Page 1

V I C E P R E SI D E N C IA D E A S U N T O S R EL I G I O S O S O FICINA CENTRAL DEL SISTEMA Rvdo. Norberto Domínguez Rodríguez -VPAR Evelyn MarcanoMarcano- Asistente Administrativa Rvdo. Julio Vargas Vidal - Ayudante Ejecutivo VPAR Exts. 2680, 2681,2684; http://capilla.inter.edu/c/index.php

LA CRUZ: CRUZ: EMBLEMA DE SACRIFICIO REDENTOR POR EL MUNDO Rvdo. Norberto Domínguez

El diccionario Larousse define la palabra emblema como figura, atributo, ser u objeto concretos destinados a simbolizar una noción abstracta, o representar una colectividad, un personaje, etc. La paloma es el emblema de la paz. Ahora bien, podemos preguntarnos: ¿cómo la cruz siendo un instrumento de muerte y destrucción se ha convertido en emblema de sacrificio redentor por el mundo? ¿cuáles son algunos de los efectos espirituales en la vida del creyente como resultado de la entrega voluntaria de nuestro Señor Jesucristo a la muerte de cruz? Antes de responder a estas preguntas permítame profundizar en dos expresiones: crucifixión y redención. Mucho antes de la era cristiana se inventó una atroz forma de ejecución considerada maldita: la crucifixión, tan utilizada por los romanos, era el método de asesinato legal más terrorífico, y de esta forma actuaba no sólo como método de ejecución, sino como advertencia a todo el que pensara vulnerar las leyes. Por eso la crucifixión era pública y en lugares abiertos, para que los cuerpos quedaran expuestos y todos pudieran ver.

La palabra más significativa que describe la muerte de Cristo por el ser humano es redención. Significa, “comprarlo de nuevo”.

En las Escrit u ras es ut ilizada específicamente para hacer referencia a la compra de un esclavo y ponerlo bajo libertad. El esclavo puede comprar su propia libertad si él viene con suficiente dinero. El dueño también puede vender su socorro a alguien más quien pueda pagar y ponerlo bajo la libertad.

MARZO 2013 ________________ ACTIVIDADES DE CAPILLA Caminatas Matutinas con Jesús (todas en la Capilla)

El precio de la redención es la sangre de Jesús la cual lo hace posible para que un Dios justo pueda justificar un pecador creyente en el fundamento de la justicia justificada. Es muy significativo en la Biblia que nosotros pertenecemos a Dios. “Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:24).

1 de marzo: Caminata #3 (Oficina del Presidente)

8 de marzo: Caminata #4 (Recursos Humanos Institucional)

15 de marzo: Caminata #5 (Vicepresidencia Asuntos Religiosos)

Jesús nos redimió por el sacrificio que él hizo en la cruz en nombre de todos nosotros. La muerte de Cristo quebranta el poder del pecado y cancela nuestra deuda porque lo pagó por completo. “Cristo nos redimió de la maldición” (Gálatas 3:13) Continua página

2

Servicio Ecuménico en Preparación a la Semana Santa 19 de marzo; 10 am Salón Multiusos

ORACIÓN CUARESMAL Señor, renueva en nosotros el don de tu Espíritu, que nos purifique en las aguas del arrepentimiento. Que nos conceda un solo corazón y una sola alma para glorificar tu nombre y proclamar tu misericordia. Abre nuestro espíritu para sentir las Escrituras, que lleguen a ser para nosotros Palabra viva e iluminen nuestros corazones. Que tu Espíritu deje tu amor en nosotros y que nos inspire la oración de este día por nuestros hermanos y hermanas, en la comunión perfecta de tu Iglesia. Por Jesucristo, tu Hijo, que reina contigo y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.

“Un hombre completamente inocente se ofreció a sí mismo por el bien de otros, incluidos sus enemigos, y asumió la redención del mundo. Fue un acto perfecto”. Mahatma Gandhi


Viene página 1

La Muerte de Cristo en la Cruz y su Efecto en la Vida Espiritual del Creyente

La cruz es el alto precio que tuvo que pagar Cristo por nuestra redención. Este precio es el comienzo de una reorientación en la forma en que el creyente enfrenta su vida en relación consigo mismo y con los demás. La muerte en la cruz no sólo tiene un efecto transformador en la vida de las personas sino también a nivel de los poderes y po t est ad es de u n m u n do decadente y opuesto a los principios de amor y justicia.

El/la creyente por medio de la fe en la muerte de Jesucristo es liberado/a de tener que pagar por sus pecados. La verdadera fe, la del compromiso real con Dios, nos libera del castigo que deberíamos merecer. ¡Celebremos que somos justificados por la fe! Por su gracia somos justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. Dios lo ofreció como un sacrificio de expiación que se recibe por la fe en su sangre. Por medio de la cruz el/la creyente muere a una forma de vida que simplemente se orienta por sus intereses particulares. No es que ya estos deban dejar de pensar en ellos. La tendencia natural existirá siempre en ellos/ellas. Lo que cambia es la motivación de vida que simplemente tiene como meta única la satisfacción

El/la creyente vive para Dios, para el prójimo, para hacer el bien, para bendecir por medio de sus palabras y acciones. Son imitadores de Cristo, son la luz del mundo”.

DANOS UN CORAZÓN… ♦ La

cruz

como

opción radical de obediencia a los principios y valores del reino. Cada creyente deberá tomar su cruz. Su cruz será la consecuencia de optar por los principios y valores del reino de Dios. No serán Mesías pero si estarán dispuestos a que sus decisiones estén guiadas por la verdad y la justicia.

♦ La vida cristiana es una vida de alegría y gozo, pero muchas veces sentiremos que el yugo se hace muy pesado. Nos costará mucho y nos cuesta sostener la fe en medio de la desesperanza y la falta de respuesta a nuestras necesidades básicas, pero el Señor estará allí junto a nosotros no nos abandonará: no nos queda otro camino: confiar y obedecer.

Danos un corazón grande para amar. Danos un corazón fuerte para luchar. Personas nuevas creadoras de la historia, constructoras de nueva humanidad. Personas nuevas que vivan la existencia como riesgo de un largo caminar. Personas nuevas, luchando en esperanza, caminantes, sedientas de verdad. Personas nuevas, sin frenos ni cadenas, personas libres que exigen libertad. Personas nuevas, amando sin fronteras, por encima de razas y lugar. Personas nuevas, al lado de los pobres, compartiendo con ellos techo y pan.

♦ La cruz es también símbolo de una forma diferente de interpretar los hechos que nos rodean. No vemos simplemente los hechos y circunstancias que nos ocurren a diario como hechos fortuitos y desencajados de un marco de interpretación espiritual. Sabemos que detrás de los acontecimientos sociales, culturales y personales se mueven fuerzas y principios espirituales.

Que la celebración de la Cuaresma y la Semana Santa sirvan para acercarnos a Aquel q u e s u p o despojarse a sí mismo, siendo Dios, y tomando la condición humana se humilló para que tu y yo disfrutáramos de vida y vida en abundancia.

“Este mensaje tan sencillo transformó el mundo para siempre: “No está aquí, pues ha resucitado”. (Linda Bowles) “Las manos traspasadas de Jesús crucificado nos dejan ver el corazón de Dios henchido de amor. (Anónimo) “La vida no empieza a los cuarenta ni a los veinte, sino en el Calvario.” (Elaine Kilgore) “Si Jesús volvió a la vida en el año 33, significa que sigue con vida en la actualidad, porque es Dios. He ahí el mensaje pascual. (Michael Whitehead) “Jesús emergió del sepulcro para invadir mi corazón”. (Donna Hosford)


DESDE MI CRUZ A TU SOLEDAD Te escribo desde mi cruz a tu soledad, a ti, que tantas veces me miraste sin verme y me oíste sin escucharme. A ti, que tantas veces prometiste seguirme de cerca y sin saber por qué te distanciaste de las huellas que dejé en el mundo para que no te perdieras. A ti, que no siempre crees que estoy contigo, que me buscas sin hallarme y a veces pierdes la fe en encontrarme; a ti, que a veces piensas que soy un recuerdo y no comprendes que estoy vivo. Yo soy el principio y el fin, soy el camino para no desviarte, la verdad para que no te equivoques y la vida para no morir. Mi tema preferido es el amor, que fue mi razón para vivir y para morir. Yo fui libre hasta el fin, tuve un ideal claro y lo defendí con mi sangre para salvarte. Fui maestro y servidor, soy sensible a la amistad y hace tiempo que espero que me regales la tuya. Nadie como yo conoce tu alma, tus pensamientos, tu proceder, y sé muy bien lo que vales. Sé que quizás tu vida te parezca pobre a los ojos del mundo, pero Yo sé que tienes mucho para dar, y estoy seguro que dentro de tu corazón hay un tesoro escondido; conócete a ti mismo y me harás un lugar a mí.

Si supieras cuánto hace que golpeo las puertas de tu corazón y no recibo respuesta. A veces también me duele que me ignores y me condenes como Pilatos, otras que me niegues como Pedro y que otras tantas me traiciones como Judas. Y hoy, te pido paciencia para tus padres, amor para tu pareja, responsabilidad para con tus hijos, tolerancia para los ancianos, comprensión para todos tus hermanos, compasión para el que sufre, servicio para todos. Quisiera no volver a verte egoísta, orgulloso, rebelde, disconforme, pesimista. Desearía que tu vida fuera alegre, siempre joven. Cada vez que aflojas, búscame y me encontrarás; cada vez que te sientas cansado, háblame, cuéntame. Cada vez que creas que no sirves para nada no te deprimas, no te creas poca cosa, no olvides que yo necesité de un asno para entrar en Jerusalén y necesito de tu pequeñez para entrar en el alma de tu prójimo. Cada vez que te sientas solo en el camino, no olvides que estoy contigo. No te canses de pedirme que yo no me cansaré de darte, no te canses de seguirme que yo no me cansaré de acompañarte, nunca te dejaré solo. Aquí a tu lado me tienes, estoy para ayudarte. Te quiero mucho, tu amigo: Jesús

Servicio Ecuménico en Preparación a la Semana Santa 19 de marzo de 2013, Hora: 10 am Salón Multiusos


CAMINO (Poema de Cuaresma) Hoy vamos, Señor, en un camino, que se ve como la ruta del Calvario. Es Cuaresma y nos sentimos ya crucificados. La vía dolorosa se hace lenta e interminable. No, hoy no es la multitud gritando ¡crucifícalo! Es la multitud que está siendo sentenciada. Hoy son unos cuantos, los poderosos, Señor que gritan, escupen, maldicen, golpean y coronan a este mundo con espinas de dolor y muerte. Guerras, terrorismo, secuestros, corrupción, enfermedades, abusos a niños y niñas, despidos de hombre y mujeres, hambre.... Hoy vamos, Señor, por un camino que se ve como la ruta del Calvario. Es Cuaresma y nos sentimos ya crucificados. Danos fuerzas, Señor. Gracias por acompañarnos en esta ruta para ti ya conocida. Afianza nuestra esperanza de ¡Resucitar para Vida! ©2004 Red Latinoamericana de Liturgia CLAI Autora: Betty Hernández

LA CRUZ; EMBLEMA DE SACRIFICIO Y REDENCION POR EL MUNDO  

MATERIAL DE REFLEXION CRISTIANA

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you