Issuu on Google+

¡DIOS AMA A SUS ELEGIDOS Y CUIDA DE ELLOS! Noviembre 12 de 2013

" Dios creó al hombre para que fuera inmortal, lo hizo a imagen y semejanza de sí mismo; mas, por envidia del diablo entró la muerte en el mundo, y la experimentan quienes le pertenecen. En cambio, las almas de los justos están en las manos de Dios y no las alcanzará ningún tormento. Los insensatos pensaban que los justos habían muerto, que su salida de este mundo era una desgracia y su salida de entre nosotros una completa destrucción. Pero los justos están en paz. La gente pensaba que sus sufrimientos eran un castigo, pero ellos esperaban confiadamente la inmortalidad. Después de breves sufrimientos, recibirán una abundante recompensa, pues Dios los puso a prueba y los halló dignos de él. Los probó como al oro en el crisol, y los aceptó como un holocausto agradable. En el día del juicio brillarán los justos como chispas que se propagan en un cañaveral. Juzgarán a las naciones y dominarán a los pueblos, y el Señor reinará eternamente sobre ellos. Los que confían en el Señor comprenderán la verdad, y los que son fieles a su amor permanecerán a su lado, porque Dios ama a sus elegidos y cuida de ellos" (Sabiduría 2, 23-24; 3, 1-9)

Amado hermano "Dios no hizo la muerte" Fue por la envidia del diablo que entro la muerte al mundo y son sus seguidores los que tendrán que padecerla.


"No busquen la muerte con una vida extraviada, ni, por sus acciones, atraigan sobre ustedes la perdición. Pues Dios no hizo la muerte ni se alegra destruyendo a los seres vivientes. (Sabiduría 1:12, 13)

Ponerse en las manos de Dios por el contrario, es apartarse del tormento, es garantía de nuestra paz, de la inmortalidad. Es saber que en las pruebas saldremos fortalecidos, que después de breves sufrimientos recibiremos una abundante recompensa. "Pues por Cristo hemos podido acercarnos a Dios por medio de la fe, para gozar de su favor y estamos firmes y nos gloriamos con la esperanza de tener parte en la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos de los sufrimientos; porque sabemos que el sufrimiento nos da firmeza para soportar y esta firmeza nos permite salir aprobados y el salir aprobados nos llena de esperanza. Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha dado. (Romanos 5:2-5)

Dios siempre reinara en nuestra vida y dará dominio y poder a sus justos. Pero que grande es saber mis amados que: "Los que confían en el Señor comprenderán la verdad y los que son fieles a su amor permanecerán a su lado, porque Dios ama a sus elegidos y cuida de ellos" Jairo Caracas Discípulo de Jesús


12 Noviembre 2013