Page 1

Redes sociales y pérdida de intimidad

La mayoría de los y las adolescentes llevan un diario de vida o un registro de sus actividades en alguna red social: ¿Pero lo hacen protegiendo su intimidad? La mayoría de los y las adolescentes llevan un diario de vida o un registro de sus actividades en alguna red Pero ¿alguien saldría a la calle a repartir volantes con su foto y datos personales a desconocidos? Tal vez por ser la primera generación de nativos digitales, es decir, cuando nacieron ya existía Internet, a nadie le sorprende la capacidad que tienen los jóvenes para estar tantas horas conectados sin pensar en riesgos. Podría pensarse que sólo sucede en otros países, que nunca le va a pasar a uno. Pero cuando hablamos de los riesgos que pueden ocurrir en torno a estos sitios, no tenemos que pensar en cosas trágicas como secuestros y/o muertes. Por ejemplo: ¿qué pasa cuando uno sube una foto a una red social y otros la comentan ofensivamente? Todo depende del que recibe el infortunio. Por ejemplo, hay chicas más frágiles que pueden no entenderlo y llegar a angustiarse o deprimirse. En estos casos no tiene sentido responsabilizar a las redes sociales. Estas páginas se han transformado en plazas on line. Son un lugar de encuentro donde se puede conversar, intercambiar fotos, enlaces a videos o música. Nada que a primera vista pueda dañarnos gravemente. Por eso, debemos ser conscientes de que el anonimato en el que se esconde un usuario en Internet lo habilita a hacer, decir u opinar lo que le plazca. Está en cada uno saber separar a quién creerle, qué opinión tener en cuenta y cual no, así como decidir qué imágenes y comentarios postear. Entonces, como en varios aspectos, el equilibrio en el uso de estos mecanismos no está en que los padres decidan cuántas horas permiten pasar a los hijos frente a la computadora, o tomar posturas radicales y alejarse de estos espacios; cada uno de nosotros tiene que pensar a qué se expone cuando deja al descubierto su intimidad en la red.


¿Qué se puede hacer? En relación a las Redes Sociales: Las sugerencias específicas son: -No dar información personal. -No subir fotos privadas a la web. -No publicar fotos de otros sin su permiso. -No contactarse con desconocidos por Internet. -No encontrarse en persona con gente que hayan conocido en la red. 1 Ordenar los contactos en distintos grupos: -Separarlos por conocidos, familia, amigos, escuela, etc. Y así, cuando las listas estén armadas, el usuario puede decidir quién puede ver qué cosas. 2 Decidir qué se permite ver: -Configurar la lista de manera de determinar quién podrá ver la información que se sube a la red social. - Hay datos que solo podrán ver los familiares, otros los amigos y los menos privados, los que no comprometen, los conocidos. 3 Dirección y teléfono -Lo ideal, dicen los especialistas, es no subir a una red social la dirección ni el teléfono. - Para aquellos que aun así, prefieren hacerlo, lo mejor es que seleccionen cuidadosamente quienes podrán ver estos datos. 4 -No estar siempre disponible -No es necesario –y a veces no es conveniente estar siempre disponible en una red social. -El usuario puede configurar su página pata que solo los amigos o solo los familiares puedan encontrarlo. Y de esta manera evitar a los menos conocidos.


Redes sociales y pérdida de intimidad