Page 1

Marirr贸s Bonifaz

Comp谩s


Índice Viaje a Itaparica, 4 La noche, 13 Neso, 20 Bash número 1, 23 Bash número 2, 25 Bash número 3, 27 El bailarín, 29 Antes de nacer, 32 Casa del árbol, 37 Imágenes del jardín, 43 Los arpones quedan en la otra orilla, 49 No te vayas, 51 Dicha, 55 Taquion, 57 Cindu, 61 A vuelo, 63 Madrigal, 69 Mensaje hiperbóreo, 70 Danza, 74


Viaje a Itaparica


5

COMPÁS

un desplegado sueño

virgen alado hasta lo más profundo abrazo de compás perpendicular trazo persigue llamas y puedo ver el mar blanco barco

en el que zarpas a Itaparica


6

MARIRRÓS BONIFAZ

d

i tucanes hay ahí dime sí


7

COMPĂ S

t

u can dejo a tu lado dejo sobre tu casa este complejo cielo del que venimos todos esta luz ese maravilloso dĂ­a en que tu garra derecha abre surco toca mi vientre brazo hombro toca la tierra


8

bajo la mar

va él va todo azul el “overall” de engranaje cuidando que todo vaya bien para la linda señorita de la cubierta un todo azul ella ve cuando dice “sea” “meu bem” a quien la brasa

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

eres tú aquella red en la mar

y son tus habitantes peces que bien lo saben son tus colmenas tus nidos de aves del sueño interno mil fractales tierra acudo a ti cuando el vacío cuando el amor gozo profundo

9


10

a

dentro caracol en alta mar encuentro la cadena de seres que nos labra eros escribe

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPĂ S

pinta todo de colores vivos

de verdes brillantes e inserta ahĂ­ brillantes verdes de cada acto al centro la pitonisa serpiente

11


12

graniza

la noche de Itaparica deslizo la llave al centro del corazón deshielo

MARIRRÓS BONIFAZ


La noche


14

come on

come on jai alai jaibol una chico en Copenhagen girasol

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPÁS

N

adie diría cuando me ve ondular la falda o las mangas del [pantalón o vestir el “saree” cuando el “arati” que soy blanca No menos lo dirían cuando ven mis brazos algo oscuros o el rostro que mira cada día hacia las bras y por eso aliso Nadie f irmeza nadaría cuando me desliza así hacia un subsuelo que encuentro trepando por el metro

15


16

y la rima más aún cuando las hordas el rostro envuelto en paliacates ascienden guiñándonos un ojo desde terceros mundos entre abiertas y gentiles desmoforias que ocurren todo el año y cuatrocientos pechos e incontable falda de serpientes ofrece Safo

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

S

oma con coco comen los hijos de Cocteau soma con coco y uvas “par faumme” de Coco

17


18

N

o hay domingo ni sábado ni lunes martes o jueves sólo un permanente viernes donde siervo sirio

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

que me ama sueña

que me ama a la mar bala bala Baal

19


Neso


21

COMPÁS

I

Petirrojos todos los pequeñuelos con la cabeza ardiendo levantada II

El árbol, cada hoja, un ojo. III

El mundo al revés; en el aire un pez.


22

MARIRRĂ“S BONIFAZ

IV

Traigo puestas las botas de mi abuela y parece que porto espuelas


Bash nĂşmero 1


24

MARIRRÓS BONIFAZ

E

… l hombre, cuya pena llevó en los ojos hasta el canto, tomó un poco de barro y cuando lo supo, estaba modelando un gran caparazón con cuyas cuerdas noche tras noche lloró serenidad bajo la luna. Dio en hacer muchos de ellos. En el barro, cada vez que introducía las manos para borrar los bordes interiores y salía después a la ciudad, toda calle era realidad y redondez del mundo. Después del primero, al que pulsó como a la “viña”, hizo uno más al que guardó en su casa y luego otro, y otro, y tantos, que fue y los echó al mar. El mundo estaba en llamas. Carbonizados los bosques, los que vestían ropa de tortuga y cuya cabeza gran caparazón la protegía, se daban muerte unos a otros, ocultos en tanquetas de apariencia lenta. Solo el hombre pulsaba aquella concavidad bajo la luna…


Bash nĂşmero 2


26

MARIRRÓS BONIFAZ

Un hombre, del que había hecho presa el abandono, decidió

tomar una tortuga como compañía. Es tan lenta –pensó–, que aun en el supuesto de que pueda llega más allá de cierto jardín en el que voy a ponerla, no voy a perderla nunca. El jardín, antaño f lorecido, fue primero la alfombra de su sala, donde la depositó hecha una ostra. Tomó la pipa, abrió el periódico y apenas hubo leído el encabezado, volteó al sitio donde estaba la tortuga, sólo para corroborar que había desaparecido. Desconcertado, comenzó una búsqueda que hubo de repetirse en varias ocasiones hasta que, sonriendo, sujetó el extremo de un hilo al dedo del corazón y otro al caparazón de la tortuga. Después de la oleada en el que a uno sumerge la lectura de ciertas páginas, después de perderse y encontrarse entre la tipografía y los espacios en blanco, el hombre sintió una ligera comezón donde el dedo del corazón se junta con la mano. Vio el hilo y lo siguió con la mirada: se encontraba distenso sin indicar el límite que podría haber tocado el ser en viaje. Al extremo del hilo, el único arco lo hacía la alfombra en la que se advertían trazos de incierta geometría. La puerta estaba abierta.


Bash nĂşmero 3


28

MARIRRÓS BONIFAZ

Una tarde se encontró modelando, desde el cuello, un ma-

cizo de sí mismo. Con un alambre para cortar placas separó hemisferios y con ellos luego salió al jardín y se adentró en sus aguas: dos tortugas se apareaban hace siglos. De ambas se desprendían miles mientras cierta pequeña, inadvertida brasa, ascendía a sus simas y montañas. Como nunca, aquella noche tocó el caparazón.


El bailarĂ­n


30

Mitad hombre

mitad pez avanza el bailarín mitad mar levanta enorme cauda mitad caballo blanco mitad noche parecen garzas grullas esas bellezas blancas que acompañan el cambio de vestido mitad mallas mitad zapatos áureos cascos de centauro de la cintura hacia arriba avanza pausado el torso entre una muchedumbre absorta en aquél paso en aquella cauda

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

avanza sobre el mar sobre la arena sol de mediodía af ianza desnudo cuerpo en la cauda que ondula mitad sangre negra mitad pez vela

bellezas rojas cambian suelta cabellera a Minotauro y todos somos deseo mientras el sol pasea todo luz todo brillo enredando un hilillo gitano de fondo entre la plenitud danzan bellezas verdes como colibrís que ya deja el sombrero que ya deja el sombrero en el suelo Joaquín.

31


Antes de nacer


COMPĂ S

Ve la lechuza Flor sobre el durazno

33


34

ella

seda seduce muestra la piel de pantera de cobre la corona

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPÁS

S

i vieras cómo tiembla la gota de agua en las hojas de pascua si vieras cómo crecen los antulios las palmas

35


36

encender las rosas al centro de la casa yo no sé que daría

MARIRRÓS BONIFAZ


Casa del รกrbol


38

debajo del ciruelo haremos la casa

debajo del sabino haremos otra mĂĄs para venir por ti una vez y otra y otra entre los sumergidos troncos rodeados de luciĂŠrnagas

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPĂ S

viajo

sobre todas las cosas giro el mundo al sentirte vibrar la cuerda mĂĄs honda

39


40

ven mañana ven ahora mismo con la manzana

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPรS

entre mรกs alto mรกs dulce el รกspid

41


42

como nunca tiemblan buganvilias oscilan pistilos dentro de conchas rosas rojas entre mรกs adentro quetzales azules niebla

MARIRRร“S BONIFAZ


Imágenes del jardín


44

la pelusilla que cubre la hoja qué me recuerda

MARIRRÓS BONIFAZ


45

COMPĂ S

que se convierte en mariposa la irrespetuosa rosa


46

inherente a la f lor el caracol y el día en ascenso

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPĂ S

que casa tiene en el ala la fervorosa

y la vida en el cenit

47


48

bombilla sueño vi viendo en ti

MARIRRÓS BONIFAZ


Los arpones quedan en la otra orilla


50

un poeta simplemente atento

MARIRRร“S BONIFAZ

percibe el canto de los pรกjaros por encima de todo abre la ventana a sus sonidos internos que son los mรกs altos lleno penetra las aguas y los peces luego se pone en las manos del hombre


No te vayas


52

cualquier gota en la gruta cualquier humedad no se va de ti aunque te olvide a veces

duerme estás segura puesto que sueñas cualquier gota en la gruta es buena para mí cualquier gota en la gruta cualquier humedad

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

m

argarita mínima pezón inabarcable cetáceo de los mares profundos

53


54

h

ay que grabar con sangre para que permanezca hay que portar la pluma del quetzal y encantar al ave viajar al fondo del pozo plena oscuridad

MARIRRĂ“S BONIFAZ


Dicha


56

m

MARIRRĂ“S BONIFAZ

e he encendido para ver la gloria de la tarde y ella y la tarde existen encendidas para mĂ­


Taquion


58

estoy en todas partes todo el tiempo

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPÁS

curvo el mundo

le hago sujeto de tus sueños le absorbo le bebo del hueco de tus manos y le enjuago el rostro tú haces que los ríos asciendan vigorosos y despeñen [luego inverosímiles cascadas

59


60

MARIRRÓS BONIFAZ

yo sé que hay una voz

yo sé que hay una mano gigante que lo ordena todo yo sé que está contigo y conmigo yo sé es aquel que nos ve desde los ojos de Van Gogh y dice yo soy la luz y el lobo yo soy la luna ardiente el mango yo soy la luz simplemente la luz cantando transparente


Cindu


62

MARIRRÓS BONIFAZ

I

me llamo Cindu

y soy un ángel

Parvati vive en mí II quiero decírtelo pero tú estás viendo “Apocalipsis now” estás viendo a un capitán que acaba de estrellar la mano contra una ventana III que tengo alas quiero decirte pero tú has ido a asearte Ajnu


A vuelo


64

de los ojos de aquel campesino pintado por Van Gogh emerge a vuelo tu mirada a vuelo el Danbio es azul y en él descanso

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

dame tu fuerza a vuelo

tu voluntad la hoz para la mies habilidad en la mano para tejer el sueño y tomar mi casa por asalto instalarme en ella en el rincón en que me vuelvo ella y llover llover con suavidad inaudita llover tu casa de mí y no ver lo que haces crear crear en mi memoria cada día crear en el cielo y en la noche A vuelo es mi horizonte guía para mí en el aire de la tarde con quien quiero bendecir la lluvia

65


66

la casa de caoba ciprĂŠs y guanacaste las tejas y las vigas negras como bemoles yo quisiera mondar una uva para ti tomar esa uva verla a contraluz admirar maravilla y transparencia verme en ella alumbrarme con ella llegar ante ti ella en mi boca

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPĂ S

a

mar a tus pies como a tus ojos al arco que trajo hasta mi Lake Palace en Jaipur

67


68

MARIRRร“S BONIFAZ

luz

aire oro de orar de bendecir de no dejar nunca de crecer de crear de ser de no terminar nunca de admirar y amar tanta riqueza de la nada creada de la mรกs oscura noche


Madrigal

voluntad de ser trino o trigal


Mensaje hiperb贸reo


COMPÁS

la dama negra venga y vaya ¿qué está haciendo ahora? la aurora

71


72

h

oja húmeda hierba húmeda y yo abro los ojos y los pongo al fuego por ti

MARIRRÓS BONIFAZ


COMPÁS

si tú no estás

me quedo sin piel como un Xipe el peor de los exilios es el que me aleja de ti

73


Danza


COMPÁS

nuestros padres vieron bailar a Fred Astaire y creyeron que así se arreglaba el mundo quiero decirte algo Ginger tenían razón

75


76

todo ocurre por ti para ti

todo sucede por ti

MARIRRĂ“S BONIFAZ


COMPÁS

la luz me ha dado en la mitad del día puntual como morder un durazno como morder la uva en tu boca como morderte en el hombro y el cuello como trocar una nuez próxima nocturna soberana del sol gamo ojo madre espina proveedora del ámbar

77


78

tu casa es de color turquesa tu casa es de piedra desnuda tu casa estรก arriba y abajo

MARIRRร“S BONIFAZ


79

COMPÁS

no recuerdo nada

ninguna una ciudad ningún amor antiguo voy simplemente hacia ti navego por la piedra hasta la entraña misma y la descubro jardín de innúmeras puertas hueledenoche

purísima

es tu corazón


Compás  

NUMERO DE REGISTRO DERECHOS DE AUTOR: 03-2011-081211115100-14

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you