Page 1


Communitas

Editorial Hace poco más de 30 años, Alvin Toffler en su libro La Tercera Ola (1979) haciendo un análisis de la historia de la humanidad, distinguía tres grandes etapas, marcadas por profundos cambios culturales. Cada una de ellas tenía como detonante una serie de innovaciones tecnológicas de gran impacto que transformaron de manera definitiva a las personas y a los pueblos, a la sociedades y a las culturas. Después de las sociedades que se configuraron, primero con la revolución agrícola y después con la revolución industrial y que corresponden en su análisis a la primera y segunda ola, Toffler describe la sociedad de la información, configurada como tal por el impacto de las tecnologías de la información y de la comunicación. El sugestivo nombre del libro de Toffler al que hacemos referencia, haría pensar en una lectura lineal de la historia y sostener que el advenimiento de la sociedad industrial supone la superación o desaparición del mundo agrícola y que la sociedad de la información hace desaparecer la sociedad industrial. Sabemos que no es así. Más aún, que en un mundo globalizado como el nuestro, coexisten universos culturales, definidos y configurados de manera distinta, y que también de manera distinta resuelven los dilemas sociales, económicos y políticos de cualquier grupo humano. Cuando coexisten, como es el caso de México, distintas culturas, como la urbana, la rural y la indígena, es posible darnos cuenta que la forma como se conciben las instituciones, los procesos y roles sociales también se transforman. Una pregunta inquietante en este dinamismo es el lugar que las personas, hombres y mujeres tienen en sus propio contextos y universos de significado y la forma como los pueblos van resolviendo la satisfacción de necesidades básicas y la creación de las condiciones necesarias para que todas las personas, sin excepción, puedan desarrollarse en todas las dimensiones de su existencia. Aquí es donde las teorías se estrellan con la cruda realidad, pues constatamos que estamos lejos de alcanzar todas las exigencias del bien común, de un orden social justo, de una sociedad inclusiva, de una convivencia democrática, de la paz social y de una distribución equitativa de la riqueza. La pregunta que entonces nos hacemos es si las personas y las comunidades capitalizamos para una sociedad más humana las posibilidades de las grandes transformaciones de la humanidad, o si somos sujetos pasivos de las mismas, es decir, si las padecemos y dejamos que ellas hagan de nosotros, lo que unos

2


Ciudadanía en la red

pocos, con peculiar habilidad, determinan buscando su beneficio propio. Los grandes cambios son pues una oportunidad, para configurar nuestra historia y para incidir en los procesos de transformación cultural. Esta oportunidad es aprovechada en la medida, que con sentido humanista y conciencia cívica nos ubicamos como protagonistas de los procesos históricos que nos ha tocado vivir. Hoy más que nunca se siente necesaria una conciencia cívica bien formada en cada uno de los ciudadanos y ciudadanas, para que la opción por el bien común, no sólo no se identifique con la política de un partido, sino se asimile como razón de ser de la tarea política. Sin embargo, la ciudadanía no se improvisa, por el contrario, la ciudadanía se forma, a partir del sentido de pertenencia a una nación, alimentando la capacidad de conocer la realidad, la responsabilidad social y el compromiso con la justicia social. Aquí es precisamente donde el dinamismo de la sociedad de la información ofrece magníficas herramientas desarrolladas a partir de las nuevas tecnologías para la información y la comunicación. Nos toca a nosotros habilitarnos en el uso de estas herramientas, conscientes, cómo lo ha señalado el papa Benedicto XVI, de que “así como la revolución industrial produjo un cambio profundo en la sociedad, por las novedades introducidas en el ciclo productivo y en la vida de los trabajadores, la amplia transformación en el campo de las comunicaciones dirige las grandes mutaciones culturales y sociales de hoy.” Que maravillosa oportunidad tenemos hoy los ciudadanos, de incidir en la sociedad, en la economía, en la política y en la cultura, lo que nos exige comprometernos con la construcción de la ciudadanía 2.0, es decir, la que es capaz de hacerse ayudar de estas herramientas de comunicación para construir la paz, difundir las exigencias del orden social justo. Abonémosle a este proyecto. Mons. Ramón Castro Castro Obispo de Campeche

3


Communitas

Leyendo a

los expertos Internet y el nacimiento de la sociedad civil 3.0 Jorge Alberto Hidalgo Toledo1*

Introducción

Internet no sólo es el espacio donde curiosos, adictos a la información, periodistas freelance y desempleados se reúnen. Internet, como bien apunta José Luis Orihuela se ha convertido en un “sistema complejo, autorregulado, extraordinariamente dinámico y especialmente sensible a la información que producen los medios tradicionales, en particular la referida a asuntos políticos y tecnológicos. (Rojas, Alonso, Antúnez, Orihuela y Varela, 2006: 25). En ese vecindario virtual, hoy día se reúnen ciudadanos, expertos y analistas a compartir opiniones, intercambiar información, criticar políticas y sistemas y asumir la responsabilidad social que muchas instituciones han dejado de lado en el mundo físico. Los weblogs, al igual que los foros de discusión, la mensajería instantánea, los wikis, las listas de distribución de correo, los grupos de noticia, la radio por Internet, la telefonía IP tipo Skype, están conformando lo que ha dado por llamarse software social o medios sociales. 1 Jorge Alberto Hidalgo Toledo. Lic. En Comunicación, Maestro en Humanidades y Doctorando en Comunicación Aplicada por la Universidad Anáhuac. Titular de la Cátedra Televisa en Innovación en Contenidos y Titular de la Cátedra FISAC-Anáhuac en comunicación para la responsabilidad ante el consumo. Investigador Titular del Centro de Investigación para la Comunicación Aplicada (CICA), de la Escuela de Comunicación de la Universidad Anáhuac. Director de Medios de Global Content. Actualmente es Coordinador de la Licenciatura en Comunicación de la Facultad de Comunicación de la Universidad Anáhuac. Es Coautor del libro: Comunicación Masiva en Hispanoamérica: Cultura y literatura mediática (2005). jhidalgo@anahuac.mx

4


En ese vecindario virtual, hoy día se reúnen ciudadanos, expertos y analistas a compartir opiniones, intercambiar información, criticar políticas y sistemas y asumir la responsabilidad social que muchas instituciones han dejado de lado en el mundo físico.


Communitas

¿Cuál será el papel de estos nuevos medios en el ámbito social? ¿De qué manera estas herramientas de comunicación permiten o facilitan la interacción de grupos geográficamente dispersos pero con un interés común: hacer valer las políticas sociales para la construcción de sociedades más justas, solidarias y democráticas? ¿Cómo es que los blogs y las redes sociales permiten la organización, gestión y acción de sus miembros en el mundo físico? Hoy gracias a las actividades e informaciones relevantes de asociaciones civiles, ONGs y grupos organizados del Tercer Sector interactuando en la red, podemos dar cuenta del fenómeno de la política 3.0 ó de participación digital. Los interesados en las contribuciones de las nuevas tecnologías en el actuar de ONGs y netactivistas en la pugna por la responsabilidad social, encuentran en la interacción digital información de interés para poder llevar consigo un pequeña postal con los integrantes de la sociedad civil 3.0

El boom de los medios sociales

José Luis Orihuela en su texto La revolución de los blogs, apunta de manera muy certera: “Cuando una herramienta de comunicación pública consigue un impacto social de tal magnitud que transforma la cultura, entonces se convierte en un medio” (2006: 65). De ahí que nos atrevamos a decir que nuevos medios, como el weblog y las redes sociales están transformando de manera radical nuestra cultura. Los nuevos medios, han transformado el lenguaje, los modos de estructurar la información, las vías de interacción y socialización del conocimiento. Al eliminar la mediación editorial, democratizando el acceso, publicación y distribución de la información, configuraron el telar con el que se está tejiendo el nuevo entramado social. Son ya varias las herramientas que están permitiendo al usuario ser el pro-

6


Ciudadanía en la red

tagonista de la gestión informativa. Wikis, listas de correos, boletines electrónicos, feeds RSS, grupos de noticias, foros, chats, ezines, mensajeros instantáneos, podcasts, videocast, phonecast, son algunas de las vías que tienen las personas comunes y corrientes para publicar, distribuir información y con ello, generar comunidades descentralizadas. Estos software sociales, de fuente abierta, colaborativos, simétricos, multidireccionales, interactivos y participativos, fueron sitiados por la gente. Los usuarios de la red se apropiaron de ellos para establecer un diálogo crítico frente a los sistemas tradicionales de orden público, cultural, mediático, político y cívico. Este fenómeno de apropiación de la palabra por la sociedad civil ha sido bautizado de múltiples formas. El periodista Dan Gillmor le llamó “Periodismo 3.0”, Enrique Dans le llama “sociedad participativa” y Joel de Rosnay le llama “globalización 3.0” (Mora, 2006). Otros de los nombres con los que ha sido bautizado son: periodismo ciudadano y periodismo cívico. Este hacer pública la subjetividad y la parcialidad informativa de los bloggeros, ha cobrado gran relevancia y consenso en la sociedad actual. Los mensajes que se intercambian en los blogs están redefiniendo en gran medida los modos tradicionales de compartir la noticia. ¿A qué se debe esto? ¿A caso la información tradicional carece de valor para el ciudadano cibernético? ¿Es que existe algo particular en la red que los medios tradicionales no han logrado aprender? ¿Qué busca la Generación Mi Medio en la web? Los cibernautas buscan hoy día en los nuevos medios: • Información que les permita establecer una relación personal con la realidad. • Voces y conversaciones subjetivas, íntimas, que proporcionen una interlocución basada en el respeto. • Múltiples fuentes, opiniones, tendencias y charlas que les permitan tender un puente empático con los distintos modos de sentir las afectaciones de los hechos. • Noticias y documentos que les faciliten el sacar sus propias deducciones, que no pretendan manipularlos ni controlarlos. • Temas novedosos, con formas expresivas ingeniosas, auténticas, sin censura y sin controles. • Gozar de un espacio libre de interconexión, autoexpresión, de conformación de comunidades en un modo estético/funcional cien por ciento personalizable. Los medios sociales al ser creados por usuarios para usuarios, están estructurados de la misma manera como a ellos les gustaría encontrar la información; además, de que posibilitan la réplica, la interacción y diálogo entre aquellos que comparten un interés común. El protagonismo entre actores sociales ahora es compartido. Una nueva ecología simbólica y mediática se construye en los espacios personales, espontáneos, informales, íntimos y de expresión visible que son los blogs. Ahora son los cibernautas

7


Communitas

los que dictan su propia agenda, circulan la información, devuelven el poder de la comunicación pública a los ciudadanos y expanden con ello las murallas de la República Mediática.

La blogósfera y las redes sociales como el corazón de las comunidades virtuales Ahora bien, los weblogs y las redes sociales se encuentran hoy día en la cima de la pirámide de los medios sociales. Su naturaleza interactiva, hipertextual, multimediática y de socialización en línea, ha fomentado la alfabetización digital de muchas personas impulsándolas a buscar cauces de expresión, divulgación, crítica, denuncia y solidarización con causas que antes parecían ajenas al ciudadano común. Así encontramos que ante fenómenos como el Tsunami, el 11-S, el Huracán Wilma, las elecciones presidenciales y las manifestaciones ante la violencia y el narcotráfico; los ciudadanos han decidido salir a las calles virtuales para manifestar su posición y responder con ello el silencio que prima en los medios tradicionales. La blogósfera, esa galaxia por la que gravitan millones de blogs, provocó una inmersión dialógica que nos involucra a todos como, protagonistas, lectores y observadores. Los tecnodiscursos de Dominique Janicaud (Sfez, 2005), se han tendido en todos los niveles de la sociedad. La técnica y la tecnología están organizando a la sociedad. Las nuevas visiones del mundo están determinadas por el grado de vínculo con las nuevas formas de simbolización. Un nuevo giro histórico se está dando en la humanidad. Es en la tecnósfera donde se está territorializando y desterritorializando mediante clicks, posts, backtrack y blogrollings las nuevas manifestaciones y movilizaciones sociales. La blogósfera oscila entre la práctica privada y la pública; entre la oralidad, lo móvil, lo visual y lo escrito (podcasting, phonecasting, videocasting y posting). La interlocución on-line, forma comunidades; establece, como afirma Orihuela, “filtros sociales de opiniones y noticias, impone un sistema de alerta temprana para los medios, un sistema de control y crítica de los medios; conforma nuevos canales para las fuentes reconvertidas en medios; aplica nuevos formatos a las versiones electrónicas de los medios tradicionales; y opera como una gran memoria en la web” (Rojas, Alonso, Antúnez, Orihuela, Varela, 2005: 27). Si las revoluciones suponen cambios completos en los ámbitos multisectoriales; la interconexión de transformaciones políticas, económicas, culturales, sociales derivadas de esta nueva forma de vinculación nos están introduciendo a una nueva revolución; una revolución flexible, transparente, convergente, de credibilidad y personal. Una revolución simbólica, ciudadana y a la carta.

8


La blog贸sfera oscila entre la pr谩ctica privada y la p煤blica; entre la oralidad, lo m贸vil, lo visual y lo escrito


Communitas

La blogósfera en su carácter inmediato, circular y envolvente edifica un territorio de interconexiones descentralizadas gobernadas por personas que como Virgilio, guían a los otros, a las nanoaudiencias, que expanden el germen de la información en un modo casi viral para saciar la hambruna de participación que reina en el ayuno mediático.

Technopolítica y sociedad civil 3.0 La blogósfera, ha venido a brindar, como menciona Sfez (2002): “convivencia, transparencia, igualdad (de acceso), libertad (de palabra), un espacio público generalizado y según se dice, universal. Y es que como afirma Juan Varela, los blogs y las redes sociales han quebrantado las estructuras históricas de la comunicación: “De uno a muchos: la que comprendía la comunicación fuertemente jerarquizada y estructurada, con poca interactividad y en la que la autoridad estaba predeterminada por el que difundía el mensaje. De uno a uno: la que se da en el contacto personal, de forma libre, desestructurada, emocional, donde la conversación, el tono y la retroalimentación marcan el contenido” (Rojas, Alonso, Antúnez, Orihuela, Varela, 2005: 105). Con esto en mente se dio forma a lo que el periodista norteamericano Dan Gillmor denominó We the media; es decir organizaciones autogestionadas y espontáneas que se sustentan por la transparencia y credibilidad de sus miembros. Un arte democrático, como apunta el filósofo pragmatista norteamericano, John Dewey, se está perfilando ante la interrelación sígnica que se vive en la red.

10


Ciudadanía en la red

La lógica de los signos que cohabita en la blogósfera se instaura en la comunicación transparente, unitaria, solidaria, moderna, humanista, ecológica, informada, poderosa, dispuesta a la aventura, explosiva, diversa. Quizá por ello encarnan fácilmente los blogs y las redes sociales la dermis de un activismo o netactivismo que puede impactar en la vida social, comunitaria y política al intervenir y cambiar el estado de cosas. Jeff Jarvis, el pionero del Periodismo 3.0 solía escribir: “Dale a la gente el control y lo usará”. Ahora hablamos de súperusuarios dueños del control y protagonistas de los procesos informativos. A un clic de distancia tienen la posibilidad de convertirse en productores culturales y contribuir así, pasando a ser los motores más comprometidos de la vida política y social. Ya Howard Rheingold (2004) había bautizado a estos súperusuarios como “multitudes inteligentes”; es decir, grupos de personas que emprenden movilizaciones colectivas políticas, sociales, económicas que se comunican y organizan en una escala novedosa mediante medios sociales interactivos como los blogs y los dispositivos móviles. Match Ratcliffe y Jon Lebkowsy consideran que esa unión que se da entre información, opinión, economía y política es fundamental para el establecimiento de la democracia extrema o en línea dado que: “la unidad básica de organización en una democracia extrema es el activista (súperusuario), un ciudadano preocupado por un asunto por el que está dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo para desarrollarlo en una política relevante” (Rojas, Alonso, Antúnez, Orihuela, Varela, 2005: 140). Ese activismo digital cada día gana más atención. Las ansias de saber, la organización física de la sociedad civil, el desencanto social, la falta de atención de los gobiernos a las problemáticas sociales han llevado a estos prosumers2 -como los llama Eduardo J. Arcos- a emplear su tiempo libre a conformar nuevas instituciones, nuevos foros de opinión y nuevos espacios de agrupación para atender en conjunto las necesidades que los estados y las naciones no desean atender. Esta democracia deliberativa que insta por la participación de los ciudadanos en la gobernación empata a la perfección con el movimiento de código abierto en el que la estructura y funcionamiento se basa en la cooperación, la participación, la descentralización, la organización y el actuar. La unión de información, organización y activismo facilita el encauzar la acción social y el extender ideas, comportamientos y debates. De ahí que Rebecca Blood, insista en que una de las ventajas estructurales de las comunidades colaborativas que se construyen alrededor de los blogs, está en la posibilidad de profundización e inmersión que se puede lograr cuando

2

Concepto creado de la fusión de las palabras Productor-Consumidor

11


Communitas

12


Ciudadanía en la red

un grupo de personas centran sus talentos para trabajar en una misma causa e informar con ello al resto de sus usuarios fungiendo como centros de intercambio intelectual. Ya Ignacio Ramonet en su texto Internet, el mundo que llega, anunciaba el boom de la pasión en la vida pública y la presión sobre la opinión pública (Mora, 2006). Son esos usuarios los que buscando nuevos modos de éxito social centran sus esfuerzos en influir sobre procesos productivos multinacionales. Los gérmenes de un simbolismo político que trascienda el imaginario y la fantasía de la técnica pueden filtrarse en un entorno ansioso por ejercer su soberanía. Un neorelato está documentando la vida cotidiana, la profesionalización y mediatización de lo que hoy día se denomina el Tercer Sector.

Transparencia informativa hipermedial la esencia de los nuevos medios

El fenómeno no es nuevo, hace más de 25 años, las Naciones Unidas reportaron el surgimiento de un conjunto de instituciones sociales que actuaban en los suburbios del feudo instaurado por el Estado (Primer sector) y el Mercado (Segundo sector). Desde aquél entonces definieron a esas Organizaciones como No Gubernamentales o ONG’s. Una de sus características fue su apuesta por el desarrollo social, quedando en evidencia que son las personas las que constituyen el factor decisivo para los destinos de las naciones. Las situaciones políticas particulares, la corrupción, la deshumanización de los mercados, la falta de compromiso ético con los distintos sectores sociales ha desacreditado a muchas instituciones. La desconfianza parece convertirse en un nuevo capital privado. Desgraciadamente, ese mismo contexto ha limitado el trabajo de muchas de estas organizaciones y han tenido que buscar modos ingeniosos, alternos y eficaces para sortear las dificultades que el entorno les impone. Así han tenido que profesionalizar y mediatizar su actuar. Hoy día entre los actores del sector podemos encontrar a grupos ambientalistas, asesores familiares, instituciones de atención a sectores marginados, organizaciones profesionales y de trabajadores, hospitales, universidades, clubes sociales y deportivos, instituciones de derechos humanos y un sin fin de instituciones privadas que desean ofrecer soluciones específicas a dificultades de las personas. Sus agentes, en su mayoría son voluntarios comprometidos con la causa que persiguen, lo que les da un carácter multidisciplinario, multifórmico, no lucrativo y humanista. Por ello la amplia gama de áreas de acción con las que se involucran: ciencia, cultura, recreación, educación, derechos humanos, trabajo, justicia social, solidaridad, espiritualidad, economía, servicios públicos, etcétera. Como bien señalaba Peter Drucker desde 1963 en su texto El gran poder de las pequeñas ideas (1999), las estrategias del Tercer Sector no se fundamentan en el dinero; primero está su misión y las personas que se beneficiarán de su actuar y luego está la retribución del impacto de sus acciones.

13


Communitas

En la sociedad digital, las iniciativas del Tercer Sector fluyen de manera ordinaria en los nuevos medios. Su presencia ha sido bautizada por la periodista, comunicadora social y colaboradora del blog Canal Solidario, Olga Fernández Barrios como Blongs; es decir, bitácoras que registran cronológicamente información, comentarios, documentos, actividades e iniciativas que se desean divulgar globalmente aunque su actuar sea local. Su condición de autogestión, actualización constante e interactiva se ha solidificado por el nivel de transparencia y confianza que desean ofrecerle a sus usuarios a la hora de compartir sus agendas. Los Blongs, han logrado desarrollar interesantes capacidades para influir y fidelizar a sus usuarios. Los netactivistas y cibernautas, no sólo ven en ellos el corazón de su comunidad virtual, también perciben rituales ordenados, modos culturales, ritos simbólicos, conductas, actitudes, gestos, inteligencia puesta al servicio de los otros, en pocas palabras, un espíritu que navega entre continentes web y contenidos. Códigos y nuevas maneras de comunicación están hibridándose en los Blongs. “Su facilidad de uso, accesibilidad, autonomía, horizontalidad, funciones y servicios” (López, 2006) hacen a sus usuarios más activos y participativos. En el laberinto digital las tecnologías hipermediales y multimedia están convergiendo, ofreciendo una nueva sintaxis al metadiscurso del “fabriquemos nuestra propia sociedad”. Esa semántica perfila nuevos territorios de participación, construye nuevas realidades, formula nuevas argumentaciones, radicaliza algunas ideologías, pero también otorga nuevas perspectivas, interacciones independientes, tendencias que aspiran a ser confiables, matices, contrastes y multiplicidad de voces. El escaparate que ofrecen estos espacios digitales a las organizaciones del Tercer sector llama la atención, pues ahora los usuarios se sienten socios activos y comprometidos con las causas expuestas.

Los Blongs en la lógica We the Media

Participación y autogestión son fundamentos del binomio que define la nueva conversación que están generando los Blongs. Olga Fernández en una entrevista para Bitácoras.org enunció algunas de las ventajas y usos que pueden darse a los blongs: “Darse a conocer entre beneficiarios que las necesiten; Darse a conocer entre potenciales voluntarios permanentes o voluntarios puntuales dispuestos a echar una mano; Ser conocidas por posibles donantes o socios; Explicar a la sociedad que les rodea la situación contra la que están trabajando, tener una voz para denunciar; Tener un espacio de reflexión y evaluación con voluntarios, beneficiarios y donantes para evaluar y mejorar sus proyectos;

14


Ciudadanía en la red

Mantener, para sí mismas, una pequeña memoria de sus actividades en línea; Considerar el blong una forma de adaptarse a las nuevas tecnologías de la comunicación y superar la brecha digital poco a poco; Convertir la página en ese ansiado canal de comunicación (feedback) con el beneficiario y el voluntario para evaluar y mejorar sus proyectos. El objetivo es democratizarse, ya que muchas organizaciones pecan de ser iniciativas personales o de un pequeño grupo en el que los demás deciden poco; Utilizar el blong, sobre todo, como forma de comunicación entre los voluntarios, beneficiarios y donantes para coordinar sus actividades” (Abellón, 2005). Algunos Blongs, como Canal solidario, se han convertido en verdaderos portales dedicados a publicar estrategias de comunicación para el cambio social como bien señala su eslogan-. Algunas de las principales herramientas y servicios que emplean los Blongs son: • • • • • • • • • • • • • • • • •

Sección de noticias Destacados de la Blogósfera Alertas de conflictos y mensajes RSS Directorios en línea de ONGs y de periodistas sociales Bolsa de trabajo para voluntarios Asesoría legal para Organizaciones del Tercer Sector Publicaciones en línea y bibliotecas virtuales Chat y foros de discusión Agenda Tablón de anuncios y boletín electrónico Guías temáticas Videocast como testimonio gráfico de su trabajo Memes o iniciativas de la ciudadanía Manifestaciones en línea Alianzas y afiliación Manifestódromos Phonecast y activismo vía telefonía celular

15


Communitas

Entre los principales Blongs encontramos: • Canal solidario.org (http://bitacora.canalsolidario.org) • La bitácora del Padre Ángel: Que no haya más pobres (http://blogs.periodistadigital.com/padreangel.php/2006/10/20/ p51138) • Global Voices (http://www.globalvoicesonline.org/) • Proyecto Blong (http://proyectoblong.blogspot.com/) • Agustinas misioneras (http://agustinasmisioneras.blogia.com/) • Ana y Mía: Descongelando sonrisas contra la anorexia y la bulimia (http://mifune.blogs.com/anamia/) • Apadrina un niño: El blog de apadrinamiento (http://apadrinar.blogspot.com/) • Asalsido: Asociación Almeriense para el Síndrome de Down (http://www.asalsido.org/usuarios/) • Videonet-art video arte: Reflexión y exploración artística sobre la condición humana (http://videonetart.blogspot.com/) • Diario de un padrino: blog para compartir mi experiencia sobre el apadrinamiento (http://blogs.ya.com/sobera/) • Entre los simios: ideas sobre paz, solidaridad y ONG’s (http://entresimios.blogspot.com/) • Fundación Social Vicente Ferrer (http://www.fundacionvicenteferrer.org/blog/) • Voluntarios comunicando (http://voluntarioscomunicando.blogspot.com/)

Conclusiones

Con Blongs, hablamos de comunidades de personas, autogestionadas y espontáneas, con intereses y gustos afines que se reúnen para compartir información a través de referencias mutuas y que se nutren de la credibilidad de sus miembros para impulsar el desarrollo social. Como menciona Rheingold, la confianza y la colaboración pueden producir multitudes inteligentes es decir superusuarios de la participación cívica, comprometidas con la especie humana, su entorno y las problemáticas sociales. Es decir, ciudadanos capaces de comunicarse, actuar y liderear la opinión pública y la participación social. Ya resuena la conversación de la sociedad participativa. Un nuevo sentido, más allá de los simbólico está estructurando los modos democráticos. Si la democracia es un diálogo como anuncia el Manifiesto Cluetrain, los nuevos medios, pueden ser una de las tantas olas que habrán de golpear las bahías de las sociedades contemporáneas en vías de democratización. La comunicación se vuelve ahora personal, heterogénea, multidireccional, abierta, personal e hiperjerárquica. Opinión pública, organización y acción social, netactivismo, agrupación, se dan cita en los espacios creados por los Blongs, pero sobre todo, lo que se hace presente es la posibilidad de hablar sobre cómo impulsar el desarrollo social. Sigamos vigilantes de la revolución semántica impulsada por los nuevos medios para identificar la Pragmática que habrá de producir. La ola está resonando, sólo queda en nosotros escuchar sus ecos y arrojarnos al mar.

16


Ciudadanía en la red

Referencias

Alonso, A & Arzoz, I. (2003). Carta al Homo ciberneticus. España: EDAF. Avellón, V. (2005) Los blongs. Las bitácoras de las ONG. Recuperado el 27 de octubre de 2006, de: http://www.bitacoras.org/bit.php?id=140_0_1_0_C Baran, S. e Hidalgo Toledo, J. A. (2005). Comunicación masiva en Hispanoamérica. Cultura y literatura mediática. México: McGraw Hill. Blood, R. (2002). Universo del Weblog. España: Gestión 2000 Bowman, S. & Willis, C. (2006). Nosotros, el medio. EUA: The Media Center at The American Press Institute Da Cruz, J (2006). Periodismo ciudadano: ruido y nueces. Uruguay: Carta Global Latinoamericana. Estudios en Globalización, Desarrollo y Sociedad Civil en América Latina. Marzo de 2006, No. 6 Dans, E. (2006). Algo más que noticias: cómo se enfrenta la prensa al fenómeno de la Web 2.0. PDF De Pablos, J. M. (2001). La red es nuestra: El periódico telemático, la revista enlínea, la radio digital y el libroweb cambiarán las formas de comunicación social. España: Paidós, Papeles de Comunicación Drucker, P. (1999) El gran poder de las pequeñas ideas. Buenos Aires: Sudamericana García Canclini, N. (2004). Culturas híbridas: Estrategias para entrar y salir de la modernidad. México: Grijalbo. Gates, B. (2000). Camino al futuro. México: McGrawHill González, J. A. (2003). Cultura(s) y ciber_cultur@..(s). Incursiones no lineales entre complejidad y comunicación. México: Universidad Iberoamericana. Hidalgo Toledo, J. A. (2006). “Inmersión educomunicativa multivía. Aprendizaje hipermedial a través de los edublogs” en Memorias del Primer Encuentro Docente en Comunicación de Rojas Hernández, K. S. México: CONEICC Islas, O., Gutiérrez, F., Albarrán de Alba, G., Camarena, S. & Fuentes Berain, R.. (2002). Explorando el ciberperiodismo iberoamericano. México: CECSA, Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Estado de México. López, X. (2006). Sistemas digitales de información. España: Pearson Mattelart, A. (2002). Historia de la sociedad de la información. Barcelona: Ediciones Paidós. Melonie, J. (2006). Blogger. España: Anaya Multimedia Molinuevo, J. L. (2004). Humanismo y nuevas tecnologías. España: Alianza Editorial Mora, V. L. (2006). Pangea: Internet, blogs y comunicación en un mundo nuevo. España: Fundación José Manuel Lara. Negroponte, N. (1997) El mundo digital. España: Ediciones B. Oppelaar, J. (2000, 1 de octubre). “Expensive lessons” en eVariety. Recuperado el 29 de julio de 2005, de: http://www.sightsound.com/news/2000.10.01eVar.html Orihuela, J. L., (1997) La revolución de los blogs. España: La esfera de los libros. Pérez Islas, J. A. (Coord.) (2006) Encuesta Nacional de Juventud, 2005. México: Instituto Mexicano de la Juventud, Centro de Investigación y Estudios sobre Juventud. Rojas, O., Alonso, J., Antúnez, J. L. Orihuela, J. L. y Varela, J., (2005) Blogs: La conversación en Internet que está revolucionando medios, empresas y a ciudadanos. España: ESIC. Pareles, J. (1998, noviembre 15). “With a click, a new era of music dawns”. en New York Times. Recuperado el 29 de julio de 2005, de: http://partners.nytimes.com/library/tech/98/11/biztech/articles/15internet-music.html Rheingold, H. (2004). Multitudes inteligentes: la próxima revolución social (Smart Mobs). España: Gedisa Editorial Roberts, D., Foehr, U. & Rideout, V. (2005). Generation M: Media in the lives of 8-18 year-olds. Stanford University: The Henry J. Kaiser Family Foundation. Sfez, L. (2005). Técnica e ideología. Un juego de poder. México: Siglo XXI. Stratem L. & Jacobson, R. (1996). Communication and cyberspace. Social interaction in an Electronic Environment. New Jersey, Cresskill: Hampton Press, Inc. Bensmiller, K. (2005). Truly, Madly, Deeply Engaged: Global Youth, Media and Technology. Santa Monica, California: Yahoo!, OMD & Summit Series

17


Communitas

Nuevas tecnologías de información y democracia

Alberto Arciniega - Coordinador de Comunicación Social de CEPS El Internet y las Tecnologías de la Información (TIC) han revolucionado nuestra forma de vivir, de pensar, de interactuar y de comunicarnos.. Los nuevos medios y herramientas digitales disponibles dan un sentido nuevo a términos como transparencia, participación, control, y han demostrado ser útiles para modificar actitudes en los gobiernos, en los políticos, en quienes toman decisiones y en los ciudadanos. De manera práctica podemos hacer innumerables actividades por Internet, hacer y paga trámites, pagar cuentas bancarias, depósitos, transferencias, consultar multas de tránsito, pagar boletos de avión, generar los pases de abordar etc. Para muchos es común esta forma de vivir e interactuar con las TICs, pero ,¿todos tenemos acceso a las Nuevas Tecnologías? En México, de acuerdo a estudios realizados por la AMIPCI (Asociación Mexicana de Internet) el 34.9% de la población tiene acceso a Internet, si sacamos cuentas en un país de 112 millones de personas, más de 77 millones de mexicanos aun no tienen acceso a estas tecnologías por alguna de las razones arriba mencionadas. Junto a esta realidad, es necesario tomar en cuenta la llamada “brecha digital” que hace referencia a la diferencia socioeconómica entre aquellas comunidades que tienen accesibilidad a Internet y aquellas que no, aunque tales desigualdades también se pueden referir a todas las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC), como la computadora personal, la telefonía celular, la banda ancha y otros dispositivos. Este término también hace referencia a las diferencias que hay entre grupos según su capacidad para utilizar las TIC de forma eficaz, debido a los distintos niveles de alfabetización y capacidad tecnológica Como tal, la brecha digital se basa en diferencias previas al acceso a las tecnologías. Entre ellas podemos referirnos a las que señalan Crovi-Toussaint-Tovar en su libro Periodismo Digital: En relación a la economía, la brecha económica, es decir la carencia de recursos materiales para acceder a las nuevas tecnologías. En relación a la tecnología, la brecha tecnológica: Carencia de equipamiento tecnológico y la capacidad de renovación de la infraestructura tecnológica.

18


“Las nuevas tecnologías no modifican solo el modo de comunicar, sino la comunicación misma y nacen nuevas oportunidades para construir lazos de comunión” Mensaje del Papa Benedicto XVI para la Jornada de las Comunicaciones Sociales del año 2011


Communitas

En relación a la capacidad brecha de conocimiento, que se refiere a pocas habilidades, capacidades y destrezas para adoptar y apropiarse efectivamente las nuevas tecnologías. Poco aprovechamiento más allá del entrenamiento o la operación simple. Ausencia de una visión participativa de los usuarios y sus posibilidades como agentes de cambio dentro de su contexto social. En relación a la cultura, la brecha cultural, es decir, el bajo nivel educativo, ausencia de competencias en el procesamiento de la información, bajo o nulo uso eficiente de las nuevas tecnologías. En relación a la legislación, la brecha política, que tiene que ver con la ausencia de políticas públicas en relación con el acceso a las nuevas tecnologías, el contexto democrático, el marco jurídico y social para fomentar la igualdad de oportunidades y acotar la brecha digital. Hemos sido testigos de cambios inusitados en el contexto político de los países del Magreb y se nos ha informado que el uso de la TIC’s ha sido fundamental para alentar la participación, particularmente de los jóvenes. En nuestro país, si queremos llegar a una democracia participativa necesitamos pensar cómo reducir la Brecha Digital y cómo potenciar el uso de las TIC´s a promover la participación en causas sociales. Como lo ha señalado el Papa Benedicto XVI en su mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales del año 2011, las nuevas tecnologías no modifican solo el modo de comunicar, sino la comunicación misma y nace un nuevo modo de aprender y de pensar, así como nuevas oportunidades para establecer relaciones y construir lazos de comunión. Esta novedad debe ser aprovechada como una oportunidad para quienes tienen el anhelo de una sociedad más democrática, justa y participativa y en ello todos podemos hacer algo.

20


Ciudadanía en la red

Compartiendo

experiencias

En este boletín, queremos compartir la experiencia de Luis Martín Cabezas Jauregui, quien es agente de Pastoral Social de Cáritas Zamora y ha utilizado las redes sociales como herramienta para ser constructor de paz . Las Redes Sociales versión moderna y eficaz para ser constructores del Reino. El tema de moda hoy en día, son las famosas Redes Sociales, RS; el impacto que ha tenido en nuestra sociedad es indudable ya que cumple con el requisito fundamental para ser portada de los Medios de Comunicación MC” a esto se le llama “mediático; los anuncios y las declaraciones de los famosos: celebridades del espectáculo, deportes, políticos o religiosos; es signo del gran alcance de las RS en la opinión publica en nuestros días. Las “RS muestran grandes beneficios a las comunidades ya que son eficaces en informar por ejemplo: en momento difíciles como son terremotos, inundaciones, conflictos armados que ocurren en el mundo. No podríamos entender hoy en día, las grandes movilizaciones que se han originado en el Medio Oriente en Europa y ahora en Chile sino fuera por la RS”.

21


Communitas

Al igual entonces que los “MC tradicionales: (Radio, Televisión y Medios Impresos), ha llegado posicionarse en el gusto de las personas en todo el mundo, no solo por la información que se comparte, sino por las relación e interacción, que se da a diferencia que otros medios con otras personas. Esa interacción y relación va desde conocer y relacionarse con muchas más personas, sin importar la parte en la región del mundo en que estén. El tener la posibilidad de contactar a personas famosas como son: actores, actrices, políticos, dirigentes religiosos o deportistas; es un gran plus que este medio ofrece. Vemos entonces los grandes alcances que brinda esta herramienta. El impacto es real, en nuestras sociedades, grandes escándalos han sido originados por este medio, declaraciones desafortunadas, amenazas, son muestra clara que es una herramienta de doble filo también. Por eso debemos todos asumir nuestro compromiso y responsabilidad a darle un buen uso a este medio. Mi experiencia en las “RS” ha sido una forma de expresión y escucha de los sentimientos en la fe, en lo social, en lo político; de mis amigos y yo en la red. Creo que es una herramienta linda que trata de acercarte y tener más contacto con tus seres queridos que radican no en tu ciudad o fuera del país. Esta herramienta es fundamental para no perder contacto con tus seres queridos, es una gran herramienta de estar pendiente de tu familia principalmente. Creo y sostengo que las RS es una gran medio de información que como dice el Compendio de la Doctrina de la Iglesia, es un gran instrumento fundamental en la democracia”; y como no serlo, hoy en día cuando estamos con mayores formas de obtener información pero tristemente e indigna esta situación, son unas cuantos manos lo que someten los MC. Las RS son formas y escaparate de romper los cercos informativos que hay en nuestro país. Hoy en día los bautizados debemos tomar la bandera de ser constructores y mensajeros de paz en los MC” y por supuesto en las “RS”; el Documento de Aparecida “DA” nos propone que sea este medio: el primer anuncio, la primera catequesis de como ahondar en la fe. No olvidemos esto, los “MC” deben ser difusores de verdad, de justicia, de paz y de caridad, y por eso, “en este caso” que hablamos de las “RS deben servir y difundir el Evangelio, que nos muestran a Jesús como el enviado del Padre, para liberar al oprimido de la esclavitud del pecado y la muerte. Las RS” dice “DA nos ofrecen la posibilidad de extender casi sin límites el campo de audición de la Palabra de Dios, haciendo llegar la Buena Nueva a millones de personas. En ella encuentra una versión moderna y eficaz del púlpito. Gracias a ellos puede hablar a las multitudes. Hermanos Bautizados, utilicemos este moderno y eficaz púlpito para llegar a nuestros contactos y ser mensajero de que solo En Cristo tendremos vida digna… Luis Martín Cabezas Jáuregui

22


www.ceps.org.mx/comunitas

Ciudadania en la Red  

Boletin Communitas No. 5 Ciudadania en lared