Issuu on Google+

NUCLEO INTEGRADOR OBESIDAD Y SÍNDROME METABÓLICO

CESAR AUGUSTO ROJAS

UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO PROGRAMA CIENCIAS DE LA SALUD MEDICINA ARMENIA 2013

1


NUCLEO INTEGRADOR OBESIDAD Y SÍNDROME METABÓLICO

CESAR AUGUSTO ROJAS

TRABAJO HERRAMIENTAS WEB 2.0

DOCENTE LINA MARIA QUINTERO MARTINEZ

UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO PROGRAMA CIENCIAS DE LA SALUD MEDICINA ARMENIA 2013

1


NUCLEO INTEGRADOR

INTRODUCCION El Síndrome metabólico incluye una variedad de alteraciones metabólicas que aisladas y en conjunto constituyen un factor de riesgo asociados a la presentación de enfermedades cardiovasculares, como es el caso de ACV, ateroesclerosis, DM 2, entre otras. El principal factor para clasificar a un paciente dentro del síndrome metabólico es la Obesidad visceral. Además de esta, se debe determinar la Tensión arterial, Glucemia en ayunas, Niveles de HDL, LDL y TAG. La asociación de la Obesidad Visceral y dos de los otros factores, clasifican a un paciente dentro del SM. Esta patología afecta del 15 – 25 % de la población mundial (40 – 74 años).

1


NUCLEO INTEGRADOR

JUSTIFICACION Al registrar el Síndrome metabólico una prevalencia del 15 a 25 % a nivel mundial, se configura como una patología de gran importancia desde el punto de vista de salud pública, razón por la cual, debe ser analizada en el ámbito académico medico, desde los puntos de vista de: factores de riesgo, fisiopatología y posible manejo. De la misma manera, es importante identificar los mismos factores en un paciente que tiene este padecimiento, con el fin de corroborar lo registrado en la bibliografía estudiada y realizar una discusión del caso que nos permita generar un proceso de retroalimentación.

1


NUCLEO INTEGRADOR

EPIDEMIOLOGIA

Álvaro Dulce

Mientras la obesidad está en aumento en todo el mundo, la dinámica de la epidemia varía de acuerdo a las regiones. En los países pobres, las personas tienden a engordar a medida que aumentan sus ingresos, mientras que en las economías desarrolladas o en transición, mayor ingreso se relaciona con formas delgadas. Las diferencias de género complican aún más el cuadro. En general, las mujeres tienden a tener mayores tasas de obesidad que los hombres. Pero las tasas de sobrepeso son mayores en hombres en países desarrollados, pero mayores para las mujeres en los países en desarrollo. Además, en muchos países en desarrollo, la relación entre estatus económico y obesidad es positiva para los hombres pero negativa para las mujeres. Ver. Fig No 1.

Fig. No 1. Reportes sobre peso y obesidad en algunos países del mundo. Fuente: Artículo "Globesidad, una epidemia en apogeo". OMS 2005 Fuente:

Artículo "Globesidad, una epidemia en apogeo". OMS 2005

1


NUCLEO INTEGRADOR Según los reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2005 en todo el mundo hubo aproximadamente 1600 millones de adultos (mayores de 15 años) con sobrepeso y al menos 400 millones de adultos obesos. Además, la OMS calcula que en 2015 habrá aproximadamente 2300 millones de adultos con sobrepeso y más de 700 millones con obesidad. En el mismo año había en todo el mundo al menos 20 millones de menores de 5 años con sobrepeso. Aunque antes se consideraba un problema exclusivo de los países de altos ingresos, el sobrepeso y la obesidad están aumentando espectacularmente en los países de ingresos bajos y medios, sobre todo en el medio urbano. La organización Panamericana de la Salud - OPS, reportó para el año 2004, que a nivel mundial, más de 22 millones de niños de menos de 5 años tenían obesidad o sobrepeso, 17 millones de los cuales viven en países en desarrollo. En Estados Unidos, la incidencia de estas afecciones entre los 6 y 18 años aumentó de 15% en 1970 a 25% en 1990. Donna Eberwine, en su artículo "Globesidad, una epidemia en apogeo", menciona que la epidemia se ha documentado muy bien y se ha estudiado ampliamente en los Estados Unidos, donde ya desde comienzos de los sesenta, casi la mitad de los americanos tenía exceso de peso y más del 13 % era obeso. Hoy en día, alrededor del 64 % de los adultos de los Estados Unidos tiene sobrepeso y el 30,5 % es obeso -el doble de la tasa de obesidad de 20 años atrás y un tercio más alta que hace apenas 10 años. Pero Estados Unidos ni siquiera está a la cabeza de la carrera mundial por la corpulencia nacional. Esa distinción la tiene Samoa, donde dos tercios de todas las mujeres y la mitad de los hombres son obesos. En las Américas, Canadá sigue a los Estados Unidos, ya que el 50 % de los adultos tiene sobrepeso y el 13,4 es obeso. Pero los datos de Argentina, Colombia, México, Paraguay, Perú y Uruguay muestran que más de la mitad de su población tiene sobrepeso y más del 15 % es obeso. Aún más inquietante es que la tendencia se está acentuando entre los niños de la Región. Actualmente, se ha duplicado el número de niños estadounidenses que tienen exceso de peso con respecto a hace 20 años. En Chile, México y Perú, la cifra es alarmante, ya que uno de cada cuatro niños, de 4 a 10 años de edad, tiene sobrepeso o es obeso. Walmir Coutinho, profesor de endocrinología de la Universidad Católica de Río de Janeiro y coordinador del Consenso Latinoamericano sobre Obesidad, señala que las tasas de obesidad en la niñez aumentaron en un 66 % en los Estados Unidos durante los últimos 20 años, pero en Brasil aumentaron 240 % durante el mismo período.

1


NUCLEO INTEGRADOR "La obesidad y el sobrepeso están aumentado más aceleradamente en América Latina que en América del Norte o en Europa", dice. "Están reemplazando al hambre y a la desnutrición como factores que inciden en la mortalidad". El Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile, en estudios sobre el tema señala que los resultados muestran que la prevalencia de la obesidad en América Latina es muy baja. Esto es especialmente cierto en los países menos desarrollados, como Guatemala (1,7%), Honduras (1,4%) y Bolivia (2,1%). Otros autores (Blössner de Onís, 2000) también han determinado la prevalencia de la obesidad en América Latina en niños de edad preescolar. El análisis se basó en datos recogidos de las encuestas nacionales desde 1970 hasta su publicación. Los datos proceden de la base de datos mundial de la OMS sobre crecimiento y malnutrición infantil. Para todos los países de América Latina, los datos se basan en muestras, con excepción de Argentina, Chile, Uruguay y Venezuela, donde las estimaciones se basaron en los sistemas nacionales de vigilancia de la nutrición. Ver cuadro No 1.

Como se muestra en la tabla anterior, Argentina, Chile y Costa Rica tienen los índices más elevados (7,3, 7,0, y 6,2% respectivamente), mientras que la prevalencia más baja se observa en los países menos desarrollados, como Haití y Bolivia.

1


NUCLEO INTEGRADOR

Un análisis de la situación nutricional de las mujeres de América Latina entre 15 y 49 años, procedentes también de la misma fuente, muestra que la prevalencia más baja se encontró en algunas de las naciones más pobres, como Haití, Bolivia y Honduras.

1


NUCLEO INTEGRADOR SOBREPESO Y OBESIDAD EN COLOMBIA Según datos arrojadas por la encuesta Nacional de Nutrición del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar - ICBF, efectuada en el 2005 a personas entre 18 y 64 años de edad, el 31.1 % de los hombres sufre sobrepeso y el 8.8% de obesidad. En las mujeres de la misma edad, el 33% tiene sobrepeso y el 16.6% obesidad, reflejando de esta manera datos muy similares para el sobrepeso en los dos sexos, pero en cuanto a obesidad, el femenino muestra el doble de la prevalencia del masculino (Ver Fig. No 2).

Según la misma fuente, los departamentos donde se registró el mayor índice de sobrepeso para el mismo periodo en población de 18 a 64 años fueron: Guainía, Nariño, Tolima y Vaupés, con un 37%, seguido de Casanare, Boyacá, Putumayo, Cundinamarca y Amazonas, con el 36%. Bogotá se encuentra en el tercer lugar con el 35%. Los últimos en la lista son: Córdoba y Cauca. con el 27% y Bolívar con el 26%. El Departamento del Quindío, ocupó el puesto No 20, registrando un 33% de prevalencia. La media para este parámetro a nivel nacional fue del 32%. Ver Mapa No 1.

1


NUCLEO INTEGRADOR

Mapa No 1. PREVALENCIA DE SOBREPESO EN COLOMBIA EN POBLACION DE 18 A 64 AÑOS. 2005

(%)

37 Bolívar

Córdoba

Boyacá

36 Casanare

35

Quindío Tolima Guainía

Cauca Nariño

27

Vaupés Putumayo

33

Amazonas

Media Nacional 32 %

Fuente: Encuesta Nacional de Seguridad Alimentaria ICBF - 2005

En cuanto a obesidad, tomando como base la misma muestra, los departamentos donde se presenta el mayor problema son: San Andrés con 25%, Vichada, Guaviare y Amazonas, con el 21%. Los departamentos que ocuparon los últimos lugares fueron: Boyacá, Vaupés (11%) y Córdoba (10%). Quindío esta en el lugar número 24, con un registro de obesidad en su población del 13%, lo cual lo ubica por debajo de la media, que para el estudio fue del 14%. Ver Mapa No 2.

Mapa No 2. PREVALENCIA DE OBESIDAD EN COLOMBIA EN POBLACION DE 18 A 64 AÑOS. 2005

(%)

25

Córdoba

Boyaca Vichada

Quindío

21

Guainía

15 Vaupés

Amazonas

13 Media Nacional 14 %

Fuente: Encuesta Nacional de Seguridad Alimentaria ICBF - 2005

1


NUCLEO INTEGRADOR SINDROME METABOLICO La prevalencia del SM varía según factores como género, edad, etnia, pero se ubica entre 15% a 40%, siendo mayor en la población de origen hispano. En un estudio español se comparó la prevalencia del SM en la misma población utilizando tres de los criterios existentes. Aquí se encontró que la prevalencia era mayor en hombres que en mujeres y aumentaba con la edad, sin importar el criterio utilizado. Similares resultados se obtuvieron en un estudio realizado por el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Missouri en los Estados Unidos. Los resultados de muestran en la siguiente figura. Fig. No 3 Prevalencia de Síndrome metabólico a nivel mundial, relacionada con la edad.

Fuente: University of Missouri Health Sciences Center. USA Como podemos observar en la figura anterior, la prevalencia incrementa con la edad y se observa una mayor presentación en el sexo masculino, hasta que se alcanzan edades entre 60 a 69 años; a partir de esta edad el Síndrome metabólico se incrementa la presentación en el sexo femenino.

1


NUCLEO INTEGRADOR SINDROME METABOLICO Y DIABETES MELLITUS 2 En el articulo “El espectro del riesgo del paciente con alteraciones metabólicas, Epidemiologia, diagnostico y tratamiento”, el Doctor Stiven Haffner basado en los estudios realizados en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, menciona que los pacientes con síndrome metabólico tienen una mayor predisposición de desarrollar diabetes. Los triglicéridos elevados, el HDL bajo, la hipertensión arterial, la hiperinsulinemia y los valores elevados de glucemias en ayunas preconizan la aparición de diabetes en ellos. El mismo autor menciona que el síndrome metabólico es u factor de riesgo para desarrollar diabetes aun cuando los valores de glucemia en ayunas se encuentren normales. En la Figura No 4 se muestra la presencia de síndrome metabólico, incluso cuando no se acompaña de intolerancia a la glucosa, cuadriplica el riesgo de diabetes. Obviamente, cuando el síndrome metabólico se acompaña de intolerancia, el riesgo absoluto es mucho mayor, aunque el riesgo relativo se duplica.

Fig No. 4

Incidencia de Diabetes estratificada por intolerancia a la glucosa y síndrome metabólico.

Fuente: Revista “UN NUEVO AMENCER EN PROTECCION CARDIOVASCULAR”Dr. Stiven Hafner. University of Texas Health Sciences Center. USA

1


NUCLEO INTEGRADOR

SISTEMA LIMBICO

Stella Mosquera

La palabra “límbico” significa “limítrofe”. En su origen, este término se empleo para describir las estructuras fronterizas que rodean a las regiones basales del cerebro; pero cuanto más se han estudiado sus funciones, la expresión sistema límbico se ha ido dilatando para referirse a todo el circuito neuronal que controla el comportamiento emocional y los impulsos de las motivaciones. Un componente fundamental del sistema limbico es el hipotálamo, con sus estructuras afines. Además de sus funciones dentro del control del comportamiento, estas regiones regulan muchos estados internos del cuerpo, como la temperatura corporal, la osmolalidad de los líquidos corporales y los impulsos para comer y beber y para controlar el peso corporal. Estas funciones internas se denominan en conjunto funciones vegetativas del encéfalo, y su control se encuentra íntimamente emparentado con el comportamiento.

Funciones de control vegetativo y endocrino del hipotálamo: •

Regulación cardiovascular: La estimulación del hipotálamo lateral y posterior eleva la presión arterial y la frecuencia cardiaca, mientras que la activación del área preoptica suele ejercer unos efectos opuestos, provocando una disminución de ambas variables.

Regulación de la temperatura corporal: La porción anterior del hipotálamo, en especial el área preoptica, se ocupa de regular la temperatura.

Regulación del agua corporal:

1


NUCLEO INTEGRADOR El hipotálamo regula el agua corporal por dos procedimientos: 1) originando la sensación de sed, lo que lleva a que el animal o la persona beban agua, y 2) controlando la excreción de agua por la orina. •

Regulación de la contractilidad uterina y de la expulsión de leche por la mama: La estimulación de los núcleos paraventriculares hace que sus neuronas segreguen la hormona oxitocina. Esta sustancia, a su vez, aumenta la contractilidad del útero al tiempo que contrae las células mioepiteliales alrededor de los alveolos mamarios, lo que determina que estas estructuras viertan su contenido a través del pezón.

Regulación digestiva de la alimentación: La estimulación de diversas zonas hipotalámicas hace que un animal sienta un hambre enorme, un apetito voraz y un profundo deseo de buscar comida. Una región vinculada al hambre es el área hipotalámica lateral. En cambio, su lesión a ambos lados del hipotálamo hace que el animal pierda su impulso de alimentarse, a veces hasta ocasionar una inanición de carácter letal. En los núcleos ventromediales está situado un centro que se opone al deseo de comida, llamado centro de la saciedad. Si se aplica un estimulo eléctrico sobre esta zona a un animal que este comiendo, bruscamente deja de hacerlo y manifiesta una indiferencia absoluta hacia los alimentos. Sin embargo, si se produce una destrucción bilateral de esta área, el animal nunca llega a saciarse; por el contrario, los centros hipotalámicos del hambre se vuelven hiperactivos, con lo que experimenta un apetito voraz, que a la larga culmina en una obesidad tremenda.

REGULACION DE LA INGESTA DE ENERGIA La regulación de la ingesta de energía esta mediada por numerosos factores. La integración central de las señales periféricas, que incluye aquellas mediadas por mecanoreceptores, indica la presencia y densidad de energía de los alimentos en el tracto gastrointestinal. Los sensores hipotalámicos de glucosa vigilan las fluctuaciones en la

1


NUCLEO INTEGRADOR concentración de glucosa circulante. Las hormonas indican la liberación central de los péptidos que regulan el apetito y la saciedad. Se ha descubierto que la insulina central de los péptidos que regulan el apetito y la saciedad. Se ha descubierto que la insulina y la leptina son cruciales para la regulación a largo plazo del equilibrio de energía. Ambas hormonas son liberadas en forma proporcional a la grasa corporal y transportadas hacia el cerebro, donde modulan la expresión de neuropeptidos hipotalámicos que regulan la conducta alimentaria y el peso corporal, lo cual produce inhibición de la ingesta de alimentos y aumento del gasto de energía.

INTEGRACION HIPOTALAMICA El hipotálamo recibe inervación d numerosas aéreas, en especial del nucleus tractus solitarius y el área postrema del tallo cerebral. Estas aéreas transmiten numerosas señales neurales y hormonales del tracto gastrointestinal. Los receptores mecánicos de estiramiento perciben el estiramiento del estomago y de otras aéreas del intestino. Hormonas como la colecistocinina son liberadas en respuesta a la presencia de alimento en el intestino (Fig. 1). El núcleo solitarius también envía información del sabor hacia el hipotálamo y otros centros. Otras señales cerca del olor, vista, memoria del alimento y contexto social en que este se ingiere, también se integran y pueden influir en la ingesta de energía al modular la salida del hipotálamo. La integración de estas señales activa la expresión de genes de mediadores implicados en la regulación de la saciedad y el desarrollo de obesidad. Estos genes controlan la termogénesis (proteínas de desacoplamiento), la síntesis de proteínas (grelina, leptina, colecistocinina y adiponectina) y la disponibilidad de neurotransmisores (neuropeptido Y). No se ha comprendido de manera integral las contribuciones relativas de estos mediadores a la regulación de la ingesta calórica, gasto de energía, peso corporal y masa grasa, sin embargo, algunos descubrimientos recientes, como la función secretora del tejido adiposo, han ofrecido una nueva visión sobre los factores potenciales que contribuyen a la obesidad. El tejido adiposo se clasifica no solo como tejido de depósito de energía, sino como tejido endocrino que participa en una red compleja reguladora de la homeostasis de energía, el metabolismo de glucosa y lípidos, la homeostasis vascular, la respuesta inmunitaria e incluso la reproducción. Entre las hormonas producidas por el tejido adiposo que se han identificado están las siguientes: leptina, citocinas (TNF-

1


NUCLEO INTEGRADOR interleucina-6), adipsina y proteína estimulante de la acilacion, angiotensinogeno, inhibidor del activador de plasminogeno-1, adiponectina, resistina y hormonas esteroideas. La secreción de casi todas estas hormonas y citocinas se altera a consecuencia del exceso o deficiencia de tejido adiposo, lo cual sugiere que están implicadas en la fisiopatología de la obesidad y la caquexia. Las contribuciones de las citocinas proinflamatorias al desarrollo de resistencia a la insulina en individuos obesos, y el papel potencial de la leptina como regulador de la masa grasa, son de particular interés.

Fig. 1. Integración hipotalámica de la ingesta de energía.

1


NUCLEO INTEGRADOR MEDIADORES IMPLICADOS EN LA INGESTA DE ENERGIA

T r a c t o G a s t r o i n t e s t i n a l

MEDIADOR

REGULACION Y EFECTO META

Colecistocinina:

Se libera en el duodeno durante las comidas. Estimula al nervio vago y se proyecta al NTS; emite señales dentro del hipotálamo para inducir la saciedad.

Grelina:

PYY3-36

Adiponectina:

T e j. A d i p

Leptina:

Resistina:

Se libera a partir del tracto GI antes de los alimentos. Aumenta la ingesta de alimentos y la adiposidad. Tiene acción antileptina Pertenece a la familia del neuropeptido Y. Se libera en intestino delgado distal y el colon en respuesta al alimento. Disminuye la ingesta de alimentos en el núcleo arcuato del hipotálamo.

Es producida por el tejido adiposo. Aumenta la sensibilidad a la insulina y la oxidación de tejido graso, lo que induce reducción en los niveles circulantes de acido grasos. Se produce en el tejido adiposo. Actúa en el neuropeptido Y, neuronas que contienen AgRP y neuronas MSH-en el núcleo arcuato del hipotálamo, para disminuir la ingesta de comida. Hormona peptidica inducida durante la adipogenesis. Antagoniza la acción de la insulina.

1


NUCLEO INTEGRADOR o s o H i p o t a l a m o

Neuropeptido Y (NPY):

Su liberación está sujeta a la regulación de la leptina, la insulina y el cortisol. Estimula la ingesta de comida mediante el receptor NPY5.

MSH 

Es un producido de la POMC en el subgrupo neuronal hipotalámico sujeto a la regulación de la leptina. Disminuye la ingesta de alimentos mediante los receptores de melanocortina-4 en el hipotálamo. La leptina y las anfetaminas estimulan la producción de este péptido por neuronas hipotalámicos que expresan POMC. Reduce la ingesta de alimentos.

CART:

Orexinas:

Son producidas por las neuronas del área perifornical hipotalámica lateral. Están reguladas por la glucosa, la leptina, el neuropeptido Y, y neuronas de POMC. Estimulan la ingesta de alimentos.

Leptina: La leptina es una hormona peptidica (146 aminoacidos. Se piensa que actúa indicador (lipostato) de los depósitos de energía y modulador del balance energético. Los efectos específicos de la leptina en el metabolismo de la grasa son los siguientes: •

Disminución del depósito de grasa

Aumento del gasto de energía mediado por el sistema nervioso simpático.

Aumento en la expresión de proteínas de desacoplamiento.

Disminución del contenido de triglicéridos al aumentar la oxidación de ácidos grasos.

Disminución de la actividad y expresión de esterificación y enzimas lipogenicas.

Disminución de la actividad lipogenica de la insulina, lo que favorece la lipolisis.

1


NUCLEO INTEGRADOR El efecto general de la leptina es reducir los depósitos grasos y promover la delgadez mediante un sistema regulador de retroalimentación. En esta onda de retroalimentación, la leptina producida por el tejido adiposo funciona como sensor que vigila el nivel de los depósitos de energía. La señal es recibida e integrada por las neuronas hipotalámicas, y una respuesta efectora que probablemente incluya modulación de los centros del apetito y actividad del sistema nervioso simpático regula los dos principales determinantes del equilibrio de energía: ingesta y gato. La secreción de leptina presenta un ritmo circadiano con incremento nocturno respecto a la secreción diurna. Las concentraciones plasmáticas de leptina son bajas cerca del anochecer y empieza a incrementarse hacia las 3.oo pm.; alcanzan sus valores máximos durante la noche. Estas variaciones no se relacionan con la ingesta de alimentos ni con aumentos en la concentración de insulina circulante inducidos por alimentos. Los efectos de la leptina son mediados por el receptor de leptina, perteneciente a la familia gp 130 de receptores de citocinas, que activan un factor de transcripción de genes en dos poblaciones de neuronas hipotalámicas. Este proceso induce reducción en la expresión de dos neuropetidos orexigenicos (inductores de la ingesta de alimentos), el neuropeptido Y y el péptido relacionado con agutí; y aumenta la expresión de dos péptidos anorexigenos, la hormona estimuladora de de melanocito y la transcripción regulada por cocaína y anfetamina. Así, la inducción de ingesta de comida provocada por la leptina es resultado de supresión de neuropeptidos orexigenicos e inducción de anorexigenicos. Al parecer, el papel de la leptina en humanos es sobre todo de adaptación a la ingesta baja de energía en lugar de un freno al sobre consumo y la obesidad. Las concentraciones de leptina disminuyen durante el ayuno y las dietas de energía restringida independientemente de los cambios de grasa corporal y estimulan un incremento en la ingesta de alimentos antes de que se vacíen los depósitos de energía del cuerpo. Como los niveles de leptina no aumentan en respuesta a comidas individuales, se piensan que no sirven como señal de saciedad relacionada con los alimentos. Finalmente, es notable que los individuos obesos presenten concentraciones plasmáticas de leptina altas que no produzcan la reducción esperada en la ingesta de alimentos y aumento en el gasto de energía, lo cual sugiere que la obesidad puede vincularse con resistencia a la leptina y no con su deficiencia.

1


NUCLEO INTEGRADOR

CUATRO HIPOTESIS EN CUANTO A LOS MECANISMOS DE LA INGESTA DE ALIMENTOS

1. Hipótesis lipostatica: Cuando hay aumento de la cantidad de grasa, el tejido adiposo produce una señal humoral que va al hipotálamo, haciendo que haya una disminución en el aporte alimenticio y un mayor gasto energético. 2. Hipótesis del péptido intestinal: Postula que el alimento en el Aparato Gastrointestinal libera polipeptidos, que van al hipotálamo para inhibir la ingesta de alimentos.

3. Hipótesis glucostatica: Argumenta que el aumento en la utilización de la glucosa en el hipotálamo produce la sensación de saciedad. 4. Hipótesis termostática: Postula que una caída en la temperatura corporal por debajo de determinado punto estimula el apetito, y una elevación por encima de este punto lo inhibe.

1


NUCLEO INTEGRADOR

SISTEMA RENINA - ANGIOTENSINA – ALDOSTERONA. Cesar Augusto Rojas

El S.R.A.A. juega un rol muy importante en el mantenimiento de la homeostasis del medio Interno (volemia y natremia fundamentalmente) y de la presión arterial. Este sistema hormonal, cuyo producto activo es la angiotensina II se compone de dos partes según el sitio de origen:

1


NUCLEO INTEGRADOR S.R.A. ENDOCRINO-RENAL O SISTEMICO la angiotensina II generada, tiene como blancos principales al riñón, suprarrenales y vasos sanguíneos (también corazón, cerebro, células sanguíneas).

S.R.A. PARACRINO O AUTOCRINO Cumplen funciones locales o regionales (corta distancia), se denominan también sistemas locales o tisulares, y se demostraron en corazón vasos sanguíneos, cerebro, riñón, suprarrenales. Los componentes de la cascada de este sistema, necesarios para la generación de angiotensina II son: la renina, el angiotensinógeno, y la enzima convertidora de angiotensina o convertasa (ECA); los órganos y tejidos que disponen de estos elementos, pueden producir angiotensina II. Esta hormona desarrolla sus funciones a través de receptores específicos (AT1 - AT2) La renina, es sintetizada en el aparato yuxtaglomerular renal, y liberada a la circulación ante estímulos tales como: la disminución de la natremia, la hipovolemia, la hiperkalemia, y los niveles elevados de angiotensina II. El sustrato de la renina, es una 2 globulina plasmática, sintetizada en el hígado; el producto de esta acción enzimática es la angiotensina I (sin funciones conocidas).A nivel del lecho vascular pulmonar, la angiotensina I, es convertida por la ECA en angiotensina II, el más potente vasoconstrictor conocido. La casi totalidad de las funciones de la angiotensina II, se desarrolla interactuando con los receptores AT1. Los receptores AT2 tienen una función trófica en embriones no habiéndose esclarecido aún su función en la vida extrauterina (es probable que medien la hipertrofia vascular y cardíaca). La interferencia de la cascada del S.R.A.A.,a nivel de la renina, de la enzima convertidora y de los receptores de angiotensina II, originan tres grupos de fármacos: a) Los fármacos antireninas (en fase experimental) b) Los fármacos IECA (ya han probado su eficacia ) c) Los antagonistas de los recepto34 res de angiotensina II (Losartan), en fase clínica en la actualidad. Analizaremos la distribución anatómica, y las funciones de los componentes de este sistema endócrino dado su trascendencia fisiológica, fisiopatológica y farmacológica.

1


NUCLEO INTEGRADOR

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA DE LOS COMPONENTES DEL S.R.A.A. El S.R.A.A. sistémico, involucra a cuatro órganos: 1- el riñón productor de renina, 2- el hígado, productor de angiotensinógeno, 3- el lecho vascular pulmonar, donde actúa la convertasa, 4- la corteza suprarrenal, generador de aldosterona. La hormona activa y funcionante, es la angiotensina II, pero la enzima (renina y convertasa), y el sustrato de renina (angiotensinógeno), son los elementos indispensables para aquella resultante (angiotensina II), de tal manera que, los órganos que dispongan de renina, convertasa y angiotensinógeno, pueden generar angiotensina II.

Se ha demostrado, la síntesis local de esta hormona en riñón, corazón, cerebro, suprarrenales, y numerosos lechos vasculares (sistema R.A. local o tisular). La angiotensina II puede dosarse en sangre y si bien la concentración depende de la liberación de renina del aparato yuxtaglomerular (es el eslabón limitante de la cascada). Los sistemas locales o tisulares, también pueden contribuir, sobre todo en ciertos estados patológicos (por ejemplo, tumores productores de renina).

ORIGEN, SÍNTESIS, ALMACENAMIENTO Y LIBERACIÓN DE RENINA RENINA RENAL: La renina se origina en el aparato yuxtaglomerular del riñón, y su producto final la angiotensina II tiene como blanco principal, al riñón suprarrenales y vasos sanguíneos. El conocimiento de la localización de la renina, puede contribuir a mejorar la comprensión de su rol en distintos estados fisiológicos y patológicos al igual que las consecuencias de su inhibición con fármacos. La angiotensina II plasmática es el resultado final de la liberación de renina renal (S.R.A. sistémico), pero además este órgano dispone de los elementos necesarios para generar localmente angiotensina II, cuya función consiste en mantener la filtración glomerular en los estados de hipoperfusión renal, o de depleción de Na+. Los efectos del asa larga (S.A.A. sistémico) de la renina – angiotensina II, inducen vasoconstricción incrementando así la

1


NUCLEO INTEGRADOR presión arterial (por aumento de la resistencia periférica). Esta respuesta a la hipoperfusión es útil fisiológicamente pero en estados fisiopatológicos como en la I.C.C., esta respuesta agrava a la misma por aumento de la post-carga (vasoconstricción y aumento de la resistencia periférica).

SINTESIS DE LA RENINA RENAL La renina renal se sintetiza y almacena fundamentalmente en las células mioepitelioi35 des del aparato yuxtaglomerular. Además, se ha detectado renina en la capa media externa (subadventicial) de las arterias interlobares (más marcado en estados de sobreestimulación) y en la arteriola eferente (Ap. yuxtaglomerular). A nivel subcelular el retículo endoplásmico rugoso es el encargado de la síntesis, y el aparato de Golgi es el empaquetador de la renina que queda así depositada en vesículas o gránulos que se secretan ante señales específicas extracelulares. Estos gránulos maduros, tienen como precursores dentro de las células epitelioides a los protogránulos, que son creados en las cisternas del aparato de Golgi, y que pueden presentarse con dos aspectos morfológicos: fusiformes y romboidales o poligonales, éstos últimos predominan en la especie humana. En situaciones de sobreestimulación del sistema, como en la HTA renovascular, en el síndrome de Barther, adrenolectomizados, etc., el número de protogránulos, aumenta dramáticamente, pudiendo fusionarse formando conglomerados polimórficos, pero manteniendo su patrón para-cristalino original. Los gránulos maduros, se forman por coalescencia de los protogránulos (poligránulos), y por crecimiento individual de los mismos, adquiriendo una matriz intragranular más homogénea. Este fenómeno de maduración hablaría de actividad enzimática intragranular. Entre estas dos formas de gránulos (juveniles y maduros) existen estados intermedios (gránulos intermedios), con matriz paracristalina y formas redondeadas. Ante estímulos apropiados todos los tipos granulares pueden ser liberados por exocitosis a excepción de los protogránulos mas juveniles, por situarse más lejos de la membrana citoplasmática. Existen evidencias contundentes de que la exocitosis de los gránulos maduros, localizados en la periferia de las células mioepitelioides, es el mecanismo secretor primario para la renina activa. En resumen, la renina sintetizada en R.E. rugoso, empaquetada en el aparato de Golgi y almacenada en el citoplasma celular; es liberada por exocitosis, aunque puede haber otra vía alternativa en estados no fisiológicos.

1


NUCLEO INTEGRADOR La síntesis de renina comienza como preprorrenina, que en el proceso de maduración granular, es sometida a clivaje enzimático, dando como resultado la pro-renina, que por nueva acción enzimática, se convierte en renina activa. Normalmente se secretan tanto renina como pro-renina en proporciones variables, según la intensidad del estímulo. La función de la renina consiste en la acción enzimática que ejerce sobre el angiotensinógeno produciendo angiotensina I tanto a nivel plasmático como tisular. La renina secretada por el aparato yuxtaglomerular es liberada al intersticio renal, desde donde se mueve por el tejido periarterial y el sistema linfático hacia el hilio renal, donde aborda la circulación venosa para, a través de la corriente sanguínea ejercer sus acciones sistémicas. El espacio periarterial conectivo laxo, que rodea a las arteriolas e incluye a los linfáticos, es extenso y de trascendental importancia fisiológica, esta vía es utilizada por la renina (y otras sustancias vasoactivas), para verterse a la circulación sistémica y/o actuar localmente, generando angiotensina II; esta regula el flujo a nivel arteriolar aferente y eferente y de arterias interlobares y arcuatas (redistribución del flujo renal), contribuyendo así a la filtración glomerular (art. eferente - células mesangiales) y a la reabsorción de Na+ y agua a nivel tubular.

REGULACION DE LA LIBERACION DE RENINA La liberación de renina está regulada por diversos factores: a) Hemodinámicos glomerulares: disminución de la presión de perfusión, hipovolemia b) Hidroelectrolíticos: disminución del Na+ en la mácula densa. c) Neuronales: Terminal adrenérgica y catecolaminasCirculantes. d) Humorales: Producidos localmente o circulantes (Angio II, P-G, ADH)

La actividad enzimática plasmática de la renina en un momento dado, depende del interjuego de todos estos factores que no serán apropiadamente comprendidos sino se valoran las interacciones posibles. En gene36 ral, el aumento de renina plasmática, obedece a las siguientes causas: a) hipoperfusión glomerular (I.C.C.) b) Hipovolemia

1


NUCLEO INTEGRADOR (hemorragias, deshidratación, diuréticos), d) Disminución de la natremia e) aumento de catecolaminas, d) La bipedestación y el ejercicio. La respuesta del S.R.A.A. a estos estados fisiológicos y fisiopatológicos demuestran que el objetivo del sistema es preservar la volemia, y evitar la pérdida de Na+ (escaso en los alimentos naturales) y el exceso de K+ (alto contenido en dietas naturales).

ANGIOTENSINOGENO Es una alfa globulina que circula en plasma, sobre la que actúa la renina para dar angiotensina I , un decapéptido sin actividad fisiológica. El sustrato de renina es sintetizado y liberado por el hígado. Su secuencia aminoacídica ha sido determinada por clonado molecular. Si bien esta proteína es producida en el hígado, otros tejidos que secretan angiotensina II sintetizan angiotensinógeno (riñón, cerebro, corazón, tejido adiposo. En la cascada metabólica para obtener angiotensina II, el angiotensinógeno no limita su síntesis.

ENZIMA CONVERTIDORA DE ANGIOTENSINA (E.C.A.) También llamada convertasa o quinasa II, es una gran proteína (1278 a.a.), que cataliza la conversión de angiotensina I a angiotensina II. Es una peptidil carboxipeptidasa poco específica, que cliva dipéptidos de sus sustratos; la angiotensina I, un decapéptido, es convertido en angiotensina II un octapéptido. Inactiva a las bradiquininas que son péptidos vasodilatadores, de esta acción dependen por lo menos dos efectos de la I- E.C.A. 1- Potencian el efecto hipotensor y 2- se ha incriminado a la tos y el edema angioneurótico de los I- E.C.A. con este bloqueo. El sitio donde se produce la mayor tasa de conversión a angiotensina II, es el borde luminal endotelial del lecho vascular pulmonar; en menos escala en todo el lecho vascular y en aquellos órganos que producen angiotensina II localmente. En el plasma la actividad ACE, es escasa. Si bien esta es la vía más importante para generar angiotensina II, existen caminos metabólicos alternativos que garantizan la formación de angiotensina II en ciertos estados, por ej. Durante la inhibición farmacológica. La prorenina puede convertirse en renina activa por las siguientes enzimas: toninas, Calicreína, t-PA. plasmina, cathepsina G, elastasa. esta aparente inespecificidad de

1


NUCLEO INTEGRADOR sustrato y la posibilidad de obtener renina activa por distintas vías, no hacen más que dar seguridad al sistema. Existen además enzimas no renínicas que pueden clivar el angiotensinógeno y producir angiotensina I y por la ACE (y otras enzimas como cathepsina G y varias chymasas generan angiotensina II). A su vez otro factor de seguridad de la cascada consiste en la obtención de angiotensina II directamente a partir del angiotensinógeno por acción de toninas, t- PA y cathepsina G. La ECA, fue hallada en riñón, en el T.C.P. (ribete en cepillo), en T.C.D. y en el glomérulo, certificando la obtención de angiotensina II localmente. La ECA, no es específica para la síntesis de angiotensina II e inactiva a las bradiquininas, encefalinas, y el factor de liberación de hormona luteinizante entre otros. La inhibición de la enzima no demostró, sin embargo aumento de la concentración urinaria de bradiquinina; esto obedecería a un función subsidiaria llevada a cabo por otra enzima, la endopeptidasa neutral (la misma que en cerebro es la encefalinasa A), cuyo rol quizá sea trascendente para evitar las alteraciones funcionales de otros sistemas peptídicos cuando se usan fármacos I- ECA.

ANGIOTENSINA I Y III La angiotensina I a los fines prácticos no tiene prácticamente actividad fisiológica, por la rápida conversión a angiotensina II. Cuando la Ez convertasa está inhibida puede ejercer acciones similares a la angiotensina II, pero muy inferiores en cuanto a su potencia. La angiotensina III, también ejerce acciones similares, e incluso, más potente que la angiotensina II pero su vida media es tan corta que sus efectos son débiles.

ANGIOTENSINA II Esta hormona resultante de la cascada S.R.A.A. tanto sistémica, como local cumple importantes funciones sobre varios órganos de la economía. Los blancos fundamentales son: el riñón, las suprarrenales, y los vasos sanguíneos; a través de estos efectores, logra mantener una presión arterial, volemia y natremia adecuados a las necesidades fisiológicas del organismo.

1


NUCLEO INTEGRADOR ACCIONES RENALES: Actuando sobre receptoresespecíficos, la angiotensina II cumple funciones importantes. Estos receptores, están situados en la membrana basal del glomérulo, en el ribete en cepillo y el borde basolateral tubular (T.C.P) y median la filtración glomerular y la reabsorción de agua y Na+. A nivel medular, la angiotensina II, favorece la formación de PGs y regula el flujo sanguíneo pudiendo modificar el sistema contracorriente de concentración. A nivel mesangial tiene una función tónica constrictora. En resumen, a nivel renal la angiotensina II tiene acciones vasculares, glomerulares, mesengiales, y tubulares. Se analizarán a continuación, como la angiotensina defiende al organismo de la hipoperfusión y de la hiponatremia.

ACCION VASCULAR: La angiotensina II a nivel preglomerular (arterias interlobares, arcuatas, interlobulares, y arteriola aferente) produce constricción, por lo que reduce el flujo renal. A nivel post glomerular en la arteriola eferente también produce constricción, de la resultante de la constricción entre arteriolas aferente y eferente, la tasa de filtración glomerular aumentará, no se modificará o disminuirá. En general, el tono eferente predomina y la tasa de filtración glomerular aumenta.

ACCIONES GLOMERULARES: El flujo sanguíneo glomerular disminuye por estímulo angiotensina II, por lo tanto disminuye el filtrado glomerular, pero como el tono eferente arteriolar predomina, aumenta la presión de filtración y como consecuencia la tasa o fracción de filtración ACCIONES MESANGIALES: El mesangio responde al estímulo de angiotensina II, con constricción, por lo que la superficie total de filtración glomerular disminuye. ACCIONES TUBULARES: A nivel del T.C.P., la angiotensina II aumenta la reabsorción de Na+, a través de sus receptores situados en el ribete en cepillo y la unión baso-lateral del epitelio tubular. Este efecto es independiente del efecto natriurético que puede observarse cuando la angiotensina II sistémica aumentada, eleva la presión arterial. Desde el punto de vista fisiopatológico, la falla tubular para responder adecuadamente a la angiotensina II y a los mecanismos glomérulo- tubulares de la homeostasis del Na+ puede llevar a aumentar los niveles sistémicos de angiotensina II y consecuentemente desarrollarse hipertensión arterial.

1


NUCLEO INTEGRADOR ACCIONES SUPRARRENALES: La acción fundamental de la angiotensina II, a este nivel es aumentar la síntesis y liberación de aldosterona, en estados de hipovolemia o hiponatremia, el estímulo es más intenso. La aldosterona actúa a nivel renal (T C D y colector) aumentando la reabsorción de Na+ y eliminando K+ (e hidrogeniones en menor cantidad). Este aumento del Na+ crea aumento de la osmolaridad plasmática, por lo que se libera ADH que retiene H2O y poten- Tonina Tpa Catepsina ECA Chymasas Catepsina 38 cia las acciones vasoconstrictoras de la angiotensina II.

ACCIONES VASCULARES SISTEMICAS: La angiotensina II produce vasoconstricción en todo el lecho vascular arterial, por lo que aumenta la resistencia periférica y también la pulmonar y como consecuencia, la presión arterial. En el lecho venoso, la constricción resulta en una redistribución sanguínea, desde la periferia hacia el nivel central (pulmones). A nivel arteriolar y de pequeñas arterias cumple una función trófica, con aumento del espesor de las paredes y reducción de la luz. ACCIONES CARDIACAS: A nivel de la circulación coronaria, la angiotensina II media vasoconstricción, sobre todo en respuesta a injurias (accidente de placa, angioplastias) y potencia el efecto de las catecolaminas o pudiendo ser responsable de arritmias durante la isquemia o reperfusión. A nivel del cardiocito es inotrópico positivo débil, y es responsable mas importante de la hipertrofia cardíaca. Los I -ECA pueden tener importantes consecuencias terapéuticas en la isquemia, hipertrofia, y el corazón insuficiente (éstas dos últimas ya han sido demostradas en seres humanos hipertensos y en la disfunción sistólica del ventrículo izquierdo)

ACCIONES CEREBRALES: El estímulo angiotensina II, induce por lo menos tres respuestas conocidas: a) aumento de la sed; b) estimulación simpática central; y c) aumento de la liberación de ADH. ES posible además que actúe como neurotransmisor o modulador.

SNA: Existen receptores de angiotensina II tanto a nivel pre como post-sináptico del sistema nervioso simpático; su función consiste en potenciar la liberación y los efectos constrictores del neurotrasmisor (noradrenalina).

1


NUCLEO INTEGRADOR RECEPTORES DE ANGIOTENSINA II La angiotensina II cumple su rol fisiológico a través de receptores específicos. Se conocen dos tipos de receptores: AT1 y AT2, a su vez dependiendo de la respuesta a radioligandos los receptores AT1 se subdividen en dos subtipos: AT1a y AT1b. Todas las acciones fisiofarmacológicas descriptas, las lleva a cabo a través de los receptores AT1 que son más numerosos que los AT2; estos tienen una función trófica (de crecimiento), en embriones, no habiéndose descubierto su rol en la vida extrauterina. La unión angiotensina IIreceptor, puede utilizar al IP3 o al DAG, a través de la fosfolipasa C, como segundos mensajeros. La vía IP3 aumenta el Ca intracelular y activa a la calmodulina, la Ca calmodulina activada, actúa sobre la miosinquinasa de cadena liviana, ésta activa a la miosina, que se fosforila, y se produce contracción. Por vía del DAG, tiene dos ramas hasta llegar al ácido araquidónico :1) directamente; y 2) a través de la protein quinasa dependiente del DAG, que actuando sobre la lipocortina (LC), la fosforila; ésta activa a la fosfolipasa A2 que actúa sobre el ac. araquidónico. Desde aquí la vía es común y se libera AMPc, este activa la proteína quinasa dependiente de AMPc que a su vez fosforila a la miosin quinasa de cadena livi ana y la inactiva.

1


NUCLEO INTEGRADOR

SINDROME METABOLICO

Cindy Dayana Soler Tique

El síndrome metabólico (SM) –conocido también como síndrome plurimetabólico, síndrome de resistencia a la insulina o síndrome X- es una entidad clínica controvertida la cual describió Gerald Reaven en 1988, tiene características con amplias variaciones fenotípicas, en personas con una predisposición endógena, determinada genéticamente y condicionada por factores ambientales. Se caracteriza por la presencia de insulinoresistencia e hiperinsulinismo compensador asociados a trastornos del metabolismo hidrocarbonato, cifras elevadas de presión arterial, alteraciones lipídicas (Hipertrigliceridemia, descenso del cHDL, presencia de LDL tipo B, aumento de ácidos grasos libres y lipemia postprandial) y obesidad, con un incremento de la morbimortalidad de origen ateroesclerótico, aunque aún no se ha determinado con certeza el riesgo absoluto conferido por el síndrome metabólico en las diferentes poblaciones. (Nuevo criterio de la Federación Internacional De Diabetes). De acuerdo a la nueva definición de la IDF, para que una persona tenga síndrome metabólico debe tener: •

Obesidad central (definido como circunferencia de cintura > 90 cm para hombres y >= 80cm para mujeres, teniendo en cuenta que son personas latinoamericanas. Esto puede valores pueden variar un poco según los lugares y las diferentes etnias.

Más dos de los siguientes 4 factores: 1. Nivel de triglicéridos (TG) elevados: >/= 150 mg/dL (1,7 mmol/L), o tratamiento específico para esta anormalidad lipídica 2. Colesterol HDL reducido: en hombres < 40 mg/dL (1,03 mmol/L) y < 50 mg/dL (1,29 mmol/L) en mujeres, o tratamiento específico para esta anormalidad lipídica 3. Tensión arterial (TA) elevada: TA sistólica >/= 130 o TA diastólica >/= 85 mm Hg, o tratamiento de hipertensión previamente diagnosticada 4. Glucosa plasmática en ayunas elevada >/= 100 mg/dL (5,6 mmol/L), o diabetes tipo 2 previamente diagnosticada. Si la glucosa en ayunas es > 5,6 mmol/L o 100 mg/dL, la prueba de tolerancia oral a la glucosa (PTOG) es fuertemente recomendada pero no es necesaria para definir la presencia del síndrome

1


NUCLEO INTEGRADOR Estos criterios serán profundizados a continuación: 1. OBESIDAD CENTRAL O VISCERAL: La obesidad es la enfermedad en la cual las reservas naturales de energía, almacenadas en el tejido adiposo de los humanos, se incrementa hasta un punto donde está asociado con ciertas condiciones de salud o un incremento de la mortalidad, llegando a un acumulo de tejido graso a nivel abdominal en el síndrome metabólico, siendo un factor de riesgo para enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión arterial, ictus y algunas formas de cáncer. En este factor de riesgo el principal implicado en todos los trastornos es el adipocito.

Estas son algunas de las medidas antropométricas que son útiles a la hora de saber si un paciente esta obeso o simplemente hay un sobre peso:

INDICE DE MASA CORPORAL. El IMC (índice de masa corporal) es un método simple y ampliamente usado para estimar la proporción de grasa corporal.3 El IMC fue desarrollado por el estadístico y antropometrista belga Adolphe Quetelet.4 Este es calculado dividiendo el peso del sujeto (en kilogramos) por el cuadrado de su altura (en metros), por lo tanto es expresado en kg / m². Según los resultados tenemos esta clasificación del IMC.

1


NUCLEO INTEGRADOR

Peso Insuficiente

< 18,5

Normo peso

18,5 - 24,9

Sobrepeso

25 – 29,9

Obesidad I

30 – 34,9

Obesidad II

35 - 39

Obesidad III

40 - 49

Obesidad Extrema

> 50

ÍNDICE CINTURA CADERA:

1


NUCLEO INTEGRADOR El índice se obtiene midiendo el perímetro de la cintura a la altura de la última costilla flotante, y el perímetro máximo de la cadera a nivel de los glúteos.

Según los datos obtenidos para estar en lo normal deben de estar en este rango: ICC = 0,71-0,85 normal para mujeres. ICC = 0,78-0,95 normal para hombres. Valores mayores: Síndrome androide (cuerpo de manzana). Valores menores: Síndrome ginecoide (cuerpo de pera).

PERIMETRO ABDOMINAL: Es tomar una medida de la circunferencia abdominal, preferiblemente a nivel del ombligo, esta nos permitiría saber si hay un aumento de tejido adiposo o tal vez una distensión. Los valores destinados para esta según IDF son: >= 90 cm para hombres. >= 80cm para mujeres.

2. DISLIPIDEMIA: La dislipidemia del síndrome metabólico se caracteriza fundamentalmente por aumento de los triglicéridos, disminución del colesterol-HDL y preponderancia de

1


NUCLEO INTEGRADOR las LDL pequeñas y densas, defectos que contribuyen de manera significativa al incremento de riesgo de enfermedad cardiovascular en individuos con resistencia a la insulina. La IR e hiperinsulinemia compensadora conducen a la sobreproducción de partículas VLDL. La deficiencia relativa de lipasa lipoproteínica, enzima sensible a la insulina, es parcialmente responsable de la disminución del aclaramiento de triglicéridos postprandiales y en ayunas y de la disminución en la producción de partículas HDL. El incremento de las LDL pequeñas y densas y la disminución de las partículas mayores son procesos consiguientes. El predominio de las LDL pequeñas y densas caracteriza al denominado fenotipo lipoproteínico aterogénico (patrón B), el cual desempeña una función importante en el proceso aterosclerótico y ha emergido como importante factor de riesgo en la enfermedad arterial coronaria. Entre las características bioquímicas que incrementan el potencial aterogénico de las LDL pequeñas y densas se señala el menor contenido en fosfolípidos y colesterol no esterificado en su superficie, el cual induce cambios en la conformación de apolipoproteína B-100 lo que conduce a la mayor afinidad de estas partículas por proteoglicanos arteriales; también se señala su mayor facilidad para el transporte dentro del espacio subendotelial y mayor susceptibilidad a la oxidación lipídica. 3. PRESION ARTERIAL:

En la regulación de la presión arterial encontramos dos hormonas muy importantes, la insulina la cual es reguladora de los niveles de azúcar en sangre y de la retención de sodio, es así como las personas con síndrome metabólico pueden llegar a tener el doble de insulina normal, llevando así a un mayor grado de retención de sodio, lo cual está directamente relacionado con la presión arterial alta. Además de una retención de líquido, como bien sabemos el agua sigue al sodio, por consiguiente se tenderán a hinchar los tejidos del cuerpo, principalmente extremidades inferiores. Todo este proceso es un riesgo para una nefropatía. Otra hormona muy importante es la aldosterona la cual es estimulada en su liberación por la angiotensina II, en el síndrome metabólico el aumento de tejido adiposo, conlleva a una mayor secreción de angiotensinogeno I, el cual por medio de la Enzima Convertidora De Angiotensinogeno, pasa a Angiotensina II, la principal función de la angiotensina II es la constricción de las arterias, ya vemos

1


NUCLEO INTEGRADOR que se encuentra involucrada en la presión arterial alta, así mismo los niveles elevados de aldosterona, van a dar como resultado la retención de sodio, aportando así a enfermedades coronarias.

Categoría Óptima Normal Normal-Alta HTA Grado HTA Grado 2 HTA Grado 3 HTA Sistólica aislada

Clasificación de la TA por sus cifras PAS (mm Hg) PAD (mm Hg.) <120 y <80 120-129 y/o 80-84 130-139 y/o 85-89 140–159 y/o 90–99 160–179 y/o 100-109 ≥180 y/o ≥110 ≥140 y <90

4. GLUCEMIA EN AYUNAS: El examen de glucemia es la medida de concentración de glucosa en el plasma sanguíneo. En ayunas, los niveles normales de glucosa oscilan entre los 70 mg/dl y los 100 mg/dL. Cuando la glucemia es inferior a este umbral se habla de

1


NUCLEO INTEGRADOR "hipoglucemia"; cuando se encuentra entre los 100 y 125 mg/dL se habla de "glucosa alterada en ayuno", y cuando supera los 126 mg/dL se alcanza la condición de "hiperglucemia". Todo esto se da por un desequilibrio entre las hormonas implicadas en el almacenamiento y liberación de la glucosa, entre ellas encontramos el glucagon, la adrenalina, los glucocorticoides, las hormonas asteroideas y por supuesto la insulina como hormona principal en el síndrome metabólico. Donde hay una hiperinsulinemia pero con resistencia, todo esto mediado por factores tales como aumento del tejido adiposo, daño en lo receptores de insulina.

ESTILO DE VIDA

Jorge Mario Torres

EPIDEMIOLOGIA: El estilo de vida o hábito de vida son un conjunto de comportamientos o actitudes que desarrollan las personas, que unas veces son saludables y otras son nocivas para la salud. Estilo de vida como Forma de vida que nace las necesidades, percepciones, actitudes, intereses e opiniones individuales. ESTILOS DE VIDA MAS IMPORTANTES: •

Consumo de sustancias tóxicas: tabaco, alcohol y otras drogas.

Ejercicio físico.

1


NUCLEO INTEGRADOR •

Sueño nocturno.

Conducción de vehículos.

Estrés.

Dieta .

Higiene personal.

Manipulación de los alimentos.

Actividades de ocio o aficiones.

Relaciones interpersonales.

Sexualidad.

POR QUE NOS AFECTA EL ESTILO DE VIDA Nos afecta por que son las alteraciones metabólicas, que aparecen en las edades adultas, como resultado de hábitos alimenticios y de actividad desde la niñez y que forman parte de complejo de factores que propician las "enfermedades crónicas relacionadas con la dieta"(ECD)

SEDENTARISMO El sedentarismo físico es la carencia de actividad física fuerte como el deporte, lo que por lo general pone al organismo humano en situación vulnerable ante enfermedades especialmente cardiacas. El sedentarismo físico se presenta con mayor frecuencia en la vida moderna urbana, en sociedades altamente tecnificadas en donde todo está pensado para evitar grandes esfuerzos físicos, en las clases altas y en los círculos intelectuales en donde las personas se dedican más a actividades cerebrales. Asimismo, como consecuencia del sedentarismo físico aparece la obesidad que es un problema preocupante en los países desarrollados, al igual que el sedentarismo. Las consecuencias pueden ser muchas, pero las más notables pueden ser las siguientes:

1


NUCLEO INTEGRADOR Propensión a la obesidad: la persona sedentaria no quema las grasas que consume y estas son almacenadas en áreas como el abdomen, lo que aumenta su volumen. Contrariamente a lo que se piensa, que reduciendo la cantidad de alimentos con las dietas se reduce el volumen de grasas, las dietas sin un régimen deportivo lo único que hacen es activar dichos "almacenes de grasa". Una dieta sin deporte está condenada al fracaso. Debilitamiento óseo: la carencia de actividad física hace que los huesos pierdan fuerza y se debiliten, lo que abre el camino a enfermedades óseas como la osteoporosis que es que los huesos dejan de ser compactos y debilitan la estructura humana. Cansancio inmediato ante cualquier actividad que requiera esfuerzo físico como subir escaleras, tener relaciones, caminar, levantar objetos o correr: el aumento del volumen de grasas en el organismo implica también el colesterol en el cual las arterias y venas se vuelven también almacenes de grasas inutilizadas, lo que hace que el flujo sanguíneo hacia el corazón sea menor y por lo tanto tenga que hacer un doble esfuerzo. De esto vienen los problemas cardiacos y las fatigas ante cualquier esfuerzo. PSICOLOGICAS: Las perturbaciones psicológicas como causa de obesidad son frecuentes, influyen sobre el apetito, pueden provocar una tensión nerviosa que se intenta compensar en la alimentación. INTEGRIDAD FISICA: Una actividad física leve puede convertirse en factor pre disponente de obesidad. Las personas obesas debido a su menor movilidad promueve más sedentarismo y da origen al círculo vicioso obesidad-sedentarismo-obesidad. TECNOLOGICAS: El sedentarismo tecnológico es un concepto que he definido como "la escacez de raciocinio y de encuentros interpersonales por el exceso de comodidad causado por el abuso de las ventajas que nos brinda la tecnología". SOCIALES: La sobrealimentación puede ocurrir en cualquier etapa de la vida, pero el inicio de la obesidad presenta particular importancia en los primeros meses de edad. En la lactancia se ha señalado como causa de sobrealimentación, el aporte temprano de alimentos hipercalóricos, la introducción temprana de alimentos sólidos y la fórmula láctea hiperconcentrada. La sobrealimentación en la etapa preescolar cuando se violenta la anorexia fisiológica de estas edades a base de estimulantes de apetito, polivitaminas y medidas cohersitivas.

1


NUCLEO INTEGRADOR La malnutrición materna antes y durante la gestación puede ser un factor esencial del peso corporal del niño al nacer y durante su vida adulta. Malos hábitos alimenticios, el consumo elevado de alimentos de alta densidad energética favorecen su depósito en forma de grasa corporal.

LOS MALOS HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN Los hábitos alimentarios dependen en gran parte de los patrones culturales y de las tradiciones que la familia transmita a su descendencia. Desde el nacimiento de los hijos se da inicio a un proceso de enseñanza y aprendizaje, involuntario e inconsciente, centrado en la alimentación familiar. Así, la mesa familiar y el acto de comer se convierten en el centro de una sucesión de ejemplos que los padres y otros adultos le dan a los niños, llevándolos a definir sus preferencias y rechazos, su favoritismo ante determinadas formas de preparar los alimentos y, muy especialmente, a conocer el tamaño adecuado de las raciones. Además, en muchas familias se establece una relación muy estrecha entre el afecto y el cariño de los padres, especialmente de las madres, y la forma de servir la mesa como expresión de ese cariño. Muchas personas llegan a relacionar tanto el afecto con la comida que cuando sienten alguna emoción fuerte (rabia, miedo, tristeza) comen sin control, e incluso algunas llegan a hacer de esto un hábito y comen cuando se sienten solas, frustradas o están frente a alguna situación que les genera ansiedad, como el nacimiento de un nuevo hijo, un cambio de trabajo o la mudanza a otra ciudad. En muchas de las sociedades modernas, la comida es la mejor manera de cerrar un negocio o celebrar un evento especial. Son esos aprendizajes sociales los que recoge el individuo y que a medida que pasa el tiempo lo llevan a desarrollar, junto a sus costumbres, su obesidad. Tan importante como los hábitos alimentarios, es el hábito que debemos formarnos desde la infancia de mantenernos activos o practicar algún tipo de deporte o ejercicio. Las personas que practican algún ejercicio de manera disciplinada a lo largo de toda su vida se mantienen más saludables y en mejor control de su peso y su figura corporal que aquellos que no lo hacen. SISTEMA CARDIOVASCULAR.

1


NUCLEO INTEGRADOR 1. Menor capacidad de bombeo. 2. Disminución de la elasticidad de los vasos sanguíneos. 3. Baja la capacidad de absorción de O2. 4. Aumento del riesgo de padecer hipertensión y enfermedades cardíacas. SISTEMA RESPIRATORIO 1. Menor capacidad pulmonar. 2. Peor ventilación pulmonar. 3. Empeora el intercambio gaseoso (O2-CO2). 4. Mayor riesgo de padecer insuficiencia respiratoria. SISTEMA OSTEO-ARTICULAR 1. Pérdida de calcio. 2. Osteoporosis. 3. Degeneración del Periostio. 4. Limitación de la movilidad 5. Mayor fragilidad. 6. Pérdida de estabilidad articular y consistencia de la cápsula articular.

SISTEMA MUSCULAR 1. Debilidad muscular 2. Perdida de la masa muscular 3. Limitación de los movimientos 4. Poca flexibilidad 5. Propensión a desgarros musculares.

1


NUCLEO INTEGRADOR

SISTEMA NERVIOSO 1. Menor velocidad de impulsos nerviosos. 2. Tensión nerviosa, irritabilidad. 3. Pérdida de reflejos. 4. Sensación de cansancio.

MALOS HÁBITOS ALIMENTICIOS: LEYES DE LA ALIMENTACIÓN

Es importante saber y aplicar las leyes de la alimentación adaptadas al físico-culturista. Estas leyes conllevan un fundamento adecuado para las necesidades de los nutrimentos que requieren los músculos para ser hipertrofiados o desarrollados óptimamente.

LEY DE LA CANTIDAD: La primera ley, relacionada básicamente con el aporte energético de la dieta y su equilibrio, previene una alimentación insuficiente o excesiva. La cantidad de alimentación debe ser suficiente para satisfacer las exigencias energéticas del organismo y mantener su equilibrio. La cantidad realmente necesaria de nutrimentos depende por lo tanto de esa unidad fisiológica que constituye la masa magra como un todo.

LEY DE LA CALIDAD: El régimen alimentario debe ser completo en su composición para ofrecer al organismo, que es una unidad indivisible, todas las sustancias que lo integran. La calidad de la alimentación se relaciona con el concepto de carencia, pero también con el de exceso.

1


NUCLEO INTEGRADOR

LEY DE LA ARMONIA: La cantidad de los diversos principios que integran la alimentación deben guardar una relación de proporciones entre si. Probablemente la tercera ley, la del equilibrio o armonía en las proporciones de los nutrimentos, fue la menos comprendida al formularse y ha sido la menos aplicada. Por otra parte, es la que ha resultado mas difícil de enriquecer. Concepto tan básico como el equilibrio de los nutrimentos energéticos se desconocen o no se observan en la práctica.

LEY DE LA ADECUACION: La finalidad de la alimentación esta supeditada a su adecuación al organismo. Si se analiza la cuarta ley de la alimentación, surge pronto se gran importancia, sobre todo en lo que se refiere a la fisiología. Dos aspectos deben ser considerados al respecto: La adecuación a la fisiología -normal o anormal- del aparato digestivo y la adecuación a la fisiología del organismo como un todo. Hay que insistir en que cuando se aplica una alimentación, esto es, cuando se usa la dieta como un agente nutricional en el entrenamiento, para que sea correcta debe ser adecuada, aunque no necesariamente normal.

BIBLIOGRAFÍA

Alimentación y nutrición: manual teórico-práctico Escrito por Clotilde Vázquez Martínez Edición: 2 – 2005

INSULINORESISTENCIA

1


NUCLEO INTEGRADOR Sarah Dávila

La insulina es una proteína pequeña compuesta por dos cadenas de aminoácidos unidas entre si por enlaces disulfuro, esta es sintetizada por las células beta del páncreas y los estímulos para su secreción son el aumento de la glucemia, el aumento de los ácidos grasos libres y aminoácidos en la sangre, la propia insulinoresistencia. Para que la insulina se exprese son necesarios una serie de eventos presentados principalmente en las células beta del páncreas. Primero la glucosa debe entrar a la célula mediante trasportadores GLUT-2, una vez allí experimenta glucolisis con la consecuente producción de ATP, este cierra los canales de potasio (K) sensibles al ATP causando una despolarización de la membrana y de esta forma la apertura de los canales de calcio. El calcio ayuda a que la insulina sea empaquetada en vesículas y a su secreción fuera de la célula.

Pero finalmente es el receptor activado de insulina, y no la insulina, el desencadénate de los efectos posteriores. Este receptor esta conformado por dos subunidades alfa (α) extramembranales y dos subunidades beta (β) transmembranales, las cuales están unidas entre si por enlaces disulfuro. Una vez la insulina se une a sus receptores se desencadena una cascada de señalización que inicia con la autofosforilacion de una tirosina quinasa, lo que causa la fosforilacion de residuos de tirosina, estos residuos de tirosina activan una serie de sustratos del receptor

1


NUCLEO INTEGRADOR de insulina (IRS). Existen diferentes tipos de IRS, el IRS 1 Y 2 son ubicuos, el IRS 3 se encuentra principalmente en el tejido adiposo y el IRS 4 se encuentra el riñón y el encéfalo. Las IRS tienen varios dominios de interacción para reclutar otras moléculas señalizadoras, como fosfoinositol-3-quinasa (PI3K), para formar grandes complejos proteicos en la membrana plasmática. La activación de PI3K se produce por su unión a sitios fosforilados de proteínas IRS, lo que genera PIP2 y PIP3, que se unen a la quinasa dependiente de fosfoinositol 1 (PDK1). Un sustrato de PDK es la PKB, una serina/treonina quinasa con 3 isoformas (alfa, beta y gamma) que media los efectos de la insulina sobre el transporte de glucosa, la síntesis de glucógeno, la síntesis proteica, la lipogénesis y la supresión de la gluconeogénesis hepática. La PKB regula la captación de glucosa por transportadores de glucosa (GLUT) y el metabolismo intracelular de la glucosa en tejidos insulinosensibles (IS).

La autofosforilacion de la tirosina quinasa también puede activar la vía de la MAP-kinasa (proteína kinasa activada por mitogenos) que causa crecimiento activando la mitogenesis, a su vez también activa la endotelina (ET 1). La ET-1 induce vasoconstricción, es proinflamatoria, profibrosis y tiene acción potencialmente mitógena. Es un importante factor en la regulación del tono vascular y participa en la remodelación vascular.

1


NUCLEO INTEGRADOR Una vez se terminan estas cascadas de señalización la insulina ejerce sus efectos metabolicos que son: en el hígado la glucolisis, síntesis de glucógeno, lipogenesis e inhibe la lipolisis. El el adipocito activa la glucolisis y la síntesis de triglicéridos, y en el musculo estimula la glucolisis y la síntesis de glucógeno. TEJIDO HEPATICO

ADIPOSO

MUSCULAR

ESTIMULA •

Síntesis de glucógeno.

Glucolisis

Lipogenesis.

Entrada de aminoácidos.

Síntesis de proteínas

Transporte y oxidación de glucosa.

Lipogenesis.

Entrada de lipoproteínas.

Síntesis de glucógeno.

Síntesis proteica.

Trasporte de glucosa y síntesis de glucógeno.

Entrada de aminoácidos.

Síntesis proteica.

Lipogenesis.

INHIBE •

Producción de glucosa estimulada por glucagon y cetogenesis.

Lipolisis (lipasa sensible a hormonas).

Proteólisis y liberación de aminoácidos.

Más específicamente la insulina promueve la glucolisis porque aumenta la síntesis y, por tanto, la cantidad de las enzimas glucocinasa, PFK-1y piruvatocinasa. En la lipogenesis la insulina activa la Acetil-CoA-carboxilasa que promueve el paso de acetil-CoA a malonil-CoA con la consecuente creación de acidos grasos de cadena larga. En la lipolisis la insulina inhibe la lipasa sensible a hormonas que causa el paso de triacilglicerol a monoacilglicerol.

1


NUCLEO INTEGRADOR La resistencia a la insulina es la incapacidad del tejido blanco periférico para responder de manera adecuada a las concentraciones circulantes normales de insulina. Esta se puede dar por diferentes factores como el sedentarismo, la obesidad, el envejecimiento y la genética. Sus consecuencias pueden ser el desarrollo de una diabetes mellitus tipo 2, hipertensión arterial, ateroesclerosis y síndrome de ovarios poliquisiticos. Esta resistencia a la insulina se puede explicar molecularmente en personas obesas, pues el aumento de acidos grasos libres por la inhibición de síntesis de triglicéridos en el adipocito causa que en la señalización de la insulina no se active la via de la tirosin-cinasa y en vez de esto se activan los residuos de serina. Cuando existe resistencia a la insulina el metabolismo tiene un viraje hacia el lado de la MAPKinasa, de manera que hay menor disponibilidad de oxido nítrico, menor vasodilatación y menor captación de glucosa, con un predominio de la mitogenesis, la vasoconstricción y la disfunción endotelial.

ADIPOCITOS

1


NUCLEO INTEGRADOR Ruben Dario Muñoz Galindo Las células adiposas, o adipocitos son células plenamente diferenciadas que funcionan en la síntesis, almacenamiento y liberación de grasa. Derivan de células mesenquimatosas indiferenciadas multipotenciales que se diferencian primero a adipoblasto, luego a preadipocito y finalmente a adipocito. Los adipocitos maduros representan únicamente un 35%-60% de las células totales del tejido adiposo, siendo el resto células precursoras de adipocitos en diversos grados de diferenciación. Existen dos tipos de tejido adiposo. Las células con una gotita de lipido grande y única, llamadas células de grasa uniloculares, forman el tejido adiposo blanco, y las células con multiples gotitas de lípidos pequeñas, denominadas celular de grasa multilocular, constituyen el tejido adiposo pardo. El tejido adiposo blanco comienza a desarrollarse al principio del segundo trimestre de gestación. Comienza con pequeños grupos de células mesenquimales que se agrupan alrededor de arteriolas, y se encuentran rodeados de abundante estroma. Posteriormente aumenta el tamaño de estos grupos celulares estando siempre muy relacionados con la vascularización. La insulina y la T3 (triiodotironina), son hormonas lipogénicas necesarias para la diferenciación del adipocito blanco. La función principal de este tipo de tejido es almacenar energía fundamentalmente en forma de triglicéridos, esta capacidad esta dada por una batería de genes, algunos específicos de los adipocitos que proporcionan las proteínas y enzimas necesarias para la conversión de los sustratos energéticos(principalmente glúcidos) en lípidos (lipogénesis), así como aquellas necesarias para su transporte intracelular y también otra serie de enzimas necesarias para movilizar lípidos (lipólisis) y proporcionar la energía necesaria para las necesidades del organismo. El tejido adiposo pardo, su proliferación ocurre inicialmente durante la vida fetal y perinatal, aunque en el adulto también puede proliferar por exposición crónica al frio (Norepinefrina) o por dietas hipercalóricas (ácidos grasos). Se diferencia del tejido adiposo blanco por su capacidad termogénica. La respuesta termogénica se produce cuando la calorigénesis basal es insuficiente para cubrir los requerimientos termogénicos (por ejemplo durante la exposición al frio). Este tejido se estimula por el frio y por la dieta hipercalórica. La proteína responsable de la producción de calor es la termogenina o UCP que funciona como un canal iónico, su función consiste en desacoplar el flujo de protones utilizado en producción de AdenosÍn Trifosfato (ATP) en la Fosforilacion oxidativa, disipándose en forma de calor parte de la energía que se hubiera almacenado como ATP.

PPARs: SITIOS DE ACCION DE LA SEÑAL DESENCADENADA POR INSULINA

1


NUCLEO INTEGRADOR En 1990, se descubrió los receptores nucleares situados en el ADN, llamados receptores activadores de la proliferación de peroxisomas (PPARs), porque su activación provoca aumento del numero de peroxisomas y de las enzimas contenidas en ellos. Estos receptores regulan, entre otros procesos la activación de la transcripción genética de ARNm dirigida a la síntesis de traslocadores membranales de glucosa. De ahí, se infiere que los defectos en la cascada de señalización se traducen en omisión de las acciones desencadenadas por estimulación del receptor de insulina. Las PPARs pértencen a una familia de receptores llamados huérfanos (por desconocer sus ligandos naturales), cuya función es mediar la transcripción genética de varios mediadores metabolicos de la lipólisis, glucólisis, mitogénesis y síntesis proteica. Cuando el ligando se une con uno de esto receptores, se produce un cambio en la conformación del receptor que permite su interacción con el ADN para estimular la transcripción genética. Los metabolitos celulares energéticos también pueden unirse a receptores nucleares, como lípidos (ácidos grasos y colesterol). Existen tres isoformas de PPAR: a, B, y Y. Hay evidencia de que el PPARY es el receptor más importante para los efectos terapéuticos de las TZDs. La activación de PPARa en Higado provoca betaoxidacion de cadenas largas de acidos grasos; por su parte, la unión de TZDs a PPARY provoca proliferación de células adiposas. Los PPARs son el blanco de carboxilatos anfipáticos (fosfolipidos de membrana), constituidos por tres a seis atomos de carbono. Ademas los PPARs se activan con algunos fármacos terapéuticos, como los fibratos(hipolipemiantes), TZDs(sensibilizadores a la insulina), algunos AINEs (Ibuprofeno, indometacina) y moléculas derivadas de ácidos grasos, lo cual induce transcripción genética de varios mediadores que intervienen en procesos metabólicos, como apoptosis, metabolismo de lípidos y carbohidratos. FUNCION DE PIOGLITAZONA Su función sobre los PPARs es regular la homeostasis del metabolismo glucosa y lípidos, con el fin de generar insulinosensibilidad. Se emplea para el tratamiento de resistencia a la insulina en pacientes con diabetes mellitus tipo 2; se une y activa al PPARY e induce el cambio en la conformación del PPARY al establecer su interacción con el receptor X para retinoides, lo que permite, resultando en estimulación de la transcripción de genes blanco que codifican para proteínas encargadas de inducir la disminución de ácidos grasos libres y triglicéridos en sangre, menor liberación hepática de glucosa y aumento de utilización de glucosa estimulada por insulina. Es útil en diabetes mellitus tipo 2 debido a que ocasiona la disminución de la glucemia, el ´porcentaje de hemoglobina, la síntesis hepática de glucosa y la concentración sérica de insulina. Esto se debe al aumento en la acción de la insulina. También incrementa la lipólisis de triacilglicéridos que conforman a las lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL), sin inducir la formación de LDL, reducen la cifra de triglicéridos en sangre e incrementan las cifras de colesterol

1


NUCLEO INTEGRADOR HDL. La TZDS como la pioglitazona puede afectar el tono y crecimiento vascular, al modular la producción de las sustancias activas del endotelio (péptido natriuretico tipo C: RELAJANTE VASCULAR) e influir en la presencia y desarrollo de hipertensión y aterosclerosis (inhibe la endotelina).

PPAR Y EXPRESION GENETICA Los mecanismos de transcripción de genes blanco comprenden: Una proteína de choque caliente, el señalamiento celular que altera el estado de Fosforilacion del PPAR y la interacción de ligandos de origen fisiológico o farmacológico que da como resultado la activación del PPAR; después ocurres la formación de un heterodimero que integran el PPAR activado y el RXRa(receptor del 9 cis-acido retinoico) con su ligando. Despues, este heterodimero interactua con el elemento de respuesta del proliferador de peroxisomas (ERPP) en el gen blanco Algunos ligando naturales del PPAR son: 15 deoxi-delta-prostaglandina J, los ácidos grasos (via por la cual regulan su metabolismo por retroalimentación), productos de la lipooxigenasa(leucotrieno B4, acido 8 hidroxiecosatetraenoico). Los ligando farmacológicos a los PPAR son los fibratos(interactúan sobre los PPAR a) y la Tiazolidinedionas(interactúan con el PPARY), mediando efectos de hipolipidemia e hipoglucemia respectivamente.

DIGESTION, MOVILIZACION Y TRANSPORTE DE GRASAS SECUENCIA DE EVENTOS: 1- Las sales biliares emulsionan las grasas de la dieta en el intestino delgado, formando micelas mixtas. 2- Las lipasas intestinales degradan los triacilgliceroles. 3- Los ácidos grasos y otros productos de degradación son absorbidos por la mucosa intestinal y convertidos en triacilgliceroles. 4- Los triacilgliceroles se incorporan a los quilomicrones, junto con colesterol y apolipoproteínas. 5- Los quilomicrones se desplazan por el sistema linfático y por la sangre hacia los tejidos. 6- La lipoproteína lipasa, activada por la Apo C- II en los capilares, convierte los triacilgliceroles en ácidos grasos y glicerol.

1


NUCLEO INTEGRADOR 7- Los ácidos grasos penetran en la célula. 8- Los ácidos grasos son oxidados como combustible o reesterificados para su almacenamiento.

1


NUCLEO INTEGRADOR

ADIPOCITOQUINAS

Richard Mauricio Mejía Muñoz

En los últimos años se ha puesto de manifiesto la gran importancia del tejido adiposo blanco, especialmente el visceral como productor de numerosas proteínas que tienen funciones fisiológicas importantes con acción autocrina, paracrina y endocrina que se hallan implicadas en procesos de regulación del peso corporal, respuesta inflamatoria, funciones vasculares y el desarrollo de resistencia a la insulina.

REGULACION DEL PESO CORPORAL (LEPTINA) Aunque la Leptina no es la única adipocitoquina implicada en la regulación del peso, sí es la más importante. Es una hormona segregada especialmente por los adipocitos que a través de sus efectos centrales sobre el apetito y periférico sobre el gasto energético, juega un papel importante sobre la regulación del apetito corporal. Sus niveles circulantes están directamente relacionados con la adiposidad, pero este no es el único factor determinante de sus niveles, puesto que su concentración disminuye en condiciones de ayuno, testosterona, hormona tiroidea o restricción calórica y aumenta en respuesta a la ingesta, insulina, glucocorticoides, IL-1 y TNFα.

RESISTENCIA A LA INSULINA (ADIPONECTINA, RESISTINA) ADIPONECTINA: Es una proteína expresada exclusivamente en adipocitos pequeños que sus niveles sericos se encuentran indirectamente proporcionales a la cantidad de tejido adiposo presentes. La concentración de adiponectina se aumenta en presencia de insulina en niveles normales y se disminuye cuando esta hormona se encuentra en cantidades elevadas, ocasionando la disminución de sus principales funciones como la expresión de IRS-1 y el favorecimiento de la β-oxidación. RESISTINA: es una molécula expresada por adipocitos grandes que se encuentra aumentada en personas con obesidad hasta 2.7 veces cuando esta es de Tipo III, disminuyendo la expresión de IRS-1 y la β-oxidacion. Aunque por encontrarse este

1


NUCLEO INTEGRADOR aumento tan pequeño en sus niveles sericos, se ha considerado que la resistina aunque ayuda a la resistencia a la insulina, no es su principal responsable.

CITOQUINAS (TNFα, IL-6) Estas moléculas multifuncionales son producidas por muchas células incluidas las del tejido adiposo. TNFα: Los niveles de TNFα en tejido adiposo están correlacionados positivamente con el tamaño de los depósitos adiposos. El TNFα es un estimulante de la lipolisis, mientras que inhibel la expresión de LPL y GLUT4, dos elementos claves para la acumulación de lípidos, por lo que podría considerarse como un mecanismo que trata de reducir el tamaño excesivo de los depósitos grasos. Sin embargo, estos altos niveles de TNFα en el tejido adiposos estan implicados también en el desarrollo de resistencia a la insulina, puesto que inhiben la captación de glucosa dependiente de insulina interfiriendo con la autofosforilacion del receptor de insulina y con la activación de serin-kinasa que disminuye la fosforilacion del receptor IRS-1, además disminuyen los niveles de adiponectina. El TNFα también se encuentra junto a las otras citoquinas implicado en la respuesta inflamatoria. IL-6: Es una citoquina proinflamatoria que regula la respuesta hormonal y celular durante el proceso inflamatorio, aunque también disminuye la producción de LPL y aumenta la secreción hepática de TAG. La IL-6 la producen multitud de células, entre ellas el tejido adiposo (especialmente el visceral), sobre todo en condiciones de reposo, en donde hasta el 35% de IL-6 es derivado de él. Su concentración es aumentada hasta 60 veces en presencia de altos niveles de TNFα.

BIBLIOGRAFIA

1


NUCLEO INTEGRADOR

GUYTON, C.G. and HALL, J.E. Tratado de Fisiología Médica. 11ª Edición. Elsevier, 2006

ARGENTE H, ALVAREZ M. Semiología Médica. 1era Edición, Editorial Médica Panamericana. Buenos Aires, Argentina. 2010.

KUMAR, V., A. K. ABBAS, N. FAUSTO y J. C. ASTER Robbins y Cotran Patología estructural y funcional. Elsevier, 8ª ed, 2010

TRESGUERRES, J.A.F. Fisiología humana. 3º ed. Madrid: McGraw-Hill, Interamericana; 2005

SILVERTHON, D.E. Fisiología humana: un enfoque integrado. 4ª ed. Madrid: Panamericana; 2008.

1


Obesidad y sindrome metabolico