Issuu on Google+

¡ REFLEJAR SER HIJOS DE DIOS ! septiembre 18 de 2013

"Espero ir pronto a verte; pero te escribo esto para que, si me retraso, sepas cómo debe portarse uno en la familia de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, la cual sostiene y defiende la verdad. No hay duda de que la verdad revelada de nuestra religión es algo muy grande: Cristo se manifestó en su condición de hombre, triunfó en su condición de espíritu y fue visto por los ángeles. Fue anunciado a las naciones, creído en el mundo y recibido en la gloria. (1 Timoteo 3:14-16)

Nos es presentado en esta palabra que hay un modo de portarse (Tener un comportamiento o una actitud determinada) en la Iglesia y aunque aparentemente la exhortación va dirigida a la prohibición de ciertos comportamientos para estar en el templo, cuando vemos la palabra familia, entendemos que es el modo de comportarnos en nuestra vida en general como hijos de Dios, condición que nos convierte en hermanos de una misma familia.

Encontramos normas acerca del vestir: "Y quiero que las mujeres se vistan decentemente, que se adornen con modestia y sencillez, no con peinados exagerados, ni con oro, perlas o vestidos costosos. Que su adorno sean las buenas obras, como corresponde a las mujeres que quieren honrar a Dios. (1 Timoteo 2:9, 10 )

Normas acerca de lo físico y nuestras conversaciones: "Pero no hagas caso de cuentos mundanos y tontos. Ejercítate en la piedad; pues aunque el ejercicio físico sirve para algo, la piedad es útil para todo, porque tiene promesas de vida para el presente y para el futuro. (1 Timoteo 4:7)


Aunque encontramos estas normas, La exhortación está dirigida a algo más profundo, a nuestro interior, a que lo externo no nos distraiga de lo que realmente merece la atención, una vida enfocada en El Santo y en lo santo, que las distracciones del mundo y sus comentarios no nos desvíen de lo verdaderamente importante, deberíamos entonces revisar en nuestro corazón a quien queremos agradar, a los hombres y sus estándares fijados por lo que ven ? O a Dios quien ve nuestro corazón y su intención ? A quien queremos reflejar ? Al mundo y sus exigencias acerca de la moda, figura y tipos de conversaciones o queremos que nuestra manera de vestir, hablar y comportarnos refleje que somos hijos de Dios y que pertenecemos a su familia en la tierra? Y aunque nuestro maestro no se fijaba en apariencias y criticaba a quienes lo hacían, acusándolos de faltos de sabiduría, pues demostraban no poder ir más allá, si nos dirige a revisar el fruto de nuestras acciones y no por las críticas, pues hasta Él fue criticado, sino para que en todo nuestra vida refleje lo que somos en Él! Dice El Señor: ” Porque vino Juan el Bautista, que ni come pan ni bebe vino, y ustedes dicen que tiene un demonio. Luego ha venido el Hijo del hombre, que come y bebe, y ustedes dicen que es glotón y bebedor, amigo de gente de mala fama y de los que cobran impuestos: para Roma. Pero la sabiduría de Dios se demuestra por todos sus resultados.» (San Lucas 7:31-35) Jairo Caracas Discípulo de Jesús


18 Septiembre 2013