Issuu on Google+

CAMBIO CLIMÁTICO Y PROPAGACIÓN DE ENFERMEDADES INFECCIOSAS Grupo “Apoptósicos”. 1º Medicina 2013-2014

GARCÍA MURILLO MARINA IBÁÑEZ GARCÍA DAVID MOKACHIR MOHSENIN ZORAYA MARTÍN CELA ELENA SÁNCHEZ YUDEGO YAIZA

1


2


ÍNDICE

1) Relación clima, salud y enfermedad 2) Causas del cambio climático y evidencias del mismo 3) Mecanismos por los cuales afecta a la salud humana 4) Mecanismos por los cuales se relaciona con las enfermedades infecciosas 5) Casos y ejemplos 6) Valoraciones y conclusión. 7) Bibliografía

3


4


El objetivo del presente trabajo, realizado por los alumnos de la Universidad de Valencia, es doble; ya que por un lado el trabajo se engloba dentro de las actividades prácticas que se elaboran para la asignatura de Universidad, Salud y Sociedad. Por otro lado, este trabajo pretende abordar el tema del cambio climático y las enfermedades infectocontagiosas, profundizando en la relación existente, las modificaciones de la misma, causas y efectos; todo ello ilustrado con ejemplos que reflejen dicho contenido.

1.- Relación clima, salud y enfermedad. En este punto, vamos a abordar la compleja relación existente entre el clima, la salud y las distintas enfermedades que afectan a la biodiversidad, centrándonos especialmente en las que afectan al ser humano. Desde los inicios de la humanidad se observa esta estrecha relación. Las primeras zonas habitadas por las grandes civilizaciones del pasado presentaban un clima propicio para el desarrollo de la vida en ellas. El clima de la zona determinaba el tipo de patógenos presentes en ella y la adaptación de su población a los mismos. Hay que remarcar que durante toda la etapa pre-industrial, las alteraciones antropogénicas del clima eran prácticamente mínimas comparadas a las actuales y este hecho es “conditio sine qua non” se puede mantener el equilibrio entre ambas magnitudes. Por ello, es un hecho probado la influencia recíproca que se establece entre el clima y la vida humana. A pesar de ello, establecer una relación directa causa-efecto, clima-enfermedad, no resulta sencillo debido a su condición multifactorial. La existencia de distintas variables de naturaleza muy diversa (económicas, socioculturales, poblacionales, médicas…etc) dificultan mucho el estudio de la relación. Los factores estrictamente climatológicos no son exclusivamente los que determinan el modelo (ejemplo del llamado efecto mariposa: hasta el, en apariencia, mínimo factor puede influir en la relación). Por ese motivo se han desarrollado distintos modelos epidemiológicos predictivos teóricos, con el objetivo de determinar el grado de sensibilidad de las distintas enfermedades a las variaciones climáticas y su relación con los brotes infecciosos para poder así implementar medidas preventivas

5


En la década de los 90, las preocupaciones iniciales de la comunidad científica respecto al aumento del efecto invernadero y el consecuente cambio climático, se centraban en el daño ecológico que supondría. El punto de enfoque de sus investigaciones enfatizaba en los impactos medioambientales y los cambios del modelo energético y productivo actual, pero se ignoraba su relación con la salud.

Este desequilibrio fue progresivamente modificándose a medida que surgían nuevas líneas de investigación sobre los probables efectos que el cambio climático tendrá en la salud humana y la propagación de enfermedades. Dentro de las variaciones climatológicas la evolución del llamado calentamiento global por aumento de la emisión los gases de gases de efecto invernadero merece especial atención. En las últimas décadas ya ha aumentado la temperatura del planeta en 0.8 grados Celsius y se prevé otro aumento de 0.6 grados Celsius en la temperatura global en las próximas décadas. Estas estimaciones nos llevan a pensar que el cambio

6


climático es ya una realidad presente con muchas probabilidades de continuar en un futuro. El cambio climático es un fenómeno emergente con una distribución no equitativa, ya que los mayores riesgos los padecen las poblaciones más pobres, que son las que menos contribuyen en la emisión de gases generadores del efecto invernadero. El cambio climático tiene implicancias sobre la salud pública, principalmente en grupos con mayor vulnerabilidad, como inmunocomprometidos, ancianos, niños, enfermos cardiovasculares y aquéllos países en desarrollo cuyas poblaciones son más propensas a la desnutrición, falta de acceso a agua potable y a contraer enfermedades infecciosas, sobre todo aquellas prevalentes más vinculadas y asociadas al clima como la malaria, la fiebre del dengue, leishmaniosis o encefalitis virales.

Maplecroft´s Climate Change Vulnerability Index 2012 No obstante, la relación entre el clima y las enfermedades transmitidas por insectos distan de ser simples. La incidencia y la distribución geográfica de las enfermedades transmitidas por el agua, alimentos y vectores, pueden verse afectadas por cambios en las condiciones climáticas. Cambios en la temperatura, la humedad, el patrón de precipitaciones o vientos, influyen en la reproducción y maduración de vectores. Son procesos ecológicos complejos, en los que intervienen otros factores ambientales y sociodemográficos, por lo que es difícil efectuar predicciones lineales. Por ejemplo, el mismo aumento de las lluvias en zonas húmedas podría reducir la malaria al eliminar los mosquitos inmaduros. Sin embargo en términos generales, se cree que existe una relación directa entre la subida de las temperaturas y la ampliación de la distribución geográfica y prevalencia de éste tipo de enfermedades. Algunos expertos estiman que para 2080, hasta 320 millones de personas (inmunológicamente nunca expuestas al mosquito antes) más podrían estar afectadas por la malaria

7


Aunque ésta relación, también dependería de la riqueza y nivel de bienestar social de las naciones afectadas, la infraestructura sanitaria nacional de cada país afectado o la capacidad de las autoridades para aplicar medidas paliativas. Otros factores ecológicos y sociales son igualmente importantes: el almacenamiento de agua y los sistemas de eliminación de excretas, las prácticas agrícolas, la deforestación, la densidad poblacional, las condiciones de vida El conocimiento de la forma en que las enfermedades responden a variables climáticas (y no climáticas) ayudara a predecir y mitigar esta propagación de enfermedades mortales. Si bien, este monitoreo debe ir acompañado de un plan de acción resolutivo efectivo, con un enfoque integral que reúna a grupos multidisciplinares. Las medidas van desde la simple implementación de soluciones técnicas de bajo costo y tecnología, como mosquiteras y filtros para agua hasta acuerdos sociopolíticos globales pala estabilizar y limitar la migración fuera de las áreas de epidemia de la enfermedad

2) Causas del cambio climático y evidencias del mismo: La energía recibida por la Tierra desde el Sol, debe estar en balance con la radiación emitida desde la superficie terrestre, o sea, debe haber un equilibrio energético.

8


Pero existen factores que no son partícipes directos del sistema climático, se les conoce como “forzante climático”, lo que implica que es un factor que obliga o empuja al clima a un nuevo estado. Entre las causas encontramos: Causas naturales: Incluyen actividad volcánica o cambios en la energía recibida desde el Sol, entre otros. Causas antrópicas: (generadas por actividades humanas): Incluye la quema de combustibles fósiles, tala de bosques, entre otros.

Primero vamos a explicar las causas naturales que influyen en el cambio climático: Movimiento de los continentes: Puede parecer ajeno al clima, pero el movimiento de los continentes también influye en el clima del planeta en el que vivimos. Cuando cambia el aspecto de la tierra, su posición, su forma... El viento, la lluvia, las corrientes oceánicas cambian. Aunque también puede ser al revés, es decir según un estudio realizado por la universidad nacional de Australia, también el cambio climático extremo influye en el movimiento de las placas tectónicas. Un ejemplo de esto, según los investigadores: El doctor Giampiero Iaffaldano, de la Escuela de Ciencias de la Tierra de dicha universidad, según informa The Sidney Morning Herald, dijo: La lluvia del monzón se incrementó en cuatro metros cada año, lo cual aceleró el movimiento de la placa de la India a razón de un centímetro por año.

Por tanto, tanto el cambio climático influye en la dinámica de las placas tectónicas, como estas en el cambio climático.

9


Actividad volcánica: Las erupciones volcánicas, por ejemplo, inyectan grandes cantidades de polvo y dióxido de azufre, en forma gaseosa a la atmósfera superior, la estratósfera, ahí son transformados en aerosoles de ácido sulfúrico. Se mantienen en esa zona por varios años, gradualmente esparciéndose por todo el globo. La contaminación volcánica resulta en reducciones de la iluminación solar directa (puede llegar a un 5 ó 10%) y generan bajas considerables de temperatura a nivel global.

Las corrientes oceánicas: Los océanos componen una gran parte del sistema climático. Cubren casi un 71% de la Tierra y absorben alrededor del doble de la radiación del sol, por tanto las corrientes oceánicas mueven grandes cantidades de calor por el planeta a través de canales. En nuestro planeta, las diferencias de temperatura entre los trópicos y los polos no son tan importantes debido a las corrientes marinas, que transportan agua caliente de los trópicos a los polos, y agua fría de los polos a los trópicos, y a la circulación general atmosférica, que tiende a suavizar la temperatura de la zona tropical y a templar la de las zonas polares. Sin embargo algunos científicos expertos en clima alertan de que el calentamiento global podría interrumpir las corrientes oceánicas y marinas, lo que conduciría paradójicamente al comienzo de una era glacial. El cambio climático podría llevar a la descongelación del hielo marino que cubre el Ártico, lo que alteraría o incluso detendría las grandes corrientes del Océano Atlántico y conllevaría además un aumento de las

10


lluvias y las nevadas. Sin el calor que proporcionan estas corrientes marinas la temperatura media en Europa y Norteamérica podría descender de 5 a 10 grados centígrados, una situación similar que ya se vivió en el planeta hacia el final de la última era glacial, hace aproximadamente 20.000 años..

Actividad solar:

Aunque este efecto esta muy debatido sobre si es o no un efecto, yo lo nombro debido a que el sol es la mayor fuente de energía de la tierra, cualquier variación en la frecuencia solar influye en nuestro clima. Los científicos (entre ellos los de la universidad de Maine) han observado que el número de manchas solares sobre la superficie del sol, determinan las erupciones solares y cuantas más manchas solares, mayor es la energía solar que emiten. Aunque aún no se ha establecido una relación directa entre los cambios en la actividad solar y el cambio en nuestro clima, existen algunas posibilidades de que así sea, por tanto, cabe mencionarlo aquí. Pero no nos pensemos que las causas naturales son las principales en el cambio climático, sino que es la huella del hombre el que más daño causa al clima terrestre. Y nos preguntamos ¿Cómo? El ser humano desde aproximadamente la revolución industrial lleva emitiendo gases de efecto invernadero que realmente afectan al clima.

Causas antrópicas: Estos gases de efecto invernadero absorben y remiten la radiación en onda larga, devolviéndola a la superficie terrestre, causando el aumento de temperatura, fenómeno 11


denominado Efecto Invernadero. En la siguiente tabla mostraremos los principales gases causantes del Calentamiento Global: (Ppm: partes por mill贸n)

12


Pero nos olvidamos del Vapor de agua: Uno de los gases de efecto invernadero de mayor importancia, ya que es un constituyente vital de la atmósfera, en promedio 1% por volumen. Por tanto juega un rol de vital importancia en el balance energético global de la atmósfera.

Uno de los resultados del Efecto Invernadero, es mantener una concentración de vapor de agua en la baja troposfera mucho más alta que la que sería posible en las bajas temperaturas que existirían sin este fenómeno. Los datos muestran que en la medida que la temperatura superficial aumenta, también lo hace la humedad atmosférica, por lo tanto, las emisiones de gases invernadero a la atmósfera hace que ésta se ponga más húmeda y como el vapor de agua en sí mismo es un gas de efecto invernadero, el aumento de humedad amplifica el calentamiento producido por el dióxido de carbono. Por tanto el cambio climático se ve afectado en gran medida por la actividad humana: En particular como ya hemos dicho, por la utilización de combustibles fósiles, la deforestación (talas o quemas de superficie forestal, así como por la obtención de suelo para la agricultura, minería y ganadería) Todo provoca el aumento de los gases de efecto invernadero, sobre todo de CO2, y este as al acumularse con otros, logra atrapar la radiación solar cerca de la superficie terrestre, provocando la absorción de calor y por lo tanto, el calentamiento global.

Para corroborar las causas anteriores, solo hace falta ver la tierra 50 años atrás y compararla con hoy en día. De ahí a que hayan evidencias claras de que algo esta pasando con el clima, por eso a continuación para corroborar las causas anteriormente explicadas, mostraremos las evidencias del Cambio Climático:

13


Evidencias del cambio climático:

1.- Aumento de la temperatura global : El aumento del calentamiento global se debe en gran medida al aumento de la concentración de dióxido de carbono y otros gases, ya que atrapan el calor.

Las tres reconstrucciones más importantes de la temperatura global terrestre muestran que la Tierra se ha calentado desde 1880. La mayor parte de este calentamiento ha sucedido desde 1970, con los 20 años más calurosos desde 1981 y los diez más calientes en los 12 últimos años. Aunque los años del 2000 han sido afectados por un declive en la emisión de calor solar, con su mínimo entre 2007 y 2009, las temperaturas de la Tierra continúan su aumento.

14


2.- Los océanos se calientan : Han absorbido la mayor parte del aumento de calor, los 700 metros superiores de los océanos muestran un aumento de 0.302 grados Fahrenheit desde 1969. A lo largo del siglo pasado, el calentamiento global ocasionado por las actividades humanas que emiten dióxido de carbono, un gas que atrapa el calor, ha generado un aumento aproximado de 0,6 °C en la temperatura media del planeta. En los océanos, este cambio ha sido de aproximadamente tan solo 0,1 °C. Este calentamiento se ha producido desde la superficie hasta una profundidad de alrededor de 700 metros, donde habita la mayoría de la fauna y flora marinas. El que los océanos se calienten provoca, que el agua se dilate, por eso la consecuencia más inmediata de que el agua se dilate es el aumento del nivel del mar:

3.- Disminución de la extensión y capas de hielos y producción de retrocesos glaciares:

Esto es debido al aumento de la temperatura media del planeta. Todo esto contribuye al aumento del nivel del mar. Las placas de Groenlandia y la Antártida ha disminuido en masa. Además la extensión y grosor del hielo ártico ha disminuido rápidamente en las últimas décadas y Los glaciares en todo el mundo están retrocediendo, incluyendo los Alpes, Himalaya, Andes, Alaska, África y otros lugares.

15


4.- Aumento del nivel del mar: El nivel mundial del mar ha aumentado 17 centímetros en el siglo XX. El aumento del nivel del mar en la última década es casi el doble del siglo pasado. Se cree que el aumento de las temperaturas ha elevado el nivel del mar, como consecuencia del deshielo de las capas polares. Según el PICC, los niveles oceánicos aumentaron entre 10 y 20 centímetros en el Siglo XX. Para el 2100 predicen un aumento de entre 9 y 88 cm.

5.- Eventos meteorológicos extremos: A partir del aumento de la Temperatura media, los fenómenos meteorológicos extremos, como lluvia o tormentas más intensas, se han multiplicado. Muchos climatólogos afirman que ya se pueden percibir los efectos del aumento de las temperaturas en la proliferación e intensificación de tormentas tropicales, huracanes y ciclones. Cuando la temperatura de la superficie del agua se eleva, el agua se evapora con mayor facilidad, lo que contribuye a que las pequeñas tormentas que se forman en el océano se conviertan en sistemas de mayor tamaño e intensidad.

16


6.- Acidificación de los Océanos :

Desde el inicio de la Revolución Industrial la acidez de las aguas superficiales de los océanos ha aumentado en un 30%, es el resultado del aumento del CO2, el que ha aumentado la acidez de los océanos (aumento del PH de los océanos) al mayor ritmo en los últimos 65 millones de años, un fenómeno que, añadido a la sobrepesca, sentencia a las principales especies marinas y a los arrecifes de coral al colapso en apenas unas décadas.

7.- Cambio en el comportamiento animales y vegetativas:

de

algunas

especies

El aumento de la temperatura del mar también está asociado a la proliferación de especies invasoras y de enfermedades marinas. La evolución de un hábitat marino estable depende de un gran número de factores, incluida la temperatura del agua. El aumento de la temperatura de un ecosistema puede favorecer la entrada de especies o

17


bacterias foráneas que en el pasado habían quedado excluidas. Esta circunstancia puede forzar la migración e incluso la extinción de una o varias especies. Quizás, el organismo marino más vulnerable al cambio en las temperaturas es el coral. Hay pruebas de que el blanqueo de los arrecifes (la pérdida de sus algas simbióticas) se produce incluso con el más mínimo aumento persistente de las temperaturas. El blanqueo ralentiza el crecimiento de los corales, los hace más propensos a contraer enfermedades y puede causar la extinción masiva de los arrecifes.

3. Mecanismos por los cuales afecta a la salud humana. Podemos considerar al cambio climático como la amenaza más grande para la salud humana. Esto es debido a que la salud del planeta está vinculada a la salud de la población. ¿Por qué decimos esto? Es fácil. La salud humana depende de todo el ecosistema que tiene alrededor( del agua, alimentos, la población social…)Mientras el clima está cambiando, todos los ecosistemas luchan por hacerle frente rápidamente a todo cambio ecológico. Por tanto, el cambio climático tiene numerosos efectos sobre la población y sobre su salud.

Ilustración 1. Mecanismos por los que el cambio climático afecta a la salud humana. Los efectos del cambio climático sobre la salud humana podemos explicarlos haciendo referencia a la ilustración 1. Además, Estos pueden ser clasificados como efectos directos o indirectos:

18


Cuando hablamos de efectos directos nos referimos a eventos meteorológicos que llevan a desastres naturales como tornados, tormentas, huracanes, olas de calor y precipitaciones extremas. Los fenómenos naturales devastadores además de poder llegar a producir una gran mortalidad, usurpa a la región afectada sus cosechas produciendo malnutrición y hambre. 60.000 muertes están relacionadas con desastres naturales en el año 2006 (el 95% en países pobres). Las variaciones meteorológicas intensas a corto plazo (como los extremos de frío o calor) también pueden afectar gravemente a la salud causando enfermedades fatales como golpes de calor, hipotermia y también el aumento de enfermedades cardiacas y enfermedades del sistema respiratorio. Estos efectos pueden ser muy significantes. Temperaturas anormales en Europa en el verano del año 2003 se asoció con al menos 27.000 muertes. Cuando nos referimos a efectos indirectos nos referimos a las consecuencias que se producen en el ecosistema debido a los cambios meteorológicos y qué conlleva para la salud. Además de producirse ahogamientos y el aumento de enfermedades infecciosas por el agua, un incremento en el nivel del océano , pueden llegar a inundar regiones costeras, altamente pobladas y productivas, y producir un movimiento migratorio forzoso debido a sus dificultades de acceso al agua potable y alimentos. Esto podría aumentar las tensiones y el riesgo de conflicto, poniendo en peligro la sociabilidad necesaria en esos momentos. También podría llegar a producir la salinización de los acuíferos y por tanto la disminución de agua potable y el aumento de un agua inadecuada.

A lo largo de los últimos 50 años, las actividades humanas han liberado cantidades de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero suficientes para afectar el clima mundial. La concentración atmosférica de carbono ha aumentado un 30 % desde la revolución industrial. Esto es lo que se denomina contaminación atmosférica, la cual aumenta gravemente las enfermedades respiratorias y cardiovasculares, además de aumentar la temperatura global del planeta. El agujero de la capa de ozono, tiene como consecuencia el agotamiento del ozono en la capa estratosférica lo que provoca una mayor exposición a los rayos UVA y por tanto un aumento de enfermedades como el cáncer. El aumento de temperatura global modifica los niveles y la distribución de estacional de partículas aéreas naturales (como el polen) y pueden provocar asma. Hay 300 millones de personas con asma y se teme que el alza de la temperatura eleve este 19


número. Este incremento de temperatura también puede conllevar a la pérdida de biodiversidad y a la desertificación y desertización de la tierra.

Ilustración 2. Aumento de temperatura debido a cambio climático También podemos hablar de enfermedades transmitidas por vectores, agua y alimentos. Los vectores, se ven afectados por la temperatura, la humedad, las precipitaciones o vientos los cuales influyen en la reproducción y maduración de vectores. Son procesos ecológicos complejos, en los que intervienen otros factores ambientales y sociodemográficos, por lo que es difícil efectuar predicciones lineales. Sin embargo, la mayor parte de los modelos indican que el cambio climático podría inducir un aumento en el número de casos y la presencia estacional de enfermedades transmitidas por vectores, como el paludismo, el dengue o las encefalitis virales. Por tanto, el cambio ambiental tiene un gran potencial de selección de distintas enfermedades infecciosas, lo cual favorece la aparición de epidemias. Un ejemplo de ello, es la epidemia de dengue boliviana en 2008, seguida por la Argentina en 2009 una de las más importantes de la historia. Otro ejemplo lo encontramos en el Ártico, donde las temperaturas están aumentando rápidamente, dando lugar a que los parásitos se desarrollen más rápido. Un gusano pulmonar que afecta a los mamíferos del Ártico 'Ovibos moschatus', por ejemplo, puede ahora ser transmitido durante un período más largo cada verano, por lo que es un grave problema para las poblaciones a las que infecta. El agua es un elemento básico para la vida, pero 1,1 billones de personas no tienen acceso a aguas seguras y 2,4 billones a condiciones básicas de saneamiento. El aumento de la variabilidad de las precipitaciones puede poner en riesgo el suministro d agua dulce. La falta de agua y su mala calidad pueden poner en peligro la salud y la higiene, con el consecuente aumento de enfermedades diarreicas o de tracoma (infección ocular que puede causar ceguera). Además, su escasez obliga a las personas a transportar agua desde lugares alejados y almacenarla en sus casas lo que puede aumentar el riesgo de contaminación o servir de criadero de mosquitos, que como hemos comentado anteriormente son vectores de importantes enfermedades infecciosas. Los alimentos pueden verse afectados por periodos de sequía, inundaciones o frío llevando a la población a periodos de malnutrición y hambre. La malnutrición, ya es 20


la causa de millones de muertes anuales, tanto por la falta de nutrientes como por el aumento de la vulnerabilidad a enfermedades respiratorias e infecciosas. El aumento de temperatura del planeta y la variabilidad de precipitaciones reducirá las cosechas en muchas regiones tropicales en desarrollo donde la seguridad alimentaria ya es un problema. Sin embargo, el impacto del cambio climático en las enfermedades depende de la fisiología de los organismos involucrados, la ubicación en el planeta y la estructura de las comunidades ecológicas. Por tanto, las consecuencias del cambio climático en las distintas regiones del planeta serán diferentes. Pongamos un ejemplo: En regiones donde predomina el frío por ejemplo en el polo norte, si aumentan las temperaturas, la vegetación (que está adaptada a un ambiente hostil) desaparecerá dejando lugar a otro tipo de vegetación. Además, aumentando la temperatura en estas regiones aparecerán nuevas enfermedades que antes no eran propias en regiones frías. En regiones más cálidas y húmedas se podría producir un aumento de enfermedades infecciosas debido a las óptimas condiciones para que se reproduzcan algunos vectores de transmisión como los mosquitos. Por consiguiente, estos cambios de temperatura lo que hará es llevar las enfermedades propias de una región, a otras que carecen de inmunidad ante ellas. Estos son los mecanismos por los que el cambio climático afecta a la salud humana, pero a continuación nos centraremos en los mecanismos por el que el cambio climático afecta a las enfermedades infecciosas.

4. MECANISMOS POR LOS CUALES EL CAMBIO CLIMÁTICO SE RELACIONA CON LAS ENFERMEDADES INFECCIOSAS 4.1. La relación entre clima e infección Los efectos del cambio climático o el clima sobre la incidencia de las enfermedades infecciosas no se circunscribe a un sólo ámbito o nivel. De la misma manera, el proceso epidemiológico es un fenómeno multifactorial que comprende diferentes variables que condicionan el desarrollo del mismo. Dada esta su complejidad, los estudios rehuyen análisis simplistas y las predicciones se proyectan de forma prudente, en consideración con los diferentes agentes implicados, y la información recopilada de cada uno de ellos. Pese a todo esto, sí que se ha advertido una relación positiva entre los cambios climatológicos inducidos por procesos provocados por el hombre, como es el caso del incremento del efecto invernadero, a un mayor riesgo de brotes epidémicos. La variabilidad climática natural y su relación con las epidemias: El Niño El fenómeno de "El Niño/oscilación austral" (ENOA) es el ejemplo más conocido de variabilidad climática natural y se asocia a un aumento del riesgo epidemiológico de ciertas enfermedades transmitidas por mosquitos, sobre todo de la malaria. Se ha observado que durante el fenómeno de El Niño aumentan en un 30% los casos de malaria en Venezuela y Colombia, los casos se multiplican por cuatro en Sri Lanka y aparecen en el norte de Pakistán. La incidencia de leishmaniosis visceral aumentó en un 39% y 33% en 1989 y 1995 respectivamente tras las oscilaciones climáticas de El Niño en el estado de Bahía (Brasil). 21


Igualmente, se han registrado incrementos de casos de dengue en las islas del Pacífico, sureste de Asia y Sudamérica. También aumentan los casos de encefalitis del valle de Murray y enfermedad por el virus del río Ross en Australia, así como los casos de fiebre del Valle del Rift en África del este. La variación permanente del clima y el incremento epidemiológico La EWS ("early warning system model"), publicado por la OMS en el año 2005, es uno de los sistemas de vigilancia epidemiológica que permiten predecir la aparición de brotes. De acuerdo a los resultados que obtuvo con respecto al riesgo epidémico y la sensibilidad a las variaciones climáticas, el paludismo o malaria (dentro de las enfermedades transmitidas por vectores) y el cólera (entre las relacionadas con el agua y los alimentos), fueron aquellas enfermedades donde se observó una fuerte asociación entre el factor de variación climática y la epidemia. Esta misma fuente indica que en otras enfermedades, como en el caso de la leishmaniasis, el dengue, las encefalitis virales y la meningitis meningocócica; la variación climática tuvo un rol importante, pero no determinante, ya que aparecen, además, otros factores relacionados con la epidemia. Mientras, en el caso de la fibre amarilla, influenza (gripe) y diarrea, la influencia de la variación climática fue moderada; de la misma manera que para el Chagas, las parasitosis intestinales,las esquistosomiasis y la enfermedad de Lyme, en las cuales se consideró que la influencia climática era muy baja. En el caso de la tuberculosis, la influencia del clima se consideró nula. 4.2. Mecanismos por los cuales el clima afecta a los brotes epidémicos En cuanto a la forma en la que se interconectan, podemos decir que el impacto climático sobre las enfermedades infecciosas está principalmente relacionado con el comportamiento humano, efectos sobre el patógeno y el vector que provocan la enfermedad, siendo éste último el que reviste especial importancia. Comportamiento humano: Las distintas temperaturas y estaciones del año condicionan cambios en el comportamiento humano, como trabajos, entretenimiento y movilizaciones. Por ejemplo, la transmision del virus de la gripe (influenza) aumenta en invierno, cuando la gente busca lugares cerrados; y la incidencia de gastroenteritis es máxima durante el verano, cuando se acostumbra a estar fuera del hogar. Muchos otros comportamientos humanos son también decisivos a la hora de determinar la aparición de enfermedades infecciosas, como son la urbanización, la deforestación, la contaminación o las prácticas agrícolas. Como muchas de ellas guardan una relación con la estacionalidad y el clima, también las incluimos en este apartado. La urbanización incrementa la densidad de hospedadores humanos susceptibles, lo que se agrava en los países pobres donde las condiciones de higiene no son tan buenas. El aumento de los posibles hospedadores puede incrementar sustancialmente la tasa de transmisibilidad para un mismo número de vectores (mosquitos, por ejemplo). Si la urbanización se da, además, en zonas rurales o boscosas, aumenta el contacto entre las personas y los posibles transmisores de la enfermedad. La deforestación permite la entrada de humanos en el bosque y reconvierte la superfície en terreno agrícola, lo que incrementa el número de posibles criaderos de vectores y, al igual que antes, el contacto del hombre con vectores y reservorios. 22


Los planes de irrigación y abastecimiento de aguas incrementan la superfície acuática y previenen inundaciones y sequías, lo que también aumenta los criaderos de vectores. Asimismo, los planes de intensificación agrícola aumentan la erosión del terreno, la superfície de agua y reducen la biodiversidad, con lo que se pueden reducir los predadores de vectores y aumentar los lugares de cría vectorial. La contaminación química por fertilizantes, residuos industriales, pesticidas y herbicidas pueden disminuir el sistema immunológico de los humanos y hacerlos más susceptibles a estas enfermedades. Efectos sobre el patógeno: Existe una relación directa entre los factores climáticos y los patógenos que provocan enfermedades infecciosas. La mayoría de los virus, parásitos y bacterias no pueden desarrollarse por debajo o por encima de ciertos límites de temperatura, y pequeñas variaciones de temperaturas pueden variar muy significativamente el período de incubación extrínseco del patógeno (tiempo que se necesita para hacer al vector, una vez infectado, infectante también), pudiendo multiplicar o disminuir radicalmente su potencial epidemiológico. En el caso de la malaria, por ejemplo, no hay transmisión en temperaturas mantenidas inferiores a 15ºC, ya que la esquizogonia se paraliza (para P. vivax si desciende por debajo de 16ºC y para P. falciparum por debajo de 19ºC), pero tampoco si la temperatura supera de forma mantenida los 38ºC. Tampoco se transmite a más de 3.000 metros de altura. De hecho, la temperatura óptima para el desarrollo del parásito que provoca la malaria es de 22-30ºC ( 22ºC para Plasmodium malariae, 25ºC para Plasmodium vivax y 30ºC para Plasmodium falciparum). Efectos sobre el vector: La distribución geográfica y la dinámica poblacional de las enfermedades vectoriales se relacionan con los patrones de temperatura, el de lluvias y humedad. Esto ocurre, en muy buena medida, porque los cambios en la temperatura, la humedad, el patrón de precipitaciones o vientos, o las superfícies de agua influyen en la reproducción y maduración de vectores. Son procesos ecológicos complejos, en los que también intervienen otros factores ambientales y sociodemográficos, por lo que es difícil efectuar predicciones lineales. Como la mayoría de los vectores son artrópodos de sangre fría altamente sensibles a las temperaturas ambientales, el calentamiento mundial favorece su desarrollo: las temperaturas más altas aceleran el metabolismo de los insectos (disminuye el tiempo de maduración), aumentan su supervivencia, incrementan la producción de huevos y la necesidad de alimentarse. Asimismo, como ya hemos explicado, el período de incubación extrínseco (tiempo que tarda el artrópodo desde que se infecta hasta que es infectante) también guarda una relación directa con la temperatura: a mayor temperatura el tiempo es menor. Las lluvias además tienen un efecto indirecto sobre la longevidad del vector, debido a que el aumento de la humedad crea un hábitat favorable para su desarrollo. Al aumentar las precipitaciones puede aumentar el número y la calidad de los criadores de vectores, porque aumenta la densidad de vegetación que provee de resguardo y alimento. Las inundaciones pueden generar efectos catastróficos en la naturaleza al eliminar el hábitat de los vectores y vertebrados, y disminuir las fuentes de alimentación. Esto, al igual que la deforestación, favorece el desplazamiento de los insectos a zonas habitadas por el hombre.

23


Las situaciones de sequía prolongada pueden culminar en la disminución o desaparición de los depredadores que, en principio, controlaban las poblaciones de los posibles vectores infecciosos (en el caso de roedores, por ejemplo), con el riesgo inherente que se deriva de esto, especialmente si después del período de sequía se sucede un período de lluvias. De la misma manera, las sequías en lugares húmedos retardan el curso de los ríos y crean remansos que pueden aumentar los sitios de cría. Además, pueden favorecer la deshidratación del vector, obligándole a alimentarse más frecuentemente y aumentar el número de picaduras. Así, el clima influye decisivamente en el comportamiento de gran parte de artrópodos: muchos de ellos entran en letargo en la estación desfavorable, mientras que su periodo de actividad estacional se puede prolongar dependiendo de cuanto duren las condiciones climáticas favorables. Un ejemplo de cómo estos factores pueden producir brotes de enfermedades infecciosas de manera inesperada lo tenemos en el brote de encefalitis acaecido en California durante el verano de 1984: coincidiendo con un exceso de lluvias y de un invierno más cálido durante los meses de enero-febrero, al que siguió una sequía y altas temperaturas que alcanzaron los 30ºC, en julio se produjo un brote de encefalitis de San Luis asociado a una proliferación de mosquitos del género Culex. Este tipo de climas, con inviernos lluviosos y cálidos, seguidos de veranos calurosos y secos se asemejan a las predicciones de cambio en España. 4.3. La malaria, el dengue y el cólera Hemos elegido la malaria, el dengue y el cólera, situados a la cabeza de la lista de la OMS, al considerarlas adecuadas para ilustrar el condicionamiento del clima en la manifestación de enfermedades infecciosas. Otras de las enfermedades en las que el clima también juega un papel importante también son tratadas en el siguiente apartado, en el que se contempla la posibilidad de emergencia o reemergencia de enfermedades infecciosas en España. La malaria La transmisión de esta enfermedad se realiza mediante la picadura de hembras de mosquitos del género Anopheles, pues los machos viven sólo unos pocos días y no se alimentan de sangre. La enfermedad la provocan ciertas especies del género Plasmodium, perteneciente al reino de los protistas, que inoculan estos mosquitos El clima, y en especial las temperaturas, tienen una gran importancia a la hora de determinar las características y la envergadura de un brote de paludismo. Por ejemplo: • Dependiendo de la temperatura ambiental, la maduración de un huevo de mosquito para dar lugar a un adulto (áereo, y por tanto, infectante) dura de 7 (a 31ºC ambientales) a 20 dias (20ºC ambientales). Cuanto menor es el tiempo de maduración de los mosquitos, mayor es el crecimiento poblacional de éstos. • Las condiciones climatológicas también determinan el tiempo de vida de los mosquitos. En África, la longevidad de la hembra del mosquito en condiciones favorables es de unas cuatro semanas. No obstante, en zonas templadas los mosquitos hembra pueden permanecer en letargo y vivir hasta seis meses. Cuanto más largo sea el tiempo de vida que provee el clima a los mosquitos, y cuanto más se prolongue la actividad estacional de éstos, mayor es la probabilidad de que se aumente la transmisibilidad del patógeno. Respecto a esto último, hay que tener en cuenta que la primera oportunidad que tiene el mosquito hembra de infectarse (es decir, la primera picadura que realiza) 24


es a los 4 o 5 días de vida (a partir de entonces picará cada 2 o 3 días); y que, además, el período de incubación extrínseca de Plasmodium falciparum es de diez días, de manera que, una vez infectada, la hembra ha de sobrevivir al menos durante 10-12 días para ser infectante. El régimen de precipitaciones y la humedad también juegan un papel clave en la transmisión de la enfermedad: los mosquitos suelen picar al anochecer (20:003:00), pero las picaduras disminuyen notablemente si la humedad relativa es inferior al 52%.

El dengue El virus del dengue es un flavivirus, del que existen 4 serotipos, que produce desde infecciones hasta hemorragias potencialmente letales, y para el cual no existe una vacuna eficaz. Su transmisión se realiza en el ámbito urbano por la picadura del mosquito Aedes aegypti y en menor grado Aedes albopictus, entre los paralelos 30ºN y 20ºS. Pequeñas variaciones de temperatura o en el clima pueden variar en buena medida la capacidad vectorial de los mosquitos que transmiten el virus del dengue. Por ejemplo: • El período de incubación extrínseco en el mosquito es de 12 días a 30ºC, pero si la temperatura se eleva a 32-35ºC este período se reduce a tan solo 7 días, multiplicándose por 3 veces la capacidad vectorial del mosquito gracias a esta variación de temperatura. Esto es así porque, a 30ºC, un ser humano con dengue debe infectar a 6 mosquitos para que se produzca un caso secundario, mientras que a 32-35ºC tan solo necesita infectar a 2 mosquitos para que esto ocurra. • En el caso de A. albopictus, las condiciones idóneas para su desarrollo se basan en una tasa de precipitaciones mayor de 500 mm3 al año, un número mayor de 60 días de lluvia al año, temperatura media del mes frío superior a 0ºC, temperatura media del mes cálido superior a 20ºC y temperatura media anual superior a 11ºC. Un área con un clima que no se adapte a las necesidades ambientales de A. albopictus es más difícil que sea colonizado por éste, evitando así el peligro de que aparezca la enfermedad. El cólera El cólera es una enfermedad infecto-contagiosa intestinal aguda, provocada por unas cepas (serotipos O1 y O139) de la bacteria Vibrio cholerae. El cuadro clínico se caracteriza por fuertes diarreas que pueden llevar a una grave deshidratación y a la muerte. Su transmisión se atribuye a la ingestión de agua o alimentos contaminados con la bacteria, normalmente por el contacto de éstos con heces de personas infectadas. El clima condiciona el desarrollo de la bacteria responsable del cólera, V. Cholerae. Por ejemplo: • Por una parte, las condiciones favorables para el desarrollo de la bacteria se dan en aguas salobres, por lo que se considera una bacteria de estuario. • De igual manera, unas temperaturas más altas favorecen su proliferación, razón por la cual tendrá preferencia por aguas cálidas. Así pues, los paises fríos del norte son menos susceptibles a brotes de esta enfermedad. En aguas con una salinidad de estuario, V. cholerae sobrevive (es cultivable), a una temperatura de 10ºC, menos de cuatro dias.

25


Por otro lado, estas observaciones previas nos sirven también para explicar la relación que tiene el cambio climático con la incidencia de cólera indicada por diversos estudios. Esta correlación se ha estudiado, sobre todo, en paises donde la prevalencia de la enfermedad es alta y los recursos económicos, limitados. Así, por ejemplo: • En Tanzania se ha asociado el incremento de 1ºC en la temperatura media de un mes con un aumento del riesgo relativo de casos de cólera en un 29%. • También se han hecho estudios en Bangladesh, que concluyen que el ENSO, además de influir en los casos de cólera (los brotes se incrementan en los episodios cálidos y disminuyen en los episodios fríos), se correlaciona con éstos más fuertemente en las últimas décadas (en comparación con la primera parte del siglo XX). 4.4. Ejemplo práctico: Previsiones en España a raíz del cambio climático Las predicciones de cambio climático en España apuntan hacia unos inviernos más cálidos y lluviosos, así como veranos más secos y calurosos, lo que favorecería el establecimiento y proliferación de vectores. De esta manera, el posible riesgo surgiría, principalmente, de la importación e instalación de vectores tropicales y subtropicales adaptados a climas menos cálidos y más secos (como es el ejemplo de A. albopictus). Pero pese a la proximidad con el continente africano, la cercanía de estos vectores tropicales, y la posible acentuación de las similitudes climáticas, para el establecimiento de auténticas áreas de endemia se necesitaría la consecución de otros factores, tales como el aflujo masivo y simultáneo de reservorios animales o humanos y también el deterioro de las condiciones socio-sanitarias y de los servicios de Salud Pública. Son bastantes las enfermedades vectoriales que, hipotéticamente, podrían emerger o reemerger en España. A continuación se exponen algunos de los supuestos plausibles. Malaria En el caso de la malaria, con el cambio climático que podría llegar a darse en España, cabría la posibilidad de que vectores africanos susceptibles a cepas de Plasmodium tropicales pudieran invadir la parte sur de la península ibérica. Pese a esta contingencia, las predicciones más cuidadosas para el año 2050 no reflejan a la Península Ibérica como escenario de transmisión palúdica, pero sí a lo largo de toda la costa marroquí. En lo que refiere al estado actual, el único vector aún presente del paludismo es Anopheles atroparvus (Anopheles labranchiae desapareció del sureste peninsular en los años 70), y está extensamente distribuido, pero es refractario a las cepas tropicales de P. falciparum, lo que limita la transmisión autóctona a partir de casos adquiridos en África subsahariana. La posible transmisión local que pudiera darse esporádicamente afectaría a muy pocas personas y sería protagonizada por las formas benignas de P. vivax o P.ovale, que pueden desarrollarse a temperaturas más bajas y en los vectores peninsulares. El potencial malariogénico de España, ahora mismo, es en realidad muy bajo, y para que se reestableciera el paludismo sería necesario un deterioro drástico y muy rápido de las condiciones económicas y sociales. Dengue En España ya se dan unas características apropiadas para la transmisión de dengue: temperaturas altas en verano y grandes núcleos urbanos en los que las ventanas se

26


mantienen abiertas y el uso de aire acondicionado es infrecuente, además de gran actividad en las calles y parques (ideal para el contacto con el vector). Pese que las condiciones, incluidas las ambientales, parecen ser favorables para la aparición de dengue, no hay en España casos documentados de transmisión local. Esto es debido a que el proceso epidemiológico, como ya hemos dicho, es un fenomeno complejo en el que participan diferentes factores, entre los cuales se encuentra la presencia de vectores: • Por una parte, A. aegypti, uno de los vectores más importantes de dengue, ha desaparecido desde hace décadas de España. • No obstante, A. albopictus, el segundo vector de importancia, goza de las condiciones climáticas adecuadas para su desarrollo en Galicia, la cornisa cantábrica, la región subpirenaica, Cataluña, el delta del Ebro, la cuenca del Tajo, la cuenca del Guadiana y la desembocadura del Guadalquivir. De hecho, se ha confirmado la presencia de A. albopictus en Cataluña (Sant Cugat de Vallès). Encefalitis virales Aunque la asociación con el cambio climático no ha sido establecida, se supone que un aumento de la temperatura produciría un aumento vectorial y se incrementaría, por tanto, el riesgo de transmisión, lo que desencadenaría casos de meningitis y encefalitis víricas en las poblaciones de áreas de riesgo. Las áreas de alto riesgo para la transmisión en el territorio español las constituyen la cuenca del Mediterráneo y el sur de la península ibérica en particular, ya que acogen a las aves migratorias procedentes de África. De hecho, se ha demostrado el contacto con estos virus (por estudios de seroprevalencia), entre los años 1960-1980, por parte de los habitantes de Valencia, Galicia, Coto del Doñana y delta del Ebro, lo que significa que el virus circuló en nuestro país por entonces. El impacto actual que este virus pudiera tener en la salud de los españoles se desconoce, ya que no se investiga de forma rutinaria en los casos de meningitis virales. Leishmaniosis La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria producida por Leismania infantum en España, endémica en nuestro país y transmitida desde los perros a los humanos por dípteros del género Phlebotomus. Da lugar a formas clínicas cutáneas y a formas viscerales graves. Como consecuencia del calentamiento climático global, es altamente probable que la distribución de la leishmaniosis en el continente europeo se amplie hacia el norte desde la distribución actual de la enfermedad. Además, también existe un alto riesgo de que pueda emerger en el sur de Europa en cualquier momento bajo la forma de leishmaniosis cutánea antroponótica, causada por Leishmania tropica, y que en la actualidad solo se presenta en el norte de África y Oriente Medio.

27


5. CASOS Y EJEMPLOS Calor extremo El cambio climático puede alterar la fisiología de los parásitos. Por ejemplo en el Ártico, donde las temperaturas están subiendo muy rápido y el calor favorece el desarrollo de parásitos, un gusano pulmonar que afecta a los mamíferos como bueyes almizcleros 'Ovibos moschatus', tiene más tiempo para propagarse cada verano, causando un problema más serio a las poblaciones que infecta.

Aire contaminado El cambio climático también puede empeorar la contaminación del aire. Tanto la temperatura como la humedad influyen en la manera como se forman los contaminantes del aire y partículas finas las cuales contribuyen a la aparición de enfermedades respiratorias como: Obstrucción pulmonar crónica (COPD) es una condición asociada a la frecuente inflamación pulmonar e infecciones tales como la bronquitis y neumonía. La prolongada exposición a un aire muy contaminado puede causarla. Por otro lado, la contaminación del aire también favorece la trasmisión de enfermedades infecciosas como: La influenza (gripe) Es una infección de la nariz, la garganta y los pulmones causada por el virus de la Influenza. La mayoría de las personas contraen la gripe cuando inhalan gotitas, suspendidas en el aire, provenientes de la tos o los estornudos de alguien que tiene gripe. También se puede contraer si se toca algo que contenga el virus y luego se toca la boca, la nariz o los ojos. La tuberculosis (TB) pulmonar es una infección que compromete los pulmones y que se puede propagarse a otros órganos. Es causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis (M. tuberculosis) y se puede adquirir por la inhalación de gotitas de agua provenientes de la tos o el estornudo de una persona infectada. La infección pulmonar resultante se denomina tuberculosis primaria. La mayoría de las personas se recupera de la infección de tuberculosis primaria sin evidencia mayor de la enfermedad. La infección puede permanecer inactiva (latente) por años; sin embargo, en algunas personas se puede reactivar. Infección por insectos Por otro lado, Priya Shetty explica la compleja relación entre cambio climático y enfermedades transmitidas por insectos. Algunos ejemplos que se propagan a través de la picadura de 'vectores' como mosquitos, garrapatas y pulgas:

28


La enfermedad de Lyme es causada por la bacteria Borrelia burgdoferi (B. burgdoferi). Las garrapatas de patas negras y otras especies de garrapatas son portadoras de estas bacterias y las adquieren cuando pican ratones o venados infectados con la enfermedad de Lyme. Se puede contraer la enfermedad si le pica una garrapata infectada. El virus del Nilo Occidental es un tipo de virus conocido como flavivirus (virus ARN). Los investigadores creen que se disemina cuando un mosquito pica a un ave infectada y luego inocula a una persona. La leishmaniosis es una enfermedad, zoonosis vírica (se transmite de animales a humanos), causada por protozoos del género Leishmania diseminada por la picadura de un mosquito infectado. Existen varias formas distintas de leishmaniasis. Las más comunes son la cutánea y la visceral. El tipo cutáneo causa llagas en la piel. El tipo visceral afecta los órganos internos, tales como el bazo, el hígado y la médula ósea. Las personas con esta enfermedad suelen tener fiebre, pérdida de peso y aumento de tamaño del bazo y el hígado. (Explicado en el apartado anterior: 4.4. Ejemplo práctico: Previsiones en España a raíz del cambio climático) La fiebre del Valle del Rift (FVR) es una zoonosis vírica (se transmite de animales a humanos). La infección puede causar una enfermedad grave. El virus de la FVR (VFVR) pertenece al género Phlebovirus, uno de los cinco géneros de la familia Bunyaviridae. La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica transmitida al humano por mosquitos. Se trata de un virus ARN del género alfavirus, familia Togaviridae. “Chikungunya” significa “doblarse”, porque los pacientes se encorvan debido a los dolores articulares. La fiebre amarilla es causada por un virus, flavivirus (virus ARN), que se transmite por la picadura de zancudos. Uno puede contraer esta enfermedad si lo pica un zancudo infectado con el virus. El dengue es una infección causada por un virus, flavivirus (virus ARN). Se puede infectar si un mosquito infectado le pica, no entre personas. Es común en las zonas cálidas y húmedas del mundo, favorecida por la deforestación. Los brotes pueden ocurrir en las épocas de lluvia. (Explicado en el apartado anterior: 4.3. La malaria, el dengue y el cólera)

La malaria o paludismo es causada por un parásito del género “Plasmodium”, que se transmite de un humano a otro por la picadura de mosquitos “Anopheles” que se desarrolla en climas cálidos y húmedos. Después de la infección, los parásitos (esporozoítos) migran a través del torrente sanguíneo hasta el hígado, donde maduran y producen los merozoítos. Los parásitos ingresan el torrente sanguíneo e infectan los glóbulos rojos. (Explicado en el apartado anterior: 4.3. La malaria, el dengue y el cólera)

29


El mosquito de la malaria digiere la sangre más rápido y se alimenta con mayor frecuencia en climas más cálidos, acelerando la propagación de la transmisión. El parásito completa su ciclo de vida más rápidamente, aumentando la reproducción. El mismo aumento de las lluvias en zonas húmedas podría reducir la malaria al eliminar los mosquitos inmaduros. Los cambios en la temperatura también pueden tener efectos opuestos, dependiendo del lugar donde ocurran. Pero el aumento de temperaturas en regiones ya cálidas podría reducir la propagación del mosquito de la malaria al elevar las temperaturas por encima de la que los mosquitos pueden resistir.

El mosquito de la malaria digiere la sangre más rápido y se alimenta con mayor frecuencia en climas más cálidos, acelerando la propagación de la transmisión. El parásito completa su ciclo de vida más rápidamente, aumentando la reproducción. El mismo aumento de las lluvias en zonas húmedas podría reducir la malaria al eliminar los mosquitos inmaduros. Los cambios en la temperatura también pueden tener efectos opuestos, dependiendo del lugar donde ocurran. Pero el aumento de temperaturas en regiones ya cálidas podría reducir la propagación del mosquito de la malaria al elevar las temperaturas por encima de la que los mosquitos pueden resistir. Agua contaminada El cambio climático produce variaciones en la pluviosidad. Esto puede contaminar el agua y favorecer la trasmisión de enfermedades: El cólera es una enfermedad infecto contagiosa intestinal aguda, provocada por la bacteria Vibrio cholerae, que puede vivir en algunas especies de plancton. Unas temperaturas de mar más cálidas equivalen a mayor prosperidad en los grupos de plancton, lo que podría significar el florecimiento de esta bacteria. Normalmente la enfermedad no se trasmite entre personas. Produce una diarrea que puede conllevar a la deshidratación. (Explicado en el apartado anterior: 4.3. La malaria, el dengue y el cólera) La esquistosomiasis es una infección con un parásito “esquistosoma”. Se contrae a través del contacto con agua contaminada, por caracoles marinos. El parásito en sus estados infecciosos se llama cercaria y nada libremente en cuerpos de agua al aire libre. En contacto con los humanos, el parásito penetra en la piel, madura a esquistosómula, luego migra hacia los pulmones y el hígado, donde madura hasta su forma adulta. El gusano adulto migra luego hasta la parte del cuerpo de su preferencia, dependiendo de la especie. Estas áreas abarcan la vejiga, el recto, los intestinos, el hígado, el sistema venoso portal (las venas que llevan sangre desde los intestinos hasta el hígado), el bazo y los pulmones.

30


6. Valoraciones y conclusión: 1.- Después de habernos leído todas las fuentes y documentos, llegamos a una de las conclusiones, y es que por lo visto, el ser humano no se adapta al entorno sino este a él, ¿eso qué quiere decir?, que hemos ido cambiando todo el espacio que nos rodea, y eso no pasa en balde, lo que estamos provocando es la muerte poco a poco, de los ecosistemas de la tierra. Sin, claramente, tener en cuenta a los ocupantes de estos. Pero esto se vio muy agravado a partir de la industrialización, ya que hemos ido consumiendo gran cantidad de combustibles perjudiciales para el medio ambiente, y esto ha tenido consecuencias nefastas para el ser humano (enfermedades) pero también para el medio ambiente (Cambio climático), aunque aparente avanzamos en la ciencia, medicina, tecnología, retrocedemos en humanidad y compasión. No se si realmente se le puede considerar avance a lo que hacemos, porque adelantamos pisando a otros. 2.- Los políticos siempre están proponiendo medidas para combatir el cambio climático, pero a la hora de la verdad, no hacen nada, solo teoría, y así no avanzaremos, ya que ¿si los que realmente pueden pasan de ayudar al planeta, los demás que podemos hacer? Pues bien, aunque los políticos cambien de opinión cada minuto y movidos no por otra cosa que no sea Don Dinero, los demás podemos reciclar, intentar consumir energía renovables, todo y que son muy caras, cualquier acción que alargue la vida de nuestro mundo, porque cada acción cuenta. 3.- Podríamos reciclar, o hacer más campañas de reciclaje, sensibilizar a la población con el cambio climático, que no lo vean un problema de otro sino de todos. Aunque no nos sea del todo claro la manera, y sea difícil reconocer que somos responsables, en gran medida, de muchas de las condiciones que amenazan con influir negativamente en la salud de cada uno de nosotros, lo cierto es que, si podemos llegar a una conclusión de esta revisión, ésta es la de que la garantía de un entorno de bienestar y seguridad socio-sanitaria pasa, inevitablemente, por un compromiso activo y colectivo de la población por preservar algo que hemos llegado a ver tan alejado como es el equilibrio ecológico y natural, en el cual, lo creamos o no, seguimos inmersos y que, para bien o para mal, aún no podemos controlar. La concienciación generalizada, la responsabilidad individual y la implicación política son las únicas maneras de abordar un problema que nos afecta, al fin y al cabo, a todos, y en cuya resolución pocas trabas deberíamos objetar. Pocas son las excusas válidas en lo concerniente a lo que, si aún no lo ha hecho, se convertirá en una necesidad, y, sobre todo, una obligación ética por parte de aquellos países suficientemente capaces de lidiar con una problemática que no sólo les afecta a ellos.

31


7.Bibliografía : 1) Relación clima, salud y enfermedad. Ø Atlas of Health and Climate. WHO/WMO (World Health Organization). Disponible en: http://www.who.int/globalchange/publications/atlas/report/e n/. Consultado el 20/4/14. Ø Impacto del cambio climático en las enfermedades infecciosas (Impact of climate change on infectious diseases) Dra. Griselda Berberian y Dra. María Teresa Rosanova disponible en: http://dx.doi.org/10.5546/aap.2012.39 consultado el 14/4/2014. Ø Noticias de la Ciencia y la Tecnología NCYT. Cambio climático y enfermedades infecciosas. Disponible en: http://noticiasdelaciencia.com/not/8243/cambio_climatic o_y_enfermedades_infecciosas__una_combinacion_preo cupante/. Consultado el 25/4/14. Ø SciDevNet. Cambio climático y Enfermedades transmitidas por insectos. Priya shetty Disponible en: http://www.scidev.net/americalatina/politica/especial/ca mbio-clim-tico-y-enfermedades-transmitidas-por-i.html. Consultado el 25/4/14.

2) Causas y evidencias del cambio climático: Ø Actividad solar, lo encontré en Actividad solar afecta al clima, se ubica en (El ártico se derrite-Portal ciencia), buscado en: http://www.portalciencia.net/enigmaclim1.html Consultado el día 1 de Mayo Ø Aumento de la temperatura ubicado en National Geography, ubicado en: http://www.nationalgeographic.es/el-oceano/cuestiones-criticas-sobre-elaumento-de-la-temperatura/cuestiones-criticas-sobre-el-aumento-de-latemperatura Consultado el día 28 de Abril de 2014-05-05 Ø Aumento del nivel del mar ubicado en BBCMUNDO, encontrado en: http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/spl/pop_ups/04/specials_una_mirada_al_cambi o_de_clima/html/3.stm Consultado el 27 de Abril de 2014 Ø Causas del cambio climático que pertenece a Cambio climático global, buscado en: http://cambioclimaticoglobal.com/causas Consultado el día 23 de Abril de 2014 Ø Causas del cambio climático, se ubica en Alerta Tierra, buscado en:

32


http://www.alertatierra.com/CambC_causas.htm Consultado el día 22 de Abril Ø Corrientes Marinas y oceánicas escrito por Fernández Muerza, Álex, buscando en http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/naturaleza/2006/02/17/149534 .php Consultado el día 2 de Mayo de 2014. Ø Evidencias del cambio climático por Barrajón Silva Daniel, SLIDESHARE, encontrado en: http://www.slideshare.net/morcones/evidencias-del-cambio-climtico Consultado el 25 de Abril de 2014 Ø Evidencias del cambio climático y calentamiento global, encontrado en Cambio climático global, buscado en: http://cambioclimaticoglobal.com/evidencias-cambio-climatico Consultado el 24 de Abril de 2014 Ø Vapor de agua, encontrado en Agua y vapor en Cambio climático global, buscado en: http://cambioclimaticoglobal.com/agua Consultado el 27 de Abril de 2014 Ø Vapor de agua, encontrado en Water Vapor Confirmed as Major Player in Climate Change en NASA, buscado en: http://www.nasa.gov/topics/earth/features/vapor_warming.html Consultado el 27 de Abril de 2014

3) Mecanismos por los cuales afecta a la salud humana. Ø 10 datos sobre el cambio climático y la salud, ubicado en Organización Mundial de la salud. Website: http://www.who.int/features/factfiles/climate_change/facts/es/index1.html Consultado el día 29 de Abril del 2014. Ø Climate and health, ubicado en World Health Organization. Website http://www.who.int/globalchange/news/fsclimandhealth/en/ Consultado el día 29 de Abril del 2014. Ø Global environmental change, ubicado en World Health Organization. Website: http://www.who.int/globalchange/climate/en/ Consultado el día 29 de Abril del 2014. Ø Impacto del cambio climático en las enfermedades infecciosas (Impact of climate change on infectious diseases) Dra. Griselda Berberian y Dra. María Teresa Rosanovaa. 33


4) Mecanismos por los cuales se relaciona con las enfermedades infecciosas Ø "Cambio climático en España y riesgo de enfermedades infecciosas y parasitarias transmitidas por artrópodos y roedores", ubicado en "Scientific Electronic Library Online (SciELO)". Disponible en: http://www.scielosp.org/pdf/resp/v79n2/v79n2a06.pdf Consultado el 05/5/2014. Ø "Cambio climático y enfermedades emergentes, riesgos para nuestra salud", ubicado en "Diputación de Cádiz" (página web). Disponible en: http://www.dipucadiz.es/opencms/export/sites/default/dipucadiz/areas/medioAm b_depor/medio_amb/Actualidad/cursos/docu_cursos/Guia_Cambio_Climatico_y _enfermedades_emrgentes.pdf Consultado el 05/5/2014. Ø "Cambio climático y enfermedades infecciosas, una combinación preocupante", ubicado en "Noticias de la Ciencia y la Tecnología". Disponible en: http://noticiasdelaciencia.com/not/8243/cambio_climatico_y_enfermedades_infe cciosas__una_combinacion_preocupante/ Consultado el 05/5/2014. Ø "Effects of Temperature and Salinity on Vibrio cholerae Growth", ubicado en "National Center for Biotechnology Information (PubMed)". Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC242147/pdf/aem00180-0043.pdf Consultado el 05/5/2014. Ø "El cambio climático y sus efectos sobre las enfermedades infecciosas", ubicado en "Sistema eLearning Universidad del Magdalena". Disponible en: http://elearning.unimagdalena.edu.co/CambioClimaticoYSaludPublica/3Efectos EnfermedadesInfecciosas/Intro.html Consultado el 05/5/2014. Ø "ENSO and cholera: a nonstationary link related to climate change?", ubicado en "National Center for Biotechnology Information (PubMed)". Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12228724 Consultado el 05/5/2014. Ø "Impacto del cambio climático en las enfermedades infecciosas", ubicado en "Sociedad Argentina de Pediatría". Disponible en: http://www.sap.org.ar/docs/publicaciones/archivosarg/2012/v110n1a08.pdf Consultado el 5/05/2014. Ø "New U-M computer model predicts cholera outbreaks up to 11 months in advance", ubicado en "University of Michigan News Service". Disponible en: http://www.ns.umich.edu/new/releases/20172-new-u-m-computer-modelpredicts-cholera-outbreaks-up-to-11-months-in-advance Consultado el 05/5/2014.

34


Ø "The Costs of Climate Change: A Study of Cholera in Tanzania", ubicado en "National Center for Biotechnology Information (PubMed)". Disponible en: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3290983/ Consultado el 05/5/2014.

5) Casos y ejemplos Ø Agua y salud. El cambio climático promueve la propagación de enfermedades infecciosas en todo el mundo AGUA.org.mx, 2 de agosto de 2013. Disponible en: http://www.agua.org.mx/index.php/biblioteca-tematica/agua-y/agua-y-salud/1290enfermedades/26800-el-cambioclimatico-promueve-la-propagacion-de-enfermedadesinfecciosas-en-todo-el-mundo Consultado el 23 de noviembre de 2013. Ø Berberian, G.; Rosanova, M.T. Impacto del cambio climático en las enfermedades infecciosas. Archivos Argentinos de Pediatría, 2012, 110(1): 39-45 Ø Cambio climático y enfermedades infecciosas, una combinación preocupante. NCYT, martes17 de septiembre de 2013. Disponible en: http://noticiasdelaciencia.com/not/8243/cambio_climatico_y_enfermedades_infecciosas __una_combinacion_preocupante/ Consultado el 23 de noviembre de 2013. Ø Cambio climático y enfermedades transmitidas por insectos: la esencia. Sci Dev Net, 9 de septiembre de 2009. Disponible en: http://www.scidev.net/america latina/politica/especial/cambio-clim-tico-y-enfermedades-transmitidas-por-i.html Consultado el 23 de noviembre de 2013. Ø Cambio climático y salud humana. OMS. Disponible en: http://www.who.int/globalchange/es/index.html Consultado el 23 de noviembre de 2013. [En esta web encontrareis diversos enlaces a temas relacionados y publicaciones relacionadas con el tema] Ø El cambio climático promueve la propagación de enfermedades infecciosas en todo el mundo. Europa press. Disponible en: http://www.iagua.es/noticias/cambioclimatico/13/08/02/elcambio-climatico-promueve-la-propagacion-de-enfermedadesinfecciosas-en-todo-elmundo-3414 Consultado el 23 de noviembre de 2013. Ø Enfermedades infecciosas emergentes. En: Wikipedia. Disponible en: http:// es.wikipedia.org/wiki/Enfermedades_infecciosas_emergentes Consultado el 23 de noviembre de 2013.

35


Trabajo USS Grupo Apoptósicos