__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

Trabajo de Final de Máster EL USO DE LAS REDES SOCIALES VIRTUALES EN EL CONTEXTO DE LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES 2012 DE SENEGAL. UNA VÍA PARA UNA NUEVA CIUDADANÍA

Autor: Carlos Bajo Erro Septiembre de 2012 Tutor: Antoni Castel (UAB) Máster Ciencias sociales del desarrollo: Culturas y desarrollo en África (CUDA) Edición 2010-2012


1


Trabajo de Final de Máster El uso de las redes sociales virtuales en el contexto de las elecciones presidenciales 2012 de Senegal. Una vía para una nueva ciudadanía

“Il doit être clair que le Sud ne recherche pas à se retrancher dans un ghetto technique pour essayer de se suffire à lui-même, ce serait le meilleur moyen de s’asphyxier” Cheikh Anta Diop “Personne ne viendra changer l’Afrique à notre place. Il faut se lever pour changer tout ça” Tiken Jah Fakoly

Licencia Creative Commons

Autor: Carlos Bajo Erro Tutor: Antoni Castel

Excluida la imagen de la portada: Logo de la campaña de elecciones presidenciales de Sunu2012 (http://sunu2012.net/)

Máster Ciencias sociales del desarrollo: Culturas y desarrollo en África (CUDA) Edición 2010-2012

2


Índice Agradecimientos

5

Capítulo I: Introducción

6

1.1. La aproximación al tema de la investigación

7

1.2. El porqué de la investigación

8

1.3. Aclaraciones conceptuales previas

11

Capítulo II: Consideraciones técnicas y metodológicas de la investigación

18

2.1. Hipótesis

18

2.2. Metodología y técnicas de investigación

19

2.3. Marco científico

26

2.4. Límites de la investigación

28

Capítulo III: Contexto

30

3.1. Senegal y su trayectoria democrática

30

3.2. Circunstancias en torno a la cita electoral

33

3.2.1. El clima político

33

3.2.2. El clima social

35

3.2.3. El clima tecnológico

38

3.3. Antecedentes de uso de redes sociales 3.3.1. Remotos

41

3.3.2. Próximos

44

3.4. Catálogo de iniciativas

48

3.4.1. Car Rapide

48

3.4.2. Sama Baat

50

3.4.3. Sunu2012

53

3.4.4. El hashtag #sunu2012

55

3.4.5. Características comunes de las iniciativas

61

3.5. Una mirada a los usuarios más activos

3

41

65

3.5.1. Somero perfil de los ciberactivistas entrevistados

65

3.5.2. Élite social o élite generacional

66

3.5.3. El uso del idioma: francés o lenguas nacionales

68


Capítulo IV: Análisis de un mensaje que evoluciona

71

4.1. Durante las protestas

71

4.2. Durante la campaña

75

4.3. Durante las jornadas de votaciones

78

4.4. Durante la difusión de los resultados

82

Capítulo V: Efectos del uso de las redes sociales en distintos ámbitos

86

5.1. Nueva ciudadanía

86

5.1.1. Mecanismos de participación

86

5.1.2. Mecanismos de organización y movilización

88

5.1.3. Toma de protagonismo

91

5.1.3.1. La transmisión de la voz propia

92

5.1.3.2. Apropiación de los canales

93

5.2. Sobre los medios convencionales

94

5.2.1. Carácter de fuente de información

95

5.2.2. Canal de difusión de informaciones

97

5.2.3. Sustitución de funciones propias de los medios

99

5.2.4. Agente motivador

102

5.2.5. Un canal de respuesta

102

5.2.6. Incorporación a las redes sociales

103

5.2.6.1. Participación estándar (en twitter y facebook)

104

5.2.6.2. Iniciativas novedosas (twitter live, redes sociales en emisiones...) 5.2.7. La atención de los medios internacionales 5.3. Sobre los actores políticos

104 105 106

5.3.1. Cambio en el tiempo

106

5.3.2. Instrumento de la estrategia de comunicación

108

5.3.3. Canal de comunicación

109

5.4. Sobre la diáspora

110

Capítulo VI: Conclusiones y perspectivas de futuro

113

Bibliografía

119

Anexos

122

Índice de figuras

131

4


Agradecimientos A mi madre, mi padre y mi hermano, que han apoyado en todo momento mis ideas descabelladas, incluso cuando no han estado de acuerdo, simplemente porque eran mis ideas. Al resto de mi familia porque siempre han seguido animándome y reforzando la ilusión de que hacía lo correcto; entre ellos están mis únicos mecenas txantreanos, ¿qué mejor muestra de confianza que esa? A mi familia ficticia, mis chicos y chicas del CUDA, que sabían que mis ideas eran descabelladas y me hicieron pensar que valía la pena continuar adelante… afortunadamente. A Ferran Iniesta, a Albert Roca, a Jordi Tomàs y a Antoni Castel, maestros en el sentido más afectuoso de la palabra. Porque ellos han superado con creces las atribuciones que les correspondía y, sobre todo, porque no tenían ninguna obligación de hacerlo. A las personas que durante mi ausencia me hicieron sentir que no estaba ni solo, ni lejos, Gemma, Nuria, Mery (por esas fotos de la pequeña Afri) y Mercè, que además me ha ido poniendo pequeños retos que me han ayudado a avanzar en los momentos más delicados. A todos los ciberactivistas, twitteros, blogueros, internautas, expertos, profesionales, periodistas… a todos los que durante mi investigación se han prestado a colaborar, a explicar sus experiencias y a compartir sus reflexiones y sus deseos. A todos ellos y al resto de personas que de una u otra manera se han cruzado en mi camino para cuestionar o reforzar ideas, gracias, por el esfuerzo, la comprensión y la complicidad.

5


Capítulo I: Introducción Uno de los retos fundamentales de África en los próximos años es la eclosión de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación), por un lado desde la perspectiva de su extensión material; pero también, por otro lado, desde el punto de vista de la exploración y explotación de todas sus potencialidades. Algunos autores plantean que la superación de la “brecha digital” supone el gran desafío del continente en la década actual. Se plantea esta apuesta como la manera de acortar la distancia del “desarrollo” entre África y el resto del mundo, una distancia acrecentada por otros ámbitos. Es el caso, por ejemplo de Jacques Bonjawo que hace la siguiente reflexión: “Una utilización racional de las tecnologías de la información y la comunicación representa una oportunidad única que permitirá a África afrontar el tercer milenio con la convicción de que el retraso acumulado a lo largo del siglo XX no es una fatalidad y que los recursos del continente pueden ser utilizados para acelerar su marcha hacia un futuro mejor” (Bonjawo, 2002). Esta misma perspectiva se refleja en los diagnósticos de diversas organizaciones internacionales desde el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) 1, hasta la Unión Africana 2 pasando por la Nueva Alianza para el Desarrollo en África (NEPAD, por sus siglas en inglés) 3. En la mayor parte de los casos estos diagnósticos además de ser un soporte teórico testimonial, llevan aparejados programas concretos de implantación de las TIC, como es el caso del programa E-Africa Commission 4 de la NEPAD. Estas iniciativas entroncan muy directamente con el análisis de Manuel Castells que advierte de cómo la sociedad de la información lo ha impregnado todo, de tal manera que “actualmente, las principales actividades económicas, sociales, políticas y culturales de todo el planeta se están estructurando por medio de internet”. En esta situación, “quedar al margen de dichas redes es la forma de exclusión más grave que se puede sufrir en nuestra economía y en nuestra cultura” (Castells, 2001). Por tanto, no se trata de una elección, sino más bien de una necesidad. África está 1

En su Informe de 2001, titulado “Poner el adelanto tecnológico al servicio del desarrollo humano” (http://hdr.undp.org/fr/rapports/mondial/rdh2001/chapitres/espanol/). 2 Destinó su 14ª cumbre, en febrero de 2010, al tema “Tecnologías de la información y la comunicación en África: Desafíos y perspectivas para el desarrollo” (http://www.africa-eu-partnership.org/fr/videos/le-14e-sommet-de-lunionafricaine-140210). 3 Que en el texto fundacional firmado en Abuja en 2001establece como una de las prioridades sectoriales de la organización “superar la brecha digital: invertir en tecnologías de la información y la comunicación” (http://www.afristat.org/contenu/pdf/initiatives/nepad-fr.pdf). 4 http://www.eafricacommission.org/.

6


en el mundo, forma parte del sistema mundial y, por tanto, tiene que estar presente en la red de redes y, por extensión, explotar todas las posibilidades que esta nueva dimensión digital abre a los usuarios. En la exploración de las potencialidades de estas redes sociales las crisis aparecen como el mejor de los ejemplos. En este sentido, los procesos electorales, numerosos en 2011 y 2012, se han planteado como las situaciones ideales para medir el grado de implantación de la posible influencia de la comunicación 2.0 en las sociedades africanas. 1.1. La aproximación al tema de la investigación La tarde del 27 de enero de 2012 Dakar vivía una vigilia reivindicativa relacionada con las elecciones que se preparaban. Cuando el Consejo Constitucional del país hizo público su dictamen sobre la validez de las candidaturas presentadas a las comicios. Las calles del centro de la ciudad estallaron en unas protestas de las que yo estaba siendo testigo en primera línea desde Barcelona, a más de 3.500 kilómetros (en línea recta) gracias a las redes sociales. Desde unas semanas antes seguía la actualidad senegalesa, por el interés que despertaba en mí el proceso electoral a través de diferentes herramientas virtuales y, especialmente, la plataforma de microblogging Twitter, después de cerciorarme de que los medios convencionales mostraban total desinterés por la cita con la urnas, o cuando menos no cubrían mis necesidades de información. A través de las redes sociales, sin embargo, había encontrado algunos usuarios que compartían conmigo el interés y que estaban mejor informados. La tarde del 27 de enero recurrí a estos sistemas, pero cuando empecé a recibir las primeras noticias me decidí a profundizar en mi búsqueda de fuentes y fui a dar con un grupo de personas que narraban los hechos desde el mismo lugar en el que se estaban produciendo, desde el corazón de las protestas, desde la misma Place de l’Indépendance de Dakar 5. El proceso en sí mismo me parecía interesante. Se presentaba como una contestación ciudadana auspiciada bajo el pretexto de una exigencia de transparencia democrática. Sin embargo, lo que me pareció más impactante era que desde el sofá de mi casa tenía la sensación de estar en el lugar de los hechos. Las informaciones detallaban precisa pero escuetamente, primero la decisión hecha pública por los miembros del Consejo Constitucional; inmediatamente, la reacción de los 5

Simbólicamente, las acciones de protesta pretendían ocupar el espacio público siguiendo la estela de otros movimientos más o menos simultáneos desde Occupy Nigeria hasta Occupy Wall Street. Las acciones se centraron en la Place de l’Indépendance (muy próxima al Palacio Presidencial) y la Place de l’Obélisque de Dakar.

7


manifestantes que se habían concentrado en el centro de Dakar como medida de presión ante la percepción de que podía producirse un fraude en la validación de las candidaturas; y después los enfrentamientos con la policía, la quema de barricadas e, incluso, la primera de las muertes de los incidentes 6. A través de mi teléfono móvil y con una simple conexión a internet, por un momento, sentí las carreras por las calles; sabía, en cuestión de minutos, dónde se producían los choques entre manifestantes y policía y cómo evolucionaban. Las dudas ante la credibilidad de las fuentes se disiparon inmediatamente con el apoyo gráfico a las informaciones. Las fotografías y los vídeos que los propios protagonistas registraban apoyaban sus informaciones. Durante varios días seguí la actualidad relacionada con las elecciones senegalesas a través de redes sociales y me pude cerciorar de que la cobertura de la noche del 27 de enero no había sido un hecho puntual, sino que se trataba de un movimiento sistemático y organizado, de, al menos, un grupo de personas decidido a utilizar las herramientas de la web 2.0 para difundir lo que estaba ocurriendo en el país y lo que se temía que podía ocurrir. Es decir, se trataba de un proceso que afectaba a la comunicación, a la participación social y política y a la toma de protagonismo y de responsabilidades por parte de algunos actores senegaleses. Lo que no podía saber con certeza era el alcance de este proceso y su posible impacto y eso fue lo que me pareció interesante estudiar. 1.2.El porqué de la investigación Atendiendo a las palabras del sociólogo Manuel Castells la sociedad de la información se ha impuesto como una sustitución del modelo imperante hasta ahora, la sociedad industrial. En La era de la Información, pone de manifiesto que se trata del periodo en el que las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) son una pieza capital en la configuración de la sociedad (Castells, 1997). La expansión de estas tecnologías se produce en medio de un debate de vital importancia. El desacuerdo sobre la utilidad y las consecuencias de este fenómeno global enfrenta a los que consideran que se trata de una oportunidad para que África tome el tren del desarrollo y reduzca las desigualdades que histórica y sistemáticamente ha sufrido frente a otras regiones del mundo y a aquellos que creen que esta modificación, sustentada en gran medida sobre cambios tecnológicos, no hará sino incrementar las diferencias. 6

Un policía fue la primera víctima de los enfrentamientos la misma noche del viernes 27 al sábado 28 de enero. Durante esa misma noche un vídeo con las inquietantes y brutales imágenes del cadáver fue colgado en Internet y difundido, primero, a través de las redes sociales y, después, de los portales de actualidad (http://www.seneweb.com/news/Politique/un-policier-tue-lors-d-rsquo-une-manifestation-de-l-rsquo-opposition-adakar_n_58326.html).

8


Esta disparidad de opiniones se corresponde con una diferencia de percepción respecto a las TIC. Los segundos, los que entienden que serán un nuevo factor de desigualdad, consideran en gran medida que el elemento fundamental es la tecnología en sí misma, que se trata de una “necesidad” generada por la opulenta sociedad occidental y adaptada únicamente a sus condiciones. En esta percepción se entiende que la apuesta por las TIC es un lujo que no tiene cabida en una sociedad como la africana acuciada por necesidades más básicas, como la seguridad alimentaria, la educación o la sanidad. Los primeros, sin embargo, los que entienden que las TIC son una oportunidad para África de reengancharse al tren del desarrollo global del que ha sido relegada por la sociedad industrial, consideran que estas tecnologías son, en realidad, un instrumento transversal. Desde esta perspectiva, una correcta inserción en el mundo digital dará a África nuevos chances precisamente en las materias en las que las necesidades son más urgentes. El uso de estas herramientas informáticas permite una gestión más eficiente de los recursos tanto educativos, como sanitarios o de los sectores productivos. Bonjawo realiza un planteamiento que simplemente imposibilita el debate por la imprecisión en los puntos de partida, en lo que llama “el falso problema de la jerarquía de las prioridades”. El experto en TIC contrapone las declaraciones de dos presidentes africanos. A uno de ellos lo mantiene en el anonimato, pero le atribuye las siguientes palabras: “Nosotros, nuestra población no come ordenadores, tengo problemas de agricultura, de sanidad, de educación y es en esos ámbitos en los invierto el dinero del presupuesto”. El otro queda completamente identificado, se trata de Meles Zenawi, primer ministro etíope, de quien asegura que en una conferencia sobre TIC celebrada en 2005 en Addis-Abeba aseguró: “Estamos convencidos de que deberíamos invertir cada céntimo que tengamos en asegurar la próxima comida de nuestro pueblo. No creíamos que una inversión seria en TIC tuviese nada que ver con hacer frente a una pobreza que mata. Ahora, creo que lo entendemos mejor. Reconocemos que es una herramienta vital y esencial para combatir la pobreza, para combatir la pobreza que mata, y asegurar nuestra supervivencia” (Bonjawo, 2010). La relevancia de este reto al que se enfrenta el continente se pone de manifiesto en las numerosas iniciativas puestas en marcha tanto por organismos internacionales como por la mayor parte de los gobiernos locales. Diversas instituciones regionales y globales han puesto en marcha desde hace más de una década programas encarados a mejorar ya sea el acceso a las TIC, como su

9


implantación en las sociedades africanas o su adaptación a ámbitos diversos (con especial incidencia en la educación) (Seck y Guèye, 2002) . Por otro lado, los gobiernos africanos han abrazado estas iniciativas y han puesto en marcha iniciativas propias, que van desde la privatización del mercado de las telecomunicaciones con el objetivo de que la competencia mejore las condiciones de conexión o la inversión en infraestructuras hasta la imposición de sistemas de fiscalidad excepcionales para fomentar la importación de materiales informáticos (Daffé y Dansokho, 2002). La explosión de las TIC, entendidas en su dimensión digital, es un fenómeno propio del nuevo milenio y ha vivido una progresión excepcional en los últimos años, lo que hace que las investigaciones en este sentido sean escasas. La novedad se suma al debate del que ya se ha hablado sobre la necesidad o la conveniencia de impulsar este nuevo ámbito a la hora de hacer que no sea un sujeto de estudio prioritario. A estos factores se une el hecho de que todo lo que tiene que ver con la evolución del entorno digital sigue un ritmo vertiginoso que en ocasiones parece inaprehensible. Algunos de los elementos de este entorno digital son efímeros y dificultan tremendamente la investigación. Estos pueden ser algunos de los elementos que justifican la escasez de materiales sobre el fenómeno y en cierta medida, que explican la necesidad de estudiarlo. La bibliografía relacionada con el impacto de las TIC en las sociedades africanas es exigua y en muy pocas ocasiones da el salto de los trabajos académicos (tesis o memorias de máster) a obras de referencia (como libros). Esta circunstancia que evidencian el vacío en lo que se refiere a trabajos sobre este ámbito, los hace al mismo tiempo más complicados ante la dificultad de encontrar las bases académicas sobre los que sustentarse. En el mismo sentido, dentro del ámbito de la explosión de las TIC hay además un aspecto especialmente desconocido. Cuando se aborda la cuestión como una oportunidad para el desarrollo habitualmente se sobreentiende una perspectiva economicista, financiera o comercial por lo que se centra la atención en el impacto de estas tecnologías en gobiernos, instituciones y empresas. Sin embargo, se relega una óptica social de base. Pocas, muy pocas, son las investigaciones en las que cuando se habla de la influencia de las TIC en la gobernabilidad o la democratización, no se aborda desde el punto de vista del e-gobierno o la transparencia institucional (Ndiaye, 2006; Paye, 2002). Mientras los más incondicionales defensores de las bondades de la tecnología consideran que son

10


ámbitos interconectados de manera que “sólo una sociedad de la información realmente mundial está en posición de garantizar un crecimiento económico planetario en el marco de una mundialización dirigida y de aportar soluciones creativas a los problemas de libertad, de democracia, de gobernanza y, bien entendido, de desarrollo” (Bonjawo, 2010). Aunque la conexión directa e inevitable entre estos dos ámbitos (el económico y el social) pueda ser más que discutible. Así, se obvian habitualmente dimensiones como la toma de protagonismo de los ciudadanos, la posibilidad de tener una incidencia política a través de las redes, o el potencial de participar socialmente y de organizarse que ofrecen algunas de estas herramientas. Estas dimensiones más sociales, de base sí que se han tenido en cuenta en las sociedades occidentales. Los fenómenos de contestación o, al menos, de movilización que se han vehículado a través del entorno digital han tenido cierta repercusión mediática, aunque no me atrevería a asegurar que esa atención se haya trasladado al mundo académico con la misma fuerza. En el caso africano, sin embargo, todo es diferente. Los sucesos ocurridos en el norte de África durante los primeros meses de 2011 (las conocidas como primaveras árabes) atrajeron la atención sobre la idea de que esos nuevos instrumentos virtuales podían tener un potencial de movilización y organización, superando otras dinámicas que los poderes en ocasiones conocen y controlan. Sin embargo, la percepción es que ese fenómeno ocurre en el norte de África, es decir, muy cerca de Europa. Más allá del Sahara, los prejuicios sobre atraso hacen inconcebible una situación semejante. Y, como es evidente, si ese tipo de situaciones no se producen, no se pueden estudiar. Por ello me parece importante, tratar de entender qué fue lo que ocurrió durante las elecciones presidenciales senegalesas de 2012, cuando es evidente que se hizo un uso sistemático de las TIC con un objetivo de intervención social y política. Es indudable que no se puede hablar de un uso masivo, como se verá más adelante, a tenor de los datos de penetración de internet; pero también es indudable que no se puede obviar que el uso era sistemático y organizado. Por ese motivo, porque probablemente se trata del primer proceso electoral del África subsahariana en el que se produce un fenómeno de este tipo (al menos con esta dimensión de planificación y organización), resultaba interesante conocer los detalles del movimiento. 1.3.Aclaraciones conceptuales previas El entorno de las TIC, de la comunicación on line, de la web 2.0 y de las redes sociales se ha convertido en un ámbito de un tremendo dinamismo que cambia a gran velocidad pero, sobre

11


todo, que alumbra novedades constantemente, por lo que, en ocasiones puede resultar complicado mantenerse al día. La vertiginosa emergencia de nuevas herramientas, de plataformas novedosas o de nuevos mecanismos de comunicación, unidos al uso de términos técnicos y de anglicismos puede dar a este entorno una ficticia sensación de hermetismo para los usuarios no avisados. Por este motivo se impone aclarar algunos conceptos previos de manera que la posterior explicación y el consiguiente análisis resulten más comprensibles. La voluntad de alcance masivo de la mayor parte de estas herramientas hace, en todo caso, que una vez decodificados estos conceptos, su comprensión resulte sencilla. o ¿Qué son las TIC 7? El acrónimo TIC hace referencia a Tecnologías de la Información y de la Comunicación. Jacques Bonjawo señala que con esta denominación se hace referencia a “todas las aplicaciones y tecnologías nacidas de la convergencia de la informática, la telemática, las telecomunicaciones y la comunicación”. Siguiendo al mismo autor y por hacer referencia a la utilidad de las TIC se puede decir que son “los instrumentos informáticos y las tecnologías – fundamentalmente la tecnología digital cuya generalización ha revolucionado totalmente nuestra época – que se utilizan para recopilar, almacenar, tratar y difundir la información” (Bonjawo, 2011). Entre todas estas tecnologías que incluyen desde la telefonía, hasta la grabación de música en formato digital, pasando por la informatización de los procesos de edición de obras impresas, o las modificaciones sufridas en los medios de comunicación convencionales (desde el proceso de producción hasta el de difusión de prensa, radio y televisión). Pero sin duda, el elemento que más destaca en todas estas TIC es internet, por la influencia que ha tenido en la sociedad moderna y por la generalización que ha alcanzado. En palabras de Bonjawo “Internet, de este modo, no constituye más que una de las dimensiones de las TIC pero la más visible y la más utilizada por el gran público” (Bonjawo, 2011). En este sentido, la mayor parte de las menciones a las TIC en este trabajo hacen referencia precisamente a la red de redes. Más concretamente, dentro de los múltiples usos de internet, a los efectos que interesan a esta investigación se hará especial hincapié en lo que se conoce como la web 2.0. 7

En ocasiones podemos encontrarnos con la denominación equivalente NTIC (Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación), evitaremos el uso de estas siglas por considerar que a estas alturas ya no es pertinente considerarlas “nuevas”, aunque se refieran a las mismas realidades.

12


o ¿Qué es la web 2.0? Sin entrar en complejas explicaciones técnicas que no son necesarias para el objetivo de esta investigación, se puede decir que la web 2.0 es un conjunto de aplicaciones, herramientas y sitios de internet. Por usar las palabras de uno de los creadores del concepto, Tim O’Reilly, son plataformas en las que se explota la “inteligencia colectiva”, en las que “el usuario tiene un papel central” y “añaden valor” 8. En resumen, son sistemas en los que los usuarios no son meros consumidores de unas webs estáticas sino que permiten participar e interactuar, ya sea aportando contenidos o comentarios. La corriente de la web 2.0 tiene que ver con todos los sistemas en los que se incrementa la interacción entre los desarrolladores de los sitios y sus usuarios, en los que se confunde el aportador de contenidos y el consumidor o en los que, directamente, se anima al visitante a participar activamente en el diseño de los contenidos. Las herramientas de la web 2.0 se apoyan sobre los principios del Código abierto (Open Source) y de las dinámicas colaborativas y de construcción compartida. En este sentido, las redes sociales, los wikis o los blogs suponen la expresión más extendida de esta corriente en la que el elemento fundamental es el diálogo entre usuarios a diferentes escalas. o ¿Qué es Facebook? Facebook es la más popular de las redes sociales, con un éxito que le permite interconectar más de ochocientos millones de usuarios en todo el mundo 9. Las elevadas cifras de negocio de la compañía dan también idea de su celebridad. Durante el primer trimestre de 2012, la empresa ingresó más de mil millones de dólares, según su presentación de resultados económicos. En mayo, protagonizó la segunda mayor salida de la historia de la bolsa estadounidense, la mayor de una empresa tecnológica y la empresa quedó valorada en 105.000 millones de dólares 10. Al margen de los datos que demuestran la magnitud del gigante empresarial que gestiona esta red

8

“¿Qué es Web 2.0? Patrones del diseño y modelos del negocio para la siguiente generación del software”, traducción del artículo de Tim O'Reilly “What Is Web 2.0. Design Patterns and Business Models for the Next Generation of Software” en el Portal de la Sociedad de la Información de Telefónica (http://sociedadinformacion.fundacion.telefonica.com/DYC/SHI/Articulos_Tribuna__Que_es_Web_20/seccion=1188&idioma=es_ES&id=2009100116300061&activo=4.do). Consultado el 10 de agosto de 2012. 9 Según Internet World Stats el 31 de marzo de 2012 había 835.525.280 usuarios de Facebook en el mundo (www.internetworldstats.com). 10 “El milagro de Facebook cotiza en bolsa”, editorial de La Vanguardia del día 20 de mayo de 2012 (http://www.lavanguardia.com/opinion/editorial/20120520/54295617710/el-milagro-de-facebook-cotiza-en-bolsa.html).

13


social, desde la perspectiva de los usuarios, Facebook tiene un uso principalmente recreativo aunque en su diseño está perfectamente integrada la voluntad de poder realizar igualmente un uso profesional. Las cuentas de Facebook pueden ser de dos tipos: perfiles personales y páginas de fans (fanpages). La primera modalidad está orientada a los individuos mientras que la segunda pretende aglutinar a organizaciones, empresas, instituciones u otros tipos de estructuras colectivas. La base de la red social son las relaciones entre los perfiles personales que tienen un carácter completamente simétrico. Dos perfiles (entiéndase, dos personas) entran en contacto y se tienen que aceptar mutuamente como “amigos”. A partir de ese momento pueden compartir todo tipo de contenidos: comentarios, fotos, vídeos, enlaces a webs o documentos. Cada usuario tiene un “muro” en el que actualiza su “estado” que puede ser una frase, una imagen o un contenido cualquiera que pretenda compartir con sus “amigos”. Por otro lado, cada usuario ve en su línea del tiempo (timeline) las actualizaciones de estado de sus amigos y ante esas novedades puede interactuar ya sea mostrando su aprobación pulsando en el botón “Me gusta”, haciendo un comentario o compartiendo el contenido correspondiente en su propio “muro”. En todo caso, Facebook tiene una dimensión de interacción privada a través de mensajes directos que se intercambian entre los “amigos” al margen de la exposición pública del “muro”. A partir de esta dinámica las diversas utilidades han ido mejorándose a lo largo del tiempo, facilitando el acto de compartir vídeos, la creación de álbumes de fotos, la configuración de grupos privados (o públicos) temáticos orientados a la configuración de comunidades con intereses concretos comunes. Otro de los servicios es el de mensajería instantánea que en la actualidad permite, incluso, la realización de videollamadas entre usuarios. Por otro lado, las páginas de fans están pensadas para que organizaciones colectivas del tipo que sean (desde instituciones a empresas, pasando por ONG) den difusión a sus actividades o a los contenidos que consideran interesantes para su público. En esta modalidad, las posibilidades de interacción son relativamente más limitadas. De este modo, un usuario individual debe mostrar explícitamente su adhesión a una página de fans pulsando en un botón de “Me gusta” y a partir de ese momento recibirá las novedades en su muro, pero la entidad gestora de la página de fans no recibirá las actualizaciones de los usuarios, sólo de otras páginas de fans a las que también siga. Uno de los elementos fundamentales del éxito de Facebook (al margen de las consideraciones relacionadas con los comportamientos exhibicionistas) ha sido la posibilidad de contactar con personas con las que el tiempo o el espacio dificultaban la relación. Así se ha convertido en una

14


comunidad virtual en la que los usuarios interactúan con otros que en ocasiones pueden estar a miles de kilómetros. o ¿Qué es Twitter? Se trata de una herramienta de internet, de adhesión voluntaria y gratuita. Habitualmente se define como un servicio de microbloging que permite a los usuarios expresar una opinión o difundir una información con un límite de 140 caracteres. Desde su creación, el servicio ha ido evolucionando de manera de que ha ido consiguiendo que la mecánica para la inclusión de documentos que enriquecen el mensaje sea cada vez más fácil. A modo de resumen, Twitter permite adjuntar enlaces a sitios web (lo que implica un camino hacia cualquier tipo de documento), pero también de manera directa se puede adjuntar fotografías o vídeos. Los enlaces a sitios webs multiplican las posibilidades y generan una conexión de Twitter con otras herramientas o redes sociales de la red. Por ejemplo, es habitual que los autores enlacen los contenidos a sus propios álbumes en servicios de alojamiento de imágenes (como Picasa o Ifrog) o a sus cuentas de grandes plataformas de vídeo (como Youtube o Vimeo). A priori puede dar la sensación de que las posibilidades, constreñidas por los 140 caracteres, son extremadamente limitadas. 140 letras y espacios parecen pocos para expresar ciertos mensajes. Sin embargo, estas características permiten, por ejemplo, que se emita en directo un evento, usando la posibilidad de incluir enlaces para “enganchar” con alguna de las webs que dan la posibilidad de realizar emisiones en streaming 11. En la práctica un usuario de Twitter empleando únicamente un teléfono con 3G y conexión de datos, puede estar compartiendo con miles de otros usuarios cualquier acontecimiento en tiempo real, sin la mediación de complicadas estructuras tecnológicas ni organizativas. El mecanismo para acceder a estas informaciones que de pronto alguien lanza a la red tiene dos vertientes. Por un lado, existe una vía personal, la de los seguidores (folowers). Que permite que un usuario reciba en su línea del tiempo todos los mensajes emitidos por el resto de usuarios que él haya considerado interesantes. Por otro lado, existe una vía temática, la de las etiquetas (hashtags), que requiere una explicación más pausada. El autor del mensaje (tweet) tiene la posibilidad de incluir una etiqueta precedida del símbolo de almohadilla (#) que da una idea del 11

Sistema de emisión de actos en directo a través de plataformas de internet. Basta con estar registrado en alguna de estas webs, muchas de ellas gratuitas y tener una conexión a internet, para que se pueda realizar una emisión en tiempo real accesible para el resto de usuarios de la red de redes.

15


tema que trata. A pesar de que estas etiquetas no están preestablecidas y el autor del mensaje puede poner detrás de la almohadilla cualquier palabra, es habitual que de facto los usuarios compartan las etiquetas, ya que es una herramienta que permite una mayor visibilidad. Por ejemplo, si un usuario escribe un mensaje relacionado con un partido de fútbol de la Liga española podría utilizar la etiqueta #musica (nada se lo impide), sin embargo, teniendo en cuenta que su objetivo es que su mensaje llegue a las personas interesadas seguramente preferirá utilizar uno del estilo #LFP, básicamente porque sabe que los usuarios interesados en este tema buscarán la información utilizando esa etiqueta y no cualquier otra. Este sistema de etiquetas permite al usuario-receptor acceder a todos los mensajes que se hayan twitteado bajo una etiqueta determinada hayan sido o no emitidos por uno de los usuarios a los que sigue. Es decir, podrá leer todos los mensajes relacionados con ese tema (siempre que el autor haya decidido incluir la etiqueta) escritos por personas de todo el mundo, sean o no conocidos por él. Esta dinámica permite, además que se vayan estableciendo redes de afinidades entre los usuarios. Uno de los elementos fundamentales de este servicio de microbloging es la capacidad que tiene para potenciar el efecto “eco” de los mensajes en esa lógica de compartir informaciones o contenidos, en general, a través de la opción “retwittear” que implica que el usuario-receptor toma uno de los mensajes y lo difunde entre sus seguidores como propio (aunque manteniendo una referencia al origen), lo que no hace sino multiplicar los usuarios a los que llega ese mensaje, incluso mucho más allá de los círculos habituales del emisor primario. Otras posibilidades de uso de Twitter son las respuestas explícitas a un determinado mensaje generando una suerte de debate; o los mensajes directos (privados) de un usuario a otro que lo convierten en un sistema de comunicación interpersonal simple. o ¿Qué es un blog? La traducción más habitual en castellano es “bitácora”, lo que ya da una cierta idea de la dinámica de esta herramienta de internet. En realidad, no es más que la disponibilidad de un espacio en el que el usuario puede transmitir lo que considere oportuno en cada uno de sus textos (entradas o posts) con una continuidad habitualmente cronológica. A diferencia de Twitter, hay muchas plataformas que ofrecen un servicio de blog. Las más conocidas son Blogger y Wordpress, aunque a estas se unen infinidad de servicios regionales o portales de internet, que no están tan extendidos en todo el mundo. Las ediciones digitales de algunos medios de comunicación

16


convencionales hay añadido secciones de blogs de autores escogidos a sus portales, porque su dinámica a pesar de ser informativa (y también opinativa) se separa de las lógicas de los géneros periodísticos más tradicionales, con lo que eso tiene de positivo y de negativo. Otra de las diferencias con el mencionado servicio de microbloging es que los mensajes no tienen una limitación de espacio lo que permite reflexiones más amplias más que simples apuntes y que las fórmulas de su seguimiento también son distintas. Un usuario se puede convertir en seguidor de un blog con lo que únicamente recibirá alertas advirtiendo de las nuevas entradas publicadas por el autor. Formalmente, las entradas de los blogs, en general, también permiten que se incluyan imágenes dentro de los cuerpos de los textos, así como que se incrusten vídeos de otros servidores, se adjunten enlaces o se incluyan documentos en otros formatos. En definitiva un blog no es más que una especie de púlpito que diversos servicios de internet ofrecen a los usuarios para difundir sus mensajes. Los blogs también permiten, en general, que los lectores dejen sus comentarios o mensajes para el autor, aunque lo cierto es que la interacción es netamente menos activa que en otras redes sociales. El contacto entre el autor y los lectores es posible y sencillo, pero en la práctica poco habitual o, cuando menos, breve. Aunque sí que es cierto que los blogs y Twitter se retroalimentan y se relacionan entre sí. De manera que, muy a menudo, los enlaces a otros espacios web incluidos en los tweets son entradas de blogs. Habitualmente, también, el propio servicio de blog permite a los lectores compartir ese contenido a través de Twitter (igual que de otras redes sociales) de manera extremadamente sencilla. Y también es común que los “blogueros” utilicen Twitter para dar una mayor difusión a los mensajes emitidos a través de sus bitácoras.

17


Capítulo II: Consideraciones técnicas y metodológicas de la investigación Siguiendo el consejo de la sabiduría popular que establece que quien mucho abarca poco aprieta, las premisas de esta investigación deben quedar claramente fijadas desde el inicio. Los principios de este estudio se prestan a vislumbrar pretensiones que no se pretenden alcanzar y por ello es necesario establecer con claridad cuáles son los fundamentos. Las múltiples dimensiones desde las que se puede afrontar el fenómeno hace perentorio determinar cuáles serán las que se abordarán a continuación. La complejidad de la investigación impone establecer claramente el esquema en el que se inscribe. Por un lado, los objetivos; por otro, los materiales con los que se construye; y finalmente, los límites, los lugares a los que no se pretende llegar. 2.1. Hipótesis Los objetivos de esta investigación tratan en general de arrojar un poco más de luz sobre el papel de las redes sociales y de las diferentes herramientas de la web 2.0 en las dinámicas sociales de países africanos, en los que cómo se verá las condiciones son ciertamente particulares, tomando como estudio de caso el proceso vivido durante las elecciones presidenciales de Senegal. En este sentido, se puede diferenciar una hipótesis general y otras parciales referidas a sectores o actores sociales concretos en los que este papel puede tener algunas implicaciones diferenciadas del resto. La principal hipótesis de la investigación es que el uso de las redes sociales virtuales constituye una forma nueva de participación política, mucho más adaptada a un mundo que en gran medida y cada vez más vive asomado al monitor de un ordenador o a la pantalla de un teléfono móvil. Esta nueva forma supone un modelo colectivo, popular y ciudadano. Colectivo, porque uno de los elementos fundamentales es el intercambio de información para generar una imagen completa (a la que todos los participantes contribuyen) a partir de los elementos que cada uno está en disposición de aportar y compartir. Popular, porque es ajeno a organizaciones (o, al menos, no necesariamente vinculado a ellas) y porque no requiere, obligatoriamente, un estatus concreto (aunque si una disponibilidad de medios). Y ciudadano, porque está encarado al ejercicio pleno y directo de los derechos que el modelo de estado democrático concede a todos los individuos. Por otro lado, por lo que se refiere a las hipótesis secundarias. Esta investigación pretende dilucidar si este uso de las redes sociales se trata de un modelo de participación más democrático que el planteado por los medios de comunicación convencionales, en la medida en la que da voz a un mayor número de personas y no establece un criterio insalvable de acceso.

18


Del mismo modo, para centrar la atención en el efecto que puede tener esta nueva dinámica en los medios de comunicación convencionales me pregunto si este modelo sustituye, de manera más eficaz, al mandato de control democrático de los medios de comunicación convencionales, o si al menos lo complementa. Por sus dimensiones, su amplitud y las características técnicas de estas comunicaciones parecen mucho menos susceptibles de un control intencionado por parte de los poderes, así como de una manipulación partidista, al fin y al cabo el acceso es plenamente libre. Constituye así una puerta abierta a la difusión de informaciones, incluso las más incómodas y una garantía contra la tentación del “apagón” informativo, lo que al mismo tiempo supone un elemento motivador más, un acicate para esos medios de comunicación convencionales, en algunos casos acomodados en su monopolio de los canales de difusión. Igualmente, en referencia a los colectivos residentes en el extranjero y teniendo en cuenta que una de las características del mundo virtual es la superación de las fronteras estatales, otra de las hipótesis secundarias es que este sistema de participación permite una implicación mucho más directa de las diásporas. Del mismo modo, más allá de la distancia física, la misma puerta se abre para cualquier tipo de disidencia o distancia ideológica, incluida aquella que lo que cuestiona es el propio modelo de participación política democrática. Finalmente y aunque la implicación en la comunicación política supera las pretensiones de esta investigación uno de los objetivos parciales del trabajo es demostrar que la emergencia de este nuevo modelo desde la base social ha tenido un impacto sobre el comportamiento de la clase política. Pretendo poner de manifiesto que los estamentos políticos (líderes y partidos) han visto evidenciado el poder y la capacidad del uso de las redes sociales y que ello ha se ha materializado o ha impuesto modificaciones en sus hábitos comunicativos. En este sentido, únicamente se pretende demostrar el hecho y no tanto los detalles, las condiciones de estos cambios. 2.2. Metodología y técnicas de investigación La investigación que sigue se ha desarrollado en dos líneas diferentes pero complementarias. Podría considerarse que incluso se trata de dos investigaciones diferentes, aunque lo cierto es que cada una de las vías completa la otra y hace que los resultados no aparezcan como parciales, desconectados de la realidad o poco pertinentes. Por un lado se han realizado entrevistas personales a individuos relacionados de una u otra manera con el fenómeno de uso de las redes sociales durante las elecciones presidenciales de Senegal. Por otro lado, se ha realizado un seguimiento detallado de la propia actividad que se producía en estas redes sociales desde una

19


perspectiva doble de análisis del discurso y magnitud del fenómeno, entendida como volumen de mensajes difundidos y frecuencia de uso. En la primera de las mencionadas líneas se ha empleado la técnica de las entrevistas personales con los informantes empleando un cuestionario abierto que establecía poco más que un esquema temático de los aspectos sobre los que se requería información. Se han seleccionado veintinueve informadores intentando cubrir distintos roles sociales para conseguir tener una imagen amplia del impacto del uso de las redes sociales durante las elecciones en ámbitos diversos (desde el mundo académico, hasta el periodismo activo, pasando por la política y por los propios ciberactivistas). El cuestionario con el que se afrontaban las entrevistas era ligeramente modificado en función del grupo al que perteneciese el informante, de manera que en todos los ámbitos se contase con una información comparable, por haber tratado los mismos temas; pero permitiese al informante incidir en los aspectos que despertasen especialmente su intención, ya que la voluntad era realizar una radiografía cualitativa, de los intereses y los objetivos de este uso de las nuevas herramientas virtuales (Anexo I: modelos de cuestionarios). De este modo, la lista de las categorías y de los informantes es la siguiente: • Ciberactivistas. Son protagonistas del proceso de uso de las redes sociales durante las elecciones con una finalidad de participación social y política. Intervinieron en alguna de las iniciativas organizadas que más adelante se detallarán (Anexo II: perfiles de los ciberactivistas) 12: o Basile Niane, presidente de la asociación de blogueros de Senegal y uno de los impulsores de la plataforma SUNU2012. o Cheikh Fall, ideólogo e impulsor de la plataforma SUNU2012. o Mandiaye Pety Badji, fundador de la web Car Rapide. o Seydina Mohamadou Ndiaye, miembro de la plataforma SUNU2012. o Demba Gueye, miembro de la plataforma SUNU2012.

12

Este anexo es un mosaico gráfico con capturas de los perfiles en Twitter de todos los ciberactivistas a excepción de Emmanuelle Nuccia Bouiti y Karim Sy, porque su implicación en el fenómeno tiene un carácter profesional además de personal.

20


o Pape Lo, miembro de la plataforma SUNU2012. o Papa Ousmane Ngom, miembro de la plataforma SUNU2012. o Oumy Fall, twittera activa vinculada a posteriori a la plataforma SUNU2012. o Karim Sy, responsable de Jokkolabs, vivero de iniciativas innovadoras de Dakar que dio apoyo técnico a la plataforma Sama Baat y en el que coinciden como espacio de trabajo y formación muchos de los informadores anteriores. o Emmanuelle Nuccia Bouiti, community manager de Jokkolabs y una de las responsables técnicas de la plataforma Sama Baat. • Académicos. Son personas que desde distintos ámbitos universitarios y académicos tienen relación con las nuevas tecnologías o con los procesos de participación política en Senegal. La variedad de las materias desde las que abordan el fenómeno del uso de las redes sociales va desde la comunicación hasta la sociología o la politología. o Babacar Fall, doctor en historia y profesor de la Faculté des Sciences et Technologies de l'Education et de la Formation (FASTEF) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar. o Vincent Foucher, doctor en Ciencias Políticas, analista senior del International Crisis Group en Dakar. o Ibrahima Sarr, doctor en comunicación y director del Centre d’Etudes des Sciences et des Techniques de l’Information (CESTI) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar. o Mamadou Ndiaye, doctor en comunicación y profesor del Centre d’Etudes des Sciences et des Techniques de l’Information (CESTI) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar, especializado en ciberperiodismo. o Olivier Sagna, doctor en historia y diplomado en ciencias y técnicas de la información y de la documentación. Es profesor de la Ecole de bibliothécaires, archivistes et documentalistes (EBAD) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar, responsable del centro de documentación y de información del Conseil pour

21


le développement de la recherche en sciences sociales en Afrique (Codesria) y uno de los impulsores del Observatoire sur les Systèmes d’Information, les Réseaux et les Inforoutes au Sénégal (Osiris). o Ahmadou Camara, director del Centre de ressources en éducation et technologies (CRETE) y profesor de la Faculté des Sciences et Technologies de l'Education et de la Formation (FASTEF) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar. o Momar-Coumba Diop, doctor en sociología, ha sido profesor de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar y es investigador del Institut Fondamental d'Afrique Noire (IFAN) de la UCAD. Ha publicado estudios sobre la construcción del estado senegalés, sobre el devenir político de su país y sobre realidades sociales tales como la religión o la inmigración. Entre las investigaciones de alcance internacional que ha coordinado es necesario destacar la auspiciada por el United Nations Research Institut for Social Development (UNRISD) sobre “Tecnologías de la información y desarrollo social”. o Alioune Moustapha Diouf, doctor en pedagogía, es profesor-investigador de la Faculté des Sciences et Technologies de l'Education et de la Formation (FASTEF) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar, responsable tecnopedagógico del Centre de ressources en éducation et technologies (CRETE) e investigador principal de Senegal en el proyecto PanAf (Agenda panafricain de recherche sur l’intégration pédagogique des TIC) que agrupa a 13 países francófonos, anglófonos y luófonos. o Moussa Paye, es periodista y analista político. Ha ocupado cargos de responsabilidad en ámbitos de comunicación de instituciones gubernamentales y en medios de comunicación. o Abdou Latif Coulibaly, es un periodista controvertido y reconocido ha trabajado para el grupo de comunicación privado Sud Communication. Es fundador del magazine La Gazette y director del Institut supérieur des sciences de l'information (ISSIC) de Dakar, en la actualidad es consejero del nuevo presidente senegalés Macky Sall en cuestiones ligadas a la buena gobernanza. • Periodistas. Son profesionales en ejercicio que abordan el fenómeno desde la perspectiva de la influencia para los medios de comunicación convencionales.

22


o José Naranjo, periodista de la web de información sobre África, Guinguinbali. Instalado en Dakar desde semanas antes del inicio del proceso electoral y colaborador de medios como El País o El Mundo, entre otros. Es uno de los periodistas asentado de forma estable en la capital senegalesa. o Camille Bauer, periodista freelance afincada en Dakar y colaboradora habitual del periódico francés Liberation. o Henriette Nieng Kandé, es directora del diario Sud Quotidien, uno de los principales periódicos del país y parte de uno de los grupos mediáticos privados más importantes de Senegal, Sud Communication. o Jacques Ngor Sarr, periodista que cubre la información sobre política y economía para el diario Le Populaire y especializado en periodismo de investigación. o Mame Fatou Ndoye. Es periodista y habitualmente cubre la información deportiva para la cadena privada Tele Futur Media (TFM), pero durante el proceso electoral fue la encargada de realizar las conexiones con la actualidad de las redes sociales relacionadas con los comicios. o Barka Ba, periodista y jefe de informativos de la cadena TFM. o Yakhya Massaly. Redactor de política del diario Walfadjiri, el más reputado periódico privado del país y punta de lanza de uno de los grupos mediáticos importantes Walf. o Ibrahima Lissa Faye, fundador y director de PressAfrik, un portal de información en internet, y presidente de la Association de Proffesionals de la Presse en Ligne (APPEL). • Personas relacionadas con la comunicación de los políticos. o Cheikh Bakhoum, es el responsable de la e-campaña (la campaña electoral a través de internet) del candidato y a la postre presidente Macky Sall. Como se puede ver estas categorías no son compartimentos estancos y muchos de los informadores pasean por unas y otras de manera alternativa. Por ejemplo, Abdou Latif Coulibaly se ha convertido en los últimos tiempos en un académico de la comunicación, pero no ha

23


abandonado el ejercicio activo en los medios y, de hecho tiene una vertiente claramente política, ya que se postuló en un primer momento como candidato a las elecciones y después se sumó al grupo de otro de los aspirantes, Moustapha Niasse. Basile Niane, del mismo modo, es un ciberactivista sin paliativos, pero ejerce también como periodista y tiene una sección sobre nuevas tecnologías en una emisión de la televisión pública senegalesa, la RTS. De la misma manera, Demba Gueye aparece como ciberactivista aunque trabaja en una de las cadenas privadas de televisión, la 2sTV, en la que en ocasiones incluso ejerce como analista de nuevas tecnologías. Otro caso clarísimo de transversalidad entre categorías es el de Mamadou Ndoye, profesor del CESTI, pero al mismo tiempo activo bloguero y twittero y colaborador en muchas iniciativas con algunos de los informadores que aparecen en la categoría de ciberactivistas. Así la clasificación que se ha presentado es poco más que orientativa y responde únicamente a los motivos por los que se entró en contacto con los informadores, aunque como se puede ver las actividades concretas desveladas en las entrevistas obligan a entender los límites entre las categorías como porosos y permeables. Todas las entrevistas se realizaron en Dakar durante el periodo de un mes que transcurrió entre la primera y la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, entre el 26 de febrero y el 25 de marzo. Los contactos se habían establecido, en la mayor parte de los casos, previamente a través de las propias redes sociales y de correo electrónico. En algunos casos, los propios informadores permitieron la localización de otros actores que podían resultar interesantes para la investigación. Junto a esta facilitación de contactos y además de sus análisis del proceso algunos de los informadores, encuadrados en la categoría de académicos, ofrecieron su asesoramiento en la investigación, fundamentalmente, los miembros del CESTI, Ibrahima Sarr y Mamadou Ndiaye, pero también Vincent Foucher, Olivier Sagna y Momar-Coumba Diop. A excepción de la del periodista José Naranjo, todas las entrevistas se realizaron en francés, sin necesidad de traductores ni intérpretes y los audios fueron grabados para poder ser analizados posteriormente. La conversación con Naranjo se mantuvo en español y también fue registrada. La segunda línea de la investigación tiene que ver con el seguimiento y el análisis de la actividad realizada en las redes sociales, fundamentalmente en Twitter, pero también en algunos casos en Facebook y en los blogs de los protagonistas. Este seguimiento se realizó desde la publicación del dictamen del Consejo Constitucional, el 27 de

24


enero, hasta la toma de posesión del presidente electo Macky Sall, el 2 de abril de 2012. En ese periodo, se analizaron sistemáticamente los tweets que se publicaban bajo la etiqueta #sunu2012, por ser la más empleada por quienes lanzaban mensajes relacionados con las protestas, primero, y con el proceso electoral, después. Del mismo modo, se comparó también sistemáticamente la actividad de las tres etiquetas más populares en este sentido #senegal, #sunu2012 y #kebetu. De manera más puntual se supervisaron los mensajes emitidos por algunos de los agentes más activos en las redes sociales y los perfiles de las propias iniciativas que más adelante se explicarán, fundamentalmente @sunu2012 y @samabaat. Igualmente se comparó la actividad del perfil oficial de Macky Sall en Twitter y Facebook entre el mes que pasó desde el dictamen del Consejo Consitucional hasta la celebración de la primera vuelta de las elecciones, con la actividad desarrollada en el mismo periodo de tiempo, entre la primera vuelta y la segunda. La elección del seguimiento de este candidato se debió por un lado, a que fue uno de los que pasó la primera de las jornadas electorales y, por otro, a que de los dos aspirantes a la presidencia después de la última criba fue el que utilizó de manera más activa y convencida estas herramientas virtuales de comunicación. El carácter efímero de los mensajes emitidos en Twitter dificultaba relativamente su almacenamiento para el posterior análisis. La plataforma establece un límite para las búsquedas históricas de los 3.200 tweets más recientes. Este límite afecta tanto a los mensajes propios como a las búsquedas, ya sea por usuarios o por etiquetas. La propia plataforma argumenta en su Centro de Ayuda que se trata de una cuestión de capacidad, aunque advierte de que todos los tweets se mantienen almacenados (aunque no a disposición de los usuarios) 13. Este límite ha obligado a buscar soluciones de almacenamiento, por lo que durante esta investigación se ha optado por realizar capturas diarias del contenido del escritorio del ordenador a través de un programa de grabación de videotutoriales. Por otro lado, por lo que se refiere a las comparaciones cuantitativas (las de las tres etiquetas mencionadas) en esta investigación se ha optado por el uso de una herramienta gratuita online llamada Topsy Analytics 14 y desarrollada por la compañía Topsy Labs, Inc. dedicada a la creación de productos de análisis de datos que permiten a las compañías cuantificar su influencia y el impacto de sus mensajes en las redes sociales. 13 14

25

http://support.twitter.com/articles/349140-preguntas-frecuentes# consultado por última vez el 10 de agosto de 2012. http://analytics.topsy.com/.


Topsy Analytics permite comparar tres elementos iguales (usuarios o etiquetas) y empleando algoritmos de búsqueda da como resultado la actividad de cada uno de estos elementos. La propia herramienta online precisa que los resultados que se ofrecen se corresponden con las menciones en Twitter “importantes y válidas”, entendiendo por importantes “aquellos mensajes que han sido retwitteados o contienen un enlace” y válidos “aquellos que quedan después de la eliminación de los emitidos por robots o fuentes de spam (mensajes basura)” 15. En el caso de la mencionada comparación y dado que el carácter gratuito de la herramienta hace que se limite a lo ocurrido durante el mes anterior, también se han realizado capturas del escritorio con los resultados obtenidos en el momento concreto en formato de vídeo y de imagen estática, según los casos. Por último, se ha realizado un seguimiento de la actividad en la red de algunos de los ciberactivistas senegaleses más prolíficos a través de los contenidos de sus blogs. Teniendo en cuenta que el núcleo duro del colectivo de internautas que pretendía hacer de las redes sociales un instrumento de participación social y política, está ligado a la asociación de blogueros de Senegal, los artículos publicados en sus bitácoras resultan también ilustrativos respecto a sus intenciones. Finalmente, se han observado publicaciones en medios internacionales que se hacían eco de este fenómeno y que incluían en muchos casos entrevistas con algunos de los ciberactivistas, así como la actividad en las redes sociales de algunos medios convencionales senegaleses. En el caso de las televisiones se ha combinado esta observación con el reflejo que se hacía de esa actividad virtual a través de diversas emisiones. 2.3. Marco científico La investigación que sigue se enmarca, desde diversas perspectivas, en el ámbito de las ciencias de la comunicación, en el de las ciencias sociales y en el de las ciencias políticas. La diversidad de las implicaciones del fenómeno del uso de las redes sociales como herramienta de participación social y política tiene que ver con dos factores: por un lado, con la multiplicidad de los sectores y actores sociales a los que influye (desde la sociedad civil, hasta los medios de comunicación pasando por la clase política o las comunidades de la diáspora); y, por otro lado, con el episodio concreto en el que se aplique, en este caso concreto, al tratarse de un proceso electoral, destaca su implicación en el ámbito de la gobernabilidad y de la transparencia institucional, dentro del sistema democrático. 15

http://analytics.topsy.com/ consultado por última vez el 10 de agosto de 2012.

26


En primer lugar, el estudio del proceso mencionado entronca con las ciencias de la comunicación en su vertiente de teorías de la comunicación y la información. En este sentido, el proceso comunicativo que se establece con el uso de las redes sociales modifica la mayor parte de los modelos clásicos. Sin entrar en un complejo análisis de estos modelos que tampoco es el objetivo principal de la investigación, se puede resumir esta dimensión con las palabras de Manuel Castells en las que defiende que el modelo resultante del uso de las redes sociales rompe la dinámica de “comunicación de uno hacia muchos”, para convertirlo en un modelo “de muchos a muchos” (Castells, 2001). Igualmente, el uso de estos medios por parte de algunos sectores de la sociedad como canales de información afecta también al ámbito de las ciencias de la comunicación. Los medios de comunicación convencionales se ven obligados a cuestionarse algunas de sus dinámicas ante este fenómeno y cuando menos a actualizar algunas de las prácticas que hasta el momento no habían sido cuestionadas por la falta de cierta concurrencia. En este sentido los reflejos online de los medios convencionales no habían sido más que trasposiciones de sus productos originales. Cambiando el soporte (del papel o las ondas al entorno digital) los medios se han cuestionado poco más que el modelo de negocio por la extensión de la gratuidad del acceso a través de internet, pero no las bases teóricas de su actividad. Sin embargo, la emergencia de las redes sociales como canales de difusión de la información impone una reflexión en el seno de los teóricos de la comunicación en cuestiones como la credibilidad, el rigor, el carácter y el trabajo con las fuentes e, incluso, el modelo emisor-receptor, entendiendo este último como un sujeto pasivo cuya única capacidad de decisión está en aceptar o no los contenidos ofrecidos. A través de los nuevos canales que se abren con las redes sociales y las herramientas de la web 2.0, los destinatarios de la información pueden incidir directamente en los contenidos, seleccionándolos o pidiendo una ampliación de aspectos concretos, o incluso abandonando su pretendida posición de consumidores y deviniendo productores de información. En segundo lugar, el fenómeno del uso de las redes sociales como herramienta de participación social y política tiene implicaciones en el ámbito de las ciencias sociales, fundamentalmente en dos sentidos. Por un lado, por lo que se refiere a la configuración de comunidades, estas herramientas virtuales determinan una manera diferente de relación entre los ciudadanos, la generación de unos vínculos diferentes a los que se habían ido estableciendo en otras épocas. Más allá de los mecanismos de sociabilidad modificados, que a menudo se analizan de manera reduccionista diciendo que el uso de los canales virtuales acaba con la vida social de los usuarios, se puede

27


observar en este caso cómo se establece un sistema de complementariedad, entre los métodos diferentes de relación. Si las normas y las lógicas de las comunidades configuradas con el apoyo de la dimensión digital son novedosas, también lo son las implicaciones de estos lazos y su proyección en el futuro. En este mismo ámbito científico de las ciencias sociales, el propio objetivo del uso de las redes sociales supone también un elemento determinante a estudiar. El hecho de que la finalidad de este uso no sea puramente recreativo (al menos, en el caso de estudio que nos ocupa) sino que tenga una voluntad de incidencia en la convivencia y en la vida social obliga a replantearse algunos de los principios de la participación social, al menos, en lo que se refiere a los mecanismos que los diversos grupos pueden emplear para estar presentes o condicionar las decisiones colectivas. En esta misma línea, es necesario determinar en qué medida la irrupción de estos nuevos sistemas de participación (cuando menos, en su intencionalidad) pueden modificar los equilibrios de poder en el contrato social. En tercer y último lugar, las implicaciones de esta investigación se trenzan también en el ámbito de las ciencias políticas. Toda vez que el caso concreto de estudio es un episodio capital en la vida política e institucional del país, unas elecciones presidenciales, cualquier intento de intervenir, de jugar un papel en este proceso debe analizarse también desde el prisma de las ciencias políticas. En este sentido, la participación ciudadana entronca con conceptos que aunque ambiguos son eminentemente propios de las ciencias políticas, como puede ser la gobernanza, la gobernabilidad o el empoderamiento. Evitando el riesgo de dar complejas y controvertidas definiciones de estas ideas en constante discusión, se puede señalar al menos que esta voluntad de participación implica la necesidad de intervenir, de jugar un papel en el proceso, por canales distintos a los establecidos tradicionalmente y que estrictamente pueden limitarse a formar parte de un partido político o acudir a las urnas. Por tanto, esta voluntad entronca con la corriente de exigencia de transparencia y representatividad. 2.4. Límites de la investigación La voluntad de la investigación aparece reflejada explícitamente en el título de este trabajo. La pretensión estrictamente es determinar las potencialidades y el impacto del uso de las redes sociales como herramienta de participación social y política. Por precisar más, el objetivo llega exclusivamente a esclarecer si existía conscientemente esa pretensión en los usuarios en la forma de utilizar estos instrumentos virtuales y si verdaderamente estos mecanismos digitales tienen un

28


potencial de influencia. Ese es el punto exacto en el que se sitúa la línea del límite de esta investigación. En el párrafo anterior florecen los términos con sentido restrictivo. Sin embargo, esta circunstancia no quiere decir que las pretensiones de la investigación sean exiguas. Más bien, se trata de diferenciar entre las múltiples perspectivas desde las que se puede abordar el fenómeno. Teniendo en cuenta la ausencia de estudios previos parece lógico empezar por el principio intentando determinar si realmente el fenómeno existe, para después en investigaciones afrontadas desde otras ópticas puedan ir desgranando aspectos que desvelen más detalles. En todo caso, no se trata de menospreciar los objetivos de este estudio habida cuenta de que la existencia o no del fenómeno determina modificaciones en el comportamiento social y en la actuación de actores de vital importancia en el seno de las comunidades, como pueden ser los medios de comunicación. Del mismo modo, la existencia de una voluntariedad muestra también un comportamiento novedoso de los individuos e implica cambios en su forma de relacionarse con el resto de individuos, de colectivos y de instituciones. En todo caso, el principal límite de esta investigación es el hecho de que no pretende determinar el impacto cuantitativo de este fenómeno en procesos concretos. Es decir, no es la intención establecer numéricamente la cantidad o el porcentaje de votos que puede mover un uso “comprometido” de las redes sociales, entendiendo comprometido como depositario de una voluntad de intervención en un proceso concreto. Tampoco es el objeto de este estudio realizar un perfil detallado y pormenorizado de los usuarios de estas nuevas herramientas, si bien es cierto que se darán algunas pistas sobre las características de los ciberactivistas que han sido entrevistados. A pesar de esta salvedad, los datos que se ofrezcan son fundamentalmente orientativos y no pretenden establecer reglar universales y precisas. Finalmente, tampoco se pretende establecer un catálogo de los mecanismos de intervención más efectivos, ni desde la perspectiva de los individuos o de las organizaciones sociales (asociaciones, ONG o entidades de base), ni desde la óptica de los medios de comunicación, ni mucho menos desde el ámbito de la comunicación política.

29


Capítulo III: Contexto Si el fenómeno del uso de las redes sociales está íntimamente ligado a (y condiciona profundamente) los procesos sociales, su papel en una cita como una elecciones presidenciales se inscribe en una trayectoria histórica que no se puede obviar. En este apartado se pondrá de manifiesto claramente cómo lo ocurrido en la red de redes durante las elecciones presidenciales senegalesas forma parte de un amplio proceso en el que influyen factores que trascienden los unos y los ceros del universo digital. Para llegar a entender los condicionantes más inmediatos del proceso electoral y las condiciones tecnológicas del país, es necesario hacer un breve recorrido por la trayectoria histórica senegalesa. No es la intención hacer un tratado de Historia, sino más bien poner de manifiesto elementos que permitan comprender las condiciones sociales y políticas del Senegal del primer trimestre de 2012. Con estas bases, el resto del capítulo tratará de ir descascarando el proceso, para observar las capas aisladamente de manera que se entiendan las características de lo que maduraba debajo de ellas. 3.1. Senegal y su trayectoria democrática Senegal es un país mediano del África occidental, ni el más grande de la región, ni el que más potencial económico tiene, al menos, a priori. Sin embargo, desde su independencia ha aspirado a convertirse en el líder regional. En la esfera internacional, el país muestra con frecuencia sus credenciales de estabilidad y de una historia de paz, marcada fundamentalmente por una trayectoria sin golpes de estado desde que alcanzó su autogobierno, algo de lo que no pueden presumir la mayor parte de sus vecinos (Coulon, 1992). De hecho se trata del único país de la antigua África Occidental Francesa (AOF) en el que el poder nunca ha sido tomado por las armas. La consideración de “la excepción africana” (Dumont y Kanté, 2012) tiene sin duda mucho de efectista y mediático, porque se apoya en los estereotipos occidentales sobre los estados del África Subsahariana relacionados con el “tribalismo”, la “inmadurez” de la sociedad o la “incapacidad” de los africanos para regirse por sí mismos (Ndongo-Bidyogo, 2009). A pesar de esta estigmatización del continente, la denominación ha sido abrazada a menudo en el país, seguramente, por la ventaja de prestigio que le confiere respecto a sus vecinos. Así, se ha convertido en una especie de bandera que se exhibe con más orgullo al enfatizar la diversidad de la población del país.

30


Entre los casi 13 millones de habitantes del país se cuentan un 43,3% de etnia wolof, un 23,8% de pulars, un 14,7% de serer, un 3,7% de diolá, un 3% de mandinka, un 1,1% de soninké, un 1% de origen libanés y europeo y un 9,4% de una larga lista de etnias minoritarias. Por lo que se refiere a las confesiones religiosas un 94% de la población senegalesa es musulmana, un 5% cristiana (fundamentalmente católica) y un 1% profesan religiones tradicionales. Senegal es un país muy joven en el que un 43,3% de la población tiene menos de 15 años y sólo un 2,9% más de 65, lo que hace que la edad media del país sea de 18,2 años. Esta población es mayoritariamente rural aunque por una escasa diferencia ya que el 42% de los habitantes viven en núcleos urbanos y la urbanización aumenta a un ritmo del 3,3% cada año 16. La pretensión de liderazgo regional de Senegal entronca directamente con su historia reciente ya que durante los últimos tiempos de la colonización francesa, la metrópoli hizo del país el principal baluarte de su administración. En varias ocasiones durante la empresa colonial francesa, Senegal actuó como cabeza de puente desde donde salieron expediciones hacia el interior del continente. En los primeros casos se trató de expediciones exploratorias y, posteriormente, militares. La administración francesa se instaló en el territorio senegalés con decisión donde ubicó la capital de la AOF (Afrique Occidentale Française), primero en Saint Louis y después en Dakar. La predilección de la Francia colonial por Senegal se hace evidente con detalles como la creación de las cuatro comunas (Dakar, Gorée, Rufisque y Saint Louis), cuyos habitantes tenían un estatus muy superior al del resto de senegaleses. Este es uno de los detalles que, aunque pueda tener cierto carácter anecdótico, marca la trayectoria senegalesa. Es habitual que ante la proximidad de las citas electorales, los senegaleses apelen a su tradición democrática vanagloriándose de que en el país se vota desde 1848. Es evidente que la afirmación resulta exagerada ante un proceso electoral moderno, ya que ese derecho a voto no fue permanente, ni universal, ni mucho menos soberano, porque era ejercido como ciudadanos de la República francesa. Esta circunstancia sustenta, al menos simbólicamente, una buena parte del imaginario democrático senegalés. Lo cierto es que la administración francesa, como señala Donald Cruise O’Brian, estuvo condicionada por una combinación de falta de recursos, la voluntad de explotar los recursos locales, la intención de apoyarse en una élite autóctona y la ausencia de una población blanca, para configurar un modelo de gobierno bastante particular que se encuentra en el origen de la trayectoria posterior (O’Brien, 2002). 16

Fuente estadística de los datos demográficos: The World Factbook (https://www.cia.gov/library/publications/theworld-factbook/geos/sg.html).

31


La vida política está llena de símbolos que a menudo no se corresponden exactamente con la realidad pero que configuran la conciencia colectiva. Por ejemplo, el país celebra el aniversario de su independencia el 4 de abril (conmemorando el tratado de cesión de poder firmado por Francia ese día del año 1960) obviando que los primeros pasos alejados de la administración francesa se dieron de la mano del, en la época, Sudán Francés (actual Malí) dentro de la Federación de Malí y que, en realidad, la República de Senegal no nació hasta agosto de 1960. En todo caso, resulta representativo que la disolución de aquella Federación de Mali, igual que el intento fallido de configurar una estructura política junto a Gambia, en la Confederación de Senegambia durante los años ochenta, se produjo de una manera pacífica. Por lo que se refiere al historial electoral, es cierto que algunos de los procesos electorales del Senegal independiente se han visto salpicados por las sospechas de fraude y por algunos episodios puntuales de violencia. Los cincuenta años de independencia del país han estado jalonados por movimientos de contestación (no sólo de los grupos políticos de la oposición, sino también de colectivos sindicales y estudiantiles) y las respuestas contundentes de las autoridades. En algunos momentos estos encontronazos entre el poder y los grupos disconformes han sido virulentos, como explica Momar-Coumba Diop sin tapujos en su introducción a la obra Sénégal. Trajectoires d’un État (Diop, 1992). Estos incidentes, sin embargo, nunca han sido suficientemente graves como para cuestionar internacionalmente la imagen de estabilidad del país. A los efectos de esta investigación y sin pretensiones de detalle histórico, la trayectoria de los gobiernos de Senegal se puede resumir en cuatro décadas de sucesión de líderes del Partido Socialista (aunque formalmente la comparecencia a las elecciones se hubiese producido en algunas ocasiones bajo siglas distintas); y una alternancia en el poder seguida de doce años de gobierno de la mano del líder del Parti Démocratique de Sénégal, Abdoulaye Wade, con una coalición cuyo leit motif era el Sopi (“cambio” en wolof), hasta llegar a las elecciones de febrero-marzo de 2012. Leopold Sedar Senghor fue el primer presidente senegalés y ocupó el cargo hasta que en 1980 cedió el poder a su delfín Abdou Diouf. Éste, completó también dos décadas de presidencia hasta su derrota en las elecciones del año 2000 frente a la coalición liderada por Abdoulaye Wade. Esta última cita electoral, está marcada de manera indeleble en las conciencias de los senegaleses y se esgrime con frecuencia como muestra de salud democrática. Wade había sido uno de los recurrentes adversarios de Senghor. Su biografía está salpicada de detenciones, encarcelamientos y exilios, casi en la misma medida que de pactos y

32


responsabilidades en gobiernos liderados por sus adversarios del Parti Socialiste Sénégalais (PSS). Los comicios del año 2000 suponían la quinta contienda presidencial a la que se presentaba Wade, en las cuatro anteriores había sido siempre segundo. En algunos casos, como en 1988, la competencia electoral había concluido en violentos enfrentamientos. Para las presidenciales de 2000, por diferentes circunstancias, Abdoulaye Wade acabó aglutinando la mayor parte de los partidos de oposición al PSS (Diaw, Diop y Diouf, 2000). La campaña ha pasado a la historia informal senegalesa como el momento en el que los ciudadanos tomaron conciencia de su responsabilidad y se movilizaron. La campaña estuvo marcada, ciertamente, por la movilización, por la implicación de personas anónimas y por un modo de hacer distinto al que los electores estaban acostumbrados, sobre todo a través de las que se conocieron como “marches bleues”, incluida una movilización de la diáspora en la distancia a través de canales telemáticos (Sagna, 2001). Junto a esta vertiente popular, en el relato de las elecciones del año 2000 aparece siempre como un elemento determinante el papel de los medios de comunicación privados y, fundamentalmente, el de las recién nacidas cadenas de radio, que ya habían mostrado su poder de influencia en elecciones anteriores (aunque no presidenciales). Estas piezas sueltas de la historia y de la trayectoria política del país son algunas de las que configuran el puzle de la conciencia democrática senegalesa, su prestigio internacional y el discurso que emerge cuando en el horizonte aparece una cita electoral considerada importante. 3.2. Circunstancias en torno a la cita electoral Una serie de factores de naturaleza diversa influyeron de manera determinantes en el desarrollo de las elecciones presidenciales que se celebraron entre febrero y marzo de 2012 en Senegal. Más allá del impacto de los elementos contextuales en los resultados de estos comicios, algunos de ellos resultan determinantes para explicar la emergencia de una serie de iniciativas que coincidían en la utilización de las redes sociales, al menos, como un medio de expresión novedoso. A continuación se explicarán una serie de acontecimiento del ámbito político que precedieron a las elecciones, el clima social en el que éstas se produjeron y las condiciones tecnológicas del país en el momento de la cita con las urnas. 3.2.1. El clima político Las elecciones presidenciales de 2012 se han presentado desde su planteamiento como una cita histórica. Por factores diversos, los medios han exacerbado la importancia de la cita, lo cual no

33


quiere decir que objetivamente los comicios fuesen tan trascendentales 17. Algunos de estos factores pueden parecer anecdóticos, pero todos ellos han jugado un papel en la configuración de la consulta como un desafío ineludible. Por un lado, eran las primeras elecciones en Senegal después de la celebración del simbólico cincuenta aniversario de la independencia. Más allá de la cifra redonda, la efeméride fue la excusa para inflamar el sentimiento nacional desde la perspectiva de lo que se llamó la “renaissance”. Para el presidente en ejercicio, Abdoulaye Wade, ese concepto fue un intento de aglutinar fuerzas a su alrededor, aunque no resultó completamente exitoso. El principal símbolo de esta idea el “monument de la renaissance africaine” que erigió en Les Mamelles, a las afueras de Dakar, le supuso también feroces críticas 18. En los últimos años, la popularidad de Wade había ido descendiendo, por un lado, porque su entorno más próximo se había visto envuelto en continuos escándalos de desvío de fondos; por otro, porque en los intentos por salvaguardar su posición, Wade había cruzado líneas que algunos sectores de la sociedad consideraban infranqueables. Una parte de la oposición centró su campaña de acoso al presidente en lo que se consideraba una deriva hacia la perpetuación en el poder 19. La expresión más evidente de esta corriente cristalizó en junio de 2011, después de que el presidente Wade presentase una propuesta para reformar la constitución. A la sombra del movimiento de protesta, los principales partidos de la oposición encontraron la excusa perfecta para aglutinarse en una amplia y abigarrada iniciativa bautizada como M23 y que colocó como bandera la trasparencia y la renovación de las instituciones democráticas 20. No hay que olvidar, en todo caso, que en ese momento, las elecciones presidenciales aparecían como un hito muy próximo en el horizonte. Del mismo modo, las elecciones presidenciales de 2012 se presentaban como el momento para que se ejecutase en la clase política senegalesa un relevo generacional simbólico. Hasta ese momento, todos los presidentes senegaleses habían tenido alguna actividad política durante la

17

“Incertitudes sur la présidentielle sénégalaise” publicado en SlateAfrique el 20 de junio de 2011 (http://www.slateafrique.com/2705/incertitudes-presidentielle-senegal-Wade). 18 “Les manifestations interdites pour l'inauguration du monument de la Renaissance africaine” publicado en Jeune Afrique el 3 de abril de 2010 (http://www.jeuneafrique.com/Article/DEPAFP20100402T185446Z/anniversaire-senegalpolitique-oppositionles-manifestations-interdites-pour-l-inauguration-du-monument-de-la-renaissance-africaine.html). 19 “Le vice de Wade” publicado en SlateAfrique el 21 de junio de 2011 (http://www.slateafrique.com/2727/senegalticket-presidentiel-abdoulaye-wade). 20 “Et le M23 prit forme …” publicado en Sudonline.sn (edición digital de Sud Quotidien) el 22 de junio de 2012 (http://www.sudonline.sn/et-le-m23-prit-forme-_a_9015.html)

34


época de la administración colonial francesa. Sin embargo, la mayor parte de los aspirantes a comparecer en las elecciones eran demasiado jóvenes para haber vivido activamente esa época. De hecho, algunos de ellos, como era el caso de Idrissa Seck, Macky Sall (a la postre Presidente de la República) o Cheikh Bamba Dieye (posteriormente nombrado ministro) que nacieron en el Senegal independiente. Otro de los desafíos de las elecciones de 2012, desde el punto de vista político, era la posibilidad de consolidar el proceso de alternancia y dejar sentadas las bases de la tan defendida buena salud democrática senegalesa. Después de cuarenta años de gobierno del mismo partido (el partido socialista, con siglas diferentes), en el año 2000, Wade había representado la esperanza de la alternancia. La posibilidad de que el PDS de Wade fuese sustituido por otra formación implicaba dos alternancias. La interpretación superficial de la “prueba de los dos recambios” de Huntington implica que dos cambios de partido en el poder demuestran que una democracia está consolidada (Huntington, 1994). Al margen de los matices y los cuestionamientos de esta teoría, su peso y su potencial como slogan político es evidente. En un sentido muy similar a este último, las elecciones presidenciales del primer trimestre de 2012 ponían a Senegal en el foco de la región. El prestigio internacional y esa fama de democracia estable se someten a juicio en cada cita electoral. En la que nos ocupa, el clima social que se había ido creando, además, la hacía especialmente determinante. La situación que se había planteado unía el descontento en las calles, la crisis económica, las amenazas de fraude electoral y el recurrente temor a que el uso de la fuerza quebrase el sistema. En este punto, sólo si el país era capaz de superarla de manera pacífica haría gala de la fama que se le otorga y de la tan reivindicada consideración de “la excepción africana” 21. 3.2.2. El clima social Como ya se ha señalado la presentación del proyecto de reforma constitucional propuesta por Wade en junio de 2011 fue aprovechada en el ámbito político para aglutinar sensibilidades y forjar un frente común aparentemente consistente entre la oposición, uniendo formaciones de todo el espectro ideológico, y con la participación de las organizaciones de la sociedad civil. Por otro lado, la propuesta y, sin duda, los movimientos de la oposición tuvieron una repercusión popular. En las calles de Dakar se iniciaron protestas que bajo el lema “Touche pas ma constitution”, que 21

“Dakar ou la fin de l’exception démocratique”, publicado en El-Watan el 16 de febrero de 2012, consultado a través de Courrier International (http://www.courrierinternational.com/article/2012/02/16/dakar-ou-la-fin-de-l-exceptiondemocratique).

35


posteriormente se extendieron a otras ciudades senegalesas, reclamaban el sentimiento republicano de la población. Algunas de estas acciones llegaron a asediar amenazadoramente el palacio presidencial, en fechas inmediatamente posteriores a las de las conocidas como “primaveras árabes”. El presidente, a pesar de tener la mayoría en la Asamblea Nacional, retiró voluntariamente la propuesta, cuyos términos habían sido interpretados como un intento de preparar su sucesión, presuntamente en la persona de su hijo Karim Wade 22. Simultáneamente, en el mismo caldo de cultivo maduraba y se manifestaba el movimiento Y’en a marre (Ya estoy harto), mediante el que unos actores sociales poco ortodoxos planteaban fórmulas de reforma institucional igualmente renovadoras. Formalmente el grito de los raperos de Y’en a marre surge de una oleada de cortes de electricidad especialmente continuos, prolongados y molestos para la población. Esta circunstancia desencadena quejas en torno a la gestión de los servicios públicos que van de la mano de protestas por el aumento de los precios y de reivindicaciones en torno a la transparencia institucional. El abanico de agravios y reclamaciones es tan amplio como variado: el paro, la corrupción, los derechos sociales, casi todos los reproches al gobierno y a las instituciones tenían cabida 23. La retirada del proyecto de reforma constitucional tiene un doble efecto. Por un lado, debilita la autoridad del presidente. Al mismo tiempo, fortalece la percepción del poder de la calle que a partir de ese momento se reivindicará más a menudo y con más insistencia. La oposición política, igualmente, se hace consciente del potencial del descontento. A medida que se acercan las elecciones este espíritu se va alimentando de una polémica en torno a la previsible candidatura del presidente en ejercicio, Abdoulaye Wade. El estadista, conocido como le Vieux, finalmente decide presentarse él mismo a los comicios, la sensación en la calle es que se ha dado cuenta de que su hijo Karim, poco popular entre los senegaleses, no conseguiría ganar las elecciones, así que la estrategia sería comparecer, renovar el cargo de Presidente de la República, para entregar, pasado un tiempo prudencial, el poder a su delfín. La supuesta estrategia se interpreta como un intento de sucesión que incrementa el descontento. Poco después de ser elegido, como la alternativa al poder aparentemente incuestionable del partido socialista, en las elecciones del año 2000, Wade había reformado la Constitución. 22

“Face à la colère de la rue, le président sénégalais renonce à réformer la Constitution” publicado en Le Monde el 23 de junio de 2011 (http://www.lemonde.fr/afrique/article/2011/06/23/face-a-la-colere-de-la-rue-le-president-senegalaisrenonce-a-sa-reforme-de-la-constitution_1540007_3212.html). 23 “Au Sénégal, ‘Y’en a marre’” publicado en SlateAfrique el 28 de junio de 2011 (http://www.slateafrique.com/5137/yen-marre-vague-contestataire-au-senegal).

36


Siguiendo el espíritu que le había llevado al palacio presidencial le Vieux impuso constitucionalmente el límite de dos mandatos para su propio cargo. La intención era evitar que nadie volviese a perpetuarse en el poder. Sin embargo, la candidatura a las elecciones presidenciales de 2012 suponía el tercer mandato de Wade. No se pretende entrar en las consideraciones legales que llevaron al Consejo Constitucional a aceptar la candidatura del presidente, porque la norma no estaba vigente cuando fue elegido por primera vez, en el año 2000 y por tanto sería su segundo mandato bajo los efectos de esa restricción 24. Sin embargo, un amplio sector de la sociedad senegalesa entendía que si bien quizá Wade no contravenía la letra de la Constitución, sí que traicionaba su espíritu. Así, la tarde del 27 de enero el espíritu de las protestas del junio anterior volvió a emerger con fuerzas renovadas. Las calles de Dakar respondieron a la decisión del Consejo Constitucional de aceptar la candidatura de Wade a las elecciones. Y se inició así un proceso de casi un mes, la primera vuelta de las presidenciales estaba convocada para el 26 de febrero, en el que se mezclaron las reivindicaciones de la oposición aferrada a la idea de un “golpe de estado constitucional”, las protestas de los ciudadanos y la decidida y desesperada voluntad del gobierno de sofocar las manifestaciones de descontento 25. El resultado fue un mes en el que casi a diario manifestantes y policías se enfrentaron en algunos sectores del centro de Dakar en choques, puntualmente, violentos, que en los momentos más críticos se extendieron a otras ciudades del país. Los dos bloques permanecieron enrocados en sus posiciones, el abigarrado grupo formado por organizaciones sociales y algunos partidos de la oposición en la voluntad de “ocupar” la Place de l’Independence o la Place de l’Obelisque, según los momentos, como expresión de sus protestas; las fuerzas gubernamentales en prohibir cualquier tipo de manifestación en vísperas de las elecciones 26. Los choques sólo desaparecieron el fin de semana anterior a los comicios, ante la llamada generalizada a la calma para poder desarrollar con normalidad el ejercicio del voto (Figura 1).

24

“Voici l’intégralité de la décision du Conseil constitutionnel sur les candidatures retenues pour l’élection du président de la République du 26 février 2012”. Publicado en Seneweb el 28 de enero de 2012 (http://www.seneweb.com/news/Politique/voici-l-rsquo-integralite-de-la-decision-du-conseil-constitutionnel-sur-lescandidatures-retenues-pour-l-rsquo-election-du-_n_58344.html). 25 “Le M23 appelle à la résistance Républicaine”. Publicado en PressAfrik el 30 de enero de 2012 (http://www.pressafrik.com/Le-M23-appelle-a-la-resistance-Republicaine_a76524.html). 26 “Retour sur la Place de l’Obélisque : Le M23 érige la ‘stèle des martyrs’”, publicado el 25 de junio de 2012 en el diario Le Quotidien (http://www.lequotidien.sn/index.php/politique/item/11885-retour-sur-la-place-del%E2%80%99ob%C3%A9lisque-le-m23-%C3%A9rige-la-st%C3%A8le-des-martyrs).

37


Figura 1: Un tweet de dos días antes de la primera vuelta de las elecciones animando a participar

3.2.3. El clima tecnológico Senegal cuenta con uno de los conjuntos de condiciones tecnológicas más destacables de la región (Sagna, 2001; Sall, 2009; Ndiaye, 2002; Sagna, 2007; Ndiaye, 2006) desde perspectivas diferentes: tanto en lo que se refiere a cobertura de la red de telecomunicaciones o a conectividad con las autopistas de la información; como en lo que tiene que ver con políticas de promoción o inserción en programas internacionales. A menudo se habla de Senegal como ejemplo, como líder o como excepción, al menos, en el África Occidental. En lo que se refiere a condiciones técnicas, Senegal está conectado a internet desde mediados de la década de 1980 fundamentalmente a través de organismos internacionales y ONG, primero, y centros educativos, después (Daffé y Dansokho, 2002; Sagna, 2001). Desde 2010 el operador de telefonía Expresso Telecom 27 ofrece servicios de 3G 28, unos servicios a los que se unido después el resto de operadores incluida la Sonatel (la compañía que surgió de la privatización de la empresa pública de telefonía), que se tuvo que conformar con el segundo puesto en este mercado. La importancia de la red de 3G radica en que las conexiones a internet a través de redes móviles han superado en poco tiempo a las conexiones mediante redes fijas. Diversos operadores ofrecen servicios de ADSL y otras modalidades de banda ancha, pero el número de abonados es reducido 29. Por otro lado, Senegal es una de las principales puertas de entrada de las autopistas de la información en África. La mayor parte de los cables submarinos que conectan el continente negro con el resto del planeta pasan frente a las costas senegalesas y acceden al país. Las únicas excepciones son aquellas que unen el África oriental y austral con Asia. Desde que en 1999, el Atlantis 2 se apoyase en Senegal para enlazar África con Sudamérica y con Europa, las iniciativas se han ido reproduciendo (Bonjawo, 2011) y los proyectos de futuro no hacen sino aumentar la capacidad de las conexiones siguiendo en gran medida el mismo trazado, como muestran las los

27

http://www.expressotelecom.com/fr/african-presence/senegal/ Tecnología de transferencia de datos a través de redes inalámbricas, es decir, internet en los teléfonos móviles. 29 Según el Observatoire sur les Systèmes d’Information, les Réseaux et les Inforoutes au Sénégal (www.osiris.sn) a 31 de marzo de 2011 había en Senegal 390.886 abonados a Internet : 232.726 a través de 3G, 93.622 de ADSL y 64.538 a través de otras modalidades de banda estrecha. 28

38


mapas que Steve Song publica en su blog 30 y que múltiples sitios de internet reproducen (Figura 2).

Figura 2: Mapa de los cables submarinos que proveen al continente africano de Internet. Fuente: http://manypossibilities.net

Estas son algunas de las características técnicas de la red de telecomunicaciones del país que permite, por ejemplo, que los usuarios dispongan de un ancho de banda en 5,9 gigabits por segundo 31. Lo que se traduce en conexiones de buena calidad y mediante las cuales se pueden explotar una buena parte de los recursos que ofrece la comunicación digital, desde videoconferencias hasta emisiones en directo a través del sistema de streaming. Por otro lado, más allá de las condiciones tecnológicas por lo que se refiere al uso de estas tecnologías de la información y la comunicación y, más concretamente, internet, Senegal también se encuentra en una situación particular. El país contaba con 1.989.396 de internautas sobre una población de 12.643.799 habitantes, lo que supone una penetración del 15,7% 32. Se trata, ciertamente, de una tasa reducida, en comparación con el 32,7% de penetración de internet a escala mundial y el 36,1% del resto del mundo, sin contar África. En todo caso, Senegal ofrece 30

http://manypossibilities.net/ http://www.osiris.sn/ 32 Datos estadísticos del Internet World Stats (http://www.internetworldstats.com/). 31

39


datos que se encuentran por encima de la media del continente que se sitúa en un 13,5%. Por hacer una comparación pertinente Senegal alberga el 1,2% de la población africana, pero el 1,4% de los internautas del continente son senegaleses. Igualmente, por lo que se refiere a la implantación de las redes sociales, Senegal contaba con 712.880 cuentas de Facebook 33. Esta no es la única de las redes sociales, pero sí la más popular, la que más predicamento tiene y la más estudiada, por lo que puede dar una idea aproximada de la incidencia de estas herramientas. Hay dos dimensiones que se pueden perder de vista si se asumen estos datos como una foto fija. Analizándolos, sin embargo, desde una perspectiva dinámica, la evolución en el tiempo adquiere una importancia capital. En diciembre de 2000 en Senegal se contaban 40.000 usuarios de internet. Once años después la cifra se sitúa cerca de los dos millones, lo que implica un aumento de casi el 5.000% (exactamente un 4.973,49%) en poco más de una década. Una segunda característica que se desvela en un análisis en perspectiva de los datos es la implantación de las redes sociales. Más allá de la cifra absoluta de cuentas de Facebook senegalesas, es necesario tener en cuenta que las poco más de 700.000 suponen que un 35,83% de los usuarios de internet del país están presentes en la mencionada red social. Esta proporción es muy parecida a la media mundial: un 35,78% de los usuarios de los internautas tienen un perfil en Facebook. Es decir, a pesar de que la tasa de penetración de internet en la sociedad senegalesa es aún débil y sensiblemente inferior a la del conjunto del mundo, se puede afirmar que los senegaleses que usan internet tiene un gusto por las redes sociales similar al del resto de ciudadanos del mundo. Por otro lado, de las 712.880 cuentas senegalesas que había en abril, 126.740 se habían creado en los últimos seis meses, es decir, en fechas próximas a las elecciones el número de los usuarios de Facebook había aumentado en un ritmo constante de 20.000 cada mes. En todo caso, más allá de los análisis puramente cuantitativos, no se puede perder de vista una reflexión de Castells en la que pone de manifiesto que “la influencia de internet trasciende el número de usuarios ya que lo que importa es la calidad de los usos de la red” (Castells, 2001). Se trata de una perspectiva similar a la que se emplea con los medios de comunicación convencionales cuando se establece la diferencia entre medios populares y medios de prestigio, estos últimos, a pesar de tener una menor difusión llegan a personas con mayor capacidad de 33

Fuente estadística Social Bakers (http://www.socialbakers.com/). Datos del 13 de abril de 2012. La web ofrece datos más actualizados pero se ha considerado que resulta más ilustrativo conocer la situación en el momento del fenómeno que se estudia, que en fechas más recientes.

40


influencia y de decisión, por lo que se consideran más influyentes. 3.3. Antecedentes de uso de redes sociales El estado de las redes sociales en Senegal se convierte en una información importante para el fenómeno que se pretende estudiar desde la perspectiva de su uso como herramienta de participación social y política. Las potencialidades de estas herramientas, de internet en general y de la web 2.0 más en particular, no es una preocupación nueva de los teóricos del ciberactivismo o del cibermilitancia. Sin embargo, el público general ha necesitado de la generalización de episodios que lo pusiesen de manifiesto para centrar en estos instrumentos su atención. En este sentido, no cabe duda de que los sucesos ocurridos durante el primer trimestre del año 2011 en varios países del norte de África han ilustrado la capacidad que tienen las redes sociales no sólo para vehicular las reivindicaciones populares, sino también para puentear las tentaciones autoritarias de los gobiernos que las ignoran. No es el objetivo de este estudio analizar los procesos de las conocidas como primaveras árabes, pero es indudable que la épica que se ha construido en torno a la capacidad de la fuerza de las calles y de la voluntad del pueblo ha contribuido a que se centre la atención sobre fenómenos con características asimilables, aunque no necesariamente iguales. Estas diferencias, así como las aparentes similitudes, se esbozarán más adelante. De momento, únicamente se pretendía apuntar la emergencia, para el gran público, de las redes sociales como motores de movilización y de cambio en determinados contextos. 3.3.1. Remotos En los últimos años son muchos los procesos en los que las redes sociales han aparecido como catalizadores, facilitadores o instrumentos de movilizaciones. Decir que las redes sociales han sido protagonistas de estos procesos parece excesivamente audaz, pero no cabe duda de que, al menos, han sido instrumentos. Se trata de procesos que, en gran medida gracias al uso de estas redes han tenido una repercusión global, no sólo en lo que se refiere a difusión sino incluso con un cierto carácter de ejemplo, algo así como un efecto contagio. Hay dos que se pueden citar sin ánimo de hacer un detallado catálogo. En primer lugar, el movimiento de los Indignados o del 15M español. Este fenómeno cumple con los dos criterios que se han mencionado, un uso sistemático de redes sociales y de herramientas de la web 2.0 y un efecto contagio. Por un lado, el movimiento de los Indignados que despuntó en

41


la Plaza del Sol de Madrid, rápidamente se extendió a la Plaça de Catalunya, tan rápidamente que cuesta incluso determinar si no fueron dos movimientos simultáneos y paralelos. En todo caso, nos quedaremos con que la acampada en la plaza madrileña fue cronológicamente anterior a la de la catalana. De ahí, el movimiento con una voluntaria búsqueda de la imitación como reflejo de la unión y la solidaridad se extendió por otras plazas de todo el territorio español. Durante ese proceso el uso de las redes sociales fue fundamental. Twitter se inundó en cuestión de días de etiquetas del estilo #tomalacalle, #tomalaplaza o #acampada… (seguido de las referencias a las respectivas ciudades o plazas). La utilización de estas herramientas, muy al alcance de los protagonistas del movimiento por ser baratas, abiertas, con un tremendo potencial comunicador y casi con un código propio, abrió puertas a formas innovadoras de comunicación, desde la emisión en directo a través de sistemas diversos de streaming de las asambleas en las que se tomaban las decisiones hasta los blogs más o menos oficiales de las acampadas o la absoluta inundación de las plataformas de alojamiento de vídeos (como YouTube) con imágenes grabadas en primera persona de todo tipo de acciones. El efecto contagio fue todavía a más y de las ciudades españolas se pasó a las comunidades españolas repartidas por todo el planeta, con las cuales la conexión más directa eran, sin duda, las redes sociales. Y para finalizar la oleada, ya desligada formalmente de la iniciativa española, de los Occupy por todo el mundo (Figura 3). En este último sentido, nos encontramos desde un Occupy Nigeria hasta el conocido Occupy Wall Street en un abigarrado abanico de iniciativas que compartían poco más que el nombre, vagamente el espíritu (con elementos como la democracia participativa o la transparencia en la base) y un tipo de acción muy genérico.

Figura 3: Mapa de las ciudades en las que se daban movimientos ligados a Occupy. Fuente: http://directory.occupy.net

42


En segundo lugar, las conocidas como primaveras árabes ocurridas durante el primer trimestre de 2011 en diversos países del norte de África también cumplen con los dos criterios, el de ser protestas populares que se apropiaron de las tecnologías de la comunicación y de la información (sobre todo, las redes sociales y los teléfonos móviles) y el de haberse ido “contagiando” de unos países a otros, con contextos políticos y un clima social que en muchos sentidos podían ser equiparables. Obviando la hipótesis de que las revueltas en el norte de África comenzaron con las protestas del campamento de Gdeim Izik, en El Aaiun (Sahara Occidental), la teoría más extendida señala que fue en Túnez donde se encendió la mecha. La inmolación de un vendedor ambulante como muestra de protesta por las condiciones de vida de una buena parte de la sociedad tunecina fue seguida de protestas en las calles que acabaron derrocando al régimen de Ben Alí. Poco después a imagen y semejanza de lo ocurrido en Túnez la plaza de Tahrir de El Cairo se convirtió en el escenario de la revuelta en Egipto. Estos dos son los exponentes más claros de un proceso que después se extendió a Libia, Siria o Yemen (atendiendo más a la dimensión de “mundo árabe” que la puramente geográfica de “norte de África”) y tuvo expresiones en el resto de países de los alrededores desde Argelia o Marruecos hasta Irán o Jordania, aunque sus consecuencias políticas fueron menos drásticas (Figura 4).

Figura 4: Infografía de la geografía de las “revueltas árabes” publicada en FranceCulture

43


En todos los casos, el descontento popular encontró en las tecnologías de la información y de la comunicación un medio de expresión en entornos de control político, pero también una herramienta de organización (Figura 5). Así, el ejemplo más claro es la decisión del gobierno del posteriormente depuesto Hosnik Mubarak de controlar las comunicaciones a través de internet y teléfonos móviles, ante la evidencia de que estaban siendo utilizados por los manifestantes. Este uso es doble, por un lado, como forma de comunicación interna, pero también como un sistema de difusión de lo que ocurría en los respectivos países donde los gobiernos trataban de sofocar las protestas, buscando el apoyo de la comunidad internacional. Una práctica muy habitual en los movimientos sociales de todo el mundo.

Figura 5: Infografía de los usuarios de Twitter en los países escenario de las “revueltas árabes”, publicado por Radio France Internacional

No se pretende con la referencia a estos dos casos que hayan sido tomados como ejemplo en el fenómeno del uso de las redes sociales durante las elecciones presidenciales, pero no cabe duda de que la difusión global alcanzada por estos fenómenos ha podido servir de acicate, de inspirador o de referencia a la hora de descubrir el potencial de los instrumentos de la comunicación virtual. 3.3.2. Próximos El poder mediático de las primaveras árabes ha devorado o al menos ha hecho sombra a cualquier otra iniciativa relacionada con el uso de las redes sociales como instrumento de participación. Este protagonismo ha impuesto la tentación de las comparaciones y el vicio de pensar que cualquier fenómeno con una mecánica equiparable supone una imitación. Más adelante se hablará de los términos de esta comparación. De momento, se pretende poner de manifiesto que el dispositivo desplegado en las elecciones presidenciales de Senegal de 2012 no ha surgido de un proceso de

44


generación espontánea, sino que es el resultado de una evolución. Los protagonistas de este fenómeno (la sociedad senegalesa o algunos sectores sociales, más concretamente) han aprendido de experiencias e iniciativas propias anteriores y con mucha menos repercusión, pero también han bebido de fuentes que han encontrado más allá de sus fronteras. La principal inspiración de los impulsores de este uso sistematizado de las redes sociales es la iniciativa #CIV2010, según han manifestado varios de sus protagonistas. Basile Niane explica que “la voluntad era hacer algo especial para las elecciones después de ver lo que había pasado en Costa de Marfil con el hashtag #CIV2010 que fue un boom y que la gente siguió verdaderamente, así que nos dijimos tenemos que hacer lo mismo en Senegal” 34. Oumy Fall va más allá. Además de implicarse en la iniciativa Sunu2012, Fall ha residido en Costa de Marfil por lo que siguió de cerca el hashtag #CIV2010 para conocer “todas las informaciones sobre lo que pasaba en Costa de Marfil a través de Twitter” 35. Fall confiesa que esos acontecimientos le acercaron a la plataforma de microblogging y que en ella descubrió un canal para “compartir las informaciones” y para dar salida a su “sensibilidad social”. #CIV2010 es formalmente un hashtag, una etiqueta de la plataforma de microblogging Twitter. Surgió durante las elecciones presidenciales de 2010 en Costa de Marfil. Es necesario recordar que estos comicios desembocaron en una oleada de violencia después de que los dos principales contendientes (el entonces presidente Laurent Gbagbo y el aspirante mejor posicionado Alassane Ouattara) no se pusiesen de acuerdo en el reconocimiento de los resultados de las elecciones. Después de semanas de enfrentamientos armados entre partidarios de Gbagbo y Ouattara, que hicieron revivir el fantasma de la guerra civil marfileña, y de la intervención de las tropas francesas destacadas en el país, el presidente fue depuesto y sustituido por el aspirante, con el reconocimiento de la comunidad internacional. #CIV2010 había surgido como un intento de fomentar el debate entre los ciudadanos marfileños que entendían que se enfrentaban también a unas elecciones determinantes. La idea era que a través de las redes sociales se abriese un espacio de discusión en el que los partidarios de todos los candidatos diesen su opinión. En los momentos de crisis más virulenta, este mismo canal fue utilizado por una ONG como vía de comunicación alternativa, para conocer las necesidades de la población en los momentos en los que los teléfonos no funcionaban en Costa de Marfil. Para ello, se combinaron los mensajes de Twitter con un centro de coordinación situado en territorio ghanés. 34 35

45

Entrevista personal mantenida en Dakar el 1 de marzo de 2012. Entrevista personal mantenida en Dakar el 10 de marzo de 2012.


La inspiración de los ciberactivistas senegaleses, vinculados principalmente a la asociación de blogueros, descansa sobre la idea original y el uso inicial de #CIV2010 más que sobre su uso durante la crisis armada. Por otro lado, los usuarios senegaleses de las redes sociales ya habían tenido experiencias previas de familiarización con estas herramientas. Pequeñas iniciativas puntuales fueron sentando las bases para la construcción de una estrategia de uso durante las elecciones. Entre ellas se pueden citar los hashtag #kebetu y #team221. Ambos tienen como único objetivo poner de manifiesto que hay usuarios de las redes sociales (de Twitter, concretamente) en Senegal. #kebetu se inscribe en la voluntad de hacer una apropiación, al menos, lingüística de la herramienta. En castellano se ha impuesto el término “twitear” para hacer referencia a la acción de lanzar mensajes en la plataforma de microblogging. Sin embargo, en otros entornos lingüísticos se observa la voluntad de modificar la palabra. En el ámbito catalanoparlante, por ejemplo, muchos usuarios tratan de imponer el uso de “piular” (que en catalán significa “piar”); en el entorno francófono, a menudo se habla de “gazouiller” (que hace referencia al canto de un pájaro y al balbuceo de un bebé). “Kebetu” es una palabra en lengua wolof que hace referencia al sonido que hacen los pájaros. La idea de este hashtag era identificar los tweets que se publicaban desde Senegal o por usuarios senegaleses, es decir, hacer una especie de denominación de origen, como explica Demba Gueye 36. El sentido de #team221 tiene una naturaleza similar. Es puramente identificativo y, antes de las elecciones, era utilizado básicamente por un grupo de “twitteros” vinculado en mayor o menor medida a la asociación de blogueros. En este caso el elemento identitario está en el 221 que se corresponde con el código telefónico internacional del país. Más allá de estas experiencias formales hay una que tiene que ver con el uso de las redes sociales, con la voluntad de hacer que fuesen más allá de las finalidades recreativas. Durante la ola de cortes de fluido eléctrico, que a la postre fueron tomados como bandera de la protesta ciudadana contra la gestión del gobierno, se produjo de manera espontánea un intento de instrumentalizar las redes sociales. Durante los primeros meses de 2011 se intentó utilizar Twitter para advertir de los apagones, de tal manera que los usuarios conocieses en qué momento y en qué lugar se producían para tratar de minimizar las consecuencias. Por ejemplo, que supiesen antes de ir a trabajar que no

36

Entrevista personal mantenida en Dakar el 6 de marzo de 2012.

46


tendrían corriente en su puesto de trabajo, según la explicación de Papa Ousmane Ngom 37. Después durante las protestas de junio de 2011 se ensayaron lanzamientos de hashtag que por la diversidad y la variedad no terminaron de tener gran repercusión. Así en Twitter aparecían esporádicamente etiquetas del estilo #M23 (en referencia al movimiento unitario de oposición) o #touchezpasmaconstitution (aludiendo al proyecto de reforma de la Carta Magna), entre otros, junto a los #Wadedegage, #occupysenegal o #senegalrevolution que bebían directamente de la expansión del movimiento de los Indignados y de las primaveras árabes. Finalmente, hay un antecedente del uso de las TIC como herramienta de participación, cuya influencia puede resultar más ambigua, pero que vale la pena, al menos, citar. Se trata de las elecciones presidenciales de 2000, las de la alternancia y la victoria de Abdoulaye Wade. Moussa Paye ya había señalado que desde la conexión oficial de Senegal a Internet en 1996 se configuró “al servicio de la transparencia y de la honestidad del voto aquel trío mágico cuya intervención será determinante: la radio privada, el teléfono móvil y el ordenador” (Paye, 2002). La sociedad senegalesa ha asumido las elecciones de 2000 como un símbolo de su madurez democrática. Al margen de estas consideraciones, varios analistas destacan el papel que jugaron las radios privadas en este proceso de relevo político. Desde ciertas perspectivas las radios son también consideradas tecnologías de la información y la comunicación. En todo caso, el papel de éstas estuvo en ese episodio muy ligado a la incipiente emergencia de la telefonía móvil que facilitó los contactos y el flujo de información con lugares alejados y enclavados, es decir, entre el centro y la periferia. Por otro lado, varios estudiosos han hablado del uso de internet en el contexto de aquellas elecciones presidenciales, aunque sea un fenómeno casi anecdótico por su escasa implantación, no se debe perder de vista que en el año 2000 el número de usuarios de internet en Senegal ascendía a 40.000. Sin embargo, puede servir como ensayo y como antecedente colateral. Fundamentalmente este uso de la informática se centró en la digitalización del censo electoral lo que suponía para el ministro del Interior de la época, Lamine Cissé, un plus de “fiabilidad para el censo” y para los electores “un sentimiento de poder (responsabilidad ciudadana)” y de protagonismo frente a otros actores con mayor capacidad de visibilidad por estar “estructurados como partidos políticos y órganos de control” (Bonjawo, 2011). Pero igualmente fue un débil instrumento de movilización en la medida que permitió a la diáspora mantenerse unida a la campaña de oposición a Abdou Diouf y participar en lo que se consideraron “marches bleues” 37

47

Entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012.


virtuales 38 (Sagna, 2001). 3.4. Catálogo de iniciativas Algunos de los factores de los que se ha hablado en el apartado de “Circunstancias en torno a la cita electoral” pueden ayudar a entender el hecho de que en los meses previos a los comicios presidenciales emergieran casi simultáneamente varias iniciativas que venían de lugares diferentes pero perseguían un objetivo compartido: instrumentalizar las redes sociales y las potencialidades de la web 2.0 para profundizar en la participación social, aprovecharse de los instrumentos virtuales para dar protagonismo a los ciudadanos en el proceso democrático. Estos factores confluyentes son fundamentalmente, la percepción de estar ante unas elecciones de vital importancia, la “conciencia o responsabilidad” ciudadana, la madurez tecnológica del país a pesar de las carencias y la madurez de las redes sociales en sí mismas. En cuanto a las iniciativas que se asomaron a las pantallas de los ordenadores son muchas y diversas pero nos centraremos en las tres que tenían una mayor dosis de planificación y que consiguieron una mayor repercusión. Se trata de la webtv Car Rapide, de iniciativa privada pero popular, la plataforma de denuncia impulsada por la sociedad civil Sama Baat y la plataforma de debate e información electoral Sunu2012. Como aglutinador de todas ellas y como muestra del uso de las redes sociales hablaremos también del hashtag #sunu2012, que por otro lado no tendría sentido en una comparación con el resto de iniciativas web, porque se trata de una experiencia con una naturaleza completamente distinta, como se desvelará más adelante. 3.4.1. Car Rapide 39

38

Las “marches bleues” fueron uno de los instrumentos más destacados y novedosos de la campaña de Abdoulaye Wade en las elecciones de 2000. Según Vincent Foucher ante la falta de fondos para hacer grandes actos, Wade y sus asesores optaron las movilizaciones ciudadanas en las que los mítines eran sustituidos por una especie de manifestaciones de apoyo en las que además de hacer proselitismo electoral mostraba el apoyo popular. La trasposición a la web de esta iniciativa implicaba la conexión a ciertos canales de chat en momentos concretos y el envío de banners electorales (imágenes propagandísticas). 39 http://carrapide.com/news/accueil.

48


Figura 6: Página principal de Car Rapide.

Cinco jóvenes senegaleses, entre ellos dos que estaban en la diáspora, idearon Car Rapide (Figura 5) como una webtv que, por un lado, recogiese las principales emisiones de las televisiones senegalesas para difundirlas a través de internet y, por otro, fomentase el debate a través de vídeos de producción propia que tratasen sobre temas de actualidad y animasen la discusión. Se trata de una iniciativa privada en cuanto que no está inscrita en ninguna organización, pero al mismo tiempo es popular porque no surge de ninguna estructura empresarial, sino de la comunión de las inquietudes de cinco individuos. La elección del nombre de esta web también puede resultar ilustrativa. Al explicar la elección del nombre Mandiaye Pety Badji desvela también el espíritu y la razón de ser de esta web: “Pensamos de este modo el proyecto porque el ‘car rapide’ 40 es una realidad senegalesa y representa el día a día de los senegaleses. Es un medio de transporte barato. Cuando pensamos en hacer una televisión en la web, queríamos adecuarnos fielmente a la realidad senegalesa. Es algo que sorprende a mucha gente, pero a nosotros nos parece fascinante, porque en un ‘car rapide’ te puedes encontrar con una persona con americana y te puedes encontrar con alguien que ni siquiera tiene mil francos para pasar el día, pero cuando se encuentran en el ‘car rapide’, comienza el debate. Entre una parada y otra los pasajeros hablan de política, hablan de temas sociales, hablan de todo lo que ocurre en Senegal” 41. En realidad, Car Rapide no encaja exactamente en la categoría de iniciativas web surgidas para la participación social y política en las elecciones. Por un lado, existía antes de los comicios y, por

40

Es uno de los sistemas de transporte colectivo más populares y más extendidos en Dakar que hace las veces de autobús urbano, aunque convive con éstos. 41 Explicación recogida de una entrevista personal con Mandiaye Pety Badji el 1 de marzo.

49


otro, tiene voluntad de continuidad al margen de las citas de los calendarios de las instituciones. Sin embargo, sus impulsores decidieron implicarse en un proceso en el que se vieron inmersos o, más bien, por el que se vieron rodeados. El sitio estaba presente en la web desde septiembre de 2010, pero lo que habían sido temas de carácter social como salud, sexualidad o paro se centraron en las cuestiones electorales cuando las protestas adquirieron importancia. Su cara más visible, Mandiaye Pety Badji fue uno de los twitteros activos que retransmitió a través de fotos, vídeos y mensajes las manifestaciones. Durante la etapa electoral, en la webtv los vídeos de producción propia se orientaron hacia la opinión sobre la validez o no de la candidatura de Wade y hacia las exigencias de los ciudadanos a los aspirantes a la presidencia. Las producciones audiovisuales de Car Rapide recaban las valoraciones de los ciudadanos anónimos sobre un sujeto concreto. La propia estructura de la web muestra algunos de los objetivos de sus impulsores, por un lado, el carácter colaborativo y participativo y, por otro, la voluntad de generar debate y recoger las opiniones. En el primer sentido, las secciones “News” o “Elections 2012” reproducían materiales de otras webs de actualidad, siempre citando la fuente original, como por ejemplo Nettali.net, Seneweb.com, la APS (Agence de Presse Sénégalaise) o XalimaSN.com. Por otro lado, la “boîte de suggestions” o la posibilidad de dejar comentarios en los vídeos ponen de manifiesto la intención de hacer participar a los usuarios de la propia web. Y finalmente, las secciones “Parole aux Sénégalais” o “Parole aux Jeunes” muestran la intención de animar el debate dando voz a lo que se ha dado en llamar ciudadanos “lambda”. La vocación de prestar un servicio a la comunidad senegalesa en la diáspora se hace evidente en la transmisión de las emisiones más populares de las televisiones convencionales, como 2S TV, Africa 7, TFM, RTS1 o Walf TV. No hay que perder de vista que prácticamente la mitad de los impulsores de la web se encuentran fuera del país y emplean las tecnologías de la información y la comunicación, no sólo para conectarse con su país, sino, incluso para desarrollar una iniciativa como Car Rapide. 3.4.2. Sama Baat 42

42

http://samabaat.com/.

50


Figura 7: Página principal de Sama Baat.

La sociedad civil, representada por una veintena de ONG senegalesas, también estuvo presente en la estrategia de uso del potencial de la web 2.0 como herramienta de participación social y política. En este caso, esta presencia se estructuró a través de la plataforma Sama Baat (que en wolof significa “mi voz”) (Figura 6), basada en Ushahidi 43, una plataforma surgida en Kenia en 2008 como respuesta a las violencias desencadenadas tras las elecciones de aquel país del África oriental 44. Atendiendo a los propios contenidos de la web se descubre que “Samabaat es una iniciativa de diversas Organizaciones de la Sociedad Civil (One World UK, COSCE - Collectif des Organisations de la Société Civile pour les élections-, Enda Diapol y la plataforma de Acteurs Non Etatiques) en colaboración con Jokkolabs. OXFAM Novib, la Embajada de Gran Bretaña, OSIWA y la Unión Europea han aportado el apoyo financiero”. Y por lo que se refiere al espíritu de la iniciativa nos podemos remitir a la explicación de Emmanuelle Nuccia Bouiti, community manager de Jokkolabs 45, la organización que ha ofrecido la base conceptual y técnica a la iniciativa en colaboración con la ONG One World UK, que explica la naturaleza de Sama Baat de la siguiente manera: “Una plataforma que sea accesible durante las elecciones y que permita a las organizaciones de la sociedad civil expresarse, desarrollar una participación ciudadana y comunicar lo máximo posible. Por un lado, es una plataforma de expresión con informaciones, blogs, etc. Pero, por otro lado, es también una plataforma de vigilancia que durante las elecciones ha ofrecido informaciones sobre los incidentes, los

43

http://ushahidi.com/. Se puede encontrar un vídeo explicativo de la naturaleza y el funcionamiento de la plataforma Ushahidi en la siguiente dirección: http://vimeo.com/7838030. 45 http://jokkolabs.net/. 44

51


testimonios, diferentes modalidades de violencia. Esta ha sido la plataforma-foco para muchas personas". La estructura de la web responde en gran medida a estos objetivos ya que alberga una parte destinada a las informaciones de actualidad recogiendo las producciones de otros sitios, pero también apartados destinados a informaciones prácticas como instrucciones sobre la mecánica de voto o recursos como el texto de la Constitución o un manual de “educación cívica electoral” traducidos a diversas lenguas nacionales senegalesas. En todo caso el elemento más netamente diferenciador de esta iniciativa se encuentra en la sección “Action Citoyenne” que da entrada al que verdaderamente es el sistema de vigilancia de las elecciones. Esta aplicación ofrece a los ciudadanos la posibilidad de denunciar a través de la web (ubicándolas incluso en un mapa interactivo) las irregularidades de las que hayan sido testigos, ya sean amenazas o coacciones, violencia física o lo que se denomina “compra de conciencias”, que no es otra cosa que la compra de votos (Figura 7). Del mismo modo, la herramienta permite hacer patentes irregularidades técnicas durante la jornada de voto, desde retrasos en la obertura de los colegios electorales hasta falta de papeletas, o actos puramente políticos de campaña como mítines o manifestaciones.

Figura 8: Aspecto de la página de la sección “Action Citoyenne” de la plataforma Sama Baat.

Los ciudadanos pueden aportar estas informaciones sensibles a través de vías diversas, desde el correo electrónico hasta los mensajes de móvil, pasando por las redes sociales o un formulario puesto en línea expresamente. En todos los casos se demandan una serie de datos personales del

52


informante, a modo de verificación de la información garantizando un anonimato cuyo respeto se apoya en el prestigio las organizaciones que participan en la iniciativa. La plataforma tiene una clara voluntad de resultar atractiva para animar la participación y para ello tiene un carácter multimedia que hace que los usuarios se puedan encontrar como ya se ha dicho con el texto legal de la Constitución, pero también con vídeos informativos extraídos de diversos sitios de internet.

3.4.3. Sunu2012 46

Figura 9: Página principal de Sunu2012.

El ejemplo de la plataforma Sunu2012 (que significa en wolof “nuestro 2012”) es quizá el más representativo del uso de las redes sociales y la web 2.0 como instrumento de participación (Figura 8), por su naturaleza colaborativa, por su objetivo de fomentar el debate, por su apego a las necesidades del momento y por otros motivos que se detallarán a continuación, como por ejemplo, la muestra de que el desafío, la cita de las elecciones fue un detonante para que se desplegasen iniciativas que se maduraban desde hacía tiempo. Formalmente, la plataforma Sunu2012 es una iniciativa de la Asociación de Blogueros Senegaleses, pero en realidad es una idea que rondaba en la cabeza de Cheikh Fall, uno de los miembros de la organización, desde hacía tiempo. Concretamente, según el propio Fall, empezó a elaborar el proyecto ya en el año 2008, aunque no fue presentado bajo el nombre Sénégal 2.0 hasta la 46

53

http://sunu2012.net/.


BarCamp 47 de Gorée celebrada en enero de 2010. El lanzamiento de la plataforma se realizó en junio de 2011 (coincidiendo con la visibilización del movimiento de oposición a la política de Wade), gracias a la implicación de la mencionada Asociación de Blogueros Senegaleses 48. Esta organización tiene una estructura profundamente débil y muy poco jerarquizada. Como explica su propio presidente, el periodista y bloguero Basile Niane, antes del proceso electoral, la asociación contaba apenas con una quincena de miembros 49, las reuniones del grupo se realizaban en bares y locales con acceso gratuito a internet de Dakar y la dinámica de las decisiones era (y es) tremendamente horizontal. El objetivo inicial de la plataforma era crear un espacio de discusión y de debate, un lugar en el que, según su creador “los políticos se encontrasen en un espacio de libre expresión en el que no fuesen ellos quienes fijasen las reglas”. Así, la plataforma reservaba espacios a todos los candidatos y les daba, incluso, la posibilidad de que ellos mismo los gestionasen. En estos espacios debían verterse todas las informaciones, desde los datos de contacto y de las cuentas en las redes sociales de los aspirantes, hasta sus propuestas y programas electorales. Por otro lado, se configuraba un espacio de discusión en el que los ciudadanos pudiesen interpelar libremente a los candidatos. Fall explicaba que la voluntad era “confrontar” las promesas electorales a las opiniones y las valoraciones de los usuarios de manera que esas propuestas se convirtiesen en compromisos realistas. Junto a estas informaciones sobre los candidatos, la plataforma reservaba un espacio para información de actualidad y para la agenda de la campaña. Sin embargo, esa idea original tuvo que ser ligeramente modificada, renunciando en parte a la dimensión del debate para concentrar los esfuerzos en la dimensión informativa. “Tuvimos que improvisar”, explica Fall, “porque no sabíamos que los momentos previos a la campaña se iban a desarrollar como lo hicieron” 50. El creador de la plataforma explica que los miembros de la organización y los colaboradores se vieron obligados a dar testimonio de las protestas y de lo que pasaba en la calle.

47

Una modalidad de reunión que modifica los principios de un congreso al uso por su naturaleza ligada a los entornos participativos y colaborativos y al espíritu del “código abierto”. Habitualmente los propios participantes deciden y diseñan el programa y se habla sobre novedades relacionadas con la web y con proyectos relacionados con el entorno digital. 48 Informaciones extraídas del artículo de Cheikh Fall “#SUNU2012 : La « Soft revolution » sénégalaise définitivement réussie”, publicado el 29 de marzo de 2012 en su blog E-Gloo Média (http://gloomedias.blogspot.com.es/2012/03/sunu2012-la-soft-revolution-senegalaise_29.html). 49 Información extraída de la entrevista personal mantenida el 1 de marzo de 2012. 50 Informaciones extraídas de la entrevista personal mantenida el 5 de marzo de 2012.

54


Otro de los objetivos de la iniciativa era el compromiso con la democracia pero no con un partido concreto. Y así, por ejemplo, Fall destaca el hecho de que todos los candidatos sin excepción tuviesen un espacio en la web. Resaltando, fundamentalmente, que los desarrolladores se olvidaron del debate en torno a validez o no de la candidatura del presidente en ejercicio Abdoulaye Wade y en el momento en el que el Consejo Constitucional validó la candidatura se generó un espacio en la web, al margen de valoraciones. Técnica y formalmente, la plataforma Sunu2012 era muy similar a Sama Baat. Sin embargo, la diferencia fundamental se encontraba en el espíritu original. Sama Baat surgió como un espacio de denuncia de irregularidades, mientras que Sunu2012 se planteó como un lugar en el que los ciudadanos pudiesen compartir sus opiniones, es decir, mucho más informativo y opinativo. En todo caso, ambas iniciativas coincidían en la voluntad de vigilar y supervisar el proceso electoral y se postulaban como instrumentos al servicio de la transparencia. 3.4.4. El hashtag #sunu2012 El análisis del hashtag #sunu2012, permite una especie de resumen del proceso dado que se convirtió en el principal vehículo de opiniones a través de las redes sociales (fundamentalmente, Twitter). Las tres iniciativas concretas de las que se ha hablado utilizaron las redes sociales como método de difusión de su actividad y por ello todos ellos cuentan con perfiles de usuarios en las principales plataformas de la web 2.0 (en Facebook, Twitter y Youtube), además de los perfiles personales de los ciberactivistas vinculados con los proyectos. Sin embargo, el caso del hashtag #sunu2012 sirve de ejemplo ilustrativo por la capacidad que consiguió de aglutinar al resto de iniciativas y usuarios comprometidos. La trayectoria de esta etiqueta es la máxima expresión de lo que Cheikh Fall denomina el éxito de la “soft revolution”, aunque el concepto pueda parecer en cierta manera pretencioso. El hashtag, la etiqueta de Twitter supone la muestra más clara del novedoso modelo de comunicación que imponen las redes sociales. Ya que se trata de un modelo en el que la bidireccionalidad es pura y, técnicamente, simétrica. Hay otros casos de comunicación de masas (obviando la comunicación interpersonal) en los que se puede hablar de un flujo de comunicación en dos sentidos, pero en ninguno de ellos las dos partes tienen la misma capacidad de emisión y de recepción. En ninguno de ellos, tampoco la apertura para ocupar cualquiera de los dos papeles emisor o receptor es tan radical.

55


En las redes sociales, más allá de la disponibilidad de los medios técnicos no hay cortapisas para intervenir y, en todo caso, si se llega a ser receptor, es decir, consumidor de esos mensajes, se tienen todas las opciones de ser emisor. No ocurre lo mismo con otros medios de comunicación convencionales como la televisión o la radio, en los que tener un transistor o un televisor convierte al individuo en receptor, pero no en emisor. En estos últimos casos, los canales de intervención para el ciudadano “lambda”, por usar el término más popular en Senegal, están mucho más condicionados: cuando se abren los micros, la llamada telefónica debe ser aceptada y puesta en antena. Una etiqueta no pertenece a nadie, nadie puede controlarla, ni impedir su uso. Cualquier persona, en cualquier momento y para cualquier tema puede emplear una etiqueta colándose voluntaria o involuntariamente en hilos de flujo de información sobre una cuestión concreta. Teniendo en cuenta esta perspectiva de apertura y de accesibilidad, siempre con las condiciones técnicas adecuadas, evidentemente, el éxito de #sunu2012 constituye un éxito de la iniciativa popular. Como señala Fall la idea de poner en marcha un hashtag propio parte del mismo círculo que creó la plataforma Sunu2012. “Nosotros creamos la etiqueta”, señala muy simbólicamente Fall, “pero no nos pertenece”. El proceso de lanzamiento de un hashtag tiene dimensiones muy distintas, pero muy pocas de entre ellas pueden ser controladas por su impulsor. Se puede explicar este proceso abstrayendo el caso de la etiqueta de la que estamos hablando, que se podría aplicar a casi cualquier otra. Un grupo o un individuo decide intentar unificar los mensajes que tratan sobre un tema concreto. Comienzan a twittear utilizando esa etiqueta y sólo les queda esperar a que el resto de los usuarios la consideren pertinente y útil. A partir de ese momento, en la medida en la que más personas emplean un hashtag, más apetecible se hace su uso, por un lado, para entrar en el círculo de las personas que se interesan y opinan sobre el tema y, por otro, porque se convierte en una herramienta de búsqueda útil para las personas que no están directamente inscritas en esos círculos. (Anexo III: Infografías sobre hashtags) En el caso de #sunu2012, Basile Niane, presidente de la Asociación de Blogueros de Senegal, explica que se inspiraron en la experiencia de las elecciones de Costa de Marfil y el hashtag #CIV2010. “Fue una idea de la asociación”, manifiesta Niane, “y el objetivo era hacer algo especial. Habíamos visto lo que había ocurrido en Costa de Marfil donde habían puesto en marcha el hashtag #CIV2010 y había sido un boom. La gente lo siguió masivamente. Y nosotros pensamos que debíamos hacer algo parecido. Había que buscar un nombre y como ya teníamos la plataforma

56


Sunu2012, pensamos en utilizar la misma fórmula para seguir las elecciones presidenciales en Twitter” 51. El resultado fue que pronto, cuando se desencadenaron de forma más sistemática las protestas, la etiqueta #sunu2012 se impuso en los momentos más tensos a otras que le podían haber hecho sombra y que eran más genéricas, como por ejemplo la de #Senegal (Figura 9).

Figura 10: Aspecto de la evolución de la actividad en los hashtags #sunu2012 (amarillo), #senegal (azul) y #kebetu (rojo), según la plataforma de análisis de las redes sociales Analytics Topsy.

Como señala Olivier Sagna “el hashtag #sunu2012 ha confederado todas las iniciativas y a todas las personas interesadas en seguir lo que ocurría en las elecciones a través de las TIC” 52. De este modo, utilizaban esta etiqueta los miembros de la asociación que la impulsó, pero también aquellos que colaboraban con otras iniciativas como Car Rapide o Sama Baat. Los ciudadanos “lambda” también se percataron de la utilidad de esta etiqueta y pronto empezó a ser utilizada por medios de comunicación convencionales (nacionales e internacionales) para difundir sus informaciones relacionadas con las elecciones. Así, entre los usuarios que emplearon esta etiqueta se encuentra las cadenas de noticias internacionales Al Jazeera o France24 y televisiones senegalesas como TFM o 2sTV, y también portales de actualidad como SeneWeb o Xalima. Del mismo modo, resulta ilustrativo que la Misión de Observadores de la Unión Europea para las elecciones senegalesas también introdujo la etiqueta en sus mensajes como manera de ganar

51 52

57

Información extraída de la entrevista personal mantenida en Dakar el 1 de marzo de 2012. Información extraída de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012.


visibilidad y llegar a personas interesadas en el tema (Figura 9).

58


Medios de comunicación Senegaleses

Internacionales

Cuenta de la 2sTV una de las televisiones Cuenta de noticias de última hora de la privadas senegalesas

televisión Al Jazeera, en inglés.

Cuenta de Télé Futurs Média, televisión privada Una de las cuentas vinculadas a la cadena del grupo Futurs Médias.

francesa France24, concretamente la de la iniciativa Les Observateurs.

Cuenta de Radio Futurs Média, emisora privada Cuenta oficial de la cadena francesa France 24, del grupo Futurs Médias.

en su versión en francés.

Cuenta del grupo de comunicación Futurs Cuenta oficial de la cadena francesa France 24, Médias.

en su versión en inglés.

Cuenta de Seneweb, el principal portal de Cuenta del Atelier de médias, una iniciativa de actualidad del país en internet.

periodismo digital vinculada a la emisora francesa Radio France International (RFI).

Cuenta de Xalima, un portal digital de actualidad.

Cuenta de SlateAfrique, un portal de internet dedicado a la actualidad africana.

59


Cuenta de Ndarinfo, un portal digital de Cuenta de Sans Rancune, talk-show de la actualidad.

cadena de televisión panafricana Voxafrica.

Cuenta de Leral, un portal digital de actualidad.

Cuenta de Benin Newsdesk una revista de prensa digital beninesa.

Cuenta de Djolofinfo, un portal digital de Cuenta de Hemisferio Zero un portal de actualidad.

actualidad español con una sección sobre África.

Cuenta de Info Chrono, un portal digital de actualidad. Periodistas internacionales

José Naranjo es uno de los impulsores del portal Nicolas Germain corresponsal de la cadena de actualidad sobre África Guinguinbali. Es un francesa France24 habitualmente destinado en periodista canario afincado en Dakar que África y encargado, en este caso, de cubrir las colabora con diversos medios de comunicación.

elecciones senegalesas.

Lola Huete es la responsable del blog “África no es un país”, de la edición digital del diario español El País.

60


Organizaciones internacionales

Cuenta oficial del Departamento de Estado del Cuenta oficial de la Misión de Observación gobierno de los Estados Unidos.

Electoral de la Unión Europea para las eleciones senegalesas.

Cuenta oficial de la embajada de Estados Unidos Cuenta en Pretoria (Sudáfrica).

del

Diocesano

de

Comunicación en Dakar.

Cuenta de FIDH, una federación internacional de Cuenta

de

organizaciones de defensa de los Derechos especialmente Humanos.

Servicio

Survie,

una

ONG

dedicada

al

francesa advocacy

(incidencia política y denuncia). Figura 11: Relación de participantes en el hashtag #sunu2012 destacados por temas.

Finalmente, la última muestra del predicamento que llegó a alcanzar el hashtag se debe tener en cuenta que fue utilizado por ciertos usuarios para hacer spam (mensajes basura) (Figura 11). Si se intentan difundir mensajes que nada tienen que ver con el tema central utilizando una etiqueta concreta es porque se sabe que esa etiqueta tiene un amplio uso.

Figura 12: Ejemplo de un tweet que reprocha a un usuario que pone informaciones no pertinentes (spam).

En los momentos determinantes de la elecciones, las noches de las jornadas de voto la etiqueta #sunu2012 fue el principal vehículo de difusión de los resultados electorales. Entre el 27 de enero y el 2 de abril de 2012 se intercambiaron 117.404 mensajes empleando la etiqueta mencionada. Evidentemente en todo este periodo de más de dos meses hubo grandes diferencias en la actividad y destacan fundamentalmente las jornadas de voto. Concretamente durante el día de votación de la primera vuelta de las elecciones se registraron 12.683 mensajes en el hilo de #sunu2012. Esta cifra supone una media de nueve mensajes por minuto durante todos los minutos del día. Aunque

61


hay que tener en cuenta que la actividad no fue constante durante las veinticuatro horas de la jornada 53. 3.4.5. Características comunes de las iniciativas Las iniciativas de las que se ha hablado hasta el momento comparten algunas características similares a pesar de haber surgido y evolucionado en paralelo. Estas características permiten observarlas como elementos de un mismo fenómeno y no como episodios aislados unos de otros como se verá al poner de manifiesto esos puntos de conexión, tanto en la naturaleza, como en los objetivos, como en las prácticas concretas desarrolladas y en la evolución que poco a poco les ha hecho converger y generar una dinámica de complementariedad. o Surgidas de la base Todas las iniciativas tienen un considerable componente popular en cuanto a que surgen de estructuras muy poco institucionalizadas. Quizá la única excepción se encuentre en Sama Baat, por su base en las organizaciones de la sociedad civil, en delegaciones locales de grandes ONG y por la cobertura financiera de algunas instituciones internacionales. En todo caso, el grueso de esa base son las organizaciones locales. Las otras iniciativas no están infiltradas por estructuras más jerarquizadas ni siquiera en lo que se refiere a la financiación. Esta característica refuerza una previsión que Kerschove realizó hace más de una década cuando advirtió que “aunque la sociedad interactiva no sea una realidad del todo palpable, está acercándose sigilosamente desde la periferia hacia el centro, desde la base popular, de abajo a arriba” (Kerschove, 1999). o Las elecciones como detonante Las tres iniciativas señaladas despuntaron con la cita electoral pero previamente habían pasado meses de preparación. En el caso de Car Rapide, esta experiencia previa supera el año. En cuanto a Sama Baat, la preparación técnica y el diseño de la plataforma comenzó en octubre de 2011 con la colaboración entre Jokkolabs y One World UK y el caso de la maduración y trayectoria de Sunu2012 ya ha sido comentada previamente, sólo cabe recordar que funcionaba como plataforma web desde junio de 2011.

53

Fuente estadística: Topsy Analytics.

62


En todo caso, los diferentes colectivos habían ido dando forma a ideas que a través de diversas herramientas tenían como objetivo fundamental incrementar el protagonismo de la población en la vida política. A todas luces, la cita de las elecciones presidenciales en el horizonte fue el catalizador para que todas esas ideas abstractas se materializasen. El fenómeno se hace más evidente cuando se enumeran muchas otras iniciativas relacionadas con las redes sociales y la cita electoral, como pueden ser la aparición de un “libro blanco” digital titulado Présidentielle 2.0 Facebook, Twitter et autres réseaux sociaux pour les élections 2012 54 que es una guía práctica sobre el uso de estas herramientas en los comicios con un catálogo de aplicaciones virtuales que se pueden usar y una guía práctica sobre comunicación política. Otro ejemplo, aunque sea anecdótico, de esta explosión de ideas relacionadas con el entorno digital es una web en la que se medía la popularidad de los candidatos y otros hombres políticos en Facebook 55. o Adaptaciones de las tecnologías Todas las iniciativas tienen en común una apropiación de la tecnología entendida como una adaptación a las necesidades concretas de los usuarios, modificando el uso original. Más adelante se tratará con más detenimiento la importancia de esta dinámica de apropiación, pero por el momento se puede destacar que las plataformas de las que se ha hablado emplean utilidades de internet para fines distintos a aquellos para las que fueron creadas. Por ejemplo, Car Rapide se aprovecha del servicio de alojamiento de vídeos que ofrece YouTube. Si bien es cierto que YouTube sí que pretende albergar vídeos, no está pensado originalmente para que a partir de sus servicios se configure una auténtica televisión con un coste mínimo. Seguramente, Car Rapide no podría costearse el precio de un servicio de alojamiento que le permitiese colgar directamente todos los vídeos en su propia web. Por otro lado, la vocación de denuncia de Sama Baat se vehicula a través de una aplicación de Ushahidi que a su vez está basada en Google Maps. No es probable que los desarrolladores de Google Maps pensasen en ser el soporte de todo un dispositivo de vigilancia de unas elecciones en Senegal cuando ideaban su aplicación. Finalmente, las redes sociales y fundamentalmente Twitter fueron empleados de manera sistemática por Sunu2012 para difundir de manera inmediata los resultados oficiosos, pero 54

Consultable en la siguiente dirección: http://ejicom.com/docs/presidentielle-20-facebook-twitter-google-aboubacarsadikh-ndiaye.pdf. Última consulta el 10 de agosto de 2012. 55 La página que estaba albergada en la dirección http://www.popsenegal.com/ ya no está activa pero se puede ver una imagen en los anexos (Anexo VI: Aspecto de la página web Pop Senegal).

63


rigurosos, de los comicios. Tampoco es previsible que los inventores de la plataforma de microblogging pensasen originalmente en esta utilidad. o La lógica de complementariedad y no de competencia Desde un primer momento, las tres iniciativas de las que se ha hablado circulaban en paralelo por las autopistas de la información. Y también desde un principio sus impulsores se dieron cuenta de que tenían un objetivo común, una mayor transparencia institucional y un papel más protagonista de los ciudadanos en las elecciones, pero afrontado desde perspectivas diferentes. Por ello, la actividad de unos y otros se fue entremezclando tempranamente, el perfil de Twitter de Sama Baat (@samabaat) empleaba el hashtag #sunu2012 cuando lanzaba mensajes genéricos sobre las elecciones, mientras que los ciberactivistas relacionados con Sunu2012, usaban la etiqueta #samabaat para denuncias concretas. Las plataformas Sama Baat y Sunu2012 compartían vídeos de Car Rapide, mientras el reportero de la webtv era uno de los usuarios activos que informaba a pie de calle sobre las elecciones en el hilo #sunu2012 (Figura 12). Así se fueron trenzando las actividades entre las diversas iniciativas, pero también con otros actores que eran conscientes de la importancia de las herramientas de la web 2.0 como las webs de actualidad que están en la órbita de la Association de Professionals de la Presse En Ligne (APPEL) o los responsables del Centre d’Études des Sciences et Techniques de la Information (CESTI) generando sinergias e iniciativas nuevas de las que se hablará posteriormente. En este caso, la suma de los esfuerzos y las iniciativas dio un resultado mayor que la suma de cada uno de sus factores, dando lugar a un fenómeno con mayor potencial que el que podrían haber creado por separado, como demuestra el propio hashtag #sunu2012, que siendo una idea surgida, se podría decir, entre un grupo de amigos acabó convirtiéndose en punta de lanza y arrastrando tras de sí a estructuras que a priori podrían parecer más poderosas, como cadenas de televisión internacionales.

Figura 13: Ejemplos de tweets difundidos desde las cuentas de otras iniciativas en el hashtag #sunu2012.

Otro ejemplo concreto de esta búsqueda de la complementariedad. Son las iniciativas que se

64


prepararon en el periodo entre las dos votaciones y que se materializaron durante la jornada electoral de la segunda vuelta, el 25 de marzo de 2012. Antes de este día, los responsables del CESTI, habían mantenido reuniones con los miembros de APPEL 56 y con los impulsores de las plataformas de las que se ha hablado, fundamentalmente, Sunu2012, para desplegar una nueva estrategia conjunta. Estos encuentros dieron como resultado la puesta en marcha de una experiencia de liveblogging 57 durante la segunda vuelta de las elecciones, con la participación de un grupo de alumnos de la escuela de comunicación de la UCAD, miembros de Sunu2012 y periodistas en ejercicio de los sitios de actualidad. El resultado se difundía simultáneamente a través de la web del CESTI (Figura 13) y de la de Sunu2012 (Figura 14).

Figura 14: Imagen del liveblogging de la segunda vuelta de las elecciones (25 de marzo) en la web del CESTI.

Figura 14 bis: Imagen del liveblogging de la segunda vuelta de las elecciones (25 de marzo) en la web de Sunu2012. 56

Association des Professionnels de la Presse en Ligne, presidida por Ibrahima Lissa Faye. Se trata de una herramienta basada en el microblogging cuya máxima expresión es Twitter, pero con algunas diferencias. En este caso, la plataforma no está abierta a la publicación para todos los usuarios. Los que publican son unos usuarios concretos, con lo que se pretende evitar la intrusión de mensajes intoxicadores o manipuladores y ganar en credibilidad. Todos los usuarios van publicando en un mismo espacio por lo que el resultado es una especie de crónica minuto a minuto, en tiempo real y desde perspectivas diferentes (la de cada uno de los usuarios).

57

65


3.5. Una mirada a los usuarios más activos Ya se ha señalado que no es uno de los objetivos prioritarios de este estudio personalizar en los protagonistas de este fenómeno de uso de las redes sociales como instrumento de participación. Teniendo en cuenta la apertura de los canales de los que se trata en este trabajo, no tendría demasiado sentido realizar un estudio social de los usuarios dado que, potencialmente, los usuarios son todos los ciudadanos. Sin embargo, sería igualmente un error negar que ha habido un núcleo duro que ha impulsado este proceso y que ha hecho un uso más sistemático y organizado de las herramientas digitales. Del mismo modo, que ese potencial de alcance de toda la población es todavía una quimera teniendo en cuenta las condiciones tecnológicas del país. 3.5.1. Somero perfil de los ciberactivistas entrevistados Lejos de ser una muestra representativa, los ciberactivistas entrevistados constituyen la mayor parte del grupo más implicado en el desarrollo de las iniciativas. Evidentemente hay otros internautas que desarrollaron una intensa actividad en las redes sociales durante el proceso electoral, sin embargo, los que han actuado como informadores en este estudio tienen además la característica de ser creadores o impulsores de las iniciativas más relevantes. Así, los datos de estos ciberactivistas, con variaciones, dibujan un perfil bastante unitario: Sexo: Ocho de los entrevistados son hombre y sólo dos mujeres, con lo que la prevalencia masculina se hace evidente en este entorno. Edad: Dos de los entrevistados eran mayores de 30 años en el momento del proceso electoral, uno tenía esa edad, mientras que los otros siete todavía no la habían alcanzado. De este último grupo, dos no habían superado los 25 años. Nivel de estudios: Nueve de los entrevistados tenían estudios universitarios y uno de ellos se consideraba autodidacta, sin haber cursado estudios en la universidad. Ámbito de los estudios: El ámbito académico más repetido es el de la informática ya que seis de los entrevistados habían cursado, aunque desde perspectivas diferentes, estudios en este ámbito. Uno de los entrevistados tenía formación periodística, mientras que las otras dos (precisamente las dos mujeres) se habían formado en el ámbito del márketing. Queda excluído voluntariamente el

66


informador que se considera autodidacta, aunque se ha formado en el entorno de la comunicación y el periodismo. Profesión: Cinco de los entrevistados desarrollan una actividad profesional relacionada con la informática desde ámbitos diversos (desde desarrollo web, hasta formación, pasando por la asistencia técnica). Dos de los informantes trabajan en el sector del periodismo, mientras que otros dos se sitúan en un punto intermedio ya que trabajan como community managers 58 y una en el sector del comercio. Uso particular de los instrumentos digitales: Todos los informantes manifiestan hacer un uso personal de las redes sociales y de las herramientas de la web 2.0. Todos ellos conocen y utilizan las redes sociales más populares (Facebook y Twitter) y al menos seis de ellos mantienen uno o más blogs particulares. Así, el dibujo con trazos gruesos del ciberactivista tipo involucrado en el uso de las herramientas digitales como forma de participación social y política en Senegal sería un hombre menor de 30 años con formación universitaria relacionada con la informática o la comunicación y que desarrolla su trabajo en ese mismo ámbito, más allá de esa implicación, el ciberactivista tiene experiencia en el uso de las redes sociales y de las herramientas de la web 2.0 en su esfera personal. 3.5.2. Élite social o élite generacional La escasa penetración de Internet en la sociedad senegales y, sobre todo, las condiciones tecnológicas necesarias para ser un usuario habitual de estas herramientas virtuales hace que en algunos casos se señale que los ciberactivistas constituyen, en realidad, una élite. Sin embargo, parece necesario matizar esta reflexión y concretar de qué tipo de élite se está hablando. El concepto más extendido de élite remite a la teoría de Gaetano Mosca que pone el acento sobre dos condiciones, por un lado que sea un grupo minoritario y, por otro, que detente el poder (Mosca, 1939). En el primer sentido, no hay ningún tipo de duda, los internautas son una minoría en Senegal, a tenor de los datos de penetración de los que ya se ha hablado. Sin embargo, resulta mucho más discutible que este grupo controle los mecanismos de poder, más teniendo en cuenta que se trata de un colectivo, el de los jóvenes urbanos, poco implicado habitualmente en los mecanismos de las instituciones del Estado. 58

Un community manager es un gestor comunidades virtuales. Se trata de una labor que combina el uso de las herramientas digitales, precisamente, con una dimensión muy encarada a la comunicación, aunque no necesariamente vinculada al periodismo.

67


Desde la perspectiva cuantitativa, la única de las dos condiciones que resulta incontestable, las restricciones aparecen como una realidad menguante. Así, el acceso a internet viene determinado, fundamentalmente, por la alfabetización (tanto general como de las habilidades digitales), la disponibilidad del equipamiento necesario (ya sean equipos informáticos o teléfonos móviles con tecnología 3G) y la disponibilidad de las infraestructuras generales (ya sea el fluido eléctrico o la señal telefónica. La alfabetización en Senegal experimenta un crecimiento constante, al menos si se atiende a parámetros tales como la tasa de alfabetización de adultos que se sitúa en 2010 en el 49,7%, frente al 39,3% en el año 2002, o la inscripción bruta en la escuela primaria que en 2010 llegó al 86,8% 59. En la misma línea son numerosos los programas de organizaciones internacionales destinados a la implantación de las TIC en el entorno educativo, lo que facilita que los alumnos que pasan por los colegios sean también alfabetizados en el ámbito digital (Seck y Guèye, 2002). Por otro lado, el equipamiento también ha experimentado un crecimiento considerable fundamentalmente a través de tres canales. Por un lado, las aportaciones de los inmigrantes que están jugando un papel similar al que ya jugaron en el caso de la explosión de los teléfonos móviles (Tall, 2002). Habitualmente, los inmigrantes son donantes de este tipo de tecnologías como un sistema de comunicación que les facilita el contacto con sus familias o sus lugares de origen. Por otro lado, la existencia de lugares de uso colectivo de estos equipo, ya sean cibercafés privados, es decir, con estructura de empresa, o espacios auspiciados por ONG e instituciones internacionales como forma de introducir estas tecnologías en comunidades más o menos enclavas, al menos, digitalmente. Por último, las importaciones en dos modalidades diferentes, ya sean los materiales de segunda mano trasladados desde los países del norte que han generado un considerable mercado de equipamiento informático usado; o los productos de bajo coste llegados desde Asia. En este segundo caso, nos encontramos incluso con iniciativas que responden a acuerdos entre gobiernos, como en el caso de India (Bonjawo, 2011). Vincent Foucher ha constatado un “sobreequipamiento” que en algunos casos puede parecer, incluso, que no se corresponde con la posición social de una familia, fundamentalmente por los materiales adquiridos por alguno de los tres canales señalados 60. Además no se puede perder de vista que “la forma de acceso a las TIC en África Occidental es esencialmente colectivo y a la inversa del modelo dominante en Occidente” (Sylla, 2009). 59 60

Fuente estadística: Banco Mundial (http://datos.bancomundial.org/). Informaciones extraídas de la entrevista personal mantenida en Dakar el 29 de febrero de 2012.

68


Por último, aunque quizá se observan también inversiones destinadas a mejorar las infraestructuras destinadas a la prestación de servicios. Sobre todo, en lo que se refiere al teléfono, la privatización del servicio ha liberado al Estado de esta responsabilidad y la competencia entre las compañías que lo prestan ha generado una relativa lucha por la mejora. En todo caso, no se pueden obviar las quejas de organizaciones que representan a los usuarios de internet y que se quejan del elevado coste del servicio, como es el caso del Observatoire sur les Systèmes d’Information, les Réseaux et les Inforoutes au Sénégal (Osiris) 61. De este modo, se puede considerar que las restricciones al uso de internet siguen una tendencia a la desaparición. En la medida en la que la alfabetización se generaliza de la mano de la familiarización con los entornos digitales, que los equipos informáticos se hace progresivamente más accesibles en cualquiera de las modalidades y que, a pesar de las deficiencias, los servicios públicos mejoran, los límites al acceso a internet se reducen. Evidentemente, no se pueden obviar las condiciones económicas y sería un error no reconocer que muchísimas familias en Senegal tienen prioridades más inmediatas que la de poder asomarse a un ordenador. En todo caso, el matiz a la consideración de élite de los internautas senegaleses se puede establecer en los términos que señala Emmanuelle Nuccia Bouiti que considera que nos encontramos más que ante una élite socio-económica, ante una “élite generacional” 62; o el planteamiento de Oumy Fall que habla de una “élite de formación” 63. En ambos casos, aunque el de Bouiti es más genérico, se refieren a una generación de jóvenes que ha pasado por la escuela y que, por tanto, ya están familiarizados desde su educación con el entorno digital, frente a unos adultos que no convivieron con las herramientas virtuales durante su formación, o simplemente que no fueron alfabetizados. 3.5.3. El uso del idioma: francés o lenguas nacionales Uno de los principales escollos para la generalización de las redes sociales como canal de comunicación de masas en el Senegal de hoy es la lengua preponderante. Ciertamente, la mayor parte de los mensajes lanzados a través de Twitter, de los post publicados en los blogs o de los comentarios realizados en Facebook están hechos en francés. Esta situación se contrapone al que se ha considerado habitualmente una de las mayores ventajas para la generalización de las radios privadas, el uso de las lenguas nacionales. 61

La web de Osiris alberga numerosas informaciones sobre estas quejas (http://www.osiris.sn/). Informaciones extraídas de la entrevista personal mantenida en Dakar el 14 de marzo de 2012. 63 Informaciones extraídas de la entrevista personal mantenida en Dakar el 10 de marzo de 2012. 62

69


A la afirmación que el francés se impone en el entorno digital sería necesario establecer algunas salvedades. Los usuarios mayoritarios, jóvenes urbanos, alfabetizados y en gran medida universitarios se encuentran cómodos en esa lengua, pero también se comprueba analizando los mensajes algo similar a lo que Caroline Juillard y Martine Dreyfus llaman “código mixto” (Dreyfus y Juillard, 2004) una mezcla de francés, wolof y, en este caso, una jerga propia de las tecnologías de la información y la comunicación, incluidos los SMS 64. Así es prácticamente imposible encontrar un tweet con una corrección lingüística absoluta y es mucho más habitual dar con mensajes que incorporan palabras en francés, con otras en wolof e inglés y abreviaturas que hacen referencia a cualquiera de las tres lenguas. En todo caso, los propios usuarios reconocen la preferencia por el francés como lengua vehicular de las TIC, aunque en el hashtag se pueden encontrar mensajes en lenguas muy diversas, desde inglés, español, alemán o italiano, hasta francés, wolof, árabe o mezclas en distintas proporciones de cada una de ellas (Figura 15). Los motivos que esgrimen los impulsores de estas iniciativas para la preferencia por el francés son diversos. En primer lugar, la escasa penetración de internet y la certeza de que los usuarios de la red de redes dominan el francés en su gran mayoría. En segundo lugar, en el caso de la experiencia relacionada con las elecciones, uno de los objetivos de los internautas era alcanzar una dimensión internacional por lo que parece más pertinente el uso del francés de que de las lenguas nacionales. Y en tercer lugar, los propios usuarios manifiestan sus dificultades y las del resto de senegaleses para escribir y leer correctamente las lenguas nacionales y, más concretamente, el wolof. Papa Ousmane Ngom realiza una lectura sencilla: “Dominamos más el francés escrito porque el wolof lo aprendemos por nosotros mismos. Es cierto que es un desafío. Cuando lleguemos a tener el 80% de la población conectada a internet estaremos obligados a twittear en wolof, porque no todo el mundo habla francés. Pero aún no estamos en ese punto y son las personas ‘instruidas’ las que usan internet” 65. Y Pape Lo añade que en francés los mensajes tienen “más impacto” 66.

64

Mensajes de texto a través de teléfono móvil que emplean profusamente abreviaturas y símbolos. Un fenómeno que se ampliado con otras formas de comunicación mediante mensajes instantáneos, desde los chats hasta Facebook y el sistema What’s App. 65 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012. 66 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012.

70


Figura 15: Muestra de tweets publicados en el hashtag #sunu2012 en idiomas diversos.

71


Capítulo IV: Análisis de un mensaje que evoluciona Durante todo el proceso, las redes sociales (Facebook y Twitter, fundamentalmente) han sido el altavoz por el que las diversas iniciativas de las que hemos hablado han difundido sus mensajes y han intentado hacer visible la actividad que realizaban a través de sus plataformas y de otras herramientas de la web 2.0. Por ello, detenerse a analizar el mensaje o los mensajes que se difundían permiten ver el tono del fenómeno en su conjunto, los objetivos y los caminos por los que se han pretendido conseguir estos fines. Que el mensaje que las redes sociales vinculadas a las iniciativas de uso como herramienta de participación se haya ido modificando y haya evolucionado a lo largo del proceso, no quiere decir que no haya sido unitario o coherente. De hecho esta circunstancia pone de manifiesto la flexibilidad de estos canales y de los grupos de personas que estaban detrás de ellos y la capacidad para adecuar sus mensajes a unas circunstancias concretas que han ido cambiando. Detrás del tono de los mensajes concretos se observa que en todos los casos el objetivo de aumentar el protagonismo de la población en los procesos de la política institucional y de “forzar” la transparencia democrática se ha mantenido inmutable. Sin embargo, en cada momento del proceso electoral, en cada una de las fases, se imponía un enfoque concreto y diferente que podía responder a objetivos parciales, relacionados únicamente con ese momento. 4.1. Durante las protestas El contexto de las protestas previas a las elecciones, las que se desencadenaron a partir de la tarde del 27 de enero tras la resolución del Consejo Constitucional sobre la validez de las candidaturas, son muy particulares. Por un lado, se produce un alto grado de confusión en torno al objetivo inmediato y convergen en ese clima de contestación los que pretenden que se suspendan las elecciones, los que consideran que basta con que Wade retire su candidatura y los que creen que se debe derrotar al presidente en funciones en las urnas (Figura 16). Por otro lado, las protestas pronto se polarizaron y, sistemáticamente, se convirtieron en enfrentamientos entre manifestantes y policía. El gobierno, inmediatamente, adoptó una posición de fuerza prohibiendo todas las manifestaciones populares, lo que incrementaba el miedo entre la población de una represión sistemática y brutal, en gran medida, mirando hacia lo que había ocurrido el año anterior en los países del sur del Mediterráneo.

72


Figura 16: Muestra de posturas diversas en relación con el boicot o la participación en las elecciones a través de tweets.

En estas circunstancias, ante el temor a un apagón informativo por parte de las autoridades, la información y la difusión se convierten en la prioridad (Figura 17). Siguiendo la estela de las protestas en el norte de África (y de muchas otras en años anteriores) los ciberactivistas se persuaden de que es necesario difundir al mundo lo que está ocurriendo en Dakar. Consideran que esa publicidad es lo que puede detener una tentación de represión desproporcionada de las manifestaciones. Las redes sociales en ese sentido se configuran como el método ideal. Ante las dudas sobre el papel de los medios convencionales, los ciberactivistas saben que a través de internet tienen el potencial de colarse en los ordenadores de todo el mundo.

Figura 17: Diversos tweets muestran el clima de desconfianza de los internautas hacia los medios convencionales.

La sombra de las primaveras árabes se percibe, por ejemplo, en el hecho de que cualquier

73


dificultad de comunicación enciende las alarmas de un intento gubernamental de silenciar estas iniciativas. Cualquier colapso de las líneas telefónicas, cualquier caída de un servidor en el que haya alojadas páginas que estén informando sobre los disturbios se perciben como una maniobra de las autoridades.

Figura 18: Una muestra del tipo de fotos que circulaban a través del hashtag #sunu2012 durante las protestas.

Figura 19: Una muestra del tipo de vídeos que circulaban a través del hashtag #sunu2012 durante las protestas.

En este momento, los mensajes son fundamentalmente relatos de las concentraciones y de los enfrentamientos posteriores con todo lujo de detalles, incluidos los heridos y los daños. Los

74


twitteros relatan a pie de calle lo que está ocurriendo, mientras que otros usuarios, en la diáspora, en otras ciudades senegalesas o, simplemente, desde sus casas les interpelan o les hacen preguntas sobre episodios concretos. Los mensajes de texto van acompañados de fotografías y vídeos de los incidentes 67 (Figuras 18, 19 y 20).

67

Sólo a modo de ejemplo, en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=3iRYZditkTo&feature=youtu.be se puede ver uno de los vídeos que se colgaron sobre los incidentes con una considerable carga épica. Las imágenes muestran el despliegue de las fuerzas de seguridad en una calle, mientras Basile Niane va grabando con su teléfono móvil y haciendo un relato de lo que ocurre. Después muestran un grupo de manifestantes que se colocan justo frente a los policías con las manos en alto hasta que se sientan en el suelo y comienzan a cantar el himno senegalés.

75


Figura 20: Variada recopilación de tweets narrativos y de imágenes difundidas a través de Twitter.

Por otro lado, los ciberactivistas emplean estos mismos canales para comunicarse entre sí y tratar de coordinar esa cobertura de las manifestaciones. Así se encuentran mensajes en los que unos preguntan a otros sobre su posición, advierten sobre nuevas convocatorias y demandan voluntarios que puedan acudir a informar.

Figura 21: Compendio de tweets puramente informativos durante las protestas previas a las elecciones.

En paralelo, la voluntad de ejercer como testigos de primera mano, sobre todo, de cara al extranjero se hace evidente en un episodio concreto altamente representativo de la capacidad para influir y comunicar de estos instrumentos digitales (Figura 21). En los primeros momento, tras la resolución del Consejo Constitucional, muchos medios de comunicación extranjeros interpretaron las protestas como una respuesta a la decisión de no permitir al aspirante a candidato Youssou N’Dour, cantante reconocido internacionalmente, comparecer a las elecciones. Pronto a través de las redes sociales los ciberactivistas trataron de corregir esta apreciación. “Nos manifestamos contra Wade, no a favor de Youssou”, advirtieron. Y consiguieron que algunos de los medios modificasen su interpretación. 4.2. Durante la campaña La presencia de la campaña electoral en las redes sociales fue mínima y más todavía en los círculos en los que se desarrollaba el intento de uso ciudadano como herramienta de participación. En todo

76


caso, se encuentran algunos casos, incluso de uso de las redes sociales para la propaganda electoral (Figura 22). Sin embargo, sí que se produjo un cambio en el discurso y en los mensajes que se transmitían. Teniendo en cuenta que el desarrollo del periodo legal de campaña electoral se solapó con las protestas, durante un tiempo se mantuvieron las circunstancias que se han explicado en el punto anterior, con la diferencia de que se le unió una nueva dimensión.

Figura 22: Algunos ejemplos de propaganda electoral, no muy numerosos en el hilo de #sunu2012 en Twitter.

Fueron incrementándose los mensajes que llamaban a la tranquilidad en las calles, a la paz social por llamarlo de alguna manera, sin dejar de denunciar lo que se consideraba un exceso en el empleo de la fuerza por parte de las autoridades. Al mismo tiempo, comenzaron a difundirse mensajes que llamaban a la participación en las elecciones. En realidad se produjo una doble dinámica. A medida que se acercaba la fecha marcada para la primera vuelta de las presidenciales, el domingo 26 de febrero, el hilo del hashtag #sunu2012 difundía, por un lado, instrucciones para la recogida de los carnets de electores (que la ley senegalesa hace obligatorio para ejercer el derecho a voto) (Figura 23); mientras que, por otro lado, crecía la tensión en torno a la exigencia de que las elecciones fuesen suspendidas si Wade mantenía su candidatura.

77


Figura 23: Mensajes diversos sobre información de las candidaturas, llamadas a la participación y el proceso de recogida de los carnets de votante.

En este sentido, las redes sociales se hacían eco de una polémica que se estaba desarrollando en la arena política, ya que varias de las formaciones vinculadas al movimiento unitario de oposición M23, amenazaban con retirar su candidatura si debían concurrir junto a la del presidente en funciones. Se argumentaba como motivo para la suspensión de las elecciones el riesgo de fraude. De hecho, la mayor parte de los candidatos renunciaron a una campaña al uso (con mítines y comparecencias de prensa para explicar el programa) a favor de una estrategia que pretendía evidenciar la mala fe del gobierno, retándole con convocatorias constantes de manifestaciones e intentos de ocupación de las plazas de la Independence y del Obelisco (Figura 24). Esta estrategia fue también denunciada por el sector que llamaba a la participación en las elecciones que veía que se acercaban los comicios y muy pocos candidatos habían planteado sus propuestas. De este modo, además de las quejas por la falta de contenido político de la campaña se lanzaban mensajes que trataban de incentivar la participación: dando datos de los carnets de elector que todavía no se habían retirado, así como indicaciones prácticas acerca de los lugares y las maneras para hacerlo. Oumy Fall señala que el mensaje que se intentaba transmitir era que “las protestas pasarían y cuando eso ocurriese sólo quedarían los carnets de electores para seguir luchando” 68.

Figura 24: Un mensaje que lamenta la falta de contenido político de la campaña en el hashtag #sunu2012.

Esta última corriente fue ganando la partida a medida que se acercaba la jornada de voto. Justo antes de fin de semana decisivo el viernes 24 de febrero empezaron a aparecer mensajes que hacían pensar en una unificación de la estrategia. Con frases del estilo “ya no detendremos las elecciones, ahora tenemos que derrotar a Wade en las urnas”, el trabajo realizado desde las redes 68

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 10 de marzo de 2012.

78


sociales para que la participación fuera lo más numerosa posible se hacía evidente (Figura 25). Ese mismo viernes se detuvieron las manifestaciones en las calles con la convicción de que si las elecciones iban a celebrarse irremisiblemente debían desarrollarse en un clima de tranquilidad que no las comprometiese.

Figura 25: Mensajes diversos de llamada a la participación y de confianza en el sistema democrático antes de la primera vuelta.

Así, durante esta fase del proceso, nos encontramos con mensajes que se pueden agrupar en cuatro categorías: los que pretendían difundir al mundo las protestas que se estaban desarrollando en las calles de Dakar como garantía para disuadir a las autoridades de cometer abusos contra los manifestantes; los que pretendían crear un estado de opinión favorable a la suspensión de las elecciones, basándose en la falta de confianza en que la estructura del Estado, puesta en entredicho por amplios sectores sociales, fuese capaz de respetar las reglas del juego democrático; los que se quejaban de la falta de contenido político de los discursos y las acciones de los candidatos, considerando que algunos estaban aprovechando el río revuelto para no desvelar su falta de propuestas realistas; y, por último, los que animaban a una participación masiva y sin altercados en unas elecciones en las que se expresase la voluntad del pueblo senegalés a través de las urnas. 4.3. Durante las jornadas de votaciones La jornada del 26 de febrero, primero, y la del 25 de marzo, después, se plantearon como los días definitivos para el desafío que la salud democrática senegalesa enfrentaba y, de manera especial, para la apuesta por el uso de las redes sociales como herramienta de participación que habían hecho diversos colectivos. Sobre todo, la cita de la primera vuelta estaba cubierta por la incertidumbre de ser la primera experiencia de ese tipo en la que se embarcaban sus impulsores. Su actividad durante las protestas previas había despertado unas expectativas cuyo cumplimiento no se podía garantizar. Los impulsores de las iniciativas se comprometieron a velar por el buen funcionamiento de las elecciones (Figura 26).

79


Figura 26: Mensajes de motivación para participar en las elecciones, en este caso, el mismo día de la primera vuelta.

Por este motivo, uno de los principales y primeros mensajes que se transmitió fue la necesidad de que los senegaleses participasen en el proceso. A modo de acicate los ciberactivistas difundieron a una serie de tweets simbólicos y cargados de contenido. Los primeros mensajes de la mañana hacían énfasis en que el protagonista, el emisor ya había ejercido su derecho a voto y animaba a su audiencia a hacer lo propio. Muchos de ellos, acompañaron estos mensajes con una imagen de sus dedos manchados de la tinta indeleble que muestra el paso por el colegio electoral a modo de prueba (Figura 27). Para los observadores ajenos a la dinámica de las elecciones podía resultar chocante ver fotos de dedos tintados de rosa, sin embargo, pretendía ser un claro mensaje de responsabilidad ciudadana.

80


Figura 27: Tweets diversos que llaman a acudir a las urnas a través del ejemplo propio.

La siguiente oleada de mensajes hacía referencia al estado de los colegios electorales, incidencias relacionadas, por ejemplo, con la hora de apertura o, simplemente, referencias a la afluencia. Con estas informaciones, los ciberactivistas daban un primer paso en la cobertura de la jornada, para ello muchos se quedaron en sus colegios electorales o hicieron rondas por los centros de voto formando parte del dispositivo que se bautizado como “e-observateurs” que pretendía ser una fuerza de vigilancia local complementaria a los observadores internacionales de diversas misiones desplegadas en el país (Figura 28).

81


Figura 28: Diferentes mensajes relacionados con el dispositivo de vigilancia coordinado a través del hashtag #sunu2012.

Un episodio concreto anecdótico puede dar idea de esta labor. El 26 de febrero, el cantante, estrella mediática y frustrado candidato a la presidencia, Youssou Ndour, votaba en el colegio Nafissatou Niang de Dakar, lo que atrajo a los pocos periodistas occidentales destacados en el país. A la salida del colegio, después de que Ndour y la mayor parte de los periodistas, desapareciesen un anciano interpelaba a todos los europeos que se encontraba buscando profesionales de los medios porque tenía una información sensible que dar. Aseguraba haber visto autobuses llegar a la sede del partido en el poder, el PDS, situado a escasamente cien metros del colegio. Según el anciano, los autobuses estaban llenos de hombres supuestamente armados y muy inquietos. Las declaraciones eran la muestra del clima de tensión de la jornada de voto. Dos jóvenes escucharon al anciano y discretamente se dirigieron hacia la sede del PDS, con la intención de verificar la información e inmortalizarla, a una distancia prudencial, con sus móviles y a partir de ahí twittear lo que viesen. Los dos jóvenes consideraban que con esa información alertaban a la población y, sobre todo, a los periodistas, con la voluntad de que la presencia de testigos disuadiera a los que pudiesen tener voluntad de ejercer la violencia. Esta fue otra de las tónicas de la jornada, los mensajes que advertían de la presencia de “nervis” o de personas sospechosas en los diferentes centros de voto y de sus recorridos. La última de las corrientes de mensajes tenía que ver con la información en estado más puro, con la crónica de la jornada electoral. Esta cobertura, en todo caso, dejó algunos episodios muy ilustrativos, como por ejemplo, el vídeo del abucheo sufrido por Abdoulaye Wade en su propio colegio electoral del barrio dakarés de Point-E. Las sorprendentes e impactantes imágenes, grabadas por ciberactivista con un teléfono móvil, fueron subidas a Youtube inmediatamente y difundidas a las redes sociales, lo que permitió que con pocos minutos de retraso decenas de miles de personas pudiesen verlas (Figura 29). O por ejemplo, durante la segunda vuelta, ocurrió algo similar con los enfrentamientos entre partidarios y detractores del presidente en funciones. Las imágenes del choque también fueron difundidas inmediatamente a través de internet.

82


Figura 29: El mensaje a través del que se difundía el vídeo del abucheo a Wade.

4.4. Durante la difusión de los resultados El momento más delicado de la experiencia de uso de las redes sociales como herramienta de participación social y política durante las elecciones presidenciales de Senegal fue la difusión de los resultados de los comicios. Siguiendo el ejemplo del papel que las radios privadas habían jugado en las elecciones del año 2000, los ciberactivistas senegaleses quisieron reivindicar el potencial de los instrumentos en los que se apoyaba su acción y conquistar un pequeño espacio de protagonismo en este contexto. Para ello, se propusieron difundir los resultados con el menor retraso que fuese posible con la intención de que el cómputo de los sufragios estuviese en la calle y en boca de los senegaleses lo antes posible para conjurar el riesgo de un posible “pucherazo” (Figura 30).

Figura 30: Algunos mensajes de alerta que resultaron infundados pero que muestran el clima de tensión.

La materialización de este objetivo comenzó a hacerse patente antes incluso de que cerrasen los colegios electorales en Senegal, a las seis de la tarde hora local. La diferencia horaria con los colegios electorales del extranjero hizo, por ejemplo, que los resultados de los comicios en los centros de voto instalados en Ciudad del Cabo abriesen el goteo de informaciones. La etiqueta #sunu2012 fue el marco de un flujo constante de información sobre los resultados en colegios electorales de todo el mundo. Llegado el momento del recuento en el territorio senegalés, el ritmo de difusión de los resultados se disparó (Figura 31).

83


Figura 31: Una muestra de la difusión de los resultados a medida que se realizaban los recuentos, tanto en el extranjero como en Senegal.

Tanto en la primera vuelta (la noche del 26 de febrero) como en la segunda (el 25 de marzo), los mensajes que transmitían resultados a través de las redes sociales buscaban la imagen del máximo rigor transmitiendo la ciudad, el colegio electoral, la mesa y los resultados de los candidatos. Los emisores eran en general los voluntarios que habían permanecido en los centros de voto para ser testigos del recuento, que transmitían directamente a través de sus teléfonos con conexiones móviles a internet. En otros casos, y para facilitar la operación, los observadores podían transmitir a través de SMS (mensajes de móviles) los resultados a un centro de coordinación gestionado por los miembros de Sunu2012, que los reproducían a través del usuario de Twitter y de Facebook de la plataforma (Figura 32).

Figura 32: Tweets con indicaciones para transmitir los resultados y las incidencias en las elecciones.

La búsqueda de rigor fue una constante en el proceso de difusión de los resultados llevando a algunos de los voluntarios a acompañar sus mensajes con fotos de las actas en las que se rubricaban las cuentas del escrutinio en cada colegio (Figura 33).

84


Figura 33: Una muestra de cómo los mensajes buscaban ganar un plus de credibilidad a través de imágenes.

Finalmente, cuando ya se habían transmitido un número considerable de resultados parciales algunos de los usuarios de las redes sociales destinaron sus mensajes a difundir y comentar las tendencias, es decir, los resultados orientativos que surgían de la puesta en relación de esos resultados parciales. En el caso de la segunda vuelta, a esta oleada de mensajes analíticos, le siguió la “proclamación” por la red del nuevo presidente y los mensajes de satisfacción por el buen desarrollo de las elecciones, incluidas las manifestaciones de orgullo patrio cuando se desató la euforia (Figura 34).

85


Figura 34: Compendio de mensajes con muestras de euforia de todo tipo, incluidas la de los sentimientos patri贸ticos.

86


Capítulo V: Efectos del uso de las redes sociales en distintos ámbitos La experiencia que algunos sectores de la sociedad senegalesa 69 han tenido a través del uso de las redes sociales como instrumento de participación social durante las elecciones presidenciales ha dejado tras de sí algunos efectos que afectan de manera diferente a distintos entornos sociales. Más allá de la valoración concreta del impacto del fenómeno que se ha estudiado en los resultados de los comicios, la emergencia de las redes sociales y de los instrumentos de la web 2.0 ha operado algunos cambios de comportamientos en determinados sectores. Estos cambios de comportamiento no pretenden ser valorativos sino que son estrictamente objetivables. Debido a la proximidad y la inmediatez del proceso, las consecuencias de estas modificaciones deberán ser observadas con la perspectiva que da el paso del tiempo. 5.1. Nueva ciudadanía Los sectores sociales más familiarizados con el entorno digital (que como ya se ha dicho no son mayoritarios en la sociedad senegalesa) han encontrado en las redes sociales una nueva manera de expresión de sus inquietudes y un instrumento a través del cual éstas pueden vehicularse. El descubrimiento de esta nueva vía ha abierto nuevas puertas y ha determinado nuevas formas de intervención en la vida pública. Estas modificaciones en todo caso tienen un claro límite, como recuerda Abdou Latif Coulibaly, fundamentalmente en la escasa penetración de Internet en la sociedad senegalesa. “El hecho de que exista una herramienta moderna no garantiza que se modernicen las estructuras automáticamente” como señala Coulibaly, para el que la verdadera revolución social fue la emergencia de las radios privadas, una dimensión que aún no han alcanzado las redes sociales por los obstáculos de acceso. Entre ellas, por ejemplo, una de las ventajas que se atribuye habitualmente a las radios (por ejemplo, frente a otros medios de comunicación) es el uso de las lenguas nacionales “algo que no se observa en las redes sociales” 70. 5.1.1. Mecanismos de participación Los ciberactivistas han participado a través de las redes sociales en la construcción de la opinión pública, como se ha visto en el capítulo anterior, en diferentes momentos mediante mensajes 69

La todavía débil tasa de penetración de internet en Senegal impide que consideremos que la experiencia ha tocado a toda la sociedad. Aunque como veremos algunas de las consecuencias que se desprenden de este fenómeno terminan afectando a toda la población. 70 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 15 de marzo de 2012.

87


diversos. El ejemplo más sencillo es posiblemente el intento de pacificación de las calles en un momento de crispación social que revestía un riesgo potencial de estallido violento. La mayor parte de los mensajes que circularon por Twitter, al menos en el hilo de #sunu2012 en los momentos previos a las jornadas de voto eran llamadas a la calma y a la celebración de unos comicios en paz. No se puede olvidar que, por ejemplo, la iniciativa de la plataforma Sunu2012 tenía como objetivo principal incidir en las elecciones pero no a favor de ninguno de los partidos, sino en el proceso. El ámbito de la participación en este sentido tiene que ver con la idea de tomar la responsabilidad de velar por unas elecciones transparentes y justas. Entronca con la idea de que la población es la que expresa su opinión a través de las urnas y con la corriente más en boga últimamente de la necesidad de retomar el control de las esferas institucionales por parte de los ciudadanos. Desde el momento en el que los ciberactivistas se postulan como observadores (asumiendo roles que son propios de algunos órganos del Estado, como la Commission électorale nationale autonome - CENA) o se comprometen a hacer respetar las promesas electorales de los candidatos, ponen de manifiesto su voluntad de participar en el proceso. La novedad fundamental es el grado de protagonismo que exigen estos sectores sociales y, por otro lado, la continuidad de ese compromiso, ya que no se conforman con ser llamados a las urnas periódicamente. Vincent Foucher, igual que otros conocedores de la sociedad senegalesa, atribuyen esta dinámica a lo que consideran el “espíritu de 2000”, en referencia a la movilización desencadenada durante las elecciones de aquel año. Foucher considera que se ha experimentado en los últimos años en la sociedad senegalesa una voluntad de “toma de responsabilidad individual hacia la sociedad, la idea de que cada individuo en el fondo tiene una parte de responsabilidad y que puede hacer algo para que las cosas funcionen” 71. Esta concepción ha calado profundamente en el proceso electoral ya que encontramos un reflejo tanto en el ámbito no institucional con el “nouveau type sénégalais” (NTS) del que habla el movimiento Y’en a marre, como en el ámbito institucional con el “nouveau type de citoyen” (NTC) del que hablaba el entorno de Macky Sall 72. Una postura similar mantiene Olivier Sagna que considera que las redes sociales dieron salida a una “petición de la palabra” que latía en la sociedad senegalesa durante los últimos años 73 Por otro lado, algunos de estos sectores se corresponden con grupos de personas con una 71

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 29 de febrero de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar con Cheikh Bakhoum, encargado de la campaña electrónica del candidato, el 12 de marzo de 2012. 73 Extraído de la entrevista persona mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. 72

88


intervención en política débil. Sólo uno de los ciberactivistas entrevistados confesó tener relación con un partido político y estar vinculado a organizaciones de corte ideológico, aunque eso no quiere decir que el resto no tuviesen simpatías o preferencias. Los grupos de jóvenes urbanos, los más familiarizados con el entorno digital, son habitualmente los más tocados por la desafección hacia la política institucional. En este caso, el hecho de encontrar un canal que se percibe como propio para vehicular sus inquietudes ha permitido, que algunos de estos sectores decidiesen tomar un papel activo en el proceso electoral, aunque sin entrar en las estructuras del Estado, de hecho, al margen de estas o, más bien, en paralelo respecto a estas, ejerciendo esa labor de vigilancia, cuya efectividad, sin embargo, no es motivo de juicio. Mandiaye Pety Badji confiesa que el uso de la web que se hizo durante las elecciones tenía como objetivo “cambiar la vida, pero también cambiar las instituciones” y desde una perspectiva más personal el efecto en los usuarios fue darse cuenta de que “lo que tenían que decir, su opinión, tenía importancia para otras personas” 74, lo que supone una valorización del papel como ciudadano. 5.1.2. Mecanismos de organización y movilización La iniciativas desarrolladas a través de las redes sociales de las herramientas de la web 2.0 durante las elecciones han sido, en parte la expresión de las inquietudes de personas organizadas en colectivos de naturalezas diversas desde las ONG que formaban parte de los impulsores de la plataforma Sama Baat, hasta los blogueros asociados que había detrás del lanzamiento de Sunu2012 o el grupo de amigos que pusieron en marcha Car Rapide. Atribuir la configuración de estas comunidades al potencial de organización y movilización de las redes sociales es fácilmente discutible, ya que son estructuras previas. Sin embargo, el desarrollo del proceso y sus últimos episodios muestran cómo se fueron tejiendo otras redes imbricadas con las ya existentes, en ocasiones, y paralelas, en otras. Además estas últimas redes parecen tener dinámicas ligeramente diferentes a las anteriores. Por un lado, muchos de los pioneros de estos proyectos venían de coincidir en entornos comunes y el conocimiento y la familiaridad de compartir estos espacios (a veces físicos y a veces virtuales) ha facilitado el entendimiento posterior. Por ejemplo, Jokkolabs en su dimensión de co-working, había sido escenario común de varios de estos usuarios avanzados de tecnologías digitales. Jokkolabs es una iniciativa privada que, según Emmanuelle Nuccia Bouiti, tiene como objetivo “promover el uso 74

89

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 1 de marzo de 2012.


de las TIC a favor de la sociedad y de la emprendeduría social” 75. Igualmente, los proyectos impulsados desde este centro de transformación social y tecnológica habían puesto ya a algunos de ellos en contacto puntualmente. Cuando las tres plataformas de las que se ha hablado comenzaron a funcionar en paralelo y, dados estos antecedentes, no es de extrañar la prontitud con la que se generaron las dinámicas de complementariedad y con la que se alcanzó un buen nivel de coordinación. Por otro lado, los usuarios de las redes sociales configuran en sí mismos una comunidad. Es decir, la mayor parte de los que utilizan de manera habitual la etiqueta #sunu2012 sienten que forman parte de algo. Es cierto, que sus vínculos pueden ser calificados como débiles, por el escaso nivel de responsabilidad hacia el resto de miembros del colectivo. Sin embargo, no se puede obviar que se observan comportamientos propios de los grupos humanos. Así se observan gestos de solidaridad, como demuestra la reacción ante la agresión y el arresto por parte de la policía de uno de los miembros del núcleo más activo de la plataforma Sunu2012. El 19 de febrero Papa Ousmane Ngom fue retenido por los agentes de la autoridad senegaleses en una de las manifestaciones previas a las elecciones. En cuanto se conoció la noticia se reprodujeron las muestras de apoyo hacia el ciberactivista y las protestas a través de la red de un buen número de usuarios del hashtag. Del mismo modo, los miembros de este abigarrado colectivo respondían en momentos concretos a demandas precisas. Ya fuese información o movilización, desde la llamada genérica a implicarse en el dispositivo de vigilancia de las elecciones y de difusión de los resultados, hasta las peticiones de presencia en las manifestaciones para cubrir los posibles incidentes. Además, el grupo ha ido creciendo y reclutando nuevos simpatizantes a medida que el fenómeno ganaba visibilidad. Basta con ver la participación en el hilo de menajes generado en Twitter por Sunu2012. La participación, en los primeros momentos, se limitaba a los miembros más activos de la plataforma y que progresivamente fue “confederando” a los miembros de las demás iniciativas y a personas totalmente ajenas a estos proyectos. En algunos casos, además, la propia naturaleza del entorno virtual permite superar algunas de las barreras clásicas de las comunidades como puede ser la del espacio físico, es decir, la de las fronteras. Esta es una de las características que más valora Alioune Mustapha Diouf que señala que las redes sociales son un “lugar de comunicación que favorecen el encuentro y una dinámica en la que se comparten las informaciones”. Una de las principales ventajas que Diouf ve a estos canales es la 75

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 14 de marzo de 2012.

90


“creación de comunidades” lo que hace que a pesar de que “la penetración de Internet en Senegal sea todavía débil, las redes sociales sean importantes” 76. En palabras de Olivier Sagna, las dinámicas de debate, trabajo colaborativo y difusión colectiva de la información no sustituye los foros habituales de discusión sino que “contribuyen a la ampliación de la esfera pública” 77. El matiz de Sagna hace referencia no tanto a la creación de nuevos espacios de debate, sino a la suma de nuevos canales a espacios ya existentes, es decir, la ampliación del abanico de posibilidades para el debate político. A esta situación Mamadou Ndiaye añade la capacidad de las redes sociales para “crear grupos de manera natural y espontánea, en base a afinidades” 78. Se podría decir que las normas que rigen estas nuevas comunidades son diferentes a las que estamos acostumbrados hasta el momento. En primer lugar, la adhesión es absolutamente voluntaria (tanto en su inicio como en su duración, ya que puede ser interrumpida de manera muy sencilla, con el simple gesto de dejar de frecuentarlas). En segundo lugar, aglutinan a sujetos con intereses comunes y ese es el único rasgo que determina su pertenencia ya que no hay exigencias ni de edad, ni de origen, ni de extracción social. En tercer lugar, los lazos son débiles desde el punto de vista de las obligaciones. En cuarto lugar, del mismo modo que se han creado atendiendo a unos intereses o un objetivo común cuando estos se alcanzan las comunidades se disuelven. Hasta aquí, estas características pueden dibujar un esquema de relaciones excesivamente vinculadas a la voluntariedad de los miembros, lo que podría hacerlas ciertamente precarias. Sin embargo, tienen otro rasgo y es que van generando dinámicas que se prolongan en el tiempo. Es decir una de estas comunidades no cambia de objetivos, pero genera interrelaciones entre sus miembros que pueden llevarles después a coincidir en otras comunidades o incluso a impulsarlas. Karim Sy destaca que de la experiencia de las elecciones se extrae que “hay retos que movilizan” y plantea la duda de si esa movilización podrá mantenerse sin un horizonte claro y para cuestiones más cotidianas, sociales y cívicas. En todo caso, considera que ese espacio de democracia en el entorno virtual se va creando poco a poco y que se va consiguiendo “una capacidad de reacción en tiempo real a los problemas relacionados con el sistema democrático”, por ello considera que el siguiente reto es “llevar la transparencia a los compromisos que han tomado los políticos en el marco de una estructura de delegación de las responsabilidades” y, sobre todo, la “dinámica 76

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 8 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. 78 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. 77

91


participativa” que se ha abierto con esta experiencia 79. 5.1.3. Toma de protagonismo Papa Ousmane Ngom, uno de los ciberactivistas relacionados con Sunu2012, expresa la sensación de protagonismo de una manera tremendamente gráfica: “Los jóvenes nos hemos convertido en actores políticos usando las redes sociales. Primero fueron los raperos los que se convirtieron en nuevos actores políticos, pero ahora no son ya los raperos sino que es su público el que expresa su opinión” 80. Tanto los ciberactivistas como los expertos coinciden en que una de las características fundamentales de las redes sociales y de las herramientas de la web 2.0 son, fundamentalmente, medios de expresión. Por ello, entre los usuarios implicados en este fenómeno se repiten fórmulas del estilo “cada uno ha dicho su palabra, aquello que pensaba”, por utilizar las palabras concretas de Seydina Mohamadou Ndiaye 81. Por su parte, los expertos mayoritariamente coinciden en esta constatación aunque la valoración de este fenómeno pueda ser diferente. Sagna considera que el fenómeno del que se habla constituye la emergencia de un nuevo canal de comunicación “más democrático” y que lo que resulta verdaderamente interesante es que las iniciativas que han abierto el camino no han sido “ni de partidos políticos, ni de instituciones, sino que han sido iniciativas individuales” 82. Momar-Coumba Diop recuerda que a pesar de la extensión de estas herramientas, “el uso sigue estando limitado a una minoría” 83, mientras que Moussa Paye advierte de la desconfianza que puede generar el anonimato que permiten estas redes sociales: “En realidad no sabemos quién hay detrás de un usuario de Facebook” 84. Desde la perspectiva de los usuarios y de los impulsores de este proceso, quizá el planteamiento de Demba Gueye resulte especialmente ilustrativo: “Queríamos dar la información y también dar la palabra. No teníamos grandes objetivos, únicamente pretendíamos participar y ayudar a mejorar la democracia consiguiendo una mayor transparencia” 85. Henriette Nieng Kandé platea además otra utilidad de las redes sociales que aumenta el protagonismo de los ciudadanos: “A menudo una gran parte de los conocimientos que se generan 79

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 14 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012. 81 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 6 de marzo de 2012. 82 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. 83 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 5 de marzo de 2012. 84 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 13 de marzo de 2012. 85 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 6 de marzo de 2012. 80

92


quedan únicamente entre las élites, como los que salen de las universidades. Las redes sociales pueden ayudar a vulgarizar estos conocimientos y democratizarlos, hacerlos llegar hasta los ciudadanos” 86. 5.1.3.1. La transmisión de la voz propia El hecho de tener un nuevo canal de expresión más accesible que los tradicionales (dejando a un lado los obstáculos técnicos) ha permitido a algunos sectores de la sociedad encontrar una vía directa para hacer conocer sus opiniones e, incluso, para intervenir directamente en la creación de un estado de opinión en la sociedad. Esta circunstancia rompe lo que Muratorio ha llamado “ventriloquía política” en los estudios sobre sociedades indígenas de Sudamérica. Se refiere a una “una modalidad de representación del indígena (…), practicada por una serie de intermediarios étnicos que pretenden hablar en nombre del sujeto Indio” (Muratorio, 2004). Aplicando esta fórmula a los sectores sociales sin acceso a los medios de comunicación convencionales nos encontramos que con es habitual que múltiples actores se doten a sí mismo del papel de portavocía de la “voluntad popular”, sin embargo, el pueblo (entendido como la sociedad) no tiene habitualmente la capacidad de expresar su opinión (sus opiniones, más bien, porque son diversas e individuales) directamente. A través de las redes sociales los individuos se expresan directamente y además difunden su mensaje con un alcance potencialmente mundial. Uno de los tics de los medios de comunicación occidentales es hablar de África sin contar con los africanos, lo que genera la imagen deformada de la que se queja Antoni Castel (Castel, 2009). “Es fundamental que los protagonistas de la mayoría de las acciones que ocurren en África son africanos. Merecen, por lo tanto, que se les dé la palabra. (…) Al reconocerlos como actores, y darles voz, se contribuye a que sean visibles en su humanidad, y al mismo tiempo se enriquece la información. Con la visibilidad, se da un primer paso hacia el empoderamiento del africano y de la africana, que es un objetivo de la comunicación para el desarrollo (Castel, 2009). Castel habla también de la “galaxia Internet” o del “periodismo digital” como canales en los que fluye una información “sin intermediarios ni censuras” y que “abren una ventana al mundo que después es difícil cerrar” (Castel, 2009). Este mismo fenómeno, pero enfocado desde la perspectiva de los ciudadanos y no de los profesionales de la prensa, abre incluso nuevos caminos que conducen hacia la toma de protagonismo. A través del acceso a las redes sociales, los ciberactivistas se convierten, por un lado, en emisores directos de información, pero también en 86

93

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 8 de marzo de 2012.


fuentes privilegiadas (por su proximidad al fenómeno) a las que los periodistas pueden llegar de una manera tan sencilla que resulta complicado obviarlas. De hecho, los medios internacionales se han hecho profusamente eco del fenómeno del uso comprometido de las redes sociales por parte de esos ciberactivistas que se han convertido no sólo en origen de la información sino, incluso, en protagonistas de la misma. Una circunstancia, relativamente novedosa y mucho más difícil sin la explotación de las herramientas que ofrece el entorno digital. Esta situación sirve como prueba a la reflexión de Oumy Fall que señalaba que “aunque los internautas senegaleses no fuesen muy numerosos podían enviar lejos las informaciones” gracias a las redes sociales 87. 5.1.3.2. Apropiación de los canales El potencial del alcance de los instrumentos de la web 2.0 descansa fundamentalmente en su dimensión global, en la superación de las barreras físicas y de las fronteras nacionales, configurando un espacio con lógicas distintas a las de los mapas políticos. Pero este potencial no tiene sólo un alcance geográfico, sino también utilitario. Con la evolución de los instrumentos digitales, sus utilidades también se han ido multiplicando. Y en esta evolución resulta determinante la capacidad de los usuarios para familiarizarse con las nuevas posibilidades y para hacerlas suyas. En este sentido la evolución de estas herramientas tiene una característica especial. “La historia de la tecnología demuestra claramente que la contribución de los usuarios es crucial en la producción, ya que la adaptan a sus propios usos y valores y, en último término, transforman la propia tecnología, como lo demostró Claude Fischer en su historia del teléfono (1992). Pero el caso de internet es especial. Los nuevos usos de la tecnología, así como las modificaciones efectuadas en dicha tecnología, son transmitidos de vuelta al mundo entero, en tiempo real. Así, se acorta extraordinariamente el lapso de tiempo transcurrido entre los procesos de aprendizaje por el uso y la producción mediante el uso” (Castells, 2001). Como señala Do Nascimento, “los usos de una tecnología no se corresponden necesariamente con las formas de apropiación impuestas por la propia tecnología. Pueden también traducirse en una instrumentalización de ésta por parte de los actores sociales con el objetivo de satisfacer unos deseos precisos que persiguen en un contexto socio-económico determinado”. En este sentido Do Nascimento considera que la capacidad de apropiación de las TIC por parte de la sociedad africana ha sorprendido a aquellos que siempre “han considerado a estas sociedades como culturalmente 87

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 10 de marzo de 2012.

94


refractarias a la modernidad”. Así este autor considera que las experiencias africanas de apropiación de las TIC han estado determinadas, habitualmente, por la necesidad de “acceder a recursos que aumenten el margen de maniobra de los actores sociales en el contexto de un entorno político y económico caracterizado por la penuria. Penuria de infraestructuras, de servicios de interés general, libertades públicas, empleo, cuidados y alimentos” (Do Nascimento, 2004). De esta manera, la evolución y la utilidad de los instrumentos digitales es mayor en la medida en la que los usuarios se “apropian” de esa tecnología. La apropiación es en realidad un paso más allá de la familiaridad o el controlar. Esta última dimensión, la de controlar una herramienta, permite sacar todo el partido de una tecnología ya existente. Sin embargo, apropiársela supone conocerla, comprenderla y tener la capacidad de poder modificarla en función de unas necesidades concretas. En este caso, “Internet es una tecnología particularmente maleable, susceptible de sufrir profundas modificaciones debidas a su uso social, que pueden producir toda una gama de consecuencias sociales que no deben ser proclamadas de antemano” (Castells, 2001). Y el fenómeno vivido en Senegal durante las elecciones pone de manifiesto una dinámica de apropiación en la medida en la que los usuarios se han confeccionado herramientas a su medida, modificando, como ya se ha explicado previamente, los usos para las que éstas fueron originalmente creadas. En gran medida, las modificaciones han estado orientadas a garantizar la amplificación de la voz de los colectivos que han impulsado las iniciativas. De esta manera, el canal se ha convertido en una mera herramienta. Pero del mismo modo, no sólo ha tenido una incidencia puntual sino que abre la posibilidad a otras aplicaciones de futuro que, como aventura Castells, en el entorno digital son desconocidas. 5.2. Sobre los medios convencionales El despliegue de los usuarios a través de las redes sociales ha impuesto ciertas modificaciones en la forma de funcionar de los medios de comunicación convencionales (periódicos, radios y televisiones) en distintos ámbitos. Desde el descubrimiento del potencial de difusión de estos canales hasta el trabajo cotidiano de los periodistas el fenómeno del uso de las redes sociales durante las elecciones ha impuesto en Senegal una reflexión en el seno del periodismo. Henriette Nieng Kandé reconoce que los medios de comunicación convencionales estaban poco preparados para la emergencia de estos nuevos canales: “Casi todos los medios tienen versión on

95


line pero no una redacción específica” 88. En este sentido la TFM, televisión del grupo Futurs Media, es casi una excepción ya que de cara a las elecciones creó y puso en funcionamiento una redacción configurada ex profeso para las redes sociales 89. Kandé, sin embargo, reconoce que en este proceso los medios convencionales han sido “someramente superados por el uso ciudadano de las herramientas digitales”. Desde la perspectiva de los profesionales del periodismo la situación fue en cierta medida desconcertante como confiesa Yakhya Massaly que asegura que “entre los periodistas las redes sociales todavía no han tenido una fuerte implantación, quizá no se esperaban este proceso y se han visto un poco superados”. Al mismo tiempo Massaly considera que el fenómeno es interesante porque hace emerger “una nueva voz, la de los jóvenes”, pero también hay una dimensión que profesionalmente resulta “decepcionante”: “Cuando lees las cosas que se publican en las redes sociales te das cuenta de que son el tipo de gente que te gustaría tener delante del micrófono, que son las opiniones que te gustaría transmitir”. Sin embargo, tanto en el sentido del flujo de información como en el del trabajo con las fuentes, según Massaly hay que asumir que “se ha producido un cambio de paradigma” 90. En todo caso, estos canales no dejan de ser medios de comunicación en sí mismos (con ciertas particularidades) y al mismo tiempo nuevas herramientas de trabajo para los periodistas. Al mismo tiempo esa reflexión en torno al modelo de periodismo actual y del papel de lo que se ha dado en llamar “periodismo ciudadano” es una tónica habitual en todo el mundo. En el caso senegalés, la evidencia de esta necesidad de replanteamiento ha tenido que esperar a una cita como la de las elecciones presidenciales para hacerse patente. 5.2.1. Carácter de fuente de información Las redes sociales refuerzan el carácter de fuente de información que en realidad tienen todos los canales. El refuerzo se debe a que diversifican su impacto. Por un lado, son el lugar al que muchos ciudadanos usuarios van a informarse directamente jugando en ese sentido el mismo papel que los medios de comunicación convencionales. Cada vez son más los usuarios que acuden a Twitter, por ejemplo, de la misma manera que antes acudían en sus radios a una emisora de noticias. Por otro lado, tienen un carácter de fuente de información primaria, para los profesionales del periodismo. No se puede perder de vista que se trata de un espacio en el que comparten protagonismo en pie 88

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 8 de marzo de 2012. Información extraída de la entrevista personal con Barka Ba mantenida en Dakar el 9 de marzo de 2012. 90 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 13 de marzo de 2012. 89

96


de igualdad las empresas mediáticas (que usan sus cuentas en las redes sociales para aumentar la difusión de sus contenidos), los periodistas individualmente (ya sea para recibir o para ofrecer información) y los ciudadanos que aportan opiniones e informaciones a pie de calle, sin perder de vista que estos últimos usuarios, en ocasiones, pueden ser expertos de contrastado prestigio en una materia o testigos de primera mano de unos hechos. El principal debate establecido en este sentido hace referencia a la credibilidad, que por otro lado es la característica más determinante de una fuente de información. Mientras que los profesionales establecen ciertas prudencias, los ciberactivistas destacan su carácter colaborativo y desinteresado. Los dos discursos no son necesariamente contradictorios aunque, evidentemente muestran dos formas distintas de abordar la cuestión y también dos criterios de exigencia bien distintos, que se corresponden con los intereses diferentes de ambos colectivos. Por un lado, los profesionales de la información consideran que el anonimato, la facilidad de acceso y la falta de responsabilidad que ofrecen las redes sociales no son una buena garantía para la credibilidad. Así, el hecho de poder lanzar supuestas informaciones u opiniones, sin que nadie sepa quién es el emisor y sin que éste deba asumir las responsabilidades derivadas de sus manifestaciones tiene una doble cara. Por un lado, es la puerta para la publicación de informaciones con un alto grado de confidencialidad, sensibles o incluso incómodas, lo que en el periodismo siempre se han llamado “filtraciones”. Sin embargo, esa misma puerta da directamente al patio de las informaciones interesadas, manipuladas o voluntariamente e intencionadamente falsas. Esta doble posibilidad genera un clima de desconfianza para los profesionales del periodismo que habitualmente requieren fuentes de información fiables. La ambigüedad de estas posturas se hace evidente en la afirmación sin connotaciones (ni negativas, ni positivas) de Olivier Sagna que señala que en las redes sociales “cualquiera puede decir cualquier cosa” 91. En todo caso, eso no impide que la mayor parte de los periodistas y expertos en comunicación consultados, reconozcan el valor de este canal para su trabajo como fuente de información primaria. Es decir, el espacio en el que puede hacer saltar la alarma sobre un hecho concreto, un fenómeno o un estado de opinión. En este sentido, las redes sociales refuerzan el papel de esa llamada telefónica que recibe el periodista de una fuente y que le advierte de un acontecimiento,

91

97

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012.


que hace “saltar la liebre” y pone sobre aviso 92. Evidentemente, este carácter de fuente primaria hace que sea sólo un punto de partida, desde el que se despliega el trabajo periodístico de contraste y confirmación de la información. Desde una perspectiva bien diferente, los ciberactivistas defienden la credibilidad del canal por su propia estructura. Para este colectivo la multiplicidad de las fuentes y la posibilidad de interacción es la principal garantía. La dinámica de contraste dentro de la propia red radica en que varios usuarios pueden ser testigos del mismo episodio y la unión de las versiones ofrece una imagen más completa y verídica de lo ocurrido. En el caso extremo, los mensajes pueden ser rebatidos entre sí por los propios usuarios. Estas dos circunstancias se asumen como una garantía suficiente para los usuarios. Hay un episodio especialmente ilustrativo que pone de manifiesto el valor que las redes sociales pueden tener para los periodistas como fuentes de información en el sentido más amplio posible de la expresión. El periodista Yakhya Massaly explica desde su propia experiencia el impacto de las redes sociales en la publicación de la noticia de la muerte del joven Mamadou Dia que fue atropellado por un vehículo policial durante las manifestaciones previas a las elecciones. “Inmediatamente empezó a circular por internet un vídeo con las imágenes de la muerte del estudiante. Yo, concretamente, lo vi en Facebook. Evidentemente nosotros no publicamos las imágenes por una cuestión de sensibilidad. Pero aquel vídeo a mí me permitió hacerme una idea de la brutalidad del momento, una imagen más fiel que la de cualquier testigo sobre cómo habían sido las cosas y, evidentemente, el impacto que esas imágenes me supusieron yo lo reflejé en mi artículo” 93. 5.2.2. Canal de difusión de informaciones Las condiciones que se han comentado en el apartado anterior determinan la dinámica de las redes sociales como canal de difusión. La convivencia de los diferentes actores y su situación de igualdad hace que el flujo de información sea muy particular. En esa plaza pública la información no fluye de manera unidireccional como si se tratase de un río, como ocurre en las teorías clásicas de la comunicación relacionada con los medios convencionales; ni siquiera es la autopista de doble dirección resultante de las experiencias de implicar al público, por parte de los medios. Se trata más bien, de un auténtico nudo viario en el que la información se desplaza en un aparente 92 93

Información extraída, entre otras, de la entrevista personal mantenida con Jacques Ngor Sarr el 9 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 13 de marzo de 2012.

98


desorden entre los diferentes actores, siendo todos ellos, en la misma medida (o, al menos, en la medida que ellos lo deseen) emisores y receptores. Karim Sy plantea esta nueva realidad en términos de modificación del antiguo modelo: “De alguna manera, Twitter se ha convertido en una especie de agencia de noticias popular”. El atractivo y, al mismo tiempo, la dificultad es llegar a “encontrar el hilo que corresponde a una realidad discriminada”, es decir, a unos intereses temáticos concretos. Sy señala que el caso del hashtag #sunu2012 ha sido paradigmático y excepcional “porque el consenso se ha alcanzado inmediatamente porque el reto era muy importante y porque la comunidad es pequeña y se conoce entre sí” 94. El carácter de canal se pone de manifiesto, no sólo en la posibilidad de intercambiar informaciones propias entre los usuarios, sino que una buena parte de esos contenidos remiten en gran medida a contenidos periodísticos, ya sea de portales digitales de actualidad o de ediciones en Internet de medios convencionales. Además de manera directa, los medios de comunicación convencionales (al menos, algunos de ellos) han ido ganando en presencia en las redes sociales. La estrategia de estos medios ha sido fundamentalmente emplear la capacidad de difusión de estos instrumentos para amplificar su mensaje. Algunos de los responsables y de los profesionales de estos medios manifiestan una absoluta conciencia de la necesidad de explotar las posibilidades de estas herramientas. En el potencial de las redes sociales como canal de difusión de informaciones juega una especial importancia la credibilidad que pueda llegar a acopiar el propio canal. Todos los usuarios están de acuerdo en que es necesario trabajar para que ésta no se debilite y Seydina Mohamadou Ndiaye señala que para ello es necesario que se preste especial atención a la mención a las fuentes. Del mismo modo, hay posibilidades de las propias redes que se pueden explotar en este sentido, según Ndiaye, como es la posibilidad de “transmitir fotos o vídeos que añaden rigor a las informaciones” 95. Para Mamadou Ndiaye este es uno de los elementos en los que los usuarios deberán prestar especial atención hacia el futuro: “Los blogueros deben responsabilizarse más y darse cuenta de que no se puede lanzar a la red cualquier información. Deben observar normas relacionadas con la ética, huir de los insultos, de las informaciones falsas, de las menciones a la vida privada de las 94 95

99

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 14 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 6 de marzo de 2012.


personas, si quieren que se mantenga la respetabilidad del canal” 96. Mientras que Ibrahima Sarr advierte que el receptor siempre debe mantener ciertas prudencias, tomar ciertas distancias a la hora de “consumir” las expresiones de lo que se ha llamado “periodismo ciudadano” y que facilitan las herramientas de la web 2.0 97. A pesar de considerar el fenómeno como netamente positivo como un medio de expresión libre y sin control, Ibrahima Lissa Faye recuerda que es necesario “prestar atención porque las redes sociales son también un canal de difusión de desinformación”. Y en ese sentido establece una diferencia que los receptores deberían tener en cuenta: “El blogging es una plataforma de expresión libre, pero cuando haces periodismo tienes que ser consciente de que se deben respetar algunas normas”. Más allá de estas prudencias, desde el punto de vista de la prensa on line las redes sociales y el uso ciudadano de las mismas aparece como un factor de enriquecimiento de los contenidos y por extensión de la salud democrática y de cohesión social 98. 5.2.3. Sustitución de funciones propias de los medios La coexistencia de redes sociales y medios convencionales genera un debate entre los que abordan esa circunstancia desde una lógica de competitividad y los que lo abordan desde una perspectiva de complementariedad. Esta diferencia no se establecen entre profesionales del periodismo y ciberactivistas, sino que en ambos colectivos hay personas que abordan la cuestión de las dos maneras. En todo caso, las reflexiones acerca de la complementariedad tienen un carácter más sereno que las que establecen una competencia que lleva a la incompatibilidad. Por un lado, el temor a la competencia y al nuevo escenario de futuro condiciona a los profesionales de la comunicación que denuncian en las redes sociales una voluntad de sustituir a los medios convencionales. Por otro lado, la euforia tecnológica mueve a los usuarios de las redes sociales que consideran que los medios tienen los días contados. En la línea de la complementariedad encontramos, sin embargo, reflexiones más realistas y constructivas. Los ciberactivistas que abrazan esta opción muestran su respeto por la función social del periodismo e introducen dimensiones como una necesidad de renovación. Valorando la necesidad de que los comunicadores sean profesionales para hacer de la manera más correcta su labor, Pape Lo explica de la siguiente manera sencilla la diferencia entre el periodismo profesional y la voluntad de expresión de los ciudadanos: “Nosotros no somos periodistas, ni queremos serlo, 96

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. Informaciones extraídas de la entrevista personal mantenida en Dakar el 29 de febrero de 2012. 98 Informaciones extraídas de la entrevista persona mantenida en Dakar el 14 de marzo de 2012. 97

100


tenemos suficiente con nuestros trabajos. Sólo pretendemos usar estas herramientas para expresar nuestras opiniones” 99. En todo caso, este mismo ciberactivista pone de manifiesto una amenaza a la que se enfrentan los medios de comunicación convencionales, no sólo en Senegal sino en muchas partes del mundo: “La prensa tradicional es una prensa utilizada por los poderes”. Se trata de un lastre que juega en contra de estos medios y a favor de los nuevos canales. En este sentido, los ciberactivistas consideran que pueden enriquecer, no sustituir, a los medios de comunicación por las propias características del canal. En primer lugar, los usuarios de las redes sociales destacan la flexibilidad de estas herramientas y la rapidez. Las informaciones se difunden más rápidamente a través de Twitter, por ejemplo, que a través de la estructura más pesada de un diario, aunque sea en su edición digital. En segundo lugar, se valora la extensión de los tentáculos de las redes sociales. “Hay lugares a los que puede ser que no hayan llegado los periodistas, pero sí los usuarios de las redes sociales”, como manifiesta Madiaye Pety Badji 100. En tercer lugar, el carácter multimedia de las redes sociales las hace más atractivas que los soportes rígidos de los medios convencionales que, incluso en sus reflejos en la red son menos ricos en recursos. Como ha quedado patente durante las elecciones los mensajes a través de Twitter, pueden ir acompañados, aderezados de cualquier tipo de archivo, ya sean de texto, fotos, vídeos o hasta emisiones en directo. En cuarto lugar, las redes sociales se apoyan en una interactividad que los medios convencionales todavía no han alcanzado y que los usuarios valoran positivamente. La posibilidad de interactuar con el autor de una información, de preguntarle por aspectos concretos y recibir respuestas en tiempo real, es algo que resulta atractivo a los usuarios porque colma más sus aspiraciones, de la misma manera que garantiza un enfoque más adecuado a la voluntad del receptor de la información. Muchos de los profesionales de los medios son conscientes de la atracción que ejercen estas características y que las demandas de los consumidores van cada vez más en ese sentido y, por eso, lejos de negar el potencial de las redes sociales tratan de buscar fórmulas de cohabitación, en las que algunos de los atributos del periodismo enriquezcan a su vez los mensajes. Estos atributos son, fundamentalmente, la credibilidad, el rigor y la ética periodística. Jacques Ngor Sarr lo plantea de manera clara cuando afirma que “Internet no puede matar a la prensa, se tienen que complementar. No podrán ir uno sin la otra y todos tenemos que adaptarnos” 101. Aunque no por ello, este profesional del periodismo deja de recordar que “la deontología es el ‘abc’ del 99

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 1 de marzo de 2012. 101 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 9 de marzo de 2012. 100

101


periodismo y si no la conoces eres peligroso para la profesión”. El empuje de esta perspectiva de complementariedad y de nuevas fórmulas de convivencia se hace evidente en la figura de algunos de los protagonistas del fenómeno de uso de las redes sociales que siendo periodistas profesionales han tratado de explotar al máximo las posibilidades de las herramientas de la web 2.0, como es el caso de Basile Niane, periodista, bloguer y presidente de la asociación que ha impulsado la plataforma Sunu2012; de Ibrahima Lissa Faye, presidente de la presidente de la Association de Proffesionals de la Presse en Ligne (APPEL); o de Mamadou Ndiaye, profesor de “Periodismo multimedia”, “Usos de las TIC” y “Periodismo web” en el Centre d’Etudes des Sciences et des Techniques de l’Information (CESTI) de la Université Cheikh Anta Diop (UCAD) de Dakar. Este último, teoriza además sobre esta relación considerando que “los medios de comunicación convencionales tienen que adaptarse a la nueva situación si no quieren verse sobrepasados”. En la misma línea, respecto a los profesionales, Ndiaye considera que los periodistas deben estar convenientemente “formados para tener las capacidades de uso de estas tecnologías” 102. De una manera más tangencial aparece una perspectiva puramente resultadista que hace referencia a las posibilidades de difusión que ofrecen las herramientas digitales. Mame Fatou Ndoye recuerda que “cada uno de los actores presentes en las redes sociales intenta aprovechar al máximo el potencial para conseguir la máxima visibilidad” 103. En todo caso, la mayor parte de los profesionales y expertos familiarizados con el ámbito de la comunicación, por ejemplo, Henriette Nieng Kandé, Mamadou Ndiaye o Ibrahima Sarr coinciden en que las herramientas digitales no acabarán con el periodismo, porque se trata de una amenaza similar a la que se planteó con la eclosión de la radio y de la televisión. Sin embargo, Abdou Latif Coulibaly pone de manifiesto el elemento diferenciador: “A través de las redes sociales se pueden difundir informaciones pero hay una función periodística que no puede ser sustituida y es la investigación y el trabajo con las fuentes”. Coulibaly considera que más que en ese sentido de naturaleza de la información, la amenaza de las redes sociales puede “económica, pero es una situación a la que los periódicos se enfrentan desde hace tiempo y a la que tienen que buscar una solución”. En realidad, Coulibaly apuesta por una lógica de complementariedad ya que señala que una buena parte de las informaciones que se difunden a través de las redes sociales parten de los

102 103

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 9 de marzo de 2012.

102


medios convencionales, lo que les hace tener más presencia que nunca 104. 5.2.4. Agente motivador Este equilibrio entre la competencia y la complementariedad ha tenido diversos efectos concretos en el trabajo cotidiano de los periodistas, como puede ser el hecho de asumir las redes sociales como fuentes de información y la necesidad de dirigir sus miradas hacia ellas o de generar contenidos dirigidos a estos canales, además de a los soportes que les eran propios. Sin embargo, hay un efecto que puede destacarse que se desprende directamente de la sensación de competencia, se trata del efecto acicate o motivador. En cierta medida, las redes sociales han hecho que en algunos casos, los medios convencionales fuesen un paso más allá de lo habitual. El hecho de que algunas informaciones ya estuviesen en las redes sociales ha servido de motivación para que los medios de comunicación se hiciesen eco de ellas. No parece descabellado pensar que en algunos de esos casos, las informaciones no habrían tenido espacio en los medios de no ser porque ya estaban en boca de amplios sectores de las sociedad. Uno de los ejemplos más claros es el abucheo padecido por Wade en su centro de voto durante la primera vuelta de las elecciones. Poco tiempo después de que se produjese este episodio, las imágenes estaban colgadas en internet y eran difundidas a través de las redes sociales como ya se ha explicado. Esta situación hizo incuestionable en los medios convencionales la pertinencia de dar esta información. 5.2.5. Un canal de respuesta Las redes sociales, entendidas como un complemento de los medios convencionales, no sólo les dan una capacidad de difusión más amplia sino que les permiten afinar más en los gustos de sus consumidores. La interacción de estas herramientas y su uso directo por parte de la audiencia de los medios les permiten conocer sus intereses y necesidades. Los periodistas pueden saber a través de las redes sociales cuáles son los temas que interesan a los ciudadanos y también cuales son las reacciones ante las informaciones publicadas como señala el periodista Jacques Ngor Sarr: “Las redes sociales nos ofrecen pistas, nos permiten saber lo que quieren los ciudadanos y, por ejemplo, en el proceso de las elecciones nos hemos dado cuenta de la falta de identificación de los ciudadanos con el poder. Además no estamos acostumbrados a saber qué les han parecido a nuestros lectores nuestros artículos. Tendremos que acostumbrarnos a eso, que a veces supone 104

103

Informaciones extraídas de la entrevista personal mantenida en Dakar el 15 de marzo de 2012.


críticas, pero que puede enriquecer y mejorar nuestro trabajo” 105. Algunos medios, a través de sus cuentas en las redes sociales tienen más fácil la recogida de estas reacciones. Otros, que todavía no se han incorporado completamente a esta nueva realidad, dependen de que sus periodistas a título individual se preocupen de saber qué es lo que se mueve en las redes sociales. En todo caso, es indudable que cada vez son más los periodistas que por interés o por responsabilidad profesional dirigen su mirada ocasionalmente a estas nuevas herramientas. 5.2.6. Incorporación a las redes sociales El propio fenómeno ha servido de uso de las redes sociales durante las elecciones ha servido de caja de resonancia de estas herramientas y ha puesto de manifiesto su potencial a las personas que desconfiaban. De esta manera, bien por el aumento progresivo de los usuarios, bien por la atención ofrecida por los medios de comunicación internacionales o bien por una combinación de ambos factores, algunos medios senegaleses se han ido poco a poco introduciendo en el uso de las redes sociales en diferente medida, con diferentes objetivos y empleando distintas estrategias. En estos casos, tampoco hay que obviar la presencia en estos medios de personas especialmente familiarizadas con estas herramientas. La TFM (Télé Futurs Médias) ha sido la cadena puntera en la inmersión en las herramientas 2.0. Barka Ba, el director de informativos de la cadena, explicaba que la apuesta por estos nuevos canales era clara y tenía que ver con la voluntad de presentarse como “una cadena moderna”, para ello se había configurado una redacción expresamente para medios digitales, formada por cinco personas y creada con la colaboración de Google Sénégal. “Se ha hecho evidente que las redes sociales y las herramientas digitales son importantes de cara al futuro y, además, se ha visto que se puede rentabilizar la inversión necesaria”. Desde el punto de vista de la compañía las ventajas de estos canales, según Ba, eran la posibilidad de “recoger información”, es decir, de pulsar las reacciones a las noticias “en tiempo real”; pero también de “ser más reactivos” y aprovechar la “capacidad de difusión, por ejemplo, de las noticias de última hora”; eso sin contar las dimensiones puramente periodísticas de ampliación de las fuentes de información o de reorientación de los enfoques de las noticias 106. 5.2.6.1. Participación estándar (en twitter y facebook) 105 106

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 9 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 9 de marzo de 2012.

104


La inmersión de los medios de comunicación convencionales en las redes sociales es también un proceso que en la mayor parte de los casos comparte etapas, o al menos, algunas de ellas. La primera de ellas es una presencia que podríamos considerar estándar y que consiste únicamente en la posesión de una cuenta corporativa, es decir, a nombre del portal de internet, del periódico, de la emisora de radio o de la cadena de televisión. En esta primera fase la actividad se limita a emplear las redes sociales para dar mayor difusión a los contenidos habituales. Es decir, se emiten mensajes que remiten a las informaciones publicadas en los sitios web de las compañías periodísticas. Este uso es poco más que un sistema de promoción y de atracción de los usuarios hacia la web del medio de comunicación. En este sentido, varios medios han empleado, Twitter, en general, y más particularmente el hilo generado por el hashtag #sunu2012 para dar difusión a sus contenidos. Además de los portales de actualidad senegaleses como Seneweb, Nettali o Leral, algunos medios internacionales han twitteado empleando esta etiqueta, desde las televisiones Al Jazeera o France24, hasta el portal SlateAfrique y también medios de comunicación convencionales senegaleses como las cadenas TFM y 2sTV. En estos casos, los medios emplean la red social y, concretamente, el hashtag para asegurarse de que sus mensajes llegan a personas interesadas con un tema concreto. En el fenómeno que nos ocupa, los medios sabían que con esta estrategia entraban en las pantallas de personas que tenían interés por las elecciones presidenciales en Senegal y por el fenómeno de uso ciudadano de las redes sociales. Es decir, es una herramienta de difusión y promoción muy precisa y dirigida a usuarios concretos. 5.2.6.2. Iniciativas novedosas (twitter live, redes sociales en emisiones...) Un segundo estadio de la presencia mediática en las redes sociales se despliega cuando estos desarrollan iniciativas concretas y diseñadas especialmente para estas herramientas. La mejor manera de entender esta utilización más evolucionada de las herramientas de la web 2.0 es explicar dos de las experiencias que se pusieron en marcha durante las elecciones presidenciales. La primera de ellas fue desplegada por la TFM y tiene dos dimensiones. Por un lado, durante el proceso electoral trasladaron una emisión establecida en la cadena, la “Pregunta a los espectadores” a las redes sociales. Así, cada día no sólo proponían esta cuestión cotidiana a través de Twitter, sino que en el programa en el que hacían públicas las respuestas de los televidentes a las preguntas concretas reservaban un espacio para las opiniones de los internautas. Por otro lado, el programa especial de las jornadas electorales (tanto en la primera como en la segunda vuelta)

105


incorporó en esta ocasión, por primera vez un “punto de control” de las redes sociales. Es decir, además de contar la actualidad de la jornada, miraban hacia Twitter, Facebook y Google + para transmitir a través de la televisión qué era lo que se estaba comentando en estos foros. Por otro lado, la 2sTV puso en marcha, entre la primera y la segunda vuelta una iniciativa igualmente novedosa. La televisión emitía a diario el programa Le Duel en el que dos figuras políticas cada una representando a uno de los dos candidatos (Macky Sall y Abdoulaye Wade) debatían sobre un tema concreto. El 14 de marzo el programa versaba sobre las políticas energéticas y fue el día escogido para lanzar el hashtag #LeDuel. A través de esta etiqueta se abría a los espectadores una nueva vía de participación. Los mensajes publicados con este hashtag en Twitter aparecían sobreimpresionados en la pantalla de televisión durante la emisión de manera que en el mismo momento en el que los políticos planteaban sus propuestas, los internautas opinaban sobre ellas, compartiendo su opinión con el resto de espectadores y sin interrumpir los discursos. Este sistema se mantuvo hasta el final de la emisión, justo antes de la celebración de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales. 5.2.7. La atención de los medios internacionales La atención que los medios internacionales han prestado al fenómeno del uso de las redes sociales como herramienta de participación en las elecciones presidenciales de Senegal no es sólo una medida del éxito que esta experiencia ha obtenido. Es además una consecución de uno de los objetivos de los impulsores de este fenómeno, la conquista de una voz propia. Es, en realidad, la consecución de un protagonismo para los ciudadanos anónimos, al margen de los partidos políticos, sin precedentes. El hecho de que medios de difusión mundial se fijasen en colectivos populares a priori tan poco poderosos como el equipo de Sunu2012 supone una victoria en la búsqueda de “una voz propia”. Entre los casos más destacables se pueden citar los artículos y reportajes publicados por Ràdio France International a través de su Atelier des Média, o en France24 en el apartado Les Observateurs, ambas iniciativas son experiencias de periodismo ciudadano pero auspiciadas por los propios medios y supervisados por sus profesionales. Del mismo modo, SlateAfrique ha publicado tanto en sus blogs como es su espacio de actualidad diversas piezas haciendo mención al fenómeno de uso de las redes sociales desde diferentes perspectivas. Le Nouvel Observateur también se ha hecho eco de las iniciativas del ciberactivismo senegalés durante las elecciones en secciones diferentes. A través de una periodista sobre el terreno, la cadena holandesa Radio

106


Nederland Wereldomroep ha publicado diversas piezas relacionadas fundamentalmente con Sunu2012, incluido un vídeo con el explícito título “La victoria de Sunu2012”. Por otro lado, piezas relacionadas con este movimiento han visto la luz en compendios de blogs como Globalvoices o en medios de comunicación extranjeros aunque de alcance local como Citizen Nantes, la web de 4M Montpelier 2012 (un canal de información vinculado al Canal France Internacional (CFI), o el portal canario de información sobre África Guinguinbali. A modo casi de anécdota, pero con una importante carga simbólica, es necesario también remarcar que un reportero de Radio France acompañó durante toda la jornada electoral del 26 de febrero a Basile Niane, periodista, bloguero, presidente de la asociación de blogueros de Senegal y una de las cabezas más visibles de Sunu2012, para realizar un reportaje sobre el personaje y sobre la iniciativa que lideraba. 5.3. Sobre los actores políticos El hecho de que la explosión en las redes sociales de la que se está hablando se produjese en las elecciones presidenciales y el hecho de que uno de los principales objetivos de sus usuarios fuera incidir en el proceso electoral ha provocado un evidente impacto en la percepción que los hombres políticos y los propios partidos tienen de las redes sociales. Esta situación encaja perfectamente con un contexto internacional en el que este rol se está debatiendo en todo el mundo y en el que, cada vez más los líderes políticos están presentes en internet e intentan reforzar su contacto con los electores como estrategia comunicativa a través de las herramientas de la web 2.0. 5.3.1. Cambio en el tiempo Una de las circunstancias más interesantes de la investigación es que el hecho de que se enmarque entre dos hitos electorales, la primera y la segunda vuelta genera un periodo de tiempo en el que precisamente se han producido algunas de las evoluciones en el uso de las redes sociales. Ya se ha hablado de las dinámicas de colaboración entre los distintos colectivos en el lapso entre las dos jornadas de votación. El otro aspecto en el que se ha observado una evolución sobre la marcha ha sido en el uso que han hecho los propios hombres políticos. El caso más representativo se observa en uno de los candidatos que pasaron el corte de la primera vuelta, precisamente el que acabó ganando las elecciones y convirtiéndose en presidente de la República de Senegal, Macky Sall. El candidato de la oposición había publicado 69 tweets durante el mes que precedió a la jornada del 26 de febrero. Este número se multiplicó a raíz de esa primera

107


cita. Es decir, entre la primera y la segunda vuelta, Sall publicó 134 mensajes a través de su cuenta en Twitter. Sin embargo, la evolución va más allá de una cuestión puramente cuantitativa. El futuro presidente senegalés, no sólo intensificó su actividad, sino que modificó el carácter de sus mensajes. Si en los que se observan en el primero de los periodos mencionados apenas usaba la plataforma de microblogging para anunciar sus mítines o para advertir de la incorporación en su perfil de Facebook de nuevas fotos de alguno de sus actos; durante el segundo periodo, los mensajes ganaron en contenido. Sus mensajes comenzaron a incorporar propuestas electorales y proposiciones relacionadas con medidas concretas. Baste para ilustrar esta evolución un ejemplo. El 1 de marzo Macky Sall publicaba un tweet compartido también en su página de Facebook lleno de contenido preciso: “de cinco deberán pasa a siete. El presidente de la República no podrá proponer más que tres de esos siete miembros; la Assemblé National, a través del grupo de la mayoría propondrá uno; el grupo de la oposición designará a uno y los dos restantes serán propuestos por los propios magistrados mediante mecanismos establecidos” 107. Citando un segundo ejemplo que, en este caso, ilustra el impacto de los mensajes lanzados a través de las redes sociales se puede señalar que una de las actualizaciones publicada el 12 de marzo fue compartida hasta en 300 ocasiones por sus “fans”. Desde la perspectiva de los expertos en comunicación política no se puede perder de vista que esta imagen tan exitosa no era más que un folleto de propaganda electoral pura y dura. Cheikh Bakhoum evidenciaba la dimensión cuantitativa de las cerca de 700.000 cuentas de Facebook senegalesas diciendo que “no se puede dejar pasar la posibilidad de llegar a 700.000 votantes”. Igualmente, estos usuarios de las redes sociales suponen, en general, un sector de la sociedad que no es tan sensible a otros mecanismos de comunicación política, ya que “son, sobre todo, jóvenes de entre 18 y 25 años” 108. Por último, para entender la resistencia a esta evolución por parte de los líderes políticos basta con atender a la reflexión que realiza Manuel Castells, cuando explica que “los partidos políticos se expresan a menudo a través de las redes sociales”, pero establece una limitación básicamente apoyada sobre la experiencia cuantitativa. Ya que Castells señala que “sin embargo, la televisión, la radio y la prensa escrita son los medios privilegiados porque se adaptan mejor al modelo de 107

Sall hacía referencia con este tweet a la propuesta que su partido hacía para la reforma de un Consejo Constitucional cuyo prestigio había quedado en entredicho por su decisión acerca de la validación de la candidatura de Wade. 108 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 12 de marzo de 2012.

108


comunicación de uno-hacia-muchos que continúa siendo la norma en política” (Castells, 2001). En todo caso, desde el entorno político, Bakhoum señalaba que habían sido las primeras elecciones con las redes sociales activas, que el poder casi no las había usado y eso suponía un grave error y que algunos habían empezado a utilizarlas demasiado tarde, pero que todos los líderes habían terminando comprendiendo su importancia 109. 5.3.2. Instrumento de la estrategia de comunicación En todo caso, la importancia para los políticos de la presencia en estas redes sociales todavía sigue siendo una cuestión controvertida. El cambio de paradigma comunicativo podría ser uno de los factores que provocan vértigo a algunos de los encargados de las estrategias de los políticos. Otro, podría ser el temor a una modificación del status quo. Y sin duda, algunos políticos y sus asesores se enfrentan a un desconocimiento de estos canales que no les genera demasiada confianza. Por ello, aún se pone en duda el valor de las redes sociales, cuando lo único que debería cuestionarse es el tipo de presencia que los políticos deben tener. En el caso de Senegal, por ejemplo, los más reacios a la inmersión de la política en los nuevos entornos digitales señalan que los candidatos que han tenido mayor presencia en las redes sociales no han obtenido buenos resultados. En efecto candidatos como Ibrahima Fall, Idrissa Seck o Cheikh Bamba Dieye eran los que contaban con un mayor número de “fans” en sus páginas de Facebook y ninguno de ellos superó la prueba de la primera vuelta. Por otro lado, los dos aspirantes que comparecieron a la elección definitiva, tenían cifras muy alejadas de estos pioneros de la presencia en las redes sociales. Sin embargo, es muy reduccionista establecer una relación de este tipo. Ya que ninguno de ellos aparecía en las primeras posiciones de intención de voto en los sondeos previos. El responsable de la e-campaña de Macky Sall, Cheikh Bakhoum establece una reflexión en torno a la presencia de los políticos en las redes sociales que parece más sujeta a la realidad: “Está claro que todos aquellos candidatos que están presentes en las redes sociales no van a ganar; pero está igualmente claro que los que no están, perderán” 110. Esta máxima pone de manifiesto que cada vez más se impone la conciencia de que las redes sociales son otro de los campos a tener en cuenta en las estrategias de comunicación política. Mamadou Ndiaye sentencia que hasta el momento los políticos han tenido una presencia “pasiva” en las redes sociales, frente a la presencia “activa” de los ciudadanos. Sin embargo, con 109 110

109

Información extraída de la entrevista personal mantenida en Dakar el 12 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 12 de marzo de 2012.


experiencias como la de las elecciones presidenciales de 2012, Ndiaye considera que se impone para los políticos “la necesidad de incluirlas en su estrategia de comunicación” y que se han dado cuenta de que “se tienen que interesar por estos canales para la creación de la e-reputación” 111. 5.3.3. Canal de comunicación Las características de las redes sociales imponen un esquema distinto de comunicación en el ámbito político. Desde la perspectiva ciudadana se multiplican las posibilidades y aumenta la sensación de protagonismo, pero no está del todo claro que sean las condiciones más deseables para los estrategas de la comunicación política, como advertía Castells. La interactividad abre la puerta a un diálogo más directo entre candidatos y electores o entre cargos electos y ciudadanos. De esta manera los políticos pueden ser directamente interpelados, preguntados por asuntos concretos y puestos a examen continuamente. Sin embargo, desde la perspectiva del ámbito político estas posibilidades tienen dos interpretaciones bien distintas. Por un lado, una interpretación negativista que puede llevar a pensar a los asesores políticos que su líder está mucho más expuesto y mucho es más vulnerable a ser puesto en evidencia. La posición de orador desde un atril a un auditorio que sólo escucha o, en el mejor de los casos, tiene limitadas sus posibilidades de intervenir e interpelar, es mucho más cómoda que la de estar sentado a una mesa a la misma altura que sus interlocutores. Esta es la utilidad de la que habla Ahmadou Camara cuando advierte que las redes sociales “pueden ser para los candidatos una manera de comunicarse directamente con los ciudadanos”. En este sentido, Camara apunta que puede no haber sido casualidad que este proceso se haya vivido en Senegal recordando el gusto de senegaleses por el diálogo político 112. Se trata de una premisa que se hace evidente a la vista de las numerosas iniciativas. Hay una segunda visión, en todo caso, con un carácter más constructivo que trata de extraer las ventajas de ese modelo de comunicación e interacción generado por las redes sociales. Se trata de la posibilidad de conocer más de cerca los intereses y las preocupaciones de los ciudadanos. Cheikh Bakhoum aseguraba durante el proceso electoral que los mensajes recibido a través de las redes sociales eran analizados por el equipo del candidato y que en los casos en los que se consideraba pertinente algunas de las demandas llegadas por esta vía habían pasado a formar parte del discurso de Macky Sall y de sus compromisos electorales. 111 112

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012.

110


En relación con el protagonismo de los candidatos en las redes sociales es necesario poner de manifiesto una circunstancia que puede parecer contradictoria. Se trata de la escasa, casi inexistente, presencia del presidente de la república en funciones durante las elecciones, Abdoulaye Wade. Su escasa actividad en las redes sociales llama la atención ya que, desde su elección en el año 2000, Wade se había erigido como el gran defensor de las TIC como motor de desarrollo. En diferentes ocasiones, durante estos doce años, el tercer presidente senegalés ha manifestado su apuesta por impulsar la tecnología y la informática en el país. Y no sólo se había quedado en el discurso, sino que había puesto en marcha diferentes iniciativas orientadas a conseguir ese objetivo que percibía como íntimamente ligado a la modernización. A pesar de este perfil, Wade no se ha dejado ver demasiado activamente en las redes sociales, que ciertamente, en general, le eran bastante hostiles. Cuesta creer que con esa trayectoria de valorización de las TIC, el antiguo presidente y sus asesores hubiesen menospreciado la importancia de explotar este canal como una herramienta más. Del mismo modo, podría ser que la llegada tardía y la perspectiva de un entorno hostil, les hubiese llevado a decidir que entrar en el debate podía desgastar demasiado al candidato. Por otro lado, tampoco desarrollaron una estrategia digital (con las herramientas de la web 2.0) al margen de los entornos en los que los ciudadanos estaban construyendo su espacio de debate y opinión. En todo caso, la ausencia de Wade en este ámbito es un hecho, aunque los motivos no puedan establecerse claramente. 5.4. Sobre la diáspora Si una característica destaca en el entorno de internet es que el espacio virtual se rige por normas bien distintas a las del espacio físico, fundamentalmente, se rompen las fronteras y se acortan las distancias. Por ello, las TIC han sido una herramienta ampliamente utilizada por las diásporas. En el caso de Senegal no nos encontramos con una excepción. Los migrantes fueron determinantes en la explosión del teléfono móvil en su momento y están jugando un papel importante en la actualidad en el desarrollo y la implantación de la informática. La comunidad de la diáspora ha sido, sin duda, uno de los principales protagonistas del fenómeno de uso de las redes sociales como herramienta de participación, por un lado, como actores directos en este proceso y, por otro, como destinatarios o, más bien, como beneficiarios de algunas de las consecuencias de esta experiencia. Los ciberactivistas explican cómo durante las protestas previas a las elecciones el contacto con

111


usuarios que estaban en la diáspora era constante. Seydina Mohamadou Ndiaye reconoce que mientras twitteaban lo que ocurría en las calles de Dakar recibían preguntas concretas de senegaleses en el extranjero y que estos les manifestaban que se sentían mucho más cerca, más implicados en el proceso 113. Pape Lo emplea una imagen más simbólica de esta cercanía virtual cuando explica que algunos de sus interlocutores en la diáspora le habían dicho que “incluso podían sentir el olor de los gases lacrimógenos” 114. En lo que se refiere al seguimiento de las elecciones, Papa Ousmane Ngom considera que las redes sociales han permitido a los senegaleses en el extranjero tener toda la información, pero además poder adoptar una actitud más activa gracias a esa posibilidad de pregunta y respuesta. Los sistemas de televisión por satélite ya permitían a estos miembros de la diáspora seguir los programas especiales de las elecciones pero su actitud ante esas emisiones era totalmente pasiva. Sentados delante de la televisión su única posibilidad de decidir cómo actuar consistía en cambiar o no de canal. Con las herramientas de la web 2.0, sin embargo, han podido verter opiniones o dudas sabiendo que sus compatriotas en el territorio senegalés las recibían y además que podían comentarlas, compartirlas, reforzarlas o discutirlas 115. Oumy Fall señala que después de esta experiencia “hay gente que nunca dejará Twitter”, “porque se establece un contacto, una comunicación que te hace sentir más cerca, que tu opinión cuenta” 116. Esta implicación, como se puede observar, tiene una dimensión psicológica y sentimental tan fuerte como difícilmente mesurable. Cheikh Fall asegura que por los contactos que tuvo durante el proceso los senegaleses en la diáspora que han empleado las redes sociales se han sentido “más cercanos y orgullosos de su pueblo” que en otras citas electorales. Y de la misma manera considera que esta experiencia es un hito en la democratización de los canales de comunicación porque “a pesar de que Senegal es un país pobre de África, las redes sociales no pertenecen a nadie” y están al alcance de la mayoría 117. Emmanuelle Nuccia Bouiti le da a esta relación a través de las redes sociales entre internautas en la diáspora e internautas en Senegal un sentido prácticamente circular. “En la diáspora podían saber en cada momento lo que ocurría porque estaban en contacto con gente que estaba sobre el terreno. Había gente que no podía estar aquí, pero gracias a estas redes, estaba. Pero también los 113

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 6 de marzo de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012. 115 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 7 de marzo de 2012. 116 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 10 de marzo de 2012. 117 Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 5 de marzo de 2012. 114

112


senegaleses de aquí veían cómo los senegaleses de la diáspora reaccionaban a lo que estaba pasando en el país. Se puede considerar que ha sido una herramienta para no sentirse apartado, para participar desde cualquier lugar del mundo” 118. Por otro lado, la implicación de la diáspora en el dispositivo de vigilancia y cobertura de las elecciones se hace evidente a tenor de los mensajes difundidos a través de la etiqueta #sunu2012. Mediante este hilo se centralizaron las incidencias de las elecciones no sólo en Senegal, sino en los centros de voto situados en el extranjero. Los senegaleses de la diáspora quisieron reivindicarse en el dispositivo compartiendo las evoluciones en diversas ciudades del mundo, desde los horarios de apertura de los colegios electorales, hasta la afluencia y, por supuesto, en último término, los resultados. Así, en las tendencias de voto que los impulsores de Sunu2012 manejaban se incluían los escrutinios de las mesas electorales situadas por todo el mundo, desde Sudáfrica hasta Francia y desde Estados Unidos hasta Mali. Durante la segunda vuelta uno de los miembros de una de las mesas electorales situadas en Barcelona seguía a través de Twitter los incidentes y los acontecimientos en Dakar y los comentaba con sus compañeros y con el resto de electores que se acercaban para depositar su voto. Acabada la jornada, los resultados de Barcelona aparecieron también en el hilo de #sunu2012 junto a los de tantas otras ciudades.

118

113

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 14 de marzo de 2012.


Capítulo VI: Conclusiones y perspectivas de futuro A pesar de escasa penetración de internet en Senegal y de las limitaciones de uso (ya sean técnicas o económicas) las redes sociales han permitido indudablemente “una ampliación del espacio público”, por emplear las palabras de Olivier Sagna. Esta consideración supone que se ha extendido, reforzado y profundizado el debate y que se ha incorporado a él a algunos sectores de la sociedad que hasta el momento podían estar excluidos de los procesos políticos, ya fuese por la propia mecánica electoral o por una voluntad propia motivada por el desinterés y la desafección. Este sector social es, fundamentalmente, el de los jóvenes urbanos, al que pertenecen todos los ciberactivistas entrevistados que reconocen en la mayor parte de los casos que a través de las herramientas de la web 2.0 han encontrado el mecanismo de participación en las elecciones con el que se sienten más cómodos. Esta intervención además, no tiene sólo un carácter individual sino que destaca por encima de todo su carácter social, la motivación de estar interviniendo en el sistema para hacerlo más democrático y transparente, es decir, la sensación de estar mejorándolo para beneficio de toda la comunidad. Ante la dificultad de determinar concretamente el impacto de esta experiencia, lo único que se puede constatar es que la percepción de los propios ciberactivistas de haber jugado un papel importante tiene ya un efecto psicológico (para cada uno de ellos) y sociológico (desde la perspectiva de la comunidad) y consiste en una apropiación del proceso. A partir de este momento, sintiendo que han sido importantes y que han tenido un papel en las elecciones, estos colectivos las perciben como algo propio. Una de las principales preocupaciones de los impulsores de estas iniciativas era difundir los resultados (oficiosos pero rigurosos) con la mayor celeridad que fuese posible para dificultar un posible intento de fraude electoral y alejar cualquier tentación de manipulación. En este sentido, las redes sociales han jugado en las elecciones de 2012 un papel equivalente al que jugaron en las de 2000 las radios privadas. Las radios todavía funcionan, por lo que no se ha producido una sustitución sino un aumento de los mecanismos de vigilancia de los ciudadanos hacia las instituciones. Mamadou Ndiaye pone de manifiesto un paralelismo significativo: algunos medios internacionales han extendido la idea de que los internautas han sido los “centinelas” de la democracia, precisamente la misma denominación que recibieron las emisoras de radio en los

114


comicios del año 2000 119 Por otro lado, la experiencia del uso de las redes sociales ha sido fundamentalmente un experimento, un primer ensayo que ha modificado las percepciones de otros sectores de la sociedad, como pueden ser los medios de comunicación o la clase política. En el primer caso, los medios de comunicación han entendido que estas herramientas son un canal de expresión potencialmente poderoso y han actuado en consecuencia. Por un lado, han escuchado y transmitido lo que se decía en las redes sociales y por otro han intentado tomar posiciones en este proceso, siempre con la incertidumbre de que el modelo de intervención en estos nuevos canales todavía no está definido. En todo caso, a pesar de esta falta de certeza el hecho de que hayan puesto en marcha iniciativas diseñadas expresamente para estos canales no deja ninguna duda sobre su interés. En el entorno político, la reacción ha sido más tibia, pero no por ello se puede afirmar que no se haya producido. Se han mostrado algunos ejemplos de cómo los hombres políticos han buscado tener presencia en las redes sociales y de cómo han empezado a trabajar lo que el doctor en comunicación Mamadou Ndiaye llama la e-reputación. Al margen, de las experiencias concretas se ha instalado en el ámbito de los expertos la certeza de que estas herramientas están llamadas a jugar un papel importante en el futuro, lo que hace pensar que esta seguridad acabará transfiriéndose poco a poco a las estrategias concretas. Teniendo en cuenta la experiencia de las elecciones presidenciales es apenas una primera expresión de un proceso en pleno desarrollo, posiblemente la cuestión más importante a partir de este momento es cómo va a evolucionar a partir de ahora. A la pregunta “¿qué será de las iniciativas en el futuro?” la mayor parte de los ciberactivistas entrevistados y muchos de los expertos en distintos ámbitos ponían de manifiesto dos retos básicos. El primero, ampliar el campo de actuación, es decir, extender la actividad que se ha limitado a la esfera política a otros campos como la salud, la educación cívica o la solidaridad, por citar algunas posibilidades. El segundo aspecto en el que este uso de las redes sociales debe evolucionar, a juicio de sus protagonistas, es precisamente en la actitud de sus usuarios. Los blogueros, twitteros, etc, deben tomar conciencia de la importancia de los mensajes que lanzan y por ello atender a criterios de veracidad, ética y responsabilidad, si lo que se pretende es conseguir que el canal vaya adquiriendo un prestigio social que haga que su capacidad de medio de expresión, opinión y participación sea 119

115

Información extraída de la entrevista personal mantenida en Dakar el 2 de marzo de 2012.


eficiente. En este sentido, las redes sociales deben luchar contra el prejuicio de su origen lúdico y sobrepasar la percepción de que son solamente cosa de jóvenes, algo así como un juguete, para demostrar su utilidad en la construcción de una sociedad más participativa. Los ciberactivistas han tenido a través de esta primera experiencia un lanzamiento para ocasiones futuras en la dinámica de creación de comunidades espontáneas y con intereses comunes de la que ya se ha hablado. Se han conocido y han generado las primeras reglas, en la mayor parte de los casos, no escritas. En este sentido, han abierto la puerta a colaboraciones futuras y a experiencias conjuntas siempre con ese tono de entornos colaborativos y de aportaciones individuales que configuran un todo más amplio que la suma de las partes. Dentro de estas perspectivas de futuro se mencionarán a continuación tres citas, sólo a modo de ejemplo, sin voluntad de exhaustividad y con características muy diferentes. En el momento de la realización de esta investigación las elecciones legislativas eran el horizonte más próximo. Los comicios se celebraron el 1 de julio. La actividad en las redes sociales fue prácticamente inexistente; el esfuerzo desplegado por las iniciativas que habían sido tremendamente activas durante las elecciones presidenciales fue mínimo; y la participación en las elecciones fue extremadamente baja, concretamente de un 21%. No se pretende transmitir la idea de que la desmovilización en las redes sociales ha provocado la falta de motivación para acudir a votar, antes al contrario. La falta de actividad en el entorno virtual es un reflejo de la poca importancia que la sociedad senegalesa daba a las elecciones legislativas. Es posible que el desgaste, el esfuerzo realizado en las elecciones presidenciales (poco más de tres meses antes) haya tenido un papel importante en esta desafección, unido, sin duda, a la falta de percepción de que se tratase de una cita trascendental. Por otro lado, Ghana prepara sus elecciones presidenciales para el mes de diciembre de 2012. Se trata de uno de los países africanos con una mayor actividad en internet, con una comunidad de blogueros más numerosa y dinámica y con un hábito de uso de las redes sociales intenso. La proximidad de la cita electoral ha hecho que empiecen a desplegarse ya iniciativas en internet y resulta evidente el paralelismo entre éstas y las que se pusieron en marcha durante las elecciones presidenciales senegalesas. Por un lado, la iniciativa GhanaDecides 120 impulsada por la plataforma de blogueros ghaneses BloggingGhana 121 tiene un buen número de rasgos en común con 120 121

http://ghanadecides.com/ http://ghanablogging.com/

116


Sunu2012. Por otro lado, Ghana Votes 2012 122 es una herramienta basada en Ushahidi que sigue en gran medida la línea de Sama Baat. La constatación de las similitudes pone de manifiesto que este uso de las herramientas de la web 2.0 como mecanismo de participación social y política no sólo evoluciona en el entorno senegalés, sino que se va extendiendo por otros lugares a modo de experiencia de éxito. En último lugar, la voluntad de que el uso comprometido de las redes sociales se extendiese a otros ámbitos más allá del político ha empezado a materializarse. Con el lanzamiento de SunuCause 123, ideado y gestionado por el mismo equipo de blogueros que pusieron en marcha la plataforma Sunu2012, se ha dado el paso hacia la “solidaridad participativa”. Según se lee en la propia web del proyecto el objetivo es “sensibilizar a los internautas con los problemas sociales y recaudar fondos gracias a las llamadas lanzadas a través de Facebook y Twitter”. Su primer reto ha sido conseguir medicamentos para un bebé aquejado de una rara enfermedad de la piel. La propia plataforma ofrece la posibilidad de proponer nuevas “causas” y de inscribirse como voluntario para participar de diferentes maneras en las iniciativas. Sin embargo, el potencial del uso comprometido de las redes sociales se ha materializado en SunuCause, de nuevo cuando la sociedad senegalesa se ha enfrentado a un reto importante. Las experiencias previas parecieron convertirse en simples ensayos cuando el futuro del que hablaban los ciberactivistas durante las elecciones presidenciales se convirtió en presente. Las lluvias torrenciales que se produjeron en Senegal el 26 de agosto de 2012 provocaron una quincena de muertos y considerables daños, fundamentalmente en Dakar. De nuevo parecía que era la señal que los “blogueros” estaban esperando para demostrar su capacidad. La plataforma SunuCause se volcó en dar una respuesta al desastre natural, los internautas se involucraron en la demanda de fondos y materiales para los damnificados, en la coordinación del reparto de la ayuda, en el realojamiento de los afectados y en la transmisión de las novedades (Figura 35).

122 123

117

http://ghvotes2012.com/main http://sunucause.com/


Figura 35: Actividad del hashtag #inondations26aout en Twitter durante los días siguientes a las inundaciones.

En todo caso, estas conclusiones y estas perspectivas de futuro no deben hacer caer en lo que el doctor en comunicación Ibrahima Sarr llama la “utopía de la tecnología” 124 o lo que el periodista Abdou Latif Coulibaly expresa de manera más sencilla al decir que “no basta con que exista el instrumento técnico para que se produzca una modernización real” 125. Hay un reto fundamental que Senegal debe enfrentar para que ese uso comprometido de las redes sociales alcance todo su potencial y es la extensión de Internet, la ampliación de la tasa de penetración de la red de redes. Para ello, es fundamental que se continúe avanzando en el aumento de la tasa de escolarización, que se produzca una implantación efectiva de la enseñanza de las TIC en los centros escolares, que se mejoren las infraestructuras, tanto telefónicas como de fluido eléctrico y que se sigan poniendo en marcha políticas e iniciativas para facilitar el equipamiento informático de los ciudadanos. En todo caso, a pesar de todas las limitaciones y las precauciones que se deben tomar a la hora de valorar el impacto de las redes sociales en la sociedad senegalesa resulta interesante la reflexión de uno de los ciberactivistas entrevistados, Demba Gueye, acerca del carácter democrático y abierto de las herramientas de la web 2.0 como canal de expresión: “Los políticos están ahí por el interés y nosotros, sin embargo, estamos porque creemos que debemos estar. Afortunadamente nosotros hemos descubierto la capacidad de este canal antes que ellos. Ellos habían descubierto otros 124 125

Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 29 de febrero de 2012. Extraído de la entrevista personal mantenida en Dakar el 15 de marzo de 2012.

118


medios de comunicación antes que nosotros y los han usado para su provecho. Pero ahora es diferente, nosotros les llevamos la delantera� 126.

126

119

ExtraĂ­do de la entrevista personal mantenida en Dakar el 6 de marzo de 2012.


Bibliografía BONJAWO, Jacques Internet une chance pour l’Afrique, Paris, Éditions Karthala, 2002 BONJAWO, Jacques Révolution numérique dans les pays en développement. L’exemple africain. Paris, Dunod, 2011. CASTEL, Antoni “El africano como sujeto periodístico”, en Imaginar África. Los estereotipos occidentales sobre África y los africanos de Antoni Castel y José Carlos Sendín (eds.), Los libros de la catarata, 2009. CASTELLS, Manuel, La Galaxia Internet, Barcelona, Areté, 2001. CASTELLS, Manuel, La era de la información. Economía, sociedad y cultura. Vol.2 El poder de la identidad, Madrid, Alianza Editorial, 1997. COULON, Christian, “Avant-propos : La démocratie sénégalaise : bilan d'une expérience” en Politique Africaine, nº45 Sénégal: la démocratie à l'épreuve, marzo de 1992. DAFFÉ, Gaye y DANSOKHO, Mamadou “Les nouvelles technologies de l’information et de la communication: défis et opportunités pour l’économie sénégalaise” en Momar-Coumba Diop (ed.), Le Sénégal à l’heure de l’information. Technologies et société, Paris, Éditions Karthala, 2002. DIAW, Aminata; DIOP, Momar-Coumba; y DIOUF, Mamadou, “Le baobab a été déraciné. L'alternance au Sénégal” en Politique Africaine, nº 78 Côte d’Ivoire, la tentation ethnonationaliste, junio de 2000. DIOP, Momar-Coumba, “Introduction. Du ‘Socialisme’ au ‘Libéralisme’: les légitimités de l’État” en Sénégal. Trajectoires d’un État de Momar-Comba Diop (ed.), Codesria 1992. DREYFUS, Martine y JUILLARD, Caroline, Le plurilingüisme au Sénégal: Langues et identités en devenir, Paris, Éditions Karthala, 2004. DUMONT, Gérard-François y KANTE, Seydou “Géopolitique du Sénégal : une exception en Afrique”, Diploweb.com. La revue géopolitique, 2012 (http://www.diploweb.com/Geopolitique-du-Senegalune.html, consultado el 10 de agosto de 2012). HUNTINGTON, S.: La tercera ola. La democratización a finales del siglo XX, Barcelona, Ediciones

120


Paidós Ibérica, S.A., 1994. KERCKHOVE, Derrick, Inteligencias en conexión. Hacia una sociedad de la web, Barcelona, Gedisa Editorial, 1999. MOSCA, Gaetano, The Ruling Class, Westport, Greenwood Press, 1939. MURATORIO, Blanca, “Discursos y silencios sobre el indio en la conciencia nacional”, en Blanca Muratorio (ed.) Imágenes e imagineros. Representaciones de los indígenas ecuatorianos. Siglos XIX y XX, Quito, FLACSO – Sede Ecuador, 1994. DO NASCIMENTO, José, “Jalons pour une théorie de l’appropriation des NTIC en Afrique”, en Société numérique et développement en Afrique, usages et politiques publiques de Jean Jacques Gabas (ed.), Paris, Éditions Karthala, 2004. NDIAYE, Mamadou, “Le rôle des médias privés dans la réalisation de l’alternance politique au Sénégal”. Memoria de Diplôme Universitaire de Recherche. UFR des sciences de l’information, de la communication et des arts (SICA), presentada en la Université Michel de Montaigne – Bordeaux 3, 2002. NDIAYE, Mamadou, “E-gouvernance et démocratie en Afrique : Le Sénégal dans la mondialisation des practiques”. Tesis para el Doctorado en Ciencias de la Información y de la Comunicación. Presentada en el Institut des Sciences de l’Information et de la Communication (ISIC) Centre d’Études des Médias, de l’Information et de la Communication (CEMIC), EA 532 de la Université Michel de Montaigne – Bordeaux 3, 2006. NDONGO-BIDYOGO, Donato “Acerca de los estereotipos sobre África”, en Imaginar África. Los estereotipos occidentales sobre África y los africanos de Antoni Castel y José Carlos Sendín (eds.), Los libros de la catarata, 2009. O’BRIEN, Donal Cruise, “Le sens de l’État du Sénégal”, en Le Sénégal Contemporain, de MomarCoumba Diop (ed.), Paris, Éditions Karthala, 2002. PAYE, Moussa, “Les nouvelles technologies de l’information et le processus démocratique”, en Momar-Coumba Diop (ed.), Le Sénégal à l’heure de l’information. Technologies et société, Paris, Éditions Karthala, 2002. SAGNA, Olivier, “Les technologies de l’information et de la communication et le développement

121


social au Sénégal. Un état des lieux”. Technologie et société. Document du programme no. 1, Institut de recherche des Nations Unies pour le développement social (UNRISD), 2001. SAGNA, Olivier, “Société civile et construction de la Société de l'information en Afrique de l’Ouest : Entre marginalisation et implication” en La démocratie à l’épreuve de la Société numérique de Ahmed Dahmani, José Do-Nascimento, Jean-Michel Ledjou, Jean-Jacques Gabas (eds.), Paris, Éditions Karthala, 2007. SALL, El Hadji Maky Idy “L’appropriation sociale des technologies de l’information et de la communication par les acteurs ruraux et urbains : Le cas de Sénégal”. Memoria de máster presentada en la Université de Québec en febrero de 2009. SECK, Serigne Mbacké y GUÈYE, Cheikh, “Les nouvelles technologies de l’information et de la communication et le système éducatif”, en Momar-Coumba Diop (ed.), Le Sénégal à l’heure de l’information. Technologies et société, Paris, Éditions Karthala, 2002. SYLLA, Ibrahima “Analyse de l’accès aux TIC dans les centres multimédias communautaires au Sénégal”, en Annie Chéneau-Loquay (coord.), Accès aux nouvelles technologies en Afrique et en Asie. TIC et service universel. NETSUDS. Cahiers de sciences socials sur les enjeux des technologies de la communication dans les Suds, nº4 agosto de 2009. TALL, Serigne Mansour, “Les émigrés sénégalais et les nouvelles technologies de l’information et de la communication”, en Momar-Coumba Diop (ed.), Le Sénégal à l’heure de l’information. Technologies et société, Paris, Éditions Karthala, 2002.

122


ANEXO I : MODELOS DE CUESTIONARIOS

Questionnaire pour les utilisateurs des réseaux sociaux PROFIL - Age, type (sujet) d’études, niveau d’études. -Outils virtuels que maîtrise (blog, facebook, twitter...). -Depuis quand utilise ces outils ? -Depuis quand fait un usage « engagé » de ces outils ? OPINION SUR LE POTENTIEL DES RESEAUX SOCIAUX -Croit que les réseaux sociaux constituent une nouvelle façon de participation social et politique ? -Croit que les réseaux ont un rôle aussi de mobilisation et organisation ? (un point auquel se trouvent personnes avec les mêmes intérêts et inquiétudes). -Rôle joué par les réseaux sociaux pendant les élections. -Avantages des réseaux sociaux par rapport aux médias conventionnels (accès, ouverture, démocratisation…) -Inconvénients (faible pénétration, condition d’élite des utilisateurs…). INFLUENCE POLITIQUE -Croit que les réseaux sociaux ont devenu un nouvel acteur politique ? Et quelles caractéristiques a cet acteur ? -Croit que l’influence des réseaux sociaux a changé la façon d’agir des hommes politiques ? INFLUENCE MEDIATIQUE - Avantage du canal comme voie d’information (plus dynamique, interactive, multimédia…). -Inconvénients du canal comme voie d’information (crédibilité, vérification, intox…) -Croit que les réseaux sociaux ont devenu une référence, comme source d’information ? -Croit que les réseaux sociaux ont changé la façon d’agir des média et des journalistes ? -Croit que le rôle des réseaux sociaux a été un stimulus pour les média, lui ont obligé à aller plus loin que d’habitude. -Croit que les réseaux sociaux ont substitué les média dans son rôle de control des institutions ? ÉVALUATION DES INITIATIVES CONCRETES -Sunu2012 (plateforme et hashtag). -E-observateurs. -Sama baat. -Carrapide, et des autres webs avec que le même esprit de participation.

123


BILAN DE L’EXPERIENCE -Evaluation du succès. -Choses qu’on peut améliorer, leçons… ÉTAT DE MATURITE TECHNIQUE DU SENEGAL (RESEAUX TELEPHONIQUES, EQUIPEMENTS, FORMATION DE LA POPULATION…). ROLE DES RESEAUX SOCIAUX POUR LA DIASPORA. OBJECTIFS ET MOTIVATIONS PERSONNELS POUR L’ENGAGEMENT DANS L’EXPERIENCE. QUEL AVENIR POUR CET USAGE « ENGAGE » DES RESEAUX SOCIAUX ? (ESPRIT, CONTENUS, ENJEUX).

Questionnaire pour les académiciens PROFIL - Domain du savoir. - Maîtrise des outils numériques. OPINION SUR LE POTENTIEL DES RESEAUX SOCIAUX -Croit que les réseaux sociaux constituent une nouvelle façon de participation social et politique ? -Croit que les réseaux ont un rôle aussi de mobilisation et organisation ? (un point auquel se trouvent personnes avec les mêmes intérêts et inquiétudes). -Rôle joué par les réseaux sociaux pendant les élections. -Différences et semblances entre réseaux et médias conventionnels. - Caractéristiques de la nouvelle réalité que configurent les réseaux sociaux. INFLUENCE POLITIQUE -Croit que les réseaux sociaux ont créé des nouveaux acteurs politiques ou ont modifié les équilibres ? -Croit que l’influence des réseaux sociaux a changé la façon d’agir des hommes politiques ? - Quelle sera la réaction du monde politique dans l’avenir à son avis ? INFLUENCE MEDIATIQUE - Les réseaux sociaux ont modifié le domaine des médias ? Quelle sera la relation entre médias et réseaux sociaux ? -Croit que les réseaux sociaux ont devenu une référence, comme source d’information ? -Croit que les réseaux sociaux ont changé la façon d’agir des média et des journalistes ? -Croit que le rôle des réseaux sociaux a été un stimulus pour les média, lui ont obligé à aller plus

124


loin que d’habitude. -Croit que les réseaux sociaux ont substitué les média dans son rôle de control des institutions ? INFLUENCE DES RÉSEAUX SOCIAUX DANS LA SOCIETÉ - Étant donné le taux de pénétration d’Internet au Sénégal, quelle croit qu’est-ce l’influence réelle dans la société ? - Considérations à propos les usagers des réseaux sociaux. - Bénéfices de l’usage des réseaux sociaux pour la societé. - Évaluation de la maturité de la societé sénégalaise pour profiter ou pas ces outiles. - Rôle des réseaux sociaux pour la diaspora. QUEL AVENIR POUR CET USAGE « ENGAGE » DES RESEAUX SOCIAUX ? (ESPRIT, CONTENUS, ENJEUX).

Questionnaire pour les journalistes PROFIL - Expérience dans les média. - Domain du travail journalistique. - Maîtrise des outils numériques. OPINION SUR LE POTENTIEL DES RESEAUX SOCIAUX -Croit que les réseaux sociaux constituent une nouvelle façon de participation social et politique ? -Croit que les réseaux ont un rôle aussi de mobilisation et organisation ? (un point auquel se trouvent personnes avec les mêmes intérêts et inquiétudes). -Rôle joué par les réseaux sociaux pendant les élections. - Caractéristiques de la nouvelle réalité que configurent les réseaux sociaux. INFLUENCE MEDIATIQUE -Différences et semblances entre réseaux et médias conventionnels. - Les réseaux sociaux ont modifié le domaine des médias ? -Croit que les réseaux sociaux ont devenu une référence, comme source d’information ? - Avis sur le journalisme citoyen (concepts comme crédibilité, rigueur, étique…). -Croit que les réseaux sociaux ont changé la façon d’agir des média et des journalistes ? -Croit que le rôle des réseaux sociaux a été un stimulus pour les média, lui ont obligé à aller plus loin que d’habitude. -Croit que les réseaux sociaux ont substitué les média dans son rôle de control des institutions ?

125


- Est menacé le journalisme par les réseaux sociaux ? - Quelle sera la relation entre médias et réseaux sociaux ? INFLUENCE POLITIQUE -Croit que les réseaux sociaux ont créé des nouveaux acteurs politiques ou ont modifié les équilibres ? -Croit que l’influence des réseaux sociaux a changé la façon d’agir des hommes politiques ? - Quelle sera la réaction du monde politique dans l’avenir à son avis ? INFLUENCE DES RÉSEAUX SOCIAUX DANS LA SOCIETÉ - Étant donné le taux de pénétration d’Internet au Sénégal, quelle croit qu’est-ce l’influence réelle dans la société ? - Considérations à propos les usagers des réseaux sociaux. - Bénéfices de l’usage des réseaux sociaux pour la societé. - Rôle des réseaux sociaux pour la diaspora. QUEL AVENIR POUR CET USAGE « ENGAGE » DES RESEAUX SOCIAUX ? (ESPRIT, CONTENUS, ENJEUX).

126


ANEXO II: PERFILES DE LOS CIBERACTIVISTAS EN TWITTER o Perfil de la plataforma Sunu2012

o Perfil de Basile Niane: @basileniane

o Perfil de Cheikh Fall: @cypher007

127


o Perfil de Pape Lo: @Boombasticplo

o Perfil de Demba Guèye: @dembagueye

o Perfil de Seydina Mohamadou Ndiaye: @NattySeydi

128


o Perfil de Oumy Fall: @ofalsen

o Perfil de Papa Ousmane Ngom: @paouz

o Perfil de Mandiaye Pety Badji: @pety102

129


ANEXO III: INFOGRAFÍAS SOBRE HASHTAGS

130


ANEXO VI: ASPECTO DE LA PÁGINA WEB POP SENEGAL

131


Índice de figuras Figura 1: Un tweet de dos días antes de la primera vuelta de las elecciones animando a participar. Página 38 Figura 2: Mapa de los cables submarinos que proveen al continente africano de Internet. Fuente: http://manypossibilities.net. Página 39 Figura 3: Mapa de las ciudades en las que se daban movimientos ligados a Occupy. Fuente: http://directory.occupy.net. Página 42 Figura 4: Infografía de la geografía de las “revueltas árabes” publicada en FranceCulture. Página 43 Figura 5: Infografía de los usuarios de Twitter en los países escenario de las “revueltas árabes”, publicado por Radio France Internacional. Página 44 Figura 6: Página principal de Car Rapide. Página 48 Figura 7: Página principal de Sama Baat. Página 50 Figura 8: Aspecto de la página de la sección “Action Citoyenne” de la plataforma Sama Baat. Página 52 Figura 9: Página principal de Sunu2012. Página 53 Figura 10: Aspecto de la evolución de la actividad en los hashtags #sunu2012 (amarillo), #senegal (azul) y #kebetu (rojo), según la plataforma de análisis de las redes sociales Analytics Topsy. Página 57 Figura 11: Relación de participantes en el hashtag #sunu2012 destacados por temas. Página 58 Figura 12: Ejemplo de un tweet que reprocha a un usuario que pone informaciones no pertinentes (spam). Página 60 Figura 13: Ejemplos de tweets difundidos desde las cuentas de otras iniciativas en el hashtag #sunu2012. Página 63 Figura 14: Imagen del liveblogging de la segunda vuelta de las elecciones (25 de marzo) en la web del CESTI. Página 64

132


Figura 14 bis: Imagen del liveblogging de la segunda vuelta de las elecciones (25 de marzo) en la web de Sunu2012. Página 64 Figura 15: Muestra de tweets publicados en el hashtag #sunu2012 en idiomas diversos. Página 70 Figura 16: Muestra de posturas diversas en relación con el boicot o la participación en las elecciones a través de tweets. Página 72 Figura 17: Diversos tweets muestran el clima de desconfianza de los internautas hacia los medios convencionales. Página 72 Figura 18: Una muestra del tipo de fotos que circulaban a través del hashtag #sunu2012 durante las protestas. Página 73 Figura 19: Una muestra del tipo de vídeos que circulaban a través del hashtag #sunu2012 durante las protestas. Página 73 Figura 20: Variada recopilación de tweets narrativos y de imágenes difundidas a través de Twitter. Página 74 Figura 21: Compendio de tweets puramente informativos durante las protestas previas a las elecciones. Página 75 Figura 22: Algunos ejemplos de propaganda electoral, no muy numerosos en el hilo de #sunu2012 en Twitter. Página 76 Figura 23: Mensajes diversos sobre información de las candidaturas, llamadas a la participación y el proceso de recogida de los carnets de votante. Página 76 Figura 24: Un mensaje que lamenta la falta de contenido político de la campaña en el hashtag #sunu2012. Página 77 Figura 25: Mensajes diversos de llamada a la participación y de confianza en el sistema democrático antes de la primera vuelta. Página 78 Figura 26: Mensajes de motivación para participar en las elecciones, en este caso, el mismo día de la primera vuelta. Página 79 Figura 27: Tweets diversos que llaman a acudir a las urnas a través del ejemplo propio. Página 79

133


Figura 28: Diferentes mensajes relacionados con el dispositivo de vigilancia coordinado a través del hashtag #sunu2012. Página 80 Figura 29: El mensaje a través del que se difundía el vídeo del abucheo a Wade. Página 82 Figura 30: Algunos mensajes de alerta que resultaron infundados pero que muestran el clima de tensión. Página 82 Figura 31: Una muestra de la difusión de los resultados a medida que se realizaban los recuentos, tanto en el extranjero como en Senegal. Página 82 Figura 32: Tweets con indicaciones para transmitir los resultados y las incidencias en las elecciones. Página 83 Figura 33: Una muestra de cómo los mensajes buscaban ganar un plus de credibilidad a través de imágenes. Página 84 Figura 34: Compendio de mensajes con muestras de euforia de todo tipo, incluidas la de los sentimientos patrióticos. Página 85 Figura 35: Actividad del hashtag #inondations26aout en Twitter durante los días siguientes a las inundaciones. Página 117

134

Profile for Carlos Bajo

REDES SOCIALES EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES 2012 DE SENEGAL. UNA VÍA PARA UNA NUEVA CIUDADANÍA  

Investigación para el trabajo de final de máster del Máster en Culturas y Desarrollo en África

REDES SOCIALES EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES 2012 DE SENEGAL. UNA VÍA PARA UNA NUEVA CIUDADANÍA  

Investigación para el trabajo de final de máster del Máster en Culturas y Desarrollo en África

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded