Issuu on Google+

REVISTA TÉCNICA DEL BELÉN EDITA: ASOCIACIÓN DE BELENISTAS DE MADRID

Nº 1 SEPTIEMBRE 2003 C/ GOBERNADOR 11, 28014 MADRID

Comenzamos una nueva andadura con la publicación TECNIBELÉN. Es una revista técnica que profundizará en temas prácticos detallando los pasos a seguir para montar diferentes tipos de belenes y todo lo necesario para realizarlos de una forma óptima como es: arquitectura, paisaje, vegetación, agua, electricidad, iluminación, efectos especiales, figuras, complementos etc. Cada número de la revista tratará un tema monográfico y lo desarrollará paso a paso, mediante imágenes, para que puedas repetirlas y obtener los resultados previstos.

CASABELÉN En tiempos del nacimiento de Jesús las viviendas disponían, en su mayoría, de un solo cuarto. Tenían forma de paralepípedo, como si fueran un cubo. Se construían con la finalidad de vivir en su interior el menor tiempo posible. Servían como lugar de retiro. La vida se desarrollaba principalmente en el exterior para poder contemplar la obra creadora de Dios. Los muros de las casas, principalmente, estaban hechos de adobe aunque a veces se empleaba la piedra áspera típica del país. Las casas sólo disponían de una puerta y una pequeña ventana. Las cubiertas o terrados tenían un pequeño pretil o parapeto para evitar la caída de alguna persona. Estas cubiertas se utilizaban para descansar, como almacén o despensa. El patio y los bajo-emparrados se utilizaban como lugares de descanso o almacenamiento. También solía haber un pequeño jardín o huerto. A continuación vamos a desarrollar una casa palestina con un pequeño patio y cobertizo en el que instalaremos la Natividad.

1


Primeramente deberás coger el plano que se facilita, en el cual se encuentran dibujadas todas las piezas necesarias para el montaje del belén que has visto en portada. Lo colocarás sobre una plancha de porexpán que quepa todo el plano con sus piezas. A continuación procederás a cortarlas con un cuter, teniendo mucho cuidado para que el corte sea recto y limpio. Cuanto más se cuide este proceso mejor te encajaran las piezas a la hora de montarlo.

Una vez que tengas todas las piezas cortadas enuméralas como se hace en el plano, para que así las piezas estén identificadas en cada momento. Dispones de una copia del plano reducido en la penúltima hoja de este manual para que te sirva de ayuda. Necesitas un bote de cola blanca de carpintero para pegar las piezas.

Coge la pieza base y sobre ella vas a ir pegando cada una de las piezas que configuran la valla del patio. Al borde de las piezas le das cola blanca con un pincel y las pegas sobre la base.

2


Para que se mantengan hasta que seque la cola puedes ayudar la fijación con la colocación de palillos dentales que atraviesen las piezas que se quieren unir. Así podrás ir más rápido. Una vez que seque la cola cortarás, con unas tenacillas, las puntas de los palillos para que no se vean.

De igual forma se van uniendo el resto de paredes hasta completar la vivienda.

La pieza que forma la cubierta, la cortas y compruebas que cabe en su espacio, pero por ahora no procedes a pegarla para poder terminar, con comodidad, las paredes y suelo de la vivienda que habrá que cubrirlas con una capa fina de escayola para que no se vea el porexpán a través de las ventanas y la puerta. Una vez que acabes el interior y antes de cerrar la cubierta es el momento de colocar una bombilla si se quisiera iluminar el interior o decorarlo con algún enser o mobiliario.

3


Se prepara en un recipiente escayola clara para revestir todo el interior de la vivienda. Te ayudarรกs con una cuchara y con una espรกtula para cubrir los paramentos.

4


ContinĂşa cortando las piezas que forman la escalera y pegando los peldaĂąos para acoplarlo en su lugar definitivo.

5


Se procede a revestir de escayola las paredes exteriores de la vivienda y la escalera.

6


Haz el pilarcillo de ladrillos que sujetará la estructura del porche. Darás forma a los ladrillos quemando el porexpán con un soldador eléctrico. Posteriormente y con pincel lo cubrirás con una capa fina de escayola.

De igual forma terminarás las tapias que delimitan el patio de la vivienda y las rematarás con pequeños detalles a base de piedra tallada en porexpan. Cortando pequeños trocitos del material azul se proceden a lijarlos hasta conseguir la forma de piedras que se colocan una sobre otra de forma irregular, pegándolas con cola blanca ayudando su sujeción con palillos dentales como lo habíamos hecho con los paramentos de la vivienda.

7


Vamos a hacer la estructura del cobertizo delantero. Primeramente haremos cinco taladros espaciados proporcionalmente con un punzón en el paramento de la vivienda a la altura donde comienza el pretil de la terraza. Introduciremos en los taladros un trozo de palo con la punta mojada en cola blanca y que hará de viguetas del cobertizo. Cortaremos un tronco más grueso que el elegido para las viguetas, que nos hará de viga principal, apoyándose en el muro perimetral del patio y en el pilarcillo de ladrillos confeccionado anteriormente y lo pegamos con un poquito de cola blanca.

El suelo del patio se hace cubriendo de escayola todo el espacio libre tratando con la cuchara o espátula, antes de que se seque la escayola, tallarla con pequeños cortecillos contrapeados.

8


En una esquina del patio vamos a colocar un pozo que podremos haber fabricado anteriormente, pero en esta ocasión instalaremos el acompañado en la colección de figuras de Ediciones del Prado. Señalaremos con un lápiz la posición exacta donde queremos ubicarle. Sobre la trasera del pozo echaremos silicona caliente y lo pegaremos en el lugar elegido. Terminamos con escayola el recubrimiento del patio.

Procederemos todo el conjunto a recubrirlo con nogalina, que son unos polvos que se compran en droguería o tienda de manualidades, en tarro o bolsa, y que hay que mezclarlos con agua dependiendo su cantidad en la tonalidad más o menos oscura que deseemos. Se da a brocha o pincel por todo el conjunto y se deja secar. Es el paso previo a la pintura del conjunto.

9


Vamos a proceder a pintar los diferentes elementos. Para ello no fabricamos una paleta sobre una tabla o bandeja, en la que colocaremos los colores básicos, rojo, amarillo, azul, blanco y negro. Las pinturas de tipo hidralux, mezclándolas convenientemente y rebajándolas con agua nos irán dando los tonos deseados, que los impregnaremos en los diferentes paramentos hasta obtener un cierto grado de realismo.

Es conveniente ir pintando por zonas y dejar que estas se vayan secando porque si incorporamos un color encima del otro y el de abajo no se ha secado, lo que conseguimos es la mezcla de ambos. Hay que ir sacando diferentes tonalidades e impregnando los motivos. Las humedades, los musgos, las maderas, las piedras, ladrillos requieren bastantes manos hasta obtener un resultado similar al real a veces es necesario acompañarse de fotografías o muestras que nos ayuden a conseguir texturas y colores. 10


Con trozos de madera de balsa o similar tintados de nogalina y pegados con cola blanca montamos el cobertizo.

11


Con madera de balsa se cortan las ventanas y puertas y se las da forma tallando con un buril las tablas y betas de la madera.

12


Se colocan cuantos detalles, cortinas, retamas, musgos, enseres puedan hacer mĂĄs real el conjunto. Se sitĂşan las figuras haciendo grupos y composiciones.

13


14


Finalmente una vez que hayas encontrado la situación más adecuada para las figuras las pegas con silicona caliente y disimulas la peana echando un poco de tierra cribada alrededor de la base. El proceso se puede dar por concluido, tu obra será admirada por el que la contemple y en tu hogar no faltará el Belén.

15


Tecnibelen casa belen