Page 1


la Pastoral Educativa Por: Hno. Ricardo Cubillos C.

N

uestra Provincia Virgen María Madre del Buen Pastor, se desempeña pastoralmente en varios frentes que tienen como respaldo una larga y centenaria experiencia en el campo de la educación. Somos, como provincia, producto de cinco circunscripciones capuchinas, cuyas anclas de vida, se adentran en los siglos de presencia en nuestra geografía patria. Nuestros ancestros capuchinos en Colombia, desde sus inicios, orientaron su misión hacia la transmisión educativa. Los Religiosos llegaron a Colombia con la conciencia de ser transmisores de la buena nueva. Para ello dedicaron tiempo y sus energías. Para tener puntos de referencia cercanos, podemos referirnos a la actividad del siglo

XIX, sobre todo en el centro del país, cuando se crearon las misiones circulares, que tenían como objetivo visitar las capillas doctrineras, localizadas en los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Casanare. Quienes eran designados, morral al hombro, peregrinaron por las capillas y por las comunidades indígenas impartiendo la catequesis e instruyendo con la enseñanza del castellano, necesaria para la comprensión de la doctrina cristiana. En la segunda etapa de nuestra presencia, cuando retornamos en el año 1.884, los religiosos, guiados por divina inspiración, casi al mismo tiempo, tanto en la misión de Santa Marta – Guajira, como en las misiones de Caquetá, Putumayo, Amazonas; como en la custodia de Ecuador Colombia, los religiosos, preguntánEditorial

1


dose acerca de su quehacer, se orientaron por la educación. Durante los largos 165 años (de 1670 a 1835), los religiosos compartieron su vida con los indígenas, aprendieron de ellos y los ayudaron en el campo de la inculturación, de ellos hacia la cultura occidental, los ayudaron a conformar pueblos y aprender el sentido de la organización urbana y rural. Los misioneros se dieron a la programación, construcción y cuidado de los internados, que proliferaron tanto en el norte como en el oriente y sur del país. Los territorios eran inmensamente grandes, los indígenas vivían diseminados por las selvas, los caminos no existían. Comprendieron que desplazarse hacia ellos era casi imposible y no abarcarían a la población, así que buscaron formas más prácticas. Una de ellas y por la que optaron, fue la construcción de escuelas, de esta forma tendrían cerca al personal, podrían estar en contacto con las comunidades y así acelerar su incorporación al resto de la sociedad colombiana. Esta actividad apostólica se mantuvo hasta la década 2

Fraternidad No. 126

de los 90. La madurez que fueron adquiriendo los territorios trabajados, dieron paso a jurisdicciones eclesiales: prefecturas, vicariatos, diócesis. Los religiosos diezmados, entregaron a las nuevas jurisdicciones, (presididas por prelados del clero secular) y al Estado, no solo la responsabilidad de los lugares, sino la dirección de las escuelas y los internados. De esos largos cien años (1890 – 1990) nos queda la satisfacción del deber cumplido y haber colaborado eficazmente en la construcción y aparición de regiones con un futuro promisorio. No obstante, la pastoral educativa no se dio por cerrada. Las incipientes custodias colombianas y la recién formada provincia de Colombia, incorporaron a su misión dicha pastoral. Así tenemos en el sur nuestra macro institución del CESMAG; Instituto San Francisco; Colegio María Goretti en Pasto; con los colegios de San Francisco en Túquerres, San Francisco en Cali; Luis Amigó en San Andrés, Isla; el Hogar del Niño en Valledupar. Por tanto nuestra provincia no es una advenediza en terreno de


educación, poseemos una rica y centenaria experiencia. Solo que entre nuestros ancestros capuchinos y el personal de nuestra provincia contemporánea, existe una fuerte diferencia. Aquellos optaron, lucharon por sacar adelante sus proyectos. El personal ´de aquel tiempo, no tenían gran preparación ni capacitación, pero pusieron al servicio de sus ideales todas sus capacidades, sacando de las profundidades de su celo apostólico las energías para llevar a cabo sus objetivos. El personal capuchino de hoy estamos desprovistos de la cierta libertad de acción, como de la que disponían los religiosos de aquellos tiempos; nosotros estamos limitados al trienio de cada superior provincial; somos fichas para ser trasladados. La visión de tiempo de los religiosos actuales se limita al trienio, ninguno puede programar una acción con tiempo indefinido hacia el futuro. Esta limitación frena los proyectos a largo plazo, lo cual va en detrimento del sentido de pertenencia del religioso respecto a las obras, y las obras sufren al vaivén de los responsables. Nuestra for-

mación es global; no nos preparamos para las actividades que poseemos; esa formación global no nos permite soñar con los lugares, con las actividades; solo esperamos con docilidad pasiva las órdenes del provincial. Esperamos que se termine el trienio para irnos con poca ilusión a otro lugar. De ahí que el sentido de identidad provincial sea tan débil. Ni la formación ni la estructura de la provincia generan entusiasmo. Y en cierta forma va contra el espíritu original del Seráfico Padre, quien laboralmente quiso que los Hermanos conservaran para su manutención aquello para lo que estaban preparados; según esto ¿estamos preparados para sacar adelante nuestras obras? La supremacía, mal entendida, de la itinerancia, bloquea el entusiasmo laboral. Las obras necesitan enamorados; ellas, por sí mismas, generan la necesidad de capacitación. Realmente carecemos de definición profesional. De ahí que las mismas obras, a la larga, tienden a deteriorarse. O las obligamos a un desarrollo de tortuga.

Editorial

3


CONACED

El aporte de la Iglesia a la Educación Por: Dr. Juan David Agudelo Botero Director de Formaciòn y Desarrollo CONACED - Nacional

L

a contribución de la Iglesia a la educación se concreta en la propuesta de escuela católica la cual incorpora en su denominación dos conceptos, en primer lugar la institución como tal: la escuela; y en segundo lugar una manera particular de relación con la trascendencia: la fe católica. A simple vista parece obvia esta afirmación pero considero que esta diferenciación permite abordar dos lógicas que si bien se entrecruzan cada una es independiente y amerita una reflexión propia. Cuando pensamos en una Iglesia que educa, debemos por tanto asumir con seriedad 4

Fraternidad No. 126

“Las instituciones educativas tienen la misión de ofrecer horizontes abiertos a la trascendencia” (Papa Francisco) y con todas sus consecuencias lo que implica el ejercicio de conducir, de guiar, de orientar de la mejor manera a las personas objeto de su quehacer cotidiano. De allí que es un deber indelegable de toda institución educativa de la Iglesia preguntarse permanentemente por la pertinencia, calidad y vigencia de los modelos, metodologías y apuestas educativas que emprende.


Si miramos el origen de las comunidades religiosas que vieron en la educación la mejor manera de aportar a la construcción del Reino, encontramos que las mismas no surgieron en abstracto, las mismas respondieron a necesidades reales y sentidas de su época y contexto social y por ende debieron incorporar nuevas maneras de hacer que precisamente respondieran a dichas problemáticas. En tal sentido la Escuela Católica por mucho tiempo ha sido creativa e innovadora. Pero además de lo anterior, otra de las características es que ha sido visionaria, ha sido capaz de trascender la inmediatez y le ha apostado a dejarse permear por los personajes ilustres de la época. Grandes científicos, que incluso en su momento histórico fueron cuestionados por sus teorías que de cierta manera

rompían con los paradigmas establecidos, encontraron en las comunidades religiosas y en las universidades católicas el espacio propicio para difundir su pensamiento y hacer su aporte al desarrollo cultural y científico de la humanidad. Cada comunidad, cada institución educativa, desde su contexto, carisma y modo particular de comprender lo esencial del proceso formativo que desarrolla ha venido consolidando sus propios modelos de escuela apoyados en los aportes que desde las diferentes ciencias se vienen desarrollando. En síntesis, la escuela católica es ante todo escuela, escuela que se piensa, que está a la vanguardia, que se referencia y avanza al ritmo de los aportes científicos de la época, que se actualiza. Ahora bien, en cuanto a católica el aporte no es menor, toda vez que la apuesta fundamental se inspira en el evangelio, en una profunda experiencia de fe que trasciende la lógica humana y que imprime un carácter único y particular a la escuela católica. Aportes

5


En un mundo en el cual lo inmediato, lo efímero, lo circunstancial, lo subjetivo, lo tangible, lo evidenciable, los grandioso, lo opulento, lo sensible… se erigen como ethos cultural, la propuesta evangélica de la alteridad, la trascendencia, la sencillez, el servicio, el amor, el perdón, la misericordia, la oración… cobra toda la vigencia y pertinencia para mostrar una manera distinta de asumir la vida y habitar el mundo que pretende construir la utopía del Reino. La escuela católica, desde el inicio, ha entendido que su apuesta fundamental en el proceso formativo es la transformación de la persona a partir de un profundo y vital encuentro con el Creador, con el Padre, como se señalaba anteriormente, a través de las mediaciones que más se ajustan a los carismas y a las propias

6

Fraternidad No. 126

construcciones como comunidad de fe. Y este es precisamente el aporte principal de la escuela católica, que no es un aporte único y homogenizado, es un aporte enriquecido y recreado desde la propia experiencia de fe que se vive en diversos contextos encarnados en las más diversas y complejas realidades. En tal sentido el aporte de la Iglesia a la educación, debe estar enmarcado en un profundo compromiso con la escuela como tal (escuela propositiva, creativa, dinámica, innovadora, abierta al cambio…) y con la apuesta por propiciar espacios que les permita a las personas su encuentro con Dios, sabiendo que la premisa de responder a los signos de los tiempos, debe ser una guía que nos permita no anquilosarnos y seguir siendo luz para tantos que la necesitan.


De la Hermenéutica gestual a la Hermenéutica textual en ST. Buenaventura 1

Por: Mg. Julio César Barrera Vélez Universidad de San Buenaventura, Bogotá. D.C. Programa de Filosofía - Facultad de Ciencias Humanas y Sociales

Nacido del lenguaje, el poema desemboca en algo que la traspasa[…] el decir poético dice lo indecible… Octavio Paz, El Arco y la Lira.

1 La presente ponencia se deriva del proyecto de investigación en curso: Actualización Filosófico-Teológica a la Antropología Franciscana en la Obra de San Buenaventura, aprobado por la Dirección de Investigaciones de la universidad de San Buenaventura, Sede Bogotá, proyecto adscrito al grupo de Investigación Devenir clasificado en A1 por Colciencias. En la línea de investigación: Filosofía Contemporánea subtópico Lectura Contemporánea de la Filosofía Medieval. Este texto se presentó en las V Jornadas Internacionales de Hermenéutica realizadas en la Universidad de Buenos Aires entre el 6, 7 y 8 de Julio de 2017.

Aportes

7


Resumen San Francisco de Asís no fue ni filósofo ni teólogo pero su

singular estilo de vida y el lenguaje de sus gestos expresan, a mi juicio, una proto-hermenéutica en la que la cotidianidad es resignificada a partir de la consciencia de la presencia absoluta de Dios en toda la realidad. De tal manera, que en sus gestos fundantes, San Francisco genera un nuevo horizonte interpretativo (Merino y Fresneda,2003).San Buenaventura se inscribe en esta tradition y a partir de su ejemplarismo recrea esta proto-hermenéutica desde la concepción de la creación como un libro en donde la Trinidad esta expresada. En esta perspectiva, el Doctor Seráfico, expone vestigios de una hermenéutica simbólico-textual en donde la triada: Libro de la Creación, Libro de la Escritura y Libro de la Vida constituyen elementos fundamentales de la misma. El corpus del texto lo conforman los siguientes apartados: §.1.Rasgos de Hermenéutica Franciscana Gestual. §.2.Elementos de Hermenéutica SimbólicoTextual en San Buenaventura. Palabras claves: San Francisco de Así, Hermenéutica Gestual, Hermenéutica Textual, San Buenaventura. §.1.Rasgos de Hermenéutica Franciscana Gestual El lenguaje en el pensamiento franciscano tiene como intencionalidad fundamental expresar la vivencia individual y comunitaria de la experiencia de la divinidad (Merino, 1982). En esta perspectiva encontramos que para San Francisco de Asís todas las cosas tiene una plus valia ontica y significante, que se materializa, por ejemplo, en el Cántico de las Creaturas en donde St. Francisco, releído por St. Buenaventura, resignifica las creaturas como palabra divina hecha carne. Así, entre el gran cúmulo de gestos fundacionales de la nueva vivencia de la divinidad que encarnó San Francisco de Así, hemos escogido dos, a saber: 8

Fraternidad No. 126


a. Beso al Leproso2 […] Cabalgaba un día por la llanura de Asís cuando le salió al camino un leproso. Era el momento de dar a Cristo la prueba decisiva de su disponibilidad para «conocer su voluntad». Haciéndose enorme violencia, apeóse del caballo, puso la limosna en la mano del leproso y se la besó; el leproso, a su vez, apretó contra sus labios la mano del bienhechor. Montando otra vez, Francisco prosiguió su camino con el alma llena de un sabor desconocido. En este gesto, encontramos que St. Francisco de Asís, subraya la fuerza de la vivencia previa a toda expresividad, en donde la experiencia vivida funda o da origen la nueva significatividad de la realidad, a partir de la elocuencia sonora del gesto en tanto tal. Véase como la fuerza expresiva del lenguaje gestual de San Francisco, al decir de Merino: (…) Le otorga al hombre una “segunda naturaleza” que lo penetra e imbuye de sonidos que resuenan en la intersubjetividad comunicativa. Alteridad comunicativa, que de facto, se inscribe en un horizonte hermenéutico sui generis que aflora en la filosofía franciscana en la metáfora – bonaventuriana- del sonido que concibe a la persona humana como autosonancia, resonancia y consonancia (Merino, 1974,p.445).

De tal manera que el gesto del beso al leproso posibilita la materialización de dicha hermenéutica, puesto que por la autosonancia o voz interior de la persona –verbum mentisreconozco al otro en mi interioridad como alter, como frater. 2 Los dos gestos seleccionados aparecen en San Francisco de Asís (1995). Escritos, Biografías, Documentos de la época. Madrid. BAC.

Aportes

9


Por la resonancia encuentro el eco de ese reconocimiento en la vivencia inmediata de la alteridad con el marginado y por la consonancia con la comunidad concretizo dicho reconocimiento en la práctica de la fraternidad universal. Esta forma de comprensión-interpretación de la realidad inmediata que St. Francisco nos revela como vestigios de su protohermenéutica posibilita el tránsito del fondo primigenio de la vivencia o experiencia originaria –aún mudaal apalabramiento escriturístico de la misma. He aquí como el pensamiento que el texto escrito nos presenta no se reduce – en el horizonte hermenéutico franciscano- a la mera expresividad, sino que su valor y significación estriba en el gesto y en comportamiento vivido en el ámbito pre-categorial. Pues, al decir del filósofo español, José Antonio Merino (1982): “Las palabras ad intra de la reflexión filosóficoteológica franciscana no sólo exhiben un sentido en la sintaxis gramatical y en la dialéctica del concepto, sino que remiten a la profundidad –léase interioridad– de quien la emplea y al silencio interior que la funda” (Merino, 1982). b. Desnudarse en la plaza de Asís […] Cuando el padre de Francisco se enteró de lo que había hecho su hijo, corrió enfurecido, a San Damián. Francisco, al oír los gritos y amenazas, se escondió en una cueva. Unos días más tarde se reprochó su cobardía, abandonó el escondite y marchó a la ciudad de Asís. Sus conciudadanos, al verlo en el extraño talante 10 Fraternidad No. 126


que presentaba, lo tomaron por loco. Tan pronto como el padre oyó el clamor del gentío, acudió presuroso y sin conmiseración lo arrastró a casa, lo azotó y lo encerró encadenado. No mucho después se vio precisado el padre a ausentarse de Asís, y la madre libró al hijo de la prisión, dejándole partir. Francisco retornó al lugar en que había morado antes. Pero al volver, el padre, y, al no encontrar en casa a su hijo, corrió bramando al lugar indicado para conseguir, si no podía apartarlo de su propósito, al menos alejarlo de la provincia. (…) Intentó después el padre llevar a su hijo ante la presencia del obispo de la ciudad, para que en sus manos renunciara a los derechos de la herencia paterna y le devolviera todo lo que tenía. Se manifestó muy dispuesto a ello Francisco y, llegando a la presencia del obispo, no se detiene ni vacila por nada, no espera órdenes ni profiere palabra alguna, sino que inmediatamente se despoja de todos sus vestidos y se los devuelve al padre. Además, ebrio de un maravilloso fervor de espíritu, se quita hasta los calzones y se presenta ante todos totalmente desnudo (…)Al contemplar esta escena el obispo, admirado del extraordinario fervor del siervo de Dios, se levantó al instante y llorando lo acogió entre sus brazos y lo cubrió con el manto que él mismo vestía. El poeta Paul Claudel, solía decir que “no es sólo el espíritu que habla al espíritu, sino la carne que habla a la carne” (1942) palabras que se articulan a la experiencia franciscana que es carnal por antonomasia. Un breve repaso a la rehabilitación de la carnalidad por parte dela Escuela Franciscana los encontramos en los diferentes gestos fundacionales que realizó San Francisco. Grosso modo, recordemos “la puesta en escena del recién nacido en el Pesebre, el Cántico de las criaturas y la manifestación de los estigmas: todo aquí no habla sino de la carne y a la carne (Falque, 2012, p.348)”. En este contexto, el gesto de la desnudez de San Francisco en la plaza de Asís, hace evidente en la desnudez de la carne la “palabra de la carne” (Falque,2012,p.350) que interpela al otro y le revela una simbología de la carnalidad-corporalidad en donde el Aportes

11


cuerpo concebido como “cuerpo-vivido” [Leib] es el locus de la manifestación de la palabra creadora de Dios que deja impreso su huella. De tal manera que para St. Francisco en particular y para la Escuela Franciscana en general la carne, el cuerpo (palabra de la carne) es un espacio apofántico de visibilidad de la divinidad en donde, según Emanuel Falque (2012): La desnudez de Francisco, aquí, no es únicamente renuncia. Ella también hace ver aquello que de su cuerpo está expuesto al otro, la fragilidad del ser absolutamente “sin defensa”, y la “apertura absoluta de lo Trascendente” (…) En términos generales St. Francisco, siguiendo al Crucificado, hace ver, contra las desviaciones de un cristianismo espiritualizante, que “el Señor es para el cuerpo”, y que, en régimen cristiano, corresponde en primer lugar “glorificar a Dios por su cuerpo”[1 Co 6, 13; 6, 20](Falque, 2012,p.351). §.2.Elementos de Hermenéutica Simbólico–Textual en San Buenaventura A partir de la experiencia espiritual y mística de St. Francisco de Asís St. Buenaventura realiza la relectura filosófica de las vivencias fundantes de dicha experiencia. Relectura que textualiza y hermeneutiza mediante la fuerza significativa de la analogía, la metáfora y el símil, entre otros recursos, la experiencia carnal de los estigmas y a partir de ella realiza el tránsito de lo vivido y exprimentado por los “sentidos corporales” a “sentidos espirituales” en donde los teolegumenos se truecan en filosofemas . De tal manera que la vida vivida por St. Francisco se trueca es ahora vida pensada o textualizada en St. Buenaventura, al respecto en Itinerarium 12 Fraternidad No. 126


nos pon de manifiesto algunas de las mediaciones simbólicas desde las que percibe el mundo al decirnos: Significant autem huiusmodi creaturae huius mundi sensibilis invisibilia Dei, partin quia Deus est omnis creaturae origo, exemplar et finis, et omnis effectus est signum causae, et exemplaris, et via finis, ad quem ducit Porque, en verdad, las criaturas de este mundo sensible significan las perfecciones invisibles de Dios; en parte, porque Dios es el origen, el ejemplar y el fin de las cosas creadas y porque todo efecto es signo de la causa, toda copia lo es del ejemplar, todo camino lo es del fin al que conduce [Itin,II.,n.12] Así, en De Reductione Artium ad Theologiam St.Buenaventura comienza, precisamente reconduciendo “la iluminación del conocimiento sensible” [illuminatio ad theologiam] a los “sentidos del corazón” [sensus cordis], a los cuales designa como “sentidos espirituales” [sensus spirituales]”(Falque, 2012,p.379). Literalmente, san Buenaventura en De reductione artium ad theologiam, nos dice: […] Si autem consideremus oblectamentum, intuebimur Dei et animae unionem. Omnis enim sensus suum sensibilie conveniens quaerit cum desiderio, invenit cum guadio, repetit sine fastidio, quia non satiatur oculus visu, nec auris auditu impletur. Per hunc etiam modum sensus cordis nostri sive pulcrum, sive consonum, sive odoriferum, sive dulce, sive mulcebre debet desideranter quaerere, gaudenter invenire, incessanter repetere. Ecce quomodo in cognition sensitive continetur occulte divina Aportes

13


sapientia, et quam mira est contemplation quinque sensuum spiritualium secundum conformitetem ad sensus corporals. […]Si consideramos el goce que acompaña al ejercicio del sentido, contemplaremos en él la unión de Dios y del alma. Todo sentido busca, llevado de un deseo natural, el objeto sensible que le es conveniente, goza al hallarlo, y reitera su posesión sin fastidio, porque no se sacia el ojo de ver ni el oído de oír. Del mismo modo el sentido de nuestro corazón debe buscar con anhelo, hallar con gozo, reiterar sin cansancio lo bello, lo consonante, lo fragante, lo dulce y lo suave. He aquí cómo en el conocimiento sensitivo se encierra, aunque oculta, la sabiduría divina, y cuán admirable es la contemplación de los cinco sentidos espirituales, siguiendo la conformidad que guardan con los cinco sentidos corporales (RAth.,n.10). Por tanto, en el tránsito de los sentidos corporales a los sentidos espirituales no se da únicamente una analogía [analogía como identidad de relaciones], sino también o de manera simultánea una conformidad [conformitas](Falque,2012,379). […] Analogía porque es una misma la manera [per hunc etiam modum] como los sentidos buscan su objeto propio –por ejemplo la vista que desea ver lo agradable a los ojos- , y como el sentido del corazón desea lo que le conviene a su naturaleza –por ejemplo, la prudencia o la templanza- o incluso también como el 14 Fraternidad No. 126


oído y la vista espirituales se adaptan al Verbo increado, el olfato al Verbo inspirado, y el gusto y el tacto al Verbo encarnado (Falque, 2012, 380). Obsérvese – que según Falque- el ordo vivendi de los sentidos corporales sirve así de principio regulador y de norma para el ordo vivendi de los sentido espirituales. En otras palabras, es aprendiendo a dirigir nuestra mirada a la luz que ilumina el mundo, o al Verbo increado que iluminamos nuestro corazón, como nuestra vista [visum], tanto carnal como espiritual, podrá afinarse para mirar a Dios en todas las cosas. O también, es ejercitándose en percibir el perfume de la miel [gustum] y en tocar la suavidad de las cosas [tactum], actitud eminentemente franciscana, como nuestro gusto y nuestro tacto carnal y espiritual llegarán a ser aptos para dar razón de lo que es en verdad para nosotros el Verbo encarnado (Falque, 2012,p.380). Al respecto San Buenaventura en De reductione artium ad theologiam, nos dice: […]Si vero consideremus sensuum exercitium, intuebimur ibi ordinem vivendi. Unusquisque enim sensus se exercet circa proprium objectum, refugit sibi nocivum et non usurpat alienum. Per hunc modum tunc sensus cordis ordinate vivit, dum se ipsum exercet ad id, ad quod est, contra negligentiam. […] Si consideramos el ejercicio de los sentidos, intuiremos en él la norma del vivir. Cada uno de los sentidos se ejercita sobre su propio sensible, huye de los que le es nocivo y jamás se apropia objeto que no le pertenezca. Del mismo modo, entonces vive ordenadamente el sentido Aportes

15


del corazón cuando se ejercita en aquello para lo que es nacido, luchando contra la negligencia (RAth.,n.9). Empero, a pesar del paralelismo entre “sentidos corporales” y “sentidos espirituales”, St. Buenaventura subraya la acción de Dios mismo que opera y transforma el sentido externo en sentido interno, en Itinerarium mentis in Deum nos dice: Notandum igitur, quod iste mundus, qui dicitur macrocosmos, intrat ad animam nostram, quae dicitur minor mundus, per portas quinque sensum, secundum ipsorum sensibilium apprehensionem, oblectationem et diiudicationem […]“ se ha de observar, pues, que este mundo, que se dice macrocosmos, entra en nuestra alma, que se dice mundo menor, por las puertas de los cinco sentidos, a modo de aprehensión, delectación y juicio de las cosas sensibles”(Itin., II,.n.2). Véase que desde un punto de vista fenomenológico-hermenéutico en el tránsito de los “sentidos corporales” a “sentidos espirituales” se realiza una especie de epojé o reducción de lo sensible, puesto que St. Buenaventura desenclava la sensación del puro goce ciego y reconoce en el seno su mismo bienestar el verdadero gozo de aquel que nos lo procura. Cabe advertir, que en este aspecto, no se presenta en el Doctor Seráfico una ‘diferencia fundamental’ entre la ‘intuición sensible’ que aprehende un noema concreto y la ‘intuición categorial’ que eleva ese noema concreto a objeto intencional, sino que es ad intra de los actos [léase noesis]o aprehensión noética es en donde se aflora la donación y significación nueva del fenómeno en cuestión. En suma, al decir de J. E. Rivera (1984) “los sentidos espirituales no son... facultades espirituales distintas de la inteligencia y la voluntad, sino actos particulares de estas mismas facultades, es decir, los actos en que tiene lugar la contemplación, el conocimiento experimental y sabroso de las cosas de Dios” (Rivera, 1984, p.157). 16 Fraternidad No. 126


• El Concepto de Libro en St. Buenaventura. En la Opera omnia de St. Buenaventura el término libro aparece aproximadamente 50 veces evidenciado su gran significación. San Buenaventura se inscribe en la perspectiva de la hermenéutica gestual inaugurada por St. Francisco de Asís y a partir de su ejemplarismo re-crea esta proto-hermenéutica desde la concepción de la creación concebida como un libro en donde la Trinidad se auto-expresa. St. Buenaventura designa con el término libro tres ámbitos de la realidad: 1. Libro de la Creación (para referirse al mundo), 2. Libro de la Vida (refiriéndose a Cristo encarnado y a la vida mortal del hombre) y 3. Libro de la Escritura para hacer alusión a la Sagrada Escritura o palabra de Dios inscrita en la palabra humana (Rauch, 2013). Buenaventura concibe el libro como testimonio, como luz y como manifestación visible que posee per se una intención significativa y otorga el acceso a un mundo oculto (Rauch,2013). El libro es Testimonio –para San Buenaventura– en cuanto expone el mundo del autor y lo que este desea dar a conocer al lector. Es luz en cuanto manifiesta el primer Principio que es la lux verdadera [Brev., II, n.5] y es manifestación visible en cuanto hace accesible al hombre la sabiduría divina materializada en el lenguaje humano [II Sent.d.43]. Para la comprensión e interpretación de este libro St. Buenaventura nos presenta unos criterios hermenéuticos en donde le libro del mundo, el libro de la vida y el libro de la escritura deben articularse a la triada: autor, texto, lector. Esta articulación determina los roles que orientan el proceso de interpretación. Para el Doctor Seráfico el autor debe poseer la capacidad e intención de creer en la ex–presión materializada en el texto como algo durable y en el testimonio de sí que presenta al lector [I Sent, d. 2., a. 1.q.3]. Aportes

17


Por su parte el libro debe visibilizar al autor y comunicar su testimonio al lector [II Sent. d.1, a. 3., q.1] y el lector debe ser capaz de experimentar las intenciones significativas del autor y captar su testimonio [II Sent, d.11., a.1. q.1.].Véase que es estos “criterios” St. Buenaventura nos expone vestigios de la circularidad hermenéutica que exige de facto todo acto de comprensión/interpretación inscribiéndose –guardasa las respectivas distancias entre el siglo XIII y nosotros- dentro de la perspectiva teorética de autores contemporáneos como Hans George Gadamer, Paul Ricoeur o Jean Grondin entre otros. • El Libro del Mundo Para St. Buenaventura Dios no es concebido tanto como Ser o Unidad abstracta como Trinidad e interrelación de personas que se auto-expresan mutuamente. El mundo es el locus privilegiado de la autodonación divina. En De Trinitatis XIII, St. Agustín, hace referencia al mundo como un rastro o huella de Dios en tanto presencia de una ausencia. El término “rastro” -en St. Agustín desde su concepción de signo- denota ausencia en tanto que quién dejó la “huella” no está ahí. Por su parte, St. Buenaventura, desde una perspectiva diferente a la agustiniana, habla del mundo como símbolo de Dios. El mundo para el Doctor Seráfico es el lugar de una verdadera presencia de Dios, así, leer, sentir, ver el mundo es descubrir a Dios. El mundo en tanto “Domus Dei” que es pensado como habitáculo de la Trinidad. En este horizonte, St. Buenaventura nos exhorta a “Ver” a Dios en el mundo puesto que la naturaleza es una criatura de Dios, en la que Dios se dona (se revela, se auto-expresa, etc.). De tal manera que la metáfora del libro del mundo bonaventuriano es la calve o “llave” para la comprensión de una visión común del mundo que en nuestro presente viviente se podría interpretar desde una perspectiva cosmopolita que resiginifica el mundo en tanto “casa” al cuidado del hombre. 18 Fraternidad No. 126


Para St. Buenaventura el primer Principio se revela al hombre por el libro de las creaturas, así, para el Doctor Seráfico, aprehender la intencionalidad significativa de Dios en las creaturas es la manera adecuada de hacer la hermenéutica del dicho libro. St. Buenaventura concibe a las creaturas como “signos del Creador” como Palabra Divina que se ex-presan en la íntima articulación entre ser y significar (Chavaro,1988) en Itinerarium mentis in Deum, St. Buenaventura, explicita la perspectiva simbólica desde la que hace la relectura del mundo al decirnos: Ex his duobus gradibus primis, quibus manducimur ad speculandum Deum in vestigiis -quasi ad modum durarum alarum descentium circa pedes-, colligere possumus, quod omnes creature istius sensibilis mundi animum contemplantis et sapientis ducunt in Deum aeterum, pro eo quod illius primi principii potentissimi, sapientissimi et optimi, illius aeternae originis, luci et plenitudinis, illius, inquam, artis efficientis, exemplantis et ordinantis sunt umbrae, resonantiae et picturae, sunt vestigia, simulacra et spectacula nobis contuendum Deum proposita et signa divinitus data; quae, inquam, sunt exemplaria vel potius exemplata, proposita mentibus adhuc rudibus et sensibilibus, ut per sensibilia, quae vident transferantur ad intelligibilia, quae non vident, tanquuam per signa ad signata […]

Aportes

19


[…]De los grados primeros que nos han llevado de la mano a especular a Dios en sus vestigios – a modo de dos alas que descendían cubriendo los pies-, bien podemos colegir que todas las creaturas de este mundo sensible llevan al Dios eterno (…) por cuando son sombras, resonancias y pinturas de aquel primer Principio, poderosísimo, sapientísimo, y óptimo (…) no son solamente vestigios, simulacros y espectáculos puestos ante nosotros para cointuir3 a Dios, sino también signos que, de modo divino, se nos han dado; son, en una palabra, ejemplares o, por mejor decir, copias propuestas a las almas todavía rudas y materiales para que de las cosas sensibles que se ven se trasladen a las cosas inteligibles como el signo al significado [Itin. II., n. 11]. Obsérvese que St. Buenaventura nos expone un itinerario simbólico-hermenéutico en donde el proceso de subida a Dios exige de facto una relectura del mundo a partir de su dimensión ontico-significativa, que genera una armonía ente la aprehensión del ser y la interpretación del mismo. Al respecto el hermeneuta mexicano, Mauricio Beuchot nos dice: […] La hermenéutica de san Buenaventura es algo que nos suena extraño, acostumbrados como estamos a vaciar el lenguaje de ser, de contenido ontológico.

3 Término técnico del vocabulario de St. Buenaventur

20 Fraternidad No. 126


En cambio, para él la interpretación es no sólo caminar en el lenguaje, sino caminar en el ser. Esto se ve sobre todo en el Itinerarium mentis in Deum, que es el camino del ser racional, el intérprete aquí por excelencia, animal hermenéutico, por el que regresa al Sentido, a esa fuente de significación de la que salió y a la que tiene que volver, y que es así mismo la fuente de la que salió ese cúmulo de signos que se encuentran radicados en las creaturas(Beuchot, 2012,p.141). En suma, podemos decir que el conjunto de los gestos promulgados por St. Francisco de Asís, constituyen un sui generis universo simbólico en donde la invisibilidad-visible del sentido abre un universo simbólico que le posibilita a St. Buenaventura hacer la relectura del mundo como libro. Lectura en la que St. Buenaventura no sólo textualiza los principales gesto hermenéutico de San Francisco de Asís, sino que otorga a dicho texto –léase mundo- un valor onticosimbolico que rehabilitar la dimensión material de todos las creaturas en tanto que estas son percibidas como teofanía del logos eterno como palabra viviente de la divinidad. Bibliografía San Francisco de Asís (1995). Escritos, Biografías, Documentos de la época. Madrid. BAC. Buenaventura, S.(1891).Breviloquium, in Opera omnia, Vol V, studio et cura PP.Coleggii a S. Bonaventura (Typ. Colegii a S. Bonaventura, Ad Claras Aquas, Quaracchi Florentiae, 1891) Versión española: Breviloquio, en S. BUENAVENTURA, Obras de San Buenaventura. Edición bilingüe, T. 1, ed. L. Amorós, B. Aperribay, M. Oromí (BAC, Madrid, 1945)

Aportes

21


_____(1882-1902).Itinerarium mentis in Deum in Opera omnia, Vol.V, ed., studio et cura PP. Collegii a S. Bonaventura, Ad Claras Aquas, Quaracchi Roma. _____(1891).De reductione artium ad theologiam, in.Opera omnia,Vol.V,c studio et cura PP.Coleggii a S. Bonaventura (Typ. Colegii a S. Bonaventura, Ad Claras Aquas, Quaracchi Florentiae. Bougerol, JG (1969). Lexique Saint Bonaventure. Paris. Editions Franciscaines. Falque, E (2012). La conversión de la carne (Buenaventura). En. Dios, la carne y el otro. De Ireneo a Düns Escoto: Relfexiones fenomenológicas. Trad de Martha de Días y Jorge Aurelio Diáz. Bogotá. Siglo del Hombre Editores- Universidad Católica de Colombia. Rauch, W (2012). La livre de Dieu. Une recherche systématique sur le concept de livre cehz Bonaventure. These pour obtener le grade de Docteur. Paris. Institut Catholique de Paris. Chavarro, F.B.(1988).Ser y significar. Aproximación al simbolismo bonaventuriano, En:Thémata Revista de Filosofía. No 20. Merino, J A (1982). Humanismo franciscano. Franciscanismo y mundo actual. Madrid. Crsitiandad. _____(1974). Antropología fundamental en San Buenaventura. En.Verdad y Vida. No 128. Rivera, J.E. (1984).Los sentidos espirituales en la mística medieval. En:“Philosophica” No 7.

22 Fraternidad No. 126


Es inmoral que las Farc

no paguen cárcel

Que los países que trabajaron para hacer la paz y son los garantes, blinden este acuerdo (con las FARC) para que no pueda regresarse atrás, hacia un estado de guerra1 Sobre el acuerdo de paz que se está haciendo en Colombia, le auguro lo mejor al presidente Santos, aunque será el pueblo colombiano el que dirá en el plebiscito sí o no a la paz. Santos está arriesgando todo por la paz, pero hay otra parte que está arriesgando todo por continuar la guerra. Los que están con la guerra hieren el alma. Yo prometo que cuando el acuerdo de paz sea blindado por el plebiscito y por la comunidad internacional estaré en Colombia para enseñar la paz2. (Papa Francisco) Por: Rvdo Padre Carlos Novoa S.I.3 Director de Postgrado de la Facultad de Teologìa de la Universidad Javeriana 1 Francisco, Rueda de prensa en el avión viajando hacia Armenia, www.vatican.va junio 24, 2016 2 Francisco, Rueda de prensa en el avión viajando hacia Georgia, www.vatican.va septiembre 30, 2016. Entrevista concedida el jueves anterior al domingo del plebiscito sobre los acuerdos con las FARC. 3 Sacerdote jesuita. Profesor Titular y Doctor en Ética Teológica de la Universidad Javeriana. Tiene dos carreras: Filosofía y Teología, U. Javeriana. Magister en Ética Teológica, U. Gregoriana, Roma. Ha escrito 16 libros y publicado más de 40 artículos en revistas indexadas. Lleva 22 años como docente investigador de tiempo completo en la Universidad Javeriana. Ha sido profesor de ética de los oficiales militares colombianos y consultor de estos.

Aportes

23


Reflexiones sobre el papel de la vida religiosa en esta coyuntura

“Si alguien alzado en armas entrega su fusil y luego lo condenan a veinte años de cárcel pues simplemente no lo entrega”, verificaba hace pocos años el entonces Arzobispo de Bogotá, el Cardenal Pedro Rubiano. La construcción de la paz bien vale ciertos sacrificios, esfuerzos y excepciones. En la ciencia ética tanto filosófica como teológica en situaciones excepcionales se aplica el principio del doble efecto, el cual consiste en la legitimidad de alcanzar un efecto positivo por medio de otro efecto negativo o no ideal, siempre y cuando el objetivo último sea el efecto positivo o justo y no el efecto negativo o no deseable, y que tal objetivo sea mayor que el medio en cuestión. Un ejemplo nos ilustra. En medicina el ideal es que 24 Fraternidad No. 126

yo tenga todas mis extremidades completas y es indeseable perder una, ahora bien, cuando tengo una pierna invadida de gangrena hay que cortarla (efecto negativo), para lograr un fin muy superior y más amplio como es el de preservar la vida (efecto positivo). “La guerra es un mal sin parangón. La guerra siempre es un fracaso de la humanidad”, así lo certifican los últimos papas San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. “La guerra es la negación de todos los derechos y una dramática agresión al ambiente. Si se quiere un verdadero desarrollo humano integral para todos, se debe continuar incansablemente con la tarea de evitar la guerra entre las naciones y entre los pueblos”


verifica nuestro Papa latinoamericano en su reciente discurso ante la ONU. Y continua argumentando en este sentido Bergoglio: “Hay una palabra fea del Señor: ‘¡Malditos!’, porque Él dijo: ‘¡Benditos los constructores de paz!’. Por lo tanto, los que causan la guerra, los que provocan las guerras, son malditos, son delincuentes. (…) Cuando todo el mundo, como sucede hoy, está en guerra —¡todo el mundo!— estamos en una tercera guerra mundial por fascículos: aquí, allí, allá, por todos lados. Y no hay justificación. Y Dios llora. Jesús llora.” (Francisco, Homilía, Casa Santa Martha, Roma, noviembre 19, 2015). Miles de muertos, de inválidos, cinco millones de desplazados, miríadas de compatriotas en condiciones de miseria, y una economía muy constreñida para generar empleo y responder a nuestro grave problema de la pobreza, son el resultado de la actual confrontación armada colombiana, superarla bien vale un esfuerzo. Y esto es lo que se alcanzó hace pocos meses en las conversaciones con las FARC, dentro de los trascendentales acuerdos que se han logrado con ellas respecto a la aplica-

ción de la justicia para los crímenes por ellos cometidos. En este sentido todos los guerrilleros serán juzgados y recibirán una sentencia condenatoria con privación de la libertad, donde lo más importante será la reparación a las víctimas. Los alzados en armas reconocen que han sido victimarios y que deben responder al respecto. Los delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra no entran en este acuerdo y serán juzgados según la legislación establecida. Los alzados en armas que no reconozcan la autoría de sus delitos serán sometidos a juicio, y recibirán hasta veinte años de prisión en una cárcel ordinaria. Luego de la firma del acuerdo definitivo de paz con las FARC, ellos se han comprometido en los tres meses siguientes a entregar las Aportes

25


armas, y lo están cumpliendo. Ojo !!!! las FARC en este plazo preciso dejarán de poseer todo su armamento. no hay ningun tipo de impunidad y las condiciones del proceso son muy precisas. Ahora bien, para quienes reconozcan sus crímenes habrá penas alternativas que no serán veinte años de cárcel, y acá es donde se aplica el legítimo principio ético del doble efecto. Se asegura no repetición de las faltas cometidas, entrega de armas y reparación a las víctimas; a cambio se cumple una pena, como debe ser, alternativa a la cárcel. Esta alternativa podrá ser servicios a la comunidad como construcción de carreteras o escuelas en lugares de la patria abandonados por el estado. Todos estos logros que nos aseguran que las FARC dejen la guerra y la generación de sus terribles consecuencias, bien valen el mal menor de reparar los delitos con penas alternativas al sistema penitenciario vigente. Este acuerdo también se aplicará a todos los actores del conflicto armado como son los miembros de la fuerza pública, diversos agentes del estado y otro tipo de ciudadanos. Además hay que subrayar cómo las FARC 26 Fraternidad No. 126

se comprometen a devolver al gobierno nacional todos los bienes económicos que poseen para reparar a las victimas. Esto es lo que en el ámbito legal de la administración judicial se denomina la Justicia Transicional. Se llama así porque no se trata de un estatuto permanente sino por un tiempo determinado, en este caso mientras se da la transición de un grupo armado al margen de la ley a un partido político legal por parte de las FARC. Desde hace más de dos mil años la humanidad viene aplicando este tipo de justicia. A este propósito muchos son los casos que se podrían traer, dado el natural límite de espacio propio de este escrito traigo dos a continuación. En la época de la Roma republicana e imperial sucedieron muchas guerras civiles de gran crueldad. Con frecuencia el vencedor no aplicaba la ley de condena a muerte para los vencidos, liberándolos de toda responsabilidad penal con la condición de entregar las armas, disolver el ejército insurrecto y acatar la legalidad vigente. De forma inteligente el dueño de la victoria sabía que ejecutar a los vencidos, era cultivar más odio y


retaliación que se traducirían pronto en un nuevo levantamiento, en cambio, perdonarlos y amnistiarlos era propiciar condiciones para la paz y la estabilidad política. Bajo la misma perspectiva procedió de igual manera el presidente Abraham Lincoln al unísono con el general Ulysses Grant, comandante de los ejércitos de la Unión de los Estados Unidos de América, al vencer en la muy sanguinaria guerra de secesión a los confederados. No olvidar que hasta mediados del siglo XX en estos procesos de justicia transicional no se exigía perdón, verdad, justicia y reparación, como ahora si procede en un saludable crecimiento de la jurisprudencia. En una entrevista publicada por el diario El Espectador de Bogotá en octubre 3, 2015, Timochenko, el comandante de las FARC, dio unas declaraciones dignas de ser tenidas en cuenta. A continuación algunos apartes: “Pedimos perdón a las víctimas. … Estamos dispuestos a asumir las responsabilidades que se deduzcan del Tribunal Superior Especial de Justicia. Si hay compañeros que salen acusados, asumirán su culpa. … Si no trabajamos

la no repetición no hemos hecho nada. En este fin estamos comprometidos. … Creímos y creemos en la voluntad política del Gobierno. El presidente Santos ha dado muestras de consecuencia en momentos muy duros”. Asimismo, en la entrevista a Timochenko publicada por la Revista Semana de Bogotá, en febrero 7, 2016: “Vamos a hacer política sin armas. … La guerra es muerte, heridos, mutilados, desarraigados, desaparecidos. Eso es la guerra y por eso queremos terminarla. … Pero hay un momento en que dijimos: hay que parar el secuestro … porque tenía un costo político muy grave, pero, además, era una acción inhumana. … Hemos cometido errores, nos hemos equivocado. … Convocamos a todos los actores de conflicto a que hagamos un pacto de ‘nunca más’. Nunca más la utilización de las armas en la resolución de los conflictos políticos y sociales de Colombia. A eso estamos dispuestos”. Y continua Timochenko: “El secuestro fue un error. Si tocara volver a reiniciar, yo creo que no lo volveríamos a hacer. … La lucha armada de las FARC nace del contexto de Aportes

27


la lucha social en Colombia. Yo digo, aquellos que no creen en la lucha armada, hombre ayudemos a crear las condiciones para que no sea necesaria. … No hemos vuelto a hacer un secuestro. … Nosotros nunca hemos dicho que estamos en contra de la propiedad privada. Nosotros estamos en contra de la sobreexplotación de la gente. … Este es un proceso para que nos dejemos de matar por las ideas que cada uno defienda”. Gracias a Dios nuestro querido Papa Francisco nos viene apoyando y estimulando en la realización de estos diálogos de paz: “Debemos rezar por Colombia para que no se pare este proceso de paz, después de 50 años de guerra y muchos muertos” (Boletín de prensa de la Santa Sede, julio 13, 2015). “Que la sangre vertida por miles de inocentes durante tantas décadas de conflicto armado, unida a aquella del señor Jesucristo en la cruz, sostengan todos los esfuerzos que se están haciendo, incluso aquí en esta bella isla, para una definitiva reconciliación en Colombia. … No tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación” (Fran28 Fraternidad No. 126

cisco, Eucaristía en la Plaza de la Revolución, La Habana, septiembre 20, 2015; cfr. Francisco, Discurso al Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, Roma, enero 11, 2016). En este orden de ideas nos ilumina la siguiente divisa de Jesús: “No he venido a buscar la muerte del pecador sino que se convierta y viva” (2 Pedro 3, 9). Y la actualiza con pertinencia y sabiduría nuestro Obispo de Roma: “Solicito la abolición mundial de la pena de muerte. Estoy convencido que este es el mejor camino, porque cada vida es sagrada, cada persona humana está dotada de una dignidad inalienable y la sociedad sólo puede beneficiarse en la rehabilitación de aquellos que han cometido algún delito” (Francisco, Discurso al Congreso de los Estados Unidos de América, septiembre 24, 2015). Salta a la vista entonces el hondo talante cristiano y ético del acuerdo con las FARC, el cual se halla en consonancia con la bella oración “Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allí donde haya odio, ponga yo amor”, plegaria tan cara a San Francisco de Asís y a todo seguidor de


Jesús. Y hallados en este escenario nos preguntamos por el papel de quienes somos miembros de la vida religiosa de cara al gran “signo de los tiempos donde Cristo nos habla” del mencionado acuerdo. Y la respuesta no puede ser otra: “donde haya odio, ponga yo amor”. Así nos lo enseña el Papa Francisco con su decidido apoyo al acuerdo en cuestión, como ya lo he señalado.

¿Cómo no apoyar el fin de una guerra tan absurda y sanguinaria como la que hemos vivido las colombianas y colombianos durante los últimos cincuenta años? Clama al cielo no hacerlo !!!!!!!!!!! Tanto bien que podemos hacer los integrantes de las comunidades religiosas en este sentido. Por lo pronto estudiar bien los acuerdos y explicárselos a la gente en nuestros colegios, universidades, parroquias, grupos de oración y tantas otras instituciones en las cuales realizamos nuestra vocación apostólica. Que no se trata ni mucho menos de la vigencia del “castro chavismo y el comunismo ateo” como no pocos compatriotas lo sostie-

nen, algunos de ellos hermanos de la vida consagrada. Que importante que demos nosotros testimonio del perdón y la reconciliación, el corazón del evangelio, acogiendo a los guerrilleros que están reconociendo sus graves faltas, pidiendo perdón por ellas, y buscando repararlas en lo posible. De lo contrario estamos condenando a nuestra patria a una guerra fratricida sin fin de la cual solo queda dolor, odio, muerte y destrucción, todo lo opuesto a la vocación que hemos recibido del Señor Jesús. Y en este camino construyendo la paz los pactos a los que me vengo refiriendo, constituyen una página trascendental e insoslayable más no la única. La conquista de una convivencia nacional pacífica integral requiere del concurso de todos nosotros ciudadanos colombianos para superar las profundas exclusiones económicas, políticas, sociales, culturales y religiosas que imperan en nuestra querida patria, las cuales se constituyen en gran caldo de cultivo para la consolidación de los grupos armados al margen de la ley.

Aportes

29


Pastoral educativa

un desafío provincial Por: Hno. Alexander Cabrera

C

omo es bien sabido por todos, desde el pasado mes de enero me encuentro en la fraternidad Santiago Apóstol de la ciudad de Pasto. Aunque haber sido designado a esta obediencia fue una sorpresa, me siento bendecido por el grupo de Hermanos con lo que me ha correspondido vivir y por los aprendizajes que he podido adquirir. En estos meses he tenido la oportunidad de adiestrarme en la formación, viviendo con mis Hermanos postulantes, colaborando en la parroquia, ejerciendo mi diaconado y de conocer, desde mi servicio como ecónomo local, sobre cuestiones jurídicas, contables y hasta arquitectónicas. Además, he tenido la posibilidad de colaborar en la Obra gorettiana, más específicamente en la Institución Universitaria CESMAG. Lo que más valoro de mi aprendizaje en estos meses al incursionar en la pastoral educativa, son tres aspectos: primero, conocer más a fondo el mundo laboral; segundo, descubrir cómo direccionar nuestras obras desde nuestra identidad de Hermanos Menores; tercero, entender la importancia de nuestras obras y la necesidad de formarse para asumirlas.


Respecto al primer aspecto, considero valioso adentrarme en el mundo laboral en dos cuestiones. De un lado, mientras que nosotros, como frailes, tenemos lo que necesitamos sin preocuparnos por lo económico, los comunes de las personas solo tienen lo que pueden conseguir con su trabajo. Esto genera que ellas valoren lo que poseen y planifiquen muy bien sus gastos, pues de excederse se quedarían sin lo esencial para vivir, mientas nosotros, en ciertas circunstancias, invertimos dinero en cuestiones inoficiosas, gastamos sin la debida planificación y no nos medimos en gastos. Esto no sucede siempre, pero sí con frecuencia. Esta evidencia, personalmente me ha llevado a tomar conciencia de lo que se gasta y en qué se invierte. De otra parte, incursionar en el mundo laboral, me ha hecho reflexionar en la ingenua visión que tenemos los religiosos. Vivimos en un contexto en el que intentamos ser Hermanos y olvidamos que, en las relaciones laborales, la gente del común se juega día a día su sustento y el de su familia. Eso hace que la mayoría de las veces el mundo laboral sea competitivo, se mida

por resultados y sea una lucha del “sálvese quien pueda”. Así, en el trabajo se imponen, casi siempre, las luchas por el poder, el manejo de influencias y la actuación por conveniencia. En ese contexto se hace importante el segundo aspecto de mi aprendizaje en la pastoral educativa: a saber, cómo direccionar nuestras obras desde nuestra identidad de Hermanos Menores. Lógicamente, no es que en estos meses lo haya adquirido, sería presuntuoso, además de falso. Pero lo que sí he descubierto es que dirigir nuestras obras educativas, animándolas pastoralmente, implica comprender que quienes las conforman ven en nosotros a sus “jefes”. Por ello, nos alaban, nos complacen y son condescendientes con nosotros. No niego que, en nuestras obras, educativas, encontramos gente muy buena que quiere a los frailes; pero no podemos perder de vista, que ellos actúan desde su contexto de mundo laboral y que, siendo nosotros algo así como sus “jefes”, se relacionan con nosotros con el interés de adquirir poder, ganar privilegios y sentirse preferidos, frente a sus compañeros de trabajo. Aportes

31


Desde esta realidad, considero que resulta importante direccionar nuestras obras, especialmente las educativas, bajo una regla de oro que algún día me dijo un hermano: “con los empleados, ni compinche ni tirano”. O, con esta frase que escuché de otro: “ser Hermano Menor en esas obras implica prodigar a todos unos buenos tratos, propio de nuestra espiritualidad, pero exige mantener la distancia necesaria para tener la objetividad y libertad de intervenir cuando se requiera”. Este criterio, no es pesimista, desconfiado o prevenido, ni mucho menos lleva a descalificar el personal que trabaja con nosotros. Solamente nos lleva a considerar, que, si los funcionarios de nuestras obras quieren ser nuestros amigos, generalmente no es porque seamos maravillosos, sino porque para ellos nosotros significamos poder. Además, nos previene para saber controlar nuestra afectividad con ellos, pues esa amistad (personal) nos quita objetividad, libertad y criterio para intervenir en el momento que se presenten irregularidades. Todo ello conecta con el tercer y último aspecto: la necesidad de formarse para asumir nuestras obras. En esto 32 Fraternidad No. 126

recuerdo a un profesor de la UPB Medellín que, al conocer la obra Gorettiana, gracias a una asesoría que nos dio, aseguró que nosotros, los Capuchinos de Colombia, no sabíamos el tesoro que teníamos por la dimensión, alcance y capacidad de impacto académico y social de la obra en la región. Juan Pablo II planteó en varias ocasiones, que la Iglesia del tercer milenio tiene el reto de la evangelización de la cultura, y, qué mejor para hacerlo, que con instituciones que promueven la formación integral del ser humano, como es el objetivo de las obras educativas que tenemos. De otra parte, en cierta ocasión (agosto de 2015), escuché a algunos hermanos que, a propósito de una recomendación del Ministro General en una de sus visitas a nuestra Provincia, planteó, si no sería adecuado salir de nuestras obras educativas. Honestamente creo disentir de ese planteamiento. ¿Cómo no va a ser positivo tener a miles de niños y jóvenes para formar? Pensemos en las 3.000 niñas del María Goretti y en los 740 del ISFA en Pasto, o en los 570 alumnos del COSFA en Cali, o en los más de 150


estudiantes del Luis Amigó en San Andrés, o en los casi 7.000 jóvenes universitarios de la I.U.CESMAG. En total suman más de 10.000 alumnos, a través de los cuales, desempeñando bien nuestra labor (y sin contar personal administrativo y docente), tendríamos la oportunidad de llegar al mismo número de familias, trasmitiendo no solo conocimientos académicos, sino fundamentalmente los valores del Evangelio y de nuestro carisma. Considero fraternalmente que, cuando se propone salir de estas obras, no es porque sean poco significativas para difundir nuestro estilo de vida, sino porque, en el fondo, consideramos que no estamos capacitados para asumirlas. En efecto, animarlas requiere una amplia capacitación en varios ámbitos profesionales. La Provincia, no ha formado adecuadamente a los Hermanos. Liderar una obra exige habilidades administrativas, económicas, académicas, y desde luego pastorales y fraternas, para que sean asumidas como pastores, y no como

simples funcionarios, y cuya responsabilidad recaiga en la fraternidad y no solo en un Hermano. Por ende, se hace necesario, como dijo el asesor de la Bolivariana, que los Capuchinos de Colombia descubramos el tesoro que tenemos en nuestras obras educativas y las miremos, no como una carga que nos legaron nuestros antecesores sino como un escenario privilegiado que heredamos para difundir nuestro carisma de Hermanos Menores y para vivenciar nuestra identidad formando a miles de familias en los valores evangélicos y franciscanos. Este tesoro exige de nosotros responsabilidad, compromiso y seriedad para capacitarnos adecuadamente en pro de una genuina animación; sin desconocer los peligros del mundo laboral y las exigencias que impone la magnitud de semejante desafío. Que el ejemplo de Francisco de Asís, la intercesión de María Madre del Buen Pastor y el Espíritu de Cristo resucitado, nos ayuden en tal fin.

Aportes

33


La Educación desde mi Experiencia Por: Fray Evaristo Acosta, OFM Cap., Director general Colegio San Francisco de Asís de Cali

C

onstato que tuve excelentes Maestros, desde mis padres y Teresita Martínez mi profesora de primero de primaria, el Profesor Molina, Rector del Colegio Sagrado Corazón de Jesús en Valledupar (básica primaria y secundaria), quien nos participó su entusiasmo por la visita del Beato Pablo VI a Colombia en 1968, y los docentes y directivos del Seminario Seráfico Misional capuchino en La Caro en 1970-1971. En la Universidad San Buenaventura

34 Fraternidad No. 126

seguí aprendiendo de óptimos Maestros en Filosofía y Teología (1973-1980). Ordenado sacerdote en diciembre 21 de 1980, asimilé la Espiritualidad en la U. Gregoriana de Roma (1981-1983) y fui docente de Teología espiritual en la U. San Buenaventura de Bogotá, a la par de mi servicio como formador en la Fraternidad capuchina. Poco a poco fui asimilando la gramática del vivir juntos, como Hermanos.


En 1.993 la obediencia me llevó a ser director del Internado Indígena Nazareth de Alta Guajira. Al tener que aplicar la Ley 115 de Febrero 8 de 1994, por la cual se expide la ley general de educación, el trabajo en equipo con los docentes bilingües wayuu, nos permitió elaborar el Proyecto Educativo Institucional (PEI) con su Manual de Convivencia. En enero de 1996 la obediencia me lleva al sur del país, Pasto, donde estuve hasta el 2010 (14 años) aprendiendo la Filosofía personalizante y humanizadora de fray Guillermo de Castellana, OFM Cap., fundador de la Asociación Escolar María Goretti, la cual ofrece educación de calidad en Preescolar, Primaria, Secundaria y Media en la Institución Educativa Municipal María Goretti y el Instituto San Francisco de Asís (ISFA, privado), y en la Institución Universitaria CESMAG (pregrados y postgrados). He ido comprendiendo, que más que enseñar y llenar de contenidos a los estudiantes, se trata de facilitarles el aprendizaje, cultivar su innato sentido de la investigación, la cual es un ir tras los vestigios de la verdad. Más que meter da-

tos, fechas y códigos, se trata de sacar de cada uno lo mejor de su persona, sus talentos, los dones que Dios le dio: se trata de mayéutica, de mostrar las habilidades y valores como persona humana El maestro debe ser muy comprensivo, paciente y lleno de esperanza para que las nuevas generaciones dejen este mundo mejor de lo que lo encontraron, según enseña el fundador del escultismo, Baden Powell. El maestro tiene por modelo a Jesús, óptimo Maestro, quien nos propone que nuestra justicia sea mayor que la de los fariseos. Jesús se propone como modelo o paradigma: “aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón”.

Que la sabiduría acompañe a los maestros para que enciendan en los estudiantes el deseo de aprender para transformar la realidad, luchando por la justicia y la paz Varios

35


Padre Guillermo de Castellana Modelo y protagonista de la educación Por: hno. Rafael Gutiérrez Tarrifa

E

ra el año de 1959 y el Padre Guillermo de Castellana, veía desfilar, como dice en su Filosofía Personalizante y Humanizadora, un “Panorama Desconcertante”1 en el que la mujer, históricamente, no sólo estaba excluida de la vida política, sino que aún en términos de organizaciones sociales no figuraba en cargos directivos, a pesar de que en 1954 se le había otorgado el derecho al voto femenino, de ahí que muchas mujeres expresaran “De qué puede servir el voto femenino si con él no se consigue mejorar nuestras condiciones de vida”?2.

1 DE CASTELLANA, Guillermo. Filosofía Personalizante y Humanizadora, páginas 25,26 y 27. Editora“EDINAR”. Pasto-Colombia 2006 . 2 El Espectador, 4 de Septiembre de 1954

36 Fraternidad No. 126

La respuesta a esta pregunta la da en el departamento de Nariño el Padre Guillermo de Castellana y para ello se inspira en el Evangelio de Jesús, en el modelo de mujer: María Santísima, en el humanismo Franciscano y en la historia de una joven recién subida a los altares: Santa María Goretti. Basado en la comprensión de la cultura colombiana adopta y adapta principios de los modelos pedagógicos de “Escuela Activa” y los sincretiza bajo el concepto de personalizar y humanizar la educación, con estos presupuestos crea la Institución Educativa María Goretti, de carácter femenino, para levantar la dignidad de la mujer a través de una educación diferente con énfasis en educación para la vida y el trabajo.


Así, su línea de educación y en concreto de la mujer se centró en estos propósitos: la estudiante (niña y joven) como sujeto activo de la educación, está llamada a ser en plenitud a través del desarrollo de sus potencialidades, la educadora en la familia que haga posible aprovechar su protagonismo para ser agente de transformación en la sociedad en general, de ahí el lema: “Educar una mujer, es educar una familia, educar una familia es educar a una sociedad”. Desde esta perspectiva la Pedagogía Personalizante y Humanizadora abre a la niña y a la joven un paisaje poco visitado por ellas. Un horizonte desde una perspectiva humanista y cristiana diferente a la tendencia meramente instrumental y reduccionista del proyecto globalizador, centrado en el mercado para responder a sus necesidades de expansión. De ahí que la I. E. M. María Goretti con base en la formación integral de la mujer, asume la tarea de fortalecer el tejido social, la creación de comunidad, el aprendizaje de la convivencia y de la cooperación en oposi-

ción al sistema dominante de la globalización. En general, el cambio de paradigma en términos de participación de la mujer, es indudable. No se puede desconocer, que las grandes conquistas a favor de la mujer, han beneficiado profundamente a la misma sociedad, pues si en un principio el esquema era los derechos de la mujer, el esquema actual es: la mujer que lucha por los derechos de la comunidad dentro de un Estado Social de Derecho, lucha por los que como ella, fueron estigmatizados por raza, color o procedencia social, supera de manera sustancial los viejos esquemas, que fueron valiosos y contundentes para la estructuración y consolidación del paradigma moderno, dentro del cual la mujer se desenvuelve en pro de la misma sociedad, ejerciendo los derechos constitucionales que le asisten. Después de más de cuarenta promociones de Bachilleres, resulta fascinante reconocer el camino que, a pulso, ha abierto la mujer Gorettiana en el medio emVarios

37


lo fue la Hna. Yolanda Cerón (ex Gorettiana), asesinada por paramilitares en Tumaco (N) en Octubre de 2002.

presarial, como trabajadora, como gerente o como empresaria. Gracias a esa lucha constante y tenaz del Padre Guillermo y de su Comunidad de Padres Capuchinos, muchos retoños asoman en el sembradío con diferentes roles: como mujer, madre, estudiante, trabajadora, profesional líder política, deportista, científica, comunicadora social, abogada, médica, empresaria o religiosa mártir por defender los derechos de los negros de la Costa Nariñense como 38 Fraternidad No. 126

Hay otras razones sencillas para verificar lo anteriormente expresado y esas las tenemos al escuchar a exalumnas gorettianas cuando recuerdan el paso por su amada I.E.M. María Goretti, cada una se siente importante en el proceso de construcción de una vida mejor y sobre todo: agradecen la riqueza intelectual, moral y espiritual que recibieron, se sienten valoradas, con la responsabilidad de compartir en familia y en sociedad lo que hoy son gracias a un modelo educativo, pedagógico de corte personalizante y humanista. Qué mejor que educar a una mujer, porque con ellas se educa a una familia. Con todas se llega fácilmente a generar el cambio que todos anhelamos, que no es otro, que un país mejor. De la simple monumental construcción del Colegio y la Universidad en el difícil terreno del Cerrillo en Pasto tenemos que aprender y


capitalizar varios aspectos: primero, fue un proyecto concebido sobre la base de la educación, y de una excelente educación y, segundo, fue un proyecto que no se hubiera podido lograr sin el concurso de un grupo de amigos llamado después Asociación Escolar María Goretti. Una vez más se ratifica que un buen MAESTRO formaliza alianzas estratégicas para sumar esfuerzos cuando hay una meta noble de alcanzar. Así se materializaron los esfuerzos del Padre Guillermo, de los Frayles Capuchinos, de la Asociación Escolar María Goretti, del Gobierno, del Estado, de la empresa privada que tuvieron fe en el Proyecto. En 2017, ahí están el Colegio María Goretti, la IU CESMAG con aportes económicos, intelectuales y pas-

torales que perdurarán en el tiempo, pero sobre todo con la felicidad que da ser parte de un país necesitado de una educación con conciencia porque “ La ciencia sin conciencia, hace criminales refinados” (Padre Guillermo de Castellana). En época de posconflicto en Colombia, no es difícil inferir que la educación juega un papel muy importante dentro del contexto de la problemática que vive el país y que es factor determinante tanto de la crisis como de las alternativas de solución. Para el Padre Guillermo de Castellana una sociedad bien educada no hubiera tolerado tanta desigualdad social, violencia, inseguridad, corrupción impunidad y por el contrario, habría que reconocer que una sociedad bien educada sólo exige orden, equidad, transparencia, tolerancia, paz.

Varios

39


** ** Porque creemos y esperamos que en el María Goretti, en la I.U CESMAG se ha de manifestar el misterio de Dios y el del ser humano; ** Porque creemos y esperamos en el Dios de nuestros Padres que sigue bendiciendo a través de personas y acontecimientos históricos; ** Porque creemos y esperamos que en medio de dificultades el Señor nos bendice, cumple su Palabra, nos libera y hace felices, con la felicidad de las bienaventuranzas, comentarios como los de este artículo, nos mueven a considerar al Padre Guillermo como protagonista de la educación en la Provincia y nos motiva a reflexionar sobre la importancia que tiene hoy la educación y por tanto la necesidad de continuidad, de fidelidad, de apoyo por parte de nosotros a este proyecto en la ciudad de San Juan de Pasto 40 Fraternidad No. 126

Nadie podrá mirar esta gran obra educativa sin recordar sus cimientos, no en la tierra sino aquello que permitió al Padre Guillermo levantarla: la fe, la esperanza y el amor. La paz es un fruto y un fruto que tiene que nacer de nuestro corazón cuando lo hayamos dejado invadir por el espíritu de Jesucristo. Así, podemos afirmar, que la educación cristiana católica es el camino para lograr la paz y la justicia social por la que claman todos los rincones de nuestro país.


Bogotá 12 agosto 2.017 Señores Fray próspero Arciniegas Rector Consejo Directivo Comunidad Educativa I.U.CESMAG

I.U.CESMAG

Paz y Bien Gracias a la iniciativa capuchina y al celo apostólico del fundador, benemérito Fray Guillermo de Castellana, al trabajo permanente de los Hermanos Menores Capuchinos que han estado al frente de la Institución, con la colaboración del personal Docente y Administrativo, celebramos con profunda satisfacción los 35 años de la fundación del I.U.CESMAG, que ha sido para la ciudad de Pasto y Municipios del Departamento de Nariño, en sus clases más necesitadas, una oferta útil y necesaria para su formación y capacitación , bajo los criterios de una Educación Humanizante y Personalizadora como la trazó, sabiamente Fray Guillermo de Castellana. Para la Provincia Capuchina de Colombia y desde mi servicio como Provincial, es un agrado dirigir a toda la Institución una gozosa felicitación por esta efemérides, que estrecha los lazos en base al común ideal que nos proporciona, en el tiempo, la perseverancia en la conciencia social, que sembró en nosotros san Francisco de Asís desde el beso al leproso, y que la Iglesia ha propuesto a través de su Doctrina Social y que los Capuchinos hemos practicado, gracias al espíritu misionero que la Orden ha vivido a lo largo de varios siglos de presencia en nuestra amada Colombia. Los religiosos Capuchinos de Colombia nos unimos a la Institución: Directivos, Administrativos, Docentes y Estudiantes con motivo de la celebración de estos 35 años de vida académica, y que los años pasados nos motiven para elevar a Dios, una sentida acción de gracias y ofrecerle nuestro compromiso para continuar con una respuesta actual, dinámica y eficaz para quienes son los sujetos motores de la existencia de esta Institución: la juventud necesitada, en quienes pensó desde sus inicios Fray Guillermo de Castellana. Un abrazo fraterno, con nuestra oración y la bendición del Seráfico Padre San Francisco. Fray Luis Eduardo Rubiano Guáqueta Ministro Provincial Varios

41


La mies es mucha

y los obreros pocos

Por: Hno. Roberto Carlos Delgado

J

esús insistió a sus discípulos que debían pedir. El evangelio de Lucas pone en su boca una petición importante. Según cuenta el evangelio, en cierta ocasión comento Jesús a los discípulos: “La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad al Dueño de la mies que mande obreros a su mies” Justo después de encontrarse con tres hombres, 42 Fraternidad No. 126

quienes expresaron su intención de seguirlo, pero que al final no lo hicieron porque tenían otras prioridades (Lc 9, 57), el Señor designa a setenta y dos discípulos y los envía a anunciar el Reino de Dios. Al hacerlo, nos deja una lección importante: Los 72, deben rezar para que el Señor envíe operarios a su mies.


En una época como la nuestra detectamos jóvenes sedientos de búsqueda, pero en ocasiones al borde del camino en la búsqueda de Dios (Mt 10,46). Convendría recordar y poner en práctica el mandato del Señor, permitiendo que resuene en nosotros la siguiente pregunta ¿Cómo está la mies y como están los obreros? Y podemos responder: la mies sigue siendo mucha y los obreros pocos, comprendiendo que algunos de ellos son negligentes y otros comprometidos, y que todos experimentan que no trabajan solos, y que su dedicación no es vana. Aunque mucha es la mies que nos toca cuidar, Jesús no quiere millones de operarios, no todos pueden seguirlo y eso es normal, sin embargo, cuando la mies está en sazón y los cosechadores son pocos, se le pide al Dueño que envíe trabajadores, para trabajar en la oferta de salvación. De aquí la urgencia de la petición. Pocos efectivamente se animan a responder a la llamada por causa de las exigencias que reporta y eso

asusta; también porque se carece de la vivencia de la fe y se ha perdido el interés en la divulgación del Evangelio. También porque a los obreros de la mies nos han faltado fuerzas para trabajar con mayor empeño en la búsqueda de nuevas vocaciones. Ahora bien, constatamos que la cosecha por recoger es abundante y nuestro Señor sigue llamando para que los operarios vengan y se dediquen a su obra, a su Reino. (Lc 18, 28-30). Jesús no es obsesivo por la idea de que todos lo sigan, a veces hasta parece hace desistir el interés de algunos; a Jesús no le interesa la cantidad. A él le interesa que quien lo quiera seguir lo haga sin demora y sin mirar atrás (Lc 18,18-27), es por esto por lo que muchos lo abandonan pues les espera, no la paz sino la cruz (Mt 16, 24-27). Nadie que siga al Señor con pasión, podrá decir que el seguimiento es fácil y coronado por el éxito; por el contrario, el que quiera seguirlo: tiene que dejar su país, su tierra, su familia y perder su vida, para predicar libremente el Reino (Lc 14,26) no obstante, Varios

43


al adherirse al Señor, quien cargue su yugo, le será dulce y de ninguna manera sentirá su peso (Mt 11, 29-30). Queda absolutamente claro que los seguidores de Jesús son necesarios, y que persiste la tarea de pedir al Dueño de la mies que envíe operarios, y que el servicio requiere de una vida totalmente humilde, pobre y austera: “no llevéis talega, ni alforja, ni sandalias” así se podrá asumir el estilo del pobrecillo de Asís. Nosotros debemos llevar adelante esta misión, y aunque es dura no debemos dejar de esperar el triunfo de la utopía vocacional; pues no se trata, de una labor humana de beneficio personal, es la mies del Señor y la cosecha le pertenece al Él. Teniendo en cuenta este criterio, debemos depositar la confianza en el Señor. Las vocaciones llegarán. Sabemos que la mies es abundante en nuestros lugares de trabajo y apostolado, en nuestras ciudades y pueblos; desde este punto de vista, siempre estaremos a tiempo para echar la red (Jn 21,6),

44 Fraternidad NO. 126

y con paciencia rogar al Dueño de la mies para que nos mande suficientes operarios. Este es nuestro desafío: salir de nosotros mismos y trabajar como obreros del Señor. Por último, dejémonos animar por el Papa Francisco que, desde su elección, insiste en la importancia de la vocación, tanto religiosa como sacerdotal. Aquí conviene citar el lema de su pontificado para medir el alcance que tiene la vocación: “Miserando atque eligendo” lo miró con misericordia y lo eligió (Mt 9, 9-13). Animemos a los jóvenes que sienten la llamada a la vida sacerdotal o la vida religiosa, con las palabras del mismo Papa: “que se deje mirar por Jesús, porque el que lo llama no es ni el cura, ni el obispo, ni el Papa, es Jesús quien lo está mirando con cariño, le muestra la gente, le muestra la necesidad del Pueblo de Dios”; y le dice que se deje mirar por Jesús; que todos los días se deje mirar un rato por Jesús”.


Trayecto Fraterno

iva t a c u En pastoral ed

Varios

45


Las Sandalias de Pedro Por la geografía colombiana Por. Fr. Ricardo Cubillos

Desde hace casi dos años se viene especulando acerca de la visita de S.S. el Papa Francisco a nuestro país, hasta concluir que es un hecho confirmado y que la Iglesia y el Estado están afanosos en los preparativos correspondientes para recibir, como se merece, al Jefe de Estado del Vaticano y al mismo tiempo, el Vicario de Cristo y Sucesor de san Pedro en el seno de la Iglesia Católica.

46 Fraternidad NO. 126


C

iertamente que, para la mayoría de colombianos, la visita tan esperada, es deseada y se preparan los ánimos para salir al encuentro del Papa, aureolado como un líder de peso en el panorama de los que influyen en el mundo contemporáneo. Junto a este mayoritario aplauso por la visita papal, está un grupo de católicos, incluyendo clérigos y laicos, que creen que esta figura no es válida y se le achaca un estilo, según ellos, no acorde con la tradición pontificia de todos los tiempos. Está algún grupo religioso desubicado que lo tacha de anticristo, centro de situaciones apocalípticas, maldito de Dios y centro de profecías sacrílegas. El Estado, uniéndose al panorama mundial de acogida al jefe del Estado del Vaticano, en la persona del presidente de nuestra Nación, ha cursado varias veces la invitación al Papa Francisco para su visita oficial. Esta invitación, significa traer un Colega de Gobierno para mantener activo al Ministerio de Relaciones Exteriores, en ese afán, justo, desde luego, de mantener unas excelentes relaciones internacionales. Reconociendo esa actividad, no

es difícil entrever una maniobra política para favorecer los intereses y proyectos del Gobierno en curso. No en vano la figura papal es actual, diciente y valiosamente reconocida en el panorama político internacional, aun en el periodismo. Algunos tabloides, editoriales y periodistas de renombre, lo han propuesto como protagonista y personaje mundial. Dentro de nuestro país, otros también han querido hacer del Papa un aliado en sus pretensiones. Entre ellos los jefes de la cúpula de las FARC. Han insistido en un encuentro personal. Desde luego que una fotografía papal con ellos es bien deseada y de útil manipulación. La expectativa, acrecienta en todas las regiones del país, acariciando la esperanza que dentro del itinerario sean incluidas. Sí hubiera sido deseable que hubiera podido estar en Quibdó o en el Amazonas o en la Guajira, tal vez haya faltado interés en los mandatarios locales y aun en los Obispos del lugar. De los lugares incluidos, fuera de las grandes capitales, ha sido afortunada la ciudad de Villavicencio. La visita del Papa Francisco, considerándola desde el punto de vista de las gentes, es Varios

47


bien interesante, pero también conviene que se tengan otras visiones. En primer lugar el punto de vista del mismo Papa. El, como Jefe de Estado y como Vicario de Cristo ha manifestado en varias ocasiones que deseaba venir a Colombia, que acompaña el proceso de paz, que da importancia a cierto liderazgo que pueda tener Colombia en la región Caribe y aun en el contexto suramericano. Que le preocupa la historia de violencia generada por problemas sociales no afrontados seria, valiente e inteligentemente en su debido momento. Que le preocupa la fama del país por razón del narcotráfico, con toda la carga negativa que ello conlleva; en fin, el Papa tiene y posee una amplia información, que le ha de permitir dirigirse a los colombianos de forma concreta, tratando de iluminar y ofrecer desde el Evangelio, soluciones y ambiente propicio a la reconciliación y al cambio de mentalidad. Sería de desear que la visita del Santo Padre Francisco nos proporcionara de forma inmediata soluciones tan deseadas, pero sabemos que eso no sucederá. Su visita será familiar-

48 Fraternidad NO. 126

mente acogida por la mayoría de ciudadanos; serán días de festejo y de gozo espiritual. Los efectos sociopolíticos, talvez ecuménicos, religiosos, y los que se puedan generar al interior de la Iglesia Católica; los que puedan favorecer procesos de paz; depende de cada uno de los interlocutores nacionales. De hecho se está preparando el itinerario de visita pero, lamentablemente, deja mucho que desear la falta de socialización de este acontecimiento. La Conferencia Episcopal no ha informado acerca de los temas posibles a tratar durante la visita. El Estado prepara la parafernalia protocolaria pero tampoco ha informado acerca de contenido valido, como plataforma al diálogo que pudiera generar pronunciamientos interesantes por parte del Estado y del Vaticano y de la Iglesia, como institución mayoritaria en el país. De todas maneras, la visita es un baño de aire fresco en medio de la rutina del acontecer de nuestra patria, tendremos recuerdos que pasarán a la historia tanto del Pontífice como del país. Que sea bienvenido el Santo Padre Francisco.


Camino a Asís Hnos. Diego Alejandro Sierra y Carlos Tello

L

a experiencia misionera en Guinea Ecuatorial y la experiencia académica en la Escuela Superior de Estudios Franciscanos (ESEF) van dando las últimas pinceladas al proceso de formación inicial en la Provincia. Para Carlos y para mí, estos dos últimos años han significado un gran aprendizaje el cual nos ha permitido ir proyectando nuestro ser y nuestro hacer dentro de la Provincia. Por todas estas experiencias damos gracias a Dios y a todos los hermanos de por sus oraciones, su trabajo y su confianza en nosotros. En Guinea Ecuatorial disfrutamos la cercanía de la gente y compartir sus realidades con todo lo que esto implica. Los cantos y la alegría en las celebraciones litúrgicas nos llenaron de vida. La generosidad de la gente que en medio de su pobreza y al ritmo del canto de ofrendas, entregan al sacerdote plátanos, yuca y demás, nos enseñan que siempre se puede compartir. Cada uno de los hermanos de la fraternidad de Guinea nos han aportado en este proceso. Podemos resaltar la alegría y el cuidado por los enfermos de Wilson, la cercanía y el trabajo con los jóvenes de Félix, el canto y la animación de los poblados del hermano Willam.

En la ESEF se tiene la oportunidad de conocer y profundizar sobre los escritos de Francisco, lo que cuentan de él sus hagiógrafos, de la historia de la Orden, de los desafíos del franciscanismo en la actualidad y muchas cosas más. La mayor parte del tiempo se invierte en el estudio. Hay momentos de compartir fraterno, algunos espacios de retiro y reflexión para tratar de bajar el conocimiento a la experiencia del corazón. Ya hemos terminado las clases y mañana viajaremos a Italia. Estaremos una semana en Asís y una semana en Camerino. Visitaremos aquellos lugares en donde surge y se desarrolla la experiencia franciscana y capuchina. Saldremos de madrugada. Con mucha ilusión estaremos orando por nuestra vocación y por cada uno de ustedes.

Varios

49


Fratinoticias provincial, les de carácter es, Eventos especia pirituales anual es s ro ti re s lo ersona, recordamos Jaime Rey. Su p ay Fr or p os id ig eron del dir de contenido fu ta er of la y lo ti ercicio su es entro de este ej D . os d to e d o ano agrad so recibió de m io lig re a d ca , al espiritu texto oficial incial el nuevo . Así del Padre Prov es Capuchinas on ci u it st on C o del de nuestras religioso el text a d ca a ó eg tr mismo se en colo”. conocido “proto

incial: , v o r p entud vicios La juv ntes, postno lo de u a postul ron su Capít n e a r celeb as, basados e d er las Est Formationis o la Rati n. e d la Or

Con gozo y de gran provecho provincial, tuvimos la recepción del sagrado Orden del presbiterado, celebrado en nuestra Parroquia del Carmen en Barranquilla. Los neo sacerdotes son: Alexander Cabrera, Norbey Castellanos, Franky Cacua y José del Carmen Labarrera.

Varias de nuestras Parroquias han estado de plácemes, a causa de sus fiestas patronales, así: El Carmen de Barranquilla, Las Tres Ave Marías en Valledupar, Santiago Apóstol en Pasto y el Beato Marianito en Leticia. 50 Fraternidad NO. 126


Por razón de estudio vario s han sido los viajes: dirigidos a Guatemala para el estudio de la Ratio Formationis, (Fray Pró spero Arciniegas, Fray Juan David Rendón); Jerusalén para el curso bíblico (Fray Harold Pérez) y concluyendo estudios en Madrid Españ a, retornaron a Colombia Fray Carlos Tello y Fray Diego Sierra; quienes próximamen te emitirán sus votos perpetuos. El Ministro Provincial y su Consejo nos darán a conoce r la fecha de estas efemérides capuchina.

y perado fin s e je a i al Un v o, pero y d a g n o l Fra pro do el de uien a n i m l cu o, q mo Roz e de r e l l i u G d en su se ya está s. re Túquer

Obras en proce so encontramo s la del Padre Pío en Bogotá, la de la enfermer ía en Cali.

Tenemos tamb ién en cuenta las vis itas del Padre Provinci al a las fraternidades d e Pasto, Cali, su viaje a Roma y la visita a Guinea Ecuatorial.

ha estado La enfermedad Fray Manuel presente en: úquerres; Fray Valencia en T ogotá y Fray Crispín en B o. Todos ellos Guillermo Roz nalmente y atenidos frater s médicos y sumisos a su medicinas.

Con efecto provincial, tuv ieron lugar la reunión de las Comisiones provinciales y el cu rso de capacitación económi ca para los encargados de las cuen tas en nuestras fraternidad es. Cuya proyección veremos en la rea lización de nuestra Asamble a Provincial, prevista para el mes de noviembre. Fratinoticias

51


Los Hermanos postnovicios que gozaron de vacaciones: unos fueron a sus hogares y otros como Fray Juan Manuel que participó en la convivencia vocacional en Tranquilandia y Fray Guillermo Valencia y Daniel Perdomo que vivieron la experiencia de trabajo en las oficinas y almacén de la Fosmi. La mayoría de ellos renovaron sus votos religiosos. s mpleaños de lo cu s lo s o m ra o Conmem Gustavo Quintero, José s sú Je s: o an , Miguel m Her ez, Harold Pérez ár Su n so il W , , Ramírez ernardo Ángel B an Ju , ez d án odolfo Ángel Hern ncisco García, R ra F a, il rc A o ncisco sc Franci uel Valencia, Fra an M t, o ib R an lio César Piñeros, Ju o Arciniegas, Ju er sp ró P s, te en Cifu Venegas. no stólico o p a jo a El traba ad pero se llev te d es nove rmanentemen e p e a cabo y cada una d ada s ,c en toda Fraternidades as s ic nuestra us característ , s as una con cia: formador en de pres as, pastoral i u parroq , presencias va educati as, presencias r misione . s fraterna

De las fam ilias de nu estros religiosos tenemos e n cuenta a Fray Rub én la muerte d Cuervo, por e enfermeda su hermano; la d de la ma dre Fray José G ustavo Ram de la madre d írez; eF Castellano ray Norbey s, la madre de Eval Sevilla no; la enfe Fray rmedad del padre de Vergara; la Fray William en la madre d fermedad de e José del C armen Labarrera.

Luego de seis meses de diáspora, Fray Libardo Ardila retorna de España a la provincia. 52 Fraternidad No. 126


de Letras J W K X C S I B S T F K L

B U N I S A R S I D A D Y

I L A C A F S O C D Q Ñ M

Educación Institución Universidad

E J R O Q F R P H N W L Q

S D C D U R O V E G I I D

R T U O E A U F I J G U A

G A A C S N Ñ U H C K C E

Colegio Amigo Servicio Goretti

B B G P A C Q S T W I E Z

V N O O C I T I T G N S T

S A Ñ N H S I Z I Z O M C

L Ñ T I F C O M G U P A H

C E Y D J O A R N T Y G O

Z P C D A E T N J T G N C

Iucesmag San Francisco Hogar Cosfacali Pasatiempos

53


Coloca correctamente las palabras subrayadas que aparecen en el texto, y descubriras el saludo de San Francisco

Un día, rezando ante un crucifijo en la Iglesiade San Damián, le pareció oír que Cristo le decía tres veces: “Francisco, tienes que reparar mi casa porque está en ruinas”. Más tarde volvió a Asís a dedicarse a levantar y reconstruir la Iglesia de San Damián. Y para ello empezó a recorrer las calles pidiendo limosna. La gente que antes lo había visto rico y elegante y ahora lo encontraba pidiendo limosna y vestido tan pobremente, se burlaba de él. Pero consiguió con qué reconstruir el pequeño templo. La Porciúncula Este nombre es querídisimo para los franciscanos de todo el mundo, porque en la capilla llamada así fue que comenzó su comunidad. Porciúncula significa “pequeño terrerno”. Era una finca chiquita con una capilla en ruinas. Estaba a 4 Kilómetros de Asís. Los padres Benedictinos le dieron permiso de irse a vivir allá, y a Francisco le agradaba el sitio por la paz y la soledad y porque la capilla estaba dedicada a la Santísima Virgen.

54 Fraternidad NO. 126


Encuentra 10 diferencias


o d n a e r u t a Car ic

56 Fraternidad NO. 126


Revista fraternidad No. 126