Page 1


Capital Activo en Sonora:

Vuelta al origen José Rómulo Félix Gastélum


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen Autor-Editor: José Rómulo Félix Gastélum Correo electrónico: jrfelixg@hotmail.com Primera Edición. Noviembre 2011.

D.R. © 2011 Capital Activo, S.A. de C.V. Sociedad Financiera Popular Blvd Solidaridad y Luis Donaldo Colosio, Piso 3, Local 3, Col. Villa Satélite C.P. 83200. Hermosillo, Sonora, México

ISBN: En trámite Todos los derechos reservados conforme a la ley. Se prohibe cualquier reproducción del material del presente libro, en cualquier formato, sin permiso escrito del autor-editor. Impreso y hecho en México / Printed and made in Mexico

4

d


Índice d

Presentación.................................................................................................. 7 Introducción ................................................................................................. 9 Capítulo I. Antecedentes de las Sociedades Financieras Populares.............................. 13 I.1. Inglaterra......................................................................................... 13 I.2. Alemania.......................................................................................... 14 I.3. España............................................................................................. 15 I.4. Canadá............................................................................................. 16 I.5. Estados Unidos................................................................................ 17 Capítulo II. Breve semblanza de los servicios bancarios en Sonora de 1897 a 2011........................................................................... 19 II.1. La banca en Sonora: de 1897 a 1913............................................. 19 Testimonio: Don Ignacio Elías Elías Molina......................................... 29 II.2. La banca en Sonora: de 1913 a 1941............................................. 33 Testimonio: Don Armando Rodríguez Miranda.................................... 49 5

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

II.3. La banca en Sonora: de 1942 a 1976............................................. 55 Testimonio: Don Héctor Padrés Terán................................................... 71 II.4. La banca en Sonora: de 1976 a nuestros días................................. 75 Testimonio: Lic. Arturo Ortega Molina ................................................ 81 Testimonio: Lic. Félix Tonella Luken.................................................... 85 Capítulo III. Capital Activo, S.A. de C. V., Sociedad Financiera Popular. Una nueva manera de hacer banca . ........................................................... 93 Capítulo IV. Vuelta al Origen ........................................................................................ 99 Bibliografía............................................................................................... 109

6

d


Presentación d

E

l recuerdo de una banca regional sonorense desaparecida hace más de treinta años, así como mi trayectoria profesional en el ambiente financiero, me motivaron la idea de crear una institución financiera de carácter regional que hiciera productivo el ahorro en nuestra área de influencia. Lo anterior presentaba múltiples inconvenientes, entre ellos los de tipo legal, humano y de recursos económicos, que logramos superar para hacer realidad lo que en su momento fue un sueño. Así, 14 años antes de iniciar operaciones, un pequeño grupo de entusiastas personas en Hermosillo, Sonora, formado por Ramón Noriega Villaescusa, Gilberto Becerra Salazar y Roberto Salmón Castelo, nos integramos con el fin de promover esa institución financiera regional que traíamos en mente. El proceso fue largo, complicado, de gran aprendizaje, en el que finalmente, después de un riguroso proceso de evaluación por parte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, que es la autoridad supervisora, obtuvimos la autorización para organizarnos y funcionar como una Sociedad Financiera Popular el 19 de diciembre de 2008. Esta nueva y moderna figura jurídica establecida en la Ley de Ahorro y Crédito Popular nos permite poder ofrecer los servicios de ahorro y el de crédito, alcanzando con ello el objetivo inicial que nos propusimos. Formamos la empresa con treinta exitosos empresarios y profesionistas de las ciudades de Nogales, Caborca, Hermosillo, Guaymas, Cananea, Obregón y Culiacán. Ningún socio, incluyendo su familia, puede poseer más del 10% de las acciones y tiene derecho a todos los servicios, excepto el de crédito. 7

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Figuras financieras muy similares a la nuestra son ampliamente conocidas en Europa desde hace siglos en países como Inglaterra, Alemania y España; en esta última nación superan a la gigantesca banca española con más del 50% de participación de mercado. En nuestro continente destacan Canadá y Estados Unidos en donde existen miles de bancos locales y regionales que atienden a sus comunidades. Con las Sociedades Financieras Populares, México se incorpora a la arquitectura financiera internacional. Estas instituciones tienen un gobierno corporativo donde el órgano supremo es la asamblea de accionistas, la cual nombra al consejo de administración, que a su vez designa a un director general. De igual manera se cuenta con un comité de crédito, un comisario, un auditor externo, así como una Federación que tiene a su cargo la supervisión auxiliar. Lo anterior tiene el propósito de dar transparencia a todas las operaciones que se realizan. Dos características básicas distinguen nuestros servicios: el trato personalizado y la rápida respuesta. Nos orientamos al segmento de las empresas pequeñas y medianas, ésas que son muy pequeñas para los bancos y muy grandes para las microfinancieras; requieren un servicio oportuno y son un importante motor de la economía. A los ahorradores les pagamos la misma tasa de interés al plazo que definan por cualquier cantidad de dinero, con lo cual rompimos con el paradigma de a mayor dinero mayor tasa. Ello es posible porque no se tienen los enormes costos de otras instituciones, de modo que podemos pagar tasas arriba de la banca tradicional y la inflación, lo cual da un fuerte incentivo al ahorro. Todos los accionistas de Capital Activo tienen un firme compromiso con la empresa y el mercado que atendemos. Sus ideas y participación han sido de gran valía en estos dos años, así como un sólido aval para el futuro. Somos una manera diferente de hacer banca que busca la vuelta a los mejores tiempos de las instituciones de crédito en nuestra entidad, que las tuvo sin lugar a dudas en el siglo pasado. Ing. Rafael S. Nieves Lliteras Director General

8

d


Introducción d

A

fines del mes de noviembre del año pasado se celebró en esta ciudad el xxiii Simposio de la Sociedad Sonorense de Historia, A. C., Las revoluciones en el noroeste de México, que, por tratarse del año 2010, conmemoraba el Bicentenario del inicio del Movimiento de Independencia y el Centenario de la Revolución Mexicana, fechas en las que los mexicanos nos avocamos a su digna recordación y que sustentan nuestra nacionalidad. Precisamente dentro de este evento cultural, la mañana del viernes 26 de noviembre, al término de la presentación del magnífico trabajo “Plutarco Elías Calles. Los Elías y su trayectoria bancaria en Sonora, siglo xx”, de los colegas de la Universidad Autónoma de Sinaloa, doctores Gustavo Aguilar Aguilar y Ana Isabel Grijalva Díaz, saludé a mi estimado amigo, licenciado Juan Carlos Valle Treviño, guaymense de pura cepa, alto funcionario de la firma local Capital Activo, S. A. de C. V., Sociedad Financiera Popular, quien me sugirió la posibilidad de escribir una semblanza histórica de la banca en Sonora para la institución en la que colabora, asunto que le había encomendado el director general de la empresa donde labora. Animado por este nuevo proyecto de trabajo, a inicios del mes de enero del presente año me entrevisté con el ingeniero Rafael S. Nieves Lliteras, director general de la firma mencionada, institución sonorense de reciente creación y deseosa de rescatar la brillante trayectoria bancaria de Sonora desde 1897 hasta 1976. Conversamos animada y cordialmente los tres. Lo único que estaba decidido era incursionar en un libro novedoso y aleccionador que llevaría al conocimiento del público en general los servicios que brinda a sus clientes la 9

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

sociedad financiera popular. Capital Activo en Sonora. Vuelta al origen fue el título sugerido inicialmente y que sobrevivió a las muchas reuniones de trabajo sobre los avances de la investigación. Por un lado, la afectuosa interacción con Rafael y Juan Carlos fue delineando el libro poco a poco. Nos percatamos de que cuando había habido un desarrollo socioeconómico importante en nuestro estado siempre iba aparejado con la existencia de una banca sonorense que lo sustentaba. El presente libro se inicia con una presentación por parte de la dirección general de la financiera y en la cual se exponen los motivos y la pertinencia de la publicación. Un primer capítulo que hurga en los antecedentes de las sociedades financieras populares en el mundo brinda una visión cien por ciento ilustrativa del tema. Los hechos ocurridos a partir de mediados del siglo xix en Inglaterra, Alemania, España, Canadá y Estados Unidos hasta cierto punto transformaron esos países con acciones altruistas en apoyo del ser humano. Son historias de éxito que debemos dar a conocer. Para el segundo capítulo, felizmente, la Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Sinaloa, Ana Isabel Grijalva Díaz, historiadora hermosillense, generosamente me facilitó su tesis Sistema financiero, redes empresariales y actividad económica en Sonora 1897-1976, en la que nos basamos al cien por ciento para elaborar este apartado. Pretendemos haber brindado una versión académica del tema de una manera sencilla y amena. La complementamos con la investigación iconográfica en los archivos y hemerotecas locales, mis viejos amigos, con el fin de ilustrar armónicamente la valiosa información obtenida de la tesis de nuestra estimada colega y paisana. Consideramos que esta tesis doctoral debe de ser publicada pronto porque es la primera que incursiona en el tema con un cúmulo de información relevante antes inédita. Sin ella, el presente se hubiese dilatado un buen número de meses. Agradezco plenamente la confianza de la autora. El tercer capítulo le corresponde a los antecedentes generales de Capital Activo, S. A. de C. V., Sociedad Financiera Popular en 2008, así como de la Ley de Ahorro y Crédito Popular del 4 de junio de 2001, que le vino a dar a nuestro país el establecimiento de instituciones financieras con un perfil muy bien defi10

d


Introducción

nido. De igual manera, la creación de la empresa, sus objetivos, su consejo de administración, accionistas y colaboradores, así como sus políticas de operación orientadas hacia nichos de mercado especializados. Se definieron previamente los parámetros dentro de los cuales podría competir con éxito con las demás instituciones del mercado bancario nacional. Un cuarto capítulo, “Vuelta al origen”, habla de la filosofía de la institución, lo que se pretende con el libro, a dónde se busca llegar, cuáles son las motivaciones que los guían. Sobre todo, cómo se quiere rescatar de ese pasado bancario, reciente y exitoso el sentido humano y personal en las relaciones entre cliente y Capital Activo, que hagan sentir a aquél que está siendo atendido lo mejor posible por personas que se preocupan honesta y profesionalmente por él. Vaya nuestro agradecido reconocimiento al Gobierno del Estado de Sonora por medio de su Dirección General de Documentación y Archivo, que tiene la responsabilidad del Archivo Histórico del Estado, la Dirección General de Notarías y el Instituto Catastral y Registral. Su apoyo fue decisivo. Mención especial merece la Universidad de Sonora, sobre todo nuestros amigos y amigas de la Sala del Noroeste y la Hemeroteca de la Biblioteca y Museo, en Hermosillo. También mención especial a Simon Prendergast, prestigiado numismático inglés, especialista en banca y moneda en Sonora y Chihuahua, por su magnífico sitio de internet, http://www.papermoneyofsonora.com. Nuestro agradecido reconocimiento a sus esfuerzos. Como siempre, hago llegar mi estimación, respeto y gratitud a Horacio Vázquez del Mercado, cronista honorario perpetuo del municipio de Guaymas. En fin, como acostrumbra concluir mi dilecto amigo Jorge Murillo Chisem en nuestra mesa sabatina, agradezco una vez más la colaboración desinteresada de los muchos amigos que me abrieron sus fuentes del saber para ayudar a construir, día a día, el andamiaje que sustenta sólida y profesionalmente nuestro oficio de historiador comprometido con su tiempo. Cordialmente Historiador José Rómulo Félix Gastélum

11

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

12

d


Capítulo I

Antecedentes de las Sociedades Financieras Populares d

C

apital Activo, S. A. de C. V., Sociedad Financiera Popular, pretende sumar los esfuerzos de mucha gente del pasado para encontrar soluciones financieras para sus clientes, es decir, se apoya en el principio de la solidaridad humana: la ayuda del hombre por el hombre. Estos antecedentes resumen las experiencias de más de cuatrocientos años en Europa.

I.1. Inglaterra En el condado de Lancashire, cerca de la ciudad de Manchester, en octubre de 1844 se formó la Sociedad de los Justos Pioneros de Rochdale, promovida por William King y Robert Owen, en la que 28 obreros de la industria textil local en razón de la dura situación económica que vivían iniciaron una sociedad cooperativa con una tienda de abarrotes, seguirían con un molino harinero, un centro mayorista de mercancías, diversas industrias, vivienda, servicios funerarios y un departamento educativo para la formación de los obreros textiles.1 1

Ramón Imperial Zúñiga y Fidel Ramírez Guerra, Banca social. Historia, actualidad y retos de las finanzas populares, México, D. F., Caja Popular Mexicana, noviembre de 2001, pp. 53-57.

13

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Miembros de la Sociedad de los Justos Pioneros de Rochdale, condado de Lancashire, Inglaterra. http://www eldiario.com.ar/diario/suplemento/especiales/11759-los-pione ros-de-rochdale.htm.

Los principios fundamentales en los que se basaron fueron: 1. Libre ingreso y libre retiro. 2. Control democrático de las decisiones. 3. Neutralidad política, racial y religiosa. 4. Ventas al contado. 5. Devolución de excedentes. 6. Interés limitado sobre el capital. 7. Educación continua. Jorge Jacobo (1810-1907), inglés, escribiría la Historia de los pioneros de Rochdale, libro que ha sido de gran influencia en un gran número de países por su movimiento de apoyo mutuo.

I.2. Alemania Para 1864, debido al fracaso de las cosechas en Alemania, un alcalde rural de una provincia, Federico Raiffeisen (1818-1888), a partir de una sociedad cooperativa de pan para vender a bajo precio la harina, organizó empresas que ofre14

d


Antecedentes de las sociedades financieras populares

cían financiamiento a los agricultores para que no cayeran en las garras de los altos intereses de los prestamistas usureros. Basado en el sistema de Hermann Schultze-Delitszch, Raiffeisen organizó una sociedad cooperativa de ahorro y préstamo en 1864, creando un sistema para satisfacer las necesidades de liquidez de esas sociedades que se habían agremiado entre sí para su beneficio. Estableció un banco central de cooperativas en 1876 y un año después la Federación de Cooperativas de Ahorro y Crédito de Alemania. Para 1887, Raiffeisen decía: “Hay esfuerzos para llevar de Alemania a otros países las sociedades de crédito mutuo”.2 En 1888, cuando muere, había en Alemania 425 cooperativas de su movimiento, y para 1990 eran 2 600, con cuatro millones de miembros. Raiffeisen fue el primero en organizar estructuras regionales y nacionales para servir a las cooperativas de ahorro y crédito, las que incluso realizaban operaciones financieras entre sí.

I.3. España

Friedrich Willhelm Raiffeisen (18181888), pionero del poderoso movimiento de las cooperativas de ahorro y préstamo alemán. Influyó en todo el mundo. Timbre postal de la serie del beneficio social, 1 de octubre de 1958. Michel Katalog, número 297. Wikipedia.

Los montes de piedad españoles tienen sus antecedentes en Italia en el siglo xv y en España en 1702 con el Monte de Piedad de Madrid, de donde saldrían las bases para la primera caja de ahorros y crédito española en 1838.

Para 1997 las cajas de ahorro en ese país eran alrededor de cuarenta instituciones, integradas en la Confederación Española de Cajas de Ahorro. Sus activos 2

Ibidem, p. 56.

15

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

totales eran del orden de los 317 000 millones de dólares, con recursos propios por 17 836 millones de dólares. Compiten con la fuerte banca tradicional y tienen más de 50 por ciento de los depósitos generales. Las cajas llegan al 96 por ciento de la población. Las cajas tienen casi 91 000 empleados, unos 19 000 cajeros automáticos y más de 17 millones de tarjetas de crédito y débito. Se especializan en el fomento del ahorro popular, dirigido sobre todo a la familia, negocios familiares, pequeñas y medianas empresas. Su distintivo principal es que tienen una muy arraigada fuerza regional, que es su principal orgullo.

Estatua del monje y cantante sacro español Francisco Piquer (1666-1739), fundador en 1702 del establecimiento de Nuestra Señora del Monte de Piedad de las Ánimas en el Hospital de la Misericordia en Madrid, el primero de España. Pionero de las cajas populares de ese país. Estatua por José Alcoverro, Plaza de las Descalzas, Madrid. Wikipedia.

I.4. Canadá Alfonso Desjardins, periodista católico de Quebec, Canadá, llevó las cooperativas de ahorro y crédito alemanas a su país influenciado por Raiffeinsen y en razón de los altos intereses que se le cobraban al público en su país. Se le considera el “Raiffeisen canadiense”.

En diciembre de 1900 fundó la Caja Popular de Lewis, basado en el modelo europeo. Para 1906 había prestado alrededor de 200 000 dólares canadienses sin tener pérdidas. Para 1921, con la ayuda del crédito católico canadiense, ya había 150 cajas de ahorro y crédito en el Canadá francés. A Desjardins se le considera el héroe más importante en la economía de Quebec, porque creó uno de los movimientos cooperativos de crédito más grandes del mundo. 16

d


Antecedentes de las sociedades financieras populares

En nuestros días esta organización cooperativa de ahorro y crédito cuenta con cinco millones de miembros con más de 1 300 cajas, así como 17 500 cooperadores voluntarios y 47 000 empleados, con activos de más de 80 000 millones de dólares canadienses. Se consideran estas instituciones financieras como unas de las 150 más importantes del planeta. A partir del éxito en su país, Desjardins se dedica a dar conferencias sobre el sistema cooperativo de ahorro y préstamo en Canadá y Estados Unidos.

I.5. Estados Unidos

Alphonse Desjardins (Levis, Quebec, Canada, 1854-1920), cofundador del Banco Cooperativo Alphonse Desjardins y de la Confederación de Cajas Populares Desjardins. Foto de Alfred George Pittaway, 1913, Quebec, Canadá. Wikipedia.

En 1909 Desjardins organizó la primera cooperativa de ahorro y crédito en Estados Unidos, en Manchester, New Hampshire.

De 1910 a 1912 se fundan setenta cajas de ahorro y crédito en Estados Unidos. Este último año, Desjardins va a Nueva York a dar conferencias sobre el crédito popular. Poco después el presidente William Howard Taft lo invita, pero no logra entrevistarse con él, por haberle llegado tarde la invitación a la reunión de los gobernadores de los estados sobre el crédito agrícola en el país. Desjardins es premiado en 1913 con la condecoración de la Orden de San Gregorio El Magno por el clero norteamericano por sus valientes aportaciones

17

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

al crédito popular. Empiezan a ser nombradas “cajas Desjardins” las cajas populares en Estados Unidos. Ya enfermo, idea el fondo de reserva para proteger a los depositantes, así como una federación para agrupar a todas las cajas y una caja central financiada por todas las demás. Asimismo, una federación que se dedicaría a la inspección y a formar una escuela de cajas. Desgraciadamente, no logra ver sus grandes proyectos hechos realidad, ya que muere en 1920 a los 66 años. Hoy miles de instituciones continúan con esta tradición en Estados Unidos y atienden a millones de clientes. Las anteriores experiencias, tanto europeas como de América, han servido para sustentar lo que en México son las Sociedades Financieras Populares, las que, aunadas a la historia del desarrollo de la banca comercial en Sonora a partir de la última década del siglo xix, brindan la solidez y el prestigio a Capital Activo como digno heredero de esos principios empresariales.

18

d


Capítulo II

Breve semblanza de los servicios bancarios en Sonora de 1897 a 20113 d

II.1. La banca en Sonora: de 1897 a 1913 Desde tiempos remotos en nuestro estado, lo mismo comerciantes que prestamistas particulares realizaban operaciones de crédito, tanto por mercancías como por dinero en efectivo. Regularmente reconocían ante las autoridades la deuda y consignaban por escrito las garantías prendarias o hipotecarias a otorgarse. También existió en nuestro país un contrato que se denominaba venta con pacto de retroventa, mediante el cual el acreditado entregaba en propiedad el bien inmueble al prestamista y si aquél cumplía con devolver lo prestado en el tiempo pactado, el prestamista reescrituraba el inmueble a favor del deudor original. A lo largo del siglo xix se manejaron las cosas de este modo, hasta que en 1897 el comerciante hermosillense J. C. Carpentier se convirtió en corresponsal del Banco de Londres y México, S. A., primera institución emisora de billetes de curso legal fundada en nuestro país en 1864, durante el imperio de Fernando Maximiliano de Austria en México. Para 1898, Rafael Ruiz, del comercio local, se ostentaba como corresponsal del Banco Nacional de México, S. A., nacido en la capital del país en 1884, con funciones de emisión y acreditamiento. 3

Información obtenida de la tesis Sistema Financiero, redes empresariales y actividad económica en Sonora, 1897-1976, presentada por Ana Isabel Grijalva Díaz, para obtener el Doctorado en Ciencias Sociales por la Universidad Autónoma de Sinaloa, Facultad en Ciencias Económicas y Sociales, Culiacán, Sinaloa, junio de 2011. Nota del autor: La inmensa mayoría del capítulo se debe a la anterior, salvo la información gráfica que es investigación propia

19

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Sin embargo, desde 1882 empresarios sonorenses habían intentado crear el primer banco en nuestra entidad. El gobierno del estado autorizó una concesión a Eduardo D. Adams, José Ortiz, Rafael Ruiz y Roberto Symonds, pero no pudieron llevar a cabo el proyecto. Para 1889, el gobierno federal otorgó una concesión bancaria a Ricardo Uruchurtu, apoderado del político local Ramón Corral Verdugo, pero se pasó el plazo de un año para formar la institución como sociedad anónima; mucho menos se pudo reunir el capital mínimo de cien mil pesos.

El comerciante y prestamista alamense Ángel Almada & Ca., junio de 1886, además emitía vales como si fueran billetes de curso legal, los que recibía con descuento del 8% del valor de la plata. Su tía Justina Almada de Urrea, ha sido la benefactora más grande de la historia de Sonora. http://papermoneyofsonora.com//history-pape-rmoney-sonora/estado-de-sonora-notes/provisional. html.

En 1897, con la puesta en vigor a nivel federal de la Ley General de Instituciones de Crédito, los empresarios Luis A. Martínez (guaymense), Próspero Sandoval (nogalense) y Baudelio Salazar (de Los Ángeles, California) acudieron a la Ciudad de México a solicitar una concesión para crear un banco de emisión de billetes y otorgamiento de créditos un plazo no mayor de dos años, obteniendo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la autorización con fecha 18 de septiembre de 1897. Para ello crearon la sociedad anónima Banco de Sonora en la ciudad de Hermosillo con un capital inicial de 500 000 pesos. Pudieron establecer sucur20

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

sales, tanto en el estado como fuera de éste con la autorización de las autoridades hacendarias federales. La institución tendría una existencia de treinta años, tiempo durante el cual gozó de las exenciones de impuestos señaladas para el primer banco formado en cada estado del país. Entre sus accionistas fundadores podemos mencionar, además de los tres anteriores, a Ramón Corral Verdugo, Manuel Mascareñas, G. A. Villaseñor, José María Elías, Ignacio Bonillas, Rafael Ruiz, Juan D. Castro, Carmelo Echevarría y Arturo Serna.

Anuncio periodístico de 1907 del Banco de Sonora. Periódico El Noticioso, Guaymas, Sonora, 5 de junio de 1907. Archivo del Gobierno de Sonora. Proyecto original del edificio del Banco de Sonora, S.A., c. 1900, en la hoy calle Obregón (antes Tampico) en Hermosillo. Todavía conserva un toque de distinción. Al día de hoy, alberga las oficinas del Instituto Sonorense de Cultura del Gobierno del Estado de Sonora. http://papermoneyofsonora.com// history-pape-rmoney-sonora/estado-de-sonora-notes/provisional.html.

21

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

El banco tuvo una excelente aceptación entre los sonorenses, de tal suerte que a los tres años de fundado, en 1901, aumentaron su capital social a un millón de pesos. Llegaron nuevos socios, entre ellos Dionisio González, Max Muller, Félix Tonella y Juan Pedro Camou. En pocos años la cultura bancaria se había arraigado en Sonora, por lo que el presidente del consejo de administración, Juan D. Castro, tuvo que solicitar otro aumento del capital social el 24 de agosto de 1905; en esta ocasión se llegaría a millón y medio de pesos. Adolfo S. Bley, su vicepresidente, fue el ejecutor de ello, y un mes después recibieron la autorización hacendaria federal.

Billete del Banco de Sonora, S.A., de $5.00 del 1 de agosto de 1899. Su primera emisión fue el marzo de 1898 con $33,000.00 y la última en enero de 1913 con más de $3,000,000.00. El presidente era Rafael Ruiz, el gerente, Max Muller y el interventor del gobierno, José J. Pesqueira. La niña era Hortensia Corral V. Escalante, hija de Ramón Corral. http://papermoneyofsonora.com/history-paper-money-sonora/el-banco-de-sonora/notes-in-circulation.html

El Banco de Sonora tuvo una gran aceptación, aunque los servicios crediticios que podía otorgar eran limitados, la emisión de billetes de curso legal, así como créditos, sobre todo agropecuarios con un plazo no mayor de dos años, por lo que hubo la necesidad de formar una nueva institución bancaria que complementara los servicios de la anterior. Para esta nueva institución volvió a ser impulsor inicial Luis A. Martínez, magnate naviero y comercial guaymense, acompañado de los empresarios y 22

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

banqueros hermosillenses Adolfo S. Bley y Max Muller, los tres accionistas del Banco de Sonora y el tercero su gerente en determinada época, a quienes las autoridades federales les otorgaron la concesión respectiva. Para noviembre de 1910 su apoderado, Juan R. Orcí, abogado sonorense radicado en la Ciudad de México, la obtuvo a nombre de los anteriores. En marzo de 1911 se integraron en una sociedad denominada Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico, S. A., con sede en Hermosillo. La formaron más de una veintena de accionistas, entre ellos el propio Banco de Sonora, S. A., el cual suscribió del capital inicial la suma de 270 000 pesos, consistentes en 270 acciones a razón de mil pesos cada una.

Con esta nueva institución de crédito los sonorenses complementaron su oferta crediticia a largo plazo, ya que éstos podían llegar desde 1, 10 y hasta 25 años, sobre todo a todas las actividades económicas estatales. Periódico El Monitor Democrático, Guaymas, Sonora, 19 de agosto de 1911. ages, 2011.

La institución se constituyó con una duración de 50 años, con exención de impuestos por 25 años. Asimismo, podía extenderse con sucursales en Sinaloa, el Territorio de Tepic y la Baja California. 23

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Bancos establecidos en Sonora, 1897-1913 Razón social Banco de Sonora

Capital social

1. 500,000

Ubicación Hermosillo

Matriz

Nogales

Sucursal

Guaymas Álamos Altar

Magdalena Arizpe Ures

Navojoa Banco Minero de Chihuahua Banco Nacional de México

Banco Occidental de México

5.000,000

26.000,000 1.500,000

Compañía Bancaria Mercantil de Cananea

60,000

Carácter

Sahuaripa

Hermosillo Guaymas

Hermosillo Guaymas

Hermosillo Álamos

Cananea

Sucursal Sucursal Agencia Agencia Agencia Agencia Agencia Agencia

Sucursal

Sucursal Agencia

Sucursal Agencia Agencia Matriz

Banco de Cananea (cccc).

Cananea

Matriz

Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico

Hermosillo

Matriz

Banco del Oro Mining

Magdalena

Matriz

Fuente: Ana Isabel Grijalva Díaz, op. cit., p. 70.

Hermosillo contaba en 1913 con dos oficinas bancarias matrices, una sucursal y dos agencias. El puerto de Guaymas tenía dos sucursales bancarias, Cananea dos oficinas matrices y Álamos una sucursal y una agencia. 24

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Ésta era la situación financiera en la entidad. A partir de la caída del gobierno del presidente Francisco I. Madero y el vicepresidente José María Pino Suárez, en febrero de 1913, ocurrirían hechos que sacudirían el sistema bancario nacional.

25

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

26

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

d Origen, desarrollo y destino de la banca sonorense fundada entre 1897- 1913 Banco Banco de Sonora, S.A.

Banco de Cananea, S.A.

Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico, S.A.

Origen

Destino

Hermosillo 1897

Se fusiona en 1928 con el Banco Hipotecario Agrícola del Pacífico, S. A., fundado en 1911 en Hermosillo. Se extingue en 1933. Establecido en esa ciudad en 1906. En los años cincuenta del siglo pasado se fusiona con el Banco Minero y Mercantil, S. A. Para 1978 se convierte en banca múltiple con el nombre de Banca Cremi, S. A. En los noventa junto con otros pasa a ser parte de Banca Unión, S. A., institución que desaparece en esa década.

Cananea 1906

Fundado en 1911 en Hermosillo por los mismos accionistas del Banco de Sonora. Se fusiona con éste en 1928.

Hermosillo 1911

d

27

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

28

d


d Testimonio de don Ignacio Elías Elías Molina Entrevista. Arizpe, Sonora, 06 de octubre de 2011

Nací en Arizpe, Sonora, en 1929. La familia Elías siempre se ha dedicado a la

cría de ganado, desde el siglo xviii nos hemos dedicado a ello. Desde los orígenes de la Unión Ganadera de Sonora, que se fundó en 1936, mi padre Jesús Elías Molina fue su presidente de 1945 a 1946. Además participamos en la Unión de Crédito Ganadero, S. A. y en el Banco Ganadero y Agrícola, S. A. El Banco Ganadero y Agrícola, S. A., pudiéramos decir, fue el antecedente del Banco Mercantil y Agrícola, S. A., nacido éste en Agua Prieta en 1917 y en el que mi tío Francisco S. Elías, gobernador de Sonora de 1929 a 1931, así como el general Plutarco Elías Calles, presidente de México, 1924-1928, participaron como accionistas principales. Para 1939, el hijo del anterior, el también gobernador Rodolfo Elías Calles Chacón, 1931-1935, era el principal accionista del banco, y en esa fecha se liquidó. Durante los primeros años del Banco Ganadero y Agrícola, S. A., establecido en 1942 en Nogales, con un capital social de 600 000 pesos compuesto de 600 acciones de mil cada una, don Francisco S. Elías fue el presidente honorario del consejo. La cabeza activa de la organización de las tres instituciones era don Federico F. Valenzuela y en los puestos operativos estaban Francisco de P. Castillo y Andrés Armenta Esquer, gerente y contador, respectivamente, de las tres organizaciones. Eran muy buenos colaboradores; todo el mundo lo decía así. En 1947 mi padre Jesús Elías Molina (1885-1965), fuerte accionista del Banco Ganadero y Agrícola, S. A., llegó a ocupar el puesto de presidente del 29

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

consejo de administración del banco. Ernesto Elías, de Nogales, era el vicepresidente. También eran consejeros don Emiliano Corella, don Eduardo Ochoa, don Roberto Molina Aganza, don Carlos Maldonado, entre otros. Cada vez que había junta de consejo era un problema ir de Arizpe a Hermosillo. Llegamos a tardar días, sobre todo en el tiempo de aguas, porque salían los arroyos y nos iban deteniendo en el camino. También íbamos en avioneta. El banco tenía sus oficinas en la esquina de las calles Serdán y Garmendia, donde estuvo siempre. La Unión de Crédito Ganadero, S. A., tenía su oficina en el edificio de Seguros del Pacífico, S. A., de la calle Serdán en Hermosillo. En esos años cuarenta, cuando veníamos a Hermosillo, nos hospedábamos en el hotel Laval, del que eran dueños don Federico F. Valenzuela y don Constantino Laborín. Era un bonito lugar, el mejor del estado sin duda. Con el tiempo, en el Banco Ganadero y Agrícola, S. A., participaron como accionistas ganaderos y agricultores de la región del centro y del norte del estado, entre los que podemos mencionar a las familias Camou, Corella, Molina, Ochoa, Torres, Piña, Aguilar, Ancheta, Tapia, Escalante, Valenzuela, Mazón, Menchaca, Maldonado y nosotros. Para la segunda mitad de los años sesenta del siglo pasado viene a administrar el banco el contador público Arcadio Valenzuela Valenzuela, hijo de don Federico, y la institución empieza a cobrar una nueva dinámica. Se empiezan a abrir sucursales en las principales ciudades del estado. Banganagri, como se le decía al Banco Ganadero y Agrícola, parecía ser el banco preferido de los sonorenses. Algo tenía la cabeza y el color del toro Hereford de su emblema que le llegaba a la gente. Mi padre muere en un desgraciado accidente en Arizpe en 1965, de manera que yo paso a ocupar su lugar como consejero en el banco. Vimos cómo iba creciendo la institución en la entidad. En 1949 el capital social había sido de cinco millones de pesos. En 1973 eran 18 millones de pesos y para 1975 eran ya eran treinta millones. El Cayo Valenzuela había resultado muy buen promotor del banco, además de que se hizo rodear de un grupo de funcionarios y jóvenes y no tan jóvenes que traían muy bien puesto el nombre de la institución. 30

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Para diciembre de 1976, el Banganagri, que se había asociado con el Banco del Sol, S. A., de Guadalajara, se convierte en Banpacifico, S. A., con sede en la capital de Jalisco y presencia interestatal, principalmente en Sonora, Sinaloa y Baja California. Los años traerían diferentes circunstancias, como todas las cosas en la vida, algunas no buenas. El hecho es que para 1982 nos fusionamos con Banco del Atlántico, S. A., y éste en 1998 se integra a Banco Internacional, S. A., y para inicios de la década del 2000 pasó a ser Banco HSBC. Sin embargo, fue difícil olvidar la oficina de Banganagri de tantos años en Hermosillo, en la esquina de Serdán y Garmendia, que siguió representando para nosotros el último esfuerzo de contar con una institución cien por ciento sonorense, que siempre nos enorgulleció.

31

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

32

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

II.2. La banca en Sonora: de 1913 a 1941 En agosto de 1914, el Ejército Constitucionalista, encabezado por Venustiano Carranza, derrotó al traidor, usurpador y asesino Victoriano Huerta, quien había tomado el poder nacional del presidente legítimo Francisco I. Madero asesinándolo junto con el vicepresidente José María Pino Suárez el 22 de febrero de 1913, en el golpe de estado conocido como la Decena Trágica o el cuartelazo, iniciado el 9 de febrero en la Ciudad de México. Venustiano Carranza, gobernador del estado de Coahuila, había dirigido a nivel nacional la lucha armada en contra de Victoriano Huerta y el ejército federal con el carácter de Primer Jefe del Ejército Constitucionalista. Con el general Álvaro Obregón al mando del Cuerpo de Ejército del Noroeste, vence a los huertistas por toda la Costa del Pacífico, lo cual se suma a las victorias de la División del Norte de Francisco Villa en Torreón y Zacatecas, así como las del Cuerpo de Ejército del Noreste en el oriente del país, encabezado por el general Pablo González. Todo esto lleva a que las fuerzas del general Obregón tomen la Ciudad de México en agosto de 1914 con Venustiano Carranza al frente. Éste, a su vez, toma el Poder Ejecutivo con base en el Plan de Guadalupe de 1913. Como consecuencia de todo este proceso de violencia nacional, que abarca de 1913 a 1914, los bancos de emisión autorizados tienen que competir con el papel moneda de los revolucionarios antihuertistas. José María Maytorena, 33

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

como gobernador del estado de Sonora, hace su propia emisión de billetes de aceptación forzosa. El 24 de septiembre de 1913, durante su estancia en Sonora, Venustiano Carranza había dado en el palacio de gobierno de Hermosillo un discurso histórico donde proponía la reforma del sistema bancario nacional para que la emisión de billetes o papel moneda fuera privilegio único del gobierno federal. Por ello, en 1916 incautó la banca regional emisora, vigilando que los billetes y el papel moneda estuvieran garantizados. La economía de la entidad estaba casi paralizada a causa tanto de la revolución contra Huerta como de la fuga de capitales, lo que dejaba pocos recursos para invertir en las actividades productivas, por lo que se agudizó el desbasto de mercancías, así como la inflación de los precios.

El Banco de Sonora se fusionó con el Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico, para quedar en Banco de Sonora Refaccionario. Periódico Orientación, Hermosillo, 6 de diciembre de 1922. Archivo del Gobierno del Estado de Sonora (ages), Hermosillo, 2011.

Para 1913 el Banco de Sonora tenía activos por unos 16 millones de pesos. Sin embargo, a los pocos meses casi cayó en bancarrota debido a que sus accionistas enviaron estos recursos a Tucson, Los Ángeles y El Paso, en Estados Unidos. Por ello, para junio de ese año ya había cerrado sus puertas, así como los demás bancos que operaban en el estado. No obstante, los billetes del Banco de Sonora continuaron circulando en esos tiempos de guerra. En noviembre de 1916 el Banco de Sonora tenía un balance con un activo de 1 228 000 pesos y un pasivo de 2 300 000 pesos. Los billetes que mante34

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

nía en circulación sumaban alrededor de 2 286 000 pesos, cantidad superior a sus reservas en metálico. La Comisión Reguladora e Inspectora de Bancos del gobierno revolucionario carrancista autorizó que esta institución continuara operando, aunque bajo su control absoluto. En 1917 el gobernador interino de Sonora, Adolfo de la Huerta, trató de poner orden en este caos financiero e impulsar el desarrollo de la economía paralizada. Procedió, entonces, a devolver los bienes incautados a los enemigos porfiristas derrotados en la revolución maderista de 1911, dando un impulso primario a la agricultura como fuente de riqueza principal. En 1920, el general Álvaro Obregón, después del movimiento armado del 23 de abril de ese año, conocido como el Plan de Agua Prieta contra el presidente constitucional Venustiano Carranza, que lo venció y llevó a su muerte en mayo siguiente, dio como resultado que Adolfo de la Huerta, gobernador de Sonora, llegara a ocupar la presidencia sustituta del país. Entregó el poder en diciembre de ese año a Obregón como presidente constitucional.

El general Álvaro Obregón, presidente de la república (19201924), en 1921, emite una ley que autoriza al gobierno federal devolver los bancos que habían sido incautados por el gobierno constitucionalista de Venustiano Carranza desde 1916. Así, el Banco de Sonora, el Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico y el Banco de Cananea, vuelven a abrir sus puertas, fusionándose los dos primeros a partir de octubre de 1927. Imagen: www. bicentenario.gob.mx.

En ese orden de ideas, el presidente Obregón autoriza una ley para la devolución de los bancos incautados. Para 1921 el gobierno federal, por medio de la Secretaría de Hacienda, informó a los bancos locales —Banco de Sonora, Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico y Banco de Cananea— que habían recobrado su personalidad jurídica de la que se les había privado en 1916. 35

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

A los demás bancos del país que operaban en Sonora y habían tenido sus operaciones hasta 1913 poco a poco se les fueron devolviendo sus facultades financieras después de ese 1921. Sin embargo, el 5 de octubre de 1917, cuando la violencia revolucionaria había amainado, un grupo de empresarios de Agua Prieta, en el norte del estado, ligados principalmente a la ganadería y encabezados por el arizpense Francisco S. Elías, junto con sus parientes políticos Hilario y Eduardo G. Gabilondo, fundaron en la ciudad de Hermosillo una sociedad anónima y mercantil, sin concesión bancaria federal, de nombre Compañía Bancaria y Mercantil de Sonora, con un capital inicial de 200 000 pesos en oro americano. Su objeto social sería dedicarse a realizar toda clase de operaciones bancarias, como recibir depósitos, abrir cuentas corrientes, hacer préstamos y demás operaciones mercantiles autorizadas por la ley. Para enero de 1918 habían sido aceptados como socios el general Plutarco Elías Calles, Francisco M. Elías, sobrino del primero, así como el empresario Ignacio Soto.

Casa Bancaria fundada en 1917 en Agua Prieta. Directorio Comercial del Estado de Sonora. Sonora State Business Directory, Hermosillo, Healy – Genda Editores, 1920-1921, p. XIV.

Entre 1914 y 1924 el crédito bancario en Sonora había desaparecido de hecho; sólo se otorgaron ante notario público 11 operaciones por 128 000 pesos. Siete de ellas fueron concedidas por la compañía antes mencionada entre 1922 y 1923, así como una cada uno de Banco de Sonora, Banco Nacional de México, Banco Occidental de México y la Comisión Monetaria 36

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

federal. La mayoría tuvieron que ser cobradas por la vía judicial dada la difícil situación del estado. Mientras que los bancos con concesión federal y las casas bancarias sin concesión sólo operaron créditos por 128 000 pesos entre 1914 y 1924, los prestamistas privados encabezados por la Sucesión Testamentaria de Ramón Corral y Amelia Escalante de Corral, representados por Jorge LeBrun en Hermosillo, del total de los 700 000 pesos otorgados ellos aportaron 277 000 pesos para créditos agrícolas, trigueros principalmente, y ganaderos, y en segundo lugar, la Sociedad De la Puente y Fernández de Hermosillo, con 76 000 pesos. La Ley General de Crédito y Establecimientos Bancarios de 1925 traería una época de reestructuración bancaria y creación de nuevas instituciones financieras en Sonora. Después de la revolución en sus fases de 1910 a 1911 y de 1913 a 1915, el país quedó con grandes problemas, además de los ocasionados por la Primera Guerra Mundial de 1914 a 1918, por lo que la recuperación vendría gradualmente a partir de la fundación, por el gobierno federal, del Banco de México, S. A., el banco de bancos creado en septiembre de 1925. Tendría en su origen como asociados a instituciones privadas como Banco Nacional de México, Banco de Londres y México, Banco de Sonora, Banco Nacional de Crédito Agrícola y Banco Refaccionario de Occidente, etcétera.

La Comisión Monetaria fue una institución financiera federal formada por el gobierno de Venustiano Carranza en 1916, con el fin de reorganizar la circulación de la moneda en el país. Antecedente del Banco de México, S.A., que nacería en 1925. Fue liquidada en los años treinta por el Banco Nacional de México, S.A. Periódico Orientación, Hermosillo, 7 de noviembre de 1928. ages, 2011.

37

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

El Banco de México sería el único banco de emisión a partir de su creación con un capital inicial de cien millones de pesos en oro nacional, aunque hasta 1932 circularon los billetes de los anteriores emisores privados, los cuales continuaron operando como instituciones de depósito y descuento. En 1926 el gobierno federal fundó el Banco Nacional de Crédito Agrícola como banca de desarrollo agropecuario y en 1935 surgiría el Banco Nacional de Crédito Ejidal. Grandes apoyos serían también en 1926 la Comisión Nacional de Irrigación y la Comisión Nacional de Caminos, con el fin de realizar obras de infraestructura, como presas y carreteras. Dentro de este período, en 1929 se daría la depresión económica que se inició en Estados Unidos y que afectaría nuestra economía estatal hasta poco más allá de 1932. Sonora se transformó económicamente después del proceso revolucionario, pasando de ser un estado de extracción de minerales para exportación, así como de exportación de ganado vacuno en pie, a un estado de agricultura de exportación.

Institución fundada en 1925 por el gobierno federal para fungir como banco de bancos, único emisor de billetes y monedas. Un alto homenaje al estado de Sonora, Nogales, Arizona, Francisco de P. Pegueros, editor, 1926, snp.

38

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Los valles del Yaqui y Mayo serían el escenario de este desarrollo. En 19241925 se cultivaban en ellos unas 25 000 hectáreas de riego; para 1931-1932 ya eran 40 000 y en 1940-1941 serían 57 000 más las que vendrían al empezar a operar en esa época la presa La Angostura en el sistema de los ríos YaquiBavispe en el norte del estado. Los principales cultivos en esas zonas eran el garbanzo de exportación, el arroz y el trigo. Los años veinte fueron decisivos en la entidad. Los sonorenses habían sido los triunfadores en las luchas de los diversos grupos revolucionarios, por lo que hubo presidentes de la república oriundos de nuestro estado: Adolfo de la Huerta (1920) y los generales Álvaro Obregón (1920-1924), Plutarco Elías Calles (1924-1928) y Abelardo L. Rodríguez (1932-1934). Obregón construyó el Ferrocarril del Río Mayo en 1923, de Navojoa al puerto de Yavaros, para optimizar el transporte de las cosechas y favorecer su exportación, en su caso. El Banco de Sonora, que había sido fundado en 1897, cambió su objeto social a banco refaccionario en 1927, y para octubre de ese mismo año se fusionó con el Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico, S. A. Como es sabido, estas dos instituciones tenían accionistas mutuos. El acuerdo entró en vigor en enero de 1928, para quedar en Banco de Sonora, S. A., Refaccionario, su razón social. Sin embargo, no recuperaría el nivel de operaciones de antes de la revolución, ya que sólo operó créditos por unos cien mil pesos entre 1927 y 1931. La Compañía Bancaria Mercantil y Agrícola, constituida en 1917, se convirtió en banco refaccionario de concesión federal en febrero de 1927 con el nombre de Banco Mercantil y Agrícola, S.

En 1927 la Compañía Bancaria Mercantil y Agrícola, S.A. se convirtió en Banco Mercantil y Agrícola, S.A. Periódico Orientación, Hermosillo, 21 de noviembre de 1928. ages, 2011.

39

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

A., Refaccionario, conservando su oficina matriz en Hermosillo y sucursales en Guaymas y Nogales. El 23 de marzo de 1926 el general Álvaro Obregón, Ignacio P. Gaxiola, Diego Redo, Tomás Robinson Bours júnior y otros fundaron el Banco Refaccionario de Occidente, S. A., orientado a apoyar la agricultura y el cultivo del garbanzo especialmente. Contaba con su oficina matriz en Navojoa y un capital social de 500 000 pesos oro nacional.

Institución bancaria promovida por el general Álvaro Obregón, como apoyo al cultivo del garbanzo de exportación en los estados de Sonora y Sinaloa, que el anterior tenía bajo su control. Un alto homenaje al estado de Sonora, Nogales, Arizona, Francisco de P. Pegueros, editor, 1926, snp.

El asesinato del general Obregón en julio de 1928 como presidente de la república electo hizo perder a esta institución su principal apoyo. Por ello en 1933 acordó fusionarse con el Banco del Pacífico, S. A., nacido como Bancaria del Pacífico, S. A., en Mexicali, B. C., en abril de 1925, y que para 1932 cambió su denominación a Banco del Pacífico, para operar como institución de depósito, 40

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

descuento y fiduciaria. Éste cambió su oficina matriz de Mexicali a Nogales, Sonora, por lo que la oficina matriz del Banco Refaccionario de Occidente en Navojoa se convirtió en sucursal de la nueva firma. El 14 de agosto de 1928 se fundó el Banco de Agua Prieta, S. A., para operar como institución de depósito, ahorro y descuento. Para septiembre de 1932 cambió su nombre a Banco de Nogales, S. A., y trasladó su oficina matriz a esta ciudad. Tenía una sucursal en Agua Prieta y agencias en Magdalena y Nacozari.

El Banco Refaccionario de Occidente se fusionó con el Banco del Pacífico, S.A., cambiando su matriz de Mexicali a Nogales, Sonora. Periódico El Imparcial, Hermosillo, 1 de septiembre de 1939, Hemeroteca B. y M. unison, Hermosillo, 2011.

Con base en las leyes de asociaciones agrícolas de 1932 emitidas en el gobierno de Rodolfo Elías Calles (1931-1934), los agricultores privados organizados de los valles del Yaqui y Mayo, miembros de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del Estado de Sonora, fundaron el 23 de julio de 1933 en Ciudad Obregón el Banco Agrícola Sonorense, S. A., con el fin de apoyar con créditos a los agricultores del sur de Sonora agrupados en la mencionada confederación. El capital social inicial fue de 1 500 000 pesos. Su primer presidente del consejo de administración fue Fernando Beltrán y Puga, funcionario de la 41

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Comisión Monetaria del gobierno federal, quien había prestado los recursos a los agricultores de las diversas asociaciones para crear el banco.

Esta institución nació en 1928 como Banco de Agua Prieta, S.A. y para 1932 se convierte en el Banco de Nogales, S.A. Periódico El Intruso, Cananea, 1 de septiembre de 1939. Hemeroteca B. y M. unison, Hermosillo, 2011.

El Banco de Sonora, S. A., Refaccionario, que se había fusionado con el Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico en 1928, cerraría sus puertas en 1933. Entre las principales causas se han aducido: 1. El descontento en Sonora con el general Plutarco Elías Calles por la muerte del general Álvaro Obregón en 1928, lo que trajo la Rebelión Renovadora en marzo de 1929, por lo que el Banco Mercantil y Agrícola, S. A., en el que tenía fuertes intereses el general Calles y sus familiares, también cerraría sus puertas. 2. Los cuentahabientes del Banco de Sonora se alarmaron ante lo anterior y sacaron sus depósitos, quedando sin liquidez, por lo que hubo que maquillar financieramente sus balances, lo cual fue detectado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público federal en 1930, además de anomalías en créditos otorgados a los accionistas y familiares por encima de la normatividad, y que a su vez no liquidaron en su totalidad. 3. Al ser conocidas estas anomalías se decidió cancelar la concesión. 4. Otra causa que se ha mencionado siempre ha sido la expulsión de los naturales chinos de

42

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

El general Plutarco Elias Calles (extrema derecha) firma el acta constitutiva del Banco Agrícola Sonorense, S.A., en julio de 1933 en Ciudad Obregón, Sonora. Lo acompañaron el general Lazaro Cardenas del Rio, (a la izquierda del general Calles, pero no aparece en la presente foto), Rodolfo Elías Calles, gobernador de Sonora, (a la derecha del general Calles) y Luis Cambustón, gerente de la institución, (parado al frente). son.wordpress.com/2009/09/13/2_personajes-historiacajeme/.

Sonora en 1932 que presionaron al banco pidiendo se les hiciera efectivo el retiro de sus depósitos.4 De ese modo, desaparecieron los dos principales bancos fundados durante el porfiriato en Sonora. Asimismo, el 15 de junio de 1939 se había disuelto el Banco Mercantil y Agrícola, S. A., Refaccionario, del cual era principal accionista Rodolfo Elías Calles (70%), ex gobernador del estado e hijo del general Calles, habiéndose nombrado al licenciado Horacio Sobarzo, gerente de la oficina matriz, como liquidador. 4

Nota del autor: Se aclara que la conseja popular en Sonora siempre lo aduce como causa de la quiebra.

43

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Así, para 1941 sólo quedarían cuatro bancos privados de origen sonorense: 1. Banco de Cananea, S. A., 1906, con sede en la ciudad minera del mismo nombre. 2. Banco del Pacífico, S. A., 1925, oficina matriz en Nogales, Sonora, y oficinas en Magdalena, Hermosillo, Ciudad Obregón y Agua Prieta. 3. Banco de Nogales, 1928, con sede en Nogales, Sonora, y oficinas en Agua Prieta, Magdalena, Nacozari y Cananea. 4. Banco Agrícola Sonorense, S. A., 1933, con oficina matriz en Ciudad Obregón y sucursal en Navojoa. En el período 1925-1941 entre 11 instituciones otorgaron 188 operaciones con un valor total de 7 723 000 pesos. Además de la banca privada sonorense, participaron: Banco de México, S. A., Banco Nacional de México, S. A., Banco Nacional de Crédito Agrícola, S. A., Banco Nacional de Crédito Ejidal, S. A., y el Sonora Bank & Trust Co., siendo el tercero de ellos el que otorgó el mayor número de créditos con más de 2 180 000 pesos y 54 operaciones; el Banco de México, S. A., participó con 1 293 000 pesos; el Banco de Sonora, S. A., Refaccionario con 1 213 000 pesos; Banco del Pacífico, S. A., con 800 000 pesos; y Banco Nacional de México, S. A., con 742 000 pesos, principalmente.

Fundado en Nogales, Arizona fue filial del Banco de Sonora, S.A., creado durante la Revolución para facilitar sus operaciones financieras. Un alto homenaje al estado de Sonora, Nogales, Arizona, Francisco de P. Pegueros, editor, 1926, snp.

44

d

El destino del crédito bancario en el período fue del siguiente modo: agricultura,


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

65%; agroindustria, 30%; ganadería, 3%; y comercio, 2%. Aquí se nota que la economía del estado se había reorientado de ser antes lo principal la minería y ganadería de exportación, entre 1924 y 1941 se avocó principalmente a la agricultura comercial de exportación y la agroindustria, siendo su principal escenario las tierras irrigadas en los valles del Yaqui y Mayo. La banca de desarrollo oficial fue orientada hacia la agricultura tanto privada como ejidal por conducto del Banco Nacional de Crédito Agrícola, S. A., establecido en 1926 y que empezó a operar en 1927 en el Valle del Yaqui, así como el Banco Nacional de Crédito Ejidal, S. A., fundado en 1935, para atender a los nuevos ejidos a nivel nacional, por lo que la banca local operaba como banca de primer piso, donde se redescontaba esa cartera de crédito.

Para 1941 el Banco de Cananea, S.A. era el más antiguo de Sonora, nacido en 1906, se convierte en la década de los años cincuenta del siglo pasado en Banco Minero y Mercantil, S..A. (nacido en 1934) a nivel nacional y después en Banca Cremi, S.A. del grupo empresarial Bailleres de la Ciudad de México. Periódico El Intruso, Cananea, 1 de junio de 1947, Hemeroteca B. y M. unison, Hermosillo, 2011.

45

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

46

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

d Origen, desarrollo y destino de la banca sonorense fundada entre 1913 y 1941 Banco

Banco Mercantil y Agrícola, S. A.

Banco del Pacífico, S. A.

Banco Refaccionario de Occidente, S. A

Banco de Nogales, S. A.

Origen

Destino

Agua Prieta 1917

Nace como Compañía Bancaria Mercantil y Agrícola, S. A., en 1917 en Agua Prieta, Sonora, impulsada por Francisco M. Elías y su familia. Para 1927 se convierte en la primera razón social con sede en Hermosillo. En 1939 se disuelve, cuando Rodolfo Elías Calles Chacón era el principal accionista.

Mexicali 1925

Establecido como Bancaria del Pacífico, S. A., en Mexicali, Baja California, en 1925, se fusiona con el Banco Refaccionario de Occidente, S. A., en 1933. Para 1936 cambia su matriz a Nogales y en 1943 a Hermosillo. Es absorbido por el Banco Nacional de México, S. A., en 1955.

Navojoa 1926

Promovido por el general Álvaro Obregón. Para 1933 se fusiona con el Banco del Pacífico, S. A.

1928

Nace en 1928 como Banco de Agua Prieta, S. A.; para 1932 se convierte en la primera razón social. En 1959 pasa a ser Banco Mexicano de Nogales, S. A., y en 1973 Banco Mexicano del Norte, S. A., parte del sistema de Banco Mexicano, S. A.

47

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Banco Agrícola Sonorense, S. A.

Ciudad Obregón 1933

Promovido por el general Plutarco Elías Calles. Para 1971 se convierte en Banco Internacional del Noroeste, S. A., después sólo en Banco Internacional, S. A., (Bital) y al final pasa a ser Banco HSBC, S. A.

d

48

d


d Testimonio de don Armando Rodríguez Miranda Entrevista. Hermosillo, 7 de septiembre de 2011

Nací en Casas Grandes, Chihuahua, el 30 de octubre de 1930. Estudié la carrera de contador privado en la ciudad de Chihuahua, en el famoso Colegio Palmore. Me gradué de secretario privado y tenedor de libros. Era como contador privado, como se le decía en aquel tiempo. Me inicié en el Banco de Chihuahua, S. A., con capital de quinientos mil pesos, propiedad del industrial Luis R. Blanco, dueño de la empresa Avena Número Uno. Este banco había nacido en Casas Grandes y tenía una sola oficina. Alrededor de 1951 lo compra lo que sería Bancomer, S. A., a nivel nacional. Don Manuel Espinosa Yglesias, principal accionista de este grupo, era muy dado a asociarse regionalmente. Así fue como creció a nivel nacional, al grado de disputarle la primacía en el país al Banco Nacional de México, S. A., de la familia de don Agustín Legorreta, de la Ciudad de México. Nos dijo don Doroteo Sarabia: “Muchachos, ya no va a ser Banco de Chihuahua, ya se vendió. Pero no se preocupen. Va a haber más facilidades, más sucursales, va a crecer mucho, vamos a tener más oportunidades”. Entonces yo alcé la mano. “Señor Sarabia, a mí me gustaría salir de aquí”. “Cómo no, Armando”. Así que en 1951 me fui de contador hasta Cuauhtémoc. La banca fue una gran escuela. Además, el empleado, el funcionario, trabajaba tranquilo. Sabía que si se portaba bien, iba a llegar a la jubilación. La tirada era la jubilación. Cincuenta y cinco años de edad y treinta y cinco en el banco. La política de Bancomer era tener alianzas regionales en todo el país. Y eso lo robusteció. Por eso creció tanto Bancomer: porque la gente de la región se interesaba mucho en tener su banco, ¿no? Así fue hasta la estatización en 1982.

49

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Desde el ingreso al banco pronto empiezo a recorrer las ciudades de Chihuahua con Bancomer. Fui contador en Ciudad Cuahtémoc; ahí me sirvió mi tesis para hacer el balance. Luego fui gerente en Meoqui y en Ciudad Jiménez. Fui subgerente en varias oficinas del estado. En 1970, 1971, pasé a la ciudad de Chihuahua, donde el gerente general era don Jorge Sámano. De ahí seguí a Torreón como gerente. Era una muy buena plaza, muchos recursos, era el auge del cultivo de algodón en la Comarca Lagunera, donde estuve seis años. También había molinos trigueros muy importantes y jaboneras. De ahí pasé a Zacatecas como gerente general. Muy bella ciudad y con un clima excelente, no extremoso como el de Torreón. Hasta me alivié de los males causados por el sol en la piel. Estuve un año en Zacatecas, de donde pasé en 1977 a Hermosillo. Y aquí fue donde me hice sonorense para siempre. Era el Banco de Comercio de Sonora y teníamos oficinas desde Empalme hacia el norte, menos San Luis Río Colorado, Puerto Peñasco y Sonoyta, que correspondían a Mexicali, Baja California. Yo me casé en Chihuahua, todos mis hijos nacieron en ese estado. Aquí en Hermosillo sustituí a José Manuel Núñez en la gerencia general. Él tenía unos dos años en el puesto. El banco estaba metido en el medio, muy bien cimentado aquí en Sonora para esa época. Se va haciendo un solo nombre desde 1976 Bancomer, S. A., Banca Múltiple. En ese tiempo teníamos oficinas en Empalme, Guaymas, la Calle 12, Caborca, Agua Prieta, Nogales, Cananea, Magdalena, Sahuaripa, Nacozari. Me tocó una buena época sin duda. Bancomer, lo que es Bancomer, como se manejó en aquel tiempo, y Bancomer nacionalizado, se trabajó igual, se manejó igual. Siguió todo igual en nuestras condiciones laborales. Antes de la nacionalización el que manejaba el banco era don Nacho Castilla. Don Antonio Carrillo Flores, quien había sido ministro de Hacienda, fue el primer director de la banca ya nacionalizada. Eran un señorón de las finanzas nacionales. Era un viejazo, mis respetos. Nos dijo: “Miren, muchachos, soy muy amigo de Manuel. Y si vengo aquí es porque el gobierno 50

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

me lo pidió. Yo ya hablé con Manuel y está consciente de esto. Ustedes no se preocupen. Sigan trabajando igual. El banco va a seguir igual”. Las políticas siguieron igual. Don Antonio Carrillo Flores duró muy poco, creo que un año. Y luego entró el tío del presidente Miguel de la Madrid: Ernesto Fernández Hurtado. Después, don Héctor Hernández, quien había sido secretario de Comercio de Carlos Salinas de Gortari. En 1988, 1989, el Grupo Monterrey, don Eugenio Garza Lagüera, compra Bancomer. Lo dejó trabajar bien, no hubo cambios de fondo. En aquel tiempo, en la época de la banca de don Manuel Espinoza Yglesias, la banca privada, no entraron muchos profesionistas. Bueno, uno que otro. Pero a la gente la mandaban prepararse en forma muy acelerada. Cursos de gerencia media, cursos de alta gerencia. Fui a Monterrey, fui a México, fui a Cuernavaca, fui a Puebla, a los cursos. Permanezco en Bancomer hasta 1990, me jubilo y hasta 1995 sigo como asesor. Orientaba a los jóvenes que estaban entrando al banco, relaciones públicas. Yo ya no me metía en los problemas del banco. El gerente general era Luis Reynoso, había venido desde México. Está como dos años y luego viene Sergio de la Madrid, primo hermano de Miguel de la Madrid. Tuve ocho cambios de domicilio: Ciudad Cuauhtémoc, Meoqui, Jiménez, Delicias, Chihuahua, Torreón, Zacatecas y Sonora. Tengo dos nietos. Uno en Bancomer y otro en Banorte. Empezaron desde abajo, de cajeros. El que está en Bancomer ya va a tener cinco años. Hace año y medio que lo nombraron ejecutivo de cuenta. El otro tiene como tres años de cajero. Creo que los están preparando para mejores cosas, como a mí me tocó. Antes, un cliente se acercaba al banco para pedir un crédito. Tenía que entregar su balance, igual que ahora, escritura constitutiva de su empresa, poderes, todo. Y se hacía un análisis en el departamento de crédito del banco. Cuando ya estaba analizado, se mandaba a un comité de crédito, que lo formaba el gerente

51

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

general, el gerente de crédito, el ejecutivo que atendía al cliente y el gerente de plaza. Aquí en Hermosillo el comité de crédito se reunía cada quince días. Los créditos ya se habían aprobado internamente por nosotros; el consejo aprobaba los de cierta cantidad para arriba. De un millón o dos para arriba iban al consejo de la sucursal. Era un comité formado por el presidente del consejo local y tres o cuatro consejeros, más el gerente general y el gerente de plaza. Me tocaron varios presidentes de consejo: don Carlos V. Escalante, padre, don Enrique Mazón, don José Díaz Lazo. Ahora es José Ramón Fernández. Yo estuve cinco años de asesor. Y luego Ricardo Guajardo me hizo el favor de nombrarme consejero: de 1995 a 1997 o de 1996 a 1998. Las décadas de 1970 y 1980 fueron el tiempo de oro para la banca. Yo me acuerdo que cuando inauguraron una planta de Café Combate vino don Pepe Díaz, padre, de Chihuahua. Era 1980, más o menos. Cuando estuve en Chihuahua, en 1971, traté mucho a don Pepe. Entonces, en la inauguración me dijo: “Oiga, Armando, ¿qué pasa con la gente de Sonora? Yo la veo muy optimista, muy trabajadora. Todos los días inauguran nuevos negocios aquí, en Sonora. En cambio, en Chihuahua los veo muy acobardados. Sólo se la llevan comprando dólares”. Y sí era cierto. Creo que fue la época de oro, de 1977 a 1982. Llegué a Jiménez recién casado. Me casé en Meoqui en los años sesenta. La gente me recibió muy bien. Siempre mi familia me apoyó en los diversos cambios de residencia. Todos mis hijos nacieron en el estado de Chihuahua. Mi mujer siempre me apoyó. Nomás me decía: “Tú me dices cuándo nos vamos”. Así fue siempre. La pasé muy a gusto en todas las ciudades donde estuve. Mi carácter es optimista, y sé que todo cuesta trabajo. Siempre he estado consciente de ello en mi vida. Las vacaciones más grandes que pasé como banquero fueron cuando estuve en Zacatecas como gerente general. Un año. Yo estaba en Torreón. Sufro mucho de la cara: el calor, el sol... Torreón no es tan caliente como aquí, Hermosillo, 52

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

pero sí hace bastante calor en verano. Y fui a ver al doctor Garibay, hermano de Memo Garibay, el beisbolista. Le dije: “Oiga, doctor, ya me van a cambiar. Quiero que me des medicina para tres meses”. “¿A dónde vas?”, me preguntó. “A Zacatecas”. “Allá te vas a aliviar por el clima que tiene”, me aseguró. Por eso le digo que me la pasé muy bien. Un año de vacaciones. Don Luis Coppel fue el primer gerente general del Banco de Comercio de Sonora, en Hermosillo, a mediados de los cincuenta. En aquellos tiempos muchas veces Bancomer estuvo encima de Banamex en algunas plazas a nivel nacional, pero realmente éste era el banco más grande. El éxito de Bancomer en su formación con don Manuel Espinoza Yglesias a nivel nacional, en sus alianzas con los grupos poderosos de todas las regiones del país, se debió básicamente a que el banco era una estructura de orden y seriedad en todos los sentidos. A los jóvenes de Capital Activo que se inician en una institución de crédito les recomiendo que hagan las cosas bien, como nosotros las aprendimos, porque hay un solo modo de hacer las cosas: bien, como yo lo aprendí en aquellos tiempos.

d

53

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

54

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

II.3. La banca en Sonora: de 1942 a 1976 A partir del fin de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) vendría una época de bonanza y recuperación económica mundial que se prolongaría durante tres décadas. En los años cuarenta del siglo xx el gobierno federal mexicano impulsó lo que se conoció como la política económica de sustitución de importaciones; se privilegiaba que lo “hecho en México está bien hecho”. Igualmente, desde finales de los años cincuenta hasta los setenta se buscó el crecimiento con estabilidad en todos los renglones de la economía. Se pretendía elevar el ahorro y la capitalización de éste, buscando una política fiscal, monetaria y financiera que hiciera posible elevar los recursos disponibles y de ese modo acelerar la industrialización del país, conservando la política de sustitución de importaciones. El gobierno de Sonora, encabezado por el general Abelardo L. Rodríguez (1943-1948), promovió la modernización del estado. Se impulsó la creación de infraestructura para el desarrollo agrícola, ganadero, industrial y comercial. Los gobiernos de Ignacio Soto (1949-1955) y Álvaro Obregón Tapia (1955-1961) fomentaron el desarrollo agropecuario en la entidad. Además, el segundo de ellos dio su apoyo a la revolución verde de Norman Borlaug, de mejoramiento de semillas de granos, que tuvo repercusión universal, pues llegó a salvar países de la hambruna total.

55

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Luis Encinas Johnson (1961-1967) decidió llevar la economía más allá de la agricultura, creando el Plan de Diez Años para el Desarrollo Industrial de Sonora con el fin de apoyar a la agroindustria. Al gobernador Faustino Félix Serna (1967-1973) le correspondería el inicio de la instalación en la zona fronteriza con el vecino país de la industria maquiladora de exportación de origen extranjero que sería determinante en el futuro desarrollo económico del estado.

El Banco Nacional de México, S. A., establecido en 1884 en la Ciudad de México, tiene presencia en el desarrollo económico de Sonora desde finales del siglo xix. Llegó junto con el Banco de Londres y México, fundado en 1864, el más antiguo en nuestro país, convertido hoy en Banco Santander Serfin. Operó 742 000 pesos en el estado entre 1924 y 1941. Banamex siempre ha tenido la preponderancia en la entidad, aunque en permanente competencia con Bancomer. Teléfonos Ericcson, Directorio telefónico, México, agosto de 1947. Biblioteca y Museo de la unison, Hermosillo, 2011. Periódico El Imparcial, Hermosillo, 31 de diciembre de 1940. Ídem.

56

d

Al gobernador Carlos Armando Biebrich Torres, quien contó originalmente con el apoyo del presidente Luis Echeverría Álvarez (1970-1976), le tocó afrontar el inicio de una crisis económica, así como graves problemas de demanda de tierras en los valles del Yaqui y Mayo. Su período constitucional (1973-1979) se vio interrumpido a causa de conflictos agrarios violentos en el Yaqui de consecuencias trágicas, pues fue víctima de líderes ejidales que lo hicieron renunciar en octubre de 1975. Así, llega en su lugar Alejandro Carrillo Marcor (1975-1979), con más de cuarenta años fuera de Sonora, al que le corresponde presenciar el reparto agrario del Yaqui y del Mayo del 19 de noviembre de 1976, sólo comparable al de 1937-1938 llevado a cabo por el presidente Lázaro Cárdenas en Sonora.


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Las presas Abelardo L. Rodríguez sobre el río Sonora (1948), la del Oviáchic en el río Yaqui (1952) y la del Mocúzarit en el río Mayo (1955) impulsaron vigorosamente una agricultura de riego de importancia nacional junto con las tierras regadas con agua de pozos profundos o las de buen temporal, en su caso, que hacían que en un buen año se sembraran en el estado unas 726 000 hectáreas, así como alrededor de 590 000 en los años no buenos. Ante estas circunstancias bonancibles, la población se empezó desplazar de las regiones mineras serranas a las comunidades ubicadas en los valles costeros agrícolas. En ese sentido, las zonas agrícolas principales de la entidad eran los valles del Mayo, Yaqui y de Guaymas, la Costa de Hermosillo y las regiones de Caborca y San Luis Río Colorado. Entre 1942 y 1976 el valor de la producción agrícola se comportó de la siguiente manera: para 1955 fue de 101 millones de dólares y para 1974-1975 llegó a los 467 millones de dólares. En 80% eran trigo y algodón, aunque también se sembraba cártamo, ajonjolí, maíz, sorgo, soya, vid, alfalfa y garbanzo.

El Banco Ganadero y Agrícola, S. A., nacido en 1942 en Nogales, para 1945 tenía su oficina matriz en Hermosillo. Conjuntó a los capitales más importantes del centro-norte del estado. Fuertemente ligado a la Unión Ganadera Regional de Sonora, creció junto con ésta. Llegó a tener para los años setenta del siglo pasado un desarrollo sin precedentes en Sonora, convirtiéndose en una institución de banca múltiple, denominada Banpacífico, S. A., con sede en Guadalajara, para la segunda mitad de esa década. Revista MAS, Hermosillo, 10 de enero de 1943. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

En relación con la ganadería, la apertura de la exportación de ganado en pie a Estados Unidos, así como 57

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Estas dos organizaciones, junto con el Banco Ganadero y Agrícola, trabajaron coordinadamente para desarrollarse ampliamente. Ibídem, 7 de febrero de 1943.

los adelantos técnicos, en mejoramiento de razas y demás, hicieron que los terrenos de agostadero entraran en producción hasta en 60% para los años sesenta. La Unión Ganadera Regional de Sonora fue el principal apoyo en este desarrollo. Para 1964 la población ganadera del estado era de 3 843 000 cabezas con un valor de 3 170 millones de pesos.

La industria maquiladora de exportación a inicios de la década de los setenta llegó a tener 76 establecimientos, principalmente en la zona fronteriza, que daban trabajo a más de ocho mil personas, con una derrama mayor a los 270 millones de pesos anuales. Por su lado, la pesca de camarón en 1950 era de más de nueve mil toneladas. En 1940 se estableció en Guaymas la primera congeladora de este crustáceo en el país. En 1967, procedente de Ensenada, llegó el primer barco sardinero a Guaymas. Para 1976 se producían 63 000 toneladas y había 256 cooperativas, más los pescadores o armadores particulares. En 1954 las ventas del comercio estatal ascendieron a 1 405 millones de pesos. La Ley General de Instituciones de Crédito y Organizaciones Auxiliares de 1941 estructuró la banca mexicana por especialidades. Ante estas posibilidades que brindaba la Ley, Sonora vería un nuevo panorama de oferta de servicios bancarios con nuevas instituciones. De acuerdo a esta ley, nacieron tres nuevos bancos en Sonora. El Banco Ganadero y Agrícola abrió sus puertas en abril de 1942 con matriz en Nogales, Sonora, especializado en las dos ramas económicas de su nombre, con un capital inicial de 600 000 pesos. 58

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Decía la revista MAS de la ciudad de Hermosillo respecto a la inauguración el 6 de enero de 1943 de la sucursal del Banco Ganadero y Agrícola, S. A., en la capital sonorense, con sede en la calle Guerrero 187: Hubo discursos de Ernesto Elías, presidente del consejo, y de Ignacio Soto junior, gerente de la sucursal. El logotipo es una cabeza de toro, símbolo de fuerza, valor y agresividad, de lucha, progreso e intensidad en el trabajo. Ahora sí habrá competencia, y por tanto mayores facilidades, mayor crédito, el tiempo dirá5. No muchos años después se convertiría en el banco sonorense más importante, ya que concentró en sus filas a los principales capitales del estado en ganadería y agricultura. Francisco S. Elías, pilar del desaparecido Banco Mercantil y Agrícola, S. A., Refaccionario en 1939, fue el presidente honorario de la nueva institución; él y sus hermanos fueron accionistas importantes de la naciente institución. Su rápido desarrollo obligó a cambiar a la capital del estado su oficina matriz, a la esquina noreste de las calles Serdán y Garmendia, donde estuvo siempre. Su capital social, que para 1945 ya ascendía a 1 500 000 pesos, para 1949 era de 5 millones, en 1968 llegó a 10 millones, en 1973 a 15 millones y en 1975 a 30 millones de pesos. Fue indudable el éxito en esas fechas de este nuevo banco. Se le veía con simpatía, como algo nuestro.

5

Revista MAS, Hermosillo, 10 de enero de 1943, p. 7.

59

d

El Banco Ganadero y Agrícola sería de gran aceptación en nuestro estado. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, marzo de 1953. Biblioteca y Museo de la Unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

El Banco Mercantil del Yaqui y Mayo, S. A., se creó en octubre de 1948, como institución de depósito y ahorro, con oficina matriz en Ciudad Obregón. Su capital social inicial fue de 2 millones de pesos, que para 1954 subió a 4 millones y un año después a 10 millones de pesos. Sus accionistas fueron agricultores y hombres de negocios de los valles del Yaqui y del Mayo, ligados con el grupo financiero Bancomer de Manuel Espinoza Iglesias de la Ciudad de México. Para 1957 cambió su denominación a Banco de Comercio del Yaqui y Mayo, S. A., evidenciando más su relación con el mencionado banco de cobertura nacional. Igualmente, en noviembre de 1949 se fundó el Banco Mercantil de Sonora, S. A., como institución de depósito y ahorro, con oficina matriz en Hermosillo. Tuvo un capital inicial de 2 millones de pesos. También mantenía una relación estrecha con el sistema del Banco de Comercio a nivel nacional. Su capital social aumentó en 1954 a 5 millones de pesos y para 1976 estaba en 26 millones de pesos. Como el anterior, concentró a los grandes empresarios de la zona centro y norte del estado. Con estas tres nuevas instituciones la nómina de bancos sonorenses existentes para 1950 aumentaría a siete: 1. Banco de Cananea, S. A., fundado en 1906, con oficina matriz en esa ciudad minera. 2. Banco del Pacífico,

El Banco Mercantil de Sonora, S. A., se funda en 1949 en Hermosillo con el apoyo de empresarios del centro-norte del estado. Nació vinculado al Sistema Bancomer de la Ciudad de México, al que a la postre quedaría ligado. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, marzo de 1953. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

60

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

S. A., nacido en 1932 en Mexicali, con sede en Nogales por esas fechas. 3. Banco de Nogales, S. A., originado en 1932, con oficinas principales en la ciudad de ese nombre; en 1959 se convierte en Banco Mexicano de Nogales, S. A., y en 1973 en Banco Mexicano del Norte, S. A. 4. Banco Agrícola Sonorense, S. A., creado en 1933 y con oficina matriz en Ciudad Obregón. 5. Banco Ganadero y Agrícola, S. A., fundado en 1942, con sede original en Nogales y que en 1945 pasó a Hermosillo. 6. Banco Mercantil del Yaqui y Mayo, S. A., nacido en Ciudad Obregón en 1948, para 1958 sería Banco de Comercio del Yaqui y Mayo, S. A. 7. Banco Mercantil de Sonora, S. A., originado en Hermosillo en 1949, en 1956 pasa a ser Banco de Comercio de Sonora, S. A. El Banco del Pacífico, S. A., que se había fusionado con el Banco Refaccionario de Occidente, S. A., en 1932, originalmente tenía su oficina matriz en Mexicali, pero en 1936 pasó a Nogales, y para 1943 se había cambiado a Hermosillo. Tuvo una expansión importante en Sonora, Sinaloa y Baja California; su capital social llegó a ser de 10 millones de pesos por esas fechas y sus utilidades de más de un millón de pesos para 1947. El Banco Ganadero y Agrícola, S. A., tuvo una expansión acelerada; en los años setenta vería su mayor creci-

El Banco Agrícola Sonorense, fundado en 1933, para 1971 se transformó en Banco Internacional del Noroeste. Con sede en Ciudad Obregón hasta 1941, había abierto una sucursal en Navojoa y en 1944 una agencia en Huatabampo, que para 1972 fue elevada a sucursal. En 1974 abrió sucursales en Hermosillo, Ciudad Obregón y en Los Mochis, Sinaloa, y dos años después llegaría a Culiacán y Guasave. Revista MAS, Hermosillo, 21 de marzo de 1943. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

61

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

miento estatal y expansión fuera de Sonora. El Banco Mercantil del Yaqui y Mayo, S. A., de Ciudad Obregón, abrió sucursales en las comunidades agrícolas del Mayo: Navojoa y Huatabampo. Por su parte, el Banco Mercantil de Sonora, S. A., fundado en Hermosillo, pronto se expandió a Guaymas. Entre 1942 y 1955 la expansión de estas instituciones bancarias se dio del siguiente modo: el Banco del Pacífico abrió sucursales en Magdalena, Nogales, Ciudad Obregón, Agua Prieta y Guaymas, así como una agencia en Santa Ana; el Banco de Nogales tenía sucursal en Agua Prieta y agencias en Magdalena, Nacozari y Cananea; el Banco Agrícola Sonorense conservaba su única sucursal en Navojoa y una agencia en Huatabampo; el Banco Ganadero y Agrícola tenía sucursal en Nogales y agencias en Santa Ana y Guaymas; el Banco Mercantil del Yaqui y Mayo contaba con sucursales en Navojoa y Huatabampo; y el Banco Mercantil de Sonora había abierto sucursales en Nogales y Guaymas.

El Banco del Pacífico, S. A., nacido en Mexicali en 1932, traslada a Nogales su oficina matriz en 1936 y la muda a Hermosillo en 1943. Fue un banco destacado que tenía para 1942 presencia en Sonora, Sinaloa y Baja California. En 1955 es absorbido por Banamex, el cual desde 1943 era propietario de 43% de las acciones. Revista MAS, Hermosillo, 29 de noviembre de 1942. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

62

d

En este período de 1942 a 1955 Sonora llegó a tener el mayor número de bancos de su historia con sede en la localidad; registraron un movimiento de unos 26 millones de dólares en créditos, reiniciando una nueva época de desarrollo y expansión. Entre 1956 y 1976 la banca sonorense tuvo cambios institucionales relevantes. El Banco Mercantil de Sonora se convirtió


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

en el Banco de Comercio de Sonora en 1956 y en filial del Sistema de Bancos de Comercio de la Ciudad de México. De igual manera, el Banco Mercantil del Yaqui y Mayo pasó a ser el Banco de Comercio del Yaqui y Mayo en 1958. Por otra parte, se perdió una institución que había demostrado un decidido dinamismo en Sonora, Sinaloa y Baja California en los años treinta y cuarenta, ya que en 1955 el Banco del Pacífico pasó a ser parte del Banco Nacional de México, el cual ya contaba con 49% de sus acciones desde 1943. De ese modo para 1965 el número de bancos con oficina matriz en Sonora se redujo a 6, aunque su expansión fue relevante, ya que llegaron a tener 29 sucursales y 5 agencias, sumadas a las sucursales de la banca nacional, así como a las de la banca de desarrollo del gobierno federal.

El Banco de Comercio de Sonora, fundado en Hermosillo en 1949 como Banco Mercantil de Sonora, pasó a tener esta razón social en 1956. Registró un rápido crecimiento en el centro-norte de la entidad, ligado al Sistema Bancomer, de cobertura nacional. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, marzo de 1953. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

Para finales de los años sesenta se perdería otro banco sonorense, el Banco de Cananea, fundado en 1906, el más antiguo del estado que por décadas ha63

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

bía operado como filial de la Compañía Consolidada de Cobre de Cananea, que tenía una sucursal en Arizpe y que para 1964 abrió una oficina en Hermosillo. Su destino en los años setenta sería integrarse al Banco Minero y Mercantil, del grupo Bailleres de la Ciudad de México, el cual establecería sucursales en Cananea, Arizpe, Hermosillo y Ures. Para 1978 se convirtió a nivel nacional en Banca Cremi, S. A., Banca Múltiple, que en los años noventa llegaría a ser el Banco Unión, de no grata memoria; para 1994 terminaría interviniendo la Comisión Nacional Bancaria y ocurriría su posterior desaparición. El Banco Agrícola Sonorense, con más de 38 años de operar y por esas fechas filial del Banco Internacional, El Banco de Nogales, S. A., establecido en de cobertura nacional, para 1971 se Agua Prieta en 1932, trasladó su oficina matransformó en Banco Internacional del triz a Nogales. En 1959 se convierte en Banco Noroeste. Nacido en 1933 en Ciudad Mexicano de Nogales, S. A., y en 1973 en Banco Mexicano del Norte, S. A., ligándose a una insObregón, hasta 1941 había abierto una titución de cobertura nacional. Revista MAS, sucursal en Navojoa y en 1944 una agenHermosillo, 29 de noviembre de 1942. Biblioteca cia en Huatabampo, que para 1972 fue y Museo de la unison, Sala del Noroeste, elevada a sucursal. En 1974 el Banco Hermosillo, 2011. Internacional del Noroeste empezó a expandirse, abrió sucursales en Hermosillo, Ciudad Obregón y Los Mochis, Sinaloa, y dos años después llegaría a Culiacán y Guasave. Por su parte, en 1959 el Banco de Nogales cambiaría su razón social a Banco Mexicano de Nogales y para 1973 a Banco Mexicano del Norte; para 1976 tenía 12 sucursales: siete en Sonora, cuatro en Chihuahua y una en Coahuila. 64

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

El Banco de Comercio de Sonora seguiría creciendo en sucursales en el norte y centro del estado. Por su parte, el Banco de Comercio del Yaqui y Mayo se consolidó en el sur de la entidad. A partir de 1976, cuando se creó la banca múltiple en México, estas dos instituciones se fusionarían con Bancomer al siguiente año, desapareciendo por consiguiente sus oficinas matrices de Hermosillo y Ciudad Obregón, pasando a ser denominadas centros regionales. Entre 1956 y 1976 estas instituciones sonorenses operaron créditos del orden de los 187 millones de dólares, con 49 sucursales para 1976. Así, para 1976 sólo quedaron tres bancos sonorenses: Banco Internacional del Noroeste, con matriz en Ciudad Obregón; Banco Ganadero y Agrícola (Banganagri), con sede en Hermosillo; y Banco Mexicano del Norte, con asiento en Nogales. Entre todos tenían 44 sucursales. También tenían presencia en Sonora Banamex, Banco de Londres y México, Banco Provincial de Sinaloa, Banco del Noroeste, Unibanco, etcétera, así como la banca de desarrollo oficial.

El Banco de Londres y México, S. A., y el Banco Comercial Mexicano, S. A., junto con Banamex, Bancomer y Banganagri, eran los más importantes en esos años sesenta y setenta del siglo pasado. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, marzo de 1962; Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, octubre de 1972. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

65

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Para 1976, de las 119 oficinas bancarias existentes sólo 49 eran de origen sonorense, 41%. Años atrás habían sido: en 1942 de 17 oficinas 15 eran de bancos locales, 88%; para 1955 disminuyó el porcentaje a 75%, 37 de las 49 oficinas tenían su sede en el estado; y en 1965 el 49% era local. En 1970, con una población de 1 098 720 habitantes en Sonora, había una oficina bancaria por cada 9 232 personas, mientras que en 1940, con 17 oficinas para una población de 364 176, existía una oficina por cada 21 422 habitantes. La infraestructura carretera, la electrificación, la apertura de presas, la perforación de pozos, la construcción de canales, la apertura de tierras al cultivo y el crédito fueron elementos determinantes que favorecieron el desarrollo económico de Sonora. El Banco Ganadero y Agrícola, S. A. tuvo un desarrollo explosivo en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, marzo de 1972. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

La banca privada, al incrementar su presencia, mejoró el proceso de intermediación financiera y el otorgamiento de crédito para la producción agrícola, industrial, comercial y la ganadería. Entre 1955 y 1973 el conjunto de bancos privados que operó en Sonora otorgó créditos por 1 768 mi-

El Banco Nacional de Crédito Ejidal, S. A., y el Banco Nacional de Crédito Agrícola, S. A., fueron un baluarte de la banca oficial federal para el financiamiento de la agricultura a partir de los años treinta y veinte, respectivamente. José Luis Pérez R. (ed.), Directorio comercial de Ciudad Obregón, Ciudad Obregón, 1947, p. 14.

66

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

llones de dólares. La agricultura recibió 643 645 000 dólares, equivalentes a 36.40%, colocándose en primer lugar. El segundo lugar fue el comercio, con 580 060 000 dólares, igual a 32.81%. La industria se ubicó en tercer lugar con 271 491 000 dólares, o sea 15.33% del total. La ganadería recibió 268 491 000 dólares, que fue 15.18% con el cuarto lugar. Y el quinto lugar fue la minería, que recibió 4 850 000 dólares, 0.27% del monto total de créditos.

Estas instituciones financieras operaron en Sonora en los años cuarenta, cincuenta y demás del siglo pasado. Arriba, de izq. a der.: Financiera y Fiduciaria de Sonora, S. A., y Crédito Hipotecario de Sonora, S. A. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, 1947; Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, 1949. Centro: Crédito Industrial y Agrícola de Occidente, S. A. José Luis Pérez R. (ed.), Directorio comercial de Ciudad Obregón, Ciudad Obregón, 1947, pp. 25 y 14.

67

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Instituciones que operaron también en Sonora durante este período: Banco Mexicano de Occidente, S. A., y Banco Almada, S. A. Teléfonos de México, Directorio telefónico, México, 1957; Revista MAS, Hermosillo, 10 de enero de 1943. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo, 2011.

68

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

d Origen, desarrollo y destino de la banca sonorense fundada entre 1942 y 1976 Banco

Origen

Destino

Banco Ganadero y Agrícola, S. A

Nogales 1942

Cambia su oficina matriz en 1945 a Hermosillo. Se convierte en Banpacífico, S. A. en 1976 con cobertura interestatal y con oficina matriz en Guadalajara. Se transforma en 1982 en Banco del Atlántico, S. A., y con ese carácter se fusiona con Banco Internacional, S. A. en 1998, a principios de la década del dos mil, este último se convierte en HSBC.

Banco Mercantil del Yaqui y Mayo, S. A.

Ciudad Obregón 1948

Para 1958 se convierte en Banco de Comercio del Yaqui y Mayo, S. A., y en 1976 pasa a ser Bancomer, S. A., Banca Múltipe, con el que siempre estuvo ligado.

Hermosillo 1949

En 1956 se transforma en Banco de Comercio de Sonora, S. A., para después, en 1976, convertirse en Bancomer, S. A. Banca Múltiple, con el cual estuvo vinculado siempre.

Banco Mercantil de Sonora, S. A.

d

69

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

70

d


d Testimonio de don Héctor Padrés Terán Entrevista. Hermosillo, julio de 2011

Nací en Magdalena en 1937. Al terminar mi escuela en 1952 entré a trabajar al Banco del Pacífico, S. A. Ahí tenía una hermana; era la secretaria del gerente de la oficina del banco en Magdalena, don Ignacio Robinson Bours Monteverde, casado con una señora Camou, de esa ciudad, pariente de don Rafael Camou. Empecé como lo hacían todos, como cobrador, no solamente de los créditos del banco, sino también de letras y pagarés que nos mandaban de todas partes. Había el servicio de crédito y cobranzas. Salíamos a cobrar en bicicleta, cliente por cliente, por todo el pueblo, todos los días. Había una operación que manejaban todos los bancos; se llamaba “cobranzas”. Después pasé a manejar “remesas”, después cobranzas, fui radioperador, de los que pasaban los números de la balanza diaria a Hermosillo, después fui cajero. Sólo me restó ser contador y gerente de la oficina. Como ya dije antes, el gerente de la sucursal era don Ignacio Robinson Bours Monteverde, originario de Álamos. Era un hombre serio y formal, muy hecho para el puesto. Un señor que merecía un superrespeto. El contador general era Roberto Ruiz, de Magdalena se fue a Ciudad Obregón a trabajar en Banco del Pacífico, después estuvo en Banamex un ratito y tengo entendido que después con la familia Robinson Bours Almada. La sucursal tenía un cajero, dos cajeras, cobranzas, cartera, remesas, la secretaria de don Nacho y el velador, un señor que vivía dentro del banco, don Isaac... Nueve, diez personas. Parece que estoy viendo la oficina. Magdalena tenía agricultura, ganadería y algo de comercio. Estaba la Compañía Ferretera de Sonora, con sucursales en Hermosillo y Culiacán. Los dueños eran José Matiella y Leopoldo Urquides. Eran cuñados.

71

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

El Banco del Pacífico tenía sucursales en Tijuana, Tecate, Mexicali, La Paz, Nogales, Agua Prieta, Magdalena, Guaymas, Ciudad Obregón y hasta Los Mochis. Para esas fechas, tenía su oficina matriz en Hermosillo, aunque era originario de Mexicali, Baja California. Por cierto que pasó a ser parte del Banco Nacional de México, S. A., para 1959, con el cual estuvo ligado siempre. El banco fue una superescuela para mí. Conoce uno de todo. Conoce uno al comerciante, al agricultor, al ganadero. El banco era también un modelo de orden, funcionaba como un reloj. Era una exageración de exactitud. A veces llegaban auditores, del mismo banco. Se hacía un escándalo porque faltaba un peso. Todo se hacía a mano. Todos los días. Tenía que cuadrar la operación: ni un centavo más pero ni un centavo menos. El 99 por ciento de los clientes pagaba sus créditos religiosamente. Era otra cultura del deber o del crédito. Estoy ahí de 1952 a 1956, más o menos. Me salí del banco, pues quise hacer el intento por mi cuenta como agricultor ahí en la región unos dos o tres años. Después me fui a una unión de crédito, la Unión de Crédito Agrícola del Distrito de Magdalena, S. A. de C. V. Éramos tres personas: Alberto Villaescusa, el gerente; Marco Antonio Gauna, el contador; y yo. Llevaba toda la operación de almacén, porque tenía su departamento comercial también. Teníamos insecticidas, fertilizantes, insumos para la ganadería, etcétera. Estuve dos años ahí. Después me vine para acá a Hermosillo en los años sesenta, a trabajar en una empresa que se llamaba García y Platt. Era de Alfonso, Julián, Eduardo y Nacho. Esta empresa Frigolit la iniciamos en 1978. Fabricamos páneles de hielo seco, es tecnología alemana. Creamos la empresa Eduardo Mungaray Peralta, Eduardo Federico Saavedra y Ignacio García Sancho y yo. La historia de los bancos es curiosa. Primero: en la época de la que yo le hablo los clientes le hacían la barba a los banqueros. Luego fue al revés: los banqueros le hacían la barba a los clientes. Mandaban regalos de Navidad, canastas, etcétera, etcétera. Vino la nacionalización y todos nos volvimos un número. Ahora ya son otra vez privados, pero quedó esa idea, la idea de que un cliente equis no les importa. No les interesa un cliente que deposite dinero.

72

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Capital Activo tiene ese sano deseo de recuperar los buenos tiempos de la banca privada. Pero creo que todavía está en pañales. Es un poco prematuro, pero ésa es la idea. El problema es que no hay aportación de grandes capitales. Está caminando con la misma captación. Según sé, hasta ahorita la experiencia de Capital Activo ha sido positiva: no tienen problemas de cobranza, la gente de menudeo es supercumplidora. Dan un trato humano a sus clientes. Hay que ver el caso de los bancos de las tiendas Famsa, Elektra y Coppel. No son bancos en el sentido estricto de la palabra, pues manejan mercancías además de dinero. Por ejemplo, el banco de Walmart no caminó. Abrió, y como abrió cerró. Yo recomiendo a Capital Activo, que sigan como están, que no se metan en problemas. Yo soy muy conservador, por viejo, o lo que sea. Yo me iría a aprender de la banca tradicional, la de antes. Después, ya con esa experiencia, explorar otras alternativas de negocio, pero siendo conservadores siempre. La experiencia lo dice así.

d

73

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

74

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

II.4. La banca en Sonora: de 1976 a nuestros días Entre 1976 y 1982 la banca privada pasaba por uno de sus mejores periodos en toda su historia. En este último año el gobierno mexicano la nacionaliza o estatiza, lo cual modifica sustancialmente situaciones que venían desde mediados del siglo xix. La inversión de la iniciativa privada en las instituciones privadas de crédito comprendía bancos de depósito, bancos de ahorro, sociedades financieras, sociedades de crédito hipotecario, bancos capitalizadores y sociedades fiduciarias. Por su parte, las organizaciones auxiliares privadas de crédito tenían como objeto dedicarse a las siguientes operaciones: almacenes generales de depósito, cámaras de compensación, bolsas de valores, uniones de crédito. Como hemos mencionado líneas arriba, el crecimiento que tuvo la banca privada resultó extraordinario, y aunque operaban como sociedades diferentes, eran más bien grupos financieros de inversionistas privados. Hasta 1976 el sistema financiero impulsó las finanzas bancarias con más éxito de lo que se pudo desarrollar el mercado de valores. En el año de 1976 la banca privada sufrió una importante transformación, ya que dejó de ser especializada y se convirtió en banca múltiple. Ello le permitía, según su concesión federal, realizar operaciones de banca de depósito, financiera e hipotecaria, además de otras actividades que preveía la ley respectiva. Esto traería la posibilidad legal de que las instituciones bancarias de influencia 75

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

nacional fueran concentrando, vía fusiones, todas aquellas instituciones financieras regionales en las que tenían inversión y participación de muchos a la fecha.

Primeros anuncios de Banpacífico, S. A., Institución de Banca Múltiple, nacido en Guadalajara en diciembre de 1976, producto de la fusión de Banco del Sol, S. A., de Jalisco, con Banco Ganadero y Agrícola, S. A. (Banganagri), institución sonorense de crecimiento muy importante en aquellas décadas. Fue el último banco de relevancia establecido en Sonora, en 1942. Banpacífico, S. A. , en 1982, se fusiona con Banco del Atlántico, S. A., que a su vez, en 1998 se une a Banco Internacional, S.A., y a inicios de la siguiente década se convierte en Banco HSBC, S.A. Carlos Elías Elías, entrevista, septiembre de 2011. Periódico El Imparcial, Hermosillo, 15 de diciembre de 1976. Biblioteca y Museo de la unison, Hemeroteca, Hermosillo, 2011.

De esta manera, para inicios de la década de los ochenta del siglo pasado (1981) en el país existían solamente 36 multibancos, entre los que podemos mencionar a los más importantes en ese momento: Banamex, Bancomer, Serfin, Banco Mexicano Somex y Multibanco Comermex.

Pero en septiembre de 1982, el último año de su gobierno, el presidente José López Portillo decretó, de una manera inesperada, la nacionalización o estatización de los grupos privados bancarios. Ello causó conmoción y estupor entre los banqueros, porque una vez más, simple y llanamente, se buscaba un culpable del caos financiero al que el gobierno había llevado al país. Sin embargo, no se nacionalizaron las organizaciones auxiliares de crédito, ni las oficinas de representación extranjeras, pero sí el Banco de México dejó de ser sociedad anónima. Se esbozaron los pretextos, como lo fueron el supuesto propósito de forzar el ahorro, canalizar los recursos a las actividades prioritarias para la nación, promover la participación de la banca mexicana en los mercados internacionales, además de ayudar a financiar los años de estancamiento económico e inflación del gobierno siguiente, de Miguel de la Madrid Hurtado.

76

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

Los años posteriores confirmarían que dichos buenos propósitos oficiales únicamente quedaron en la buena voluntad inicial del régimen. Se adujo que el gobierno había tomado la decisión de la nacionalización o estatización con el fin de financiar el gasto público, incluida la carga de la deuda pública. Sin embargo, en los años por venir se impuso la triste realidad de que las cosas no habían sido para bien. Los casos de corrupción abundaron, fueron evidentes en todo el país.

Importante institución bajacaliforniana que tuvo gran aceptación en esos años en Sonora. Periódico El Imparcial, 3 de enero de 1977, Hermosillo. Biblioteca y Museo de la unison, Hemeroteca, Hermosillo, 2011.

Cuando en 1983 se publicó la Ley Reglamentaria del Servicio Público de Banca y Crédito, que ordenó convertir en sociedades nacionales de crédito a las instituciones bancarias nacionalizadas el 1 de septiembre de 1982, se abrió la posibilidad a los particulares de participar hasta con 34% del capital de la banca. Ese mismo año se llevó a cabo el pago de la indemnización a los banqueros privados expropiados por medio de los Bibs (bonos de indemnización bancaria), que serían redimibles en 10 años; el valor de aquélla fue muy superior al de sus valores, contable y de mercado. Esto provocaría la reactivación de la Bolsa Mexicana de Valores debido a la negociabilidad de dichos bonos.

Esta institución, con sede en Culiacán, Sinaloa, se fusionó con Banco Occidental de México y a con Banco Provincial de Sinaloa en 1983. En 1985 se fusionó con Unibanco, de fuerte presencia en Sonora. Finalmente fue adquirida por Estrategia Búrsátil, S. A. de C. V., Casa de Bolsa, liquidada en 2002. Víctor Livio de los Ríos Cortés, Las fusiones y adquisiciones en México en el periodo reciente 1985-2005, www.ejournal.unam.mx/ecu/ecunam12/ECU001200404.pdf.

77

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Estas instituciones constituídas como banca múltiple para 1976 / 1978 tuvieron importancia capital en nuestro estado en esas fechas. Poco faltaba para que la banca privada desapareciera en 1982; operaba según reglas estrictas, supervisada por el Banco de México, S. A., y la Comisión Nacional Bancaria y de Seguros. De arriba abajo: Banco Regional del Norte, S. A., fundado en Monterrey, Nuevo León (hoy Banorte); Banco Occidental de México, S. A., con oficina matriz en Mazatlán, Sinaloa; Banco Mexicano Somex, S. A., con sede en la Ciudad de México. Nota del autor: además operaban en Hermosillo en los años ochenta: Banco Nacional de México, Bancomer, Banca Banpacífico, Serfin, Multibanco Comermex, Unibanco, Banoro, Banpaís, Banca Cremi, Banco Occidental de México, Bancam, Banca Confía y otras de menor relevancia. Periódico El Imparcial, Hermosillo, 7 y 15 de diciembre de 1976 y 7 de enero de 1977. Biblioteca y Museo de la unison, Hemeroteca, Hermosillo, 2011

Entre 1982 y 1988 la estructura esencial del sistema financiero mexicano no varió, siguió operando igual, ya que sólo cambió de propietarios. Para 1984 se clasificó a las sociedades nacionales de crédito en instituciones de banca múltiple e instituciones de banca de desarrollo. En la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares de Crédito se eliminó a las instituciones de fianzas como organizaciones auxiliares de crédito y se autorizó a las casas de bolsa como actividad auxiliar de crédito. En la Ley del Mercado de Valores destacaba la creación de nuevas casas de bolsa nacionales y la autorización para que administraran pensiones y jubilaciones de empleados. La Ley de Sociedades de Inversión clasificó a éstas en tres tipos: comunes, de renta fija y de capital de riesgo. En 1990 se realizó la reforma de los artículos constitucionales 28 y 123, lo que trajo como consecuencia la ampliación de la participación de los sectores privado y social en el capital social de las instituciones bancarias.

Se publicaron la Ley de Instituciones de Crédito y la Ley para Regular las Agrupaciones Financieras. Por medio de la primera se señalaba que el servicio de banca y crédito sólo podía ser prestado por las instituciones de crédito, las 78

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

cuales serían la banca múltiple y la banca de desarrollo. Se permitió la participación de capital extranjero en un máximo del 30%. Por medio de la segunda ley fue posible la formación oficial de grupos financieros, que se esperaba fueran el antecedente de la creación de la banca universal en México. En 1991 se legalizaron las sociedades de ahorro y préstamo. Además es el año en que se inició el proceso de reprivatización de la banca, el cual culminó en 1992 y pretendía los siguientes objetivos: •

Conformar un sistema financiero más eficiente y competitivo.

Garantizar una participación diversificada y plural en el capital.

Buscar la descentralización y el arraigo regional de las instituciones.

Propiciar las sanas prácticas financieras y bancarias.

Para 1993 se dio vida a las sociedades financieras de objeto limitado (sofoles), así como también se hizo autónomo al Banco de México. Ese mismo año la Ley de Inversiones Extranjeras permitió la participación de la inversión extranjera en el capital social de los bancos en cualquier proporción. Ya para 1995, en virtud de la grave crisis financiera del llamado “error de diciembre” de 1994, se aceleró el proceso de extranjerización de la banca, ya que bancos externos adquirieron los bancos nacionales, y de ese modo el control del sistema financiero se le arrebató al capital mexicano. Al día de hoy, el 90% de la banca mexicana está en manos extranjeras, y se puede decir que los únicos bancos de capital nacional en un cien por ciento son Banorte e Inbursa. .

En 2011 con la fusión con ixe Grupo Financiero, se convirtió en la tercera institución más fuerte del país, sólo debajo de bbva Bancomer y Banamex, con el nombre de Grupo Financiero Banorte-ixe. http://www.google.com.mx/search?q=banorte,+logotipo&hl

79

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

80

d


d Testimonio del licenciado Arturo Ortega Molina Entrevista. Hermosillo, julio de 2011 A fines de 1965 y parte de 1966 —nueve meses— estuve trabajando en el Banco Ganadero y Agrícola, S. A., gracias a una invitación de don Andrés Armenta, quien era subdirector del banco en funciones de director. Lo había visto en Monterrey, cuando acababa de terminar mi carrera de Licenciado en Administración de Empresas en el Tecnológico. La calle Serdán aquí en Hermosillo era la más importante de la ciudad. Había cuatro bancos grandes en esos años: Banco Nacional de México, S. A., Banco de Comercio de Sonora, S. A., Banco de Londres y México, S. A., y Banco Ganadero y Agrícola, S. A. En ese tiempo los banqueros eran personas muy respetables, decentes y honradas, sobre todo muy buenos para las relaciones públicas. Recuerdo a don Teodomiro Serrano, don Andrés Armenta, Marco Antonio Galaz con nosotros; después vendría Ramiro Velazco a Bancomer. Los bancos eran un centro de reunión de la gente de negocios. Además de que iban a tomar café a las oficinas, se enteraban de las novedades y chismes del pueblo, y también arreglaban sus asuntos bancarios. Se utilizaba el verbo serdanear. Por ahí circulaba la gente de buen nivel casi siempre. Sobre todo en las tardes, cuando iban a sentarse en los cafés, como el Pradas y el Ideal, este último enfrente de Banganagri. Iban a ver pasar a las muchachas que salían de los bancos y otros negocios del rumbo. Eran lugares de reunión. En los años sesenta la gente no tenía prisa como hoy. Los hombres de negocios eran muy tranquilos. Nadie andaba apurado, con horarios rígidos, con esto, con lo otro. Era todo más tranquilo. Se daban tiempo para el mentidero, para el café, para ir a la oficina y ver el negocio, y todo lo demás. Las segundas manos al frente de los negocios eran buenas personas, capaces y responsables. Había mucha confianza, que era la base de todos los negocios. Todo se perdió después de la nacionalización de la banca en 1982. Bancomer era Banco de

81

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Comercio de Sonora, S. A. El cincuenta por ciento del capital era de accionistas locales y el otro cincuenta por ciento era de Bancomer nacional. Entre los funcionarios que recuerdo que trabajaban con nosotros en el banco estaban: Marco Antonio Galaz, a quien ya mencioné, así como don Leandro P. Gaxiola, quien era el contador; también Manuel Alvídrez, el contador López y el señor Echeverría, su ayudante. Mi puesto era en el área de crédito. Elaborábamos los estudios de los solicitantes de crédito. Pero mientras estuve en el banco fui muy metiche. Me metía en todos los departamentos, estaba ávido de aprender del banco. Como licenciado en Administración de Empresas recién graduado estaba capacitado para ello. Así me fui compenetrando de lo que se hacía ahí. El Banco Ganadero y Agrícola, S. A., estaba estrechamente ligado a la Unión Ganadera Regional de Sonora y a la Unión de Crédito Ganadero y Agrícola, S. A. de C. V. Formaban un grupo compacto y estaban ubicados los tres en las calles de Serdán y Garmendia. Durante muchos años el alma de este grupo había sido don Francisco de P. Castillo, un hombre muy dinámico y hábil. El presidente del consejo era don Federico Valenzuela. Don Jesús Elías era el principal accionista del Banco Ganadero y Agrícola, S. A. Era el papá de Nachito Elías, de Arizpe. Eran varios hermanos Elías, creo que cuatro, ganaderos del río Sonora, muy fuertes y muy conservadores. También estaban don Antonio Molina, el general Antonio Ancheta, don Enrique Tapia, Ernesto Camou Araiza y don Eduardo Ochoa (quien murió en un accidente aéreo en Bahía Kino), así como tres o cuatro consejeros más. Las juntas de consejo para aprobar las líneas de crédito las manejaba don Andrés Armenta propiamente. Se proponían los prospectos y se escuchaba la opinión de los consejeros, aunque don Andrés llevaba la voz cantante, dada su experiencia. En varias ocasiones, como yo hacía los análisis de crédito, clientes que yo había considerado como no aptos para recibirlo porque sus balances financieros no eran muy buenos se les otorgó el crédito, porque en ese tiempo sí se privilegiaba la condición humana en primera instancia. Eran la confianza y la honorabilidad las que valían ante todo. Igualmente, algún prospecto que propuse no se aprobó porque entre los del consejo se sabía que el solicitante 82

d


Breve semblanza de los servicios bancarios en sonora

había perjudicado a sus familiares o demás. Era Sonora, en materia de crédito, un pequeño mundo en el que todo se sabía. Máxime entre los líderes de opinión empresarial que eran los consejeros con relaciones en todo el estado. Estas enseñanzas las recibí de don Andrés Armenta. Yo salí del banco en 1966. Pasé a gerente de la firma comercial de artículos eléctricos Bosco, propiedad de Raúl Azcárraga Vidaurreta, un gran promotor de negocios que fundó lo que hoy es Telemax. El canal 6 fue el primero en Sonora. Era hermano de don Emilio Azcárraga, de Telesistema Mexicano y la XEW de la Ciudad de México. Tuvimos mucho éxito en el estado, teníamos vendedores que andaban por todo Sonora. Ya estando yo fuera, llega a la presidencia ejecutiva de Banganagri Arcadio Valenzuela, el Cayo, hijo de don Federico, el presidente del consejo, quien había trabajado varios años en una empresa en la que eran socios don Federico Valenzuela y don Constantino Laborín. Era un mayoreo de mercancías, que creo que se llamaba Almacenes Laval. De ahí venía el Cayo, quien me invita a volver al banco. Me ofrecía una gerencia de área, pero yo le pedí la gerencia general del banco. Entonces me dijo que no tenía yo los años en la institución para ello y que se la iban a dar a Marco Antonio Galaz. Con los años, en 1976, Arcadio crea Banpacífico, S. A. Banco Ganadero y Agrícola, S. A., se había fusionado con el Banco del Sol, S. A., de Guadalajara. Así continuó hasta que Banpacífico, S. A., con buena presencia en la costa del Pacífico, se fusiona con Banco del Atlántico, S. A., en 1982. Con relación a Capital Activo, S. A., Sociedad Financiera Popular, no conozco a los accionistas. Es de mi personal afecto el ingeniero Rafael Nieves Lliteras, su director general. Tiene mucha experiencia en el área financiera. Ahora la banca se volvió otra cosa, ya todo se maneja con computadora, pero falta la decisión humana, que hizo grandes a los bancos privados en el país antes de la nacionalización de 1982 con el presidente José López Portillo. Qué bueno que Capital Activo vuelva a privilegiar, como antes, la honradez y la confianza, y sobre todo la condición humana. Es muy fácil hacer las cosas bien, y si ello sucede, seguro van a tener éxito.

d 83

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

84

d


d Testimonio del Lic. Félix Tonella Luken Entrevista, Hermosillo, 18 de octubre de 2011 Nací en Hermosillo en julio de 1947. Estuve muchos años fuera de Sonora, haciendo mis estudios de la escuela preparatoria y profesional, y me reintegré al inicio de la década de los setenta. Mi padre, Félix Tonella Cubillas, trabajó en el Banco Mercantil y Agrícola, S. A., Refaccionario. Inclusive le correspondió abrir como gerente la sucursal en Los Mochis, Sinaloa, en febrero de 1931, que fue la primera oficina bancaria en ese lugar. Le ofrecían que se quedara a vivir allí; sin embargo, pudo más su condición de sonorense, de modo que se devolvió a trabajar en Hermosillo. Después, de 1935 a 1949, estuvo en el Molino La Fama, S. A., con don José Ramón Fernández, como hombre de confianza en la administración. De allí se retiró a trabajar por su cuenta. Es por ello que todas esas enseñanzas me las transmitió mi padre. En los bancos y en el molino se había terminado de preparar para la vida. Y nunca lo olvidaría. Mi experiencia en tratar directamente con instituciones bancarias viene desde el inicio de los años setenta, cuando regresé de la Ciudad de México, donde estudié la carrera de abogado en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México. A inicios de esa década, me correspondió atender a la apertura de varias agencias concesionarias de autos Volkswagen en el sur del estado; primero había sido Guaymas, después Navojoa y Huatabampo. La formación empresarial que mi padre me dio, dada su experiencia en instituciones bancarias, fue pauta determinante para mi desenvolvimiento como empresario. Aprendí desde muy temprano que una institución bancaria debe operar

85

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

con la puntualidad de un fino reloj suizo. No hay nada que se le pueda comparar a ello. Debe funcionar siempre con una eficiencia y una eficacia a toda prueba. Todos conocemos la máxima: “Sólo hay una manera de hacer las cosas, esto es, bien”. Y ésa era la regla de oro del funcionamiento de la banca privada nacional, sobre todo hasta antes de 1982, cuando la banca privada mexicana había llegado a un nivel de especialización y excelentes servicios, lo cual cambiaría con la nacionalización de la banca por el presidente José López Portillo. A partir de lo anterior, otras serían las prioridades de algunas instituciones, como desgraciadamente lo llegamos a ver. El papel histórico de la banca ha sido que el público le confíe sus ahorros, y a su vez estos dineros sirven para otorgar créditos a sus clientes de una manera eficiente y honesta, esperando la recuperación oportuna de los mismos, para volverlos a prestar. En virtud de nuestras actividades empresariales, fuimos invitados a participar como consejeros de diversas instituciones de crédito en Hermosillo. De todas conservo una excelente imagen y guardo un afectuoso recuerdo de sus funcionarios. Aunque no me tocó ser consejero de la institución, sí fui cliente del Banco Ganadero y Agrícola, S. A. Éste, nacido en los años cuarenta, para fines de los sesenta y mediados de los setenta ocupó un lugar muy relevante entre los bancos preferidos por la clientela por su origen sonorense. La banca nacional ha sufrido cambios muy importantes en su historia, como lo fue la nacionalización o estatización de 1982, así como la venta posterior que se hizo de las instituciones por parte del gobierno federal a financieros del medio bursátil, quienes la convirtieron de nuevo en privada. A la fecha, con la venta de estos últimos a los grupos bancarios extranjeros, la inmensa mayoría de nuestras instituciones antes nacionales dependen del exterior como nunca antes había sucedido en nuestra historia. Hoy en día vivimos una época en la que el trato bancario con el cliente perdió toda dimensión humana. Hay un funcionario que opera una computadora, que es la que tiene definido en su programación lo que se puede o no se puede hacer. 86

d


Se perdió lo que durante más de un siglo se definió como el criterio bancario. Un cliente, aunque sus balances no fueran los mejores, estaba sustentado ante el banco en su honradez y honorabilidad personal. La gente pagaba todas sus deudas, sobre todo a los bancos, poniendo por enfrente de garantía todo su patrimonio. ¡Qué esperanzas que dejara de cumplir con sus compromisos! Estoy de acuerdo en que los tiempos han cambiado, pero una cosa sí es esencial en el manejo de las operaciones bancarias. Hay una moral bancaria, si se puede llamar de ese modo, que debe guiar a las instituciones financieras. Lo que se presta es el dinero ajeno, por lo que la responsabilidad social es más severa todavía. En la actualidad hay dos bancos de capital cien por ciento nacional, Banorte e Inbursa, tengo entendido. Y, sí, no existe ningún banco con origen en Sonora. En el siglo pasado tuvimos más de una decena de instituciones creadas por hombres de empresa que buscaron lo mejor para su estado. Creo que sería positivo volver a esas raíces. Hubo un prestigio de muchos años iniciado por el Banco de Sonora, S. A., a fines del siglo xix. Veo con simpatía que nuevas instituciones financieras estén emergiendo en nuestro estado. Estamos ciertos de que en la búsqueda del éxito en sus operaciones no se debe olvidar hacer las cosas bien, simple y sencillamente. Sólo me restaría dejar bien claro el principio que ha sido mi norma de trabajo siempre, herencia paterna: Hace más el que quiere que el que puede. Curiosamente no falla.

d

87

d


d

Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Evolución y destino final de los banco

BANCO

ORIGEN

Banco de Sonora, S. A. Refaccionario

Nace en Hermosillo en 1897

Se fusio co, S. A

Banco de Cananea, S. A. (C.C.C.C.)

Establecido en esa ciudad en 1906.

En los Minero ple con

Banco Hipotecario y Agrícola del Pacífico, S. A.

Fundado en 1911 en Hermosillo.

Se fusio Refacc

Banco Mercantil y Agrícola, S. A. Refaccionario

Nace como Compañía Bancaria Mercantil y Agrícola, S. A., en 1917 en Agua Prieta, Sonora, impulsada por Francisco S. Elías y su familia.

Para 19

Banco del Pacífico, S. A.

Establecido como Bancaria del Pacífico, S. A., en Mexicali, Baja California, en 1925

Se fusio 1933. P sillo.

Banco Refaccionario de Occidente, S. A.

Se crea en Navojoa en 1926, promovido por el general Álvaro Obregón.

Para 19

Banco de Agua Prieta, S. A.

Nace en 1928 en Agua Prieta, Sonora.

En 193 ser Ban

Banco Agrícola Sonorense, S. A.

Se funda en Ciudad Obregón en 1933 promovido por el general Plutarco Elías Calles.

Para 19 despué

Banco Ganadero y Agrícola, S. A.

Nace en Nogales, Sonora, en 1942.

Cambia Banpac matriz tico, S.

Banco Almada, S. A.

Nace en c. 1942 en Hermosillo.

No exis

Banco Mercantil del Yaqui y Mayo, S. A.

Se funda en Ciudad Obregón en 1948.

Para 19 S. A.

Banco Mercantil de Sonora, S. A.

Se establece en Hermosillo en 1949.

En 195

88

d


d

os fundados en Sonora, siglos xix y xx. EVOLUCIÓN

DESTINO

ona en 1928 con el Banco Hipotecario Agrícola del PacífiA., fundado en 1911 en Hermosillo.

Se extingue en 1933.

años cincuenta del siglo pasado se fusiona con el Banco o y Mercantil, S. A. Para 1978 se convierte en banca múltin el nombre de Banca Cremi, S. A.

En los noventa junto con otros pasa a ser parte de Banca Unión, S. A., institución que desaparece en esa década.

ona con el Banco de Sonora, S. A. cionario en 1928. En 1939 se disuelve, cuando Rodolfo Elías Calles Chacón era el principal accionista.

927 cambia su sede a Hermosillo.

ona con el Banco Refaccionario de Occidente, S. A., en Para 1936 cambia su matriz a Nogales y en 1943 a Hermo-

Es absorbido por el Banco Nacional de México, S. A. en 1955.

933 se fusiona con el Banco del Pacífico, S. A.

32 se convierte en banco de Nogales, S. A. En 1959 pasa a nco Mexicano de Nogales, S. A.

Para 1973 se convierte en Banco Mexicano del Norte, S. A., parte del sistema de Banco Mexicano, S. A.

971 se convierte en Banco Internacional del Noroeste, S. A., és sólo en Banco Internacional, S. A., (Bital)

Al final pasa a ser Banco HSBC, S. A.

a su oficina matriz en 1945 a Hermosillo. Se convierte en cífico, S. A. en 1976 con cobertura interestatal y con oficina en Guadalajara. Se transforma en 1982 en Banco del Atlán. A.,

Con ese carácter se fusiona con Banco Internacional, S. A. en 1998, a principios de la década del dosmil este último se convierte en HSBC.

ste información al respecto. En 1976 pasa a ser Bancomer, S. A., Banca Múltipe, con el que siempre estuvo ligado.

958 se convierte en Banco de Comercio del Yaqui y Mayo,

Para 1976 se convierte en Bancomer, S. A. Banca Múltiple, con el cual estuvo vinculado siempre.

56 se transforma en Banco de Comercio de Sonora, S. A. 89

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

90

d


91

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

92

d


Capítulo III.

Capital Activo, S. A. de C. V. Sociedad Financiera Popular Una manera diferente de hacer banca d

E

n México las cooperativas de ahorro y crédito influenciadas por el sistema de Friedrich Willhelm Raiffeisen (1818-1888), pionero del poderoso movimiento del mutualismo alemán, tuvieron sus altas y bajas desde inicios del siglo xx, y entrarían en un franco desarrollo hasta la promulgación de la Ley Federal de Ahorro y Crédito Popular el 4 de junio de 2001.6 Se crea así el sector de ahorro y crédito popular, que comprendía la formación de sociedades cooperativas de ahorro y préstamo, así como las Sociedades Financieras Populares, empresas supervisadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.7 Las Sociedades Financieras Populares tendrán por objeto, según el artículo 1º de la Ley de Ahorro y Crédito Popular: 1. Regular, promover y facilitar la captación de fondos o recursos monetarios y su colocación mediante préstamos o créditos u otras operaciones por parte de las Sociedades Financieras Populares; 2. Regular, promover y facilitar las actividades y operaciones de estas últimas, su sano y equilibrado desarrollo; 3. Proteger los intereses de sus Clientes; y 4. Establecer los términos en los que el Estado ejercerá la rectoría de las referidas Sociedades Financieras Populares en términos de la presente Ley. 6

Ibidem, pp. 97-114.

7

http://www.cnbv.gob.mx/sectorpopularuc/descripciondelsector/Paginas/SociedadesFinancieras Populares.aspx

93

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Capital Activo es supervisado constantemente por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, cuya función, además de supervisar, consiste en controlar el sistema financiero nacional para que tenga un sano y equilibrado desarrollo y se protejan los intereses del público ahorrador. Logotipo en: http://www.bursatron.com.mx/portal/bursablog/11-bursablog/115-la-comision-nacional-bancaria-y-de-valores-cnbv.html

De acuerdo con esta ley, se entiende por ahorro y crédito popular la captación, en los términos de la misma, de recursos provenientes de los clientes de las entidades, así como la colocación de dichos recursos entre sus clientes. Capital Activo, S. A. de C. V., se constituyó originalmente el 17 de agosto de 2007. En asamblea general de accionistas del 28 de abril de 2009 se expuso que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, según oficios 35269/2008 y 120-30711/2008, ambos del 19 de diciembre de 2008, autorizó a Capital Activo, S. A. de C. V., para que se organizara y funcionara como sociedad financiera popular en Hermosillo, Sonora, por lo que la nueva denominación social sería Capital Activo, S. A. de C. V., Sociedad Financiera Popular, para celebrar todas las operaciones que la Ley de Ahorro y Crédito Popular le autoriza, conforme al nivel I. La administración de la sociedad estará a cargo de un consejo nombrado por la asamblea de la sociedad, integrado de la siguiente manera: presidente, Gilberto Jesús Becerra Salazar; secretario, Héctor Javier Pérez Gastélum; tesorero, Francisco Gallardo Orozco; vocales, Ramón Alejandro Noriega Villaescusa 94

d


Una manera diferente de hacer banca

y Tomás Rendón Fernández; suplentes, Francisco Arturo Bonillas Zepeda y Armando Bloch Rubio; comisario propietario, José Silvestre Pérez González; comisario suplente, Zonia Alicia Palacios Trasviña. Como director general funge el ingeniero Rafael S. Nieves Lliteras. La Sociedad Financiera Popular celebró un contrato de servicios y supervisión auxiliar con la Federación Regional de Cooperativas de Ahorro y Préstamo Noreste, S. C. L. de R. L., con sede en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, para que la supervise conforme a la Ley de Ahorro y Crédito Popular. Capital Activo, como Sociedad Financiera Popular con Nivel de Operaciones I, tiene permitido realizar las siguientes, según el artículo 36 de la Ley que la rige:

Logotipo oficial de la financiera

La Federación Regional de Cooperativas de Ahorro y Préstamo Noreste, S. C. L., de Monterrey, Nuevo León, supervisa periódicamente a Capital Activo, S. A., S. F. P., coordinada con la Comisión Nacional Bancaria.

1. Recibir depósitos de dinero a la vista, de ahorro, a plazo, retirables en días preestablecidos y retirables con previo aviso. 2. Las anteriores operaciones se podrán llevar a cabo con menores de edad en términos de la legislación común aplicable. 3. Recibir préstamos y créditos de instituciones de crédito nacionales o extranjeras, fideicomisos públicos y organismos e instituciones financieras internacionales, de sus proveedores nacionales y extranjeros, afianzadoras, aseguradoras y afores, así como instituciones financieras extranjeras. 4. Expedir y operar tarjetas de débito y tarjetas recargables. 5. Otorgar su garantía en términos del artículo 92 de esta Ley. 95

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

6. Otorgar préstamos o créditos a sus Clientes. 7. Otorgar créditos o préstamos de carácter laboral a sus trabajadores. 8. Otorgar a Sociedades Financieras Populares afiliadas y no afiliadas que supervise de manera auxiliar su Federación préstamos de liquidez, debiendo sujetarse a los límites y condiciones que mediante disposiciones de carácter general establezca la Comisión. 9. Descontar, dar en garantía o negociar títulos de crédito, y afectar los derechos provenientes de los contratos de financiamiento que realicen con sus Clientes en términos de lo dispuesto por el artículo 36 bis de la presente Ley. 10. Constituir depósitos a la vista o a plazo en instituciones de crédito y entidades financieras del exterior. 11. Realizar operaciones en valores. 12. Recibir o emitir órdenes de pago y transferencias. 13. Fungir como receptor de pago de servicios por cuenta de terceros, siempre que lo anterior no implique para la Sociedad Financiera Popular la aceptación de obligaciones directas o contingentes. 14. Realizar la compra venta de divisas en ventanilla por cuenta de terceros o propia. 15. Distribuir seguros que se formalicen a través de contratos de adhesión, por cuenta de alguna institución de seguros o sociedad mutualista de seguros, debidamente autorizada de conformidad con la Ley General de Instituciones y Sociedades Mutualistas de Seguros y sujetándose a lo establecido en el artículo 41 de la referida Ley. 16. Distribuir fianzas en términos de las disposiciones aplicables a dichas operaciones. 17. Llevar a cabo la distribución y pago de productos, servicios y programas, todos ellos gubernamentales.

96

d


Una manera diferente de hacer banca

18. Celebrar, como arrendataria, contratos de arrendamiento financiero sobre equipos de cómputo, transporte y demás que sean necesarios para el cumplimiento de su objeto social, y adquirir los bienes que sean objeto de tales contratos. 19. Celebrar contratos de arrendamiento sobre bienes muebles e inmuebles para la consecución de su objeto. 20. Realizar inversiones permanentes en otras sociedades, siempre y cuando les presten servicios auxiliares, complementarios o de tipo inmobiliario. 21. Adquirir los bienes muebles e inmuebles necesarios para la realización de su objeto y enajenarlos cuando corresponda. 22. Recibir donativos. 23. Aceptar mandatos y comisiones de entidades financieras relacionados con su objeto. 24. Las demás operaciones necesarias para la realización de su objeto social.

97

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

98

d


Capítulo iv.

Vuelta al origen d

L

a historia nos demuestra que la mejor época de Sonora fue cuando tuvo su propia banca regional, desde 1897, año en que se funda el Banco de Sonora, S. A., pasando por diez instituciones más, hasta el Banco Ganadero y Agrícola, S. A., Banganagri, como era conocido mayormente y que desapareció en diciembre de 1976 cuando “Nuestro banco” se convirtió en Banpacífico, con sede en Guadalajara. En Capital Activo queremos recuperar esas experiencias bancarias para nuestro estado, partiendo del principio de que no hay zona en el mundo que se haya desarrollado sobresalientemente sin haber contado con sus propias instituciones financieras. Creemos que se tiene un compromiso con la sociedad, con la comunidad empresarial, para recobrar esa historia bancaria prestigiosa y poder ofrecer nuevamente esos servicios a la gente de la región. Es importante contar con una banca regional. Por ello, nuestro eslogan es: Una manera diferente de hacer banca. Igualmente, deseamos rescatar los orígenes del trato personalizado de aquel entonces y de la eficacia y rapidez de sus operaciones con nosotros. Nadie conoce mejor a sus clientes que quienes vivimos aquí y hemos sido testigos de su desarrollo. Somos una institución que atiende una actividad financiera regional, que podemos captar el ahorro local y lo podemos colocar vía créditos.

99

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Estamos haciendo productivo el ahorro de la región atendiendo a las empresas que requieren una atención y respuesta rápida, personal y eficiente. Un cliente que se acerca a nosotros a solicitar un crédito, que puede ir de cincuenta mil a un millón de pesos, recibe nuestra respuesta en una semana. El cliente agradece cuando le dices que sí, pero también cuando le dices que no oportunamente. Queremos seguir creciendo sin perder ese toque personal. Creemos que esto nos debe diferenciar. Es evidente que nuestra principal fuerza no va a ser la tecnología por sí misma, sino, al contrario, el trato humano, el conocer a los clientes en general. Capital Activo está en Hermosillo inicialmente con dos oficinas, pero queremos llegar al resto de Sonora, y también contar pronto con presencia en el noroeste. El futuro de Capital Activo promete ser muy interesante, como lo son los bancos locales y regionales en otros países, que a nivel nacional quizá no son de los primeros, pero en su zona de influencia sí son los primeros. Pensamos que nuestro universo inmediato de expansión serán los estados de Sinaloa y Baja California. El destino nos va a ir llevando, el mercado de igual manera. Nuestra visión es regional. Nosotros queremos crecer porque creemos que esta necesidad de servicios existe en Hermosillo y en nuestra zona de influencia natural que puede ser el noroeste. Contamos con un capital social sólido. Los recursos existentes son suficientes para crecer. Es rentable y genera utilidades, mes a mes. Tenemos el talento humano, y estamos seguros de que en todas partes existe la necesidad de brindar un mejor servicio para atender a las pequeñas y medianas empresas, así como otorgar mejores rendimientos a los ahorradores. Hermosillo tiene 32 000 empresas registradas en el inegi, en el Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas, de las cuales un 70 u 80 por ciento son pequeñas y medianas empresas. Hoy atendemos a más de 200 clientes. Existe un universo por promover todavía aquí. Antes lo más importante era la globalización. Ahora es la regionalización. Hoy en día es estratégico, tienes que ser fuerte en tu zona. Difícilmente puedes competir contra los bancos grandes en otros lugares. Pero en tu zona tienes muchos elementos a tu favor con los cuales competir. 100

d


Vuelta al origen

En Capital Activo tenemos nuestro propio segmento del mercado de crédito que definimos especialmente. Sabemos a quiénes queremos atender. La respuesta de la gente hacia nosotros ha sido muy favorable. Gracias a ello hemos crecido, poco a poco, sin muchas complicaciones de mercado. Sentimos que tenemos muy buen recibimiento tanto de la gente que ahorra e invierte como del cliente, así como quien acude a solicitar crédito. Consideramos una gran ventaja no tener la necesidad de contar con el servicio de cuentas de cheques porque con los sistemas electrónicos es muy fácil depositarle electrónicamente su dinero al cliente cuando nos pide un crédito, o él hacernos un depósito cuando quiere realizar una inversión. Así facilitamos las operaciones al cliente para que las haga desde su oficina o su casa. Al día de hoy estamos concentrados en la parte medular de la actividad bancaria, que es el ahorro, así como los financiamientos que damos al público que nos los solicitan. En materia de ahorro e inversiones se cuenta con tasas de interés mejores que las de la banca. Esto se puede hacer porque nuestros costos de operación son bajos, no tenemos la gigantesca infraestructura bancaria. Somos una institución supervisada constantemente por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. La Comisión delega en las federaciones lo que es la supervisión auxiliar. Ellos verifican el cumplimiento de todos los lineamientos establecidos por la Ley de Ahorro y Crédito Popular. Es una supervisión constante. Hay una parte in situ, que es cuando vienen, y otra es extra situ, por medios electrónicos. Cada fin de mes elaboramos reportes obligatorios. Continuamente se nos pide información adicional. Entonces la supervisión es permanente. Para el otorgamiento de créditos se tiene una política conservadora. Hay un comité de crédito especializado, con una normatividad específica, que se reúne cuando menos una vez a la semana. Está formado por cuatro personas, especialistas en la materia y, además, accionistas de Capital Activo. Como hemos dicho, nuestra política de otorgamiento de créditos va desde los cincuenta mil hasta un millón de pesos. Las empresas grandes que sobrepasan este parámetro también se acercan a nosotros. Un millón de pesos que se les financie puede ser la diferencia positiva de muchas cosas: una nómina, un nuevo proyecto, un pago a proveedores, una liquidación, etcétera. 101

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Aunque nuestro mercado natural, que son las pequeñas y medianas empresas, está muy bien definido, también a la gran empresa le urge o necesita crédito. Hacemos una permanente y extensa promoción para atraer nuevos créditos. Nos anunciamos en revistas, directorios, foros y demás medios. Pensamos que es prioritario estar cerca de nuestros clientes, de una manera propositiva. Siempre estamos inventando cosas nuevas: folletería, frases, nuevos productos financieros. Estamos conociendo el mercado y eso nos lleva a crear nuevos servicios. En estos casi dos años no lo hemos dejado de hacer. Por ejemplo, se acaba de diseñar Capital Activo Patrimonial un área nueva con base en lo que hemos descubierto de cómo piensa la gente en materia de captación de depósitos. Nos interesa diseñar productos específicos para necesidades específicas. Podemos concluir que deseamos fielmente volver al origen, pero de una manera razonada y profesional, sirviendo al segmento del mercado que hemos definido de antemano. Brindar al cliente siempre una atención humana y honesta. Hacerle sentir que es lo más importante para nosotros. Que se sienta seguro de que lo estamos atendiendo como quisiéramos que nos atendieran a nosotros. Ser, en síntesis, la institución que provea de los servicios financieros oportunos y de mejor calidad para nuestros clientes.

102

d


Colaboradores d

103

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

d

Asamblea de Accionistas de Cap

104

d


d

pital Activo celebrada en el 2011

Sentados de izquierda a derecha: Alain Plouin Delebecque Silvestre Pérez González Josefina Robles Ruiz Hector Javier Pérez Gastélum Francisco Gallardo Orozco Rafael Nieves Lliteras Gilberto Becerra Salazar Norah Lily Galindo López Ramón Noriega Villaescusa Zonia Alicia Palacios Trasviña Parados de izquierda a derecha: Ricardo Acedo Cubillas Oscar Becerra Guilles Luis Alberto Borbón Siqueiros Miguel Angel Pérez Bustamante Tomás Rendón Fernández Jesús Miguel Padrés Durán Ana Lorena Noriega Muñoz Roberto Salmón Salgado Hector Guzmán García Alán Fontes Ozuna Pedro Rentería (en representación de Jorge Aguilar Heredia) Arturo Bonillas Zepeda

105

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

d

Consejo de Administración de Capital Activo

Lic. Gilberto Becerra Salazar,

Lic. Hector Javier Pérez Gastélum,

Presidente

Secretario

Ing. Arturo Bonillas Zepeda, Vocal

Ing. Tomás Rendón Fernández, Vocal

106

d


d

o

Consejo de Vigiancia

Lic. Francisco Gallardo Orozco,

Ing. Silvestre P茅rez G贸nzalez,

Tesorero

Comisario

C.P. Ram贸n Noriega Villaescusa,

Ing. Rafael Nives Lliteras,

Vocal

Director General 107

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

108

d


Bibliografía d

Fuentes directas Entrevistas y consultas Don Manuel Aello Valenzuela, Hermosillo, Sonora. Don Carlos Elías Elías, Hermosillo, Sonora. Señorita Evelina Elías Pellat, Arizpe, Sonora. Don Ignacio Elías Elías, Arizpe, Sonora. Don Ignacio Elías Elías Molina, Arizpe, Sonora. Don Jesús Elías Pellat, Arizpe, Sonora. Don Humberto Frías Campoy, Hermosillo, Sonora. Maestro Benjamín Gaxiola Loya, Hermosillo, Sonora. Doctora Ana Isabel Grijalva Díaz, Hermosillo, Sonora. C.P. Rosalío Moreno Durazo, Hermosillo, Sonora. Maestro Emérito Jorge Murillo Chisem, Hermosillo, Sonora. Ingeniero Rafael S. Nieves Lliteras, Hermosillo, Sonora. Licenciado Arturo Ortega Molina, Hermosillo, Sonora. Don Héctor Padrés Terán, Hermosillo, Sonora. 109

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

C.P. Higinio Reynoso Loza, Hermosillo, Sonora. C.P. Roberto Reynoso Loza, Hermosillo, Sonora. Don Armando Rodríguez Miranda, Hermosillo, Sonora. Licenciado Arturo Taubé Salazar, Hermosillo, Sonora. Licenciado Félix Tonella Luken, Hermosillo, Sonora. Don Antonio Urbina García, Hermosillo, Sonora. Don Arcadio Valenzuela Valenzuela, México, D. F. Licenciado Juan Carlos Valle Treviño, Hermosillo, Sonora. Don Horacio Vázquez del Mercado, Guaymas, Sonora. Don Ismael Verdugo, Hermosillo, Sonora.

Archivos Archivo del Gobierno del Estado de Sonora (ages), Hermosillo, Sonora. Dirección General de Notarías del Gobierno del Estado de Sonora, Hermosillo, Sonora. Instituto Catastral y Registral, Hermosillo, Sonora. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, Hermosillo, Sonora. Sala del Noroeste y Hemeroteca de la Biblioteca y Museo de la Universidad de Sonora, Hermosillo. Sociedad Sonorense de Historia, A. C.

Periódicos El Imparcial, Hermosillo, Biblioteca y Museo de la Hermosillo.

110

d

unison,

Hemeroteca,


Bibliografía

El Intruso, Cananea, Biblioteca y Museo de la Unison, Hemeroteca, Hermosillo. El Monitor Democrático, Guaymas, Archivo del Gobierno del Estado de Sonora. El Noticioso, Guaymas, Archivo del Gobierno del Estado de Sonora. Orientación, Hermosillo, Archivo del Gobierno del Estado de Sonora.

Revistas MAS, Hermosillo, Biblioteca y Museo de la Hermosillo.

unison,

Sala del Noroeste,

Fuentes secundarias Almada, Francisco R., Diccionario de historia, geografía y biografía sonorenses, estudio introductorio de José Rómulo Félix Gastélum, 4a. ed. facsimilar, Hermosillo, Instituto Sonorense de Cultura, 2009. Directorio comercial del Estado de Sonora. Sonora State Business Directory, Hermosillo, Healy-Genda, 1920-1921. Félix Gastélum, José Rómulo, Breve diccionario de historia de Sonora, Hermosillo, inédito. García y Alva, Federico, Álbum-directorio del Estado de Sonora, 1905-1907, ed. facsimilar, introducción de Ignacio Almada Bay y José Rómulo Félix Gastélum, paginada y adicionada con índices general, onomástico, toponímico y de negocios, patrocinada por el Gobierno del Estado de Sonora en la conmemoración del centenario de la obra, Hermosillo, José Rómulo Félix Gastélum (ed.), 2005. Grijalva Díaz, Ana Isabel, Sistema financiero, redes empresariales y actividad económica en Sonora, 1897-1976, tesis para obtener el grado de Doctora en

111

d


Capital Activo en Sonora: Vuelta al origen

Ciencias Sociales, Facultad de Ciencias Económicas y Sociales, Universidad Autónoma de Sinaloa, Culiacán, 2011. Imperial Zúñiga, Ramón y Fidel Ramírez Guerra, Banca social. Historia, actualidad y retos de las finanzas populares, México, Caja Popular Mexicana, 2001. Ley General de Ahorro y Crédito, México, 2001. Mijares Palencia, J., Directorio comercial del Estado de Sonora, Magdalena de Kino, ed. del autor, 1947. Pegueros, Francisco de P. (ed.), Un alto homenaje al estado de Sonora, Nogales, Arizona, Patria Libre, 1926. Pérez R., José Luis (ed.), Directorio comercial de Ciudad Obregón, Ciudad Obregón, 1947. Pesqueira Pesqueira, Héctor Alfredo, Parentescos extendidos de Sonora, S. A.,Hermosillo, ed. del autor, 1998. Teléfonos de México, Directorio telefónico, 1947, 1949, 1953, 1957, 1962 y 1972, México. Biblioteca y Museo de la unison, Sala del Noroeste, Hermosillo. Teléfonos Ericcson, Directorio telefónico, 1947. Biblioteca y Museo de la unison, Hermosillo.

Fuentes electrónicas www.bicentenario.gob.mx. http://www.cnbv.gob.mx/sectorpopularuc/descripciondelsector/Paginas/ SociedadesFinancierasPopulares.aspx http://www.bursatron.com.mx/portal/bursablog/11-bursablog/115-la-comisionnacional-bancaria-y-de-valores-cnbv.html

112

d


BibliografĂ­a

www.ejournal.unam.mx/ecu/ecunam12/ECU001200404.pdf. http://www.google.com.mx/search?q=banorte,+logotipo&hl http://media.eleconomista.com.mx/contenido/especiales/201107/08/banamex/ lt/index.html http://www.sat.gob.mx/sitio_internet/asistencia_contribuyente/informacion_ frecuente/valor_udis/ son.wordpress.com/2009/09/13/2_personajes-historia-cajeme/. http://papermoneyofsonora.com. www.wikipedia, 2011. MĂşltiples consultas.

113

d


Este libro se terminó de imprimir el mes de noviembre de 2011 en los talleres de Imagen Digital del Noroeste, S. A. de C. V. Veracruz 19-A Hermosillo, Sonora Tel. (662) 214 8822 La tipología del texto es Times New Roman de 11 puntos con 14 puntos de interlineado. Compuedición y diseño de portada: Guadalupe Zúñiga Elizalde Corrección y estilo: Guillermo Balderrama Muñoz La edición consta de 500 ejemplares y estuvo a cargo de José Rómulo Félix Gastélum

Capital Activo en Sonora: Vuelta al Origen  

Libro que describe la historia y exitosa trayectoria de Capital Activo, una Sociedad Financiera Popular de Hermosillo, Sonora y que además n...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you