Issuu on Google+

¡POR LA PALABRA DEL SEÑOR! Junio 19 de 2014

"Entonces surgió el profeta Elías como un fuego, su palabra quemaba como antorcha. El hizo venir sobre ellos el hambre, y en su celo los redujo en número. Por la palabra del Señor cerró los cielos e hizo también bajar fuego tres veces. ¡Qué glorioso fuiste, Elías, con tus prodigios! ¿Quién pretenderá parecerse a ti? Tú que arrancaste a un muerto de la muerte y lo sacaste del abismo por la palabra del Altísimo. Tú que llevaste reyes a la ruina y arrojaste de sus lechos a hombres ilustres; que escuchaste reproches en el Sinaí, decretos de venganza en el Horeb; que ungiste reyes como vengadores y profetas que te sucedieron; que fuiste arrebatado en un torbellino ardiente, en un carro con caballos de fuego. De ti está escrito que en los castigos futuros calmarás la furia antes que estalle, para reconciliar a los padres con los hijos y restaurar las tribus de Jacob. Felices los que te vieron y murieron fieles al amor, porque también nosotros viviremos. Cuando Elías fue arrebatado en el torbellino, Eliseo quedó lleno de su espíritu. Durante su vida ningún príncipe lo hizo temblar y nadie fue capaz de subyugarlo. Nada fue demasiado difícil para él, e incluso muerto profetizó su cuerpo. Durante su vida hizo prodigios, e incluso después de muerto fueron admirables sus obras" ( Eclesiástico 48, 1-14) "Por la palabra del Señor cerró los cielos e hizo también bajar fuego tres veces" "arrancaste a un muerto de la muerte y lo sacaste del abismo por la palabra del Altísimo" Obrar conforme a la. Palabra de Dios, y no conforme a puros preceptos humanos, a creencias personales o a manifestaciones particulares tiene repercusiones maravillosas en la vida del creyente en su entorno, en sus logros y propósitos. Obrar conforme al mandato de Dios, ejecutar sus órdenes, trae repercusiones de vida, de salud, de bienestar plenos Aún las fuerzas de la naturaleza responden a la voz de Dios. Él lo creo todo con el poder de su Palabra


"A su palabra el agua se detuvo amontonada, a su voz se cerraron los depósitos de las aguas. Con su mandato hace lo que quiere, y no hay quién detenga su obra salvadora" (Eclesiástico 39:17-18) "Para su servicio envía a su mensajero, y por su PALABRA todo queda en orden" (Eclesiástico 44:26) Amados hermanos hagamos lo que Él nos dice, obremos fieles a su palabra mantengamos firmes en sus mandatos, todo lo que hagamos o digamos, sea en el nombre de Jesus y confiadamente conforme a su palabra y en su Santo nombre les digo: "No hay quién detenga su obra salvadora". Jairo Caracas Discípulo de Jesús


2014 Junio 19 - Por la Palabra del Señor