Page 5

Tratándose de un instrumento tan extendido y usado por numerosos profesionales que trabajan con familias, llama la atención que no exista un consenso sobre el modo de construir un genograma. J.C. McGoldrick y R. Gerson (1987) ya constataron, hace años, la falta de acuerdo para configurarlo, destacando además las discrepancias sobre e! tipo de información que ofrece y la manera de interpretarla. Desde que L. de la Revilla (1994) comenzó a usar el genograma para e! estudio de las familias, ha mantenido el criterio de utilizar siempre los mismos símbolos y procedimientos, ya que es la única forma de permitir su lectura, con independencia de quiénes sean los que lo realizan. Esto no es óbice para que ante nuevas necesidades y exigencias clínicas se creen otros elementos que permitan nuevas lecturas e interpretaciones del genograma (De la Revilla, 2004). El profesional, cuando construye el genograma, se encuentra con un dibujo que modifica la relación tradicional con su paciente, ya que tiene frente a sí una gran cantidad de información que hace referencia tanto al enfermo como a su familia, y que nos permite conocer:  La tipología estructural familiar y su relación con la función familiar. Un ejemplo de esta relación la encontramos en la población inmigrante que incluso cuenta con una especial estructura familiar (De la Revilla Negro et al., 2010).  Las etapas del CVF (Ciclo vital familiar) y, en consecuencia, los cambios y crisis del desarrollo, especialmente importantes durante las fases de la adolescencia y de nido vacío.  La aparición de eventos estresantes tanto en el espacio familiar como en el contexto social.  Las características cuantitativas y cualitativas de la red social y del apoyo social que aportan.  El entramado de relaciones familiares y los conflictos relacionales.  Las características del entorno social con sus aportaciones positivas y negativas.  Las peculiaridades de las enfermedades crónicas y la dependencia desde una nueva perspectiva familiar y social.  La obligación de incluir en el genograma al menos tres generaciones nos facilita tener información sobre creencias, mitos y experiencias transgeneracionales sobre la salud y la enfermedad y de determinadas pautas repetitivas sobre aspectos estructurales, hábitos y conductas. Además, permite entender determinadas pautas relacionales o estilos de afrontar situaciones críticas que tienen los miembros de una familia de procreación y que proceden de las normas y reglas de las familias de origen.

“El genograma es la representación gráfica del desarrollo familiar a lo largo del tiempo y la herramienta capaz de incorporar categorías de información al proceso de resolución de problemas.” Durante la entrevista para realizar el genograma, los profesionales de la salud tienen una visión distinta de la realidad, ya que no se centra en el paciente identificado sino que se ocupa de todos los miembros de la familia. Esta nueva visión sistémica estimula al clínico a realizar nuevas preguntas para conocer elementos ocultos sobre roles y funciones y para comprender las pautas relacionales, las alianzas o coaliciones. Por otra parte, al enseñar el 'genograma a los miembros de la familia, no sólo les ayuda a verse a sí mismos de una manera distinta, sino que facilita que la entrevista siga una nueva orientación, permitiendo preguntas sobre cuestiones conflictivas o cargadas de emociones. El genograma es un nexo de unión entre el equipo de salud, el paciente y la familia, que facilita y estimula su colaboración. _________________________________________________________________________________________ EU René Castillo Flores

www.CapacitacionesOnline.com

Salud Familiar Instrumentos de Evaluación Familiar R. Castillo 2012  

Actualización en Instrumentos de Evaluación Familiar relizada por el docente René Castillo Flores. Chile 2012

Salud Familiar Instrumentos de Evaluación Familiar R. Castillo 2012  

Actualización en Instrumentos de Evaluación Familiar relizada por el docente René Castillo Flores. Chile 2012

Advertisement