Issuu on Google+

¡ADMIRACIÓN Y RESPETO! Febrero 05 de 2014

"En aquel tiempo, Jesús fue a su tierra en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga, y la multitud que lo escuchaba se preguntaba con asombro: “¿Dónde aprendió este hombre tantas cosas? ¿De dónde le viene esa sabiduría y ese poder para hacer milagros? ¿Qué no es éste el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, José, Judas y Simón? ¿No viven aquí, entre nosotros, sus hermanas?” Y estaban desconcertados.

Pero Jesús les dijo:

“Todos honran a un profeta, menos los de su tierra, sus parientes y los de su casa”. Y no pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó a algunos enfermos imponiéndoles las manos.

Y estaba extrañado de la incredulidad de aquella gente. Luego se fue a enseñar en los pueblos vecinos." ( Marcos (6, 1-6))

Es que ni aún viendo la sabiduría, y el poder de hacer milagros, creían en El, no lo honraban siquiera por ser de su tierra y por conocer precisamente sus orígenes y su historia pasada.

"Tanta familiaridad lleva al desprecio" dice un refrán Inglés


Reconocer los valores, las capacidades, los dones y talentos dados por Dios a los nuestros que importante es, valorarlos en su justo valor, que edificante es para ellos y mejor aún para nosotros mismos.

Cuanto bien hace el admirar, el resaltar y manifestar con humildad los alcances, los logros, el crecimiento y la transformación de un ser humano, por pequeño que sea; exaltar el esfuerzo, la dedicación hará que nuestro hermano se sienta motivado a crecer más.

Alentar, animar, acompañar con entusiasmo, y CREER verdaderamente en lo nuestro y en los nuestros traerá grandes bendiciones, podremos recibir con alegría cada día la manifestación del amor de Dios, y sentir La Paz que trae la admiración y el respeto

Amados hermanos no permitan que tanta familiaridad lleve al desprecio; que abunde el aprecio y el respeto entre nosotros, que florezca el amor. Jairo Caracas Discípulo de Jesús


Febrero 05 - 2014