Issuu on Google+

¡LA SABIDURÍA ES UN ESPÍRITU SANTO! Noviembre 14 de 2013

" La sabiduría es un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, ágil, penetrante, inmaculado, lúcido, invulnerable, amante del bien, agudo, libre, bienhechor, amigo del hombre, amable, firme, seguro, sereno, que todo lo puede y todo lo ve, que penetra en todos los espíritus: los inteligentes, los puros y los más sutiles.

La sabiduría es más ágil que cualquier movimiento y por ser inmaterial, lo atraviesa y lo penetra todo. La sabiduría es un resplandor del poder de Dios, una emanación purísima de la gloria del omnipotente; por eso, nada sucio la puede contaminar.

Es un reflejo de la luz eterna, un espejo inmaculado de la actividad de Dios y una imagen de su bondad. Ella sola lo puede todo; sin cambiar en nada, todo lo renueva; entra en las almas de los buenos de cada generación, hace de ellos amigos de Dios y profetas, porque Dios ama sólo a quienes conviven con la sabiduría. La sabiduría es más brillante que el sol y que todas las estrellas; comparada con la luz del día, la sabiduría sale ganando, porque al día lo vence la noche, pero contra la sabiduría la maldad no puede nada. Ella se extiende poderosa de un extremo al otro del mundo, y con suavidad gobierna todo el universo" (Sabiduría 7, 22-30; 8, 1)

Inconmensurables son cada una de las características de la Sabiduría; dice la Palabra, que es un espíritu y se desprenden tantas y tantas


maravillas, dignas de ser meditadas a luz admirable de este mismo Espíritu, una a una.

Sería imposible entonces no anhelarla con todo nuestro ser, no desearla más que a cualquier tesoro, no rogarle a nuestro Padre Dios que nos la conceda , en el nombre de Jesús.

No dudaríamos en madrugar a buscarla, a tomarnos tiempo de silencio y soledad para encontrarnos con ella. No renunciaríamos jamas a ser lavados y purificados por la Sangre de Cristo, para recibirla en un ser puro y santo como es ella.

Nos esforzaríamos con todas nuestras fuerzas para vivir en gracia y conforme a la gracia , para que habité por siempre en nuestra humanidad , pues: "Por perfecto que sea cualquier hombre, nada vale si le falta la sabiduría que de ti viene. (Sabiduría 9:6) Amados hermanos, no dudemos en fundirnos en su amor, enamorarnos de su belleza......

"Yo la amé y la busqué desde mi juventud, me enamoré de su belleza y quise que fuera mi esposa. La nobleza de su origen resplandece porque vive junto a Dios y porque la ama el que es Señor de todos. Si en esta vida la riqueza es un bien deseable, ¿quién es más rico que la sabiduría, que lo realiza todo? Si alguien desea alcanzar gran experiencia, ella conoce el pasado y adivina el futuro, sabe entender el lenguaje figurado y dar respuesta a las preguntas difíciles, prevé los sucesos más maravillosos y lo que ha de suceder en los diversos tiempos. Por eso decidí tomarla como compañera de mi vida, sabiendo


que sería mi compañera en la prosperidad y mi alivio en las preocupaciones y tristezas. (Sabiduría 8:2, 3, 5, 8, 9)

Esposa y compañera mía, ahora y por siempre.... "Apréciala, y te engrandecerá; abrázala y te colmara de honores" (Proverbios 4:8) Jairo Caracas Discípulo de Jesús


14 Noviembre 2013