Page 1

Nº 17/ ABR 2014

PASIÓN POR LA FOTOGRAFÍA DE PAISAJE Y NATURALEZA

ISABEL DÍEZ / UBALDO MORENO

Sobre la intención de las fotografías Origen e interpretación de la fotografía

CARLES ZAMORANO

Es hora de moverse

El que lo busca lo encuentra

COLABORACIONES Árboles con alma

Una selección muy personal

NUESTRAS FOTOS

Cosecha propia

Ilusión que no falte

CÓMO SE HIZO Iratxoen munduan

Nos vamos al bosque

TIMELAPSE

Daniel Stoupin

Slow life

Pablo Pez

Su herramienta de trabajo

DELIKA

Dónde, cuando y cómo

El salto del Nervión, 220 metros de cascada


Somos Canoni kos Ander Elexpuru Andoni Lamborena Emiliano López Iban Pagalday

En este número COLABORADORES

Nerea de Acha Antonio Herrera Jorge Alcántara Fernando Asiain Paul Pavez Eladio Lantada Luis Manuel Sánchez Alberto Merchán Ángel Pérez Rodrigo Christian Andújar Frasco Ramos INVITADOS

Iker Aizkorbe Imanol Mujika Iñaki Bolumburu

Isabel Díez Ubaldo Moreno Carles Zamorano Pablo Pez Daniel Stoupin ZONA TIMELAPSE

Juan I. Arana

Iñaki Román

REDACCIÓN DEL SUMARIO

Jorge Alonso

Iñigo Aspírez

DISEÑO & MAQUETACIÓN

MedioTuerto

Isak Atxa

MAQUETACIÓN ZONA TL

Javi Díez

Isak Atxa MedioTuerto COORDINACIÓN EDITORIAL

Jesús Bravo

Iker Aizkorbe SUPERVISOR DE REDACCIÓN

Jon Atxutegi

Iker Aizkorbe

Jon Iñigo Sagastigordia Jonathan Blanquez Jorge Alonso Jose Ramos MedioTuerto Sergio Gardoki

2

ABR 2014

Foto de portada MedioTuerto

canonikos@ymail.com


Todos los derechos reservados. La reproducción de artículos, fotografías y dibujos está prohibida salvo autorización expresa por escrito de sus respectivos autores. La opiniones, comentarios y notas son exclusiva responsabilidad de los firmantes. Canonikos no comparte, necesariamente, la opinión de sus colaboradores.

ABR 2014

3


Editorial FOTOGRAFÍA DE MODA

V

amos a hablar sobre fotografía de moda, pero no sobre pasarelas, modelos o vestidos. Me refiero al tipo de fotografía que está de moda, y más concretamente, sobre ciertos lugares que en algunas épocas del año se llenan de ansiosos fotógrafos cargados con sus bártulos, dispuestos a sacar en unas cuantas fotos la esencia de cada sitio. Resulta que hace poco el comentario de un fotógrafo me dejó mosca: decía que el año pasado no fue a tal sitio porque con la saturación de imágenes que hubo se le quitaron las ganas. Hace poco, a otro fotógrafo le oí el mismo comentario sobre otro lugar. ¿Qué hace que todos queramos ir a los mismos lugares? ¿Qué hace que cuando mostramos una foto, nos interese más el lugar que la foto en sí?

Algo estamos haciendo mal, para llegar al punto de que se pongan de moda ciertos lugares, y saturar la red con cientos de imágenes, muchas veces muy parecidas entre sí. Está claro que esto de la fotografía, sobre todo en los foros de internet, es un mundo muy competitivo; todos queremos tener en nuestro archivo fotos de tal playa o aquel bosque, cuanto más espectacular mejor. Muchas veces llega a hastiar hasta el punto de que, como decían las personas antes aludidas, se les quiten las ganas de ir a ciertos sitios. Creo que ya es hora de que cuando veamos una foto, valoremos la foto en sí, y no que lo primero que nos salga al ver una fotografía sea “¡¡vaya localización!! ¿Dónde está eso?”, restando importancia a la foto que nos muestran. Como también es el momento de salirnos de los circuitos habituales. Y de que, cuando vayamos a los lugares de siempre, venzamos la tentación de repetir el encuadre que sacó fulanito y seamos más creativos, estrujando un poco las neuronas para sacar una foto original.

Iban Pagalday 4

ABR 2014


Sumario ESPECIAL DEL MES

6

Isabel Díez y Ubaldo Moreno nos traen este mes un interesante artículo sobre los inicios de la fotografía y el sentido de la misma para el fotógrafo.

NUESTRAS FOTOS

20

De nuevo os traemos una colección de lo que hemos traído durante este tiempo en nuestras tarjetas. Esperando que disfrutéis con ellas.

LOCALIZACIONES

44

En este número viajaremos hasta uno de los tesoros mejor guardados del norte de la península y el salto de agua de mayor altitud de la misma. Bienvenidos al cañón de Delika.

CÓMO SE HIZO

52

Iker Aizkorbe nos muestra una de sus imágenes de los hayedos de Urbasa. No te pierdas sus pasos y consejos para fotografiar bajo la lluvia.

ZONA TIMELAPSE

56

Juan I. Arana nos acerca el trabajo de Daniel Stoupin. Corales, esponjas y demás animales marinos en este espectacular timelapse de mas de 150.000 imágenes y 9 meses de trabajo.

TIMELAPSER DEL MES

58

En este número tenemos la ocasión de conocer a Pablo Pez. El nos contará como unió el time lapse y el macro gracias a su trabajo.

ESPIRITU CANONIKO

60

Carles Zamorano es en esta ocasión el encargado de mostrarnos su actitud a la hora de salir a buscar imágenes. Está todo inventado? Veremos que no. Es hora de moverse.

COLABORACIONES

76

Y como no podía faltar en ninguno de los números, aquí tenéis una colección de las imágenes que nos vais subiendo a nuestro pool de Flickr. Este mes por cortesía de MedioTuerto. ABR 2014

5


/

Especial del mes Isabel Díez / Ubaldo Moreno Sobre la intención de las fotografías

D

esde el inicio mismo de la fotografía se debate sobre la naturaleza de la misma. Su aparición está vinculada directamente a la perspectiva lineal (León Battista Alberti, “De pictura” siglo XV) y a la cámara obscura en la búsqueda de la imitación de las apariencias y de la reproducción de la realidad. En ese empeño de las artes figurativas por alcanzar la máxima

nuevo, auténticamente nuevo: algo real que ya no se puede tocar”... La fotografía no se corresponde con la realidad, ni siquiera puede considerársela una reproducción de nuestra visión óptica. La fotografía reduce la realidad tridimensional y el tiempo al espacio bidimensional de la imagen. Lo «natural»

Ni todo lo que vemos, ni cómo lo vemos, puede ser trasladado a una foto. El campo de la imagen, no se corresponde con campo natural de la visión, el cual es indefinido en sus márgenes

6

verosimilitud, la fotografía nacía como un medio con unos resultados inmejorables, pero además, añadía algo único: lo fotografiado había existido. El escritor Roland Barthes en su ensayo “La cámara lúcida” reflexiona sobre la naturaleza de la fotografía y su diferencia frente a otros sistemas de representación como la pintura, y decía:

que nos supone ver una imagen rectangular o cuadrada es una ilusión más. Ni todo lo que vemos, ni cómo lo vemos, puede ser trasladado a una foto. El campo de la imagen, no se corresponde con campo natural de la visión, el cual es indefinido en sus márgenes.

... “Toda fotografía es un certificado de presencia. Este certificado es el nuevo gen que su invención ha introducido en la familia de las imágenes. Las primeras fotos contempladas por un hombre (Niepce ante ‘La mesa puesta’, por ejemplo) debieron darle la impresión de parecerse como dos gotas de agua a las pinturas (siempre la camera obscura); […] su conciencia situaba el objeto encontrado fuera de toda analogía, como el ectoplasma de lo que había sido; ni imagen, ni algo real, un ser

“Toda fotografía es una ficción que se presenta como verdadera. Contra lo que nos han inculcado, contra lo que solemos pensar, la fotografía miente siempre, miente por instinto, miente porque su naturaleza no le permite hacer otra cosa. Pero lo importante no es esa mentira inevitable. Lo importante es cómo la usa el fotógrafo, a que intenciones sirve. Lo importante, en suma, es el control ejercido por el fotógrafo para imponer una dirección ética a su mentira.”

ABR 2014

En palabras de Joan Fontcuberta:


© Isabel Díez


Š Ubaldo Moreno

8

ABR 2014


ABR 2014

9


© Isabel Díez


Es en la nitidez de la fotografía donde reside su enorme capacidad informativa y su mayor vínculo con la realidad, característica ésta que le diferenció del resto de las artes visuales. Sin embargo, hoy más que nunca, el debate sobre la manipulación de las fotografías está erosionando el aura de veracidad que otorgamos a las mismas. Este hecho, que por una parte pone en peligro el valor intrínseco de la fotografía como documento, por otra, ofrece nuevos caminos al fotógrafo y libera a la fotografía de su atadura como mera herramienta técnica de representación de la realidad. Ya no es el medio, sino el fin, lo que diferencia a las fotografías y es el fotógrafo quien decide documentar los hechos o expresarse a través de sus imágenes.

de todos esos recuerdos surge la pulsión de crear nuestras propias imágenes.

Ese proceso es paralelo al deseo de hacer saber al mundo, con mayor o menor intensidad, nuestra propia visión del mismo. Deseamos comunicarnos. Contar a los demás nuestra experiencia y formar parte de la memoria colectiva. Tal vez deseamos trascender a nuestra propia vida. Fotografiamos lo que consideramos relevante, porque como decía John Berger, si todo lo que existe fuera continuamente fotografiado, toda fotografía perdería su significado. La selección de los motivos fotográficos reflejan nuestros procesos mentales, que son un sinónimo del alma, entendida como la esencia interna de cada ser. Este “poner el alma” en lo que hacemos nos remite a la Una fotografía muestra aquello que según conocida expresión de Henri Cartier-Bresel fotógrafo merece la pena ser registrado. son “Fotografiar, es poner la cabeza, el ojo La fotografía es el proceso de hacer que la y el corazón en un mismo punto de mira”. observación sea consciente de sí misma, un proceso que no se basa en la síntesis, Estos procesos mentales (conocimientos, sino en la selección, tal y como apuntaba emociones, deseos) se interrelacionan y John Szarkowski. organizan en un todo que somos nosotros. Cuando fotografiamos, ponemos en fun“La diferencia era básica [...] las fotogra- cionamiento todos estos procesos mentafías, como suele decirse coloquialmente, les convirtiendo la fotografía en un acto y se toman.” - John Szarkowski no sólo en un producto. Y de este acto que

Nuestro cerebro es como un lienzo en blanco que desde el momento de nacer comienza a registrar imágenes y a asociarles recuerdos en forma de información, sensaciones y emociones. Y de la mezcla de todos esos recuerdos surge la pulsión de crear nuestras propias imágenes

Las motivaciones para realizar esa selección son en su mayor parte culturales, y tienen su origen en unas experiencias visuales previas que se enmarcan en el imaginario visual colectivo que se ha venido desarrollando a lo largo de la historia. Nuestro cerebro es como un lienzo en blanco que desde el momento de nacer comienza a registrar imágenes y a asociarles recuerdos en forma de información, sensaciones y emociones. Y de la mezcla

culmina en una fotografía surge un diálogo en diferido entre dos visiones del mundo, la del autor y la del espectador. Dado que cada espectador tiene sus propios recuerdos, hay tantos diálogos posibles como espectadores. Por ello es vano preocuparse de que nuestras fotografías despierten determinadas emociones en los demás, es algo que escapa a nuestro control. Por el contrario, esforzarnos en descubrirnos a nosotros mismos a través ABR 2014

11


de nuestra visión del mundo puede convertirse en un viaje apasionante. Tal vez nuestra fotografía deje de ser un producto de aceptación predecible, con lo que es posible que perdamos parte de la motivación de querer compartirla. Sin embargo, estaremos aportando una visión nueva, única, y dejaremos de repetir inconscientemente imágenes de otros. Arriesgarse y no apostar sobre seguro nos puede conducir hacia revelaciones que nos sitúen más allá de los límites conocidos de las formas, y con ello, descubrir la compleja vida interior de nuestras emociones y pensamientos. Alfred Stieglitz a través de su poco conocida teoría de la equivalencia proponía que el motivo fundamental del arte no es la reproducción de la naturaleza, sino provocar la imaginación del espectador. Para él la fotografía era un medio de plasmar simbólicamente en una imagen la sensación vivida por el fotógrafo. Deseaba iniciar con ello un diálogo con el espectador. De hecho, para él, la imagen mental del espectador era más importante que la propia fotografía: “La fotografía no está limitada por los márgenes del encuadre, es algo más.” Plasmar las emociones no estaba en absoluto reñido con la apuesta de Alfred Stieglitz por la fotografía directa, quien renegaba del pictorialismo fotográfico y los procesos de laboratorio. Consideraba que la nitidez de la imagen ayudaba a no desviar la atención hacia los procesos de su elaboración, y con ello, el espectador abría su mente a otras realidades interiores que la obra intentaba transmitir. Eran, según él, los elementos fotografiados en sí mismos los que tenían la capacidad de evocar en el espectador las sensaciones del fotógrafo. Su teoría de las equivalencias fue desarrollada posteriormente por fotógrafos como Minor White y Edward Weston, quien expresaba este concepto de la siguiente manera: “Al fotografiar una roca, que se vea como una roca, pero que sea más que una roca.” La fotografía también era un vehículo para poner en práctica los conceptos filosóficos © Ubaldo Moreno

12

ABR 2014


ABR 2014

13


De acuerdo a Minor White, en la proyección ponemos cosas nuestras en el objeto, nuestra energía, y con la empatía nos sentimos unidos con el objeto y en ese momento recibimos su energía

14

ABR 2014


© Isabel Díez


© Ubaldo Moreno

© Ubaldo Moreno

16

ABR 2014


orientales que arraigaron a mitad del siglo pasado entre los intelectuales de EE.UU de la mano de monjes budistas tibetanos. Es decir, la fotografía se podía utilizar como una vía más de conocimiento propio. Hoy en día, parece que esos conceptos se van extendiendo más allá del círculo de la intelectualidad, quizás como reacción contra el modelo económico consumista que a todos nos acaba “igualando”. Rebrota la necesidad de la búsqueda de la identidad individual y estas filosofías están experimentando un auge. Si realizamos una búsqueda en Internet de esta vertiente de la fotografía, conocida como fotografía meditativa o contemplativa, nos da una cifra cercana al millón de páginas. Sin embargo, es algo que no se aleja tanto como podríamos pensar de lo que ya expresaba Cartier Breson sobre la necesidad de poner la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo punto de mira. Para los fotógrafos que practican la fotografía meditativa, estamos en un constante diálogo con nosotros mismos, llenos de ideas preconcebidas que impiden el descubrimiento de nuevas imágenes. Ya tenemos la foto hecha y sólo buscamos que la realidad se amolde a nuestra idea. Funcionamos así cuando nos importa más el resultado que el proceso. Salimos a la caza de una imagen y pasamos por alto las que se despliegan a nuestro alrededor. Por el contrario, si ponemos la atención en la mirada, en lugar de centrarnos en los pen-

acto creativo de una imagen que no teníamos prevista, incluso de un estilo que no es el que habitualmente practicamos. Es lo que ellos denominan ‘meditación en acción’, un concepto muy próximo al de ‘inspiración’. “Mientras crea, la mente del fotógrafo debe estar en blanco. Es un estado mental muy activo, un estado mental muy receptivo, listo para en cualquier momento atrapar una imagen sin tener, sin embargo, ninguna imagen preformada. El fotógrafo se proyecta en todo lo que ve, identificándose con todo para poder conocerlo y sentirlo mejor. Para alcanzar este estado en blanco es necesario un esfuerzo, quizás incluso, una disciplina. Posiblemente el trabajo creativo del fotógrafo consista en parte en alcanzar este estado mental. El fotógrafo siente que el mundo visual o que todo el mundo de los hechos se encuentra como escondido bajo envolturas.” - Minor White, El ojo y la mente de la cámara. Salir a fotografiar sin expectativas de conseguir algo, con una actitud receptiva, con curiosidad, nos permite arriesgar, experimentar y equivocarnos, y aprender con ello. “¿Qué me deparará el día de hoy?” se preguntaba Minor White. La actitud receptiva no es pasiva. Al contrario, es muy activa. Esta atenta a todo lo que ocurre, pero no descarta nada y deja que todo ocurra. Decía Edward Weston “Yo ya no estoy luchando para expresarme, para imponer mi

Si ponemos la atención en la mirada, en lugar de centrarnos en los pensamientos que vienen a la mente, poco a poco y sin darnos cuenta, percibiremos el presente sin resistencia, sin ideas previas que imponer

samientos que vienen a la mente, poco a poco y sin darnos cuenta, percibiremos el presente sin resistencia, sin ideas previas que imponer. Se trata de tener la oportunidad de reparar en todo lo que ocurre ante nuestros ojos y dar pie a la aparición del

propia personalidad a la naturaleza, sino para, sin prejuicios ni falsedades, volverme uno con ella”, o como explican Ph. Gross y S. Shapiro en su libro Tao of Photography: “El tigre acecha a su presa, se acerca sigilosamente y luego ataca. La araña teje su ABR 2014

17


tela y luego espera a ver qué cae en ella. Esta es la actitud receptiva de la que habla la fotografía meditativa. No es pasiva ya que ha de tejer la tela, lo que equivale en fotografía al trabajo consciente de estar en la atención plena”. Utilizando los famosos conceptos de la fotografía espejo y la fotografía ventana de John Szarkowski, el espejo refleja el estado mental del fotógrafo, lo cual se denomina proyección en términos psicológicos. El fotógrafo proyecta sus emociones, sus experiencias, sus deseos en la imagen que fotografía. Por otro lado, la atención plena puesta en la mirada nos permite expresar la empatía que sentimos hacia el objeto fotografiado. Este estado de empatía no se puede imponer. Se produce en algún mo-

a través de las imágenes. Una fotografía más o menos similar del mismo evento, lugar o momento tiene una vida breve, lo que tardan las siguientes fotos en subirse al servidor o la sesión del día. Y sin embargo, seguimos encontrando fotógrafos que tienen un sello personal, un estilo propio y cuyas fotografías nos resultan veraces por consistentes, coherencia y expresión de la misma sensibilidad a lo largo del tiempo. Y esto sólo es posible a través de la expresión de la propia visión, sin reservas, sin filtros modeladores conforme al gusto general. Conocer y entender por qué y para qué fotografiamos es totalmente necesario. Queramos o no el tiempo del que disponemos es finito, y merece la pena hacer el mejor uso posible de él. A veces es necesario pararse, analizar nuestra trayecto-

Para aquellos fotógrafos que han llegado al punto de querer expresarse a través de las imágenes, la práctica de la fotografía puede convertirse en un viaje apasionante de descubrimiento de su mundo interior

18

mento, sin buscarlo. Es nuestra intuición, el aspecto no racional de nuestra mente que entra en juego. De acuerdo a Minor White, en la proyección ponemos cosas nuestras en el objeto, nuestra energía, y con la empatía nos sentimos unidos con el objeto y en ese momento recibimos su energía. Normalmente no somos conscientes de nuestras proyecciones en las fotos y no recuperamos la proyección.

ria fotográfica y tomar decisiones sobre el rumbo que deseamos tomar. Las motivaciones para realizar fotografías pueden ser numerosas, y generalmente cambian con el tiempo, a medida que evolucionamos. Para aquellos fotógrafos que han llegado al punto de querer expresarse a través de las imágenes, la práctica de la fotografía puede convertirse en un viaje apasionante de descubrimiento de su mundo interior.

Es con la popularización masiva de la fotografía, llevada al límite con la aparición de la fotografía digital, el desarrollo de Internet, las redes sociales y los dispositivos móviles con cámara, cuando la fotografía ha adquirido un carácter de ‘producto de consumo’. La mayoría de las fotografías realizadas no responden a una necesidad de crecimiento interno, sino que son productos que dejan en un segundo plano el acto de fotografiar. Adicionalmente, se ha perdido la posibilidad de digerir tantas imágenes; apenas disponemos del tiempo necesario para que surja la comunicación

Si bien las recetas no existen, ser fiel a uno mismo, profundizar en el conocimiento propio, en el de los motivos y deseos que nos mueven, responder con sinceridad a los pensamientos que nos surgen, sin ideas preconcebidas, sin fines previos, dejando que se exprese nuestro ser único a través de la inspiración y la creatividad, parece ser un buen camino. Y como decía Pablo Picasso, “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”, sí, pero no a destajo, sino con la pasión de un orfebre, con amor a su trabajo y a la expresión artística de uno mismo.

ABR 2014


Š Ubaldo Moreno

ABR 2014

19


Nuestras Fotos

Y yo con estos pelos

D

etalle de una mariposa chupa leche (Iphiclides podalirius). Se trata de un apilado de 59 fotos a cortes de 0,04mm sacadas con un El-Nikkor 50mm N invertido sobre un fuelle, extendido hasta conseguir una magnificaci贸n de x2.

MedioTuerto

20

ABR 2014


22

ABR 2014


In line

L

as rocas de la cala del Baladrar señalaban el Peñón de Ifach, convertido aquella tarde en protagonista del ocaso. Las nubes se vieron coloreadas por potentes tonos cálidos y me regalaron un fantástico atardecer en el que estuve jugando con largas exposiciones y las rocas de esa zona de la playa. En este caso traté de jugar con la diagonal que ofrecían estas rocas junto con las nubes que parecían señalar al peñón para tratar de guiar al observador a lo largo de la fotografía hacia el ocaso...

Iñaki Bolumburu

ABR 2014

23


El retorno

Q

ué mejor manera de volver a la actividad fotográfica después de una parón de más de un mes, que Barrika. Aquí empecé entre estos flysch entre sus texturas y con su peculiar forma de dragón, lagarto o como cada cual lo quiera ver. Durante todo el día observaba que podía ser un gran atardecer por el tipo de nubes que cubrían el cielo. La marea también estaba en un buen punto, pero según me acercaba a la playa el cielo se cubría de nubes presagiando una mala sesión. Pero solo era eso, un presagio, ya que al llegar todo cambió y esas nubes que parecían cubrir todo el horizonte dieron paso a unos claros entre ellas que nos ofrecieron todo un espectáculo para los que esa tarde coincidimos allí.

No me quise complicar y me aposté en el “lagarto”, jugando con sus líneas y con el agua del mar discurriendo por sus canales, acariciando su larga cola.

Iñaki Román

24

ABR 2014


26

ABR 2014


Con una me conformo

M

e acerqué a los Flysch de Sakoneta con el suficiente tiempo de antelación como para poder pasear por la localización y buscar algún encuadre de interés. Se iba acercando la hora del anochecer y parecía que la tarde pasaría sin pena ni gloria, ni siquiera una formación nubosa que estaba al fondo, cerca del horizonte, parecía que salvaría la sesión. El cambio de la dirección del viento y cómo la nube fue cogiendo un color rosado me cogió totalmente de imprevisto, solo recuerdo verme saltando de roca en roca hasta posicionarme con la nube en el centro y que apenas me dio tiempo a sacar media docena de fotos. ¿Cuántas veces hemos dicho que con una foto por salida nos conformamos? Pues este ha sido uno de los casos.

Jon Atxutegi

ABR 2014

27


Alturas Las cascadas, son motivos siempre de interés para aquellos que nos apasiona el agua corriendo por esos montes. Captarla en su pleno apogeo y con el agua en su justa medida, cuesta…. La perseverancia hace captar cosas como estas. El sonido del agua, tan bueno como el lugar…. Lástima no poder incrustarlo en la toma. Esta foto fue tomada en Altube y no use ningún tipo de filtros en esta ocasión. Nikon D4, 24-70 mm. 2.8 G F 10 y 1/1,6 s. Comp. expos.: - 0,3 ISO 100 Emiliano López

28

ABR 2014


30

ABR 2014


A la deriva

A

sido un invierno duro en la costa, la fuerza del mar no ha dejado de reclamar lo que le hemos ido arrebatando con el paso de los años. Puertos, carreteras, paseos marítimos, todo a sufrido daños a lo largo de la costa Cantábrica. Pero después de la tormenta viene la calma. Es el momento de reflexionar sobre cómo afectan nuestros actos sobre la naturaleza y de tomar conciencia que el cambio climático es una realidad posiblemente irreversible y que pronto no seremos más que troncos a la deriva a merced de la fuerza del mar.

Jon Atxutegi

ABR 2014

31


La cascada oculta Esta es una de tantas cascadas que nos podemos encontrar en el parque natural de Ordesa. Esta bien señalizada con carteles y con pocas opciones de encuadre, solo me quedó utilizar un polarizador para poder resaltar los rojos del otoño y el turquesa del agua. De todas maneras, hay cantidad de encuadres en este precioso paseo que no os podeis perder.

Sergio Gardoki

ABR 2014

33


Duelo a muerte

C

on la llegada de la electricidad y el butano desaparecieron los carboneros, y en consecuencia las hayas trasmochas dejaron de ser útiles. Desde entonces ya nadie se preocupa de podarlas, y las ramas crecen y crecen buscando la luz hasta que caen por su propio peso o por una de las muchas ciclogénesis que últimamente nos visitan. Su sentencia de muerte hace tiempo que está firmada. MedioTuerto

34

ABR 2014


ABR 2014

35


La luz del dragón

U

na de las múltiples visitas a la playa de Barrika.

En esta ocasión tocaba probar mi nueva adquisición, el filtro ND Hoya 400x que resta 9 pasos de luz. La marea en su punto y una mar no muy agitada me permitieron conseguir la imagen que tenía en la cabeza. Esperé a que el sol estuviera próximo a ocultarse y que las nubes que se aproximaban cubrieran la totalidad del cielo para disparar. Una vez calculada la exposición solo había que esperar a que la foto se “cocinase” en la cámara y ver el resultado en la pantalla. En esta ocasión 133 segundos fueron suficientes para llenar el histograma. La verdad es que a pesar de estar muy contento con los resultados de este filtro apenas lo uso. Seguramente será porque una vez colocado es imposible ver nada por el visor, y tener que andar poniéndolo y quitándolo a cada toma me hagan decantarme por usar el de 6 pasos en la mayoría de ocasiones.

Jorge Alonso

36

ABR 2014


De día y de lugar

U

n amanecer de enero en Arribolas (Bermeo), donde “coincidimos” Andoni, Jesús, José, Iñigo, Rafa e Iratxe. Todo hacía pensar que se darían las condiciones para una gran sesión, pero no fue así, nos confundimos de día y/o de lugar.

Isak Atxa

38

ABR 2014


Rumores

L

as cascadas, uno de mis motivos favoritos, a menudo ofrecen planos cerrados con los que poder expresar una situaciĂłn, un estado de ĂĄnimo, e incluso penetrar en la intimidad del entorno natural.

Javier DĂ­ez

ABR 2014

39


Bahía de La Concha al amanecer

A

proveché para llevar la cámara y demás trastos en un viaje de fin de semana a Donosti. Como manda la tradición en estas fechas habíamos planeado beber sidra, comer chuletón, bakalao… y, ¿por qué no, darse el madrugón? Era uno de estos días en los que el temporal ha azotado con fuerza la costa del cantábrico y el poco predecible amanecer por suerte nos deleitó con este tremendo colorín. La fotografía se ha realizado utilizando un filtro polarizador y un filtro degradado inverso de 3 pasos. (1,6” – f/13 - ISO 100) Jonathan Blanquez

40

ABR 2014


Laino guztien gainetik

H

ace un buen rato que se ha metido el sol. La luz es bonita, aunque escasea, cosa que no pasa con el frío aire que viene desde Zuberoa. Eso hace que abajo, en el valle, se forme una densa niebla que sube y baja, creando un baile asombroso. Desde el balcón que hemos elegido el espectáculo es precioso, ya que unos tímidos rayos de luz bañan con un tono cálido las nubes más altas. Nikon d300S, 17-50 a 22 mm., ISO200, f/11, 5 seg., degradado neutro de tres pasos.

Iban Pagalday

ABR 2014

41


Long time ago

D

el hierro de los Altos hornos, salió la riqueza, la prosperidad y la historia reciente de Vizcaya. No cabe duda, que este herrumbroso metal quedó adherido a la personalidad de esta tierra, modificando sus montañas, sus bosques, su población y sus ciudades. El hierro vio crecer grandes ciudades con gentes traídas de otras tierras que se amalgamaron con las de aquí, para crear un tejido social nuevo.

necta con la historia de Vizcaya. Su arena de color oscuro recuerda fielmente los tiempos en los que el mineral llegaba por miles de toneladas para convertirse en prosperidad y las escorias incandescentes eran vertidas frente a este tramo de costa, casi, casi, en la puerta de casa. La férrea escoria se unió a la arena para formar lo que sin duda es una de las playas más singulares que yo conozco.

Una vez finalizado el ciclo, sólo quedan los restos. Ya no queda nada, o casi nada, de aquellos días de riqueza. Pero aún puede percibirse el color ocre en los muelles de antiguos astilleros y en las paredes de las casas más antiguas.

La fotografía es una larga exposición donde puede apreciarse el contraste entre los flysch que se adentran en el mar y las formas geométricas formadas al cuartearse las planchas formadas por arena, rocas y escoria.

Es aquí donde la playa de Azkorri se co-

Espero que os guste. Jesús Bravo

42

ABR 2014


Lastrón at dusk

U

n atardecer de este anómalo invierno me dirigí a la cala El Lastrón en compañía de mi amigo Jose con intención de matar el gusanillo que ya me estaba carcomiendo por aquel entonces. A última hora los colores empezaron a aflorar sobre el horizonte y fueron estos los momentos que aprovechamos para llevarnos las mejores instantáneas de la sesión. Fotografía

realizada con Canon EOS 5d Mk-II, Canon EF 17-40 F4-L, trípode, nivel de burbuja y disparador remoto. Utilicé un filtro degradado inverso de tres pasos para compensar el contraste del cielo y un filtro de densidad neutra de tres pasos para prolongar la exposición. El resto de datos técnicos son los siguientes: ISO100, 17mm de focal y 20 segundos de exposición. Andoni Lamborena

ABR 2014

43


Localizaciones Cañón de Delika

por MEDIOTUERTO

El salto del Nervión

H

oy vamos a remontar un río como lo su carta de fueros desligándose así de la harían los salmones para realizar la corona de Castilla. ¡Que me pierdo!, a lo freza. Por suerte nosotros lo tenemos mu- que íbamos. cho más fácil que ellos. Comenzamos el paseo de casi 4 km. y El río Nervión nace en Álava de la con- poco más de 200 m. de desnivel en el bar fluencia de los arroyos Iturrigutxi, Aiturri y restaurante “El Infierno”, en Delika. Allí Urita, en tierras de Guibijo y de Guillarte. hay un parking en el que poder dejar los Sus aguas transcurren subterráneamente coches, y así a la vuelta nos podremos topor terrenos kársticos que actúan como mar un refrigerio. Seguiremos el curso del una esponja, hasta que finalmente salen a río en sentido ascendente hasta llegar a la la superficie en el cañón de Delika. base rocosa, desde donde observaremos Lo suyo es ir en época de lluvias o de deshielo, ya que sólo esporádicamente (40 días al año de media) tiene agua la cascada principal, debido a que la mayor parte del año, como ya he dicho antes, las filtraciones del agua en el terreno kárstico impiden disfrutar del espectáculo. Aun así, el cauce suele llevar agua porque le llega filtrada por las paredes y por pequeñas cascadas y torrenteras a lo largo de todo el cañón. Yo recomiendo ir con vadeador hasta la ingle y un par de bastones para ir más tranquilo y despreocupado, aunque con unas katiuskas de caña alta y un poco más de pericia se puede vadear el río sin problemas, siempre que el caudal no sea excesivo. En ese caso lo mejor y más seguro es darse la vuelta, no merece la pena jugarse el tipo por una foto, e irse a la monumental ciudad de Orduña a tomar unos potes. Ya de paso, podemos hacer algo de turismo, disfrutar de su casco antiguo repleto de casas palaciegas y con una rica historia detrás. No en vano, es una ciudad vizcaína situada en territorio alavés que consiguió

44

ABR 2014


N

Coordenadas: Bar “El Infierno” 42.965876,-2.986203 Base de la cascada 42.940701,-2.97758 Image ©2013 DigitalGlobe (by Google)

Datos de mapa ©2013 GeoBasis-DE/BKG (©2009) Google basado en BCN IGN España

ABR 2014

45


Mirador del salto Salto del Nervión

Pozas de los caballos

10 1

9

11

3 12 5

7 13

2 6 8

4 14

Image ©2013 DigitalGlobe (by Google)

4

5 46

ABR 2014

© Iñaki Bolumburu

© Javier Díez

6


1

© Iban Pagalday

2

© Javier Díez

7

© Sergio Gardoki

3

© MedioTuerto

© MedioTuerto

ABR 2014

47


hacia lo alto el mirador del Monte Santiago y donde rompe la cascada, que tiene una caída de 222 metros, la mayor de la península ibérica. Desde el parking retrocedemos 100 m. por el camino por el que hemos accedido, subiendo la cuesta hasta que llegamos a un camino que hay a la izquierda y que está cerrado por una valla. El último que cierre, que se escapan los burros. Decir que lo normal es ir desde el parking directamente hacia el río y subir por la margen izquierda de este (quiero aclarar que según la hidrología, la margen izquierda es la que se encuentra a nuestra izquierda según se miran en sentido a la desembocadura), iríamos a parar a las “pozas de los caballos”, unas cascadas preciosas y lugar de baño en época estival. Pero mejor ir por donde os comento, que si no nos dan las uvas haciendo paradas. El que esté sobrado de tiempo, que pare a la vuelta. Nosotros las veremos desde la parte de arriba, tienen algún encuadre, aunque nada comparable con los que se obtienen desde abajo.

Bueno, una vez cerrada la valla recorremos un camino ancho, usado para el tránsito de ganado y maquinaria agrícola, que seguimos hasta llegar a un puente de piedra. Desde el puente tenemos dos rutas, y hay que elegir si continuar por una orilla o por otra. Nos da lo mismo que lo mismo nos da, ya que por ambas vamos a llegar al mismo punto. Se puede hacer la ida por un lado y la vuelta por el otro, eso al gusto del consumidor. En los dos casos nos separaremos del cauce e iremos por terreno bastante despejado. Cruzamos el puente, y 100 metros más adelante cruzaremos el río de nuevo para seguir por la margen izquierda. El camino toma altura dejando el río unos metros más abajo, y nos permite ver la estrechez de la garganta labrada por el río Nervión. La pista sigue siendo ancha y no hay pérdida. En un momento dado empezaremos a bajar hacia el río, atravesando un quejigal, y llegados abajo veremos un torrente que cae por la derecha. Si dejamos el camino y seguimos ese cauce podremos fotografiar las cascadas de Ojo Lezea, pequeñas pero matonas. Su caudal es permanente al tratarse de uno de los drenajes del Monte Santiago. Yo las suelo pasar de largo, como hago con las pozas del principio del paseo. Todo dependerá del tiempo del que dispongamos. Llegados a este punto el recorrido no plantea dificultades de orientación ya que basta con seguir el cauce del río, que ya no abandonaremos hasta el final del viaje, y cambiaremos de orilla según discurra el sendero. El paisaje ha cambiado repentinamente, y ahora vamos encajonados siguiendo los meandros del río. El único “problema” será el paso de una alambrada que atraviesa el cauce y el camino. La valla tiene un paso/escalera de madera, pero hay tanto tráfico de gente que el deterioro es evidente. Un poco de cuidado, algo de equilibrio y tira millas.

10 48

ABR 2014

© MedioTuerto

Las enormes paredes que nos rodean le dan al lugar un aire de grandeza. Según se


8

© Iñaki Bolumburu

estrecha el cañón, el estruendo del agua se hace mayor y la humedad reinante hace que afloren decenas de pequeñas cascadas que caen a plomo por las paredes calizas. Si desde el mirador del Monte Santiago las vistas son impresionantes, desde abajo, el circo de enormes rocas, el sonido del agua y las hayas aferrándose a la tierra como buenamente pueden es indescriptible. Iremos avanzando hasta llegar a un punto en el que el barranco está repleto de grandes bloques de roca que exigen de cierta destreza para poder superar (ojito que patinan que da gusto). Hasta aquí el terreno no tiene mucho desnivel y es ideal para disfrutar de un paseo de montaña con todos los alicientes que brinda la naturaleza. Además, desde este punto se puede observar gran parte del salto del Nervión. Para ver la trayectoria completa de todo el salto tendremos que alargar un poquito más el paseo. Justo antes de los grandes bloques de piedra que nos impiden conti-

9

© Sergio Gardoki

nuar por el cauce, treparemos por terreno algo empinado y herboso en la margen derecha, en la izquierda hay una pared de roca totalmente inviable. Aquí los bastones no sirven de nada, hay que ayudarse de las manos para trepar con mayor seguridad. Ascenderemos unos 50 metros perpendiculares al cauce, para luego continuar paralelos al río otros 100 m. e ir descendiendo poco a poco y en diagonal hasta el curso del Nervión. Allí ya es cuestión de ir rodeando las enormes rocas, grandes como contenedores de barco, para encontrar el encuadre deseado. Sin duda merecerá la pena arrastrar el culo y andar a cuatro patas para ver y sentir la espectacularidad del lugar. Hasta aquí lo fácil. Ahora llega lo complicado, y es intentar plasmar tanta belleza en un sensor que no llega a los 24 diafragmas del ojo humano y con un objetivo que se llenará de micro gotas en pocos segundos. El agua que no se pulveriza en los 222 m. ABR 2014

49


11

12 50

ABR 2014

© Javier Díez

© MedioTuerto

13

© MedioTuerto


de caída, lo hace al chocar contra la base de aunque yo soy de los que beben del río la cascada. Y si hay algo de viento aquello y sigo vivo. Allá cada uno. ya es el no va más. Yo uso papel higiénico • Ten cuidado con las torceduras de tobi(y el clonado a saco en Photoshop) para llos, nunca vayas solo. quitar el agua y una brocha de afeitar para • Con previsiones de tormentas es mejor quitar la pelusilla que deja este. Para el no ir, toda el agua que cae en la zona rango dinámico no me queda otra que tirar alta acaba en el cañón, y el subidón de de braketing de exposición y en el ordenacaudal te puede pillar con los pantalodor fusionar las tomas al gusto. Dentro de nes bajados y darte un buen susto. unos años los sensores serán mejores y no • Aunque el salto del Nervión no lleve hará falta esto, pero a día de hoy… agua, aquello es igual de impresionante. No dejes de visitarlo. Lo ideal sería ir un día sin viento, nubla- • Puedes llevar unos prismáticos para obdo y con agua suficiente para que el salto servar las buitreras que hay en las patuviese algo de caudal. No sé si será una redes del cañón. Si los buitres te hacen utopía, pero se seguirá intentando, nunca una corona no te preocupes, tienen un se sabe cuándo puede sonar la flauta. De paladar muy exigente. los tres factores sólo he conseguido tropezar con dos a la vez, supongo que será como la niebla de Otzarreta, que parece También puedes ver en Google Maps la una leyenda urbana y que poca gente ha ruta del recorrido y algunos puntos de invisto, hasta que llegas un día y te la en- terés y de referencia pinchando aquí. cuentras allí. No voy a decir que aquello sea un paraje virgen, ni mucho menos, pero creo que hay que respetar el entorno natural, y si eres de esos cerdos que dejan mierda a su paso, de los que no recogen su porquería, mejor que te quedes en tu pocilga. Con todo el respeto para los porcinos… y sus jamones. Deja el entrono tal y como te lo encontraste, please. Ya sólo queda volver por el camino andado, y disfrutar de unas cervezas en “El Infierno”. Algunos datos de interés y recomendaciones. • A ritmo suave son 3 horas de paseo (ida y vuelta) más las paradas. • Hay cobertura telefónica en todo el trayecto, en algunas zonas es muy baja, pero bueno. El acceso a la red está más complicado, como mucho algún mensaje por guasap y poco más. • El trípode, algún filtro de densidad neutra y un polarizador son mprescindibles. Ah, y trapos secos para limpiar las gotas de agua. • No hay agua potable en todo el camino,

14

© Javier Díez

ABR 2014

51


Cómo se hizo... Iratxoen munduan

por IKER AIZKORBE

Desde la toma hasta el archivo final Preparando la sesión Anunciaban días de lluvia y mucha humedad para el fin de semana. Vista la previsión, no había mejor plan que tirar al monte en busca de la magia que esconden los bosques cuando estos se inundan de agua y niebla. El madrugón en días tan “tristes” como estos suele resultar algo duro, ya que el calorcito de la cama tira más que la humedad del exterior; pero como sarna con gusto no duele... Había que llegar temprano. De esta forma la sesión hasta el mediodía nos daría la oportunidad para disfrutar a tope tanto del bosque como de la fotografía. Y más, tratándose de una localización nueva, de la que no conoces nada y en el que todo resulta nuevo. La toma No suele ser fácil fotografiar en condiciones donde la lluvia quiere cobrar protagonismo, incomodando la sesión. Colocar el equipo, manejar los filtros y sujetar el paraguas se convierte en un quebradero de cabeza. Para facilitar un poco el momento de la toma, equiparse con un brazo articulado que permite sujetar el paraguas al trípode y dejarte las manos libres suele ser casi fundamental. Así, me planté ante esta mole de piedra caliza que llamó mi atención desde el momento en que la divisé desde la distancia. Tomándola como protagonista, quedaba montar el puzzle que tenía ante mis ojos y poner cierto orden donde parecía imposible hacerlo. Unos cuantos pasos para un lado y otros cuantos pasos para el otro 52

ABR 2014

me ayudarían a encontrar el orden que buscaba. Una vez elegido el sitio desde donde disparar, me encontré con el inconveniente de que la luz procedía desde enfrente, algo dura, y no fácil de controlar con los filtros, ya que no me suele gustar oscurecer la zona de los árboles (hojas y troncos) con tal de librar las luces. Un par de pruebas o tres con diferentes tiempos de exposición bastaron para asegurarme un RAW en el que, ya en casa, vería hasta qué punto podía permitirme el que las luces quedaran algo sobreexpuestas sin que el filtro quedara patente en el resto de la toma. El RAW Frente al monitor, y ya al calorcito de la calefacción, las cosas se ven de otra forma, más tranquilo y sin que el tiempo corra en tu contra. Tras revisar los tres RAWs que me traje, elegí este que os muestro a continuación para llevar a cabo la edición.

El programa que yo utilizo para editar las fotos es el Capture NX2 de Nikon, pero supongo que siguiendo los pasos que a continuación os describiré, tanto en Lightroom como en Photoshop se podrán obtener unos resultados similares.


El primer paso que suelo dar es el de ajustar el menú desplegado de revelado. En él podemos modificar tanto el balance de blancos como el modo de la toma. En este caso, el balance de blancos lo he dejado tal y como venía de cámara, pero el modo (Neutro) de la toma me pedía reajustarlo un poco. Para ello, voy al apartado “picture control” donde aparece el modo de la toma (NL Neutro), y clicko donde pone sin cambios. De esta forma se me abre un desplegable en el que puedo seleccionar entre varios modos de toma y modificar los valores preestablecidos que venían de cámara. En mi caso he elegido el modo NL neutro y he ajustado sus valores.

este caso, y debido a las fuertes luces que se colaban por la parte superior central de la foto, resté algo de contraste y recuperé las luces hasta que me pareció correcto, con un 20 de valor. También para conseguir algo más de detalle a las sombras, recuperé las mismas en 10 puntos. Un toque más de saturación que la que traía desde el modo de toma ajustado, y una ligera “S” en curvas hicieron que la foto quedara a mi gusto.

Ya con el RAW editado decido hacer un pequeño recorte (marcado en rojo) para deshacerme de ese tronco que se me coló por la izquierda y una ligera máscara de enfoque para darle mayor nitidez a la toma.

Una vez editado el apartado del revelado, paso al de “ajustes rápidos” donde me encuentro con el histograma de la foto. Dependiendo de la toma, ésta os pedirá mover los deslizadores a los valores oportunos, y también mover “curvas” (la linea diagonal de color negro sobre el histograma), ajustando los puntos de la curva allí donde creamos oportunos. En ABR 2014

53


ANTES

54

ABR 2014


DESPUÉS

ABR 2014

55


Zona Timelapse Slow Life

por JUAN I. ARANA

Como vivir despacio y no morir en el intento Bajo la superficie del océano, existe un mundo prácticamente desconocido. Es un mundo milenario, hipnótico, sorprendente y lleno de colorido, pero también tremendamente frágil y desgraciadamente muy amenazado; un mundo de corales, esponjas y otros animales acuáticos, cuya actividad solo puede ser percibida por el ojo humano gracias a técnicas como la microfotografía y, como no, el timelapse. ¿Preparados?

Daniel Stoupin

D

aniel Stoupin es un joven australiano de Brisbane, estudiante de postgrado en Biología Marina, cuya pasión declarada es la vida marina, especialmente a nivel microscópico. Su actividad de investigación científica en la Universidad de Queensland la combina con su afición por la fotografía de naturaleza y el vídeo y en los últimos tiempos se ha especializado en la microfotografía y el timelapse.

Slow Life es su proyecto más reciente y en este timelapse podemos descubrir en todo su esplendor la inaudita vida secreta de corales, esponjas y otras especies animales marinas. Pese a que su incesante actividad es completamente invisible en nuestra escala temporal, la misma ha permitido a estas especies desarrollarse en los fondos marinos a lo largo de miles de kilómetros formando inmensos arrecifes como, por ejemplo, la Gran Barrera de Coral frente a las costas de Queensland, al noreste de Australia. 56

ABR 2014

Para llevar a cabo este proyecto personal, Daniel Stoupin optó por rodarlo enteramente en estudio. Recreó su hábitat disponiendo en grandes tanques a modo de acuario distintas especies procedentes de la Gran Barrera de Coral lo cual le permitió disponer de unas condiciones lo suficientemente controladas para la captura de las imágenes. Este proyecto lo desarrolló durante 9 meses, en los que tuvo que afrontar y superar diversos y complicados retos técnicos. Por una parte, capturar en todo su esplendor el espectacular colorido de las diferentes especies bajo el agua, utilizando técnicas de iluminación avanzadas, como el uso de diferentes modelos de lámparas de espectro ajustable. Otro reto técnico fue la necesidad de ampliar la profundidad de campo de las macrofotografías, ya que muchas de las especies que nos muestra no son mayores de 2 cm. Para ello utilizó la técnica del “focus stacking”, lo cual supuso


tener que realizar entre 3 y 12 fotografías para obtener cada imagen de video. Hay que recordar que cada imagen forma parte de una secuencia de timelapse, para lo cual no solo tuvo que utilizar equipos para automatizar el proceso de captura de cada fotografía, sino que le obligó a un laborioso proceso de post- producción para obtener cada uno de los fotogramas finales de las 22 secuencias del vídeo.

Las más de 150.000 fotografías que se tomaron durante el proyecto y el proceso enormemente complejo para llevar a término su rodaje y postproducción no tendrían el mismo valor si como resultado no estuviéramos ante uno de los más sorprendentes timelapses que se han realizado en los últimos tiempos y que, por supuesto, no te debes perder.

Recreó su hábitat disponiendo en grandes tanques a modo de acuario distintas especies procedentes de la Gran Barrera de Coral lo cual le permitió disponer de unas condiciones lo suficientemente controladas para la captura de las imágenes ABR 2014

57


Timelapser del mes Pablo Pez El timelapse como herramienta de trabajo

M

58

i trabajo, como operador de cámara y director de fotografía de la productora “Amprods” me lleva a mantenerme al día en las nuevas tecnologías que se utilizan para el genero de los “Documentales de naturaleza”.

der. Los timelapse de larga duración se unen a estos requerimientos y, lo que comienza con unas flores abriéndose, se va complicando cada vez más, con las setas, la descomposición de la materia orgánica, los líquenes formándose, etc…

En mis comienzos realizábamos aceleraciones (así llamaba yo a los timelapse), grabando de forma continua en cintas de video para acelerarlo más tarde. Posteriormente llegaron las cámaras sin cinta con las que ya se podía realizar timelapse, programando el número de fotogramas a grabar y el intervalo entre ellos. Sin embargo las cámaras de fotos seguían teniendo algunos parámetros inigualables para las carísimas cámaras de video, como las velocidades de obturación lentas, que permiten obtener imágenes nocturnas de estrellas, dejar estelas en los movimientos de las personas o dar al agua esa textura algodonosa de las largas exposiciones.

Todo esto lo llevo a cabo con unos medios que están al alcance de cualquiera. De hecho, en mi mochila de cámaras, todas son de gama “baja” (Canon 450D, 550D y recientemente 650D). Dispongo además de un pequeño plató, donde creo las “situaciones controladas”, pues para los timelapse de larga duración no se puede contar con la luz exterior y por otra parte el viento y los macros no se llevan nada bien.

En el año 2009 descubro el foro “Timelapses.tv”, del que empiezo a obtener información que me ayuda mucho en mis comienzos con los timelapse, y en el que encuentro amigos con los que compartir lo que se va convirtiendo en una diversión más allá del trabajo.

El trabajo que os traigo, Minimalizando, surge de la idea de realizar un video al llegar a mis 1.000 planos de timelapse. Debería haber sido un “miraloquehago” (showreel) lleno de planos preciosos, pero me gusta que los videos que monto tengan una unidad y un mensaje y la vuelta de un viaje a Navarra, con la sierra de Aralar, Irati y Urbasa, me dieron pie a montar algo sobre el otoño, que podría mezclar con otros timelapse de Macro que ya tenía.

El timelapse comienza a ser para mi algo imprescindible, del que además disfruto enormemente por sus posibilidades creativas. Mis necesidades de producción me llevan a ir uniendo dos de mis grandes pasiones, el timelapse y el macro, y voy descubriendo un terreno que apenas está explotado y que nunca deja de sorpren-

En este tipo de timelapse uno de los alicientes que a mi más me gusta se lleva al límite, y es la paciencia que hay que tener para ver los resultados. Estar cerca de un mes sin saber lo que va a salir es emocionante. Y lo es más cuando aparecen las sorpresas, como descubrir que la tierra respira…

ABR 2014


En este tipo de timelapse uno de los alicientes que a mi más me gusta se lleva al límite, y es la paciencia que hay que tener para ver los resultados. Estar cerca de un mes sin saber lo que va a salir es emocionante

Minimalizando

Debería haber sido un “miraloquehago” (showreel) lleno de planos preciosos, pero me gusta que los videos que monto tengan una unidad y un mensaje y la vuelta de un viaje a Navarra, con la sierra de Aralar, Irati y Urbasa, me dieron pie a montar algo sobre el otoño, que podría mezclar con otros timelapse de Macro que ya tenía.

ABR 2014

59


Espíritu Canóniko Carles Zamorano Es hora de moverse

L

60

a noche anterior nos acostamos tarde, con la barriga a reventar después de una contundente cena de 35$ a base de sopa de cebolla, patatas, costillas de ternera con salsa barbacoa y pastel de queso, había que dejar digerir como mínimo los tropezones de la sopa antes de caer muerto de sueño en la cama sin sentirse mal con uno mismo. Todo ese atracón de comida al más puro estilo americano lo había precedido un día haciendo fotos desde antes del amanecer, sin desayunar ni comer más que cuatro galletas contadas en todo el día. Estábamos de viaje y esa era nuestra rutina diaria, había que aprovechar el tiempo al máximo.

suele llamar como ‘hacer un frio de narices’, o algo así creo, no soy científico. En más o menos media hora llegamos al destino, un popular mirador de la cordillera Teton conocido como Oxbow Bend, donde el cielo ya clareaba ligeramente y nos dejaba entrever la foto por la que habíamos venido. Imponentes montañas de 4000m espolvoreadas de nieve fresca del día anterior y abedules otoñales, y por si fuera poco, todo ello por duplicado pues se reflejaba a la perfección en el manso Río Snake.

Muy temprano, con los ojos legañosos y las estrellas aun bien claras en el cielo salimos del pueblo de Jackson en dirección al parque de Yellowstone. A medida que avanzábamos y disminuían las millas hasta nuestro destino, también lo hacían los grados del termómetro del coche, finalmente se estabilizó en unos 18º bajo cero. Un fenómeno que la comunidad científica

fuera mientras comentábamos que ya había algunos coches aparcados al margen de la carretera, fotógrafos seguramente. Con las ideas claras y sobrados de tiempo cogimos el equipo y empezamos a bajar una corta ladera poblada de altos arbustos hacia la orilla, –Mira, ya hay un par plantados con el trípode–, comentábamos durante el descenso...

ABR 2014

Allí estábamos, vacilando un poco a salir del coche y a cómo afrontar la rasca de


“

Nos conformamos con poder hacer nuestra foto de un paraje previamente avalado por la comunidad como bonito y no caemos en la cuenta de buscar nuestros propios lugares que transmitan emociones

62

ABR 2014

�


ABR 2014

63


64

ABR 2014


Aquí empieza una de las situaciones más surrealistas e incomodas que he vivido desde que hago fotos de naturaleza. El par de fotógrafos de los que hablaba se fue multiplicando, ocultos por los arbustos aparecían 2 más, 5 detrás de estos matorrales, otros 4 aquí. Andábamos siguiendo la orilla en busca de un rincón y la cuenta de fotógrafos con los trípodes plantados no paraba de subir, entre mi compañero y yo contamos a bulto más de cien aspirantes a Ansel Adams, pero podrían ser más pues haciendo cuentas sobre un mapa, sale una superficie de ¡7000 metros cuadrados! donde el único punto que encontramos más o menos libre aún hizo que un fotógrafo ya instalado se recolocara un poco. Recuerdo al lector que aún era más noche que día, estábamos a menos 18º y toda esa gente por su aspecto, estaba ahí plantada desde hacía un rato, si ha visto alguna vez escenas de la película ‘Los Pájaros’ de Hitchcock podrá hacerse una idea gráfica de la situación.

estadounidense ves que es una situación que se puede repetir, y es que el número de lugares bellos e increíbles a pie de carretera es muy alto. Si vas con la idea de hacer un reportaje completo, competitivo y que se pueda vender a posteriori, no tienes más remedio que sacar tu versión de esos parajes y la prueba está en que la foto de Oxbow Bend, que tan poco disfruté, fue publicada posteriormente.

Habrá gente que la situación le pueda parecer normal o que tampoco era para tanto, para mí, acostumbrado a moverme en solitario por lugares alejados, una situación así me quita todas las ganas de fotografiar. Pierdo todo vínculo emocional con el entorno y hacer una foto se convierte en aplicar instintivamente unos cánones adquiridos de composición y apretar el disparador. No hay placer. Cuando haces tu primer viaje fotográfico a una zona tan concurrida como el oeste ABR 2014

65


66

ABR 2014


Las comodidades a las que estamos acostumbrados en nuestro día a día nos hacen ver lejano y farragoso cualquier intento de salirnos de nuestro radio de confort. Alcanzar un lugar del que no podemos ir y volver en un mismo día hace replantear la sesión fotográfica a la mayoría


Hace mucho aprendí lo gratificante que es hacer salidas sin ningún hito marcado previamente, salirse ampliamente del camino para ver que hay allí donde aparentemente no hay nada o donde el que una vez dibujó el mapa consideró que no había nada, siempre he preferido ser yo quien tome esa decisión

ABR 2014

69


Este es un ejemplo de un viaje cuya finalidad fue sacarle un beneficio fácil, ver y fotografiar los parajes más populares y el mayor número de localizaciones en un tiempo limitado sin profundizar en enclaves que requiriesen logística superior a un mero paseo, pero si nos gusta la fotografía de naturaleza no es para hacerse uno rico precisamente. Nos gusta la fotografía de naturaleza porqué nos gusta estar en contacto con el medio natural, sorprendernos con fenómenos o situaciones nuevas y aleatorias que nunca se repetirán, descubrir nuevos lugares, nuevas vistas, esperar tener suerte de encontrar algún animal salvaje y que quizás se confíe de ti, ese momento en que ambos, ser humano y animal quedan rebajados al mismo nivel, dos especímenes observándose mutuamente con curiosidad y aprendiendo el uno del otro. Experiencias que, aunque pueden sucederte a dos pasos de la civilización, son más frecuentes y enriquecedoras cuando sabes que te encuentras aislado en algún lugar remoto. La sensación de aislamiento te une al medio, te hace estar alerta y controlar hasta los cambios más pequeños de tu entorno, te obliga a estudiar un mapa y apreciar mejor la geografía por la que tienes que desplazarte y al final estos pequeños detalles se acaban viendo reflejados en las fotografías. Quizás no las primeras veces, pero con el tiempo esas pequeñas observaciones y experiencias van calando en tu visión y acaban aflorando inconscientemente en futuras sesiones, aprendes a diseccionar todo el paisaje ante tu mirada y a poner el foco en lo que realmente te emociona. La fotografía y por consiguiente la de naturaleza, es en estos tiempos más popular que nunca, pero esta popularidad a menudo solo se ve reflejada en una gran colección de estampas de vistas clásicas y muy transcurridas, todas ellas accesibles fácilmente tras un pequeño paseo o una corta excursión de pocas horas como mucho. Nos conformamos con poder hacer nuestra foto de un paraje previamente avalado por la comunidad como bonito y no caemos en la cuenta de buscar nuestros propios lu70

ABR 2014

gares que transmitan emociones. Enclaves que nunca antes han sido fotografiados con el mimo y cariño adecuados porqué requieren de cierta logística y esfuerzo físico para acceder a ellos. Comprendo que habrá gente que por motivos familiares o falta de experiencia les parecerá una quimera poder adentrarse y pernoctar una o dos noches en plena naturaleza con el único fin de conseguir fotografías, con poder


disfrutar de ella un buen rato, sin complicaciones y acompañado de la familia les será suficiente, ante ellos poco puedo influir. Por otro lado tenemos un colectivo acostumbrado a hacer excursiones, subir montañas y moverse con soltura por espacios naturales de una forma algo más deportiva y que usa la fotografía como un instrumento documental para el recuerdo de la actividad. Solo por el hecho de andar

un puñado de horas o días por la montaña nos dará la posibilidad de jugar en la rifa de ‘experiencias naturales’, pero no nos engañemos, el tener planificados unos horarios y objetivos previos nos reduce bastante las posibilidades y no acabamos conectando con el entorno del mismo modo. Hace mucho aprendí lo gratificante que es hacer salidas sin ningún hito marcado previamente, salirse ampliamente del ABR 2014

71


camino para ver que hay allí donde aparentemente no hay nada o donde el que una vez dibujó el mapa consideró que no había nada, siempre he preferido ser yo quien tome esa decisión. A menudo, bajo la visión del fotógrafo podemos encontrar pequeños tesoros y vistas insólitas, o si por el contrario es realmente un lugar sin interés visual me consolaré sintiéndome un privilegiado de estar vagando por un espacio virgen que poca gente ha contemplado en toda la historia. Las comodidades a las que estamos acostumbrados en nuestro día a día nos hacen ver lejano y farragoso cualquier intento de salirnos de nuestro radio de confort. Alcanzar un lugar del que no podemos ir y volver en un mismo día hace replantear la sesión fotográfica a la mayoría.

¿Por qué vivaquear al raso en una montaña pudiendo bajar a dormir a casa, a un refugio o un hotel? Pues porque siempre que la meteorología acompañe un poco y con el saco de dormir adecuado, se puede. A partir de aquí basta con dejarse llevar e ir progresando poco a poco si no estamos muy dados a ello. No se puede evolucionar como fotógrafo de naturaleza sin esas pequeñas dosis de libertad, al igual que un cocinero no progresará nunca si solo emplea libros de recetas o un músico solo toca partituras ya escritas. Toca explorar mucho más allá de donde aparcamos el coche, subir más montañas y adentrarse en más bosques, y aunque parezca que todo está ya descubierto aún quedan pepitas de oro por desenterrar, en definitiva va siendo hora de moverse un poco más.

Toca explorar mucho más allá de donde aparcamos el coche, subir más montañas y adentrarse en más bosques, y aunque parezca que todo está ya descubierto aún quedan pepitas de oro por desenterrar

72

ABR 2014


74

ABR 2014


ABR 2014

75


Colaboraciones

by MedioTuerto

del pool de Flickr Como en los dos números anteriores, esta selección corre a cargo de uno de los miembros del colectivo, y en este caso me ha tocado a mí. Tengo que reconocer que me hacía ilusión hacerla, pero cuando me encontré con más de 400 imágenes y un nivelazo de aupa, se me encogieron más que a una drag queen. Me resultó muy complicado decidirme por un tema, y sé que he dejado auténticas maravillas fuera solo por el hecho de no entrar dentro de él, pero al final sólo podían quedar 10 (al final son 11 por un fallo mío al no revisar bien la carpeta de SPAM). Bueno, deseo que te gusten estos 11 fotones de árboles/bosques con alma que tan amablemente nos han cedido sus autores, y sólo me queda dar las gracias a los que subís vuestras fotos a nuestro pool de Flickr y hacéis que esta revista gane en calidad en cada número con vuestra colaboración.

Días de niebla

E

ra el primer día del año que salía a hacer fotos y por suerte había una niebla muy densa, que ya se echaba de menos… Los días así tienen algo especial, y más con una cámara encima. Elegí esta composición porque al dejar la parte superior vacía y estar las ramas del árbol ya sin hojas, me pareció que transmitía mucha soledad, y quizás algo de misterio, muy propio de los días de niebla. Para la edición simplemente enfoqué las ramas y pasé a blanco y negro. La foto la hice en Nazar (Navarra), al lado de mi casa. Para hacer fotos, a veces, no hay que irse tan lejos. Canon EOS 1100D Objetivo Canon EF-S 18-55 f/5, 1/320 s, ISO 100, 41mm Nerea De Acha Morrás

76

ABR 2014


Alma de Vega

V

ega de Granada, invierno, 2013.

Mañana fría de invierno. Como es habitual en esta época, la neblina de la vega de Granada no termina de levantarse y la escena aparece desaturada, con un cielo luminoso pero blanco y mortecino y un paisaje marrón, más parecido a aquellos paisajes devastados que dejaba tras de sí cualquier batalla de trincheras en la I Guerra Mundial. Los pájaros aportan un toque tétrico, como una escena sacada de un libro de Poe. Antonio Herrera

78

ABR 2014


Perdido en el bosque

M

e levanté temprano con la esperanza de encontrar la esquiva niebla en el interior de Otzarreta. Son varias las veces que lo he intentado pero una vez más mis ilusiones se vieron truncadas y, aunque la misma era abundante alrededor del hayedo, nuevamente se fue disipando sin atrever a adentrarse en este santuario de hayas trasmochas. Lo que si llegó fue una persistente lluvia que me hizo abandonar de inmediato el lugar.

Con un pequeño paraguas me adentré en el mismo y con paciencia coloqué el trípode, la cámara y el filtro ND para no quemar las luces altas de la foto y saqué unas cinco tomas del bosque.

Bajo mi modesto punto de vista creo que valió la pena el frío y el madrugón ya que el estupendo equipo de Canonikos ha decidido publicarme la foto, y eso no puede más que llenarme de orgullo y gratitud hacia los editores de la revista, así que graEncontré en el camino de vuelta este bos- cias por elegir mi foto y os animo a seguir que de pinos que, a pesar de la cada vez con el estupendo trabajo que realizáis, un más intensa lluvia, no pude resistirme a saludo a los lectores. fotografiar pues las condiciones que mostraba el lugar junto con la luz y la niebla, Nikon D700, Nikon 24-70 a 32mm, f/2.8, me hacían presagiar una foto por lo menos 0,017s, trípode y filtro ND de 6 pasos. interesante. Jorge Alcántara ABR 2014

79


Nieve en Basaburua

F

oto tomada con la primera nevada del invierno en Basaburua Mayor.

El día anterior ya vi que nevaría durante la noche, y decidí acercarme por la mañana muy temprano a la localidad de Arrarats para hacer una excursión al monte Ireber. El camino a partir de los llanos de Otsola se comparte con la GR-12, por lo que al ser un lugar bastante transitado los fines de semana, obliga a madrugar si quieres pillar la nieve virgen, ya que si la encuentras muy pisada pierde valor. A mí personalmente, me gusta disparar siempre con aberturas muy abiertas e ISO lo más bajo posible, para que el ojo, inconscientemente al buscar la parte más nítida, vea el enfoque que quiero dar a la escena. Son las 8:00, nevando y con muy poca luz, elijo una apertura f/7.1, 1/125, ISO 640 con el 17-40 de Canon y una focal de 19 mm. tomo la luz de un punto gris claro, para no perder detalle de los negros y no sobreexponer demasiado las luces altas. Luego, ya en el Photoshop intento darle equilibrio a las luces y no perder detalle en las sombras. Fernando Asiain 80

ABR 2014


Tú y yo

E

mpezaré diciendo que esta fotografía va dedicada a mi querida esposa.

Esa mañana llegamos David y yo con las ganas de querer retratar los colores del ansiado otoño. Para ello habíamos madrugado y madrugón del bueno! Nos fuimos a Urbasa, cual fue nuestra sorpresa que nos encontramos con esto: invierno puro y duro!! La noche anterior había nevado y sí que había caído, después de subir el puerto asustado e intrigado y llegar a este sitio nos cambió radicalmente la mañana (regresé contento). Luego de una cuesta nos encontramos con esta escena, la cual no dude en retratar, (el fin de semana anterior venía de estar en una de las clases del gran José Benito Ruiz jejeje creo que capté algo). La mañana nos rindió y la pasamos como enanos, fuimos a por colores y encontramos solo el blanco. Canon Eos 550D, Tokina 11-16 mm a 16mm, ISO 100, f/16, 1/6 s. Paul Pavez

ABR 2014

81


Con el agua al cuello

Eladio Lantada

A

quí en la montaña hay un refrán que dice, niebla en el valle montañero a la calle, niebla en las cumbres montañero a la lumbre. Y hoy tocaba niebla en el valle, no muy densa y suficientemente apetecible para dar un tanteo por las orillas del embalse de Requejada en el maravillo paraje de la montaña Palentina.

tando dejar entrar por el Angulo inferior izquierdo esa sombra y jugando con las leves olas del agua, donde contrastaban los juncos emergentes. Al ser aguas oscuras y predominando los contrastes y brillos ya pensé en blanco y negro.

Orillas de robles centenarios y secos en- Nikon D800, Nikon 70 -200 a 116 mm, callados en los limos, podrían ser buenos 1/125 seg., f/11 modelos para esa tarde. Al ocaso con las últimas luces pude sacar esta toma cla- Realizada en Vañes - Montaña Palentina. vando el trípode en la misma orilla e inten-

82

ABR 2014


Camino de luz

Luis Manuel Sánchez

P

rovincia de Salamanca, cerca de Peñaranda. Una chopera conocida, de camino al trabajo y con la cámara de “emergencia” que me acompaña siempre en el coche, amaneció con niebla, y con las generosas lluvias que habían caído en los últimos días, sabía que la chopera estaría inundada, así que salí un poco antes y me desvíe un ratito para acceder a través de un camino enfangado al corazón de la chopera.

Quería transmitir ese ambiente misterioso que lo embargaba todo, así que opté por hacer unas cuantas tomas de los caminos de luz que dibujaban las hileras de los árboles.

El procesado es poco agresivo, intentando no subir demasiado el contraste para poder percibir la niebla, pero lo suficientemente contundente para que haya negros. Para evitar los blancos extremos y así potenciar el ambiente onírico del conjunto le añadí El agua lo cubría todo y la niebla empezaba una dominante verdosa. a clarear dejando unos preciosos destellos Nikon D200, Nikon 18-200 a 50mm, 1/180, de luz entre los árboles. f/5.6, -1eV, ISO 100 ABR 2014

83


Escondite de sueños

84

ABR 2014

N

iebla y luz, jugaban al escondite conmigo esa mañana. Por suerte se dejaron retratar. Alberto Merchán


C

ontrapicado en el que observamos las copas desnudas de las hayas de un frondoso bosque, llamado “Selva Pochas”, situado en el Valle de Pineta, dentro del Pirineo Oscense. Bajando desde los Llanos de La Larri por el sendero que lleva a la ermita.

Despeinadas

Sony A700, Tamron 17-50 a 17 mm, 1/200, f/6.3, ISO 200 Ángel Pérez Rodrigo

ABR 2014

85


Débil latido

E

s el resultado de una noche con pocas pretensiones, una vuelta rápida a los alrededores para paliar un poco el ansia que recorre mis venas al no sacar la cámara cada pocos días.

ción aún se oía su débil latido, latido que dejaría de oírse en unos pocos días, quizás unas pocas horas...

La iluminación fue pensada para crear un vínculo entre las hojas ya moribundas y el Por casualidad di con esta encina, arranca- corazón del árbol (las raíces) que hacían da de su lugar por fuertes rachas de vien- lo posible por mantener la vida, las nubes to, las hojas muestran que la vida de este ayudaron a fortalecer esa experiencia. árbol estaba llegando a su fin, cuando me aproxime a ver el hueco que habían deja- Canon 5d MKIII, Nikon 14-24 a 14 mm, do las raíces en el suelo y prestando aten- ISO 400, f/5.6, 42 segundos. Christian Andújar 86

ABR 2014


Entrada a la maraña

E

sta foto la capturé en el Parque de los Alcornocales y Parque del Estrecho, Tarifa, Cádiz. El ambiente era el idóneo para la fotografía que íbamos buscando, los alcornocales, la niebla y una pequeña lluvia que nos acompañaba. El parque es como un bosque de hadas y un lugar mágico, donde el

tiempo se detiene, donde más allá es todo niebla y está la foto que buscas. Los parámetros de la cámara fueron: f/14, ISO 100 y duró 1” de exposición. El procesado es con Lightroom, acompañado de su pluging Color pro efex 4. Frasco Ramos ABR 2014

87


No te pierdas los nĂşmeros anteriores

TambiĂŠn nos puedes encontrar en...

Canonikos #17  

Como en el número anterior, si quieres descargarte la revista en PDF pica en el logo Canoniko de la portada. Esperamos que te guste ;-)

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you