Page 71

Atención de las Infecciones de Trasmisión Sexual y VIH-Sida y Hepatitis

3 Encontrar sustitutos (a conductas de riesgo): Los consejeros pueden ayudar a los adolescentes a entender si sus conductas de riesgo satisfacen sus necesidades, y a explorar alternativas más sanas (Coury-Doniger y col., 2000). Por ejemplo, un consejero puede sugerir que un joven sustituya el emborracharse y las aventuras de una noche, por citas y relaciones más desarrolladas.

4 Evitar señas/recordatorios (control de estímulos): Investigaciones sobre el abandono del hábito de fumar y las conductas adictivas muestran que las conductas se convierten en patrones por factores ambientales, psicológicos o emocionales que estimulan la conducta. De manera similar, muchos clientes explican que estados de ánimo específicos o detonantes ambientales -como personas, lugares y eventos- evocan su conducta sexual, incluyendo la conducta de alto riesgo. El desafío para el consejero en esta instancia es ayudar a la persona joven a identificar los catalizadores que evocan dicha conducta y a encontrar alternativas para los mismos. Ejemplo de esto es un joven que tenía encuentros sexuales en los baños públicos de una ciudad cercana. Dijo que iba a los baños públicos en sus momentos de mayor ansiedad. El consejero le preguntó por qué estaba ansioso y averiguó que la conducta la provocaba el temor de que su padre se diera cuenta de que era homosexual. A esta ansiedad se sumaba su temor de abandonar la escuela. El consejero ayudó al joven a tomar conciencia de estos detonantes y le enseñó a utilizar técnicas de relajación. Además, lo estimuló a no concurrir a los baños cuando sintiera ansiedad y lo puso en contacto con un grupo de apoyo para LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y travestis). En este caso, una combinación de sustituciones (utilizar técnicas de relajación), evitar detonantes (no ir a los baños) y relaciones de ayuda (grupos de apoyo) ayudaron al joven a modificar su conducta. 5 Convertirse en un modelo a imitar (liberación social): Una intervención común utilizada en la prevención del VIH es convertirse en modelo o ejemplo, ya que ayuda a prevenir recaídas. Los consejeros pueden estimular a los jóvenes clientes que han alcanzado la etapa de mantenimiento a convertirse en modelos para sus pares. En el desarrollo de estas intervenciones que toman en cuenta la preparación del joven para el cambio, los consejeros deben también responder a la situación individual y etapa de desarrollo en que se encuentra el adolescente. Vernon (1993) sugiere algunas claves muy útiles para el desarrollo de intervenciones con jóvenes:

MODULO VIII

Página 71

ITS VIH SIDA OBS 8  
ITS VIH SIDA OBS 8  
Advertisement