Issuu on Google+

¡ UN TRATADO DE LIBERACIÓN ! Octubre 11 de 2013

" En aquel tiempo, cuando Jesús expulsó a un demonio, algunos dijeron: "Expulsa a los demonios con el poder de Satanás, el príncipe de los demonios". Otros, para ponerlo a prueba, le pedían una señal milagrosa. Pero Jesús, que conocía sus malas intenciones, les dijo: "Todo reino dividido por luchas internas va a la ruina, y se derrumba casa por casa. Si Satanás también está dividido contra sí mismo, ¿cómo mantendrá su reino? Ustedes dicen que yo arrojo a los demonios con el poder de Satanás. Entonces, ¿con el poder de quién los arrojan los hijos de ustedes? Por eso, ellos mismos serán sus jueces. Pero si yo arrojo a los demonios por el poder de Dios, eso significa que ha llegado a ustedes el Reino de Dios. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero si otro más fuerte lo asalta y lo vence, entonces le quita las armas en que confiaba y después dispone de sus bienes. El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama. Cuando el espíritu inmundo sale de un hombre, anda vagando por lugares áridos en busca de reposo y, al no hallarlo, dice: "Volveré a mi casa, de donde salí". Y al llegar, la encuentra barrida y arreglada. Entonces va por otros siete espíritus peores que él y vienen a instalarse allí, y así la situación final de aquel hombre resulta peor que la de antes". (Lucas 11, 15-26)

-Los demonios se arrojan con el Poder de Dios!!


-Todo en unidad con Cristo Jesús, cuya fuerza siempre estará por encima de la fuerza de cualquier demonio. »Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada. (Juan 15:5)

-Hacerlo sin Jesús es desparramar la fuerza. Peor aún es estar en contra de Él.

-Permanecer libres implica, permanecer en Cristo. -Permanecer libres, necesariamente exige el convertir nuestro cuerpo liberado en templo del Espíritu Santo

-Exige en unirse al amor de Dios permaneciendo fieles a su Palabra

"Le contestó Jesús: —El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra vivienda en él." (Juan 14:23)

-Liberación implica una preparación previa, un conocimiento profundo de la Santísima Trinidad, requiere de una evangelización intensiva guiada por el Espíritu Santo y de un pastoreo idóneo, evitando así que la situación postrera sea peor que la primera !!

Tanto el liberado como el que libera deben estar dispuestos a la acción de Jesús en sus vidas, a la entrega absoluta y total de su ser a Dios Padre, a ser iluminados por La palabra de Dios, totalmente


conscientes y bajo convicción de transformar su ser sometido al demonio, al mundo y a la carne, a la acción del Espíritu Santo.

Pero la mejor noticia hoy es saber amados hermanos, que si Jesús arroja los demonios de nuestras vidas con el Poder de Dios, significa que el Reino de los Cielos ha llegado a nosotros!!. Jairo Caracas Discípulo de Jesús


11 Octubre 2013