Issuu on Google+

ENGADGET


CONSOLAS

WII U XBOX ONE PS4

TABLETS IPAD AIR IPAD MINI RETINA NEXUX 7


XBOX ONE

Presentada a mediados de año, y con algo de polémica en los días posteriores viene para  relevar poco a poco a Xbox 360 Cuadrada, con un montón de líneas y prácticamente ninguna  curva Sin embargo, a la vista queda un producto que no termina de entrar muy bien por los ojos  La mala noticia es que Kinect 2 tiene mucho que pulir todavía. El reconocimiento de los  gestos funciona bien, una vez calibrado correctamente, pero la voz todavía tiene mucho que  aprender, al menos en español. Su funcionamiento es errático y a veces un poco frustrante. Con el reconocimiento de palabras es un tanto irregular. A veces funciona bien, incluso  reconoce palabras en inglés mal pronunciadas, pero otras veces se lía un poco. Parece que  Microsoft no tiene tan afinado el software como Apple o Google. La bandeja de discos ha  quedado sustituida por una ranura, un sistema mucho más eficiente y con menos  probabilidades de romperse con nuestra propia torpeza o accidentes de cualquier tipo. El botón  táctil de encendido, al estilo de los virtuales de los Smartphone, es un detalle curioso que se  agradece pero hay que tratarlo con cuidado porque es bastante sensible al tacto.


Wii U es la sexta consola de sobremesa de Nintendo y la primera  en producir gráficos en alta definición hasta una resolución de  1080p. Incluye un nuevo mando que incorpora una pantalla táctil  igualmente capaz de reproducir gráficos en alta definición que  permite seguir jugando con la consola incluso cuando el televisor  está apagado, a este nuevo mando se le denomina como "Wii U  GamePad".  El sistema será retro compatible con los juegos de Nintendo Wii,  que soportarán los periféricos de Wii, como el Wii mote o la Wii  Balance Board. Sin embargo, no será retro compatible con los  juegos y periféricos de Nintendo GameCube. En palabras de  Nintendo, Wii U competirá en el mercado junto a Wii por un  tiempo, estando Wii U enfocada a experiencias más tradicionales  popularmente denominadas "hardcore". 


PS4 es más pequeña que la versión slim de PS3, y nada en ella rompe la fluidez del diseño,  ni siquiera las dos únicas conexiones de la parte delantera, dos puertos USB que apenas se  ven. Las conexiones de la parte trasera también se han simplificado. Adiós al audio y vídeo  analógico, adiós a cualquier fuente de alimentación externa y, sorprendentemente, adiós a  calentamientos excesivosDe las visibles, el muy anunciado Touchpad se queda de momento como anécdota: pocos juegos del lanzamiento le están sacando uso y, cuando  lo hacen, no tienen en cuenta una de las mejores ideas que tiene Dualshock 4: que se  pueda llegar a la superficie táctil sin problemas con los pulgares. La experiencia que  plantean juegos como ‘Killzone: Shadow Fall’ es la de hacer gestos en el touchpad que te  obliguen a despegar una de las dos manos del mando. Pero en un FPS, por ejemplo, resulta  incómodo tener que cambiar de posición las manos. Esperemos que en el futuro se  aproveche mejor lo bien situada que está la superficie táctil. A estas alturas de la vida, cambiar los botones de Stuart y Selecta viene a ser algo así como  tratar de reinventar la rueda: prácticamente viven así desde los años 80, no sólo en las  consolas Sony sino en las del resto de la industria. Y aunque se hagan extraños pequeños  gestos como tener que pulsar “opciones” para empezar un juego, es una simple cuestión  de “memoria gaming”: enseguida nos haremos con ellos. Sí que es cierto que el botón Options está en una situación poco cómoda y demasiado pegado al touchpad, pero su  uso será muy esporádico, por lo que no importa demasiado.  po


fácilmente apreciable en este iPad Air es que sus dimensiones se reducen. Ahora es un Tablet  menos aparatoso y más agradable de usar en movilidad o con una sola mano. Pero no pienses  que será tan cómodo como un modelo de menos diagonal.  El iPad Air reduce mucho su peso y ahora es bastante cómodo de manejar incluso con una sola  mano Esta reducción de dimensiones ha sido posible por la eliminación de buena parte del marco alrededor de la pantalla, que en modelos anteriores era considerable. La inclusión del sistema  que Apple estrenaba en el iPad Mini y que detecta cuando estamos cogiendo el tablet y no  “tocando” a conciencia la pantalla lo ha hecho posible. Junto con esta tamaño más reducido, a la mejor sensación en mano del iPad Air ayuda mucho  que su peso ahora sea de solo 469 gramos (grosor de 7.5 mm), lo que deja más de 200 gramos  de diferencia con el modelo original de iPad y 180 gramos respecto al iPad 4, que ya se había  quedado como un modelo pesado si lo comparábamos con el ligerísimo y delgado Xperia Z  Tablet o el nuevo Kindle Fire HDX de 8.9 pulgadas. La pantalla del nuevo iPad Air se mantiene  intacta. Son 9.7 pulgadas en un panel IPS con resolución de 2048×1536 píxeles (264 PPP) que  resultan igual de espectaculares que en los modelos Retina anteriores. Sin embargo, ya no es  un elemento diferenciador del Tablet de Apple toda vez que la mayoría de sus potenciales  rivales bajo Android ofrecen soluciones con las mismas o incluso más PPP que este iPad Air. Así que como ya comentamos al analizar el iPad 4, la pantalla se ve genial, con buen brillo,  fidelidad en la reproducción del color, nitidez, respuesta al tacto y en exteriores cumple


Un año después del estreno de Apple en este tipo de tabletas con pantalla por debajo de las 8  pulgadas llega su particular apuesta, en la que hace una completísima revisión de su hardware  manteniendo la línea de diseño del primer modelo. De hecho, en Cupertino se encuentran muy contentos con el resultado obtenido en la primera  versión de su iPad más pequeño. Tal es el punto que su alternativa en la gama alta, el iPad Air,  asume sus formas, aunque en este caso el precio es más económico por su reducido tamaño. En  cualquier caso, el hecho de subir hasta los 389 euros (en su versión más barata) puede suponer  un hándicap para sus ventas teniendo en cuenta otras altermativas como los últimos Nexus 7 o  Kindle Fire HDX. Más allá de este punto, responde a las expectativas en casi todos los niveles. Su pantalla por fin  ofrece la esperada alta definición (326 ppp) con tecnología Retina, mostrándose superior a la  anterior versión. A pesar de los problemas  nivel de potencia y autonomía. Su chip A7 + M7 con  arquitectura de 64 bits garantiza un gran rendimiento, con una capacidad de respuesta solo al  alcance de las mejores tabletas del mercado. A su vez, estas mejoras no hacen que se recienta la  duración de la batería del equipo, lo que supone un gran punto a favor del dispositivo


La resolución que ofrece el equipo fabricado por ASUS es brutal. La densidad de píxeles  resultantes, 323 ppi, no sólo impresiona en los números sino también en la experiencia real. Los  vídeos de alta definición, así como los videojuegos de gama alta, se ven de maravilla. El panel  IPS se nota respecto a otras tablets, pudiendo ver cualquier contenido con una persona a  nuestro lado sin perder calidad de imagen, gracias a su amplio ángulo de visión. Android 4.3  Jelly Bean se estrenó en este dispositivo. En realidad no traía demasiadas novedades en cuanto  a elementos, aplicaciones o cambios en la interfaz de usuario. Sí que nos gustaría destacar la  posibilidad de crear perfiles limitados. Éstos tienen acceso a las aplicaciones que el perfil  principal seleccione y nada más. Para proteger el perfil principal se utiliza un patrón de bloqueo,  esto es importante dado que gestiona los demás perfiles y permisos. Es una herramienta muy  interesante de control parental. Por supuesto, el acceso a la Play Store está restringido en los  perfiles limitados. Su procesador es un Snapdragon S4 Pro de Qualcomm modificado que se  acerca en rendimiento a un Snapdragon 600. Junto a los 2 GB de RAM y el software puntero de  Google, el equipo va como la seda en todas las facetas. Hemos realizado cuatro pruebas de los benchmarks más famosos y los resultados son  satisfactorios aunque un tanto dispares. Hay smartphones con procesadores más potentes ahí  fuera, pero en tablets es una de las más potentes con unos resultados cercanos a los de la  Nexus 10 y la Xperia Tablet Z.


Presentación1