Issuu on Google+

¡ALUMBRE TU LUZ! Febrero 09 de 2014

"En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve desabrida, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla y que la pise la gente. Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de una montaña. Tampoco se enciende una vela para meterla debajo de una olla, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa.

Que alumbre así su luz a la gente para que vean sus buenas obras y den gloria a su Padre que está en el cielo."(Mateo 5, 13-16) 
Que importante es tener conciencia de que el candelero alumbre a "todos" los de la casa.

Entender que cuando se es luz esta luz se reconocé por las buenas obras, obras que en en un discípulo de Jesús son movidas por la fe y el amor y con la esperanza plena de que esas obras darán frutos de salvación. 
Bien lo dice santiago:
"Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? Supongamos que un hermano o una hermana no tienen con qué vestirse y carecen del alimento diario, y uno de ustedes les dice: «Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse», pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso? Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta. Sin embargo, alguien dirá: «Tú tienes fe, y yo tengo obras.» Pues bien, muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré la fe por mis obras. (Santiago 2:14-18)
Por las obras mostramos la fe, pues creyendo en nuestro Maestro hacemos lo que El nos dice y hoy nos dice de una manera sencilla y clara:


"Que alumbre así su luz a la gente para que vean sus buenas obras y den gloria a su Padre que está en el cielo" Y el Dios de la gloria a que con tanto amor nos trata y al cuál glorificamos con nuestras buenas obras dice:
"Esto dice el Señor: "Parte tu pan con el hambriento, hospeda a los pobres sin techo, viste al que va desnudo, y no te desentiendas de tu semejantes. Entonces brillará tu luz como la aurora, en seguida tus heridas sanarán; te abrirá camino la justicia, detrás irá la gloria del Señor. Entonces clamarás al Señor y te responderá. Gritarás y te dirá: Aquí estoy. Cuando destierres de ti la opresión, el gesto amenazador y la maledicencia, cuando partas tu pan con el hambriento y sacies el estómago del indigente, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad se volverá mediodía" ( Isaías 58, 7-10)
Amado discípulo, cuando brillé tu luz como la Aurora, enseguida tus heridas se sanarán, detrás de ti irá la gloria del Señor, clamarás al El y te responderá, gritarás y El te dirá aquí estoy"
!!Deja que tu luz alumbre primero a todos los de tu casa!!

El Espíritu Santo te afirmara entonces y te dirá al oído:
"Conozco tus obras, tu amor y tu fe, tu servicio y tu perseverancia, y sé que tus últimas obras son más abundantes que las primeras" (Apocalipsis 2:19)


Jairo Caracas Discípulo de Jesús


09 Febrero 2014 - Alumbre tu luz.