, que coloniza y permanece en la mucosa gástrica humana y desencadena respuesta inflamatoria. La gastritis crónica folicular en los adultos ha sido escasamente informada; estudios recientes sugieren que ésta puede aumentar el riesgo de desarrollar neoplasias gástricas, como los linfomas de tipo MALT de bajo grado. La gastritis crónica folicular es más frecuente en el sexo femenino, su localización típica es en antro gástrico y el grupo de edad promedio en la cual se encuentra es en la quinta década de la vida La gastritis crónica folicular no es patognomónico de encontrar Helicobacter pylori, ya que sólo se encontró en 68.2%, para establecer el diagnóstico fue necesario la biopsia endoscópica con hallazgos histopatológicos característicos.

Relación de la sensibilidad y especificidad de la prueba rápida de ureasa en gel para detectar Helicobacter pylori en un Hospital General con los reportes histológicos con dos tinciones 17 Autor: Dr. Ángel Alejandro Arroyo Aguilar.

Resumen Introducción. Las pruebas rápidas para detectar la presencia de Helicobacter pylori (Hp) a partir de fragmentos de mucosa gástrica, es un método diagnóstico in vitro. Se basa en la detección de la enzima ureasa que cataliza la hidrólisis de la urea en amonio y bióxido de carbono. Existen varios métodos como: La Prueba Rápida de Ureasa en Gel (PRUG), la cual tiene una sensibilidad (S) de 90 a 95% en biopsia y en gel Agar de 90%, la Especificidad (E) de 92 a 98% cuando el paciente se encuentra en condiciones de aplicar la prueba. Un resultado negativo (-) no significa ausencia de la infección, debe compararse con estudio histológico para demostrar al Hp en la mucosa gástrica. Existe colorante específico para Hp: Wharting-Starry(W-S), que se utiliza cuando la bacteria no se descubre con hematoxilina y eosina (H y Eo), pero hay evidencia de inflamación. Si por S se define a la capacidad de una prueba de dar un resultado positivo (+) en todos los pacientes infectados con la bacteria, mientras que la E es la habilidad de dar negativo en todos los no infectados; se puntualiza la necesidad de tener un método de referencia que sea capaz de determinar aquellos individuos verdaderamente infectados. Desafortunadamente, los métodos que se emplean para el diagnóstico de infección por Hp en nuestro medio, no cumplen con estos criterios. Objetivo. Determinar la sensibilidad y especificidad de la PRUG para Hp en el Hospital General “José Ma. Morelos y Pavón” (HGJMMyP), del D.F., asociado a los reportes de las biopsias del mismo paciente dividido en dos grupos: los que se interpretaron a un solo nivel de corte, en un Hospital General con tinción de (H y EP) = grupo A, y los que se procesaron hasta tres niveles de corte, en medio privado con colorante de (W-S) = grupo B. Material. Estudio descriptivo, observacional, transversal y comparativo. De 1,153 estudios endoscópicos totales realizados del 1 de septiembre de 2009 al 31 de mayo de 2010, 603 fueron diagnósticos y se les ofreció la PRUG.

Criterios de inclusión: dos semanas previas al estudio no tomar antibióticos, inhibidores dela bomba de protones (IBP’s), antagonistas de los receptores H2 de histamina (ARH2), cualquier compuesto con bismuto. Sin antecedente reciente de sangrado de tubo digestivo alto ni cirugía gástrica o cualquier entidad que cause aclorhidria. De los 603, se incluyeron 307 pacientes que sí reunieron los requisitos. Los dos fragmentos se obtienen: región prepilórica y de la unión cuerpo/antro. Para el histológico: cinco biopsias antrales. Los parámetros histológicos fueron evaluados por medio de la clasificación revisada de Sidney para gastritis. Métodos. Se usarán medidas de tendencia central, la comparación de las proporciones mediante la prueba de Kappa o de Ji cuadrada (p) según convenga y se aplicará el intervalo de confianza (IC) en cada una de ellas. Resultados. De 603 pacientes, a 307 se les realizó la PRUG + biopsia de cinco segmentos de antro; 139 (45.3%) fueron positivos para la prueba a las 24 h. Relación entre femenino y masculino fue de 2.36:1. El rango de edad = 17 a 86 años, con una media de 50.92, mediana de 51.15 y moda de 48 (IC = 36.26-66.03). En el grupo A, el reporte histopatológico coincidió = 20.52% con la PRUG, la diferencia entra la prueba y la biopsia = 49.15%. Para el grupo B, el reporte histopatológico coincidió en 99.20% con la PRUG. La diferencia entre la prueba y la biopsia fue en 0.32%. La E del grupo A = 54.67% y S = 45.32 (valor de p = 0.060) con incidencia (I) de Hp = 0.104 y prevalencia (P) de = 0.25, mientras que en el grupo B, la E = 99.28% y S = 96.40% (valor de p = 0.40) con una I = 0.28 y P = 0.452. La segunda es mayor y se encuentra dentro de la expectativa: (E = 98.27%, S = 90.97%). Conclusiones. La PRUG es un procedimiento diagnóstico in vitro que estadísticamente tiene S y E elevada en pacientes con sospecha de Hp e inflamación gástrica comprobada con biopsia teñida con WS ya que sí tiene la habilidad para dar (-) en todos los pacientes no infectados y definir los que sí están infectados. Esta prueba se debe de ofrecer a pacientes que reúnan los criterios de inclusión.

69


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Imagen de banda estrecha (NBI) para valorar el patrón de la mucosa gástrica en pacientes con gastritis crónica 18 Autor: Dr. Diego César Díaz Gutiérrez. Coautores: Dres. Manrique MA, Chávez MA, Pérez VE, Álvarez CR, Pérez CT, García MA, Juárez VE.

Resumen Introducción. La magnificación endoscópica mediante imagen de banda estrecha (NBI), permite visualizar las características de la superficie en la mucosa gástrica, así como su patrón capilar. Actualmente es aceptado que la infección por Helicobacter pylori Hp es un factor predisponente para el desarrollo de úlcera péptica y cáncer gástrico. La gastritis activa, la atrofia severa de la mucosa gástrica y la metaplasia intestinal han mostrado ser factores de riesgo muy importantes para el desarrollo de cáncer gástrico. El sistema de NBI es una técnica endoscópica que permite valorar la estructura de la capa superficial de la mucosa gástrica. Objetivo. Investigar los patrones de mucosa gástrica empleando el sistema de cromoendoscopia digital (NBI) e identificar si existe alguna relación entre estos patrones y la infección por Hp como inductor de gastritis crónica. Material. Es un estudio prospectivo y transversal. Se estudiaron pacientes del servicio de endoscopia del Hospital Juárez de México de marzo de 2009 a junio de 2010, incluyendo a los pacientes referidos con diagnóstico de enfermedad ácido péptica (EAP), gastritis y con sospecha de cáncer gástrico. El equipo utilizado en este estudio fue un GIF-H180 (Sistemas Médicos de Olympus Co, Tokio, Japón). Métodos. Se realizó una panendoscopia con la luz blanca convencional para excluir lesiones gástricas evidentes y se tomaron fotografías de todo el estómago en un promedio de tres. Después del estudio inicial, encendimos la fuente de luz del sistema NBI y evaluamos la mucosa gástrica, adjuntan-

do el extremo distal del endoscopio a la pared gástrica para valorar el patrón mucoso y tomamos de dos a cuatro muestras histológicas del antro gástrico para el diagnóstico de Hp. Un resultado positivo en cualquiera de estas muestras se diagnosticó como infección por Hp. Resultados. La población de estudio fueron 210 pacientes. El promedio de edad (EM) de los pacientes fue de 56.5 años y la población de estudio consistió de 76 hombres y 134 mujeres. El Hp se encontró en 127 (60.4%) de los participantes. Después de la endoscopia, siete de los 210 pacientes fueron diagnosticados con enfermedad ulcerosa activa. Durante el procedimiento endoscópico, el patrón de la mucosa gástrica se evaluó de acuerdo con el sistema de la clasificación de Kimura-Takemoto, visualizando en todos los casos con el sistema de cromoendoscopia digital NBI. La prevalencia de los patrones de la mucosa en los 210 pacientes fueron: 86 (40.9%) normales, 23 (10.9%) tipo 1, 24 (11.4%) tipo 2, y 77 (36.6%) tipo 3. Se investigó la asociación endoscópica entre los patrones de mucosa y la infección por Hp. El Hp se encontró en 35% de los pacientes con el tipo 1, 96% con el tipo 2, y 73% con el tipo 3, mientras que 98% de los pacientes con el patrón normal fueron diagnosticados Hp negativos. Conclusiones. Nuestro estudio muestra la utilidad de la cromoendoscopia digital endoscópica con NBI, para valorar objetivamente condiciones patológicas de infección por Hp, ya que los tres patrones de mucosa valorados con el sistema NBI están estrechamente asociados con la presencia de esta bacteria. La sensibilidad y la especificidad es favorable para determinar la presencia o ausencia de Hp (72 y 95%, respectivamente), por lo cual recomendamos realizar tratamiento de erradicación para Hp y una estrecha vigilancia principalmente en los pacientes con el tipo 2 de los patrones de mucosa gástrica.

Detección de patología gástrica maligna y premaligna empleando luz convencional, NBI y cromoscopia 19 Autor: Dr. Alfredo Canto Cervera. Coautores: Dres. Cruz M, Gutiérrez A, Govea O, Martínez O.

Resumen Introducción. La endoscopia convencional con luz blanca deja pasar de forma inadvertida un gran número de lesiones benignas y malignas, lo cual puede mejorarse con métodos como la cromoscopia y la aplicación de NBI. La cromoscopia es la aplicación tópica de colorantes sobre un tejido, al momento de realizar la endoscopia en un intento de resaltar las características propias del tejido. El índigo carmín es un colorante de contraste, de color azul-verdoso, el cual se ha empleado principalmente en colon para aumentar la detección y/o diferenciar las neoplasias colorrectales. De la misma forma puede emplearse para la caracterización de los pólipos gástricos y otras lesiones planas, si bien no es tan bueno como el azul de metileno para identificar metaplasia intestinal. En años recientes apareció la posibilidad técnica de cromoendoscopia sin el empleo de colorantes, al emplear métodos novedosos como la tecnología de banda estrecha (NBI, por sus siglas en inglés), la cual permite lograr un contraste de los vasos sanguíneos de la superficie mucosa para identificar lesiones circunscritas, no evidentes durante una endoscopia con luz convencional. Objetivo. Comparar la sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y negativo, entre endoscopia con luz convencional, NBI y cromoscopia con índigo carmín, para identificar lesiones gástricas benignas, malignas y premalignas, empleando como estándar de oro al estudio histopatológico. Material. El grupo de estudio consistió en todos los pacientes referidos por primera vez a la consulta externa del servicio de endoscopia, por presentar sintomatología gástrica, y que no contaran con algún diagnóstico histopa-

70

tológico previo, con edades entre 30-70 años, a los cuales se les realizó endoscopia con luz convencional, NBI y cromoscopia, en busca de patología gástrica benigna, maligna y premaligna. Métodos. Se utilizó un endoscopio Olympus GIF-180 con una fuente de luz y procesador de imagen EVIS EXERA II. La cromoscopia se realizó con una solución de índigo carmín al 0.8%. A todos los pacientes se les realizó biopsias, para su estudio histopatológico. Se llevó un registro de cada paciente, con información demográfica como nombre, cédula, edad, sexo, motivo de envío, síntomas, hallazgos endoscópicos con luz convencional, NBI y cromoscopia, fotografías del procedimiento endoscópico, y finalmente el reporte histopatológico. Partiendo de este último se calculó sensibilidad y especificidad de cada uno de los métodos. Resultados. El grupo de estudio fue de 85 pacientes, en quienes la endoscopia con luz convencional presentó una sensibilidad (S) de 67% y una especificidad (E) de 78% para la detección de diversas patologías gástricas, mientras que al emplear NBI la S aumenta a 91%, al igual que la E 92%. Con la cromoscopia con índigo carmín se obtienen resultados similares que con el NBI con S 90%, E 89%. Los valores más bajos para la luz blanca fue en la detección de metaplasia intestinal con S y E de 38 y 63%, e infección por HP con S:46 y E:60%, mientras que con el NBI los valores para las mismas patologías fueron: S y E de 89 y 91% para metaplasia, y de 87 y 89% para detección de HP. La cromoscopia presentó una excelente S y E de 97 y 98% para la detección de pólipos y lesiones planas. Conclusiones. Al realizar una endoscopia con luz convencional hay un número significativo de patologías que no se detectan, pero que con la aplicación de NBI y/o cromoscopia con índigo carmín la posibilidad de ser evidenciadas aumenta de forma considerable.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Sensibilidad y especificidad de imagen en banda estrecha (NIB) en metaplasia intestinal gástrica 20 Autor: Dra. Flavia Hilario Castañeda. Coautores: Dres. Cruz M, Gutiérrez R.

Resumen Introducción. Se define la metaplasia intestinal como la presencia de epitelio similar al de la mucosa intestinal en un sitio diferente al intestino. La metaplasia intestinal en el estómago se encuentra asociada a gastritis crónica atrófica. En pacientes con infección por Helicobacter pylori encuentran prevalencias de atrofia gástrica de 50.7%. Histológicamente, se dividen los tipos de metaplasia según sus aspectos morfológicos. Completa o semejante al intestino delgado, o tipo I, y la incompleta o tipo II y III. La incidencia de la metaplasia intestinal en biopsias gástricas estudiadas por diversas causas ha sido entre 23 y 25%, siendo la de tipo completo más frecuente con 66% que la de tipo incompleto con 12%. El diagnóstico de metaplasia intestinal se realiza mediante estudio histopatológico. Un método endoscópico que nos ayuda al diagnóstico de metaplasia intestinal en estómago es la utilización del sistema de NBI. Este método nos permite la valoración en detalle de la superficie mucosa y su patrón vascular. Consiste en la utilización de un sistema de filtros que estrecha la longitud de onda de la luz emitida. Los filtros son de color rojo-verde-azul. Las longitudes de onda son de 500 nm, 445 nm y 415 nm, respectivamente. Objetivo. Determinar la sensibilidad y especificidad del NBI para metaplasia intestinal gástrica. Material. Recursos materiales: equipo Olympus GIF-180 con sistema NBI integrado. Recursos humanos: personal médico (endoscopia y patología), personal de enfermería, técnicos de Olympus. Métodos. Estudio observacional, prospectivo, transversal y comparativo, para evaluar el uso de NBI como prueba diagnóstica de metaplasia intestinal gástrica, comparándose con el resultado histopatológico. Se incluyeron pacientes derechohabientes que acudieron al servicio de Endoscopia

Gastrointestinal del Hospital Regional “Licenciado Adolfo López Mateos” (ISSSTE), mayores de 50 años y/o con sintomatología crónica de enfermedad ácido péptica, durante el periodo de noviembre de 2009 a mayo de 2010. Se realizó el procedimiento de panendoscopia con el equipo Olympus GIF-180, con sistema NBI integrado, mediante el cual se valoró el patrón mucoso superficial y vascular de la mucosa gástrica. Los pacientes que presentaron alteraciones de la mucosa gástrica y del patrón vascular se catalogaron como NBI positivos, y los pacientes sin alteraciones catalogaron como NBI negativos. Posteriormente se tomaron biopsias en cada paciente. Las biopsias de los pacientes NBI positivos fueron dirigidas. Se corroboraron los resultados de NBI con el resultado histopatológico, determinando la presencia o ausencia de metaplasia intestinal en estómago. Y se determinó sensibilidad y especificidad de la prueba, así como valor predictivo positivo (VPP) y valor predictivo negativo (VPN). Resultados. Fueron un total de 100 pacientes, 50 fueron NBI positivos y 50 NBI negativos. En todos ellos se corroboró su resultado histopatológico. De los 50 pacientes NBI (+), 37 de ellos tuvieron metaplasia intestinal en estómago y 13 pacientes tuvieron resultado histológico negativo para metaplasia intestinal. De los 50 pacientes NBI (-), 48 de ellos tuvieron resultado histológico negativo para metaplasia intestinal gástrica y dos de ellos tuvieron resultado histológico positivo para la misma. Se determinó sensibilidad del NBI, siendo de 94%, la especificidad: 78%; se determinó también el VPP, siendo de 74% y valor predictivo negativo VPN de 96%. Conclusiones. EL NBI es una prueba diagnóstica que tiene alta sensibilidad para metaplasia intestinal gástrica; sin embargo, tiene baja especificidad para la misma. El VPN es alto y el VPP es bajo, por lo cual se concluye que este sistema como prueba diagnóstica es útil para descartar metaplasia intestinal en estómago, pero no para detectarla.

Histacrilatos en várices gástricas 21 Autor: Dr. Cándido León Rojas. Coautores: Dres. León RC, Waller G, Reyes LC, Aguilar MG, Segura GE, Espinosa RP, Rivera PR, Millán ME.

Resumen Introducción. Las várices gástricas ocurren en 20% de los pacientes que padecen hipertensión portal. El riesgo de sangrado de várices fúndicas oscilan entre 55 a 78%, con una mortalidad global de 45%; el drenaje venoso principal, que motiva su oclusión, está determinada por la obstrucción de sus tributarias, hacia la vena frénica inferior y gastro-renal. Objetivo. Analizar la seguridad en el uso de histoacrilatos en el tratamiento de várices gástricas con sangrado reciente, con estandarización en la técnica de inyección y su régimen de uso, en el periodo de agosto de 2009 a junio de 2010. Material. Pacientes con hipertensión portal de diferentes causas, con presencia de várices gástricas sin tratamiento previo. Criterios de exclusión: tratamiento quirúrgico relacionado con manejo de hipertensión portal, desconexión porto ácigos o tratamiento médico con terlipresina u octreotide, aplicación de TIPS o derivaciones porto sistémicas. Técnica: preparar: jeringa de 3 cm con: 0.5 mL de histoacryl (Histoacryl B. Braun 2-octyl-cyanoacrylato) y de 0.5 a 0.8 de lipiodol, tres jeringas de 5 mL con agua bidestilada. Impregnar la aguja de escleroterapia calibre 20-21 gauge de marca comercial con lipiodol. Impregnar la punta del endoscopio con aceite mineral

para protegerlo, así como el canal de trabajo. Una vez localizada la várice, se aplica con jeringa de histoacryl (cyanoacrylato) y se inyecta con una velocidad moderada. Cambiar la jeringa por una de agua bidestilada e inyectar rápidamente, mientras el médico retira la aguja de la várice, repetir dos o tres veces más para lavar la aguja y volverla a utilizar (con el mismo paciente). La aplicación de histoacryl con lipiodol es un tratamiento seguro y eficaz. Demostró seguridad absoluta, tanto para el paciente como para el médico, así como la enfermera que lo aplica. Métodos. Estudio prospectivo en el que se valuó índice de hemostasia, las complicaciones relacionadas al procedimiento, el índice de resangrado libre-índice de sobrevida acumulada. Resultados. Se reportan en este artículo los primeros 19 casos manejados con éxito, seis hombres y 13 mujeres al azar, con edades entre 36 a 86 años, con una media de 57.1. Predominaron las várices gov1 y gov2 en cuanto a complicaciones; sólo un paciente cursó con estenosis esofágica. Se considera que el uso de histoacrylatos es seguro, sin mortalidad asociada hasta este momento. Conclusiones. El estudio plantea una técnica fácil, de bajo costo. La metodología de análisis es sencilla. El seguimiento es fácil, por ser un buen estudio prospectivo, las variables de riesgo como la bacteriemia, el dolor, la respuesta inflamatoria se pueden manipular de una manera casi completa.

71


Intestino delgado Enteroscopia monobalón experiencia inicial en la unidad de endoscopia del servico de gastroenterología del Hospital General de México OD 22 Autor: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán. Coautores: Dres. Corral A, García V, De Giau L, Cruz A, Ornelas E, Lujano L.

Resumen Introducción. El estudio de las enfermedades del intestino delgado ha tenido avances notables desde la introducción de la cápsula endoscópica en 2001 y el enteroscopio de doble balón en 2002; actualmente se consideran como los procedimientos de elección para el abordaje diagnóstico y terapéutico en este segmento intestinal. Con la introducción del enteroscopio monobalón, se agrega otro instrumento para el estudio del intestino delgado. Objetivo. Presentar la experiencia inicial con el uso del enteroscopio monobalón en nuestro Hospital. Material. Estudio prospectivo de serie de casos en que se incluyeron todos los pacientes para enteroscopia de febrero a junio de 2010. Los pacientes contaron con exámenes preoperatorios y en el caso de hemorragia de origen no determinado, estudios de panendoscopia y colonoscopia negativas. Se utilizó enteroscopio monobalón Olympus serie SIFQ 180, Unidad Insufladora Olympus OBCU, sobretubos ST-SBI. Métodos. Todos los casos fueron preparados con protocolo de día previo con dieta líquida y fosfato de sodio por vía oral en dos dosis; fueron sedados con propofol, fentanyl y midazolam bajo control por anestesiólogo y monitorización de oximetría digital. El acceso anterógrado, retrógrado o mixto dependió de la indicación específica de la enteroscopia. Resultados. En el periodo se estudiaron 13 pacientes, seis hombres y siete

mujeres, edad media de 52.44 años (+ 18.36 años). Las indicaciones incluyeron: hemorragia digestiva, 8 casos; mala absorción, 2 casos; síndrome de Peutz-Jeghers, 1 caso; anemia crónica, 1 caso; dolor crónico abdominal, 1 caso. En los casos de hemorragia se detectó la causa en seis pacientes: un caso con úlcera yeyunal y gastritis eosinofílica, un caso con ileitis hemorrágica, un caso con adenocarcinoma en cuarta porción duodenal, un caso con gastritis varioliforme, un caso con úlcera en cuarta porción duodenal relacionada a ingesta de antiinflamatorios no esteroideos, un caso con angiectasias en estómago, duodeno y yeyuno; en los dos casos restantes no se encontró causa alguna. Los dos casos de mala absorción correspondieron a enfermedad celiaca. En el caso de poliposis se detectaron ocho pólipos hamartomatosos, realizando polipectomía endoscópica de dos lesiones yeyunales mayores, de 10 y 15 mm, respectivamente. En el caso de anemia, se documentó enfermedad de Crohn de afectación yeyunal. En el caso de dolor crónico, se detecta compresión extrínseca yeyunal infranqueable, la laparotomía diagnosticó y trató tumoración GIST yeyunal. En los 12 casos se realizó acceso anterógrado, sólo en dos casos también se realizó acceso retrógrado. Conclusiones. El uso del enteroscopio monobalón es de utilidad pues, permite el estudio y tratamiento de la patología del intestino delgado, su operación es sencilla. Resultó determinante en el manejo los pacientes con hemorragia digestiva de origen no definido, en el caso de anemia crónica; resultó en el diagnóstico definitivo de los dos casos de enfermedad celiaca y en el de la neoplasia duodenal. Esta primera experiencia nos estimula a continuar en el aprendizaje de esta técnica de gran valor clínico.

Impacto de la cápsula endoscópica en el síndrome de nevo azul 23 Autor: Dr. José Luis Beristáin Hernández. Coautores: Dres. Dionicio AAR, Torres OM, Crisanto CBA, González AA, Rojano RME, López GS, Moreno PM.

Resumen Introducción. El síndrome del nevo azul es una enfermedad rara, caracterizada por lesiones cutáneas y malformaciones venosas gastrointestinales que llevan a hemorragia de tubo digestivo y anemia crónica. El uso de la cápsula endoscópica es una nueva técnica, no invasiva, de imagen endoscópica, que permite la localización y caracterización de estas lesiones en intestino delgado. Reportamos un nuevo caso de síndrome del nevo azul, estudiado con el uso de panendoscopia, colonoscopia y cápsula endoscópica en el que la paciente presentaba múltiples lesiones a nivel intestinal. Objetivo. Describir la experiencia clínica obtenida del estudio de una paciente con síndrome del nevo azul y su integración diagnóstica y terapeútica con el uso de panendoscopia, colonoscopia y cápsula endoscópica. Material. Paciente femenino de 22 años, con antecedentes de cirugía de resección de hemangiolinfangioma en pie derecho, en dos ocasiones, a los siete meses y a los 14 años. Transfusionales positivos en múltiples ocasiones, hasta 20 paquetes globulares en total. Su padecimiento actual con síndrome anémico, sangrado de tubo digestivo caracterizado por melena en cuatro ocasiones en 24 h. Acude a nuestro Instituto, donde se inicia resucitación, con infusión de soluciones cristaloides, monitorización y transfusión de dos paquetes globulares. De la exploración física es necesario recalcar la presencia de lesiones hiperpigmentadas, de tono azulado en dorso y palma de manos y el miembro pélvico derecho con aumento de volumen en pierna, respecto a miembro contralateral, así como lesiones hiperpigmentadas en dorso y planta de ambos pies, múltiples, diversos tamaños y color azul marino intenso. Hemoglobina de 9.4 gr/dL, hematocrito 29.8%, leucocitos 6,600, plaquetas 397,000, glucosa 82 mg/dL, creatinina 0.8 mg/dL.

72

Métodos. Se realiza nueva panendoscopia y colonoscopia, hallando nevos de 0.5 a 1 cm, de bordes bien delimitados, coloración azulada, en curvatura menor, por arriba de cisura angulares (2), en fondo gástrico (1) y en cara anterior de antro (1), sin evidencia de sangrado en este momento. Asimismo, se realiza colonoscopia con lesiones en transverso y sigmoides sin evidencia de sangrado. No se realiza manejo con láser de argón plasma por no encontrar un sangrado activo al momento de los estudios. Resultados. Se decide realizar cápsula endoscópica con hallazgo de múltiples lesiones compatibles con nevos azules, una de las cuales presenta estigmas de sangrado reciente. La paciente recibe manejo conservador, con remisión del sangrado y del síndrome anémico, sin mayor necesidad de transfusión sanguínea, siendo egresada a las 48 h a su domicilio. Conclusiones. Los nevos azules a nivel digestivo contienen canales venosos displásicos, con endotelio aplanado y paredes atenuadas de forma irregular, con músculo liso deficiente. Las presentaciones clínicas varían desde dolor abdominal, intususcepción, vólvulus, infarto o hemorragia de tubo digestivo. El diagnóstico se hace a partir del hallazgo de las lesiones cutáneas y posteriormente de los hallazgos a nivel digestivo. La cápsula endoscópica da una buena visión directa de la mucosa intestinal y ayuda a detectar lesiones que, de otra forma, no serían accesibles y, por tanto, ayudar al tratamiento angiográfico o en última instancia, quirúgico. Se recomienda un manejo conservador, dependiendo de la gravedad del sangrado. Se han usado con buena respuesta corticoesteroides e interferón para las malformaciones venosas. Dado que las lesiones son usualmente transmurales, la erradicación endoscópica segura no es posible debido a un alto riesgo de perforación. El manejo quirúgico con o sin endoscopia transoperatoria es el mejor tratamiento para aquellos pacientes con sangrados persistentes. Asimismo, se sugiere de forma ideal el uso de técnicas de cirugía endoscópica para aquellos pacientes en que se opte por terapia quirúgica.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Experiencia con el uso de la cápsula endoscópica "Mirocam" en el Centro Médico Dalinde de la Ciudad de México 24 Autor: Dr. Ángel Mario Zárate Guzmán. Coautores: Dres. García V, Alfaro L, Corral A, Membrillo A.

Resumen Introducción. El estudio de las enfermedades del intestino delgado ha tenido un gran avance desde 2001, con la introducción de la cápsula endoscópica “Given” y en 2002 con la llegada del enteroscopio de doble balón (Fujinon), con lo que se ha facilitado el estudio del intestino medio. Existen otras dos marcas de cápsula endoscópica de reciente aparición: “Mirocam” y “Olympus”, con diferente tecnología y con programas de revisión con modos para hemorragia y transmisión en vivo. Objetivo. Informar la primera experiencia en la utilización de cápsula endoscópica “Mirocam” en nuestro Hospital. Material. Se realizó un estudio prospectivo de serie de casos con indicación para cápsula endoscópica de diciembre de 2008 a mayo de 2009. Métodos. En casi todos los casos se contó con panendoscopia y colonoscopia. Se realizó preparación del intestino con protocolo de día previo con dieta líquida y administración de solución de polietilenglicol 3 L. Previa autorización informada del paciente, se instalaron las antenas detectoras en la pared anterior del abdomen según esquema recomendado por el fabricante. Se comprobó la transmisión a la unidad receptora y se administró la cápsula “Mirocam” con el paciente en ayuno de 8 h y en posición sentado. Se indica dieta blanda a las 6 h de la ingesta de la cápsula. Todas las grabadoras se retiran a las 11 h de iniciado el procedimiento para llevar a cabo su análisis; posteriormente se realizó la revisión del estudio con el programa más reciente, simultáneamente por dos endoscopistas y se tomó el tiempo de revisión de los estudios.

Resultados. Se estudiaron ocho pacientes, cinco mujeres y tres hombres; la indicación fue por hemorragia digestiva de origen no determinado en siete casos y probable tumoración yeyunal por tomografía en un caso. Hallazgos: se detectaron angioectasias en tres casos, en un estudio se encontró una estenosis por brida, la cápsula se ancló en ese sitio y se detectó falla, se dio una segunda y la desimpactó, en uno de los casos se comprobó el sitio exacto (íleon medio) de la hemorragia por encontrarse activa en ese momento, pero por la magnitud no se pudo determinar la etiología hasta que se operó al paciente. Seis cápsulas salieron en forma espontánea, en un mismo paciente se dieron dos cápsulas, por detección de falla técnica que en realidad no fue sino que se impactó en yeyuno proximal y en esta paciente se extrajeron las cápsulas por medio de colonoscopia. El tiempo promedio de grabación de las ocho cápsulas fue de 10 h 25 min. La calidad de las imágenes fue buena y en siete casos se obtuvieron imágenes de colon claras. La media del tiempo en revisión fue de 3 h 35 min máximo y 1 h 25 min como mínimo. Conclusiones. El desarrollo tecnológico continúa produciendo nuevos y mejorados dispositivos que ayudan al diagnóstico en situaciones de difícil diagnóstico; esta cápsula de reciente llegada a México ha resultado de utilidad en el manejo de nuestros pacientes; consideramos que se complementa con la enteroscopia de uno o dos balones para ofrecer una mejor alternativa de diagnóstico y eventualmente de tratamiento en casos seleccionados. El software es amigable y permite la revisión rápida en versión de hemorragia o revisión rápida e inclusive en tiempo real; el formato de localización de la cápsula es bastante preciso y el equipo de grabación no hace interferencia con equipos de monitoreo médico o marcapasos.

Eficacia diagnóstica de la cápsula endoscópica en hemorragia de origen oscuro 25 Autor: Dr. José Ricardo Rivera Pérez. Coautores: Dres. Waller GL, Reyes AM, Segura GE, Espinosa RP, Millán ME, León RC.

Resumen Introducción. La necesidad de tener el diagnóstico más exacto de la hemorragia del tubo digestivo ha sido el motor para el gran avance tecnológico y científico en esta materia. Una de las indicaciones frecuentes para realizar el estudio de la cápsula endoscópica (CE) es la hemorragia de tubo digestivo de origen oscuro, en aquellos pacientes que tienen evidencia de hemorragias recurrentes, pérdida hemática de tipo insidiosa y con análisis de sangre oculta en heces positivo. En estos pacientes cuando no se identifica el sitio de hemorragia, tras realizar endoscopia y colonoscopia, la CE es una herramienta de gran valor que nos ayuda a detectar el diagnóstico en sólo dos terceras partes de los casos. Objetivo. Evaluar en el Centro Médico Nacional "20 de Noviembre" del ISSSTE, del 1 de febrero de 2009 al 1 de mayo de 2010, la utilidad de la CE en pacientes con hemorragia gastrointestinal de origen oscuro. Material y método. El tipo de estudio es retrospectivo, longitudinal y transversal. Se revisaron los expedientes de los pacientes a quienes se les había realizado panendoscopia y colonoscopia previas, sin encontrar evidencia de la causa del descenso de la hemoglobina, por lo que se decidió utilizar cápsula endoscópica como un método diagnóstico más. Se realizó la preparación con polietilenglicol 3350, se administró la CE pillcam R SB con 180 cc de agua, se realizó análisis de la CE en el equipo de cómputo con el

software para pillcam por diferentes observadores, posteriormente se revisó el diagnóstico médico y se clasificaron los datos. Resultados. Del total de pacientes, 51 (100%), 20 fueron del género masculino (39.2%) y 31 del femenino (60.7%), la edad osciló entre los nueve y 75 años. Los diagnósticos encontrados con mayor frecuencia fueron los siguientes: cicatrices blanquecinas en 10 casos (19.6%) y úlceras longitudinales compatibles con enfermedad inflamatoria en cinco casos (9.8%), erosiones sangrantes en seis casos (11.7%), alteraciones vasculares en siete casos (13.7%), pólipos en tres casos (5.8%), tumores en cuatro casos (7.8%), hemangiomas en tres casos (5.8%), sangre digerida en dos casos (3.9%), en seis de los pacientes por mala preparación no fue posible emitir un diagnóstico (9.8%), en cinco pacientes no se encontró lesión alguna (3.9%). Del total de pacientes, 51 (100%), en 40 existe evidencia de probable hemorragia (80%), y de éstos, en 21 se identificaron datos de hemorragia franca (52.2%), en 17 se identificaron lesiones con sospecha de hemorragia (33.3%), y los 13 restantes (25.4%) sin argumentos para emitir un diagnóstico, pero que no necesariamente estaban sin hemorragia al momento del estudio. Conclusiones. Podemos decir que la CE tiene una sensibilidad de 72.41% y una especificidad de 22.72%. El valor predictivo positivo es de 55.26% y el valor predictivo negativo de 38.46%. En otras palabras, es una prueba diagnóstica capaz de identificar siete de cada 10 lesiones como probable causa de hemorragia, pero en dos únicamente se puede tener la certeza del sitio de hemorragia. La probabilidad real de que un paciente tenga hemorragia con imagen de sospecha con CE es de 55.26% y de que no la tenga es de 38.4%.

73


Colon y recto Evaluación endoscópica de la terapia biológica de la enfermedad inflamatoria intestinal 26 Autor: Dra. Fabiola Trejo Vázquez. Coautores: Dres. Vargas de la Llata RG, Vera BLR, Flores CDV, Carbajal EE, Salazar RJ.

Resumen Introducción. En la enfermedad inflamatoria intestinal la terapia biológica puede modificar su curso clínico, manifestado por clínica y endoscópica y no muy claramente por histología. Objetivo. Evaluar el impacto de sanación de la mucosa en el curso clínico y endoscópico de la enfermedad. Material y métodos. De marzo de 2005 a mayo de 2010 en el servicio de gastroenterología del Hospital General ISSSTE, Zacatecas, se realizó un estudio prospectivo observacional y descriptivo de una serie de casos. Se seleccionaron los pacientes (Pts) con diagnóstico de enfermedad inflamatoria intestinal por clínica, endoscopia e histología, con actividad clínica severa o moderada y actividad endoscópica moderada en los casos de colitis ulcerosa crónica inespecífica (CUCI) y grado III (estenosis) en los casos de enfermedad de Crohn (EC). Previo protocolo con PPD y tele de tórax, se inició infusión con Infliximab 300 mg a la semana 0, 2, 6, y posteriormente cada ocho semanas. Se revisaron los datos clínicos y demográficos de los pacientes, así como estudios de laboratorios y endoscopia con toma de biopsia al ingreso y a las 24 semanas de tratamiento. El grado de actividad fue medida con la escala de la Clínica Mayo, modificada para CUCI, y el índice de actividad de la enfermedad de Crohn (CDAI), al inicio y en cada sesión de tratamiento hasta el corte. Se utilizó la escala endoscópica de Baron para CUCI; (0 = normal, 1 = no hemorragia: anormal eritema leve, 2 = hemorragia moderada: sangrado al ligero contacto, 3 = hemorragia grave: sangrado espontáneo. Índice endoscópico de actividad en enfermedad de Crohn (IEAC); (I = microerosiones, II úlceras profundas, III pseudopólipos y/o estenosis). Se exclu-

yeron aquellos pacientes que se perdieron en el seguimiento y no firmaron carta de consentimiento informado y compartido. Resultados. Se incluyeron 19 pacientes en terapia biológica, cuatro se perdieron en el seguimiento, seis no iniciaron la terapia biológica por otras indicaciones, un paciente falleció a los cinco meses de tratamiento por tuberculosis peritoneal aun previo protocolo de escrutinio para tuberculosis por métodos convencionales. Se estudiaron ocho pacientes (M7:H1), promedio de edad 46.7 años (DS 11.7), promedio de años de diagnóstico 7.18 (DS 5.3), cuatro pacientes de CUCI con pancolitis, dos con afección de colon izquierdo, dos con afección segmentaria (estenosis). Promedio de meses de tratamiento 21 (DS 8.6), seis con CUCI y dos con EC, al inicio el promedio de actividad en la escala de la Clínica Mayo fue en CUCI de siete y al corte 1.5. La actividad endoscópica en CUCI al inicio Baron 2 (moderada) en los seis pacientes y al corte hubo remisión en la escala de Baron 0 (normal) en tres pacientes; en otros tres disminuyó la actividad a Baron 1 (leve). En EC la actividad al inicio fue de CDAI 209 puntos y al corte de 46 puntos. Actividad endoscópica en EC, los dos pacientes con IEAC III (estenosis de un 80% con actividad severa en ese sitio que no permite el paso del colonoscopio, sin datos clínicos de oclusión intestinal, al corte una paciente mejoró considerablemente el grado de estenosis de 80 a 30%, lo cual permitió completar el estudio colonoscópico hasta íleon terminal; en otra paciente el grado de inflamación remitió a actividad leve pero la estenosis aún continúa. Histológicamente hubo remisión en cuatro pacientes (tres de CUCI y uno de EC), tres pacientes continúan con actividad leve y uno con EC reporta cambios displásicos leves en sitio de estenosis que ha estado en vigilancia con colonoscopias cada seis meses, aún sin lograr franquear la estenosis. Conclusiones. La terapia biológica modifica el curso clínico y endoscópico de la enfermedad, con una evolución satisfactoria hacia la remisión total o parcial.

Hallazgos endoscópicos en estudios colonoscópicos realizados en el HR 1° de Octubre del ISSSTE 27 Autor: Dr. Aben Ishaq Rosas Quiróz.

Resumen Introducción. El examen endoscópico del colon fue introducido en la rutina de la práctica endoscópica en los inicios de los años setenta, desde entonces la colonoscopia ha sufrido cambios importantes en cuanto al diseño del equipo y la técnica. En México, la primera colonoscopia se realizó en el año 1971 en el Hospital Juárez de la SSA. Objetivo. Mostrar los hallazgos colonoscópicos en el servicio de endoscopia en un periodo de 12 meses; conocer las indicaciones y diagnósticos más frecuentes en nuestro medio, así como analizar las patologías encontradas. Material. Se realizó estudio prospectivo, descriptivo, observacional y analítico en el periodo del 1 enero al 31 de diciembre de 2008 a quienes se realizó colonoscopia. Criterios de inclusión: pacientes que acudieron al servicio con preparación intestinal previa, realizándose estudio endoscópico, con consentimiento informado. Criterios de exclusión: contraindicación absoluta para colonoscopia. Criterios de eliminación: falta de reporte endoscópico. Se calcularon las medidas de tendencia central y dispersión. Para variables cualitativas (sexo, diagnóstico, causas) fueron manejadas mediante proporciones. Todos los estudios se realizaron con el paciente en decúbito lateral izquierdo y bajo sedación intravenosa. Métodos. Se realizó estudio prospectivo, descriptivo, observacional y analítico en el periodo del 1 enero al 31 de diciembre de 2008, a quienes se realizó

74

colonoscopia. Criterios de inclusión: pacientes que acudieron al servicio con preparación intestinal previa realizándose estudio endoscópico, con consentimiento informado. Criterios de exclusión: contraindicación absoluta para colonoscopia. Criterios de eliminación: falta de reporte endoscópico. Se calcularon las medidas de tendencia central y dispersión. Para variables cualitativas (sexo, diagnóstico, causas) fueron manejadas mediante proporciones. Todos los estudios se realizaron con el paciente en decúbito lateral izquierdo y bajo sedación intravenosa. Resultados. Fueron 424 colonoscopias realizadas en un periodo de 12 meses, 40.09% (170) fueron hombres y 59.90% (254) mujeres, edad media 50.5 años (margen 10 a 91 años). De los estudios colonoscópicos, 264 se realizó en personas mayores de 50 años, es decir, 62.26%, con una elevación máxima en la quinta década de la vida. Se consideraron colonoscopias completas cuando se llegó al ciego, lo que se logró en 394 (92.9%), en 30 (7.07%) no se terminó el estudio por mala preparación. Conclusiones. Las indicaciones de la colonoscopia están ya escritas en la literatura mundial, y concuerdan con nuestros resultados, además de que se observa que los pacientes mayores de 50 años con síntomas o signos rectocolónicos requieren de dicho estudio, debido a la mayor frecuencia de enfermedades intestinales a partir de esta edad. En nuestro medio, el diagnóstico clínico más frecuente por el que se solicita colonoscopia es sangrado de tubo digestivo bajo.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Prevalencia de pólipos colónicos diagnosticados por colonoscopia: características endoscópicas e histológicas 28 Autor: Dr. Waldo Hernández Pacheco. Coautores: Dres. Trujillo OE, Altamirano GAA, Torres RD, Méndez MR, Maroun MR, Gómez G.

Resumen Introducción. Existe evidencia indirecta de que la mayoría de los cánceres colorrectales se desarrollan a partir de pólipos adenomatosos. La colonoscopia es el método diagnóstico de preferencia para evaluar de manera completa la mucosa de colon, la detección y resección de pólipos. Objetivo. Determinar la prevalencia y características endoscópicas de los pólipos colónicos diagnosticados por colonoscopia. Material. Se estudiaron los reportes endoscópicos e histológicos de pacientes en quienes se diagnosticó la presencia de pólipos colónicos mediante colonoscopia. Métodos. Se analizaron la localización del pólipo, su tamaño, forma y variedad histológica, además del sexo, la edad y el índice de masa corporal (IMC) de los pacientes. Se utilizó estadística descriptiva, las diferencias entre los valores se evaluaron con las pruebas T de Student, y chi2. Resultados. Se estudiaron los reportes de 279 colonoscopias realizadas entre

2008 y 2010. Fueron 122 hombres (43.7%) y 157 mujeres (56.3%), la edad promedio fue de 53.5 años (rango 16 a 94), el IMC promedio fue 25.4 (rango 13.3 a 38.9). Los diagnósticos clínicos más comunes fueron: hemorragia de tubo digestivo bajo, colitis ulcerativa crónica inespecífica y sospecha de neoplasias. Por endoscopia, 42 lesiones fueron sospechosas de pólipos (15.1%). Mediante estudio histológico se confirmaron 29 pólipos (10.4%). La localización más frecuente fue rectosigmoides 35.6%, seguido por colon descendente 31.1%, el tipo sésil fue el más común 71.4%. El tamaño promedio fue 0.8 cm (rango 0.3 a 3.5). El pólipo inflamatorio fue la variante más común 26.2%, seguido por el adenoma tubular 23.8%. No hubo diferencias significativa en la prevalencia de pólipos por sexo: masculino 9.8% vs. femenino 10.8% (p = 0.7), en la edad de los pacientes con pólipos o sin ellos 52.7 vs. 53.2 años, respectivamente (p = 0.8) ni en el IMC 25.9 vs. 25.3 kg/m2, respectivamente (p = 0.5). Conclusiones. La prevalencia de pólipos en esta serie, así como su localización y variante histológica, no difiere de lo reportado en otros estudios. En esta serie la edad, el sexo y el IMC no parecen influir sobre la prevalencia de los pólipos.

Uso y abuso de la colonoscopia en la consulta de gastroenterología 29 Autor: Dra. Rocío Rubio Gutiérrez.

Resumen Introducción. La colonoscopia es un método diagnóstico y terapéutico de vital importancia en el estudio de los padecimientos gastrointestinales. Debido a que su uso no está exento de riesgos, se requiere una selección adecuada de los pacientes a quienes se les realice, así como un uso justificado, tomando en cuenta que se trata de un estudio complementario a los datos clínicos y no como un estudio de rutina en la consulta de gastroenterología. Objetivo. Demostrar el abuso en la indicación de colonoscopia en la consulta de gastroenterología. Material y métodos. Se revisó la información electrónica de los estudios colonoscópicos realizados en el servicio de endoscopia gastrointestinal del Hospital Dr. Fernando Quiróz Gutiérrez del ISSSTE, de marzo de 2009 a marzo de 2010. Resultados. 204 pacientes fueron sometidos a colonoscopia de marzo de 2009 a marzo de 2010, 96% de los pacientes fueron enviados a través de la

consulta externa de gastroenterología, 2% del total de pacientes fueron enviados por el servicio de medicina interna, 1% de éstos fueron enviados por el servicio de urgencias, y el 1% restante los envió el servicio de coloproctología. La indicación más frecuente para la realización de dichos estudios fue dolor abdominal en 98% de los casos, 1% fue por síntomas anorrectales y otro 1% por diarrea crónica. El 96% de los estudios realizados fueron reportados como normales, en 3% se identificó la presencia de una enfermedad diverticular y en 1% de los casos se identificaron enfermedades anorrectales. Conclusiones. No está justificado el uso de la colonoscopia como método diagnóstico en la consulta de primer contacto, se abusa de su utilización ya que en la mayoría de los casos ésta es reportada como normal. Es solicitada sin tomar en cuenta el riesgo que conlleva someter al paciente a un procedimiento anestésico, así como su complicación en relación con la perforación del colon. Debe realizarse una valoración que justifique el riesgo-beneficio en la utilización de la colonoscopia como método complementario a la clínica.

75


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Prevalencia de colitis microscópica en pacientes con diarrea crónica del Hospital Juárez de México, SSA 30 Autor: Dr. Eumir Israel Juárez Valdés. Coautores: Dres. Antonio M, Chávez M, Pérez E, Pérez T, Álvarez R, García A, Díaz D, Alejo O, Bellacetin O, Santamaría R.

Resumen Introducción. La diarrea crónica se reporta en 4-5% de la población occidental. La colitis microscópica ha emergido como una causa de diarrea crónica en adultos mayores (mujeres). Se caracteriza clínicamente por diarrea líquida crónica y un estudio de colonoscopia macroscópicamente normal, mientras que al examen microscópico revela cambios histopatológicos. La colitis microscópica abarca dos entidades, la colitis colagenosa que fue descrita por primera vez en 1976, y la colitis linfocítica que fue descrita por primera vez en 1989; no tienen diferencia clínica alguna, pero sí histopatológica. La colitis microscópica es causa de 10 a 20% de los casos de diarrea crónica. La colitis colagenosa se da más en mujeres de mediana edad (pico 65 años), tiene una relación hombre-mujer 1:7. La colitis linfocítica también es más frecuente en mujeres (pico 65 años); sin embargo, la relación hombre-mujer de 1:2-3. La colitis colagenosa se caracteriza por: engrosamiento de la capa de colágeno subepitelial; la capa de colágena es mayor o igual a 10 micrómetros más prominente en colon ascendente y transverso. Pueden estar ausentes en sigmoides y recto; inflamación crónica mononuclear en la lámina propia; aumento ocasional de número de linfocitos intraepiteliales. La colitis linfocítica se caracteriza por: aumento de linfocitos intraepiteliales mayor o igual a 20/100 células de superficie epitelial; daño de las células epiteliales e infiltración de linfocitos y células plasmáticas en la lámina propia.

Objetivo. Establecer la prevalencia de colitis microscópica en pacientes mexicanos con diarrea crónica. Material. Se realizó un estudio retrospectivo parcial, transversal, observacional y descriptivo, en el que se incluyeron a todos los pacientes que acudieron al servicio de endoscopia con diagnóstico de diarrea crónica para colonoscopia, con diagnóstico endoscópico normal de enero de 2008 a junio de 2010. Métodos. Todos los pacientes tenían consentimiento informado, dieta exenta de residuo 48 h previas al estudio, ayuno de 8 h y preparación de colon con fosfosoda (dos dosis con intervalo de 2 h y abundantes líquidos entre las tomas) o polietilenglicol (250 mL cada 15 min durante 4 h), bajo sedación y monitoreo continuo, se realizó colonoscopia con toma de biopsias de cada segmento en los cuatro cuadrantes. Después de su estudio histopatológico y de recopilación de resultados se realizó análisis de frecuencias y porcentajes. Resultados. Se obtuvieron 87 pacientes en un periodo de enero de 2008 a junio de 2010, 29 hombres (33.3%) y 58 mujeres (66.6%), con una edad promedio de 58.5%, con una edad mayor de 83 años y una menor de 19 años. Seis de los 87 pacientes tuvieron colitis microscópica (6.8%), dos hombres con colitis linfocítica (2%) y cuatro mujeres con colitis colágenosa (4.6%). Conclusiones. La colitis microscópica afecta con mayor frecuencia a pacientes europeos y en 40% de los casos está relacionada con enfermedad celiaca; la prevalencia de colitis microscópica en nuestro grupo de estudio es similar a la reportada en la literatura, por tanto, es un diagnóstico que debe considerarse en todo paciente mexicano con diarrea crónica y colonoscopia macroscópicamente normal.

Diagnóstico por endoscopia de la patología infecciosa oportunista 31 Autor: Dr. Alan Roberto García Marín. Coautores: Dres. Manrique MA, Chávez García MA, Álvarez Castelló R, Pérez Valle E, Pérez Corona T.

Resumen Introducción. Los padecimientos del tubo digestivo frecuentemente complican la infección por VIH, siendo desencadenantes del desarrollo del SIDA; dentro de esos padecimientos se incluyen la infección por agentes oportunistas, donde cobran importancia por su frecuencia la candidiasis y citomegalovirus, los cuales coinciden en su presentación con la severidad del grado de inmunosupresión del paciente seropositivo, por lo que se ha establecido que un recuento de linfocitos CD4+ menor a 200 cel/mL, es un marcador significativo de alto riesgo para infección por oportunistas. Objetivo. Estudio de tipo retrospectivo parcial, observacional, transversal intenta poner de manifiesto la experiencia de la Unidad de Endoscopia del Hospital Juárez de México en el abordaje diagnóstico de la patología por oportunistas a nivel del tubo digestivo superior, en los pacientes portadores de VIH-SIDA. Material. Revisión de todos los estudios que con base en este diagnóstico fueron solicitados desde el 1 de enero de 2006 hasta el 31 de mayo de 2010, estableciendo en nuestro estudio diversas variables a considerar, como edad, sexo, sintomatología, diagnóstico y hallazgos endoscópicos, grado de inmunosupresión por recuento de linfocitos T CD4+. Métodos. Recolección de datos y concentrado en hoja de Excel, aplicación de medidas de tendencia central. Resultados. Se revisaron 12,693 reportes endoscópicos, de los cuales 81 (0.63%) correspondieron a endoscopias del tubo digestivo superior en pacientes portadores de VIH-SIDA; dichos pacientes presentaron una distribución por edad de 20 a 65 años, sexo masculino con 65 (80.2%) casos, mientras que 16 (19.8%) fueron para el sexo femenino. Las manifestaciones

76

clínicas consideradas para la solicitud del estudio fueron: disfagia 43 casos (53%), odinofagia nueve casos (11%), sangrado de tubo digestivo 14 (18%), diarrea 11 (14%) y dolor epigástrico nueve casos (11%). Grado de inmunodepresión por déficit de linfocitos T CD4+, éstos se clasificaron aleatoriamente en tres grupos: grupo 1 (> 200 cel mm3) (cinco pacientes), grupo 2 (> 100 - < 200 cel mm3) (65 pacientes), grupo 3 (< 100 cel mm3) (11pacientes). Se presentaron 38 casos de esofagitis infecciosa, correspondiendo por etiología principalmente a candidiasis esofágica la mayor frecuencia con 25 casos (67%), los cuales según la clasificación de Kodsi se distribuyeron en grado I, seis casos (24%), grado II, 11 casos (44%), grado III, cinco casos (20%), grado IV, tres casos (12%); citomegalovirus con 12 casos (31.5%), los cuales en grado de severidad fueron divididos en tres grupos: leves, aquellos que presentaron sólo cambios inflamatorios superficiales de la mucosa; moderados, los que se asociaron a cambios inflamatorios y ulceración super ficial de la mucosa; y severos, en los que se presentaron esfacelamiento de la mucosa; encontrando una distribución de la siguiente manera: leve, cuatro (33.3%), moderado, dos (16.6%), severo, seis (50.1%). Conclusiones. El presente estudio nos demuestra que es factible realizar el diagnóstico de patología infecciosa oportunista en pacientes portadores de VIH-SIDA, mediante los métodos convencionales en endoscopia, siendo importante resaltar que la afección por IO en nuestra institución correspondió a las tasas reportadas en la literatura, por área de afección, lo cual en hospitales como el centro de estudio pudiese verse reflejado en la administración de los recursos, priorizando en los casos de disfagia asociada o no a candidiasis esofágica el uso de terapéutica empírica primaria. Asimismo, se correlaciona adecuadamente la presencia de IO al nivel de detección de linfocitos T CD4+, donde pudimos constatar la predominancia en un recuento por debajo de 200 células y en el particular de la afección por citomegalovirus por debajo de 100 células en todos sus estadios.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Prevalencia y factores de riesgo de adenomas y pólipos serratos resecados durante colonoscopia en el Hospital Central Militar 32 Autor: Dra. Martha Santiago Torres. Coautores: Dres. Reyes A, Rodríguez C, Almazán F, Bentura E.

Resumen Introducción. En México en el 2007 el cáncer colorrectal (CCR) fue la séptima causa de muerte para hombres y la novena para mujeres. El 85-95% del CCR se origina de adenomas y en menor proporción de los pólipos serratos. La importancia de los adenomas es su relación directa con el CCR a través de una serie de mutaciones genéticas y deleciones cromosómicas que involucran genes supresores de tumores (genes APC y p53) y factores carcinogénicos ambientales. Actualmente se estudia la relación de los pólipos hiperplásicos con el CCR a través de una genética molecular de carcinogénesis diferente que involucra oncogenes (BRAF y K-ras) y que da origen a los pólipos serratos con potencial de progresar a adenoma serrato y adenocarcinoma. Los factores de riesgo para pólipos hiperplásicos y serratos son los mismos que para adenoma y adenocarcinoma. Objetivo. Determinar la prevalencia de pólipos serratos y adenomas colorrectales; secundarios: determinar la prevalencia de los factores de riesgo, analizar variables clínico-demográficas de los pacientes con pólipo(s) colorrectal(es) [PCRs], determinar la localización y tipo histológico de los PCRs. Material. Tres endoscopistas y un patólogo. Colonoscopio Olympus 180 Exera II. Metodos. Estudio observacional, prospectivo y transversal del 1 de octubre de 2008 al 27 de octubre de 2009. Se realizaron 479 colonoscopias a pacientes adultos y se les aplicó un cuestionario para recabar variables clínicodemográficas y factores de riesgo para CCR;, de éstos se incluyeron a 83 pacientes (n) mayores de 18 años de ambos sexos con criterio de inclusión de detección de pólipos colorrectales (PCRs) durante colonoscopia. No se incluyeron pacientes pediátricos, con CCR, poliposis familiar o contraindicación para colonoscopia. Se excluyeron dos pacientes en los que no se obtuvo el reporte histopatológico por haberse remitido la biopsia a otra institu-

ción. Se realizó estadística descriptiva de prevalencias para las diferentes variables cualitativas clínico-demográficas y factores de riesgo. Resultados. La prevalencia de pacientes con pólipos colorrectales fue de 17.32% (n = 83), con edad media de 60.83 años, semejante a lo reportado en la literatura mundial. Los adenomas fueron el tipo más frecuente (39.75%), 10.84% correspondió a pólipos hiperplásicos y en 30.12% no se observó pólipo, sólo colitis crónica inespecífica. La prevalencia para los diferentes tipos de adenomas fue 81% para el tubular, 12% para el tubulovilloso, 3% para el villoso y 3% para adenoma avanzado. La localización de los PCRs fue de 54.4% en recto-sigmoides, 13.2% descendente, 10.8% transverso y 20.4% en colon derecho. Veintiocho pacientes presentaron tumores colorrectales, 42.8% fueron adenocarcinomas. La prevalencia de PCRs en conjunto con tumores es de 23.18%, que representa casi una cuarta parte de los pacientes adultos a los que se les realizó colonoscopia (479). La presencia de tres o más factores de riesgo fue de 22.2% en pacientes con pólipos hiperplásicos, de 36.36% en pacientes con adenomas y de 41.66% en pacientes con adenocarcinoma, siendo la obesidad, el tabaquismo y el etilismo los principales. La indicación más frecuente para colonoscopia (25%) fue sangrado de tubo digestivo, seguida por tamizaje para CCR, diarrea crónica, anemia y síndrome consuntivo. Los diagnósticos endoscópicos más frecuentes fueron: mucosa colónica normal (38%), enfermedad diverticular y pólipos colorrectales. No se detectaron pólipos serratos. Conclusiones. El CCR es una de las principales causas de mortalidad en nuestro país; las estrategias para su control están dirigidas a la detección y retiro de lesiones precursoras, como son el adenoma avanzado, los adenomas, los pólipos serratos y el adenocarcinoma en etapa temprana. Las líneas de investigación sobre pólipos serratos deben continuar, ya que no se conocen por completo los mecanismos para su progresión a adenocarcinoma. La medicina preventiva debe dirigir sus esfuerzos a evitar los factores de riesgo para el desarrollo de pólipos y cáncer colorrectales.

Lesiones planas de colon. Frecuencia y características descriptivas endoscópicas en población mexicana 33 Autor: Dr. Jorge Eduardo Muñoz Méndez. Coautores: Dres. Barreto R, Torres D, Elizondo J, Zepeda S.

Resumen Introducción. Las lesiones planas del colon son definidas endoscópicamente como aquellas lesiones no exofíticas, planas y/o deprimidas de la mucosa cuya altura es menor a la mitad del diámetro de la lesión. En la literatura universal se informa una baja frecuencia, en México se desconoce con precisión, estudios previos la mencionan como de menos de 10% y se cree que esto es porque no se reconocen como tales, o porque en realidad no son tan frecuentes. Objetivo. Nuestro objetivo fue realizar un estudio retrospectivo y transversal para determinar la frecuencia de las lesiones polipoides en colon, especialmente las planas, en población mexicana. Material. Se revisaron de forma retrospectiva y transversal las colonoscopias realizadas en el Departamento de Endoscopia del INCMNSZ, en el periodo comprendido de enero de 2002 a diciembre de 2009, que hayan registrado la presencia de pólipos; incluyendo lesiones planas, analizando de ellas las características morfológicas, uso de cromoendoscopia y aspectos demográficos (número de lesiones, tamaño, localización, lesiones acompañantes, además de género y edad de los pacientes).

Métodos. Análisis estadístico descriptivo. Resultados. En los 890 casos revisados, se encontró una incidencia de lesiones planas de 4%, de éstas, la localización más frecuente fue en colon ascendente (21.1%), seguida de flexura hepática (18.4%) y ciego (15.8%), contrastando con los pólipos sésiles, los cuales presentan como ubicación principal el recto, en 23.1% de los casos y los pediculados en sigmoides en 25%. De las lesiones planas, se documentó reporte histopatológico de 36, tratándose en su mayoría de adenomas tubulares (52.8%), a su vez, de éstas sólo 10.35% (dos casos) presentó displasia de alto grado; ocupando el segundo lugar se encuentran los pólipos hiperplásicos en 16.7% y destaca como hallazgo único la presencia de un caso de adenocarcinoma moderadamente diferenciado. Es importante resaltar que las lesione planas tuvieron un tamaño promedio mayor con respecto a las lesiones sésiles o pediculadas (1.23 vs. 0.55 cm). Respecto al género no se observó predominio en ninguno y en cuanto al grupo de edad, 26% de los pacientes con lesiones planas ocupaban entre los 46 a 55 años. Conclusiones. En la presente evaluación de 890 colonoscopias, que reportaron la presencia de pólipos, efectuadas en el Departamento de Endoscopia Gastrointestinal, se detectó una menor frecuencia de lesiones planas, comparando con otras series. También se observó que este tipo de pólipos presentan mayor tamaño en promedio, con respecto a los sésiles y pediculados.

77


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Rendimiento diagnóstico e impacto en el manejo de la maniobra de retroflexión a nivel rectal durante la colonoscopia 34 Autor: Dr. Félix Ignacio Téllez Ávila. Coautores: Dres. Barreto ZR, López Arce AG, Barahona GJ, Camacho EJ, Ramírez LM, Zepeda GS, Elizondo RJ, Valdovinos AF.

Resumen Introducción. La retroflexión en el recto durante la colonoscopia es realizada de manera tradicional en todos los pacientes como la maniobra para terminar un examen completo del colon, independientemente de que existan alteraciones en la visión frontal con el equipo de colonoscopia. Existen reportes de complicaciones, como perforación, y a pesar de que se trata de una complicación rara (0.1 por 1,000) la morbilidad es grave. Existen autores que cuestionan la utilidad de la retroflexión. Objetivo. Evaluar el rendimiento diagnóstico e impacto terapéutico de la retroflexión a nivel rectal durante la colonoscopia en relación con la visión frontal. Material. Se trata de un estudio con dos centros participantes, pacientes sometidos a colonoscopia por cualquier indicación en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán" (INCMNSZ), ciudad de México, y en el Hospital General San Juan de Dios (HGSJD), ciudad de Guatemala, en el periodo de enero de 2010 a febrero de 2011 y que otorguen consentimiento informado. Métodos. La colonoscopia se llevará a cabo bajo sedación consciente por una persona con curva de aprendizaje superada. La colonoscopia se llevará a cabo con equipos estándar (CFQ 100-160L Olympus, USA). Inicialmente después de la visión frontal se emitirá un juicio diagnóstico en relación con la zona rectal, el cual será asentado. De manera posterior, y ya teniendo capturada la impresión diagnóstica de la visión frontal, se realizará la retroflexión y se emitirá una impresión diagnóstica que será documentada en un apartado diferente. La captura de los datos será realizada por una persona diferente a la que lleve a cabo el estudio de colonoscopia.

78

Resultados. Se han incluido 577 pacientes; 355 (61.5%) mujeres. La edad media DE fue de 58.4 ± 15.4 años. En el centro número uno (INCMNSZ) se llevaron a cabo 416 (72.1%) estudios y en el centro número 2 (HGSJD) se realizaron 161 (27.9%) procedimientos. Al realizar la visión frontal se evidenció patología en 44 (7.6%) pacientes: hemorroides internas en 29 (65.9%), hemorroides externas en seis (13.6%), telangiectasias en cinco (11.4%), pólipos en dos (4.5%) y cáncer rectal en dos (4.5%) pacientes. En el caso de la retroflexión se encontró patología en 91 (15.9%) pacientes: hemorroides internas en 76 (83.5%), pólipos en nueve (10%) telangiectasias en tres (3.3%), cáncer colorrectal en dos (2.2%) y lesión plana en uno (1.1%). Con el resultado de la retroflexión existió algún cambio en 66 (11.4%) pacientes, las ganancias en el diagnóstico fueron: 41 casos de hemorroides, siete de pólipos, una de lesión plana. Los cambios en el diagnóstico fueron en dos casos de telangiectasias y 15 casos de hemorroides. Al dividir los pacientes de acuerdo con el centro de procedencia, en el centro número 1 los casos con cambio en el diagnóstico posterior a la retroflexión fue en 51 (12.2%) casos y en 15 (9.3%) pacientes en el centro número 2. No existió diferencia significativa desde el punto de vista estadístico en estos porcentajes (P = 0.38). La retroflexión impactó en el tipo de tratamiento en 10 casos: siete pólipos y una lesión plana y en dos casos de pacientes diagnosticados con la visión frontal como telangiectasias y que al momento de la retroflexión no se corroboró. Complicaciones: una complicación menor: una laceración de la mucosa (sin perforación), con escasa hemorragia y que no requirió de tratamiento endoscópico o quirúrgico. Conclusiones. Debido a la escasa cantidad de eventos adversos, desde nuestro punto de vista la maniobra de retroflexión parece justificarse además de la posibilidad de documentar lesiones no detectadas por la visión frontal que requieren de tratamiento endoscópico.


Vías biliares y páncreas Resultados de la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) en coledocolitiasis 35 Autor: Dr. Carlos Alonso.

Resumen Introducción. Se sabe que 5-10% de la población general es portadora de colelitiasis y que hasta 10-15% de los pacientes operados de colecistectomia son portadores de coledocolitiasis. El manejo quirúrgico de la coledocolitiasis residual alcanza un éxito de 85-90%, con morbilidad de 5-15% y mortalidad esperable de 2%. La CPRE terapéutica se emplea desde 1973 y actualmente sabemos que su éxito terapéutico para coledocolitiasis es de hasta 95-98%, con una morbilidad promedio de 10% y una mortalidad esperable de 1%. Objetivo. Determinar la efectividad, así como las complicaciones de la CPRE terapéutica por coledocolitiasis en nuestra unidad de endoscopia. Material. De los pacientes que se les efectuó CPRE entre el 1 de enero de 2004 al 31 de mayo de 2010, se seleccionaron aquellos donde el diagnóstico final fuera de coledocolitiais. Los criterios de inclusión fueron: diagnóstico inequívoco de coledocolitiasis; efectividad en el seguimiento final o por lo menos a 15 días pos-CPRE. Los criterios de exclusión fueron: Dx dudoso de coledocolitiasis; coexistensia con neoplasia biliopancreática; falta de certeza en el seguimiento; contraindicación del procedimiento por inestabilidad hemodinámica; se definió como éxito cuando se logró retirar los cálculos de la vía biliar. La morbilidad se calculó con las siguientes definiciones: pancreatitis: dolor abdominal persistente por mas de 24 h pos-CPRE, que requiere analgesia IV y que se asocia con elevación de la amilasa sérica tres veces arriba del valor normal. Su gravedad se clasificó de acuerdo con Coton; perforación: evidencia radiológica y/o endoscópica de la pérdida de la continuidad gástrica, duodenal o biliar; sangrado: hemorragia que no autolimitada durante el procedimiento que requirió hemostasia endoscópica o baja de Hb 3 g en el pos-CPRE, sin otra causa probable; colangitis: escalofríos y fiebre de +38 GC en el pos-CPRE o evidencia clínica de sepsis pos-CPRE sin otra causa que lo explicara; colecistitis pos-CPRE: cuadro clíni-

co de colecistitis dentro de las primeras 24 h de haberse realizado la CPRE en paciente asintomática; por último, se determinó la mortalidad. Métodos. El presente estudio fue prospectivo, descriptivo y observacional. Los parámetros cuantitativos fueron analizados calculando la media y el valor estándar. Los cualitativos se emplearon proporciones. Resultados. Se realizaron 325 estudios de CPRE, de éstos, 135 pacientes fueron portadores de coledocolitiasis. Se efectuaron 158 procedimientos. Población predominantemente del sexo femenino, 74.81% (101 vs. 34), con edad promedio de 50.3 años (16-86 años). En 16 pacientes, el estudio se repitió en dos ocasiones, y en tres se repitió en tres ocasiones. En 129 pacientes, la CPRE terapéutica se consideró exitosa (95.55%). De éstos, 97 fueron Schultz I y 13 Schultz 2. En seis pacientes no se pudieron retirar los cálculos de la vía biliar (4.44%), cuatro pertenecía al Grupo 2 de Schultz (83.3%) y en uno de ellos coexistió una estenosis benigna asociada que impidió retirar el lito existente. Cinco pacientes se complicaron (3.7%), dos con pancreatitis, un paciente requirió hemotransfusión (una nueva endoscopia no reveló estigmas de sangrado del ampolla de Vater); un paciente desarrolló sepsis y falleció al cuarto día de habérsele efectuado el drenaje parcial de “lodo biliar”. Tuvimos un caso de perforación duodenal en un paciente con antecedente de cirugía duodenal. Dos pacientes fallecieron (1.48%), uno por falla orgánica múltiple atribuida a colangitis a pesar de que cinco días atrás se le colocó una endoprótesis; la otra defunción fue secundaria a una pancreatitis posterior al cierre de perforación duodenal (complicación de la CPRE) y exploración de vías biliares por coledocolitiasis. Conclusiones. Los resultados obtenidos señalan un porcentaje adecuado de éxitos (95.55%), con una morbilidad aceptablemente baja (3.7%) y aunque aparentemente nuestra mortalidad es alta (1.48%), probablemente el tamaño de la muestra pudiera tener que ver con este resultado. Los casos no exitosos se han relacionado principalmente con macrolitiasis y quizá con mayor experiencia y el empleo adicional de otro tipo de litotripsia pueda mejorar nuestros resultados.

Niveles séricos de amilasa a las 2 h como indicador temprano de pancreatitis poscolangiopancreatografía retrograda endoscópica 36 Autor: Dra. Paola Figueroa Barojas. Coautores: Dres. De la Mora G, Sobrino S, Hernández A, Alonso O.

Resumen Introducción. La pancreatitis poscolangiopancreatografía retrograda endoscópica (CPRE) es la complicación más frecuente y temida del procedimiento. La elevación transitoria de enzimas pancreáticas pos-CPRE es frecuente y no necesariamente representa pancreatitis. La detección temprana de pancreatitis pos-CPRE (PPC) permite el manejo adecuado de los pacientes, en particular aquellos que son sometidos a procedimientos ambulatorios, y así guiar las decisiones de tratamiento. Objetivo. Evaluar la hiperamilasemia a las 2 h poscolangiopancreatografía retrograda endoscópica como indicador temprano de pancreatitis posCPRE. Material y metodos. Estudio prospectivo de una serie de casos consecutivos con indicación para colangiopancreatografía retrograda endoscópica, enviados al servicio de endoscopia entre marzo y junio de 2010. Se seleccionaron pacientes > 18 años, ambos sexos y con consentimiento informado por escrito. Se excluyeron pacientes con alteración anatómica que impidiera llegar a la papila y alteraciones de la coagulación. Fueron eliminados pacientes por fallecimiento en primeras 24 h del procedimiento por causas no relacionadas al mismo y pérdida al seguimiento. Se tomaron datos clínico-demográficos: edad, género, peso, talla, índice de masa corporal (IMC), diagnóstico de envío. Se midieron niveles séricos de amilasa a las

2 y a las 24 h de realizado el procedimiento. Los niveles de amilasa normal reportados por nuestro laboratorio son de 15 a 132 UI/L. Análisis estadístico: promedio e intervalo de confianza de 95% (IC 95%) o desviación estándar (DS). Se calculó la sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo, valor predictivo negativo y exactitud diagnóstica de amilasa a las 2 h para el diagnóstico de PPC. Resultados. Fueron 31 pacientes, 24 mujeres y siete hombres (relación 3.4:1). Se presentaron cuatro casos de pancreatitis (12.9%), de éstos, dos tuvieron elevación de amilasa ≥ 3 LSN con dolor abdominal a las 24 h, así como hiperamilasemia a las 2 h (450 y 472 UI/L). Los otros dos tuvieron dolor abdominal a las 24 h, pero sin elevación de amilasa ≥ 3 LSN. Estos últimos tampoco tuvieron elevación de amilasa a las 2 h (93 y 50 UI/L). La sensibilidad, especificidad, valor predictivo positivo y negativo de la hiperamilasemia ≥ 3x LSN a las 2 h para el diagnóstico de pancreatitis pos-CPRE fue de 50, 92.6, 50 y 92.6%, respectivamente, con una razón de momios de 12.5 ± 15.5 (IC95% 0.0934-44.9579), con una x2 de una cola de 5.6238 (p = 0.01). La indicación para CPRE en los pacientes que desarrollaron pancreatitis fue coledocolitiasis en 3 (75%) y estenosis maligna de la vía biliar en 1 (25%). La correlación entre los niveles de amilasa a las 2 y 24 h fue de 0.71. Conclusiones. La elevación de amilasa a las 2 h por arriba de 2.5 veces su valor de referencia posterior a la realización de CPRE, incrementa 12.5 veces más el riesgo de desarrollar pancreatitis pos-CPRE. La correlación de los valores de amilasa a 2 y 24 h fue adecuada (r = 0.7).

79


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Comparación de tres técnicas de precorte inicial para la canulación selectiva de la vía biliar 37 Autor: Dra. Mónica del Rocío Reyes Bastidas. Coautores: Dres. Alonso J, De La Mora J, Sobrino S, Ramírez M, Hernández A, López J.

Resumen Introducción. El índice de éxito para canular es de 90 a 95% en manos expertas. En 5 a 10% no se logra recurriendo al precorte una vez que la técnica habitual ha fallado. El precorte se ha asociado a complicaciones; Kaffes y cols. reportaron que con precorte invertido se disminuye el riesgo de pancreatitis, ya que no se manipula el orificio de la papila ni el conducto pancreático (CP). Diversas técnicas (Invertida PCI, Fistulotomía IF y Fistulotomía modificada IFM) evitan el contacto con el conducto pancreático. Objetivo. Comparar la eficacia y seguridad de tres diferentes técnicas de precorte inicial (PCI, IF e IFM) con cuchillo aguja para la canulación selectiva de la vía biliar. Material. Estudio prospectivo y aleatorio en una serie de casos consecutivos con indicación para colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) [marzo-junio de 2010] en el Instituto Nacional de Cancerología. Criterios: a) inclusión: > 18 años, ambos sexos, programados a CPRE, papila virgen y consentimiento informado; b) exclusión: divertículos, tumores periampulares, QT-RT previa o medicamentos asociados a pancreatitis. Tomamos datos clínicos demográficos: edad, género e índice de masa corporal (IMC). Variables: tasa de éxito de la canulación, complicaciones (pancreatitis, perforación, hemorragia), número de intentos para canular posprecorte, tiempo de canulación, duración CPRE, número de veces de canulación pancreática no intencional, tipo de papila (morfología), diagnóstico, tratamiento endoscópico, valores séricos de amilasa, lipasa (2 y 24 h) y PFH. Los pacientes tuvieron asignación aleatoria para PCI (grupo 1), IF (grupo 2) e IFM (grupo 3). Métodos. Los procedimientos se realizaron por un endoscopista terapéutico experto con duodenoscopio Olympus TJF 140F, papilotomo cuchillo

aguja y electrocauterio (ERBE IC 200) con energía de corte (70 W) y coagulación (25 W), función 2. Estadística descriptiva (tendencia central; promedio y desviación estándar). Para comparaciones entre grupos se realizó prueba U Mann Whitney (variables continuas) y Chi cuadrada (variables nominales) [nivel significancia < 0.05]. Análisis con STATISTICA versión 7.0. ANOVA para calcular promedios e intervalos de confianza 95% (IC 95%) y Regresión de Poisson para predecir número de ensayos para tener éxito. Resultados. Fueron 20 pacientes con edad X 53 años (18-83), 16/20 mujeres e IMC promedio 25. El tipo de precorte fue invertido 8 (40%), fistulotomía 7 (35%) y fistulotomía modificada 5 (25%). No encontramos diferencias en cuanto a edad, sexo, canulación de páncreas, diagnóstico final, tratamiento endoscópico adicional y tipo de papila. La tasa de éxito fue similar entre los diferentes tipos de precorte (87.5, 100 y 80%; p = 0.2). El tiempo global de canulación del precorte fue 86.25 segundos (IC 95%: 54.1, 118.3) y fue menor con PCI e IF que con IFM (73.7 IC 95% 29.0-118.5 vs. 70.1 IC 23.7117.7 < 128 IC 95%, 0.6-255.4). La mediana del número de intentos fue 1 (intervalos de 1-4, 1-3 y 1-4) sin diferencia estadística. Con el modelo de regresión de Poisson para el uso de precorte invertido fue 1.4 (IC 95%: 0.7, 2.9), fistulotomía 1.2 (IC 95%: 0.5, 2.7) y fistulotomía modificada de 2 (IC 95% 1.2, 3.2). No hubo muertes relacionadas con el procedimiento. Tampoco se mostraron diferencias estadísticamente significativas (p = 0.6) en los tipos de papila entre uno y otro grupo. Conclusiones. El precorte invertido y la fistulotomía son técnicas de precorte altamente efectivas (87.5 vs. 100%) y mejores que la fistulotomía modificada en tiempo de canulación selectiva de la vía biliar sin diferencias en la tasa de complicaciones. La fistulotomía tiene mayores ventajas, ya que requiere de un menor número de intentos de canulación y emplea una menor duración total del procedimiento.

Comparación de precorte inicial vs. precorte tardío para la canulación selectiva de la vía biliar 38 Autor: Dra. Sara Aquino Pérez. Coautores: Dres. De la Mora JG, Alonso JO, Hernández A, Ramírez Solís ME.

Resumen Introducción. Hasta en 15% de los pacientes sometidos a CPRE no es posible la canulación selectiva con métodos tradicionales, por lo cual es necesario llevar a cabo un corte preliminar o pre corte (PC) sobre la papila. Tradicionalmente el PC se realiza como último recurso (tardío), una vez que la canulación ha fallado y se ha asociado a un mayor porcentaje de complicaciones. Estudios recientes con metodologías variadas, sugieren que las complicaciones son debidas más a los intentos previos fallidos que al PC mismo, por lo que llevarlo a cabo en forma temprana (inicial) pudiera disminuir las complicaciones. En este estudio comparamos las complicaciones y el éxito del PC inicial con el PC tardío. Objetivo. Evaluar y comparar el éxito y la tasa de complicaciones de la esfinterotomía de precorte llevada a cabo al inicio vs. precorte tardío (como habitualmente se realiza). Material. Todos los pacientes con indicación y sin contraindicación para CPRE y papila virgen fueron incluidos. Se incluyeron pacientes con divertículos o tumoraciones ampulares. Métodos. En el grupo inicial, el PC se realizó sin ningún intento previo de canulación, mientras que en el grupo tardío se llevó a cabo después de 10

80

minutos, más de cinco intentos fallidos o más de dos canulaciones al páncreas. Se estudiaron: éxito de canulación primaria y secundaria (necesidad de otro procedimiento) y complicaciones. Otras variables secundarias fueron: tiempo total para canulación, número de intentos (después del PC en el grupo tardío). Las comparaciones entre grupos se llevaron a cabo con T de Student para variables continuas y con prueba exacta de Fisher o Chi cuadrada para variables discontinuas. Se consideró significativo un valor igual o menor a 0.05. Resultados. De un total de 63 procedimientos enviados para CPRE se incluyeron a 32 pacientes, 20 (31%) en el grupo de pre corte inicial (grupo A) y 12 (19%) en el grupo tardío (grupo B). Éxito: en el grupo A la tasa de éxito en la canulación del conducto biliar fue de 95%; en el grupo B la tasa de éxito fue de 91%, p = NS. En cuanto al tiempo de canulación se invirtieron un promedio de 45.65 segundos en el grupo A y 372.5 segundos en el grupo B (p = 0.0005); el tiempo total del procedimiento fue un promedio de 42.4 min para el grupo A y 63.3 min para el grupo B (p = 0.40). Complicaciones: en el grupo A hubo una tasa global de complicaciones de 20% por dos pancreatitis y una hemorragia leves, así como una perforación moderada. En el grupo B (pre corte tardío) las complicaciones fueron una pancreatitis y una hemorragia leves. Conclusiones. Ambas técnicas son similares en cuanto a éxito y complicaciones.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Canulación selectiva de la vía biliar mediante precorte inmediato vs. abordaje sistematizado 39 Autor: Dra. Paola Figueroa Barojas. Coautores: Dres. De la Mora G, Alonso O, Hernández A, Ramírez M, Sobrino S.

Resumen Introducción. La canulación es la base de la terapia endoscópica de la vía biliar. La tasa de efectividad y complicaciones con el abordaje convencional es de 80-95 y 5%, respectivamente. La evidencia apoya el concepto de que las complicaciones descritas para el precorte (20%) se deben a la manipulación previa de la papila. Objetivo. Comparar la efectividad y la tasa de complicaciones de la canulación de la vía biliar mediante precorte inmediato (PC) vs. abordaje sistematizado (AS). Material. Estudio prospectivo y aleatorio de casos consecutivos programados para CPRE. Se seleccionaron pacientes mayores de 18 años, ambos sexos, papila virgen y consentimiento informado por escrito. Fueron excluidos pacientes con tumor o divertículo yuxtapapilares y lito impactado (“papila embarazada”). Métodos. Todos los pacientes se asignaron de manera aleatoria para PC inmediato (grupo 1) o AS (grupo 2) de acuerdo con el día asignado a cada médico adscrito: dos médicos realizaron el PC y otros dos AS. Se obtuvieron datos clínico-demográficos: edad, género, peso, talla, índice de masa corporal (IMC), tiempo de evolución de síntomas, diagnóstico de envío, tipo de papila y complicaciones. El diagnóstico inicial o el tipo de papila no fueron criterios para la aleatorización. Las principales variables fueron: éxito, tiem-

po de canulación y complicaciones. Las variables secundarias fueron: porcentaje de canulación al primer intento y número de intentos. Estadística: medidas tendencia central, promedio e intervalo de confianza de 95% (IC 95%) o desviación estándar (DS). Para variables dicotómicas nominales se empleó la prueba de Chi cuadrada y para variables numéricas la T de Student, con significancia estadística de 0.05. Resultados. Fueron 32 pacientes, 15 del grupo 1 y 17 del grupo 2. No hubo diferencias estadísticamente significativas para edad (50.1 ± 20.8 vs. 50.3 ± 20.3, p = 0.9), sexo (F 80% vs. 64%, p = 0.3) e indicaciones de CPRE (litiasis 60 vs. 47%, p = 0.4). La frecuencia del tipo de papila fue plana en 10, firme en 10 y redundante en 12. La concordancia interobservador para evaluar el tipo de papila con tres observadores independientes fue K 0.9. La tasa de éxito global de canulación fue 93.3% vs. 52.9% (p = 0.04), éxito al primer intento 73.33% vs. 29.41% (p = 0.004), tiempo de canulación en segundos 56.4 ± 34.2 vs. 322.2 ± 249.6 (p = 0.0005) e intentos de canulación 1 (rango 1-4) vs. 4 (rango 1-5) (p = 0.0213) para PC y AS, respectivamente. No hubo diferencias entre la fistulotomía vs. PC invertido. Hubo tres pancreatitis aguda (2 PC vs. 1 AS, p = 0.47) y hemorragia 1 en AS. Conclusiones. La tasa de efectividad global para la CPRE fue similar con ambas técnicas. Sin embargo, el precorte inmediato fue significativamente mejor que el abordaje sistemático en la tasa de éxito global (canulación), primer intento, número de intentos y el tiempo de canulación. La tasa de complicaciones fue similar, por lo que el precorte inmediato no incrementa la tasa de complicaciones durante la CPRE.

Tratamiento endoscópico de coledocolitiasis 40 Autor: Dra. Cynthia Guadalupe Virgen Michel. Coautores: Dres. Dávalos C, Rodríguez X, Santiago E, García J, Andrade V, Alcázar N, Lara V.

Resumen Introducción. La coledocolitiasis (CCL) se define como la presencia de litos dentro de la vía biliar principal con una prevalencia aproximada de 20%, divida en primaria, secundaria y residual según sus antecedentes y la CPRE es la técnica ideal en el diagnóstico y tratamiento. Objetivo. Presentar la experiencia de la colangiografía retrógrada endoscópica en el diagnóstico y tratamiento de coledocolitiasis en un hospital de referencia en los últimos tres años. Material. Estudio retrospectivo, observacional y descriptivo de enero de 2006 a diciembre de 2008 de los pacientes que se presentaron al servicio de endoscopia del Hospital de Especialidades CMNO con diagnóstico presuntivo de coledocolitiasis por: a) ictericia o dolor posoperatorio de cirugía de vesícula y vía biliar; b) ictericia de patrón obstructivo; c) colangiografía por sonda “T” con defecto de llenado; d) ultrasonido (USG) con imagen sugestiva de lito o dilatación de vía biliar; e) dolor abdominal con elevación de enzimas colestásicas. Metódos. Se analizaron características demográficas, síntoma principal de

presentación, estudios de imagen, antecedente de colecistectomía, características endoscópicas y colangiográficas del procedimiento, técnica endoscópica de tratamiento, su éxito. Resultados. Se incluyeron un total de 353 pacientes con diagnóstico clínico radiológico de coledocolitiasis. Predominó el sexo femenino en 70%, la edad promedio fue 52 años (DE ± 20). El síntoma predominante en 42% fue dolor seguido de ictericia; 77% presentaba USG con dilatación de vía biliar o imagen de lito (n = 273) y 15% de los casos tenía sonda “T”. Se realizó esfinterotomía endoscópica en 77% (n = 272), precorte 14% (n = 51) y canulación fallida 1.9% (n = 7). La concordancia entre diagnóstico de envío y final de 64% (n = 228) con éxito terapéutico en 56% (n = 128). Se encontraron litos únicos en 45% y múltiples en 53%, la mayoría facetados. Setenta y cinco pacientes (32%) requirieron endoprótesis biliar, en su mayoría 10 Fr para envío a manejo quirúrgico o nuevo intento endoscópico. Se reportaron complicaciones en cinco pacientes (0.8%). No se registró mortalidad relacionada con procedimiento. Conclusiones. El manejo endoscópico de la coledocolitiasis en nuestro medio presenta pobres resultados, los cuales se explican por el número de pacientes con litos grandes, múltiples, la prescencia de divertículo periampular y la no dilatación de la vía biliar, factores conocidos de fracaso terapéutico.

81


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Impacto del equipo radiológico en la fluoroscopia y dosis de radiación en colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) 41 Autor: Dr. Miguel Ángel Montesinos Ramírez. Coautores: Dres. Espino H, Borja M, Gama T, Salazar M.

Resumen Introducción. Los procedimientos endoscópicos como la CPRE requieren fluoroscopia, que implica exposición del personal ocupacionalmente expuesto (POE) y pacientes a radiación ionizante, que puede tener efectos deletéreos relacionados con la dosis (determinísticos) o independientes (estocásticos). La comisión internacional de protección radiológica (IRCP) establece un límite anual de exposición de 1 mSv para el público y 20 mSv para el POE. Aunque la norma vigente en México todavía es de 5 y 50 mSv, respectivamente. Debido a que no hay una dosis mínima segura de radiación, la tendencia actual se resume en el concepto “ALARA” (As Low As Reasonably Achievable), es decir, tan baja como sea razonablemente posible y los nuevos equipos tienen como característica principal el emitir dosis bajas de radiación con una calidad de imagen adecuada. Objetivo. Comparar el tiempo de fluoroscopia, el número de imágenes y la dosis de entrada superficie (ESD) en CPRE, entre dos equipos de fluoroscopia. Material. Se compararon dos equipos: un Giroscopio Toshiba utilizado de 1986 a 2008, operado en modo manual y automático de exposición y un arco en C Philips operado en modo automático de exposición con sistema FAD a 50 y 25% de la dosis, con magnificador de imagen, controlado por el endoscopista utilizado de 2009 a la fecha. Métodos. Se midieron el tiempo de flouoroscopia, el número de imágenes y las dosis de entrada superficie (ESD) medidas en miligrays, que equivale a milisiverts (mSv), para efectos biológicos, en el primer estudio realizado en 2006 se hicieron con dosímetros de película de doble emulsión marca kodak tipo 2.6 y en el segundo estudio realizado en este año, la ESD se re-

82

gistró automáticamente por el arco en C. Ambos fueron estudios prospectivos, transversales, observacionales y descriptivos, cada uno con 21 procedimientos de CPRE hechos por el mismo endoscopista. Análisis estadístico: se utilizó mediana como medida de tendencia central y mínimo-máximo como medida de dispersión, las frecuencias son expresadas como porcentajes. Para comparar a los dos grupos se usó de prueba de U-Mann Whitney. La significancia estadística se consideró con p < 0.05 utilizando el paquete SPSS versión 10. Resultados. En el primer estudio se realizaron procedimientos terapéuticos, como esfinterotomía, extracción de litos y colocación de prótesis en 20 de las 21 CPRES, y en el segundo estudio todas fueron terapéuticas. El tiempo de fluoroscopia medido en minutos, con el equipo antiguo varió de 0.8 a 8.8, con promedio de 3.09 y con el equipo moderno el tiempo varió de 0.15 a 2.46 con promedio de 0.96 y mediana de 1.02. El número de imágenes obtenidas en el estudio inicial osciló entre 3 y 15 con promedio de 7.4 y en el segundo entre 3 y 23 imágenes con promedio de 10.9 y mediana de 10. La ESD medida en miligrays (mGy) fue en el estudio inicial de 9.629 y en el segundo de 5.54. Conclusiones. Existen diferencias estadísticamente significativas entre los equipos comparados, ya que el arco en C con respecto al giroscopio reduce a una tercera parte el tiempo de fluoroscopia y a la mitad la dosis de radiación ionizante. Esto se debe a las características del equipo moderno como posibilidad de reducir la radiación, magnificar la imagen y principalmente a que el endoscopista tiene el control de la fluoroscopia. Por los resultados obtenidos y basándonos en el concepto ALARA, es necesario renovar periódicamente los equipos de fluoroscopia para reducir el riesgo de radiación Ionizante, además de utilizar los aditamentos protectores como mandiles, collarines, lentes plomados y capacitar al POE en protección radiológica.


Ultrasonido endoscópico Utilidad del seguimiento endosonográfico en el manejo de las lesiones submucosas del tubo digestivo 42 Autor: Dr. Bismarck Antonio Castillo Lugo.

Resumen Introducción. El ultrasonido endoscópico ha sido reportado como el mejor método para la evaluación de lesiones submucosas gastrointestinales y no sólo lo confirman las diferencias de las compresiones extrínsecas, sino también proporciona características como tamaño, localización, origen, naturaleza y características ecográficas que ayudan a decidir si una lesión debe vigilarse o enviarse a endoscopia o cirugía para su resección. Por tanto, es importante determinar el tiempo adecuado entre el seguimiento endosonográfico. Objetivo. Conocer la utilidad del seguimiento por ultrasonido endoscópico en el manejo de las lesiones submucosas del tubo digestivo. Material. Estudio retrospectivo, descriptivo; se revisó la base de datos de la unidad de endoscopia del Centro Médico Nacional "Siglo XXI", de donde extrajimos información demográfica, clínica y endoscópica de los pacientes referidos a ultrasonido endoscópico para evaluación de lesiones submucosas, en el periodo comprendido entre julio de 2007 y noviembre de 2009. Se incluyeron aquellos pacientes que tuviesen seguimiento ultrasonográfico de al menos seis meses posterior a la primera revisión. Se compararon los cambios en las características de las lesiones a lo largo de su seguimiento. Métodos. Para el análisis se utilizó el programa estadístico SPSS versión 17, las variables continuas se expresan como promedios ± desviación estándar o medianas con intervalos de acuerdo con su distribución; las variables nominales se expresan como frecuencias absolutas y relativas. Para la comparación entre variables se utilizó la prueba de t de Student (variables continuas) y Chi cuadrada o prueba exacta de Fisher (variables nominales).

Resultados. De los 66 casos encontrados como lesiones submucosas, 17 se descartaron por no cumplir con el seguimiento endosonográfico, nueve fueron enviados a cirugía al momento del diagnóstico, quedando sólo 40 pacientes para el análisis final; la edad promedio fue de 54 ± 16 (intervalo 27/81). Fueron 20 mujeres (50%). La localización de las lesiones fue como sigue: esófago (10%), estómago (82%), duodeno (5%) y colon (3%). De acuerdo con sus características, 3% de las lesiones se originaron en la mucosa, 23% en la submucosa, de los cuales siete casos se diagnosticaron como lipoma y dos como páncreas ectópico, 74% se originaron en la muscular propia, 17 casos correspondieron a tumores estromales sin datos de mal pronóstico y el resto con datos de mal pronóstico. En 18 casos se tomaron biopsias por aspiración con aguja fina. Al diagnóstico la medida promedio 24 ± 12 mm (intervalo 6-50). De los pacientes en seguimiento, 10 casos lo tuvieron a seis meses, la medida promedio de las lesiones fue 25 ± 13 mm (intervalo 10-49), no hubo diferencia significativa del tamaño entre estas lesiones (+ 0.6 mm ± 1, valor de p = 0.1) y ninguno requirió cirugía; 38 casos tuvieron seguimiento a un año, los cuales presentaron una diferencia de + 2.4 mm ± 2 (valor de p < 0.001), de éstos, tres fueron enviados a cirugía por aumento de tamaño y desarrollar datos de malignidad; dos tuvieron seguimiento a 18 meses, con un incremento de 1.5 mm comparado al diagnóstico ± 0.7 (valor de p = 0.2). Conclusiones. En los pacientes estudiados, las lesiones submucosas aumentaron en su tamaño desde 0.6 hasta 2.4 mm, siendo este cambio significativo en el seguimiento a 12 meses. La relevancia clínica de este hallazgo parece poca, ya que sólo tres (7%) fueron sometidos a cirugía durante el seguimiento. Nuestros resultados sugieren que estos pacientes pueden ser seguidos en forma relativamente segura al menos cada 12 a 18 meses.

Interpretación patológica inmediata de las muestras obtenidas por punción con aguja fina guiada por ecoendoscopia. Evaluación de su rendimiento diagnóstico y utilidad 43 Autor: Dr. Juan Carlos Salceda Otero.

Resumen Introducción. El ultrasonido endoscópico (USE) es una de las principales herramientas en el diagnóstico y estadiaje de neoplasias de tubo digestivo alto y bajo. La interpretación citopatológica in situ de la biopsia con aguja fina (BAAF) guiada por USE ha mejorado la interpretación diagnóstica del procedimiento; sin embargo, esto no está disponible en todos los centros. Objetivo. Determinar si la interpretación inmediata de la BAAF-USE por un patólogo lejos de la unidad de endoscopia tiene una precisión diagnóstica similar a la reportada por la interpretación citológica in situ. Material. Estudio prospectivo realizado en la unidad de endoscopia avanzada de nuestra institución en un periodo comprendido de diciembre de 2007 a diciembre de 2009 que incluyó a todos los sujetos a los que se les realizó BAAF-USE. Métodos. Al momento de realizar la BAAF-USE un patólogo, realizó extendidos de la muestra in situ que revisó inmediatamente en el servicio de patología (ubicado en el piso de arriba del servicio de endoscopia). Se recolectaron datos demográficos, y relacionados al procedimiento y BAAF. Resultados. A 50 casos se les realizó BAAF-USE de los cuales 45 correspondieron a lesiones en páncreas, tres en esófago, una en estómago y una en

recto. La BAAF se realizó en la lesión primaria o secundaria de acuerdo con cada caso. En total se realizaron 99 pases con aguja, con una mediana de dos por sujeto (intervalo 2-7). En 100% de las muestras se obtuvo material suficiente y de adecuada calidad para establecer un diagnóstico. En 93% de las USE-BAAF, la muestra permitió un diagnóstico preliminar. En dos casos inmediatamente posterior a obtener el diagnóstico preliminar de cáncer de páncreas, durante el mismo procedimiento se realizó bloqueo ganglionar celíaco. La mediana del tiempo de la preparación citológica in situ y la obtención del diagnóstico preliminar por el patólogo fue de 20 min (intervalo 15-30). No se tuvieron complicaciones mayores. La sensibilidad y especificidad diagnóstica de la revisión inmediata de la muestra obtenida fue 93 y 100%, respectivamente. Conclusiones. El examen citológico de la muestra obtenida por BAAF-USE por el patólogo tiene la misma precisión diagnóstica a lo reportado en la literatura por el examen citológico in situ, sin embargo extiende el tiempo total del procedimiento. La interpretación inmediata por el patólogo provee un diagnóstico preliminar confiable que permite optimizar el diagnóstico del paciente, permitiendo decidir el número de pases de BAAF necesarios para obtener tejido suficiente para diagnóstico, además de permitir la toma de decisiones terapéuticas inmediatas.

83


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Visualización del plexo celíaco mediante ultrasonido endoscópico 44 Autor: Dr. Mario Peláez Luna. Coautores: Dres. Farca A, Borbolla JP, Herrera A, Salceda JC, Baquera J.

Resumen Introducción. Recientemente se reportó la posibilidad de identificar las estructuras que forman el plexo neural celíaco, el cual está compuesto por grupos de cuerpos neuronales simpáticos posganglionares denominados ganglios. La frecuencia de visualización del plexo neural celíaco depende de la experiencia de los endosongrafistas y del tipo de ecoendoscopio usado. Objetivo. Evaluar la frecuencia de visualización del plexo neural celíaco mediante USE utilizando la descripción y características endosonográficas previamente publicadas. Material. Revisamos retrospectivamente todos los estudios de ultrasonido endoscópico realizados consecutivamente entre noviembre de 2005 a marzo de 2010. Incluimos aquellos casos que contaran con fotografías y/o video de la región celíaca. Todos los estudios fueron realizados por un endosonografista experto (MPL). La presencia de ganglios neurales celiacos se determinó mediante la identificación de patrones endosonográficos característicos descritos previamente. En forma ciega y aleatoria se presentaron imágenes

y videos al endosonografista, quien reportó la presencia o ausencia de ganglios celíacos además de proporcionar una descripción detallada de las estructuras observadas. Métodos. Análisis estadístico: se utilizó estadística descriptiva empleando promedio y desviación estándar, frecuencias absolutas y relativas de acuerdo con la variable analizada. Resultados. Se incluyeron 47 casos en el estudio. Las principales indicaciones de USE fueron evaluación de masas pancreáticas 18 (38%) y quistes pancreáticos 13 (28%). En 51% de los casos estudios se observaron estructuras compatibles con ganglios neurales celíacos. Estos tuvieron en su mayoría una forma alongada; en su mayoría de aspecto hipoecoico y solitarios. El tamaño promedio fue de 10 mm x 3 mm. En dos casos con diagnóstico de masa pancreática se realizó biopsia para excluir metástasis linfáticas en la región celíaca. La revisión citológica mostró la presencia de cuerpos neuronales en ausencia de linfocitos. Conclusiones. Es posible visualizar el plexo neural celíaco con base en la descripción y características endosonográficas previamente publicadas en cerca de 50% de los casos evaluados, que es similar a lo publicado. Estos hallazgos propician la realización de estudios para evaluar su relevancia y utilidad clínica y terapéutica.

Utilidad del ultrasonido endoscópico convencional, para evaluar la erradicación de várices gástricas tratadas con cianocrilato en el servicio de endoscopia del Hospital Juárez de México 45 Autor: Dr. Óscar Bellacetin Figueroa. Coautores: Dres. Manrique MA, Chávez M, Pérez T, Álvarez R, Pérez E, Alejo O, Juárez E, García A, Díaz D, Santamaría J.

Resumen Introducción. Las várices gástricas (VG) son menos frecuentes que las várices esofágicas (VE), presentándose en aproximadamente 20% de los pacientes con hipertensión portal (HP). El riesgo de hemorragia y mortalidad por VG ha sido poco estudiado en estudios prospectivos. Sarin comprobó un riesgo de 25% a dos años, similar al 20-40% que presentan las VE, aunque los episodios de sangrado son más graves y requieren más transfusiones. Claramente el riesgo es mayor para IGV1 y GOV2 (78 y 55%, respectivamente) que para GOV1 e IGV2 (10%). El tratamiento de elección en prevención secundaria se ha denominado “obliteración variceal” y consiste en la inyección intravariceal de agentes como el n-butil-2-cianocrilato, isobutil-2-cianocrilato o trombina, los que polimerizan dentro de la várice formando un molde que interrumpe el flujo y promueve la trombosis. La inyección intravariceal de cianoacrilato se considera en la actualidad el mejor método para el control de la hemorragia y erradicación de várices gástricas. El ultrasonido endoscópico (USE) permite identificar la erradicación variceal, posterior a su obliteración, como una estructura bien delimitada dentro de la várice que produce sombra acústica y/o un engrosamiento de la pared variceal a expensas de la capa mucosa profunda y submucosa. Nosotros postulamos que el USE permite determinar con mayor certeza y de forma objetiva la erradicación total de las várices en el sitio de la inyección previa y, por tanto, facilita la decisión para el retratamiento de éstas. Objetivo. La falta de estudios controlados y aleatorizados en la erradicación de las várices gástricas obliga a realizar estudios donde se determine de forma objetiva la erradicación total de las várices con el fin de evitar el riesgo de resangrado, ya que esto implica una alta morbimortalidad.

84

Material. Se llevará a cabo una revisión prospectiva a partir de abril de 2010 a febrero de 2012, con la realización de ultrasonido endoscópico al mes del tratamiento de obliteración con cianoacrilato, para determinar de forma objetiva la erradicación total variceal. Métodos. De forma prospectiva se realizará control de la erradicación con ultrasonido endoscópico a todos los pacientes que presenten várices gástricas ya sea de forma asociada a várices esofágicas y aisladas, tratadas con cianoacrialto, en el periodo comprendido de abril de 2010 a febrero de 2012. Se realizará revisión con USE al momento de la revisión endoscópica convencional al mes postratamiento y se dará seguimiento a los seis meses. Resultados. Se obtuvieron un total de 16 pacientes con várices gástricas, los cuales fueron todas tratadas con cianoacrilato, de los cuales 11 (68.7%) fueron del sexo masculino y cinco (31.2) del sexo femenino; nueve (56.2%) de ellos con várices tipo GOV1, cinco (31.2%) con GOV2 y dos (12.5%) con IGV1 de acuerdo con la clasificación de Sarin. Se les realizó a todos (100%) ultrasonido endoscópico al mes postratamiento. Con la evaluación endoscópica convencional, se confirmó erradicación total de las várices en 15 (93.7%). En el paciente con persistencia variceal (6.25%), se realizó nueva sesión con inyección de cianoacrilato y la evaluación al mes demostró la erradicación total. No se presentó resangrado durante el seguimiento ni complicaciones asociadas al tratamiento endoscópico ni ultrasonográfico. Conclusiones. El USE convencional es capaz de identificar de forma objetiva la erradicación y/o persistencia de las várices gástricas posterior al tratamiento con cianoacrilato; el impacto de este hallazgo sobre el pronóstico de los pacientes es de gran importancia, ya que ninguno ha presentado resangrado durante el seguimiento de estos, por lo cual consideramos que la utilización de USE se debería de realizar de forma rutinaria a todo paciente con várices gástricas con la finalidad de prevenir un episodio de resangrado que conlleve un alto índice de morbimortalidad.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Experiencia con ultrasonido intraductal en la evaluación del paciente con ictericia obstructiva en un centro de tercer nivel 46 Autor: Dr. Jorge Cerecedo Rodríguez. Coautores: Dres. De la Mora G, Hernández A, Figueroa P.

Resumen Introducción. Las sondas de ultrasonido intraductal (USID) producen imágenes de mejor calidad y mayor resolución en comparación con el USE convencional, el acoplamiento de la imagen se consigue más fácilmente debido a la anatomía tubular de los conductos biliares y pancreático, al calibre de las estructuras ligeramente mayor al de las sondas, además de que por lo general se encuentran llenos de líquido. Objetivo. Describir la experiencia inicial en el uso del ultrasonido intraductal en el Departamento de Endoscopia Gastrointestinal del Instituto Nacional de Cancerología, México. Material. Se trata de un estudio retrospectivo de los pacientes sometidos a ultrasonido intraductal biliar. Se valoraron indicaciones, hallazgo de la colangiografía y el USID, modificación del diagnóstico inicial, modificación en el abordaje de paciente, duración del estudio y complicaciones durante el procedimiento. Métodos. Se revisaron los expedientes clínicos y endoscópicos (imágenes endoscópicas, fluoroscópicas y por USID). Se determinó el sitio de la obstrucción, presencia de estenosis, el grosor de la pared del conducto en zonas estenóticas, longitud de la estenosis, así como presencia de ganglios (< de 1.5 mm y > 1.5 mm), invasión de la vena porta y arteria hepática. Se recabaron resultados de citopatología e histopatología de los pacientes para su correlación con los hallazgos de IDUS. Resultados. Se incluyeron 11 pacientes con edad promedio de 60.63 ± 11.6 años (rango: 35 a 75 años). Todos fueron sometidos a CPRE (100%) por diagnóstico de ictericia obstructiva con alteraciones en las pruebas de función hepática (PFH). Siete de 11 pacientes, además de alteración de PFH, tenían

datos indirectos de obstrucción de la vía biliar por estudios de gabinete. Dos pacientes tenían CPRE previa y diagnóstico confirmado de colangiocarcinoma en control por protocolo de terapia fotodinámica (TF), los otros nueve fueron pacientes de primera vez. La CPRE demostró dilatación de la vía biliar intra y extrahepática en 6/11 (54.4%) casos; 4/11 casos tuvieron dilatación de la vía biliar intrahepática aislada (36.4%), y un paciente (9.1%) presento vía biliar de características normales. Uno de los pacientes con dilatación intra y extrahepática también tenía dilatación del conducto pancreático (9.1%). Los sitios de lesión por CPRE se distribuyeron como proximales tres casos, mediales tres, distales dos y lesiones en ámpula una, mientras que dos CPRE se valoraron como normales. El grosor promedio de la pared del conducto biliar en pacientes con diagnóstico de malignidad (n = 7) fue de 3.6 ± 1.4 mm y la longitud promedio de la estenosis fue de 34.7 ± 17.44 mm. El USID demostró engrosamiento de la pared a nivel de la estenosis en 7/11. Se encontraron tres ganglios > 15 mm en un paciente y cuatro < 15 mm. En tres casos (27.3%) el UDIS modificó el diagnóstico por colangiografía, al detectar abundante lodo biliar no observado en la colangiografía, descartar recidiva tumoral dentro de una prótesis y diagnosticar un colangiocarcinoma en contra de un tumor pancreático aparente por colangiografía. El estudio tuvo impacto sobre el manejo en cinco casos (45%), ya sea al detallar el diagnóstico o descartar patología maligna. En los restantes casos, fue útil para establecer el estadio local (T y N) y extensión longitudinal en cuatro colangiocarcinomas y un tumor ampular. No se presentaron complicaciones durante o posterior a la realización de los procedimientos. En cuatro pacientes se descartó el diagnóstico de estenosis maligna de la vía biliar Conclusiones. El UDIS es una herramienta que provee información adicional a la colangiografía con impacto directo en el manejo del paciente en un porcentaje no despreciable de casos.

Utilidad diagnóstica del ultrasonido endoscópico con biopsia por aspiración (BAAF) en lesiones úlcero-infiltrantes o infiltrativo-difusas sospechosas de cáncer gástrico 47 Autor: Dra. Verónica Leonor Villagrán Villegas. Coautores: Dres. Sobrino S, Sánchez del Monte JC, De la Mora JG, Hernández A, Cerecedo J, Ramírez Ramírez M.

Resumen Introducción. El cáncer gástrico es una de las neoplasias más importantes en México por su frecuencia y mortalidad, las cuales van en aumento. El estándar de oro para el diagnóstico es la confirmación histológica, la biopsia endoscópica tiene una precisión diagnóstica de 87.2%. Con la finalidad de incrementar el rendimiento diagnóstico de la biopsia en tumores gástricos se han implementado la toma de biopsia por aspiración con aguja fina (BAAF), guiada por ultrasonido endoscópico (USE), con una sensibilidad de 77-95% y especificidad de 96-100%. Objetivo. Determinar la utilidad diagnóstica del ultrasonido endoscópico con BAAF en lesiones úlcero-infiltrantes o infiltrativo-difusas sospechosas de cáncer gástrico. Evaluar el impacto diagnóstico de la BAAF por USE en el diagnóstico de cáncer gástrico. Material. Estudio transversal, comparativo de estudios realizados en el servicio de endoscopia del INCAN de abril a junio de 2010 para diagnóstico de lesiones macroscópicas sospechosas de cáncer gástrico. Se tomaron datos clínico-demográficos, edad, sexo, tomografía computada, sitio de lesión, tipo de Borrmann, biopsias endoscópicas y guiadas por USE, confirmación histológica.

Métodos. Se realizó análisis estadístico simple, con medidas de tendencia central y correlación de Pearson. Resultados. Fueron 16 pacientes, seis hombres (37.5%) y 10 mujeres (62.5%) con edad promedio de 59 años ± 18 (32-88). Se tomaron 112 biopsias endoscópicas (siete por paciente) y 48 BAAF guiadas (tres pases por paciente) por ultrasonido endoscópico (USE). Se confirmó malignidad en 14 de 16 pacientes con sospecha de cáncer gástrico (93.7%) con biopsia endoscópica y nueve (56.2%) BAAF fueron positivas. Los dos casos restantes fueron benignos en ambas biopsias. De acuerdo con la evaluación T por USE fueron T2 3, T3 7 y T4 5; en uno la T ni N no fueron evaluables por tratarse de una lesión de tipo metastásica. El USE reportó afección a ganglios linfáticos regionales en 12/15 (80%); de éstos, la tomografía computada identificó sólo 7/13 (53.8%), con baja correlación entre ambas (coeficiente de correlación de Pearson r = 0.94; IC 95% 0.357-0.642). En cuatro se detectó ascitis. Conclusiones. La eficacia diagnóstica de la biopsia endoscópica para lesiones sospechosas de cáncer gástrico fue de 87.5%. El error de muestreo y la superficialidad de la toma de biopsias pudieran explicar la falla. La biopsia endoscópica fue mejor que BAAF (USE) para confirmar la malignidad; sin embargo, USE aporta datos sólidos sobre la infiltración de la pared y estado ganglionar, siendo superior a la tomografía computada.

85


Misceláneos Experiencia a 5 años en la aplicación de hemoclips en el sangrado activo de tubo digestivo alto de origen no variceal en el Hospital Juárez de México, SSA 48 Autor: Dr. Omar Alejo Téllez. Coautores: Dres. Antonio M, Chávez M, Pérez T, Álvarez R, Pérez E, Juárez E, García A, Díaz D, Bellacetin O, Santamaría J.

Resumen Introducción. El sangrado de tubo digestivo alto (STDA) se define como la hemorragia que se origina encima del ángulo de Treitz. Se divide en sangrado de tubo digestivo alto variceal (STDAV) y no variceal (STDANV). La incidencia de esta última se reporta entre 50 a 172/100,000 habitantes y predomina en el sexo masculino, con un riesgo de recurrencia de 10 a 20%. La mortalidad es de 5 a 10%. Las principales causas son: úlcera gástrica y duodenal (80%), angiodisplasias, lesión por Mallory Weiss, entre otras. La hemostasia endoscópica es útil en el tratamiento. Entre las modalidades terapéuticas se encuentran: métodos de inyección, térmicos y mecánicos. La colocación de hemoclips es un abordaje factible para la hemostasia definitiva. Ofrece una hemostasia inmediata al obstruir de manera mecánica el vaso sanguíneo, teniendo como una ventaja la disminución del daño a los tejidos adyacentes. Objetivo. Describir la experiencia en el tratamiento del STDANV activo mediante la aplicación de hemoclips en el Hospital Juárez de México. Material. Se realizó una revisión retrospectiva de los pacientes sometidos a endoscopia por STDANV activo, a los que se les realizó aplicación de hemoclips en la unidad de endoscopia del Hospital Juárez de México entre marzo de 2005 a marzo de 2010. Se incluyeron a pacientes de ambos sexos, de cualquier edad, con diagnóstico de STDA, sangrado activo de origen no variceal, sometidos a endoscopia con aplicación de hemoclips. Se excluyeron aquellos con sangrado de tubo digestivo bajo, sangrado inactivo, de origen variceal, manejados con algún otro método hemostático y a los que se les realizó una terapia endoscópica combinada. Métodos. Todos contaban con consentimiento informado autorizado, aplicación de anestesia tópica orofaríngea (xylocaína en aerosol a 10%), moni-

torización continua de sus constantes vitales durante el procedimiento endoscópico. Se llevó a cabo el análisis de los resultados mediante estadística descriptiva utilizando la aplicación de tablas de distribución de frecuencias. Resultados. Se obtuvieron un total de 57 pacientes con diagnóstico de SDTANV activo, sometidos a endoscopia con aplicación de hemoclips como monoterapia en la unidad de endoscopia del Hospital Juárez de México. De los 57 pacientes, 38 fueron hombres (66.6%) y 19 mujeres (33.3%), la edad promedio fue de 38 años, con un rango de 16 a 72 años. La localización más frecuente del sitio de sangrado fue el estómago en 42 pacientes (73.6%) y duodeno en 15 pacientes (26.3%). La etiología del sangrado de tubo digestivo alto por órgano fueron: a nivel gástrico, úlcera gástrica en 38 pacientes (66.6%), gastritis erosiva en dos pacientes (3.5%), y pólipo gástrico en dos pacientes (3.5%); a nivel duodenal, úlcera duodenal en 13 pacientes (22.8%) y duodenitis en dos pacientes (3.5%). El 80% de las endoscopias se realizaron en las primeras 12 h a su ingreso, y el 20% restante entre las primeras 12 a 24 h. La aplicación de hemoclips fue insatisfactoria en cinco pacientes, tres con úlcera duodenal y dos con úlcera gástrica. Dos tuvieron resangrado posterior a la aplicación de los hemoclips y fueron llevados a cirugía, con evolución satisfactoria posterior a la misma. No hubo complicaciones propias a la aplicación de los clips y ningún paciente falleció posterior al procedimiento endoscópico. Conclusiones. La aplicación de hemoclips en el tratamiento del STDANV activo es un método seguro y eficaz, el cual ha reemergido como una opción viable. Es necesario llevar a cabo estudios controlados, prospectivos en nuestra población para determinar la eficacia de los hemoclips en las diversas patologías que originan el STDA e incluso llevar a cabo estudios comparativos con otros métodos hemostáticos, para que contribuyan en la toma de decisiones al realizar un tratamiento endoscópico hemostático.

Prevalencia de lesiones ocupacionales en endoscopia gastrointestinal 49 Autor: Dr. Omar Edel Trujillo Benavides. Coautores: Dres. Hidalgo A, Baltazar P.

Resumen Introducción. La seguridad de los pacientes en los procedimientos endoscópicos es primordial; sin embargo, la seguridad del endoscopista frecuentemente es relegada. Existen múltiples lesiones descritas en el endoscopista, estudios basados en encuestas estiman una prevalencia de dolor musculoesquelético que va de 37 a 89%. Los resultados difieren en relación con las poblaciones estudiadas, los cuestionarios utilizados y los procedimientos endoscópicos evaluados. En nuestro país no se conoce esta prevalencia. Objetivo. Determinar la prevalencia de las lesiones ocupacionales en endoscopia gastrointestinal. Material. Se diseñó un cuestionario de 15 preguntas para evaluar la presencia de dolor o daño físico derivado de la práctica profesional de la endoscopia gastrointestinal. Métodos. Se distribuyó vía Internet a la dirección de correo electrónico registrada por los socios activos de la AMEG. Se utilizó estadística descriptiva, las diferencias entre los valores se evaluaron con las pruebas Chi2 y t de student. Para la validación del instrumento se estimó el índice alfa de Cronbach. Resultados. Se enviaron 489 cuestionarios y se obtuvieron las respuestas de 118 socios (porcentaje de respuesta 24.1%), 97 hombres (82.2%) y 21

86

mujeres (17.8%). La edad promedio de los encuestados fue 45.3 años (rango 31 a 66). El índice de masa corporal (IMC) promedio fue 26.9 (rango 19.8 a 35.8). El número promedio de años de actividad profesional fue 13 (rango 1 a 40). El número promedio de procedimientos realizados por semana fue 29.4 (rango 3-160). El 97.5% de los encuestados utilizan videoendoscopio. El 56.8% de los encuestados reportaron dolor o algún daño físico en por lo menos una región anatómica. El 28% requirió tratamiento farmacológico, 1.7% tratamiento quirúrgico y 5.1% ha faltado a su trabajo por este motivo. La región más frecuentemente afectada fue la espalda, seguida por el cuello y pulgar izquierdo: 44.9, 31.9 y 26.1%, respectivamente. Las mujeres reportaron una mayor prevalencia de dolor o daño físico en comparación con los hombres, 76.2 vs. 52.6%, respectivamente (p = 0.04). La edad, los años de actividad profesional, el número general de procedimientos realizados por semana y el IMC fueron similares entre endoscopistas con dolor o daño físico y los que no lo reportaron. Solamente el número de colonoscopias realizadas por semana fue menor en aquellos endoscopistas que reportaron dolor o algún daño físico, 5 vs. 7.9 (p = 0.03). Conclusiones. Consideramos que la prevalencia de dolor o daño físico derivados de la práctica profesional de la endoscopia es alta. Casi una tercera parte requiere tratamiento farmacológico, algunos han requerido cirugía y 5% han faltado a su trabajo por este motivo. En esta serie el número de procedimientos realizados por semana no influyó sobre la prevalencia de dolor o daño físico.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Habilidad endoscópica asociada a videojuegos 50 Autor: Dr. Alejandro Cruz Zárate. Coautores: Dres. Hernández-Cendejas A, Sosa-Méndez Z, Figueroa-Barojas P, Pérez-González FA, García-Arrona LR, Franco-Santoyo J.

Resumen Introducción. La adquisición y mantenimiento de las habilidades psicomotoras esenciales en medicina, que sólo son requeridas esporádicamente para certificación, son un problema significativo en el entrenamiento y práctica médica. Se ha descrito que para el desarrollo de la cirugía laparoscópica se requiere de una adecuada coordinación ojo-mano, y que los video juegos son una herramienta efectiva para evaluar esta coordinación ojo-mano, por tanto, se postula que la experiencia con videojuegos mejora estas habilidades. En endoscopia se han utilizado simuladores virtuales para adquirir y mejorar las habilidades endoscópicas, aunque no se ha correlacionado la experiencia previa con videojuegos. Objetivo. Determinar la correlación entre las habilidades en videojuegos y la habilidad para tareas endoscópicas. Material. Diseño: estudio prospectivo, de tipo ensayo clínico. Se dividió a 15

médicos sin experiencia endoscópica en dos grupos, con y sin experiencia en videojuegos, y se compararon sus habilidades en videojuegos y posteriormente las habilidades para realizar tareas endoscópicas (control de sangrado y retiro de cuerpos extraños), evaluando las destrezas de cada una de las tareas (tiempo para completar la tarea, número de errores cometidos y coordinación ojo-mano). Métodos. Análisis estadístico: se realizó mediante correlación de coeficiente de Spearman para demostrar la relación entre los parámetros evaluados. Resultados. Quince médicos sin experiencia endoscópica en dos grupos, cinco con experiencia en videojuegos y seis sin experiencia en videojuegos, se llevó a cabo dos sesiones de práctica con videojuegos y dos sesiones de tareas endoscópicas. El coeficiente de correlación de Spearman demostró una relación significativa entre varios de los parámetros evaluados, particularmente de tiempo para completar las tareas y la coordinación ojo-mano. Conclusiones. Las aptitudes y habilidades de la experiencia previa con la utilización de videojuegos parecen predecir el nivel de la habilidad endoscópica en individuos sin experiencia endoscópica.

Tumores carcinoides del tracto gastrointestinal 51 Autor: Dr. Jesús Alberto Camacho Escobedo. Coautores: Dres. Téllez AF, Cervera M, Elizondo J, Barreto R, Ramírez M, Valdovinos F, Zepeda S.

Resumen Introducción. Los tumores neuroendócrinos gastroenteropancreáticos (GEP-NET) son neoplasias raras del páncreas y tracto gastrointestinal, éstas pueden incluir a los insulinomas, somatostatinomas, gastrinomas y tumores carcinoides, entre otros. De los GEP-NET, los carcinoides son los más frecuentes, ya que constituyen hasta 50% de los casos. Los síntomas observados en los pacientes con tumores carcinoides pueden ser secundarios al efecto de masa o a la secreción de productos bioactivos por el tumor (serotoninas, histamina, taquinininas y prostaglandinas). Los tumores carcinoides tienen una amplia distribución en el tubo digestivo: intestino delgado (ID), gástricos, el apéndice, colon y recto. En nuestro medio desconocemos las características de los tumores neuroendocrinos del tracto digestivo. Objetivo. Realizar un análisis descriptivo de los tumores carcinoides del tracto gastrointestinal únicamente (que no incluyen a los tumores en páncreas e hígado) diagnosticados en nuestra Institución: su presentación clínica, localización más frecuente, tamaño, número, enfermedades asociadas y eficacia del tratamiento endoscópico. Material. Se realizó una revisión retrospectiva de la base de datos de los Departamentos de Anatomía Patológica y Endoscopia Gastrointestinal del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición "Salvador Zubirán" (INCMNSZ), en busca de pacientes con diagnóstico de tumor carcinoide del tracto gastrointestinal (TG) durante el periodo 1998-2009. Se incluyeron pacientes que tuvieran el diagnóstico de carcinoide del tracto digestivo documentados por endoscopia y confirmado por patología con registro en nuestro Instituto. Métodos. Se documentaron los datos demográficos de los pacientes, así como antecedentes, presentación clínica y tipo de tratamiento (endoscópico, quirúrgico, farmacológico o conservador) del expediente clínico. Se obtuvo del reporte oficial de endoscopia la indicación de la misma, características

de las lesiones en cuanto a localización, tamaño, número y tratamiento endoscópico. En aquellos casos donde se realizó tratamiento endoscópico o quirúrgico, se revisó el reporte oficial de patología para confirmación diagnóstica y valoración de márgenes libres. Análisis estadístico: los resultados se expresan con estadística descriptiva para distribución no paramétrica con medianas e intervalos, frecuencias absolutas y relativas. Las diferencias entre los grupos se analizaron con prueba U de Mann-Whitney o con prueba X2. Se consideró como estadísticamente significativo un valor de P = 0.05. Todas las pruebas estadísticas se llevaron a cabo con el programa SPSS/PC V.17. Resultados. Se incluyeron 31 pacientes, de los cuales 14 (45.2%) fueron mujeres. La media ± DE de la edad fue 57.8 ± 17.3 años. La localización más frecuente fue en el estómago con 12 (38.7%) casos, seguido de las primeras dos porciones del duodeno y el recto con seis (19.4%) cada uno, en el ID cinco (16.1%) casos. El apéndice y ángulo hepático un caso cada uno. Se realizó tratamiento endoscópico en 13 (40.6%) pacientes, en siete (22.2%) tratamiento quirúrgico y en cuatro (12.5%) se realizó una combinación de ambos. De los 12 casos de tumores neuroendócrinos en estómago, a 10 se les realizó tratamiento endoscópico, de éstos, ocho presentaron bordes libres de enfermedad en el reporte histológico final. Conclusiones. Consideramos que la endoscopia es una herramienta útil para el diagnóstico y tratamiento de los tumores neuroendócrinos del TD. La prevalencia de carcinoides gástricos es mayor en nuestro trabajo que lo publicado en la literatura. Ello pudiera ser explicado por el incremento del uso de panendoscopia de escrutinio y seguimiento de algunas enfermedades, mayor experiencia en reconocimiento de estas lesiones por endoscopia, toma de biopsias de rutina durante la realización de la panendoscopia y mayor uso de técnicas de inmunohistoquímica en histopatología. Es necesaria la realización de estudios prospectivos y con mayor número de pacientes para poder definir con mayor precisión el comportamiento de los tumores neuroendócrinos del TD.

87


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Valoración del engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal por tomografía axial computada como indicación para realizar panendoscopia en el servicio de endoscopia del Hospital Central Militar 52 Autor: Dr. Francisco Eduardo Almazán Urbina.

Resumen Introducción. Durante la valoración de la indicación de la realización de estudios endoscópicos de tubo digestivo alto en el servicio de endoscopia se reciben solicitudes sugiriéndose una tumoración gástrica, basándose en estudio radiológico de tomografía axial computada con hallazgo de engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal, siendo en la mayoría de las ocasiones normal el estudio endoscópico. El estómago es un órgano muy importante para los radiólogos, ya que presenta patología de alta prevalencia en la población: el cáncer gástrico. La tomografía computada (TC) es el examen de elección para etapificar las neoplasias del tubo digestivo, permitiendo identificar la extensión a ganglios linfáticos y órganos adyacentes y la presencia de metástasis a distancia. Aunque no es infrecuente que se haga el diagnóstico radiológico del cáncer gástrico en forma incidental en pacientes que consultan por síntomas abdominales vagos, el rol principal de las imágenes en la actualidad es el estadiaje del cáncer luego del diagnóstico efectuado por biopsia endoscópica. Objetivo. 1. Establecer una estadística fidedigna del servicio de endoscopia en el uso de apoyos diagnósticos de gabinete (tomografía) en el Hospital Central Militar para indicar adecuadamente la realización de una endoscopia y así aprovechar mejor el material y equipo disponible para tales estudios. 2. Establecer la prevalencia de engrosamiento de la mucosa como hallazgo radiológico por tomografía axial computada y la presencia endoscópica de tumoraciones gástricas. Material. Pacientes que se realizan endoscopia digestiva alta en el Hospital con la indicación del procedimiento por hallazgo tomográfico de engrosamiento de la mucosa gástrica: 1. Todos los pacientes con hallazgo radiológico por TAC de engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal a quienes se les indique realizar una endoscopia por el especialista que indicó la tomografía; 2. Ambos sexos; 3. Edad de 15 a 80 años, divididos en cuatro

grupos. Criterios de exclusión: pacientes que ya tuvieran diagnóstico establecido de tumoración. Métodos. Se realizó panendoscopia en el servicio de endoscopia del Hospital en el lapso de dos años, a todo paciente que se le indicara el estudio por haberse encontrado por TAC el hallazgo de engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal, así como de masa intraabdominal en hemiabdomen superior, llenándose la hoja de solicitud de la realización del estudio. Se recolectaron los diagnósticos endoscópicos encontrados posteriores a la realización del estudio para definir la prevalencia de los tumores encontrados como consecuencia de indicación del estudio por el hallazgo radiológico en TAC, así como la prevalencia por grupos de edad y sexo. Se consideraron las indicaciones tomográficas para la realización de endoscopia como sigue: engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal, masa abdominal, masa epigástrica y masa duodenal, así como la sugerencia de cáncer gastroduodenal. Se recolectaron sólo los casos que no contaban con ningún otro estudio de imagen complementario. Resultados. Se obtuvieron un total de 113 pacientes; los diagnósticos tomográficos con indicación de realizar endoscopia fueron distribuidos con 41 para masa gástrica (36%), 33 con engrosamiento de la mucosa gástrica (29%) y 11 para engrosamiento de la mucosa duodenal (9.7%). En la distribución por sexos se encontraron 60 masculinos (53%) y 52 femeninos (46%). En la distribución por diagnóstico endoscópico se encontró un total de 33 endoscopias normales, siendo 29% de los estudios realizados, un total de 29 con linfoma que representa 26%, con cáncer gástrico 32 que representa 29%, encontrándose éste en una etapa avanzada y otros como gastrinoma, ampuloma, úlcera pilórica y carcinoma duodenal en 0.8% cada uno. Conclusiones. La utilidad que se le da a la tomografía axial computada está bien comprobado por lo que se indica adecuadamente la realización de estudios endoscópicos a pacientes con hallazgo de engrosamiento de la mucosa gástrica o duodenal, masas gástricas, abdominales o duodenales.

Uso de la realidad virtual para disminuir el dolor ansiedad en pacientes sometidos a panendoscopia en el servicio de endoscopia del Hospital General Fernando Quiroz Gutiérrez 53 Autor: Dr. Danny Iván Cruz del Carmen. Coautores: Dres. Cruz D, Pérez F.

Resumen Introducción. Las aplicaciones de la realidad virtual (RV) inicialmente fueron con el propósito de entrenar a pilotos en ambientes virtuales espaciales para garantizar un entrenamiento efectivo. A partir de 1996 la realidad virtual encuentra una nueva aplicación médica, para curar, disminuir el dolor somático y mejorar condiciones de determinadas enfermedades. Objetivo. Disminuir el dolor durante la realización de endoscopias del tracto digestivo inferior con un juego de entretenimiento de realidad virtual. Material. Panendoscopio marca Olympus GIF 180, Virtual Reality 3D game 2004, Columbia Pictures Industries modelo 267768 que comprende: casco con audífonos. Métodos. Estudio de desarrollo tecnológico, experimental, prospectivo, longitudinal. En el servicio de endoscopia se seleccionaron a los pacientes candidatos para participar en el proyecto (40) previa explicación relacionada al procedimiento de panendoscopia. Solo la mitad del grupo usó casco virtual, la otra mitad fue el grupo control. El estudio se llevó a cabo en el Departamento de Endoscopia del Hospital Fernando Quiroz Gutiérrez del ISSSTE de abril a junio de 2010. La selección de pacientes fue en forma

88

aleatoria, se incluyeron ambos sexos y mayores de 18 años de edad, independientemente de la enfermedad de base. Se colocó al paciente en decúbito lateral izquierdo y se introduce el endoscopio por cavidad oral hasta la segunda porción del duodeno, se realizó maniobra de retro visión en cámara gástrica. En algunos pacientes se tomaron biopsias de esófago o mucosa de estómago. Resultados. Se determinó la frecuencia cardiaca y respiratoria cuando el endoscopio se encontró en la segunda porción del duodeno, así como 5 minutos posteriores al procedimiento; también se determinó el umbral al dolor en una escala del uno al diez, encontrando disminución de la frecuencia respiratoria y cardiaca en los pacientes con casco virtual y un aumento en los pacientes sin casco. Conclusiones. Las imágenes del juego de entretenimiento empleado disminuyeron considerablemente el dolor durante los procedimientos diagnósticos. La respuesta general al dolor fue variable en cada individuo, dicha característica la encontramos en el presente estudio y la reducción al dolor está en función directa de tres factores que consideramos de suma importancia: en primer lugar depende en gran parte de la voluntad o la disposición de los pacientes, de la información previa y de sus diagnósticos.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Urticaria y rosácea como manifestación de la infección por Helicobacter pylori en el Hospital General de Zona 197 del Instituto Mexicano del Seguro Social 54 Autor: Dr. Arturo Lemus Hernández. Coautores: Dres. García F, Morales I, Aldama J.

Resumen Introducción. Más de 50% de la población mundial puede llegar a tener infección por Helicobacter pylori, causando enfermedades severas como el cáncer de estómago, la úlcera péptica, pero también manifestaciones extra digestivas como la urticaria crónica y la rosácea. La urticaria crónica es un padecimiento multifactorial que se divide en tres grandes grupos: física, autoinmune e idiopática; se caracteriza por lesiones eritematosas y pruriginosas de tamaño variable, que tienden a confluir y desaparecen con la presión, se puede clasificar como aguda y crónica, en 80% de los casos no se encuentra la causa y se denomina idiopática. Algunos investigadores han propuesto que puede asociarse a la infección por Helicobacter pylori en algunos de los casos clasificados como idiopática. La rosácea es una dermatosis crónica, recurrente y progresiva de la región facial, caracterizada por episodios repetidos de telangiectasias y eritema persistente con fase de inflamación en la que aparecen pápulas y pústulas, más frecuente en mujeres pero más grave en los hombres, con comienzo en la tercera década de la vida, no se conoce la etiología en su totalidad, pero se ha relacionado con factores genéticos, vasculares, farmacológicos, psicológicos, ambientales, inmunológicos e infecciosos como el Helicobacter pylori, del cual no se ha establecido el mecanismo etiopatogénico; lo que sí se ha relacionado es la erradicación de la infección con la mejoría de los síntomas. Objetivo. Establecer la relación entre urticaria crónica y rosácea con Helico-

bacter pylori mediante estudios endoscópicos con la confirmación del estudio histopatológico. Material. Pacientes enviados por el servicio de dermatología del Hospital General de Zona 197, con los diagnósticos de rosácea y de urticaria crónica. Métodos. Panendoscopia alta con obtención de biopsia gástrica para corroborar la infección por Helicobacter pylori mediante estudio de histopatología Resultados. Se obtuvieron 22 pacientes con diagnósticos de rosácea y de urticaria crónica, durante el estudio se perdieron cuatro pacientes que no regresaron al servicio, a todos se les realizó endoscopia alta con toma de biopsias de estómago y se envió para estudio de histopatología. Las edades fueron de 13 a 57 años de edad con una media de 38.4 años. De los 18 pacientes, seis fueron de rosácea y 12 de urticaria crónica; de los seis portadores de rosácea, cinco fueron positivos, lo que representa 83.3% y uno negativo, lo que representa sólo 16.6%. De los pacientes con urticaria crónica, ocho fueron positivos a Helicobacter pylori, lo que representa 66.6%, y cuatro negativos, lo que representa 33.3% de los casos. Conclusiones. La infección por Helicobacter pylori es un padecimiento frecuente en nuestro medio, aunque la mayoría de los pacientes no tiene manifestaciones. La principal es digestiva, pero un grupo de pacientes con manifestaciones dermatológicas presentan rosácea y urticaria crónica; aunque no se ha logrado establecer con facilidad su asociación, en nuestro estudio hemos encontrado relación por los porcentajes de positivos encontrados, que son mayores.

89


Carteles Síndrome de Peutz Jeghers como causa de ictericia obstructiva. Reporte de caso 55 Autor: Dra. Celia Ludivina López Rodríguez. Coautores: Dres. López HP, Vázquez FE, Sánchez BJ, Mar Villegas NE.

Resumen Introducción. El síndrome de Peutz Jeghers es una enfermedad poco común, de tipo autosómico dominante que se caracteriza por la presencia de manchas melánicas en mucosas y pólipos de tipo hamartomatoso de tracto gastrointestinal. El cuadro clínico puede ser asintomático o presentar obstrucción intestinal que amerite intervención quirúrgica de urgencia. Es un factor de riesgo para desarrollar cáncer intestinal y extraintestinal. Objetivo. Describir un caso de síndrome de Peutz Jeghers como causa de ictericia obstructiva. Material. Paciente femenino de 27 años de edad con diagnóstico de síndrome de Peutz Jeghers durante la infancia, se sospechó por la presencia de manchas melánicas en boca y manos, sin confirmación del diagnóstico ni seguimiento. Desarrolló un cuadro de pancreatitis aguda de etiología no determinada a los 26 años de edad. Inició padecimiento cuatro meses antes de su envío a nuestro hospital, al presentar dolor epigástrico de tipo transfictivo con irradiación en hemicinturón hacia hipocondrio derecho, náusea y vómito de contenido biliar, además de ictericia intermitente, acolia y coluria, por lo que se realizó colesistectomía; persistió con misma sintomatología, pero se agrega hipertermia, prurito y equimosis de extremidades. Métodos. Laboratorio: Leuc 8490, Hb 12.5, Plt 602,000, Gluc 96, creatinina 0.8, colesterol 237, bilirrubina total 1.25, ALT 156, AST 132, fosfatasa alcalina 422, DHL 212, GGT 608, electrólitos séricos normales, ANA negativos, C ANCA negativo, inmunoglobulinas normales, marcadores virales B y C nega-

tivos, marcadores tumorales negativos. Exámenes de gabinete: ultrasonido de abdomen: dilatación de vía biliar intra y extrahepática, ausencia quirúrgica de vesícula biliar. Se realiza duodenoscopia en la cual se observó la presencia de un pólipo pediculado sobre el ámpula de Vater de 5 cm de diámetro, con mucosa heterogénea, del cual se realiza resección parcial por el tamaño y la localización que presenta, no siendo posible la canulación de vía biliar. El reporte histopatológico es de adenoma tubular con displasia de bajo grado. La endoscopia superior demostró la presencia de múltiples pólipos gástricos de aspecto benigno. El reporte histopatológico fue pólipos hamartomatosos fragmentados. Colonoscopia sólo se identificó un pólipo plano a nivel de recto. No se encontraron otras lesiones en colon, se revisan 5 cm del íleon terminal encontrándose normal. El reporte histopatológico fue pólipo con componente inflamatorio crónico. Resultados. Posterior a la CPRE los síntomas desaparecen y se programa resección quirúrgica completa del pólipo por encontrar displasia en el pólipo duodenal resecado, con vigilancia por el departamento de gastroenteorlogía de manera periódica tanto para identificar el desarrollo de otras manifestaciones clínicas de la enfermedad y para detección de neoplasias intestinales y extraintestinales. Conclusiones. El síndrome de Peutz Jeghers es una enfermedad poco común en nuestra entidad, el caso presentado es una manifestación poco común de esta enfermedad, pero debe de sospecharse en personas que presenten las manchas melánicas sugestivas, además de realizar la búsqueda intencionada de pólipos en el tracto gastrointestinal y la toma de biopsias para realizar el diagnóstico definitivo del síndrome, para posteriormente continuar con la detección oportuna de desarrollo de neoplasia intestinal y extraintestinal.

Utilidad del balón intragástrico BIB en el manejo del sobrepeso y obesidad. Reporte preliminar 56 Autor: Dr. Alberto Casillas Romo. Coautores: Dres. Rodríguez N, Acevedo E, Martínez L, De Leija M, González K, Agundiz M, Garza L.

Resumen Introducción. La endoscopia digestiva ha emergido como una disciplina más en el manejo del sobrepeso y la obesidad. La aparición de nuevos métodos endoscópicos presenta un horizonte prometedor para el tratamiento no quirúrgico de esta enfermedad. Uno de los métodos más difundidos es la colocación del balón intragástrico, el cual produce una sensación de saciedad gástrica desencadenando además reacciones hormonales que disminuyen el apetito. Objetivo. Conocer nuestra experiencia en la aplicación del sistema de balón intragástrico BIB de Allergan en el manejo integral del sobrepeso y la obesidad. Reportando la pérdida de peso, disminución en el índice de masa corporal (IMC), apego al sistema, así como los efectos indeseables y complicaciones. Material. Se incluyeron pacientes con diagnóstico de sobrepeso y obesidad captados en la consulta externa de gastroenterología, medicina interna y/o cirugía con obesidad o sobrepeso y quienes expresarán su deseo de colocarse balón intragástrico del 1 de abril de 2008 al 1 de abril de 2010. Todos los pacientes fueron sometidos a valoración clínica previa la colocación del balón intragástrico por los servicios de gastroenterología, medicina interna, cardiología y nutriología, además de revisión de exámenes de laboratorio y EKG. Todos los pacientes firmaron consentimiento informado y sus estudios endoscópicos fueron realizados en los departamentos de Endoscopia Digestiva de los Hospitales Christus Muguerza Alta Especialidad y Christus Muguerza Conchita. Métodos. Todos los procedimientos tanto la colocación como el retiro del balón fueron bajo sedación por anestesiología y de forma ambulatoria. El

90

seguimiento fue clínico y nutricional cada siete días el primer mes y cada mes hasta que se llevó a cabo el retiro, idealmente hasta los seis meses. Se registró sexo, edad, IMC, llenado del balón intragástrico, duración en días del balón intragástrico, control nutricional, efectos indeseables y complicaciones. El análisis estadístico requerido fue una observación clínica, prospectiva, no aleatorizada ni ciega. Las variables continuas se expresan como promedio y rango. Resultados. Se revisó la experiencia obtenida en el manejo de 52 pacientes; 40 mujeres y 12 hombres con una edad promedio de 36 años (19-70). Promedio de peso inicial: a) mujeres 86.3 kg (71-114); b) hombres 126.5 kg (88-225). Promedio de peso final: a) mujeres 73 kg (53-99); b) hombres 110 kg (78-175). Promedio de peso perdido: a) mujeres 13 kg (15%); b) hombres 17 kg (13%). Promedio de IMC inicial: a) mujeres 33.5 kg/m2 (26.3-49.2); b) hombres 40 kg/m2 (30-74). Promedio de IMC final: a) mujeres 28 kg/m2 (22-38); b) hombres 33.8 kg/m2 (24-56). Promedio de pérdida de IMC: a) mujeres 5.5 kg/m2 (2.2-11.2); b) hombres 6.4 kg/m2 (-2-18). Promedio de llenado del balón: a) mujeres 610 cc; b) hombres 633 cc. Promedio de días de balón colocado: a) mujeres 194 días; b) hombres 210 días. Retiros tempranos: cinco, tres por intolerancia, uno por embarazo y uno por pérdida de peso satisfecha. Conclusiones. Nuestra experiencia preliminar muestra que los resultados obtenidos son similares a los reportados en la literatura mundial. Es un procedimiento seguro, con efectos indeseables en la primer semana tratados de forma médica y ambulatoria. No hubo complicaciones de ningún tipo (médicas ni quirúrgicas). Éste es un procedimiento seguro que desencadena una respuesta favorable en el manejo del sobrepeso y la obesidad, además de que viene a representar una metodología que ha representado el disparador de nuevas técnicas no quirúrgicas y permanentes, las cuales siguen en proceso.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Lesión de Dieulafoy. Presentación de dos casos 57 Autor: Dr. José Daniel Martínez Quintana. Coautores: Dres. Franco NR, Moreno AME.

Resumen Introducción. La lesión de Dieulafoy fue descrita hacia 1897 por Dieulafoy, denominándose exulceratio simplex, creyendo que era el estadio inicial de una úlcera gástrica. Se trata de una anomalía vascular localizada en estómago proximal, aunque se han descrito en esófago, duodeno, yeyuno, colon y recto; es una causa rara aunque potencialmente fatal de hemorragia gastrointestinal y responde a menos de 2% de episodios de hemorragia digestiva aguda. Es más frecuente en varones y se presenta a una edad media de 60 años, pero puede aparecer a cualquier edad, incluso en niños de muy corta edad. El tratamiento endoscópico es el de elección, teniendo que recurrir en pocos casos a la cirugía. Objetivo. Presentación de dos casos clínicos. Material. Caso 1. Paciente masculino de 17 años de edad, el cual se presenta al servicio de urgencias con cuadro de hemorragia de tubo digestivo alto de manera súbita y que lo llevó a inestabilidad hemodinámica e ingreso a piso de medicina interna con una anemia de 7 g/dL y 21% de hematocrito. Se logró la estabilidad hemodinámica y fue sometido a endoscopia alta, en la cual se observa edema de la mucosa de estómago y restos sanguíneos sin lesiones en esófago ni estómago, pero observando una lesión sobre la primera porción del duodeno con sangrado en capa sin proceso ulceroso, en la segunda porción del duodeno sin anormalidades. Se toma decisión de realizar inyección de 10 mL de adrenalina 1:10,000 en cuatro cuadrantes, logrando parar sangrado en capa y observando los cambios posinyección. El paciente presenta recurrencia del sangrado por la madrugada, llevándolo a choque hipovolémico con una anemia de 3 g/dL y ameritando apoyo

con aminas e intubación traqueal y pase a terapia intensiva; por la mañana se le realiza nueva endoscopia, observando nuevamente la lesión, se realiza inyección de 8 mL de adrenalina 1:10,000, y la evolución del paciente es favorable con alta a los tres días de terapia y posterior de hospital. Caso 2. Paciente femenina de 60 años, enviada de hospital de referencia al departamento de endoscopia por hemorragia de tubo digestivo alto que la llevó a una hemoglobina de 6.5 g/dL. En la endoscopia se observa esófago normal con la presencia en estómago de una lesión prepilórica sobre un área de edema con sangrado en capa y sin proceso ulceroso agregado, hay un coágulo pequeño formado que se moviliza con agua, se decide inyección de adrenalina 1:10,000 de 10 mL en cuadrantes, logrando parar el sangrado y observando los cambios compatibles a la inyección, se verifica ausencia de sangrado y se envía de regreso a hospital de referencia; tras el seguimiento la paciente es dada de alta a los tres días sin cuadro recurrente de sangrado. Métodos. Presentación de dos casos clínicos. Resultados. Presentación de dos casos clínicos. Conclusiones. La lesión de Dieulafoy constituye menos de 2% de las causas de hemorragia digestiva aguda y, hasta 80% de ellas se localiza en la zona proximal gástrica hacia la curvatura menor, que es donde están las arterias de mayor calibre, no obstante se han comunicado casos en esófago, duodeno, yeyuno, colon, recto y ano. Los criterios endoscópicos para definir esta lesión son: a) la salida a chorro o flujo micropulsátil de sangre arterial, activamente a partir de un defecto mucoso menor de 3 mm o a través de una mucosa macroscópicamente normal; b) la visualización de un vaso con o sin signos de sangrado reciente, que protruye a través de un defecto mucoso mínimo o a través de la mucosa normal, y c) la presencia de coágulo fresco fuertemente adherido a través de un punto estrecho de inserción sobre un defecto mínimo o mucosa aparentemente normal.

Frecuencia de ligadura de várices esofágicas durante el periodo del 26 de julio de 2008 al 31 de mayo de 2010; realizados en el Hospital General ISSSTE Acapulco 58 Autor: Dr. Agustín Rafael Flores Jiménez.

Resumen Introducción. Las várices esofágicas son las causantes de 10-30% del sangrado en patología gastrointestinal. El 50% de los pacientes cirróticos presentan várices esofágicas, 30% de los pacientes cirróticos o con hepatopatía desarrollan várices esofágicas en el primer año después del diagnóstico y hasta 60% de los pacientes no tratados presentan sangrado repetitivo posterior al primer sangrado dentro del primer año. Las ligaduras y la escleroterapia logran disminuir el sangrado, la frecuencia y la mortalidad. Objetivo. Identificar el número de ligaduras que requiere un paciente con várices esofágicas para disminuir el riesgo de sangrado en pacientes atendidos en el servicio de endoscopia del Hospital General ISSSTE Acapulco, durante el periodo comprendido del 26 de julio de 2008 al 31 de mayo de 2010. Objetivos específicos: 1. Conocer la frecuencia de las várices esofágicas en el servicio de endoscopia del Hospital General ISSSTE Acapulco; 2. Conocer la eficacia de las ligaduras mediante el número de sesiones de ligadura de várices esofágicas que requiere un paciente para ser dado de alta, previo diagnóstico endoscópico. Material. Se realizaron estudios endoscópicos a los pacientes derechohabientes en el Hospital General ISSSTE Acapulco. El instrumento de medición que se utilizó fue el equipo endoscópico exera II CVL HD con endoscopios 180 y 150 para la confirmación de la patología medida con los criterios de Dagradi. Métodos. Estudio tranversal de una serie de casos. Para realizar el tratamiento de ligadura el paciente debió de cumplir con los criterios de Dagradi, tener antecedente de sangrado, valoración clínica y de estudios de labo-

ratorio, se pidió una historia clínica completa para llevar un control. La base y la captura de los datos se llevó a cabo en el programa Epi Data; se obtuvieron frecuencias simples de las variables y se analizaron las mismas con el programa Ciet Map. Resultados. Se realizaron 843 estudios en el servicio de endoscopia del Hospital General ISSSTE Acapulco, 68.6% (578/843) de los pacientes fueron del sexo femenino; 7.8% (65/843) de los pacientes atendidos en el servicio de endoscopia se le diagnosticó várices esofágicas de diferentes grados según los criterios de Dagradi, los cuales cursaban con hepatopatía de diferente etiología. Sólo 29 de los pacientes requirieron ligadura de várices esofágicas de acuerdo con la valoración endoscópica; el resto se envió a control para su vigilancia y cita abierta a urgencia en caso de presentar sangrado. El 20.3% (13/65) de los pacientes que se les realizó ligadura de várices sólo requirió una sesión para que se diera de alta del servicio y continuar con tratamiento médico y control, 15.6% (10/65) requirió dos veces el tratamiento, 7.8% (5/65) requirió tres sesiones de ligadura de várices esofágicas, 1.6% (1/65) cuatro sesiones. Conclusiones. Los pacientes atendidos en el Hospital General ISSSTE Acapulco que requirieron ligadura presentaban hepatopatía de diferente etiología, en algunos casos llegaron al servicio con sangrado activo de tubo digestivo alto. El tratamiento que se ha utilizado mediante ligaduras ha mejorado de manera sustancial las condiciones médicas del paciente y disminuye el riesgo de sangrado en el primer año, que es la principal causa de muerte en estos pacientes. La ligadura ha sido probada como un procedimiento seguro y accesible para los pacientes de la unidad, teniendo buenos resultados en pocas sesiones y con un tratamiento médico riguroso.

91


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Experiencia de la correlación de los patrones endoscópicos de Kudo con el diagnóstico histopatológico de los pólipos de colon en el Hospital Español de México 59 Autor: Dr. Gerardo Alfonso Morales Fuentes. Coautores: Dres. Vinageras J, Suárez E, García A, Zárate A, Angulo D, Herrera E, Cerda C, Martínez D.

Resumen Introducción. Los patrones Kudo analizan la superficie de los pólipos de colon por cromoendoscopia y magnificación. Histopatológicamente son: hiperplásicos (PH), inflamatorios (PsIn), serrados (S) y los adenomas tubular (AT), tubulovelloso (ATV) y velloso (AV), con características propias y pronóstico en cuanto a desarrollar adenocarcinoma (Ca). Objetivo. Analizar la experiencia del Hospital Español y la eficacia de un centro no especializado en observar los patrones de Kudo y su correlación histopatológica, utilizando magnificación endoscópica y tecnología FICE. Material. Colonoscopio modelo EC-590ZW/L de FUJINON, procesador de imágenes digitales SYSTEM 4400, compatible con la tecnología FICE y con magnificación electrónica. Métodos. Estudio prospectivo, observacional, serie de casos consecutivos a los que se les realizó colonoscopia, entre octubre de 2008 y enero de 2010. Al detectar un pólipo se valoró el patrón de Kudo con magnificación y el filtro #4 de FICE; después se enviaba a patología. Se utilizaron cédulas de recolección de datos, tablas de Excel 2007 y tablas de contingencia de 2x2. Resultados. Se realizaron 605 colonoscopias. Se resecaron 190 pólipos, 129 fueron dejados en el servicio de patología del Hospital Español. Su localización fue predominante en rectosigmoides, y fue disminuyendo hacia lo proximal. La frecuencia de los patrones de Kudo: patrón I 49%, patrón II 26%, patrón IIIs 7%, patrón IIIL 9%, patrón IV 7% y patrón V 2%. Y de patología: PH 24%, PsIn 20%, otros 2%, PS 0%, AT 44%, ATV 6%, AV 1% y Ca 3%. Correlación entre Kudo subgrupo “no adenomas” y su confirmación

histopatológica: sensibilidad (S) 91%, especificidad (E) 40%, valor predictivo positivo (VPP) 56% y valor predictivo negativo (VPN) 84%, concordancia (C) 63% e índice kappa (k) 0.30 (grado de acuerdo bajo). Correlación entre el patrón de Kudo subgrupo de “adenomas”: S 39%, E 93%, VPP 13%, VPN 59%, C 65% y k 0.31 (grado de acuerdo bajo). Correlación entre el patrón de Kudo subgrupo de “maligno”: S 50%, E 99%, VPP 66%, VPN 98%, C 97% y k 0.50 (grado de acuerdo moderado). Correlación entre cada patrón de Kudo: Kudo I (mucosa normal) con patología (no adenomatoso = PsIn + otro): S 78%, E 59%, VPP 34%, VPN 90%, C 63% y k 0.26 (grado de acuerdo bajo). Kudo II (PH) con patología (PH + PS): S 22%, E 73%, VPP 21%, VPN 75%, C 61% y k -0.02 (sin ningún grado de acuerdo). Kudo IIIs, IIIL y IV (adenomas) con patología (AT + ATV + AV): son los mismos valores y acuerdos que el subgrupo de “adenomas”. Kudo V (cáncer) con patología (Ca): son los mismos valores y acuerdos que el subgrupo de “maligno”. Conclusiones. Los patrones de Kudo no correlacionaron al diagnóstico histopatológico. Se identificaron algunos factores que contribuyeron a no identificar el patrón: preparación del colon, poca experiencia con FICE, patrón mixto y la historia clínica del paciente. La tecnología utilizada es nueva en el Hospital Español, además no es un centro de referencia para estos pacientes. En México, en un Instituto especializado en cáncer se demostró que sus resultados mejoraron posterior a una maniobra educativa de los endoscopistas. Ahora que el cáncer colorrectal se incrementa en Occidente, es importante enseñar los patrones de Kudo y deben practicarse para incluirlos en el escrutinio, como en Japón. Se debe empezar a utilizar de manera habitual la nueva tecnología disponible, como lo es el FICE, misma con la que no hay estudios reportados de este tipo. Las nuevas técnicas con el tiempo irán mejorando y facilitando la identificación de los pólipos.

Experiencia de 95 tratamientos con argón plasma en lesiones vasculares de tubo digestivo proximal 60 Autor: Dr. Gerardo Blanco.

Resumen Introducción. Las malformaciones arteriovenosas y las ectasias vasculares antrales gástricas son diagnósticos endoscópicos comunes en pacientes que se presentan con anemia por sangrado de tubo digestivo alto. Las malformaciones arteriovenosas se pueden encontrar en múltiples localizaciones, por lo que en ocasiones requieren de panendoscopia y colonoscopia para identificar todas las lesiones. Las ectasias vasculares antrales gástricas representan 4% de las hemorragias de tubo digestivo alto no variceal. Generalmente se identifican como puntos rojos en el antro, organizadas de forma lineal que parten radialmente desde el píloro y son conocidas también como estómago en sandía. La coagulación con argón plasma es una técnica de electrocoagulación de no contacto que en los últimos años ha demostrado una gran efectividad para el control del sangrado relacionado con malformaciones arteriovenosas y a las ectasias vasculares antrales gástricas. Objetivo. Evaluar la efectividad del tratamiento con argón plasma en las lesiones vasculares del tubo digestivo proximal. Material. Se evaluaron de forma retrospectiva a los enfermos con diagnóstico de malformación arteriovenosa y ectasias vasculares antrales gástricas de junio de 2005 a junio de 2010, que fueron tratados por coagulación con argón plasma, registrando edad, sexo, etiología, tipo de lesión encontrada, número de sesiones, presencia de complicaciones asociadas al tratamiento y si hubo o no efectividad del tratamiento evaluadas como una menor necesidad de trasfusiones. Métodos. Se definió éxito total cuando hubo corrección de la anemia y no

92

requirió transfusión después del tratamiento con argón plasma, éxito parcial cuando el número de transfusiones requeridas era menor o igual a 50% de lo que habitualmente requería el paciente y no éxito cuando no se encontró una disminución mayor a 50% de los requerimientos transfusionales o cuando el paciente continuaba presentando las lesiones vasculares en la endoscopia de control. Resultados. Se aplicaron 95 tratamientos con argón plasma a nueve pacientes con malformaciones arteriovenosas y con ectasias vasculares antrales gástricas en el Servicio de Endoscopia del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional "Siglo XXI" del Instituto Mexicano del Seguro Social. El promedio de edad de los pacientes fue de 66 años (54 a 84), el número de dosis varió entre 2 y 58 sesiones y el promedio de la hemoglobina a su ingreso fue de 8.5 mg/dL (5.5 a 10). Se asociaban a enfermedades sistémicas como insuficiencia renal crónica en cuatro casos, cirrosis hepática en dos, un paciente tenía Osler-Rendu-Weber y una paciente sin enfermedades asociadas. Se logró éxito total en dos pacientes que no requirieron ser trasfundidos desde que inició su tratamiento con argón plasma, cuatro pacientes lograron éxito parcial, disminuyendo 50% las transfusiones requeridas y en tres pacientes no se logró éxito. Conclusiones. El tratamiento con argón plasma no demostró ser efectivo en nuestro estudio, ya que el éxito total sólo se registro en dos enfermos, se deberá realizar un estudio con mayor número de enfermos para tener conclusiones válidas acerca de la efectividad de este tipo de manejo. No se ha encontrado el tratamiento idóneo para estas patologías, además de que el control de la anemia es difícil en estos pacientes, debido a sus patologías de base, además de que estas lesiones no sólo se encuentran en el tubo digestivo proximal, lo cual complica su tratamiento.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Tratamiento combinado en estenosis benigna de la vía biliar. Reporte de un caso 61 Autor: Dr. Erick Rainier Pérez Fonseca. Coautores: Dres. Cruz C, Gutiérrez R.

Resumen Introducción. La colecistectomía laparoscópica tiene sus inicios en 1980 y con el paso del tiempo se ha convertido en el método de elección para el tratamiento de dicha enfermedad; sin embargo, en la actualidad el riesgo de presentarse una lesión de vía biliar es del orden de 0.4-0.6% (comparada con el 0.1-0.2% del método abierto). El manejo de las estenosis derivadas de dichas lesiones de la vía biliar ha evolucionado con el descubrimiento de nuevos métodos diagnósticos y terapéuticos. De tal forma que en la actualidad la CPRE con colocación de prótesis biliares se considera el método de elección para su diagnóstico inicial y terapéutica en casos seleccionados. La radiología intervencionista ha dado un paso adelante en el tratamiento de estas estenosis mediante la colangiografía percutánea y la colocación de prótesis percutáneas, además de que promete un porcentaje de éxito similar al de los procedimientos endoscópicos (e incluso mayor). Sin embargo, aún no se ha definido en qué casos es posible combinar dichas técnicas. Objetivo. Brindar un antecedente en cuanto a la posibilidad del tratamiento combinado de dichas técnicas en un caso bien documentado. Material y métodos. Se trata de una paciente de 68 años, con antecedentes de importancia únicamente de alergias (cloranfenicol, moxifloxacino, norfloxacino), portadora de AR de 10 años de evolución tx con leufomida 1 x 24 h, paracetamol 500 c/12 h. Antecedente de histerectomía hace 15 años por quiste ovárico y sangrado. Mastectomía radical derecha hace 10 años por cáncer de mama. Apendicectomía a los 13 años, colecistectomía el 20 de agosto de 2009. PA: durante procedimiento de colecistectomía ocurre lesión de vía biliar a nivel de hepático común, el cirujano tratante decide dejar sonda

en T, la cual accidentalmente se extrae 14 días después del procedimiento, sin aparentes complicaciones. Sin embargo, una semana después la paciente presenta ictericia progresiva, con coluria y acolia, por lo que se decide el uso de CPRE, la cual corrobora la estenosis (con paso escaso del medio de contraste); no es posible franquearla y en ese intento colocar prótesis. Por ello se prefiere el tratamiento con sonda percutánea, pudiéndose insertar prótesis de 6 Fr sólo para derivación biliar. Sus laboratorios posterior al manejo percutáneo fueron los siguientes: leu 7200, Hgb 13.5, hto 42, plaq 265, linf 20.3, neu 61.9, Tp 13.9, INR 1, GLU 99, Urea 28, BUN13, bun/crea 16.3, Na 144, K 4.2cl 111, BT 0.6, BI 0.4, BD 0.2 FA 167, GGT 13, TGO 13, TGP 7. En intentos posteriores se coloca una prótesis de 8 Fr y 10 Fr; se decide entonces continuar el tratamiento de forma endoscópica a través de CPRE. Se utiliza la sonda percutánea como medio para colocar dos guías hidrofílicas, de tal forma que se logra dilatar progresivamente la estenosis (con soehendra 14 Fr y balón) hasta poder colocar tres prótesis de 10 Fr en la vía biliar de forma satisfactoria. Resultados. La paciente fue egresada el día siguiente por mejoría, sin presentar evento de pancreatitis pos-CPRE, el gasto a través de la fístula en piel fue mínimo en los siguientes días al procedimiento. Se le ha dado seguimiento hasta la fecha a la paciente y ésta se encuentra asintomática. Conclusiones. El uso de dilatadores percutáneos para manejo inicial de estenosis benignas de la vía biliar en casos en los que la CPRE no es efectiva, permite una dilatación suficiente de dichas estenosis, lo que permite continuar la terapéutica mediante CPRE. Es necesario realizar estudios con mayor volumen de pacientes para averiguar si es ventajoso este tipo de manejo y con qué calibre es posible iniciar el manejo de la estenosis mediante CPRE.

Manejo de las estenosis completas posquirúrgicas con técnica de Rendezvous 62 Autor: Dr. Francisco Eduardo Durón Sibaja. Coautores: Dres. Ramírez M, Hernández A, Alonso J, De la Mora J.

Resumen Introducción. Las estenosis esofágicas ocurren en 3-4% de los pacientes con cáncer de cuello sometidos a laringectomía y/o radioterapia. Algunos de estos pacientes desarrollan obstrucción completa del esófago y la dilatación endoscópica transoral convencional es inefectiva en la mayoría de los casos, la disfagia progresiva es usualmente el síntoma predominante, aunado a la desnutrición posterior a las terapias adyuvantes. Objetivo. La dilatación anterógrada a través de la gastrostomía para permeabilizar con técnica de Rendezvous se ha convertido en estos pacientes en la alternativa de tratamiento de elección, debido a que son pacientes de mal pronóstico funcional posquirúrgico para el tratamiento de la estenosis esofágica superior en pacientes radiados. Material. En un estudio con diseño descriptivo, retrospectivo, observacional de una serie de casos de septiembre de 2009 a junio de 2010, analizamos las características de los pacientes para conocer el resultado clínico de cinco pacientes con diagnóstico de estenosis esofágica superior. Métodos. Pacientes postratamiento de cáncer de cuello a quienes se permeabilizó y se realizó dilatación endoscópica seriada con técnica anterógrada de Rendezvous a través de gastrostomía. Resultados. Dos pacientes con cáncer epidermoide de lengua, dos con cáncer laringe, uno con cáncer mucoepidermoide de glándulas salivales; el

promedio de edad es de 43 años; tres pacientes del sexo femenino y dos del masculino; los pacientes con cáncer de laringe fueron sometidos a laringectomía con radioterapia posquirúrgica con un estándar de tratamiento de 70 Gy fraccionada 35; tres pacientes con quimiorradioterapia base de cisplatino posquirúrgica a la glosectomía citorreductora; los cinco pacientes presentan estenosis posquirúrgica entre la tercera y séptima semana posterior al tratamiento adyuvante, y tres de ellos con estenosis completa, todos permeabilizados y dilatados con técnica anterógrada a través de gastrostomía con técnica de Rendezvous; el promedio de dilataciones en cinco meses es de siete, al momento del corte estadístico los pacientes se encuentran alimentándose por vía oral, con mejoría del estado nutricional franca y continúan en seguimiento endoscópico de la rehabilitación esofágica. Conclusiones. La técnica de permeabilización endoscópica mixta de Rendezvous (transoral-transgástrica simultánea) es una alternativa de bajo riesgo con buenos resultados clínicos en pacientes con cáncer de cuello con estenosis esofágica posadyuvancia y debe considerarse como el procedimiento de elección previo a la cirugía que reporta mayores complicaciones en pacientes tratados por cáncer de cuello radiados. Aunque la presente serie es corta por la baja frecuencia de la patología que reportamos, congruente con la reportada en la literatura mundial, consideramos que el seguimiento de largo plazo de estos pacientes permitirá establecer el esquema de rehabilitación definitiva de la estenosis esofágica superior en pacientes tratados por cáncer de cuello.

93


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Experiencia en ligadura de várices esofágicas como profilaxis secundaria, en hemorragia de origen variceal, para pacientes con hipertensión portal del Hospital General Regional 220, IMSS. Reporte preliminar 63 Autor: Dra. Araceli Hinojosa Ruiz.

Resumen Introducción. La hipertensión portal es una complicación progresiva de la insuficiencia hepática crónica (IHC). El manejo de los pacientes con IHC y hemorragia de tubo digestivo de origen variceal depende del estadio de la hipertensión portal al momento del diagnóstico. Las várices esofagogástricas son las colaterales portosistémicas de mayor importancia, ya que su ruptura resulta en hemorragia variceal. Las várices esofagogástricas se presentan en aproximadamente 50% de los pacientes con IHC y su presencia se relaciona con el grado de severidad del daño hepático. Objetivo. Conocer el pronóstico, complicaciones y recurrencia de hemorragia variceal en pacientes con IHC e hipertensión portal, en tratamiento combinado con ligadura endoscópica y fármacos betabloqueadores. Material. A todos los pacientes se les realizó estudio endoscópico con técnica convencional utilizando equipo de fibroendoscopia Pentax FG29V. Para el procedimiento de ligadura de várices esofágicas se utilizaron equipos Wilson Cook Medical GI Endoscopy multibanda (6). Se realizó procedimiento de ligadura endoscópica con técnica en Z y colocación de 4-6 bandas por procedimiento en cada revisión mensual. Para el análisis de los datos se utilizó el programa SPSS V16.0. Métodos. Estudio prospectivo, que abarcó el periodo de febrero a mayo de 2010 en el Servicio de Endoscopia del Hospital General Regional 220 del IMSS, en Toluca, Estado de México. Fueron incluidos aquellos pacientes con IHC e hipertensión portal, con antecedente de hemorragia de tubo digestivo alto de origen variceal. Resultados. Se incluyeron 31 pacientes con IHC, con una edad promedio de

60 años, 65% (20) del género masculino y 35% (11) del femenino. Las causas de la IHC incluyeron: alcohol en 23 pacientes (74%), idiopática en siete (23%) y un caso de hepatitis autoinmune (3%). La severidad de la IHC fue estatificada de acuerdo con la clasificación de Child-Pugh: un paciente (3%) en estadio A, 19 (62%) se encontraban en estadio B y 11 (35%) en estadio C. Todos los pacientes incluidos al protocolo de ligadura de várices esofágicas con indicación de prófilaxis secundaria, presentaron várices esofágicas grado IV (38%) y grado V (62%) de Dagradi. El 10% de los casos presentaron várices gástricas GOV1. Otros hallazgos endoscópicos incluyeron: gastropatía portal leve en 74% y severa en 26%, gastropatía varioliforme en 19% y erosiva antral en 19% de los casos. De los pacientes incluidos, requirieron una sesión de ligadura endoscópica 64.5% (20) de los casos, dos sesiones (26%; ocho), tres sesiones (6.5%; dos), cuatro sesiones (3%; una). Durante el episodio agudo de hemorragia, los pacientes recibieron prófilaxis con antibiótico a base de ciprofloxacino por siete días. Todos reciben tratamiento farmacológico conjunto a base de betabloqueador (Propranolol) a dosis máxima tolerada y continúan en protocolo de ligadura con revisión endoscópica mensual, para determinar el número de sesiones de ligadura endoscópica que requerirán para erradicación de várices esofágicas. Conclusiones. Los pacientes que no presentan várices esofagogástricas al diagnóstico, las desarrollarán en un rango de 8% por año. La hemorragia variceal se presenta en un rango de 5-15% por año. Y posterior al primer episodio de hemorragia variceal, 75% de los pacientes presentarán un segundo episodio, por lo que la combinación del tratamiento farmacológico y la ligadura endoscópica de várices esofágicas han demostrado efectividad en la prevención de hemorragia variceal recurrente.

Quiste de colédoco de tamaño "gigante" 64 Autor: Dr. Héctor Martín Fonseca López. Coautores: Dres. Fonseca H, Arroniz C, Preciado J, Turrado M, Barraza U, Hoyos A.

Resumen Introducción. Los quistes de colédoco son anomalías congénitas del conducto biliar. Estas dilataciones quísticas del árbol biliar pueden implicar las vías biliares intra y extrahepáticas. En 1959, Alonso-Lej desarrolló un análisis sistemático de los quistes de colédoco, presentando informes sobre 96 casos. Ideó un sistema de clasificación, que divide los quistes de colédoco en tres categorías, y se delinearon estrategias terapéuticas. Todani ha refinado este sistema de clasificación que incluye cinco categorías. Objetivo. Presentar caso clínico de quiste de colédoco tipo I en paciente femenina joven, diagnosticado en el Hospital Civil "Fray Antonio Alcalde", Guadalajara, Jalisco. Material. Revisión de las características clínicas, bioquímicas y de imagen radiológicas de una paciente femenina con un quiste gigante de coledoco realizando CPRE en la unidad de endoscopia gastrointestinal del Hospital Civil de Guadalajara "Fray Antonio Alcalde". Métodos. Paciente femenino de 22 años que inicia padecimiento hace dos años con prurito generalizado, acude en varias ocasiones con médicos quienes diagnostican escabiasis y dolor en tórax posterior tipo punzante, por lo que toma analgésicos sin mejoría, le solicitan USG de vías biliares, en donde se identifica dilatación de las vías biliares intra y extrahepética, así como vesícula biliar; dan tratamiento con escabizan sin mejoría, en múltiples ocasiones, así como antihistamínicos no especificados, los cuales tomó de manera intermitente. Hace tres meses se agrega ictericia en escleras, la cual

94

se fue generalizando, continua con prurito; acude nuevamente con médico, quien solicita serologías: AgSVHB, Anti.VHC (negativas) y IgG VHA (positiva); posteriormente presenta dolor abdominal localizado en hipocondrio derecho con irradiación a espalda, las vías biliares se encuentran aumentadas de tamaño, motivo por el cual la derivan al servicio de endoscopia GI para realización de CPRE. Resultados. CPRE: se canula ámpula de Vater con esfinterotomo y guía metálica hidrofílica en su interior y se procede a introducir contraste, se observa control fluoroscópico con una imagen de llenado irregular y la topografía biliar no corresponde a conducto colédoco normal, por lo que en este momento se piensa que se perforó pared duodenal, nos esperamos 2 min y al observarse que el medio de contraste se mantiene en misma posición se decide inyectar más cantidad, 40 cc de conray diluido a 50%; en un principio se pensó que el medio de contraste contorneaba la corredera parietocólica y subhepática; sin embargo, al comenzar a pasar más contraste se mantenía en una misma cavidad que adquiría el contorno de una cavidad dilatada, se pasaron 200 cc de conray diluido, se tomaron varias imágenes fluoroscópicas en distintas posiciones, logrando identificar la vesícula biliar y los conductos intra y extrahepáticos, posteriormente diagnosticando un quiste de colédoco Tipo IA (Todani). Conclusiones. Los quistes de colédoco se vuelven sintomáticos en una edad temprana (primeras dos décadas de vida), el tipo I es el más frecuente, por lo que un cuadro de ictericia, dolor en cuadrante abdominal superior derecho, prurito, pruebas de función hepática alteradas y USG con vías biliares dilatadas nos debe hacer sospechar en esta patología.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Importancia del control endoscópico en manga gástrica 65 Autor: Dr. Carlos Javier Mata Quintero.

Resumen Introducción. Con los avances técnicos en la cirugía gastrointestinal, ya sea por abordajes abiertos o de mínima invasión y con el apoyo de la endoscopia transoperatoria se han logrado mejores resultados en el manejo de patologías benignas y malignas del tracto gastrointestinal. La endoscopia transoperatoria, o abordaje mixto, fue descrita por primera vez en la década de los treinta del siglo pasado. A la fecha se ha convertido en una herramienta de uso rutinario, de forma más específica en la cirugía laparoscópica avanzada, en la cual el mapeo endoluminal que proporciona la endoscopia es fundamental. Las principales ventajas que proporciona la endoscopia transoperatoria son: procedimiento rápido y fácil de realizar en manos experimentadas y mínima morbimortalidad asociada al procedimiento. Objetivo. Se presenta una técnica de gastrectomía vertical laparoscópica empleando la variante de calibrador mediante endoscopio de 32 Fr, con la finalidad de reducir el diámetro del tubo gástrico y revisar durante el transoperatorio la línea de engrapado empleando control endoscópico. En el caso de cirugía de manga gástrica, la aplicación del control endoscópico transoperatorio es de mucha utilidad, ya que nos permite identificar adecuadamente el punto de inicio de la línea de grapado, la extensión de la misma, la calibración del tubo gástrico creado y, lo más importante, la integridad de la línea de grapas a lo largo de la gastrotomía. Dicho control no aumenta el tiempo quirúrgico, sino al contrario, acorta los tiempos al tener seguridad en cada paso de la cirugía. En manos expertas no se aumentan riesgos de morbilidad transoperatoria. Material. Estudio descriptivo, prospectivo, transversal, realizado de agosto de 2007 a marzo de 2009, se operaron 18 pacientes con obesidad mórbida, con criterios e indicación para procedimiento bariátrico de tipo restrictivo;

fueron operados de gastrectomía vertical laparoscópica. Se excluyeron los pacientes que no cumplieran con los criterios e indicaciones para cirugía de obesidad. Se analizó edad, sexo, índice de masa corporal (IMC), tiempo quirúrgico, días de estancia hospitalaria, factibilidad del procedimiento. Métodos. Técnica endoscópica: posterior a la intubación del paciente, se introduce endoscopio terapéutico (en caso de que se quiere calibrar el tubo gástrico por endoscopia se utiliza un endoscopio convencional de 9.8 mm de diámetro [32 Fr. aproximadamente]). Se coloca endoscopio a nivel de canal pilórico para iniciar el grapeo gástrico. Al término del mismo se verifica hemostasia endoluminal, se corrobora calibre adecuado del tubo gástrico en su totalidad y por último se realiza prueba neumática insuflando el tubo gástrico al mismo tiempo que el cirujano instila solución en línea de grapas para evidenciar fugas. Puntos de revisión: punto de inicio de línea de grapeo. Calibración del tubo gástrico, hemostasia endoluminal, prueba neumática. Resultados. La edad promedio fue de 44.9 años, 11 pacientes del sexo femenino y siete del masculino. El IMC promedio fue de 42.8 kg/m2. El tiempo quirúrgico promedio fue de 134 min. No hubo necesidad de convertir a cirugía abierta en ninguno de los casos. La estancia hospitalaria fue de 4.8 días en promedio. No hubo morbimortalidad. Conclusiones. El control endoscópico transoperatorio en cirugía de manga gástrica es un apoyo invaluable que permite la complementación del control endoluminal, dando mejor control quirúrgico de las características del tubo gástrico y de la hermeticidad de la línea de sutura sin aumentar el tiempo quirúrgico ni la morbilidad. En la actualidad todos los centros donde se realizan procedimientos de bariatría deben contar con un endoscopista con experiencia en este tipo de procedimientos, tanto diagnósticos como terapéuticos para la resolución de complicaciones. El aumento en este tipo de procedimientos obliga al endoscopista a familiarizarse con estas situaciones, las que se le presentarán cada vez con mayor frecuencia.

Estenosis rectal por infiltración de cáncer prostático en etapa avanzada: reporte de un caso 66 Autor: Dr. Sergio Enrique Cázares Rodríguez. Coautores: Dres. Zamorano OY, Catarino DA, Martínez GC.

Resumen Introducción. Estudios en necropsia indican que la infiltración rectal por cáncer de próstata ocurre en 4% (1-12%). La infiltración rectal toma la forma de una tumoración en pared anterior al recto con o sin ulceración en 52%, una estenosis anular en 45% y metástasis aisladas en 3%. En 40% de los pacientes se presenta antecedente de adenocarcinoma de próstata al momento de los síntomas gastrointestinales, mientras que 60% no presenta antecedente. Objetivo. Presentación de caso clínico y análisis de la literatura. Material. Paciente masculino de 78 años de edad, originario de Veracruz, casado, católico, escolaridad primaria, hábitos higiénicos y dietéticos adecuados. HAS 15 años de diagnóstico en tratamiento con nifedipino 1x1, infarto al miocardio hace 15 años, insuficiencia cardiaca en tratamiento con digoxina. Diagnóstico de cáncer de próstata en 2008. No candidato a cirugía. Métodos. Inicia padecimiento actual hace cuatro meses, con estreñimiento y hematoquezia, además de dolor en pelvis discapacitante. En octubre de 2009 se realiza orquiectomía bilateral. El paciente se manejó con leuprolide y tamsulosina. Persiste con sintomatología y con hematoquezia, por lo que se realiza estudio endoscópico.

Resultados. Se realiza rectosigmoidoscopia flexible, encontrando a 6 cm del margen anal una lesión exofítica que se extiende con bordes elevados y centro excavado cubierto de fibrina, con friabilidad que se extiende 2 cm aproximadamente, ocupa 10% de la luz aproximadamente. Se realizan múltiples biopsias que se preparan con H-E, en las cuales se identifica mucosa de colon ulcerada e infiltrada por una neoplasia que crece en patrón sólido, con escasas estructuras glandulares, las células son de núcleos pequeños, hipercromáticos, con nucleolos evidentes y escaso citoplasma. Conclusiones. Consideramos inicialmente que la lesión era infiltración del cáncer prostático por el antecedente del paciente. Dada la proximidad anatómica hacia el recto de la próstata, uno esperaría que fuera mas común la infiltración. Sin embargo, es rara, incluso en cáncer avanzado. Se ha sugerido que sea una adecuada función de barrera de la fascia de Denonvilliers. En 1935, Lazarus propuso tres tipos de forma de infiltración hacia recto, últimamente se agregó uno más y es de la siguiente manera: I. El tumor ocluye el recto por una presión externa, pero no invade directamente la pared rectal; II. El tumor invade la pared rectal y se expande intramuralmente; III. El tumor invade a través de toda la pared rectal y se presenta como una masa luminal; IV. El tumor se origina de metástasis más que de invasión por continuidad. De acuerdo con esta clasificación, en este caso fue un tipo III, que protuía hacia la luz.

95


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Drenaje endoscópico de pseudoquiste pancreático, experiencia en el servicio de endoscopia en el Centro Médico ISSEMYM, Metepec, Estado de México 67 Autor: Dr. Alfarabi Rojas Sánchez. Coautores: Dres. Rosales HA, González HS, Miranda CRM, Sánchez FG, Delgado AL.

Resumen Introducción. Las colecciones pancreáticas se encuentran en pancreatitis aguda, muchos casos se resuelven de forma espontánea, pero en 15% se desarrollan pseudoquistes. La elección del tratamiento (quirúrgico, radiológico, endoscópico) depende de varios factores (localización, tamaño, anatomía ductal y experiencia local). El drenaje del pseudoquiste pancreático por abordaje endoscópico se ha desarrollado como una alternativa inicial. Objetivo. Describir la experiencia institucional en el drenaje endoscópico del pseudoquiste pancreático. Material. Expedientes clínicos de archivo del periodo entre 2003 a 2010. Métodos. Estudio observacional. Serie de casos consecutivos. Se revisaron los expedientes clínicos de ocho pacientes en los cuales se realizó drenaje endoscópico de pseudoquiste pancreático, comprendidos entre el periodo de 2003 a 2009, se analizaron datos como edad, sexo, diagnóstico de ingreso, tratamiento endoscópico y complicaciones del procedimiento además de evolución posterior. Resultados. Se incluyeron pacientes con pseudoquiste pancreático drenado endoscópicamente en el servicio, cuyo diagnóstico de ingreso fue pancreatitis aguda secundaria a coledocolitiasis en tres casos (37%), dislipidemia en tres casos (37%), pancreatitis alcoholica en un caso (13%) y por hipercalcemia en un caso (13%), por TAC (tomografía axial computada) y

colangiorresonancia presentaron pseudoquiste pancreático entre las cuatro y seis semanas posteriores a su ingreso, cumpliendo criterios para drenaje del mismo (compresión gástrica o duodenal, pared entre 5-10 mm, dolor, comunicación con el conducto pancreático principal). Dos pacientes fueron mujeres (25%) y seis hombres (75%), con un promedio de edad de 36 años (rango de 31-60). El drenaje endoscópico fue transmural en un caso (12%) y transpapilar en siete casos (78%), sin ninguna complicación durante y posterior al procedimiento; en seguimiento tomográfico se corroboró la resolución de pseudoquiste en seis pacientes (75%) y dos pacientes (25%) requirieron de cirugía para la resolución. Conclusiones. Con el avance de la endoscopia en el tratamiento del pseudoquiste pancreático, se ha creado no sólo como alternativa a la cirugía, sino que en algunos casos constituye el método de elección, con resultados alentadores y una menor morbimortalidad al tratamiento quirúrgico tradicional. Con las técnicas de tratamiento endoscópico descritas, la literatura reporta un éxito de 90%, con una morbilidad de 11% y una mortalidad de 3.3%. En nuestra casuística el éxito se alcanzó en 75% de los casos, al lograr la resolución del pseudoquiste pancreático en seis pacientes. El promedio de recurrencia oscila en las diferentes series entre 9 y 19%. Las complicaciones más frecuentes reportadas son: sangrado, infección del pseudoquiste y perforación retroperitoneal, ninguna de la cuales fue desarrollada en nuestra serie sin reportar mortalidad, por lo que consideramos a nivel de nuestra institución como primera opción este procedimiento en pacientes que cumplen los criterios para drenaje exitoso.

Correlación de reporte histopatológico y prueba rápida para Helicobacter pylori en población pediátrica 68 Autor: Dr. Levy Arias Cortés. Coautores: Dres. Cruz M, Gutiérrez R, Govea O, Cuenca I.

Resumen Introducción. La infección de Helicobacter pylori (Hp), por vía oral o de persona a persona, con frecuencia se adquiere en la niñez y persiste durante toda la vida. La infección por Hp durante la primera infancia podría ser el paso inicial de una serie de reacciones en cadena, que facilitarían la sobreinfeccion, diarreas recurrentes, malnutrición y afección del crecimiento. Los signos y síntomas se refieren a gastritis. El rango de hallazgos endoscópicos en niños con Hp varía desde una mucosa gruesa normal hasta gastritis no específica con o sin pliegues prominentes, nodularidad, úlceras o linfomas MALT, los cuales condicionarán obligadamente la toma de biopsias. El diagnóstico se basa en la presencia de clínica de sospecha de enfermedad ulcerosa péptica y debe ser confirmado por pruebas complementarias. La técnica histológica de Gram se utiliza para su clasificación en Gram positivo cuando las bacterias se tiñen de rojo y de azul como Gram negativo. La técnica histológica de Warthing-Starry se basa en la afinidad de esta bacteria por las moléculas de su membrana con la plata. Existe un pequeño porcentaje de biopsias del tubo digestivo en las que no son detectadas las bacterias de Hp por esta técnica, pero el paciente continúa con sintomatología; en estos casos se hace necesaria la búsqueda de esta bacteria por otras técnicas histológicas. Objetivo. Determinar la relación entre la prueba rápida (Hpfast) y reporte histopatológico para la detección de Hp en población pediátrica. Material. En el servicio de endoscopia gastrointestinal se estudió con 55 pacientes pediátricos en el periodo de 2009; con rango de edad entre uno a 17 años (media 9.6 años), de los cuales 25 corresponden al sexo masculino y 35 al femenino. Los criterios de inclusión que se emplearon fueron los

96

siguientes: pacientes con sintomatología de enfermedad por reflujo gastroesofágico, sintomatología de enfermedad ácido péptica, sangrado de tubo digestivo alto, pacientes posoperados de funduplicatura y realización de CEPRE por patología de vía biliar. Se excluyeron tres pacientes en los cuales se extrajo únicamente cuerpo extraño, cinco pacientes con revisión de funduplicatura, dos con realización de CPRE. Estos criterios fueron tomados con base en las interconsultas solicitadas por los diferentes servicios hospitalarios. El procedimiento endoscópico fue realizado con equipo Olympus pediátrico. Todo procedimiento fue realizado con sedación endovenosa por el servicio de anestesiología, bajo monitoreo; posteriormente se realizó la endoscopia con toma de biopsia con realización de Hpfast y envió de biopsias adicionales al servicio de patología para su análisis. Métodos. Se realizó un estudio retrospectivo transversal, con verificación de las pruebas rápidas posteriores al estudio endoscópico mediato y recabando reporte histopatológico en el servicio de patología. Resultados. De las pruebas rápidas realizadas sólo una fue positiva posterior al estudio endoscópico mediato (1.8%), posterior a ello el reporte histopatológico, cinco casos: tres del sexo masculino y dos femeninos fueron reportadas con Hp positiva (9%). Conclusiones. La mayoría de los niños en países en vías de desarrollo están infectados por Hp y su manera de transmisión a éstos es controvertida. En nuestro servicio contamos con pruebas rápidas para la detección de esta patología, con la intensión de dar un diagnóstico probable inmediato. Pero el estudio histopatológico de una biopsia tomada por endoscopia considerada como estándar de oro diagnóstico (sensibilidad y especificidad de más de 90%), nos confirma el diagnóstico, para así ofrecer un procedimiento diagnóstico o terapéutico más integral a nuestros servicio afines, con la intensión de seguir creando una medicina más preventiva a nuestra población pediátrica, con el fin de evitar secuelas o complicaciones de esta patología.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Esofagitis eosinofílica del adulto: revisión y presentación de un caso 69 Autor: Dra. Yolanda Zamorano Orozco. Coautores: Dres. Borbolla J, Mendoza F, Suárez E.

Resumen Introducción. La esofagitis eosinofílica (EE) se caracteriza por infiltración eosinofílica de la mucosa esofágica en ausencia de afectación de otros segmentos del tubo digestivo, una entidad bien diferenciada de la gastroenteritis eosinofílica. Afecta predominantemente a varones, que con frecuencia asocian manifestaciones de hipersensibilidad a aeroalérgenos y/o componentes de la dieta, y presentan eosinofilia sanguínea. La EE se diagnostica en niños y en adultos jóvenes, que con mucha frecuencia asocian otras formas de alergia. La disfagia predomina en los pacientes de más edad, la impactación de alimento, síntomas de reflujo gastroesofágico, que no desaparecen con medicamentos que suprimen la producción de ácido en el estómago y en algunos casos dolor torácico abdominal. Objetivo. Presentación y revisión de un caso clínico de esofagitis eosinofílica. Material y métodos. Caso clínico. Resultados. Paciente masculino de 38 años de edad, con antecedentes de tabaquismo, epilepsia, drenaje de hematoma subdural en la infancia, controlado con carbamazepina y DFH, además de ingesta irregular de ASA. Inicia con síntomas de ERGE como pirosis, regurgitación en forma inicial, de dos meses de evolución; posteriormente se agrega al cuadro clínico dolor torácico y disfagia; al estudio endoscópico se observa estenosis del tercio distal del esófago, la cual es permeable con resistencia al paso del endoscopio, esofagitis C de los Ángeles, HH por deslizamiento, gastropatía crónica. Se inicia tratamiento con inhibidor de bomba de protones, (40 mg/día), procinético y medidas higiénico-dietéticas, sin mejoría clínica, persistiendo la disfagia, se repite estudio endoscópico a las dos semanas, persistiendo la estenosis esofágica, por lo que se procede a dilatación hidroneumática sin

complicaciones. Manometría esofágica convencional perfusoria, con esfínter esofágico inferior hipotenso con presión de reposo de 8 mm Hg, con relajación incompleta de 80%, peristalsis normal en el tercio distal del esófago con amplitud promedio 129 mm Hg, esfínter esofágico superior con presión de reposo normal, con relajación completa y coordinación faringoesofágica normal. El estudio histopatológico del esófago con infiltración eosinofílica de más de 25 eosinófilos por campo, biopsia gástrica con datos de gastritis crónica. Se inicia manejo con corticoesteroides con buenos resultados clínicos, desapareciendo el dolor torácico y la disfagia. Actualmente se encuentra con dosis de mantenimiento de montelukast 10 mg/día, además de inhibidor de bomba de protones. Conclusiones. La EE es una entidad poco frecuente, desde su primera descripción, han sido publicados en la literatura unos 200 casos, de los cuales 35% se describen en adultos. La EE de presentación en la edad adulta es menos conocida, y no se suele considerar en el diagnóstico diferencial de la disfagia. Afecta a varones jóvenes durante la tercera y cuarta décadas de la vida, que asocian en una alta proporción de casos manifestaciones atópicas, lo que se ha relacionado con la probable etiología inmunoalérgica del proceso. La GE es una entidad diferenciada de la EE, de aparición más temprana, en la que casi siempre se encuentra infiltración del estómago e intestino delgado por abundantes leucocitos eosinófilos, y hasta en 50% de los casos se acompaña de infiltración esofágica. La hiperreactividad inmune celular subyacente a la EE ha permitido el tratamiento con esteroides. Los corticoides han demostrado una remisión en la infiltración esofágica que va asociada a una mejoría sintomática. Recientemente han sido comunicados casos aislados de GE que han respondido a fármacos moduladores de la inflamación dependiente de linfocitos TH2, como el cromoglicato sódico, el suplatast tosilate o el montelukast.

Prevalencia de Helicobacter pylori negativo en pacientes con úlcera péptica 70 Autor: Dr. Paulo Roberto Rojas Macuil.

Resumen Introducción. La infección por Helicobacter pylori (Hp) tiene una alta prevalencia a nivel mundial; los valores reportados son muy variables, ya que la prevalencia de esta infección varía de países europeos a Estados Unidos, en donde se reportan prevalencias bajas de infección 20-30%, mientras que en países en desarrollo es de hasta 60-70%. La infección por Hp está asociada a úlcera duodenal en 90-95% y en úlcera gástrica es 80-85%. El porcentaje de úlceras Hp negativas o “idiopáticas” es diverso en los estudios publicados. Objetivo. Determinar la prevalencia de Hp negativo en pacientes con endoscopia y presencia de úlcera péptica en el Hospital “Carlos Mc Gregor Sánchez Navarro” en el periodo del 1 de marzo al 28 de junio de 2010. Material y métodos. El estudio es prospectivo, descriptivo y longitudinal. En el servicio de endoscopia se realizó el estudio por cualquier diagnóstico de envío; aquellos que presentaban úlcera péptica fueron asignados para toma de biopsia según protocolo de Sydney (cinco biopsias) con la finalidad de diagnosticar Hp por medio histológico. Los pacientes que contaban con diagnóstico de sangrado digestivo activo, se difirió la toma de biopsias para disminuir el porcentaje de resultados falsos negativos; y se citaron para endoscopia con toma de biopsias después de dos semanas de episodio de sangrado. Fueron excluidos los pacientes que tenían coagulopatía, comorbilidades graves, uso reciente < de 14 días de IBP o antibióticos. Resultados. En este estudio se realiza endoscopia con toma de biopsia a 79 pacientes con hallazgo endoscópico de úlcera péptica. El porcentaje fue de

45.5% en hombres y 54.4% en mujeres. La edad promedio fue de 52.3 años. Los diagnósticos más frecuentes de solicitud de estudio de endoscopia fue de STDA en 59.4%, EAP 8.8%, disfagia 7.7%. El diagnóstico endoscópico de úlcera péptica más frecuente fue de úlcera gástrica en 63.2%, úlcera duodenal 31.6%, ambos 5%. Se les realizó tratamiento endoscópico combinado (inyección + ACP) a 5% de los pacientes. Los hallazgos de histología en búsqueda de Hp fueron positivos en 51.8% y en 48.1% no se identificó la bacteria por este método. En ocho de los pacientes no contaban con ningún factor de riesgo conocido para el desarrollo de úlcera péptica que corresponde a 10.1% de los casos de pacientes con úlcera péptica y Hp negativo determinado por medio histológico. Conclusiones. En este estudio se determinó la prevalencia en 79 pacientes con Hp negativo y úlcera péptica; el porcentaje encontrado fue de 10.1% de los casos, únicamente diagnosticado por medio histológico. La sensibilidad es alta en la mayoría de pruebas diagnósticas para infección por Hp, siendo las más sensibles la prueba del aliento con 13C y la histología 92-98%. Cuando para el diagnóstico se utiliza una única prueba, hay posibilidades de resultados falsos negativos, incluso con las de mayor sensibilidad. Además, existen múltiples factores que se relacionan con la presencia de Hp negativo, como los pacientes con uso crónico de AINES, síndrome de Zolinger-Ellison, Helicobacter Heilmannii, gastroenteritis eosinofílica, etc. Las úlceras pépticas “idiopáticas”, representan 5-15% de todas las úlceras sin infección. Estos resultados únicamente reportan la ausencia de Hp por medio histológico, por lo que se requiere de otro método confirmatorio para considerar úlcera “idiopática” y evitar los falsos negativos.

97


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Manejo endoscópico de perforación duodenal de origen péptico mediante colocación de prótesis metálica autoexpandible cubierta 71 Autor: Dr. Salvador Razo. Coautores: Dres. Farca A, Lozoya D, Peláez M, Salceda JC, González E.

Resumen Introducción. La perforación aguda de úlcera péptica constituye una complicación que afecta entre 5-10% de los pacientes con úlcera péptica, siendo más frecuente en úlcera duodenal y en el género masculino. En la mayoría de los casos existe una historia previa de dispepsia tipo ulcerosa, con exacerbación súbita de los síntomas y datos clínicos de abdomen agudo. La evidencia de neumoperitoneo en una radiografía de abdomen en bipedestación apoya el diagnóstico. Clásicamente el manejo de esta complicación es quirúrgico; sin embargo, se han descrito reportes de casos de manejo de perforación duodenal secundaria a prótesis metálicas colocadas con fines paliativos de obstrucción de salida gástrica de origen maligno, mediante la instalación de prótesis metálicas cubiertas autoexpandibles. Objetivo. Describir el manejo exitoso de una perforación duodenal de origen péptico con la instalación endoscópica de una prótesis metálica autoexpandible cubierta. Material. Paciente masculino de 76 años de edad, historia personal de enfermedad ulcerosa duodenal complicada con estenosis de bulbo duodenal, manejada con dilatación hidrostática endoscópica en forma fallida realizando gastro-yeyuno anastomosis latero-terminal en 2007. Ingresa por cuadro de dolor abdominal en epigastrio e hipocondrio derecho, naúsea y vómito. La exploración física con TA 150/80, FC 98X´ FR 17X´, temperatura 36.5 ºC. Neurológicamente íntegro, hidratación regular de tegumentos, ictericia +, dolor abdominal a la palpación media y profunda en epigastrio e hipocondrio derecho, sin resistencia muscular ni rebote. Leucocitos 12,000, bandas 4%, hemoglobina 15.6 g/dL, hematocrito 46%, plaquetas 182,000, glucosa 136 mg/dL, BUN 33 mg/dL, creatinina 1.4 mg/dL, bilirrubina total 3.2, BD 2.2, AST 310, ALT 571, FA 104, amilasa 81, lipasa 22, PT 6.6 g/dL,

albúmina 3.9 g/dL, coagulograma normal. Ultrasonido abdominal hidrocolecisto, pared vesicular de 6 mm, colédoco 15 mm de diámetro. Se realiza colecistectomía por laparoscopia, colangiograma transoperatorio sin evidencia de coledocolitiasis. Durante las primeras 24 h de posoperatorio el paciente presenta sangrado de tubo digestivo alto manifestado por sangre fresca a través de sonda nasogástrica, así como de los drenajes quirúrgicos, descenso de HB a 9 g/dL e inestabilidad hemodinámica, requiriendo de transfusión de concentrados eritrocitarios y expansores plasmáticos. Métodos. Se realiza endoscopia de tubo digestivo alto, en la cual se evidencia la presencia de restos hemáticos y una perforación de lesión ulcerosa de 2 cm de diámetro sobre la cara anterior del duodeno, observándose a través de ésta, drenaje quirúrgico. Se realiza laparotomía exploradora, donde se evidencia hemoperitoneo de 1500 mL, hemorragia del lecho quirúrgico y perforación duodenal. Se realiza hemostasia y se coloca durante cirugía prótesis metálica autoexpandible cubierta de 22 x 90 mm en bulbo duodenal vía endoscopia, franqueando manualmente el sitio de perforación y permitiendo la colocación de la prótesis a este nivel. Resultados. Ingresa a terapia intensiva con apoyo ventilatorio, con estabilidad hemodinámica y terapia antimicrobiana. Se realiza destete en forma satisfatoria, descenso significativo de material serohemático a través de drenajes quirúrgicos, sin evidencia de hemorragia digestiva, con actividad intestinal y tolerancia a la vía oral durante la primer semana de la instalación de la prótesis enteral. Conclusiones. La úlcera duodenal perforada constituye una complicación que incrementa la morbimortalidad. Habitualmente el manejo de esta complicación es quirúrgico. Presentamos un caso de perforación en bulbo duodenal de origen péptico manejada exitosamente con la instalación endoscópica de una prótesis metálica autoexpandible cubierta, evitando un procedimiento quirúrgico mayor y reduciendo de manera significativa la morbilidad y estancia hospitalaria del paciente.

Reporte de caso. Manejo del tumor sólido pseudopapilar del páncreas 72 Autor: Dr. Bismarck Antonio Castillo Lug. Coautores: Dres. Castillo B, Membrillo A, Blancas J, Paz V.

Resumen Introducción. El tumor sólido pseudopapilar del páncreas, o tumor de Frantz, es una lesión de bajo grado de malignidad, que representa entre 0.22.7% de todas las neoplasias de páncreas. Es usualmente descubierta en forma incidental en mujeres jóvenes, ocurriendo en cualquier región del páncreas. A través de una mejor comprensión de sus características radiológicas, endosonográficas y patológicas, se explica un posible aumento de la enfermedad. Cerca de 15% de estos tumores pueden producir metástasis. El pronóstico es bueno después de la resección quirúrgica. Objetivo. Conocer el manejo y evolución del tumor sólido pseudopapilar del páncreas. Material. Se estudió el caso de una mujer de 16 años de edad, sin antecedentes crónicos, degenerativos ni patológicos de importancia, cuyo padecimiento actual inicia en enero de 2010 con cuadro dolor abdominal esporádico sin asociarse a alimentación, la cual se incrementa en el último mes, no refiere náuseas ni vómitos, con tolerancia a dieta oral, no evacuaciones diarreicas, ni alzas térmicas. Se realiza TAC con imagen de gran lesión sólida a nivel de cabeza y cuello de páncreas. Se complementa con estudio de ultra-

98

sonido endoscópico más punción aspirativa. Con diagnóstico histopatológico de tumor sólido pseudopapilar. Métodos. El reporte de caso, basado en la anamnesis del paciente, revisando las características clínicas, radiológicas, endosonográficas y patológicas del mismo. Así como el tratamiento que recibió el paciente y la evolución posterior. Resultados. Posterior a la obtención de resultado histopatológico es llevado a cirugía, se realiza laparotomía exploradora, encontrando una lesión de aspecto quístico de 6 x 5 cm, bien limitada, de bordes regulares, con adherencia a vena mesentérica superior, conservando proceso uncinado y sin afectar vía biliar. Se realiza enucleación de la lesión con coledocotomía más colocación de sonda en T y duodenotomía previa para valorar ámpula de Vater. Cursa su posquirúrgico con buena evolución. A 48 días de la cirugía, sin sonda en T, buena evolución, tolerando vía oral. Conclusiones. El caso nos parece muy interesante, ya que se trata de una patología pancreática poco frecuente, con cuadro clínico inespecífico, en la que se tuvo oportunidad de realizar un protocolo completo de estudio de imágenes y estudio histopatológico tanto previo como posterior a la cirugía y donde se corroboró el diagnóstico y cuya evolución ha sido del todo satisfactorio. Lo cual nos deja una experiencia realmente interesante en el manejo de estas lesiones.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Rol de la endoscopia en los pacientes manejados con banda gástrica ajustable en el Hospital Central Sur PEMEX 73 Autor: Dr. José Fernando Rosendo Andreu Chavarría. Coautores: Dres. Mata QCJ, Valencia RJMA, Soto SJC.

Resumen Introducción. La opción más recientemente desarrollada dentro de los procedimientos restrictivos es la banda gástrica ajustable. A pesar de la facilidad para su colocación ésta ha cursado con diversos problemas como son la erosión y migración de la misma y la falta de respuesta al tratamiento, así como las reacciones fibrosas que pueden dificultar otras opciones terapéuticas en el estómago del obeso. La experiencia del endoscopista para enfrentar los retos que implica un paciente intervenido con un procedimientos bariátrico específicamente banda gástrica implica conocer el procedimiento, así como sus complicaciones para poder enfrentar los diversos escenarios que se presentan y resolverlos adecuadamente. Objetivo. 1. Familiarizar al endoscopista a los retos que representa el paciente bariátrico. 2. Reportar la experiencia en nuestra institución en el retiro de banda gástrica ajustable. 3. Tener el conocimiento para la resolución de los escenarios que se presenten durante el estudio endoscópico del paciente bariátrico. Material. Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo en los pacientes derechohabientes de Petróleos Mexicanos sometidos a colocación de banda gástrica, los cuales requirieron estudio endoscópico ya sea prequirúrgico o posquirúrgico desde julio de 2006 a junio de 2010, durante el cual se implementó el programa de obesidad en nuestra institución. Métodos. Pacientes derechohabientes de Petróleos Mexicanos que pertenecen al programa de cirugía bariátrica con banda gástrica, a los cuales se realizó algún tipo de estudio endoscópico durante su manejo. Resultados. Se realizaron 19 estudios preoperatorios para valoración pre-

quirúrgica en pacientes obesos con criterios de cirugía de obesidad. Los hallazgos más relevantes fueron los casos de gastritis leve y moderada en 11 pacientes, hernia hiatal en siete pacientes, esofagitis en seis pacientes y reflujo biliar en siete de los pacientes estudiados; en ninguno hubo contraindicación para la realización del procedimiento quirúrgico al cual se programaron. Se realizó el retiro de banda gástrica en cuatro pacientes, en los cuales se presentó erosión de la misma en este grupo, cabe destacar que ninguno de los paicientes fue operado en nuestro centro. En pacientes con banda gástrica migrada la mejor opción es retirarla por medio de endoscopia, ya que así se evita un evento quirúrgico importante y se disminuyen riesgos subyacentes. Además, si se decide operar al paciente sin antes contar con un endoscopista adiestrado, se puede encontrar el área gástrica con fibrosis perdida de la anatomía y puede terminar en una gastrectomía. El método consiste en pasar una guía ya sea las que usamos en CPRE a través del asa de la manga y mediante el apoyo de un litotriptor de Soehendra realizar un corte de la misma y con una pinza de cuerpo extraño retirar la banda. En nuestra unidad no se acostumbra el uso de banda gástrica en el servicio de obesidad; sin embrago, nos han llegado pacientes para retiro de la misma que por medio privado decidieron la colocación de ésta. Se han llevado cuatro extracciones con el uso de la técnica antes mencionada; sin embargo, uno de los pacientes requirió que se realizara laparotomía para el retiro de la misma, ya que no se logró la extracción aún con la sección e intento de extracción de la misma. Conclusiones. La prevención y resolución de complicaciones por vía endoscópica en el paciente obeso es una herramienta invaluable, ya que evita procedimientos más invasivos y reintervenciones que en especial en este tipo de pacientes aumentan de forma significativa la morbimortalidad.

Incidencia de ampulomas diagnosticados por CPRE en CMI 74 Autor: Dra. Lucía Yunuen Delgado Ayala. Coautores: Dres. Rosales A, Rojas A.

Resumen Introducción. Ampuloma es el carcinoma que se origina en el último centímetro de la unión de la vía biliar con el conducto de Wirsung. Representan 6-20% de los tumores periampulares. Se destaca la importancia en el diagnóstico precoz (ecoendoscopia, ecografía intraductal) y el gran espectro de alternativas quirúrgicas con carácter curativo, con lo cual algunos autores lo llaman "el carcinoma más curable del tracto gastrointestinal superior". Aparecen con mayor frecuencia en la sexta década de la vida. No hay prevalencia por el sexo. La aparición es a una edad promedio de 45 años. Casi 100% de los pacientes con síndrome de Gardner presenta adenomas de la papila de Vater, que pueden progresar hasta convertirse en carcinomas. Objetivo. Determinar la incidencia de ampulomas diagnosticados por CPRE en el Centro Médico Issemym. Material. Serie de casos consecutivos de la base de datos de las endoscopias realizadas en el Servicio de Endoscopia, en el periodo comprendido del 1 enero de 2003 al 30 de junio de 2010. Criterios de inclusión: pacientes diagnosticados con sospecha clínica o de imagen, por TAC o RM, como probable ampuloma, sometidos a CPRE en dicho periodo. Criterios de exclusión: aquellos pacientes que no cuentan con reporte de histopatología, aquellos con reporte histopatológico diferente a ampuloma, pacientes de seguimiento, pacientes diagnosticados en otra unidad diferente al Centro Médico Issemym. Métodos. Descriptiva, se identificaron 37 pacientes, los cuales fueron sometidos a CPRE, ante la sospecha clínica o por imagen de ampulomas en

el periodo 2003-2010. Se descartaron ocho pacientes, los cuales se encontraron con ámpula normal al momento del estudio y siete pacientes que no contaban con reporte de histopatología. Resultados. En el periodo de estudio se realizaron 1450 CPREs, de las cuales 37 pacientes con sospecha de ampuloma, sólo 22 fueron incluidos; 10 pacientes resultaron con adenocarcinoma ampular (45%), dos pacientes con displasia epitelial glandular de alto grado (9.1%), un paciente con displasia epitelial de bajo grado (4.5%) y un paciente con adenoma velloso con displasia epitelial de alto grado (4.5%). Se encontraron seis pacientes con cáncer de otro tipo histológico o de otra región anatómica (27.2%), de los cuales en un paciente se encontró zonas con patrón endocrinoide y adenocarcinoma pobremente diferenciado ulcerado, un paciente con tumor carcinoide; cuatro pacientes con cáncer de duodeno y dos pacientes con duodenitis aguda y crónica de moderada intensidad (9.1%). De los pacientes ya diagnosticados con ampuloma o con displasia, seis resultaron del sexo femenino (60%), con una media de edad 62 años, encontrándose dentro de la media de edad de la literatura realizada. Conclusiones. La incidencia obtenida de ampulomas diagnosticados endoscópicamente mediante CPRE y confirmados histológicamente en el servicio de endoscopia del Centro Médico Issemym es de 2.55%, aparentemente menor de la reportada en la literatura. Esto posiblemente se debe a que se excluyeron pacientes no confirmados histológicamente por falta del reporte de biopsias aunque endoscópicamente tuvieran una imagen sospechosa. La CPRE fue útil para excluir dicho diagnóstico en un gran número de casos; asimismo, sirvió para encontrar tumores de diversas estirpes y localizaciones.

99


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Compresión extrínseca de la pared gástrica con sintomatología ácido-péptica. Presentación de un caso 75 Autor: Dr. Javier Bonifaz Calvo Ibarrola.

Resumen Introducción. Se presenta el caso de una mujer de 35 años de edad, con enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) y sintomatología ácidopéptica, quien presentó una tumoración hepática, que se diagnosticó endoscópicamente como tumor submucoso de pared gástrica, como lipoma vs. tumor del estroma gastrointestinal (GIST) por tomografía computada (TC). Se realizó laparotomía con la finalidad de realizar resección gástrica parcial y cirugía antirreflujo. Durante la laparotomía se encontró un nódulo hepático en la cara anterior del lóbulo derecho, adyacente al ligamento redondo que ejercía una compresión extrínseca sobre la pared gástrica, y se comprobó la desaparición de dicha compresión al extirpar la lesión. Se completó funduplicatura Nissen sin complicaciones. Después de la cirugía desaparecieron la sintomatología ácido-péptica y la ERGE. Objetivo. La hiperplasia nodular focal del hígado puede producir síntomas que simulan una enfermedad ácido-péptica o colecistitis relacionado con la compresión de estructuras adyacentes. Material. Mujer de 35 años con dolor epigástrico ardoroso de dos años de evolución y pirosis de un año, que disminuyeron con inhibidor de bomba de protones durante dos meses. Se realizó panendoscopia y se tomaron biopsias en las que se diagnosticó gastritis crónica leve; se identificó hernia hiatal por deslizamiento. La sintomatología de la paciente persistió, por lo que acudió a nuestro servicio. En la exploración física presentaba dolor moderado en epigastrio, no se palparon masas ni visceromegalias. En nueva endoscopia (seis meses después del primer estudio), se observó ERGE con esofagitis grado I, hernia hiatal tipo I, gastritis crónica leve de antro y cuerpo, y una tumoración en la curvatura mayor del cuerpo gástrico de 2.5 cm de diámetro, que no se movilizaba con la pinza de biopsias sugestiva de un tumor submucoso; se tomaron biopsias hasta alcanzar la submucosa, que resultaron normales; además el estudio histopatológico

confirmó esofagitis. No se observaron microorganismos asociados. Se solicitó TC de abdomen, que mostró engrosamiento de la pared gástrica en la curvatura mayor; no se observaron tumoraciones en otros órganos. Los exámenes de laboratorio, incluidos ACE, Ca19-9 y AFP fueron normales. Se realizó laparotomía para evaluación de la masa tumoral, y para realización de funduplicatura, encontrando una tumoración hepática en la cara anterior del lóbulo derecho, la cual se resecó y se envió a estudio histopatológico. Se llevó a cabo funduplicatura Nissen después de comprobar la desaparición de la compresión en la pared del estómago con endoscopia transoperatoria. El estudio histopatológico informó hiperplasia nodular focal. La paciente evolucionó en forma satisfactoria desapareciendo los síntomas de ardor y dolor abdominal, así como los síntomas de ERGE. La panendoscopia de control se encontró sin tumores submucosos ni compresiones extrínsecas y con funduplicatura competente. Métodos. La hiperplasia nodular focal es una lesión que es más frecuente en mujeres y casi siempre ocurre en adultos. Sólo 20% de los pacientes presentan sintomatología relacionada con la neoplasia a nivel hepático. La mayoría de los pacientes son asintomáticos o se diagnostican por su efecto relacionado con la compresión de estructuras vecinas. Resultados. Existen estudios que han comparado diferentes métodos diagnósticos de imagen, en los que se ha concluido que la mejor técnica para el diagnóstico de este tipo de lesiones es la resonancia magnética contrastada que tiene una sensibilidad de 70%, y 98% de sensibilidad. En estos estudios, incluso se ha llegado a cuestionar la necesidad de un diagnóstico histopatológico. Conclusiones. Las compresiones extrínsecas del estómago no son comunes y suelen causar sintomatología similar a la enfermedad ácidopéptica; algunas pueden ser malignas. Pueden confundirse con tumores primarios gástricos submucosos, y requieren cirugía cuando se sospecha que sean GIST, si producen síntomas o cuando aumentan de tamaño.

Eficacia de tratamiento endoscópico con cianoacrilato en lactante con várices fúndicas por hipertensión portal prehepática 76 Autor: Dra. Ada Ruth Dionicio Avendaño. Coautores: Dres. Alonso O, Herrera J, Moreno M, Dionicio A.

Resumen Introducción. En niños con hipertensión portal que cursan con sangrado de tubo digestivo alto, las técnicas terapéuticas más usadas son la ligadura de várices esofágicas y la escleroterapia con resolución satisfactoria. En población general el sangrado por várices fúndicas tratado con inyección de n-butil cianoacrilato muestra resultados efectivos; sin embargo, en población pediátrica esta técnica no está bien establecida. Objetivo. Evaluar la eficacia del tratamiento endoscópico con inyección de n-butil cianoacrilato en varices fúndicas en un lactante con hipertensión portal secundaria a degeneración cavernomatosa de la vena porta. Material. Se trata de paciente masculino de dos años de edad, con antecedente de prematurez y cateterismo umbilical al nacimiento. Es llevado al hospital por sangrado de tubo digestivo alto, manifestado por hematemesis y hematoquezia. Al examen físico sin datos clínicos de hepatopatía crónica, abdomen con esplenomegalia 5 cm por debajo del reborde costal izquierdo. Bioquímico: pruebas de función hepática normales. La espleno-

100

portografía revela degeneración cavernomatosa de la vena porta. En el estudio endoscópico se encontró esófago con trayectos venosos, tortuosos, dilatados y violáceos en cuatro cuadrantes. Estómago con várices fúndicas adyacentes al cardias. Se realiza inyección de n-butil cianoacrilato en los trayectos de várices fúndicas, con aplanamiento posterior de várices esofágicas. El procedimiento se llevó a cabo sin complicaciones. Métodos. Se realizó endoscopia digestiva alta, con el paciente anestesiado e intubación orotraqueal. Gastroscopio de 9.2 mm de diámetro. Se realiza inyección de n-butil cianoacrilato en dos trayectos de várices fúndicas. Resultados. En el estudio endóscopico de revisión se observó colapso de várices fúndicas y aplanamiento de várices esofágicas en 90%. Conclusiones. La inyección de n-butil cianoacrilato para el tratamiento de várices fúndicas en pacientes adultos con hipertensión portal, está ampliamente descrito con resultados satisfactorios. En población pediátrica pocos reportes han sido descritos en relación con tratamiento endoscópico de várices fúndicas. En este paciente los hallazgos endoscópicos posteriores al tratamiento demuestran la eficacia del tratamiento con inyección de cianoacrilato en várices fúndicas.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Divertículo esofágico como complicación tardía de funduplicatura complicada en paciente pediátrico: reporte de un caso 77 Autor: Dra. Iris Arleth Cuenca Martínez. Coautores: Dres. Cruz PC, Arias CL, Gutiérrez AR, Govea GO.

Resumen Introducción. El reflujo gastroesofágico es normal en infantes, suele resolverse de forma espontánea antes de los dos primeros años de edad, pero si ocurre en infantes mayores tiende a tornarse severa. La base inicial de tratamiento consiste en inhibidores de bomba de protones, bloqueadores de receptores H2 y procinéticos; las indicaciones para tratamiento quirúrgico incluyen reflujo gastroesofágico que desancadena trastornos que amenazan la vida como aspiración crónica o bien reflujo gastroesofágico persistente a pesar de manejo. La funduplicatura, que es uno de los tres procedimientos quirúrgicos más frecuentes en pacientes pediátricos, ha reportado una tasa de morbilidad de 4.2% en pacientes neurológicamente sanos y una tasa de 3.6% de persistencia de síntomas que requiere reintervención quirúrgica, la cual aumenta los riesgos de complicaciones inmediatas y tardías. Objetivo. Dar a conocer un caso clínico que presenta una complicación tardía poco frecuente evidenciada por endoscopia posterior a una funduplicatura complicada en paciente pediátrico. Material. Paciente femenino de cuatro años de edad con diagnóstico establecido de enfermedad por reflujo gastroesofágico desde los dos años de edad por gamagrafía gastroesofágica y endoscopia, con diagnóstico histopatológico de esofagitis crónica leve, así como gastropatía leve antral con presencia de Helicobacter pylori quien se sometió inicialmente a tratamieto médico con inhibidores de bomba de protones y procinéticos. Métodos. Se realiza funduplicatura parcial de 270º sin incidentes; sin embargo, un año posterior la paciente inicia con dolor retroesternal posprandial, singultos y picos febriles de predominio nocturno, por lo que se realiza TAC toracoabdominal y USG abdominal que descartan colecciones intraabdominales, además de trago de bario que no reporta fugas de material y

panendoscopia de control, las cuales no muestran mejoría con respecto a las anteriores, por lo que se decide continuar con manejo médico; sin embargo, dos años posteriores a la primer cirugía y con persistencia del dolor retroesternal, se realiza una serie esofagogastroduodenal que registra reflujo gastroesofágico. Resultados. Las nuevas endoscopias muestran que el paciente se encuentra aún sin mejoría, por lo que se practica desmantelamiento de funduplicatura previa en la cual se advierte perforación esofágica de tercio inferior y cara anterior, de unión esofagogástrica y gástrica de 1, 1.5 y 2 cm de longitud correspondientes, que se reparan con puntos simples de vicryl, realizando posteriormente funduplicatura Nissen de 360º, la paciente evoluciona favorablemente; sin embargo, un mes después la paciente inicia con disfagia, por lo que nuevamente se somete a panendoscopia, la cual evidencia un divertículo esofágico en tercio inferior cara anterior de boca ancha, con tracción de fundus gástrico hacia esófago por cicatriz retráctil, se reporta funduplicatura competente, posterior a éste la paciente es egresada con manejo médico, actualmente con mejoría de la disfagia y de condiciones nutricionales. Conclusiones. A pesar de manejo médico y de resolución quirúrgica, se ha demostrado que un porcentaje de la población sometida a este último manejo, presenta sintomatología asociada con reflujo gastroesofágico persistente. En estos casos, es importante la complementación diagnóstica con estudios de gabinete, además de realizar panendoscopias de control, sobre todo si el paciente se ha sometido a más de un procedimiento quirúrgico antirreflujo, ya que esto eleva el riesgo de presentar complicaciones a largo plazo, como la estenosis esofágica, y como en este caso la presencia de divertículo esofágico es secundario, lo que puede agravar tanto la realización de un procedimiento diagnóstico y de control como lo es la panendoscopia, así como exacerbar el riesgo de perforación esofágica en futuros procedimientos endoscópicos.

Esofagitis eosinofílica 78 Autor: Dr. Jesús Manuel Sobarzo Oléa. Coautores: Dr. Garza A.

Resumen Introducción. Se revisan las imágenes endoscópicas de la esofagitis eosinofílica y se compara clínica e histopatológicamente con la esofagitis ácidopéptica. Objetivo. Tener presente la frecuencia de esta patología en regiones de alta incidencia de alergias respiratorias, e identificar endoscópicamente las características macroscópicas de la inflamación de la mucosa esofágica. Asimismo, revisar los requisitos del patólogo para integrar un diagnóstico histológico. Material. Se presenta en cartel imágenes consideradas aparentemente típi-

cas de la inflamación eosinofílica de la mucosa del esófago. Se revisa la bibliografía reciente, tratando el aspecto coordinacion con el histopatólogo. Métodos. Se presentan las imágenes de caso típico tomadas de videoendoscopia. Resultados. Al cumplir con los criterios establecidos por el patólogo para la toma de biopsias, se reduce importantemente el margen de error en el diagnóstico histológico. Conclusiones. Se deberá sospechar la etiología eosinofílica de la esofagitis del adulto joven con disfagia y/o odinofagia, sin evidencia clínica de reflujo gástro-esofágico, y con antecedente de reacciones alérgicas crónicas de vías respiratorias. Es escencial la coordinación con el histopatólogo para la confirmación del diagnóstico.

101


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Tumor gástrico estromal 79 Autor: Dr. Javier Medina Suárez. Coautores: Dres. Cruz P, Gutiérrez R, Govea O, Castillejos H, Cuenca I, Arias L, Pérez E.

Resumen Introducción. En el estómago y duodeno podemos encontrar tumores de muy distintos tipos. Con el desarrollo de la endoscopia y el mayor acceso de la población a este estudio, podemos identificar aquellas lesiones precoces o situaciones predisponentes para desarrollar malignidad, la cual junto con otras técnicas, como lo son la ecoendoscopia y cromoscopia, puede realizarse un diagnóstico y terapéutica determinada. Los tumores del estroma gastrointestinal son un subgrupo de sarcomas de tejidos blandos, originados de las células intersticiales de Cajal, que expresan el receptor de la tirosin-kinasa CD117. Son los tumores mesenquimales más frecuentes del tubo digestivo, constituyen 1% del total de los tumores del mismo. Su prevalencia aproximada es de 15 a 20 casos por millón y afecta a pacientes de aproximadamente 60 años de edad. Un 20% de los pacientes no refieren sintomatología al diagnóstico, los tumores del estroma gastrointestinal (GIST) se manifiestan como una masa dolorosa o sintomatología inespecífica. El sangrado y la obstrucción también deben ser considerados. El diagnóstico debe ser histopatológico y la confirmación inmunohistoquímica, 90% de los tumores GIST reaccionan positivamente con el KIT o CD 117. El comportamiento maligno está determinado por el tamaño del tumor y las figuras de mitosis por cada 50 campos de alta resolución. La sobrevida a cinco años libre de recurrencias es de 100% en los pacientes de bajo riesgo; 90% para los de riesgo intermedio y sólo 15% para los de alto riesgo. Su tratamiento es la resección quirúrgica y desde el año 2001 se pueden tratar las recidivas quirúrgicas o los tumores con metástasis o no resecables con imatinib. Objetivo. Determinar el valor de la endoscopia para el diagnóstico de neoplasias gástricas con características compatibles con tumores del estroma gastrointestinal. Conocer la presentación clínica de los tumores del estroma

gastrointestinal y establecer de manera precisa los conceptos que definen a estos tumores. Material. Paciente referida al servicio de endoscopia de nuestro servicio Métodos. Paciente femenina de 71 años, originaria y residente del Distrito Federal, antecedentes de madre finada por CACU. Refiere historia de tres años de evolución, con dolor epigástrico relacionado con la ingesta de irritantes gástricos, acompañado de pirosis, náusea y distensión abdominal, sin pérdida de peso. Presenta en enero de 2010 evacuaciones melénicas, que ameritó manejo intrahospitalario y hemotransfusión de tres unidades de concentrado eritrocitario y estudio de endoscopia que reporta pólipo gástrico. Nuevo reingreso en febrero por deterioro de condiciones generales y cifras de hemoglobina de 5 g/dL. Se realizó nuevo estudio de endoscopia el día 20 de abril de 2010 en nuestro servicio, con hallazgo de tumoración polipoidea sesil de aproximadamente 8 cm de diámetro, submucoso de cuerpo y antro gástrico con ulceración en su centro compatible con probable leiomioma contra tumor gástrico estromal. La paciente fue intervenida quirúrgicamente el día 21 de mayo de 2010, con hallazgo de tumoración de 12 cm de diámetro a nivel de la curvatura menor con estudio transoperatorio compatible con tumor del estroma gastrointestinal (GIST). Resultados. Resultado final histopatológico, tumor estromal maligno con estudio inmunohistoquímico positivo a CD 117. Conclusiones. Los tumores GIST son un grupo de tumores malignos que se origina de las células intersticiales de Cajal, que representan sólo 1-3% de las neoplasias malignas gastrointestinales. Se localizan en la mitad de los casos en el estómago y clínicamente se manifiestan como una masa ocupativa o bien como sangrado de tubo digestivo. Un 20% pueden no referir sintomatología. El estudio de endoscopia inicial como método diagnóstico para sangrado de tubo digestivo juega un papel muy importante para establecer las características de la lesión junto con la toma de biopsia, para definir junto con otros métodos el tratamiento de este tipo de tumores.

Valor de la endosocopia convencional e imagen de banda estrecha (NBI) para detección de esófago de Barrett y su correlación con histopatología 80 Autor: Dr. Javier Medina Suárez. Coautores: Dres. Cruz C, Gutiérrez R, Govea O, Castillejos H, Cuenca I, Arias L, Pérez E.

Resumen Introducción. El esófago de Barrett es el factor de riesgo más importante para cáncer de esófago, éste tiene una alta mortalidad y consecuentemente una pobre sobrevida. El esófago de Barrett se define como la presencia de epitelio columnar en el esófago distal, que al estudio histopatológico contiene metaplasma intestinal especializada (MIE). Le endoscopia convencional aporta pocos detalles de la mucosa y la toma de biopsias puede asociarse a errores. Debido a lo anterior, diversas técnicas han sido empleadas para el diagnóstico del esófago de Barrett. La más reciente es la imagen de banda estrecha (NBI). Esta técnica utiliza filtros ópticos que permiten una mejor valoración de la mucosa esofágica. Los filtros ópticos utilizados son de color azul, rojo y verde, y se reporta una sensibilidad y especificidad de 93.5 y 88.7 para el diagnóstico de esta patología. Por lo cual, el presente estudio pretende demostrar la utilidad para el diagnóstico de la MIE y su correlación con el estudio histopatológico. Objetivo. Determinar la sensibilidad de la endoscopia con el uso del NBI para la detección del esófago de Barrett y su correlación con el estudio histopatológico

102

Material. Endoscopio GIF 180 NBI. Métodos. Pacientes referidos al servicio de endoscopia en el periodo del 1 de marzo de 2010 al 31 de marzo de 2011. Pacientes referidos al servicio por síntomas de reflujo. Pacientes de 18 a 80 años. Pacientes de ambos sexos. Consentimiento informado autorizado. Resultados. Estudio prospectivo y descriptivo, que se realizará del 1 de marzo de 2010 al 31 de marzo de 2011, teniendo hasta el día 15 de junio un total de 34 pacientes, siendo la media de 54 años, con un rango de edad de 19 a 79 años. Del total, 18 corresponden al sexo masculino y 16 al sexo femenino. Se tomaron cuatro biopsias por paciente y fueron enviadas a estudio histopatológico, del total de pacientes hasta el periodo de tiempo 15 de ellos presentaron con la aplicación de NBI un patrón mucoso de aspecto velloso. Y teniendo resultados confirmados hasta el momento de 20 pacientes, de ocho de ellos con mucosa de aspecto velloso, sólo seis han sido confirmados con metaplasia intestinal. Conclusiones. Hasta el momento con los resultados obtenidos podemos concluir que el uso de NBI en la endoscopia convencional parece identificar con mayor exactitud áreas sospechosas de lesión, con lo cual se evitan los resultados falsos negativos.


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Manejo endoscópico de perforación esofágica secundaria a dilatación hidrostática mediante hemoclips 81 Autor: Dr. Jorge García Leiva. Coautores: Dr. Carmona Sánchez R.

Resumen Introducción. La perforación esofágica es una complicación de la dilatación esofágica y un evento potencialmente mortal que requiere un rápido diagnóstico y tratamiento. La aplicación de clips metálicos por endoscopia se ha utilizado ampliamente en el tracto gastrointestinal para la hemostasia; sin embargo, sólo hay escasos reportes en la literatura de perforaciones esofágicas tratadas con endoclips. Objetivo. Describir un caso clínico de perforación esofágica yatrogénica, por dilatación esofágica hidrostática, manejado exitosamente con hemoclips. Material. Se describe la evolución y manejo endoscópico de una paciente con estenosis esofágica péptica distal, que presentó desgarro de la mucosa con perforación esofágica, manejada con endoscopia terapéutica mediante hemoclips (HX-610-090L OLYMPUS). Resultados. Mujer de 84 años con antecedente de hipertensión arterial en buen control. Presentó su padecimiento con disfagia retroesternal progresiva de un mes de evolución a sólidos hasta llegar a líquidos con intolerancia a la vía oral. Negó síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico. Se realizó endoscopia gastrointestinal superior, observándose una estenosis de

3 mm de diámetro, regular, de aspecto péptico a los 35 cm de la arcada dentaria, que impidió el paso del endoscopio hacia cámara gástrica. Se dilató con balón hidrostático a 10 mm, con lo que permitió el paso del endoscopio. En el sitio de la estenosis se observó un desgarro lineal de 2 cm, un centímetro por arriba de la unión esófago gástrica con perforación esofágica en su extremo de aproximadamente 8 mm de diámetro. Se colocaron seis hemoclips en dicho desgarro y posteriormente se realizó un esofagograma con medio hidrosoluble, que mostró paso del medio de contraste a través del sitio de estenosis sin fuga aparente. Una radiografía de tórax mostró neumomediastino. La paciente permaneció asintomática y sin alteraciones cardiopulmonares. Se manejó con ceftriaxona y clindamicina por siete días y a las 72 h se realizó esofagograma con bario que no mostró fuga del medio. Se inició dieta líquida con adecuada tolerancia y egresó del hospital después de cinco días. Durante los cuatro meses de seguimiento la paciente se encuentra asintomática, tolerando la vía oral sin problemas y es manejada con inhibidor de bomba de protones. Conclusiones. La perforación esofágica es una de las complicaciones más frecuentes de la dilatación esofágica benigna, y se asocia a una gran morbimortalidad. La reparación quirúrgica ha sido el manejo de elección; sin embargo, el tratamiento endoscópico intervencionista o conservador puede ser una herramienta más en el armamento terapéutico de esta entidad.

Escleroterapia en várice duodenal: reporte de caso y revisión de la literatura 82 Autor: Dr. Hugo Castillejos Varela. Coautores: Dres. Cruz C, Gutiérrez R, Govea O.

Resumen Introducción. La cirrosis hepática es la causa más común de hipertensión portal, las várices duodenales son muy raras pero pueden encontrarse inclusive después del tratamiento exitoso de las várices esofágicas. El sangrado por várices duodenales es una de las causas principales de muerte en pacientes con hipertensión portal. Las várices duodenales son raras y un alto índice de sospecha es requerido para que se les detecte. Aquí describimos un caso de sangrado gastrointestinal recurrente causado por várices duodenales. La hemorragia por várice duodenal puede presentarse clínicamente como melena profusa, hematoquezia o hematemesis. La hemorragia de la ruptura de las várices puede ser potencialmente fatal, aunque actualmente no hay datos disponibles de la profilaxis primaria de las várices duodenales por los beta-bloqueadores se utilizan para prevenir el resangrado aunque no haya evidencia del mismo. En el presente reporte describiremos la ulitización de escleroterapia en en el manejo. Objetivo. Determinar el valor de la endoscopia para el diagnóstico de las várices duodenales, así como su manejo. Material. Se realizó el reporte de un caso en nuestro servicio con sangrado por várice duodenal. Métodos. Se realizó la observación y análisis del caso descrito. Resultados. El sangrado por várices duodenales es una de las causas principales de muerte en pacientes con hipertensión portal. Las várices duode-

nales son raras y un alto índice de sospecha es requerido para que se les detecte. Aquí describimos un caso de sangrado gastrointestinal recurrente causado por várices duodenales. Relatamos el caso de un paciente masculino de 55 años de edad, diabético en control con hipoglucemiantes orales y portador de hepatopatía crónica por virus C. Inicia su padecimiento hace un año, con choque hipovolémico secundario a hemorragia de tubo digestivo alto (melena). Se manejó con cristaloides y concentrados eritrocitarios. Se realiza procedimiento endoscópico, evidenciando la presencia de várices esofágicas pequeñas y tres trayectos varicosos en segunda porción duodenal con estigmas de hemorragia reciente. Se maneja con escleroterapia a base de cianocrilato y lipiodol en nuestro servicio sin complicaciones, lográndose el cese del sangrado y la estabilización del paciente. Conclusiones. Hasta ahora hay muy pocos casos reportados de sangrado de várices duodenales y hemostasia endoscópica. Y existen muy pocos casos reportados de tratamiento con aplicación endoscópica de cianocrilato. En nuestro caso, fue exitosamente manejado con tratamiento endoscópico. Los tratamientos en el sangrado por várice duodenal incluyen procedimientos endoscópicos, como la ligadura con banda, escleroterapia, clips, procedimientos radiológicos intervencionistas TIPS, obliteración transhepática percutánea PTO, obliteración transileocólica OTI, así como cirugía como ligadura variceal, resección duodenal y la creación de shunt portosistémico extrahepático. Las várices pueden ocurrir en toda la extensión del tracto gastrointestinal en un paciente con hipertensión portal. Las del antro y duodeno son poco comunes y el sangrado muy raro. Sin embargo, el sangrado de las várices duodenales son usualmente masivos y frecuentemente fatales.

103


Endoscopia, Supl. 1, Septiembre, 2010

Incidencia de asma bronquial secundario a reflujo gastroesofágico medido con pH-metría y manometría 83 Autor: Dr. Hugo Castillejos Varela.

Resumen Introducción. Cada vez se acepta más la relación del reflujo gastroesofágico con enfermedad respiratoria en la población. Se define de la manera más simple como el paso del contenido gástrico hacia el esófago, no olvidando que ocurre como una respuesta normal a la deglución en la primera hora posprandial, llamándose ERGE fisiológico. Enfermedad por reflujo gastroesofágico que causa asma. Los mecanismos potenciales que explican cómo el reflujo ácido en el esófago induce o exacerba la obstrucción del flujo aéreo en asmáticos son: reflejo mediado vagamente, reactividad bronquial aumentada, microaspiración, macroaspiración. La mayoría de los estudios clínicos donde se documentó la relación ERGE y asma están de acuerdo en concluir que los síntomas respiratorios mejoraron en la mayoría de los pacientes con el tratamiento antirreflujo. Objetivo. Determinar la incidencia de asma bronquial secundario a reflujo gastroesofágico medido con pH-metría y manometría, en el servicio de endoscopia gastrointestinal. Material. Estudio retrospectivo, transversal, longitudinal y descriptivo, en una serie de casos con diagnóstico de envío de asma bronquial secundaria a reflujo gastroesofágico en el periodo del 1 de marzo de 2008 al 1 de marzo de 2010 en el Hospital Lic. Adolfo López Mateos del ISSSTE.

104

Métodos. Se incluyeron a los pacientes con edad de 5 a 20 años de ambos sexos, con diagnóstico de asma bronquial, y expediente clínico completo. Se revisaron los registros en el servicio de manometría y se llenó una hoja con recolección de datos, se utilizó estadística descriptiva. Resultados. Como uno de los más representativos en la literatura médica revisada; donde se toman 500 pacientes con un promedio de edad de 19.5 meses, de los cuales 139 tenían asma severa y de éstos a 105 se les documentó enfermedad por ERGE con estudio de pH intraesofágico 24 h. Se suministró tratamiento médico antirreflujo en 72 pacientes, con resultados satisfactorios al tratamiento médico en 69% de éstos; en 31% de los pacientes se hizo tratamiento quirúrgico con resultados excelentes en 64%; teniendo un porcentaje de mejoría en 88% de los pacientes que no respondieron al tratamiento médico. Estos resultados estadísticos son similares a los encontrados en otros estudios clínicos donde se documenta ERGE y asma. Conclusiones. El asma es inducida o exacerbada por múltiples disparadores; un común disparador es el reflujo gastroesofágico. La prevalencia del ERGE en asma es de 34-89%. La enfermedad por reflujo gastroesofágico fue clínicamente silenciosa en 24% de los asmáticos. Mayor correlación se encuentra entre asma o ataques de asma y RGE distal que con el RGE proximal. La aspiración no es el principal mecanismo implicado en la ocurrencia de síntomas respiratorios en nuestro caso.


Talleres

Información importante: los talleres serán coordinados y organizados por primera vez por la Fundación AMEG. Las prácticas, según sea el taller, se llevarán a cabo en la planta baja Salón 4 del Centro de Convenciones, y la parte teórica en la parte alta en los salones Quimixto y Maito. Algunas prácticas se darán en el Hospital del IMSS, el cual se encuentra a 10 minutos del Centro de Convenciones, habrá transporte y un box lunch para cada médico endoscopista que tome los diferentes cursos, así como transporte en autobús del Centro de Convenciones-zona de hoteles con dos salidas, a las 19:30 y 20:00 horas. Director: Dr. Leopoldo Gutiérrez Rodríguez

Dr. Ignacio Guerrero Hernández Dr. Armando M. Joya Munguía Dr. Miguel A. Ramírez Luna Dr. Ernesto Torres Durazo Dr. Francisco Valdovinos Andraca Dr. Miguel A. Valdovinos Díaz Dr. Jorge Arturo Vázquez Reta Dr. Ángel M. Zárate Guzmán Dr. Sergio Zepeda Gómez

Profesores Dra. Teresa Abreu Dr. Juan Octavio Alonso Lárraga Dr. Rafael Barreto Zúñiga Dr. Reyes Betancourt Linares Dr. Juan M. Blancas Valencia Dr. Herbert Burgos Dr. Miguel A. Chávez García D.I Citlali Díaz Gutiérrez Dr. Carlos González de Cosío

Ultrasonido endoscópico - Salón Maito I 11 y 12 de septiembre

Requisitos

Profesor titular

Horario: 14:30-20:00 8 alumnos

2 años de endoscopia terapéutica

Dr. Miguel Ángel Ramírez Luna

Profesores adjuntos Dr. Ignacio Guerrero Hernández Dr. Juan Octavio Alonso Lárraga

105


Manejo de hemorragia de tubo digestivo alto - Salón Quimixto I y II 11 y 12 de septiembre

Requisitos

Profesor titular

Horario: 14:30-20:00 20 alumnos

Tener la especialidad en cirugía o gastroenterología y endoscopia, avalada por una institución reconocida o por el Consejo Mexicano de Gastroenterología

Dr. Reyes Betancourt Linares

Profesor adjunto Dr. Arturo Vázquez Reta

Balón intragástrico - Salón Quimixto III y IV 11 y 12 de septiembre

Requisitos

Profesor titular

Horario: 14:30-20:00 Cupo lleno

Tener la especialidad en endoscopia, avalada por la AMEG o por el Consejo Mexicano de Gastroenterología

Dr. Carlos González de Cosío

Profesor adjunto Dr. Armando M. Joya Munguía

Motilidad esofágica - Salón Maito III y IV 11 de septiembre

Requisitos

Profesor titular

20 alumnos Horario: 14:30-20:00

Tener la especialidad en gastroenterología, cirugía y/o endoscopia

Dr. Miguel Ángel Valdovinos Díaz

Profesor adjunto Dra. Teresa Abreu

12 de septiembre 20 alumnos Horario: 14:30-20:00

Edición de videos, nueva tecnología de imagen (únicamente socios) - Salón Maito II 11 de septiembre

Requisitos

Profesor titular

10 alumnos Horario: 14:30-20:00

Llevar computadora, con programa Windows Movie Maker, imovie 2009, programa rippeador para DVD (opcional)

Dr. Ernesto Torres Durazo

Profesor adjunto D.I. Citlali Díaz Gutiérrez

12 de septiembre 10 alumnos Horario: 14:30-20:00

106


Enteroscopia - Salón Maito I y II 13 y 14 de septiembre

Requisitos

Profesor titular

Horario: 14:30-20:00 20 alumnos

Tener la especialidad en endoscopia avalada por la AMEG o por el CMG (nacionales)

Dr. Juan Manuel Blancas Valencia

Profesores adjuntos Dr. Rafael Barreto Zúñiga Dr. Francisco Valdovinos Andraca Dr. Sergio Zepeda Gómez

FICE y magnificación - Salón Maito III y IV 13 y 14 de septiembre

Requisitos

Profesores titulares

Horario: 14:30-20:00 20 alumnos

Tener la especialidad en endoscopia

Dr. Herber Burgos Dr. Rafael Barreto Zúñiga Dr. Reyes Betancourt Linares Dr. Francisco Valdovinos Andraca

Taller costos Horario

Fecha

Socios

No socios

Residentes

Enfermeros

Curso

11 y 12

$1,900.00 M.N.

$2,500.00 M.N.

$900.00 M.N.

$700.00 M.N.

Congreso

13 - 16

S/C

$2,500.00 M.N.

$900.00 M.N.

$700.00 M.N.

$4,000.00 M.N.

$1,500.00 M.N.

$1,000.00 M.N.

$1,500.00 M.N.

$2,500.00 M.N.

$900.00 M.N.

$700.00 M.N.

$2,700.00 M.N.

$5,000.00 M.N.

$2,000.00 M.N.

$1,400.00 M.N.

Paquete curso y congreso Curso latinoamericano

13 y 14

Paquete integral

Horario

Fecha

Socios

No socios

Ultrasonido endoscópico

11 y 12

$1,500.00 M.N.

$2,200.00 M.N.

Hemorragia digestiva

11 y 12

$1,500.00 M.N.

$2,200.00 M.N.

Balón intragástrico

11 y 12

$1,500.00 M.N.

$2,200.00 M.N.

Motilidad esofágica

11 / 12

$1,500.00 M.N.

$2,200.00 M.N.

Edición de videos

11 y 12

Exclusivo sin costo

No aplica

Enteroscopia

13 y 14

$1,500.00 M.N.

$2,200.00 M.N.

FICE y magnificación

13 y 14

$1,500.00 M.N.

$2,200.00 M.N.

$2,500.00 M.N.

$4,000.00 M.N.

Talleres

Paquetes socios dos talleres

107


Simposios Satélite de la Industria Lunes 13

Martes 14

Miércoles 15

7:00-8:30 Simposium

7:00-8:30

Advance medical

Simposium MSD-Schering

Casa Magna Marriott

Casa Magna Marriott

7:00-8:30

15:00-16:30

14:30-16:00

Simposium

Simposium Astra

Simposium Senosiain

ASOFARMA

Centro de Convenciones

Endodesafío

Centro de Convenciones-Salón 8

Salón 8

Centro de Convenciones-Salón 8

15:00 ALMIRALL

17:00-19:00

Centro de Convenciones

Simposium GIVEN

Salón 8

Casa Magna Marriott

17:00-19:00 Simposium PENTAX Casa Magna Marriott

Eventos sociales Domingo 12 de

20:00

Hotel Casa Magna

Vestimenta

septiembre

Coctel de bienvenida

Marriott

Casual

Lunes 13 de

19:00

septiembre

Teatro Vallarta

Casual

Martes 14 de

20:00

Hotel Casa Magna

septiembre

Evento ENDOFUJI

Marriott

Miércoles 15 de

20:00

Hotel Casa Magna

Casual formal

septiembre

Cena SENOSIAIN-Socios activos

Marriott

Celebración del Bicentenario

Casual

Ruta de autobuses Circuito único • Viernes 10 de septiembre: salida del CARNOTBUS desde el World Trade Center a las 10:00 a.m. con destino a Puerto Vallarta. • Sábado 11 de septiembre: salidas de la zona hotelera cada 30 min desde las 7:00 a.m. a las 15:00 p.m. Dos salidas del Centro de Convenciones a las 19:30 p.m. y a las 20:00 p.m. • Domingo 12 de septiembre: salidas de la zona hotelera cada 30 min desde las 7:00 a.m. a las 15:00 p.m. Dos salidas del Centro de Convenciones a las 19:30 p.m. y a las 20:00 p.m. • Lunes 13 de septiembre: salidas desde las 6:30 a.m. cada 15 min hasta las 9:00 a.m., salidas cada 30 min

108

desde las 9:00 a.m. hasta las 17:00 p.m. Dos salidas a las 19:30 y 20:00 p.m. • Martes 14 de septiembre: salidas desde las 6:30 a.m. cada 15 min hasta las 9:00 a.m., salidas cada 30 min desde las 9:00 a.m. hasta las 17:00 p.m. Dos salidas a las 19:30 y 20:00 p.m. • Miércoles 15 de septiembre: salidas desde las 6:30 a.m. cada 15 min hasta las 9:00 a.m., salidas cada 30 min desde las 9:00 a.m. hasta las 16:30 p.m. Será de gran importancia presentar su gafete para tener acceso al autobús.


Logística Horario

Sala

Talleres

11-sep

8:00-14:00

3y7

Curso posgrado

11-sep

16:00-19:00

Quimixto I y II

Hemorragia digestiva

Quimixto III y IV

Balón intragástrico

Maito I y II

Ultrasonido endoscópico

Maito III y IV

Fisiología digestiva

Salón 4

Práctica

Maito II

Edición de videos

12-sep

8:00-14:00

3y7

Curso posgrado

12-sep

16:00-19:00

Qumixto I y II

Hemorragia digestiva

Quimixto III y I

Balón intragástrico

Maito I y II

Ultrasonido endoscópico

Maito III y IV

Fisiología digestiva

Maito II

Edición de videos

Salón 4

Práctica de talleres

13-sep

Cóctel de bienvenida

20:00-23:00

Marriott

7:00-9:00

Quimixto I

Trabajos

Quimixto II

Trabajos

Quimixto III

Trabajos

9:00-14:00

3y7

Congreso

8:30-14:00

8

Intestino delgado

7:00-8:30

8

ASOFARMA

7:00-8:30

Vallarta I y II

ADVANCE

17:00-19:00

Vallarta I y II

Endomédica - GIVEN

16:00-20:00

Salón 4

Práctica talleres

15:00-16:00

4

ALMIRALL

16:00-19:00

Quimixto I y II

FICE

16:00-19:00

Quimixto III y IV

Enteroscopia

19:00-21:00

Eventos

Evento Olympus-Pendiente

109


14-sep

15-sep

16-sep

110

Quimixto I

Trabajos

Quimixto II

Trabajos

Quimixto III

Trabajos

9:00-15:00

3y7

Congreso

8:00-14:00

8

Intestino delgado

15:00-16:30

8

Astra

17:00-19:00

Vallarta I y II

PENTAX

16:00-19:00

Quimixto I y II

Taller FICE

Quimixto III y IV

Taller Enteroscopia

7:00-9:00

Evento FUJI

20:00-23:00

Marriott

7:00-9:00

Quimixto I

Trabajos

Quimixto II

Trabajos

Quimixto III

Trabajos

7:00-8:30

Vallarta I y II

MSD-SCHERING

9:00-14:00

3y7

Congreso

9:00-13:00

8

Congreso

14:00-15:30

8

SENOSIAIN

16:30-20:00

Vallarta I y II

Asamblea

20:00-24:00

Marriott

9:00-13:00

Vallarta I y II

Cena SENOSIAIN Congreso


Centro de Convenciones

111


Área de Exposición Comercial

Westin Hotels & Resorts • Tipo de habitación: sencilla, doble o triple • Precio por noche: $1,180 con impuestos • Disponibilidad: 250 habitaciones

112


Casa Magna • Tipo de habitación: sencilla, doble o triple • Precio por noche: $1,662 con impuestos • Disponibilidad: 250 habitaciones

Velas Vallarta • Tipo de habitación: sencilla, doble o triple • Precio por noche: $1,900* incluye desayuno con impuestos • Disponibilidad: 50 habitaciones Información importante: el costo de las habitaciones no incluye los alimentos, pregunte por el precio preferencial de desayunos.

Actividades para acompañantes Día

Hora

Lugar

Costo

Lunes 13 de

10:00

Paseo a las Ánimas

65.00 dlls

septiembre

Casa Magna Marriott

Martes 14 de

10:00

Paseo a Sayulita

Por definir

septiembre

Casa Magna Marriott

Incluye Barco ida y vuelta Comida de tres tiempos

113


INSTRUCCIONES PARA LOS AUTORES

El equipo editorial 2010 informa de las nuevas características y procedimientos. La revista Endoscopia publica artículos originales de investigaciones y observaciones relacionadas con los procedimientos endoscópicos usados en el estudio y tratamiento de las enfermedades digestivas. Todas son enviadas a revisión. Los artículos pueden estar acompañados de materiales suplementarios para la versión electrónica de la revista, los cuales serán sometidos a una revisión. El cuidadoso seguimiento de los lineamientos para publicación evitarán el retraso de los artículos. Consideraciones éticas • Los autores deberán dirigirse a Uniform Requirements for Manuscripts Submitted to Biomedical Journals (http://www.icmje.org) para familiarizarse con los acuerdos éticos para su publicación; específicamente, trabajos redundantes o duplicados, criterios de autor y potenciales conflictos de interés. • El editor se reserva los derechos de investigar. • Cuando las preguntas están mal orientadas o son deshonestas, los editores se reservan los derechos de proceder de acuerdo con las guías de Office of Research Integrity. Los autores pueden ser cuestionados acerca de los documentos que avalan el artículo, así como de la base de datos de donde fue sacado. • Las investigaciones que involucran sujetos humanos o animales deberán previamente ser aprobados por el Comité de Ética o Investigación o un órgano equivalente hospitalario. • La investigación deberá basarse en los acuerdos de la Declaración de Helsinki. Tipos de manuscrito Endoscopia considerará los siguientes tipos de trabajos. Los autores deberán considerar estas categorías y la revisión reciente de la revista cuando preparen sus manuscritos: • Artículo original. Trabajo basado en investigaciones clínicas o de ciencias básicas con una extensión aproximada de 3,000 palabras en áreas relevantes de la endoscopia.

114 114

• Artículo de revisión. Revisión exhaustiva de la literatura médica, limitada a 3,500 palabras sobre un tópico bien definido. No deberá combinarse con el reporte de casos aislados. • Nuevos métodos y materiales. Reportar la experiencia con el nuevo desarrollo en la endoscopia, en una extensión no mayor a 1,200 palabras. • Enfoque (controversia). Hallazgos clásicos o inusuales ilustrados de no más de 4 fotografías de alta calidad, acompañado de una breve descripción de no más de 200 palabras. • Revisiones técnicas. Informe de los avances tecnológicos sistematizados y limitado a no más de 3,500 palabras. • Serie de casos. Reporte de una serie de 4 casos relacionados o más, que no exceda las 2,000 palabras. • Reporte de caso aislado. No más de 600 palabras. • Carta al editor. Comentarios de los lectores, limitado a 300 palabras. Requerimientos del manuscrito Forma de acuerdo del autor. Formato del manuscrito. Título en español e inglés. Correspondencia del autor responsable (dirección, teléfono y correo electrónico). Resumen en español e inglés (indispensable). Palabras clave. Estructura del texto. Nombre de productos y medicamentos. Valores de laboratorio. Abreviaturas. Estadísticas. Figuras y tablas. Videos/gráficas. Referencias bibliográficas. Preguntas. Permisos. Bibliografía.


Portada suplemento 2010:Layout 1

9/1/10

4:23 PM

Page 2

Asociaci贸n Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal, AC Pasadena 17, Col. Del Valle, M茅xico, D.F., C.P. 03100. Tels.: 5523 5204, 5523 1671 Directo y fax: 5523 5218 Lada sin costo: 01800 713 4298 E-mail: ameg@endoscopia.org.mx www.endoscopia.org.mx


ENDOSCOPIA SEPTIEMBRE 2012